Está en la página 1de 6

E l C ó n d o r, l a S e r p i e n t e y e l C o l i b r í , l a O P S / O M S y l a s a l u d p ú b l i c a e n e l E c u a d o r d e l s i g l o X X

SALUD MENTAL, ALCOHOLISMO Y


DROGADICCIÓN EN EL ECUADOR
A FINALES DEL SIGLO XX
Dimitri Barreto Baquero
Saul Pacurucu
Luis Moya Torres
Fernando Domínguez Rodríguez

Las condiciones económicas y sociales en un momento históri-


co dado y en medio geográfico concreto determinan la calidad
de vida de los habitantes y consecuentemente la salud en gene-
ral y la salud mental en particular. Así, los primitivos habitantes
de estos territorios, con un desarrollo económico incipiente y
en un medio ambiente exuberante e incontrolable, debieron
presenciar el origen de la vida y la llegada de la muerte, las ca-
tástrofes y la destrucción provocada por las fuerzas naturales.
Ante aquella realidad miedos y temores habrán dominado su
pensamiento. Con fenómenos como los rayos, truenos, erup-
ciones volcánicas y terremotos, el espanto, con todo su cortejo
psico-fisiológico habrá afectado, sin duda, a ese hombre que
apenas podía imaginar el porque de lo sucedido. En todo caso,
la sucesión de los hechos le habrá llevado a imaginar que esas
realidades no eran sino la expresión de fuerzas poderosas que
no alacanzaba a entender, menos todavía, a explicar. Fue así
como, lentamente, la idea de fuerzas extrañas surgió en su
mente. La salud, la enfermedad, el dolor y la muerte tuvieron
interpretaciones en función de lo dicho y consecuentemente
van apareciendo los mitos, supersticiones, rituales y prácticas
orientadas a controlar dichas fuerzas. Se crean y se cree en in-
finidad de dioses y diosas, entre ellas, Umiña, la diosa de la Sa-
lud. Para potencializar sus rituales e intentar ponerse en con-
tacto con los seres superiores que estimaban controlaban su
existencia, les fue de utilidad el uso de sustancias naturales que

1
modificaban la mente y el comportamiento de LA COLONIA
los escogidos. Cuando aparecen los primeros
utensilios elaborados por los alfareros, se inicia Con la conquista española, junto a la cruz y la es-
el consumo de bebidas alcohólicas producto de pada, llega una nueva imagen de la locura, una
1
la fermentación de la yuca o del maíz. Se inicia mezcla de superstición y fanatismo católico, hace
la ingesta alcohólica con fines ceremoniales. de los enfermos mentales seres perversos, resul-
En la corta etapa del incurrió en lo que ahora tado de la hechicería, la posesión demoníaca y el
es el Ecuador, hubo un importante culto a la sa- maleficio y que, por lo tanto, deben ser aislados,
lud, a la fortaleza física, cualidades que eran cele- exorcizados, torturados o sancionados por los Tri-
bradas pomposamente en el mes de agosto; la bunales de la Santa Inquisición. También a la con-
Colla Rami era la fiesta de la salud que se exten- quista y colonia de los españoles se le debe el
día a lo largo de al menos ocho días hecho de la expansión del consumo de alcohol
Los médicos del incario practicaron con como una forma adicional de dominación y ex-
mucha pericia la trepanación del cráneo, se plotación del indio. Se pasó del consumo cere-
cree que fue una técnica encaminada al exorcis- monial al consumo alienante del alcohol.
mo en ciertas enfermedades que seguramente Muchos autores, en páginas de inolvidable
eran de tipo psiquiátrico. Al parecer usaban atracción, han escrito que el concepto sobre las
sustancias del género datura en calidad de enfermedades mentales existía y aún existe en
anestésicos. Algunas enfermedades del sistema función de una herencia de creación ancestral, a
nervioso central como la epilepsia o aya huay- pesar de una minoría ilustrada que ha luchado pa-
ra, fueron particularmente estimadas, por con- ra que la ignorancia y la superstición no persistan.
siderarse atributo de los hombres escogidos Es de lamentar que todo el esfuerzo cultural
por sus dioses. habido en los dos últimos siglos ha sido insufi-
Los incas fueron conocedores del poder de la ciente para que en la mente de los hombres desa-
coca, planta considerada como sagrada, como parezca la impronta del pasado milenario que tan
una “manifestación de la divinidad” y su uso se profundas raíces ha dejado en los espacios ina-
restringía a la nobleza, a los sacerdotes y a los ya- bordables del psiquismo humano.
ravecs, que eran los oradores de la corte encarga- Durante la etapa colonial quizá los hechos más
dos de transmitir la historia y se les permitía su significativos en la atención a los enfermos menta-
uso para aumentar la memoria. 2 les radica en la apertura en el año de 1785 del
Lo misterioso y sobrenatural que acompaña al “Hospicio de Jesús María y José”, y en 1796 el ac-
ser humano, desde siempre, persiste en las múlti- tual “Hospicio San Lázaro” de Quito, destinado pa-
ples formas de la intuición común; al ser así, las ra albergar a los leprosos, mendigos, prostitutas y
creencias supersticiosas persistieron en todas las enfermos mentales, todos ellos abandonados a su
clases sociales y en todos los tiempos; la enferme- suerte como simples despojos humanos. 3
dad mental fue el campo propicio para interpre- Es difícil hacer una apreciación objetiva sobre
taciones cargadas de ese tipo de creencias. Los el alcoholismo en los siglos XVII y XVIII, debido a
trastornos mentales, la locura, se creía que era la falta de registros sobre esta patología, pero es de
obra de los dioses o demonios que se introducían suponer que los problemas derivados del consu-
en el cuerpo humano con la única finalidad de mo indebido de alcohol en la población de la Real
perturbar su espíritu. Audiencia de Quito, deben haber sido elevados. 4

2
E l C ó n d o r, l a S e r p i e n t e y e l C o l i b r í , l a O P S / O M S y l a s a l u d p ú b l i c a e n e l E c u a d o r d e l s i g l o X X

LA REPÚBLICA nuevas formas de existencia social a las grandes


mayorías desposeídas. Con el advenimiento del
En el siglo XIX aparecen, en nuestro medio, las nuevo orden político se empieza a tener algún
primeras expresiones en torno a los nuevos con- nivel de preocupación por la salud mental, que
ceptos de la Psiquiatría que tienen en Europa un aunque persistiendo con carácter de dominante
auge particular. Caben mencionarse algunos da- los criterios mágico religiosos en torno a la enfer-
tos de interés. En 1868, el Dr. A. Cueva Vallejo en medad mental, aparece entre los médicos, el inte-
su refutación a un médico colombiano, profundi- rés por la Psiquiatría.
zó los conocimientos psiquiátricos de la época e Las nuevas condiciones ideológicas estimulan
hizo una síntesis de la alienación mental, estable- el estudio de los grandes tratadistas europeos,
ciendo grupos en los que consta la manía, la de- vislumbrándose la posibilidad de establecer un
mencia, los raptus impulsivos y todas las excita- nexo entre la vieja Psiquiatría demonológica y la
ciones internas con intervalos de lucidez. nueva concepción positivista; en la práctica se in-
En París, en 1883, el médico ecuatoriano Julián tegran los datos científicos nuevos con el cuadro
Coronel, escribió su tesis doctoral sobre la Hemi- vago y ambiguo de la experiencia secular. 6
plejía Histérica. En la misma ciudad en el año de El impulso del liberalismo a la educación uni-
1888 se presenta por parte de otro ecuatoriano, el versitaria tendrá sus manifestaciones en el campo
doctor Víctor M. Rendón, la tesis “Fiebres del sur- de la Psiquiatría, efectivamente en 1913 comienza
menage” En 1892, el doctor José María Troya pu- la enseñanza de esta disciplina en la Facultad de
blicó “Un caso notable de Histeria sin Ataques”, Medicina de Quito, siendo fundador de la cátedra
inspirado en la corriente francesa de Salpetiére. el Dr. Carlos Arteta García, médico al mismo tiem-
A don José Vélez se debe el que Guayaquil tu- po del Hospicio de Quito. En 1917 el doctor Hono-
viera su manicomio; el 2 de febrero de 1886, don rato Loyola funda la cátedra en la Escuela de Medi-
José María Urbina Jado lo inauguró solemnemente cina de Cuenca. En 1934 por gestión de los docto-
. Como hecho interesante es de destacarse que fue res Carbo Noboa, Ramón Boloña y Felipe Barboto,
en este manicomio en donde se inició el uso de la se oficializa la enseñanza de esta disciplina en la
“camisa de fuerza” para sujetar a los pacientes agi- Universidad de Guayaquil. Desde sus inicios la en-
tados en lugar del “látigo que es bárbaro e ineficaz.” señanza de la Psiquiatría se orientó al estudio de
En Cuenca, en 1886, se funda “La Temperancia”, los grandes síndromes psiquiátricos en estados
merced a la gestión de don Mariano Estrella. En avanzados de evolución; el trabajo práctico, esporá-
principio, fue asilo para ebrios y leprosos; sin em- dico y de carácter demostrativo, se realiza en los
bargo, enfermos mentales también encontraron allí, grandes centros frenocomiales, donde antiguos en-
un lugar, sino para curarse, al menos para estar. 4 fermos yacen en condiciones infrahumanas, que le-
jos de motivar al estudiante, provocan su rechazo. 7
EL SIGLO XX En lo asistencial, hasta bien entrado el nuevo
siglo, persisten las características de épocas ante-
El inicio del siglo XX constituye para el Ecuador riores, nada cambia en el Manicomio de Quito y
la etapa de transformación de su economía. La re- más bien se reproducen las mismas condiciones
volución liberal, las montoneras alfaristas, consti- en el flamante Hospital “Lorenzo Ponce” inaugu-
tuyen la puerta de entrada al escenario histórico rado en 1910. Se aísla al enfermo mental, no pre-
nacional de los plantadores, comerciantes, ban- cisamente para protegerlo sino mas bien para
queros e industriales, que a su vez determinaran proteger a la sociedad de los desvaríos del loco.

3
Con la intención de prevenir el problema de procedimientos terapéuticos. Por otra parte, a la
las toxicomanías en el año de 1916 el Congreso de patología psiquiátrica , constituida anteriormen-
la República expide la “Ley del Opio”, reformada te por los cuadros debidos a privaciones socio-
en 1924, en la que se impone al Ministerio de Edu- biológicas y a trastornos mentales avanzados, se
cación Pública, la obligación de dictar conferen- irá incorporando en proporción cada vez mayor,
cias en todos los establecimientos de educación toda la problemática de la población sujeta a
estatal dando a conocer “el horror del vicio de las conflictos o tensión psico- social.
toxicomanías”. Con el criterio moralista imperan- En 1967 se crea el Ministerio de Salud Pública,
te, se intenta iniciar un programa preventivo ba- para ese entonces, la atención psiquiátrica seguía
sado en el miedo, como método disuasivo. centrada en los viejos Hospitales de corte mani-
Entre la tercera y cuarta década del siglo, va- comial , en donde los pacientes compartían sus
rios profesionales se formarán en la especialidad penurias con mendigos y vagabundos. En forma
de la Psiquiatría, tanto en Europa como en Esta- coincidencial con la creación del Ministerio de Sa-
dos Unidos, los que constituirán luego una plé- lud, dos comunidades religiosas se interesan por
yade muy destacada y laboriosa, que sentó las ba- la atención de los enfermos mentales, fundándo-
ses para el desarrollo actual de esta especializa- se a cargo de dichas comunidades, tres centros
ción en el país. De este valioso grupo, se desta- privados de atención psiquiátrica. En la ciudad
ca con absoluta nitidez, la figura cimera de Julio de Cuenca , un grupo de personas de diferentes
Endara Moreano, síntesis de un momento histó- profesiones liderados por Humberto Ugalde,
rico, autoridad indiscutible, investigador de pro- crean en 1967, el Centro de Rehabilitación de Al-
fundidad, hombre de amplia cultura, cuyo influjo cohólicos, que con el pasar de los años se consti-
rebasa los linderos del Ecuador para proyectarse tuirá en el más importante servicio de atención
por América Latina. especializada del alcoholismo y que paulatina-
La necesidad de transformar los sistemas asis- mente irá ampliando la atención a todo tipo de
tenciales de los viejos manicomios tendrá en Fer- trastornos mentales.
nando Casares de la Torre a su mejor exponente A partir de los años 70 , bajo el influjo del
al constituirse en firme impulsor de la construc- pensamiento de la antipsiquiatría europea, las
ción de un nuevo hospital, en que se apliquen los instituciones psiquiátricas tradicionales son se-
nuevos criterios de la medicina y psiquiatría del riamente cuestionadas, y es que su ineficacia, in-
momento. Los esfuerzos de Casares de la Torre se cluso como asilos, son por demás obvias, la mo-
verán gratificados con la apertura del Hospital dernización debe llegar también a ellas. Las nue-
Psiquiátrico de Conocoto en julio de 1953, Hos- vas tendencias se ponen de manifiesto en el Ins-
pital que años más tarde pasará a llamarse “Julio tituto Psiquiátrico “Sagrado Corazón” de Parcaya-
Endara, en el que la mayoría de psiquiatras de cu, en el Centro de Reposo “San Juan de Dios” y
la ciudad centraron sus esperanzas, creían que el en la Clínica “Guadalupe”, instituciones todas
cambio del sistema asistencial se podía dar con ellas regentadas por religiosos y religiosas.
un nuevo edifico, que reemplace al viejo manico- El Hospital “Julio Endara” de Conocoto, se es-
mio “San Lázaro”. tremece en su interior, no puede continuar como
El período de los años 50 en adelante la psi- una “institución total”, como depositario de cien
quiatría nacional tendrá dos modificaciones im- vidas aisladas del mundo. Se abren sus puertas, se
portantes. Por un lado la producción industrial van al suelo sus fortificados muros, se terminan
de los psicofármacos cambiará radicalmente los sus celdas, se mejoran sus ambientes, el trabajo

4
E l C ó n d o r, l a S e r p i e n t e y e l C o l i b r í , l a O P S / O M S y l a s a l u d p ú b l i c a e n e l E c u a d o r d e l s i g l o X X

técnico, trata de ser coherente con una postura farmacodependencias y alcoholismo, las investi-
ideológica distinta.4 La actividad hospitalaria debe gaciones sobre alcoholismo y salud mental en es-
tener su complemento con una acción comuni- colares, los programas de salud mental ante di-
taria, que procure tanto el seguimiento como la versos desastres naturales y algunos conflictos so-
promoción y prevención de los trastornos menta- ciales. En la mayor parte de estas acciones la Di-
les. Está es la propuesta que impulsada por Fran- rección Nacional de Salud Mental ha contado con
cisco Cornejo Gaete y Eduardo Estrella Aguirre, el apoyo técnico y/o financiero de la OPS/OMS. 1
permite la creación, en 1976, de la Unidad de Psi-
quiatría Social de Luluncoto. Años más tarde HACIA EL NUEVO SIGLO
(1983) en ese mismo Hospital se creará la Uni-
dad de Farmacodependencia y Alcoholismo. Al finalizar el siglo XX, el Ecuador acusa una
Ante la evidente necesidad de contar con cua- serie de problemas de todo tipo. Una crisis eco-
dros técnicos calificados y con sólidas bases cientí- nómica sin precedentes, un impresionante re-
ficas y humanísticas, la Univesidad Central del Ecua- punte de la corrupción, un desempleo de difícil
dor, abre la formación de especialistas en Psiquia- manejo, un crecimiento galopante de la pobreza
tría en 1981, bajo la dirección del Dr. José Luis El- y la miseria, una tendencia migratoria muy alta,
sitdie. Luego seguirán este ejemplo las universida- un desconcierto ante el futuro y una falta de cre-
des Estatal y Católica de Guayaquil y la de Cuenca. dibilidad en la mayoría de instituciones y de au-
En el Ministerio de Salud Pública, desde sus toridades. Estos hechos inciden sobre la salud
inicios se diseñaron acciones de salud mental cu- mental de los ecuatorianos, entendida no como
yo cumplimiento a momentos fue exitoso y en la ausencia de enfermedades mentales sino como
otros muy limitado. En 1980 se crea la Dirección un estado de bienestar en el que el individuo ten-
Nacional de Salud Mental, siendo su primer di- ga la posibilidad de desarrollar todas sus poten-
rector el Dr. Saúl Pacurucu. Una de primeras ac- cialidades psíquica, de trabajar en forma produc-
ciones de esta Dirección fue el elaborar y poner tiva y contribuir al bienestar colectivo. Las cifras
en vigencia “Lineamientos para un Plan Nacional oficiales ponen en evidencia la problemática de la
de Salud Mental” en el que constan una serie de salud mental. Los motivos de consulta por este ti-
programas específicos cuyo cumplimiento se ha po problemas son cada día más frecuentes. La
visto limitado por la inestabilidad política del Mi- depresión, los trastornos de ansiedad, el alcoho-
