P. 1
Extractos del libro ¨15 mitos y realidades de la minería trasnacional en la Argentina¨

Extractos del libro ¨15 mitos y realidades de la minería trasnacional en la Argentina¨

|Views: 2.523|Likes:
El presente trabajo es un resumen realizado por el Colectivo por la Igualdad del libro "15 Mitos y Realidades de la Minería Transnacional en la Argentina" cuyos autores son Horacio Machado, Maristella Svampa, Enrique Viale, Marcelo Giraud, Lucrecia Wagner, Mirta Antonelli, Norma Giarracca, Miguel Teubal y aportes de Javier Rodríguez Pardo y Darío Aranda.

Desde el Colectivo por la Igualdad nos propusimos utilizar este importante material para generar un documento compacto, de fácil comunicación y divulgación, para coadyuvar en el desafío de desmontar el imaginario prominero que promueve falsedades y falacias sobre el desarrollo de la actividad y sus consecuencias socio-ambientales en nuestro país.
El presente trabajo es un resumen realizado por el Colectivo por la Igualdad del libro "15 Mitos y Realidades de la Minería Transnacional en la Argentina" cuyos autores son Horacio Machado, Maristella Svampa, Enrique Viale, Marcelo Giraud, Lucrecia Wagner, Mirta Antonelli, Norma Giarracca, Miguel Teubal y aportes de Javier Rodríguez Pardo y Darío Aranda.

Desde el Colectivo por la Igualdad nos propusimos utilizar este importante material para generar un documento compacto, de fácil comunicación y divulgación, para coadyuvar en el desafío de desmontar el imaginario prominero que promueve falsedades y falacias sobre el desarrollo de la actividad y sus consecuencias socio-ambientales en nuestro país.

More info:

Published by: Colectivoxlaigualdad on Mar 16, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

Extractos del libro

:

¨15 MITOS Y REALIDADES DE LA MINERÍA TRANSNACIONAL EN LA ARGENTINA¨
Guía para desmontar el imaginario prominero¨
Extractos realizados por el Colectivo por la Igualdad

¨15 mitos y realidades de la minería transnacional en la Argentina
Guía para desmontar el imaginario prominero¨
El presente trabajo es un resumen realizado por el Colectivo por la Igualdad del libro "15 Mitos y Realidades de la Minería Transnacional en la Argentina" cuyos autores son Horacio Machado, Maristella Svampa, Enrique Viale, Marcelo Giraud, Lucrecia Wagner, Mirta Antonelli, Norma Giarracca, Miguel Teubal y aportes de Javier Rodríguez Pardo y Darío Aranda. Desde el Colectivo por la Igualdad nos propusimos utilizar este importante material para generar un documento compacto, de fácil comunicación y divulgación, para coadyuvar en el desafío de desmontar el imaginario prominero que promueve falsedades y falacias sobre el desarrollo de la actividad y sus consecuencias socio-ambientales en nuestro país.

mito 1 ¨Son fundamentalistas, están en contra de todo tipo de minería.¨

Los promotores de la Mega-minería quieren hacer ver a la minería como una actividad universal, inevitable y atada a la evolución de la humanidad. Lo cierto es que la minería que ellos defienden está muy lejos del progreso y del desarrollo humano. Para empezar, no hay una única forma de explotación minera. No nos oponemos a todo tipo de minería. El rechazo es a un tipo específico de explotación: la minería transnacional a gran escala, mayormente practicada “a cielo abierto”.

El eje del debate no pasa por la minería no metalífera. No estamos hablando de la sal de mesa, la roca caliza para cal y cemento, la arena y el ripio para la construcción, entre otros minerales no metalíferos que han sido utilizados históricamente en el mercado interno argentino. La principal diferencia entre la minería de los últimos años y la tradicional es la escala. Al encontrarse más dispersos los minerales contenidos en la roca, la explotación tradicional deja de ser rentable, y se recurre a la explotación minera a cielo abierto con explosivos, que supone la voladura de montañas para así remover grandes volúmenes de roca.

