P. 1
Edgar Morin - Los Siete Saberes Necesários Para La Educación Del Futuro

Edgar Morin - Los Siete Saberes Necesários Para La Educación Del Futuro

4.5

|Views: 18.887|Likes:
Publicado porfloresjopia4027

More info:

Published by: floresjopia4027 on Dec 09, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/14/2015

pdf

text

original

Somos abiertos para ciertos allegados privilegiados, pero la mayor parte del
tiempo permanecemos cerrados a los demás. El cine, que favorece el pleno empleo
de nuestra subjetividad, por proyección e identificación, nos hace simpatizar y
comprender a aquellos que nos serían extraños o antipáticos en un momento
cualquiera. Aquel que siente repugnancia por el vagabundo que encuentra en la
calle, simpatiza de todo corazón en el cine con el vagabundo Charlot. Siendo que en
la vida cotidiana somos casi indiferentes a las miserias físicas y morales,
experimentamos con la lectura de una novela o en una película: la compasión y la
conmiseración.

4.2 La interiorización de la tolerancia

13

«C'est un con» (es un estúpido), «c'est un salaud» (es un cabrón), son dos expresiones
que expresan tanto la incomprensión como la pretensión de la soberanía intelectual y moral.

51

La verdadera tolerancia no es indiferente a las ideas o escepticismos
generalizados; ésta supone una convicción, una fe, una elección ética y al mismo
tiempo la aceptación de la expresión de las ideas, convicciones, elecciones
contrarias a las nuestras. La tolerancia supone un sufrimiento al soportar la
expresión de ideas negativas o, según nosotros, nefastas, y una voluntad de asumir
este sufrimiento.

Existen cuatro grados de tolerancia: El primero, expresado por Voltaire, nos
obliga a respetar el derecho de proferir un propósito que nos parece innoble; no se
trata de respetar lo innoble, se trata de evitar que impongamos nuestra propia
concepción de lo innoble para prohibir una palabra. El segundo grado es inseparable
de la opción democrática: lo justo de la democracia es nutrirse de opiniones
diversas y antagónicas; así, el principio democrático ordena a cada uno respetar la
expresión de las ideas antagónicas a las suyas. El tercer grado obedece al concepto
de Niels Bohr, para quien el contrario de una idea profunda es otra idea profunda;
dicho de otra manera, hay una verdad en la idea antagónica a la nuestra, y es esta
verdad la que hay que respetar. El cuarto grado proviene de la conciencia de las
enajenaciones humanas por los mitos, ideologías, ideas o dioses así como de la
conciencia de los desvíos que llevan a los individuos mucho más lejos y a un lugar
diferente de donde quieren ir. La tolerancia vale, claro está, para las ideas no para
los insultos, agresiones o actos homicidas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->