Universidad de los Andes Facultad de Ingeniería Escuela de Ingeniería Geológica Mérida-Venezuela

Caracterización Hidrogeofísica del Sector Buenos Aires y sus alrededores en el Municipio Alberto Adriani, Estado Mérida

T RABAJO E SPECIAL DE G RADO PRESENTADO ANTE LA ILUSTRE U NIVERSIDAD DE LOS A NDES PARA OPTAR AL TÍTULO DE I NGENIERO G EÓLOGO

Bachiller: Kenedy Torcatt C.I: 17.871.761

Mérida, Marzo 2012

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

Agradecimientos A mi tutora, la profesora Marisela Uzcátegui por su gran ayuda y colaboración en cada momento de consulta y soporte en este trabajo de investigación. A las profesoras Ricardina Díaz y Milgreya Cerrada por estar involucradas en la guía durante el desarrollo de este proceso de tesis. Al profesor Jorge Carrero por sus maravillosas consultas interpretativas donde me ofreció su apoyo en cada clase magistral con la que pudo asesorarme. A los compañeros y co-trabajadores de tesis en las áreas adyacentes del estudio, por la ayuda prestada durante el desenvolvimiento de este trabajo en la etapa de campo: Vanessa, Yoselis, Gabriela, Vicmary, Luis y Catherin. A mis amigos que colaboraron conmigo en diferentes oportunidades: Ronal, Roselin, Marianna, Thais, Ana, Vanesa Durán, karla y Yorman. Al CHCHT por el apoyo financiero del proyecto. A Dios y al universo por haber conspirado para mantenerme firme y no decaer a pesar las adversidades presentadas durante este gran esfuerzo y dedicación que comprendió mi carrera como Ingeniero Geólogo.

II

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

Dedicatoria
A mis padres por ser el pilar fundamental en todo lo que soy, en toda mi educación, tanto académica, como de la vida, por su incondicional apoyo perfectamente mantenido a través del tiempo. Todo este trabajo ha sido posible gracias a ellos. Kenedy Torcatt

III

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

ÍNDICE GENERAL

Índice general
Agradecimientos Dedicatoria Resumen Introducción 1. Marco Referencial 1.1. Planteamiento del problema . . . . . . . 1.2. Justificación . . . . . . . . . . . . . . . . 1.3. Alcances . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.4. Limitaciones . . . . . . . . . . . . . . . 1.5. Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.5.1. Objetivo general . . . . . . . . . 1.5.2. Objetivos específicos . . . . . . 1.6. Ubicación del Área de Estudio . . . . . 1.7. Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . 1.8. Caracterización del área . . . . . . . . . 1.8.1. Clima . . . . . . . . . . . . . . . 1.8.2. Pluviometría . . . . . . . . . . . 1.8.3. Temperatura . . . . . . . . . . . 1.8.4. Hidrografía . . . . . . . . . . . . 1.8.4.1. Drenajes . . . . . . . . 1.8.4.2. Escurrimientos . . . . . 1.8.5. Vegetación . . . . . . . . . . . . 1.8.6. Geomorfología . . . . . . . . . . 1.8.6.1. Unidades de Vertientes 1.8.6.2. Unidades cenozoicas . 1.8.7. Suelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II III XI 1 3 4 4 4 4 5 5 5 5 6 7 7 7 7 8 8 8 9 9 9 9 10 12 13 13 13 13 13 13 13

2. Marco Teórico 2.1. Conceptos y Parámetros Hidrogeológicos 2.1.1. Cuenca Hidrográfica: . . . . . . . 2.1.2. Cuenca Hidrológica . . . . . . . . 2.1.3. Acuíferos . . . . . . . . . . . . . . 2.1.3.1. Acuitardos . . . . . . . . 2.1.3.2. Acuicludos . . . . . . . . 2.1.3.3. Acuifugos . . . . . . . . . IV

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

ÍNDICE GENERAL

2.1.4. Propiedades de los acuíferos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1.4.1. Porosidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1.4.2. Coeficiente de Almacenamiento . . . . . . . . . . . . 2.1.4.3. Permeabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1.4.4. Transmisividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1.5. Conceptos Geofísicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1.5.1. Resistividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1.5.2. Métodos Geofísicos para Prospección de Aguas Subterráneas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1.6. Modelo Hidrogeológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. Marco Geológico 3.1. Geología Regional . . . . . . . . . . . . . . . . 3.2. Origen de la Cordillera Andina de Venezuela . 3.2.1. Orogénesis Calcedónica . . . . . . . . 3.2.2. Orogénesis Herciniana . . . . . . . . . 3.3. Geología Local . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.3.1. Formación Palmar . . . . . . . . . . . . 3.3.2. Formación Betijoque (Grupo Guayabo) 3.3.3. Cenozoico . . . . . . . . . . . . . . . . 3.4. Geología Estructural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

15 15 15 15 15 15 15 16 23 24 25 25 25 26 26 27 27 28 29 30 31 32 32 32 33 33 33 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 48 48

4. Marco Metodológico 4.1. Revisión Bibliográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.2. Estudio Pre - Campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.3. Estudio de Campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.3.1. Reconocimiento de la zona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.3.2. Toma de datos de pozos existentes . . . . . . . . . . . . . . . 4.3.3. Adquisición de datos geoeléctricos . . . . . . . . . . . . . . . . 4.3.3.1. Instrumentos a utilizar para realizar los sondeos eléctricos verticales (SEV) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.3.3.2. Procedimiento para la toma de datos geoeléctricos . 4.3.3.3. Medición de PH y Conductividad en Pozos . . . . . . 4.4. Procesamiento de información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.4.1. Hoja de cálculo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.4.2. Programa geofísico IPI2WIN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.4.2.1. Construcción de seudo-secciones . . . . . . . . . . . 4.4.3. Conductancia longitudinal y resistividad transversal . . . . . . 4.4.4. Resistividades características del área de estudio . . . . . . . 4.4.5. Correlación litológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.4.6. Modelo hidrogeológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.5. Presentación y Análisis de los Resultados . . . . . . . . . . . . . . . . 4.6. Elaboración del Informe Final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

5. Presentación y Análisis de los Resultados 49 5.1. Análisis Cualitativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 5.1.1. Interpretación Fotogeológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 5.1.2. Mapas Base y Geológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 V

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

ÍNDICE GENERAL

5.1.3. Mapa de Conductancia Longitudinal 5.1.4. Mapa de Resistividad Transversal . 5.1.5. Niveles Freáticos . . . . . . . . . . . 5.2. Análisis Cuantitativo . . . . . . . . . . . . . 5.2.1. Curvas y Cortes Geoléctricos . . . . 5.2.2. Secciones y Seudo-secciones . . . 5.2.3. Rangos de Resistividades . . . . . . 5.2.4. Cortes Geológicos a partir de SEV . 5.2.5. Inventario de Pozos . . . . . . . . . 5.2.6. Correlaciones Litológicas . . . . . . 5.2.7. Modelo Litológico . . . . . . . . . . . Conclusiones Recomendaciones Bibliografía Apéndices A. Coordenadas UTM de los SEV

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . .

52 53 53 55 55 76 78 79 91 92 96 98 99 100 103 103

A.1. Tabla de coordenadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 B. Tablas de resistividades 105 B.1. Resistividades de aguas y rocas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106 B.2. Sondeos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 C. Conductancia (S) y Resistividad (T) 117

C.1. Resistividad transversal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118 C.2. Resistividad longitudinal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119 D. Fotografías Aéreas E. Pozos Perforados con Litología F. Variogramas y Tabla del Modelo G. Mapas 120 123 128 133

VI

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

ÍNDICE DE FIGURAS

Índice de figuras
1.1. Ubicación del área de estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.1. 2.2. 2.3. 2.4. 2.5. 2.6. 2.7. 2.8. Tipos de Acuíferos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Medición de la resistividad y orientación de electródos. . Distribución de agua en el subsuelo. . . . . . . . . . . . . . . Ábaco utilizado para dos capas resistivas. . . . . . . . . . Configuración de electrodos para la exploración eléctrica. Medidas en el dispositivo Wenner . . . . . . . . . . . . . Relación de cortes en 3 capas con curvas geoeléctricas . Corte de cuatro capas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 14 16 17 19 20 20 22 22

3.1. Columna estratigráfica de los andes venezolanos. . . . . . . . . . . . 28 4.1. Esquema de la metodología utilizada . . . . . . . . . . . . . . 4.2. Configuración equidistante del arreglo tipo Wenner en el SEV 4.3. Resistivímetro de Nilsson . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.4. Electrodos de corriente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.5. Electrodos de potencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.6. Cinta métrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.7. Piqueta y martillo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.8. Carrete de cableado y cables conectores . . . . . . . . . . . 4.9. Brújula . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.10.GPS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.11.Tendido de la sección en el SEV 005 . . . . . . . . . . . . . . 4.12.Peachímetro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.13.Ubicación del pozo perforado previamente en el sector . . . . 4.14.Sondeos realizados en el área de estudio . . . . . . . . . . . 4.15.Archivo de resistividades con extensión .dat . . . . . . . . . . 4.16.Estratos del subsuelo generados por IPI2WIN . . . . . . . . . 4.17.Archivo .dat con 3 sondeos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.18.Opciones de ajuste para seudo-secciones . . . . . . . . . . . 4.19.Variograma tipo para interpolar datos - capa 1 . . . . . . . . 4.20.Modelo 3d del área de estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.1. 5.2. 5.3. 5.4. 5.5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 33 34 34 34 35 35 35 36 36 37 38 39 40 41 42 42 43 47 47 50 51 52 52 53

Interpretación fotogeológica del área de estudio . . . . . . . . . Sondeos realizados en el área de estudio . . . . . . . . . . . . . Geología del Sector Buenos Aires . . . . . . . . . . . . . . . . . Interpolación de conductancia longitudinal a 5m de profundidad Interpolación de resistividad transversal a 5m de profundidad . .

VII

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

ÍNDICE DE FIGURAS

5.6. Representación de la ubicación de sondeos con saturaciones . 5.7. Sondeo Eléctrico Vertical 001 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.8. Sondeo Eléctrico Vertical 002 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.9. Sondeo Eléctrico Vertical 003 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.10.Sondeo Eléctrico Vertical 004 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.11.Sondeo Eléctrico Vertical 005 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.12.Sondeo Eléctrico Vertical 006 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.13.Sondeo Eléctrico Vertical 007 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.14.Sondeo Eléctrico Vertical 008 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.15.Sondeo Eléctrico Vertical 009 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.16.Sondeo Eléctrico Vertical 010 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.17.Sondeo Eléctrico Vertical 011 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.18.Sondeo Eléctrico Vertical 012 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.19.Sondeo Eléctrico Vertical 013 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.20.Sondeo Eléctrico Vertical 014 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.21.Sondeo Eléctrico Vertical 015 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.22.Sondeo Eléctrico Vertical 016 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.23.Sondeo Eléctrico Vertical 017 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.24.Sondeo Eléctrico Vertical 018 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.25.Sondeo Eléctrico Vertical 019 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.26.Sondeo Eléctrico Vertical 020 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.27.Sección entre SEVs 001,002 y 003 . . . . . . . . . . . . . . . . 5.28.Sección entre SEVs 005,007 y 009 . . . . . . . . . . . . . . . . 5.29.Sección entre SEVs 010 y 004 . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.30.Sección entre SEVs 013 y 014 . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.31.Sección entre SEVs 019 y 020 . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.32.Corte Geológico Correspondiente al SEV 001 . . . . . . . . . . 5.33.Corte Geológico Correspondiente al SEV 002 . . . . . . . . . . 5.34.Corte Geológico Correspondiente al SEV 003 . . . . . . . . . . 5.35.Corte Geológico Correspondiente al SEV 004 . . . . . . . . . . 5.36.Corte Geológico Correspondiente al SEV 005 . . . . . . . . . . 5.37.Corte Geológico Correspondiente al SEV 006 . . . . . . . . . . 5.38.Corte Geológico Correspondiente al SEV 007 . . . . . . . . . . 5.39.Corte Geológico Correspondiente al SEV 008 . . . . . . . . . . 5.40.Corte Geológico Correspondiente al SEV 009 . . . . . . . . . . 5.41.Corte Geológico Correspondiente al SEV 010 . . . . . . . . . . 5.42.Corte Geológico Correspondiente al SEV 011 . . . . . . . . . . 5.43.Corte Geológico Correspondiente al SEV 012 . . . . . . . . . . 5.44.Corte Geológico Correspondiente al SEV 013 . . . . . . . . . . 5.45.Corte Geológico Correspondiente al SEV 014 . . . . . . . . . . 5.46.Corte Geológico Correspondiente al SEV 015 . . . . . . . . . . 5.47.Corte Geológico Correspondiente al SEV 016 . . . . . . . . . . 5.48.Corte Geológico Correspondiente al SEV 017 . . . . . . . . . . 5.49.Corte Geológico Correspondiente al SEV 018 . . . . . . . . . . 5.50.Corte Geológico Correspondiente al SEV 019 . . . . . . . . . . 5.51.Corte Geológico Correspondiente al SEV 020 . . . . . . . . . . 5.52.Representación de las secciones para la correlación litológica 5.53.Sección litológica 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . VIII

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

54 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 76 77 77 78 80 80 81 81 82 82 83 83 84 84 85 85 86 86 87 87 88 88 89 89 92 93

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

ÍNDICE DE FIGURAS

5.54.Sección litológica 2 . . . . . . . . . . 5.55.Sección litológica 3 . . . . . . . . . . 5.56.Sección litológica 4 . . . . . . . . . . 5.57.Modelo litológico del área de estudio

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

94 95 96 97

D.1. Fotografía aérea 010255-038 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 D.2. Fo grafía aérea 010255-039 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122 E.1. E.2. E.3. E.4. F.1. F.2. F.3. F.4. F.5. F.6. G.1. G.2. G.3. G.4. Pozo perforado por RIPOCA, Distrito Alberto Adriani - hoja 1 Pozo perforado por RIPOCA, Distrito Alberto Adriani - hoja 2 Pozo perforado por RIPOCA, Distrito Alberto Adriani - hoja 3 Pozo perforado por RIPOCA, Distrito Alberto Adriani - hoja 4 Variograma para la capa 1 Variograma para la capa 1 Variograma para la capa 1 Variograma para la capa 1 Variograma para la capa 1 Variograma para la capa 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124 125 126 127 129 129 130 130 131 131 134 135 136 137

Mapa base del área de estudio . . . Mapa de sondeos con saturaciones Mapa de sondeos con saturaciones Mapa de sondeos con saturaciones

IX

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

ÍNDICE DE TABLAS

Índice de Tablas
2.1. Resistividad de algunas rocas y minerales. Fuente: Calvetty, 2004 . . 18 4.1. Planilla de datos geoléctricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41 5.1. Rangos de resistividades para el área de estudio . . . . . . . . . . . . 79 A.1. Coordenadas de los sondes eléctricos verticales . . . . . . . . . . . . 104 B.1. Resistividades de aguas y rocas según Astier, (1975) y Orellana (1982)106 B.2. Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 001 . . . . . . . . . . . 107 B.3. Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 002 . . . . . . . . . . . 107 B.4. Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 003 . . . . . . . . . . . 108 B.5. Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 004 . . . . . . . . . . . 108 B.6. Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 005 . . . . . . . . . . . 109 B.7. Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 006 . . . . . . . . . . . 109 B.8. Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 007 . . . . . . . . . . . 110 B.9. Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 008 . . . . . . . . . . . 110 B.10.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 009 . . . . . . . . . . . 111 B.11.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 010 . . . . . . . . . . . 111 B.12.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 011 . . . . . . . . . . . 112 B.13.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 012 . . . . . . . . . . . 112 B.14.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 013 . . . . . . . . . . . 113 B.15.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 014 . . . . . . . . . . . 113 B.16.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 015 . . . . . . . . . . . 114 B.17.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 016 . . . . . . . . . . . 114 B.18.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 017 . . . . . . . . . . . 115 B.19.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 018 . . . . . . . . . . . 115 B.20.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 019 . . . . . . . . . . . 116 B.21.Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 020 . . . . . . . . . . . 116 C.1. Tabla de resistividades transversales a 5m . . . . . . . . . . . . . . . 118 C.2. Tabla de conductancias longitudinales a 5m . . . . . . . . . . . . . . . 119 F.1. Tabla para el modelo del área de estudio . . . . . . . . . . . . . . . . 132

