Está en la página 1de 56
UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS FACULTAD DE MEDICINA UNIDAD DE POST GRADO MAESTRÍA EN

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS FACULTAD DE MEDICINA UNIDAD DE POST GRADO MAESTRÍA EN NEUROCIENCIAS

DE MEDICINA UNIDAD DE POST GRADO MAESTRÍA EN NEUROCIENCIAS C ORRELATOS N EUROPSICOLÓGICOS , P SICOLÓGICOS

CORRELATOS NEUROPSICOLÓGICOS, PSICOLÓGICOS Y SOCIALES DEL COMPORTAMIENTO ANTISOCIAL ENTRE ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL:

UN ESTUDIO DE LA TAXONOMÍA DEL DESARROLLO

Proyecto de Tesis para optar el grado de Magíster en Neurociencias

Lic. Hugo Morales Córdova

Setiembre, 2005

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

TABLA DE CONTENIDOS

Identificación del Proyecto

3

Capítulo 1: Introducción

5

1.1. Antecedentes

6

1.2. Planteamiento del Problema

15

1.3. Formulación del Problema

16

1.4. Hipótesis de Investigación

16

1.5. Objetivos de Investigación

18

1.5.1. Objetivos generales

18

1.5.2. Objetivos específicos

18

1.6. Alcances y Limitaciones

18

Capítulo 2: Metodología

20

2.1. Introducción

20

2.2. Tipo de estudio

21

2.3. Población y muestra de estudio

22

2.4. Tipo de muestreo

27

2.5. Diseño de Investigación

27

2.6. Definición conceptual y operacional de las variables de Investigación

27

2.7. Instrumentos

38

2.8. Criterios de inclusión y exclusión

41

2.9. Procedimientos

41

2.10. Tratamiento estadístico de los datos

42

Cronograma

43

Referencias

44

ANEXO

52

Tabla de contenidos de la Tesis

53

2

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

IDENTIFICACIÓN DEL PROYECTO

Título

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Adolescentes en conflicto con la Ley Penal: Un estudio de la Taxonomía del Desarrollo.

Autor

Lic. Hugo Morales Córdova Licenciado en Educación Secundaria por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Bachiller en Psicología Social, con estudios concluidos en Psicología Clínica, por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Becario del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica del Perú – CONCYTEC, en el área de Ciencias de la Salud, para realizar estudios de Maestría en Neurociencias en la Facultad de Medicina de San Fernando. Investigador y Coordinador de Proyectos de Instituto APOYO. Profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de la Especialidad de Trabajo Social de la Pontificia Universidad Católica del Perú y de la Escuela de Educación de la Universidad Peruana Unión. Consultor Externo de COMETA: compromiso desde la Infancia y Adolescencia. Miembro ordinario de la Sociedad Interamericana de Psicología – SIP. Ex – integrante de la Mesa de Trabajo de Especialistas en Violencia Adolescente y Juvenil de la Dirección General de Niñas, Niños y Adolescentes del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social – MIMDES.

Asesora

Dora Herrera Paredes, Ph.D. Doctor in Psychology por la Katholieke Universiteit Leuven – Bélgica. Estudios concluidos en el Programa de Maestría en Antropología en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Diploma del Fellow Program in Organizational and Community System en la Johns Hopkins University – EE.UU. Licenciada en Psicología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos – Perú. Profesora Asociada de la Universidad de Lima y Profesora Auxiliar de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Consultora Externa de la Organización Internacional del Trabajo – OIT.

Institución

Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima y Servicio de Orientación al Adolescente (SOA) de la Gerencia de Centros Juveniles del Poder Judicial del Perú

3

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Lugar

Distritos de San Miguel y Rímac, respectivamente; en la ciudad de Lima, capital del Perú.

Resumen del proyecto

El presente estudio se orienta a comprender las relaciones existentes entre las variables Neuropsicológicas, Psicológicas y Sociales asociadas al comportamiento antisocial de tipo delictivo. Su propósito principal consiste en precisar la organización jerárquica de los factores de riesgo considerados en la tipología de la conducta antisocial; para ello se realizará un estudio correlacional y transversal. Se trabajará con una muestra de 150 adolescentes infractores de la Ley Penal que se encuentran bajo tutela judicial; todos ellos varones, con edades que oscilen entre los 13 y 20 años de edad.

Este estudio utilizará un modelo de investigación que considerará un conjunto de variables agrupadas en tres Factores (Neuropsicológico, Psicológico y Social). Las Funciones Neuropsicológicas Verbales y la Edad integran el Factor Neuropsicológico. El Factor Psicológico está compuesto por las variables Perfil de Personalidad y Estrategias de Afrontamiento; mientras que el Factor Social incluye las variables Proximidad Familiar, Nivel de Atraso Escolar, Infracción tipificada penalmente, Tipo de delito y Reincidencia.

Con excepción de Estrategias de Afrontamiento y Edad, todas estas variables fueron consideradas como variables independientes por Moffitt (1993a, 1993b, 1994 y 1996), ya que discriminan a la población de adolescentes con comportamiento antisocial, en dos grupos categorizados como “Persistente en el Curso de la Vida (LCP)” o “Limitado a la Adolescencia (AL)”. Estas dos categorías constituyen la tipología del desarrollo de la conducta antisocial propuesta por Moffitt, y constituirán otro grupo de variables que, de acuerdo a la metodología establecida por Moffitt, representarían la variable dependiente de este estudio. Las variables que forman parte del modelo de investigación han sido definidas como variables cuantitativas y cualitativas, de acuerdo con sus respectivas particularidades.

El procesamiento estadístico de los datos, incluye el análisis de varianza y el empleo de otras técnicas cuantitativas multivariadas. Ambos grupos de variables serán relacionados a través de un análisis de regresión logística, con el objetivo de determinar el grado en que cada una de las variables predice la probabilidad de que cada participante del estudio pertenezca a una de las dos categorías del comportamiento antisocial (LCP y AL).

Se espera que los análisis estadísticos aplicados permitan constatar la presencia de la tipología propuesta por Moffitt en la muestra en estudio. Si los hallazgos son equivalentes, se podrán implementar programas preventivos focalizados y tratamientos especializados de la delincuencia adolescente y juvenil en nuestro medio.

4

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Capítulo 1:

INTRODUCCIÓN

En los últimos 30 años, el estudio científico de la delincuencia adolescente y juvenil ha cobrado especial relevancia para la implementación de políticas públicas de prevención de la violencia a nivel mundial (Lahey, Moffitt y Caspi, 2003). Las intervenciones “basadas en evidencia” han obtenido alentadores resultados en términos de prevención y rehabilitación, aunque aún limitados a sus propios contextos socioculturales (Barletta y Morales, 2004).

En el Perú, la tasa de violencia intencional expresada en delincuencia juvenil y sus efectos, se ha visto incrementada durante los últimos años. Sólo en Lima, la capital del país, existe alrededor de 12,795 pandilleros (88% de éstos tiene entre 12 y 24 años de edad) agrupados en más de 390 pandillas juveniles (DIRFAPACI, 2004).

Este es un fenómeno preocupante si consideramos que en la estructura poblacional peruana, la población comprendida entre los 15 y 24 años de edad representa el 19.4% del total poblacional estimado (INEI, 1998 y 2004); mientras que en la capital, el grupo de edad comprendido entre los 13 y 20 años, representa el 16.4% del total poblacional capitalino estimado (APOYO Opinión y Mercado, 2003).

La participación de un elevado porcentaje de adolescentes varones en actos delictivos representa una importante amenaza para el desarrollo humano y el crecimiento económico de una nación (OMS, 2003 y PNUD, 2004). De acuerdo a un estudio de la Defensoría del Pueblo (2000) en 1998, la mayoría de los adolescentes en conflicto con la Ley Penal bajo tutela Judicial (85%) atraviesa sin éxito por los procesos de educación formal (CEAPAZ, 2000). Esto ocurre especialmente en aquellos que provienen de hogares desestructurados, incompletos y disfuncionales (62%). En aquellas situaciones, estos adolescentes presentan mayores desventajas individuales y cuidados negligentes a lo largo de su desarrollo; debido a ello, se involucran en actividades marginales y de alto riesgo psicosocial (Wright, Caspi,

5

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Moffitt y Silva, 1999; Wright, Caspi, Moffitt y Silva, 1999 y Wright, Caspi, Moffitt y Silva, 2001). Sin embargo, es importante precisar que no todos los adolescentes que han cometido alguna infracción a la Ley persisten en este comportamiento a lo largo de su vida, pese al riesgo de los efectos de sus entornos criminógenos (Farrington, Jollife, Loeber, Stouthamer- Loeber, y Kalb, 2001 y Seydlitz y Jenkins, 1998). Aunque ciertamente, existirá un pequeño grupo de adolescentes cuya conducta antisocial persistente los expone a desarrollar un Trastorno Antisocial de la Personalidad (Moffitt, 1993a y APA, 1994).

En este sentido, la identificación temprana de aquellas características individuales y sociales que discriminan entre adolescentes que persisten y no persisten en el comportamiento antisocial delictivo durante el curso de su vida, constituye una estrategia importante para el diseño de políticas eficaces de prevención de la delincuencia juvenil (Lerner y Galambos, 1998; Cortázar, Francke y La Rosa, 1998 y Kazdin y Buela-Casal, 2001).

En este capítulo realizaremos una revisión general de la violencia juvenil, específicamente del problema de la delincuencia adolescente y juvenil 1 . Asimismo, presentaremos la Formulación del Problema de investigación, las Hipótesis, los Objetivos, así como los Alcances y Limitaciones del presente estudio.

1.1. Antecedentes

La delincuencia adolescente y juvenil 2 , como forma de violencia criminal, es una de las formas de violencia más visible en una sociedad (Erikson, 1980 y Garrido, 1997). Permanentemente, los medios de comunicación masiva informan sobre la actuación de las

1 De acuerdo con la clasificación de García (1997), la adolescencia está comprendida entre los 14 y 18 años de edad, mientras que la juventud, entre los 18 y 25 años. Para Papalia, Wendlocks y Duskin (2001), la adolescencia está comprendida entre los 10 y 19 años, mientras que para Panfichi y Valcárcel (1999), la juventud está comprendida entre los 15 y 24 años. Por otro lado, para el CONAJU (2002), la edad juvenil incluye a personas de ambos sexos entre los 15 y 29 años de edad. En el presente estudio, llamaremos adolescente a todos los participantes con edades comprendidas entre los 13 y 20 años de edad. 2 Para Angenent y De Mann (1996), la delincuencia juvenil es un trastorno de conducta penado por la Ley, en tanto representa una de las formas más graves de conducta antisocial (actividades que en términos de las normas y costumbres sociales, se consideran indeseables y hasta inaceptables).

6

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

pandillas en las escuelas y en las calles (Seydlitz y Jenkins, 1998). Estadísticas provenientes de los cinco continentes advierten que tanto adolescentes como adultos jóvenes son las principales víctimas y perpetradores de este tipo de violencia (Farrington, 1983 y OMS,

2003).

Los crímenes u homicidios, así como los delitos bajo la forma de agresiones no mortales que involucran a adolescentes y jóvenes, incrementan enormemente la carga mundial de muertes prematuras, años de vida no productivos, lesiones y discapacidad (OMS, 2003).

La violencia adolescente y juvenil daña profundamente no sólo a las víctimas, sino también a sus familias, amigos y comunidad (Lynam, Caspi, Moffitt, Wikstrom, Loeber, y Novak, 2000 y OMS, 2003). Sus efectos pueden apreciarse no sólo en los casos de muerte, enfermedad y discapacidad de sus víctimas directas, sino también en la calidad de vida de los habitantes de una comunidad (víctimas indirectas) y el crecimiento económico de una nación (OMS, 2003). La violencia que afecta a los adolescentes y jóvenes y los hace delincuentes, incrementa enormemente los costos de los servicios de salud y asistencia social, reduce la productividad, disminuye el valor de la propiedad, desorganiza una serie de servicios esenciales y en general, deteriora la estructura de una sociedad (Pattishall, 1994).

Por otro lado, no podemos considerar el problema de la violencia adolescente y juvenil como un fenómeno aislado de otros comportamientos problemáticos y de otros factores de riesgo psicosocial (Henry y Moffitt, 1992; Moffitt, 1993a; Henry, Feehan, McGee, Stanton, Moffitt y Silva, 1993; Caspi, Henry, McGee, Moffitt y Silva, 1995; Henry, Caspi, Moffitt, Harrington y Silva, 1999; Killias y Ribeaud, 1999 y OMS, 2003). Al respecto, la investigación ha demostrado que no todos los adolescentes y jóvenes violentos son iguales. Existen adolescentes y jóvenes violentos que pese a su funcionamiento psicológico violento, no comenten delitos a pesar de estar expuestos al riesgo de perpetrarlos (Lykken, 2000). De manera contraria, existen adolescentes y jóvenes que han cometido delitos, sin que necesariamente presenten este tipo de funcionamiento psicológico (Moffitt, 1993a y Iza,

2002).

7

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Es importante indicar que, en ambos grupos de adolescentes, aquello que llamamos “delito” representa un espectro de comportamientos antisociales que están tipificados penalmente por la legislación judicial penal de un país (Tiffer, 2003). En ese sentido, existen formas de violencia ejercidas por adolescentes y jóvenes que no están tipificadas como delitos (Howe, 1997). Del mismo modo, existen determinados tipos de delitos que no son violentos en su perpetración (como sustraer dinero o tarjetas bancarias de otras personas sin que éstas lo sepan), pese a que podríamos decir que todo delito “en sí mismo”, es un tipo de violencia contra las personas (Quay, 1987).

Los adolescentes y jóvenes violentos tienden a cometer una variedad de delitos, además de presentar adicionalmente, una variedad de problemas conductuales asociados a su comportamiento delictivo; entre ellos se encuentran un alto ausentismo o deserción escolar, abuso de sustancias psicoactivas, características personales tales como impulsividad y oposicionismo intensificadas; mentiras compulsivas, y altas tasas de enfermedades de transmisión sexual (Krueger, Schmutte, Caspi, Moffitt, Campbell y Silva, 1994; Caspi, Moffitt, Silva, Stouthamer-Loeber, Schmutte y Krueger, 1994; Jaffee, Moffitt, Caspi, Taylor y Arseneault, 2002 y Koenen, Moffitt, Caspi, Taylor y Purcell, 2003).

Es importante indicar que no todos los adolescentes y jóvenes con la totalidad o alguno de los problemas conductuales mencionados serán necesariamente violentos o delincuentes; asimismo, no todos los adolescentes y jóvenes delincuentes presentan consistentemente estos problemas (Iza, 2002; Broidy, Nagin, Tremblay, Brame, Dodge, Fergusson, Horwood, Loeber, Laird, Lynam y Moffitt, 2003 y Morales, 2004).

Sin embargo, aquellos adolescentes y jóvenes que desde la niñez y la pubertad han sido expuestos a una serie de dificultades y desventajas a lo largo de su desarrollo tales como cuidados negligentes, pobre estimulación temprana (Henry, Moffitt, Robins, Earls y Silva, 1993), aprovisionamiento insuficiente (Francke, 1998); y que además reúnen una serie de déficits neuropsicológicos verbales y ejecutivos, acompañados de desórdenes severos del desarrollo, como déficit atencional e hiperactividad (Henry, Caspi, Moffitt y Silva, 1996); tienen mayor probabilidad de desarrollar un patrón de conducta antisocial persistente a lo

8

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

largo del ciclo de vida (Caspi y Roberts, 2001; Lahey y Loeber, 1992; Baltes, Lindenberger

y Staudinger, 1997; Caspi, McClay, Moffitt, Mill, Martin, Craig, Taylor y Poulton, 2002 y OMS, 2003).

Al respecto, debe señalarse que no ocurre lo mismo con sus pares adolescentes, que de modo casi independiente de los entornos criminógenos en que se hayan desarrollado (Bronfenbrenner, 1999; Bronfenbrenner y Ceci, 1994 y Bronfenbrenner y Morris 1997), no presentan las mismas características de desventaja personal, y no presentan por tanto, el mismo patrón de conducta (Moffitt, 1993a y 1996).

Si este último grupo de adolescentes cometiera algún tipo de delito, su conducta antisocial tendría que ser explicada directa y principalmente por los efectos de los entornos ambientales en los que interactúan (Frías-Armenta, López- Escobar y Díaz-Méndez, 2003),

y por los procesos de socialización negligentes sobre los que se han desarrollado (Blunt,

Bugental y Goodnow, 1997). No necesariamente por variables individuales; ello permite indicar que dicho comportamiento antisocial-delictivo se presenta de manera limitada al periodo de la adolescencia (Moffitt, 1993b, 2001 y 2002).

Entre los factores de vulnerabilidad identificados, la investigación ha demostrado que los adolescentes de género masculino tienen una mayor probabilidad de pertenecer al grupo de adolescentes que muestra comportamiento antisocial persistente a lo largo de la vida, en comparación con sus respectivos pares femeninos (Magdol, Moffitt, Caspi, Newman, Fagan

y Silva, 1997 y Moffitt, Caspi, Rutter y Silva, 2001).

Otro importante grupo de factores de riesgo identificados en esta población, lo constituye su asociación con otros tipos de violencia. Presenciar actos violentos en el hogar o sufrir abuso físico o sexual puede condicionar a los niños y adolescentes a considerar la agresión como un medio aceptable para resolver problemas o interactuar con los demás (Jaffee, Moffitt, Caspi, Taylor y Arseneault, 2002; Koenen, Moffitt, Caspi, Taylor y Purcell, 2003 y OMS,

2003).

9

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Del mismo modo, la exposición prolongada a conflictos armados como el terrorismo, también puede contribuir a sostener una cultura del terror que haga más fácil la aparición de adolescentes y jóvenes violentos (Bandura, 1977). En ese sentido, la comprensión de los factores que incrementan el riesgo de que los adolescentes y jóvenes se conviertan en víctimas y perpetradores de actos violentos, como delitos y crímenes, es esencial para formular políticas y programas eficaces de prevención de la violencia adolescente y juvenil (Peñaherrera, 1998 y OMS, 2003).

En esta investigación, nos referiremos al comportamiento delictivo o al delito en términos de comportamiento antisocial. Cabe mencionar que el delito no es un constructo psicológico sino una categoría jurídico-legal bajo la cual no es posible agrupar a todos los delincuentes existentes, pues éstos son muy diferentes entre sí, y el único elemento común a todos ellos es el acto mismo de delinquir. Este acto reúne un conjunto de variables psicológicas organizadas consistentemente, configurando un patrón de conducta al cual los psicólogos llamamos comportamiento antisocial (Farrington, 1983; en Iza, 2002).

Es preciso indicar que las correspondencias entre los dominios del delito y del comportamiento antisocial son unidireccionales, es decir, todo delito representa un tipo de comportamiento antisocial (Blackburn, 1995), pero no todo comportamiento antisocial constituye un delito, en tanto no haya sido tipificado como tal en la legislación penal de una Nación (Iza, 2002). Es así, que en este estudio nos limitaremos a estudiar sólo aquellos comportamientos antisociales tipificados en el Código Penal y en el Código de Niños y Adolescentes del Perú como delitos o infracciones a la Ley Penal vigente. En otras palabras, la naturaleza del comportamiento antisocial en estudio es determinada por su tipificación legal.

Asimismo, debemos señalar que en la legislación penal peruana, los adolescentes que delinquen no son llamados delincuentes, sino infractores. La razón obedece a que la transgresión a la Ley Penal por parte de un adolescente en el Perú, es considerada una infracción. En esta investigación se empleará el término “adolescentes en conflicto con la Ley Penal” para evitar las connotaciones negativas que supone la categoría “Infractor”,

10

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

aunque para efectos de la redacción del presente proyecto de tesis, emplearemos ambos términos indistintamente, sólo para referirnos a la condición o cualidad de delinquir (Barletta y Morales, 2004).

La presente investigación pretende identificar las relaciones existentes entre los Factores Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales asociados al comportamiento antisocial de tipo delictivo, en la muestra de adolescentes mencionada. El principal propósito de este estudio es establecer una jerarquía entre los factores de riesgo de la conducta antisocial, al momento de explicar su tipología, a través de un estudio correlacional y transversal.

En este estudio las Funciones Neuropsicológicas Verbales y la Edad representan a las variables que integran el Factor Neuropsicológico. El Factor Psicológico está compuesto por las variables Perfil de Personalidad (integrado por escalas que miden Problemas de Conducta, Conducta Antisocial, Predisposición para el abuso de Sustancias Psicoactivas, Intimidad Social y Alienación) y Estrategias de Afrontamiento.

El Factor Social está integrado por las variables Proximidad Familiar (definida como la percepción de cercanía o distancia frente a la propia familia), Nivel de Atraso Escolar (definido como la discrepancia entre el nivel de instrucción actual y el nivel instruccional esperado de acuerdo a la edad cronológica), Infracción tipificada penalmente, Tipo de delito (clasificado como violento o no violento) y Reincidencia (según el tipo de infracción cometida, y el número de contactos policiales y judiciales).

Con excepción de Estrategias de Afrontamiento y Edad, todas estas variables independientes fueron reportadas por Moffitt (1993a, 1993b, 1994 y 1996) como variables que discriminan entre el grupo de adolescentes con comportamiento antisocial “Persistente en el Curso de la Vida (LCP)” y “Limitado a la Adolescencia (AL)”. Debe mencionarse que esta tipología constituirá la variable de conducta criterio (Criterion), con el fin de determinar la magnitud o el “grado” en que cada una de las variables independientes predice la probabilidad de que cada participante del estudio pertenezca a una de las dos categorías del comportamiento antisocial (LCP y AL) propuestas por Moffitt (1993a y 1996).

11

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

En el presente estudio, podemos organizar las variables descritas de acuerdo a un modelo

probabilístico (modelo de correlaciones probabilísticas) compuesto por variables

independientes o predictoras (X) y dependientes o Criterion (Y), como se muestra en la

figura 1 (Kerlinger, 1998; Wegener y Fabrigar, 2000 y Blascovich, 2000).

VARIABLES

INDEPENDIENTES

Factor Neuropsicológico

VARIABLES

DEPENDIENTES

Funciones Neuropsicológicas Verbales

Edad (Nivel evolutivo)

Neuropsicológicas Verbales ∑ Edad (Nivel evolutivo) CA Persistente a lo largo del curso de la vida

CA Persistente a lo largo del curso de la vida (LCP)

Factor Psicológico

Perfil de Personalidad

Estrategias de Afrontamiento

CA Limitada a la adolescencia (AL)

Factor Social

Proximidad Familiar

Nivel de Atraso Escolar

Infracción o delito cometido tipificado penalmente

Tipo de delito

Reincidencia

Figura 1 La Tipología de la Conducta Antisocial (CA) como una función de los factores neuropsicológicos, psicológicos y sociales.

12

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

En el presente modelo de investigación, las variables dependientes están representadas por la tipología del comportamiento antisocial adolescente (LCP y AL) propuesta por Moffitt (1993a y 1996). Las diferentes variables neuropsicológicas, psicológicas y sociales son consideradas para medir cuán influyentes son respecto a cada tipo de conducta antisocial (LCP y AL) en la muestra de adolescentes infractores de Ley del presente estudio.

Teniendo en cuenta las limitadas condiciones educativas y de empleo existentes en el Perú (Francke, 1998; Saavedra y Chacaltana, 2000; Herrera, 2002 y Morales, 2004), para que estos adolescentes se inserten socialmente durante su tránsito hacia la adultez joven, así como las variables neuropsicológicas, psicológicas y sociales que explican la incursión de éstos en alguna de las categorías del comportamiento antisocial delictivo, introducidas en el capítulo 1 del presente proyecto de tesis; formularemos las siguientes preguntas que intentamos responder en la presente investigación:

¿Cuáles son los principales correlatos neuropsicológicos, psicológicos y sociales del comportamiento antisocial en los adolescentes en conflicto con la Ley Penal del presente estudio?

¿Las Funciones Neuropsicológicas Verbales discriminan entre los tipos de Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL) en la muestra en estudio?

¿Las Características de Personalidad discriminan entre los tipos de Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL) en la muestra en estudio?

¿Las Estrategias de Afrontamiento discriminan entre los tipos de Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL) en la muestra en estudio?

13

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

¿Las Características Sociales como Proximidad Familiar, Nivel de Atraso Escolar, Infracción tipificada penalmente, Tipo de delito y Reincidencia discriminan entre los tipos de Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL) en la muestra en estudio?

¿Cuál es la jerarquía de los factores de riesgo que predisponen la presencia de cada uno de los tipos de comportamiento antisocial adolescente identificados en la muestra de estudio?

¿Existen diferentes tipos de correlatos o “perfiles” neuropsicológicos, psicológicos y sociales del comportamiento antisocial de acuerdo a la tipología del comportamiento antisocial adolescente en el presente estudio?

La principal meta de este estudio, consiste en encontrar una respuesta clara para las diferentes preguntas de investigación. Cada una de las interrogantes planteadas posee importantes antecedentes de investigación que sustentan la validez de las asociaciones sugeridas. El principal valor de plantearlas en un estudio como éste, reside en la necesidad de describir y explicar cuál es el comportamiento de estas variables predictoras de la conducta antisocial adolescente en muestras de adolescentes peruanos, con el objetivo de comparar las semejanzas y diferencias en el comportamiento antisocial de éstos respecto a los adolescentes de otros contextos.

Esto, en tanto la investigación neurocientífica debe atender problemas de salud pública como la violencia, pero a través del diseño de modelos explicativos puestos a prueba en nuestra propia realidad, así como construidos desde las particularidades fenomenológicas y socioculturales del Perú.

En este sentido, la principal utilidad de esta investigación radica en la funcionalidad de la lectura de la violencia juvenil como un problema de salud pública identificable empíricamente como multicausal, así como en la implementación de sus resultados con fines preventivos en grupos neuropsicológica y socialmente vulnerables.

14

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

1.2. Planteamiento del Problema

Siendo la adolescencia un periodo del desarrollo particularmente vulnerable por la posibilidad de presentar una variedad de conductas de riesgo (Peñaherrera, 1998), en esta investigación nos interesa profundizar en el estudio de una de ellas, conocida como delincuencia o conducta antisocial de tipo delictiva.

En el Perú, el estudio de este comportamiento de riesgo se hace especialmente complicado al momento de reconocer la vigencia de una cultura de la transgresión a la Ley presente en todos los niveles socioeconómicos, desde periodos de vida que se remontan hasta antes de la adolescencia, y en muchos de los dominios de interacción e intercambio interpersonal cotidianos; especialmente en aquellos referidos al espacio social y en el ámbito de lo público.

La transgresión de las normas sociales recorre un continuo que va desde el polo de las normas simples y socialmente valoradas (algunas veces casi de instauración espontánea), útiles para conservar la convivencia en sociedad, hasta el polo de la Ley Penal. Esta última es socialmente impuesta, y su transgresión afecta la convivencia social. Ello incluye que la posibilidad de reestablecer el equilibrio inicial y reparar el daño perpetrado se ubique en una corta gradiente de posibilidades, donde la transgresión pueda ser reparada, como por ejemplo al momento de reponer un bien o restaurar una propiedad, u objetivamente no serlo.

Respecto a los daños irreparables, podemos encontrar delitos como el homicidio, las violaciones sexuales y las lesiones no mortales-incapacitantes, que además de incrementar una atmósfera de vulnerabilidad e inseguridad social, son psicológica y económicamente costosas para sus víctimas, sus familiares y el Estado.

En una sociedad como la peruana, los efectos de los entornos criminógenos aparentemente explicarían mejor la probabilidad de delinquir en casi todas las personas (Magnusson y Stattin, 1997). Sin embargo, la investigación ha demostrado que frente a la condición de delinquir, existen notorias diferencias entre quienes presentan un comportamiento antisocial

15

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

de tipo delictivo limitado a un periodo de vida (como la adolescencia), o por el contrario, persistente a lo largo de la vida (de inicio precoz y de duración posterior a la adolescencia) y caracterizado por delitos más violentos, de mayores proporciones y de nulas probabilidades de reparación real de los daños ocasionados.

El presente estudio se inserta dentro de la línea de investigación de las trayectorias del comportamiento antisocial o del crimen, entre las intersecciones de la Criminología, la Psicología del Desarrollo y la Psicología forense, desde donde se buscará profundizar en el conocimiento de las características asociadas al comportamiento delictivo en ambos grupos de adolescentes, con el fin de identificar y acumular evidencias que justifiquen el diseño de programas preventivos y de atención especializados para ambos casos.

1.3. Formulación del Problema

Este estudio pretende responder fundamentalmente a la siguiente pregunta:

¿Existen asociaciones significativas y diferenciadas entre los factores neuropsicológicos, psicológicos y sociales, y los dos tipos de conducta antisocial estudiadas en la muestra de adolescentes en conflicto con la Ley Penal del presente estudio?

1.4. Hipótesis de Investigación

Las hipótesis de investigación en este estudio son:

H1: Existe una relación significativa entre bajos niveles de funcionamiento neuropsicológico verbal y el tipo de comportamiento antisocial persistente en el curso de la vida en la muestra en estudio.

H2: Existe una relación significativa entre altos niveles de funcionamiento neuropsicológico verbal y el tipo de comportamiento antisocial limitado a la adolescencia en la muestra en estudio.

16

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

H3: Existe una asociación significativa entre altos puntajes en las escalas Indisciplinado, Oposicionista, Insensibilidad social, Propensión al abuso de Sustancias Psicoactivas, Predisposición a la delincuencia y propensión a la impulsividad, pertenecientes a la variable Perfil de personalidad, y el tipo de comportamiento antisocial persistente en el curso de la vida en la muestra en estudio.

H4: No existe una asociación significativa entre altos puntajes en las escalas de Indisciplinado, Oposicionista, Insensibilidad social, Propensión al abuso de Sustancias Psicoactivas, Predisposición a la delincuencia y propensión a la impulsividad, pertenecientes a la variable Perfil de personalidad, y el tipo de comportamiento antisocial limitado a la adolescencia en la muestra en estudio.

H5: Existe una asociación significativa entre puntajes altos en las escalas de Estrategias de Afrontamiento desadaptativas y el tipo de comportamiento antisocial persistente en el curso de la vida en la muestra en estudio.

H6: Existe una asociación significativa entre puntajes bajos en las escalas de Estrategias de Afrontamiento desadaptativas y el tipo de comportamiento antisocial limitado a la adolescencia en la muestra en estudio.

H7: Existe una asociación significativa entre baja Proximidad Familiar, alto Nivel de Atraso Escolar, Tipo de delito violento y alta Reincidencia, y el tipo de comportamiento antisocial persistente en el curso de la vida en la muestra en estudio.

H8: Existe una asociación significativa entre Tipo de delito no violento y baja Reincidencia, y el tipo de comportamiento antisocial limitado a la adolescencia en la muestra en estudio.

17

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

1.5. Objetivos de Investigación

1.5.1.Objetivo General

1. Identificar las relaciones existentes entre los factores neuropsicológicos, psicológicos y sociales, y los tipos de comportamiento antisocial propuestos por

Moffitt en la muestra en estudio.

1.5.2.Objetivos Específicos

1. Comprobar la presencia de la taxonomía del desarrollo del comportamiento antisocial propuesta por Moffitt en la muestra en estudio.

2. Identificar aquellas variables asociadas al comportamiento antisocial “Persistente en el Curso de la Vida: LCP” y “Limitado a la Adolescencia: AL” en la muestra en

estudio.

3. Establecer una jerarquía de los factores de riesgo del comportamiento antisocial persistente en el curso de la vida en función del valor relativo de cada una de las variables que discrimina entre ambos tipos de comportamiento antisocial adolescente (LCP y AL).

1.6. Alcances y Limitaciones

El estudio de los factores que explican las diferencias entre ambos tipos de comportamiento antisocial, especialmente en la adolescencia, permitiría implementar programas de prevención primaria y secundaria dirigidos a grupos de adolescentes en alto riesgo de desarrollar un comportamiento antisocial de tipo delictivo persistente a lo largo de la vida.

Este estudio se justifica en la medida que ofrecería información útil para la implementación de acciones de prevención y tratamiento en los adolescentes del estudio, y en otros con características equivalentes. Por primera vez será posible identificar a aquellos adolescentes con alto riesgo neuropsicológico, psicológico y social de padecer en el futuro un trastorno

18

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

antisocial de la personalidad (APA, 1994) a través del empleo de criterios clasificatorios del riesgo sencillos y certeros.

La principal limitación obedece a la imposibilidad de acceder a una muestra de mayor tamaño a la considerada en este estudio; esto ocurre básicamente por dificultades de tipo logístico, que especialmente limitan la medición del factor neuropsicológico.

Asimismo, el uso de un diseño transeccional – correlacional en este estudio, hace que, junto a las limitaciones de una muestra no probabilística, concentremos los hallazgos a las características de este grupo como una cohorte, y al tiempo en que fueron hechas las mediciones.

Finalmente, aunque el tipo de análisis estadístico seleccionado permite describir las variables independientes en términos de predictores respecto a una variable resultante o Criterion, reconocemos la necesidad de realizar estudios longitudinales sobre el comportamiento de éstas u otras variables de riesgo delincuencial con fines preventivos, con ello alcanzarían un nivel explicativo con resultados generalizables al resto de la población.

19

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

2.1. Introducción

Capítulo 2:

METODOLOGÍA

En este capítulo se describe la metodología a seguir en la presente investigación. Presentamos primero el tipo de estudio, las características de la población, el tamaño de la muestra y la estrategia de muestreo a seguir. Seguidamente mencionamos el tipo de diseño de investigación y las definiciones conceptuales y operacionales de cada una de las variables consideradas en este estudio. Asimismo, se presentan las escalas y cuestionarios que seran administrados para probar las hipótesis derivadas de las preguntas de investigación previamente especificadas. En la sección final, se detalla información relativa al análisis estadístico que será utilizado en el presente estudio.

Las variables neuropsicológicas, psicológicas y sociales que hemos seleccionado para el presente estudio, han sido reportadas como variables que discriminan entre los dos tipos de comportamiento antisocial adolescente establecidos por Moffitt (1993a y 1996). Los factores Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales están compuestos por las variables independientes o predictores (de acuerdo a la teoría de Moffitt) señalados en el modelo de investigación del presente estudio. Esta investigación es un análisis de las asociaciones existentes entre estos predictores y los dos tipos de conducta antisocial adolescente planteados por Moffitt, de acuerdo con la clasificación de variables independientes y dependientes propuesta por Kerlinger (1998), en la cual, la variable dependiente es una función de las variables independientes.

En este estudio, las variables independientes cumplen una doble función respecto a la variable dependiente; pues sirven como criterios de clasificación o agrupamiento para ambos tipos de variables dependientes (LCP y AL), a la vez que sus valores indican la

20

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

probabilidad que tiene cada participante del estudio de pertenecer a uno de los dos grupos de riesgo que representa la variable Criterion (Hair, Anderson, Tatham y Black, 2000).

Esto es posible a través del empleo del análisis de regresión logística. Este tipo especial de regresión representa una recta de correlaciones que expresan probabilidades independientes de pertenencia o participación sobre una variable Criterion. En ese sentido, podemos afirmar que el modelo de estudio que seguimos, indica relaciones de causalidad en la dirección que sigue un grupo de variables independientes (predictores) frente a otras dependientes (Criterion). Esto ocurre a través de una única observación prospectiva de los atributos estudiados, lo cual hace que este estudio se ubique en un diseño de tipo transversal o transeccional correlacional – causal (Hernández, Fernández y Baptista, 1998).

Todas estas mediciones se harán en adolescentes, en su gran mayoría de nivel socioeconómico bajo, que cumplan con alguna medida socioeducativa (pena) en dos Centros Juveniles capitalinos. Uno de tipo cerrado, en el que cumplen una medida socioeducativa privativa de libertad; y otro de tipo abierto, en el que cumplen una medida socioeducativa no privativa de libertad.

Para este estudio, haremos los contactos respectivos previos con el fin de obtener las autorizaciones correspondientes de las autoridades de ambos tipos de Centros Juveniles y acceder a la muestra. Asimismo, debemos decir que en ambos Centros Juveniles, el tipo de participación en la muestra será voluntario por parte de los adolescentes.

2.2. Tipo de estudio

En tanto no se manipula ninguna variable independiente, mientras se observan las relaciones entre éstas y una variable dependiente en un mismo grupo de participantes, podemos afirmar que este estudio es de tipo correlacional de acuerdo con la clasificación de Hernández, Fernández y Baptista (1998). La principal finalidad de un estudio de este tipo, es predecir el valor aproximado que tendrá un grupo de adolescentes en un par de variables dependientes

21

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

(LCP y AL), a partir del valor que tiene la muestra en las variables (independientes) relacionadas.

2.3. Población y muestra de estudio

La población del presente estudio corresponde al universo de adolescentes infractores de ambos sexos entre 12 y 21 años de edad atendidos por el Sistema de Reinserción Social del Adolescente Infractor del Poder Judicial peruano. Hasta setiembre de 2003, la población total de adolescentes infractores ascendía a un orden de 1,378 personas (Gerencia de Centros Juveniles del Poder Judicial, 2003).

Según la Defensoría del Pueblo (2000), desde 1997, el número de adolescentes privados de libertad en los Centros Juveniles se ha incrementado en 90% 3 ; siendo las infracciones más frecuentes las referidas a delitos contra el patrimonio (46.4%), contra la libertad sexual (19.4%) y contra la vida, el cuerpo y la salud (14.1%).

En 1998, esta institución entrevistó a 467 adolescentes (438 hombres y 29 mujeres) internos bajo cargos penales en los Centros Juveniles de todo el país, con la finalidad de realizar un perfil personal, social, económico y jurídico del adolescente infractor peruano 4 .

Los resultados de este estudio señalan que el 85% de los adolescentes vive en circunstancias personales, sociales y económicas difíciles; proceden de sectores de la población que viven en extrema pobreza. Asimismo, padecen de graves deficiencias en el plano educativo y tienen una baja o nula instrucción formal, siendo los índices de retraso y deserción escolar muy elevados.

3 En diciembre de 1997 eran 467, en febrero de 1999 eran 636, en agosto del 2000 eran 879; y en setiembre de 2003, 884. Ello representa un incremento mayor a la población de adultos privados de la libertad. 4 Defensoría del Pueblo – Programa de Asuntos Penales y Penitenciarios / Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente. Informe No. 51, 2000; pp. 33-

42.

22

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

El 62% de estos adolescentes procede de familias incompletas y desestructuradas, donde la

figura paterna está comúnmente ausente. Su condición expresa una marcada desintegración

familiar, por la cual no es posible garantizar mecanismos de control de su propio

comportamiento, como consecuencia de figuras parentales y de autoridad ausentes, así como

de adultos que monitoreen y proporcionen retroinformación apropiada sobre el desempeño

social de éstos adolescentes desde edades tempranas (Jaffee, Moffitt, Caspi y Taylor, 2003).

Además de estas características es importante señalar que muchos de ellos consumen drogas (terokal, marihuana y PBC); tienen un manejo inadecuado de su sexualidad que los lleva a ser padres prematuramente; y carecen de documentos personales que afectan el ejercicio de sus derechos generales y específicos (partida de nacimiento, boleta militar, entre otros).

Asimismo, presentan dificultades para reconocer y respetar derechos y normas sociales establecidas, y carecen de habilidades psicológicas básicas para controlar sus impulsos y conductas violentas y depresivas.

A continuación, presentamos algunas estadísticas de los adolescentes atendidos por el

Sistema de Justicia Penal Juvenil Peruano hasta setiembre de 2003.

Como podemos apreciar en la tabla 1, existe una mayor población de adolescentes varones involucrados en problemas con la Ley, en comparación de sus pares mujeres, para quienes existe sólo un centro juvenil cerrado en la capital del país. La gran mayoría de adolescentes infractores se encuentran en el Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima. Esto obedece a que Lima concentra las tasas más altas de delincuencia juvenil (DIRFAPACI, 2004) en comparación con el resto del país, así como al traslado de los adolescentes de provincia que no pueden ser atendidos en centros juveniles del interior del país.

Por otro lado, se observa un elevado porcentaje de adolescentes que cumplen alguna medida socioeducativa privativa de la libertad, frente al número de adolescentes que cumplen alguna medida no privativa de la libertad. Esto se explica por dos factores importantes.

23

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

El primero se relaciona con una cultura judicial represivo – paternalista que se orienta por el

internamiento antes que por medidas socioeducativas alternativas. Mientras que el segundo

tiene que ver con la ausencia de infraestructura dedicada a la atención re-socializadora en

medio abierto.

