P. 1
La Globalización y la Mundialización se engloban un proceso de creciente internacionalización del capital financiero

La Globalización y la Mundialización se engloban un proceso de creciente internacionalización del capital financiero

5.0

|Views: 3.674|Likes:
Publicado porRosangel Parra

More info:

Published by: Rosangel Parra on Mar 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/19/2015

pdf

text

original

La Globalización y la Mundialización se engloban un proceso de creciente internacionalización del capital financiero, industrial y comercial, nuevas relaciones políticas internacionales

y el surgimiento de nuevos procesos productivos, distributivos y de consumo deslocalizados geográficamente, una expansión y uso intensivo de la tecnología sin precedentes, implica transformaciones espaciotemporales que afectan los modos y estilos de vida concretos de las personas, producto de los cambios de escala y de la aceleración de los cambios, en especial aquellos debido a las innovaciones tecnológicas y a los crecientes niveles de complejidad de la vida urbana.

Estas transformaciones se apoyan en una aceleración sin precedentes en los procesos tecnológicos, tanto en lo que atañe al ritmo mismo de las innovaciones como en lo que se refiere al lapso que transcurre entre la innovación y su incorporación en la producción. Tal proceso se inició en los años 70 y ha llegado a ser tildado como la "tercera revolución tecnológica e industrial". Se ha asentado en la electrónica, la informática, la robótica, los nuevos materiales, la genética y la biotecnología

Es por ello que intentaremos en el transcurso del trabajo plasmar tópicos que nos permitirán profundizar en ambos temas, esto son: Globalización Origen, teorías y Características, Bases Conceptuales de la Globalización, Desarrollo histórico de la Globalización, De 1492 a 1945 del Mercantilismo al Capitalismo Actual, De 1945 a nuestros días: ¬De un mundo bipolar al fin de la historia¬, Teoría de la Globalización, Análisis Neoliberal del fenómeno de la globalización, Análisis Marxista del Fenómeno de la Globalización, Mundialización: Retos, Desafíos y Alternativas, Alternativa Para el Desarrollo y Herramientas Para el Acercamiento de los Pueblos, Los Movimientos Sociales Y Los Gobiernos Frentes a La Globalización.

GLOBALIZACIÓN Vs MUNDIALIZACIÓN

Tema 1. Globalización

Para German Montalvo(1997), la globalización: es un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala, que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo unificando sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global.

Por otra parte señala: la globalización es a menudo identificada como un proceso dinámico producido principalmente por las sociedades que viven bajo el capitalismo democrático o la democracia liberal y que han abierto sus puertas a la revolución informática, plegando a un nivel considerable de liberalización y democratización en su cultura política, en su ordenamiento jurídico y económico nacional, y en sus relaciones internacionales.

Según la Real Academia de la Lengua, define: La globalización como "la tendencia de los mercados y las empresas a extenderse, alcanzando una dimensión mundial que sobrepasa las fronteras nacionales". Hay quienes se han opuesto a los beneficios de este proceso, justificando que este fenómeno sólo favorece a las economías y países

más desarrollados. Otros en cambio lo ven como un cambio de paradigma, en el que ahora podemos interconectarnos, en tiempo real, con una persona que esté al otro lado del mundo.

Para Patricia Adriana Gaggini de Rühlemann (2002) La globalización significa el aumento de la vincularidad, la expansión y profundización de las distintas relaciones sociales, económicas y políticas, la creciente interdependencia de todas las sociedades entre sí, promovida por el aumento de los flujos económicos, financieros y comunicacionales y catapultada por la tercera revolución industrial que facilita que los flujos puedan ser realizados en tiempo real.

De lo planteado por los autores podemos deducir que la globalización puede ser entendida como una nueva fase de expansión del sistema capitalista que se caracteriza por la apertura de los sistemas económicos nacionales, por el aumento del comercio internacional, la expansión de los mercados financieros, la reorganización espacial de la producción, la búsqueda permanente de ventajas comparativas y de la competitividad que da prioridad a la innovación tecnológica, la aparición de elevadas tasas de desempleo y el descenso del nivel de las remuneraciones.

1.1

Globalización Origen, teorías y Características.

ORIGEN:

En el origen de la Globalización hay variados criterios, algunos opinan que surge desde el mismo desarrollo del hombre y su expansión, otros consideran que fue producto del desarrollo de los antiguos imperios, hay quienes hablan del encuentro entre dos culturas, otros argumentan que es un proceso complejo que tiene su surgimiento y desarrollo en el siglo XX. Lo cierto es que el origen histórico de la globalización puede verse al tiempo que hacemos una interpretación de lo “global” y lo comparamos con lo Mundial o internacional.

Nadie se cuestiona que estamos viviendo la sociedad de la información con carácter Global, esto es una realidad nueva y diferente para la historia de una economía mundial en la que la acumulación del capital ocurre en todo el mundo; esta ha existido en Occidente al menos desde el siglo XVI. Una economía global es algo con características diferentes; es una economía con la capacidad de funcionar como una unidad en tiempo real a escala planetaria y trasmitir información de la economía, las finanzas, un tsunami, o un ciclón como el Katrina; al tiempo que puede proyectar en tiempo real las vivencias de las locuras terroristas o el fenómeno del terremoto de Cachemira y Pakistán.

Existen tres grandes impulsos históricos asociados a la Globalización; estos se encuentran asociados a:

La conquista, colonización e integración en el mercado mundial de América.

La generalización de la Revolución Industrial y la expansión colonial del siglo XIX.

Al desarrollo y generalización de los aspectos culturales que fueron favorecidos por los medios de comunicación; básicamente después de la Segunda Guerra Mundial y en especial a partir de la década de los setenta hasta nuestro días.

TEORIAS:

Las teorías de la globalización enfatizan que los factores culturales son los principales determinantes que afectan las condiciones económicas, sociales y políticas de los países lo que es similar a la “escuela social exhaustiva” o de “sociología comprehensiva” de las teorías de Max Weber. Con base en esto, el sistema de valores, creencias, y el patrón de identidad de los grupos de índole dominante (o hegemónico) y de alternativo (o subordinado) dentro de una sociedad son los elementos más importantes para explicar las características de un país en términos económicos y sociales. Para la posición de la globalización esta declaración de la teoría de Weber se debe aplicar a las condiciones mundiales actuales, especialmente en términos de la difusión y transferencia de valores culturales a través de sistemas de comunicación, los que están afectando cada vez más los grupos sociales en todos los países.

La teoría de la globalización y de los sistemas mundiales toman una perspectiva global al determinar sus unidades de análisis en función de sistemas y subsistemas globales, más que utilizar estrictamente el enfoque de nacionesestado como lo hacen la teoría de la modernización y de la dependencia. La teoría de los sistemas mundiales y la de la globalización difieren en que la primera contiene ciertos elementos neo-marxistas, mientras que la segunda tiene sus bases teóricas en el movimiento social estructural-funcionalista. Por consiguiente el enfoque de la globalización tiende más hacia una transición gradual que a una transformación revolucionaria.

La teoría de la globalización y la de los sistemas mundiales toman en cuenta los cambios económicos en la estructura y las relaciones mundiales más recientes que han ocurrido en los últimos años, principalmente los siguiente:

a) Especialmente luego de marzo de 1973, los gobiernos de los países más desarrollados comenzaron a funcionar con mecanismos de tipo de cambio más flexibles. Esta situación permitió acelerar la tasa de movimiento de capital entre los centros financieros, bancos internacionales y mercados de valores del mundo;

b) Desde mediados de los setentas, las transacciones comerciales comenzaron a basar sus especulaciones en el valor futuro de sus productos, lo que ha sido reforzado por el uso más flexible de la tecnología, computadoras y sistemas de comunicación modernos;

c) La revolución de las computadoras a lo largo de la década de los ochentas hizo posible realizar cálculos y transacciones más rápidas relacionadas con valores del tipo de cambio y de las inversiones, lo cual fue reforzado por el uso del facsímil;

d) Durante la década de los noventas el desafío más grande de deriva del uso del “internet” o la red, el cual ha permitido una comunicación más rápida y expansiva. El “internet” ha incrementado cada vez las condiciones de revitalizar el carácter de “Economía virtual” en diversos mercados específicos.

Bajo las condiciones actuales los principales aspectos que estudia el enfoque de la globalización son los siguientes: a) conceptos, definiciones y evidencia empírica relacionados con las variables culturales y su cambio en el ámbito regional, nacional y global; b) maneras específica de adaptar la “sociología comprehensiva” y “expansiva” a la atmósfera actual de “aldea global”; c) interacciones entre los diferentes niveles de poder entre países, y desde ciertos sistemas sociales que funcionan en alrededor del mundo; d) determinación de los mecanismos y procesos mediante los cuales los patrones de comunicación afectan las minorías dentro de cada sociedad; e) el concepto de autonomía del estado enfrentado a la flexibilidad creciente de herramientas de comunicación y vínculos económicos que están haciendo obsoleta la efectividad previa de las decisiones económicas nacionales; y f) cómo está afectando la integración económica y social a los acuerdos regionales y multilaterales.

Características:

1. Se trata de un proceso universal, pues afecta a todos los países del planeta, independientemente de la posición que ocupen dentro de la economía mundial y del orden político.

2. Al existir un proceso irreversible de integración de los mercados, se parte de la existencia de países mejor posicionados que otros, es decir que su naturaleza económica es excluyente, porque aquellas naciones o regiones que no pueden ser competitivas, quedarán a la saga del desarrollo,

3. al ser en mercado el elemento primordial de la globalización, el Estado como unidad política y como espacio en el cual se desarrolla el gobierno y la soberanía de los países, queda en segundo plano,

4. al ser el mercado el mecanismo que rige las relaciones entre los países y regiones, la capacidad de consumo determinará su valor y no su condición humana. Por esa razón se dice que la globalización es deshumanizante;

5. está cimentada por los Medios Masivos de Comunicación, y su influencia es sobre los aspectos socioculturales, políticos y económicos de los involucrados (el mundo entero, en otras palabras), porque permiten difundir ideas a cientos o miles de millones de personas.

6. Los mercados, el capital, la producción, la gestión, la fuerza de trabajo, la información, el conocimiento y la tecnología se organizan en flujos que atraviesan las fronteras nacionales.

7. La competencia y las estrategias económicas, tanto de grandes como de pequeñas y medianas empresas, tienden a definirse y a decidirse en un espacio regional, mundial o global.

8. La globalización empuja a las empresas y mercados a organizarse en redes estrechamente hilvanadas a escala planetaria.

9. La ciencia, el conocimiento, la información, la cultura, la educación, etc. Tienden a escapar de los límites o controles nacionales y ha asumir, al igual que los mercados, una lógica de red transnacional y global.

1.1.1 Bases Conceptuales de la Globalización

La idea de un mundo globalizado per se no es perversa, es más pudiésemos decir que es un ideal planetario (respetando las diferencias), el problema es el trasfondo ideológico del proceso que estamos viviendo, la globalización actualmente se funda en bases neoliberales que significan la reproducción a escala mundial de las diferencias que este modelo económico significa, es decir genera la concentración de riquezas en aquellos que son dueños del capital los que ahora además no tienen patria, por lo tanto no beneficia a naciones sino a determinado grupos oligarcas con trascendencia planetaria.

La base neoliberal contiene las ideas liberales clásicas, tales como la importancia del individuo, el papel limitado del Estado y el valor del mercado libre.

Ese enfoque afirma que si los individuos pueden libremente perseguir sus propios intereses, las consecuencias colectivas serán mucho más beneficiosas que la acción gubernamental. Esta proposición constituye, por lo demás, el fundamento del llamado individualismo metodológico, que es desde un punto de vista teórico el corazón mismo de la teoría liberal.

En síntesis y desde una perspectiva moderna, el neoliberalismo puede ser definido como la creencia en que la intervención gubernamental usualmente no funciona y que el mercado usualmente sí lo hace.

El peligro que encierra el reconocer esta base ideológica como única y sin contraposición está en aceptar que no es posible lograr una sociedad más justa y que para que algunos accedan a los beneficios del desarrollo se hace necesario que otros vivan para siempre en condiciones de miseria inaceptables.

1.1.2 Desarrollo histórico de la Globalización

El concepto de globalización ha sido acuñado recientemente (en los últimos lustros del siglo XX) y su utilización se ha extendido de forma acelerada. Sin embargo, ni lo novedoso del término ni su masificado uso, nos deben hacer pensar que la globalización es un acontecimiento nuevo. Por el contrario, tiene un amplio recorrido histórico cuyo último estadio estamos viviendo ahora.

Como hemos señalado, la globalización es un proceso continuo y acelerado de integración de las distintas actividades humanas, razón por la cual algunas personas han llegado a indicar que la globalización nace con el deseo de las primeras civilizaciones humanas por relacionarse entre ellas para satisfacer -sobre todo en un primer momento- sus necesidades alimenticias.

1.1.2.1 De 1492 a 1945 del Mercantilismo al Capitalismo Actual.

Pablo Vázquez señala que el actual proceso de globalización es parte de un proceso mayor iniciado en 1492 con la conquista y colonización de gran parte del mundo por parte de Europa.2 Marshall McLuhan sostenía ya en 1961 que los medios de comunicación electrónicos estaban creando una aldea global. Rüdiger Safranski destaca que a partir de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima en 1945 nació una comunidad global unida en el terror a un holocausto mundial. También se ha asociado el inicio de la globalización a la invención del chip (12 de septiembre de 1958), la llegada del hombre a la Luna, que coincide con la primera transmisión mundial vía satélite (20 de julio de 1969), o la creación de Internet (1 de septiembre de 1969). Pero en general se ubica el comienzo de la globalización con el fin de la Guerra Fría, cuando desaparece la Unión Soviética y el bloque comunista que encabezaba, cuyo experimento fallido de colectivismo representaba el ocaso de los proyectos de sociedades cerradas y economías protegidas. Si bien la autodisolución de la Unión Soviética se produjo el 25 de diciembre de 1991, se ha generalizado simbolizarla con la Caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989.

El proceso de globalización también hace entrar en crisis al proteccionismo y al Estado de Bienestar había ganado popularidad en período entreguerras, cuando en las naciones capitalistas se difunde la noción de que el Estado tiene una doble función fundamental en el buen funcionamiento de la economía: uno en asegurar la prosperidad de la población y el otro en evitar los ciclos de crecimiento y recesión. Se crean así las bases para la aparición del keynesianismo y el Trato Nuevo. En las siguientes décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial se vio la emergencia a la preeminencia de las "corporaciones" o empresas multinacionales, que desplazan la importancia de las empresas del capitalismo clásico que tanto Adam Smith como Karl Marx conocieron cuando formularon sus teorías.4 Se vio en Alemania un precedente del éxito de la liberalización que tomarían otros países: el resurgimiento de su nación en el denominado Milagro alemán.

Sin embargo, una nueva crisis que se inició a mediados de la década del sesenta (ver estanflación), agudizada por la crisis del petróleo de 1973 provocó una reorganización radical de la economía, fundada en la intensa promoción de la innovación tecnológica (TIC), la reforma de las políticas de desarrollo (ver Consenso de Washington) y tentativas de desmantelar del Estado de Bienestar, que llego a ser visto como -en las palabras de

Margaret Thatcher - un "estado niñera", sofocador de las libertades y restringidor de la capacidad de escoger de los individuos. Ya desde la década de los 70 y 80 del siglo XX varios analistas y políticos encontraron necesario o conveniente efectuar una fuerte critica, sea desde un punto de vista pragmático o desde un punto de vista liberal a formas socio-político y económicas anteriores, que ellos consideraban estatizantes y en consecuencia restrictoras tanto de las libertades individuales como del desarrollo económico y social, proponiendo nuevas formas a fin de crear un terreno favorable para la revitalización de las economías.

1.1.2.2 De 1945 a nuestros días: ¬De un mundo bipolar al fin de la historia¬.

La globalización en sí misma es un proceso continuo y dinámico, que desafía las leyes de los países en su forma de regular el funcionamiento de empresas y el comportamiento económico de los individuos a nivel internacional que, si bien pueden dar trabajo a la mano de obra desocupada o ser los contratados, también pueden beneficiarse de irregularidades y debilidades subsistentes en un determinado país. Es fácil para estas empresas simplemente trasladar sus centros de producción a lugares en los cuales se les del máximo de facilidades. Es también un desafío a los proyectos de desarrollo de los países, especialmente para aquellos que están en vías de desarrollo, pues no sólo considera cualquier intervención estatal como anímica a los intereses de esas empresas (en la medida que tales planes implican regulaciones y demandan impuestos y otros recursos) sino que además asevera que la idea misma del desarrollo social como meta y objetivo gubernamental o estatal recluye la libertad individual y distorsiona tanto la sociedad como el mercado.

Estas fueron las pautas de un primer momento en esta nueva relación socio-económica. Se puede observar, como ejemplo, que los altos costes de producción en los países desarrollados, que confluyendo con una apertura de los países del este oriental, especialmente China e India, a los mercados de capitales y su inclusión como miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC), resultó en el traslado masivo de la producción industrial desde Europa y EEUU a esos u otros países que ofrecían condiciones más favorables al incremento de las ganancias de esas empresas internacionales.

A nivel cultural, el incremento de la la intercomunicación física y virtual, han incrementado y facilitado este proceso. La interconexión física se basa en la masificación del transporte. La interconexión virtual se basa exclusivamente en la tecnología, por ejemplo, Internet. Esto ha llevado a dos resultados contradictorios: por un lado la centralización del control administrativo y político a niveles gubernamentales y corporativos se ha visto facilitada enormemente. Por otro, se ha facilitado de manera igualmente enorme la diseminación de ideas críticas y la comunicación a nivel de ciudadanos comunes y corrientes, que anteriormente estaban para su información a merced de los Medios establecidos o no podían responder rápida y efectivamente a decisiones que los afectaban (ver, por ejemplo: ciberactivismo)

Un último punto de interés es el crecimiento económico a nivel mundial desde la introducción del proceso. Según datos del FMI, todos los países desarrollados y muchos de los que se encuentran en vías de desarrollo, han experimentado un crecimiento sostenido de sus economías, lo que ha y está permitiendo la incorporación de cientos de millones de habitantes a las economías modernas. Esta es generalmente la justificación más usada en favor de la globalización.