X

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CARACTERIZACIÓN HIDROGEOFÍSICA DEL SECTOR BUENOS AIRES Y SUS ALREDEDORES EN EL MUNICIPIO ALBERTO ADRIANI, ESTADO MÉRIDA
Kenedy Torcatt (1) , Marisela Uzcátegui (2) (1) Escuela de Ingeniería geológica, Universidad de los Andes. (2) Grupo de Investigaciones en Ciencias de la Tierra

Resumen La caracterización hidrogeofísica del sector Buenos Aires y sus alrededores considera la localización de pozos previamente perforados en la zona, correlaciones litológicas de los materiales en subsuelo por medio de su estudio geofísico a través de sondeos eléctricos verticales para modelar las capas o estratos presentes mediante el uso de programas computarizados. Esta investigación comprende un desarrollo progresivo de diferentes etapas que inicia desde la recopilación bibliográfica y revisión cartográfica hasta el procesamiento de los datos geofísicos obtenidos en campo, elaboración de mapas, correlaciones y análisis de los resultados que permiten integrar todas las variables en un modelo litológico final. Se realizaron 20 sondeos eléctricos verticales a lo largo del área de estudio utilizando un resistivímetro de Nilsson manteniendo una distancia constante de 20m de apertura usando el arreglo de tipo Wenner para cada uno de ellos. El alcance del instrumento de medición de las resistividades del subsuelo alcanzó una profundidad máxima promedio de 5m y sólo en 5 pozos logró observarse valores de saturación del material presente, dentro de los cuales predominaron suelos areno-arcillosos y material gravoso. Lo antes mencionado dificultó el análisis del comportamiento de los niveles freáticos presentes. El área de estudio muestra un alto grado de heterogeneidad en subsuelo determinada por medio de los cambios drásticos registrados en las resistividades de cada perfil geológico obtenido a partir de los sondeos. Los mapas de resistividades y conductancias ratificaron el comportamiento heterogéneo de la zona, donde las permeabilidades variaron entre intervalos menores a los 100m de distancia longitudinal.
Palabras Clave: hidrogeofísica, modelo litológico, resistivímetro, niveles freáticos, arreglo Wenner

XI

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

Introducción La ciudad del Vigía se encuentra ubicada en el occidente el país, al noreste del estado Mérida y dentro de la región de los Andes, en el punto de contacto entre el piedemonte andino lacustre y la depresión aluvial reciente del sur del lago de Maracaibo y forma parte de las parroquias del municipio autónomo Alberto Adriani, ocupando una superficie aproximada de 7.700 ha. El Vigía ha tenido un explosivo crecimiento poblacional en menos de 40 años. La ciudad logró pasar de 1.688 habitantes en 1950 a más de 65.000 habitantes en 1989 siendo en la actualidad el principal y más dinámico polo de desarrollo económico de la prioritaria y estratégica zona sur del lago de Maracaibo y segunda ciudad del Estado Mérida. Lo antes mencionado repercute directamente en el uso y explotación de recursos naturales como lo es el agua potable. Debido a la creciente necesidad de dicho recurso en toda la ciudad del Vigía y en el Municipio Alberto Adriani es necesario conocer la disponibilidad de agua (específicamente aguas subterráneas) para el abastecimiento de sus habitantes, razón por la cual surge el tema del presente trabajo. El agua subterránea representa una fracción importante de la masa de agua presente en cada momento en los continentes. Esta se aloja en los acuíferos bajo la superficie de la tierra, el volumen del agua subterránea es mucho más importante que la masa de agua retenida en lagos o la circulante. El agua del subsuelo es un recurso importante y de este se abastece gran parte de la población mundial, pero a su vez, es de difícil gestión, por su sensibilidad a la contaminación y a la sobreexplotación. Su existencia y comportamiento depende de factores como el clima, el relieve, la red de avenamiento, la naturaleza de los suelos, la estratigrafía, etc. Este recurso de fundamental importancia está mal explorado en buena parte del país y, en los lugares donde se lo explota, no se observan fielmente los principios de un desarrollo sustentable. Exploración o prospección, son términos similares que significan búsqueda y en relación a la Hidrogeología, se refieren a la ubicación de reservorios de agua subterránea con características que a priori resultan apropiadas para una posterior explotación o aprovechamiento del recurso. El siguiente trabajo de investigación considera la necesidad de estudiar hidrogeológicamente el sector Buenos Aires y sus alrededores en el municipio Alberto Adriani, estado Mérida ya que impera la escasez de información sobre las condiciones y comportamientos del agua subterránea que puedan predominar en el subsuelo. Teniendo en cuenta esto, es necesario recurrir a métodos indirectos que permitan conocer la hidrogeología del lugar, por lo cual es necesario integrar métodos geofísicos para determinar parámetros hidrogeológicos y así poder sintetizar las condiciones básicas y dinámicas de las aguas que se encuentran en el subsuelo para desarrollar una caracterización hidrogeofísica del área en cuestión.

1

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

Resulta importante señalar que en cualquier método geofísico empleado, el éxito está directamente relacionado al conocimiento, aunque sea general, de las características y el comportamiento geológico del subsuelo por lo que en el caso específico de la prospección de aguas subterráneas en el municipio Alberto Adriani se comparan, correlacionan e interpretan los datos de información geológica existente en los pozos de la zona y sondeos eléctricos verticales para caracterizar la distribución de dichas aguas. En este sentido, realizar una caracterización hidrogeofísica es de vital importancia para el desarrollo y la predicción del manejo de los recursos hídricos de la zona ya que esto ofrecería una representación de las variables del flujo subterráneo permitendo comprender el funcionamiento de los acuíferos y a su vez determinar cuánta proporción de agua es potencialmente explotable para fines públicos o ingenieriles y por cuanto peRíodo de tiempo.

2

Capítulo 1 Marco Referencial

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 1. MARCO REFERENCIAL

1.1.

Planteamiento del problema

En el sector Buenos Aires y sus zonas aledañas no se tiene información a ciencia cierta sobre las aguas subterráneas existentes ni de su comportamiento en el subsuelo, lo cual hace necesario que en esta zona se realicen estudios y caracterizaciones hidrogeológicas que sirvan de base para posteriores estudios académicos y científicos que puedan solucionar problemas sociales de suministro de agua en la comunidad o que permitan facilitar el desarrollo de obras ingenieriles que requieran del conocimiento de las condiciones hidrogeológicas imperantes en la zona para un adecuado aprovechamiento de las aguas subterráneas existentes. De no existir suficiente información hidrogeofísica, se podría atrasar el desarrollo de obras que necesiten un conocimiento subyacente en esta rama de la geología, lo que dificultaría el proceso de solución de problemas que afecten al sector en relación al abastecimiento de agua para consumo humano. 1.2. Justificación

No existen trabajos previos que contengan información hidrogeofísica en el sector Buenos Aires y sus alrededores, y se amerita realizar una caracterización hidrogeológica aunada con la aplicación de métodos geofísicos que permitan disminuir la incertidumbre de los parámetros hidrogeológicos que predominan en el área de estudio. Esto permitirá un adecuado aprovechamiento de las aguas subterráneas, de manera se garantice un suministro confiable de dicho recurso para la comunidad de tal forma que pueda existir una articulación con la gestión social y políticas públicas. 1.3. Alcances

Con esta investigación se pretende estudiar las propiedades físicas y litológicas del suelo para conocer las características hidrogeológicas, ubicación de los niveles de agua del sector Buenos Aires y sus alrededores para desarrollar un modelo hidrogeofísico del área utilizando métodos geofísicos indirectos como sondeos eléctricos verticales. 1.4. Limitaciones

Las temporadas de lluvia pueden evitar la realización de los estudios eléctricos, ya que esto puede dar lugar a un comportamiento anómalo en las lecturas de resistividad y conductividad en los estudios eléctricos que se realicen. Además, debido a que el área de estudio se encuentra involucrando zonas urbanizadas, pueden existir limitaciones de acceso hacia zonas de propiedad privada y así imposibilitar determinados estudios que sean necesarios para el cumplimiento de los objetivos del trabajo. El alcance máximo del equipo a utilizar es de 5-7m de profundidad para realizar la prospección geoeléctrica, lo cual limita la cantidad de información para estudiar los estratos más profundos del subsuelo en el sector.

4

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 1. MARCO REFERENCIAL

1.5. 1.5.1.

Objetivos Objetivo general

Caracterizar hidrogeofísicamente el Sector Buenos Aires y sus alrededores en el Municipio Alberto Adriani, Estado Mérida 1.5.2. Objetivos específicos

Caracterizar geofísicamente el área por medio del análisis de sondeos eléctricos verticales (SEV) Realizar un inventario de pozos en la zona para la determinación de niveles estáticos, dinámicos y caudales Realizar a partir de datos geofísicos correlaciones del material del subsuelo Elaborar un modelo hidrogeológico del área de estudio 1.6. Ubicación del Área de Estudio

El área de estudio se encuentra ubicada hacia el Vigía en el sector Buenos Aires y sus alrededores en el Municipio Alberto Adriani, estado Mérida, específicamente entre las coordenadas geográficas que representan el polígono del área de estudio conformando un perímetro de 9 km y un área de 4,55 Km2 : A B C D 8º35’12,38"N 8º36’24,31"N 8º36’4,56"N 8º37’1,26"N 71º38’53,10"O 71º39’25,83"O 71º37’31,70"O 71º38’15,40"O

Figura 1.1: Ubicación del área de estudio Fuente: http://www.rena.edu.ve/primeraetapa/Geografia/Img/mapvenezuela.jpg

5

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 1. MARCO REFERENCIAL

1.7.

Antecedentes

Busso, A., et al. (1996) realizaron un artículo científico titulado “Escenario Hidrogeológico General De Los Principales Acuíferos De La Llanura Pampeana y Mesopotamia Meridional Argentina” y determinaron que la litología de las unidades continentales condiciona frecuentemente las características hidráulicas e hidroquímicas de los acuíferos Puelches (Fm. Puelches) o Ituizangó (Fm. Ituizangó) proponiendo que debido a la existencia de la variabilidad local y regional en el comportamiento de estos se subdividirían de manera regional basándose en aspectos como, la Fisiografía, Estratigrafía y Litología, y de forma subordinada a las mismas, la hidráulica e hidrología de las unidades acuíferas contenidas. Rojas M, (2003) en su trabajo de grado titulado “Modelo Hidrogeológico del acuífero de la Cuenca baja del Río Motatán, estado Trujillo” analizó los parámetros hidrogeológicos del acuífero, estableció las principales características del mismo y determinó un volumen total de27 millones de m3 y una reserva permanente de 5 millones de m3 para la capa permeable lo que le permitió clasificarlo dentro de un acuífero permeable de regular a bueno. Estudió los parámetros de calidad del agua y consideró que dicha agua es apta para el consumo humano según los límites químicos de la Gaceta Oficial. Barrios J, (2005) en su trabajo de grado titulado “Estudio Hidrogeológico del Área Norte del Delta del Orinoco, para determinar la existencia de agua potable para el suministro de las poblaciones del Municipio pedernales, Estado Delta Amacuro” determina las profundidades óptimas de perforación para obtener el mejor aprovechamiento del agua potable en el área de estudio para preservar el equilibRío del acuífero y determinó que existían muchas mezclas de agua dulce – salada a través de análisis de sus relaciones. Urrutia, L., et al. (2007) en su estudio titulado “Hidrogeofísica de la Cuenca del Río San Antonio, El Salvador: Aplicación al Modelo Conceptual y Vulnerabilidad Intrínseca” a partir de la interpretación hidrogeofísica de 55 sondeos eléctricos verticales, correlacionada con la información de los registros de nivel estático de 21 pozos excavados, litología de 12 pozos perforados, localización de 21 manantiales y aforos diferenciales del Río establecen el modelo conceptual hidrogeológico de la cuenca del Río San Antonio. Además, diferenciaron con cierto grado de precisión el espesor y/o profundidad de los diferentes miembros de las formaciones geológicas existentes en la zona de estudio para determinar la distribución espacial de las unidades estratigráficas y el índice de vulnerabilidad intrínseco de un sector del acuífero por medio del tipo de ocurrencia del agua subterránea, las características de la cobertura del acuífero y la profundidad del agua, donde la vulnerabilidad es inversamente proporcional a los niveles estáticos de agua. Plaza E, (2009) realizó un trabajo de grado titulado “Caracterización Geoeléctrica de la Zona Norte suelo de la terraza de Mérida a partir de Sondeos Eléctricos Verticales” determinó el nivel freático de los suelos por medio del procesamiento de sondeos eléctricos verticales, y a su vez obtuvo la distribución de las propiedades geoeléctricas generando mapas de contornos donde se correlacionaban las resisti-

6

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 1. MARCO REFERENCIAL

vidades respectivas obtenidas luego de la interpolación de estas. Anaya R, et al. (2010) realizaron un trabajo de grado titulado “Caracterización geoeléctrica del suelo de la terraza de Mérida entre el Viaducto campo Elías y Zumba, a partir de Sondeos Eléctricos verticales” donde efectuaron 60 sondeos eléctricos verticales con un arreglo de 20mde longitud para generar perfiles geoeléctricos y mapas diversos correlacionando así la información de resistividades y deduciendo la litología del área que caracteriza a los depósitos cenozoicos presentes, además de cuantificar la presencia de agua y determinar niveles freáticos. 1.8. 1.8.1. Caracterización del área Clima

El clima de la ciudad de El Vigía y su área inmediata se encuentra fuertemente influenciado por les vientos alisios del NE que buscan penetrar al área cordillerana interna del Estado Mérida a través del gran abra natural del Río Chama en el sitio de la ciudad; y por su carácter de zona baja e intermedia entre el Lago de Maracaibo y el contrafuerte andino. Por ello, en torno a la ciudad se han reconocido cuatro (4) regiones termopluviométricas muy húmedas y cálidas caracterizadas por precipitaciones medias anuales mayores a los 1.800 mm. y temperaturas medias anuales superiores a los 27°C (Luengo, G. et al, 1990). 1.8.2. Pluviometría

Las precipitaciones que ocurren en torno a la ciudad de El Vigía son de dos tipos: unas lluvias de tipo convectivo que afectan la zona más baja de la ciudad y las cuales son consecuencia del ascenso casi vertical de las masas de aire húmedo provenientes del Lago de Maracaibo, ante la presencia de frentes de baja presión provenientes de la montaña que obligan a su precipitación, extendiendo las lluvias su sombra sobre toda la planicie, hasta las inmediaciones de la ciudad. El régimen de precipitaciones en toda el área de estudio es bimodal, con dos máximos de lluvia en Noviembre y Abril, y dos mínimos en Julio y Febrero (Luengo, G. et al, 1990). Los dos peRíodos lluviosos ocurren entre Octubre, Diciembre, Abril y Mayo, en donde se concentra el 34 % y 21 % respectivamente, de las precipitaciones anuales. El peRíodo más seco está prácticamente limitado al mes de Agosto (86 mm), y en menor magnitud, a Febrero (124 mm.), reconociéndose sin embargo, que la situación de mes "seco" no es tan marcada ya que se producen en esos meses de menor precipitación por 10 general entre 8 y 15 días, de lluvias de relativa intensidad (hasta 35 mm/hora) (Luengo, G. et al, 1990). 1.8.3. Temperatura

La temperatura media anual de la ciudad y toda su área inmediata es de 29°, con una máximo de 30,4° que tiende a ocurrir en el mes de Agosto, y una mínima de 25,1° que se presenta en el mes de Enero.La escasa variación altitudinal y su posición piedemontina, no han determinado una gran variedad térmica, ocurriendo por ello un régimen marcadamente isotermal, con variaciones entre el mes más fRío y el mes más cálido, de apenas 5°. Ocurre, por el contraRío, una fuerte variación 7

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 1. MARCO REFERENCIAL

de la temperatura a lo largo del día, registrándose valores promedios anuales a las 6:00 a.m. de 20°, el cual llega él ascender hasta 35° a las 12m. Ello se da sobre todo durante los primeros meses del año y el inicio del segundo peRíodo de lluvias (meses de Agosto-Septiembre). (Luengo, G. et al, 1990) La humedad relativa media es muy elevada durante todo el año, llegando a alcanzar el 85 % en forma permanente. Los menores valores tienden a ocurrir en los meses de Julio y Agosto en donde desciende hasta el 75 %; y los máximos desde 95 % en la salida del primer peRíodo lluvioso, generalmente en los meses de Mayo a Junio (Luengo, G. et al, 1990).