Tabla 1 Cantidad de adolescentes atendidos por los Centros Juveniles del Poder Judicial Peruano (hasta setiembre de 2003)

Total de

Sistema Cerrado

 

Sistema Abierto

 

Total

Centros Juveniles en el Perú

 

Global

Acumulado

Total

Total

Acumulado

Total

Total

 

A Ago-03

Ing

Egr

hasta Set

A Ago-03

Ing

Egr

hasta Set

Cant

%

1

Diagnóstico y Rehabilitación (Lima)

426

61

69

418

0

0

0

0

418

30.3

2

Servicio de Orientación al Adolescente (SOA). Para ambos sexos – Rímac (Lima)

0

0

0

0

275

45

40

280

280

20.3

3

Santa Margarita – Centro para mujeres (Lima)

47

5

9

43

0

0

0

0

43

3.1

4

Alfonso Ugarte (Arequipa)

83

8

11

80

30

6

5

31

111

8.1

5

José Quiñónez (Chiclayo)

43

4

12

35

45

9

6

48

83

6.0

6

Marcavalle (Cusco)

53

6

4

55

10

1

8

3

58

4.2

7

El Tambo (Huancayo)

54

0

6

48

49

0

0

49

97

7.0

8

Miguel Grau (Piura)

67

2

6

63

31

0

1

30

93

6.7

Pucallpa (Pucallpa) 10 Trujillo (Trujillo) Total Estructura (%)

9

48

8

7

49

68

7

6

69

118

8.6

63

4

7

60

16

1

0

17

77

5.6

884

98

131

851

524

69

66

527

1,378

100.0

 

61.8

38.2

100.0

Otro aspecto directamente relacionado con las modalidades de atención del Poder Judicial

hacia los adolescentes en conflicto con la Ley Penal, consiste en el motivo de ingreso a los

centros juveniles, como se detalla en la figura 2.

De acuerdo con las estadísticas disponibles, la mayoría de delitos o infracciones

corresponden al robo, en sus modalidades de robo simple y agravado. Este grupo de delitos

se asocia directamente con los niveles de pobreza presente en la gran mayoría de

adolescentes procesados y sentenciados, y obedecen a tipos delictivos poco o nada

violentos, salvo los casos cuyo agravante sea indicativo del uso de la violencia física.

Sin embargo, los otros grupos de delitos como violación, homicidios, lesiones graves y

leves, cuya proporción estadística es menor, son clasificados como delitos violentos y están

24

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

estrechamente relacionados a patrones de conducta antisocial precoces en su aparición y

persistentes en su duración temporal.

Por otro lado, aunque no se incluye en la siguiente figura, debe mencionarse que algunos

adolescentes aplican a más de un tipo de delito.

MOTIVO DE INGRESO

Terrorismo 0% Otros 8% T. Drogas Pandillaje 4% 5% Robo / R. Agravado 40% Hurto
Terrorismo
0%
Otros
8%
T. Drogas
Pandillaje
4%
5%
Robo / R. Agravado
40%
Hurto
10%
Lesiones / L. graves
5%
Homicidio
10%
Violación
18%

Fuente y elaboración: Gerencia de Centros Juveniles del Poder Judicial del Perú (2003)

Figura 2 Motivos de ingreso de la población en estudio (hasta setiembre de 2003)

Aunque la edad sólo ha sido considerada como una variable exploratoria y necesaria para el

cálculo de los puntajes del funcionamiento neuropsicológico verbal en este estudio,

observamos una tendencia natural a concentrar mayor prevalencia de delitos, en los grupos

de edad comprendidos entre los 15 y 18 años. Asimismo, se observa que conforme los

adolescentes de la población en estudio ascienden en edad, disminuye la prevalencia de

casos delictivos.

25

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Este fenómeno ha sido reportado por Moffitt (1993a) como “la historia natural del delito”,

y representa una evidencia empírica y transcultural sólida respecto a la prevalencia de dos

tipos de patrones de conducta delictiva durante la edad adolescente. Por otro lado, debemos

indicar que esta distribución “espontánea” de las edades no se vincula con la sensibilidad o

mecanismos de filtro del Sistema Judicial al momento de detectar a los adolescentes con

comportamiento antisocial. Pues sea a través de una mayor o menor identificación de estos

adolescentes, las edades mantendrían una distribución similar (OMS, 2003). EDADES 450 410 400 350 300
adolescentes, las edades mantendrían una distribución similar (OMS, 2003).
EDADES
450
410
400
350
300
250
214
200
183
150
117
100
97
60
50
27
16
0
3
4
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
años
años
años
años
años
años
años
años
años
años a

más

Fuente y elaboración: Gerencia de Centros Juveniles del Poder Judicial del Perú (2003)

Figura 3 Edades de la población en estudio (hasta setiembre de 2003)

En esta investigación, la muestra estará compuesta por un total de 150 adolescentes varones

entre 13 y 20 años de edad, pertenecientes a los Centros Juveniles mencionados, uno de

modalidad cerrada y otro de modalidad abierta, ubicados en la ciudad de Lima, Perú.

26

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

2.4. Tipo de muestreo

De acuerdo con la clasificación de Kerlinger (1998), emplearemos el muestreo de tipo No probabilístico – intencional para la selección de participantes voluntarios. Debido al modelo de investigación diseñado, la muestra de este estudio requiere más que una completa selección de elementos representativos de la población, una cuidadosa y controlada selección de participantes con ciertas características especificadas previamente en el planteamiento del problema de la presente investigación. Para este fin, hemos seleccionado a adolescentes en conflicto con la Ley Penal de dos Centros Juveniles en Lima.

2.5. Diseño de investigación

Se empleará un diseño de tipo transeccional correlacional causal, de acuerdo a la clasificación de Hernández, Fernández y Baptista (1998), debido a que este tipo de diseño describe relaciones de causalidad (y por tanto, hipótesis causales que relacionan variables independientes con dependientes en diseños no experimentales como es el caso del presente estudio) entre dos o más variables en un momento determinado (Wegener y Fabrigar,

2000).

2.6. Definición conceptual y operacional de las variables de investigación

En este estudio emplearemos constructos teóricos y empíricos provenientes de la Psicología del desarrollo, las Neurociencias, el Derecho Penal y la Criminología.

Cada uno de estos constructos será desarrollado dentro de los planteamientos teóricos de las disciplinas de donde provienen, así como operacionalizados en variables independientes y dependientes para efectos de definirlos específicamente dentro de esta investigación.

27

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Las variables definidas en este estudio integran tres tipos de factores asociados al comportamiento antisocial en adolescentes. Estos factores representan los correlatos neurológicos, psicológicos y sociales de este patrón de comportamiento de acuerdo con la Taxonomía del Desarrollo del Comportamiento Antisocial de Moffitt (1993a y 1996).

El título de este estudio resume el enfoque biopsicosocial con el que pretendemos abordar el problema de la delincuencia juvenil, para lo cual, hemos clasificado las variables de estudio y sus respectivos indicadores, como factores determinantes (organizados a distintos niveles de la organización de la Personalidad) al momento de establecer la tipología del desarrollo de la conducta antisocial adolescente.

Variables Independientes del Factor Neuropsicológico

Son variables que integran el factor neuropsicológico dentro del nivel psíquico consciente del Sistema de la Personalidad (Ortíz, 1994). Se trata de un nivel de organización que contiene información psíquica de tipo consciente –a través de estructura y actividad-, y se estructura a partir de la información social. El buen funcionamiento de este nivel de organización de la personalidad, es determinante para la autoregulación de la conducta, el desarrollo moral personal, y el desenvolvimiento social individual apropiado.

Este factor estará integrado por dos variables neuropsicológicas ampliamente reportadas en la literatura especializada en el tema: las funciones neuropsicológicas verbales y la edad (como medida del desarrollo evolutivo).

1. Funciones Neuropsicológicas Verbales

Existe suficiente evidencia empírica que sostiene relaciones significativas de causalidad entre bajo desempeño de habilidades verbales y conducta antisocial (Moffitt, 1993a y

1993b).

28

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

La evidencia neurocientífica disponible muestra correlatos críticos entre el comportamiento antisocial persistente en el curso de la vida (desde la segunda infancia) y la disfunción neuropsicológica de tipo verbal y “ejecutivo”, tal como ha sido reportado ampliamente por Muriel Lezak desde 1976 hasta 1995. Ella reporta diversos compromisos neuroanatómicos y neurofisiológicos detectados a través de la evaluación neuropsicológica de las funciones mentales superiores empleando las escalas Wechsler en pacientes jóvenes con problemas de conducta. Lezak (1995) refiere consistentemente el uso del WAIS – R como un instrumento de evaluación neuropsicológica de alta confiabilidad y validez (Kaplan, Fein, Morris y Delis, 1991).

Asimismo, reporta en detalle los correlatos de las disfunciones cerebrales verbales expresadas a través de bajos puntajes en la escala verbal del WAIS – R en pacientes con comportamiento antisocial (Lezak, 1995). La sorprendente concomitancia entre los resultados del WAIS – R y las pruebas de neuroimagen, al momento de identificar áreas cerebrales localizadas responsables de la función verbal en ejecución, son presentadas detalladamente en su clásica obra “Evaluación Neuropsicológica” (Lezak, 1995).

Henry y Moffitt (1992) utilizaron técnicas neuropsicológicas y de neuroimagen en muestras de adolescentes infractores, identificando correlatos neurofisiológicos de estas mismas deficiencias ejecutivas y verbales. Estas incluyen déficits en habilidades como comprensión verbal, atención, concentración, formación de conceptos, abstracción, anticipación y planificación.

En este estudio buscaremos comprobar la relación existente entre los bajos puntajes en habilidades neuropsicológicas verbales y el comportamiento antisocial persistente, a través de la escala verbal del WAIS – R. En 1944, Wechsler identificó un perfil predictivo para la delincuencia (para delincuentes y personas potencialmente delincuentes o proclives al delito por su funcionamiento intelectual) a través de una diferencia de puntajes entre el puntaje

global de IQ (CI) y la escala verbal (o IQ verbal), de la siguiente manera: PIQ > VIQ.

29

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Como hemos visto, la presencia del funcionamiento neuropsicológico verbal es clave al momento de explicar las múltiples vías del comportamiento antisocial, especialmente entre los adolescentes varones. Moffitt (1994) plantea que las habilidades verbales son indispensables para que los niños y adolescentes reciban retroinformación y monitoreo por parte de adultos y pares, sobre su conducta a lo largo del desarrollo, con el fin de que puedan autorregular su propio comportamiento.

Asimismo, las habilidades verbales son fundamentales para el logro de los objetivos de aprendizaje en la escuela, para seguir instrucciones y aprender conceptos abstractos relativos al comportamiento moral (valores), la internalización de límites, el control de los impulsos y la postergación de la gratificación. Los déficits neuropsicológicos verbales se arrastran a lo largo de la vida desde la temprana infancia, sin oportunidades de remediación o tratamiento al ser detectados tardíamente. Algunos investigadores han afirmado que la preservación de estas funciones actúa como un factor protector de los efectos de los ambientes criminogénicos y la prevención del crimen (Moffitt, 1993a).

A través de una definición operacional de medida, definimos esta variable como los resultados de las mediciones de las escalas verbales Wechsler (WAIS – III y WISC – III) utilizadas en este estudio, siguiendo la metodología utilizada por Moffitt en su estudio original. No se aplicará la escala completa de ambos tipos de escalas Wechsler, en tanto no es propósito del presente estudio realizar comparaciones entre los puntajes globales del test.

2. Edad

La finalidad de incluir una medida de la edad, obedece a la necesidad de identificar los puntajes obtenidos sobre el funcionamiento neuropsicológico verbal de acuerdo al nivel evolutivo expresado en la edad cronológica. De manera exploratoria, se incluirá en el análisis estadístico de los datos para observar alguna tendencia especial no prevista al momento de clasificar a la muestra de acuerdo con la tipología del comportamiento antisocial adolescente propuesto por Moffitt (1996).

30

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Variables Independientes del Factor Psicológico

Compuesto por variables psicológicas que integran el nivel psíquico consciente del Sistema de la Personalidad (Ortíz, 1994). Este factor estará integrado por variables reportadas consistentemente en la literatura especializada sobre delincuencia juvenil.

1. Perfil de Personalidad

En este estudio consideramos las características de personalidad como una variable importante al momento de discriminar entre ambos tipos de conducta antisocial adolescente.

Moffitt (1996) identifica diferencias estadísticamente significativas entre adolescentes con conducta antisocial persistente (LCP) y no persistente (AL) en características como alienación e intimidad social. Lykken (2000) reporta la intensificación de algunas características de la personalidad adolescente como factores predisponentes o típicos del funcionamiento antisocial. Sin embargo, estas características resultan de la comparación entre adolescentes infractores versus no infractores, cuyo caso no es tema de este estudio, para efectos de considerar a la personalidad como un variable que discrimina entre los grupos LCP o AL.

En esta investigación utilizaremos el Modelo de Personalidad de Theodore Millon (1993), cuya aproximación teórica ha sido ampliamente estudiada en poblaciones de adolescentes antisociales, demostrando alta sensibilidad al momento de distinguir entre adolescentes con riesgo de desarrollar un transtorno antisocial de la personalidad (al pertenecer al grupo LCP).

A través de una definición operacional de medida, definimos esta variable como los resultados de las mediciones de las escalas del Millon Adolescent Clinical Inventory (1993).

31

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

2. Estrategias de Afrontamiento

La forma como los adolescentes afrontan sus problemas ha sido un fenómeno psicológico poco estudiado desde la Psicología del desarrollo (Phelps y Jarvis, 1994 y Boekaerts, 1996). Seiffge-Krenke (1995) en Alemania y Frydenberg y colaboradores (1991a, 1991b, 1993a, 1993b, 1994, 1996a, 1996b, 1997, 1998 y 1999) en Australia, pioneras en el estudio del afrontamiento adolescente, han desarrollado de manera sistemática e independiente, una línea de investigación fructífera para la comprensión del curso del desarrollo que siguen los adolescentes, a partir de las formas particulares que han desarrollado para superar una variedad de problemas propios de su ciclo de vida (Patterson y McCubbin, 1987 y Halstead, Bennett y Cunningham, 1993).

Sin embargo, estos esfuerzos no han sido dirigidos aún, hacia la población de adolescentes infractores. Kunzi (1999) en Argentina, empleando la Escala de Estrategias de Afrontamiento para adolescentes de Frydenberg y Lewis (1993), identificó diferencias estadísticamente significativas entre adolescentes infractores y no infractores respecto a cómo éstos afrontaban sus problemas. Las estrategias de afrontamiento de tipo desadaptativas (como reservar los problemas para uno mismo, no invertir en amigos íntimos, entre otras) fueron claramente discriminadoras entre ambos grupos de adolescentes.

En el estudio de las estrategias de afrontamiento, existe un amplio consenso sostenido en la evidencia empírica disponible, sobre la relación de identidad entre el afrontamiento y el consumo de sustancias psicoactivas (Wills y Hirky, 1996). La tesis fundamental de esta línea de investigación, es la constatación del consumo de sustancias psicoactivas como una estrategia para afrontar situaciones de estrés intensas provenientes de múltiples esferas del desempeño personal, y que no dependen exclusivamente de las características situacionales que acompañan a las fuentes de estrés (Wills y Shiffman, 1985).

En esta investigación, se pretende identificar las posibles relaciones entre el comportamiento de infracción a la Ley como una función de las estrategias de afrontamiento, es decir, comprobar la hipótesis del comportamiento antisocial adolescente

32

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

persistente en el curso de la vida, como una estrategia de afrontamiento desadaptativa, resultado de un conjunto de déficits neuropsicológicos, psicológicos y sociales acumulativos

e históricos, presente entre algunos adolescentes de la población en estudio.

En este sentido, el presente estudio busca identificar la presencia de diferencias

significativas entre los adolescentes infractores persistentes y no persistentes, en función del tipo de afrontamiento que utilizan. El valor de considerar esta variable en estudio radica en sus posibilidades resocializadoras. Para Frydenberg (1997), el afrontamiento es un constructo psicológico altamente sensible al aprendizaje a través de la experiencia. Por ello,

y pese a contar con pocas evidencias sobre sus propiedades clasificatorias entre grupos de

adolescentes infractores, pensamos que es posible considerar esta variable al momento de distinguir entre adolescentes persistentes y no persistentes en la conducta antisocial, con

futuros fines de intervención preventiva (Hoffman, Levy-Shiff y Sohlberg, 1992).

A través de una definición operacional de medida, definimos esta variable como los resultados de las mediciones de la escala de Estrategias de Afrontamiento para Adolescentes ACS versión general (Frydenberg y Lewis, 1993) en el presente estudio.

Variables Independientes del Factor Social

1. Proximidad Familiar

Se trata de una variable reportada por Moffitt (1996) que expresa el grado en que los adolescentes perciben mayor o menor proximidad respecto a sus relaciones familiares. En

este sentido, representa una medida de la proximidad familiar determinada por la presencia

o ausencia de las principales figuras familiares y el grado de cercanía con que es percibido

dicho vínculo durante el propio desarrollo. Moffitt (1996) identificó que una menor proximidad y una ausencia consistente de las figuras parentales, se relaciona significativamente con el grupo de adolescentes antisociales persistentes. Esta variable será medida a través de una representación sociométrica que indique la presencia o ausencia de

33

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

las principales figuras familiares (1 = presencia y 0 = ausencia) y el grado de proximidad relativa percibida (5 = mayor proximidad al 0 = menor proximidad) respecto a cada adolescente de la muestra en estudio.

A través de una definición operacional de medida, definimos esta variable como los

resultados de las mediciones de la escala sociométrica de Proximidad familiar incluida en la Ficha de Datos Personales en el presente estudio.

2. Nivel de Atraso Escolar

El atraso escolar es una condición fuertemente asociada a ambos grupos de adolescentes infractores. Moffitt (1993b y 1994) reporta problemas en el rendimiento académico de estos adolescentes, aunque no en función de su persistencia antisocial.

En este estudio consideramos que existen diferencias importantes en cuanto al nivel de atraso escolar, es decir, el grupo de adolescentes infractores LCP presentaría mayor nivel de atraso escolar debido a las desventajas que arrastra de otras características de su funcionamiento individual (habilidades verbales), mientras que el grupo de adolescentes infractores AL sólo presentará bajos niveles de atraso escolar, cuyas causas pueden originarse en una tardía inserción escolar o deserción por problemas económicos. Esta variable será medida a través de la discrepancia entre el nivel educativo esperado de acuerdo con la edad cronológica y el nivel educativo actual, por ejemplo, un adolescente de 17 años de edad, que debería encontrarse en 5to. grado de secundaria y se encuentra en 6to. grado de primaria, tendrá una discrepancia de 5 puntos. Este valor será considerado (medida indirecta) al momento de representar el nivel de atraso escolar en una escala elaborada a partir del nivel de atraso escolar presente en la muestra.

3.

Infracción Tipificada Penalmente

Se

trata del tipo de infracción tipificada penalmente por el Código Penal y el Código de

Niños y Adolescentes vigente en el Perú, como robo y hurto (agravado y no agravado),

34

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

lesiones (graves y no graves), violación, homicidio, tráfico de drogas, terrorismo y pandillaje pernicioso.

El análisis estadístico de esta variable cualitativa ordinal se hará a través de su equivalente o conversión cuantitativa ordinal en años, es decir, por lo que la pena o medida socioeducativa respectiva represente en años de duración.

4. Tipo de delito

La tipología del delito evidencia de manera general, los perfiles psicológicos de algunos grupos de delincuentes. Existe considerable consenso en la investigación disponible acerca de las relaciones entre delitos altamente violentos y el nivel de desorganización psicológica de sus perpetradores (Moffitt, 1993a, Moffitt, 1993b y Iza, 2002). En este estudio, intentamos explorar las posibles relaciones entre los delitos violentos (como lesiones graves, violaciones y homicidios) y no violentos (como robo, hurto, tráfico de drogas y lesiones leves), y el tipo de comportamiento antisocial adolescente.

5. Reincidencia

Moffitt (1993a y 1996) reportó la presencia de relaciones significativas entre la cantidad de contactos judiciales y la probabilidad de pertenecer al grupo de adolescentes infractores persistentes. En este estudio registraremos esta variable según el tipo de infracción (o delito) cometido y de acuerdo al número de contactos de tipo policial – judicial que los adolescentes de la muestra han tenido a lo largo de su vida.

La reincidencia será medida en función de tres tipos principales de contactos policiales – judiciales excluyentes entre sí, para el cómputo de la variable. Así, tenemos al contacto policial – judicial tipo 1: detención policial, contacto policial – judicial tipo 2: atención en el Servicio de Orientación al Adolescente; y contacto policial – judicial tipo 3: internamiento en Centro Juvenil cerrado. Estos dos últimos tipos de contacto, se consideraran tanto para los casos de adolescentes en condición de procesados como sentenciados.

35

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Variable Dependiente o de Conducta Criterio (Criterion)

1. Tipo de Adolescente Infractor (según la Tipología de la Conducta Antisocial de Moffitt: LCP vs. AL)

Este estudio parte del análisis del comportamiento antisocial adolescente como un patrón de conducta organizado a partir de múltiples niveles de información biopsicosocial durante un periodo histórico de vida (Ortiz, 1997 y 2000).

En esta investigación, se adoptó la teoría del desarrollo del comportamiento antisocial propuesta por Moffitt por ofrecer una visión integrada de los distintos aspectos comprometidos en el comportamiento antisocial de tipo delictivo. Asimismo, porque Moffitt (1993a) postula una tipología a partir de las distintas trayectorias del comportamiento antisocial desde mediados de la infancia hasta fines de la adolescencia. Sus hallazgos empíricos y la observación del comportamiento estadístico de las curvas de la criminalidad en el mundo (Historia natural del crimen), le permitieron establecer una taxonomía o clasificación de cómo la conducta antisocial se desarrolla a lo largo del ciclo vital (Moffitt y Col. 1996, 1998, 2001, 2002).

Basándose en un estudio longitudinal de 30 años de duración que inició con más de 1,037 niños de Dunedin, Nueva Zelanda; Moffitt (1993a) identificó dos tipos básicos de comportamiento antisocial adolescente, estructurados por vías de trayectoria histórica de vida distintas: a) Comportamiento Antisocial Persistente en el Curso de la Vida (LCP: Life Course Persistent) y b) Comportamiento Antisocial Limitado a la Adolescencia (AL:

Adolescent Limited).

Moffitt (1993a y 1993b) describe al tipo LCP como un patrón de comportamiento antisocial originado en la infancia, y que surge de manera estructurada a mediados de la adolescencia y continua hasta la adultez. De acuerdo con sus investigaciones, la etiología del patrón antisocial LCP es múltiple. Los correlatos individuales evidencian síntomas de disfunción neuropsicológica disruptiva del desarrollo normal del lenguaje, procesos de memoria y

36

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

autocontrol del comportamiento; produciendo un tipo de funcionamiento psicológico de bajo desempeño cognitivo y temperamento descontrolado (Moffitt, 1993a; Moffitt, 1993b; Moffitt, 1994; White, Moffitt, Caspi, Jeglum-Bartusch, Needles y Stouthamer-Loeber, 1994; Poulton y Moffitt, 1995 y Moffitt, 1996). Estas diferencias individuales incrementan a la vez la vulnerabilidad hacia los aspectos criminógenos en el ambiente social del niño, como la vida en familias negligentes, comunidades violentas, escuelas deficientes, entre otros (Thelen y Smith, 1997 y Seydlitz y Jenkins, 1998).

Afortunadamente la prevalencia de este tipo de patrón de conducta antisocial es pequeño, alcanzando una prevalencia de 6% a 12% en la muestra de investigación de Moffitt (1996), consistente con las proporciones epidemiológicas del desorden de conducta (en niños y adolescentes) en muestras de similar edad, descritas en el DSM – IV (APA, 1994). En el caso del patrón de conducta antisocial AL, Moffitt (1996) señala que se trata de un tipo de comportamiento producido por la intensificación de algunas características temperamentales y de personalidad propias de la adolescencia, presente en la mayoría de los adolescentes (Krueger, Schmutte, Caspi, Moffitt, Campbell y Silva, 1994).

La evidencia transcultural de estos hallazgos aún es limitada, aunque ha venido en aumento en los últimos años (Lahey, Moffitt y Caspi; 2003). Moffitt (1993a) indica que el tipo AL posee una mayor prevalencia entre la población mundial de adolescentes (OMS, 2003). Este grupo de adolescentes difiere significativamente del grupo de adolescentes antisociales del tipo LCP. Estas diferencias pueden observarse en puntajes diferenciados estadísticamente significativos, en áreas del funcionamiento neuropsicológico, psicológico y social; aunque las puntuaciones en estas áreas no sean similarmente bajas en comparación con en el resto de los adolescentes de la población general (Moffitt, 1994).

Los adolescentes del grupo LCP cometen delitos más violentos que los del grupo AL (Nagin, Farrington y Moffitt, 1995). Asimismo, evidencian mayor reincidencia y retraso escolar; obtienen puntajes más bajos en pruebas neuropsicológicas verbales, y muestran menor proximidad familiar (Lynam, Moffitt y Stouthamer-Loeber, 1993; Moffitt, 1996, 2001 y 2002 y Lynam y Moffitt, 1995).

37

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Esta tipología representa la variable dependiente en el presente estudio, y será clasificada de acuerdo a las siguientes categorías numéricas:

Grupo con comportamiento antisocial de tipo LCP = 1 Grupo con comportamiento antisocial de tipo AL = 2

Finalmente, debemos señalar que en ningún caso se trata de grupos opuestos o antagónicos, sea dentro del enfoque teórico o para efectos del procesamiento estadístico. En otras palabras, el grupo de adolescentes con comportamiento antisocial de tipo LCP no debe ser entendido como un grupo con características opuestas al grupo AL, ni viceversa.

Cada patrón de comportamiento antisocial posee características que deben ser entendidas como parte de un continuo respecto a algunas variables (habilidades neuropsicológicas verbales), o como polaridades relativas a determinadas condiciones (emplear estrategias de afrontamiento adaptativas vs. desadaptativas, percibir mayor proximidad familiar vs. menor proximidad familiar, mostrar delitos violentos vs. no violentos, etc.).

2.7. Instrumentos

Ficha de Datos Personales Se trata de una encuesta censal que registra los principales datos sociodemográficos en la muestra (como lugar de procedencia, lugar de nacimiento, tiempo de permanencia o atención en la institución, entre otros). Incluye datos personales que actúan como variables independientes en el presente estudio, entre ellos: edad, grado de instrucción (para el nivel de atraso escolar), proximidad familiar, tipo de infracción penalmente tipificada (en años de pena esperada en sentencia o en proceso judicial), tipo de delito (violento y no violento; que no será llenado por los adolescentes) y reincidencia (según tipo de infracción y de contacto policial – judicial).

