P. 1
monografia

monografia

|Views: 2|Likes:

More info:

Published by: ̶J̶u̶l̶i̶a̶n̶ A̶n̶d̶r̶e̶s̶ on Apr 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/22/2015

pdf

text

original

BRONQUIOLITIS

Puede decirse que la bronquiolitis es una enfermedad muy frecuente en niños menores, principalmente antes de los años de vida, caracterizándose básicamente en una inflamación de las vías respiratorias bajas lo cual ocasiona una serie de síntomas típicamente dificultad respiratoria, tos, entre otros. Como se menciono es prácticamente propia de los lactantes ya que los niños mayores y los adultos tienen mejor tolerancia a los síntomas. Dado el parecido de esta enfermedad con otras como lo son la primera crisis asmática, se ha recomendado también utilizar el término de sibilancias asociadas a infección respiratoria. También hay que tener en cuenta que esta patología es la infección vírica la causa más frecuente cursando con inflamación aguda, edema, y posteriormente necrosis de las células epiteliales que tapizan las vías respiratorias, también hay una hiperproduccion de moco acompañado de bronco espasmo. Los síntomas y signos principales son: rinitis, taquipnea, tos, sibilancias, crepitantes, tirajes subcostales, y en algunos casos cianosis. El mayor causante de esta patología es el virus respiratorio sincitial (VRS), pero también lo causan otros agentes como el adenovirus, el rinovirus, el virus de la para influenza, el coronavirus, etc. La frecuencia de bronquiolitis ha aumentado los últimos años siendo más frecuente en lactantes menores, y con una incidencia durante los meses más fríos. La transmisión puede ser directa, a través de secreciones respiratorias o inhalación de las partículas virales en el aire o también indirectamente por fómites, auto inoculación tras tocar superficies contaminadas especialmente a través las manos. El periodo de incubación generalmente es de 2 a 4 días y la etapa contagiosa es de una semana aproximadamente. Hay que tener en cuenta también que los anticuerpos adquiridos transplacentariamente protegen al niño tan solo en un periodo post parto precoz. En cuanto a la patología propia, el virus afecta selectivamente las células ciliadas del tracto respiratorio, produciendo necrosis y posteriormente destrucción del epitelio en forma de línea. Estas células cubicas sin cilios presentan mayor dificultad para la eliminación de secreciones produciendo acumulo de estas y generando mayor foco infeccioso. También se observa infiltrado de células linfocíticas, macrófagos y células plasmáticas con edema de las submucosa y la adventicia. La obstrucción de las vías respiratorias da lugar a atrapamiento aéreo y a un patrón de distribución irregular de áreas insufladas y atelectasias, por lo cual la alteración ventilación/perfusión genera hipoxemia. La clínica se inicia con sintomatología de infección de vía respiratoria alta (rinitis, tos y estornudos) seguida de creciente dificultad respiratoria. En el curso de horas, o pocos días, progresa a un cuadro de dificultad respiratoria baja, además manifestándose concomitantemente con taquipnea y retracciones intercostales o subcostales y en casos más graves cianosis. Las sibilancias constituyen un hallazgo clave, y con menos frecuencia roncus y estertores. Pueden existir alzas térmicas pero es poco frecuente. Las dos complicaciones más graves son el fallo respiratorio y en el peor de los casos la apnea. La supervivencia en niños es alta y la mortalidad es casi del 1% incidiendo en casos con patologías subyacentes como cardiopatías, menores prematuros, fibrosis quística, etc.

La radiografía de tórax traducirá al atrapamiento aéreo y pequeñas zonas de atelectasias las cuales aparecen generalmente a partir del 10 día de evolución. en cambio una intensa leucocitosis con desviación a la izquierda hará sospechar de sobreinfección bacteriana. muestra linfocitosis frecuentemente. Sin embargo los estudios complementarios están orientados a identificar el agente causal y el diagnostico diferencial.Para establecer un buen diagnostico es preciso realizar una muy buena anamnesis y exploración física lo cual serán suficientes para establecer la patología y la gravedad del proceso. El hemograma aunque en muchas oportunidades muy inespecífico. el tratamiento es sintomático y se tendrá en cuenta aspectos de ingreso hospitalario como: . En la mayoría de los casos. También una gasometría podrá revelar un estado de hipoxemia en casos graves.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->