P. 1
Diccionario Educativo

Diccionario Educativo

4.53

|Views: 5.985|Likes:
Publicado porJordana Amarantha
http://educpreescolar.blogspot.com
La utilización de este archivo es para fines didácticos y de aprendizaje, nadie está licrando con ellos.
http://educpreescolar.blogspot.com
La utilización de este archivo es para fines didácticos y de aprendizaje, nadie está licrando con ellos.

More info:

Published by: Jordana Amarantha on Dec 01, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/07/2013

pdf

text

original

Tal como lo cita Antoni Tort Bardolet, Ivan Illich (Viena 1926 - ), utilizó la palabra
desescolarización como una alternativa a la injusticia social. Básicamente, esta alternativa
llevaría una serie de controversias para la educación latina y europea. Su posición
ideológica es considerada por muchos historiadores, antropólogos y educadores como una
concepción pedagógica marxista al estilo latinoamericano.

Ivan Illich nació en Viena el 4 de septiembre de 1926. Con él, surge una convicción sobre
el destino de los pueblos, pues la denuncia formaba parte de su vida cotidiana, siendo
sacerdote. En 1960, renuncia a su cargo en la Universidad Católica de Ponce y se instala en
Cuernavaca (México) donde participa junto a otras personas en la fundación del Centro de
Información Intercultural (CIDOC) que posteriormente se denominó Centro Intercultural y
de Documentación.

En 1968, el CIDOC abandona su vínculo con la iglesia y un año más tarde Illich abandona
su rol de sacerdote, y se ubica en un radicalismo humanista – así lo expresa Tort- por
adoptar una disposición vital destinada a desmontar la comodidad intelectual de las ideas
sólidamente establecidas en la sociedad. Actualmente, Illich sigue trabajando en el centro
de Cuernavaca y ha dictado conferencias o cursos relacionados a la desescolarización. De
1978 a 1990, planteó sobre la cultura del silencio, la cual legitima ante algunos aspectos de
la sociedad como el armamentismo nuclear y, con ello, el genocidio.

212

La dignidad del silencio es una reflexión radical sobre el mundo de hoy. Pero tal como
observa Illich la problemática mundial, explicita que la escuela pervierte el ambiente social
y cultural y lo transforma en la expresión básica de la aniquilación de la conciencia.

Avanzini, fundamenta y abre la posibilidad de comprender la propuesta de Illich sobre el
proceso o el acto educativo. Se trata de “la eliminación de los expertos en didáctica y
especialistas de la escuela…”
, en el que la vida escolar es una vida de posibilidades
intelectuales para un diez porciento de la población mundial o una reiteración de la falacia
del principio de igualdad de oportunidades.

Pivateau aclara que “la esterilización del sistema escolar, la erosión de esta institución
educativa, no constituyen una división del futuro vuelto presente a nuestras conciencias
por los sueños de ciertas personas, sino una realidad general que podría captar todo el
mundo de prevalecer el deseo de la verdad; la crisis es tan grave que –añade- la
desintegración de la escuela es ya un proceso irreversible”85

. Para 1980, era evidente esta
noción de vida desescolarizada. En esta época, la escuela adquiría una denominancia
extremadamente izquierdista, pues la educación popular y la problematización de la
enseñanza estaban acelerando la muerte de la escuela o la educación sin paredes.

En este sentido, la propuesta de Illich apunta al cuadro familiar y comunitario; a bibliotecas
de nuevo troquel o a centros que proporcionen los medios de aprendizaje. En realidad hay
que examinar a Piveteau para ampliar la propuesta de Illich, pues afirmaba que la escuela
había fracasado por los programas oficiales de la currícula nacional. Sin embargo, Reimer
parecía tener una ubicación mejor de esta perspectiva, cuando señaló “que a finales de este
siglo (el siglo XX) lo que se denomina escuela sólo será una reliquia del pasado, de forma
que esta institución, triunfante en la época del ferrocarril y posteriormente en la del
automóvil, estará como ellas, en vías de desaparición”
. Me parece –señalaba- que
acabaremos por percatarnos de que la escuela se sitúa al margen de la educación, como
el curandero puede estarlo respecto a la Salud Pública”.

Es de aclarar que el análisis que hace Illich no sólo es filosófico, sino que la antropología y
la fenomenología perfeccionan tal análisis y, en realidad, la cultura no puede ser entendida
como una especie de transformación social a través de la didáctica. Pero lo que generó
mayor contradicción en la pedagogía tradicional o ideologizada fue la crítica hacia la
tecnocracia, la cual, no solamente era una estructura de poder que controla una vasta
influencia de naturaleza material, sino el germen de la explotación, la mentira, el fraude y
la falsa conciencia.

“Creo que es cosa de todos impedir la consolidación de un totalitarismo tecnocrático en el
que termináramos ingeniosamente adaptados a una existencia totalmente enajenada de
todo aquello que siempre ha hecho de la vida del hombre una aventura interesante… Los
privilegiados van a la escuela durante más tiempo y porque los gastos aumentan a medida
que lo hace el nivel de escolarización”86

.

85

Op cit. Avanzini. Pág. 74 y 75.

86

Op. cit. J. Trilla. Pág. 284.

213

En sí, Illich dio un aporte clave en el entendimiento de algunos principios de la escuela
activa, vivificando una escuela con énfasis en el desarrollo y el progreso.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->