3

mito 2 ¨la minería, es un motor de desarrollo que impulsa la economía nacional¨

Las fases extractivas del proceso minero -las de mayor impacto ambiental negativo y de menor generación de empleo, desarrollo tecnológico y generación de valor agregado- se concentran en los países dependientes. Mientras que el procesamiento, industrialización y consumo final de estos metales se concentran en los países más poderosos. Los países del norte desplazan fuera de sus fronteras las primeras fases de la actividad extractiva, privilegiando el cuidado del ambiente local pero a costa de un mayor deterioro del ambiente a nivel global. A su vez, el impacto sobre las economías locales es preocupante. La prioritaria orientación al mercado interno de décadas atrás fue desplazada por un creciente perfil exportador. De esta manera, se sigue profundizando el retroceso del sector industrial. Ello confirma que el sector minero metalífero está orientado casi en su totalidad al mercado externo. Además, es insignificante su participación en el PBI, como así también en generación de empleo y de recursos fiscales para el Estado.

4

mito 3 ¨La minería genera empleo y crecimiento económico local¨

La promesa de la generación de fuentes de empleo suele ser uno de los caballitos de batalla del discurso pro-minero para justificar el desarrollo de la actividad. Sin embargo, la evidencia demuestra que su incidencia en la creación de puestos laborales para la población local es casi nula. Como si fuera poco, los peores puestos de trabajo en el proceso de la actividad quedan para los locales, mientras que los trabajos más altos y mejor pagos son para gente de afuera. Por ejemplo, según el Censo Nacional de 2001 la cantidad de empleados en el sector minería durante este período fue de apenas 0,8 % del total de ocupados de la provincia de Catamarca.
5

mito 4 ¨La minería crea muchos puestos de trabajo indirecto¨

La mayor parte de los bienes de capital, como ser los camiones, las maquinarias y otros insumos son importados. Es decir que no generan empleo en nuestro país. Además, las evidencias empíricas en nuestros países señalan la baja calidad de los empleos emergentes a partir de la minería transnacional. La rentabilidad de la actividad económica minera es cíclica y depende principalmente de los precios de metales en el mercado internacional. Por ello, las poblaciones locales pierden el control de las principales variables de su economía, la cual pasa a responder a intereses anónimos y especulativos.

6

mito 5 “La minería se instala en zonas postergadas, crea un círculo virtuoso, genera desarrollo y eleva el nivel de vida de la población”

Ninguno de los países especializados en la provisión de materias primas, ha superado la pobreza y el subdesarrollo gracias a la gran minería transnacional. Ejemplo: En la Argentina el caso de Catamarca ilustra esta situación. Tras 14 años de explotación de Bajo de la Alumbrera, el primer emprendimiento mega minero radicado en el país, el paisaje socioeconómico de la provincia no ha cambiado favorablemente, sino todo lo contrario: se evidencia la intensificación de preocupantes indicadores sociales con niveles de pobreza e indigencia, de desempleo y subempleo, de los más altos del país. Asimismo, el crecimiento de la minería se ha dado en el contexto de una retracción en los niveles de la industria, la construcción, y el sector agropecuario provincial.

7

mito 6 “Los beneficios de la minería se quedan en los países donde se extraen los minerales, y las empresas contribuyen con el pago de diferentes impuestos en el desarrollo del país”
Desde el año 1993, diferentes normas (Leyes 24.196, 24.296, 25.161 y 25.429) han acentuado y profundizado los beneficios impositivos y financieros de la actividad confundiendo seguridad jurídica con seguridad económica. Debido a ello, a las empresas mineras no se le pueden modificar los impuestos por 30 años, beneficio que ninguno de los habitantes de nuestro país goza. Tampoco es cierto que aporten riquezas a las provincias donde están instaladas. Las empresas mineras están exentas del pago de derechos a la importación y de todo otro impuesto por introducción de bienes de capital e insumos relacionados con la ejecución de sus actividades. Asimismo, a través del Acuerdo Federal Minero firmado en el año 1993 y ratificado por la Ley 24.228 se estableció la eliminación de gravámenes y tasas municipales que afecten directamente la actividad minera y se eliminó el impuesto de Sellos en todos los actos jurídicos relacionados con la prospección, exploración, explotación y beneficio de sustancias minerales. Inclusive, las provincias se comprometieron a evitar distorsiones en las tarifas de energía eléctrica, gas, combustibles y transporte que pudieran afectar la actividad minera.
8

. Existe la creencia que el actual modelo minero es un legado de la década del ‘90. Si bien es verdad que las normas fueron impuestas en esa década, no es menos cierto que hoy es posible desarmar ese andamiaje jurídico. Para dar muestra de esto, existen numerosos proyectos de ley en el Congreso que apuntan a eso y que son desestimados por el actual gobierno nacional. En ese sentido el gobierno kirchnerista representa una continuidad del gobierno de Menem en cuanto a la profundización del modelo minero se refiere.

mito 7 “La minería puede ser limpia, no contamina el ambiente y se puede hacer sin riesgos ambientales. Hay una solución técnica para cada problema ambiental”
Por definición, las tecnologías que permiten la explotación de yacimientos conllevan un elevado riesgo y capacidad de contaminación y daño ambiental. Según la Resolución nº 1308, la Universidad Nacional de Córdoba considera demostrados los siguientes efectos de la Megaminería: La grave e irreversible destrucción de los ecosistemas; contaminación de las fuentes de agua; la magnitud y peligrosidad de los insumos y efluentes; una profunda afectación a la flora, la fauna, el hábitat y el paisaje local; y la consecuente pérdida de biodiversidad y la degradación general de las condiciones socioambientales mínimas requeridas para las restantes actividades económicas, para la salud humana -tanto desde el punto de vista genético como de la generación de diversas patologías- y la reproducción de la vida en general. Mediante operaciones conocidas como lixiviación y/o flotación, se utilizan sustancias tóxicas como el cianuro, el ácido sulfúrico o el xantato para extraer los metales de las rocas. Luego, los residuos de esta operación son almacenados en depósitos que, muchas veces, ya sea por deterioros o derrames, terminan contaminando los cursos de agua o las aguas subterráneas. También, suelen contaminarse el aire y los suelos, los sistemas productivos y la salud humana (cánceres, enfermedades respiratorias y en la piel son algunos de los signos que han proliferado en las
9

zonas afectadas). El drenaje ácido y otras formas de contaminación son efectos comprobados que muchas veces comienzan después de que se retiró la empresa y se cerró la mina. Este tipo de actividad minera contribuye con el 20% al cambio climático global. Por otro lado, la Megaminería se ha convertido en una importante fuente de conflictos por el agua, ya que el uso minero ha desplazado no solo a las actividades agrícolas, sino que también llega a poner en riesgo la disponibilidad de agua para el propio consumo humano básico. La alta demanda de agua que insumen las actuales explotaciones mineras se torna aún más crítica cuando los yacimientos se localizan en zonas naturalmente áridas y semiáridas, como ocurre en buena parte de América Latina. Como si fuera poco, las empresas mineras actúan en connivencia con los distintos gobiernos, utilizando a discreción rutas y caminos públicos, usufructuando la infraestructura del estado y demandando cuantiosa obra pública para operar.

mito 8 “Los emprendimientos cumplen con exigentes regulaciones ambientales y la minería es la única actividad regulada por una ley ambiental en nuestro país”
La Megaminería es una de las industrias extractivas de mayor y generalizado impacto negativo para el medio ambiente. En la actualidad, empieza a ganar consenso la importancia de la prevención del daño ambiental, atento a que no hay valor económico, no hay indemnización que supla la ausencia de un río, la alteración de los glaciares o la contaminación de un acuífero. Resulta claro que con una aplicación efectiva y plena de los principios preventivo, precautorio y de sustentabilidad del Derecho Ambiental, la Megaminería no podría llevarse a cabo, al menos con las técnicas y procedimientos actuales. Los estudios de impacto ambiental se realizan bajo condiciones limitadas y modalidades poco transparentes por consultoras contratadas por las empresas. Es decir, que estos estudios no tienen la independencia técnica requerida para una justa valoración calisuma la concentración en el mismo órgano estatal de las funciones de promoción de inversiones y de fiscalización ambiental. Finalmente, está la cuestión determinante de la financiación de las tareas de remediación, lo que en la gran mayoría de los casos, han sido hasta ahora asumidas por los Estados a través de créditos de organismos multilaterales.

10

mito 9 “Ningún proyecto minero se hace sin el consentimiento previo de las comunidades involucradas”
Las empresas mineras desarrollan innumerables estrategias de engaño, cooptación y coerción social, las cuales se acumulan en una larga historia de explotación. A pesar de existir recomendaciones durante los últimos años pidiendo que se reconozca el consentimiento de las comunidades para resolver tales conflictos, no hay prácticas ni reglamentos establecidos. Asimismo, cuando las comunidades intentan realizar sus propias consultas populares, enfrentan muchas presiones o éstas son anuladas sin más. El artículo 20 de la Ley 25.675 (Ley Nacional de Ambiente) establece que “Las autoridades deberán institucionalizar procedimientos de consultas o audiencias públicas como instancias obligatorias para la autorización de aquellas actividades que puedan generar efectos negativos y significativos sobre el ambiente (...).” Sin embargo, a pesar de esta obligación legal, no existen, ni han existido instancias de participación ciudadana (p. ej. la audiencia pública) en la totalidad de los emprendimientos que se encuentran funcionando en nuestro país ni en los proyectos mineros en trámite (con la sola excepción del Proyecto San Jorge, en Mendoza).

11

mito 10 “La minería fortalece el tejido social, reduce la migración y la descomposición de las comunidades”
Allí donde se instalan los proyectos mineros se generan conflictos sociales de toda índole que no cesan aun habiéndose finalizado el proceso de explotación del yacimiento. Estos conflictos enfrentan a las empresas, gobiernos nacionales y provinciales contra las comunidades. Como resultado, muchas comunidades son desalojadas de sus tierras al ser reclamadas por las empresas, además de sufrir en carne propia la contaminación de sus recursos fundamentales como son el agua y la tierra. Así, las industrias extractivas se involucran en violaciones de los derechos humanos fundamentales. Por otro lado, las organizaciones sociales y políticas contra el modelo extractivo son perseguidas judicialmente, amenazadas y expulsadas por los gobiernos locales para acallar sus denuncias sobre los peligros socioambientales de la minería trasnacional. Inclusive, se ha llegado al extremo de censurar los contenidos en las escuelas. Para poder ganar esta batalla, los sectores que tienen intereses económicos y políticos apuestan siempre a generar fracturas dentro de los sectores en lucha.

12

mito 11 “Las empresas transnacionales garantizan transparencia y libertad de opinión en cuanto a la evaluación de sus actividades”

El financiamiento de las empresas mineras utiliza prácticas poco transparentes que son débilmente monitoreadas en cuanto a los impactos ambientales y sociales de sus proyectos. Además, estas empresas están estructuradas y diseñadas para evitar fácilmente el fisco y el riesgo judicial. No se puede hablar de libertad de opinión
13

cuando los mega proyectos mineros se encargan sistemáticamente de oclutar aquella información que devela las consecuencias catastróficas del modelo extractivo. Incluso en los países de origen de las empresas, como por ejemplo Canadá, se dieron casos de censuras, persiguiendo judicialmente a periodistas y críticos al Modelo.

mito 12 “Cada país es autónomo y soberano en sus relaciones con empresas mineras transnacionales. Las empresas mineras transnacionales respetan el marco legal de los países donde operan”

Toronto, 06/2010, de izq. a der.: Mayoral (secretario de Minería), Amado Boudou, Juan Manuel Urtubey (Salta), Luis Beder Herrera (La Rioja), Peter Munk (Barrick Gold), Cristina Fernández, Walter Barrionuevo (Jujuy) y José Luis Gioja (San Juan)

Las prebendas y el lobby continúan siendo herramientas que viabilizan más que nunca el modelo extractivo y los privilegios de los sectores mineros. No sólo la corporación minera hace las leyes requeridas activando la trama de relaciones con la clase política, sino que también libra batallas interpretativas a su favor mediante una apretada trama de actores institucionales, en especial, el poder judicial de las provincias.

14

mito 13 “Las empresas transnacionales se comportan con responsabilidad social empresarial, robusteciendo el tejido socioeconómico de la zona”

Muchas empresas apelan a la Responsabilidad Social Empresaria, para sostener que la actividad minera genera beneficios “extra” para las comunidades en las cuales se asientan. Beneficios tales como donaciones a escuelas y hospitales. De este modo, las empresas empiezan a generar vínculos con instituciones tales como universidades públicas y privadas ofreciendo convenios y subsidios. La Realidad es que mediante la Responsabilidad Social Empresaria, las empresas desarrollan una suerte de clientelismo empresarial que practica la cooptación y el asistencialismo, reforzando las asimetrías sociales y económicas. Mediante su política de donaciones refuerzan la dependencia de las poblaciones y aumentan su control sobre las mismas. En concreto, el verdadero objetivo de las mineras es lograr legitimar el nuevo modelo extractivista. Por ello, todas las donaciones vienen acompañadas por una campaña publicitaria a favor del trabajo de las empresas mineras. En definitiva, la Responsabilidad Social Empresaria es un modelo inventado POR y PARA las grandes empresas con el objetivo de defender sus intereses frente a la opinión pública. La Educación y la Salud son obligaciones indelegables del Estado y nunca de las empresas contaminantes.
15

mito 14 “Los que se oponen a la minería a gran escala, nacional o transnacional, no tienen alternativas de desarrollo”

El discurso de las grandes empresas ha construido una imagen de la minería ocupando territorios desérticos y sin alternativas de desarrollo. La estrategia de la Megaminería apunta a destruir la inmensa memoria de prácticas y saberes conservados por los sujetos excluidos de la producción. Lo que las empresas no dicen es que la exclusión de dichos sujetos fue producto de las mismas políticas públicas que generaron las condiciones para la instalación de la Megaminería. Mientras se habla de “participación” y de “licencia social” se excluye deliberadamente de la toma de decisiones a las poblaciones involucradas. En verdad, la Megaminería arrincona y lleva a la desaparición de otras actividades tales como la agricultura familiar y la producción de alimentos de gran poder nutritivo para los pueblos. Compitiendo por el agua con actividades tradicionales que no gozan del apoyo estatal, pone en riesgo a los oasis de cultivo bajo riego y perjudica significativamente los niveles de empleo en tales actividades.

La producción de alimentos es un objetivo social superior a cualquier supuesto beneficio que nos pudiese llegar a traer la Minería a gran escala. La Megaminería afecta la soberanía y seguridad alimentaria de la población local, regional y nacional. Por tanto, es falsa la imagen que se quiere construir de las provincias: la minería no entra a desiertos, sino que convierte en desiertos y desolación territorios con historias y enormes potenciales productivos.

16

mito 14 “América tiene un destino mineral. Sin desarrollo minero, no hay futuro para nuestras soceidades”
Este argumento recorre de modo explícito o implícito el discurso prominero y consiste en afirmar que tradicionalmente América Latina ha exportado minerales. La Megaminería que hoy busca implantarse en la región responde a una nueva división global del trabajo, basado en la apropiación irresponsable de los recursos naturales no renovables y que ha dado lugar a nuevas asimetrías económicas, políticas y ambientales entre los países del centro y de la periferia. Hay que recordar que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner han afianzado la minería como política de Estado. Más aún, en 2010, Cristina F. de Kirchner se reunió en varias oportunidades con Peter Munk, el CEO de la Barrick Gold, y a comienzos de 2011, en su gira por Qatar, ponderó expresamente la minería y llamó a la inversión de más capitales. Por otro lado, en varias provincias argentinas políticos de las más diversas filiaciones aguardan nuevas oportunidades para avanzar con proyectos mineros controvertidos o bien para derogar las legislaciones que prohíben la minería a cielo abierto con algún tipo de sustancia tóxica. Sin embargo, las luchas de las más de 70 Asambleas Ciudadanas en las diferentes provincias argentinas, así como la discusión sobre los fondos mineros de Bajo la Alumbrera a las Universidades Públicas y la ley de protección de los glaciares, han contribuido a abrir la agenda pública y política sobre el tema. La resistencia social a las grandes explotaciones mineras ha crecido y es hoy un dato clave de la realidad política local. Las luchas llevadas a cabo por organizaciones campesinoindígenas y diferentes movimientos socioambientales en toda América Latina, nos recuerdan que el extractivismo no es un destino, es una opción política y civilizatoria que asumen los diferentes gobiernos. Exigimos políticas públicas que articulen la cuestión ambiental y la cuestión social Nuestro horizonte es aquello que los pueblos originarios y tantos movimientos sociales latinoamericanos han sintetizado en el concepto filosófico y político del “Buen Vivir”.

17 #13

www.cxigualdad.com.ar Facebook:colectivoxigualdad Twitter: @cxigualdad Mail de contacto: cxigualdad@gmail.com

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->