Hitos en el periodo de globalización

A continuación algunos hitos de la creciente interdependencia entre los países del mundo. No es una lista que refleje todo lo que la globalización es, pero estos eventos pueden identificarse en el contexto de la misma.

• En noviembre de 1989 el economista estadounidense John Williamson incluyó en un documento de trabajo una lista de diez políticas que consideraba más o menos aceptadas por los grupos económicos con sede en Washington y lo tituló el Consenso de Washington. para algunas personas representan los puntos claves de la globalización, sin embargo ambas cosas no son lo mismo.

• La creación en 1995 de la Organización Mundial de Comercio (OMC) es uno de los momentos decisivos de la globalización. Por estar integrada por la mayoría de los países de la población mundial: propiedad intelectual, regulación de empresas y capitales, subsidios, tratados de libre comercio y de integración económica, régimen de servicios comerciales (especialmente educación y salud), etc. • Crisis económicas: tequila, dragón, vodka, samba, tango: La velocidad y libertad alcanzada por los capitales para entrar y salir de países y empresas está asociada a una serie de crisis eco-financieras locales de impacto global. La primera de la serie se produjo en México en 1994/1995 y su impacto global se conoció como efecto Tequila. Con posterioridad se produjeron la crisis asiática en 1995/1997 (efecto Dragón), la crisis rusa en 1998 (efecto Vodka), la crisis brasileña en 1998/1999 (efecto Samba) y la crisis argentina en 2001/2002 (efecto Tango). Las reiteradas crisis económicas ha generado una amplia discusión sobre el papel desempeñado por el Fondo Monetario Internacional. • Detención de Pinochet y creación de la Corte Penal Internacional: En octubre de 1998 el ex-dictador de Chile, Augusto Pinochet, fue detenido en Londres acusado en España por tortura y terrorismo. El 24 de marzo de 1999 el Tribunal de los Lores del Reino Unido resolvió que Pinochet podía ser extraditado, aunque finalmente la extradición no fue completada debido a la supuesta demencia del comandante. El hecho es destacado como un punto de inflexión en la globalización de los derechos humanos. • Simultáneamente en 1998 se firmó el Estatuto de Roma creando la Corte Penal Internacional, que entró en vigor el 1 de julio de 2002 luego de alcanzar la cantidad de ratificaciones necesarias. En 2003 la Corte penal Internacional quedó constituida. El principal problema para el funcionamiento de la misma es la posición de los Estados Unidos, opuesto a su jurisdicción. • Ingreso de China en la OMC: En 2001 (Ronda de Doha) y después de 15 años de duras negociaciones, China ingresó en la OMC. De este modo el país más poblado del mundo (22% de la Humanidad), quinta economía mundial y la de mayor crecimiento en los últimos 30 años, se incorporó plenamente al mercado mundial. Los enormes desplazamientos de capital y trabajo que está causando la economía china, así como las consecuencias para el sistema mundial que tendrá la vinculación de una gigantesca y pujante economía de " mercado socialista" (ver también socialismo de mercado) con el sistema capitalista mundial, son discutidas apasionadamente por los estudiosos de todo el mundo. Existe sin embargo un amplio consenso de que China, y su creciente liderazgo económico en Asia, está impulsando un proceso histórico que será determinante en el curso del siglo XXI y la orientación de la globalización mundial.

• Los atentados del 11 de septiembre de 2001, contra el Centro Mundial de Comercio (World Trade Center) de Nueva York y el Pentágono, transmitidos en vivo y en directo por las cadenas globales de televisión a toda la

Humanidad, adquirieron una significación mundial. A partir de ese momento, la lucha contra el terrorismo internacional y la defensa de la seguridad nacional de los Estados Unidos, adquirirá una jerarquía prioritaria en la agenda global, propondrá la necesidad de restringir los derechos humanos para garantizar la seguridad, y reinstalará el valor del Estado.

• En los disturbios de Francia de 2005, en noviembre, miles de jóvenes franceses, hijos de inmigrantes provenientes del norte de África, protagonizaron durante dos semanas una revuelta que tuvo su sello en la quema de miles de automóviles en París. En la región de París, más de la mitad de la población menor de 15 años, es originaria de África, lo que ha dado un vuelco a la cultura de la zona en menos de una generación. El acontecimiento sorprendió al mundo y puso sobre el tapete la cuestión de las migraciones internacionales y las desigualdades socia

1.1.3 Teoría de la Globalización La teoría de la globalización surge del mecanismo global que presenta una mayor integración con énfasis particular en la esfera de las transacciones económicas. En este sentido esta perspectiva es parecida al enfoque de los sistemas mundiales. Sin embargo, una de las características fundamentales de la teoría de la globalización es que se centra y enfatiza aspectos culturales y económicos asi como de comunicación a escala mundial. Esta escuela argumenta que los principales elementos modernos para interpretar los procesos de desarrollo son los vínculos culturales entre los países, además de los vínculos económicos, financieros y políticos. En esta comunicación cultural, uno de los factores más importantes es la creciente flexibilidad de la tecnología para conectar a la gente alrededor del mundo. Los principales aspectos de la globalización son los siguientes:

a) Reconoce que los sistemas de comunicaciones globales ganan cada vez más importancia, y a través de este proceso los países interactúan más frecuentemente y con mayor flexibilidad, no sólo a nivel gubernamental sino también a nivel de la población; b) Aunque los principales sistemas de comunicación operan dentro de países más desarrollados, estos mecanismos también se extienden a los países menos desarrollados. Este hecho incrementa la posibilidad de que grupos marginales en países pobres se puedan comunicar e interactuar dentro de un contexto global utilizando tecnología novedosa. c) Los sistemas de comunicación modernos implican modificaciones estructurales importantes en los patrones económicos, sociales y culturales de los países. Referente a la actividad económica estos nuevos avances tecnológicos son cada vez más accesibles para las pequeñas empresas locales. Esta situación ha creado un ambiente distinto para realizar transacciones económicas, utilizar recursos productivos, intercambiar productos, y aprovecharse de los "mecanismos monetarios virtuales". Desde una perspectiva cultural, los nuevos productos de comunicación unifican patrones de intercambio alrededor del mundo, por los menos en términos de transacciones económicas conforme a condiciones actuales. d) Estos nuevos patrones de comunicación están afectando el nuevo concepto de minorías dentro de un país en particular. Aunque estas minorías no están completamente integradas en el nuevo sistema mundial de comunicación, las empresas grandes y las élites políticas de cada país son parte de esta interacción alrededor del mundo. Al final, las empresas y las élites políticas continúan siendo quienes toman las decisiones en los países en desarrollo;

a. Los elementos culturales dictarán la forma de las estructuras sociales y económicas en cada país. Las condiciones sociales son el resultado de los factores culturales y económicos dominantes de cada país. Los principales supuestos que se extraen de la teoría de la globalización se resumen en trespuntos fundamentales. Primero, los factores culturales son los aspectos determinantes de las sociedades. Segundo, bajo las condiciones mundiales actuales no es importante utilizar a las naciones-estados como unidad de análisis ya que la comunicación global y los vínculos internacionales están haciendo a esta categoría menos útil. A medida de que haya una mayor estandarización de los avances tecnológicos una mayor cantidad de sectores sociales podrán conectarse con otros grupos alrededor del mundo. Esta situación incluye a los grupos dominantes y no dominantes de cada país. La teoría de la globalización coincide con algunos elementos de la teoría de la modernización. Un aspecto en que ambas teorías coinciden es que la dirección principal del desarrollo debería ser aquella que emprendan los Estados Unidos y Europa. Éstas escuelas afirman que los principales patrones de comunicación y las herramientas para lograr mejores estándares de vida se originaron en las regiones desarrolladas. En este punto es importante destacar la diferencia entre la perspectiva de la modernización la de la globalización. El primero sigue una posición más normativa, ya que trata de resolver el asunto del desarrollo; el segundo refuerza su carácter como una perspectiva "positiva" más que una posición normativa. Con base en las anteriores similitudes, es posible afirmar que ambas teorías –modernización y globalizacióncoinciden en el carácter básicamente etnocéntrico de sus planteamientos. Ambas posiciones enfatizan el hecho de que el camino hacia el desarrollo se origina y debe ser seguido en términos de los modelos de los Estados Unidos y Europa. Los defensores de la globalización argumentan que esta circunstancia es una realidad en términos de la influencia que se deriva de las redes de comunicación y de la difusión de los valores de países más desarrollados. Es más, la influencia se vería también reflejada en el campo ideológico y económico. En lo ideológico, varios autores no ocultaron su notable entusiasmo a raíz de la caída de los sistemas socialistas soviéticos a fines de la década de los ochentas. Las teorías de la globalización enfatizan que los factores culturales son los principales determinantes que afectan las condiciones económicas, sociales y políticas de los países lo que es similar a la "escuela social exhaustiva" o de "sociología comprehensiva" de las teorías de Max Weber. Con base en esto, el sistema de valores, creencias, y el patrón de identidad de los grupos de índole dominante (o hegemónico) y de alternativo (o subordinado) dentro de una sociedad son los elementos más importantes para explicar las características de un país en términos económicos y sociales. Para la posición de la globalización esta declaración de la teoría de Weber se debe aplicar a las condiciones mundiales actuales, especialmente en términos de la difusión y transferencia de valores culturales a través de sistemas de comunicación, los que están afectando cada vez más los grupos sociales en todos los países.

La teoría de la globalización y de los sistemas mundiales toman una perspectiva global al determinar sus unidades de análisis en función de sistemas y subsistemas globales, más que utilizar estrictamente el enfoque de nacionesestado como lo hacen la teoría de la modernización y de la dependencia. La teoría de los sistemas mundiales y la de la globalización difieren en que la primera contiene ciertos elementos neo-marxistas, mientras que la segunda tiene sus bases teóricas en el movimiento social estructural-funcionalista. Por consiguiente el enfoque de la globalización tiende más hacia una transición gradual que a una transformación revolucionaria. La teoría de la globalización y la de los sistemas mundiales toman en cuenta los cambios económicos en la estructura y las relaciones mundiales más recientes que han ocurrido en los últimos años, principalmente los siguiente:

a. Especialmente luego de marzo de 1973, los gobiernos de los países más desarrollados comenzaron a funcionar con mecanismos de tipo de cambio más flexibles. Esta situación permitió acelerar la tasa de movimiento de capital entre los centros financieros, bancos internacionales y mercados de valores del mundo. b. Desde mediados de los setentas, las transacciones comerciales comenzaron a basar sus especulaciones en el valor futuro de sus productos, lo que ha sido reforzado por el uso más flexible de la tecnología, computadoras y sistemas de comunicación modernos; c. La revolución de las computadoras a lo largo de la década de los ochentas hizo posible realizar cálculos y transacciones más rápidas relacionadas con valores del tipo de cambio y de las inversiones, lo cual fue reforzado por el uso del facsímil; d. Durante la década de los noventas el desafío más grande de deriva del uso del "internet" o la red, el cual ha permitido una comunicación más rápida y expansiva. El "internet" ha incrementado cada vez las condiciones de revitalizar el carácter de "Economía virtual" en diversos mercados específicos.

1.1.3.1 Análisis Neoliberal del fenómeno de la globalización: Para Álvaro Márquez-Fernández, la globalización nos enfrenta a un mundo que plantea la respuesta a los conflictos de intereses y las necesidades de la sociedad de clases, desde una ideología neoliberal de los intercambios equivalentes capaz de simplificar las diferencias estructurales del sistema social (léase contradicciones), en una igualdad funcional y operativa que garantiza el orden político instituido. El asunto de fondo es que se cancela, bajo el supuesto de la cohabitación institucional y pública, la compleja y rica trama de diferencias y diversidades culturales que deberían tener acceso a las formas de expresión y comunicación social de los ciudadanos entre sí. Es decir, en ningún momento se considera como posible la interacción social desde el punto de vista de la participación discursiva. La totalidad histórica que encubre la globalización pasa por ser homogénea, sin espacios deliberativos y de contestación que impliquen un poner en duda el valor del mundo de vida aceptado. En desmedro de las auténticas relaciones humanas, que deben ser reconocidas originarias en todos los sentidos, actúa la cultura de la globalización que propicia la estandarización como principio socializador de la diversidad originaria.

La globalización neoliberal está generando una "cultura" de identidades adaptativas, en plena conciliación y equilibrio con el modelo societal de un Estado que ha abandonado su rol asistencialista, por el de gestor en los mercados de capitales internacionales. El poderío transnacional de la globalización no es neutro, tiene una intención y identidad: la racionalidad del mercado. La desaparición de las fronteras nacionales del Estado, por un poder que las trasciende es la verdadera libertad de la globalización para nuclear en este espacio de control la diversidad y la pluralidad social. El dominio técnico hace posible esta reducción de la diversidad cultural a la uniformidad que impone la cultura hegemónica. Esta manera de entender la democracia ciudadana responde en el fondo a un monismo, siendo que el único horizonte al que deben responder los individuos está preestablecido por el orden social que los dirige y al que se debe total subordinación, so pena de quedar excluidos de sus beneficios. Es muy poco o escaso el valor ético que pueda atribuírsele a ese fin, que no termina siendo el fin de todos. Es conveniente preguntarse ¿A quienes unifica la globalización neoliberal, con su ideología universalista? No a aquellos seres humanos sitiados por condiciones infrahumanas de existencia, pues le niega el derecho a la vida al excluirlos de los beneficios del capital que por definición es consecuencia de un modo de producción que no contempla al trabajador como un sujeto dentro de la producción social con derechos económicos. Por el contrario, el trabajador ha sido siempre el gran ausente de los beneficios del capital, y se ha quedado limitado al

espacio de aquellas negociaciones de carácter reivindicativo que le sirven para paliar sus condiciones de subsistencia. La unificación neoliberal es sinónimo de uniformización de conductas, deseos, valores, representaciones, creencias, tradiciones, etc., continuamente inducidas por los sistemas de intercambios y de consumo, principal ley de la competencia supervivencia depredadora del capitalismo postindustrial. Es fácil observar estos procesos de confiscación de la conciencia social y las libertades políticas ciudadanas, en los modelos homogéneos con que ese rigen las discusiones públicas y la función masificadora de los medios de comunicación, dependientes, como se sabe muy bien, de grupos financieros comprometidos con los sectores de poder que dirigen las políticas públicas del Estado.

La globalización tiende a la creación de una sociedad virtual que se interconecta a través de códigos que obvian la presencia del otro como ser que está en una relación implicativa y de compromiso con la realidad. La sociedad telemática, la telepolis, es la nueva versión de un contrato social en el que el discurso está mediado por un dispositivo informático y audiovisual, más que argumentativo y crítico. Se suple el mundo del diálogo por el de la imagen y una estética de la sensorialidad que contribuye a crear los cánones de la adaptación sin resistencias ni compulsiones. Consensuada la sociedad de clases a través de este nuevo aparato ideológico de la globalización postcolonial, la realidad humana continúa siendo reprimida y coactiva. La semiótica de la imagen nos da una realidad virtual que parece incuestionable en sí misma y autosuficiente para pasar la dura prueba de la desobediencia y el desacato por parte de aquellos que siguen considerando que la auténtica realidad es presencial y no diferida.

1.1.3.2. Análisis Marxista del Fenómeno de la Globalización. Para Marx, cuando el capitalismo crece en forma desproporcionada, adquiere las dimensiones colonialistas e imperialistas; esto lleva a expandir los privilegios de la clase poseedora de una nación sobre el territorio de otras. Sin embargo, la división de clases llevará a que en algún momento, los desposeídos, que van creciendo en número, se rebelen contra la clase dominante y quiebren el sistema, estableciendo, lo que Marx denominó, la dictadura del proletariado, como un período de transición hacia un sistema donde todos sean iguales, es decir, hacia una sociedad sin clases, denominado comunismo. En otras palabras, la fuerza que impulsa la transformación de las sociedades es el conflicto social y el capitalismo contenía las semillas de su propia destrucción. Consiste en la apropiación del trabajo ajeno no retribuido, ni más ni menos que el de los esclavistas o de los señores feudales, que explotaban el trabajo de los esclavos o de los siervos, y que todas estas formas de explotación sólo se diferencian por el distinto modo de apropiarse el trabajo no pagado. Y con esto, se quitaba la base de todas esas retóricas hipócritas de las clases poseedoras de que bajo el orden social vigente reinan el derecho y la justicia, la igualdad de derechos y deberes y la armonía general de intereses. Y la sociedad burguesa actual se desenmascaraba, no menos que las que la antecedieron, como un establecimiento grandioso montado para la explotación de la inmensa mayoría del pueblo por una minoría insignificante y cada vez más reducida. Si el esclavista vivía de la explotación de los esclavos, el señor feudal vivía del esfuerzo de la gente del campo. Entonces el dueño de la fabrica de que vive? Acaso no es de la energía física del obrero? Quien es el que mueve la maquinaria a diario?. A quien explota el capitalista?

El régimen feudal, que implicaba una división de clases, finaliza por una serie de factores como el renacimiento, los grandes descubrimientos geográficos y la revolución industrial. De a pocos, la tierra cede a la fábrica (y con ello, el artesano es sustituido por el obrero, que vende su trabajo a cambio de un salario) y al comercio como fuente de riqueza. Aparece la burguesía, compuesta por personas, que sin pertenecer a la nobleza, mueve la actividad económica y se adueña de los nuevos instrumentos de producción. En síntesis, el paso del feudalismo hacia el capitalismo significó el tránsito de un sistema social rígido, basado en obligaciones y responsabilidades mutuas, a otro económico e impersonal basado, como se verá más adelante, en los actos egoístas de individuos libres para comprar, vender y acumular posesiones materiales para su propio beneficio.

Ahora que se tiene la globalización definida, se puede tratar de abordar el otro concepto, que aparentemente sería un sinónimo, sin embargo, los estudiosos de los temas de actualidad, consideran que existe una diferencia, ya que la “mundialización corresponde a la cultura, los valores, los usos y costumbres de los pueblos y sus cambios por efecto de la globalización”: 2. Mundialización. Se entiende por mundialización la progresiva integración de las sociedades y de las economías nacionales en diferentes partes del mundo. Está impulsada por la interacción de los avances tecnológicos, las reformas en el comercio y la política de inversiones, y las cambiantes estrategias de producción, organización y comercialización de las empresas multinacionales. El ritmo y la profundidad de la mundialización difieren según los países y las regiones, pero los principales aspectos económicos del proceso son básicamente idénticos. En el mismo orden de idea se establece que la mundialización tiene dimensiones económicas, políticas y culturales, todas las cuales pueden tener repercusiones sociales. El Grupo de Trabajo restringió su análisis básicamente a los efectos de la mundialización económica. Por otra parte la mundialización económica puede ser definida, de manera un tanto simplificada, como un proceso de integración económica rápida entre los países. Este proceso ha sido inducido por la creciente liberalización del comercio internacional y de la inversión extranjera directa, así como por la mayor libertad de los flujos de capital. El proceso se manifiesta sobre todo por medio de una intensificación de las actividades en los ámbitos siguientes: • • • • el comercio internacional en los bienes y servicios; los flujos de capital (IED y flujos a corto plazo); el papel de las empresas multinacionales; la reorganización de las redes de producción a escala internacional;

la adopción de una nueva tecnología, comprendida la tecnología de la información.

La mundialización es un proceso que se ha venido desarrollando, aunque no de forma regular, durante un largo periodo. La mundialización posterior a la Segunda Guerra Mundial tiene numerosas facetas. En el ámbito económico y financiero, que constituye el objetivo de la presente Comunicación, ha estado caracterizada por una fuerte expansión del comercio de bienes y servicios y, más recientemente, por una fuerte expansión de los flujos de capital. Diversos factores explican este proceso de crecimiento, tales como el progreso tecnológico, que ha

llevado a importantes reducciones del coste de transporte y a un incremento sin precedentes de la capacidad de tratamiento de la información, y medidas económicas, entre las que cabe citar una reducción de las restricciones cuantitativas y arancelarias al comercio y la liberalización de los movimientos de capital. 2.1 Mundialización: Retos, Desafíos y Alternativas.

RETOs: El reto consiste en conciliar la interdependencia que la mundialización implica y las desigualdades de poder frente a esta mundialización que, como se dice, caracterizan los diferentes "compañeros sociales" y los diferentes "compañeros nacionales". Hay que partir de esta evidencia banal: el mundo es a la vez único y diverso. Pero cuidado, la diversidad no es únicamente -o incluso principalmente- cultural. El acento puesto sobre esta última relega a un segundo plano la diversidad mayor, la de las posiciones ocupadas en la jerarquía económica del capitalismo mundializado. Es a esta última a la que hay que combatir en primer lugar No solamente ésta se manifiesta en las desigualdades entre los pueblos sino también en las desigualdades sociales internas. No habrá solución a la crisis en tanto que no sean reforzadas las posiciones de todos los "débiles" del sistema: los pueblos de las periferias, las clases sociales dominadas en todos los países de los centros y de las periferias. Dicho de otra manera, salir del "colonialismo global" y de los mitos liberales, rechazar los repliegues neo-fascistas ilusorios. Tales son los grandes principios a partir de los cuales se puede desarrollar una reflexión util para la construcción de un contra proyecto humanista, universalista y preocupado por respetar las diversidades (pero no las desigualdades), democrático La realización de un proyecto tal implica la construcción de un sistema político mundial, no "al servicio" del mercado mundial sino definiendo el marco de operación de éste, como el Estado nacional a representado históricamente no el campo de despliegue del mercado nacional sino el marco social de este despliegue. Un sistema político mundial que tendría pues mayores responsabilidades en cada uno de los cuatro dominios siguientes: (I) La organización de un desarme global en los niveles apropiados, liberando a la humanidad de la amenaza de holocaustos nucleares y otros. (II) La organización de un acceso equitativo, cada vez menos desigual, en el uso de los recursos del planeta, y la puesta en marcha de sistemas mundiales de decisión en este terreno, incluido un arancel de los recursos que imponga la reducción del despilfarro y el reparto del valor y de la renta asignada a estos recursos, iniciando por ahí incluso los elementos de un sistema fiscal mundializado (III) La negociación de relaciones económicas flexibles, abiertas pero controladas entre las grandes regiones del mundo; desarrolladas desigualmente, reduciendo progresivamente los monopolios tecnológicos y (IV) La organización de negociaciones que permitan una gestión correcta del conflicto dialéctico mundial/nacional en los terrenos de la comunicación, de la cultura y de la política. Esta gestión implica la creación de instituciones políticas que permitan la representación de los intereses sociales que operan a escala mundial, de alguna manera el inicio de un "Parlamento mundial", dejando atrás el concepto de las instituciones inter-Estados en vigor hasta ahora. DESAFIOS: La economía mundial está pasando por un período de cambio económico rápido y significativocaracterizado por un crecimiento sustancial del comercio mundial y del flujo de capitales e impulsado por la creciente integración en el sistema de la economía mundial de las economías de mercado emergentes con bajos salarios, la liberalización del comercio y de la inversión y el cambio tecnológico. Se espera que China e India aumenten su

porcentaje de producción mundial en los años venideros, con importantes consecuencias para la distribución geográfica del comercio e inversión de la UE. Estos cambios aportan oportunidades significativas a las economías europeas. A las empresas les ofrecen nuevas oportunidades de ganar en eficacia y crecer en productividad. Los consumidores deberán beneficiarse de una posibilidad de elección más amplia de bienes y servicios, precios más bajos e ingresos disponibles más altos. Una considerable parte del aumento del nivel de vida en la UE durante las últimas cinco décadas se debe al aumento del comercio exterior. Es necesario también afrontar las inquietudes de los ciudadanos europeos y comunicar claramente los beneficios y desafíos de la mundialización. La mundialización plantea importantes desafíos debido a la necesidad del rápido ajuste de puestos de trabajo y actividades de sectores en disminución de volumen a aquellos en expansión, a fin de limitar posibles repercusiones adversas en algunas regiones, Estados miembros, sectores y grupos, entre ellos los que baja cualificación. Asimismo, mientras que no hay evidencia clara de presiones significativas sobre las finanzas públicas nacionales como resultado de una mayor movilidad del capital, de las empresas y del mercado de trabajo, se precisa también un uso eficaz de los fondos públicos para apoyar un crecimiento que fomente la inversión, a la vez que haga frente a las necesidades del bienestar social y al reto fiscal del envejecimiento de la población. Las oportunidades de la mundialización deberían superar los desafíos, siempre que se pongan en marcha las políticas correctas. No hay espacio para dormirse en los laureles por más que hasta ahora sean escasas las pruebas de que un aumento del comercio haya afectado de manera significativa al empleo en general o a las perspectivas salariales de los trabajadores europeos, incluso de los menos cualificados, dado que las repercusiones del comercio se han visto en parte compensadas por otros factores. Con todo, sólo mediante la reforma de los mercados de trabajo y producción, para garantizar así la rápida reasignación de recursos a usos alternativos, obtendrá Es prioritaria la reforma del mercado de trabajo, para que las oportunidades y el trato equitativo se extienda a toda la sociedad, en particular a la vista del la alta media de desempleo a largo plazo y estructural existente en la UE. En una economía mundializada de cada vez mayor especialización y avance tecnológico, los puestos de trabajo y ocupaciones cambiarán. Todos los Estados miembros deberán seguir tomando medidas para proporcionar la asistencia necesaria para garantizar que los trabajadores estén capacitados para cambiar rápidamente a nuevos sectores de actividad económica y mostrarse así deseosos de aceptar los cambios Para proporcionar niveles altos y sostenibles de empleo a la hora de un cambio económico mundial, la reforma del mercado laboral deberá centrarse en proteger a los trabajadores más que a los puestos de trabajo. Esto exige reformas tributarias y de prestaciones con el fin de aumentar los incentivos para trabajar; también puede contribuir favorablemente una reducción de los costes laborales indirectos para los trabajadores menos cualificados, así como políticas laborales activas que apunten efectivamente a los obstáculos al empleo, la inversión en educación, educación superior y educación permanente para ayudar a los trabajadores a cambiar de empleo, una legislación de protección del empleo proporcionada y bien trazada que combine flexibilidad y seguridad, y flexibilidad salarial en respuesta a diferencias de productividad.