1.8.4.

Hidrografía

El Vigía comprende una compleja red hidrológica donde el comportamiento de Ríos y quebradas que atraviesan la ciudad determina grandes limitaciones a la expansión urbana, lo cual conlleva a inundaciones y variaciones del nivel freático. 1.8.4.1. Drenajes

El área se encuentra enmarcada desde el punto de vista hidrográfico, dentro de tres cuencas: Escalante (Onia), Chama y Mucujepe (Caño Seco), siendo esta última la más significativa en el sistema hidrológico del Río Chama, el cual tiene una mayor influencia sobre el substratum sobre el que se asienta la ciudad. 1.8.4.2. Escurrimientos

Como zonas de escurrimientos predomina el punto de explayamiento del Chama en su salida, los sectores bajos de las planicies de desbordamiento de los Ríos Onia, Chama, Mucujepe y conos de explayamientos que ocupan posiciones intermedias entre estos. Existen flujos temporales de agua yaguas en movimiento que son producto de infiltraciones por la presencia de capas impermeables en las formaciones geológicas. Estos flujos dejan rastros visibles por hidromorfismo en el perfil del suelo cuando existe ascenso capilar, lo cual origina problemas de asentamiento o licuefacción. Se producen escurrimientos subsuperficiales y subterráneos en depósitos de terraza y conos de deyección en todas las riberas del Chama, Onia y Caño Seco. Hay una permanente infiltración horizontal del agua a través de las capas de granzón, que resulta mayor mientras más elevado es el nivel de las aguas de los Ríos y caños circundantes. El cono de explayamiento del Río Chama frente ejerce una significativa influencia sobre los estratos suprayacentes, ya que a medida que ocurre la recarga de los acuíferos la mesa de agua se eleva por ascenso capilar llegando muy próxima a la superficie, lo cual puede traducirse en problemas de encharcamiento temporal y presencia de cauces emergentes que actúan durante los peRíodos lluviosos, pero debido a la pendiente tan suave y a la ausencia de sitios de descarga, se explayan creando problemas de mal drenaje e inundaciones generalizadas. 8

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 1. MARCO REFERENCIAL

1.8.5.

Vegetación

En el área de El Vigía existe un balance hídrico muy positivo y el nivel de humedad de la atmósfera favorece la regeneración vigorosa y rápida de la vegetación, una vez que se abandonan terrenos o se cortan comunidades boscosas. En el área predominan bosques naturales del género Ceibo, Yagrumo y Caracoli; otras 1.200 ha. son asociaciones de bosques naturales en relicto, con pastos cultivados, correspondiendo a haciendas ganaderas, existe una gran parte cubierta por pastos y rastrojos, algunas hectáreas de frutales (naranjas), áreas de cultivos (plátano, cambur, yuca) y guayabos silvestres.

1.8.6.

Geomorfología

En todo el sector de El Vigía existen 3 unidades de vertientes correspondientes a las colinas bajas del piedemonte, en donde están presentes formas activas de erosión; y 7 unidades de acumulación cenozoica que van desde terrazas de datación variada (III, II, I), conos del cuaternaRío antiguo, abanicos aluviales, napas de desborde y explayamiento, diques, derrames laterales colmatados y zonas de entalle.

1.8.6.1.

Unidades de Vertientes

Corresponden a los bajos y reducidos sistemas de colinas terciarias que se desarrollan paralelamente a la Panamericana, hacia la zona sur del área de estudio. Abarcan unas 1.091 ha. de las 7.700 ha. que encierra el presente plan local, estas se pueden distinguir en función de los procesos erosivos que la afectan y de sus condiciones morfoestructurales

1.8.6.2.

Unidades cenozoicas

Corresponden a la serie de acumulaciones de aluviones formadas en el peRíodo geológico del Cenozoico yaciendo sobre el piedemonte en forma de terrazas y conos de deyección de datación diferente, y ocupando la planicie aluvial del Sur del Lago en forma de abanicos aluviales, mapas de desborde y explayamiento, diques de difluentes colmatados, derrames laterales y colmatados, brazos deltaicos y zonas de entalles y taludes. Ocupa cerca del 85 % de la superficie del área de estudio (6.609 ha.). Se destacan:

Terrazas antiguas (TIII) que se encuentran afectadas en más del 85 % de su superficie por escurrimientos moderados en forma de pequeños surcos que la diseptan. El material conformante (granitos, gneis y areniscas), presentan un avanzado grado de alteración y alto nivel de ferruginización, lo cual le determina condiciones de baja estabilidad ante usos medianamente intensivos.

9

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 1. MARCO REFERENCIAL

Terrazas pleistocénicas (TII) representadas por la acumulación sobre la cual se emplaza El Vigía, y los caseRíos de La Blanca y Onia, ocupando una superficie aproximada de 1.256 ha. Sus pendientes son menores en todos los casos al 10 %, rompiendo su regularidad la presencia de entalles y escarpas de falla de hasta 15m. de altura por donde discurren algunos cursos de agua como el caño Bubuquí y Negro. Más del 70 % del material geológico conformante corresponde a areniscas en avanzado grado de alteración química, en su mayor parte de morfometría redondeada y ovoidea (Luengo, G. et al, 1990). Terrazas recientes (TI) que se encuentran totalmente representadas por la acumulación sobre la cual se emplaza el sector Vegas del Chama en la vía El Vigía-Mérida, ocupando una superficie de 65 ha. Sus pendientes son menores al 5 % compuesta principalmente por guijarros y peñas de cuarzo, cuarcita y areniscas medianamente alteradas (Luengo, G. et al, 1990) Conos de deyección antiguos (QIII-I) que permanecen remanentes a depósitos aluviales muy antiguos (Pleistoceno inferior) que fueron desmantelados por la torrencialidad del Río Chama. Su avanzado nivel de deformación estructural lo hacen asemejarse a colinas redondeadas, muy disceptadas por el Caño Seco y sus afluentes superiores, que le determinan desniveles entre 3 y 5m y una pendiente promedio de 20 %. Abanicos aluviales (AA) que se representan como unidades deposicionales formadas en los sitios de entrada a la planicie de los Ríos Chama y Onia, producto del relleno y acarreo de material retomado por estos Ríos en violentas crecidas. Napas de desborde y de explayamiento (ND y NE), las cuales constituyen grandes extensiones de la zona baja (planicies) del área de estudio, de depósitos de material aluvial fino (limos) originado por el derrame generalizado de las aguas del Río Chama (explayamiento), o por la acumulación libre de material aluvial sobre su lecho de inundación durante el desbordamiento general izado del Río (desbordamiento). Sus pendientes son siempre menores al 3 % y las caracteriza un nivel freático muy alto (menor a 1 m.). Diques y derrames laterales y colmatados (D-D1), constituyen un camellón alargado, estrecho, convexo, y situado en las orillas del lecho del Río Chama, tratándose de una acumulación aluvial arenosa originada por la descarga de un exceso de material acarreado por el Río Chama durante muchos de sus desbordamientos. Entalles y Escarpes (E-e), se trata de zonas terminales de acumulaciones aluviales de terrazas y conos, producidas por la socavación basal de los cursos de agua, o por una dinámica combinada de tectónica y erosión fluvial. Estas superficies están estabilizadas por la vegetación arbórea y gramíneas. 1.8.7. Suelos

Con excepción de los suelos desarrollados al sur de la ciudad en el sector propiamente de colinas, que corresponden a suelos residuales formados sobre roca “in situ", el resto del espacio de El Vigía y su área inmediata, está caracterizada por 10

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 1. MARCO REFERENCIAL

suelos de tipo aluvio-coluvial y fluvio-aluvial que se originaron a partir de materiales transportados por los Ríos Chama y Onia y quebradas o caños afluentes a ellos como: Bubuquí, Arenoso, La Macana, Amarillo, Seco y De Ojo (Luengo, G. et al, 1990). Además, se clasifican tres grandes unidades en relación a su evolución pedogenética y su potencial con fines, de drenaje y capacidad de uso agropecuaRío: entisoles, inseptisoles y ultisoles.

11

Capítulo 2 Marco Teórico

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

2.1. 2.1.1.

Conceptos y Parámetros Hidrogeológicos Cuenca Hidrográfica:

Se entiende por cuenca hidrográfica al el espacio delimitado por la unión de todas las cabeceras que forman el Río principal o el territorio drenado por un único sistema de drenaje natural, es decir, que drena sus aguas al mar a través de un único Río, o que vierte sus aguas a un único lago endorreico (González de Vallejo L. et al, 2002). 2.1.2. Cuenca Hidrológica

Las cuencas hidrológicas son unidades morfológicas integrales y además de incluir todo lo dicho en el concepto de cuenca hidrográfica, abarcan también la estructura hidrogeológica subterránea de los acuíferos. Dependiendo de la geología del sitio, estas cuencas pueden ser diferentes, ya que en muchos sitios es normal que el agua subterránea se mueva en direcciones diferentes que la superficial y aflore en sitios diferentes a la de la cuenca donde cayeron las precipitaciones que la alimentan (González de Vallejo L. et al, 2002). 2.1.3. Acuíferos

Son formaciones geológicas subterráneas capaces de almacenar y transmitir agua (gravas, arenas, materiales calizos, entre otros); poseen alta capacidad de drenaje en las que se pueden perforar pozos y sondeos con el fin de satisfacer las necesidades de abastecimiento, agricultura, industria, ganaderías, entre otros. Las formaciones geológicas según su capacidad para almacenar y transmitir el agua desde el punto de vista hidrogeológico se dividen en: 2.1.3.1. Acuitardos

Se denomina a aquellas formaciones geológicas semipermeables (limos, arenas limosas, arenas arcillosas, entre otros) capaces de almacenar el agua en cantidades muy importantes, pero la transmiten con dificultad por lo que su capacidad de drenaje es media a baja (González de Vallejo L. et al, 2002). 2.1.3.2. Acuicludos

Son formaciones que pueden almacenar el agua en grandes cantidades, pero no tienen la posibilidad de transmitirla y se drenan con mucha dificultad (González de Vallejo L. et al, 2002). 2.1.3.3. Acuifugos

Formaciones geológicas incapaces de almacenar y transmitir el agua; están representados por las rocas compactas, como granitos y gneises, y a veces incluso calizas muy compactas sin carstificar; se muestran como impermeables salvo que existan fracturas que pueden permitir flujo (González de Vallejo L. et al, 2002). Según sus circunstancias hidráulicas y estructurales, los acuíferos pueden funcionar de tres distintas formas: 13

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

Acuífero libre Son aquellos en que el agua subterránea presenta una superficie libre, sujeta a la presión atmosférica, como límite superior de la zona de saturación. Esta superficie libre se conoce como superficie freática y el nivel a que ella se eleva, respecto a otro de referencia, nivel freático. Está formado en general por un estrato permeable parcialmente saturado de agua que yace sobre otro estrato impermeable o relativamente impermeable. (González de Vallejo L. et al, 2002). Acuífero confinado Son aquellos que están aislados en el subsuelo, rodeados de materiales impermeables por todos sus lados. En este tipo de acuífero, el agua que contienen está sometida a cierta presión, superior a la atmosférica y ocupa la totalidad de los poros o huecos de la Formación geológica, saturándola totalmente. Están sellados por materiales impermeables que no permiten que el agua ascienda hasta igualar su presión a la atmosférica (González de Vallejo L. et al, 2002). Acuífero semiconfinado Son acuíferos completamente saturados, sometidos a presión, que están limitados en su parte superior por una capa semipermeable (acuitardo) y en su parte inferior por una capa impermeable (acuífugo) o también por otro acuitardo. En este tipo de acuífero, la disminución de la carga piezométrica originada por el bombeo, por ejemplo, inducirá un flujo vertical del agua contenida en el acuitardo, que actuará como recarga del acuífero (González de Vallejo L. et al, 2002).

Figura 2.1: Tipos de Acuíferos Fuente:http://legado.inea.org/web/materiales/web/riego.jpg

14

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

2.1.4.

Propiedades de los acuíferos

Los acuíferos poseen propiedades que los caracterizan y se denominan parámetros hidrogeológicos, estas son: 2.1.4.1. Porosidad

Determina la capacidad de almacenar agua de un acuífero. Es la relación entre el volumen de huecos y el volumen total de una roca. Es un parámetro adimensional y depende únicamente de la constitución de la roca o suelo. 2.1.4.2. Coeficiente de Almacenamiento

Representa la capacidad para liberar agua de un acuífero. Es un parámetro físico referido al volumen cedido por unidad de volumen de acuífero y, al igual que la porosidad, es adimensional. La forma en que las formaciones geológicas permeables liberan agua es distinta según su situación en la naturaleza y el estado de sus niveles piezométricos. 2.1.4.3. Permeabilidad

Es el parámetro que permite evaluar la capacidad de transmitir agua de una Formación en función de la textura de la misma, sin relacionarla con su estructura o forma geométrica. 2.1.4.4. Transmisividad

Es el parámetro definido para evaluar la capacidad de transmitir agua de los acuíferos, teniendo en cuenta no sólo la textura del acuífero y las características del fluido, sino también las características estructurales o geométricas. Se define como el producto de la conductividad hidráulica y el espesor del acuífero. 2.1.5. 2.1.5.1. Conceptos Geofísicos Resistividad

Es la capacidad que posee un cuerpo para dificultar el paso de corriente eléctrica a través de el, además, es una propiedad inversa a la conductividad eléctrica y generalmente se expresa en ohm por metro (Ω.m). La resistividad de la mayoría de las rocas y sedimentos secos es elevada, por lo que actúan como semiconductores, o conductores de baja capacidad. Este comportamiento cambia significativamente cuando las fisuras o los poros están ocupados por agua, lo que genera una disminución de la resistividad, o lo que es lo mismo en aumento en la capacidad de conducción de la corriente eléctrica.

15

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

Figura 2.2: Medición de la resistividad y orientación de electródos. Fuente: Orellana, 1982 Además del grado de saturación también incide en la resistividad del medio, el contenido salino del agua; a mayor salinidad, menor resistividad y viceversa. Los contrastes en las resistividades son los que permiten aplicar exitosamente los métodos de prospección geoeléctrica mediante la inyección de corrientes continuas. Son pocos los componentes geológicos subsaturados o secos, que presentan baja resistividad o alta conductividad entre los que pueden mencionarse a minerales metálicos como calcopirita, pirita, magnetita, galena, pirrotina, etc. Las mediciones de resistividad se realizan sobre muestras de rocas o sedimentos extraídos de afloramientos, canteras, calicatas, o perforaciones. Como todas las determinaciones litológicas de laboratorio, su mayor limitación radica en el tamaño reducido de la muestra respecto al medio natural y a la alteración en las propiedades físicas (porosidad, permeabilidad) e hidráulicas (grado de saturación y composición química del agua poral) al efectuar la extracción, el almacenamiento y el transporte hasta el laboratorio. Su mayor ventaja es el bajo costo y la rapidez en la obtención de resultados. 2.1.5.2. Métodos Geofísicos para Prospección de Aguas Subterráneas

Método Eléctrico Este métod utiliza las variaciones de las propiedades eléctricas, de las rocas y minerales, y más especialmente su resistividad. Generalmente, emplean un campo artificial eléctrico creado en la superficie por el paso de una corriente en el subsuelo y son empleados como métodos de reconocimiento y de detalle, sobre todo en prospección de aguas subterráneas (Gourcyl, 2003).

16

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

Figura 2.3: Distribución de agua en el subsuelo.
Fuente: Calvetty, 2004

Método Resistivo Este método permite suministrar una información cuantitativa de las propiedades conductoras del subsuelo y se puede determinar aproximadamente la distribución vertical de su resistividad. El método de resistividades permite no sólo el estudio de formaciones subhorizontales, sino también la determinación de formaciones subverticales (fallas, filones, zonas de contacto, entre otros).

Método de Sondeo Eléctrico Vertical (SEV) Este método utiliza corriente continua producida por generadores artificiales (SEV). Encuentra su aplicación principal en regiones cuya estructura geológica puede considerarse formada por estratos horizontales. La finalidad del SEV es la determinación de las profundidades de las capas del subsuelo y las resistividades o conductividades eléctricas de las mismas, mediante mediciones efectuadas en superficie.

