P. 1
El Agua, Vida, Energia y Riqueza

El Agua, Vida, Energia y Riqueza

|Views: 1.034|Likes:
El agua es un recurso inagotable del planeta. Sin embargo, según la ONU 2.000 millones de personas pasarán sed a mediados de este siglo. Por falta de previsión ¿..? Por falta de dinero ¿..? Paradójicamente, el dinero también es un recurso inagotable... si se gestionara eficientemente.
Este es un documento para motivar a la reflexión, planteando que con el desarrollo de proyectos que crean riqueza se superarían situaciones de hambre, sed, enfermedades y pobreza en el mundo.
El agua es un recurso inagotable del planeta. Sin embargo, según la ONU 2.000 millones de personas pasarán sed a mediados de este siglo. Por falta de previsión ¿..? Por falta de dinero ¿..? Paradójicamente, el dinero también es un recurso inagotable... si se gestionara eficientemente.
Este es un documento para motivar a la reflexión, planteando que con el desarrollo de proyectos que crean riqueza se superarían situaciones de hambre, sed, enfermedades y pobreza en el mundo.

More info:

Published by: Pedro Tomás Vela Pérez on Apr 16, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/21/2013

pdf

text

original

Las distintas fases del ciclo natural del agua son aprovechadas
como fuentes para la obtención de energía. Una de ellas fue, es y
seguirá siendo una de las fuentes clásicas para la producción de
energía eléctrica. El proceso es el más elemental. Cuando el vapor
de agua de las nubes se condensa y cae sobre la tierra en forma de
lluvia, sobre los montes o cordilleras, al volver al estado líquido
recupera la densidad y el peso original, y por el efecto de la
gravedad, cobra una gran fuerza al caer por grandes saltos. Dicha
fuerza se aprovecha acumulando el agua en embalses o presas,
construidas en los desniveles orográficos y se deriva a través de
unos conductos que mueven unas turbinas con las que se genera
la electricidad.
Otra de las formas de producir energía a partir del agua, consiste
en aprovechar su estado gaseoso, aplicando energía térmica de
forma artificial, que la convierte en vapor del agua que se acumula
aumentando considerablemente su presión que origina una gran
fuerza, el cual se deriva a través de conductos y con dicha presión
se mueven los generadores para obtener electricidad. De la misma
forma, esa energía se utilizó en otras épocas como fuerza para
mover diversos motores de vapor, en los trenes, barcos, coches.
Una curiosa paradoja: El agua en estado gaseoso no tiene peso
específico debido a su baja densidad; en cambio el agua al volver
al estado líquido recupera la densidad original, ganando en masa y
en el peso que fue ‘diluido’ por la acción térmica del calor. De esa
forma, el agua al recuperar peso puede ser utilizada como fuerza
para mover generadores y obtener electricidad. Por otra parte, si
se produce vapor de agua de forma artificial, debido a la presión
que acumula también puede ser utilizada como fuerza que mueve
generadores, con lo que igualmente se obtiene electricidad.
En cambio y de forma opuesta, el vapor de agua liberado en la
atmósfera, al no tener densidad tampoco tiene peso, ni se acumula
la presión, por lo que ‘desaparecen’ esas fuerzas y en ese estado

48

gaseoso no existe posibilidad de ser utilizada como una fuente de
energía... aunque esto quizás sea solo aparentemente, porque la
energía siempre está, sólo se transforma.

Los Espíritus de los Cuatro Vientos, según Paracelso.

