Albe r to & C r is t ina

c que el us ación h ap an a o de uto arecen su im en agen rizado esta prev en e ia ste proy mente ecto .

Las “Cua historia s q d u ficti ernos d cias, e ps e apar ecen pers icoed al onaj en es, igual ucación” los p recu son que erdo ero est del án b s p sus asa la e rograma que los squiz part das en de p Reha ofre icipa sicoe n n b “Virg ilitación ia de l ducació tes n de a U en de tiene Salu nidad d n so Macaren e d m bre la s a” en q las d tras ue han istin de Se tal villa, to tas pasa fas do pens rno. amie Much a lo la es por ntos pers rg o o y co os del d la re najes d el c mentari e alida os d los ómic d e e inclu so s se ajust los on t extu an a L as ales. publi personas

Este proyecto surge a partir de la idea de uno de los participantes en los grupos de psicoeducación de la esquizofrenia de la Unidad e Rehabilitación de Salud Mental (URSM) “Virgen Macarena de Sevilla”, según el cual sería muy interesante reflejar en algún sitio las experiencias que él y muchos de sus compañeros de los grupos han tenido en el largo y en muchas ocasiones tortuoso camino, que va desde la aparición de la enfermedad, hasta su aceptación y tratamiento. Contar en primera persona, desde lo vivido, las distintas fases por las que pasa una persona que padece un trastorno mental grave, en este caso esquizofrenia, podría ayudar a otras personas en la misma situación. Buscando distintas alternativas decidimos que el mejor formato para hacer realidad esta idea sería contar, a través de un cómic, la historia de dos personas ficticias, Alberto y Cristina. Los participantes de los grupos de psicoeducación se han encargado de contar sus experiencias y entre todos han desarrollado este primer guión. Para poner cara a los distintos personajes contamos con la colaboración de muchos pacientes y profesionales de la Unidad que nos han cedido su imagen y se han dejado fotografiar. Desde el programa de informática de Terapia Ocupacional se han transformado, editado y maquetado las fotos y entre todos los implicados hemos desarrollado los diálogos. Basándonos en la estructura organizativa de la mayoría de los programas de psicoeducación los distintos capítulos, que van a formar este cómic, van a seguir un orden preestablecido. El primer capítulo trata sobre la aparición del trastorno y la búsqueda de ayuda.
Tanto la historia, como los personajes no son reales y las personas que aparecen en las distintas viñetas han dado su autorización para hacerlo. Esperamos que os guste.

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena”

1

unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Hola, mi nombre es Alberto y desde hace varios años padezco un trastorno mental grave. Actualmente estoy bastante recuperado. He encontrado un trabajo y por suerte sigo con mi novia de toda la vida. Pero llegar a esto no me ha resultado sencillo, he tenido que luchar mucho para ganarle el pulso a mi enfermedad. A lo largo de este primer capítulo de “Cuadernos de Psicoeducación” os voy a contar como esta apareció en mi vida, y en los siguientes capítulos, espero que los haya, os contaré como gracias a un tratamiento adecuado he podido llegar a donde estoy.

Yo también os saludo. Soy Cristina y al igual que mi amigo Alberto también estoy en tratamiento por un trastorno mental grave. Por suerte he podido retomar mis estudios, los abandoné cuando me puse enferma, y aunque me está costando mucho esfuerzo ya los estoy terminando. Vayamos por partes. En este primer capítulo os voy a contar cómo empezó todo. Alberto ahora es mi amigo pero en esa época yo no lo conocía.

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

2

unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Yo estudiaba tercero de derecho en la facultad y era una buena estudiante. Tenía mi pandilla de amigos y amigas con los que estudiaba y salía los fines de semana. También salía con un amigo especial con el que iba al cine, tomaba café… Mis calificaciones eran buenas o muy buenas . En casa no tenía ningún tipo de problema, mis padres me apoyaban en todo. Con mi hermano y mi hermana tenía buena relación.

Pero uno de mis problemas era que me exigía mucho en los estudios y cuando no sacaba las notas que me proponía me ponía muy nerviosa y en general me estresaba bastante el ritmo del curso. Había días que no entendía todo lo que se decía en clase y me costaba concentrarme y prestar atención. Lo que hasta ahora era para mi sencillo se estaba volviendo poco a poco complicado, de todas formas esas dificultades las suplía con las ayudas de mis compañeros

¿Pero qué está contando este “Piolín”? O cada vez se explica peor o yo no me entero de nada No aguanto aquí creo que me voy a a salir de la clase.

...en la vida privada los derechos y obligaciones se crean casi siempre por vía contractual…

¿Por qué te has marchado así? ¿Te encuentras bien?

Últimamente estoy mas nerviosa. No me entero de nada.

Venga ya, te quejas de vicio. Si eres la más empollona de la clase, ja ja ja.

Menos mal que han retrasado el exámen porque lo llevo fatal.

Pero si a tí te encantan las clases de “Piolín”.

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

3

unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Hola Manuel ¿Cómo va el curro? ¿Te pongo un carajillo como siempre? Hoy invita la casa.

Gracias “mi arma” camareros como tú ya no quedan en el mundo.

Menos mal que dejé de estudiar. ¡Mil euritos! .Esta noche me voy de juerga, voy a llamar al Tato, al Nene y al Pipo y lo vamos pasar que te cagas. ¡Que se vayan preparando las chavalitas!

Me crié en un barrio de gente humilde. Pronto, como muchos de mis amigos, dejé los estudios y empecé a trabajar. Primero ayudé a mi padre en los albañiles, y mas tarde, gracias a un conocido me coloqué en un bar. A mis 22 años me iba muy bien, ganaba bastante dinero y mis jefes estaban muy contentos conmigo. Era responsable y cumplía con todas mis obligaciones. No tenía problemas hasta que empecé a consumir. Era un poco tímido y retraído, y el consumo de alcohol me hacía sentirme más comunicativo y desinhibido. Por la noche me ayudaba a conocer a chicas y a mostrarme más alegre. Pronto el alcohol no era suficiente y comencé a fumar hachís y a tomar otras drogas más duras.

¡Vamos chicos todos arriba! . ¡Disfrutad de la noche!. ¡Esos cueeerpos! ¡maarchha!, ¡arriba….! Tachunta tachunta…

Hola Guapa, ¿Qué haces por aquí? ¿Vienes mucho por este garito? ¿Estas sola? Te invito a un cubatita ¿Vale? Ya está ligando ésta como siempre. Seguro que tiene novia y la va a dejar “tirá” como hacen todos.

Yo te he visto antes por aquí. ¡Venga vamos a la barra!, pero tu pagas ¿eh?

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

4

unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Vaya coñazo, esto no hay quien se lo trague. Esto es mucho para mí. No me va a dar tiempo.

Estoy agobiada, ¡no puedo mas!. Me duele la cabeza, necesito despejarme. Voy a fumarme un cigarrillo ¡y ya van diez!.

En la época de exámenes empecé a perder por completo mi capacidad de concentración. No sabía lo que me estaba pasando pero me sentía muy agobiada. Las horas frente a los libros no me cundían y la desesperación me agotaba. La cabeza se me iba en ideas relacionadas con que la gente se iba a reir de mi porque iba a suspender. O que se me iba a poner cara de tonta. Comencé a dormir poco y a rendir menos. La relación con mis compañeros era cada vez menos cercana. Empecé a darles de lado porque creía que ellos me notaban rara. También empecé a pasar de mi novio. Todo lo que me rodeaba se iba desmoronando muy sutílmente. Por primera vez suspendí una asignatura: Derecho Administrativo.

Me he quedado en blanco. Creo que voy a suspender. Bueno que sea lo que dios quiera… Mira, ves, hasta esos que acaban de subir se han dado cuenta de lo que me pasa y se están riendo de mí para hacerme rabiar. ¡Me tienen harta!

Cristina, ¿Qué te pasa?, ¿tienes problemas con tu novio?

Hasta mis amigos pasan de mí. Ya nadie me comprende. Estoy sola.

No, es que cansada de estudiar. agotada con trabajo.

estoy tanto Estoy tanto

¿Qué le pasará a Cristina que últimamente está tan rara? Ha cambiado mucho. ¿No os preocupa? 5
unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

Aquellos también se meten conmigo, ya me están llamando cabezón y gordo …

Me van a cerrar el mercado y tengo que comprar la merluza.

Son las dos de la tarde ¡corre!

Poco a poco, sin darme cuenta, empecé a estar continuamente nervioso. Sentía que la gente hablaba de mí, que me decían cosas como gordo, feo, cabezón... No tenían porqué ser conocidos sino que era gente que incluso paseaba por la calle. Eso me obsesionaba y hacia que le diera vueltas continuamente a la cabeza. No sabía lo que me estaba pasando. Me parecía que todas las conversaciones iban dirigidas a mí. Empecé a dormir mal. Por las noches me las pasaba enteras pensado en paranoias y por las mañanas me costaba mucho levantarme. Por más que me llamaba mi padre no me levantaba y llegaba tarde al trabajo. Me estaba cambiando hasta el carácter.

Venga hijo, levántate ya. Es la última vez que te llamo.

Yo solo quiero dormir. No me importa nada más.

¡¡Qué me dejes!! Todos estáis en contra mía. ¡No me molestes mas!

Todavía estás acostado. ¿Qué te pasa? ¡Que no vas a llegar al trabajo!.

Voy a dar una vuelta con la moto a ver si me despejo un poco que no me aguanto ni a mí mismo.

Ese chaval es del barrio. Si quieres te lo presento.

Déjame en paz. No voy a trabajar.

¡Qué moto más guapa!

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

6

unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Yo no aguanto más, prefiero estar en mi casa. Paso de todo esto

De que va esta tía. Está todo el día mosqueada y de mala leche.

Estaba pensativa todo el día, creía que los amigos se reían de mi, me sentía como pez fuera del agua, como desplazada de todo y de todos. Empecé a tener alucinaciones con la televisión .Creía que me hablaban desde el televisor, e incluso que se referían a mi mediante mensajes escritos en los títulos de crédito y escuchaba voces que me decían: ¡fracasada, fracasada ! .Me agobiaba mucho. Comenzaron los problemas de sueño. No dormía bien, me levantaba cansadísima y llegué a estar semanas durmiendo al día dos o tres horas nada más. No lograba explicarme lo que me estaba pasando. Dejé de ir a clase. Lo único que quería era estar en casa, porque era el único sitio donde me sentía segura. Pero que le pasa a todo el mundo conmigo.

Esto es una conjura. Todos están en contra mía.

Yo no estará no me pelo. zombi.

sé en que metida pero gusta ni un Parece in

¡Has visto que rara es la tía esa! Parece que está hablando sola. Si, he oído que está metida en rollos raros.

Se creen que no me he dado cuenta pero ya sé que me están persiguiendo.

Estoy deseando llegar a casa y meterme en la cama. No quiero ver a nadie.

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

7

unidadrehabilitacionsm@gmail.com

¡Espera tío! ¡Que sólo tengo dos manos!

¿También tú? A mí no me pasa nada. Todos estáis contra mi. ¡Dejadme en paz! ¿Qué pasa? Últimamente estás diferente

¿Qué hablas Alberto? Así no puedes seguir, llegas tarde, vienes sucio y encima me espantas la clientela

¡Bueno, pues despídeme! ¡Venga! ¡Te vas a quedar sola!.

Aquí tienes cuenta y ya vengas más

la no

¡Mira cabezón, te has quedado sin curro! ¡Eres un gilipollas! ¡Fúmate un porro y pasa de todo…! ¿Pero quién dice eso? ¿Quién me está hablando? ¡Callaos ya! ¡Me cago en… !. ¡Dejadme tranquilo!.

Acabaron echándome del trabajo por tratar mal a los clientes, llegar tarde e ir poco aseado y descuidado. Creía que hablaban mal de mi y se reían de mi trabajo. Mi jefa me dijo que mi actitud era perjudicial para el negocio y que le estaba espantando a la clientela. Esto me agobió todavía más. Yo estaba convencido que lo hacían con mala intención y acabé poniéndome agresivo con todo lo que me estaba pasando. Cualquier cosa me alteraba.

Para esta mierda de curro… Estoy cansadísimo. Lo mejor que puedo hacer es irme a casa y acostarme

Una tapita de caracoles..

De repente empecé a escuchar voces extrañas que no sabía de donde provenían ya que no las identificaba con nadie que estuviese cerca de mí. Eran voces que se dirigían a mi personalmente e intentaban en cierta forma deformar las cosas que yo había vivido o que pensaba, con el tiempo llegaron incluso a insultarme. Yo al principio les contestaba y ellas me respondían en un diálogo que a veces se hacía insufrible. 8
unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

Mis padres no entendían lo que me pasaba, cada vez estaban mas preocupados. Empezaron a pensar que mi comportamiento no era el normal. Creían que me había dejado mi novio o que me había metido en problemas con las drogas o algo parecido. No se explicaban lo que me estaba pasando. Cómo “su niña”, la futura abogada, estaba cambiando tanto. Mi madre no paraba de llorar y de echarse la culpa. Repetía continuamente “¿Yo qué he hecho mal? ¿Por qué a nosotros?” Mi padre la consolaba, y a pesar de estar tan perdido como ella, la animaba diciéndole que todo tiene solución en esta vida.

Te has fijado en cómo está Cristina. Sí, está muy rara. Ella no se comporta así normalmente.

Si te quedas mas tranquila hablamos con ella y vamos al médico si hace falta .

Pues yo creo que sí. Ella siempre ha sido muy responsable y ésto tiene que ser algo muy grave. Tenemos que hablar con ella ya.

No te preocupes cariño. Los jóvenes son así. Será una mala racha.

Tu crees que se estará drogando, ¿no estará embarazada? Está todo el día metida en la cama ya no va ni a la universidad.

No sé lo que me pasa. Le estoy dando vueltas y no acabo de explicarme lo que me ocurre. Todo el mundo se ríe de mí. ¡No necesito ir al médico! Son los demás los que tienen el problema. No yo.

Cariño confía en nosotros, estamos aquí para ayudarte. Sea lo que sea puedes contárnoslo. Tu sabes que tienes todo nuestro apoyo.

Cristina, nosotros te vemos rara, a ti te pasa algo, esto no es normal.

Hablaron entre ellos y decidieron que la cosa no podía seguir así, que había que buscar ayuda de un profesional. Entonces fue cuando con mucho cariño hablaron conmigo y me dijeron que me vendría muy bien que me viera el médico de cabecera. Yo al principio me mostré reacia, pero como era consciente de que me estaba ocurriendo algo que no podía explicar y que mis padres siempre querían lo mejor para mí, acepté sus recomendaciones. Todo era muy extraño. De la noche a la mañana me había cambiado la vida. Yo lo único que quería, era que todo volviera a la normalidad, ser la Cristina de siempre, con mis amigos, ilusiones y proyectos.
unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

9

Toma tu cafecito cariño.

Cabezón, inútil, no vales para nada.

La culpa de todo la tiene la gente. Pero… ¡Qué he hecho yo para merecer esto? ¡Y esas voces!

¡No vais a parar nunca!, ¿Qué me esta pasando?. ¡No puedo más!

Yo estoy bien. No me pasa nada. ¿Y a ti que te pasa? Cada día me sentía peor. Me agobiaba bastante y no sabía lo que me estaba ocurriendo. Mis amigos me lo decían, que me estaba alejando de ellos y ya casi no les hablaba. Encontré un amigo, Julio, que se había enterado de lo que me estaba ocurriendo con el trabajo y con ellos. Me dijo que no podía seguir así, que me había visto por la calle hablando solo y era verdad y que acababa poniéndome agresivo y que si no estaba de acuerdo con él en que sería mejor que me viera un médico, pero yo no quería pues no era consciente de que me ocurriese nada. Finalmente él y mi novia intentaban convencerme para que fuera a verlo pero yo no quería. No sabia por donde pasaba la solución a mis problemas, pero no creía que la ayuda de un médico fuese necesaria, creía que se pasaría el mal rato y volvería a estar bien.

¡Que pasa Alberto! ¿cómo te va?

¿Tu también me das la vara? ¡Me queréis dejar en paz!

Me han dicho que te han echado del trabajo. Vas sucio, hablas solo y no haces mas que fumar porros… ¿Pero no te das cuenta? ¡Al médico vas tú! ¡Yo estoy perfecto, y déjame ya!