17

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

Cuadro 2.1: Resistividad de algunas rocas y minerales. Fuente: Calvetty, 2004

Interpretación de SEV El objetivo de la prospección geoeléctrica es establecer la conformación del subsuelo mediante la ubicación espacial de las capas resistivas (perfil geoeléctrico) para posteriormente transformar el perfil geoeléctrico en otro, que represente los caracteres geológicos subterráneos (perfil geológico). Para identificar las profundidades de las capas con diferentes resistividades, deben compararse las curvas obtenidas en el campo con otras confeccionadas en gabinete que se denominan curvas teóricas y la comparación entre curvas de campo y teóricas puede realizarse en forma manual, cuando las capas involucradas son 2 o 3. En la figura 2.4 se muestra el ábaco utilizado para dos capas. El procedimiento manual se complica cuando la cantidad de capas involucradas es 4 o más, pero esta limitación puede mejorarse sensiblemente mediante el uso de programas de computo preparados para las computadoras personales a partir de 1970. Los softwares actuales realizan una rápida comparación de las curvas de campo con las teóricas y por ende también permiten una rápida solución del problema. Entre estos, los empleados con más frecuencia son los desarrollados por Johansen (1975) que requiere de un corte geoeléctrico inicial aproximado. Este último es el más utilizado en la actualidad y se basa en la interpretación automática de los SEV (Schlumberger o Wenner), mediante un método iterativo para ajustar las resistivida18

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

des aparentes y los espaciamientos electródicos, a las resistividades específicas o reales y a las profundidades de las capas involucradas.

Figura 2.4: Ábaco utilizado para dos capas resistivas. Fuente: Orellana, 1966 Configuración Electródica Para la exploración eléctrica se utilizan principalmente dos arreglos electródicos que son Schlumberger y Wenner, para el caso de esta investigación se considerará solamente el tipo Wenner. Los sondeos eléctricos verticales (SEV) permiten ofrecer una visión general de las unidades geoeléctricas y litológicas en el subsuelo del área.

19

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

Figura 2.5: Configuración de electrodos para la exploración eléctrica.
Fuente: http://www.cuevadelcivil.com/2011/08/metodo-geoelectrico-de-resistencia.html

El SEV general consiste en hacer una serie de mediciones con arreglo electródico de 4 polos, para obtener la resistividad a distintas profundidades en un punto dado de la superficie. En relación a la figura 2.5, los electrodos de potencial ( M , N ) se fijan en una posición y se toman varias lecturas moviendo los electrodos de corriente ( A , B ) hasta obtener un máximo de separación. Arreglo Tipo Wenner Se dispone de 4 electródos colocados con una estructura determinada, lo que se denomina "dispositivo electródico". Según Orellana (1982), los dispositivos electródicos, en general, constan de cuatro electródos; dos de ellos: A y B, por los que la corriente entra al suelo, y los otros dos: M y N, entre los cuales se mide la diferencia de potencial creada por los A y B. Estos han de ir unidos, por medio de cables aislados, a un generador eléctrico provisto de un amperímetro. Los M y N, análogamente van unidos a un instrumento capaz de medir la diferencia de potencial entre ellas. Tenemos así dos circuitos independientes. El primero recibe los nombres de circuito de corriente o de emisión; el segundo, circuito de potencial o de medición. En este tipo de arreglo (Wenner) la separación entre los electrodos AM, MN y NB se va variando por un factor “n”. Manteniéndola constante durante todas las mediciones.

Figura 2.6: Medidas en el dispositivo Wenner Fuente: Molina, 2006 20

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

El dispositivo Wenner, mantiene idénticas las tres distancias: AM = MN = NB, de modo que si se mueven A y B, también hay que mover M y N. Curvas Geoeléctricas e Interpretación Un SEV puede realizarse sobre cualquier combinación de formaciones geológicas, pero para que la curva de resistividad aparente obtenida sea interpretable, el subsuelo debe estar formado por capas horizontales y homogéneas. En muchos casos la realidad se acerca lo suficiente a esta descripción teórica como para que los resultados sean aprovechables. En otros casos, el procedimiento no es aplicable. Un corte geoeléctrico de n capas se compone de los siguientes datos: n valores de resistividad y n-1 espesores (no se conoce el espesor de la última capa). Cortes de dos capas Solamente pueden presentarse dos posibilidades: ρ1 > ρ2 y ρ1 < ρ2 . No reciben nomenclatura específica. Suponiendo un ejemplo donde: ρ1 =100 Ω.m (Arenas) y ρ2 =20 Ω.m (Limos). Si comenzamos la realización de un SEV, suponiendo que en la primera medida el flujo eléctrico pasa solamente por la primera capa, y obtendríamos unaρ a igual a la ρ1 de la primera capa: 100 Ω.m. Al realizar la segunda medida, parte del flujo eléctrico pasaría por la segunda capa, por lo que el valor de ρa obtenido estaría entre 100 Ω.m y 20 Ω.m , por ejemplo 96 Ω.m. A medida que fuéramos abriendo la distancia AB, la corriente iría circulando a profundidad creciente, por lo que cada vez sería mayor la fracción del flujo eléctrico que circularía por la capa de 20 Ω.m. Consecuentemente, los valores de ρa siempre estarían entre 100 Ω.m y 20 Ω.m, pero se irían acercando asintóticamente a 20 Ω.m a medida que fuéramos abriendo AB considerando la separación en Wenner. Cortes de tres capas Supongamos que bajo las dos capas del ejemplo anterior existe una tercera de mayor resistividad (600 Ω.m). En ese caso, cuando la curva que vimos estuviera bajando desde 100 hacia 20, en algún momento comenzará a subir hacia 600. Esto será debido a que cuando el flujo eléctrico circule a suficiente profundidad, una parte comenzará a atravesar la Formación más profunda de 600 Ω.m, por lo que el valor medio que calculamos en superficie debe aumentar.

21

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

Figura 2.7: Relación de cortes en 3 capas con curvas geoeléctricas Fuente: http://web.usal.es/~javisan/hidro/corte.jpg Cuando el subsuelo se compone de tres capas, se admiten cuatro posibilidades: Tipo H.- La segunda es la menos resistiva de las tres, o sea: ρ1 > ρ2 < 3 Tipo K.- La segunda es la más resistiva de las tres, o sea: ρ1 < ρ2 > ρ3 Tipo A.- La resistividad va aumentando con la profundidad, o sea: ρ1 < ρ2 < ρ3 Tipo Q.- La resistividad va disminuyendo con la profundidad, o sea: ρ1 > ρ2 > ρ3 Cortes de cuatro y más capas Un corte geoeléctrico de cuatro o más capas se descompone en intervalos de 3 en 3, dándole la nomenclatura correspondiente a cada tramo de 3. Por ejemplo, en la figura de abajo vemos que las tres primeras forman un tipo H. La 2ª, 3ª y 4ª dan lugar a un tipo K (la del medio es la mayor de las tres) y, finalmente, las capas 3ª, 4ª y 5ª son de tipo Q. Por tanto, el corte completo, una vez interpretado se diría que es de tipo HKQ.

Figura 2.8: Corte de cuatro capas Fuente: http://web.usal.es/~javisan/hidro/corte4.jpg

22

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

Conductancia Longitudinal y Resistencia Transversal La conductancia longitudinal y resistencia transversal son conceptos que se introducen respecto a la relación que existe entre el flujo de la corriente eléctrica y la orientación que esta asume al atravesar una capa resistiva o conductora en el subsuelo. Cuando la corriente pasa de una capa conductora a una muy resistiva, tiende a fluir perpendicularmente a los límites entre ambas capas, mientras que al pasar la corriente a través de una capa conductora tiende a hacerlo en dirección de la estratificación. Se denomina conductancia longitudinal a la inversa de la resistencia, se representa con la letra S y es la capacidad de las capas del subsuelo en permitir el paso de la corriente eléctrica a través de ellas de forma paralela. Se denomina resistencia transversal a la propiedad que tienen las capas del subsuelo de oponerse al flujo de corriente eléctrica y se denomina con la letra T. La resistencia transversal es inversamente proporcional a la conductancia como se observa en las fórmulas a continuación: Si = ei ρi

Ti = ei .ρi 2.1.6. Modelo Hidrogeológico

En una representación en dos o tres dimensiones que sintetiza las condiciones básicas y dinámicas de las aguas subterránea en el subsuelo y sus relaciones con los cuerpos de agua superficial y los aportes atmosféricos. Se realizan con base en el análisis e interpretación de información geológica, hidrológica, hidráulica, hidroquímica e isotópica, los cuales a su vez pueden ser del tipo conceptual o matemático. Tipos de Modelos Hidrogeológicos De Predicción: usados para hacer estimaciones del comportamiento futuro del acuífero. Requieren calibración. Interpretativos: usados para estudiar la dinámica del sistema y/o organizar datos de campo, no requieren calibración. Genéricos: usados para analizar el flujo en un sistema hidrogeológico hipotético (interacciones Ríos –acuíferos), ayudan a dar pautas de regulación para una región específica, no necesariamente requieren calibración. Matemáticos: consisten en la representación virtual del medio físico en un ordenador, que, mediante las operaciones adecuadas, calculará la evolución de los niveles y el flujo hídrico producido según incrementos de tiempo que se soliciten (Linares M. 2003).

23

Capítulo 3 Marco Geológico

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 3. MARCO GEOLÓGICO

3.1.

Geología Regional

Los Andes venezolanos constituyen un sistema montañoso integrado por la Cordillera de Perijá y la Cordillera de Mérida. La primera, sin embargo, pertenece en gran parte a Colombia. Los Andes venezolanos propiamente dichos, comienzan en el suroeste en la depresión del Táchira, desde donde se extienden en dirección noreste hasta la depresión de Barquisimeto-Acarigua en los Estados Lara y Cojedes (FUDENA, 2008). Los Andes venezolanos son un complejo orográfico-tectónico, se encuentra ubicado al noroeste de Venezuela, está constituido por los estados: Mérida, Táchira, Trujillo y una parte no muy grande de Barinas, Apure, Portuguesa y Lara. Toda la cadena constituye una culminación topográfico-tectónica, centrada en los alrededores de la ciudad de Mérida, donde se presentan los picos más elevados (Bolívar, 5.007 metros) y las unidades más antiguas (Grupo Iglesias, Precámbrico Superior). Los Andes de Venezuela establece la separación entre dos cuencas hidrográficas: la de Apure-Orinoco y la del Lago de Maracaibo (Léxico Estratigráfico de Venezuela, 1997).

3.2.

Origen de la Cordillera Andina de Venezuela

Los Andes Venezolanos forman una estructura geológica muy compleja, de gneises y esquistos que han experimentado intenso metamorfismo, intrusiones graníticas y algunas básicas, formando mantos (Sills) y diques. El complejo andino ha sido recubierto en parte, por areniscas, pizarras, calizas, conglomerados y material morrénico, lo que ha dificultado su estudio. El origen de Los Andes venezolanos, tiene cierta relación con las orogenias del Precámbrico y Paleozoico (Léxico Estratigráfico de Venezuela, 1997).

3.2.1.

Orogénesis Calcedónica

Esta orogénesis afectó la mayor parte de Europa y América del Norte, posiblemente hacia el occidente de Venezuela se formó un enorme geosinclinal cubierto por un mar poco profundo (somero), que sirvió de cuenca receptora a los sedimentos acarreados por las corrientes fluviales y provenientes de tierras vecinas. Este ciclo orogénico comenzó en el Precámbrico, con el enorme peso de los sedimentos recibidos, el geosinclinal, entró paulatinamente en su fase de hundimiento. Posteriormente, a causa de las fuerzas compresionales, las potentes capas sedimentarias, se plegaron hasta dar comienzo al levantamiento de la zona comprimida y fueron afectadas por algunas intrusiones graníticas y de rocas básicas. Este primer ciclo orogénico está representado por la Formación Bella Vista y el Grupo Iglesias, como las secuencias más antiguas de los Andes venezolanos. Le sigue la Formación Caparo, del Paleozoico, intrusionada por diques graníticos y fosilíferos (Léxico Estratigráfico de Venezuela, 1997).

25

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 3. MARCO GEOLÓGICO

3.2.2.

Orogénesis Herciniana

Se origina un nuevo geosinclinal, donde los detritos de los desgastados relieves erosionados rellenaron la nueva depresión. Se da origen entonces a las formaciones Mucuchachí, la Formación Sabaneta y la Formación Palmarito. Cerrando el ciclo, sobre el flanco de Los Andes, se depositaron enormes capas de conglomerados y areniscas fosilíferas de la Formación La Quinta, del Triásico superior al Jurásico inferior. Una vez desgastada la superestructura de la orogénesis Herciniana, al comienzo del Cretáceo inferior, una nueva invasión marina (transgresión), cubre la mayor parte del Norte y Occidente de Venezuela. Y en el Cretáceo Superior, las aguas de esos mares poco profundos, llegan casi hasta el actual arco del Orinoco, bordeando el Escudo de Guayana y formando un gran geosinclinal (Colombo-Venezolano), que marca el comienzo de la Orogénesis Alpina, formándose el surco Táchira y Trujillo. La secuencia estratigráfica que la representa es la Formación Colón (lutitas y calizas fosilíferas, areniscas y conglomerados) (Léxico Estratigráfico de Venezuela, 1997). Al comienzo del Cenozoico, en el Paleoceno-Eoceno (Pleógeno), hay una retirada del mar cretáceo (regresión marina). Quedando cubierto por los mares poco profundos (epicontinentales), el Occidente de Venezuela, a la vez que surgía la Cordillera de la Costa, quedan hacia el Centro Norte y parte Nor-Oriental algunas tierras sumergidas. Al terminar el peRíodo Eoceno superior, una nueva transgresión marina cubre el Occidente y Norte de Venezuela, tal como ocurrió en el Cretáceo inferior. Durante el Oligoceno inferior, una nueva regresión marina permite el paulatino levantamiento de Los Andes Venezolanos, y sólo queda invadida por los mares epicontinentales, el área de Tucacas y la región que actualmente es ocupada por la Cuenca petrolífera del Oriente del país. En el Oligoceno superior y el Mioceno, se ensancha el mar transgresivo que ocupan Los Llanos, mientras que un mar norteño invade las costas bajas de Anzoátegui y, todo el Estado Falcón, al paso que Los Andes, continúan su parte axial dos ante fosas: Hacia el Norte, la cuenca de los Llanos de Barinas-Apure (Léxico Estratigráfico de Venezuela, 1997). El levantamiento andino, durante el Mioceno superior ocasiono la erosión y sedimentación de grandes volúmenes de material detrítico, que en parte rellenaron la ante fosa y la cuenca del lago, y en parte se depositaron en ambos flancos de la cordillera emergente. Ambos tipos de material convergen bajo el manto aluvial del lago de Maracaibo.

3.3.

Geología Local

En el sector las acumulaciones cenozoicas cubren un gran porcentaje del área estudiada, correspondiendo en buena parte a la planicie aluvial del Chama y Onia, las terrazas de El Vigía y La Blanca y los complejos fluvioaluviales asociados a ellas. En menor proporción el área se conforma enteramente por las formaciones 26

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 3. MARCO GEOLÓGICO

arcillosas de Palmar y Betijoque

3.3.1.

Formación Palmar

Edad: Cenozoico (TerciaRío: Mioceno). Descripción Litológica: Un sistema de conglomerados basales de color rojo y gris verdoso, de granos medios a gruesos, generalmente angulares o subangulares Areniscas de color gris claro, triables, de grano fino y localmente conglomeráticas Lutitas grises, duras, localmente carbonáceas, a veces con restos de plantas fósiles. Esta Formación aflora hacia toda la zona sur del caseRío la Blanca, entre el Río Chama y Caño Seco. Su fuerte agrietamiento permite una alta infiltración del agua que se refleja en la presencia de cárcavas, surcos de escurrimiento intenso, y de solifluxión pelicular que afecta todo el manto de alteritas. Esta Formación resulta de baja resistencia y pobres condiciones para fundar, los cortes efectuados sobre este material tienden a ser bajos a medianamente estables (Luengo, G. et al, 1990).

3.3.2.

