P. 1
Historia. Compilación - Wikipedia

Historia. Compilación - Wikipedia

|Views: 460|Likes:
Publicado porMCD45

More info:

Published by: MCD45 on Mar 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2013

pdf

text

original

Sections

Historia

Compilación

PDF generado usando el kit de herramientas de fuente abierta mwlib. Ver http://code.pediapress.com/ para mayor información. PDF generated at: Mon, 23 Jan 2012 15:59:43 UTC

Contenidos
Artículos
Historia Historia económica Economía en la Antigua Grecia Edad Media Historia del capitalismo Renacimiento Revolución de los precios Crisis del siglo XIV Siglo XVI Reforma Protestante Revolución Industrial Siglo XIX Siglo XX 1 19 20 26 83 109 128 130 134 139 150 155 164

Referencias
Fuentes y contribuyentes del artículo Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes 185 187

Licencias de artículos
Licencia 192

Historia

1

Historia
La historia es la ciencia que tiene como objeto de estudio el pasado de la humanidad y como método el propio de las ciencias sociales.[1] Se denomina también historia al periodo histórico que transcurre desde la aparición de la escritura hasta la actualidad. Más allá de las acepciones propias de la ciencia histórica, historia en el lenguaje usual es la narración de cualquier suceso, incluso de sucesos imaginarios y de mentiras;[2][3] sea su propósito el engaño, el placer estético o cualquier otro (ficción histórica). Por el contrario, el propósito de la ciencia histórica es la fijación fiel de los hechos e interpretarlos ateniéndose a criterios de objetividad; aunque la posibilidad de cumplimiento de tales propósitos y el grado en que sea posible son en sí mismos objetos de debate. En medicina se utiliza el concepto de historia clínica para el registro de datos sanitarios significativos de un paciente, que se remontan hasta su nacimiento o incluso a su herencia genética.

A su vez, llamamos historia al pasado mismo, e, incluso, puede hablarse de una historia natural en que la humanidad no estaba presente (término clásico ya en desuso, que se utilizaba para referirse no sólo a la geología y la paleontología sino también a muchas otras ciencias naturales; las fronteras entre el campo al que se refiere este término y el de la prehistoria y la arqueología son imprecisas, a través de la paleoantropología). Ese uso del término historia lo hace equivalente a cambio en el tiempo.[4] En ese sentido se contrapone al concepto de filosofía, equivalente a esencia o permanencia (lo que permite hablar de una filosofía natural en textos clásicos y en la actualidad, sobre todo en medios académicos anglosajones, como equivalente a la física). Para cualquier campo del conocimiento, se puede tener una perspectiva histórica -el cambio- o bien filosófica -su esencia-. De hecho, puede hacerse eso para la historia misma (véase tiempo histórico) y para el tiempo mismo (véase Historia del tiempo de Stephen Hawking, libro de divulgación sobre cosmología).

La Verdad, el Tiempo y la Historia, de Francisco de Goya (hacia 1800). Alegoría de debatida interpretación, es también conocido con otros nombres. El alado y anciano tiempo traería de la mano a la verdad para que la historia la dejara registrada mediante la escritura.

Historia

2

Historia como ciencia
Véanse también: Historiografía y Método histórico

Dentro de la popular división entre ciencias y letras o humanidades, se tiende a clasificar a la historia entre las disciplinas humanísticas junto con otras ciencias sociales (también denominadas ciencias humanas); o incluso se le llega a considerar como un puente entre ambos campos, al incorporar la metodología de éstas a aquéllas.[5] La ambigüedad de esa división del conocimiento humano, y el cuestionamiento de su conveniencia, ha llevado al llamado debate de las dos culturas. No todos los historiadores aceptan la identificación de la historia con una ciencia social, al considerarla una reducción en sus métodos y objetivos, comparables con los del arte si se basan en la imaginación (postura adoptada en mayor o menor medida por Hugh Trevor-Roper, John Lukacs, Donald Creighton, Gertrude Himmelfarb o Gerhard Ritter). Los partidarios de su condición científica son la mayor parte de los En la mitología griega, Clío era la musa o diosa protectora de la historiadores de la segunda mitad del siglo XX y del Historia, además de la poesía épica. Aquí aparece observando antes de anotar en su libro, desde un carro alado cuya rueda es la esfera de siglo XXI (incluyendo, de entre los muchos que han un reloj. explicitado sus preocupaciones metodológicas, a Fernand Braudel, E. H. Carr, Fritz Fischer, Emmanuel Le Roy Ladurie, Hans-Ulrich Wehler, Bruce Trigger, Marc Bloch, Karl Dietrich Bracher, Peter Gay, Robert Fogel, Lucien Febvre, Lawrence Stone, E. P. Thompson, Eric Hobsbawm, Carlo Cipolla, Jaume Vicens Vives, Manuel Tuñón de Lara o Julio Caro Baroja). Buena parte de ellos, desde una perspectiva multidisciplinar (Braudel combinaba historia con geografía, Bracher con ciencia política, Fogel con economía, Gay con psicología, Trigger con arqueología), mientras los demás citados lo hacían a su vez con las anteriores y con otras, como la sociología y la antropología. Esto no quiere decir que entre ellos hayan alcanzado una posición común sobre las consecuencias metodológicas de la aspiración de la historia al rigor científico, ni mucho menos que propongan un determinismo que (al menos desde la revolución einsteniana de comienzos del siglo XX) no proponen ni las llamadas ciencias duras.[6] Por su parte, los historiadores menos proclives a considerar

Historia

3

científica su actividad tampoco defienden un relativismo estricto que imposibilitaría de forma total el conocimiento de la historia y su transmisión; y de hecho de un modo general aceptan y se someten a los mecanismos institucionales, académicos y de práctica científica existentes en historia y comparables a los de otras ciencias (ética de la investigación, publicación científica, revisión por pares, debate y consenso científico, etc.). La utilización que hace la historia de otras disciplinas como instrumentos para obtener, procesar e interpretar datos del pasado permite hablar de ciencias auxiliares de la historia de metodología muy diferente, cuya subordinación o autonomía depende de los fines a los que estas mismas se apliquen.

Busto de Heródoto, el llamado Padre de la Historia.

Historia como disciplina académica
El registro de anales y crónicas fue en muchas civilizaciones un oficio ligado a un cargo institucional público, controlado por el estado. Sima Qian (denominado padre de la Historia en la cultura china) inauguró en esa civilización los registros históricos oficiales burocratizados (siglo II a. C.). La crítica del musulmán Ibn Jaldún (Muqaddima -Prolegómenos a la Historia Universal-, 1377) a la manera tradicional de hacer historia no tuvo consecuencias inmediatas, siendo considerado un precedente de la renovación de la metodología de la historia y de la filosofía de la historia que no se inició hasta el siglo XIX, fruto de la evolución de la historiografía en Europa Occidental. Entre tanto, los cronistas oficiales castellanos y de Indias dieron paso en la España ilustrada del siglo XVIII a la fundación de la Real Academia de la Historia; instituciones similares existen en otros países.[7]
Véanse también: Cronista y Historiografía#Historia de la Historia

La docencia de la historia en la enseñanza obligatoria fue una de las bases de la construcción nacional desde el siglo XIX,[8] proceso simultáneo a la proliferación de las cátedras de historia en las universidades (inicialmente en las facultades de letras o Filosofía y Letras, y con el tiempo, en facultades propias o de Geografía e Historia -disciplinas cuya proximidad científica y metodológica es una característica de la tradición académica francesa y española-)[9] y la creación de todo tipo de instituciones públicas[10] y privadas (clubes históricos o sociedades históricas, muy habitualmente medievalistas, respondiendo al historicismo propio del gusto romántico, empeñado en la búsqueda de elementos de identificación nacional); así como publicaciones dedicadas a la historia. En la enseñanza media de la mayor parte de los países, los programas de historia se diseñaron como parte esencial del currículo. En especial la agregación de historia presente en los lycées franceses desde 1830 adquirió con el tiempo un prestigio social incomparable con los cargos similares en otros sistemas educativos y que caracterizó el elitismo de la escuela laica republicana hasta finales del siglo XX.

Historia A ese proceso de institucionalización, siguió la especialización y subdivisión de la disciplina con diferentes sesgos temporales (de cuestionable aplicación fuera de la civilización occidental: historia antigua, medieval, moderna, contemporánea -estas dos últimas, habituales en la historiografía francesa o española, no suelen subdividirse en la historiografía anglosajona: en:modern era-), espaciales (historia nacional, regional, local, continental -de África, de Asia, de América, de Europa, de Oceanía-), temáticos (historia política, militar, de las instituciones, económica y social, de los movimientos sociales y de los movimientos políticos, de las civilizaciones, de las mujeres, de la vida cotidiana, de las mentalidades, de las ideas, cultural), historias sectoriales ligadas a otras disciplinas (historia del arte, de la música, de las religiones, del derecho, de la ciencia, de la medicina, de la economía, de la ciencia política, de las doctrinas políticas, de la tecnología), o centrada en cualquier tipo de cuestión particular (historia de la electricidad, de la democracia, de la Iglesia, de los sindicatos, de los sistemas operativos, de las formas -literarias de la Biblia-, etc). Ante la atomización del campo de estudio, también se han realizado distintas propuestas que consideran la necesidad de superar esas subdivisiones con la búsqueda de una perspectiva holística (historia de las civilizaciones e historia total) o su enfoque inverso (microhistoria). El Premio Nacional de Historia (de Chile -bianual, a una personalidad- y de España -a una obra publicada cada año-) y el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales (a una personalidad del ámbito de la historia, la geografía u otras ciencias sociales) son los más altos reconocimientos de la investigación histórica en el ámbito hispanohablante, mientras que en el ámbito anglosajón existe una de las versiones del Premio Pulitzer (en:Pulitzer Prize for History). El Premio Nobel de Literatura, que puede recaer en historiadores, sólo lo hizo en dos ocasiones (Theodor Mommsen, en 1902, y Winston Churchill, en 1953). Desde una perspectiva más propia de la consideración actual de la historia como una ciencia social, el Premio Nobel de economía fue concedido a Robert Fogel y Douglass North en 1993.

4

Historia como escritura
La identificación del concepto de historia con la narración escrita del pasado produce, por un lado, su confusión con el término historiografía (historia se llama a la vez al objeto estudiado, a la ciencia que lo estudia y al documento resultado de ese estudio); y por otro justifica el empleo del término prehistoria para el período anterior a la aparición de la escritura, reservándose el nombre historia para el periodo posterior. Según ese uso restrictivo, la mayor parte de la humanidad queda fuera de la historia, no tanto porque no accede personalmente a la lectura y la escritura (el analfabetismo fue la condición común de la inmensa mayoría de la población, incluso para las clases dominantes, hasta la imprenta), sino porque los reflejados en el discurso histórico han sido siempre muy pocos, y grupos enteros quedan invisibilizados (las clases bajas, las mujeres, los discrepantes que no pueden acceder al registro escrito), con lo que ha sido objeto de preocupación de algunos historiadores la reconstrucción de la visión de los vencidos y la historia desde abajo.

El escriba sentado (Saqqara III milenio a. C. -IV o V dinastía de Egipto-). Representa a un funcionario en actitud de comenzar a escribir, o sea, a registrar un hecho o una interpretación más o menos interesada de hechos seleccionados -económicos, militares, legislativos, religiosos-; una función de consencuencias trascendentales: sirve tanto para el ejercicio y la justificación del poder en su presente como para la preservación de la memoria histórica hacia la posteridad.

Historia Lo mismo ocurre con gran número de pueblos y culturas (las consideradas como culturas primitivas, en una terminología ya desfasada de la antropología clásica) que no tienen historia. El tópico los idealiza al considerar que son pueblos felices.[11] Entran en ella cuando se produce su contacto, habitualmente destructivo (aculturación), con civilizaciones (sociedades complejas, con escritura). Incluso en ese momento no son propiamente objeto de la historia sino de la protohistoria (historia realizada a partir de las fuentes escritas producidas por los que generalmente son sus pueblos colonizadores por oposición a los pueblos indígenas). No obstante, independientemente de que los historiadores y los antropólogos ideológicamente tengan una tendencia etnocentrista (eurocentrista, sinocentrista[12] o indigenista) o, de forma opuesta, multiculturalista o relativista cultural, existe la posibilidad de obtener o reconstruir un relato fiable de los acontecimientos que afectan a un grupo humano utilizando otras metodologías: fuentes arqueológicas (cultura material) o historia oral. En buena parte, esta diferencia es artificial, y no necesariamente novedosa: el mismo Heródoto no puede sino usar ese tipo de fuentes documentales cuando redacta la que se considera la primera Historia, o al menos acuña el término, en la Grecia del siglo V a. C. para que el tiempo no abata el recuerdo de las acciones de los hombres y que las grandes empresas acometidas, ya sea por los griegos, ya por los bárbaros, no caigan en olvido; da también razón del conflicto que puso a estos dos pueblos en la lid. Así comienza su obra titulada Ἱστορίαι (léase históriai, literalmente "investigaciones", "exploraciones", latinizado Historiae -"Historias", en plural-), seminal para la ciencia histórica, y que suele denominarse en castellano Los nueve libros de historia. La lid citada son las guerras médicas y los bárbaros, persas.[13]

5

Etimología
La palabra historia deriva del griego ἱστορία (léase historia, traducible por "investigación" o "información", conocimiento adquirido por investigación), del verbo ἱστορεῖν ("investigar"). De allí pasó al latín historia, que en castellano antiguo evolucionó a estoria (como atestigua el título de la Estoria de España de Alfonso X el Sabio, 1260-1284) y se reintrodujo posteriormente en el castellano como un cultismo en su forma latina original. La etimología remota procede del protoindoeuropeo *wid-tor- (de la raíz *weid-, "saber, ver" -construcción hipotética-)[14] presente también en la palabras latinas idea o visión, en las germánicas wit, wise o wisdom, la sánscrita veda,[15] y las eslavas videti o vedati, y en otras lenguas de la familia indoeuropea.[16] La palabra antigua griega ἱστορία fue usada por Aristóteles en su Περὶ τὰ ζῷα ἱστορίαι (léase Peri ta zoa jistória, latinizado Historia animalium, traducible por Historia de los animales [el título griego es plural y el latino es singular]).[17] El término se derivaba de ἵστωρ (léase jístōr, traducible por "hombre sabio", "testigo" o "juez"). Se pueden encontrar usos de ἵστωρ en los himnos homéricos, Heráclito, el juramento de los efebos atenienses y en las inscripciones beocias (en un sentido legal, con un significado similar a "juez" o "testigo"). El rasgo aspirado es problemático, y no se presenta en la palabra cognata griega εἴδομαι ("aparecer"). La forma ἱστορεῖν ("inquirir"), es una derivación jónica, que se expandió primero en la Grecia clásica y más tarde en la civilización helenística.

