P. 1
Unidad 1 y 2 de Higiene y Seguridad[1]

Unidad 1 y 2 de Higiene y Seguridad[1]

5.0

|Views: 78.328|Likes:
Publicado porJanet Maya Garcia

More info:

Published by: Janet Maya Garcia on Apr 13, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/05/2016

pdf

text

original

Desde el origen del hombre y ante la necesidad de alimentarse y sobrevivir, nació el trabajo
y junto a este, sus riesgos de enfermedad o incluso la muerte de los trabajadores.
Posteriormente, las acciones que toma para protegerse dan origen a la Medicina del Trabajo.
Sin embargo, con el devenir del tiempo se han desarrollado tres conceptos íntimamente
relacionados que son la Medicina del Trabajo, la Medicina Ocupacional y del Medio Ambiente,
y la Salud Ocupacional.

Actualmente, se reconoce que a nivel mundial existe mucha variación respecto de la
enseñanza y entrenamiento en Medicina Ocupacional y Salud Ocupacional, incluso existen
países en que otras especialidades médicas asumen el rol de proteger la salud de los
trabajadores.

OBJETIVOS DE LA MEDICINA OCUPACIONAL

1. Proteger a las personas en sus trabajos de los riesgos a la salud y seguridad
2. Proteger el ambiente,
3. Facilitar ambientes de trabajo saludables y seguros, de acuerdo a sus capacidades
físicas, mentales y emocionales,
4. Proveer adecuado cuidado médico y rehabilitación frente a enfermedades y daños
derivados del trabajo,
5. Asistir en las medidas necesarias para el mantenimiento de la salud de los
trabajadores.

ENFERMEDADES OCUPACIONALES

Se denomina enfermedad laboral a una enfermedad adquirida en el puesto de trabajo en un
trabajador por cuenta ajena, y que la enfermedad esté tipificada como tal por la ley. Son
ejemplos la neumoconiosis, la alveolitis alérgica, la lumbalgia, el síndrome del túnel carpiano,
la exposición profesional a gérmenes patógenos, diversos tipos de cáncer, etc.
Según estimaciones de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) y la Organización
Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen alrededor de 1.2 millones de enfermedades
profesionales en todo el mundo.

ACCIONES QUE PROVOCAN ENFERMEDADES DE TRABAJO

SOBREESFUERZOS

Los sobreesfuerzos son los trabajos físicos que se realizan por encima del esfuerzo normal
que una persona pueda desarrollar en una tarea determinada.

Las patologías derivadas de los sobreesfuerzos son la primera causa de enfermedad en los
profesionales. Los sobreesfuerzos suponen casi el 30 por ciento de la siniestralidad laboral de
tipo leve y se eleva al 85% en las enfermedades que padecen los profesionales.27

Para evitar los trastornos musculoesqueléticos en los que deriva el sobreesfuerzo, es
necesario analizar los riesgos laborales de las condiciones de trabajo, la evaluación de estos
riesgos laborales, la formación, la vigilancia de la salud y la prevención de la fatiga.

Las condiciones de trabajo se ven seriamente alteradas cuando se requieren realizar
esfuerzos físicos superiores a los límites de actividad normales. Además del esfuerzo físico
debe considerarse también como elementos perturbadores el esfuerzo, mental, visual,
auditivo y emocional.

Para evaluar el esfuerzo físico hay que tener en cuenta la naturaleza del esfuerzo, y las
posturas que se adoptan en el puesto de trabajo, estar sentado o de pie, y la frecuencia de
posiciones incómoda.28

La mayoría de accidentes laborales ocasionados por sobreesfuerzos son lesiones musculares
pueden ser por causadas por golpes, o por causas internas producidas por alteraciones
propias del músculo. Estas lesiones se pueden dividir en distensiones, calambres, contracturas
y las más graves, desgarros.29

Los factores desencadenantes de lesiones por sobreesfuerzo son:

Manipular cargas pesadas.
Trabajar con posturas forzadas.
Realizar movimientos repetitivos.
Padecer con anterioridad alguna lesión muscular u ósea en la zona afectada.
Reincorporación prematura al puesto de trabajo después de una lesión mal curada.

