Está en la página 1de 18
,N OS DE La ABOLICION Las musicas afrocolombianas en la construccién de la nacién: una vision histérica! a EGBerTO BERMUDEZ Profesor titular del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogoté. La ccutcura musical» de los miles de afticanos que llega- ron a nuestro tertitorio entre los siglos xvI y Xvi, asi como la de sus descendientes, han sido fundamentales en los diferentes proce- sos de conformacién de la personalidad musical colombiana, En- tiendo como «cultura musical» el complejo de conceptos sonoros, construcciones te6ricas, preferencias por decerminadas sonoridades ¢ instramentos musicales y formas de interpretarlos; asf como mo- dos y esquemas de gestualidad, de cantar y bailar, y la presencia de un arte verbal-musical y de modelos de interaccién misico-sociales. Sin embargo, lo que llamo culcura musical de origen africa- no noes algo monolitico, sino un conjunto de diferentes tradicio- nes musicales muy heterogéneas entre si, aunque con elementos bé- sicos comunes. Muchos de éstos (que forman parte de los aspectos anteriormente enumerados) estan presences en Ia actualidad en la miisica urbana colombiana, asf como en la de grupos de indfgenas y campesinos de diferentes linajes étnicos. La historia de la mésica afrocolombiana no puede reducirse sélo a los grupos actuales de po- blacién con ascendencia africana, ya que para comprender los proce- M B EGueRTO BERNIIDEZ sos antes mencionados es imprescindible tener en cuenta que hay elementos musicales africanos en la misica y bailes de algunos gru- pos campesinos (de Antioquia, Bolivar, Cérdoba, Cesar, Sucre, To- lima y Huila) y también en grupos indigenas, como los wayti, ika, sinti y chimila de la costa atldntica y los embera, waunana y awa- kwaiker de la costa pacifica y el sur del pais. Este texto precende —en forma muy general y sintética— examinar los principales elementos hist6ricos del proceso antes ci- tado. Tiene una perspectiva hist6rica y musicol6gica técnica, que se ocupa del andlisis de las estructuras musicales y de sus contextos. En consecuencia, se ubica en la verciente «internalista» de los escudios musicales y difiere de los estudios «externalistas», es decit, aquellos en los que s6lo se examina la miisica dentro de la sociedad y la cul- tura con una perspectiva sociol6gica; asi como también difiere —en los tiltimos aftos— de los denominados «estudios culeurales». Es importante tener en cuenta que los resultados de las dos tendencias no siempre coinciden, ya que la miisica considerada s6lo como «mii- sican, «canto» 0 abaile» puede ser fécilmente manipulada dentro de cualquier agenda cultural y politica, ya sea de etnizacién o reet- nizacién, o de aficmacién, creacién o redefinici6n de identidades lo- cales, regionales y nacionales. Debido las limitaciones de tiempo, comaré unos pocos te- ‘mas y ejemplos de las tradiciones musicales afrocolombianas (costa pacifica, atléntica, San Andrés y Providencia), para considerarlos den- tro del contexto cultural y musical nacional ¢ internacional. a: La cultura musical de la costa atléntica colombiana (tanto la campesina como la popular), se ubica perfectamente en el panora- ma de la culcura musical caribefia. Sus elementos musicales y sus contextos son compartidos con misicas de Jamaica, Reptiblica Do- minicana, la costa de Venezuela o las islas anglo o francoparlantes. Entre todas ellas y nuestra tradicién hay tal vez més homogeneidad 708