Fumando porros no te vas a ayudar … Si quieres te acompaño al médico

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

10

unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Hola buenos días cuénteme que le ocurre.

Mire doctor, mi hija se comporta de una manera extraña. Siempre está acostada, ya no tiene amigos…

Es que la gente no para de reírse de mí. Además me persiguen. La televisión me habla y me dice cosas..

Finalmente acudí en compañía de mi padre al médico y le conté algunas de las cosas que me estaban ocurriendo. Me hizo muchas preguntas sobre mis hábitos de vida, sobre mis antecedentes familiares. Intentó ver como me encontraba en general y me comentó que posiblemente padecía un trastorno mental. Me dijo que me iba a derivar a un Equipo de Salud Mental Comunitario, donde un especialista me evaluaría mejor y en caso necesario me pondría un tratamiento adecuado.

¿Cuánto tiempo lleva usted así? ¿Le ha pasado algo en especial? ¿Tiene algún familiar con este tipo de problema?

Bueno, pienso que debería verla un especialista. La voy a derivar al Equipo de Salud Mental Comunitaria para que el psiquiatra la valore.

Pero si yo no estoy loca. Yo no voy a ir al psiquiatra.

Bueno hija, tampoco pasa nada porque te vea el psiquiatra. Es un médico como otro cualquiera.

Yo pensaba que al psiquiatra iban los que estaban locos . Lo único que a mí me sucedía es que estaba pasando por una mala racha y nada más. Entre mi padre y mi madre me convencieron de que tenía que ir al especialista y con cierto recelo fui. Nada se asemejó a lo que yo me esperaba. Me encontré delante de una persona que intentaba comprenderme y ayudarme. 11
unidadrehabilitacionsm@gmail.com

Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

A mí no me pasa nada, Marta. Yo estoy bien. Es absurdo venir al hospital.

Vamos a urgencias para que te vean. No puedes estar así.

Las voces no me dejan en paz. No puedo seguir así. Es insoportable. Necesito ayuda. No se que me sucede.

Cada día estaba peor. Descuidaba mi aspecto físico y producía más rechazo entre los demás. Finalmente mi amigo y mi novia se pusieron serios conmigo y viéndome como estaba lograron convencerme para que recibiese asistencia sanitaria. Me llevaron a urgencias y aunque yo no entendía por qué, acepté por no oírlos. Ahora no me arrepiento ya que fue la forma en que empecé a tener contacto con la red de dispositivos públicos de atención a la salud mental.

Teníamos que haber entrado la primera vez que vinimos. Mira que nos quedamos en la puerta. Aquí te verá un médico .

Lo siento Marta. Sé que soy un estorbo para todos pero es que no me encuentro bien.

Tu no eres un estorbo, cariño, para nadie. Pienso que estás enfermo y por eso tu cabeza no esta bien

Todo saldrá bien no te preocupes. Confía en mí. Ya veras lo bien que te tratan aquí y como poco a poco salimos de este bache.

Eso espero. Porque realmente lo estoy pasando mal

Continuará...
Unidad de Rehabilitación de Salud Mental “Virgen Macarena” Sevilla.

12

unidadrehabilitacionsm@gmail.com

“Se nace y no se sabe qué es lo que va a ocurrir. Esto puede resultar mágico en un principio porque no se sabe qué podemos encontrarnos en el camino de la vida, pero muchas veces las sorpresas son desagradables. Estás tan tranquilo y de repente surge la enfermedad que viene a entorpecer todo el trayecto vital que hasta entonces has llevado”. José Cuadrado Morales

En la elaboración de este número han participado: Mónica Gabiño, Pedro Sánchez, José Carlos Cortijo, Joaquín Muñoz, Manuel Solís, María José González, Juan Antonio de la Cruz, Ana Suárez, Claudio Rodríguez, Francisco Arriaza, Loli y Ángel (Bar Tesón), David Ávila, Francisco Navarro, Miguel Ángel Lozano, José Cuadrado, Jesús Ocaña, Emilio Montoro, Reyes Arias, David García, Jaime Castillo, Carlos Sánchez, Eugenia Prieto, Rafael Ariza, Alfonso Calero, Ane Orbea

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful