P. 1
4-extintores-portatiles

4-extintores-portatiles

|Views: 12|Likes:
Publicado porOustyn

More info:

Published by: Oustyn on Apr 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/25/2014

pdf

text

original

1.- Introducción.

2.- Definición, características y clasificación. 2.1.- Extintores de presurización permanente. 2.2.- Extintores de presurización no permanente. 2.3 Etiquetado. 3.- Selección del extintor.

4.-Ubicación del extintor.

5.- Manejo del extintor.

6.- Mantenimiento del extintor.

7.-.Resumen del capítulo.

1.- Introducción. Los primeros extintores portátiles aparecieron a finales de la primera década del siglo XIX. Estos contenían botellas de cristal con ácido que, al romperse, descargaban el mismo en una solución de sosa y como consecuencia se generaba una mezcla con suficiente presión de gas para expulsar la solución. Desde estos primitivos extintores hasta los existentes en nuestros días, ha llovido bastante, siendo en la segunda guerra mundial y años que la siguieron, cuando se desarrollaron la mayoría de los conceptos que ahora utilizamos. Los extintores portátiles forman la primera línea de batalla en la lucha contra los incendios. Es el elemento que vamos a utilizar en los primeros minutos de existencia del fuego, de su correcto empleo dependerá en buena medida que un simple conato se quede en tal y no tenga mayores consecuencias, o por el contrario termine convirtiéndose en un verdadero incendio. Adelantando ideas. El hecho de que podamos contener y extinguir un pequeño incendio con un extintor dependerá de varios factores: 1. Que encontremos un extintor en las proximidades del fuego: Distribución. 2. Que el extintor sea adecuado para el tipo de fuego que exista: Selección. 3. Que seamos capaces de manejarlo correctamente: Entrenamiento. Trataremos todos estos temas, y otros que aunque no forman parte de estos tres factores, son también de capital importancia, en el presente capítulo. Claro, por ejemplo que encontramos el extintor, es el adecuado, sabemos usarlo pero... No funciona porque no se le han hecho las revisiones.

3

2.- Definición, características y clasificación. Un extintor es un aparato autónomo, que contiene un agente extintor que puede ser proyectado y dirigido sobre un fuego por la acción de una presión interna. Tres son los conceptos fundamentales que debemos destacar de esta definición: 1. Autónomo. Es decir, está libre y no forma parte de ninguna instalación fija. 2. Contiene un Agente extintor. Como vimos en el tema anterior, el agente extintor es el producto o conjunto de productos contenidos en el extintor y que vamos a utilizar para acabar con el fuego. 3. Proyectado por una presión interna. Esta presión puede obtenerse por una presurización interna permanente, por una reacción química o por la liberación de un gas auxiliar. Hablaremos un poco más de esto cuando veamos la clasificación de los extintores. En cuanto al termino de portátil que forma parte del título, denominamos a un extintor portátil, si ha sido concebido para ser llevado y utilizado a mano, cumpliéndose que en condiciones de funcionamiento tiene una masa igual o inferior a 23 kilogramos. No obstante, desde un punto de vista menos técnico, podemos también definir el extintor como el dispositivo empleado en la extinción de incendios que suelen consistir en un recipiente metálico (bombona o cilindro de acero) que contiene un agente extintor a presión, y que al abrir una válvula expulsa el agente extintor por una tobera que se debe dirigir a la base del fuego.

4

Otras características del extintor que son interesantes conocer son: Carga: Masa o volumen de agente extintor contenido en el extintor. Tiempo de funcionamiento: Periodo de tiempo que es capaz de estar funcionando el extintor de manera ininterrumpida con la válvula completamente abierta. Aprovechemos que ya conocemos físicamente el extintor para hablar algo más de su tipología y clasificación. En concreto vamos a avanzar la clasificación de los extintores en función de la manera de ser presurizados. Hablaremos de su clasificación en función del agente extintor que contenga y del tipo de fuego para los que son adecuados, cuando veamos en el apartado 3 la selección del extintor. Aunque al definir el extintor indicamos que la presión podía ser: interna permanente, generada por una reacción química o por la liberación de un gas auxiliar; la realidad es que ya no suelen encontrarse reacciones químicas en el interior de los extintores para producir la presión, aunque, como se indicó en el apartado uno, este fue el primer método de presurización utilizado. Por tanto nos vamos a centrar en el estudio de los extintores de incendio de presión permanente y aquellos que cuentan con un deposito auxiliar para el gas proyectante.