Historia

6

Historia, historiografía e historiología
En el estudio de la historia conviene diferenciar tres conceptos a veces usados laxamente y que pueden llegar a ser confundidos entre sí: • La historiografía es el conjunto de técnicas y métodos propuestos para describir los hechos históricos acontecidos y registrados. La correcta praxis de la historiografía requiere el empleo correcto del método histórico y el sometimiento a los requerimientos típicos del método científico. También se denomina historiografía a la producción literaria de los historiadores, y a las escuelas, agrupaciones o tendencias de los historiadores mismos. • La historiología o «teoría de la historia» es el conjunto de explicaciones, métodos y teorías sobre cómo, por qué y en qué medida se dan cierto tipo de hechos históricos y tendencias sociopolíticas en determinados lugares y no en otros. El término fue introducido por José Ortega y Gasset[18] y el DRAE lo define como el estudio de la estructura, leyes y condiciones de la realidad histórica.[19] • La historia como conjunto de hechos realmente acontecidos en el pasado de la humanidad; aunque muy La Historia de Italia de Francesco Guicciardini, 1561 frecuentemente se entiendan restrictivamente como hechos históricos únicamente a los acontecimientos trascendentes, los que tienen un alcance lo suficientemente amplio como para ser útiles para la comprensión de hechos posteriores, o al menos los que son interpretados así desde la perspectiva del historiador que los destaca o considera dignos de recuerdo (memoria histórica). La selección de esos hechos es cuestión de debate, pues cada una de las interpretaciones de la historia pone el protagonismo de la historia (sujeto histórico) en uno u otro lugar, lo que determina qué datos considerar hechos relevantes. Los partidarios de una historia política, militar, cultural, o de las instituciones no coincidirán con los partidarios de una historia económica y social; oposición expresada en los términos marxistas de superestructura y estructura o el unamuniano de intrahistoria. Es imposible ignorar la polisemia y la superposición de estos tres términos, pero simplificando al máximo: la historia son los hechos del pasado; la historiografía es la ciencia de la historia; y la historiología es la epistemología o teoría de la historia.

Historia

7

Filosofía de la historia
La filosofía de la historia es la rama de la filosofía que concierne al significado de la historia humana, si es que lo tiene. Especula un posible fin teleológico de su desarrollo, o sea, se pregunta si hay un diseño, propósito, principio director o finalidad en el proceso de la historia humana. No debe confundirse con los tres conceptos anteriores, de los que se separa claramente. Si su objeto es la verdad o el deber ser, si la historia es cíclica o lineal, o existe la idea de progreso en ella, son materias que debate la filosofía de la historia.

Fines y justificación de la historia
Tampoco deben confundirse los supuestos fines teleológicos del hombre en la historia con los fines de la historia es decir, la justificación de la propia historia como memoria de la humanidad. Si la historia es una ciencia social y humana, no puede abstraerse del porqué se encarga de estudiar los procesos sociales: explicar los hechos y eventos del pasado, sea por el conocimiento mismo, sea por que nos ayudan a comprender el presente: Cicerón bautizó a la historia como Historia General de los Hechos de los Castellanos en las Islas maestra de la vida,[20] y como él Cervantes, que también la y Tierra Firme del Mar Océano, de Antonio de Herrera, llamó madre de la verdad.[21] Benedetto Croce remarcó la edición de 1601. fuerte implicación del pasado en el presente con su toda historia es historia contemporáea. La historia, al estudiar los hechos y procesos del pasado humano, es un útil para la comprensión del presente y plantear posibilidades para el futuro.[22] Salustio llegó a decir que entre las distintas ocupaciones que se ejercitan con el ingenio, el recuerdo de los hechos del pasado ocupa un lugar destacado por su gran utilidad.[23] Un tópico muy difundido (atribuido a Jorge Santayana) advierte que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla,[24] aunque otro tópico (atribuido a Carlos Marx) indique a su vez que cuando se repite lo hace una vez como tragedia y la segunda como farsa.[25] La radical importancia de ello se basa en que la historia, como la medicina, es una de las ciencias en que el sujeto investigador coincide con el objeto a estudiar. De ahí la gran responsabilidad del historiador: la historia tiene una proyección al futuro por su potencia transformadora como herramienta de cambio social; y a los profesionales que la manejan, los historiadores, les es aplicable lo que Marx dijo de los filósofos (hasta ahora se han encargado de interpretar el mundo y de lo que se trata es de transformarlo).[26] No obstante, desde otra perspectiva se pretende una investigación desinteresada para la objetividad en la ciencia histórica.[27] Véase también La objetividad en historiografía

Historia

8

División del tiempo histórico
No hay un acuerdo universal sobre la periodización de la historia, aunque sí un consenso académico sobre los periodos de la historia de la civilización occidental, basado en los términos acuñados inicialmente por Cristóbal Celarius (Edades Antigua, Media y Moderna), que ponía al mundo clásico grecorromano y su Renacimiento como los hechos determinantes para la división; y que actualmente es de aplicación general.[28] La acusación de eurocentrismo que se hace a tal periodización no impide que sea la más utilizada, por ser la que responde precisamente al desarrollo de los procesos históricos que produjeron el mundo contemporáneo. En cuanto a la división del tiempo prehistórico en Edad de la Piedra y Edad de los Metales, fue propuesta en 1836 por el arqueólogo danés Christian Jürgensen Thomsen.[29] El problema de cualquier periodización es hacerla coherente en términos sincrónicos y diacrónicos, es decir: que sea válida tanto para el transcurso del tiempo en un único lugar, como para lo que ocurre al mismo tiempo en distintos ámbitos espaciales. Cumplir ambos requisitos resulta difícil cuando los fenómenos que originan el comienzo de un periodo en un lugar (especialmente el Próximo Oriente, Asia central o China) tardan en difundirse o surgir endógenamente en otros lugares, que a su vez pueden estar más o menos próximos y conectados (como Europa Occidental o el África subsahariana), o más o menos lejanos y desconectados (como América u Oceanía). Para responder a todo ello, los modelos de periodización incluyen términos intermedios y periodos de solapamiento (yuxtaposición de características distintas) o transición (aparición paulatina de las novedades o características mixtas entre el periodo que empieza y el que termina). La didáctica de la historia se ayuda frecuentemente de diferentes tipos de representación gráfica de la sucesión de hechos y procesos en el tiempo y en el espacio.[30]
Véanse también: Tiempo histórico y Mapa histórico

Prehistoria
Edad de Piedra
Paleolítico Mesolítico

Edad de los Metales
N e o l í t i Edad Edad Edad co del del del EpiProtoCobre Bronce Hierro paleolítico neolítico

P  a  l  e  o  l  í  t  i  c  o     I  n  f  e  r  i  o  r

P a l e o l í t i c o    Medio

Paleolítico Superior

Historia (Occidente)
Protohistoria Edad Antigua
Antigüedad clásica Antigüedad tardía

Edad Media
Alta Edad Media Baja Edad Media Plena Edad Media Crisis

siglo XV

Edad Moderna
siglo XVI siglo XVII

siglo Edad XVIII Contemporánea siglo siglo siglo XIX XX XXI

Historia

9

Prehistoria
• Prehistoria. Desde la aparición del hombre (diferenciación de las distintas especies del género Homo, subtribu hominina, superfamilia Hominoidea, orden de los primates), de fechas inciertas, hace más de dos millones de años; hasta la aparición de la escritura, en torno al IV milenio a. C..[31] • Paleolítico (etimológicamente Antigua Edad de Piedra, por la piedra tallada). Los hechos más decisivos son los ligados a la evolución humana, en lo físico, y a la evolución cultural primitiva (utilización de herramientas y del fuego y desarrollo de distintos tipos de colaboración y conducta social primitiva; destacadamente el lenguaje). Los grupos sociales no superarían el tamaño de hordas, con una densidad de población inferior a un habitante por kilómetro cuadrado. La economía se limitaba a una relación depredadora con el medio ambiente (caza, pesca y recolección), lo que no impedía un impacto notable (primera humanización del paisaje natural y extinciones provocadas por la presión de la actividad humana en los ecosistemas donde se introduce). • Paleolítico inferior. Primeros modos de talla lítica de instrumentos (Olduvayense o modo 1 y Achelense o modo 2), asociados a restos fósiles de homínidos: Australopitecus, Homo habilis y Homo ergaster (África sudoriental), Homo erectus (extendido por todo el Viejo Continente); Homo antecessor y Homo heidelbergensis (específicos de Europa -yacimiento de Atapuerca-).

