P. 1
Ley Orgánica de Educación 1980 Vs. 2009

Ley Orgánica de Educación 1980 Vs. 2009

|Views: 602|Likes:
Publicado porJorge Luis Alvarez
Ensayo sobre los artículos 10 y 12 de la Ley Orgánica de Educación de los años 1980 y 2009 respectivamente
Ensayo sobre los artículos 10 y 12 de la Ley Orgánica de Educación de los años 1980 y 2009 respectivamente

More info:

Categories:Types, Reviews, Book
Published by: Jorge Luis Alvarez on Mar 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/23/2013

pdf

text

original

Ley Orgánica de Educación

Ensayo
Art. 10 LOE 1980

Vs. Art. 12 LOE 2009

Tema/
Prohibiciones de Proselitismo y Propaganda Partidista.
En las sociedades modernas, todo gobierno es siempre un gobierno de partidos, indiferentemente el sistema político que se trate. Como fenómeno social, los partidos no tienen más de 300 años y no operan como elemento integral del proceso del poder desde hace más de 150 años. Los partidos políticos son hijos de la modernidad, y por tanto, no aparecieron hasta que una serie de procesos modernizante de las estructuras sociales obligaron a redefinir los esquemas de organización política al aumentar el número de grupos, interés y sectores que componen la sociedad, haciéndose el ámbito de lo político más complejo y heterogéneo. En este ámbito político ocurren los procesos por los cuales se establecen objetivos para la vida social y se proponen medios para alcanzarlos, mediante mecanismos que deben ser reconocidos como válidos por buena parte del todo social. Pero la complejidad y diversidad de lo que hemos hablado coloca sobre el tapete el problema de cómo articular consensualmente a la base de la sociedad con la cúpula dirigente, ya que los objetivos o metas sociales propuestas deben organizar de un mínimo respaldo por parte de los distintos grupos sociales. De esta forma los partidos políticos nacen con la finalidad de conciliar los intereses particulares con los públicos. Bien sea que la unidad política inicial la constituya el individuo, la asociación o el grupo de interés (sindicato, gremios, etc...) el problema de resolver siempre es: ¿Cómo se relaciona la unidad más pequeña con la unidad mayor y cómo se produce la integración de los intereses de ambas sociedades?, los partidos políticos son una forma de resolver ese problema, la más común, presente en todos los sistemas políticos contemporáneos.

Semejanzas/
Las semejanzas existentes en estos dos artículos son bien definidas, pues se trata de prohibir expresamente la realización de propagandas partidistas o política en ninguno de los niveles de educación.

1

Diferencias/
En este tópico se notan dos diferencias; una es que en la Ley de 1980 se habla de propaganda política y en la Ley del 2009 se habla es de propaganda partidista; es decir se deja evidenciado que se trata de prohibir la participación de los partidos políticos en las Instituciones Educativas y a su vez queda dilucidado los términos partidista de política, pues este último tiene una connotación más amplia y más profunda que va más allá de una secta o un partido político. La otra diferencia encontrada es que en la Ley del 2009 el artículo 12 referido a la propaganda partidista será regulado o regido por una Ley Especial, lo que no sucede así en la Ley de 1980.

Argumento/
Históricamente los partidos políticos han marcado la pauta y rumbo en nuestro país, pareciera que ningún otro hecho generara tantas líneas de opinión como la generada por las acciones de sus actores políticos. Los partidos políticos nacieron producto de esas luchas sociales que se generaron en contra del abuso de poder y en contra de los mandatarios más totalitarios que gobernaron nuestro país; donde en algunos casos grupos de estudiantes universitarios organizados, lucharon contra los gobiernos dictatoriales del momento por reivindicaciones sociales justas y por un establecimiento sostenible de la democracia. Los partidos que hoy conocemos nacen al calor del pensamiento político más avanzado de su momento: el comunismo, el socialismo, la socialdemocracia y el socialcristianismo. Al surgir, generaron enconados e interesantes debates y prometedoras ilusiones, pero en los tiempos recientes sus fórmulas políticas y sus propuestas de desarrollo para el país se han debilitado dando paso al pragmatismo más rampante. En este sentido, pareciera ser que los partidos políticos perdieron su norte, se desviaron de esa lucha social primaria y se preocuparon más por el control y concentración del poder, es decir, colocar en la silla presidencial y como fuése posible su candidato. Nace entonces lo que se llamó el bipartidismo, que no era más que la participación única de los partidos Acción Democrática y Copei. Ello generó la creación de otros partidos políticos como respuesta a esta polaridad, pero desde nuestra perspectiva, nada cambió, las ansias de poder son las mismas, solo hay más opciones de colores en los tarjetones electorales, pero en esencia, estos partidos no ofrecen cambios trascendentales y significativos para el país, carecen de propuestas serias, para problemas serios que han agobiado desde hace tiempo al país. Por otro lado, los partidos políticos, a través de sus actores, no olvidan el hecho educativo, y que a través de la educación se podía ir formando a las nuevas generaciones con sus doctrinas partidistas. Los Gobernantes entienden, que enfocar sus políticas en el campo educativo o a través de éste, es mucho más productivo que dejarlo asilado de sus intereses, pues no es un secreto que en otros países los gobernantes de turno siempre han querido formar con sus doctrinas a toda una población estudiantil.

2

Si bien es cierto, que todo lo anteriormente planteado no es ficción, sino más bien una realidad vivida actualmente en nuestro país, y luego de hacer una revisión sobre la Ley Orgánica de Educación, tanto en la publicada en el año 1980 y la del año 2009, vemos que se prohíbe en líneas generales la publicidad y propaganda política o partidista; es decir la escuela y sus actores no deberían estar al servicio de los partidos políticos y sus gobernantes. Ahora bien, tenemos acá dos aspectos a discutir que saltan a la vista y sería oportuno comentar. Nos referimos en primer término a la diferencia que hay en las dos publicaciones de la Ley Orgánica de Educación; la de 1980 habla de prohibiciones de propaganda política y la de 2009 habla de propaganda partidista. En este marco, sería pertinente acotar que estas diferencias se definen a partir de que la propaganda partidista es la propiciada por el seno de cada partido político y tratan de imponer su doctrina y tendencia política, pero por otro lado cuando en la publicación del 2009 se corrige el termino propaganda política por partidista, se trata de hacer distinción de que lo político siempre estará presente en todo organismo o toda institución pública y privada, pero desde una perspectiva semántica correcta, seria, honesta y no desde un aspecto peyorativo, que muchas veces se suele hablar de política como argumentos vacíos, carentes de profundidad, ofrecimientos y demagogia para alcanzar un silla presidencial. No, lo político debe separarse de esta mala praxis, lo político debe entenderse como las reglas, por decirlo de alguna manera, que rigen una institución, una escuela, una sociedad, una iglesia, un club de futbol, una nación e inclusive una familia. El segundo aspecto a considerar es que estamos de acuerdo con las dos publicaciones de Ley, en el hecho de las prohibiciones de propaganda partidista, pero, en el Gobierno actual, ¿se da cumplimiento a este mandato?, no necesariamente usted debe responder la pregunta, pero pareciera que no, pues en algunos casos el Gobierno da la impresión de apartarse de tales preceptos y trata de influir con su política partidista en las instituciones educativas y sus actores. En relación a ello, sería interesante, que se tomasen en cuenta con total responsabilidad las prohibiciones suscritas en dicha Ley, y que a cambio de hacer propaganda partidista el o los gobiernos de turno establecieran políticas educativas eficaces, políticas de salud, seguridad, economía y políticas para el Estado Venezolano, que den respuesta a todas esas problemáticas que a diario se plantean en cada escenario, que sean respuestas contundentes y perdurables en el tiempo, que pueda entenderse que el país necesita de políticas serias y responsables, que puedan ser sostenibles y que ningún otro gobernador va venir a cambiar, que sean políticas para un país y no para un sector, que sean políticas para una transformación y cambio rotundo tanto en la manera de gobernar un país, como la manera es que sus pobladores viven e interactúan en su medio y en su propio espacio; entendiendo que cada quien pueda tener sus diferencias y preferencias partidistas, así como existen las preferencias por un equipo de beisbol, una religión, un grupo musical o cualquier otra cosa. Sería interesante que los gobiernos, de una vez por todas, fomentaran una educación al servicio de la sociedad y no al servicio de una causa partidista.

3

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->