Está en la página 1de 2

EL AMOR DEBE CONTINUAR

Febrero pas, se fue el mes del amor. Se fue el mes en el que nos dedicamos a recordar, renovar y festejar el enamoramiento y la amistad. Es justo esa palabra mgica, amor, la que debemos llevar siempre, incluso a nuestras organizaciones y empresas. Los lideres, con nuestros actos, con los detalles, con nuestra autenticidad y ejemplo, podemos alcanzar que nuestros empleados se enamoren de nuestras empresas, de nuestras marcas y de nuestra cultura organizacional. Vemos hoy cmo algunas compaas se esfuerzan en llevar a cabo programas de gestin de personas que buscan mejorar su calidad de vida, desarrollar sus lneas de carrera, mejorar su vida familiar, entre mucho ms beneficios. Son justamente estos programas las herramientas que sustentan la credibilidad en la organizacin, de esta manera, generan un alto compromiso. Pero si la conducta de los lderes no es la adecuada, desde el punto de vista humano y tico, no habr programas o beneficios que logren hacer que la genta viva enamorada de su empresa. Siempre hago un paralelo con un padre que da regalos a sus hijos y les compra lo que quieren, pero que tambin los maltrata, no los escucha, los castiga sin proporcin ni equidad, no comparte momentos con ellos, no reconoce sus buenos actos, no sabe perdonar, no les de cario. Sus hijos quizs agradezcan los regalos y estn contentos en ese momento, pero la tristeza la llevaran dentro. No habr un amor ni una admiracin verdaderos. Cuando la gente ama su trabajo est comprometida de verdad. Los ndices de fallas y de deshonestidad desaparecen o se reducen al mnimo. Debemos buscar que nuestra gente, sea fantica (en el buen sentido de la palabra) de sus marcas y de la cultura de su empresa. Los trabajadores enamorados cuidan la empresa como si fuera suya, la defienden, incluso la perdonan cuando hay un error y se sabe explicar los motivos y , sobre todo, lo que es mejor en estas pocas de escasez de personal: la recomiendan.

Javier Prez- Calvo Guardin de la cultura Liderman

Artculo publicado en el diario El Comercio.