nisterio y por la carencia crónica de recursos. El lismo y la patología de la violencia se ven todos
grupo de profesionales de la Dirección de Salud los días a nivel de cualquier servicio. Entre las pri-
Mental ha dado demostraciones de su gran com- meras causas de muerte en determinados grupos
promiso con una nueva forma de mirar la salud etarios están los accidentes de tránsito, los suici-
mental de los ecuatorianos, han tenido que em- dios y los homicidios. A estas expresiones de la
peñarse a fondo para pode tener alguna signifi- violencia hay que agregar la violencia doméstica
cancia en el acontecer psiquiátrico nacional. Fru- en contra de niños y mujeres. Para enfrentar es-
to de esos esfuerzos son algunos logros significa- tos y otros problemas, luego de un trabajo parti-
tivos tales como: la creación de Unidades de Sa- cipativo, altamente innovador y creativo, el Minis-
lud Mental en Hospitales Generales de la mayor terio de Salud Pública puso en vigencia en octu-
parte de provincias del país, los programas de ca- bre de 1999, el Plan Nacional de Salud Mental,
pacitación en atención primaria en salud mental, cuyos principios rectores recogen las propuestas,
las acciones en prevención y tratamiento de las aspiraciones y experiencias de quienes desde

5
diversos sectores trabajan en procura de modifi-
car las condiciones adversas que atentan contra la
salud mental de los ecuatorianos. El Plan en
mención señala las acciones posibles frente a
problemas concretos de los niños, adolescentes,
adultos, ancianos, mujeres, grupos étnicos, mi-
grantes, etc. El desarrollo de los servicios con un
nuevo estilo de gestión, la formación de los re-
cursos humanos, la investigación y la legislación
son otras de las líneas de acción del Plan
Impulsar la ejecución de esta propuesta, au-
nar esfuerzos y recursos, deponer posiciones in-
transigentes y alcanzar algunos consensos será
una forma de contribuir a la salud mental de los
ecuatorianos. A pesar de las restricciones del mo-
mento, si es posible lograr algunos cambios, pre-
cisamente en ese esfuerzo debe ponerse de ma-
nifiesto la salud mental de los hombres y mujeres
comprometidos con el futuro nacional.

BIBLIOGRAFÍA Y NOTAS

1 MSP. Investigación Nacional sobre Prevalencia del Alcoho-


lismo en el Ecuador. Quito. Imprenta MSP,1985
2 Naranjo P. La Medicina en el Ecuador hace 5.000 años.
Rev Ecuat Med. 1984; XVI (2); 103 -107
3 Barreto D. Salud Mental en el Ecuador. Rev. Fac. Med.
Quito. 1983; VIII (1-2); 17 -37
4 Landivar M. Aportes para la Historia de la Medicina. Col.
Med, del Azuay. 1981; (4) 1-94
5 Cueva A. La Psiquiatría en el Ecuador. Rev. Med. Cie. Biol.
CCE; 1970; VII (1-2)
6 AFEME. Seminario sobre enseñanza de la Psiquiatría. Qui-
to; 1973
7 M S P. Plan Nacional de Salud Mental. Quito; 2.000