Está en la página 1de 4

Año 2008 en el Tanguis…

Cuando llegué al Colegio sentí una


mezcla de desconcierto, curiosidad e
inusitado (y nuevo para mi) aprecio
por lo desconocido.
La sensación de tener que lidiar diaria,
semanal y mensualmente con un
Director hiperactivo (positivamente
hiperactivo en algunos casos) me
obligaba a redefinir conceptos de
enseñanza ante nuevas circunstancias
de carácter sobre todo estructural; esto
a su vez implicaba un reto que asumí de
buena voluntad, sobre todo al ver la
energía desbordante de unos pequeños
el primer dìa de clase. Si, nunca olvidaré
la cara de Dieguito, esa sonrisa de tres
Kilómetros acabó con mis suspicacias y
me envolvió en un !Bienvenido al
Tanguis!.
Hoy estamos ad portas del cierre
de año escolar y solo me queda
manifestar mi agradecimiento a
toda la familia Tanguista por este
intenso año, año en que como
nunca antes sentí la imperativa
importancia del tan usado término
“hacer patria”,el hilo conductor de
ello por supuesto fueron son y
serán los niños, a ellos le debemos
el afán de ser mejores, y sobre
todo de ser consecuentes, virtud
subliminal y a veces irreal en
nuestros tiempos.
En fin, sé que nuestra interacción
fue honesta; los niños me
entregaron su blanca energía, me
invitaron a su mundo de infinitas
variables, me hicieron sentir como
uno de los suyos, yo por mi parte
les regalé lo único y más preciado
que tengo para compartir: el amor
por ellos. Es éste, el mas noble de
los sentimientos, el que me
permite desafiar a la rutina y
alimentar el deseo de renovar
conocimientos y estrategias que
los beneficien.
Jorge la Torre
Profesor de Música

Calificar