Está en la página 1de 1

BIBLIOTECAS PÚBLICAS

Julio Ricardo Zuna Cossío

Las bibliotecas Públicas no son solo un lugar de acopio de libros sino deben ser un sitio de
consulta y un lugar de encuentro y creación cultural.

Lamentablemente la municipalidad ha tenido siempre una mala política cultural, es tiempo


de evaluar la importancia de las bibliotecas publicas como impulsoras del desarrollo social
y cultural, así como realizar un diagnostico sobre la actual situación de los recintos
bibliotecarios.

Falta definir orientaciones y pautas aplicables al sistema de bibliotecas públicas que se


ajusten a las necesidades y niveles de desarrollo nacional y local.

“Las bibliotecas públicas deben estar sujetas a examen y reorganización periódicos”, lo que
implica eliminar elementos obsoletos, diseñar nuevos servicios e incorporar los avances
tecnológicos.

Los siguientes factores son de vital importancia mejorar en la brevedad posible si es que
queremos tener bibliotecas modernas y aptas para un público cada vez más exigente.

1.- La capacitación es un elemento básico en la transformación de habilidades del personal


bibliotecario.

2.- Es necesario un sistema de automatización de bibliotecas municipales para dejar atrás el


obsoleto e impractico sistema de catalogación que poseen actualmente.

3.- También se vuelve necesario la implementación de una biblioteca para discapacitados


para permitir el acceso a la información y la cultura a las personas con alguna deficiencia
física.

4.- Incorporación de recursos tecnológicos como Internet y aplicaciones educativas que


estén en formato multimedia.

5.- La renovación y actualización de los libros ya que en las bibliotecas nos encontramos
con libros tan desgastados que ya han acabado su ciclo de vida útil y necesitan ser
remplazados, porque los parches no pueden más con el castigo del tiempo y el uso.

6.- Crear políticas públicas de lectura o un plan departamental de fomento de la lectura.

Si se aplican los factores anteriormente mencionados, podremos evitar el colapso de las


bibliotecas públicas ya que es hora de que la municipalidad olvide el asunto partidario y
comience en el potenciamiento, actualización y modernización de nuestras queridas
bibliotecas.