P. 1
O sea, ¿que esto es todo?

O sea, ¿que esto es todo?

|Views: 1.355|Likes:
Deja de echarles la culpa a los demás.
Deja de echarles la culpa a los demás.

More info:

Categories:Types, Reviews
Published by: JoséAntonioCastillaGómez on Mar 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

O sea, ¿que esto es todo?

“No estaba de Dios”, “Será lo que tenga que ser”, “Llegará cuando tenga que llegar”, “Algún día aparecerá mi príncipe azul”. ¿Cuántas veces has oído frases de este tipo? Tal vez tantas como estas otras: “Está en tus manos”, “Lograrás lo que te propongas”, “En cuanto lo “Lograrás propo pienses, se hará realidad”, “El que la sigue la consigue”. ¿Entonces qué? ¿Me dejo llevar a la deriva en esta balsa que me ha tocado en suerte aguardando a que vientos propicios me suerte, arrastren a buen puerto y sucumbiendo, mientras me aburro, al canto de las sirenas, o bien aburro, me aprieto los machos, me agencio yo solo un bote, remo contracorriente y agarro con fuerza el timón para dirigir el rumbo hacia Ítaca? Bueno, puede que las dos vías sean válidas y no tengan por qué excluirse. Cuando eres excluirse estudiante, crees en esta solución de compromiso, que viene a ser la misma que la de un idiota como éste, entrañable pero idiota: ble

-Durante el examen me esconderé debajo de los abrigos y confiaré en que de algún modo todo se Durante solucione. -O puede que con nuestra ayuda se ponga usted a chapar como no ha chapado nunca. O -Las dos fórmulas son buenas. Hasta que llegas a la edad adulta y compruebas que la primera fórmula era un cuento de Disney, un invento de las multinacionales, del cine y la televisión: han pasado los años y no ha llegado ese onales, aprobado, ni esa carrera, ni ese curro, ni ese coche, ni siquiera esa moto; por supuesto, no ha aparecido en tu estadio ese cazador de talentos, y el príncipe azul ha estado tan ocupado con la Bella talentos, ocup Durmiente que ni se ha enterado de que existías. Sabes que sólo hay un responsable, pero, como los malos jugadores, terminas echándole la culpa al árbitro (llámese papá, mamá, profesor, Dios o mamá suerte). Pero la esperanza es tenaz. Llega la segunda primavera. Esta vez el árbitro será ecuánime. Yo ero intentaré poner todo lo que pueda de mi parte, aunque lo tengo difícil: demasiados cabos suel sueltos que atar de aquella fallida primavera, tantos, que no das abasto para todos. Las oportunidades que primavera, desperdiciaste porque creías que el Universo giraba en torno a ti y se encargaría de brindártelo todo en bandeja de plata ya no regresarán, salvo en forma de quimeras. Mientras cuentas el número de pelos y de euros que te restan para llegar a final de mes, se te an acaba el plazo. Te has quedado con un palmo de narices. Sabiendo que ya nadie querrá escuchar las narices.

protestas de un cascarrabias, aprovecharás el tiempo libre ese que nunca habías tenido, para scarrabias, libre, tenido sentarte ante esa fábrica de mitos y evadir los pensamientos, tu responsabilidad. Te pondrás a ver No es país para viejos y te encontrará con esta inesperada bofetada: encontrarás

-Siempre pensé que cuando me hiciera viejo, Dios irrumpiría en mi vida de algún modo… y no lo ha Siempre vida modo hecho. -Las cosas no esperan a nadie: eso es vanidad. Las

Poco después, en el lecho de muerte, dirás:

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->