Está en la página 1de 2

P: Javier Avila A., S.J. Apartado # 36 33200 Creel, Chih. Tel.

(635) 4560145 Fax (635) 4560343 Correo: pato@sjsocial.org

Creel, Chih, Marzo 2012

A TODOS LOS MIEMBROS DE LA CASA TIBET MEXICO PRESENTE

Estoy convencido que la solidaridad es la ternura de los pueblos, como lo escribi el gran obispo, Mons. Pedro Casaldliga. La situacin que vive el pueblo Rarmuri ha venido despertando una gran solidaridad y mucha ternura en corazones grandes y profundamente compasivos como los que ustedes llevan en el pecho, y los miembros de Casa Tibet Mxico se han sumado para fortalecer el caminar y la opcin de vida que hacemos por estos pueblos. La situacin de Tarahumara, bien los sabemos, es recurrente y no se soluciona con un reparto de despensas, y es probable que esta emergencia alimentaria se prolongue todo el ao. Es necesario incidir ms en las causas y no nicamente ir a los efectos. Para esto hemos elaborado proyectos de trabajo a largo plazo que no slo busquen resolver las urgencias de ahora, sino vayan a las necesidades ms permanentes. Los apoyos de ustedes sern utilizados en la compra de maiz y frijol cuando las campaas hayan terminado y la emergencia alimentaria siga presente.

P: Javier Avila A., S.J. Apartado # 36 33200 Creel, Chih. Tel. (635) 4560145 Fax (635) 4560343 Correo: pato@sjsocial.org

De igual forma nos ayudarn para responder a necesidades muy sentidas de algunas comunidades como la perforacin de pozos artesanales o la instalacin de bombas de energa solar para transportar el agua a sus comunidades desde lugares lejanos. En su momento les haremos saber la manera como es utilizado el apoyo econmico que ustedes han estado enviando por nuestro medio. Sepan que sus nombres no slo quedan escritos en Tarahumara, sino en el Libro de la Vida, porque han acudido al que tiene hambre, al que est necesitado y con sed, al enfermo, al carente de apoyo y de compasin. Si en el mundo pudiramos sumar cada da a gente como ustedes de Casa Tibet Mxico iramos ms aprisa en el proceso de la construccin de un mundo diferente. La palabra gracias no alcanza a abarcar todo lo que trae el corazn. De cualquier manera les digo gracias con todo lo que esa palabra alcanza y acepten un abrazo grande, muy grande que fortalezca la esperanza y arrope el caminar.

P. Javier Avila A. S.J.