FISIOLOGIA DE LA INGESTA ALIMENTARIA

Selva Rivas Arancibia, Mariana Angoa Pérez y Stefan Mihailescu L. Departamento de Fisiología. Facultad de Medicina. UNAM

La homeostasis energética es un proceso clave para el funcionamiento celular, mantiene la estabilidad de la cantidad de energía almacenada en forma de grasa corporal, este proceso implica una clara asociación entre el aporte de energía y el consumo de la misma y su regulación aun no es bien comprendida. La relativa constancia del almacén de energía es el resultado de la actividad coordinada de sistemas que involucran desde altos centros corticales hasta al adipocito. Esta regulación es finamente controlada a través de los efectos sobre el almacén y el gasto de energía las cuales son integradas por el sistema nervioso central y está modulada por señales endocrinas y neurales que se producen en el tejido adiposo, el sistema endocrino, nervioso y gastrointestinal, la ruptura de este equilibrio esta asociada con procesos patológicos generalmente crónicos La obesidad puede estar producida por mutaciones que producen alteraciones en un gran número de vías moleculares de señalización, lo cual indica que esta es regulada por un proceso que implica una gran cantidad de interacciones las cuales incluyen tanto señales neuronales, hormonales y vías neuropeptídicas. Además de esta compleja trama de interacciones, la ingesta de comida esta regulada por factores sociales, emocionales, temporales,

1

horario y profesionales, disponibilidad etc. También incluye atributos físicos de los alimentos como: apariencia, olor y sabor.

NEUROREGULACIÓN DE LA INGESTA ALIMENTARIA

Los circuitos nerviosos que median funciones homeostáticas como la conducta alimentaria están distribuidos por diversas estructuras del encéfalo, dentro de estas se encuentran principalmente regiones específicas del hipotálamo como el núcleo arcuato, el núcleo ventromedial y el área lateral. También el núcleo el tracto solitario (NTS) participa en la regulación alimentaria. Las neuronas de este núcleo reciben aferencias del nervio vago que llevan estímulos de saciedad. Las neuronas del NTS tienen conexiones reciprocas con áreas del cerebro anterior tal como el núcleo paraventricular (PVN), y poseen los sustratos hormonales para responder a péptidos efectores centrales involucrados en la homeostasis energética (receptores MC4, receptores a leptina, y neuronas que contienen POMC).

Regulación hipotalámica de la ingesta de alimentos

2

Las principales áreas hipotalámicas que participan en la regulación de la conducta alimentaria son: 1) El núcleo hipotalámico ventromedial (VMN) -cuya lesión produce voracidad y obesidad-.HIPOTÁLAMO PVN Otros núcleos hipotalámicos INGESTA INGESTA NPY POMC Núcleo arqueado CART AGPR Figura 1. así como los péptidos anorexigénicos (POMC y CART) son producidos por el núcleo arqueado y liberados en el núcleo paraventricular. los cuales modulan la liberación de péptidos hipotalámicos que regulan la ingesta alimentaria y el eje hipotálamo hipofisiario. AGPR). El hipotálamo forma parte de un sistema en el cual se integra la regulación de la composición corporal con la ingesta y el gasto de energía.cuya lesión produce disminución en la ingesta 3 . Una serie de estímulos en diferentes sistemas relacionados con el estado metabólico son recibidos en el hipotálamo. Principales núcleos hipotalámicos que participan en la ingesta alimentaria. Note que tanto los péptidos orexigénicos (NPY. 2) El área hipotalámica lateral (LHA) –.

4) El núcleo arcuato – cuyas neuronas producen péptidos que regulan la ingesta tales como el neuropéptido Y/AGRP y POMC /CART. sintetizado por los cuerpos celulares del núcleo arcuato del hipotálamo y transportado axonalmente al núcleo paraventricular donde se encuentra en altas concentraciones ( también se libera en la glándula suprarrenal y el sistema nervioso simpático pero no cruza la barrera hematoencefálica). colecistoquinina y estímulos hormonales estímulos (insulina. péptido YY). 4 . El hipotálamo también recibe estímulos aferentes del sistema nervioso central (vágales y catecolaminérgicos). gastro- glucocorticoides) intestinales (grelina.y anorexia-. 3) El núcleo paraventricular –recibe información aferente de otros nucleos cerebrales relacionadas con la ingesta-. con potente acción estimulante central del apetito. Estos núcleos están interconectados y los circuitos originados en esta área cerebral tienen un papel muy especializado en la homeostasis energética. hormonales leptina. Péptidos hipotalámicos que regulan la ingestade los alimentos Péptidos orexigénicos Neuropeptido Y (NPY): es una molécula de señalización anabólica.

NEUROPÉPTIDO Y + Insulina y glucocorticoides NPV Su secreción es estimulada por Es una molécula de señalización anabólica Estimulante del apetito Gasto de energía Induce enzimas lipogénicas Cuando el almacén de grasas disminuye - Es inhibida por Leptina y estrógenos Otros Núcleos hipotalámicos NPY Núcleo Arqueado Su expresión genética aumenta cuando: Almacén de grasa Leptina Insulina NPY Figura 2. El neuropéptido Y en la regulación de la ingesta alimentaria. Se ha reportado que existe una relación inversa entre el NPY en el hipotálamo y los niveles de leptina e insulina circulantes. La respuesta hiperfágica en la diabetes con deficiencia de insulina está acompañada por un incremento en la síntesis y liberación del NPY 5 . La expresión genética y la secreción del NPY aumenta cuando el almacén de grasa en el cuerpo disminuye y la leptina y/o la insulina están reducidas. La inyección intraventricular o hipotalámica de NPY en ratas estimula la ingesta de alimentos y disminuye el gasto de energía y simultáneamente induce la síntesis de enzimas lipogénicas en hígado y en tejido adiposo blanco. la liberación de NPY también puede ser estimulada por insulina y glucocorticoides e inhibida por leptina y estrógenos.

AGRP es un antagonista de los receptores de melanocortina tipo 3 (MC3). Esto indica que antagonistas de receptores a melanocortina en el SNC son 6 . esta respuesta es bloqueada por la administración de insulina.hipotalámico. el cual tiene efectos orexinérgicos. El AGRP hipotalámico al igual que el NPY y la POMC esta localizado en el núcleo arcuato y su expresión es regulada positivamente por el ayuno y la deficiencia de leptina. AGRP. El Péptido Relacionado con Agouti en la regulación de la ingesta alimentaria. hipocretina o MCH: AGRP es el péptido identificado en el gen Agrp o el péptido relacionado agouti. PÉPTIDO RELACIONADO CON AGOUTI Es un antagonista de Receptores de melanocortina La ingesta Otros Núcleos Hipotalámicos Su expresión aumenta con: Ayuno Disminución de leptina AGPR NPV Núcleo arqueado AGPR Figura 3. El AGPR estimula el apetito al bloquear el receptor de melanocortina del tipo 3 (MC3) en el PVN. al igual que la hipocretina y la hormona concentradora de los melanocitos (MCH).

Péptidos anorexigénicos Proopiomelanocortina (POMC): es una molécula efectora de señales catabólicas que suprime la ingesta alimentaria. ya que su administración produce en el organismo un incremento acumulativo en la obtención de energía y su efecto es duradero. Los agonistas de receptores MC suprimen la ingesta de alimentaria mientras los antagonistas sintéticos causan el efecto opuesto 7 .importantes en la regulación del peso corporal. Una serie de estudios experimentales demuestran que el AGPR debe ser considerado una de las principales moléculas estimuladoras del apetito. Es un precursor molecular que al ser cortado da origen a péptidos mas pequeños como la hormona estimulante de los melanocitos –alfa (αMSH) y que ejercen sus efectos por unirse a miembros de una familia de receptores a melanocortinas MC-3 y MC-4 los cuales son expresados primariamente en cerebro.

Las melanocortinas. la hormona liberadora del tiroides (TRH). La síntesis neuronal de estos péptidos aumenta en respuesta a las señales del aumento del tejido adiposo que llegan a cerebro El transcrito regulado por cocaína y anfetamina (CART) promueve un balance negativo de energía. el transcrito regulado por cocaína y anfetamina (CART) y la interleucina-1β son péptidos que promueven negativamente el balance de energía. La Proopiomelanocortina y la regulación de la ingesta alimentaria. Se ha observado un incremento de su síntesis neuronal en respuesta a un aumento de señales del adipocito en el cerebro principalmente en núcleo arcuato. -hormona estimulate de los melanocitos alfa (α-MSH) y la hormona liberadora de corticotropina (CRH)-.POMC POMC Núcleo arqueado Molécula de señalización catabólica Suprime la ingesta alimentaria Origina péptidos más pequeños Se une a receptores MC3 y MC4 Melanocortinas Síntesis αMSH CRH TRH CART IL-1B Señales del tejido adiposo Balance de energía Figura 4. Las neuronas de este núcleo que producen CART proyectan 8 .

Ambos circuitos son influidos por hormonas periféricas que son capaces de cruzar la barrera hematoencefalica. Resumen. Los dos circuitos envían sus señales principalmente al núcleo paraventricular y también a otros núcleos hipotalámicos los cuales directamente modulan la conducta alimentaria. El Transcito Regulado por Anfetamina y Cocaína y la regulación de la ingesta alimentaria. estas áreas proyectan al 9 . Señales aferentes que se integran en hipotálamo Noradrenalina: es sintetizada en áreas del tallo cerebral como el complejo vagal dorsal y el locus coeruleus. El núcleo arcuato del hipotálamo tiene dos circuitos neuronales opuestos: un circuito que estimula la ingesta (NPY. AGRP) y otro circuito que inhibe la ingesta (CART y POMC).a otros núcleos hipotalámicos como: PVN LHA y área perifornical (PFA) Transcrito regulado por anfetamina y cocaína Promueve el balance negativo PVN LHA PFA CART CART Núcleo arqueado CART Figura 5.

tales como dexenfluramida y sibutromida. El mantenimiento de la homeostasis energética requiere de las señales serotoninérgicas 10 . estas señales pueden estar relacionadas con un profundo déficit en la ingesta alimentaria. mientras que los antagonistas poseen el efecto contrario. por el contrario la señales de dopamina en hipotálamo situadas tanto en núcleo arcuato como en el dorsomedial inhiben la ingesta. el cual proyecta ampliamente al cerebro. La inyección de noradrenalina dentro del PVN en roedores. la leptina puede inhibir la liberación de noradrenalina. esto incluye el núcleo del rafé dorsal. produce un aumento en la ingesta y el peso corporal. Los efectos de la dopamina pueden variar dependiendo de la región. por ej. tálamo y corteza. Dopamina: la ingesta alimentaria depende de las señales dopaminérgicas. las vías dopaminérgicas mesolimbicas contribuyen a aspectos de recompensa en el consumo de comida con sabor agradable. este déficit se puede producir por alteraciones farmacológicas y alteraciones genéticas. Los agonistas del receptor de serotonina suprimen la ingesta alimentaria. El aumento de la noradrenalina en áreas hipotalámicas puede contribuir a hiperfagia inducida por deficiencia de leptina. Se ha descrito otro tipo de regulación a través de la cual se puede modificar la liberación y la recaptura del neurotransmisor sobre la cual actúan hormonas como la insulina. Serotonina: se encuentra en la porción caudal del tallo cerebral.hipotálamo. Sobre este núcleo actúan varios fármacos utilizados para el tratamiento de la obesidad. Se ha propuesto la hipótesis que implica a la noradrenalina como un efector anabólico en el control de la homeostasis energética del SNC.

sin embargo. SEÑALES PERIFERICAS QUE MEDIAN LA REGULACIÓN CENTRAL DE LA INGESTA ALIMENTARIA Insulina: la insulina es una hormona pancreática la cual llega al cerebro a través de la circulación y reduce la ingesta. 11 . estudios en ratones que han perdido el receptor indican que esta vía no es la más importante para el efecto anoréxico de la leptina. Tanto los niveles plasmaticos de la insulina como los de la leptina son proporcionales al contenido de grasa corporal y entran al SNC en proporción a sus niveles plasmáticos. Los hallazgos recientes de que la leptina aumenta el recambio de serotonina implican que al menos una parte del efecto reductor de peso de la leptina esta mediado por serotonina. Sus receptores son expresados en áreas cerebrales por neuronas involucradas en la regulación energética del organismo y su administración reduce la ingesta alimentaria mientras que su deficiencia produce el efecto contrario.intactas.

aun con incremento en la ingesta. Existen estudios en ratas diabéticas que indican que la deficiencia de leptina es la que produce la hiperfagia. La insulina promueve el aumento de grasa y la síntesis de leptina por los adipocitos. La insulina en la regulación de la ingesta alimentaria. el aumento de peso no ocurre cuando existe un déficit de insulina. 12 .INSULINA Regula el peso corporal Reduce la ingesta Receptores cerebrales en áreas de regulación energética Niveles plasmáticos proporcionales al contenido de grasa corporal Insulina Adipocito PESO SENSIBILIDAD Promueve el depósito de grasa Síntesis de leptina Figura 6. el exceso de calorías contribuye a elevar los niveles de glucosa sanguínea y mucha de esta glucosa se pierde por la orina. Sin embargo.

LHA=Área Hipotalámica Lateral. APS= proteína serica de 14kDa.. GLPs= Péptidos tipo glucagon El adipocito como célula endocrina El tejido adiposo es el gran reservorio de energía del organismo. Señales aferentes a SNC que regulan la ingesta alimentaria. ACR=Núcleo Arcuato. PVN=Núcleo Paraventricular.Hipotálamo PVN LHA Leptina Adiponectina APS Angiotensinogeno Insulina Páncreas Intestino VMN ARC SNC NTS Grelina PYY GPL Sistema digestivo Estómago Tejido adiposo Figura 7. Una de las principales funciones de los adipocitos es almacenar triacilglicerol durante periodos de exceso calórico y movilizar estas reservas cuando el gasto energético excede al consumo. NTS=Núcleo del Tracto Solitario. PYY=Péptido intestinal que se une a receptores neuronales Y2. VMN=Núcleo Ventromedial. ellos poseen una gran cantidad de enzimas y proteínas reguladoras para llevar a cabo tanto la lipólisis como la lipogénesis 13 .

Además secreta angiotensinógeno.La capacidad y eficiencia para almacenar energía es un proceso altamente integrado. El adipocito secreta activamente muchos miembros de la familia de citocinas tales como leptina. factor alfa de necrosis tumoral (TNF-α). así como también su movilización y combustión. inhibidor-1 del activador del plasminogeno (PAI1) factor tisular transformante de crecimiento beta (TGF-β). El tejido adiposo también secreta reguladores del metabolismo de lipoproteínas similares a lipasa de lipoproteina (LPL). los cuales influyen en el almacén periférico de grasa corporal. apolipoproteina E (apoE) y la proteína que transfiere esteres de colesterol (CEPT). Hay evidencias recientes que indican que el óxido nítrico es producido por los adipocitos y 14 . Páncreas Citocinas: Leptina TNF-α IL-6 Endotelio Hipotálamo Hígado Músculo esquelético Reguladores del metabolismo: LPL apoE CEPT Angiotensinógeno PAF-1 TGF-β Riñón Tejido adiposo Almacenar triacilglicerol Sistema Inmune Síntesis por exceso calórico Estrógenos Esteroides sexuales H6 Glucocorticoides IGF-1 Movilización por gasto energético Figura 8. Participación del tejido adiposo en la regulación de la ingesta alimentaria. el cual permite que esta pueda ser liberada rápidamente para su uso en otros sitios. interleucina-6 (IL-6). regulando además la homeostasis energética.

riñón. Leptina: es sintetizada y secretada por el adipocito en proporción al contenido de grasa corporal y la expresión de mRNA es proporcional al volumen del adipocito.estos estudios indican que este tiene un efecto lipolítico. El adipocito es capaz de cambiar su diámetro 20 veces y su volumen varios cientos de veces. 15 . La posibilidad de llevar a cabo estas funciones es adquirida durante el desarrollo embrionario como preparación para el desarrollo postnatal. La formación de una red de señales permite al organismo adaptarse a cambios energéticos tales como estrés. páncreas. paracrinas y autocrinas que modulan la respuesta de muchos tejidos tales como hipotálamo. aproximadamente el 90% del volumen son gotas de lípidos y esta involucrado en una compleja red de señales endocrinas. infección y periodos cortos de exceso de consumo o gasto de energía. glucocorticoides y esteroides sexuales. El papel del factor de crecimiento insulinico I (IGF-I). hígado. músculo esquelético. sobre la proliferación y distribución corporal del tejido adiposo recién esta siendo comprendido. esta citocina reduce la ingesta de comida e incrementa el gasto de energía causando una reducción de la grasa corporal y una restauración del depósito de glucosa sensible a insulina. La mayor cantidad de adipocitos blancos se da después del nacimiento a partir de pre-adipocitos que aparecen tardíamente en la vida embrionaria. endotelio y sistema inmune.

La leptina en la regulación de la ingesta alimentaria. La leptina media señales que proveen una unión crítica entre el almacén de energía somática. glucocorticoides y estrógenos y es disminuida por agonistas β- 16 . La expresión de leptina en el tejido adiposo es incrementada por insulina. el crecimiento y la fertilidad por su efecto sobre la hormona liberadora de la hormona de crecimiento y la hormona liberadora de gonadotropinas. y afecta la vía de síntesis de péptidos anorécticos y orexigénicos. La leptina es codificada por el gen Lep en roedores y en humanos este gen es referido como LEP e influye en múltiples sistemas neuroendocrinos a través de un receptor que activa una respuesta en cascada de JAK-STAT.Figura 9. Las características de este sistema son consistentes con un punto de regulación lipostático para el control del peso corporal.

Sin embargo. Aunque la leptina ejerce un potente efecto antiobesidad en roedores su papel en la patogénesis y el tratamiento de la obesidad en humanos no esta claro. aun no esta claro como la leptina atraviesa la barrera hematoencefálica. mientras que en sujetos obesos este porcentaje disminuye por saturación del sistema que media la transferencia de leptina desde el plasma al liquido cefalorraquídeo. las concentraciones de leptina plasmática y la expresión de mRNA de leptina en tejido adiposo están reducidas a niveles más bajos que los predichos por los cambios de la masa 17 . También se demostró que los sujetos obesos con altas concentraciones de leptina plasmática presentan resistencia a la insulina. Sin embargo. La leptina contribuye a la homeostasis energética en parte por disminución del mRNA del NPY o por bloquear su acción como un estimulante del apetito.adrenérgicos y posiblemente por andrógenos. existen experimentos que demuestran que también puede actuar a través de otros mecanismos independientes del NPY . Existe controversia sobre algunas medidas de adiposidad en la región del gen LEP entre grupos extremadamente obesos de blancos. la tasa de producción de leptina por unidad de masa grasa y la eliminación de leptina de la circulación es similar en sujetos obesos y en quienes nunca han sido obesos. población latinoamericana e indios Pima en esta última población la obesidad y diabetes son muy comunes y quienes la presentan no tienen anormalidades en codificar la secuencia de leptina. Las concentraciones de leptina en sujetos no obesos en el liquido cerebroespinal es el 5% de de la concentración plasmática. Durante la pérdida de peso.

Las variaciones en el contenido de grasa de dietas isocalóricas no tienen efectos sobre las concentraciones de leptina en el plasma. la activación del receptor de leptina induce la expresión de una proteína que inhibe la transducción de nuevas señales de leptina llamada “supresora de señales de citocina-3´(SOCS-3). Además el núcleo ventromedial hipotalámico es adicionalmente regulado por leptina. no esta claro como la disfunción en su transporte puede llevar a la obesidad. Otra acción indirecta de la leptina sobre la regulación de la ingesta es suprimir la liberación de la MCH y orexinas en el núcleo lateral del hipotálamo. Los mecanismos que contribuyen a la resistencia a la leptina pueden estar asociados a una disminución en la capacidad de la leptina circulante para cruzar la barrera hematoencefálica. En resumen un aumento de los niveles de leptina disminuye la ingesta y modula la percepción del sabor a través de la activación de núcleos hipotalámicos. pero se ha encontrado en el liquido cefalorraquídeo de humanos obesos niveles de leptina mucho mas bajos que los circulantes en plasma. producida por un deterioro en los transportadores a través de células endoteliales. Una serie de experimentos muestran que la resistencia a la leptina esta asociada con obesidad. Tambien la resistencia a leptina puede estar asociada a una reducción en la traducción de señales de leptina por el receptor. 18 . también inhibe la síntesis del NPY y de ARGP e incrementa la POMC la cual es un precursor de α-MSH y CART a través de una acción directa sobre su síntesis en el núcleo arcuato.corporal.

ASP: proteína sérica de 14kDa que resulta del corte del residuo de la arginina terminal desde C3a por carboxipeptidasas plasmáticas. Otros estudios señalan que esta involucrada con la resistencia a la insulina asociada con obesidad. disminuir los niveles plasmáticos de triglicéridos y mejorar el metabolismo de la glucosa al aumentar la sensibilidad a la insulina.Adiponectina: es una proteína secretada a la circulación por los adipocitos . además inhibe algunos procesos inflamatorios y es posible que intervenga en la aterogénesis al suprimir la migración de monocitos y macrófagos así como su posterior transformación en células espumosas. D (adipsina) y B. 19 . Se expresa principalmente en adipocitos maduros y fibroblastos.. así como también incrementar la tasa de producción de glucosa sin aumentar su captura. Esta hormona tiene un rápido efecto sobre el hígado pero no sobre la sensibilidad periférica a la insulina. Se ha demostrado que las células grasas sintetizan todas las proteínas de las vías alternativas complementarias principalmente factores C3. probablemente su expresión esta regulada como consecuencia de un incremento en la concentración de insulina y glucocorticoides. Se ha propuesto que puede causar resistencia a la insulina. Adipsina: es una proteasa de serina secretada por las células grasa. La adipsina es su principal componente y se ha propuesto que debe ser designada via de adipsina-ASP. sus principales funciones son: estimular la oxidación de ácidos grados. Resistina: es una hormona específica del tejido adiposo la cual ha sido recién identificada. Fue nombrada proteína estimulante de la acetilación (ASP) puesto que C3 es el producto final de vías de complemento alternativo de cualquier factor D.

Angiotensinógeno: es primariamente sintetizado en el hígado. Otras proteínas producidas por el adipocito juegan un papel importante en la regulación del transporte y metabolismo de los acidos grasos. sin embargo su mRNA está presente en varios tejidos incluyendo el tejido adiposo. La expresión de angiotensina está aumentada en la obesidad y en contraste con la expresión hepática es regulada por el estado proteína de 30 kDa relacionada al 20 . También estimula la translocación de transportadores de glucosa en la superficie celular por activación de vías de protein-cinasa C y diacilglicerol. aunque ambas potencian su efecto. la ASP determina la tasa a la cual los ácidos grasos derivados de la hidrólisis de triglicéridos circulantes por lipasa de lipoproteina son esterificados y almacenados en el tejido adiposo. como la proteína de unión a ácidos grasos del adipocito y la complemento. El angiotensinógeno es el substrato de la renina en el sistema renina-angiotensina y es convertido a angiotensina I precursor de angiotensina II. La ASP estimula la formación de triglicéridos más que la insulina.Se ha propuesto que la ASP en el adipocito está involucrada en la captura y esterificación de ácidos grasos para formar triglicéridos y facilitar el almacén en el estado postprandial. La angiotensina II influye en la diferenciación del adipocito por interacción de receptores de angiotensina induciendo a la célula grasa a producir prostaciclina. Los estudios futuros deberán esclarecer como el principal papel de la ASP esta unido a la regulación del almacén local d trigliceridos. Esta proteína incrementa sus niveles después de comidas ricas en grasas y estimula la síntesis de triglicéridos vía acetiltransferasa-diacilglicerol en adipocitos y fibroblastos.

nutricional. Durante el ayuno hay una disminución del mRNA del angiotensinógeno y este incrementa con la ingesta. El TGF-β incrementa la proliferación celular de los preadipocitos y su elevación en el obeso contribuye a incrementar la celularidad de los depósitos de grasa relacionados con el fenotipo obeso. Los precursores C19 circulantes de origen adrenal son convertidos a estrona y estradiol via aromatasa P-450 que se encuentra en el adipocito. La liberación de 21 . Esteroides sexuales: el tejido adiposo posee 2 enzimas involucradas en la síntesis de esteroides sexuales: oxireductasa 17β-hidroxiestoide y el citocromo dependiente de aromatasa P-450. el angiotensinógeno puede participar en la regulación del flujo sanguíneo del tejido adiposo y en la tasa de reesterificación de los ácidos grasos y también es capaz de regular el tamaño del adipocito en respuesta a señales nutricionales por afectar la disponibilidad del sustrato y su diferenciación TGF-β: es una citocina producida por una variedad de células capaz de regular el crecimiento y diferenciación de numerosos tipos celulares. La primera convierte a la androstenediona sintetizada en la corteza de la glándula suprarrenal a testosterona y la segunda produce la aromatización de la testosterona a estrógenos y estrona a estradiol. La elevada expresión genética de TGF-β en el tejido adiposo puede tener amplias implicaciones el la fisiopatología de la obesidad y está asociado a varias complicaciones de ésta. La presencia de de estrógenos en el plasma de mujeres posmenopáusica se debe a que el tejido adiposo es un activo productor extraglandular de ciertas hormonas esteroideas. los cambios en la expresión genética son paralelos por la fluctuación a la secreción de angiotensinógeno desde los adipocitos aislados.

Dentro de sus efectos biológicos disminuye la actividad de la LPL y ha sido implicada en la disminución que se presenta en el cáncer. la caquexia y otros trastornos desgastantes. el drenaje del tejido adiposo peritoneal llega directamente al hígado el impacto metabólico de la liberación de IL6 de estos depósitos grasos está asociada directamente a la secreción de triglicéridos hepáticos y su incremento puede contribuir a hipertrigliceridemia asociada con la obesidad visceral. Los niveles de IL6 están modulados por TNF-α el cual incrementa su producción así como los disminuyen. de esta manera IL6 es un regulador autócrino y parácrino de la función del adipocito. Se ha reportado que la citocinas también desempeñan un papel importante en la regulación del balance energético ya que citocinas proinflamatorias como TNF-α y Il-6 tienen efectos sobre el metabolismo de lípidos y glucosa. La producción de IL6 por el adipocito.testosterona. Se ha reportado que un tercio de la concentración de IL6 circulante es originada por el tejido adiposo. también produce estimulación de síntesis aguda de proteínas e incremento en la actividad del eje hipotálamo glucocorticoides y catecolaminas la 22 . como también sus concentraciones sistémicas. El adipocito como fuente de citocinas: Las citocinas son proteínas solubles sintetizadas por células inmunes y no inmunes. La grasa peritoneal produce tres veces mas IL6 que el tejido adiposo subcutáneo. Los estudios en sistema cardiovascular demuestran un claro dimorfismo sexual. está positivamente correlacionada con el índice de masa corporal. estradiol y estrona del tejido adiposo subcutáneo abdominal ha sido demostrada en mujeres pero no en hombres.

La expresión de TNF-α es mayor en tejido adiposo subcutáneo que en el peritoneal.hipófisis y termogénesis y probable regulación de de CRH como mediador de su acción. Los triglicéridos y los ácidos grasos libres inducen la expresión de TNF-α. sus acciones biológicas incluyen la inducción de resistencia a la insulina. anorexia y perdida de peso. 23 . a P2. la sintetasa de ácidos grasos. éste produce una regulación decreciente la expresión de muchas proteínas especificas del adipocito como LPL. El TNF-α puede disminuir la masa del tejido adiposo por reducir no solamente el volumen si no también el numero de adipocitos. la carboxilasa de acetil-CoA etc.

además existen señales desde neuronas aferentes vágales dentro del aparato gastrointestinal que responden a deformación mecánica.REGULACIÓN DE LA INGESTA POR EL SISTEMA DIGESTIVO Las señales que proveen información de corto plazo ha cerca de hambre y saciedad incluyen: péptidos tipo glucagon (GLPs). estas señales son integradas en regiones especificas del hipotalamo. péptido gástrico inhibitorio. tonicidad y hormonas. Estos péptidos actúan en forma sinérgica a la distensión gastrointestinal para reducir la cantidad de alimentos por ingerir. GLP-1 y GLP-2: son péptidos producidos por las células L en el intestino y secretadas en respuesta a nutrientes. También el GLP-1 se produce en el SNC en el núcleo del tracto solitario y llega a PVN y otras regiones. tiene un efecto sobre la disminución de la glucosa y la ingesta de alimentos. pH. debido a sus 24 . bombesina. macronutrientes. PYY: es un peptido producido en las células L del ileo distal y colon en proporción a la cantidad de calorías ingeridas en la comida. El GLP-1 reduce la glucosa plasmática a través de múltiples efectos sobre el vaciado gástrico. La liberación de colecistoquinina desde el tubo digestivo superior y la liberación de GPL-1 y PYY más distalmente provee regulación mecánica mediada a través de mecanismos de freno. la liberación de insulina dependiente de glucosa. Otras hormonas intestinales han sido implicadas en la saciedad como la colecistoquinina. grelina y péptido YY (PYY). la síntesis y liberación de insulina y glucagon. enterostatina y PYY. colecistoquinina.

También ha quedado claro que la pérdida de peso por restricción calórica se acompaña de un aumento en el apetito y en los niveles plasmáticos de grelina. Grelina: es un polipéptido de 28 aminoácidos producido por las células oxinticas del fondo gástrico. Órganos del sistema digestivo y las moléculas que producen para regular la ingesta alimentaria. Por el contrario después de cirugía gástrica bariatrica (gastroyeyuno anastomosis). actúa sobre receptores hipofisiarios secretagogos de la hormona del crecimiento para incrementar la liberación de esta misma. por el contrario los niveles 25 . el apetito disminuye al igual que las niveles plasmáticos de la grelina. SISTEMA DIGESTIVO Glucagon Glucosa Hígado estómago Insulina Grelina Páncreas Intestino PYY GPL Figura 10.efectos sobre el núcleo arcuato donde se une a los receptores postsinapticos Y2 en las neuronas con NPY para inhibir la ingestión de alimentos. Esta bien establecido que los niveles plasmáticos de grelina se incrementan durante el ayuno y disminuyen en respuesta a la ingestión de alimentos y en la obesidad.

De 26 . Su deficiencia en niños y adultos esta caracterizada por una composición corporal anormal con aumento del tejido graso y disminución de la masa muscular ya que se presenta un incremento de los depósitos de tejido adiposo tanto visceral como subcutáneos. Otras Hormonas 1) Hormona del crecimiento. pueden explicar en parte la supresión del apetito en el mantenimiento a largo plazo de la disminución del peso corporal en los sujetos intervenidos. pero en ambos casos puede ser reversible con tratamiento. el gasto de energía y el depósito de tejido graso. Los adipocitos presentan receptores específicos a GH por medio de los cuales la hormona ejerce una serie de efectos metabólicos directos tales como inhibición de la captura de glucosa y estimulación de la lipólisis. Es un importante regulador de la masa corporal a través de la vida.plasmáticos de el PYY aumentan. de esta manera los cambios hormonales que se presentan después de una cirugía gástrica de gastroyeyuno anastomosis. lo cual causa una pérdida neta del almacén de lípidos Conclusiones Tanto las investigaciones clínicas como los estudios en animales han producido un gran numero de evidencias de que el peso corporal esta regulado por diversos factores y se han identificado algunas de las substancias que median esta regulación y su relación con respecto a la ingesta de alimentos. Lo contrario sucede en los paciente con acromegalia.