Formación Betijoque (Grupo Guayabo)

Edad: Cenozoico (TerciaRío: Mioceno tardío - Plioceno). Descripción Litológica: Los elementos más destacados son capas de conglomerados macizos, de hasta doce metros de espesor, que forman 25 % de la unidad; en la mitad superior los conglomerados son mal escogidos, mal cementados y más gruesos. La mayor parte de la unidad consiste de arcillas macizas de color gris verdoso oscuro que grada localmente a pardo y negro, generalmente arenosas, y localmente carbonáceas y fosilíferas (restos de plantas). También se presentan areniscas mal cementadas y mal escogidas, y limolitas en estratos delgados a macizas, con mucha intergradación lateral entre los cuatro tipos de rocas (Léxico Estratigráfico de Venezuela, 1997). Feo Codecido (1956) describe las "formaciones" Vichú y Sanalejos como equivalentes de las partes inferiores y superiores, respectivamente, de la Formación Betijoque de SUTTON. La unidad superior se caracteriza por capas muy macizas de conglomerados gruesos, prácticamente ausentes en la inferior. El Miembro Vichú consiste de areniscas, arcilitas y ocasionales conglomerados. El rango formacional actual de Betijoque convierte estas dos subdivisiones en miembros. La Formación Betijoque es de ambiente continental, de origen fluvial con abanicos y planicies aluviales, corresponde a la facies de la molasa (Léxico Estratigráfico de Venezuela, 1997). Esta Formación conforma todo el sistema colinado que se desarrolla en la parte alta de la Panamericana entre los Ríos Chama y Onia. El bajo grado de cohesión del material Litológico, el mediano grado de diaclasamiento (7-10 diaclasas 27

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 3. MARCO GEOLÓGICO

por mt2) y su comportamiento inestable ante los cortes, ha generado efectos de desplazamientos lentos por procesos de movimientos en masa en forma de solifluxión pelicular y terracetas, es generalmente impermeable pero presenta localmente filtraciones debido a permeabilidad primaria (Luengo, G. et al, 1990).

3.3.3.

Cenozoico

El Cenozoico es el último peRíodo de la era cenozoica, que comprende los últimos 2 millones de años de la historia geológica de la tierra. Se divide en dos épocas: el pleistoceno y el Holoceno. Durante el Cenozoico ocurrió una considerable actividad tectónica, cuya más dramática evidencia es la amplitud del relieve actual de Los Andes Centrales de Venezuela (Léxico Estratigráfico de Venezuela, 1997). Estos depósitos están caracterizados por presentar aluviones recientes y terrazas.

Figura 3.1: Columna estratigráfica de los andes venezolanos. Fuente: Ramírez M. et al., (2004) Corresponde a depósitos de origen aluvial de litología variada, que calca las características litológicas de las formaciones geológicas circundantes. El material generalmente es mal estratificado y seleccionado, correspondiendo a fragmentos de rocas graníticas, gneises, cuarcitas, esquistos y areniscas, de variado grado de desgaste, y muy heterométrica, formando sistemas de depósito tanto longitudinales como transversales, acumulados en forma de terrazas, conos, explayamientos y desbordamientos aluviales, áreas de colmatación y diques aluviales, reflejo en parte de la gran torrencialidad que caracterizó a la mayoría de los sistemas de drenaje que surcaron el área (Luengo, G. et al, 1990).

28

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 3. MARCO GEOLÓGICO

Las formas de terrazas (destacándose dentro de ellas la de El Vigía, La Blanca, Las Brisas, Vega del Chama y la de Onia), consisten litológicamente de gravas macizas de areniscas, granitos, cuarcitas y gneis, bastante alterados, intercalados con una matriz arenosa de coloración rojiza. Su profundidad es variada llegando a alcanzar en las de edad más viejas (Caño La Macana y El Raicero) más de 25m de espesor los sedimentos. En el caso de las planicies aluviales de explayamiento y desborde del Chama, Onia y Mucujepe, están conformadas por mantos de grava, granzón y arena de profundidad variada, por lo general menores a 1,7m; afectados por un nivel alto de la mesa de agua, dependiendo de su cercanía a los cursos de agua. (Luengo, G. et al, 1990).

3.4.

Geología Estructural

Desde el punto de vista estructural el área de estudio se caracteriza por ser una zona poco deformada; las estructuras se refieren básicamente a las fallas interformacionales del Aserradero y de la Fundición que atraviesan el sitio de la ciudad en sentido SW-NE, y un presumible sinclinal de bajos ángulos de buzamiento que se observa en la parte más alta de las colinas al sur de la ciudad, en zona de contacto con las vertientes de montaña propiamente dichas. Toda el área de estudio es parte del gran sistema de fallas de Boconó, distinguiéndose una falla principal que atraviesa todo el piedemonte entre La Fría y Betijoque y que actúa como línea diferenciable de las dos grandes Regiones Fisiográficas de la Cordillera de Los Andes y de la Depresión del Lago de Maracaibo. En cuanto a las fallas locales los depósitos de cuaternaRío que conforman las terrazas colinadas al sur de la ciudad se encuentran cortados por dos fallas de dirección NE-SW: la de la Fundición y la de El Aserradero. Estas fallas delimitan la topografía urbana al determinar la Formación de valles disimétricos cuyas vertientes están constituidas por escarpes de falla de hasta 5m de altura. En el caño Bubuquí se produce una erosión vertical unida al factor tectónico, representado por la falla de la Fundición produciendo un talud de 15m de altura, el cual separa los barrios Sur América y La Inmaculada.

29

Capítulo 4 Marco Metodológico

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

El desarrollo de esta investigación se realiza de forma secuencial según una serie de pasos aplicados de manera metodológica. Desde la adquisición de datos hasta su procesamiento y posterior interpretación se emplea cada etapa de la metodología con la finalidad de cumplir con los objetivos establecidos en la investigación. Dicha metodología se observa en el esquema a continuación.

Figura 4.1: Esquema de la metodología utilizada 4.1. Revisión Bibliográfica

En esta etapa se realiza la búsqueda y recopilación de la información documental relacionada con el área de estudio para conocer sus características geológicas, geomorfológicas, geográficas, topográficas e hídricas. Se consulta material bibliográfico, hemerográfico, fotografías aéreas, tesis de grado, material digital y artículos científicos relacionados con el área de interés. Se recopilan fundamentos teóricos que sirvan de apoyo para establecer un conocimiento previo de la zona, como: Ubicación de las estaciones medidoras de precipitación y evaporación 31

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Información de pluviometría, vegetación, temperatura, etc. Verificación cualitativa de la presencia de peRíodos secos y lluviosos en los años de registro las estaciones medidoras de precipitación, evaporación y escorrentía que se usarán en el estudio para la calibración del modelo. Para efectos de esta investigación se considera en su mayoría la información geomorfológica y climática de la ciudad de El Vigía que maneja la alcaldía de dicha zona Se obtiene información y documentación sobre el uso del programa IPI2WIN para procesar los datos geoeléctricos que se toman en la etapa de campo, así como de aquellos sistemas de información geográfica (SIG) que permiten elaborar mapas para interpretar la información de manera gráfica y georreferenciada. 4.2. Estudio Pre - Campo

Previo a la etapa de campo se realiza la interpretación de las fotografías aéreas y se aprovisiona de las herramientas y equipos a utilizar en la etapa de campo. Esta etapa corresponde con la revisión de cartografía antes de asistir al campo, donde se establecen las zonas prospectivas para sondeos, vías y disponibilidad de acceso para acelerar la adquisición de los datos geoeléctricos. Las hojas recopiladas de los mapas topográficos de Venezuela, específicamente del Vigía fué la carta 5841, a escala 1:100000 provista por la Universidad de Los Andes, así como las fotografías aéreas utilizadas que fueron las 010255-038 y 010255-039 (ver apéndice D). Para el estudio fotogeológico se utiliza el par de fotografías ya que se necesita analizarlas utilizando un estereoscopio, el cual se encarga de la creación de la ilusión de profundidad en las imágenes presentando una imagen ligeramente diferente a cada ojo por medio de un solape del 60 % en cada fotografía aérea. Una vez obtenida la estereoscopía con las imágenes se procede a identificar los cuerpos de rocas aflorantes en la zona, identificación de zonas con poca variación de cotas topográficas en el terreno y vías de acceso, así como la relación litológica con las formaciones geológicas presentes en el sector y su configuración estructural. Los mapas topográficos permiten determinar vías de acceso y variaciones topográficas del terreno que pudieran representar limitaciones de acceso en el área de interés, a su vez delimitar los sectores poblados presentes, específicamente el sector Buenos Aires. 4.3. 4.3.1. Estudio de Campo Reconocimiento de la zona

Luego de analizar las fotografías aéreas y los mapas topográficos se asiste al área de estudio para reconocer y validar la información previa a la etapa de campo. Se realiza un recorrido de reconocimiento general de todo el sector para establecer las zonas adecuadas donde realizar los sondeos eléctricos verticales, siendo estos 32

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

los que arrojan los datos geoeléctricos que permiten investigar el comportamiento de los estratos del subsuelo, así como la existencia o no de acuíferos en el sector. 4.3.2. Toma de datos de pozos existentes

Se localizan los pozos perforados previamente a lo largo de toda el área de estudio que contengan información litológica registrada para correlacionar dicha información tangible con la información obtenida por medio de métodos geofísicos indirectos empleados en la investigación y de esta forma validar los materiales que conforman el subsuelo del área y reducir la incertidumbre interpretativa lo más posible. 4.3.3. Adquisición de datos geoeléctricos

La adquisición de datos geoeléctricos consiste en la obtención de las mediciones realizadas por un instrumento geofísico llamado resistivímetro que se encarga de inyectar corriente al subsuelo por medio de electródos y recibirla en forma de potencial arrojando resultados en Ω.m que corresponden la resistencia que opone el subsuelo para dejar pasar a la corriente eléctrica a través de él. Lo antes mencionado constituye la realización de sondeos eléctricos verticales y se realiza según el arreglo tipo Wenner. 4.3.3.1. Instrumentos a utilizar para realizar los sondeos eléctricos verticales (SEV)

Se emplea el arreglo tipo Wenner para los sondeos eléctricos verticales según la configuración que se muestra en la figura 4.2.

Figura 4.2: Configuración equidistante del arreglo tipo Wenner en el SEV

33

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Instrumentos de medición y materiales necesarios:

Figura 4.3: Resistivímetro de Nilsson

Figura 4.4: Electrodos de corriente

Figura 4.5: Electrodos de potencial 34

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Figura 4.6: Cinta métrica

Figura 4.7: Piqueta y martillo

Figura 4.8: Carrete de cableado y cables conectores 35

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Figura 4.9: Brújula

Figura 4.10: GPS Se realizan 20 SEV considerando orientaciones que permitieran aplicar dicho método y que abarcaran el mayor espacio posible en el área de interés, ya que esto genera la información geoeléctrica necesaria para procesar e interpretar datos que permiten determinar la configuración de los diferentes estratos del subsuelo en función de sus diferentes resistividades. Para la realización de los sondeos se consideran los siguientes parámetros para evitar anomalías en la medición: El área debe ser relativamente plana No deben haber tendidos eléctricos cerca que se encuentren por encima de la zona donde se realiza el sondeo El suelo no debe estar saturado de agua La sección del sondeo no debe posicionarse sobre tuberías Estas secciones geoeléctricas que representan cada sondeo eléctrico se correlacionan de acuerdo a la información litológica de la cual se disponga y se distribuyen espacialmente en un sistema de información geográfica considerando la georreferenciación del sector haciendo uso del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y 36

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

utilizando coordenadas UTM.

Figura 4.11: Tendido de la sección en el SEV 005 4.3.3.2. Procedimiento para la toma de datos geoeléctricos

Se extiende la cinta métrica a lo largo de una longitud de 20m cuidando de que esté bien estirada. Se coloca un electrodo de cobre en cada extremo de la cinta y se deja fijo en esa posición durante todo el sondeo. Se mide con una brújula la orientación del tendido donde se realizará el SEV. Se penetran en el terreno los electrodos de corriente y potencial separados a una distancia de 1m y de 0,33m respectivamente. Posteriormente, los electrodos de corriente se separarán progresivamente a cada 0,5m y los electrodos de potencial se separarán a cada 0,17m. Se conectan los cables desde los electrodos hasta el resistivímetro. Se hace funcionar el resistivímetro oprimiendo el botón de sensibilidad. Luego se debe considerar la lectura del ohmímetro hasta que la aguja permanezca en el centro de este, para lo cual se debe mover el multiplicador o el dial según sea necesario. Se anota la lectura obtenida en la planilla de datos geoeléctricos. Esto constituye la primera medida del sondeo. Se procede a desconectar los caimanes de los electrodos y se mueven para obtener una mayor apertura en la siguiente medición. 37

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Se repite el proceso de apertura para las mediciones subsiguientes hasta que ambos electrodos de corriente alcancen la misma posición que los electrodos de cobre colocados previamente en los extremos de la cinta, es decir a 10m de distancia del resistivímetro. 4.3.3.3. Medición de PH y Conductividad en Pozos

Para la medición del ph se requiere de un instrumento de medición llamado peachímetro (pHmetro), ver fig. 4.12. Este instrumento se encarga de la determinación de pH por medio de la comparación de concentraciones de protones en diferentes soluciones que se encuentran separadas por una fina membrana de vidrio.

Figura 4.12: Peachímetro Procedimiento para la medición del PH del agua: Se requiere de un pozo abierto donde el nivel freático pueda alcanzarse con un recipiente para la toma de muestra Se lava el recipiente con agua destilada, y se retira el exceso con papel absorbente. Calibrar el pHmetro, con las soluciones de referencia. La calibración consiste en sumergir el electrodo en la solución e ingresar el valor correspondiente. Enjuagar con agua destilada al cambiar de solución. Finalmente, cuando el equipo ya está calibrado, se sumerge el electrodo en la solución que se quiere medir y se indica el valor de pH en la pantalla digital.

38

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Con el mismo instrumento de medición se obtiene el valor de la conductividad del agua para para la muestra en cuestión, la cual se expresa en µS/cm.

Figura 4.13: Ubicación del pozo perforado previamente en el sector 4.4. Procesamiento de información

Esta etapa se procesan los datos geoeléctricos obtenidos en los sondeos utilizando diferentes programas computarizados, como lo son Excel 2007 para obtener valores de resistividades aparentes y el programa IPI2WIN que permite obtener valores de resistividades verdaderas y los espesores de los estratos del subsuelo. Se realiza el mapa base del área de estudio utilizando las fotografías aéreas, el mapa topográfico y programas de información geográfica (SIG) que permiten la digitalización de este, así como su georreferenciación por medio de las coordenadas UTM tomadas en campo con el GPS y a través del sistema de ubicación REGVEN. En el mismo mapa se representan las coordenadas de los puntos donde se ubican los sondeos eléctricos verticales, las vialidades principales, el sector poblado de Buenos aires, parte de El Vigía y las formaciones geológicas aflorantes en el sector.

39

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Con los datos geofísicos obtenidos por el instrumento de medición, se realiza una compilación, procesamiento y análisis para elaborar tablas, gráficos y secciones que permitirán obtener el modelo hidrogeológico.

Figura 4.14: Sondeos realizados en el área de estudio 4.4.1. Hoja de cálculo

Para el procesamiento de los datos geoeléctricos obtenidos en cada sondeo, se hace uso de hojas de cálculo (en este caso Excel 2010) que automatizan el proceso de obtención de las resistividades aparentes por medio de la realización de cálculos matemáticos previamente programados para cada una de las mediciones del sondeo. Los valores calculados son la resistencia R por medio de la multiplicación del valor del dial con el factor de multiplicación fm y se expresa en Ω, ambos son valores que se obtienen directamente del instrumento de medición de la resistividad del subsuelo (resistivímetro de Nilsson) y la ρ aparente se calcula multiplicando el doble valor de π por la resistencia R (previamente calculada) por la separación de cada medición S, de donde se deduce que el valor de ρ aparente depende de la resistencia R y de la distancia S . El resultado de dicho procesamiento se representa a manera de ejemplo en la tabla a continuación:

40

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Cuadro 4.1: Planilla de datos geoléctricos

4.4.2.

Programa geofísico IPI2WIN

El programa IPI2WIN se encarga de utilizar las resistividades aparentes para calcular las resistividades verdaderas y permite obtener modelos 1D de las curvas del sondeo eléctrico de manera semiautomática.

Figura 4.15: Archivo de resistividades con extensión .dat Este proceso es realizado a partir de un archivo con extensión .dat que contiene las resistividades aparentes obtenidas previamente cuya estructura debe ser espe41

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

cífica para que pueda ser reconocida por el IPI2WIN y se ilustra en la figura 4.15. La interfaz del programa refleja el comportamiento de las resistividades verdaderas y a su vez genera curvas que el intérprete puede ajustar editando configuraciones preestablecidas del programa para obtener el menor porcentaje de error posible. Además, genera una tabla que representa los diferentes estratos conformados por los diferentes tipos de resistividades calculadas donde les asigna un espesor por medio de cálculos iterativos a partir de la información geoeléctrica suministrada, ver figura 4.16.

Figura 4.16: Estratos del subsuelo generados por IPI2WIN Los resultados arrojados por el programa IPI2WIN deben compararse con tablas de resistividades que corresponden a litologías específicas para así darle una interpretación geológica. Una vez obtenidos los datos de resistividades verdaderas con el menor error posible se procede a construir seudo-secciones. Las seudo-secciones son correlaciones laterales de los SEV que muestran resistividades similares y que pueden ser agrupados considerando que no exista mucha distancia de separación entre ellos, que no hayan desniveles pronunciados y que formen una linea recta. 4.4.2.1. Construcción de seudo-secciones

Figura 4.17: Archivo .dat con 3 sondeos

42

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Cumpliendo las condiciones expuestas anteriormente se realizan 5 secciones entre los diferentes sondeos a partir de los 20 sondeos totales; algunas con 2 sondeos y otras utilizando 3 sondeos. El procedimiento para realizar seudo-secciones es el siguiente: 1. Se agrupan los datos de los sondeos en un mismo archivo .dat, ver figura 4.17. 2. Se abre el archivo .dat en el programa IPI2WIN, y se generan dos figuras: la seudo-sección y la sección de resistividad verdadera en la parte inferior. 3. Se manipulan los datos de opciones de parámetro para asignar la paleta de colores y establecer los valores mínimos y máximos de las resistividades, ver figuras 4.18 y 5.27.

Figura 4.18: Opciones de ajuste para seudo-secciones 4.4.3. Conductancia longitudinal y resistividad transversal

Se realizan mapas de conductancia para determinar el comportamiento de la permeabilidad en al área de estudio, lo cual a su vez se puede correlacionar con el tipo de material predominante. Estos mapas se realizan por medio de la interpolación de los valores de resistencia transversal y conductancia longitudinal calculados para cada sondeo realizado en el área de estudio. El mapa consiste en una degradación de colores que van del rojo al amarillo indicando los diferentes intervalos de resistividades y conductancias interpoladas respectivamente. Los valores de conductividad y resistividad se calculan para cada sondeo a una profundidad determinada. En este estudio dichos mapas se realizan para una profundidad de 5m, ya que es el el alcance máximo en promedio del resistivímetro utilizado abarcando una longitud de 20 metros en cada sondeo. Para calcular la conductancia longitudinal (S) se divide el espesor e a considerar (en este caso 5m) entre la resistividad promedio ρ de los estratos obtenidos para 43

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

cada perfil litológico. Si = ei ρi

Para calcular la resistividad transversal (T) se multiplica el espesor e a considerar (en este caso 5m) por la resistividad promedio ρ de los estratos obtenidos para cada perfil litológico. Ti = ei .ρi Para el SEV 001 los valores de resistividad y conductancia respectivamente son:

T1 = e1 .ρ1 T1 = 5m X 819Ω T1 = 4095 Ω.m Si =
ei ρi

Si =

5m 819Ω

Si = 0, 006105006 m/Ω

Se puede observar que ambas propiedades son inversamente proporcionales entre sí. Véase en el apéndice C la tabla completa de resistencias transversales y conductancias longitudinales calculadas para cada sondeo. 4.4.4. Resistividades características del área de estudio

Se desarrolla una tabla de resistividades que sirva de patrón para correlacionar la información de resistividades en Ω.m con la litología correspondiente en el área de estudio. Esta tabla debe representar las resistividades características del área de estudio según la litología existente para correlacionar los materiales que conformen los estratos del subsuelo. Se elabora la tabla de resistividades características en función del estudio fotogeológico de la zona (ver sección 5.1.1), el conocimiento previo de las formaciones presentes, la información litológica de pozos perforados en el distrito Alberto Adriani por la empresa RIPOCA en el año 1994 (ver apéndice E), la litología típica de la zonas proximales de conos de deyección, lo cual corresponde con el área de estudio, véase la tabla 5.1 resultante. El proceso para la elaboración de la tabla de resistividades se resume en: Considerar las resistividades obtenidas en los espesores calculados por el programa IPI2WIN en cada sondeo Comparar las resistividades obtenidas con las resistividades generales establecidas por Astier J. y Orellana (ver apéndice B) Usar el conocimiento geológico subyacente sobre tipos de rocas en relación a lo que se encuentra en al área de estudio Determinar asociaciones y relaciones lógicas que se adapten mejor dentro de los intervalos de resistividades que caracterizan litológicamente al sector Establecer valores de resistividades para las diferentes litologías encontradas de acuerdo a su estado saturado o seco. 44

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

4.4.5.

Correlación litológica

Para realizar la correlación litológica se consideran los perfiles litológicos obtenidos luego de la interpretación del tipo de material que existe en el subsuelo. Se toman en cuenta todos los estratos para establecer una secuencia litológica entre cada sondeo. La correlación litológica considera la división del área de estudio en secciones que estén conformadas por sondeos ubicados de la forma más lineal posible o considerando direcciones que permitan interpretar la litología del subsuelo de la mejor manera, ver figura 5.52. El proceso correlativo consta de los siguientes pasos: Considerar todo la zona de interés para establecer las orientaciones preferenciales de las secciones a correlacionar Escoger los sondeos que constituyan una sección adecuada para el análisis del subsuelo y que se encuentren lo más alineados posible Abarcar la mayor zona posible con cada sección aprovechando al máximo los sondeos de los cuales se disponga Utilizar los perfiles geológicos obtenidos a partir de la interpretación de resistividades por sondeo (ver sección 5.2.4) Posicionar cada perfil de forma adyacente entre sí con una distancia longitudinal a escala de tal forma que se observe el espesor de cada estrato litológico según corresponda. Las escalas horizontales y verticales se mantienen iguales, pero la escala de los estratos del subsuelo se aumentan con fines de resolución y visualización de la imagen. Posicionarlos a escala vertical respetando la cota del terreno que posea cada uno medido sobre el nivel del mar Unir los estratos que correspondan con secciones de la misma litología por medio de lineas que asocien una continuidad lateral de espesores siempre que se siga una lógica correlativa que respete el principio estratigráfico de horizontalidad original Delimitar la desaparición de estratos en determinados perfiles por medio de truncamientos o adelgazamientos de los espesores En caso de que exista mucha heterogeneidad en los espesores se deben asociar varias litologías a un mismo tipo llamándolo de manera tal que describa el comportamiento del conjunto de materiales involucrados para simplificar interpretaciones y en aquellos casos en los que no aparezca alguna capa en determinada sección, entonces se infiere un espesor mínimo de 0,10m para efectos de correlación y modelado final. La distancia longitudinal entre los sondeos se calcula por medio de programas de sistemas de información geográfica realizándose 4 secciones (ver figura 5.52) 45

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

que abarcan el área de estudio, estas están conformadas por: Sección 1: sondeos SEV 016, 015, 013 y 018 16-15: 476m / 15-13: 339m / 13-18: 304m Sección 2: sondeos SEV 013, 014, 019 y 020 13-14: 154m / 14-19: 630m / 19-20: 84m Sección 3: sondeos SEV 010, 004, 003 y 002 10-4: 77m / 4-3: 136m / 3-2: 163m Sección 4: sondeos SEV 007, 006 y 005 7-6: 193m / 6-5: 112m 4.4.6. Modelo hidrogeológico

El modelo hidrogeológico consiste en la representación gráfica de los estratos que conforman el subsuelo, el mapa base y la distribución de los niveles freáticos en el mapa respectivo. Esta información gráfica debe estar georreferenciada y superpuesta para reflejar el comportamiento y configuración de los estratos en relación a la distribución del agua en el acuífero, véase figura 5.53. Se construye un modelo que comprenda todas las secciones realizadas. Para desarrollar el modelo se debe construir una tabla de datos que considere a los sondeos involucrados, sus coordenadas UTM y la profundidad de tope y base de cada capa respecto a su cota topográfica, donde la base de una capa superior corresponde con el tope de la siguiente subyacente, ver apéndice F. La tabla de datos permite armar un mapa de superficie utilizando el programa Surfer 8.0, donde se realizan interpolaciones de las coordenadas de cada punto para generar el plano y el comportamiento altitudinal para las cotas del terrenos en relación a las profundidades en subsuelo se representan según la interpolación de las profundidades correspondientes a la base de cada capa para obtener un modelo en 3 dimensiones que permite ofrecer una idea gráfica y mas acercada a la realidad de como se encuentran dispuestas las capas en subsuelo, véase la figura 4.20.

46

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

Figura 4.19: Variograma tipo para interpolar datos - capa 1 Las interpolaciones se realiza de tipo tipo Kringing basándose en el uso de un variograma para ajustar mejor los datos y se usa el modelo de tipo lineal siendo el que mejor se adapta a los datos obtenidos para cada capa. La escala vertical de cada modelo está aumentada para poder apreciar los cambios, ya que estos son muy pequeños respecto a la relación de distancia y alturas en comparación con el área de estudio.

Figura 4.20: Modelo 3d del área de estudio Para cada capa se utilizaron colores sólidos que permitieran diferenciarlas respectivamente más no se utilizó una leyenda de colores geológica debido a que algunas capas comprenden varías litologías y las tramas correspondientes con cada tipo de litología están previamente reflejadas en cada perfil y sección obtenida.

47

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 4. MARCO METODOLÓGICO

4.5.

Presentación y Análisis de los Resultados

En esta etapa se realiza la interpretación de los resultados que se obtienen en las actividades de campo y en el procesamiento de oficina. Se determinan y evalúan los parámetros geofísicos obtenidos para elaborar el modelo hidrogeológico y caracterizar hidrogeofísicamente el área de estudio luego de correlacionar toda la información obtenida en las etapas anteriores. 4.6. Elaboración del Informe Final

Esta etapa comprende la última fase de la investigación, donde se redacta y elabora el informe final estableciendo las conclusiones y recomendaciones necesarias una vez desarrollados los análisis cuantitativos y cualitatitivos que describen las características geoeléctricas del subsuelo.

48

Capítulo 5 Presentación y Análisis de los Resultados

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

5.1. 5.1.1.

Análisis Cualitativo Interpretación Fotogeológica

El área de estudio comprende principalmente a la Formación Betijoque (Terciario), esta se encuentra en la zona proximal del cono de deyección de El Vigía, la cual se encuentra altamente disectada, esto ocurre debido a que antes de que la litificación (diagénesis) completara se produjeron condiciones de clima adverso que generó mucha erosión que aunadas a las carcavas fueron disectando las colinas a lo largo de los planos de estratificación.

Figura 5.1: Interpretación fotogeológica del área de estudio Hay poco suelo residual y predominan bloques de roca producto de agregados de los conglomerados que caracterizan a Betijoque. No hay afección de fallas en la zona que puedan generar un control estructural significativo. Se observa una terraza holocénica sobre casi todo el Sector de Buenos Aires, siendo la única terraza cenozoica presente en el área de estudio adyacente al Río Chama ubicado al este de la imagen. Existen gneises, granitos, esquistos, esta litología puede pertenecer en su mayoría al complejo ígneo metamórfico del núcleo cristalino de Los Andes. La relación 50

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

que existe entre los depósitos del sector con el arrastre de sedimentos aportados por el Río Chama indican que el material predominante es el más competente para soportar el recorrido a lo largo del cauce del Río Chama.

5.1.2.

Mapas Base y Geológico

La representación gráfica de los sondeos realizados y del área de estudio se muestra en el mapa base generado con programas computarizados de sistemas de información geográfica, ver figura 5.2.

Figura 5.2: Sondeos realizados en el área de estudio A partir del mapa base, la interpretación fotogeológica y los sondeos realizados en el área de estudio se obtuvo un mapa geológico que representa la distribución de las formaciones presentes. En este caso se puede observar que predomina la Formación Betijoque y el sector Buenos Aires se ubica sobre la terraza cenozoica en la parte central de la zona de estudio, la cual a su vez se encuentra localizada en la parte más proximal del cono de deyección donde se encuentra emplazada la ciudad de El Vigía. No se presentan fallas ni estructuras geológicas que definan algún comportamiento estructural predominante, ver figura 5.3.

51

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.3: Geología del Sector Buenos Aires 5.1.3. Mapa de Conductancia Longitudinal

Figura 5.4: Interpolación de conductancia longitudinal a 5m de profundidad En los sondeos 11, 12 y 20 muestran los valores más altos de conductancia, lo cual es indicativo de que corresponden con las zonas de mayor transmisividad 52

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

y a su vez altas porosidades efectivas correspondiéndose a su vez con el tipo de granulometría de grano grueso en los mismos sondeos antes mencionados, véase figuras 5.44, 5.35 y 5.36. 5.1.4. Mapa de Resistividad Transversal

Figura 5.5: Interpolación de resistividad transversal a 5m de profundidad El sondeo 19 muestra altos valores de resistividad transversal lo cual es indicativo de bajas transmisividades, esto puede estar dado ya que a profundidades superiores a 1m se presenta un estrato principalmente arcilloso que disminuye la transmisividad y aumentan los valores transversales de resistividades. Cabe destacar que los sondeos 15 y 16 también representan las zonas que reflejan el mismo comportamiento de altas resistividades transversales.

5.1.5.

Niveles Freáticos

En los sondeos 20 sondeos realizados sólo 5 reflejaron bajas resistividades que permitieron determinar la existencia de material litológico saturado de agua, pero la profundidad alcanzada por los sondeos fué de 5m en promedio, lo cual no es muy concluyente para establecer niveles freáticos. Los sondeos que reflejaron la existencia de saturaciones fueron el SEV 004, SEV 007, SEV 011, SEV 012, SEV 013. En el sondeo SEV 004 los estratos saturados aparecen a partir de los 0,65m de profundidad y el mismo comportamiento de saturación no aparece en los sondeos adyacentes SEV 010, SEV 003 y SEV 005, ver figuras 5.6 y 5.35. El sondeo SEV 007 las resistividad a partir de 1,25m de profundidad disminuye drásticamente y se mantiene baja durante 2,53m. En este sondeo se puede inferir 53

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

la existencia del nivel freático, pero es difícil de correlacionar con el sondeo más adyacente que es el SEV 006, el cual no muestra saturaciones a la misma profundidad, por lo tanto se requiere de la realización de más sondeos hacia el suroeste del área de estudio para determinar continuidades de la saturación de agua en relación al sondeo SEV 007, ver figura 5.38. Los sondeos SEV 011 y SEV 012 se encuentran a menos de 300m de separación y ambos presentan saturaciones del material litológico a profundidades mayores de 1m. Aunque las profundidades a las cuales se determinó el estrato saturado varía en cada sondeo, se puede inferir que el nivel freático se encuentra en el área englobada por ambos sondeos, ver figuras 5.42 y 5.43.

Figura 5.6: Representación de la ubicación de sondeos con saturaciones El sondeo SEV 013 se encuentra separado de los SEV 011 y 012 por 715m y se observa que la saturación en este sondeo aparece a la misma profundidad que la del SEV 012 (1,21m), ver figuras 5.42, 5.43 y 5.44. Para obtener un promedio de las profundidades donde aparece el nivel freático es necesaria una mayor cantidad de información, lo cual involucra la realización de más sondeos que alcancen a su vez profundidades mayores a los 5m. Lo antes mencionado deja claro que no es posible establecer una relación del comportamiento de los niveles freáticos en el área de estudio. Los 5 sondeos eléctricos verticales que permitieron determinar saturaciones en los materiales no son suficientemente profundos como para entender el comportamiento de los niveles freáticos en el área de estudio y realizar una interpolación con 54

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

sólo 5 puntos para obtener un mapa de niveles freáticos no es suficiente, ya que no se abarca toda la zona de interés y las interpolaciones pueden reflejar errores de cálculo iterativo al momento procesarse, por lo tanto, no se realizó dicho mapa para esta investigación. 5.2. Análisis Cuantitativo

Luego del procesamiento de los datos geoeléctricos, geológicos y geomorfológicos de la zona se establecieron los análisis cuantitativos del estudio que caracterizan a la zona hidrogeofísicamente. 5.2.1. Curvas y Cortes Geoléctricos

Se realizaron 20 sondeos eléctricos verticales en la etapa de campo (ver figura 5.2) que abarcaron toda las zonas accesibles del estudio, cuya finalidad fué la de conocer las características litológicas del subsuelo por medio de la utilización de un método indirecto. La inducción de corriente eléctrica al subsuelo permitió generar perfiles o cortes por medio del análisis de las diferentes resistividades obtenidas haciendo usos del programa IPI2WIN para interpretar la configuración de los estratos presentes, tipos de curvas resistivas, espesores y profundidades, de lo cual se generaron las siguientes cuadrículas por cada sondeo: Sondeo SEV 001: Este sondeo fué realizado en el gimnasio Oscar Ortega con coordenadas N952352 y E210025. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo A. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 7,4 %, ver figura 5.7.