«Los Espíritus de los Cuatro Vientos cumplen un papel
similar en la vida interior del hombre, y son Euro, viento del este;
Céfiro, viento del oeste; Auster, viento del sur; y Bóreas, viento del
norte.
El viento del este, la fuerza de “conservación”, es cálido y seco;
húmedo y frío es el viento del oeste, la fuerza de “putrefacción”;
cálido y húmedo el viento del sur, la fuerza “resolutiva”; frío y seco
el viento del norte, la fuerza de “coagulación”.
El hombre es la marioneta inconsciente de los Espíritus causales
de los Vientos, que traen consigo la sequía, las lluvias, las heladas
y el calor, y mantienen la envoltura aérea de la tierra en perpetuo
movimiento, al igual que los vientos interiores actúan agitando el
alma humana. La vida de las criaturas terrestres, todo lo sano y
fructífero, depende del equilibrio entre las heladas y el calor, entre
la sequía y la humedad.
Paracelso ha presentado a los Cuatro Vientos que mantienen en
movimiento la envoltura aérea de la tierra con los mismos
atributos (frío, húmedo, etc.) que da a las “Complexiones”
humanas. Ya que los vientos no son el “Aire”, sino aquello que da
al aire las características que le diferencian en cuatro tipos de aire
y que merced a su intercambio de actividades proporcionan
vitalidad al aire. Como resultado de esta vitalización, de esta
“vida”, se permite a la Tierra dar vida futura a las plantas, a los
animales y a los hombres.»

Cita del libro ‘Las causas ocultas de la enfermedad’, de E. Wolfram

Paracelso fue un célebre médico y astrólogo suizo del siglo XVI
que destacó, entre otros, por sus conocimientos sobre la Alquimia.
A través de sus escritos transmitió los secretos ocultos de esa
misteriosa ciencia, empleando términos sencillos para expresar de

49

forma esotérica, cerrada, oculta, únicamente comprensible para
los que hubieran sido iniciados, los conocimientos de las distintas
fases de los trabajos que debían acometer los que pretendieran
alcanzar el conocimiento o fin último de la Obra, que no era otro
que lograr la Piedra Filosofal.
En la referencia citada, Paracelso reflejó de una forma maravillosa
las propiedades de los vientos para hacer una analogía sobre las
causas que influyen en las enfermedades que se producen o se
desarrollan en el cuerpo humano, ya que, según sus postulados,
las citadas propiedades se asemejan a las que se reproducen en el
interior de los seres humanos y que dan lugar a lo que se conoce
como las ‘cuatro complexiones’ que distinguen los temperamentos
y sus aspectos físicos en función de los cuatro humores o líquidos
que hay en el cuerpo: Sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema.

Lo Sanguíneo proviene de lo salado, de lo que es caliente y húmedo.
La Cólera proviene de lo amargo, de aquello que es seco y caliente.
La Melancolía de lo que es ácido, de aquello que es frío y seco.
La Flema de lo dulce, de lo que es frío y húmedo.

Estas propiedades, atribuidas para los fluidos del cuerpo humano
por un destacado alquimista como fue Paracelso, asimilándolas a
‘los espíritus de los vientos’, representan las condiciones físicas
más elementales que predominan en la atmósfera, compuesta en
su mayor amplitud por fluidos gaseosos. Húmedo y seco, frío y
cálido. La humedad y la temperatura son los factores básicos que
determinan la formación de los vientos y de su intensidad.
La interacción de dichos factores, en correlación con el volumen
de las masas a las que afectan y su proximidad o lejanía, en un
entorno donde actúan poderosos campos de fuerzas de naturaleza
magnética y gravitatoria, determinan el desarrollo de la gran
diversidad de fenómenos que se producen en la atmósfera, entre
los cuales, como muy bien indicaba Paracelso, son los vientos que
condicionan la vida de todos los seres vivos. Los hay suaves, como
las brisas marinas y los hay violentos como los tornados, que
tienen consecuencias devastadoras.
Las condiciones físicas que originan los vientos, liberan fuerzas
que pueden ser aprovechadas para producir electricidad, como

50

por ejemplo con la utilización de los aerogeneradores que
transforman esas fuerzas en energía. Veamos una descripción
breve y sencilla de los conceptos que son causa de esas
condiciones y cómo interactúan en la atmósfera.

Humedad

Un constante y permanente fluir de vapor de agua se genera como
consecuencia de la insolación de los rayos solares sobre las
superficies de océanos, mares o masas de agua, y se entremezcla
en la atmósfera, con los fluidos gaseosos que la componen y que
absorben esa humedad, que se incrementa de forma progresiva y
se reparte irregularmente, en función de otras dos condiciones: la
temperatura y la presión. Esta característica es conocida como
humedad relativa del aire, lo que significa que en la atmósfera
siempre hay contenida una determinada cantidad de agua, por
pequeña que sea, en todas partes y lugares, desde los ambientes
más húmedos o tropicales, hasta los más áridos y secos como en
los grandes desiertos.

«Una masa de aire no puede contener una cantidad ilimitada
de vapor de agua. Hay un límite a partir del cual el exceso de
vapor se licúa en gotitas. Este límite depende de la temperatura
ya que el aire caliente es capaz de contener mayor cantidad de
vapor de agua que el aire frío. Así, por ejemplo, 1 m³ de aire a 0ºC
puede llegar a contener como máximo 4,85 gramos de vapor de
agua, mientras que 1 m³ de aire a 25ºC puede contener 23,05
gramos de vapor de agua. Si en 1 m³ de aire a 0ºC intentamos
introducir más de 4,85 gramos de vapor de agua, por ejemplo 5
gramos, sólo 4,85 permanecerán como vapor y los 0,15 gramos
restantes se convertirán en agua. Decimos que una masa de aire
está saturada cuando su humedad relativa es del 100%.»

51

Temperatura

La temperatura es la cantidad de calor que posee el aire de la
atmósfera. Influye sobre la misma la acción de los rayos solares ya
que el Sol es la principal y mayor fuente de calor de la Tierra. La
distribución irregular de las temperaturas existentes sobre las
distintas zonas a lo largo de la superficie terrestre depende de una
gran cantidad de factores que influyen sobre la misma. Un
fenómeno de especial importancia es que la temperatura de la
atmósfera terrestre varía con la altitud. La relación entre la altitud
y la temperatura es variable en función de las distintas capas de la
atmósfera que la componen: troposfera, estratosfera, mesosfera y
termosfera.

«La radiación solar es la principal fuente de energía térmica
y prácticamente la única para la atmósfera de nuestro planeta.
Esta radiación solar nos llega en forma de insolación: rayos de luz
y de calor con diferentes longitudes de onda que constituyen el
espectro visible ‐rayos luminosos‐, los de menor longitud de onda
no visibles ‐rayos ultravioleta‐ y de mayor longitud de onda ‐rayos
infrarrojos‐ que tampoco son visibles. Así pues, el espectro visible
se encuentra en el medio del espectro constituido por la radiación
solar que llega a nuestro planeta, y más específicamente, a la
atmósfera terrestre.
La radiación solar atraviesa la atmósfera sin calentarla, porque el
aire es diatérmano, es decir, se deja atravesar por los rayos
solares sin calentarse. Pero esta radiación solar, al llegar a la
superficie terrestre o marítima se transforma aumentando su
longitud de onda y pueden calentar tanto las aguas como el suelo
y las capas inferiores del aire. Así, este calentamiento de la
atmósfera terrestre no es directo sino indirecto, a partir de los
rayos infrarrojos de mayor longitud de onda que son re‐emitidos
por la superficie terrestre caliente.
No obstante, en determinadas condiciones particulares, como el
fenómeno de la inversión térmica, esto puede variar, y el gradiente
negativo llegar a convertirse en positivo, es decir, aumentar según
ascendemos. Se pueden distinguir dos tipos de inversión térmica:

52

la inversión de gran altura, debida a una convergencia frontal,
cuando una masa de aire caliente es forzada a ascender
dinámicamente; y la superficie de inversión, más localizada, que
se produce en situaciones de anticiclón térmico, cuando el aire
desciende por enfriamiento y la pérdida de temperatura es mayor
en las capas bajas que en las altas.»
Diferentes temperaturas y presiones que varían de forma cíclica y
permanente se dan en función de la altitud, tomada desde la
superficie del mar, tal como se pueden observar en el ejemplo del
siguiente cuadro.