ALTERNATIVAS. Derechos humanos: Las naciones americanas deben aceptar un programa común sobre los derechos humanos que será parte integrante de todo acuerdo de envergadura continental, que comprende los mecanismos y las instituciones susceptibles de asegurar su aplicación, el respeto y la sanción. Este programa deberá promover una definición de los derechos humanos lo más amplia posible, englobando los derechos civiles, políticos,

económicos, sociales, culturales y medioambientales, la igualdad entre los sexos, así como los derechos aplicables a las colectividades y a los pueblos autóctonos. Medio ambiente: Los acuerdos continentales deben permitir a los poderes públicos orientar las inversiones hacia actividades económicas sostenibles y, paralelamente, elaborar planes que permitan “la internalización” progresiva (es decir el tener en cuenta) los costos sociales y medioambientales de las actividades de producción y de consumo no sostenibles. Trabajo: Los acuerdos continentales deben prever modalidades que aseguren el respeto de los derechos fundamentales de las trabajadoras y trabajadores, ofrecer una ayuda suficiente para permitir adaptar la mano de obra a la apertura de los mercados y promover la mejora de las condiciones de vida y de trabajo a las trabajadoras y trabajadores, así como a su familia. Inmigración: Los acuerdos deben reconocer la diversidad de las situaciones en cada país en materia de inmigración y permitir las modificaciones a las políticas de inmigración, alentando la financiación de programas tendientes a mejorar las posibilidades de empleo en las regiones que tienen una tasa de exportación de mano de obra. Además, los poderes públicos deben velar por la aplicación uniforme de los derechos sindicales para todos los trabajadores y trabajadoras a nivel nacional, cualquiera sea su estatuto respecto a la inmigración y sancionar severamente a los empleadores que violen este derecho. Función del Estado: Los acuerdos continentales no deben debilitar la capacidad del Estado-nación para responder a las necesidades sociales y económicas de sus ciudadanos. No obstante, el objetivo de las reglamentaciones nacionales sobre el plan económico no debe conducir a la defensa pura y simple de un proteccionismo clásico, sino a reglamentaciones que más bien deben promover un desarrollo justo y sostenible de las actividades económicas que se desenvuelven bajo la égida del sector privado. Al mismo tiempo, los acuerdos deben permitir al Estado-nación, conservar sociedades del sector público y de políticas de abastecimiento que respondan a objetivos de desarrollo nacional y permitirle también, combatir la corrupción gubernamental en el sector público. Inversión: Las reglas aplicables a escala continental deben alentar las inversiones extranjeras que garanticen la creación de empleos de calidad, una producción sostenible y la estabilidad económica, y permitir a los gobiernos rechazar las inversiones que no constituyan un aporte neto en términos de desarrollo, en particular, los movimientos de capitales de carácter especulativo. Los grupos de ciudadanos y todas las escalas del gobierno deben tener el derecho de perseguir judicialmente a los inversores que infrinjan las reglas nacionales de inversiones. Finanzas: Para promover la estabilidad económica, los acuerdos deben imponer una tasa sobre las transacciones efectuadas en el mercado de divisas que permitiría crear un fondo de desarrollo. Los poderes públicos deben tasar las ganancias especulativas, exigir que las carteras de valores mobiliarios permanezcan en el país por un tiempo determinado y ofrecer medidas incitativas a las inversiones directas y productivas. Para uniformar las reglas del juego, los países de escasos ingresos deberían poder negociar su deuda externa, reducir el capital y los intereses y también, poder postergar los vencimientos de su reembolsos. Propiedad intelectual: Los acuerdos deben proteger los derechos y los medios de subsistencia de personas que practican la agricultura y la pesca, de la misma manera que las de las colectividades que son depositarias de biodiversidad. Los intereses comerciales no deben primar sobre estos derechos. Las reglamentaciones deben prohibir la emisión de patentes sobre la vida y velar por que se paguen los derechos de autor a los artistas, músicos y otros artesanos de la cultura, no sólo a los industriales de la edición y la diversión. Desarrollo energético sostenible: El acuerdo debe permitir a los signatarios denunciar a un país que buscase obtener ventaja competitiva a despecho de un desarrollo sostenible. Las organizaciones internacionales deben colaborar para implementar incitativos en materia de eficacia energética y energía renovable. Deben favorecer

las tecnologías alternativas y eliminar las políticas tendientes a promover o subvencionar la venta, el consumo o la utilización de combustibles fósiles. Agricultra: Para garantizar la seguridad alimentaria, los países deben poder proteger o excluir los productos de base del alcance de los acuerdos comerciales. Medidas a escala continental deben también favorecer una nivelación hacia lo alto de la ayuda financiera acordada al sector agrícola (en función de un porcentaje del PBI), reforzar la protección de los obreros agrícolas y de los derechos tradicionales de los pueblos autóctonos de vivir de lo producido en sus tierras ancestrales. Acceso a los mercados: La definición y la evaluación del acceso a los mercados de los productos y las inversiones extranjeras deben hacerse dentro del marco de los planes de desarrollo nacionales. Los calendarios de reducción de las tarifas se deben acompañar de programas que permitan que las industrias nacionales sean competitivas durante la fase de transición. Respecto a las barreras no tarifarias, es necesario imponer medidas tendientes a asegurar que las mismas responden efectivamente a intereses sociales legítimos y no a la protección de ciertas empresas. Medidas de ejecución y resolución de litigios: Para que las reglas y las normas propuestas no sean letra muerta, deben comprender mecanismos eficaces de arreglo de litigios y de puesta en aplicación. Estas medidas deben permitir la reducción de las desigualdades y deben basarse en la aplicación de procedimientos justos y democráticos. Por último, los acuerdos deben prever medidas de protección para los países en dificultad debido a un aumento súbito de las importaciones. 2.1.1. Alternativa Para el Desarrollo y Herramientas Para el Acercamiento de los Pueblos En la construcción de alternativas la unidad de los pueblos latinoamericanos aparece como un faro que debe guiar nuestro accionar y creemos que único rumbo posible para enfrentar los intentos de continuar subordinando la vida, los derechos, la naturaleza de nuestros países a los intereses de los grandes capitales provenientes de los países dominantes. La división, la competencia, la entrega, es la ruta que nos ofrecen las grandes corporaciones que buscan disminución de sus costos por esa vía. La búsqueda de legislaciones comunes frente al capital extraregional, la defensa mutua de nuestros recursos, la elaboración de normas comunes de defensa de los derechos sociales de los pueblos es imprescindible para dar prioridad a la deuda social.

La historia de dependencia nos puso muchas veces de espaldas a los demás pueblos de la región. La infraestructura vial, energética, comercial, informativa, se ha construido al servicio de las grandes potencias y su estructura no favorece la comunión de esfuerzos por potenciar nuestros lazos económicos, sociales, culturales. Por ello se hace indispensable señalar La puesta en marcha de ALBA la cual se realizo bajo el impulso de Cuba y Venezuela, el contraataque ha tomado la forma de ALBA. Se trata fundamentalmente de una regionalización destinada a reforzar la autonomía de los pueblos de América Latina, contribuyendo a la construcción de un mundo multipolar. ALBA ha sido lanzada el 14 de diciembre de 2004 en La Habana, por los presidentes Hugo Chávez Frías y Fidel Castro Ruiz. La adhesión de Bolivia ha ampliado esta alianza y tiene carácter oficial desde el 29 de abril de 2006, con la firma del Acuerdo, en la Habana, por el Presidente Evo Morales Ayma. A los tres países, los más radicales del continente, acaba de unirse muy recientemente, el 11 de enero de 2007, la Nicaragua del recién reelegido Presidente Daniel Ortega- Las relaciones entre Cuba y Venezuela se han desarrollado particularmente. Un Plan estratégico prevo especialmente la prestación a Venezuela, por parte de Cuba, de servicios médicos gratuitos, así

como la formación de decenas de miles de médicos y especialistas en tecnologías de la salud, y por parte de Venezuela a Cuba, la reactivación de refinerías de petróleo y la aceleración de las transferencias de tecnología entre las dos compañías petroleras, Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y Cuba Petróleo (Cupet). La cooperación entre los dos países se extiende a partir de ahora a una larga gama de dominios, que van de la cofinanciación de infraestructuras de telecomunicaciones a las industrias mineras y siderúrgicas, a la industria agroalimentaria, a los transportes y al turismo. Además, implica fuertes rebajas en las barreras tarifarías y no tarifarías, así como estímulos a las inversiones extranjeras directas efectuadas por sus respectivas entidades públicas. Más allá de la consolidación de las relaciones entre los cuatro países signatarios, esta regionalización es portadora de muy profundas transformaciones a escala del continente, sentando las bases de una nueva forma de integración, fundada no ya sobre los valores capitalistas de provecho y de pillaje por parte de las transnacionales, sino, por el contrario, sobre los valores de la cooperación, la solidaridad y la complementariedad. La promoción de un desarrollo puesto al servicio de los pueblos, gracias a la diversificación económica, a la conquista de la soberanía alimentaria y a la expansión de los sectores sociales de salud y de educación, pretende la mejora de las condiciones de vida de los más pobres y la construcción de un área por fin desembarazada de sus males actuales (miseria, malnutrición, analfabetismo, subempleo...), lo que conlleva necesariamente la superación del capitalismo en realidad existente. Una de las innovaciones puestas en práctica consiste en un “fondo de compensación para la convergencia estructural”, cuya finalidad es el trato preferencial de los países más pobres, facilitándoles ayuda para la financiación de las inversiones y subvencionando sus producciones orientadas hacia el mercado nacional o hacia la exportación. Paralelamente, continúan avanzando las negociaciones para la integración en una sola empresa petrolera continentalizada, PétroAmérica, de las actividades de las compañías públicas de la región, en particular PDVSA (Venezuela), Cupet (Cuba), YPFB (Bolivia), Petrobras (Brasil), EnarSA (Argentina), PetroEcuador (Ecuador) y PetroTrin (Trinidad y Tobago). Una tal evolución permitiría a estos países pesar más eficazmente en las negociaciones energéticas internacionales, así como definir estrategias alternativas de renovación de las fuentes de energía y preservación del medio ambiente. Otro proyecto importante para el porvenir del continente es el del “Banco del Sur”, que debería funcionar de una manera diferente a la lógica de los bancos capitalistas, permitiendo a la vez la reducción de la deuda exterior y la financiación del desarrollo. En el dominio de los media, la creación en julio de 2005 de Telesur, cadena de televisión por satélite en la que están asociados Venezuela, Argentina, Uruguay y Cuba, ha permitido romper el monopolio mediático estadounidense y dar acceso a una información alternativa. Gracias a ALBA y a esta serie de iniciativas o proyectos alternativos, se ha abierto la vía para la constitución en América Latina de un bloque regional susceptible de servir de contrapeso a la hegemonía estadounidense, haciendo que se respeten los derechos de los pueblos del continente a decidir soberanamente y a ser dueños de su porvenir colect

Los movimientos sociales en la era de la globalización
Ildefonso Marqués Perales El presente artículo tiene como propósito esbozar algunas de las conclusiones a las que he llegado en el marco de una investigación que ha tenido como objeto de estudio la globalización y los movimientos sociales. Para hacer más clara mi exposición he decidido despojar este artículo de la totalidad de las fuentes empíricas que lo acompañan. Debido a que combino el análisis sociológico, es decir, el estudio científico de las relaciones sociales, con la filosofía política, que se ubica como todos sabemos en el terreno de los valores, he considerado pertinente prescindir de los datos para otorgar más espacio a las reflexiones que he realizado sobre ellos.

A continuación, voy a tratar de presentar con la mayor síntesis y claridad expositiva posibles las ideas principales que, a mi juicio, hacen que la ideología neoliberal no se vea salpicada de las críticas que les hace el mal llamado movimiento antiglobalización[1]. Estimo que son estas ideas fuerza las que les dan toda su fortaleza a este nuevo pensamiento economicista, que presenta todas las características de un nuevo pensamiento dominante, por emplear la terminología á la mode en el pensamiento marxista de los años setenta. El material empírico que las ciencias sociales han recogido hasta hoy en día demuestra de forma casi irrefutable que la globalización es un hecho y lo es porque sus efectos pueden percibirse de forma objetiva en todas las esferas de la actividad y experiencia humanas. Tanto en lo que se refiere al mundo económico financiero, como al mediático a al jurídico, todos los universos sociales han sufrido el impacto de este fenómeno y, como consecuencia, han sufrido profundos procesos de reestructuración. No obstante, el que se halla iniciado en su forma neoliberal no significa que no pueda adquirir otro perfil en un futuro reciente, de la misma forma que pudo tenerlo en el pasado si la correlación de fuerzas entre los grupos sociales en liza hubiera variado. Ya que las acciones que emprenden los agentes individuales y colectivos no están determinadas en su totalidad, la globalización será el resultado del enfrentamiento de aquellos grupos que quieren hacerla pervivir, aquellos que quieren destruirla y aquellos que desean que tome una nueva configuración. Lo que nos queda más o menos claro es que el resultado de esta confrontación dependerá de las 'lentes' con las cuales leamos esta nueva realidad social. La naturaleza de los discursos que se formen alrededor del fenómeno no serán de ninguna forma neutra sino que su misma existencia tendrá como fin influir en la realidad que analizan. Se tratarán con toda seguridad de auténticas políticas de nombramiento[2], es decir, discursos poderosos que moldean la vida cotidiana, discursos que a la vez que nombran, ayudan a conferir existencia, a las cosas, personas y hechos que son supuestamente designadas o descritas. Los grupos favorecidos por la globalización la mostrarán como un proceso benévolo al que simplemente hay que concederle tiempo para que mejore. Valgan todos los sufrimientos por alcanzar el objetivo final, pero está claro que mientras amplías capas de la población 'invierten' su salud, su formación y sus sufrimientos en hacer caminar a la globalización, ellos aumentan su riqueza, influencia y poder. Esta es su mejor arma y es un arma ideológica contra la que algo puede hacerse. Los grupos que aspiran a erradicar la globalización adoptarán una perspectiva radical en el sentido que dibujarán la globalización como una etapa de exterminio y/o decadencia. No en vano estos movimientos sociales se dividen en dos grandes corrientes: una primera, proveniente de los países occidentales, muy sensible a las realidades del tercer mundo, que aboga por una simple ruptura con lo establecido y aspiran una vuelta a lo local (turn to local); y una segunda, ubicada en el tercer mundo o en las zonas más deprimidas del primero, que aspira a transformar in toto el orden establecido a pesar de que a ojos occidentales haya adquirido una forma exclusivamente tradicional. En el primer grupo podemos incluir a los pensadores Jonh Zerzan, gurú de los verdaderos movimientos antiglobalización, y David Noble, neoludita ex profesor de Harvard, obsesionado con la eliminación de la división del trabajo. El segundo grupo estaría compuesto, principalmente, por los islamistas radicales, aunque podríamos incluir una gran multitud de movimientos políticos pero de apariencia religiosa bajo esta clasificación. Los grupos que desean trasformar la globalización sacarán a la luz todos los efectos nefastos que ésta produce: desempleo, desarraigo, mercantilización..., sin embargo, ellos no son los pilotos de la globalización. Su poder frente a las instituciones y agentes favorecidos por la globalización es minúsculo, más todo su futuro dependerá de las estrategias que sepan movilizar a su favor. A mi juicio, dada la experiencia histórica precedente, sólo será por mediación del Estado, por su apropiación y utilización, cuando estos cambios cobrarán carta de naturaleza. Quizá sea el sociólogo francés Pierre Bourdieu quién más ha insistido en esta línea y, de hecho, sus célebres escritos sobre la invasión neoliberal así lo atestiguan[3]. La corriente neoliberal, que se integra, lógicamente, en el primer grupo, ha pulido mejor sus argumentos[4]. Y lo ha hecho porque ha sabido reducir el 'universo de posibilidades', ha conseguido restringir nuestras elecciones cotidianas por lo que nos ha hecho inevitablemente menos libres. Sus conquistas son infinitas pero su principal fuerza reside en un conjunto de ideas que han calado en lo más profundo de nosotros. A pesar de ser una nueva etapa histórica, la globalización no es un proceso tan novedoso como nos lo quieren hacer creer. Su visión teleológica de la historia ha impregnado y actualmente forma parte de aquello que se da por hecho y no es discutido. Ha pasado a constituir parte de la doxa de nuestras sociedades. Es, por poner un ejemplo, una victoria de los neoliberales la ocultación del periodo económico comprendido entre los años 1870-1973[5]. Muchos de los novedosos rasgos que se le atribuyen a la globalización aparecieron ya durante este intervalo, no obstante, su proyecto globalizador no admite rupturas, cambios de sentido o cesuras pues abrirían espacios a la reflexión y a las trasformaciones sociales. La historia debe estar gobernada y debe estarlo porque, al vernos gobernados por una naturaleza superior a nuestra voluntad, nuestra capacidad de elección se ve anulada o, al menos, limitada.

