Está en la página 1de 28
BASES PARA EL DISENO ORGANIZATIVO DE LA EMPRESA El empleo de una estructura organizativa apropiada es un elemento fundamental para alcanzar el nivel de competitividad que la empresa precisa para su viabilidad, dada la influencia, no suficientemente estudiada, que el tipo de organizacion interna tiene sobre la posicion de la empresa en los mercados. En este articulo, Alvaro Cuervo presenta un andlisis de las bases para el disefio organizativo de la empresa y de los cambios que en éste se han ido operando. Tras un breve repaso a las aportaciones de la economia y Ia teoria de la organizacion a este disefio, estudia tanto las variables fundamentales que caracterizan a la estructura organizativa de la empresa como las contingentes que la influencian, para analizar a continuacion la incidencia del entorno, contexto y poder de la empresa sobre la estructura, los objetivos y la estrategia de ésta, asi como la necesidad de la congruencia de esta ultima con la estructura organizativa. Concluye el autor su trabajo con una descripcién de la evolucion de los principales patrones organizativos empresariales (*) INTRODUCCION ‘A competitividad de la em- presa es imprescindible L para su supervivencia en el momento presente, umbral del mercado unico de 1992. El em- pleo de estructuras organizativas adecuadas es uno de los elemen- tos —y no precisamente el mas atendido— que contribuyen a al- canzar esa competitividad. No to- dos los disefios organizativos son iguales. La estructura permite po- ner en practica la estrategia ele- gida por la empresa para alcanzar Sus Objetivos;, aunque sobre ella influyen otra serie de variables, como son el entorno, el tamafio y la tecnologia prodictiva de la empresa. Por lo tanto, entre otras cosas, habra que conocer como influyen estos factores sobre la eleccién de uno u otro disefio corganizativo. Las implicaciones de la orga- nizacién interna de la empresa no han sido tenidas en cuenta por muchos economistas y ex- pertos en direccién de empresas. Los primeros, en particular, se preocupan por la conducta de la empresa en los mercados, pero se desentienden de la influencia que sobre ella puedan ejercer la estructura y los procesos inter- nos. Por eso, este trabajo se inicia con una breve revision de las aportaciones que la economia y la teoria de la organizacion han hecho al disefio organizativo. A continuacion, se entra en el and- lisis de la estructura, las variables que sirven para caracterizarla y los tipos principales. Tras ello, se definen las variables contingentes —entorno, tamafio y tecnolo- gias— capaces de influir sobre la estructura, y se especifica la forma de esa relacion. Ahora bien, el disefio organi- zativo no es exclusivamente un problema técnico, sino que es harto probable que esté mediati- zado por los que ostentan el po- der en la empresa: la coalicion dominante. Ello hace necesario estudiar el poder en la empresa y su influencia sobre las decisio- nes que se tomen, en particular objetivos y estrategias, y sobre las propias estructuras. La inclusion de la estrategia em- presarial completa el tema del disefio organizativo. La estrategia empresarial define el entorno es- pecifico de la empresa, determina sus negocios, predetermina el sis- tema tecnoldgico y las tareas a desarrollar. Existe una relacion reciproca y secuencial entre es- trategia y estructura. La compa- tibilidad entre la estrategia, la es- tructura y los procesos explica, al menos en parte, la eficacia em- presarial, segun se recoge en el esquema 1. Finalmente, con las bases ex- puestas se desarrolla y analiza la evolucién de los patrones orga- nizativos de la empresa. No podemos olvidar que la mayoria de los estudios sobre los problemas de la direccién de em- presas, y en concreto sobre la estructura organizativa, tiene ca- racteristicas prescriptivas funda- mentalmente, ya que trata de so- meter la realidad a un deber ser, y parte de criterios y reglas e: peculativas con una base em rica reducida, especialmente por el numero de empresas que con- sidera. 88 Paowuts ot Econoua Esrasoua,n.° 39, 1989 ESQUEMA 1 RELACIONES DEL DISENO ORGANIZATIVO Entoro generico y ‘especifico. Incertidumbre. Distribucién de recursos ll. APORTACIONES DE LA ECONOMIA AL ESTUDIO DE LA ESTRUCTURA ORGANIZATIVA DE LA EMPRESA — SS La formulacién econémica tra- dicional concibe a la empresa como una abstraccién teérica, una creacion conceptual para es- tudiar el funcionamiento de los mercados. EI modelo neoclasico ignora la complejidad interna y el entorno de la empresa, asi como las razones que explican la existencia de ésta. La teorfa neoclasica desco- noce las dimensiones humanas y organizativas de la empresa como entidad formada por hom- bres con objetivos propios y ca- pacidades y racionalidad limi- tadas. Asimila el proceso de decision en la empresa al de un actor individual que actua con- forme al principio simple de estimulo-respuesta, con raciona- lidad econémica ante informa cidn perfecta, prescindiendo de la organizacion empresarial (la complejidad organizativa) y del proceso de toma de decisiones en la misma. El modelo que co- mentamos supone al entorno como estatico y dado, y ala em- presa pasiva ante él, cuando en la realidad nos encontramos con un entorno cambiante y com- plejo, y con una direccién que mantiene una conducta activa, que no se limita a estar en un mercado y/o sector, sino que es capaz de diversificarse y de influir en su entorno. La empresa acta, pues, en en- tornos dindmicos e inciertos, im- pulsada, entre otros factores, por la reaccion potencial de los com- petidores, los cambios en gustos, tecnologia, costes y ritmos de cre- cimiento de la demanda, y con la posibilidad de asumir diferen- tes cursos de accion. La maximi- zaoion de beneficios debe ser in- terpretada en una consideracién dindmica, eligiendo entre cursos alternativos, de acuerdo con el grado de aversién al riesgo de la direccion. Esta eleccion se hace de forma secuencial, ya que no se conocen de antemano todas las alternativas, ni sus resultados, sino es de manera probabilistica Estamos, en suma, en presencia de un decisor con racionalidad limitada, El planteamiento actual consi- dera a la empresa como una or- ganizacién, como un conjunto de actividades coordinadas de forma consciente que opera en situaciones de incertidumbre 0 informacién parcial, y con racio- 89 nalidad limitada, para la conse- cucién de determinados fines: la maximizacién del valor de la em- presa en el mercado. ePor_qué existen las empre- sas? {Como organizan su pro- ceso de coordinacién y decision interma? 4como fijan sus objeti- vos? Son preguntas a las que intentan dar respuesta econd- mica los nuevos institucionalistas, cuyos exponentes son: Coase (1937), Williamson (1975), AF chiam y Demsetz (1972), y Jen- sen y Meckling (1976). Existe una primera razon justi- ficativa de la empresa: la que se vincula al proceso productivo. Adam Smith, al analizar la espe- cializacion con su estudio para- digmatico de la fabrica de alfile- res, nos indica que la division organizada del trabajo conduce a mejorar el rendimiento, al faci- litar la especializaci6n, la destreza y la superacion de tiempos muer- tos, y posibilitar mejoras del pro- ceso (Serra, 1987, pags 8 y 27). N. Kaldor, por su parte, indica que la aparicion de la empresa est unida a la especializacion del trabajo y a la existencia de eco- nomias de escala ante la indivisi- bilidad de ciertos factores. Los trabajos de Alchiam y Demsetz identifican e! equipo productivo comun como la variable crucial en el andlisis de la existencia de la empresa; cuando no se puede identificar la productividad de las aportaciones individuales al re- sultado de la actividad, es dificil establecer incentivos para las par- tes y la consideracion conjunta de los factores es més eficiente que la individual. La debilidad de! analisis centrado en economias de escala y equipo productivo ra- dica en que sdlo en un numero reducido de actividades se orga- nizan con dicha base. En la mayo- tla de los casos, las actividades de produccién son separables, en multiplanta o multiproductos, por lo que no son s6lo cuestiones tecnolégicas las que explican la existencia de la empresa y menos su desarrollo. Una segunda linea de justifi- cacién de la empresa viene unida a las imperfecciones del mer- cado, al hecho de que la utili- zacién del mercado implique costes: costes de transaccién. Transaccién significa «a trans- ferencia del derecho a utilizar cier- tos bienes y servicios de unos agentes a otros». Los costes de transaccién se refieren a los re- cursos consumidos en el proceso de regular las condiciones en que se produce esa transferencia, pre- viamente al intercambio material que se deriva de ella. Por este motivo el coste de transaccion se asocia con el mecanismo ele- gido para regular los intercam- bios y, en ultima instancia, go- bemar la asignacién de recursos. Se diferencia del coste de pro- duccién en que este ultimo esta determinado por la tecnologia productiva y la estructura de pre- ferencias de los agentes, mientras que el coste de transaccién de- pende de la situacion de infor- macién de los agentes y de la naturaleza de los activos inter- cambiados. Tres posibles fuentes de costes surgen en la fase tran- saccional de los intercambios (Sa- las, 1987, pagina 27): 4) laidentificacion y contacto de las partes que intervienen en la transaccién (costes de infor- maci6n); b) {a redaccién de las cléu- sulas y condiciones del contrato (costes de negociacién); ¢) asegurar el cumplimiento de lo acordado, protegerse de las consecuencias negativas de! in- cumplimiento (costes de garan- tias). La empresa y el mercado, como mecanismos alternativos para gobernar las transaccione: compiten por el control sobre és- tas, decidiéndose si una transac- cién se regula por un mecanismo u otro con criterios de eficiencia: menor coste de produccién y de transacci6n. Los costes de transaccién del mercado son facilmente identifi- cables si se tiene en cuenta que las fuentes de costes enumeradas anteriormente seran relevantes cuando se incumpla alguna de las hipotesis institucionales pro- pias del mercado competitive: transparencia, parametricidad y eficiencia de los precios. Los costes de transaccién de la empresa son menos evidentes pero incluyen los costes de co- municacién (incluida la pérdida de control) que implica transmitir informacion a través de la jerar- quia, los costes por el ejercicio de la autoridad (como alternativa ala negociacién 0 como fuente de prebendas, lo que promueve actos de influencia) y los costes de la delegaci6n (agencia). La ignorancia de los costes de transaccién en el modelo neo- clasico se debe a los supuestos de que parte: mercado perfecto, transparencia de precios y capa- cidad ilimitada de los agentes (no racionalidad limitada). En la rea- lidad, ante la eleccién empresa- mercado, y teniendo en cuenta los principios de jerarquia y es- tabilidad en las relaciones que uti- liza la empresa, se espera que ésta ofrezca ventajas frente al mer- cado cuando la informacion se distribuya de forma asimeétrica, los bienes que se intercambian sean de uso especitico, oferentes y demandantes estén abocados necesariamente a la negociacion para resolver sus disputas y las transacciones tiendan a ser re- currentes (Salas, 1987, pag. 32). 90