2.1.- Extintores de presurización permanente. Son los tipos de extintores más habituales, y como su propio nombre indica, la botella que contiene el agente extintor se encuentra a presión en todo momento. Dentro de esta clase, existen tres modalidades de equipos:

5

1. El propio agente extintor proporciona su propia presión de impulsión. Es el caso de los extintores de anhídrido carbónico (CO2). 2. En este caso, el agente extintor se encuentra en fase líquida y gaseosa, como por ejemplo es el caso de los hidrocarburos halogenados, y su presión de impulsión se consigue gracias a la tensión de vapor de estos productos, con ayuda de otro gas propelente, tal como nitrógeno, añadido en el recipiente durante la fabricación o recarga del extintor. 3. Por último, tenemos el caso de agentes extintores líquidos o sólidos pulverulentos, cuya presión de impulsión se consigue con ayuda de un gas propelente, inerte, tal como el nitrógeno o el anhídrido carbónico, añadido en el recipiente durante la fabricación o recarga del extintor. Aclarando ideas. La diferencia entre el tipo 2 y 3 reside en que las propiedades físicas del tipo 2 (tensión de vapor), favorecen que el producto pase a fase gas y sea fácilmente impulsado, mientras que en el caso 3 esto no ocurre y precisa mayor “presión auxiliar” para que la impulsión sea efectiva. Para nota. Se denomina tensión de vapor a la presión ejercida por el vapor de un producto en equilibrio con su fase líquida. Es una propiedad que no depende de la cantidad de líquido o vapor existente, sino de la propia naturaleza del producto y de las fuerzas de atracción entre sus moléculas. En la siguiente figura podemos ver un extintor de esta modalidad, reconocible porque presenta un manómetro para indicar la presión del gas impulsor (punto 4).

6

El funcionamiento de este equipo es simple. Al accionar la maneta (6), abrimos la válvula que mantenía cerrado el extintor. Como la presión en el interior es mayor que en el exterior, el producto almacenado sale. En concreto, en el extintor de la figura lo que ocurre es que el agente impulsor (3) se expande, y empuja hacia el exterior al agente extintor (2).

1. Cuerpo del extintor 2. Agente extintor 3. Agente impulsor 4. Manómetro 5. Tubo sonda de salida

6. Maneta palanca de accionamiento 7. Maneta fija 8. Pasador de seguridad 9. Manguera 10. Boquilla de manguera

Extintor de incendios de presión permanente

2.2.- Extintores de presurización no permanente. De acuerdo a la clasificación inicial que hemos visto, es el otro tipo de extintor que continúa utilizándose hoy día. La denominación presurización no permanente, hace mención a que en ellos, el agente extintor, que puede ser líquido o pulverulento, está sometido a la presión atmosférica.

7

Vale, sometido a presión atmosférica es lo mismo que decir que no está sometido a presión

No obstante, para conseguir que el agente extintor sea lanzado hacia las llamas, necesitamos un agente impulsor. Este agente impulsor suele ser un gas inerte tal como el nitrógeno o el anhídrido carbónico, que va contenido presurizado (este sí) en un botellín instalado dentro o fuera del extintor. En la Figura 2 se presenta este tipo de extintor con la denominación de sus partes principales. Se puede ver que la parte superior del aparato extintor es idéntica a la representada en la figura anterior, con la excepción de que no lleva el agujero roscado para el manómetro.

1. Tubo de salida del agente extintor 2. Botellín de agente impulsor. 3. Tubo de salida del agente impulsor

4. Cámara de gases 5. Agente extintor 6. Válvula de seguridad 7. Boquilla con palanca de accionamiento 8. Cuerpo del extintor

Extintor de incendios de presión no permanente con botellín interior

8

En este caso, abrir la válvula del extintor no sirve de nada, ya que la presión dentro y fuera del extintor es la misma. Lo que ocurre en este tipo de extintores cuando pulsamos la maneta, es que dejamos salir el gas contenido en la botella del agente impulsor (2), y este arrastra al agente extintor (5) al exterior.

2.3 Etiquetado. Todas las características básicas del extintor, y el estado en que se encuentra de mantenimiento: 1. Fecha de fabricación. 2. Fabricante. 3. Fechas de revisiones. Deben aparecer en las etiquetas adheridas equipo, que están reguladas por normativa. Para nota. Existe diversa normativa que atañe a los extintores. En lo que se refiere a su construcción, etiquetado, tipología y demás, debe seguirse la ITC-MIE-AP-5 (Instrucción Técnica Complementaria, Ministerio de Industria y Energía, Aparatos a Presión).

9

Un ejemplo de etiqueta para extintores de presión permanente es la siguiente.
MARCA DEL EXTINTOR EXTINTOR DE INCENDIOS 6 Kg. Polvo ABC 21 A 113B C

MODO DE EMPLEO Quitar el pasador de seguridad Apretar la maneta Dirigir el chorro a la base de las llamas PRECAUCIÓN No apto para su uso en presencia de tensiones superiores a 35.000 voltios El polvo ABC no es tóxico ni corrosivo FABRICANTE: Agente extintor: 6 Kg. Polvo ABC Agente propulsor: N2 Contraseña: FAI 1491 Transporte: EX-0291-V-V Homologado según: ITC, MIE AP-5 B.O.E. 20.6.85 Temperatura de servicio: - 20°C + 60°C Verificar anualmente Utilizar para la recarga Recambios originales del modelo aprobado

MARCA DE LA ENTIDAD AUTORIZADA

MANTENEDOR: MANTENEDOR Y/0 RECARGADOR:

Merece la pena que comentemos los campos que aparecen en la misma. 1. Marca del extintor. 2. Carga. En este caso 6 Kg de polvo ABC. 3. Eficacia. Indica para que tipos de fuegos está indicado el extintor. El número que precede a la A y la B son un índice de la capacidad extintora. a. 21 A. El extintor es capaz de apagar un entramado de madera de 2,1 metros de longitud de acuerdo a un ensayo normalizado. Otras eficacias: 8A, 13A, 27A, 34A,... Apto para fuegos de sólidos. Tipo A. b. 113 B. El extintor es capaz de apagar 113 litros de gasolina de aviación, ardiendo de acuerdo a un ensayo normalizado. Otras eficacias: Otras eficacias: 8B, 13B, 34B, 55B, 89B,... Apto para fuegos de líquidos. Tipo B.

10

c. C. El extintor es adecuado para apagar incendios de gases. Tipo C. No se indica la eficacia mediante ninguna numeración. 4. Instrucciones básicas de empleo. 5. Precauciones. En este caso se indica que el producto no es tóxico ni corrosivo, pero que no debe ser usado sobre tensiones superiores a 35.000 voltios (alta tensión). 6. Espacio para el fabricante. 7. Entidad que ha homologado el extintor y características básicas del mismo: a. Agente extintor. 6 Kg de polvo ABC. b. Agente impulsor. Nitrógeno. c. Temperatura de servicio. d. Etc. 8. Referencia del distribuidor. 9. Referencia del mantenedor. Además de esta etiqueta de características, el extintor debe poseer una placa de diseño.

ESPACIO RESERVADO PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN 2553887 PRESIÓN DE TIMBRE 09-97 20 kg/cm2

TE

11

En esta se puede apreciar el nombre del organismo autonómico como autoridad competente para controlar las pruebas periódicas de presión, el número de registro y la presión de diseño (corresponde a la presión máxima de servicio (en este caso 20kg/cm2)). Las otras cuatro casillas están reservadas para indicar la fecha y marca de quien realiza las pruebas de presión con periodicidad de cinco años. En la placa de la figura se indica la fecha de la primera prueba de presión: 0997. En este caso la última prueba se realizará en la fecha del mes 09 del año 2012 que dará validez al extintor cinco años más hasta el mes 09 del año 2017. Pasados 20 años de servicio, el extintor deberá retirarse.

3.- Selección del extintor. En el apartado anterior hemos indicado los tipos de extintores que existen en cuanto a su construcción y forma de presurización. Nosotros no vamos a entrar en la discusión de que método de construcción se ha empleado para nuestros extintores, sino, principalmente, que agente extintor necesitamos dependiendo de los usos y actividades de la zona donde se ubique y los riesgos que tengamos. Aclarando ideas. Una vez sepamos que agente extintor precisamos, el método de fabricación, presurizado o no, viene dado ya que lo habitual es que para cada agente, los extintores se fabriquen de una manera u otra. No de ambas. Para escoger el extintor, lo primero que debemos tener en cuenta es para que clase de fuego se quiere el extintor. Esto lo determinaremos en vista de los materiales combustibles que existan en la zona donde se ubique el extintor.

12

Por lo tanto, vamos a recordar el tema anterior, y veamos en la siguiente tabla los distintos agentes extintores y su adecuación para los distintos tipos de fuegos.

AGENTE EXTINTOR

CLASE DE FUEGO (UNE-EN2 1994)
A (Sólidos) B (Líquidos) O C (Gases) D (Metales especiales)

Agua pulverizada Agua a chorro Polvo BC (convencional) Polvo ABC (polivalente) Polvo específico metales Espuma física Anhídrido carbónico Hidrocarburos halogenados

OOO OO

OOO OO OO

OO OO OO

OO O O

OO O OO

Leyenda: OOO Muy adecuado / OO Adecuado / O Aceptable

Notas: 1. En fuegos poco profundos (profundidad inferior a 5 mm) puede asignarse OO. 2. En presencia de corriente eléctrica no son aceptables como agentes extintores el agua a chorro ni la espuma. Debe tenerse en cuenta, que siempre que hablamos de halones o hidrocarburos halogenados, nos referimos a sus sustitutos, estudiados en el tema 3. España, como la mayoría de países, ha ratificado el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono, y por tanto no esta permitido utilizar los compuestos originales. Para nota. La tabla anterior se ha obtenido del Reglamento de instalaciones de protección contra incendios. (R.D. 1942/1993. BOE 14.12.1993).

13

Una vez conocemos el tipo de fuego al que nos vamos a enfrentar, el siguiente paso es determinar el tamaño del fuego con el que podemos encontrarnos, y al que vamos a atacar con el extintor, es decir, la eficacia que vimos aparecía en el etiquetado del apartado anterior. Determinar el tamaño del incendio que podemos encontrarnos en una determinada ubicación no es sencillo. Para ayudar a tomar esta decisión podemos apoyarnos en ciertas normas: 1. Si los recintos que se desean proteger están en edificios, habrá que recurrir a lo dispuesto en la Norma Básica de la Edificación que corresponda, según la fecha de construcción del inmueble o, caso que exista, a la ordenanza municipal correspondiente. 2. Para establecimientos industriales, se aplicaría en primer lugar, caso que exista, la ordenanza municipal correspondiente; normativa específica si la hubiera y si no se podría emplear como buen criterio las mismas normas básicas de la edificación mencionadas anteriormente. 3. En cualquier caso, la eficacia mínima que se contempla para la mayoría de usos de los edificios es de 21A-113B. Aclarando ideas. No se pretende que tras realizar este curso se pueda realizar un diseño completo de estructuras contra incendios, pero tampoco resulta tan complicado. Supongamos que tenemos que poner un extintor en un área que solo presenta material combustible sólido: tipo A. Y que por normativa hemos determinado que la eficacia necesaria es 21. (Equivalente a un fuego normalizado de 2,1 metros). Basándonos en este apartado, podríamos escoger un extintor de agua pulverizada de eficacia 21A.

14

4.- Ubicación del extintor. Ya hemos escogido el tipo de extintor que necesitamos. Ahora debemos determinar cuantos necesitamos y donde los colocamos. Existen diversas normas generales para ubicar los extintores, entre ellas mencionamos las siguientes: 1. El número mínimo de extintores deberá ser el suficiente para que el recorrido real en cada planta desde cualquier origen de evacuación hasta un extintor no supere los quince metros. 2. Se situarán donde exista mayor probabilidad de originarse un incendio, próximos a las salidas de los locales, y siempre en lugares de fácil visibilidad y acceso. 3. Se situarán extintores adecuados junto a equipos o aparatos con especial riesgo de incendio, como transformadores, calderas, motores eléctricos y cuadros de maniobra y control. 4. La distancia a recorrer horizontalmente desde cualquier punto de un área protegida hasta encontrar el extintor adecuado más próximo será de 25 m para fuegos tipo A y 15 m para fuegos tipo B. Si tenemos en cuenta normativa más especifica para edificaciones y la casuística concreta que podemos encontrar, deberemos instalar extintores móviles en los locales o zonas que a continuación se especifican. Se indica asimismo la eficacia mínima de cada extintor a título orientativo.

