P. 1
Capitulo IV Trabajo en Oficinas

Capitulo IV Trabajo en Oficinas

4.5

|Views: 3.958|Likes:
Publicado porGonzalo Andre

More info:

Published by: Gonzalo Andre on Dec 02, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/01/2013

pdf

text

original

El tercer y último de los sentidos que nosotros consideraremos en esta obra es el tacto o percepción
háptica. Aunque este sentido esta visto como menos importante que la vista o el oído, imagínense una
vida sin él. El tacto nos proporciona una información vital sobre nuestro alrededor. Nos dice si algo
está caliente o frío, y puede actuar consecuentemente como un método de alarma. También nos
proporciona un feedbacka la hora de querer coger un objeto.

Por ejemplo, consideremos el hecho de coger un bolígrafo. Si tan sólo pudiésemos ver el bolígrafo y
no sentir cuando nuestra mano entra en contacto con él o sentir su forma, la velocidad y precisión de
la acción se vería reducida. Esta es la experiencia de los usuarios de ciertos juegos de realidad virtual:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.

7 La interfase por ordenador y la ergonomía

271

ellos pueden ver el ordenador generando objetos que necesitan manipular, pero no tienen ninguna
sensación física de contacto con ellos.

El tacto es consiguientemente un importante medio de feedback (retroalimentación), y no va a ser
menos cuando estamos trabajando con ordenadores. Sentir las teclas cuando las apretamos es una
parte muy importante en el acto de presionarlas. Por otro lado, debemos ser conscientes de que,
aunque para una persona normal la percepción táctil es una fuente secundaria de información, para
aquellas que tienen otros sentidos afectados, puede ser de vital importancia. Para muchos usuarios,
interfaces como el braille pueden ser la fuente primaria de información en la interfase. Así pues, no
debemos subestimar su importancia de este sentido.

El mecanismo de funcionamiento del tacto difiere del de la vista y del oído en que no está localizado
en ningún lugar en concreto. Los estímulos se reciben a través de la piel. La piel contiene tres tipos de
sensores receptores: termorreceptoresque responden al frío y al calor, nocirreceptores que responden
a intensa presión, calor y dolor, y mecanorreceptoresque responden a la presión. Es este último el que
más nos importa en cuanto a la interfase persona-ordenador.

Hay dos clases de mecanoreceptores, los cuales responden a diferentes tipos de presión. Los
mecanorreceptores de adaptación rápidaresponden a una inmediata presión. Dichos receptores
también reaccionan de un modo más rápido a medida que la presión aumenta. Sin embargo, paran de
responder si la presión aplicada continúa. Los mecanorreceptores de adaptación lentaresponden a la
presión aplicada de un modo continuo.

Aunque prácticamente todo el cuerpo contiene dichos receptores, algunas zonas tienen mayor
sensibilidad o agudeza que otras. Es posible medir la agudeza de diferentes áreas del cuerpo usando el
test de los dos puntos umbrales. Un compás y separamos sus patas unos 12 mm aproximadamente.
Tocamos ambos puntos con el pulgar y comprobamos si podemos sentir ambos. Si no se puede,
movemos los puntos un poco más. Cuando se puedan sentir ambos puntos, se mide la distancia entre
ellos. A mayor distancia, menor sensibilidad. Se puede repetir dicho test con diferentes partes del
cuerpo. Deberíamos descubrir que la medición del antebrazo es unas diez veces mayor que la de los
dedos o pulgar, ya que evidentemente los dedos tienen mucha más sensibilidad.

Un segundo aspecto de la percepción táctil es la kinestesis: el conocimiento de la posición de nuestro
cuerpo y de nuestras extremidades. Esto se debe a los receptores que tenemos en las articulaciones.
Una vez más tenemos tres tipos: los de adaptación rápida, que responden cuando una extremidad se
mueve hacia una dirección en particular; los de adaptación lenta, los que responden tanto al
movimiento como a la posición estática; y receptores de posición, que sólo responden cuando las
extremidades se encuentran en una posición estática. Esta percepción afecta a ambos, a la comodidad
y al funcionamiento. Por ejemplo, para un mecanógrafo, el conocer la posición relativa de los dedos
mediante una pequeña protuberancia en una tecla y tener una retroalimentación del teclado es de suma
importancia para mejorar su precisión y su rapidez.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->