Gradientes de temperatura y presión

Presión atmosférica

«La presión atmosférica puede ser imaginada como el peso
de una columna recubierta de aire. Al igual que la temperatura, la
presión disminuye con la altura. La presión atmosférica es
generalmente medida en milibares (mb). Esta unidad de medida
es equivalente a 1 gramo por centímetro cuadrado. Otras
unidades son usadas ocasionalmente, como bares, atmósferas, o
mm de mercurio.»

53

La presión disminuye rápidamente con la altura, pero además hay
diferencias de presión entre unas zonas de la troposfera y otras
que tienen gran interés desde el punto de vista climatológico. Son
las denominadas zonas de altas presiones, cuando la presión
reducida al nivel del mar y a 0ºC, es mayor de 1.013 milibares o
zonas de bajas presiones si el valor es menor que ese número. En
meteorología se trabaja con presiones reducidas al nivel del mar y
a 0ºC para igualar datos que se toman a diferentes alturas y con
diferentes temperaturas y poder hacer así comparaciones. El aire
se desplaza de las áreas de más presión a las de menos
originándose de esta forma los vientos.
«Se llaman isobaras a las líneas que unen puntos de igual
presión. Los mapas de isobaras son usados por los meteorólogos
para las predicciones del tiempo.»

El punto triple del agua

«El punto triple de un elemento es aquel en el cual coexisten
en equilibrio el estado sólido ‐punto de congelación‐, el estado
líquido ‐punto de condensación‐ y el estado gaseoso ‐punto de
ebullición‐ de un elemento. Se define como la relación variable
entre una temperatura y una presión, que es lo que determina el
estado de un líquido, en este caso del agua. El punto triple del
agua está a 273,16 K (0,01°C) y a una presión de 611,73 pascal.»

Dicho estado o punto triple del agua se suele dar por regla general
en determinadas condiciones atmosféricas, en las que conviven
simultáneamente moléculas en esos tres estados, o que también
favorecen que el estado de esas moléculas cambien rápidamente
dando lugar a los fenómenos de precipitación, en forma líquida o
sólida, que suele ir acompañada de otros fenómenos atmosféricos,
como los fuertes vientos o las descargas eléctricas, ya que las
precipitaciones del agua dependen además de las condiciones

54

eléctricas de la atmósfera, según las cuales, se condensará en
forma de lluvia, o de nieve o de granizo.

«Las gotitas de agua en suspensión en un líquido no acuoso
de la misma densidad alcanzan fácilmente el estado de
sobrefusión, y los meteorólogos han reconocido que las gotitas
finalmente dispersadas en las nieblas y en las nubes pueden
permanecer en estado líquido muy por debajo de los 0º.»

Cristal de nieve

Curiosamente, las moléculas de agua se agrupan en una estructura
que tiene una forma piramidal, mientras que las estructuras de los
cristales de hielo o de nieve tienen una forma hexagonal perfecta.

Estructura de las moléculas de agua

H 2O

H2O

H2O

H2O

H2O

55

Electricidad en la atmósfera

Hemos señalado anteriormente la curiosa paradoja de que el agua,
tanto en su estado líquido como en su estado de vapor con alta
presión, acumula una gran fuerza susceptible de ser utilizada
como fuente de energía para obtener la electricidad. Y en la
atmósfera, por el contrario, el agua se encuentra en forma de
vapor a muy baja presión, y adolece de esa fuerza como tal fuente
de energía, por lo que su utilización carece de interés. Aunque, en
determinadas condiciones de la atmósfera, podemos observar
cómo se liberan grandes cargas de electricidad.
Desde tiempos inmemoriales, los seres humanos hemos sentido
un gran temor irracional, y a la vez un especial respeto hacia los
fenómenos que se producen en los días de tormenta. El súbito
resplandor de las centellas y relámpagos, siempre nos ocasionan
esa sensación de  tensa espera durante los breves segundos en los
que tarda en escucharse el estruendoso retumbar del trueno.

Rayos en días de tormenta

56

Todos los días, a todas horas, en numerosos y diversos lugares del
planeta se están produciendo fenómenos de tormenta, de forma
permanente y variable. Las descargas eléctricas de los rayos se
suceden de forma intermitente, y el número de rayos que se
desprenden cada día en todo el mundo se contabiliza por miles.
Estos fenómenos eléctricos se producen en unas determinadas y
específicas condiciones atmosféricas, en las que indefectiblemente
siempre están presentes grandes masas nubosas, generalmente
cargadas de agua y en ocasiones también de granizo.
Diariamente vemos cómo las nubes se mueven en los cielos, cómo
pasan de una forma muy variable y aleatoria, lenta o rápidamente,
hay días que transcurren completamente nublados, cubiertos por
espesas capas de nubes, que en ocasiones pasan sin descargar una
sola gota de agua y en otras pasan días enteros descargando las
lluvias. En los días más calurosos y con embolsamientos de aire
frío en las capas altas de la atmósfera, se producen la formación de
grandes cúmulos de nubes llamadas de desarrollo o evolución, con
presencia de fuertes vientos, cálidos que ascienden y fríos que
descienden, y es entonces cuando comienzan a generarse las
descargas eléctricas, con los relámpagos, los rayos y los truenos.
Son esas las condiciones atmosféricas que convergen en los días
de tormenta. Temperatura, humedad, calor, frío, bajas presiones y
fuertes vientos, y las consecuencias son que del vapor de agua se
desprenden continuas e impresionantes descargas de electricidad
natural. Son las leyes de la naturaleza, las leyes de la física, las que
hay que respetar y observar para aprender de ellas todo cuanto se
necesita conocer.
Porque, aunque estemos acostumbrados a ver que las descargas
eléctricas se originan principalmente en los días de tormenta, no
son esas las únicas circunstancias o condiciones en las que se
producen. Con gran frecuencia se producen también descargas
eléctricas en condiciones atmosféricas diferentes, como ocurren
en las erupciones volcánicas, donde podemos observar cómo de
entre las nubes calientes de ceniza se desprenden gran cantidad
de descargas eléctricas y rayos.

57

Electricidad liberada en la erupción de un volcán

Y es que allí donde convergen las condiciones atmosféricas que se
han señalado, se producen este tipo de fenómenos eléctricos
naturales, como también ocurre, por ejemplo, en un fenómeno
conocido como el ‘Relámpago de Catacumbo’, que se origina en
una extensa zona de ciénagas existentes en Venezuela.

«El relámpago aparece sobre los cielos del Estado Zulia entre
140 y 160 noches por año, y cada vez que lo hace refulge entre
siete y diez horas continuas, con una frecuencia de 50 descargas
por minuto y una intensidad de hasta 400.000 amperios. En el
siglo XIX, el naturalista alemán Alexander Von Humboldt, lo
describió como “explosiones eléctricas que son como fulgores
fosforescentes”, las cuales constituyen un regenerador de la capa
de ozono, gracias a la liberación de partículas de oxígeno que al
chocar producen este gas.
El ‘Relámpago’ es el primer generador de electricidad de
origen tormentoso del planeta, pues “en diez minutos de
recurrencia genera la energía necesaria para encender las
bombillas existentes en toda Suramérica”.
El fenómeno se produce a partir del choque de nubes, cuya
formación depende de la presencia de agua. Las nubes se cargan
por la confluencia de vientos en una zona de baja presión, sobre

58

un espejo de agua (parque nacional Las Ciénagas) y contra las
montañas (de la sierra de Perijá). La ecuación la completan los
gases emanados de la descomposición de materia orgánica del
parque, que al recibir el choque eléctrico producen el relámpago.»

Fenómeno del relámpago de Catacumbo

Es la electricidad que se libera en plena atmósfera, es la energía
que contiene el agua, porque el agua es la gran fuente de energía
natural del planeta. Sería una gran propuesta de solución que
permitiría resolver los problemas de escasez de energía eléctrica
en el mundo, si se pudieran reproducir esas mismas condiciones
naturales de una forma artificial, para aprovecharlas como una
fuente de energía de la que se podría obtener a voluntad toda la
electricidad que se deseara.

59

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->