Está en la página 1de 314
ANDRESILOPEZ LOPEZ El Cartel i B Rs Pelee gene DE meCi erie Emo IME relic lee) mas poderosas en el mundo: (kere lela Mle ee set lm =] Planeta Nacimiento del narcotrafico y su maximo exponente: Pablo Escobar “Quien no conocela historia corre el riesgo de repetirla’ dijo alguien en un momento dereflexidn. Desde aquel dia la frase tras- cendis y se hizo célebre porque cs cicrta. El inconveniente radica en que al final muy pocas personas tienen acceso ala verdad... Ja cruda y descarnada verdad. No estoy hablande dela versién callejera, modificada, maqui- llada y acomodada en beneficio de alguien. No, estoy hablanda de una verdad reconstruida con base via lis difereates versiones de los grupos invetucrados en el conificto. Al final equién escribe la histori? Obvio: los vencedores, les sobrevivientes Con respecto a nuestra historia reciente, y al decie reciente me refiero a los ultimos 30 ates, no he podido encontrar una exposicid medianamente acertada de ln innegable influencia que han tenido la narcoactividad y sus carteles en el desarrotlo de nuestra economia y, sobre tovle, de nuestra genre. Sélo los vencedores, tos sobreviviens de este maremigmim, como es el mundo de! narcotsaticn podigramos rener an concepts un poco mas claro de esta historia. El hecho de estar vive, de tar sentacks habce caminado por las brasas de ose inficene y € frente a este escrito y com la totalidd de mis capacities Fisicas —aunque siga priyado dela bbertiu—ine convierte en vericedor en privilegiado, Sin embargo, esto no es suficiente para desenredat esa tur- mada historia del narcotrdfico. Se necesita ademas bia madeja tiempo soficiente, claridad mental, posibilidad de escuchar, de intercambiar ideas con miestros antiguos enemigos y nu despre- iar ese gusanito interno que nunca descunsa llamado sed de conocimiento, El universo conspiré a nuestro alrededor y unid estos ele- mentos en el tinico lugar donde esto podria suceder: la céteel Horas, dias, semanas y meses de mascar. rumiar y digerit toda la informacién recogide en una prisidn federal me permiten decir gue shore si entiendo por qué, aunque esté vestido de verde, soy tun ser afortunado y bendecide por Dios. El dolor que produeen las largas horas de la noche en uns celda, ls interminables horas de espera en un salin de visitay ef letargo infinito de un dia en un calabozo. me hicieron entender que al narcotrafico hay que conucerloy comprenderlo para poder odiatle con todasias fuerzas del corazin, Nome importa confesar uc me revolque en las sucias enteaiias de ese menstiuo para ser voritada por él mismo yal final convertirme enon afortunado sobreviviente, leno de marcas y cicatrices, pero sobreviviente al fin y al cabo, Por tanto, lo minima que puedo hacer en retribucigin con ese ser divine que me cuid6 es contar mi propia verdad y esperar en nuestras heridas en su beneficio y no repitan esa funeste historia. Hagamosun pequeitoviaje en el tunel del tiempo yregres a comienzos de los setenta, donde personajes de latalla de Ramisn ‘Cachaco, un reconocido contrabundista de cigarrillos y licor,ene- que las generaciones fututas capital mes 8