Ética de la reproducción humana Esta rama de la bioética guarda estrecha relación con la Gen-ética (implicaciones morales de las

intervenciones en el patrimonio genético del ser humano) y presume los criterios orientativos que son: respeto a las personas, autonomía, justicia y beneficencia (sin ningún mal). Se centra en las dimensiones morales que suscitan las diversas técnicas de reproducción humana o “procreación asistida” al intentar resolver los problemas de esterilidad o subfertilidad de las parejas. Entre las técnicas mas desarrolladas que generan debates morales cabe destacar: inseminación artificial, fecundación in Vitro, transferencia intrauterina de gametos, transferencia del embrión al útero, congelación de embriones, maternidad subrogada (o alquiler de úteros)… También encontramos campos de reflexión propios de esta rama de la Bioética: el análisis de los valores morales y sociales que origina este nuevo poder tecnológico, la alteración de las nociones comunes de paternidad y maternidad, los conflictos ético-jurídicos entre un supuesto “derecho a la procreación” y el derecho del niño a un marco familiar que facilite su desarrollo personal, el complejo problema del estatus del embrión, la licitud moral del aborto o de la “píldora del día después”, etc. Junto a ello ha de estudiar también la Ética de la reproducción humana problemas morales como los derivados de la procedencia de gametos y de embriones, o respecto de quienes pueden ser los beneficiarios de estas nuevas técnicas de reproducción asistida, el anonimato de los donantes, el derecho de los niños a conocer la identidad de sus padres biológicos, los fines sociales o económicos de estas técnicas y su conexión con otros modelos de reproducción generalmente reprobables: la clonación (en el sentido de crear copias genéticas de una persona adulta), partenogénesis (estimulación química o mecánica de óvulos para lograr el desarrollo de un nuevo ser), la ectogénesis (desarrollo embrionario en una placenta artificial), la selección de sexos, experimentación con embriones humanos con fines no terapéuticos, la hibridación de la especie humana con otras especies, etc. Los principios generados por la Medicina no son suficientes para cubrir el contexto de esta problemática. Se necesitan otros supuestos y criterios morales. No estamos solo ante la relación interpersonal medico-paciente, hay que incluir además “el otro” que se va a gestar o se esta gestando en el seno de una mujer (o en contextos artificiales sustitutorios), sin olvidar los efectos sociales y antropológico-sexuales que estas técnicas están generando. (López de la Vieja, 2005) Técnicas de reproducción humana asistida Inseminación artificial: Introducción de espermatozoides en el tracto reproductor femenino, de manera artificial, para la consecución de una gestación. Según la procedencia de los espermatozoides, se puede clasificar en:  Inseminación artificial conyugal (IAC), cuando el semen procede de la pareja.  Inseminación artificial conyugal (IAC), cuando el semen procede de la pareja. La inseminación es una técnica sencilla que además es la primera opción de tratamiento de muchas parejas. Tan solo en España se superaron los 17000 ciclos de inseminación artificial en el 2002, que podría corresponderse con el doble ya que solo se registro el 42.2% de centros acreditados. Fecundación in Vitro: Comporta una serie de pasos para obtener de manera extracorpórea la fecundación de un ovocito para el tratamiento de infertilidad tubárica femenina. Inyección intracitoplásmica de espermatozoides procedentes de eyaculado, con gametos propios o de donante y con transferencia de preembriones, donde se hace introducción de un único espermatozoide en el interior del citoplasma del ovulo, para reducir al mínimo los fallos de fecundación ayudando al 95% de los varones a ser padres. (Lledó Vargûe, 2007) Congelación de embriones: Constituye la opción mas validada para preservar la fertilidad en pacientes antes del inicio de tratamientos oncológicos con una tasa de nacidos de 20-30% por ciclo de transferencia. (Callejo, 2009) Maternidad subrogada: Es la mas controvertida de las técnicas de reproducción asistida, donde la mujer compromete no solo su útero, sino todo su organismo durante el embarazo y se puede recurrir a esta cuando:  La mujer de la pareja carece de ovarios y útero.  La mujer de la pareja es estéril, por anomalías en el útero.  La mujer ha muerto y antes de morir dejo un embrión congelado, producto de una fecundación in Vitro de un ovulo de ella y esperma de su marido.

nos hallamos ante conflictos de valores e incluso de principios: por una parte. y por otra el respeto a la vida y a los derechos y libertades fundamentales de la persona. haciendo a muchas mujeres modernas elegir. (Gómez de la Torre Vargas. la mujer que no era madre no cumplía con la función para la cual Dios la creo. porque hay una unidad de trabajo en la maternidad que aquí no se respeta. ♦ 1991: Ley relativa a la utilización de determinadas técnicas genéticas en el marco de los exámenes generales de salud y ley relativa a las medidas con fines de investigación o tratamiento en relación a los embriones. con especial referencia al ámbito europeo. que corresponden a hechos históricos en épocas donde la función fundamental de la mujer era parir hijos. con tosca expresión. así como desarrollo del tratamiento de fecundación in Vitro. al que en exclusiva va a ceñirse esta consideración. La utilización de la maternidad subrogada por la pareja homosexual es la que experimenta mas rechazo.Cuando una pareja de hombres homosexuales o un hombre solo insemina artificialmente a una madre subrogada con esperma de uno de los hombres de la pareja o del hombre solo. se señala que no se puede aceptar la maternidad subrogada. algunas de ellas inimaginables hasta hace muy poco tiempo”. muy especialmente de la dignidad. A ello debe añadirse que la novedad de tales técnicas impidió su inserción y valoración jurídica en los códigos civiles tradicionales. porque. 1993)  Aspectos jurídicos de la reproducción humana asistida Al abordar el estudio de técnicas de la procreación humana asistida. una cómoda manera de tener hijos sin embarazo. Se puede desglosar en varios apartados: Países con legislación especifica sobre reproducción asistida: Suecia: ♦ 1984: “Ley de inseminación artificial”. “vació legal” en ámbitos tan comprometidos de la realidad y los derechos humanos. “ni la mujer es una incubadora humana ni el niño es una mercancía”. La mayoría de las mujeres utilizadas para la subrogación tienen escasos recursos y bajo nivel de instrucción. Reino Unido: . Además se distorsiona la relación madre-hijo. Dinamarca: ♦ 1987: El parlamento aprobó una Ley sobre el establecimiento de un Consejo Ético y la regulación de experimentos biomédicos con técnicas de reproducción asistida y experimentación en embriones. creándose una distorsión deshumanizadora. ♦ 1997: Ley sobre reproducción artificial en relación con el tratamiento medico. Se considera que la maternidad subrogada bien podría tener un precedente en las amas de cría. Reproducción asistida en el derecho comparado De mano debe decirse que la preocupación y actividad legislativa. En la situación actual la mujer tiene un papel versátil en la sociedad que puede desarrollar en distintas formas y no solo por maternidad. ♦ 1988: Ley sobre fecundación extracorpórea. puesto que la mujer deliberadamente acepta quedar embarazada con el objetivo de entregar al hijo después del parto. citando a Jacques Robert de la Comisión del Congreso de los Diputados. La maternidad subrogada comporta una grave lesión a la dignidad humana. esta “el desarrollo y utilización de técnicas de reproducción alternativas a la esterilidad de la pareja humana. para desarrollarse profesionalmente o porque consideran que los hijos limitan su libertad. diagnostico e investigación. Agencias norteamericanas de madres de alquiler especializadas en reclutar mujeres para el contrato de subrogación utilizan pasajes bíblicos como publicidad. provocando lo que ha venido a denominarse. puesto que muchos países no permiten la adopción de niños por parte de parejas homosexuales y de lesbianas. libremente. no tener hijos. Noruega: ♦ 1987: Ley sobre fecundación artificial que regula inseminación artificial y fecundación in Vitro. Desde una perspectiva ética. no es uniforme ni en la intensidad del esfuerzo ni en la entidad de los resultados. donde se prevendría inocubar en su seno usando el ovulo fecundado de la señora hasta que llegue a termino y nazca el infante. por lo que muchas mujeres lo hacen “como un recurso para mantenerse o mantener a sus otros hijos aceptando el único trabajo especializado para el que si están preparadas”.

pp. 2005. Luis. Francisco et al. pp. 41-48. Al Bioderecho: Libertad. Vida y Muerte” 1º Edición. 1993. Universidad de Salamanca. que debidamente informado. Ma. España. así como de sus riesgos y de las condiciones de dicha aplicación. En caso de semen. 2006. solo se autoriza la transferencia de un máximo de tres preembriones en cada mujer en cada ciclo reproductivo. España. 2006) Usuarios de las técnicas Se establece como edad mínima para ser receptor o usuario de las técnicas de reproducción asistida. (Lledó Vargûe. física o psíquica. “La fecundación in vitro y la filiación” 2º Edición. 100-113 Callejo Olmos. 615-620  López de la Vieja. “Bioética: entre la medicina y la ética” 1º    Edición. excepto en algunos casos donde la persona se declare incapaz. 197-202 . Dykinson. la de 18 años. el eje de la relación en este caso se constituye sobre la autonomía del paciente. (González Morán. Las técnicas de reproducción asistida se realizaran solamente cuando haya posibilidades razonables de éxito. clonación y utilización de elementos y productos del cuerpo humano y a la asistencia medica en la reproducción y en el diagnostico prenatal. que deberá haber sido anteriormente y debidamente informado de sus posibilidades de éxito. “Comentarios Científico-Jurídicos a la Ley Sobre Técnicas de Reproducción Humana” 3º Edición. pp. España. pp. 113 Gómez de la Torre Vargas. “De la Bioética. tiene la libertad para tomar la decisión que para sí considera como la mas adecuada. Se puede hacer uso de las técnicas por causas fisiológicas como edad avanzada. Jurídica de Chile. anomalías cromosomitas relacionadas con abortos y como prevención de riesgos. 1994: Ley relativa al respeto del cuerpo humano. pp. Ed. Chile. Ed. Glosa. Ed. el centro medico decidirá al donante de semen para procurar garantizar la mayor similitud fenotípica e inmunológica posible de las muestras disponibles con la mujer receptora. Las técnicas de reproducción asistida tenían como finalidad fundamental la actuación ante la esterilidad. España. Ed. no supongan riesgo grave para la salud. donde se le asigna la plena capacidad jurídica para obrar. de la mujer o la posible descendencia y previa aceptación libre y consciente de su aplicación por parte de la mujer. 64-70 Lledó Vargûe. Teresa. Desde el punto de vista legal el consentimiento informado es el máximo exponente del principio de autonomía. La realización de las técnicas de reproducción asistida requieren de la previa y completa información a los usuarios de las mismas y su aceptación libre y consciente. 2009. 2007) Bibliografía:  González Morán. “Preservación de la fertilidad en la paciente oncológica” 5º Edición. 2007. Ed. Maricruz.♦ Alemania: ♦ ♦ Francia: ♦ 1990: Ley de fertilización humana y embriología 1976: Ley sobre contratos de adopción. Dykinson. 1986: Ley sobre protección del embrión. Justo. En el caso de la fecundación in Vitro y técnicas afines.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful