Está en la página 1de 1

Eduardo A. Parada C.

EAL Lenguaje cinematográfico Diseño Gráfico con énfasis en animación 13-03-2012

William Shakespeare
Este obra de Shakespeare, escrita entre 1.600 y 1.601 Hamlet un gran exponente del teatro universal, claro que esta, no fue inventada por Shakespeare sino retomada de una antigua leyenda que el historiador medieval Saxo Grammaticus recopilo en el siglo XVIII. Esta obra trascurre en el reino de Dinamarca en el palacio de Elsinor. El argumento gira alrededor de la venganza, la duda, la traición, la lucha por el poder, la familia, la muerte, la corrupción moral la locura y el juego entre apariencia y realidad. El autor usa recursos como el monologo, para profundizar en su personaje principal, diálogos agiles, preguntas retoricas y frases sarcásticas. El joven príncipe Hamlet es visitado por el fantasma de su padre quien le revela que su tío Claudio en complicidad con la reina Gertrudis (madre de Hamlet) han fraguado su asesinato. El espectro reclama al hijo que vengue su muerte. Al mismo tiempo se cuenta la relación entre Hamlet y su amada Ofelia la cual se ve obligada a dejarlo. La tragedia golpea a los personajes tomando sus vidas, no sin que antes el espiral de la venganza se pose sobre ellos. -Ser o no ser ese es el dilema-dice el personaje de Hamlet en su famoso monologo, frase que resume el tema de la Obra: La duda de Hamlet de realizar su venganza o no. Es en el fondo una pregunta sobra la existencia del ser humano y más específicamente sobre qué es lo que la caracteriza y por tanto lo que caracteriza al hombre. En la obra se encuentra la respuesta brindada por Shakespeare pues el drama de Hamlet representa la dualidad del hombre, su capacidad volitiva se ve enfrentaba a su capacidad intelectual. La excesiva habilidad de reflexión del personaje principal atrasa su acción. Hamlet duda, en primer lugar, si debe realizar su venganza, pues al matar a su tío estaría cometiendo un crimen, lo cual no estaría acorde con su naturaleza mora, pero sino la realiza se convertiría en cómplice del crimen de su tío y de su madre. Además, cuando Hamlet ve el fantasma de su padre le promete vengarlo, pero después duda si será un espíritu bueno o un espíritu del infierno que intenta engañarlo, por lo cual atrasa su venganza para averiguarlo primero. Más adelante, ya seguro de que ha sido su tío el asesino de su padre, vuelve a dudar pues él no se define en la confusión mental que tiene acerca de poder matar a su tío mientras esta rezando, pero no debe, porque de esa manera el rey Claudio se iría al cielo y esa no puede ser su venganza. Cuando finalmente Hamlet realiza su venganza, es porque las circunstancias lo impulsan a ello, pues su capacidad intelectual se ve anulada ante un nuevo hecho criminal cometido por su tío. Entonces se puede decir que Hamlet no llega a tomar la decisión de realizar su venganza sino que más bien será el impulso el motor de su realización. A lo largo de la obra, Hamlet se debate con la duda HACER O NO HACER lo que en última instancia llevaría a pensar que, si bien es la capacidad de acción lo que define al hombre, esta debe ir acompañada por cierta dosis de reflexión.