. Am J Physiol Endocrinol. Yamauchi. PE. T. Beltowski. pp 1044-1053. T.: The adipocyte: a model for integration on endocrine and metabolic signaling in energy metabolism regulation..: Thermodynamics.: Adiponectin expression from human adipose tissue. Auwerx. Korner J and Leibel. Relation to obesity. 18. Metab 280: E827-E847. num.: To eat or not to eat – How the gut talks to the brain. K.. 351. 9(2): RA55-61. num. insulin resistance. October 22. Friedman. Kern. January 2003. The New England Journal of Medicine. 16. 17. July 18. June 17. The Lancet. 350:2542-2544. JF. Gómez-Ambrosi.: Molecular mechanism of insulin resistance and obesity. 8. Endocrinology 144(9):3765-3773. pp 1662-1663. Kelley. PG. Halaas. 12. 763-770. Mach. AMA. July 2004. MW and Scherer. September 22. Bray GA. Y.igual manera es evidente que el tejido graso es un órgano endocrino activo cuyos componentes secretorios tienen un impacto fundamental en la mayoría de las complicaciones relacionadas con la obesidad. Nature. 278: E1-14.: Losing weight – An III-Fated New Year´s Resolution. 14. The New England Journal of Medicine.. The New Journal of Medicine 349:10. Integrative Metabolic Physiology. JS and Maratos-Flier. The New England Journal of Medicine. Grace. Endocrinol. M. The New England Journal of Medicine. 27 . Nov. Di Gregorio.: Obesity: a time bomb to be defused. pp 1006-1008. vol. 352. 2004. 2004. Lu. JM. FJ and Burell. Kieffer. vol. Med Sci Monit.expression.. Hara. TJ and Habener. May 23.: New thoughts on managing obesity. pp 396-407. G. DE. Tobe. and Nagai R. vol. Rosenbaum. K.: Minireview: The adipocyte – At the crossroads of energy homeostasis. 2003 pp 11111117. Flier. pp 926-928. vol. 1998. and tumor necrosis factor. 2003. 9. 2000. 3.. Kassirer.: Obesity. 2. vol. JL. 10. Kopelman. Are we chasing ghosts? The Lancet. G. Med Sci Monit.: Leptin and the regulation of body weight in mammals.: The adipoinsular axis: effects of leptin on pancreatic b-cells.: Leptin. 1998. vol. 10(6): RA125-131. January 1. Rossouli. 53(7). and Ranganathan. vol. 5. Björntorp: Thrifty genes and human obesity. Rajala. 7. 2003.: The hypothalamus as a regulator of metabolism: A tale of two hormones. 25. PA. 52 . liposuction and metabolism. JP and Angell. Metab. N. 2002. Muruzabal. Kadowaki. 21. 1998. 395(6704). 2001. B. GB. Am J. and Staels. J. J. Gut. 338:52-54. 11. E.. Terauchi.: The stomach speaks – Ghrelin and weight regulation. 17. RL and Hirsch. 6. REFERENCIAS 1. M. 4. Jerzy: Adiponectin and resistin – new hormones of white adipose tissue. Frühbeck. 15. September 4. 2001. Vol. pp 737-742. 2004. Diabetes. J. 13. vol. pp 1179-1785 July 2003. inflammation and atherosclerosis. T. Leidel. The Lancet. no. Balasubramanyam. March 7. A. 1. 1998. RI. pp160161. 346. Insulin resistance and obesity. 356. C. Tomasz: The brain-gut axis in irritable bowel syndrome – clinical aspects.

1997. April 6. pp 661-671. Primary Care. The New Journal of Medicine. Baskin. October 2. 986-994. 14. R. 6. 2000. 337. vol.: Central nervous system control of food intake. 21. Num. 20. GA. vol. MW. and Schal. pp 427-434.: Guidelines for healthy weight. Porte. August 5. vol. Woods.: Caloric intake and aging. WH and Colditz. Schwartz. RS. WC. Willett. 404(6778). Weindruch.. 341. Jr. DG. Dietz. D. SC. 1999. 28 . num.19. Nature.