LA TERCERA BATALLA DEL ALTO DE LOS GODOS O LA LUCHA POR LA LIBERTAD Luis Peñalver Bermúdez Los Espacios Históricos

Regionales Los estudios históricos regionales y locales, de reciente data en nuestro país, están marcando la pauta de un nuevo rumbo metodológico en lo que a los procesos de investigación se refiere, pero no sólo se han hecho avances significativos en áreas vinculadas con la ubicación, limpieza, tratamiento y estudio de fuentes y sus posibilidades, también se viene construyendo/reflexionando una concepción flexible de los espacios históricos, donde región histórica y unidades históricas locales, se asientan como categorías fundamentales. Los antecedentes desde el pensamiento de Paul Vidal de la Blache, refieren lo regional en identificación con aspectos geográficos y de características homogéneas; en el caso de la historia, la definición se presenta con mayores dimensiones, por lo que la amplitud de la discusión está ofreciendo diversas posibilidades. En estos neo-procederes del trabajo de investigación histórica, se discute no sólo desde lo regional como categoría, también hay una disposición dialogante vinculada con lo local, con mucho acercamiento hacia el pensamiento del maestro mexicano Luis González y González, quien habla de la historia matria, de la historia más cercana y en esta perspectiva es que puede describirse un acontecimiento tan importante para la historia venezolana, denominado: La Tercera Batalla del Alto de los Godos, que cada 25 de mayo, se conmemora. Desde este título, como referencia para definir un contexto, será posible presentar unos ligeros y puntuales rasgos históricos relacionados con la Guerra Nacional de Independencia, suceso que para el año 2011, ya alcanza el sentido de Bicentenario. La Lucha por la Libertad La tradición historiográfica venezolana coincide con la idea de establecer la mayúscula significación que hubo en determinados movimientos de grupos étnicosociales diversos, en una especie de lucha por la libertad. Pre independentista ha sido la categoría que identifica un conjunto de acciones, marcadas temporalmente antes del 1810. En el pueblo de Curimagua, por el 1795, en la serranía de Coro, se inicia la insurrección del zambo José Leonardo Chirinos. José Leonardo, fracasado la acción, fue apresado por Juan Manuel de Agüero y trasladado a Coro. Llevado luego a Caracas, la Real Audiencia, institución cancerbera del orden colonial, hízole juicio, siendo sentenciado el 10 de diciembre de 1796. La condena fue: “a muerte de horca que se ejecutará en la plaza principal de esta capital a donde será arrastrado desde la Cárcel Real y verificada su muerte, se le cortará la cabeza y las manos y se pondrá aquella en una jaula de fierro sobre un palo de veinte pies de largo en el camino que sale de esta misma ciudad para Coro y para los valles de Aragua, y las manos serán remitidas a esa misma ciudad de Coro para que una de ellas se clave en un palo de la propia altura, y se fije en la inmediación de la Aduana llamada Caujarao, y la otra con los propios términos en la altura de la sierra donde fue muerto don José Tellería”. (Magallanes, 1990, p. 13)

1

Así las cosas.º de enero de 1798. de autonomía. la ausencia de un apoyo militar efectivo y la eterna delación. De antemano se venían realizando reuniones secretas en diferentes haciendas de la región y se habían enviado emisarios a Carúpano. (González Guinán. fueron sentenciados en los meses de mayo y junio de 1799. estaba preparado para estallar en la madrugada del domingo 1. sin fórmula de juicio. p. de la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII que.Otro movimiento. desde Caracas fue enviado el capitán Luis Mejías. los protorrepublicanos de las provincias venezolanas precipitan la formación. En plan de estar alerta. llega a señalar: “No creo que tengan los ingleses partido alguno de consideración en Tierra Firme. 1954. unos a la muerte en la horca. Durante el siglo XVIII. a deportación”. su proclama. En medio de temores e indecisiones. hicieron que este gran proyecto libertario fuera abortado. La oligarquía inicia ahora un camino de muchos años para 2 . Todos aquellos esclavos que resultaron implicados. tienen que fugarse las naves expedicionarias. pero la excitación independentista no había surtido los efectos esperados y él. fue el que liderizaron Gual. El brigadier Manuel Guevara y Vasconcelos echaba la culpa de este movimiento a los agentes británicos. En el mes de agosto. otros. El procedimiento era el mismo: apresamientos. dependiendo del grupo étnico-social que tocara. y otros. cárcel para otros y muerte a los cabecillas. y juzgado 90 de ellos. ni los adquirirán aunque desembarquen los un mil negros en cualquiera punto de nuestra costa. tuvieron que seguir esperando nuevos y más promisorios tiempos de libertades. Sin embargo. pesaban en unos proyectos más que en otros. Un día después de la invasión. su plan de gobierno. Debelada la conspiración. y su bandera. España y Picornel en 1797. juicios. escaparon de la persecución dirigiéndose a la isla de Curazao. 12). Otro ambicioso proyecto de libertad fue el que mantuvo Francisco de Miranda con sus invasiones a las costas venezolanas. emulada. señala que Manuel Gual y José María España. desatan el desarrollo de una acción política donde está en efervescencia el germen político identificado con las más amplias y comprometedoras aspiraciones republicanas. reponiéndose de la derrota. ya en tierras orientales. 1969. las invasiones de las tropas francesas a la España imperial. quien se trasladó a Carúpano para abrir las investigaciones correspondientes. Las libertades individuales. se convierte en la Junta Suprema de Caracas. luego de un combate con bergantines españoles. 330). “pero algunos otros comprometidos en el plan revolucionario fueron capturados. héroe de la Revolución Francesa. porque tienen sobradas fuerzas de mar y a nosotros nos faltan todas”. fueron pasados por las armas. destierros para unos. La lucha por la libertad tenía varios rumbos. la primera expedición de Miranda arriba a los puertos de Ocumare y Cata. la indefinición de estrategias. gobernador de la cercana isla de Trinidad. especialmente al coronel Thomas Picton. Estos movimientos eran muestra de ello. como pueden hacerlo con la mayor facilidad. se desarrolló el alzamiento de Cariaco en 1798. el 19 de abril de 1810. Este movimiento adelantado por esclavos. con mayor definición política y clara noción de poder y del Estado autónomo. en el país venía gestándose otra conciencia: la anticolonialista. Río Caribe y Cumaná. Cuatro años después de las invasiones de Francisco de Miranda. Miranda se presenta en las costas de Coro. a presidio con cadena o grillete. políticas y económicas. (en Troconis. En marzo de 1806. p. González Guinán. como lo fue también más tarde España.

18). diputados por Cumaná. diputado del Sur. marchas y contramarchas. un movimiento de españoles adversos a la independencia de Venezuela. El grupo de diputados es heterogéneo ideológicamente. fue una “lucha social de amos contra esclavos. Josefina Bernal señala acertadamente. pero fracasaron en su intentona. el 5 de marzo de 1811. (Bernal. se enfrentarían bélicamente. p. Coro y Guayana. dos sistemas. 1 de Trujillo y 1 de Margarita. El proceso político iniciado en 1810. 3 de Barcelona. A escasos meses de aprobar la Constitución (21 de diciembre de 1811). que en la práctica conservaban las provincias con entera libertad. El frágil equilibrio republicano no logra marchar hacia procesos más fuertes de consolidación. llevan —necesariamente— a la declaración definitiva de independencia el 5 de julio de 1811. fueron factores in crescendo en la formación de las mentalidades protorrepublicanas. dos concepciones. mientras que Maracaibo. La toma. En la ciudad de Cumaná. las medidas y decisiones sobre hacienda pública y administración. 4 de Cumaná. ahora. y de 3 . que: “Es efímera la euforia del triunfo de la independencia. hay partidarios de la Independencia y de la Monarquía”. De la decisión electoral surgieron los siguientes representantes: 24 de Caracas. 1993. La represalia de quienes han conservado varios siglos de dominación no se hace esperar. p. agudo en análisis de historia colonial y republicana. “la Junta Suprema convoca a elecciones de los representantes de las provincias con fecha 11 de junio de 1810. diputado por el Norte. los enfrentamientos y sucesos militares abrieron otra fase en el tiempo histórico republicano en formación. se produce la reacción realista. De aquí en adelante. En pleno desarrollo de confusiones. es la nueva preocupación. Estas provincias votarán por la independencia. Estaba hecho: la quiebra del orden colonial se perfilaba como una realidad que ahora tocaría defender. Guayana y Maracaibo. Se pierde la Primera República. los primeros para conquistarlo.zafarse del yugo colonial. Por la Provincia de Cumaná. Brito Figueroa. indefiniciones que pugnan entre la república y la monarquía. La fractura del cordón umbilical tendido por España y el propiciamiento autonómico. se mantienen fieles a la Regencia. Se ponen en evidencia los conflictos de la sociedad venezolana. La dimensión que adquirió la guerra nacional de independencia se identificó con una doble lucha: social y étnica. tomó el Castillo de San Antonio de la Eminencia para atrincherarse y provocar la ganancia de adeptos a la reacción. terratenientes contra población rural enfeudada. los segundos para retenerlo aprovechando el control que mantenían sobre las provincias realistas de Coro. gobierno y organización militar. señala que el enfrentamiento bélico por la autonomía. Los mantuanos son. Mariano de la Cova. 9 de Barinas. con el fin de unificar el gobierno. 1969. 25) Republicanos y monárquicos pugnan por el poder. control y usufructo del poder político—social. el Acta de Declaración de Independencia fue rubricada por Francisco Javier de Mayz y José Gabriel Alcalá. junto a los debates permanentes de los diputados en el Congreso. y Juan Bermúdez. Refiriendo los primigenios momentos del proyecto de país. fueron las acciones inaugurales de la otra realidad que empezaba a forjarse. llamada Sociedad Patriótica. 2 de Mérida. La creación de una organización de fomento agrícola e industrial. p. 122). los que tienen la posibilidad de tener su país. Sus bienes fueron confiscados y los monárquicos sufrieron el destierro como pena por ir contra los sueños republicanos (ver Mena Moreno. (Ibid.

brazos y voluntad. Antoñanzas. incluyó: Paria. se apoderó de Río Caribe. La lucha por la independencia en el Oriente se desarrolló en un gran espacio que. Golfo Triste. Tomo I. 1813. según el caso. La Hoz. Zuazola. desde donde viajaron al islote de Chacachacare en espera de la gran oportunidad para avanzar hasta tierra firme. 4 . Areo. pero en el mismo proceso. pues igual era punto de tránsito entre Maturín y Cumaná o un centro de resguardo de tropas realistas o patriotas. (Yanes y Gómez. los patriotas orientales. quinientos hombres que siguen la retaguardia sin contar de Barcelona dos divisiones”. el monárquico Esusebio Antoñanzas. o un lugar para enfrentamientos. además de Trinidad. Caño Colorado. Margarita. Desde la pérdida de la Primera República. 270. Carúpano y Cariaco. Manuel Valdés. (Mariño. 1993. en tono amenazante. y en Cumanacoa. Mientras Simón Bolívar dirigía la Campaña Admirable que lo llevaría triunfante hasta Caracas. José Francisco Azcúe. Juan Manuel Cajigal entre otros. Yo. Antonio José de Sucre. los hermanos Bermúdez. Urica. Zérveriz. luego Mariño ocupó Barcelona. hacia: Cumaná. Antonio Bosch. Santiago Mariño se dirige hasta Maturín para encontrarse con su ejército y tomar camino hacia Cumaná. 240). 1983. Cumaná. para desplegarse. Valle de Cumanacoa. patriotas como Santiago Mariño. bajo el mando de Santiago Mariño. 269-270) Trazos de la Guerra por la Libertad en el Oriente. con una poderosa ofensiva organizada desde Irapa. José Miguel Guanaguanay. Irapa. el valle de Cumanacoa tuvo un papel estratégico fundamental.lucha étnica definida por las pugnas igualmente violentas de negros. pp. p. pero antes tuvo que luchar y derrotar a los españoles.. por diferentes rumbos. se determinen a invadirme. Caño Colorado. Márgenes del Orinoco. entre otros. Maturín. Carúpano. los patriotas se habían refugiado en la isla de Trinidad. envía mensaje de guerra en respuesta a rendición solicitada por Santiago Mariño y Ramón Machado: “No extraño tanto que Vms. Luego de la invasión por Paria. José Tomás Boves. hecho que sucedió el 13 de enero de 1813 cuando ocuparon el puerto de Güiria. Yaguaraparo. cuando que mereciendo tantos favores de mí. En el desarrollo de la guerra en las provincias orientales. los continuos y múltiples enfrentamientos terminaron con la liberación del dominio realista de las provincias orientales: en agosto. Irapa. Monteverde. Güiria. se enfrentaron a los monárquicos y colonialistas: Juan Gabasso. marché contra esta capital [de Cumaná]”. Corocillos y Cumanacoa. Río Caribe. Juana Ramírez. toda mi tropa y oficiales han jurado esta noche morir primero que sucumbir: tengo balas. Maturín. Por un lado. p. escogiendo los mejores soldados. resolví atacar los demás pueblos de la provincia.). pólvora. José Francisco Bermúdez. mulatos y zambos contra blancos” (Brito Figueroa. Las más de las veces era un gran cuartel general del que Simón Bolívar estuvo pendiente cuando se tejieron las salidas cuestionadoras del poder central. y vencidos los puntos de Magueyes. En palabras del mismo Santiago Mariño: “Reuní considerable número de tropas. Domingo Montes. Barcelona. me soliciten la rendición. habían reiniciado la lucha por la libertad y la autonomía. Cariaco.. Cumaná cayó en poder de los patriotas. Arismendi. Antes de esa última fecha. Manuel Piar. Por su parte. Echeverría.

que aportan visiones importantes. Eleazar López Contreras (1945). Daniel Chacín Sánchez (1956). de nada le valieron los pomposos títulos. acompañados de un noble ejército de hombres y mujeres. Rafael Álvarez Guerrero (1995). en parte. fueron. causales suficiente para atacar una y otra vez y una y otra vez. y ella fue infligida por Carlos Manuel Piar. José Tadeo Monagas. La derrota es la derrota. La derrota terminaba acompañado los ejércitos en retirada. que Don Simón Bolívar la reconoció como la tumba de los tiranos. se desarrolló la lucha patriótica. Tupac Amaru. quienes. Domingo Monteverde. Arturo Hellmund Tello (1957). en el año de 1813 representa un acontecimiento transcendental que tiene y debe ser reconocido una y otra vez. Andrés Rojas y Remigio Fuenmayor. cuando la memoria histórica se reedita con fuerza de patria. José Francisco Azcúe. sino a la puesta en escena del pueblo indígena y de la mujer. Teresa Valdés (2000). En la hoy populosa Parroquia Alto de los Godos. Junto a Juana. limpieza de información. Benito Juárez. por la relevante y determinante participación en una época tan importante para darle cuerpo institucional del país. ofreciendo vidas. ética y patriótica. Luis vitale (1981). Rosa Castellanos en Cuba. Y al envalentonado jefe de los ejércitos monárquicos y Capitán General de Venezuela. Carmen Perdomo Escalona (1994). organización de datos. quedarán temas pendientes. Revisión de fuentes documentales originales. Tanto luchó la gente de este pueblo. forma parte de quienes han fraguada buena parte del conocimiento en las localidades monaguenses. serán movimientos estratégicos necesarios para contar con una historia o con unas historias en las cuales no quede duda y estén totalmente desprovistas de leyendas que pretenden hacernos parecer lo que nunca fuimos. tengan el pulso vital y la fuerza de transformación de la conciencia política. regional o parroquial. en América Latina también destacan Rafaela Herrera en Nicaragua. con diferentes intensidades. La región oriental fue espacio siempre apetecido por los fervientes monárquicos. Historiadores y cronistas locales. Bartolomé Tavera-Acosta. Francisca Carrasco en Costa Rica. los libros dedicados a exponer nuestra historia. Emigdio Canizales Guédez (1993). estaban decididamente dispuestos a dar todo por su 5 . de pueblo. no solo en cuanto al tema general de la Guerra Nacional de Independencia. En esta perspectiva. que se han venido conociendo gracias al esfuerzo de investigadores y cronistas con vocación por las indagatorias y los relatos de corte local. Agustín Agualondo. bienes y familias. Edgar Esteves González (2004). Clement Thibaud (2003). creación del archivo histórico del estado Monagas y de la Academia Monaguense de la Historia y la publicación del Boletín de Historia del Estado Monagas. dan cuenta. Su posición estratégica desde el punto de vista geográfico y las potencialidades económicas en los rubros de ganadería y agricultura. Evangelina Tamoya en Colombia. para la vida histórica de los pueblos orientales. de libertad. corregidas y aumentadas como gusta decir a los entendidos. Obras publicadas por autores tan diversos como: Daniel Francisco O´Leary. Esto es parte de lo que solitariamente han emprendido historiadores y cronistas locales: la gestión de avanzar hacia un discurso histórico distinto y auténtico hasta donde se pueda. Sobre todo en estos tiempos. Armas Chitty (1988). de personajes históricos como Juana Ramírez y José Miguel Guanaguanay. Y en futuras ediciones. Eduardo Pérez (1982). Y entre los líderes indígenas podemos nombrar a: Tupac Katari.José Miguel Guanaguanay o la Lucha por la Libertad Aun cuando se ha avanzado notablemente en la investigación histórica venezolana. la lucha por la libertad.

al retirarse. El Ejército. arrollaron la caballería de los realistas. constituyen posibilidades de primera. orales. con sus combatientes indígenas. es el escenario donde se fraguan las historias. Rafael. Los personajes de la historia monaguense. etc). Monteverde. es parte de ese trabajo pendiente que corresponde a cultores de la historia que les ha tocado vivir en el siglo XXI. retrocedió. Historia de la tierra de Monagas. Juana Ramírez. Armas Chitty. objetales. “hay mucho que contar”. La Avanzadora. con decidido liderazgo entre las mujeres guerreras de Maturín y el cacique Comandante José Miguel Guanaguanay. Bernal. embistió sólo la primera al mando de Bosh y compuesta todas de españoles peninsulares y canarios. reconstruir y analizar el devenir de los pueblos venezolanos.nueva vida. y vencedores y vencidos cayeron sobre la reserva. cultores. Policarpa: Una heroína genio? Centro de historia de la Villa. empero al encontrar resistencia inesperada en la batería construida en la vía principal por el Gobernador Azcúe y. Los estudios históricos de vocación regional. tuvieron papeles destacados en esta hazaña ganada a sangre y fuego. Venezuela. continuar adelante. Ediciones de la Gobernación del Estado Monagas. recoge en su libro la Segunda República de Venezuela (1813-1814). José Antonio. con sus avances teóricos. también sin éxito. En: Enciclopedia Temática de Venezuela. Piar. el día 25 de mayo de 1813. de antes de ayer y hoy. y con esa convicción. Fuentes Álvarez Guerrero. que en manos de estudiantes. la desbandaron y en el campo realista se produjo el desorden más espantoso. se desarrollan en medio de una dialéctica nacional. 6 . (1995). Ordenó. metodológicos y procedimentales. local y microhistoria. Julián Fuentes-Figueroa Rodríguez. en marcha redoblada. Tomo III. dividido en cuatro columnas. desde cualquiera tentación histórica-espacial. historiadores. restablecida la formación. (1993). Desde los primeros momentos donde es posible el uso de fuentes geológicas y antropológicas. 56) Conclusiones La historia regional. serio y responsable en la construcción del discurso. la siguiente descripción: “Al acercarse (Monteverde) a la plaza. de ayer. alejado de afirmaciones y opiniones sin fundamento alguno. fotográficas. particularmente orientales y monaguenses. dispuso cargas nuevas de caballería y dadas con ímpetu por José Tadeo Monagas y Fuenmayor. compuesta de criollos bisoños a cargo de Zuazola. el ejército realista sufrió una de sus más escandalosas pérdidas de guerra en nuestras tierras orientales. apenas recibió la contestación negativa. Josefina. en este momento. (1988). La búsqueda de fuentes (escritas. Caracas: Grupo Editorial Venelibros. Hay en el oriente toda una historia por investigar y escribir. podrán convertirse en cauces para construir. hasta las historias recientes. Monteverde no encontró como contener el desastre y casi solo huyó a la ciudad de Barcelona” (Fuentes-Figueroa Rodríguez. 2003. docentes y demás interesados. se detuvo sólo momentos breves para enviar una intimación a los patriotas o republicanos. una carga de caballería le causó pérdidas sensibles. Independencia. volvió atacar con otra columna de infantería española. continental y mundial. cronistas. aun esperan porque se construya sus historias. Esa historia espera por cultores con sentido crítico. como si quisiera sorprenderla. p. local o microhistórica.

Teresa. Historia de Venezuela. (2004). Federico. (1969). J. El indio en la Independencia. Tomo II. Historia económica y social de Venezuela. Eduarado. Vitale.Brito Figueroa. Sobre la fundación de Maturín. J. Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República. José Mercedes. Yanes. (1982). La Segunda República de Venezuela (1812-1813). De lo social a lo político: la acción de la mujer latinoamericana. Perdomo Escalona. Hellmund Tello. Florencio. Bogotá: Consejería presidencial para la política social. Las mujeres en la historia de Colombia. 7 . Bartolomé. (1981). documentos de la libertad. Caracas: Academia Nacional de la Historia. A. Mariño. (1995). República de Colombia. La guerra irregular en la independencia de la Nueva Granada y Venezuela 1810-1830. Eleazar. conductor de tropas. Historia política de Venezuela. Caracas: Universidad Central de Venezuela. Documentos para el estudio de los esclavos negros en Venezuela. (1956). Caracas: Universidad Central de Venezuela. Cumaná: Biblioteca de Autores y Temas Sucrenses. Fuentes-Figueroa Rodríguez. Caracas: El Nacional. Barcelona: Ediciones GA-MA. (2003). (1945). (1952). Batallas de Venezuela 1810-1824. Heroínas y mártires venezolanas. Caracas: Ediciones de la UCV. Daniel. Tomo I. (1969). (1813). S. Cañizales Guédez. Bogotá: Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Tomo 7. Luis. Mena Moreno. Historia y sociología de la mujer latinoamericana. República en armas. Bogota: Estado mayor General de las Fuerzas Militares. Francisco Javier y Gómez. La campaña de oriente. Memorias.V. (1995). Instituto Francés de Estudios Andinos. (1993). Lom Ediciones. Magdala. Edgar. Bolívar. Clémet. Tavera-Acosta. Carcas: Ediciones de la Presidencia de la República. Fontamara Velásquez Toro. Anales de Guayana Thibaud. Troconis. Estévez González. Arturo. Magallanes. Caracas: Ediciones LibreríaDestino. (1962). (1993). Valdés. M. En: Presidencia de la república (1983). Historia de la Provincia de Cumaná. O´Leary. (1957). Emigdio. E. ___________ (2003). Cumbres de gloria. (1983). López Contreras. Caracas: Imprenta Nacional. (1954). Carmen. Caracas: Universidad Central de Venezuela. Pérez. Bolívar. Diario Histórico. (1994). Chacín Sánchez. (1990).