15

Local a 20 ms

Número de extintores

Eficacia de cada extintor 13A 21B 21B 21B 21B 21B

Cuarto de basuras Cuarto de contadores Cuarto de transformador Cuarto de grupos de presión Sala de máquinas de aire acondicionado Sala de máquinas de ascensores Local para almacenamiento de combustible

Uno por cada 50m2 de superficie o fracción Uno Uno Uno Uno por cada 50m2 de superficie o fracción Uno Uno por cada 25.000 kg. de combustible líquido o fracción Uno por cada 1.000 kg. de combustible gaseoso, licuado o fracción Uno por cada 150 m2 de superficie de almacenamiento de combustible sólido Uno por cada 50m2 de superficie o fracción

89B 21B 13A 21B

Cuarto de calderas

En general, en estos locales, se colocará al menos un extintor en el exterior y junto a la puerta de acceso. Aclarando ideas. ¿Por qué lo ponemos en el exterior junto a la puerta de acceso? Porque son las zonas en las que probablemente pueden comenzar los incendios, pero no es habitual que estemos dentro de ellas. Si lo pusiéramos dentro, nos costaría más encontrarlo y acceder a él cuando ya existieran llamas y humo. Además, estando fuera podemos realizar las primeras operaciones en un ambiente más seguro. En cuanto a la colocación de los extintores, esta sujeta también a ciertas normas: 1. Los extintores portátiles se colocarán sobre soportes fijados a paramentos verticales o pilares, de forma que la parte superior del extintor quede como máximo a 1,70 m del suelo. 2. Los extintores que estén sujetos a posibles daños físicos, químicos o atmosféricos, deberán estar protegidos.

16

Aclarando ideas. La protección a que se refiere no es más que los clásicos armarios cuya tapa es un fino vidrio fácil de romper. Además de proteger a los extintores de los agentes atmosféricos agresivos, o de cualquier otra índole que puedan existir en la zona donde se ubiquen (existen diversos tipos de armarios en una gran variedad de materiales), tienen cierto efecto disuasorio frente a la sustracción o robo de los mismos. Aparte de la ubicación sobre paramentos verticales y altura que acabamos de indicar, puede ser conveniente añadir cierta señalización que ayude a localizar más fácilmente estos equipos de primera intervención. Esta deberá responder a lo indicado en la siguiente imagen.

17

5.- Manejo del extintor. Como venimos recordando a lo largo del tema, el extintor puede ser la primera barrera que se use ante un incendio. Este hecho conlleva que la mayoría de las veces va a ser empleado por personal no profesional, y en gran parte de las ocasiones sin adiestramiento siquiera. Si a esto unimos que la duración de un extintor portátil es escasa (aproximadamente de 8 a 60 segundos), nos encontramos que a pesar de poseer la herramienta para acabar con un conato de incendio, esta operación no siempre termina con éxito debido al desconocimiento en el uso del extintor. Por ello, en este apartado pretendemos dar una nociones básicas sobre como usar este dispositivo. Empecemos por lo más general y básico. Una persona no profesional que se encuentre ante una situación de incendio, lo normal es que se encuentre algo nerviosa y tienda a no recordar muchos detalles, por ello, si estamos ante un incendio de reducidas dimensiones y decidimos que podemos combatirlo nosotros mismos mediante un extintor, recordemos la siguiente norma nemotécnica: TAPE Tira, Apunta, Presiona y Esparce.
TIRA de la clavija o anilla para desbloquear el extintor. APUNTA hacia abajo. Apunte la boquilla del extintor (o su manguera) a la base del incendio. PRESIONE la palanca. Esto descarga el agente extintor. (Conviene hacer una prueba muy rápida antes de entrar en el incendio para asegurarse que el extintor funciona). ESPARCE de lado a lado. El extintor debe mantenerse apuntado a la base del incendio y se debe esparcir de atrás hacia adelante hasta que se observe extinguido. Observe el área del incendio. Si vuelven a surgir llamas, repita el proceso.