Por otro lado, otro de sus éxitos procede, como tan bien ha descrito el crítico literario Terry Eagleton[6], de la merma del componente político existente en la misma idea de cultura. Lo político ha perdido todo su poder de convocatoria pues ha sido incapaz de ofrecer a los agentes sociales un ideal de emancipación. La búsqueda de la identidad y la cultura narcisista del yo han sustituido, con unas consecuencias que aún no podemos divisar, a la cultura política de la izquierda. La razón social, verdadero sostén de las luchas que los grupos dominados han emprendido en las sociedades industriales, está dando paso a una concepción de la cultura fragmentada y apolítica. Si las universidades, medios de comunicación y activistas persisten en la batalla liberalismo versus comunitarismo, en los intríngulis de la sociedad multicultural o en el nuevo 'giro del sujeto', nada habremos avanzado. De igual manera, no deberíamos esperar que el socialismo soft, o si se quiere en términos más cómicos, el softcialismo de las democracias actuales nos saque las castañas del fuego. Hemos de ser capaces de reactivar la política pero iniciándonos una nueva senda que corrija los errores del pasado. De la misma forma, los neoliberales han logrado reducir toda la idea ilustrada de progreso al aumento de los índices del Producto Interior Bruto. Si una nación crece económicamente es porque su sociedad es dinámica, abierta y libre, independientemente de que el desempleo, la violencia, la desigualdad y la pobreza aumenten. La idea de desarrollo ha de contemplarse atendiendo a diferentes variables, siendo el crecimiento económico una más entre otras. Las sociedades occidentales asisten a una nueva etapa histórica caracterizada por un crecimiento de mala calidad, es decir, por un desarrollo que sólo contempla el engrandecimiento económico de los que más tienen. Los economistas, sociólogos o ciudadanos pueden emplear multitud de taxonomías para clasificar a las sociedades. El hecho de que todos dividamos a las sociedades entre ricas y pobres -por encima de estables-no estables, consensuadas-conflictivas, socialmente avanzadas o socialmente atrasadas-, es un claro exponente de la colonización de las ideas neoliberales. Otra idea fundamental que la ciudadanía ha aceptado deriva del cambio que ha sufrido la noción de interés común. En la formación de los Estados modernos y del capitalismo, el aumento de riqueza y poder por parte de las clases favorecidas se vio acompañado de una preocupación por el avance del bien común. Debido a la buena salud que presentaban los 'metarelatos', tanto los primeros teóricos del Estado como los primeros capitalistas idearon estrategias políticas que tendían al logro de su propio beneficio pero que eran camufladas de forma que se hiciera pasar por universales. La necesidad de legitimarse ante un amplio abanico de poderosos grupos sociales desembocó en la creación de una ideología desinteresada, aunque fuera la mayor parte de las veces en su forma hipócrita. De alguna forma, el que las clases dominantes presentaran su interés como universal hacía avanzar aunque fuera de forma desigual el interés común. La educación y sanidad universales son un ejemplo de ello. Esta situación hoy ha cambiado. La elite que gobierna los flujos financieros mundiales o los altos funcionarios del Estado mínimo no están sujeta a ninguna obligación para con los demás. Todos aceptamos las reglas del juego tal como están fijadas y vemos lógico que aquellos que tienen la posibilidad de aumentar su poder y riqueza lo hagan. De ahí, que personajes como el especulador internacional George Soros o el corrupto Silvio Berlusconi se hayan convertido en modelos a seguir. Como señala el sociólogo Richard Sennett "la nueva élite de Nueva York o Londres manda en pisos y restaurantes, pero ha mostrado escasos deseos de gobernar los hospitales, escuelas, bibliotecas y otras facetas públicas de la ciudad. De hecho, uno de los grandes dramas que se desarrolla en la actualidad en Nueva York es la crisis financiera que se ha producido como consecuencia de que la nueva elite se haya apartado del ámbito público; las nuevas clases adineradas, sobre todos en los sectores de información y la alta tecnología, no han proseguido ese tipo de hegemonía cívica que, en la historia neoyorkina, se extendía desde la época de los holandeses, a principios del S.XVIII, hasta la llegada de los italianos, irlandeses y judíos a las clases dirigentes de la ciudad, doscientos cincuenta años más tarde"[7]. El Neoliberalismo también nos ha hecho ver como 'un imposible' la idea de democracia directa. Todos los discursos emancipadores -y recordemos el socialismo algún día lo fue- parten de la creencia de que cambiando las condiciones sociales de dominación, los agentes sociales alcanzarán no sólo la libertad sino, dentro de un margen más menos estrecho, la igualdad. Sin embargo, la ideología meritocrática y su corolario, la tecnocracia, niegan la posibilidad de esta admirada forma de democracia. La cada vez mayor complejidad de los asuntos públicos, sobre todos los políticos y económicos, pero también los energéticos o médicos, hace necesaria la formación de un cuerpo específico de ciudadanos destinados a su administración. Y es cuando más desconocemos el mundo que nos rodea cuando más necesitamos del gobierno de los otros. Ya sea la decoración de nuestra casa, la dirección de nuestro dinero o la educación de nuestros hijos, todo está actualmente mediado por un saber experto que limitan nuestra capacidad para actuar sobre las personas y las cosas. Pero no creamos que este saber es producto de la división del trabajo que caracterizó la modernización. Aunque las distintas esferas que estructuran los órdenes de la vida parezcan ser autónomas y simulen estar gobernadas por sus propias leyes, no lo son. Todos los universos sociales, desde el cultural hasta el científico, están siendo penetrados por la lógica del cálculo. De hecho, el filósofo español Antonio Campillo, basándose en una lectura muy personal de la obra de Georges Bataille, ha mostrando con gran sencillez expositiva las profundas incoherencias de los supuestos que fundan la economía neoclásica. Los 'fundamentalistas del mercado', como los llama Joseph Stiglitz, piensan que todas las relaciones sociales básicas se reducen a las relaciones económicas. Del mismo modo que el marxismo más realista, señalan que son las relaciones económicas las que fundamentan las relaciones sociales y nunca al contrario. Pero no cuentan con otro género de relaciones que son irreductibles a las relaciones económicas y son igualmente básicas para la cohesión y perdurabilidad del género humano, a saber, las relaciones de parentesco y las políticas. Las primeras son fundamentales para regular la

convivencia entre sexos y generaciones haciendo posible la reproducción, la trasmisión sexual y vida afectiva. La segunda son necesarias para dar forma a la resolución de conflictos y facilitar los acuerdos entre los diferentes grupos sociales. "No hay sociedad alguna que no cuente con estas tres formas básicas de relación social, las económicas, las parentales y las políticas, y que no lleve a cabo una determinada articulación o integración de todas ellas"[8]. Hoy en día, el mundo globalizado es percibido como un totum revolutum en el que las distintas culturas se religan ajenas a toda relación de poder. La globalización prima la diferencia -Ulrich Beck dixit- y puesto que todos somos diferentes todos somos iguales. Debido a que cada persona puede escoger sus productos y sus servicios contemplando una gama infinita de variedades, puede construir una biografía genuina, original y distintiva. Es el signo inevitable de los tiempos que corren. Incluso la nación más poderosa del mundo acepta 'anclajes culturales' foráneos, de la misma forma que las demás naciones aceptan sus películas, su música y su moda[9]. Las multinacionales, aunque efectivamente, poseen un poder que mercería ser regulado en alguna ocasión, son eso; empresas que nos pertenecen a todos, compañías que no están sujetas a un espacio nacional. En ningún caso se puede hablar de 'americanización', de 'imperialismo cultural' o terminologías afines, pues estas palabras nos retrotraen a lo más trasnochado del espectro ideológico radical. Sin embargo, una mirada más detenida a la realidad niega semejantes aseveraciones. De los préstamos culturales que se producen entre las diferentes 'culturas' en la globalización, es evidentemente la nación estadounidense la que menos influencias recibe y la que más da. EEUU lidera la globalización y lo hace porque posee todos los recursos para salir victorioso. No porque uno esté 'pasado de moda' deja de ser verdad que USA posee todo el poder tecnológico, militar, económico, cultural. Además, posee instancias de mediación entre todos estos poderes ¿Por qué no se habla nunca del papel que cumple el poder militar estadounidense en su desarrollo económico? En resumen, la globalización es un terreno de luchas cuyo resultado está aún por decidir. Si la consideramos de esta forma, comprobaremos muchos de los análisis que se están realizando en la actualidad se inscriben de facto en la senda del pensamiento más reivindicativo de las ciencias sociales. Pero puede ser que aún fallemos en algo. Quizás si somos capaces de someter nuestros presupuestos a una crítica radical, estas agujas tan inclinadas hacia la ideología neoliberal puedan cambiar.

Mundializacion
TEMA 2 MUNDIALIZACIÓN 2.1 MUNDIALIZACIÓN: RETOS, DESAFIOS Y ALTERNATIVAS. Mundialización la progresiva integración de las |sociedades y de las economías nacionales en diferentes partes del mundo. Está impulsada por la interacción de los avances tecnológicos, las reformas en el comercio y la política de inversiones, y las cambiantes El mundialismo rechaza la idea de que una persona sea más digna por haber nacido en un determinado lugar del mundo o por pertenecer a un determinado grupo étnico, en contraposición al nacionalismo, el patriotismo o el racismo. En su lugar se apoya en que todo ser humano conlleva una dignidad única que puede ser plasmada en forma de derechos humanos. estrategias de producción, organización y comercialización de las empresas multinacionales. El ritmo y la profundidad de la mundialización difieren según los países y las regiones, pero los principales aspectos económicos del proceso son básicamente idénticos. Por tanto entendemos que globalización engloba un aspecto en parte más económico y mundialización hace referencia a un aspecto más de ámbito social. ¿Qué papel juega la tecnología en la globalización y mundialización?, ¿La posibilita más? La tecnología juega un papel importante en ambos procesos recíprocos, ya que desde su existencia ha facilitado a todos los ciudadanos la posibilidad de poder comunicarse, obetener información, utilizar los diversos recursos que ofrecen y que la distancia no haga de esto un impedimento. 2.1 DESAFIOS Y RETOS DE LA MUNDIALIZACIÓN:

Se basan en Estudio sobre el sistema financiero y monetario internacional como respuesta a las crisis financieras mundiales y la financiación del desarrollo para reducir las desigualdades a nivel mundial. La mundialización es un proceso que se ha venido desarrollando, aunque no de forma regular, durante un largo periodo. La mundialización posterior a la Segunda Guerra Mundial tiene numerosas facetas.

La Mundializacion La Mundializacion Que es mundializacion: Es el proceso mundial de homogenización del modo de producción capitalista, de mundialización de los mercados y de las transacciones financieras, de entrelazamiento de las redes de comunicación y del control mundial de las imágenes y de las informaciones. La Mundialización: Es el proceso de integración que conduce al debilitamiento del papel geopolítico de las fronteras de los estados nacionales. La mundialización se acompaña de una fuerte desnacionalización de los espacios económicos de fondo el lugar a un espacio mundial integrado. Esta desnacionalización no es espontánea si no organizada. la mundialización suscita proyectos más o menos acabados de regulación de actividades a escala mundial.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->