Está en la página 1de 1

Santiago de Chile ciudad

Origen y Fundación:

• De acuerdo con ciertas investigaciones arqueológicas, se cree que en la


cuenca de Santiago se establecieron los primeros grupos humanos hacia
el 10.000 a. de C.[7] Dichos grupos eran principalmente nómadas
cazadores-recolectores, que transitaban desde el litoral hacia el interior
en búsqueda de guanacos durante la época de los deshielos
cordilleranos. Cerca del año 800, comenzaron a instalarse los primeros
habitantes sedentarios debido a la formación de comunidades agrícolas
junto al río Mapocho, principalmente de poroto, papa y maíz, y la
domesticación de los auquénidos de la zona.

• Los pueblos establecidas en la zona pertenecían a grupos picunches o
promaucaes, sometidos al Imperio Inca desde fines del siglo XV y
comienzos del siglo XVI. Los incas establecieron en el valle algunos
mitimaes, siendo el principal uno instalado en el centro de la actual
ciudad, fortalezas como el huaca de Chena y el santuario del cerro El
Plomo.[7] La zona habría servido como base para las expediciones
incaicas hacia el sur, y como nudo vial del Camino del Inca.
• Capital y Republica:

El 18 de septiembre de 1810 se proclamó la Primera Junta Nacional de


Gobierno en Santiago, hecho con el que se dio inicio al proceso de
independencia de Chile. La ciudad, que se convertiría en la capital de la nueva
nación, se vería agitada por los diversos acontecimientos, especialmente
debido a las acciones bélicas que ocurrirían en sus inmediaciones.

Aunque en la Patria Vieja se instalaron algunas instituciones como el Instituto


Nacional y la Biblioteca Nacional, éstas fueron clausuradas tras la derrota
patriota en la batalla de Rancagua en 1814. El gobierno realista duraría hasta
1817, cuando el Ejército de los Andes alcanzó la victoria en la batalla de
Chacabuco, reinstaurando el gobierno patriota en Santiago. La independencia,
sin embargo, no estaba asegurada y el ejército español obtuvo nuevas victorias
y hacia 1818 se dirigía hacia Santiago, pero la carga sería definitivamente
detenida en los llanos del río Maipo, durante la batalla de Maipú, el 5 de abril
de 1818.