P. 1
DETECCIÓN TEMPRANA DE PÉRDIDAS AUDITIVA Y PATOLOGÍAS COMUNICATIVAS EN POBLACIÓN ESCOLAR

DETECCIÓN TEMPRANA DE PÉRDIDAS AUDITIVA Y PATOLOGÍAS COMUNICATIVAS EN POBLACIÓN ESCOLAR

|Views: 359|Likes:

More info:

Published by: Juan José Vergara Serpa on Mar 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/21/2014

pdf

text

original

Tamizaje fonoaudiológico, Colombia, 2008.

DETECCIÓN TEMPRANA DE PÉRDIDAS AUDITIVA Y PATOLOGÍAS COMUNICATIVAS EN POBLACIÓN ESCOLAR
Juan José Vergara Serpa Fonoaudiólogo U. Sucre.

Se considera que la hipoacusia o pérdida de audición es la disminución de la sensibilidad auditiva en una o varias frecuencias o en uno o en ambos oídos que dificultan la recepción del sonido del medio ambiente o del lenguaje hablado. Mientras que los desórdenes comunicativos consisten en desórdenes del habla y desórdenes del lenguaje. Para los escolares con desórdenes del habla, es difícil transportar los mensajes verbalmente. Estos estudiantes pueden, por ejemplo, tartamudear, pronunciar mal los sonidos y combinaciones de sonidos, o hablar en voz demasiado alta o baja. Los desórdenes del habla están causados a veces por parálisis cerebral, labio o paladar de hendidura, problemas miofuncionales o de la función orofaringea. Los niños con desórdenes de lenguaje tienen dificultad produciendo, recibiendo, comprendiendo información y conceptos. Pueden utilizar la gramática incorrecta, omitir ciertos sonidos, mezclar el orden de las palabras, etc. Los desórdenes de lenguaje son a veces el resultado de los desafíos planteados por otros desórdenes o se encuentran en comorbilidad, como retraso mental, autismo, déficit sensorial auditivo o visual, déficits gnosicos y/o praxicos. Individuos pueden tener ambos desórdenes del habla y de lenguaje – aprendizaje1. Las últimas investigaciones han puesto de manifiesto que los desordenes comunicativos moderados a seversos y la hipoacusias severas a profundas en los infantes es detectada por los padres no antes del año y medio o dos años de edad a nivel de países desarrollados, por el contrario, las perdidas auditivas y los desordenes del desarrollo del lenguaje, habla y aprendizaje de grado leve, son muy difíciles de detectar por los familiares, docentes e incluso por los pediatras debido a que los niños con hipoacusia leves aprenden a realizar una lectura labiofacial espontánea y esto les permite entender algunas palabras, mientras que las otras las completa según el sentido de la frase; encuanto a los retrasos del habla, lenguaje y del aprendizaje de grado leve, son dificiles de dectectar puesto que son combios muy sutiles, diversos y multifactoriales que influyen en la conformación evolutiva de los esteriotipos del lenguaje, praxicos, gnosicos, base afectivo-emocional y dispositivos básicos del aprendizaje, estos desordenes leves registran pocas alteraciones de la actividad nerviosa superior, del funcionamiento de los analizadores centrales del lenguaje y de otras funciones cerebrales superiores.
1

Instituto Nacional de Sordera y Otros Desordenes Comunicativos. Que son los desordenes de la comunicación?. Disponible en http://exceptionallearners.tripod.com/id5.html.

Tamizaje fonoaudiológico, Colombia, 2008.

Alguno de estos infantes con patologia leve del lenguaje, habla y audición tienen conductas relativamente normales, siendo tildados de distraídos, hiperactivos o con otros problemas; además los padres por lo general se niegan a asimismo que sus hijos pueden tener algún tipo de problemas, y es tan escasa la información sobre el tema, que algunos profesionales pueden confundir esta sintomatología con problemas emocionales, de distracción, poca inteligencia, entre otras; demorando por años la derivación al tratamiento fonoaudiológico, otorrinolaringológico, ortodóncico (en algunos casos) y psicológico, adecuado y oportuno. Los niños con perdidas auditivas y desordenes comunicativos leves no tratadas por lo general son niños que presenten muchas faltas de ortografía, son distraídos, no entienden ordenes, necesita que le repitan, le preguntan una cosa y responde otra o no responden, tienen latencias o anomias para la respuesta, hacen ecolalias, no entienden conceptos fundamentales, ponen la televisión muy fuerte, se fatigan fácilmente al realizar tareas o al conversar, parece que a veces escuchan y otras no, gritan mucho, tienen dislalias o fallas articulatorias, escaso vocabulario, confunden letras y números que tienen similar sonoridad, tienen problemas en la lectoescritura, las nociones y el cálculo matemático, confunden la ubicación de la fuente sonora, la estructura de la oración es muy deficitaria, no siempre responden a su nombre y tienen problemas para el control del volumen de la voz, etc. Casi nunca se encuentran niños con todas estas sintomatologías, cada cuadro patológico refleja una sintomatología propia, pero es posible hallar diversidad signos y síntomas en un solo individuo. En los déficit de audición que influyen en la comunicación hay que diferenciarlos de los desordenes netamente en el desarrollo del lenguaje, aprendizaje o de los procesos motores del habla y de la función orofaringea, que están o no en comorbilidad con déficit sensoriales audiológicos, por lo que el fonoaudiólogo debe realizar una exploración completa de todos los procesos comunicativos y hacer un diagnostico integral, desde los déficit encontrados, las discapacidades y las limitaciones generadas. Por lo que se debe realizar exámenes fonoaudiológicos completos (que abarquen todas las áreas comunicativas) para detectar, valorar y diagnosticar tempranamente todos los desordenes del desarrollo sensorial, cognitivo y comunicativo, con el objeto de tomar las mediabas necesarias y evitar o minimizar las consecuencias generadas por dichos trastornos. Ademas es importante realizar el tamizaje auditivo-comunicativo a edades tempranas, como lo han postulado diferentes asociaciones internacionales, entre las cuales tenemos; El Comité Conjunto de Audición Infantil, El Instituto Nacional de Audición y la Asociación Americana de Habla-Lenguaje y Audición, las cuales informaron que el diagnóstico de hipoacusias, al igual que de otros desordenes comunicativos se lleva a cabo después del año de vida y señalan la necesidad de identificar los signos de hipoacusia, trastornos del lenguaje y del habla a temprana edad por medio de

Tamizaje fonoaudiológico, Colombia, 2008. actividades de detección temprana, basadas en la comunidad y con la finalidad de incluir al individuo con deficiencias sensoriales y cognitivas en programas de rehabilitación temprana. El Instituto Norteamericano de salud, en 1982 teniendo un propósito muy justificado, publicó una lista de factores de riesgo para hipoacusias, y que a la vez son predeterminantes o desencadenante de posibles desordenes comunicativos del lenguaje y del habla. Entre los cuales tenemos los más relevantes: (a) bajo peso al nacer, (b) hipoxia neonatal, (c) hiperbilirrubinemia, (d) uso de ototoxicos, (e) malformaciones craneofaciales, (f) antecedentes familiares de hipoacusia congénita, (g) enfermedades infecciosas durante el embarazo, entre otras; además se debe tener en cuenta las preocupaciones de los padres sobre el desarrollo sensorial, cognitivo y fisico de los niños. Sin embargo, al evaluar niños con Factores de riesgo solo se logra identificar un 50% de los hipoacusicos, es por esto que actualmente se recomienda estudiar la audición de todos los niños y aplicar pruebas de tamizaje fonoaudiológico a la menor sospecha de retraso en el desarrollo comunicativo. Algunos investigadores como Yoshinaga (1980) y sus colaboradores han hablado del tema y por medio de estudios demostraron que si el diagnóstico se da tempranamente y posteriormente se hace la aplicación de un tratamiento bien enfocado a la superación de los déficit cognitivos-comunicativos, el desarrollo de las estructuras del lenguaje y el desarrollo emocional será mejor en comparación con el infante no tratado. En Colombia La edad de detección de hipoacusias y otros desordenes de comunicación está entre los 3 y los 4 años de edad, edad tardía para comenzar la intervención en rehabilitación, si se quiere con seguir el máximo existo en el tratamiento fonoaudiológico (programa de tamizaje auditivo para Colombia revista de otorrinolaringología). Los tamizajes auditivos y comunicativos en Colombia fueron implementados hace aproximadamente 20 años por el Ministerio de la Protección Social, mediante la utilización de instrumentos sonoros, reactometría y audiometría con voz. Actualmente existe la Ley 982 de 2005 del Congreso de la Republica la cual en su capitulo IX, reglamenta las pautas para la creación del programa de detección temprana y atención a la hipoacusia. Estos programas están siendo realizados con equipos de otoemisiones acústicas, potenciales evocados auditivos de tallo cerebral y audiometría de vía aérea, para el caso de tamizaje auditivo. Para los tamizaje comunicativos en general se le adiciona; equipos de análisis acústico de la voz, pruebas estandarizadas de lenguaje, aprendizaje, habla, función orofaringea, exámenes físicos de órganos fono-articuladores, comportamiento musculo-esquelético, comportamiento respiratorio, etc. Estos procedimientos siguen las pautas científicas de separar los niños que pasan de los que fallan, los que pasan el tamizaje pero presentan factores de riesgo deben recibir monitoreos periódicos; los que fallan deben ser valorados audiológica y fonoaudiológicamente para confirmar el diagnostico, adicionalmente, el fonoaudiólogo

Tamizaje fonoaudiológico, Colombia, 2008. debe informar a la familia del infante, sobre el proceso de tamizaje y los cuidados de la salud y comportamientos comunicativos.

Un experiencia para compartir son los procedinientos hechos en el municipios de Corozal - Sucre y la ciudad de Sincelejo - Sucre, en el 2008, donde se ha venido realizando programas de detección temprana de patologías auditivas y comunicativas en población escolar de diferentes instituciones educativas entre las cuales tenemos: El Jardín Infantil Ospina Pérez, el Jardín Infantil Estrellita y Institución Educativa Tercer Milenio de Corozal, Centro educativo San Rafael y El Mundo de los Niños de Sincelejo. En estas instituciones se realizó la exploración de la audición (otoscopia y audiometría de vía aérea - AVA), habla, lenguaje y aprendizaje con pruebas estandarizadas rápidas, en los cuales se valoró una población total de 830 estudiantes entre las edades de 2 a 12 años, con una escolaridad que va desde preescolar hasta 5° de educación básica primaria; encontrándose que el 38% de la población posee algún tipo de dificultad comunicativa confirmada (pasando por todo el proceso de confirmación diagnostica), remitiendo a estos a su respectivo tratamiento fonoaudiológico, como también a la interconsulta psicológica, otorrinolaringológica, neurológica, y ortodóncica u odontopediátrica, para los casos que se hizo necesario el abordaje interdisciplinario.

La realización de los exámenes de detección de patologías comunicativas en la población escolar, permitió identificar en los estudiantes factores de riesgo para pérdidas auditivas y la confirmación de hipoacusias, además de desordenes

Tamizaje fonoaudiológico, Colombia, 2008. comunicativos y la creación de un plan de monitoreo para las situaciones encontradas (ver informe de un colegio en Detección temprana de hipoacusias en población escolar del Jardín Infantil Ospina Pérez, Corozal–Sucre, 2008. Disponible en
http://es.scribd.com/doc/74191016/DETECCION-TEMPRANA-DE-HIPOACUSIA-EN-POBLACIONESCOLAR-DEL-JARDIN-INFANTIL-OSPINA-PEREZ-COROZAL-%E2%80%93-SUCRE-2008).

Para terminar se puede concluir que el tamizaje auditivo y comunicativo debe constituirse en un acto permanente y sistematizado que permita determinar la desordenes de la comunicación en todas sus áreas. El no realizar los tamizajes permite que el sistema de salud no conozca la patología y tampoco su impacto en el desarrollo del país. Si bien es cierto que el costo inicial pudiese parecer alto, los beneficios a largo plazo hacen que este proyecto sea desde todo punto de vista un buen negocio, por lo que el gobierno nacional, los entes territoriales en conjunto con el sistema de salud, debe sacarlo adelante. El costo total de rehabilitación de un niño hipoacúsico no detectado supera ampliamente cualquier inversión que se haga para encontrar la pérdida auditiva 2.

BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA

1. Instituto Nacional de Sordera y Otros Desordenes Comunicativos. Que son los desordenes de la comunicación?. Disponible en http://exceptionallearners.tripod.com/id5.html. 2. Vergara J.J, Detección temprana de hipoacusias en población escolar del Jardín Infantil Ospina Pérez, Corozal–Sucre, 2008. Disponible en http://es.scribd.com/doc/74191016/ DETECCION TEMPRANA DE
2

Revista de otorrinolaringología. Tamizaje auditivo para Colombia. On –line en http://www.encolombia.com/medicina/otorrino/otorrino30202supl-detec3.htm

Tamizaje fonoaudiológico, Colombia, 2008. HIPOACUSIA EN POBLACION ESCOLAR DEL JARDIN-INFANTIL OSPINA PEREZ COROZAL -%E2%80%93-SUCRE-2008). 3. Alpiner J., Mc Carthy P. Rehabilitative audiology: Children and adults. (2nd Ed.). Baltimore: Williams & Willkins. 1987. 4. Bess F. Children with hearing impairment. Tennessee: Vanderbilt Center Press. 1998. 5. Castro L., Espinel L. Implementación del protocolo TANAR. Tamizaje auditivo para neonatos de alto riesgo mediante potenciales evocados auditivos multifrecuencia de estado estable PEAeeMf. Universidad Nacional de Colombia, Trabajo de GradoPara Optar el Título de Fonoaudiólogo. 2001. 6. Cecil. Textbook of medicine. Philadelphia: W. B. Saunders Company. 1979. 7. Cuervo C. La profesión de fonoaudiología. Colombia en perspectiva internacional. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. 1999. 8. Culpepper, B. ...Go – Starting a screening program.The hearing journal. Vol.53 No 11. Lippincot, Willians y Wilkins, U.S.A. 2000. 9. Dempesy D. Selection criteria for newborn hearing screening equipment. The hearing review. Currant Communication. Los Angeles. 1998; Vol.5 No 2. 10. Downs M. Screening in newborns. Disponible en www.searchwave.com 1999. 11. Downs M., Northern J. La audición en los niños. Barcelona: Salvat. 1981. 12. Dancer J. Haver J. Newborn hearing screening in large birthing hospitals. The hearing review. Curran communication, Los Angeles. 2000; Vol. 7 No 10. 13. Figueroa Z. Panorama de la detección e intervención temprana de problemas auditivos en Colombia. Seminario audiología. Bogotá. 2001. 14. Glattke T., Robinette, M. Otoacoustic emissions. Clinical applications. New York: Thieme. 1997. 15. González R., Martínez N. Propuesta de una unidad de evaluación/diagnóstico audiológico para niños de 0 a 12 meses. Universidad Nacional de Colombia,Trabajo de grado para optar el título de fonoaudiólogos. 1998. 16. Instituto Nacional para Sordos, INSOR. Informe general de actividades. 1998. 17. Isaacson G. Candidates thesis: universal newborn hearing screening in an innercity, managed care environment. The Laryngoscope. 2000;110, 6. 18. Joint Committee on Infant Hearing. Principles and guidelines for early hearing detection and intervention programs. Disponible en www. asha.com. 2000. 19. Katz J. Handbook of clinical audiology. Baltimore: Williams & Willkins. 1994. 20. Kaufman O. Investigación universal de la audición del recién nacido. Disponible en okaufman@prodigy.net 2001. 21. Lowe A. Detección, diagnóstico y tratamiento temprano en niños con problemas de audición. Buenos Aires: Médica Panamericana. 1982. 22. Masson J., Herrmann K. Universal infant hearing screening by automated auditory brainstem response measurement. Pediatrics. 1998;101 (2). 23. Maxxon A. Referral rates and cost efficience in a universal newborn hearing screening program using transient evoked otoacoustic emissions. Journal American academy of audiology. 1995; Vol 6 pag.271.

Tamizaje fonoaudiológico, Colombia, 2008. 24. Mehl A., Thompson V. Newborn hearing screening: the great omission. Pediatrics, 1998; 133 (3). 25. Moeller M. Early intervention and lenguage development in children who are deaf and hard of hearing. Pediatrics. 2000; 106 (3). 26. National Institutes of Healt Consensus Development Conference Statement. Early identification of hearing impairment in infants & young children. 1993. 27. Prieve B. What newborn screening doesn´t tell us. The hearing journal. Lippincot,Willians y Wilkins. 2000; Vol 53 No11. 28. Programa de detección temprana de pérdida auditiva en niños de 0-6 meses de edad. Tesis de grado programa especialización audiología Universidad Iberoamericana. Julio 2001. 29. República de Colombia, Ministerio de Salud. Decreto 1895 de 1994. 30. República de Colombia, Ministerio de Salud. Decreto 2357 de 1995. 31. República de Colombia, Constitución Política Nacional. 1991. 32. República de Colombia, Ministerio de Salud. Resolución 3997. Octubre 30 de 1996. 33. República de Colombia, Ministerio de Salud. Resolución No. 5261 de 1994. 34. República de Colombia. Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud. Acuerdo No. 29 de 1996, Boletín No. 2 Vol. 003 del 29 de marzo de 1996. 35. República de Colombia. Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud, Acuerdo No. 33, Boletín No. 1 Vol. 003 del 04 de Enero de 1996. 36. República de Colombia. Ministerio de Salud. Resolución No. 4288. 37. Roush. What happens afetr creening? The hearing journal. Lippincott, Willians y Wilkins. U.S.A. 2000. Vol. 53 No 11.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->