Está en la página 1de 7

Kava-aro y Kava-tua.

Leyenda de Pikea-uri

47 por Miguel Angel Sánchez-Quiñones Pérez (1988)

APÉNDICE DOCUMENTAL

. Leyenda de Pikea-uri 48 por Miguel Angel Sánchez-Quiñones Pérez (1988) APÉNDICE DOCUMENTAL I El texto está trascrito y literalmente redactado. tal y como lo presenta RAMÓN CAMPBELL en su libro “La Herencia Musical de Rapanui”. pp. ed. 1971. 100-103.Kava-aro y Kava-tua. Andrés Bello. Santiago de Chile.

peor ya habían entrado en conversación amistosa. Pasó lo mismo. solicitándole luego fibra de hau-hau. a cuyos oídos no tardaron en llegar los rumores de la belleza del joven que se llamaba Ure-a-te-Repa y. punto al cual llegaron poco antes del amanecer siguiente. en dirección a Apina-nui. Tanta precaución sin embargo no fue suficiente para que su fama de apostura y virtudes no se extendiese por toda la isla. con lisonjas y halagos consiguieron entrar en la casa. muy hermoso y puro que era el orgullo de su anciano padre. Tan hermoso era el joven que cuando creció. era hijo de la viejecita (el hijo mayor) que vivía en la cueva del Poike transformada en jaiba negra. Para desposarlo había que darle muerte y así transformarlo en Espíritu y en aku-aku . El joven. joven. partieron una tarde de Maunga-Parehe (cerrito del Poike) donde tenían su vivienda. Ohovehi había salido a pescar según su costumbre y el joven. su padre resolvió mantenerlo escondido en su casa. no pudiendo resistir a la curiosidad femenina. A poco de sobarle los cabellos quedó realmente bajo un embrujo. Entonces ellas le envolvieron cuidadosamente en la estera (moenga) que tenía de piso en su choza y con el precioso fardo volaron a su cueva en el Mahunga-Parehe. Para que nada le faltase su padre le llevaba ricas y abundantes comidas. “Ven – le dijeron – que vamos a buscar a ver si tienes piojos (kutu) en la cabeza”. Él les convidó pero la encontraron poco resistente. Dieron le las diablesas. Vivía en medio de un platanar y no le faltaba el exquisito tallo del Ti. solo. Lo depositaron suavemente en el suelo de la oscura cueva e hicieron su plan. tubérculo dulce que era un verdadero manjar para el joven. que se presentaban en forma de atractivas muchachas. después de haberlo criado hasta los quince años en una cueva cerca de Apinanui. Leyenda de Pikea-uri 49 por Miguel Angel Sánchez-Quiñones Pérez (1988) KAVA . los buenos días y le solicitaron un poco de matute (tela de corteza de árbol) para sus vestidos. a su vez. sonriente. se negó. pescados langostas y camotes.Kava-aro y Kava-tua. se ocupaba de los primeros laboreos del día. Este último. En Hanga-oone vivían dos diablesas. La leyenda habla de un labriego llamado Oho-vehi que vivía en la región de Apina y que tenía un solo hijo. llamadas Kava-aro y Kava-tua. profundamente dormido. pero su vanidad pudo más y prestó su cabeza a las diablesas.ARO Y KAVA –TUA Leyenda de: PIKEA – URI (La Jaiba Negra). Entonces.

Luego te comes esta pechuga de pollo blanco que yo he preparado en curanto (umu) para ti. que no puede salir de la cueva pues está en un acantilado muy alto sobre las bravas rompientes del mar.. con las que alegrabas a tu padre. Luego se asomaron a la abertura que servía de puerta a la caverna y llamaron al Arco-Iris. sobre cuyos rayos partieron en raudo vuelo a Hiva. se acercó al atado de moenga y con sorpresa se encontró que allí estaba envuelto el dormido y hermoso joven. Mi padre que tiene larga calvicie y que es capaz de devorar hombres para salvarme… si… aquí su hijo Ure-te-repa. Haz como que lo comes pero bótalo disimuladamente. Leyenda de Pikea-uri 50 por Miguel Angel Sánchez-Quiñones Pérez (1988) también. “Canta. el joven…” . que como sabemos era la abuelita del joven Ure-te-repa. rivales poderosas de ella. donde está mi padre. hechizada desde muchos años antes. que sospecha el plan de las diablesas.Kava-aro y Kava-tua. Lo despertó y le dio a conocer el cruel destino al que lo tenían condenado las uka-tatane. que también era un aku-aku aunque benigno. De nuevo la viejecita Pikea-uri protege al muchacho con la clásica pechuga de pollo asado en curanto. – le dice – canta las hermosas canciones que aprendiste en tu infancia. Antes de partir encontraron a una pequeña jaiba negra (Pikea-uri) y desconfiando de ella la conminaron a no acercarse al atado de estera que tenían sobre el suelo de la cueva. las aku-aku hacen como que vuelan otra vez hacia Hiva pero espían a la pequeña Jaiba negra. Allí había un poderoso tóxico llamado io-io-rangi que podía producir una muerte muy rápida y placentera.” Y sucedió tal y como ella dijo. Esta. decide hacer un gran esfuerzo para liberar al muchacho. clava tu amarillo reflejo sobre las aguas… salta sobre las olas y llega hasta Ohovehi. “Mira – le dice . déjalo caer hacia una hendidura donde yo estaré. El mejor medio para lograrlo era el veneno. La curiosa Pikea-uri. pues ella también es hechicera (tahu-tahu). hermoso Arco-Iris. a quien reconoció. Extrañadas. y así hizo el joven. Puede ser que alguien las oiga. Las diablesas le ven comer y realegran pues piensan que pronto no será mas que un espíritu del otro mundo. Llaman al Arco-Iris y repiten su raudo vuelo a la lejana tierra. por lo que el diabólico plan vuelve a fallar. Pero en la isla no había veneno y había que ir a un lejano territorio llamado Hiva a buscarlo. Extrañadas por la resistencia del joven deciden volver otra vez a Hiva para traer más io-io-rangi.” El joven se pone a cantar tristemente y su canto traspasa las distancias y medra en las olas… “Arco-Iris. cuando lleguen te van a dar un poderoso veneno. Pero ello no debía ser hecho con violencia. Eso te protegerá y nada podrá sucederte.

Reconocen la voz del muchacho. Por las noches y bajo diversos disfraces. o alguna hormiga (roe). las diablesas no se darán por vencidas. entienden sus palabras y guiados por el canto. Leyenda de Pikea-uri 51 por Miguel Angel Sánchez-Quiñones Pérez (1988) El hermoso canto vibra sobre las olas. Desde la altura de la empinada cueva. Pasa el tiempo y una mañana temprano. Recuerda a la beefactora pikea-uri y corre a recogerla poniéndola sobre su lecho al abrigo de su cuerpo. reconociendo Ure-te-repa a us abuelita anciana y Ure-ohovehi a su querida madre que regresa al hogar. tratan de entrar a la casa del joven. Furiosas. destroza todos los bichos que llegan. y le dice: “Ten cuidado Ure-te-repa. quien se ríe de haberlas burlado. o un chanchito (hau-hau). o una arañita (honu). o alguna cucaracha (koka). libre ya del penoso destino de los Aku-aku. pero la pequeña se esconde más. en un supremo esfuerzo. . recorre las costas y los acantilados y traspasa los oídos de los pescadores lejanos. el Reino de la Noche. ve aparecer por debajo de las totoras (Ngaatu) a una pequeña y herida Jaiba Negra.Kava-aro y Kava-tua. les hace señas Ure-te-repa. Allí van a atacarla con sus estacas las dos airadas Aku-aku. recordando los consejos de la pikea-uri. Si llega a tu casa algún grillo (pertei). logran herirla de muerte tras un muchas horas de asedio. cuando el sol ilumina la cabaña de Ure y este se dispone a levantarse de su lecho. se arman de puntiagudas estacas y persiguen a la jaibita. No bien termina de descolgarse de los acantilados por una cuerda que ha tejido la viejecita y el joven se pone a salvo en el bote de los amigos de su padre. Entonces el encantamiento termina y la viejecita recobra su aspecto natural. pero este. pues ya sabes que seré yo que vengo a protegerte”. Volverán por ti en cualquier otra forma. las Aku-aku vahines. llegan las dos diablesas justo para sorprender a Pilea-uri. Pero si llega una pequeña Jaiba negra (Pilea-uri) acógela en tu casa. No te engañes. Creyéndola destrozada la dejan y transformadas en animalitos de la tierra van donde Ure-te-repa que ya está en casa en brazos de su amante y feliz padre que ha recuperado a su hijo después de tanto tiempo. hasta liberarse se estos peligros. Comprendiendo que esto significa la libertad de su bello nieto. ya sea encarnadas en pequeños bichos o en lagartijas. Pero es ya muy viejecita y está muy enferma. a la vez que se ríe ruidosamente de las diablesas señalando que ella es muy sabia y que ha burlado a las otras. que podrá volar al sitio del eterno descanso. por lo cual sólo alcanza a abrazar a sus seres queridos y entrega su alma ahora purificada. que ha pasado ya un año en la cueva.Esta se escabulle y se esconde en una grieta de las piedras. Pero estas. o un ciempiés (makere)… mátalos sin piedad que pueden ser las Aku-aku. la viejecita pikea-uri se despide del cautivo. reman sus canoas de totora (pora) hasta cerca del Poike. Po. Entre ellos algunos hay que son amigos de Ure-aOhovei.

El texto viene a continuación del primero. .Kava-aro y Kava-tua. CAMPBELL. Leyenda de Pikea-uri 52 por Miguel Angel Sánchez-Quiñones Pérez (1988) APÉNDICE DOCUMENTAL II Texto de la versión cantada de la leyenda en letra pascuense junto a la traducción libre presentada por el mismo recopilador. ya citado en el apéndice documental I.

Leyenda de Pikea-uri 53 por Miguel Angel Sánchez-Quiñones Pérez (1988) LETRA PASCUENSE Nuahine rake-rake Pikea-uri. por la tarde. El hechizado llegó en el canasto a los escollos al ponerse el sol y tú te heriste la patita en las grietas. Ihé tut aaku kete uku ko koe Papa iá hora i te Raá. Al meterte en la grieta de las rocas llorabas por el hechizado. Ei ahi-ahi apua ma uku hua ana A tangi-tangi pua ma uku tangi koe. Te quebraste la patita en la grieta de las cuevas y llorabas por el hechizado. Ka more mai tou tumu ena: I t maori nei a Hotu-Matua. TRADUCCIÓN LIBRE Viejita fea. Jaiba-negra que te quebraste la patita: eras más sabia que Hotu-Matua. cuando llorabas por el hechizado. Ka more mai tou tumu ena Ei ahi-ahi apua ma uku hua ana E tangi-tangi pua ma uku tangi koe.Kava-aro y Kava-tua. .