P. 1
Jacques Lipchitz: La vida de un escultor

Jacques Lipchitz: La vida de un escultor

|Views: 631|Likes:
Publicado porTarbut Sefarad
Santiago Raigorodsky recuerda, en la introducción de su artículo sobre la vida y obra de Jacques Lipchitz, las palabras del escultor: "¿Qué me impulsa a hacer arte?(...) Es una especie de deseo de luchar contra la muerte."
Santiago Raigorodsky recuerda, en la introducción de su artículo sobre la vida y obra de Jacques Lipchitz, las palabras del escultor: "¿Qué me impulsa a hacer arte?(...) Es una especie de deseo de luchar contra la muerte."

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: Tarbut Sefarad on Apr 16, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/02/2013

pdf

text

original

   

JACQUES  LIPCHITZ:  La  vida  de  un  escultor  
Por  Santiago  Raigorodsky.  Director  Tarbut  Arte.   Pocas  veces  la  introducción  de  un  escrito  sobre  la  vida  y  obra  de  un  artista  sea  tan  clara  y   explícita  como  en  estas  palabras  del  propio  artista:  “Ya  ve  –  decía  Lipchitz  en  una  conversación   con  el  crítico  Cranston  Jones,  emitida  en  1958-­‐  llevo  casi  cincuenta  años  siendo  escultor   profesional  ,  casi  medio  siglo.  Y  me  he  estado  preguntando  ¿qué  es  el  arte?  Es  una  energía  tan   poderosa,  ¿qué  es  lo  que  me  la  da?  ¿Qué  me  impulsa  a  hacer  arte?  Y  hallé  la  respuesta.  No  sé   si  es  la  verdadera  respuesta,  pero  para  mí  lo  es.  Es  una  especie  de  deseo  de  luchar  contra  la   muerte.  El  amor  también  lo  es.  Pero  el  arte  es  un  medio  humano.  Procreación  tienen  los   animales,  y  son  arrastrados  por  ese  impulso  poderoso  que  los  empuja  a  hacer  que  la  especie   sobreviva.  Pero  los  seres  humanos  tienen  el  arte,  y  eso  los  diferencia  del  animal.  Y  aquí  es   cuando  sientes  esa  continuidad,  esa  inmortalidad  del  arte”...          

     Jacques  Lipchitz  en  su  estudio  

 

 

 

Son  pocos  los  detalles  que  se  conocen  sobre  la  vida  personal  de  Jacques  Lipchitz.  Se  sabe  que   nació  un  22  de  agosto  de  1891  en  Druskieniki  ,  en  ese  entonces  parte  del  imperio  ruso,  hoy   Lituania.  Su  nombre  completo  fue  Chaim  Jacob  Lipchitz,  el  mayor  de  los  seis  hijos  de  Abraham   Lipchitz  y  Rachel  Leah  Krinsky.  Su  padre  era  un  próspero  contratista  de  obras.   Ya  en  sus  primeros  años,  mientras  estudiaba  en  una  escuela  comercial  en  Bialystok,  el  joven   Jacob  demostró  su  inclinación  por  el  dibujo  y  el  modelado  en  arcilla.  En  Vilna,  donde  se   trasladó  con  quince  años,  siguió  sus  estudios  y  completó  su  enseñanza  media.  En  esa   temprana  edad  recibió  elogiosos  comentarios  sobre  sus  primeras  obras  escultóricas.  

1    

    El  joven  Lipchitz  determinado  a  dedicarse  al  arte,  apoyado  por  su  madre  y  un  tío,  decide  y  viaja   a  París  en  octubre  de  1909.  Su  padre,  que  en  principio  se  opuso  a  ese  viaje,  rectificó  su  actitud   al  poco  tiempo  y  aceptó  la  vocación  de  éste,  apoyándolo  económicamente.     En  París,  el  joven  Lipchitz  asistió  a  clases  de  escultura  en  piedra  y  anatomía  en  la  École  des   Beaux-­‐Arts,  también  estudió  en  la  escuela  Julian  y  en  la  Académie  Colarossi.  Visitaba  casi  a   diario  el  Louvre  además  de  otros  museos,  y  fue  allí  donde  cobró  un  gran  interés  por  la  historia   del  arte,  especialmente  por  el  del  antiguo  Egipto,  el  griego  arcaico  y  el  gótico.  Entusiasta  y   trabajador,  el  joven  Lipchitz  pronto  estableció  relación  con  otros  jóvenes  artistas,  sobre  todo   emigrados  rusos.  Con  algunos  de  ellos  expone,  en  1911  en  las  Gals  Malesherbes  y   posteriormente  en  el  Salón  National  des  Beaux-­‐Arts  y  el  Salon  d´Automne.  Ese  mismo  año   contrajo  tuberculosis,  una  enfermedad  común  en  esos  tiempos,  como  consecuencia  de  ello   viajo  a  Bélgica,  donde  se  pudo  reponer.     En  1912  dos  hechos  reclaman  su  presencia  en  Rusia,  uno  fue  el  conocer  las  dificultades   económicas  que  atravesaba  su  familia  y  el  otro  es  que  había  sido  reclamado  por  Rusia  para   hacer  el  servicio  militar.  Sin  embargo,  liberado  de  éste  por  razones  de  salud,  pudo  visitar   brevemente  el  Museo  del  Hermitage  de  San  Petesburgo.  Al  poco  tiempo  regresaba  a  París.   Serían  esos  años  de  angustia  por  la  situación  familiar,  que  también  afectaba  su  economía,  y  el   inminente  estallido  de  la  primera  guerra  mundial.  Instalado  en  Montparnasse  siguió   trabajando  en  su  estudio,  vecino  de  quien  sería  otro  gran  escultor,  el  suizo  Brancusi.   Lipchitz  en  1913  conoce  a  Max  Jacob  y  a  un  joven  pintor  italiano,  Amadeo  Modigliani,  con   quienes  hizo  pronta  amistad.  En  1915  también  se  relaciona  con  el  pintor  Jaim  Soutine,  al  que   presenta  a  Modigliani.  Su  círculo  de  amistades  se  hacía  cada  vez  mayor.   En  1914,  en  compañía  de  Diego  Rivera,  que  con  el  tiempo  sería  un  gran  pintor  y  muralista   mejicano,  viaja  a  Mallorca  y  luego  a  Madrid.  Allí,  en  el  Museo  del  Prado,  conoce  las  obras  de   Tintoretto,  Goya,  El  Bosco,  Velazquez  y  el  Greco,  por  quienes  se  siente  fuertemente   impresionado.     En  París  nuevamente  y  también  por  mediación  de  Diego  Rivera,  conoce  a  Picasso  y  a  Juan  Gris,   que  eran  en  ese  entonces,  junto  a  otros  artistas  como  Georges  Braque,  los  más  importantes  e   inteligentes  iniciadores  del  movimiento  cubista.  Así  fue  como  Lipchitz,  a  través  de  sus  viajes,   sus  primeros  trabajos  y  sus  numerosos  amigos  en  pocos  años  pasó,  de  una  elemental   formación  artística,  a  poseer  una  gran  variedad  de  influencias  formativas.   Es  en  esos  años,  de  1913  a  1914,  cuando  Lipchitz  se  comienza  a  revelar  como  un  escultor  de   estilo  personal  y  definido.  Son  estos  trabajos  el  fruto  de  una  fusión  de  estilos  primitivos   africanos  (que  comenzaban  a  interesar  mucho  a  los  artistas  de  esa  época)  y  góticos   medievales.  Lipchitz,  dueño  de  un  espíritu  inquieto  y  exuberante,  encuentra,  además,  en  un   nuevo  movimiento  plástico,  el  cubismo,  un  camino  de  investigación,  elaboración  y   transformación  de  sus  obras.  Para  ello  cuenta  con  la  colaboración  de  sus  amigos,   principalmente  la  de  Juan  Gris.  También  se  vería  fuertemente  influenciado  por  la  obra  de   Picasso.     2    

    El  cubismo  era  una  tendencia  de  fuertes  bases  conceptuales  que  buscaba,  por  una  parte  la   simplificación  de  las  formas,  geometrizándolas,  y  por  otra,  una  nueva  concepción  del  espacio.   En  principio  fueron  algunos  pintores,  con  Picasso  a  la  cabeza,  quienes  desarrollaron  los   primeros  pasos  del  cubismo.  Ellos  sostenían  la  posibilidad  de  mostrar  un  objeto  visto  desde   distintos  ángulos.     Se  rechazaba  la  perspectiva  tradicional,  que  veía  al  objeto  desde  un  solo  punto  de  vista,   estableciéndose  la  multiplicidad  de  esos  puntos.  De  esa  forma  se  incorporó  la  noción  del   tiempo  y  se  mostró  la  totalidad  del  objeto,  de  lo  que  se  sabía,  aunque  no  fuera  posible  verlo.   Para  ello,  se  geometrizaron  los  cuerpos  espaciales  en  planos  y  se  desarticularon  sus  partes   esenciales  para  llevar  el  objeto  a  la  superficie  de  sus  telas  y  papeles.    

     The  guitar  player  –  1918  Figura  sentada  -­‐  1916  

 

 Desde  luego,  la  comprensión  del  proceso  cubista  (que  vale  la  pena  conocer)  en  todas  sus   etapas,  ha  sido  una  de  las  claves  en  el  desarrollo  de  la  plástica  actual.  Seguramente,  junto  al   impresionismo  y  al  expresionismo  han  sido  los  movimientos  de  mayor  importancia  artística  del   siglo  pasado  y  que  impregnan  el  actual.   Pero  el  problema  de  los  escultores  era  un  tanto  distinto  al  de  los  pintores,  ellos  tenían  el   volumen  y  no  el  plano  de  un  papel  o  de  una  tela.  Las  soluciones  encontradas  y  desarrolladas   por  los  pintores  eran  de  difícil  traducción  en  el  campo  de  la  escultura.  En  el  ámbito  de  los   primeros  escultores  cubistas,  como  Lipchitz,  Archipenko  y  Laurens,  entre  otros,  se  aplicaron   distintas  soluciones  en  la  búsqueda  de  una  más  rica  representación  plástica.     Hasta  ese  momento,  toda  la  escultura  había  sido  realizada  a  partir  de  un  bloque  homogéneo,   sobre  el  que  se  trabajaban  las  formas.  En  principio,  algunos  escultores  cubistas,  influenciados   por  los  “collages”  de  los  pintores,  comenzaron  a  construir  sus  obras  con  diversas  piezas,  no   procedentes  de  un  mismo  bloque.  En  la  búsqueda  de  la  “ausencia  de  masa”,  aparecen  huecos   y  vacíos  creándose  así  un  nuevo  concepto  del  espacio  escultórico.  

3    

                  En  ese  año,  1915,  el  joven  Lipchitz  ya  conocía   y  convivía  con  Berthe  Kitrosser,  con  quien  se   casaría  un  año  mas  tarde.  Amadeo   Modigliani,  de  quien  el  joven  matrimonio  era   muy  amigo,  pintó  un  cuadro  de  la  pareja,   cuadro  que  hoy  se  encuentra  en  el  Art   Institut  de  Chicago        Jacques  y  Berthe  Lipchitz      por  Amadeo  Modigliani  -­‐  1916   En  1915,  Lipchitz  comienza  esta  nueva  etapa  creativa  que  se  prolonga  hasta  1920.  Esta,  que   podemos  llamar  su  etapa  cubista,  sería  la  que  a  la  postre  le  daría  el  mayor  reconocimiento  en   el  mundo  de  las  artes.  Las  figuras  de  Lipchitz  comienzan  a  ser  severamente  rectilíneas,  los   planos,  las  formas  abiertas  y  la  ausencia  de  la  figuración  tradicional,  unido  todo  en  un   contrapunto  de  ritmos  comienzan  a  ser  característicos  de  sus  obras.       Entre  1915  y  1916  Lipchitz  construyó  figuras  desmontables,  elaboradas  con  tiras  de  metal  o   madera,  con  el  objeto  de  crear  un  contrapunto  de  planos.  En  1916  causa  sensación  abriendo   un  agujero  en  su  escultura  en  piedra  “Hombre  con  guitarra”  un  recurso  que  creaba  un  nuevo   concepto  de  espacio  dentro  de  la  masa  de  la  escultura  (recurso  que  más  adelante  sería   utilizado  por  otros  grandes  escultores  como  Henry  Moore,  Bárbara  Hepworth,  Jorge  Oteiza  o   Eduardo  Chillida).En  1917  junto  a  colaboradores  de  la  talla  de  Picasso,  Braque  y  Apolllinaire,   Lipchitz  escribe  en  la  revista  “Nord-­‐Sud”,  fundada  por  Pierre  Reverdy.     En  la  primavera  de  1918  bajo  el  bombardeo  alemán  de  París,  los  Lipchitz  junto  a  Juan  Gris  y  su   esposa  Josette,  se  refugiaron  en  Touraine.  Allí,  ante  la  imposibilidad  de  esculpir,  Jacques  se   dedicó  a  hacer  dibujos  y  acuarelas  para  una  serie  de  bajo-­‐relieves,  algunos  de  los  cuales   llevaría  a  cabo  posteriormente.  Los  temas  tratados  por  aquellos  años  y  en  esas  primeras   experiencias  eran  poco  comprometidos.  Arlequines,  músicos,  instrumentos  musicales  y   naturalezas  muertas  eran  objeto  de  trabajo  y  estudio,  tanto  en  la  pintura  como  en  la  escultura.    

4    

        Para  Jacques  Lipchitz,  el  dibujo  siempre  se   mantuvo  como  un  elemento  natural  e   integrado  dentro  del  abanico  de   herramientas  de  expresión  que  utilizó  a  lo   largo  de  toda  su  carrera.  Como  escultor,   Lipchitz  dibujó  tanto  antes  como  después  de   realizar  el  conjunto  de  su  obra  escultórica.   Para  él,  el  dibujo  era  un  potencial  punto  de   partida  de  las  esculturas,  o  la  exploración  de   variaciones  de  temas  y  formas  ya  creadas  en   tres  dimensiones.         En  1920,  la  pareja  Lipchitz  estaba  de  regreso  en  París.  Fue  allí,  ese  mismo  año,  cuando  Jacques   realiza  su  primera  exposición  individual  en  la  galería  “l´Effort  Moderne”  de  Leonce  Rosenberg,   con  quien  firma  un  contrato  de  exclusividad.  A  partir  de  ese  año,  se  sucede  un  período  de   fecunda  fertilidad  creativa,  trabaja  entonces  con  distintos  materiales  como  el  yeso,  cobre,   cartón,  madera  y  fierro.  Por  ese  entonces  comienzan  a  aparecer  las  que  serían  sus  esculturas   monumentales.  También,  para  esas  fechas,  Maurice  Reynal  publica  el  primer  ensayo   monográfico  sobre  la  obra  de  Lipchitz.     Lo  relatado  hasta  el  momento,  podríamos  decir,  constituye  un  primer  período  en  la  obra  de   Lipchitz,  período  de  investigación  en  el  que  la  vida  emocional,  más  personal  del  artista,  fue   restringida  por  el  concepto  científico  del  arte,  su  período  cubista.  En  1924  Lipchitz  se  hace   ciudadano  francés  y  se  traslada  junto  a  su  esposa  al  suburbio  parisino  de  Boulogne-­‐sur-­‐Seine,  a   una  casa  especialmente  diseñada  para  ellos  por  el  arquitecto  Le  Corbusier.    “Joie  de  vivre”  (Alegría  de  vivir)  de  1927,  sería  su  primera  gran  composición  al  aire  libre.   Posiblemente  sea  ésta  una  de  las  esculturas  más  significativas  entre  dos  etapas  bastante   diferenciada  de  su  inquieta  búsqueda.  Es  éste  un  momento  donde  se  manifiesta  una  gran   fuerza  y  vigor  en  su  trabajo,  culminación  de  un  período  de  indagaciones  sobre  la  estructura   formal.  Fue  esta  etapa  de  su  obra  la  llamada  “esculturas  transparentes”,  composiciones   abiertas  de  tiras  y  bandas  que  daban  la  impresión  de  ser  una  caligrafía  lírica  del  espacio.   Pero  ya,  alrededor  de  1925  su  escultura  comenzaba  a  reflejar  su  sentir,  un  período  donde  se   amalgaman  lo  biológico  y  lo  físico,  lo  consciente  y  lo  inconsciente,  aparecen  hombres  y   animales  demoníacos,  el  sueño  y  la  realidad,  en  lo  que  algunos  denominaron  su  etapa   surrealista  o  barroca.  Difícil  resulta  definir  fechas  estrictas  de  los  distintos  períodos  en  la  obra   de  Lipchitz  debido  a  los  constantes  cambios  ocurridos  como  consecuencia  de  su  búsqueda   experimental  e  inquieta.  El  artista  variaba  constantemente  en  sus  técnicas  como  en  los  temas   5    

    tratados,  tanto  volvía  a  lo  ya  explorado  como  comenzaba  un  nuevo  y  desconocido  camino   llevado  por  su  sensibilidad.  En  el  año  de  1926  expone  en  la  galería  Jeanne  Boucher,  con  quien   se  asocia.  

Prometeo   luchando  con  el  buitre-­‐1936     Por  ese  entonces  la  obra  de  Lipchitz  adquiere  un  profundo  significado  social  y  político,  que  se   expresa  en  temas  duales,  bíblicos  y  mitológicos.  El  hombre  combate  al  hombre,  a  animales   monstruosos  o  a  poderes  sobrehumanos,  simbolizando  las  fuerzas  del  bien  y  del  mal.  Se   suceden  varias  y  exitosas  exposiciones  como  la  gran  retrospectiva  de  1930  en  la  parisina   Galerie  de  la  Renaissance,  donde  se  mostraron  100  de  sus  esculturas.     Joia  de  Vivre  –  1927   En  esta  etapa,  el  artista  que  modelaba  muchas  piezas  en  arcilla,  comenzó  a  sentir  su   preferencia  por  el  bronce.  Cientos  de  bosquejos  eran  ejecutados  en  arcilla,  lo  que  le  permitía   un  trabajo  más  rápido  y  directo.  Lipchitz  ya  se  sentía  liberado  de  las  rígidas  exploraciones   cubistas,  y  aunque  mantenía  una  sólida  estructura  formal,  muchos  de  sus  trabajos  se  hicieron   más  nerviosos,  espontáneos  e  incluso  claramente  emocionales.  En  otras  obras,  ganaba  la   reflexión  y  las  formas  se  hacían  más  serenas  y  definidas.   En  1935  se  realiza  una  gran  exposición  de  su  obra  en  Nueva  York,  en  la  galería  Brummer,  con   un  catálogo  prologado  por  Èlie  Faure.  Al  año  siguiente  en  el  Petit  Palais  de  París  fueron   expuestos  36  trabajos  suyos  en  la  exposición  “Les  maîtres  de  l´Art  Indépendant”,  allí  recibe  la   Medalla  de  Oro.  Ese  mismo  año  el  gobierno  francés  le  encarga  una  gran  escultura  que  sería   “Prometeo  luchando  con  el  buitre”  destinada  a  la  Exposición  Universal  de  París,  de  1937.   Recibe  también  otros  importantes  encargos  y  surgen,  entre  otras,  obras  como  “David  y  Goliat”   y  el  “Nacimiento  de  las  Musas”.     Con  el  encumbramiento  del  fascismo  en  la  Alemania  nazi  y  la  ocupación  alemana  de  París,  el   matrimonio  Lipchitz  temiendo  por  su  vida,  decide  refugiarse  en  Toulouse.  Allí,  Jacques  sólo  se   sintió  capaz  de  trabajar  en  dibujos  y  algún  retrato  pintado.  En  1941,  como  muchos  otros   judíos,  los  Lipchitz  decidieron  emigrar  a  los  Estados  Unidos,  instalándose  en  Nueva  York.  Luego   de  un  período  de  adaptación  a  la  nueva  vida  y  con  cierta  estrechez  económica,  Lipchitz  retoma   su  trabajo  y  su  obra  en  una  nueva  etapa  de  su  trayectoria.  Asume  entonces  un  estilo  próximo   6    

 

    al  barroco  en  su  forma  y  al  expresionismo  en  su  carácter,  todo  con  una  fuerte  carga  personal.   Las  obras  de  este  período  adquieren  formas  más  solemnes  y  monumentales,  retomando   muchas  veces  temas  de  sus  búsquedas  iniciales.    Numerosas  exposiciones  se  suceden  allí,  de  la  mano  del  marchand  y  crítico  de  arte  Curt   Valentin,  expone  en  la  galería  Duchholz  de  Nueva  York.  Lo  hace  en  los  años  1942,  1943,1946,   1948  y  1951.  Los  Lipchitz,  anteriormente,  en  1946,  retornarían  por  primera  vez  a  París,  fue  ése   el  año  de  su  separación  matrimonial.  En  1947  el  gobierno  francés  le  concede  el  título  de   Caballero  de  la  Legión  de  Honor.  Tiempo  después,  Jacques  volvió  definitivamente  a  Nueva   York,  Berthe  se  quedó  viviendo  en  París.    Luego  de  una  nueva  exposición,  esta  vez  en  la  galería  Maeght  de  París,  Lipchitz  recibe  el   encargo  para  la  Iglesia  de  Assy  en  la  Alta  Saboya,  una  figura  de  Notre-­‐Dame  de  Liesse.  Trabajó   varios  años  en  ese  proyecto,  que  se  alargó  debido  a  un  desafortunado  incendio  que  destruyó   su  estudio,  perdiendo  un  gran  modelo  que  ya  tenía  hecho.  No  obstante  Lipchitz  rehízo  el   trabajo.       Debajo  de  la  cúpula  de  la  iglesia  se  encuentra  colocada  la  virgen  de  Lipchitz.  Las  puertas  de  esa   iglesia  son  también  de  su  autoría.  En  ellas  se  puede  leer:  “Jacob  Lipchitz,  judío  creyente  en  la  fe   de  sus  antepasados  creó  esta  virgen  para  que  la  buena  voluntad  de  la  humanidad  y  la   espiritualidad  prevalezcan”.  Su  carácter  ecuménico,  su  búsqueda  de  la  paz  entre  los  hombres  y   sus  esfuerzos  por  una  sociedad  mejor  quedaban  una  vez  más  demostradas  y  materializadas  en   su  arte.  También,  un  vaciado  de  ella  se  erigió  en  una  iglesia  de  New  Armony,  Indiana.    

 

  7  

 

 

