P. 1
Capacidades Perceptivo Motrices(1)

Capacidades Perceptivo Motrices(1)

|Views: 10.794|Likes:
Publicado porlitayleo

More info:

Published by: litayleo on Mar 07, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/21/2013

pdf

text

original

CAPACIDADES PERCEPTIVO MOTRICES Capacidades perceptivo-motrices: las directamente derivadas de la estructura neurológica, específicamente dependientes del funcionamiento

del sistema nervioso central, a saber: la equilibraciòn y los diversos tipos de coordinación, es necesario mencionar que este que desarrollo de estas capacidades tiene directa relación con el análisis propioceptivo de reconocimiento del propio cuerpo y de la actividad tónica y postural, así como también del conocimiento del mundo exterior que implica la interacción con los objetos y los demás dentro de las coordenadas espacio-temporales. Informa acerca de la dependencia directa entre el movimiento voluntario y de las formas de percepción de la información. Todo movimiento voluntario y de las formas contiene un elemento de conocimiento perceptivo proveniente de algún tipo de estimulación sensorial. Los contenidos de tipo perceptivo son susceptibles de aprendizaje, y como tales requieren del movimiento y de la puesta en práctica de las habilidades motrices. Para tener éxito en el desarrollo de estas capacidades es necesario potenciar el anhelo de experimentación motriz, pues los niños obtienen toda la información del mundo que les rodea. COMPONENTES DEL DESARROLLO PERCEPTIVO MOTOR • Equilibrio • Coordinación • Corporalidad (noción del propio cuerpo) • El tono muscular • La respiración • La lateralidad • Espacio – tiempo 1. EQUILIBRIO: Está muy relacionado con el control tónico postural. Si bien es cierto, que los agentes del equilibrio son los músculos y los órganos sensoriales, éstos dependen esencialmente del sistema “ laberíntico” situado en el oído medio y del sistema plantar. DEFINICIÓN DE EQULIBRIO:

Es mantener relativamente estable el centro de gravedad del cuerpo en posición estática y dinámica.
2

LA COORDINACIÓN

¿Qué es la coordinación? Podemos definir la coordinación como la capacidad que tiene el organismo para solucionar eficazmente situaciones motoras desconocidas, gracias al trabajo conjunto del sistema nervioso y el sistema muscular. Esto quiere decir que los músculos realizan una ejecución perfecta gracias al buen funcionamiento del sistema nervioso, haciendo que los movimientos sean los correctos. Las características de un movimiento coordinado se pueden resumir de la siguiente manera: - Eficacia: utilizando sólo los músculos necesarios y aplicando éstos la fuerza precisa. - Exactitud: consiguiendo el objetivo previsto, por ejemplo, encestar en básquetbol o hacer un gol en fútbol. ¿Qué factores la determinan? - Tipo de actividad: La sencillez de los movimientos, en el caso de actividades deportivas menos complicadas, facilitará una mejor ejecución y viceversa. Así, por ejemplo, necesita mayor coordinación un gimnasta que realiza desplazamiento con saltos mortales, que un corredor de cross. - Partes del cuerpo utilizadas en el movimiento: Si sólo utilizamos una parte de nuestro cuerpo, por ejemplo un brazo, será mucho más fácil que el movimiento sea coordinado que si tenemos que utilizar todo el cuerpo. - Velocidad y cambios de ritmo: A mayor velocidad, mayor complejidad para coordinar el movimiento. - Cambios de dirección y sentido: Hay más dificultad al coordinar movimientos en varias direcciones que en una sola. - Grado de fatiga: Cuanto más duración tienen los ejercicios o actividades que se realizan, más nos cuesta mantener la coordinación, pues el cansancio termina alterando la ejecución de los movimientos. - Grado de confianza: En nosotros mismos, estar más o menos motivados, tener nervios o miedo, etc. ¿Quién la practica? La coordinación está presente en cualquier actividad o deporte. En unos de forma más importante que en otros, pero de alguna manera todos los movimientos técnicos de las distintas actividades deportivas implican un alto

grado de esta cualidad. La coordinación la realiza tanto un futbolista que realiza un chute intentando salvar todos los obstáculos, y apuntando a la portería para meter el gol, como el tenista que golpea la pelota con precisión. ¿Cómo se clasifica? a) Coordinación dinámica general: cuando el movimiento es global y participa la mayor parte del cuerpo. b) Coordinación específica: se refiere a la coordinación existente entre el sentido de la vista y algunas partes del cuerpo, por ejemplo: - Coordinación òculo-manual: los lanzamientos, las recepciones o los golpes con implementos. - Coordinación òculo-pie: los chutes, los desvíos, las conducciones, etc. - Coordinación òculo-cabeza: los cabezazos en el fútbol. ¿ Cómo se puede mejorar? El término coordinación es bastante amplio y va íntimamente relacionado con otros conceptos, la mayoría de los cuales incidirá directamente en una mayor coordinación. Así un buen control del tiempo y el espacio, nos permitirá apreciar correctamente distancias, trayectorias, anticipación y mejorar el sentido rítmico. Tampoco podemos olvidar los sentidos, la disminución de información de alguno de ellos es suplida por otro. Por ejemplo, si caminamos por una superficie estrecha con los ojos cerrados, nos ayudaremos del tacto. Llegamos así a la conclusión de que para mejorar la coordinación de una manera efectiva debemos trabajar todos sus componentes. Por su puesto habrá una relación directa con las distintas especialidades deportivas, de manera que una combinación de esos factores con elementos técnicos del deporte puede ayudarnos mucho. Las tareas propuestas deberán ser lo más dinámicas y variadas posible. ¿Cómo evoluciona? En los primeros años de vida, la coordinación permite manejar el propio cuerpo y los objetos de nuestro alrededor. Irá aumentando a medida que conocemos y controlamos nuestro organismo. Para el niño todo es nuevo, todo lo tiene que tocar, experimentar, etc. En la Pre-pubertad (de los 8 a los 12 años) se determina la maduración del sistema nervioso, por lo tanto es la etapa ideal para desarrollar la coordinación. Aunque depende de las personas, en algunos casos se observa un estancamiento de la coordinación a partir de aquí. El crecimiento a veces desmesurado (los típicos “estirones” que sufren los adolescentes) pueden llegar a producir un estancamiento de la capacidad para coordinar algunos

movimientos más complejos. No hay que asustarse, la solución llega sola, como casi todo, gracias al aumento de la fuerza muscular y de la velocidad.

3. CORPORALIDAD Ciertamente todo acto motor, en su diversidad de manifestaciones, requieren de una imagen consciente lo más precisa y global posible a modo de referencia constante que haga posible la integración de las representaciones del propio cuerpo, estático o en movimiento. Existe una gran cantidad de conceptos que envuelven y definen la noción del propio cuerpo, sin duda el más utilizado es el “Esquema Corporal”. Imagen corporal: Concepción subjetiva del propio cuerpo condicionada por los caracteres físicos de la persona y que se desarrolla de manera paralela a la percepción objetiva que los demás establecen de nuestro cuerpo. Esquema corporal: Es el tipo de adaptación que se establece entre la estructura ósea y los grados de tensión muscular del organismo. Ello hace posible la percepción global y segmentario del propio cuerpo. Conciencia corporal: Es la noción del cuerpo como resultado de la existencia de los dos conceptos anteriores. 1. Postura: Está directamente relacionada con el tono, constituyendo la unidad “Tónico-Postural” cuyo control facilita la posibilidad de canalizar la energía necesaria para realizar gestos, prolongar una acción o llevar el cuerpo a una posición determinada. Este control depende del nivel de maduración, de la fuerza muscular y de las características motrices del individuo. A la vez, actúa sobre el plano de la motricidad fina y de la motricidad global o gruesa facilitando el equilibrio postural.

FACTORES DETERMINANTES DE LA POSTURA

LA TONICIDAD: Es la función de los músculos, es decir, la permanente tensión o contracción, sin que por ello ocasione un gasto excesivo de

energía llegando al cansancio del cuerpo. Esta tensión no es constante si no que varía en cada músculo, según el movimiento que se realice. El “tono” o “tono muscular”, es necesario para realizar cualquier movimiento y está regulado por el Sistema Nervioso Central. CONTROL DE LA TONICIDAD: Para el control es necesario proporcionar al niño el máximo de posibilidades de movimiento en distintas posiciones o planos, de pie, sentado, tanto en forma dinámica como en forma estática.

RELAJACIÓN: Es la expansión o distensión del tono muscular acompañada de una sensación de reposo.

FUNCIÓN DE LA RELAJACIÓN Adaptar el cuerpo a la actividad evitándole tensiones, cansancio, torpezas, así como también eliminar movimientos innecesarios. TIPOS DE RELAJACIÓN: • • • • Global(totalidad del cuerpo) Segmentaria (partes del cuerpo) Automática (al adoptar una postura correcta) Consciente

4 LA RESPIRACIÒN: Responde a un fenómeno reflejo que regula el oxígeno y CO2 en la sangre en relación con las necesidades del trabajo muscular del organismo. Pese a ser un mecanismo reflejo, podemos acceder a un cierto control consciente y voluntario del funcionamiento de la respiración. Dicho nivel de conciencia permite que podamos incluir, en nuestra intervención pedagógica sobre la motricidad infantil, una atención educativa a los procesos de respiración. Pasamos, pues, a diseñar el marco de referencia sobre el que podemos basar la educación “consciente” del proceso respiratorio. Toma de conciencia de las fases que hacen posible un ciclo respiratorio: • Inspiración: Toma de aire Dos vías de acceso Los pulmones se abren a modo de un paraguas desde su base subiendo hasta su vértice superior. La caja torácica y las costillas se abren.

• Espiración: salida del aire Dos vías de salida Se cierran los pulmones desde su vértice hacia su base Las costillas se hunden. Cierran la caja torácica • Apnea: Mantenimiento el aire en el momento de máxima inspiración • Disnea: Mantenimiento sin aire en el momento de máxima espiración

5. Lateralidad: Si observamos globalmente el cuerpo humano, podemos decir que presenta asimetrías, ya que distinguimos en el segmentos anatómicamente distribuidos simétricamente a cada lado del cuerpo. Sin embargo en muchas actividades que realizamos, no solo lúdico-deportivas, también de la vida diaria, solo intervienen uno de los dos segmentos, originándose con esto una asimetría funcional. ¿Qué es? La preferencia de utilización de una de las partes simétricas del cuerpo y las implicaciones que ello representa. ¿De qué depende? Esta preferencia de utilización está estrechamente relacionada con la lateralización cortical, es decir, la especificidad que adquiere uno de los dos hemisferios cerebrales para tratar la información o controlar ciertas funciones, como resultado de la maduración del Sistema Nervioso. ¿Cómo evoluciona? Existen numerosas investigaciones que han intentado determinar hasta que punto intervienen los factores genéticos y los factores ambientales en la preferencia de utilización de un segmento corporal sobre otro. Todo indica que la herencia juega un papel importante en el proceso de lateralización, pero también es cierto que factores culturales o patológicos pueden desviar esta disposición genética. La edad en la que el dominio finalmente se fija, para la mayoría de los niños, ocurre sobre los 6 años de edad. ¿Cómo se identifica? Para conocer cual es la preferencia de utilización de unos u otros segmentos se puede pedir a los niños que realicen una serie de tareas que sean ejecutadas solo con una mano, con una pierna, con un ojo, etc. A partir de sus respuestas se puede establecer un porcentaje que indique en que grado son diestros y zurdos. Ejemplos (según R. Rigal). a) Preferencia manual: escribir, lanzar una pelota, borrar, lavarse los dientes, sostener un vaso lleno. b) Preferencia ocular: mirar por un cono, mirar por un agujero.

c) Preferencia por un pié: jugar al luche, apagar un fuego con el pié, patear una pelota. ¿Qué rol cumple la Educación Física en el desarrollo de la lateralidad? En las clases de Educación Física, cuando los niños utilizan uno de sus miembros simétricos en la ejecución de diferentes movimientos, están reforzando el predominio de uno sobre el otro. Por ésta razón será necesario orientar las tareas de manera que el desarrollo de la lateralidad se vea favorecido, intentando respetar en lo posible la correlación entre lateralización cortical y el dominio de un lado del cuerpo, con la finalidad de evitar desajustes que tendrán como consecuencias dificultades en la estructuración del esquema corporal, deficiencias a nivel coordinativo y dificultades en la organización espacial. En resumen, se alteraría globalmente el desarrollo de la motricidad. ¿Qué objetivos persigue el desarrollo de la lateralidad? El enfoque educativo de la lateralidad será diferente si trabajamos con niños de nivel pre-escolar, o si las actividades van dirigidas a niños de los primeros ciclos de E.G.B., esto fundamentado sobre la base de la edad en que se adquiere definitivamente la dominancia lateral, como por las posibilidades que tienen los niños mayores de 6 años de tomar nuevos puntos de referencia en la organización del espacio, lo cual condicionará el tratamiento espacial de la lateralidad. 3 a 6 años: El principal objetivo es que el niño fije el dominio de un segmento sobre el otro, mediante un máximo de vivencias motrices que comprometan al segmento dominante. Las actividades propuestas deben permitir el niño tomar conciencia de la simetría corporal, independizar los segmentos del resto del cuerpo en los movimientos, experimentar el máximo numero de movimientos que requieran la utilización diferenciada de uno y otro lado del cuerpo. 6 a 8 años: El principal objetivo es que el niño afine la lateralidad que ya tiene fijada. Las actividades propuestas deben permitir al niño diferenciar la derecha y la izquierda corporal, diferenciar la derecha y la izquierda en los demás y afinar los movimientos de los segmentos dominantes.

6. Organización espacial: El niño al nacer, no es capaz de distinguir su cuerpo del entorno, no tiene conciencia de hasta donde llega él y donde empieza el resto del mundo. Por

contraste, un adulto es capaz de apreciar distancias, perspectivas y estructurar espacios, esto significa, establecer relaciones armónicas con el espacio que lo rodea. Este gran abismo entre la percepción espacial de un niño y la del adulto deberá superarse poco a poco producto de la maduración del sistema nervioso y, en especial, por las experiencias vividas. Cuando nos movemos, nuestra acción motriz ocupa obligadamente un espacio; nuestros movimientos serán más eficaces en la medida que nuestra organización espacial este mas desarrollada. Ejemplos claros de esta situación son las acrobacias, la gimnasia deportiva, los saltos ornamentales, los juegos colectivos como el fútbol, básquetbol o voleibol, donde la orientación espacial del propio cuerpo con respecto al tamaño de la cancha, a la ubicación de los compañeros o de los adversarios y la trayectoria del balón como también su velocidad, colocan en juego constantemente la capacidad de orientación. Pero una adecuada orientación espacial no solo es fundamental para el desarrollo de alguna práctica deportiva, también favorece la seguridad, aleja al niño del miedo a lo desconocido, lo cual incide positivamente en el control emotivo y en consecuencia en la vida relacional. La organización espacial en el niño pasa por 2 fases: Espacio perceptivo: Se sitúa entre el nacimiento y los 7 años. Aquí el niño percibe las relaciones espaciales desde una perspectiva egocéntrica. Los objetivos para ésta etapa se deben centrar en el desarrollo de la apreciación del espacio corporal, reconocimiento del espacio de acción, nociones de dentro / fuera; delante/atrás; arriba/abajo; encima/debajo, nociones de dispersión/agrupación; orden; proximidad/lejanía; junto/separado. Espacio representativo: Se sitúa a partir de los 7/8 años. Aquí el niño será capaz de tomar puntos de referencia externos a sí mismo en la comprensión de las relaciones espaciales. Los objetivos para ésta etapa se deben focalizar en la consolidación de las nociones adquiridas anteriormente, apreciar trayectorias, velocidades y aceleraciones.
7. Organización temporal:

El movimiento del niño se desarrolla a lo largo de un tiempo. Tiene un principio y un final; tiene un “antes”, un “durante” y un “después”. De esta forma vemos que la dimensión temporal influye directamente en el resultado de la acción motriz y, por otro lado, el niño podrá acceder a las nociones temporales, en gran parte, gracias a su movimiento, la sucesión de sus acciones y la velocidad con las que son realizadas. Todos estos elementos, en conjunto, serán puntos de referencia que el niño utilizará para evaluar la duración de su conducta motora.

En resumen, buscamos una mejora de la organización temporal para favorecer la realización de los movimientos, y utilizamos el movimiento para permitir que el niño descubra las nociones temporales. Los componentes de la organización temporal son cuantitativos (duración) y cualitativos (orden). Percibir una duración exige, en primer lugar, ser capaz de establecer unos límites, determinar el principio y el final. En segundo lugar, será necesaria una apreciación cuantitativa del tiempo transcurrido entre dichos límites. Percibir el orden implica el reconocer o descubrir que la sucesión de los acontecimientos tiene lugar en un periodo de tiempo. Si tomamos como ejemplo un determinado movimiento, la percepción del orden estará basada en la apreciación de la secuencia. La división del movimiento en pequeñas subtareas permitirá clasificarlas secuencialmente. Las nociones de “antes” y “después” serán determinantes en esta percepción del orden. Por consiguiente, los objetivos a considerar en la educación de la organización temporal serán: La adquisición de nociones de antes, durante y después. La adquisición de nociones de sucesión y simultaneidad. La percepción de la duración. La percepción de la pausa y de la duración de la pausa. La percepción de rápido y lento, del propio cuerpo, de los compañeros y de los objetos.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->