Está en la página 1de 1

43

5. Una vida retrasada al medievo


A pesar de que el Dragan estaba a punto de apoderarse del mundo, los tres forasteros encaminaron un pequeo camino hasta la mayor ciudad del mundo desconocido. Desde lo alto de la colina donde los haban dejado, se poda divisar una ciudad devastada, llena de los escombros de la antigua civilizacin que haba dominado y reestructurndose en un paraje sombro y estremecedor, pero bello a la vez. Era un lugar con frondosos bosques oscuros, la vegetacin por una extraa razn haba vuelto a crecer con una extraa coloracin, y el verde era tan oscuro que era siniestramente negro. A pocos metros se divisaba un puente de piedra que daba la entrada a la ciudad, la cual estaba dividida en dos por un glido y muy caudaloso ro, que sus habitantes lo denominaban el ro sin retorno. Todo ello viene referido a la gran profundidad del ro y su inexistente movimiento en la superficie, por lo que no se sabe de donde proviene su caudal, ni a donde conduce en realidad, ya que nadie ha osado navegar en l desde la rebelin vamprica. Ms all del puente encontramos la entrada oeste que da a unas colinas, y por las que se circula por un camino repleto de rboles secos y muertos, son las llamadas Tierras muertas que yacen yuxtapuestas con el cementerio. Los pasos de los forasteros se asombraban