P. 1
La oración de la Policía Federal

La oración de la Policía Federal

|Views: 1.531|Likes:
Publicado porJuan Franco

More info:

Published by: Juan Franco on Apr 09, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/02/2013

pdf

text

original

La oración de la Policía Federal "Señor, yo debo ser humilde y anónimo, pero cómo conseguir Señor - sin tu ayuda deshacerse

de el orgullo de los logros, el orgullo de la conciencia tranquila? Sepa, sin embargo, Señor, que la reunión de mis tareas, me esperará, a menudo, la incomprensión y el descontento de muchos de los que vino, y para el que voy a ver la agonía de su colega-Keeper cercano a mi corazón, imbuido Él, como yo, los mismos ideales que fueron aceptados con valentía en el día solemne y memorable. Sr. Grant entonces, en esos momentos que hacen que amarga y deprimido oscurecida por densa cortina de agua, mis ojos y mis manos se ven, en vano, con sangre, deje el vital líquido que se evapora y se lleva consigo el último suspiro del amigo veo abrumado que yo no rebelarse o dejarme abrumado por la ira irracional y sed de venganza. Concede, Señor, puedo grabar todo lo que me enseñaron, cada vez más humana y mortal menos que los hombres y otros procedimientos disciplinarios, comprender y respetar las sus diseños. Dame Señor - por extensión - las cualidades que necesitan compartir el dolor de los demás y la comprensión de la tragedia humana dentro de sus límites actuales, sin permitir la entrada de alguien que casi siempre un camino de no retorno. Dame Señor, el perenne vitalidad de mi conciencia, a través de la claridad, el equilibrio de las actitudes, la sabiduría, la firmeza, determinación, coraje, fe en el destino de la mayor ser humano y de toda la humanidad, por Yo nunca dude o darse la vuelta antes de que el deber, está ausente en el partido cuando mi presencia sea necesaria en el instante de tiempo un rayo-espacio, decisión y acción en defensa de aquellos a quienes dedico mi efímera existencia. Por último, Señor, concédeme - incluso en reposo - la fatiga del pensamiento, como madurar el espíritu, el don de la autocrítica, lo que impedirá la torpeza de mis sentidos y el entumecimiento de mi interior ... que provocó para cuando ... en mi hora ha llegado, por fin, Su Presencia, con gusto podemos afirmar que hice todo lo posible que se había hecho. Y ¿quién sabe? - Señor, percibo tu sonrisa magnánima y ligero toque de sus manos divinas sobre mi cabeza c

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->