55

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.7: Sondeo Eléctrico Vertical 001 Sondeo SEV 002: Este sondeo fué realizado en el estadio El Gato Hernandez con coordenadas N952262 y E209804. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo H. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 21,5 %, ver figura 5.8.

56

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.8: Sondeo Eléctrico Vertical 002 Sondeo SEV 003: Este sondeo fué realizado en el estadio Acacio Sandia Ramírez con coordenadas N952352 y E209923. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo H. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 4,13 %, ver figura 5.9.

57

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.9: Sondeo Eléctrico Vertical 003 Sondeo SEV 004: Este sondeo fué realizado en el Estadio Acacio Sandia Ramírez con coordenadas N952510 y E209936. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 0,91m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo 0,91. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 14,8 %, ver figura 5.10.

58

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.10: Sondeo Eléctrico Vertical 004 Sondeo SEV 005: Este sondeo fué realizado en la escuela José Ignacio Linares con coordenadas N951603 y E210255. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo A. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 1,67 %, ver figura 5.11.

59

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.11: Sondeo Eléctrico Vertical 005 Sondeo SEV 006: Este sondeo fué realizado en la cancha techada Buenos Aires con coordenadas N951559 y E210152. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo K. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 7,17 %, ver figura 5.12.

60

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.12: Sondeo Eléctrico Vertical 006 Sondeo SEV 007: Este sondeo fué realizado en Buenos Aires, sector Vista Alegre con coordenadas N951497 y E209969. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo HK. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 8,95 %, ver figura 5.13.

61

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.13: Sondeo Eléctrico Vertical 007 Sondeo SEV 008: Este sondeo fué realizado en la cancha El Campito con coordenadas N951398 y E210382. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KH. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 4,49 %, ver figura 5.14.

62

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.14: Sondeo Eléctrico Vertical 008 Sondeo SEV 009: Este sondeo fué realizado en el Instituto de Vivienda con coordenadas N951614 y E210407. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5,33m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo A. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 12,7 %, ver figura 5.15.

63

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.15: Sondeo Eléctrico Vertical 009 Sondeo SEV 010: Este sondeo fué realizado en el I.N.T.T con coordenadas N952580 y E209973. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 3,08m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo H. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 14,1 %, ver figura 5.16.

64

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.16: Sondeo Eléctrico Vertical 010 Sondeo SEV 011: Este sondeo fué realizado en Sector Suramérica con coordenadas N952824 y E209262. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo HK. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 4,51 %, ver figura 5.17.

65

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.17: Sondeo Eléctrico Vertical 011 Sondeo SEV 012: Este sondeo fué realizado frente a Parrilla los Andes con coordenadas N952645 y E209516. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KH. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 3.26 %, ver figura 5.18.

66

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.18: Sondeo Eléctrico Vertical 012 Sondeo SEV 013: Este sondeo fué realizado en parque recreativo Lago Sur con coordenadas N952633 y E208602. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KH. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 3,26 %, ver figura 5.19.

67

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.19: Sondeo Eléctrico Vertical 013 Sondeo SEV 014: Este sondeo fué realizado en la Casa del Niño Trabajador con coordenadas N952606 y E208754. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KA. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 2,87 %, ver figura 5.20.

68

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.20: Sondeo Eléctrico Vertical 014 Sondeo SEV 015: Este sondeo fué realizado en el gimnasio Oscar Ortega con coordenadas N952441 y E208322. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KHA. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 6,9 %, ver figura 5.21.

69

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.21: Sondeo Eléctrico Vertical 015 Sondeo SEV 016: Este sondeo fué realizado en el taller Buen Viaje con coordenadas N952273 y E207876. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo A. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 8,59 %, ver figura 5.22.

70

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.22: Sondeo Eléctrico Vertical 016 Sondeo SEV 017: Este sondeo fué realizado en la urbanización adyacente a la Casa del Niño Trabajador con coordenadas N952352 y E208568. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KH. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 3,84 %, ver figura 5.23.

71

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.23: Sondeo Eléctrico Vertical 017 Sondeo SEV 018: Este sondeo fué realizado en la avenida Don Pepe Rojas con coordenadas N952827 y E208836. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KH. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 4,86 %, ver figura 5.24.

72

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.24: Sondeo Eléctrico Vertical 018 Sondeo SEV 019: Este sondeo fué realizado en el Hotel Bari con coordenadas N952610 y E952610. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KH. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 8,04 %, ver figura 5.25.

73

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.25: Sondeo Eléctrico Vertical 019 Sondeo SEV 020: Este sondeo fué realizado en el Hotel Bari con coordenadas N952591 y E209456. La profundidad alcanzada por el sondeo fué de 5m y las relación de resistividades de los estratos obtenidos generaron una curva geoeléctrica de tipo KH. El error de la interpretación por medio del programa IPI2WIN fué de 2,98 %, ver figura 5.26.

74

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.26: Sondeo Eléctrico Vertical 020 La profundidad máxima alcanzada por el arreglo de 20m de longitud para cada sondeo fué de 5,33m y el de menor profundidad fué de 0,91m

75

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

5.2.2.

Secciones y Seudo-secciones

Figura 5.27: Sección entre SEVs 001,002 y 003 La representación de la seudo-sección en la figura 5.27 refleja discontinuidad horizontal de los estratos con cambios de resistividades en su parte media, esto puede ser debido a la existencia de rocas de material muy resistivo, nótese el cambio de color indicando resistividades cercanas a los 600Ω.m

Figura 5.28: Sección entre SEVs 005,007 y 009

76

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

La seudo-sección de la figura 5.28 deja ver en su parte central se observa una forma cóncava en la secuencia de la escala de colores con resistividades entre 200 y 300Ω.m, lo cual corresponde con litologías de suelos areno-arcilloso.

Figura 5.29: Sección entre SEVs 010 y 004 La extensión de estratos entre los sondeos eléctricos verticales 010 y 004 de la figura 5.29 muestran una muy buena continuidad lateral. Las capas superiores del suelo muestran resistividades mayores a los 750Ω.m y a mayor profundidad las resistividades bajan a la mitad aproximadamente, es decir pasan de suelos gravosos a estratos de suelos arenosos.

Figura 5.30: Sección entre SEVs 013 y 014 77

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

En la figura 5.30 se observa una superposición de materiales cuya resistividad es menor a 170Ω.m sobre materiales mas resistivos manteniendo poca horizontalidad. Los materiales superpuestos pueden corresponder con suelos arcillosos o capas vegetales.

Figura 5.31: Sección entre SEVs 019 y 020 La seudo-sección de la figura 5.31 muestra una predominancia de resistividades entre 180 y 340Ω.m , lo cual obedece a material de granulometría arenosa y gravosa (en menor proporción), esto es indicativo que es una zona de buena permeabilidad. 5.2.3. Rangos de Resistividades

A continuación se muestra la tabla de resistividades características para el área de estudio, donde se representan los valores en Ω.m para el tipo de litologías encontradas en los estratos del subsuelo.

78

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Cuadro 5.1: Rangos de resistividades para el área de estudio

Existen dos columnas que representan la condición en la que puede encontrarse el material, ya sea seco o saturado. Esta diferenciación establece un rango de valores mas precisos al momento de correlacionar las resistividades obtenidas en los sondeos con el tipo de material que se puede encontrar en subsuelo. Se puede observar en la tabla 5.1 que la capa vegetal contiene un amplio rango de valores resistivos a pesar de no ser consolidada, esto puede ocurrir debido a la mezcla de materiales que se opongan al paso de la corriente que pueda contener un suelo según su naturaleza. Los suelos arcillosos se encuentran en un intervalo de 90Ω.m, a partir de los suelos limo arcillosos hasta los areno-limosos con bajo contenido de gravas se encuentran en intervalos de 200 a 300Ω.m en promedio. Desde los suelos que contienen litologías mas gruesas en granulometría hasta llegar a los cantos, granitos y gneises las resistividades se encuentran en intervalos que van desde 500Ω.m hasta miles de Ω.m, lo cual indica que este tipo de suelos posee una red atómica dentro de sus estructura interna lo suficientemente organizada como para oponerse considerablemente al paso de la corriente eléctrica. 5.2.4. Cortes Geológicos a partir de SEV

Utilizando la tabla 5.1 se obtuvieron los siguientes cortes geológicos para cada sondeo, donde se corresponden las litologías específicas que caracterizan al sector con cada estrato del subsuelo interpretado.

79

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.32: Corte Geológico Correspondiente al SEV 001

Figura 5.33: Corte Geológico Correspondiente al SEV 002

80

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.34: Corte Geológico Correspondiente al SEV 003

Figura 5.35: Corte Geológico Correspondiente al SEV 004

81

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.36: Corte Geológico Correspondiente al SEV 005

Figura 5.37: Corte Geológico Correspondiente al SEV 006

82

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.38: Corte Geológico Correspondiente al SEV 007

Figura 5.39: Corte Geológico Correspondiente al SEV 008

83

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.40: Corte Geológico Correspondiente al SEV 009

Figura 5.41: Corte Geológico Correspondiente al SEV 010

84

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.42: Corte Geológico Correspondiente al SEV 011

Figura 5.43: Corte Geológico Correspondiente al SEV 012

85

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.44: Corte Geológico Correspondiente al SEV 013

Figura 5.45: Corte Geológico Correspondiente al SEV 014

86

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.46: Corte Geológico Correspondiente al SEV 015

Figura 5.47: Corte Geológico Correspondiente al SEV 016

87

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.48: Corte Geológico Correspondiente al SEV 017

Figura 5.49: Corte Geológico Correspondiente al SEV 018

88

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.50: Corte Geológico Correspondiente al SEV 019

Figura 5.51: Corte Geológico Correspondiente al SEV 020 Los cortes geológicos obtenidos a partir de los sondeos eléctricos presentan en común un cambio drástico en las resistividades a partir de los 3m en promedio y en algunos casos a partir de los 4m. Este cambio litológico puede ser explicado por 89

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

medio del análisis geomorfológico que dió origen a la configuración de las terrazas y conos de deyección que forman parte del sector Buenos Aires en su parte proximal y del Vigía hacia su parte proximal-media. El análisis de la concordancia sedimentológica depositacional es el siguiente: tomando en cuenta el recorrido del Río Chama desde niveles topográficos más cercanos a la terraza de Mérida hasta llegar a El Vigía es necesario considerar las variaciones de pendientes que este experimenta durante su recorrido, lo cual permite explicar la configuración litológica que presentan los estratos del subsuelo reflejados en los perfiles geoeléctricos según su variación de resistividades. Es bien sabido que los cambios de pendientes influyen directamente en la energía cinética de los materiales arrastrados en el cause de un Río, lo cual influye en el nivel de erosión a lo largo del transporte de estos. Desde estanques en dirección hacia el Vigía el Río Chama tiene muy poca pendiente longitudinal (alrededor de 3-5 %), por lo tanto un Río con dicha pendiente es incapaz de transportar bloques o material muy grueso. Posteriormente, entre Ejido y estanques la pendiente es aún más baja y desde Ejido hacia la terraza de Mérida la pendiente es alta. Hacia las cabeceras del Río Chama existen rocas metamorfizadas y expuestas que tienden a desprenderse, pero que son muy resistentes a la erosión. Este tipo de material fué transportado por el Río Chama ya que la pendiente para esa zona lo permitía, lo cual se evidencia hacía las zonas de la ciudad de Mérida donde pueden se observarse grandes peñones y bloques, pero de ejido hacia el vigía la pendiente disminuye considerablemente, hasta llegar al 3 % en algunos casos. En relación a lo anteriormente explicado y remontándonos a los anales del Río Chama sabemos que entre Estanques y Chiguará el Río chama se represó y se formaron lagunas originando zonas de sedimentación, esto produjo que los sedimentos rellenaran la zona de cuenca para ese entonces disminuyendo la pendiente longitudinal del Río Chama; es por eso que desde el corredor de Estanques hacia Chiguará el Río vuelve ligeramente a tener una pendiente más fuerte, pero solo de un par de grados (se infiere algún movimiento sísmico que represo el Río para ese entonces) de esa forma se explica que la pendiente entre Ejido y Estanques sea tan baja y por ende los materiales gruesos no pudieron seguir bajando arrastrados por el cause del Río Chama. Es evidente que el Río Chama arrastró antiguos materiales de las morrenas trabajadas previamente por los glaciares, además donde las pendientes del Río era tan fuertes se dió paso a la existencia de sectores de arrastre de sedimentos pero no a la depositación de sedimentos, lo cual no permitía la Formación de terrazas en pendientes longitudinales altas; es a partir de Mucurubá aguas abajo donde se presentan terrazas porque comienza a bajar la pendiente. Progresivamente y luego de Mérida saliendo desde Ejido hacia Sabaneta aparecen filitas y areniscas de la Formación La Quinta, pero como la época cenozoica 90

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

se correspondió con eventos de gran dinamismo tectónico, dichos sedimentos fueron arrastrados hacia el Río y este los siguió transportando donde aquellos menos competentes se degradaron pero los más grueso y resistentes habían predispuestos los glaciares se mantuvieron a lo largo del recorrido. Parte importante de los sedimentos existentes actualmente en la zona de El Vigía son posibles debido a que los glaciares los pretrabajaron desde el lecho rocoso y dejaron a disposición del arrastre del Chama, esto explica porque el Río Chama arrastra hacia El Vigía tanto material rocoso de tipo gneis, cuarzo y granitos. Debido a la gran cantidad de materiales lo que logró desgastar el Río dando lugar a un suelo predominantemente arenoso por la gran presencia de la sílice que conformaba gran parte del material rocoso en cuestión. De esta forma la geología del Cenozoico asociada con el dinamismo de la geomorfología andina explica el comportamiento y existencia del tipo de suelos predominantes en El Vigía. La explicación de que los esquistos y gneis no alterados puedan encontrarse a solo 5m de profundidad en el subsuelo de El Vigía responde a la elemental lógica sedimentológica de que fue muy competente el material que arrastro el Río Chama en el recurrido desde sus cabeceras. Aguas abajo de estanques se incorpora el Río Mocotíes que viene de arrastrando otras formaciones geológicas, además se caracteriza por tener altos niveles de humedad y un alto nivel de precipitación que lo alimenta constantemente (debido al dinamismo termodinámico de los vientos alisios del noreste que vienen cargados de humedad desde el océano atlántico), donde su sedimentación se comporta predominante sobre la sedimentación del Río Chama, esto puede representar el origen del tipo de sedimentación que se observa en los cortes geológicos con el cambio abrupto de litologías en tan pocos metros de profundidad. La sedimentación que aporta el Río Mocotíes sobre el aporte de sedimentos del Río Chama es la encargada de originar el drástico cambio existente en los suelos del área de estudio. 5.2.5. Inventario de Pozos

En el área de estudio, solamente se encontró sólo un pozo perforado, cuyas coordenadas son: N952352 y E209923. El PH del agua en dicho pozo es de 7,125 y su conductividad eléctrica es de 681,02 µS/cm, ver figura 4.13.

91

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

5.2.6.

Correlaciones Litológicas

Figura 5.52: Representación de las secciones para la correlación litológica Las secciones representadas en la figura 5.52 (ver apéndice G para mapas ampliados) se dispusieron de tal forma que se lograra abarcar toda el área de estudio y cabe destacar que la correlación realizada para las secciones no se define como correlación estratigráfica debido a la poca profundidad que alcanzan los sondeos eléctricos realizados.