Para evitar las lesiones por sobreesfuerzo es necesario tomar las medidas preventivas
adecuadas y utilizar los equipos de protección individual necesarios.

ACOSO LABORAL

Acoso laboral, también conocido como acoso psicológico en el trabajo, hostigamiento
laboral o mobbing, es un continuado y deliberado maltrato verbal o modal que recibe un
trabajador por otro u otros que se comportan con él de manera cruel y que atenta contra el
derecho fundamental de todo ser humano a la dignidad y a la integridad física y psicológica.56

La persona que sufre acoso psicológico en su trabajo recibe un tipo de violencia psicológica
reiterada a través de conductas de maltrato en el ámbito de su trabajo por sus jefes (acoso
descendente) compañeros (acoso horizontal), subordinados (acoso ascendente), de forma
sistemática y recurrente, durante un período que puede llegar a durar meses e incluso años.
Se pretende hostigar, intimidar, o perturbar su desempeño profesional hasta conseguir el
despido, la salida o el abandono temprano del trabajo por parte de la víctima.

El acoso psicológico tiene como objetivo intimidar, reducir, aplanar, apocar, amedrentar y
consumir emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a eliminarla de la organización
o satisfacer la necesidad insaciable de agredir, controlar y destruir que suele presentar el
hostigador, que aprovecha la situación que le brinda la situación organizativa particular para
canalizar una serie de impulsos y tendencias psicopáticas.57

El acoso laboral está considerado no tanto como una nueva enfermedad sino como un riesgo
laboral de tipo psicosocial. El cuadro de daño psicológico más habitual en los casos de
mobbing suele ser el síndrome de estrés postraumático en su forma cronificada. Un cuadro

que muy frecuentemente se confunde con depresión y problemas de ansiedad y que suele ser
muy mal identificado.

TRABAJO MONÓTONO Y RUTINARIO

La monotonía en el trabajo surge de realizar tareas repetitivas sin apenas esfuerzo y de
forma continuada en el tiempo, así como la ausencia de iniciativa personal en la organización
de la tarea que se realiza. El trabajo monótono y rutinario efectuado en un ambiente poco
estimulante es propio de la producción en masa y determinadas tareas de oficina. También
aparece la monotonía cuando se realizan tareas en lugares aislados faltos de contactos
humanos.

La monotonía y el trabajo repetitivo dependen de:

Número de operaciones encadenadas de que conste la tarea
Número repetitivo de veces que la tarea se realiza durante la jornada de trabajo

Las actividades monótonas influyen negativamente en las facultades de la persona de forma
unilateral, de lo que resulta una fatiga más rápida e incluso la aparición de depresiones
psíquicas así como dolores musculares causados por posturas estáticas.

La realización de trabajos monótonos y repetitivos puede desencadenar trastornos músculo-
esqueléticos si ellos se realizan con malas posturas o movimientos incómodos. Entre los
factores físicos de riesgo cabe citar la manipulación manual, la aplicación de fuerza con las
manos, la presión mecánica directa sobre tejidos del cuerpo, las vibraciones y los entornos de
trabajos fríos.

En el trabajo monótono o rutinario la persona actúa mecánicamente, no presta atención a lo
que hace y pierde concentración, se distrae y se despista. Para evitarlo, el trabajo puede ser
repetitivo en cierto modo, pero no rutinario, es bueno que el trabajador conozca bien su
secuencia de trabajo, pero sin llegar a aburrirse.

TRABAJO ESTRESANTE

Una definición del estrés que tiene gran aceptación es la de Mc Grath (1970): "El estrés es un
desequilibrio sustancial (percibido) entre la demanda y la capacidad de respuesta (del
individuo) bajo condiciones en la que el fracaso ante esta demanda posee importantes
consecuencias (percibidas)".51

Se define como estrés a la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el
equilibrio emocional de la persona.52 En el ámbito laboral, se denomina estrés laboral a un
conjunto de reacciones nocivas tanto físicas como emocionales que concurren cuando las
exigencias del trabajo superan a las capacidades, los recursos o las necesidades del
trabajador.53

La existencia de gran número de dolencias psicosomáticas, producto de los
constreñimientos y exigencias de la sociedad actual, y muy en especial en lo referido al ámbito
laboral, sujeto a incesantes transformaciones en la organización y en las demandas del

trabajo, ha facilitado la difusión y la popularización de un término con el que, de un modo
genérico, se define esta situación: el estrés.

NTP 318: El estrés: proceso de generación en el ámbito laboral

La exposición prolongada al estrés en el trabajo afecta el sistema nervioso disminuyendo la
resistencia biológica y perturbando el balance fisiológico natural del organismo
(homeostasis). Por todo ello el estrés puede ocasionar varios problemas somáticos y
psíquicos.

Algunas de las consecuencias negativas que ocasiona el estrés en el ámbito laboral, son las

siguientes:

Se puede desarrollar como trastorno psicológico agudo.
Puede originar un incremento de accidentes laborales.
Aumenta la tasa de absentismo laboral o bajo rendimiento de los trabajadores que lo

padecen.

Puede conducir a la incapacidad laboral por alteraciones somáticas o psicológicas.
Se puede crear un clima psicosocial enrarecido en los centros de trabajo.

UNIDAD 5: PROGRAMA DE SEGURIDAD E HIGIENE

5.1 Planeación de la Seguridad

Cuestiones básicas

A fin de asegurar que la seguridad para los sitios de votación sea costeable, hay que llevar a
cabo la planeación de las medidas de seguridad y de las respuestas adecuadas con base en la
evaluación de los riesgos del entorno electoral general y de las áreas específicas (para obtener
detalles sobre las evaluaciones a los riesgos de seguridad.

Coordinación con otros organismos

A diferencia de la mayoría de las cuestiones de administración de las operaciones electorales,
que pueden abordarse dentro de la agencia de administración electoral, proporcionar
seguridad para los sitos de votación puede implicar la cooperación intensiva con otros
órganos estatales (fuerzas policiales y militares), que tienen sus propias prioridades y
métodos de operaciones que pueden no coincidir exactamente con los de la elección. Al
planear las medidas de seguridad para el sitio de votación, las cuestiones esenciales incluyen:

Asegurar que se cuente con recursos de seguridad suficientes en localidades
específicas y durante las horas requeridas;
Fomentar una coordinación muy cercana entre la administración de las fuerzas de
seguridad y los administradores electorales para desarrollar planes y respuestas de
seguridad para el sitio de votación;;
Identificar claramente las cadenas de mando y de responsabilidad para planear la
seguridad y las acciones entre las organizaciones civiles y las fuerzas de seguridad

Estos factores en las operaciones electorales serán más críticos conforme mayores sean los
riesgos de seguridad para la elección.

Sin importar cuál sea la situación de seguridad, se requerirá cierto grado de planeación y
cooperación entre los organismos de administración electoral y las fuerzas de seguridad. Es
importante que esté y se perciba bajo el control de los organismos de administración
electoral; el control de las fuerzas de seguridad en este proceso de planeación puede
interpretarse fácilmente como evidencia del control sobre la elección.

Responsabilidades

La delimitación de las responsabilidades de las diferentes organizaciones debe quedar clara
para todos los participantes en la planeación de la seguridad. En general se puede describir
como:

Responsabilidad de los organismos de administración electoral para tomar las
decisiones sobre la planeación de la seguridad que puedan afectar los procesos
electorales (pero aceptando los consejos adecuados de las fuerzas de seguridad sobre
cuestiones tales como las implicaciones de seguridad para localidades específicas de
sitios de votación o métodos de transporte);
Responsabilidad de las fuerzas de seguridad para determinar cuál es el uso adecuado
de la fuerza o la autoridad para asegurar la seguridad pública en respuesta a las
situaciones que puedan surgir durante la votación.

Bajo cualquier circunstancia, habrá que abordar los siguientes aspectos específicos durante la
planeación de la seguridad:

Estructura de planeación conjunta

Las estructuras instrumentadas para desarrollar planes de seguridad también variarán de
acuerdo con el nivel de los riesgos en el ambiente electoral. En cualquier caso, el intercambio
continuo de información entre los administradores electorales y las fuerzas de seguridad es
benéfico.

Incluso sin estructuras formales de asesoría, es muy útil para los funcionarios tanto de los
organismos de administración electoral como de los de las fuerzas de seguridad estar
designados como contactos sobre cuestiones de seguridad electoral, y reunirse
constantemente para asegurar que el conocimiento corporativo de las actividades de cada uno
esté actualizada dentro de estas organizaciones. En ambientes de bajo riesgo, donde el
enfoque sobre la seguridad se basa más en la integridad de la elección que en la seguridad
personal, dicha relación puede ser la única estructura de planeación de la seguridad
requerida.

En ambientes de mayor riesgo, y específicamente donde hay muchos actores en la estructura
de seguridad estatal o donde se cuenta con la presencia de las fuerzas pacificadoras
internacionales, se necesita tener un grupo formal que se reúna constantemente para discutir
cuestiones de seguridad, presidido por un funcionario electoral ejecutivo adecuado, para la
coordinación de la seguridad electoral.

Áreas geográficas de responsabilidad

Es improbable que los límites en los distritos electorales, especialmente cuando son trazados
por organismos independientes, sean congruentes con las áreas operativas o administrativas
normales de las fuerzas de seguridad. En la medida de lo posible, los límites operativos de las
fuerzas de seguridad para las elecciones deben estar integrados por distritos electorales
completos (ya sea independientemente o en grupos agregados), para asegurar la acción y la
comunicación eficaz y simplificada durante la votación. Hay que desarrollar la comunicación
eficaz entre las autoridades de seguridad y las electorales dentro de cada una de estas áreas
de responsabilidad. En ambientes de mayor riesgo, dicha comunicación se desarrolla en
centros operativos conjuntos, que integran totalmente la planeación y la acción de las fuerzas
de seguridad con la administración de las operaciones electorales.

Planeación de recursos

Al planear los requisitos de seguridad, todos los participantes deben darse cuenta de que las
fuerzas de seguridad generalmente no están familiarizadas con las operaciones electorales, y
por el contrario, que los administradores electorales no son expertos en las respuestas
adecuadas de seguridad. Es de utilidad que la seguridad se aborde como otras cuestiones
técnicas, con necesidades y especificaciones delimitadas por el organismo de administración
electoral, planes preliminares elaborados por las fuerzas de seguridad para cumplir con
dichas necesidades y especificaciones, que se sometan a aprobación en una reunión conjunta,
recurriendo de ser posible al personal de las fuerzas de seguridad que haya adquirido una
comprensión de las necesidades electorales mediante experiencia previa.

Es necesario dar notificación con suficiente antelación sobre los planes de las operaciones
electorales para permitir que se haga la planeación de los recursos de las fuerzas de
seguridad. Las necesidades básicas de información son:

Localidades propuestas y periodo de operación para los sitios de votación, los centros
de escrutinio, las oficinas de administración electoral y las instalaciones de
almacenamiento;
La distribución y planes de transporte para los materiales, equipo y personal electoral.

Esta información debe proporcionarse a las fuerzas de seguridad, incluso en ambientes de
bajo riesgo, en cuanto se le defina. En ambientes de mayor riesgo, la información sobre otros
aspectos de la votación, como los mítines de campañas políticas planeadas/aprobadas y las
rutas que recorrerán los electores hacia y desde las mesas de votación, se tendrá que discutir
también con las autoridades de seguridad. Es necesario que el organismo de administración
electoral tenga en cuenta los consejos sobre cuestiones de seguridad relacionadas con estas
propuestas antes de dar la planeación por terminada.

Es aconsejable dar notificación a las fuerzas de seguridad con suficiente anticipación, ya que
proporcionar seguridad durante las elecciones puede requerir ajustes en los planes existentes
en diversas áreas, tales como:

Listas de asistencia;
Rotación de unidades;
Uso de la asignación de presupuesto para horas extra o combustible;
Itinerarios de servicio de vehículos y transporte aéreo.

En ambientes de alto riesgo, es probable que la planeación de los recursos humanos
disponibles para la seguridad electoral sea una tarea muy extensa para alas fuerzas de
seguridad. Por lo tanto, hay que ofrecer notificación sobre las probables necesidades tan
pronto como sea posible antes de la jornada electoral.

Sin movilidad, las fuerzas de seguridad perderán considerable efectividad en su capacidad
para cubrir todos los sitios de votación. Puesto que estos pueden ser muchos y estar dispersos
geográficamente, no será posible proporcionar fuerzas estáticas cercanas a cada sitio de
votación que sean capaces de manejar todas las emergencias. Por lo tango, la planeación de
logística y de transporte (suficiente disponibilidad de vehículos ligeros y pesados y
helicópteros u otra forma de transporte aéreo para áreas remotas) deben considerarse
cuidadosamente en los planes de seguridad.

Respuestas de emergencia

Parte del proceso de planeación consiste en desarrollar lineamientos claros para las
respuestas ante las emergencias; ya sean por causas naturales como por ejemplo un incendio,
o definitivamente causadas por el hombre, tales como amenazas de bomba o disturbios
públicos. Para dicha planeación, puede ser necesario también contar con personal de
emergencia civil. Los planes y los lineamientos a este respecto deben entregarse a los
funcionarios de las mesas de votación, y debe proporcionarse refuerzo sobre su
instrumentación durante la capacitación.

Cadenas de mando y rendición de cuentas

Es importante determinar quién es responsable y quién debe rendir cuentas no sólo de la
planeación integral o regional de la seguridad, sino también para proporcionar seguridad a
nivel de sitios de votación. Como se discute a mayor detalle en Arreglos de Seguridad para el
Sitio de Votación, es preferible que los administradores electorales a todos niveles, incluyendo
los administradores de mesas de votación, sean responsables de la toma de decisiones en el

ambiente electoral. La cuestión de cuánta flexibilidad tendrán los comandantes de las fuerzas
de seguridad locales variará de acuerdo con los riesgos en el ambiente específico y tendrá que
ser cubierto en los planes de acción de seguridad para los sitios de votación. Sin embargo, si
un comandante de las fuerzas de seguridad actúa sin una petición previa de los funcionarios
electorales o de la administración electoral, donde no hay una amenaza clara a la seguridad, la
percepción de la integridad de la elección puede resultar afectada.

Comunicaciones

Para la instrumentación eficaz de los planes de seguridad, es necesario elaborar una
estrategia clara de comunicaciones, tanto en términos de las redes físicas empleadas como de
las políticas del uso de las comunicaciones. Una sola red de comunicación que vincule los
administradores electorales, los sitios de votación y las fuerzas de seguridad a través de los
centros de operaciones de distritos electorales o regionales mejorará la efectividad de las
comunicaciones.

Ambientes de mayor riesgo

En todos los casos sería preferible poder depender de las autoridades policiales civiles para
contar con seguridad en los sitios de votación, para mantener la imagen del proceso electoral.
Sin embargo, habrá casos donde, ya sea debido a la falta de recursos, la falta de
profesionalismo o la percepción de prejuicios en las autoridades policiales civiles, se tendrá
que recurrir a las fuerzas militares para asistir con la seguridad de la votación. En tales casos,
es generalmente preferible que su presencia no sea muy ostensible, excepto cuando se
requiere que actúen para impedir disturbios o violaciones a la seguridad.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->