Está en la página 1de 7

CHISTES PARA PROFESORES

1. La profesora interviene en una discusión entre dos alumnos:


- Pepito, ¿cuál es el problema?
- Es que soy demasiado inteligente para estar en el primer grado.
Mi hermana está en tercero y yo soy más inteligente que ella. ¡Yo
quiero ir a tercero también!

2. La profesora ve que no puede resolver el problema y lo manda


para la dirección.
Mientras Pepito esperaba en la antesala, la profesora le explica la
situación al director. Éste promete hacerle un test al muchacho,
que seguro no conseguirá responder a todas las preguntas, y así
accederá a continuar en primero. Ya de acuerdo ambos, hacen
pasar al alumno y le hacen la propuesta del test que él acepta.
Inicia entonces las preguntas el Director:
- A ver Pepito, ¿Cuánto es 3 por 3? "9" ¿Y cuánto es 6 veces 6?
"36"
El director continúa casi una hora, con la batería de preguntas que
sólo un excelente alumno de tercero debe conocer y Pepito no
comete ningún error.
Ante la evidente inteligencia del menor, el Director dice a la
profesora:
- Creo que tendremos que pasarlo a tercero. La profesora no muy
segura, pregunta:- ¿Puedo hacerle yo unas preguntas también? El
director y Pepito asienten.
Comienza entonces la profesora:
- ¿Qué tiene la vaca 4 y yo sólo dos? - Las piernas, responde
Pepito sin dudar...
- ¿Qué tienes en tus pantalones, que no hay en los míos? El
director se ajusta los lentes, y se prepara para interrumpir... - Los
bolsillos, responde el niño.
- ¿Qué entra al centro de las mujeres y sólo detrás del hombre?
Estupefacto, el director contiene la respiración... - La letra "E",
responde el alumno.
- ¿Y dónde las mujeres tienen el pelo más encaracolado? El
director hace una mueca de asombro. - En África, responde Pepito
sin dudar.
- ¿Qué es blando, y en las manos de una mujer se torna duro? Al
director se le cruzan los ojos. - El esmalte de uñas, contesta
Pepito.
- ¿Qué tienen las mujeres en medio de las piernas? El Director no
lo puede creer... - Las rodillas, responde Pepito al instante.
- ¿Y qué tiene una mujer casada más ancha que una soltera? - La
cama.
- ¿Qué palabra comienza con la letra C, termina con la letra O, es
arrugado y todos lo tenemos atrás? El director empieza a sudar
frío... - El codo, profesora.
- ¿Y qué empieza con C tiene un hueco y yo se lo di a varias
personas para que lo disfrutaran? El director se tapa la cara... - Un
CD.
El director, ya mareado de la presión les interrumpe y le dice a la
profesora...
- Mire, póngame al capullo este en sexto... ¡¡¡Y yo me voy a
primero, que acabo de fallar todas las respuestas!!

3. El profesor chiflado
Llega un nuevo profesor a la universidad, trajeado y vistoso, a
impartir un curso de física fundamental. Desde la tarima propone a
sus alumnos el siguiente problema:
- Teniendo en cuenta el volumen que ocupan ustedes (yo no, que
para eso soy catedrático), la velocidad del rayo lumínico solar, la
aberración del polvo desplazado por la tiza y las vibraciones
emitidas por mis cuerdas vocales, calculen la edad que tengo.
Todos los alumnos tiemblan ante el problema, excepto uno que
levanta la mano y dice de inmediato: "cuarenta y cuatro".
El catedrático se sorprende y pregunta:
- Y usted, ?como lo sabe?
- Muy fácil. Tengo un hermano que tiene 22 y es medio gilipollas.

4. Jaimito se da por aludido


-¿A ver, Jaimito, sabría decirme dos pronombres?
-¿Quién yo?
-Muy bien. El siguiente.

5. Evidencias de alumnos
En la autoescuela: -¿Qué significa un triángulo con el dibujo de
dos niños corriendo con la cartera?
-Que salen del colegio –contesta el alumno.
También podría ser que entraran en la escuela, ¿no?
-No, porque los niños están corriendo.

6. Jaimito inteligente
-A ver, Jaimito –pregunta el maestro, dime el nombre de tres
cuadrúpedos. -Y Jaimito: -El caballo, el burro y dos palomas.

7. El del profesor miope


El maestro es muy miope y hoy se ha dejado las gafas en casa, así
que ya que le resulta difícil leer, decide pasar la clase lo mejor
posible preguntando a los alumnos.
-Vamos a ver... ¡tú, el del fondo a la derecha!, ¿sabrías decirme
quién escribió el Quijote?
-Pues no lo se, señor profesor.
-¿No? Pues, a ver, dime quien fue Cervantes.
-Pues... no podría decirle con exactitud.
-¡Pero esto es el colmo! ¿Sabrás al menos decirme cómo se llama
el director de la escuela?
-No señor. Yo en realidad soy el electricista y estoy reparando la
instalación.

8. Faltas ortográficas
Estamos en Septiembre y han comenzado de nuevo las clases.
Una maestra, delicada ella, trata de que a los niños no les resulte
muy traumática la vuelta al cole y saca el tema de las vacaciones.
-Y ahora me vais a hacer un dictado de las frases que yo ponga en
la pizarra, corrigiendo las faltas que yo ponga. Escribe en la
pizarra: En estas vacaciones me he havurrido mucho’. –A ver
Jaimito, ¿qué faltas ves tú?
-Le faltó novio, seguro -, contesta.

9. ¿Quién tiene ganas de clase?


-Papá, papá, hoy no quiero ir a la escuela.
-¿Qué te pasa hijo?
-Pues mira, primero tengo sueño, segundo que me aburro y
tercero que se ríen de mí.
-¿Sabes que te digo?, que tienes que ir. Primero porque es tu
obligación, segundo porque ya tienes cuarenta y cinco años y
tercero porque eres el director.

10. Le dice el profesor a Juanito: A ver Juanito, ?que te pasa si te


corto una oreja? Y le dice Juanito: Me quedo sordo. Y, ¿qué pasa
si te corto la otra oreja? Me quedo ciego. Y el profesor asustado le
dice a Juanito: ?Por que? Y contesta Juanito: Porque se me caerían
los lentes.
11. La profesora dice: Pablito venía para la escuela, pisó una cáscara
de banano y se cayó y se quebró una pierna. ¿Qué hay que
aprender de esto Juanito? ¡Que no hay que venir a la escuela!

12. Cierto profesor, le dice a sus alumnos: Escriban la prueba del


próximo viernes. Profesor, viernes se escribe con B grande o con V
pequeña? Pues, entonces, escriban prueba del lunes.

13. EL CIGARRO
Estaba la maestra en clase y de pronto grita: - Niño! - Y ese
cigarro? - Es de chocolate maestra. - Ajá y ¿por qué sale humo
eh? - Es que está caliente el chocolate maestra.

14. Una profesora universitaria estaba acabando de dar las últimas


informaciones a sus alumnos sobre el examen final que harían al
día siguiente.
Terminó diciendo que no habría excusas para quien no acudiese al
examen, a menos que se tratase de un accidente grave,
enfermedad o muerte de algún pariente próximo.
Un gracioso que estaba sentado al fondo del salón de clase
preguntó con ese típico aire de cinismo:
“De entre esos motivos justificables… ¿podemos incluir el de
extremo cansancio por actividad sexual?”
La clase explotó en risas mientras que la profesora aguardaba
pacientemente a que todos se callasen. Entonces ella miró al
payaso y le respondió:
“Eso no es un motivo justificatorio. Como la prueba será de tipo
“selección múltiple” usted puede venir y escribir con la otra
mano…, o puede usted contestar de pie, si es que no puede
sentarse”.
15. Un profesor de primer año de Medicina está dando a sus alumnos
la primera
lección sobre autopsias en la morgue y les dice: “Para hacer una
autopsia, hay dos elementos básicos: el primero, no tener ninguna
repugnancia.”
En ese momento, el profesor introduce un dedo en el ano del
muerto y luego
lo chupa. A continuación pide a los estudiantes que hagan lo
mismo y luego
de un rato de silencio temeroso, éstos comienzan a obedecer.

Cuando ya todos los alumnos han terminado de chuparse con asco


el dedo, el
profesor prosigue:
“El segundo elemento fundamental, es un sentido muy agudo de
observación: yo metí mi dedo anular, pero me chupé el índice.”

16. En el examen, el profesor le dice al alumno que no ha sabido


contestar a ninguna pregunta: Le haré una última pregunta, si
sabe, le aprobaré. ¿Cuántos pelos tiene la cola de un caballo?
Treinta mil quinientos ochenta y tres. ¿Y cómo lo sabe? Perdone
profesor, pero esa ya es otra pregunta.

17. En la escuela, el maestro le pregunta a un alumno: A ver, tú,


¿hiciste la tarea que dejé ayer? No profesor. Todos ustedes son
unos flojos, ¿cómo es posible que yo sea el único que trabaje? En
eso el niño responde: Sí, profesor. Pero tome en cuenta que usted
es el único que recibe el sueldo.
18. Un niño le pregunta a su profesor: ¿Cuánto pesa la tierra? Y el
profesor contesta: Buena pregunta, averígualo y mañana me lo
lees. Al día siguiente el profesor pregunta si alguien lo sabe, pero
ninguno lo ha encontrado y el profesor dice: Pesa 132.243.299
toneladas. Y el mismo niño que le hizo la pregunta le responde:
¿Con gente o sin gente?

EL MAESTRO IDEAL

• Llega tarde a clase y se va temprano.


• No pasa lista.
• No dicta (cuenta chistes ).
• No hace exámenes ni deja tareas.
• Hace prácticas de campo ( en parejas ).
• Financia la calificación (acepta mordidas).
• Deja comer en clase (solo si se le invita ).
• No pregunta en clase.
• Permite comentar el último chisme en clase.
• Se siente apenado por reprobar a sus alumnos.
• Presta su automóvil el fin de semana.
• Deja sacar apuntes para rectificar exámenes.
• Habla bien del grupo ante el director.
• Y en verdad es buen amigo.