92

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.53: Sección litológica 1 La sección 1 muestra 5 capas. La leyenda general para cada capa es:

Esta sección muestra la alta heterogeneidad litológica que predomina en la zona. La capa 3 presenta una buena continuidad lateral arcillosa, lo cual puede servir de limitante al paso de fluidos, se infiere que la capa 4 que muestra saturaciones, estas puedan provenir de flujos laterales más no de percolaciones superficiales. La capa 5 presenta la mayor concentración de materiales gruesos, desde cantos hasta gneises, exhibiendo altas resistividades constatadas por los perfiles geológicos de la sección 5.2.4.

93

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.54: Sección litológica 2 La sección 2 presenta 5 capas, muestra una buena continuidad lateral de los estratos, menos heterogeneidad en relación a la sección 1. Todas las capas se mantienen horizontales y de la misma la naturaleza en toda la sección, a excepción de la capa 4 que se encuentra saturada y corresponde con el solape de la intersección con la sección 1.

94

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.55: Sección litológica 3 La sección 3 muestra 3 capas, presenta un desnivel topográfico que no debe ser confundido con un plegamiento estructural importante en la zona. Predomina el material grueso hacia la capa 5 y las arenas con limos y algún contenido de cantos se encuentra hacia la parte media de la sección conformando la capa 2. En la parte superior del sondeo se encuentra la granulometría de tipo arena y arcillas, sin la existencia de material muy grueso.

95

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Figura 5.56: Sección litológica 4 La sección 4 muestra 4 capas, predomina el material fino, principalmente arcillas, y las arcillas conforman predominantemente la capa 3 y 6 enmarcando a las capa 5 que se encuentra conformada por material más grueso. La capa 2 corresponde con limos y arcillas encontrándose a nivel superior. Las capas presentan buena continuidad lateral y poca complejidad. Cabe destacar que en algunas secciones no aparecen todas las 6 capas determinadas y en la sección 1 es donde se observa la presencia casi todas. La capa 6 es una capa arcillosa que no se observa en las demás secciones y que se encuentra en nivel infracacente a la capa 5. 5.2.7. Modelo Litológico

Los modelos representados se consideran de tipo litológico debido a que la realización de un modelo hidrogeológico involucra datos de hidrogeología plasmados en un mapa, principalmente el comportamiento de los niveles freáticos, y debido a las limitaciones que representó el uso de un resistivímetro con poco alcance en profundidad para un arreglo longitudinal de 20m de extensión no se pudo obtener suficiente información de niveles freáticos. Desde la capa más superior o de mayor cota hacia la inferior o de menor cota se corresponden con las mismas capas que se denominaron en las sección litológicas de la sección 5.2.6.

96

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

El modelo litológico correspondiente con toda el área es el siguiente:

Figura 5.57: Modelo litológico del área de estudio El modelo litológico permite obervar que aunque la capa vegetal se encuentre suprayacente en la mayoría de las secciones, existen zonas donde la vegetación es muy poca, y predominan litologías arcillosas mezcladas con arenas y limos con bajo contenido de cantos hacia la parte más superficial. Esta configuración refleja heterogeneidad en la composición litológica del sector. Desde de las capas superiores hasta las inferiores se observa un cambio fluctuante de superficies cóncavas y convexas. La capa azul (observable como una línea delgada) se corresponde con la capa de materiales gruesos saturados que se encuentra ubicada sobre la última capa (capa 6) conformada por cantos, granitos y gneis que a su vez presenta la menor variación en las cotas respecto a las capas superiores, ver figura 5.53. El modelo representa una visión espacial del comportamiento de cada capa y permite identificar la forma a la que obedece la configuración de las capas del subsuelo y como se manifiestan en superficie según su morfología.

97

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Conclusiones Existen cambios litológicos drásticos de resistividades del subsuelo a partir de los 3m en promedio para los estratos del subsuelo en toda el área de estudio, los cuales están determinados por la sedimentación del Río Mocotíes sobre la sedimentación del Río Chama. Se obtuvieron 5 sondeos con niveles de saturación de agua de los cuales en sólo 3 se infirió la existencia del nivel freático, los restantes se consideraron cómo lentes saturados de agua, esto no es muy concluyente para realizar una análisis del comportamiento y naturaleza del acuífero en términos detallados a nivel hidrogeológico para el área de estudio. El número de pozos existentes en la zona no permitió realizar un inventaRío de pozos, ya que se contó sólo con 1 pozo perforado, el cual además carece del registro de información litológica. La realización de 20 sondeos eléctricos verticales permitió conocer la naturaleza característica del sector Buenos Aires aunque estos se correlacionaron con pozos perforados hacia el sector de Onia debido a la carencia de información litológica registrada en el área de estudio. El tipo de material predominante en el subsuelo del área de estudio corresponde principalmente a granulometría de grano grueso, principalmente gneises, esquistos, granitos y alguna predominancia de arenas con intercalaciones arcillosas y material fino, este material litológico se pudo correlacionar luego de analizar las resistividades que correspondieron a la naturaleza de las diferentes litologías. Lo antes mencionado refleja que el sector Buenos Aires y sus alrededores está conformado de manera heterogénea con predominancia de suelos areno-arcillosos y material gravoso. El resistivímetro utilizado solo permitió estudiar los primeros 5m de los estratos del subsuelo en promedio, lo cual dificultó el análisis y determinación de los niveles saturados de agua para establecer el comportamiento de los niveles freáticos en el área de estudio. Los sondeos SEV 018 y 019 se encuentran a menos de 100m de distancia longitudinal y reflejaron que el cambio de permeabilidades en tan poca separación hacia la parte central del área de estudio muestra un alto grado de heterogeneidad en los materiales con conforman el subsuelo. Las secciones litológicas ratifican el comportamiento heterogéneo del área de estudio aunque la sección 1 resultó ser la más compleja en la configuración de materiales que componen el subsuelo.

98

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Recomendaciones Realizar perforaciones de pozos en el área de estudio para concatenar la información litológica real con los sondeos eléctricos realizados y disminuir el grado de incertidumbre en la interpretación. Realizar sondeos eléctricos verticales de mayor extensión longitudinal para abarcar mayor profundidad en el estudio del subsuelo. Estudiar con mayor detalle el comportamiento de los niveles freáticos predominantes en el sector para delimitar la geometría del acuífero presente. Realizar sísmica de refracción para conocer como se encuentran dispuestas las capas mas profundas del subsuelo en el sector y así deteminar la disposición de las aguas subterráneas según la configuración de los estratos del subsuelo caracterizando la naturaleza del acuífero en su totalidad.

99

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Bibliografía Anaya, R y Belandria, J (2010). Caracterización Geoeléctrica del Suelo de la Terraza de Mérida entre el Viaducto Campo Elías y Zumba, a partir de Sondeos Eléctricos Verticales. Tesis de grado. Facultad de Ingeniería. Universidad de Los Andes. Mérida. Astier, J (1975). Geofísica Aplicada a la Hidrogeología. Editorial Paraninfo. España. Barrios, L (2005). Estudio Hidrogeológico del Área Norte del Delta del Orinoco, para determinar la existencia de agua potable para el suministros de las poblaciones del Municipio pedernales, Estado delta Amacuro. Tesis de grado. Facultad de Ingeniería. Universidad de Los Andes. Mérida. Busso, A., Santa Cruz, J.. (1996) Escenario Hidrogeológico General de los Principales Acuíferos de la Llanura Pampeana y Mesopotamia Meridional Argentina [Formato PDF, documento en línea]. Disponible en http://cdi.mecon.gov.ar/ biblio/ docelec/agua/phi/santacruz.pdf. [Consulta 2012, Enero, 13] Calvetty (2004). Métodos eléctricos de prospección. FCAGLP. UNLP. Universidad de La Plata. Cárdenas M (2003). Modelo Hidrogeofísico del Acuífero de la Cuenca baja del Río Motatán, Estado Trujillo. Tesis de grado. Facultad de Ingeniería. Universidad de Los Andes. Mérida. Cueva del Civil (2009). [Página web en línea]. Disponible en http://www.cuevadel civil.com/2011/08/metodo-geoelectrico-de-resistencia.html. [Consulta 2011, Octubre, 30] Fundación para la defensa de la Naturaleza (FUDENA), (2008). [Página web en línea]. Disponible en http://www.fudena.org.ve/ecorregiones2.htm. [Consulta 2011, Octubre, 30] Gourcyl, (2003). Geofísica. [Formato PDF, documento en línea]. Disponible en http://www.udep.edu.pe/recursoshidricos/geofisica.pdf. [Consulta 2011, Octubre, 26] Howell, B. (1962). Introducción a la Geofísica. Omega, Barcelona. Johansen, H. (1975). An interactive computer-display-terminal system forinterpretation of resistivity soundings. Geophisics Prospectivity Kunetz, G. (1966). Principles of direct current resistivity prospecting. Gebrüder Borntraeger. Berlín-Nicolassee Ghosh, D. P. (1971). Inverse filter coefficients for the computation of apparent resistivity standard curves for a horizontally stratified earth. Geophisics 100

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Prospectivity González de Juana, C., Iturralde, J. & Picard X. (1980). Geología de Venezuela y de sus Cuencas Petrolíferas. Tomo II. Ediciones. Fonives, Caracas. González de Vallejo L. et al, (2002). Ingeniería Geológica. Editorial Prentice Hall. Madrid. España Mundo Geológico (2010). [Página web en línea]. Disponible en http://www.mundo geologico.com.ve/cordillera %20de %20los %20andes.html. [Consulta 2011, Octubre, 30] Linares, M (2003). Evaluación de la Disponibilidad del Recurso Agua Subterránea en el Acuífero de la Planicie Aluvial del Río Motatán. Trabajo especial de grado. Facultad de Ingeniería Universidad de los Andes. Mérida. Luengo, G., et al (1990). Plan de desarrollo urbano local El Vigía: Aspectos Físico Geográficos. Universidad de los Andes. Mérida. Molina, W.,(2006). Comparación de los Métodos 1-d Y 2-d De Resistividad Eléctrica por Medio de Sondeos Tipo Wenner, Dipolo-dipolo y Wenner- Schlumberger con la utilización de los programas Dcinv, Res2dmod Y Res2dinv. [Formato PDF, documento en línea]]. Disponible en http://www.gc.usb.ve/geocoordweb/ Tesis/Pre/Walter %20Molina.pdf. [Consulta 2012, Enero 23] Orellana, E y M. MOONEY. (1966). Tablas y curvas para sondeos eléctricos verticales. Interciencia. Madrid. Orellana, E. (1982). Prospección geoeléctrica en corriente continua. Paraninfo, Madrid. PDVSA (1997). Léxico Estratigráfico de Venezuela. [Página web en línea]. Disponible en http://www.pdvsa.com/lexico/b31w.htm. [Consulta 2011, Octubre, 27]. Plaza, E (2009). Caracterización Geoeléctrica de la Zona Norte suelo de la terraza de Mérida a partir de Sondeos Eléctricos verticales. Trabajo especial de grado. Facultad de Ingeniería. Ramírez, M y Oliveros, T (2004). Evaluación de los Parámetros Hidrogeológicos en la Planicie Baja del Río Motatán. Tesis de grado. Facultad de Ingeniería. Universidad de Los Andes. Mérida. Rena (2011). [Página web en línea]. Disponible en http://www.rena.edu.ve/prime ra etapa/Geografia/Imagenes/mapvenezuela.jpg. [Consulta 2011, Diciembre, 27] Rojas, M (2003). Modelo Hidrogeológico del Acuífero de la Cuenca Baja del Río Motatán, Estado Trujillo. Tesis de grado. Facultad de Ingeniería. Universidad

101

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

CAPÍTULO 5. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

de Los Andes. Mérida. Swiecki, R., (2011). Exploración & Minería Aluvial. [Página web en línea]. Disponible en http://www.minelinks.com/seismic/info_es.html [Consulta 2011, Octubre, 30]. Urrutia, L., Salguero, M.,(2007) Hidrogeofísica de la Cuenca del Río San Antonio, El Salvador: Aplicación al Modelo Conceptual y Vulnerabilidad Intrínseca [Formato PDF, documento en línea]. Disponible en http://cdi.mecon.gov.ar/biblio/ docelec/agua/phi/santacruz.pdf. [Consulta 2012, Enero, 13] Usal (2007). [Página web en línea]. Disponible en http://web.usal.es/~javisan/hi dro /corte.jpg. [Consulta 2011, Octubre, 30] Venezuela Ministerio de Energia y Minas (1997). Léxico Estratigráfico De Venezuela. Tercera Edición - Diciembre

102

Apéndice A Coordenadas UTM de los SEV

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE A. COORDENADAS UTM DE LOS SEV

A.1.

Tabla de coordenadas

Cuadro A.1: Coordenadas de los sondes eléctricos verticales

104

Apéndice B Tablas de resistividades

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

B.1.

Resistividades de aguas y rocas

Cuadro B.1: Resistividades de aguas y rocas según Astier, (1975) y Orellana (1982)

106

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

B.2.

Sondeos Cuadro B.2: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 001

Cuadro B.3: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 002

107

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.4: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 003

Cuadro B.5: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 004

108

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.6: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 005

Cuadro B.7: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 006

109

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.8: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 007

Cuadro B.9: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 008

110

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.10: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 009

Cuadro B.11: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 010

111

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.12: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 011

Cuadro B.13: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 012

112

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.14: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 013

Cuadro B.15: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 014

113

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.16: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 015

Cuadro B.17: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 016

114

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.18: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 017

Cuadro B.19: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 018

115

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE B. TABLAS DE RESISTIVIDADES

Cuadro B.20: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 019

Cuadro B.21: Datos geoléctricos tomados en campo sondeo 020

116

Apéndice C Conductancia (S) y Resistividad (T)

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE C. CONDUCTANCIA (S) Y RESISTIVIDAD (T) e Hidrogeología

C.1.

Resistividad transversal

Cuadro C.1: Tabla de resistividades transversales a 5m

118

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE C. CONDUCTANCIA (S) Y RESISTIVIDAD (T) e Hidrogeología

C.2.

Resistividad longitudinal

Cuadro C.2: Tabla de conductancias longitudinales a 5m

119

Apéndice D Fotografías Aéreas

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE D. FOTOGRAFÍAS AÉREAS

Figura D.1: Fotografía aérea 010255-038

121

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE D. FOTOGRAFÍAS AÉREAS

Figura D.2: Fo grafía aérea 010255-039

122

Apéndice E Pozos Perforados con Litología

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE E. POZOS PERFORADOS CON LITOLOGÍA e Hidrogeología

Figura E.1: Pozo perforado por RIPOCA, Distrito Alberto Adriani - hoja 1

124

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE E. POZOS PERFORADOS CON LITOLOGÍA e Hidrogeología

Figura E.2: Pozo perforado por RIPOCA, Distrito Alberto Adriani - hoja 2

125

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE E. POZOS PERFORADOS CON LITOLOGÍA e Hidrogeología

Figura E.3: Pozo perforado por RIPOCA, Distrito Alberto Adriani - hoja 3

126

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE E. POZOS PERFORADOS CON LITOLOGÍA e Hidrogeología

Figura E.4: Pozo perforado por RIPOCA, Distrito Alberto Adriani - hoja 4

127

Apéndice F Variogramas y Tabla del Modelo

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE F. VARIOGRAMAS Y TABLA DEL MODELO e Hidrogeología

Figura F.1: Variograma para la capa 1

Figura F.2: Variograma para la capa 1

129

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE F. VARIOGRAMAS Y TABLA DEL MODELO e Hidrogeología

Figura F.3: Variograma para la capa 1

Figura F.4: Variograma para la capa 1

130

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE F. VARIOGRAMAS Y TABLA DEL MODELO e Hidrogeología

Figura F.5: Variograma para la capa 1

Figura F.6: Variograma para la capa 1

131

Laboratorio de Geofísica APÉNDICE F. VARIOGRAMAS Y TABLA DEL MODELO e Hidrogeología

Cuadro F.1: Tabla para el modelo del área de estudio

132

Apéndice G Mapas

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE G. MAPAS

134

Figura G.1: Mapa base del área de estudio

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE G. MAPAS

135

Figura G.2: Mapa de sondeos con saturaciones

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE G. MAPAS

136

Figura G.3: Mapa de sondeos con saturaciones

Laboratorio de Geofísica e Hidrogeología

APÉNDICE G. MAPAS

137

Figura G.4: Mapa de sondeos con saturaciones

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful