P. 1
Comentario Biblico Matthew Henry

Comentario Biblico Matthew Henry

|Views: 3.528|Likes:
Publicado porrudymonzon1239334

More info:

Published by: rudymonzon1239334 on Apr 01, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/07/2013

pdf

text

original

Esta epístola está dirigida a un convertido gentil. El alcance es elogiar su
constancia en la fe y su hospitalidad especialmente para con los ministros de
Cristo.

—————————

Versículos 1—8. El apóstol elogia a Gayo por su piedad y hospitalidad. 9—12. Le
advierte para que no se ponga del lado de Diótrefes, que era un espíritu
turbulento, pero recomienda a Demetrio como hombre de carácter
excelente. 13, 14. Espera ver pronto a Gayo.

Vv. 1—8. Los que son amados de Cristo, amarán a los hermanos por amor a Él.
La prosperidad del alma es la mayor bendición a este lado del cielo. La gracia y
la salud son ricas compañías. La gracia empleará la salud. El alma rica puede
estar alojada en el cuerpo débil; y la gracia debe, entonces, ejercerse para
someterse a tal dispensación. Pero podemos desear y orar que los que tienen
almas prósperas puedan tener cuerpos sanos; que su gracia pueda brillar donde
aún haya lugar para la actividad. Cuántos profesantes hay, sobre los cuales
deben volverse las palabras del apóstol, y debemos desear con fervor y orar
que sus almas prosperen, ¡al prosperar su salud y sus circunstancias! —La fe
verdadera obrará por amor. Dar un buen informe corresponde a los que reciben
el bien; ellos no pueden sino testificar a la iglesia lo que hallaron y sintieron. Los
hombres buenos se regocijan en la prosperidad del alma del prójimo; y se
alegran al oír de la gracia y la bondad de otros. Así como es gozo para los
buenos padres, será un gozo para los buenos ministros ver que su gente adorna
su profesión. —Gayo pasó por alto diferencias menores entre cristianos serios y
ayudó generosamente a todos los que llevaban la imagen y hacían la obra de
Cristo. Fue recto en lo que hizo como siervo fiel. Las almas fieles pueden oír que
se les elogia sin envanecerse; la felicitación de lo que es bueno en ellos, los
pone a los pies de la cruz de Cristo. —Los cristianos deben considerar no sólo lo
que deben hacer, sino lo que pueden hacer; y deben hacer hasta las cosas
corrientes de la vida, de buena voluntad, con buen ánimo, sirviendo en ello a
Dios y procurando así su gloria. Los que dan a conocer libremente el evangelio

de Cristo, serán ayudados por los demás a quienes Dios da los medios. Los que
no pueden proclamarlo pueden recibir, de todos modos, ayuda y sostener a los
que sí lo hacen.

Vv. 9—12. Debe vigilarse el corazón y la boca. El temperamento y el espíritu
de Diótrefes estaba lleno de orgullo y ambición. Es malo no hacer el bien por
nosotros mismos, pero es peor estorbar a los que hacen el bien. Esas
advertencias y consejos son aceptados, más probablemente, cuando están
sazonados con amor. Seguir lo que es bueno, porque el que hace el bien,
deleitándose en ellos, es nacido de Dios. Los malhechores pretenden
vanamente o se jactan de conocer a Dios. No sigamos lo que es soberbia,
egoísmo y de mala intención, aunque el ejemplo sea dado por personas de alto
rango y poder; seamos seguidores de Dios y andemos en amor según el
ejemplo de nuestro Señor.

Vv. 13, 14. He aquí el carácter de Demetrio. Un nombre en el evangelio o
un buen testimonio de las iglesias es mejor que la honra mundana. Después de
todo, de pocos se habla bien después de todo; y, a veces, es malo que sea así.
Felices aquellos cuyo espíritu y conducta los elogian ante Dios y los hombres.
Debemos estar preparados para darles nuestro testimonio; y bueno es cuando
los que elogian, pueden apelar a las conciencias de los que conocen mejor a
aquellos que son encomiados. La conversación personal, juntos, ahorra tiempo
y evita problemas, y los errores que surgen de las cartas; todos los buenos
cristianos pueden alegrarse de verse unos a otros. La bendición es, La paz sea
contigo; toda la dicha sea contigo. Muy bien pueden saludarse unos a otros en
la tierra los que esperan vivir juntos en el cielo. Juntándose con cristianos e
imitanto el ejemplo de ellos, tendremos paz interior y viviremos en paz con los
hermanos; nuestras comunicaciones con el pueblo del Señor en la tierra serán
gratas y seremos contados con ellos en la gloria eterna.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->