CLASIFICACIÓN DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Dos criterios para fundamentales para la clasificación, uno parte del punto de vista de la índole formal de la obligación estatal que surge de la relación jurídica que implica la garantía individual, y otro que toma en consideración el contenido mismo de los derechos públicos subjetivos que de dicha relación se forman en beneficio del sujeto activo o gobernado. Según Jellinek hay tres especies de garantías (o medios de preservar el orden jurídico): las sociales, las políticas, las propiamente jurídicas. Las primeras están constituidas por aquellos factores culturales, por todas aquellas ideas religiosas, tendencias sociales, etcétera, que forjen, en el ánimo de los gobernantes o legisladores, la creación de un orden de derecho determinado, el cual de esta guisa, se reputa como un mero producto cultural. Las garantías políticas equivalen para Jellinek a un sistema o régimen de competencias y de limitación de poderes entre las distintas autoridades del Estado, de tal suerte que cada autoridad o cada funcionario queda constreñido a actuar dentro de su órbita competencial creada por la ley. Por último las garantías jurídicas se traducen en todos aquellos medios de derecho de que el gobernado dispone para proteger sus derechos frente a sus autoridades o gobernantes, tales como el juicio de responsabilidad, las instituciones de fiscalización, los recursos legales ante la jurisdicción. Por otra parte desde el punto de vista de la naturaleza formal de la obligación estatal que surge de la relación jurídica que denota la garantía individual, ésta puede ser negativa (en tanto que impone el Estado y a sus autoridades un no hacer, una abstención, una conducta pasiva de no violar, de no vulnerar, de no prohibir, etc.) o positiva (en tanto que las autoridades estatales y el Estado, por mediación representativa de éstas, están obligados a realizar en beneficio del titular del derecho subjetivo público o gobernado una serie de prestaciones, hechos, actos, etc., o sea, a desempeñar un comportamiento activo tal como la observancia de ciertos requisitos o formalidades, el desarrollo de un procedimiento previo para poder privar a una persona de la vida, de la libertad, etc.).

de propiedad y de seguridad jurídica. . de libertad. y sin embargo en atención al contenido del derecho público subjetivo correspondiente las podemos encontrar. clasifica las garantías o derechos del ciudadano en garantías de igualdad. donde se encuentra una clasificación clara que incluye las referencias a los artículos constitucionales respectivos a cada elemento de dicha clasificación. éstas pueden ser: de igualdad. De acuerdo al contenido del derecho subjetivo público que para el gobernado se deriva de la relación jurídica en que se manifiestan las garantías individuales. a la igualdad y a la propiedad. A continuación se presenta un cuadro de trabajo.De tal forma y en consideración a lo anterior respecto a los dos tipos de obligación. seguridad. Posteriormente ni en la Constitución de 1857 ni la de 1917 consignan expresamente los mencionados tipos de garantías. y así consecutivamente en otros documentos tales como el Acta de Reformas de 1847 que se consagraron entonces en el artículo 4. la Constitución de Apatzingán. dentro del primer grupo se encuentran las libertades específicas del gobernado. mientras que en el segundo grupo se comprenden las de seguridad pública. entre las que se destacan las de audiencia y de legalidad consagradas primordialmente en los artículos 14 y 16 de nuestra Constitución. En México. propiedad y libertad. las garantías que respectivamente la imponga el Estado y sus autoridades se pueden clasificar en garantías materiales y garantías formales. de 22 de Octubre de 1814.

al declarar el artículo 5 de nuestra Constitución que a nadie podrá impedirse que se dedique a profesión. sujeta esta potestad o facultad jurídica libertaria a la condición de que la actividad en la que se despliegue sea lícita. la extensión de los derechos púbicos subjetivos derivados de las garantías individuales esta sujeto a que cada garantía no puede ser absoluta como se expresaba con anterioridad. la misma es limita en sí misma. es decir. sino una afectación al interés social que radica precisamente en la conservación y defensa de la moralidad pública. ya que. al consagrarlos. industria. Para plantearlo de forma más clara. únicamente debe consignarse en los preceptos constitucionales que establezcan o regulen la garantía individual correspondiente o en otras disposiciones de la propia Ley fundamental. pues éste no sólo entrañaría una lesión a la esfera de otro sujeto. de lo cual se infiere que el derecho público subjetivo correspondiente no comprende al trabajo ilícito. derechos públicos subjetivos y cargo de las autoridades estatales las obligaciones públicas correlativas. Las relaciones entre Estado y gobernados son reguladas jurídicamente por la Constitución. ya que si observamos la literalidad de la norma donde se encuentran plasmadas las mismas podremos darnos cuenta que al consagrar una garantía. a favor de éste. tales derechos no son absolutos en el sentido de estar consignados irrestrictamente en la norma constitucional reguladora. les fija una determinada extensión. La demarcación de los derechos públicos subjetivo. en vínculos del derecho que instituyen. .LA EXTENSIÓN DE LOS DERECHOS PÚBLICOS SUBJETIVOS DERIVADOS DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES Y LA REGLAMENTACIÓN DE ÉSTAS. o sea la fijación de las limitaciones que les impone la situación del gobernado como ente social. Ahora bien. comercio o trabajo que le acomode. dentro de la relación jurídica llamada garantía individual. se erigen en garantías del gobernado. pues ésta. verbigracia.

En lo que se refiere a la legal. a fin de procurar su mejor aplicación u observancia. es decir. incluyendo obviamente a la legislativa.De tal manera que. el artículo primero constitucional. que sólo será legítima con un auténtico interés social. La reglamentación mencionada puede tener dos orígenes: el constitucional y el legal. tiene sus límites fijados por e alcance o extensión de la disposición reglamentada. sino con los casos y condiciones previstos en la misma Ley Fundamental. es decir. sin que tal reglamentación esté prevista en la propia Constitución. Ninguna reglamentación de una garantía individual puede establecer limitaciones al derecho público subjetivo que de ésta se deriva y que no estén comprendidas en el precepto constitucional que las regule o en otro de la misma Ley Fundamental. Esta terminante declaración evidencia que ninguna autoridad estatal. La potestad reglamentaria. por su misma índole. en el primer caso es la misma Constitución la que autoriza la reglamentación. LA REGLAMENTACIÓN DE LOS PRECEPTOS CONSTITUCIONALES QUE INSTITUYEN O NORMAN LAS GARANTIAS INDIVIDUALES La reglamentación. sin perjuicio de posibles reformas de acuerdo al 135. establece categóricamente que no podrán restringirse ni suspenderse. . puede limitar el ámbito normativo de los preceptos constitucionales en que las referidas garantías se contienen. el ordenamiento reglamentario no puede bajo ningún aspecto variar el ámbito normativo de las disposiciones que reglamente. a todo sujeto moral o físico que esté en la situación de gobernado. por ende. al otorgar garantías a todo individuo. sólo significa pormenorizar o detallar la norma superior de que se trate. su fuente exclusiva es la ley ordinaria.

que la facultad emana propiamente del legislativo en lo que a la creación de leyes respecta y sin embargo el ejecutivo tiene dicha facultad con el fin ya señalado. Referente a la reglamentación. En cuanto a la extensión de los derechos púbicos derivados de las garantías individuales. ya que este puede ser hasta que es lo que en la norma se señala como prohibitivo. o dicho de otra forma hasta el punto donde deja de extenderse. si libertad siempre que dicha labor o negocio no sea ilícito. sino que en esos artículos hay muchas garantías que nuestra Constitución consagra. es decir. Libertad y Seguridad Jurídica. verbigracia el derecho a la libertad de trabajo o profesión. sin embargo estos derechos no son absolutos ni ilimitados. y por otro lado las Garantías Sociales en donde encontramos la de propiedad. entiendo que son todos aquéllos en que el Estado esta obligado a garantizar. que para otros autores puede ser en sí misma un apartado más de las Garantías Individuales propiamente dichas.CONCLUSIÓN Las garantías individuales no son evidentemente enumeradas como los primeros 29 artículos que contienen nuestra Constitución. es decir. ya que el punto en donde deja de extenderse es precisamente la licitud del mismo. ya que en la literalidad de la norma misma de nuestra Constitución se encuentra el punto donde este se detiene. . hay autores que proponen un número como 80 por ejemplo y que ellas se encuentran plasmadas en los referidos artículos y en más verbigracia el 123. el límite es que no es cualquiera que nos agrade y que nos genere grandes utilidades o ganancias. entiendo que son normas que son generadas para la mejor observancia de la Ley Fundamental en éste caso preciso de las garantías individuales. La clasificación que en lo personal me parece muy aceptable es la que enmarca las garantías individuales en tres grandes grupos a saber: Igualdad. las garantías individuales no son solo 29.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful