Está en la página 1de 5

Bernard L.

Madoff, detenido por un


fraude que podría ascender a 50.000
millones de dólares

Bernard L. Madoff

Otro fraude: 2.800 millones en hipotecas


Bernard L. Madoff, ex-presidente de Nasdaq y uno de los inversores más activos de los
últimos 50 años, fue detenido ayer por el FBI tras confesar que su negocio era un
"esquema Ponzi gigante" que habría causado pérdidas de 50.000 millones a clientes. Un
esquema Ponzi es un fraude piramidal: la rentabilidad prometida se paga con el dinero
ingresado mediante la entrada de nuevos clientes.

Las supuestas pérdidas de 50.000 millones de dólares lo convertirían en uno de los


mayores fraudes de la historia. Cuando Enron entró en bancarrota en 2001 tenía
63.400 millones de dólares en activos.

Bernard L. Madoff Investment Securities, fundada por el detenido, tiene unos 17.100
millones de dólares en activos gestionados. Al menos la mitad de sus clientes son hedge
funds.

Según diversos medios americanos, el mayor perdedor con el fraude sería Farfield
Greenwich (que ha reconocido en su web su exposición), con una inversión en la
firma de Madoff de 7.300 millones de dólares. Otros clientes incluirían Kingate
Management, con 2.800 millones de dólares. Los fondos de fondos también habrían
distribuido ampliamente los productos de Madoff. Entre los nombres con los que
empieza a especular la prensa se encuentra Tremont Capital Management.
¿El mayor fraude de todos los tiempos?
Según la denuncia del FBI, dos agentes aparecieron ayer en el apartamento que el
inversor de 70 años tiene en Manhattan: "Estamos aquí para ver si buscamos una
explicación inocente", según explica en el documento el agente federal Theodore
Cacioppi.

"No hay ninguna explicación inocente", declaró Madoff añadiendo que operó y
perdió dinero de inversores institucionales. El detenido, que también estuvo al frente de
la Securities Industry Association (SIA), señaló que pagó a sus clientes "con dinero que
no estaba allí" y que esperaba ir a la cárcel.

Este arresto es el colofón a la caída en desgracia de Madoff y del negocio que lleva su
nombre, que estaba especializado en operar con acciones, crear mercados y aconsejar a
inversores acaudalados. Sin embargo, todavía quedan muchas incógnitas por
resolver, incluido si realmente los clientes perdieron 50.000 millones de dólares. En
la denuncia y la demanda de los reguladores se describe a Madoff como un hombre
fuera de control.

Sobre las 6 de la tarde, Madoff compareció en un juzgado federal de Manhattan, y el


juez Douglas Eaton le acusó de fraude y le impuso una fianza de 10 millones de dólares
en una audiencia en la que el acusado permaneció callado. Madoff pagó poco después la
fianza, garantizada por su esposa y avalada por su apartamento.

Madoff se enfrenta ahora hasta a 20 años de prisión y a una multa de 5 millones de


dólares si finalmente es condenado.

A la fiscalía se une un demanda civil interpuesta por la Securities Exchange


Commission para aclarar el colapso de la firma de Madoff. Según la demanda de la
SEC, la caída de Bernanrd L. Madoff Investment Securities se debió a una rápida serie
de eventos sucedidos a comienzos de diciembre.

En la primera semana de diciembre Madoff le dijo a un empleado, identificado en la


demanda como Senior Employee nº 2, que los clientes pidieron reembolsos por valor
de 7.000 millones de dólares, que estaba luchando por obtener liquidez y que
pensaba que podría hacerlo, según el FBI y la SEC.

Algunos gerentes de la compañía "habían supuesto anteriormente" que el negocio


manejaba activos por valor de entre 8.000 y 15.000 millones de dólares, según los
documentos.

El 9 de diciembre, Madoff advirtió a otro compañero, identificado como Senior


Employee nº1, de que quería pagar los bonus en diciembre, dos meses antes de lo
habitual. Al día siguiente ambos empleados fueron a las oficinas de Madoff. Éstos
escribieron que veterano inversor parecía estar "bajo un gran estrés" en las últimas
semanas.

Madoff anunció entonces a los empleados que "había obtenido beneficios


recientemente y que ahora era un buen momento para distribuirlos", según el FBI.
Ante las preguntas de los empleados, Madoff les remitió a un nuevo encuentro en su
apartamento.

La confesión de Madoff
Una vez en su apartamento, Madoff dijo que su negocio de asesoría de inversión era
un "fraude" y que estaba "acabado", según la denuncia de la agencia.

Añadió que no tenía "absolutamente nada" y que el negocio era "básicamente, un


esquema Pozi gigante", según el agente Cacioppi, que fue el encargado de su
detención. Los empleados entendieron al instante que Madoff había estado pagando a
los inversores con el principal de otros, escribió el agente.

Según Madoff, el negocio había sido insolvente durante años, y entonces estimó las
pérdidas en 50.000 millones de dólares. Añadió que le quedaban entre 200 y 300
millones de dólares para pagar a los empleados, a la familia y a los amigos.

Según la demanda, Madoff, que se habría confesado también a un tercer empleado,


habría dicho que planeaba entregarse a las autoridades en una semana. Después de decir
que no tenía explicación, añadió que "era todo su culpa".

Según el FBI, Madoff dijo que estaba "arruinado" e "insolvente" y que había decidido
que "no podía seguir", y que esperaba ir a la cárcel. Además, confesó los hechos
declarados por los empleados.

Historia de la firma
Madoff fundó la firma en 1960 tras abandonar la escuela de Derecho de Hofstra, según
la web de la compañía. Su hermano Peter se unión a la firma en 1970. Madoff posee
más del 75% de ella, y él y su hermano son los únicos dueños directos y gerentes de la
misma.

En la web reza también lo siguiente. "En una era de organizaciones sin rostro, cuyos
propietarios son organizaciones igualmente sin rostro, Bernard L. Madoff
Investment Securities LLC se remonta a una época anterior en el mundo
financiero: el nombre del dueño está en la puerta. Los clientes saben que Bernard
Madoff tiene un interés personal en mantener el intachable historial de valor,
gestión justa y de altos estándares éticos que siempre han sido el sello de la firma".
Madoff, el estafador de los US$50
millones
Por: EFE

Bernard Madoff, el presunto responsable de un fraude de 50.000 millones de dólares, defraudó a cientos
de familias ricas estadounidenses y fondos de inversión, que hoy intentan descubrir la amplitud de sus
pérdidas.

Foto: Agencia AP

Bernard L. Madoff, presidente de Madoff de Inversiones de Valores, fue detenido por fraude de valores.
Madoff es acusado de dirigir una falsa operación de inversión que perdió por lo menos $ 50 mil millones y
ascendieron a nada más que un "gigante régimen de Ponzi".

Entre las víctimas están miembros de los clubes de golf más exclusivos de Estados Unidos, como Fred
Wilpon, el dueño mayoritario del equipo de béisbol New York Mets, y Norman Braman, ex propietario del
equipo de fútbol americano Philadelphia Eagles.

Una larga lista de entidades e individuos ha reconocido a la prensa local que perdieron miles de millones
de dólares en las maquinaciones de Madoff, quien usó su reputación como ex presidente del mercado de
Nasdaq y como filántropo para levantar una gigantesca pirámide financiera.

El propio Madoff, quien fue arrestado el 11 de diciembre, dijo a la policía que el fraude asciende a 50.000
millones de dólares.

El acusado ofrecía rentabilidades razonablemente altas, en torno al 10%, en épocas de alzas del
mercado, pero también durante las caídas de la bolsa. Pagaba a los inversores con los recursos que iban
aportando otras víctimas.

En la página de internet de la empresa que él fundó en 1960, Bernard L. Madoff Investment Securities,
aparece un mensaje sobre fondo negro que informa que el juez Louis Stanton ha nombrado a un bufete
de abogados para gestionar los activos de la compañía.
El magistrado ha congelado los bienes de Madoff. El día antes de su detención, dijo a sus colaboradores
más estrechos que en las arcas de la empresa quedaban tan solo entre 200 y 300 millones de dólares,
según el departamento de Justicia.

Un inversor ya ha interpuesto la primera de las acciones legales contra él para intentar recuperar lo que
sea posible. Irwin Kellner afirmó haber perdido tres millones de dólares en una demanda que presentó el
pasado viernes y a la cual podrían sumarse otros inversores, pues está estructurada como una acción
colectiva.

Madoff aparentemente estafó a gran número de familias prominentes de Nueva York y Florida,
especialmente judías.

Además, logró engañar a entidades financieras que disponían de sistemas sofisticados de control de sus
inversiones. Fairfield Greenwich Group ha dicho que había colocado 7.500 millones de dólares en los
fondos de Madoff.

Según el diario The Wall Street Journal, también han perdido dinero el banco francés BNP Paribas, el
japonés Nomura y el suizo Neue Privat Bank.

En España, entre las posibles víctimas están el Banco Santander y el BBVA, según varios informes de
prensa. Esta última entidad dijo que no ha vendido a sus clientes productos vinculados a los fondos de
Madoff, pero no habló de su propia cartera.

Madoff fue capaz de esconder la estafa durante años de las agencias de regulación estadounidenses y el
escándalo podría dar fuerza adicional a los legisladores que promueven un endurecimiento de las normas
financieras.

La Comisión del Mercado de Valores, SEC, le abrió una investigación en 1992, pero lo exoneró de
cualquier irregularidad.

Sin embargo, algunos operadores del mercado tenían sus sospechas, dado que Madoff aparentemente
era capaz de mantener el rendimiento de sus fondos incluso cuando el resto del mercado se hundía.

Acorn Partners y Aksia, que asesoran a inversores adinerados, recomendaron a sus clientes no invertir en
los productos de Madoff.

En Estados Unidos han acusado el golpe en especial organizaciones sin fin de lucro de la comunidad
judía, en la que Madoff era un personaje principal.

La Fundación Robert I. Lappin, que estimula el mantenimiento de la identidad judía entre los jóvenes, se
ha visto obligada a cerrar, porque había confiado sus recursos a Madoff, según informa en su página de
internet.

Por su parte, el Sistema de Salud Judío de North-Shore, Long-Island, que opera 15 hospitales, reveló que
ha perdido cinco millones de dólares, y la Fundación Julian J. Levitt otros seis millones.

Madoff, de 70 años, se encuentra en libertad condicional tras pagar una fianza de 10 millones de dólares.
Los cargos contra él acarrean una pena máxima de 20 años en prisión y una multa de cinco millones de
dólares.

• EFE | Elespectador.com