18

Esto es lo más básico que podemos indicar para una actuación genérica. Lo deseable es que el usuario de un extintor haya sido formado previamente sobre los conocimientos básicos del fuego, y de forma completa y lo más práctica posible, sobre las instrucciones de funcionamiento; los peligros de utilización y las reglas concretas de uso de cada extintor Como se ha visto anteriormente, en la etiqueta de cada extintor se especifica su modo de empleo y las precauciones a tomar. Pero como todos sabemos, en el momento de la emergencia es muy difícil asimilar todas las reglas prácticas de utilización del aparato. Además son varias las precauciones que tenemos que tomar al hacer uso de un extintor, independientemente del peligro de incendio que ya existe: 1. Se debe tener en cuenta la posible toxicidad del agente extintor o de los productos que pueda generar dicho agente en contacto con el fuego. 2. Además son posibles las quemaduras y daños en la piel, no solo por la proximidad al fuego, sino también por la descarga del propio agente extintor o por reacciones químicas peligrosas. 3. Es posible que ocurran descargas eléctricas, o proyecciones inesperadas de fluidos emergentes del extintor a través de su válvula de seguridad. 4. También se debe considerar la posibilidad de encontrar algunos equipos en malas condiciones de uso. Adelantando ideas. Si se realiza correctamente el mantenimiento, no deberíamos encontrar ningún problema en los equipos, pero siempre debemos estar prevenidos frente a ellos.

19

En general, podíamos enunciar una serie de reglas básicas sobre el uso del extintor contra incendios: 1. Todos deberíamos aprender a utilizar un extintor. Este adiestramiento puede salvar nuestra vida y la de los que están junto a nosotros. 2. Cuando la emergencia ocurre NO es el momento para ponerse a leer las instrucciones. Debemos conocer el funcionamiento del extintor que se encuentre en nuestro trabajo y en nuestra vivienda si disponemos de él. 3. Nunca debe obstruirse el acceso al extintor. No deben situarse plantas u otros ornamentos en sus inmediaciones. Un segundo de más en alcanzar el extintor puede ser la diferencia entre un incendio o un simple conato. 4. En el trabajo, debemos revisar el área en que nos encontramos e identificar el material combustible más abundante. El extintor debe ser de la clase apropiada para el material combustible presente en el área. 5. Si utilizamos un extintor, debemos notificarlo inmediatamente a la persona encargada del mantenimiento y preocuparnos de que se recargue. 6. El extintor no es un juguete. No debe moverse de sitio, retirar su identificación o tarjeta de mantenimiento. 7. Si el incidente ha pasado de conato, y puede considerarse un pequeño incendio, debemos solicitar a los bomberos que inspeccionen lugar tras nuestra actuación, para asegurarnos que el incendio está realmente apagado. 8. Debemos asegurarnos de entender las instrucciones impresas en el extintor. Si este se ha escogido correctamente, no debe existir ningún problema, pero recordemos que el uso de un extintor que no sea adecuado para el tipo de fuego existente, podrá hacer que éste se convierta en un incendio.

20

Por resumir, y tratar de fijar las ideas básicas sobre el manejo de un extintor, probablemente lo más importante del tema, vamos a incidir de nuevo en las normas generales de actuación que adelantamos al principio del apartado, detallándolas un poco más: 1. Descolgar el extintor asiéndolo por la maneta o asa fija que disponga y dejarlo sobre el suelo en posición vertical. 2. En caso de que el extintor posea manguera agarrarla por la boquilla para evitar la salida incontrolada del agente extintor. En caso de que el extintor fuese de CO2 debe tenerse especial cuidado en coger la boquilla por la parte aislada destinada para ello y no dirigirla hacia las personas.

Recordad que la temperatura de descarga del CO2 es de 42 grados bajo cero. ¡Qué frío!

3. Comprobar en caso de que exista válvula o disco de seguridad que se encuentra en una posición tal que no existe peligro de proyección de fluido hacia el usuario. 4. Quitar el pasador de seguridad tirando de su anilla. 5. Apretar la maneta y, en caso de que exista, apretar la palanca de accionamiento de la boquilla. Realizar una pequeña descarga de comprobación de salida del agente extintor. 6. Acercarse al fuego dejando como mínimo un metro de distancia hasta él. En caso de espacios abiertos acercarse en la dirección del viento. 7. Dirigir el chorro a la base de las llamas.

21

4. En el caso de incendios de líquidos proyectar superficialmente el agente extintor efectuando un barrido horizontal y evitando que la propia presión de impulsión pueda provocar el derrame incontrolado del producto en combustión. Avanzar gradualmente desde los extremos.

6.- Mantenimiento del extintor. En el apartado anterior, tan solo unas líneas por encima del comienzo de este, se aconseja al usuario de un extintor que realice una descarga de comprobación antes de enfrentarse al fuego. ¿Por qué se hace esta indicación? Hemos indicado también que la duración de la descarga de un extintor portátil oscila entre 8 y 60 segundos, siendo lo habitual tiempos mucho menores de 60 para evitar un sobrepeso que hace difícil de manejar el extintor. De manera que al realizar una descarga de prueba estamos tirando parte de la carga del extintor, que además sabemos que es limitada y escasa. Entonces ¿por qué debemos hacerlo? La respuesta reside en el propio extintor. El extintor es un aparato a presión. Cualquier aparato es susceptible de sufrir una avería, pero en el caso de un aparato a presión, un simple poro o pequeña fuga en su válvula de seguridad (que ha podido ser causada por cualquier golpe fortuito), puede provocar una lenta descarga del extintor que no sea apreciable de forma sencilla. Si esto ha ocurrido, cuando vayamos a utilizar el extintor este no responderá. Es mejor conocer esto a una prudente distancia del incendio, que cuando ya estemos cerca de las llamas y rodeados de humo. Esta es la razón para que se realice una descarga de prueba antes de comenzar el ataque al incendio.

22

Siendo conocedores de esta circunstancia, debemos poner todos los medios a nuestro alcance para que en ningún caso, una persona se encuentre un extintor defectuoso en una situación de emergencia. La forma evidente de tratar de evitar estas situaciones es proceder a revisiones periódicas de los extintores, que además son obligatorias por normativa. Las operaciones de mantenimiento y control de funcionamiento a que debe someterse toda instalación de extintores móviles son las siguientes: 1. Se verificará periódicamente y como máximo cada tres meses, la situación, accesibilidad y aparente buen estado del extintor y todas sus inscripciones. Estas instrucciones pueden ser llevadas a cabo por una persona responsable de este cometido que no tiene porqué tener ninguna formación especial. 2. Cada 6 meses se realizarán las operaciones previstas en las instrucciones del fabricante o instalador. Particularmente se verificará el peso del extintor, su presión en caso de ser necesario, así como el peso mínimo previsto para los botellines que contengan agente impulsor. 3. Cada 12 meses se realizará una verificación de los extintores por personal especializado. 4. Las verificaciones semestrales y anuales se recogerán en tarjetas unidas de forma segura a los extintores, en las que constará la fecha de cada comprobación y la identificación de la persona que la ha realizado. En caso de ser necesarias observaciones especiales, éstas podrán ser indicadas en las mismas. 5. Las operaciones de retimbrado y recarga se realizarán de acuerdo con lo dispuesto en el "Reglamento de Aparatos a Presión" del Ministerio de Industria y Energía. Y como vimos en el apartado 2.3,

23

estas se realizan cada 5 años durante la vida útil del extintor, que son 20 años.

7.-.Resumen del capítulo. En este capítulo, hemos empezado a utilizar las herramientas específicas de lucha contra el fuego. Basándonos en el estudio de los agentes extintores y métodos de extinción vistos en el tema anterior, y en todo lo aprendido hasta ahora, hemos hecho uso de los extintores portátiles. Estos, son unos elementos fundamentales para la lucha contra pequeños incendios o aquellos que aun se encuentran en su comienzo, y es fundamental tener un buen conocimiento de ellos para conseguir erradicar los incendios antes de que lleguen a provocar graves daños. En capítulos posteriores seguiremos viendo herramientas específicas de extinción y otras técnicas de utilidad en la lucha contra el fuego.

24

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->