P. 1
Descubrimiento de la Península

Descubrimiento de la Península

|Views: 46|Likes:
Publicado porhpesoj_2006

More info:

Published by: hpesoj_2006 on Apr 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/18/2012

pdf

text

original

Descubrimiento de la Península El 18 de agosto de 1527, el intrépido navegante Francisco Pizarro descubrió la península de Santa Elena.

Muchos historiadores catalogan el hecho como un encuentro cultural entre los expedicionarios españoles y los aborígenes. Pizarro desembarcó en las playas de Ballenita y la bautizó con ese nombre porque coincidentemente ese día se celebraba a la madre del Emperador Constantino El Grande, la emperatriz Santa Elena. Antes del hallazgo se llamaba Sumpa, adjetivo que en lengua chimú significa punta o puntilla, debido a su accidente geográfico. De aquella hazaña han transcurrido 483 años. Pero, fue el 22 de enero de 1839 cuando el entonces presidente de la República, el patricio guayaquileño don Vicente Rocafuerte ratificó la calidad de villa mediante decreto oficial, que el Libertador Simón Bolívar le había concedido el 25 de junio de 1824 Con el transcurrir del tiempo, Santa Elena perdió homogeneidad y sufrió desmembración en su territorio original debido a las cantonizaciones de Salinas y luego La Libertad. Según el Censo Poblacional del 2001, los tres cantones cuentan con 238.000 habitantes. Santa Elena (111.700), Salinas (49.500) y La Libertad (77.700). El actual régimen patrocinó que la Península se convierta en la provincia 24 (7 de noviembre del 2007) tras un dilatado y tortuoso proceso, por lo tanto, dejó de pertenecer a la provincia del Guayas. No se palpan los resultados esperados. Su economía es sostenida por puntales como: el turismo, la pesca, la sal, el petróleo y la construcción. De todos ellos, el turismo es el sector de mayor importancia por la presencia de hermosas y extensas playas que son visitadas por miles de viajeros nacionales y extranjeros; el sector pesquero –incluye fábricas de harina, de aceite de pescado, de enlatados de atún y pescado congelado– espera que cuando estén concluidos los puertos pesqueros que se están ejecutando, se conviertan en fuente de trabajo para miles de peninsulares que hoy permanecen desempleados; el sector petrolero es de mucha relevancia porque cuenta con la refinería de crudos, aunque data de hace más de seis décadas, procesa cerca de 45.000 bpd y abastece de combustibles a la zona centro sur del país; y el sector de la construcción, que da trabajo directo e indirecto a miles de trabajadores –lo que se refleja en hermosos y grandes edificios y centros comerciales y residenciales– Existe una planta de procesamiento de agua potable de primer orden, ubicada a la entrada de la parroquia Atahualpa, que suministra el líquido vital a gran parte de la población. La zona agrícola de El Azúcar y sus alrededores tiende a convertirse en el futuro granero del país, como lo fue hace mucho tiempo atrás. El ecoturismo también tiene cabida, la comuna Loma Alta es prueba de aquello. Al igual que la cordillera Chongón-Colonche. Los museos Valdivia, El Real y Amantes de Sumpa son prueba de nuestra milenaria cultura. Los baños de aguas termales en San Vicente, son fuente inagotable de turistas. Hay mucha expectativa con lo que pueda suceder cuando estén operativos el aeropuerto internacional de Salinas y la carretera ampliada de la Ruta del Sol. En el campo educativo, existen escuelas, colegios y universidades de gran prestigio. Particularmente, lamentaré la no instalación de la moderna refinería de petróleo en Monteverde. La desidia y temor de contrariar al Mandatario fueron las causas, pues habría cambiado radicalmente el destino de la provincia. Como se ha detallado, la Península cuenta con medios suficientes para desarrollar y crecer en forma sostenida. Lamentablemente ciertas autoridades seccionales y provinciales no encajan dentro de este ámbito de progreso. La incapacidad y prepotencia son evidentes. A pesar de esta tara burocrática, ¡salud, peninsulares, el destino está en vuestras manos, de nadie más! Que la emperatriz Santa Elena nos proteja.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->