     La  Virgen  de  Liesse  Arbol  de  la  Vida   Jacques  Lipchitz  se  halla  definitivamente  instalado  en  Nueva  York  en  1948,  ese  año  se  casa   nuevamente  con  la  también  escultora  Yulla  Hallberstadt,  que  sería  la  madre  de  su  única  hija,   Lolya  (Yulla,  fruto  de  un  matrimonio  anterior  tenía  dos  hijos,  Hanno  y  Franck  Mott).    Muchas  importantes  exposiciones  se  suceden,  tanto  en  Estados  Unidos  como  en  Europa.  En   1950  el  Museo  de  Arte  de  Portland  le  organiza  una  muestra  que  también  se  expone  en  San   Francisco  y  Cincinnati.  En  1951  el  MOMA  de  Nueva  York  organiza  una  exposición  itinerante  con   el  Walker  Art  Center  de  Minneapolis  y  el  Museo  de  Arte  de  Cleveland.  En  1954,  el  Museo  de   Arte  Moderno  de  Nueva  York  le  organiza  una  gran  retrospectiva.    En  1958  su  obra  se  muestra  en  el  Museo  Stedelijk  de  Amsterdam,  año  en  el  que  Lipchitz  recibe   la  ciudadanía  americana.  Sus  obras  también  serán  expuestas  en  diversas  ciudades  europeas,   Basilea,  Dortmund,  Bruselas  y  Otterlo,  entre  otras.    Especialmente,  en  la  época  de  los  60  su  prestigio  se  vio  sólidamente  consolidado  después  de   su  participación  en  la  XXVI  Bienal  de  Venecia.  En  1961  el  artista  viaja  a  Italia,  instalándose  en   Pietrasanta,  con  el  fin  de  ampliar  sus  conocimientos  en  fundición.     En  1963  Jacques  Lipchitz  visita  por  primera  vez  Israel.  Fue  el  comienzo  de  una  fructífera  etapa,   que  culminó  con  el  encargo  de  la  obra  “El  árbol  de  la  vida”.     El  artista  realizó  numerosas  maquetas  y  estudios  para  esta  escultura  y  señaló  que  la  misma   “simboliza  los  sueños  y  aspiraciones  espirituales  del  pueblo  judío...su  sacrificio  y  su  tradición”.     En  1965  se  instala,  en  el  Military  Park  de  Nueva  Yersey,  una  gran  pieza  esculpida  por  Lipchitz   en  homenaje  a  John  F.  Kennedy.  Ese  mismo  año,  en  la  inauguración  del  Museo  de  Israel,  en   Jerusalem  se  realiza  una  enorme  exposición  con  la  obra  de  Lipchitz.     Ya  en  1966,  recibe  la  Medalla  de  Oro  de  la  Academy  of  Arts  and  Letters  de  Nueva  York,  una  de   las  mayores  distinciones  que  puede  recibir  un  artista  americano.  A  partir  de  1970  se  organizan   importantes  muestras  retrospectivas  de  la  obra  de  Lipchitz  en  Alemania,  Austria  e  Israel.  Es  allí   donde  inaugura  con  una  muestra  el  nuevo  Museo  de  Arte  de  Tel  Aviv.     En  1972  se  celebra  la  exposición  “Jacques  Lipchitz:His  Life  in  Sculpture”  en  el  Metropolitan   Museum  of  Art  de  Nueva  York,  en  esa  misma  ocasión  se  publica  su  autobiografía  .  El  libro  está   escrito  basándose  en  diversas  entrevistas  que  le  hace  Deborah  Stott  entre  1968  y  1970,   estando  el  artista  trabajando  en  Italia.        Su  obra,  “El  Arbol  de  la  Vida”,  que  hoy  se  encuentra  en  la  entrada  del  Hospital  Universitario   Hadassa,  en  el  Monte  Scopus  de  Jerusalém,  no  alcanzó  a  ser  vaciada  por  el  artista,  que  había   realizado  los  moldes  definitivos.  Lipchitz  murió  en  Capri  el  27  de  mayo  de  1973  y  fue   sepultado,  según  su  deseo,  en  Har  Hamenujot  (“La  Colina  del  Ultimo  Reposo”),  en  Jerusalém.    

8    

        BIBLIOGRAFIA     Historia  del  Arte  –  Pijoan  –  1965   Vida  de  los  grandes  artistas  del  Siglo  XX-­‐  Edward  Lucie-­‐Smith  –  1999   Revista  Ariel  Nº  41-­‐  Ministerio  de  Relaciones  Exteriores  de  Israel-­‐  Jerusalem  -­‐1976   Jacob  Lipchitz  –A  Life  in  Sculpture  –Allan  Wilkinson  –Art  Gallery  of  Ontario  –1989   “Jacques  Lipchitz  and  Cubism”  –  Deborah  A.  Stott-­‐  Nueva  York,  Garland  Pub  -­‐  1978.     PAGINAS  WEBS  CONSULTADAS   http://www.lapalabraisraelita.cl/agosto18_06/13_18.pdf   http://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Lipchitz   http://images.google.es/images?hl=es&source=hp&q=jacques+lipchitz&btnG=Buscar+im%C3% A1genes&gbv=2&aq=f&oq=            

9    

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->