Está en la página 1de 1

COMUNICAR A TRAVÉS DE LAS IMÁGENES.

Las imágenes, como los escritos, tienen un autor que intenta


comunicar impresiones, ideas, sentimientos, informaciones…El autor
concibe, produce o ejecuta la imagen, ayudándose de materiales,
técnicas y útiles determinados (fotográficos, videográficos,
cinematográficos, etc.) Al elaborarla lo guía una intención
comunicativa: suministrar una información, incitar a una
compra, convencer, denunciar, agradar. Cuando nosotros observamos
estas imágenes, estamos participando, como receptores, en el proceso de
comunicación.

Sin embargo, constantemente percibimos imágenes que


no habían sido confeccionadas pensando en nosotros, desde las
fotos de anuncios antiguos y cuadros de otras épocas, hasta
imágenes provenientes de otros países o culturas. En estas
situaciones de comunicación, se interpretan las imágenes de
modo diferente a como lo habrían hecho sus destinatarios
directos. La situación de comunicación ha cambiado, y con ella el sentido del
mensaje.

Para atribuir el mismo sentido a los mensajes comunicados mediante


imágenes, es necesario que el emisor y el destinatario compartan:

REFERENTE CODIGO O REFERENTE CULTURAL


Conocimiento del objeto representado Posesión de un código o repertorio
que permita identificar la imagen como cultural que permita reconocer y dar un
representativa de algo nombre a lo representado.

El conocimiento de los códigos culturales permite la asociación de imágenes


con conceptos. Los códigos culturales son variables: en la cultura europea
occidental el blanco es color de pureza, mientras que en la oriental es el de luto y
muerte. Los que no conocen los repertorios culturales que impregnan una imagen
no pueden interpretar correctamente su significado.
El mensaje icónico es efectivo cuando emisor y destinatario tienen en
común el referente y el código, o repertorio cultural, del mensaje visual.