38

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Escalas Wechsler para adolescentes: WAIS – III (1997) y WISC – III (1991) En este estudio emplearemos las escalas verbales Wechsler como un instrumento de evaluación neuropsicológica de la maduración de las funciones verbales de acuerdo con Kaplan, Fein, Morris y Delis (1991). Ellos investigaron con éxito los correlatos neurofisiológicos de las funciones mentales a partir del desempeño de las personas en tareas verbales y ejecutivas, empleando las escalas Wechsler. En esta investigación, para aquellos participantes entre 13 y 16 años de edad, emplearemos las escalas verbales del WISC versión III (Wechsler, 1991), mientras que para el grupo de adolescentes comprendido entre los 17 y 20 años de edad, emplearemos las escalas verbales del WAIS versión III, desarrollada por Wechsler y Kaufman en 1997. Ambas escalas han sido adaptadas a nuestro medio en diversas investigaciones (Thorne, 1998) y en poblaciones similares a la de la muestra en estudio. La escala verbal consta de 5 subtests (Información, Semejanzas, Aritmética, Vocabulario y Comprensión) y un test suplementario o sustitutorio (Memoria de Dígitos). Esta prueba goza de validez transcultural (Moffitt en comunicación personal), y puede ser administrada de manera individual o colectiva, aunque en el presente estudio, y junto a la Ficha de Datos Personales, será administrada en forma individual. Los índices de confiabilidad para la escala verbal en población adolescente, han sido consistentemente reportados como confiables en muestras peruanas de adolescentes para las escalas WAIS – III (Thorne, 1993) y WISC – III (Thorne, Ráez, Claux, y De La Flor, 1988; Thorne, 1998 y Cayssials, 1998).

Millon Adolescent Clinical Inventory – MACI (1993) Emplearemos la versión adaptada por Iza (2002) para adolescentes infractores peruanos del Inventario Clínico de Personalidad para Adolescentes desarrollado por Millon en 1993 (MACI: Millon Adolescent Clinical Inventory). El MACI consta de 160 ítems (de respuesta dicotómica) y es el único instrumento válido y confiable, cuyas escalas e ítems han sido construidos específicamente para adolescentes, con la finalidad de medir estilos de personalidad, psicopatología y áreas de conflicto propias de esta etapa del desarrollo (McCann, 1999). Estas características hacen de éste un instrumento de autoinforme especialmente útil para la investigación y la evaluación psicológica en el ámbito forense, aunque el número de estudios en este sentido es todavía reducido (McCann y Dyer, 1996).

39

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Esta prueba puede ser administrada de manera individual o colectiva. Casullo et al. en 1998, adaptó este instrumento para Argentina con resultados consistentes, en muestras de adolescentes provenientes de la población general. Respecto a las propiedades psicométricas del inventario, en el estudio de Iza (2002), la escala general alcanzó índices de validez interna por el método de correlación ítem-test corregido superiores a r = .20. Asimismo, los

coeficientes de confiabilidad por consistencia interna oscilan entre = .64 (para la escala

predisposición a la delincuencia) y

= .86 (para la escala autodevaluación).

Estrategias de Afrontamiento para Adolescentes de Frydenberg – ACS (1993) El ACS fue elaborado por Erica Frydenberg y Ramon Lewis (1993) en Australia, y luego adaptado al castellano por Pereña y Seisdedos (1995) en España. En Perú, fue estandarizado con éxito por Canessa (2000), y posteriormente empleado por Martínez y Morote (2001) en muestras de adolescentes pertenecientes a población general. La versión general utilizada en este último estudio será utilizada en esta investigación. Este instrumento se aplica a adolescentes entre 12 y 18 años de edad, aunque puede ser también empleado en personas mayores a este rango de edad. Se trata de un inventario tipo autoinforme compuesto por 80 reactivos, 79 de tipo cerrado y uno final de tipo abierto, que permite evaluar 18 escalas de estrategias de afrontamiento que han sido identificadas conceptual y empíricamente de acuerdo a los problemas normativos de la vida adolescente. Los 79 reactivos cerrados se puntúan a través de una escala tipo Likert de cinco puntos. Esta escala puede ser administrada de manera individual o colectiva, y ha sido adaptada en Argentina por Kunzi (1999) en muestras de adolescentes infractores, con resultados consistentes.

En el estudio de Canessa (2002), se demostró la validez del ACS por los métodos de validez interna por correlación ítem-test corregida superior a r = .20 para todos los ítems, así como por el método de validez de constructo a través del análisis factorial. Los coeficientes de

confiabilidad oscilaron entre = .48 (para la escala Buscar diversiones relajantes) y = .84

(para la escala Distracción física).

40

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

2.8. Criterios de inclusión y exclusión

Participarán en este estudio adolescentes sentenciados y procesados por algún tipo de infracción a la Ley Penal vigente, que no presenten algún problema comprensivo verbal severo y expresen la voluntad de participar. No integrarán la muestra de este estudio aquellos adolescentes que estén por debajo del sexto grado de instrucción primaria, que presenten alguna perturbación psicológica o psiquiátrica severa y reciban tratamiento para el mismo durante las aplicaciones de los instrumentos, aquellos que no deseen participar voluntariamente, ni aquellos cuya edad no esté comprendida en el rango establecido para el diseño de la muestra del presente estudio.

El tipo de delito o infracción, no será utilizado como criterio de exclusión en este estudio, así como la procedencia geográfica, el nivel de atraso escolar (salvo en el caso de aquellos adolescentes que estén por debajo del nivel mínimo necesario para comprender los reactivos de la batería de instrumentos) ni la reincidencia.

2.9. Procedimientos

Primer paso Para efectos de definir la estructura teórica de soporte conceptual del presente estudio, se procederá a realizar una revisión de la literatura especializada, focalizada sobre las variables predictivas del comportamiento antisocial en la adolescencia, con especial énfasis en la teoría de la taxonomía del comportamiento antisocial adolescente de Moffitt (1993a).

Segundo paso Para precisar los aspectos conceptuales en la medición de las variables independientes en estudio, se procederá a revisar las escalas que componen la variable Perfil de Personalidad, de acuerdo con las especificaciones realizadas por Moffitt. Las escalas de Personalidad han sido adaptadas previamente y con éxito por Iza (2002), en muestras similares a la del presente estudio. Las Escalas Estrategias de afrontamiento y Funcionamiento

41

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

neuropsicológico serán adaptadas a través de un estudio piloto en una muestra independiente extraída especialmente para este fin, de la población en estudio, y compuesta por 30 adolescentes (muestra piloto) con edades representativas de la muestra final. Posteriormente, se realizarán las correcciones necesarias a los instrumentos que así lo requieran, en términos de su adaptación lingüística y de sus propiedades psicométricas. Los resultados de este proceso no excederán los cuatro meses previos a la medición principal del estudio. La aplicación de los instrumentos en las mediciones finales será realizada a través de una administración secuencial, donde los valores de todas las variables independientes serán tomados directamente de los participantes.

Tercer paso La selección de la muestra final obedecerá a los criterios de inclusión y exclusión descritos en el presente Capítulo. La muestra será tomada de la población de adolescentes intervenidos bajo el sistema cerrado y abierto, en los diversos programas de atención del Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima y del Servicio de Orientación al Adolescente – SOA respectivamente. Para ello, nos contactaremos con las autoridades de la Gerencia de Centros Juveniles del Poder Judicial.

Es importante indicar que, en todos los casos, la participación de los integrantes de la muestra es voluntaria. Adicionalmente, se espera contar con los auspicios de la Cooperación Internacional dedicada al estudio y la promoción social de este particular tipo de población.

2.10. Tratamiento estadístico de los datos

Debido al propósito del estudio (identificar las relaciones de jerarquía y causalidad entre las variables independientes y las variables dependientes o de conducta criterio), emplearemos el análisis de regresión logística como procedimiento estadístico principal. El análisis de regresión logística es una técnica de análisis multivariante apropiada cuando la variable dependiente es categórica (nominal o no métrica, como es el caso de la tipología del comportamiento antisocial propuesta por Moffitt en 1996) y las variables independientes cuantitativas o métricas (Hair, Anderson, Tatham y Black, 2000).

42

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

En el análisis de regresión logística o modelo logit, la variable dependiente está restringida a dos grupos, categorías o clasificaciones, que para el presente estudio serán las categorías “AL: comportamiento antisocial limitado a la adolescencia”, y “LCP: comportamiento antisocial persistente en el curso de la vida”. En la presente investigación se empleará el paquete estadístico para las ciencias sociales versión 11 (SPSS vs. 11.01).

Finalmente, el análisis estadístico previsto en esta investigación, incluye adicionalmente la prueba de significación de Scheffé, el análisis de varianza para diferencias significativas entre grupos (LCP y AL), y la prueba de homogeneidad de varianza de Levene; de acuerdo con las especificaciones técnicas del tratamiento estadístico de los datos realizado por Moffitt en sus muestras de estudio.

Cronograma

2005 Actividades Mes 1 Mes 2 Mes 3 Mes 4 Mes 5 Mes 6 Presentación
2005
Actividades
Mes 1
Mes 2
Mes 3
Mes 4
Mes 5
Mes 6
Presentación del Proyecto de Tesis
X
X
Recolección de datos
∑ Coordinación con Poder Judicial
X
X
∑ Aplicación de Instrumentos
X
X
∑ Diseño y llenado de base de datos
X
X
∑ Procesamiento de datos
X
X
PILOTO
∑ Análisis de resultados
X
X
PILOTO
Elaboración de Capítulos de Tesis
∑ Recopilación de información
X
X
X
∑ Selección y redacción
X
X
X
X
X
Asesoría de asesora o promotor de Tesis
X
X
X
X
X
Asesoría de co-promotor de Tesis
X
X
X
X
X
Interpretación de resultados y discusión
X
PILOTO
PILOTO
Redacción del documento final de Tesis
X
Sustentación de Tesis
X
Entrega de resultados al Poder Judicial
X

43

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Referencias

American Psychiatric Association (1994). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders: DSM – IV. Washington: MASSON S.A. Angenent, H. y De Mann, A. (1996). Backgrounds factors of juvenil delinquency. New York: Peter Lang. APOYO Opinión y Mercado (2003). Informe gerencial de marketing. Perfil del adolescente y joven. Lima: autor. Baltes, P. B., Lindenberger, U. y Staudinger, U. M. (1997). Life-span theory in developmental psychology. En W. Damon y R. Lerner (Eds.), Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 18, John Wiley & Sons, Inc.: USA Bandura, A. (1977). Social learning theory. New Jersey: Prentice Hall. Barletta, M. C. y Morales, H. (2004). Lineamientos para una Política Criminal acorde a la Doctrina de la Protección Integral. IINfancia, Boletín del Instituto Interamericano del Niño – Organización de Estados Americanos: OEA, No. 240, Tomo 73, Junio Blackburn, R. (1995). The psychology of criminal conduct: theory, research and practice. Chichester: John Wiley and Sons. Blascovich, J. (2000). Using physiological indexes of psychological processes in social psychological research. En: H. T. Reis y Ch. M. Judd. (Eds.), Handbook of research methods in social and personality psychology. U.S.A.: Cambridge University Press. Blunt Bugental, D. y Goodnow, J. (1997). Socialization processes. En W. Damon y R. Lerner (Eds.), Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 7, USA: John Wiley & Sons, Inc. Boekaerts, M. (1996). Coping with stress in childhood and adolescence. En M. Zeidner y N. Endler (Eds.), Handbook of coping. Theory, research and applications. New York:

John Wiley. Broidy, L. M., Nagin, D. S., Tremblay, R. E., Brame, B., Dodge, K., Fergusson, D., Horwood, J., Loeber, R., Laird, R., Lynam, D., y Moffitt, T. E. (2003). Developmental trajectories of childhood disruptive behavior disorders and adolescent delinquency: A six-nation replication. Developmental Psychology, 39,

222-245.

Bronfenbrenner, U. (1999). Environments in developmental perspective: theoretical and operational models. En S. L. Friedman (Ed.), Measuring environment across the life span: emerging methods and concepts. Washington, DC.: American Psychological Association. Bronfenbrenner, U. y Ceci, S. (1994). Nature-Nurture reconceptualized in developmental perspective: a bioecological model. En Psychological Review, Vol. 101, No. 4, 568- 586. New York: APA. Bronfenbrenner, U. y Morris, P. (1997). The ecology of developmental processes. En W. Damon y R. Lerner (Eds.), Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 17, USA: John Wiley & Sons, Inc. Canessa, B. (2002). Adaptación psicométrica de las Escalas de afrontamiento para Adolescentes de Frydenberg y Lewis en un grupo de escolares de Lima Metropolitana. Persona 5, pp. 191-233. Caspi, A. y Roberts, B. W. (2001). Personality development across the life course: The argument for change and continuity. Psychological Inquiry, 12, 49-66.

44

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Caspi, A., Henry, B., McGee, R. O., Moffitt, T. E., y Silva, P. A. (1995). Temperamental origins of child and adolescent behavior problems: From age 3 to age 15. Child Development, 66, 55-68.

Caspi, A., McClay, J., Moffitt, T. E., Mill, J., Martin, J., Craig, I. W., Taylor, A., Poulton, R. (2002). Role of Genotype in the Cycle of Violence in Maltreated Children. Science, 297, 851-854. Caspi, A., Moffitt, T. E., Silva, P. A., Stouthamer-Loeber, M., Schmutte, P., y Krueger, R. (1994). Are some people crime-prone? Replications of the personality-crime relation across nation, gender, race, and method. Criminology, 32, 301-333. Cayssials, A. (1998). La Escala de Inteligencia WISC-III en la evaluación psicológica infato-juvenil. Buenos Aires: Ed. Paidós. CEAPAZ (2000). Foro Nacional: El sistema de justicia penal juvenil en el Perú, análisis y propuestas. Lima: Defensoría del Pueblo – Comunidad Europea. Consejo Nacional de la Juventud (2002). Ley del Consejo Nacional de la Juventud. Lima:

CONAJU. Cortázar, J., Francke, P. y La Rosa, L. (1998). Políticas sociales para la adolescencia y juventud en el Perú. Socialismo y Participación, 81, 9-35. Lima. Defensoría del Pueblo (2000). El Sistema Penal Juvenil en el Perú. ILANUD. Comisión Europea. Informe No. 51: Lima. Dirección de Familia y Participación Ciudadana de la Policía Nacional del Perú (2004). Diagnóstico situacional de la violencia juvenil en Lima y Callao. Lima:

DIRFAPACI. Eley, T. C., Lichtenstein, P., y Moffitt, T. E. (2003). A longitudinal behavioral genetic analysis of the etiology of aggressive and non-aggressive antisocial behavior. Development and Psychopathology, 15(2), 383-402. Erikson, E. (1980). Identidad, juventud y crisis. Madrid: Taurus. Farrington (1983). Epidemiology. En H. Quay. Handbook of juvenil delinquency. New York: John Wiley & Sons Farrington, D., Jollife, D., Loeber, R., Stouthamer-Loeber, M. y Kalb, L. (2001). The concentration of offenders in families, and family criminality in the prediction of boy´s delinquency. Journal of adolescence, 24, 579-596. Francke, P. (1998). Pobreza y juventud. Socialismo y Participación, 81, 37-58. Lima. Freyre, E. (1994). La salud del adolescente. Aspectos médicos y psicosociales. Lima:

CONCYTEC. Frías-Armenta, M., López- Escobar, A. E. y Díaz-Méndez, S. G. (2003). Predictores de la conducta antisocial juvenil: un modelo ecológico. Estudios de Psicología, 8(1), 15-

24.

Frydenberg, E. (1997). Adolescent coping: Theoretical and research perspectives. Londres:

Routledge. Frydenberg, E. (1993b). The coping strategies used by capable adolescents. Australian Journal of Guidance & Counseling, 3(1), 1-9. Frydenberg, E. y Lewis, R. (1991a). Adolescent coping in the Australian context. Australian Educational Researcher, 18(2), 65-82. Frydenberg, E. y Lewis, R. (1991b). Adolescent coping: The different ways in which boys and girls cope. Journal of Adolescent, 14, 119-133.

45

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Frydenberg, E. y Lewis, R. (1993a). Boys play sport and girls turn to others: Age, gender and ethnicity as determinants of coping. Journal of Adolescent, 16, 253-266. Frydenberg, E. y Lewis, R. (1994). Coping with different concerns: Consistency and variation in coping strategies used by adolescents. Australian Psychologist, 29 (1),

45-48.

Frydenberg, E. y Lewis, R. (1996a). A replication study of the structure of the Adolescent Coping Scale: Multiple forms and applications of a self-reported inventory in a counseling and research context. European Journal of Psychological Assessment, 12(3), 244-235. Frydenberg, E. y Lewis, R. (1996b). Social Issues: What concerns young people and how they cope?. Peace and conflict. Journal of Peace Psychology, 2 (3), 271-283. Frydenberg, E. y Lewis, R. (1999). Things dont´t get better just because you´re older: A case for facilitating reflection. British Journal of Educational Psychology, 69, 81-94. Frydenberg, E. y Rowley, G. (1998). Coping with social issues: What Australian university students do. Issues in Educational Research, 8 (1), 33-48. García, L. (1997). Psicología Educativa I. Lima: UNMSM. Garrido, V. (1997). Principios de Criminología. Valencia: Torant le Blanch. Gottlieb, G., Wahlstein, D. y Lickliter, R. (1997). The significance of biology for human development: a developmental psychobiological systems view. En W. Damon y R. Lerner, Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 5, USA: John Wiley & Sons, Inc. Hair, J. F., Anderson, R. E., Tatham, R. L. y Black, W. C. (2000). Análisis multivariante. España: Prentice Hall. Halstead, M., Bennett S. y Cunningham, W. (1993). Measuring coping in adolescents: An application of the ways of coping checklist. Journal of Clinical Child Psychology, 22 (3), 337-344. Henry, B. y Moffitt, T. E, (1992). Neuropsychological and neuroimaging studies of juvenil delinquency and adult criminal behavior. En D. Stoff, J. Breiling y J. Maser (Eds.). Handbook of antisocial behavior. New York: John Wiley & Sons. Henry, B., Caspi, A., Moffitt, T. E. y Silva, P. A. (1996). Temperamental and familial predictors of violent and non-violent criminal convictions: From age 3 to age 18. Developmental Psychology, 32, 614-623. Henry, B., Caspi, A., Moffitt, T. E., Harrington, H. y Silva, P. A. (1999). Staying in school protects boys with poor self-regulation in childhood from later crime: A longitudinal study. International Journal of Behavioral Development, 23, 1049-1073. Henry, B., Feehan, M., McGee, R., Stanton, W., Moffitt, T. E. y Silva, P. A. (1993). The importance of conduct problems and depressive symptoms in predicting adolescent substance use. Journal of Abnormal Child Psychology, 21, 469-480. Henry, B., Moffitt, T. E., Robins, L. N., Earls, F. y Silva, P. A. (1993). Early family predictors of child and adolescent antisocial behavior: Who are the mothers of delinquents?. Criminal Behavior and Mental Health, 3, 97-118. Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (1998). Metodología de la investigación. 2da. edición. México: McGraw-Hill Interamericana. Herrera, D. I. (2002). Inserción social en adolescentes: un estudio socio-psicológico. Persona 5, pp. 167-190.

46

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Hoffman, M. A., Levy-Shiff, R. y Sohlberg, S. C. (1992). The impact of stress and coping:

Developmental changes in the transition to adolescence. Journal of Youth and Adolescence, 21 (4), 451-469. Howe, J. (1997). Juvenil Justice & Youth Violence. Thousand Oaks: Sage Instituto Nacional de Estadística e Informática (1998). Estado de la población peruana 1998: situación de la población joven y de la tercera edad. Lima: INEI. Instituto Nacional de Estadística e Informática (2004). Compendio Estadístico 2004. Lima:

INEI. Iza, M. (2002). Personalidad, adolescencia y delito. Un estudio en adolescentes institucionalizados de Lima-Perú. Memoria para obtener el grado de Magíster en Evaluación psicológica clínica y forense. Salamanca: Universidad de Salamanca. Jaffee, S. R., Moffitt, T. E., Caspi, A., Taylor, A. y Arseneault, L. (2002). Influence of adult domestic violence on children's internalizing and externalizing problems. An environmentally informative twin study. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 41, 1095-1103. Jaffee, S. R., Moffitt, T. E., Caspi, A. y Taylor, A. (2003). Life with (or without) father. The benefits of living with two biological parents depend on the father’s antisocial behavior. Child Development, 74, 109-126. Jeglum-Bartusch, D. R., Lynam, D. R., Moffitt, T. E. y Silva, P. A. (1997). Is age important?. Testing general versus developmental theories of antisocial behavior. Criminology, 35, 13-47. John, O. P. y Benet-Martínez, V. (2000). Measurement: reliability, construct validation and scale construction. En H. T. Reis y Ch. M. Judd. (Eds.), Handbook of research methods in social and personality psychology. U.S.A.: Cambridge University Press. John, O. P., Caspi, A., Robins, R. W., Moffitt, T. E. y Stouthamer-Loeber, M. (1994). The "Little Five": Exploring the five-factor model of personality in adolescent boys. Child Development, 65, 160-178. Kaplan, E., Fein D., Morris, R. y Delis, D. C. (1991). Manual for WAIS – R as a Neuropsychological Instrument. San Antonio, TX: The Psychological Corporation. Kazdin, A. y Buela-Casal, G. (2001). Conducta antisocial. Evaluación, tratamiento y prevención en la infancia y la adolescencia. Madrid: Pirámide. Kerlinger, F. (1998). Investigación del comportamiento. 4ta. edición. México: McGraw- Hill. Killias, M. y Ribeaud, D. (1999). Drug use and crime among juveniles. An international perspective. Studies on crime and crime prevention, 8, 2, pp. 189-205. Koenen, K. C., Moffitt, T. E., Caspi, A., Taylor, A. y Purcell, S. (2003). Domestic violence is associated with environmental suppression of IQ in young children. Development & Psychopathology, 15, 297-311. Krueger, R. F., Caspi, A. y Moffitt, T. E. (2000). Epidemiological personology: The unifying role of personality in population-based research on problem behaviors. Journal of Personality, 68, 967- 998. Krueger, R. F., Moffitt, T. E., Caspi, A., y Bleske, A. y Silva, P. A. (1998). Assortative mating for antisocial behavior: Developmental and methodological implications. Behavior Genetics, 28, 173-186.

47

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Krueger, R. F., Schmutte, P. S., Caspi, A., Moffitt, T. E., Campbell, K. y Silva, P. A. (1994). Personality traits are linked to crime among males and females: Evidence from a birth cohort. Journal of Abnormal Psychology, 103, 328-338. Kunzi, I. V. (1999). Estilo atributivo, percepción de soledad y estrategias de afrontamiento en adolescentes bajo tutela judicial. Revista de Psicología y Ciencias Afines, Vol. 16, 2. La Rosa, L. (1998). Institucionalidad pública de políticas sociales para adolescentes y jóvenes. Socialismo y Participación, 81, 59-83. Lima. Lahey, B. y Loeber, R. (1992). Attention-deficit / hiperactivity disorder, oppositional defiant disorder, conduct disorder, and adult antisocial behavior: a life span perspective. En D. Stoff, J. Breiling y J. Maser (Eds.). Handbook of antisocial behavior. New York:

John Wiley & Sons. Lahey, B., Moffitt, T. E. y Caspi, A. (Eds.) (2003). The causes of conduct disorder and serious juvenile delinquency. New York: Guilford. Lerner, R. M. (1997). Theories of human development: contemporany perspectives. En W. Damon y R. Lerner, Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 1. USA: John Wiley & Sons, Inc. Lerner, R. M. y Galambos, N. L. (1998). Adolescent development: challenges and opportunities for research, programs, and policies. Annual Review of Psychology,

49:413-446.

Lezak, M. D. (1995). Neuropsychological Assessment. 3rd ed. New York: Oxford University Press. Loeber, R., Farrington, D. P., Stouthamer-Loeber, M., Moffitt, T. E. y Caspi, A. (1998). The development of male offending: Key findings from the first decade of the Pittsburgh Youth Study. Studies on Crime and Prevention, 7, 1 - 31. Lykken, D. (2000). Las personalidades antisociales. Barcelona: Empresa Editorial Herder S.A. Lynam, D. R. y Moffitt, T. E. (1995). Delinquency and impulsivity and IQ: A reply to Block. Journal of Abnormal Psychology, 104 (2), 399-401. Lynam, D., Caspi, A., Moffitt, T. E., Wikstrom, P., Loeber, R. y Novak, S. (2000). The interaction between impulsivity and neighborhood context on offending: The effects of impulsivity are stronger in poorer neighborhoods. Journal of Abnormal Psychology, 109, 563-574. Lynam, D., Moffitt, T. E., y Stouthamer-Loeber, M. (1993). Explaining the relation between IQ and delinquency: Class, race, test motivation, school failure or self-control? Journal of Abnormal Psychology, 102 (2), 187-196. Magdol, L., Moffitt, T. E., Caspi, A. y Silva, P. A. (1998). Developmental antecedents of partner abuse: A prospective-longitudinal study. Journal of Abnormal Psychology, 107, 375-389. Magdol, L., Moffitt, T. E., Caspi, A., Newman, D. L., Fagan, J. y Silva, P. A. (1997). Gender differences in partner violence in a birth cohort of 21-years-olds: Bridging the gap between clinical and epidemiological approaches. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 65, 68-78. Magnusson, D. y Stattin, H. (1997). Person-context interaction theories. En W. Damon y R. Lerner, Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 12. USA: John Wiley & Sons, Inc.

48

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Martínez, P. y Morote, R. (2001). Preocupaciones de adolescentes de Lima y sus estilos de afrontamiento. Revista de Psicología de la PUCP Vol. XIX, 2. Mates, D. y Allison, K. (1992). Sources of stress and coping responses of high school students. Adolescence, 27 (106), 461-474. Mill, J. S., Caspi, A., McClay, J., Sugden, K., Purcell, S., Asherson, P., Craig, I., McGuffin, P., Braithwaite, A., Poulton, R. y Moffitt, T. E. (2002). The dopamine D4 receptor and the hyperactivity phenotype: A developmental-epidemiological study. Molecular Psychiatry, 7, 383-391. Moffitt, T. E. (1993a). Adolescence-limited and life-course-persistent antisocial behavior: A developmental taxonomy. Psychological Review, 100(4), 674-701. Moffitt, T. E. (1993b). The neuropsychology of conduct disorder. En J. E. Richters y D. Cicchetti (Eds.), Developmental perspectives on conduct disorder. Special issue of Development and Psychopathology, 5, 135-151. Moffitt, T. E. (1996). Editorial: A primer on measuring children's antisocial behaviors. Journal of the American Medical Association, 275, (5), 403-404. Moffitt, T. E. (in press). Quantitive behavioural genetic research into human anti-social behaviour: 1929 -2001. En Genetics and human behavior. London: Nuffield Council on Bioethics. Moffitt, T. E., Brammer, G. L., Caspi, A., Fawcett, J. P., Raleigh, M., Yuwiler, A., y Silva, P. A. (1998). Whole blood serotonin relates to violence in an epidemiological study. Biological Psychiatry, 43, 446-457. Moffitt, T. E. y Caspi, A. (2001). Childhood predictors differentiate life-course persistent and adolescence-limited antisocial pathways, among males and females. Development & Psychopathology, 13, 355-375. Moffitt, T. E., Caspi, A., Dickson, N., Silva, P.A. y Stanton, W. (1996). Childhood-onset versus adolescent-onset antisocial conduct in males: Natural history from age 3 to 18. Development and Psychopathology, 8, 399-424. Moffitt, T. E., Caspi, A., Harrington, H., y Milne, B. (2002). Males on the life-course persistent and adolescence-limited antisocial pathways: Follow-up at age 26. Development & Psychopathology, 14, 179-206. Moffitt, T. E., Caspi, A., Rutter, M. y Silva, P. A. (2001). Sex Differences in Antisocial Behavior: Conduct Disorder, Delinquency, and Violence in the Dunedin Longitudinal Study. Cambridge, UK: Cambridge University Press. Moffitt, T. E., Krueger, R. F., Caspi, A. y Fagan, J. (2000). Partner abuse and general crime:

How are they the same? How are they different?. Criminology, 38, 201-235. Moffitt, T. E., Lynam, D. R. y Silva, P. A. (1994). Neuropsychological tests predict persistent male delinquency. Criminology, 32, 101-124. Moffitt, T. E., Robins, R. W. y Caspi, A. (2001). A couples analysis of partner abuse with implications for abuse prevention. Criminology and Public Policy, 1, 401-432. Moffitt, T. E. y Caspi, A. (1998). Annotation: Implications of violence between intimate partners for child psychologists and psychiatrists. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 39, No. 2, 137-144. Morales, H. (2004). El adolescente infractor en conflicto con la Ley Penal: una perspectiva socio-psicológica del Sistema de Justicia Penal Juvenil en el Perú. Psicólogo Interamericano, Boletín de la Sociedad Interamericana de Psicología – SIP, Vol. 84, Junio.

49

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Nagin, D. S., Farrington, D. P. y Moffitt, T. E. (1995). Life-course trajectories of different types of offenders. Criminology, 33, 111-139. Organización Mundial de la Salud (2003). Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud. Washington: O.M.S. Ortiz, P. (1994). El Sistema de la Personalidad. Lima: Orión. Ortiz, P. (1997). La Formación de la Personalidad. Lima: Colegio de Doctores en Educación. Ortiz, P. (1999). El Examen Neurológico Integral. Lima: Fondo Editorial de la UNMSM. Ortiz, P. (2000). Introducción a una Psicobiología del Hombre. Lima: Universidad de Lima. Overton, W. (1997). Developmental psychology: philosophy, concepts and methodology. En W. Damon y R. Lerner, Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 3. USA:

John Wiley & Sons, Inc. Panfichi, A. y Valcárcel, M (1999). Juventud: Sociedad y Cultura. Lima: Red para el desarrollo de las ciencias sociales en el Perú. Papalia, D., Wendlocks, S. y Duskin, R. (2001). Desarrollo humano. Bogotá: McGraw-Hill. Parke, R. y Buriel, R. (1997). Socialization in the family: ethnic and ecological perspectives. En W. Damon y R. Lerner, Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 3. USA: John Wiley & Sons, Inc. Patterson, J. M. y McCubbin, M. I. (1987). Adolescent coping style and behaviors:

Conceptualization and measurement. Journal of Adolescent, 10, 163-186. Pattishall, E. (1994). A research agenda for adolescent problems and risk-taking behaviors. En R. Ketterlinus y M. Lamb (Eds.) Adolescent problem behaviors: Issues and research. New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, Inc., Publishers. Peñaherrera, E. (1998). Comportamiento de riesgo adolescente: una aproximación psicosocial. Revista de Psicología de la PUCP, Vol. XVI, 2. Phelps, S. B. y Jarvis, P. A. (1994). Coping in adolescent: Empirical evidence for a theoretically based approach to assessing coping. Journal of Youth and Adolescence, 23 (3), 359-371. Plomin, R., y Caspi, A. (1998). DNA and personality. European Journal of Personality, 12,

387-407.

Poulton, R. G. y Moffitt, T. E. (1995). The Rey Osterreith Complex Figure test: Norms for young adolescents and an examination of validity. Archives of Clinical Neuropsychology, 10, (1), 47-56. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (2004). Informe sobre Desarrollo Humano, Perú 2004. Lima: PNUD. Quay, H. (1987). Patterns of delinquent behavior. En H. Quay. Handbook of juvenile delinquency. New York: John Wiley & Sons. Saavedra, J. y Chacaltana, J. (2000). Exclusión y oportunidad. Jóvenes urbanos y su Inserción en el Mercado de Trabajo y en el Mercado de Capacitación. Lima:

GRADE. Seiffge-Krenke, I. (1995). Stress, coping and relationships in adolescence. Nueva Jersey:

Erlbaum. Seydlitz, R. y Jenkins, P. (1998). The influence of family, friends, schools, and community on delinquent behavior. En T. Gullota, G. Adams y R. Montemayor (Eds.). Delinquent violent youth. Trends and interventions. Thousand Oaks: Sage.

50

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

Silbersein, R. y Todt, E. (1992). Adolescente: A matter of context. En R. Silbersein y E. Todt (Eds.). Adolescent in context: the inaterplay of family, school, peers and Cork in adjustment. New York: Springer Verlang. Thelen, E. y Smith, L. B. (1997). Dynamic systems theories. En W. Damon y R. Lerner, Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 10. USA: John Wiley & Sons, Inc. Thorne, C. (1993). Variantes psicosociales y el uso e interpretación de pruebas psicológicas. Revista de Psicología de la PUCP, 1, 96-105. Thorne, C. (1998). Aportes del WISC – III al diagnóstico de niños y adolescentes. Documento de trabajo inédito. Thorne, C.; Ráez, M.; Claux, M. y De La Flor, M. (1988). La escala de inteligencia para niños de Wechsler y las variantes socioculturales. Revista de Psicología de la PUCP, 1-2, 51-62. Tiffer, C. (2003). Justicia Penal Juvenil. Instrumentos internacionales de Naciones Unidas y la experiencia de Costa Rica. Entre la Protección Integral y el Derecho Penal Juvenil. Ponencia para el Primer Congreso Mundial sobre Derecho de la Niñez y la Adolescencia: Porlamar. Valsiner, J. (1997). The development of the concept of development: historical and epistemological perspectives. En W. Damon y R. Lerner, Handbook of child psychology quinta ed. Capítulo 17. USA: John Wiley & Sons, Inc. Wegener, D. T. y Fabrigar, L. R. (2000). Analysis and design for nonexperimental data. Addressing causal and noncausal hypotheses. En H. T. Reis y Ch. M. Judd. (Eds.), Handbook of research methods in social and personality psychology. Capítulo 16. U.S.A.: Cambridge University Press. White, J., Moffitt, T. E., Caspi, A., Jeglum-Bartusch, D. R., Needles, D. y Stouthamer- Loeber, M. (1994). Measuring impulsivity and examining its relationship to delinquency. Journal of Abnormal Psychology, 103, 192-205. Wills, T. y Hirky, E. (1996). Coping and substance abuse: A theoretical model and review of the evidence. En M. Zeinder y N. Endler (Eds.), Handbook of coping: Theory, research, and applications. New York: John Wiley & Sons. Wills, T. y Shiffman, S. (1985). Coping and substance use: A conceptual framework. En S. Shiffman y T. Wills (Eds.), Coping and substance use (pp. 3-24). Orlando, FL:

Academic Press. Wright, B. R. E., Caspi, A., Moffitt, T. E. y Silva, P. A. (2001). The effects of social ties on crime vary by criminal propensity: A life-course model of interdependence. Criminology, 39, 321-351. Wright, B. R. E., Caspi, A., Moffitt, T. E. y Silva, P. A. (1999). Reconsidering the relationship between SES and delinquency: Causation but not correlation. Criminology, 37, 175-194. Wright, B. R., Caspi, A., Moffitt, T. E. y Silva, P. A. (1999). Low self-control, social bonds, and crime: social causation, social selection, or both? Criminology, 37, 479-514.

51

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

ANEXO

52

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

TABLA DE CONTENIDOS DE LA TESIS

Agradecimientos

i

Tabla de Contenidos

iii

Lista de Tablas

vii

Lista de Figuras

xi

Introducción

Capítulo 1: Estado del Arte en el estudio del Comportamiento Antisocial en Adolescentes

Introducción

1.1. Estudios previos internacionales

1.2. Estudios previos en el Perú

Conclusiones

Capítulo 2: La Adolescencia en el Perú Introducción

2.1. Enfoque Bioecológico del Desarrollo Humano

2.2. Definición y características principales de la Adolescencia

2.3. Características sociodemográficas de la Adolescencia en el Perú

2.3.1. Educación

2.3.2. Salud

2.3.3. Justicia

2.3.4. Empleo

2.4. Características psicosociales de la Adolescencia en el Perú

2.4.1.

Familia

2.4.2.

Grupos de Pares

2.4.3.

Medios de Comunicación Masiva

2.4.2.

Perspectiva de Tiempo Futuro y Elección Vocacional

2.4.5.

Procesos de Socialización e Inserción Social

2.5. Lineamientos de Política Pública para la Promoción Social de la

Adolescencia

Conclusiones

Capítulo 3: El Sistema de Justicia Penal Juvenil en el Perú Introducción

3.1. Características principales de la Delincuencia Juvenil en el Perú

3.1.1. La Delincuencia Juvenil como Comportamiento Antisocial

3.1.2. Epidemiología de la Delincuencia Juvenil

3.1.3. Tipos de Infracción perpetrados por Adolescentes

53

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

3.1.4. Perfil Psicosocial del Adolescente en conflicto con la Ley Penal

3.2. Información General sobre el Sistema de Justicia Penal Juvenil Peruano

3.2.1. Tratamiento Legal de los Adolescentes en conflicto con la Ley

Penal

3.3. El Sistema de Reinserción Social del Adolescente Infractor del Poder Judicial

3.3.1. Tratamiento Psicosocial de los Adolescentes Infractores

3.4. Lineamientos de Política Pública para la Reinserción Social del Adolescente Infractor: el Modelo de la Justicia Restaurativa

Conclusiones

Capítulo 4: Correlatos Biopsicosociales y Modelos Causales del Comportamiento Antisocial en la Adolescencia Introducción

4.1. Definición de Conducta Antisocial en Adolescentes

4.2. Factores asociados al Comportamiento Antisocial en la Adolescencia

4.2.1.

Factores Biológicos

 

4.2.1.1. Genéticos

4.2.1.2. Neurológicos

4.2.1.3. Endocrinos

4.2.1.4. Factores relacionados con la Determinación Sexual

4.2.1.5. Factores relacionados con los Desórdenes del Desarrollo.

4.2.2.

Factores Psicológicos

 

4.2.2.1. Características del Temperamento y la Personalidad

4.2.2.2. Estrategias de Afrontamiento

4.2.2.3. Características Cognitivas y del Aprendizaje

4.2.2.4. Características Socioemocinales

4.2.2.5. Procesos de Socialización

 

4.2.2.6. Abuso de Sustancias Psicoactivas

4.2.3.

Factores Sociales

 

4.2.3.1. Género

4.2.3.2. Familia

4.2.3.3. Comunidad

4.2.3.4. Escuela

4.2.3.5. Grupos de Pares

4.3. Empíricos

Modelos

Causales

del

Comportamiento Antisocial en

Adolescentes

4.3.1. Modelo del

Aprendizaje Social de la Conducta Antisocial

Adolescente de Snyder, Reid y Patterson

4.3.2. Modelo de la Propensión del Desarrollo de los orígenes de los

Problemas

de Conducta durante la Adolescencia de Lahey y

Waldman

4.3.3. de los Mecanismos Sociales de las Influencias

Modelo

Comunitarias sobre el Crimen y los senderos de la Criminalidad de Wikstrom y Sampson

54

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

4.3.4. Modelo del Inicio Precoz del Rol de las Funciones Ejecutivas y de la Inteligencia en la Conducta Delincuencial Adolescente de Nigg y Huang-Pollock

4.3.5. Modelo Causal de los Déficits Prefrontales en la Conducta Antisocial de Ishikawa y Raine

4.3.6. Modelo de la Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL) de Moffitt

4.4. Evaluación de los Modelos Explicativos del Comportamiento Antisocial en Adolescentes

4.4.1. Principales aportes

4.4.2. Principales críticas

4.5. Neurociencias y Comportamiento Antisocial

4.5.1. La Neuropsicología del Comportamiento Antisocial en

Adolescentes

4.5.2. Las Funciones Neuropsicológicas Verbales como mediadoras entre la Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL)

4.5.3. Las Características de Personalidad como mediadoras entre la Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL)

4.5.4. Las Estrategias de Afrontamiento como mediadoras entre la Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL)

4.5.5. Las Características Sociales como mediadoras entre la Conducta Antisocial Persistente durante el Curso de la Vida (LCP) y Limitada a la Adolescencia (AL)

4.6. Planteamiento del Problema

4.6.1. Formulación del Problema

4.6.2. Hipótesis de Investigación

4.6.3. Objetivos de Investigación

4.6.3.1. Objetivos Generales

4.6.3.2. Objetivos Específicos

4.6.4.

Alcances y Limitaciones

Conclusiones

Capítulo 5: Metodología Introducción

5.1. Tipo de estudio

5.2. Población y muestra de estudio (participantes)

5.3. Tipo de muestreo

5.4. Diseño de investigación

5.5. Definición conceptual y operacional de las variables de investigación

5.5.1. Variables Independientes de los Factores Neuropsicológicos

5.5.1.1. Funciones Neuropsicológicas Verbales

5.5.1.2. Edad

5.5.2. Variables Independientes de los Factores Psicosociales

55

Correlatos Neuropsicológicos, Psicológicos y Sociales del Comportamiento Antisocial en Infractores Lic. Hugo Morales Córdova

5.5.2.1. Perfil de Personalidad

5.5.2.2. Estrategias de Afrontamiento

5.5.2.3. Proximidad Familiar

5.5.2.4. Nivel de Atraso Escolar

5.5.2.5. Infracción Tipificada Penalmente

5.5.2.6. Tipo de delito

5.5.2.7. Reincidencia

5.5.3. Variable Dependiente o de Conducta Criterio

5.5.3.1. Tipo de Adolescente Infractor (según la Tipología de la

Conducta Antisocial de Moffitt: LCP vs. AL)

5.6. Instrumentos

5.7. Criterios de inclusión y exclusión

5.8. Procedimientos

5.9. Tratamiento estadístico de los datos

Capítulo 6: Resultados

Capítulo 7: Discusión

Capítulo 8: Conclusiones

Referencias

Anexos

56