Está en la página 1de 3

Origen de la temática [editar]

La concepción de "la vida es como un sueño" es muy antigua: tenemos referencias en el


pensamiento hindú, en la mística persa, en la moral budista, así como en la tradición
judeo-cristiana y en la filosofía griega. Según Platón, el hombre vive en un mundo de
sueños, de tinieblas, cautivo en una cueva de la que sólo podrá liberarse tendiendo hacia
el Bien. Únicamente entonces el hombre desistirá de la materia y llegará a la luz. El
influjo de esta concepción platónica en la obra es evidente. Segismundo vive en un
principio dentro de una cárcel, de una caverna, donde permanece en la más completa
oscuridad por el desconocimiento de sí mismo; sólo cuando es capaz de saber quién es,
consigue el triunfo, la luz.

Historia [editar]
La vida es sueño se estrenó en 1635. Al año siguiente fue publicada en la Primera parte
de las comedias de don Pedro Calderón de la Barca.

Estructura [editar]
Coincide en esta obra la división en cuanto a estructura externa e interna, puesto que el
pasaje de actos se da al mismo tiempo que el pasaje de la acción. Consta de tres actos o
jornadas. La primera jornada, que tiene 8 escenas, se desempeña como contextualizador
(es decir que en ella se presentan a los personajes y la ubicación espacio-temporal de la
historia). En la segunda jornada, que tiene 19 escenas, aparece el conflicto, nudo o
problema. Y en la tercera jornada, de 14 escenas, tiene lugar el desenlace o resolución.

Género [editar]
La obra tiene un tono dramático, pero no llega a ser tragedia. Pertenece al género teatral
del barroco, concretamente, al teatro popular. A la muerte de Lope de Vega, Calderón
continuó con la evolución del teatro que había dejado planteado. Así, en La Vida es
Sueño, pueden verse algunas de las características de esta nueva forma de comedia
instituida por Lope de Vega.

Personajes [editar]
• Segismundo: personaje principal, a cuyo alrededor se desarrolla toda la obra. Se
lo describe como alma reprimida, muy reflexivo, alterado por su larga reclusión.
A lo largo de la obra, va evolucionando: al principio busca la venganza,
comportándose en forma cruel y despiadada, pero luego aparecen en él ciertos
rasgos de humanidad (al perdonarle la vida a Clotaldo demuestra que ha
cambiado y logra vencer a su destino).

• Rosaura: personaje principal femenino, que une fuerzas con Segismundo para
impedir que Astolfo se convierta en rey y así evitar que se case con Estrella.
Cuando llega de Moscovia a la corte, oculta su identidad, haciéndose pasar por
una criada. Durante la obra descubre que es hija del ayo de Segismundo,
Clotaldo. Finalmente, declarada noble, puede casarse con Astolfo.
• Basilio: rey de Polonia, padre de Segismundo. Es un hombre preocupado por lo
que pueda sucederle a su Pueblo. Es débil e indeciso. Teme a Segismundo desde
que ha escuchado al oráculo le dice el hado. Al final admite sus errores.

• Clotaldo: ayo de Segismundo. Es el único, aparte del rey, que puede verle. Le ha
enseñado a Segismundo todo lo que sabe. Se muestra como un personaje
anciano, que ha vivido anteriormente aventuras amorosas (es el padre secreto de
Rosaura).

• Astolfo: duque de Moscovia, con el que Basilio hace un trato para mantener el
trono de Polonia. Está dispuesto a casarse con Estrella a pesar de amar a
Rosaura. Al fin consigue su amor deseado.

• Estrella: bella y noble infanta de la corte de Basilio dispuesta a casarse con


Astolfo por mantener el trono. Al fin acaba casándose con Segismundo.

• Clarín: compañero de Rosaura. Es muy ingenioso, responde al arquetipo de


cómico.

Argumento [editar]
Jornada primera [editar]

Rosaura, disfrazada de hombre y acompañada de Clarín, su escudero, se dirige a la corte


de Polonia para vengarse de su prometido Astolfo que la abandonó, portando una
espada que fue del padre que no conoció. Llegando a Polonia, al anochecer, sufre un
accidente, vislumbra una luz y llega a la torre en la que está encerrado desde su
nacimiento Segismundo, con el cual entabla una larga conversación. En este punto se da
el famoso soliloquio de Segismundo, que se extiende por siete décimas y cuyo tema es
la libertad. Se va preguntando por qué no tiene libertad si la tienen las aves, los brutos
(otros animales), los peces e incluso los arroyos.

Clotaldo descubre a Rosaura y a Clarín, y los detiene para llevarlos ante el rey, pues
nadie debía saber de la existencia de Segismundo. Al reconocer la espada de Rosaura,
Clotaldo se da cuenta de que ella es su hija, y se debate entre cumplir su deber y salvar a
su descendiente. Sin embargo, no le dice nada a Rosaura acerca del parentesco entre
ambos.

También se revela la razón por la que Segismundo está encerrado en una torre desde que
nació: un oráculo predijo que sería un rey cruel, por lo que su padre, Basilio, decidió
encerrarlo. Y ahora harían una prueba para ver si es un tirano, y si así fuera lo
encarcelarían de nuevo y gobernarían los dos sobrinos de Basilio, Estrella y Astolfo.
Tras la confesión a todo el pueblo, dejan libres a Rosaura y Clarín. Pero Clotaldo quiere
saber quién es el enemigo de Rosaura, y preguntando averigua que es el sobrino del rey.
Además Rosaura le indica su verdadera identidad.

Jornada segunda [editar]


Basilio ha ideado un engaño para ver si Segismundo es realmente cruel: lo llevan
drogado a palacio y le permiten ver cuál sería su destino, pero guardándose la
posibilidad de hacerle creer que todo fue un sueño, en caso de que se demuestre
malvado.

Rosaura entra de dama de Estrella con el falso nombre de Astrea.

Segismundo se comporta como un príncipe déspota tirando un criado por la ventana al


poco de despertar, intenta forzar a Rosaura, hiere a Clotaldo que sale en ayuda de su
hija, y se enzarza en una pelea a espada con Astolfo. En vista del comportamiento, el
rey Basilio decide volver a drogarlo y llevarlo de vuelta a la torre.

Astolfo corteja a Estrella, pues con su unión compartirían la sucesión en lugar de


competir por ella, una vez que Segismundo ha quedado fuera de juego. Astolfo descubre
que Astrea es en realidad Rosaura y rompen definitivamente.

La jornada termina con el monólogo de Segismundo encerrado nuevamente en la torre.


Los últimos versos de este monólogo son los que dan nombre a la obra:

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,


una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.