Pinturas rupestres de Cueva de las Manos (Río Pinturas, Argentina, cerca de 9000 años de antigüedad). Representan esquemáticamente a un hombre y a grupos de animales; también se observan otros símbolos, destacadamente las manos que dan el nombre al lugar. Esta forma de arte prehistórico, aunque es un testimonio valiosísimo para la reconstrucción del pasado, no es una fuente histórica, sino arqueológica.

Stonehenge, un monumento megalítico tipo crómlech construido en Gran Bretaña en el III milenio a. C. por un pueblo en transición del neolítico a la edad de los metales, contemporáneo de las Pirámides de Egipto. Su olvidada función religiosa y astronómica es objeto en la actualidad de revivals espiritualistas.

• Paleolítico medio. Ligado a cambios en la cultura material (Musteriense o modo 3) y en las especies de homínidos (Hombre de Neanderthal en Europa, Homo sapiens arcaico en África -Hombres de Kibish-), desde hace 130.000 años hasta hace 35.000 años aproximadamente. • Paleolítico superior. Ligado a la cultura material asociada al Homo sapiens moderno: el modo 4 (Auriñaciense, Gravetiense,

Historia Solutrense, Magdaleniense -en Europa-, Clovis y Monte Verde -en América, donde por primera vez aparecen homínidos-); desde hace 35.000 años hasta hace 10.000 años aproximadamente. Ya no hay cambios significativos para la paleoantropología en el registro fósil; las variaciones entre distintos grupos son mucho más sutiles: las estudiadas tradicionalmente por la antropología física y que se conocían como razas humanas, y que la moderna genética de poblaciones estudia con renovadas metodologías (genética molecular). Junto con la paleo-lingüística pretende reconstruir las migraciones primitivas.[32] • Mesolítico/Epipaleolítico/Protoneolítico. Periodo de transición, ligado a los cambios que produjo el fin de la última glaciación. Desde el X

10

Espada de bronce (Saint-Germain-en-Laye, Francia, hacia 800 a. C., periodo protohistórico en el que los héroes griegos, que usarían armas semejantes, ya son cantados por Homero).

milenio a. C. hasta el VIII milenio a. C., aproximadamente. En las zonas en las que significó una transición hacia el neolítico se denomina mesolítico, mientras que en el resto, en las que es las que sólo significa una fase de continuación del paleolítico, se denomina epipaleolítico. • Neolítico (etimológicamente "nueva Edad de Piedra", por la piedra pulimentada: modo 5). Del VIII milenio a. C. al IV milenio a. C. aproximadamente. Su inicio en cada zona está ligado al desarrollo de la denominada Revolución Neolítica: sustitución de la economía depredadora (caza, pesca y recolección) por la economía productora (agricultura y ganadería), lo que intensificó extraordinariamente la densidad de población (de crecimiento limitado -régimen demográfico antiguo-) y el impacto en el medio ambiente. Aparición de la cerámica, sustitución del nomadismo por el sedentarismo (asentamientos estables o aldeas). Tuvo lugar a partir del VIII milenio a. C. en el Creciente fértil del Oriente Próximo, y se difundió hacia el norte de África y Europa (en España a partir del VI milenio a. C.) y Asia. La aparición de la agricultura y la ganadería se produjo de forma endógena en otras zonas del mundo (con seguridad en América, de forma menos clara en otras zonas). • Edad de los Metales. Desde el IV milenio a. C. (o más tarde, según la zona), que aunque es una época ya histórica en el Próximo Oriente Antiguo, es aún prehistórica en la mayor parte del mundo. Innovaciones tecnológicas de difusión paulatina (metalurgia, rueda, arado, vela). Algunas aldeas se amurallan y aumentan de tamaño hasta transformarse en ciudades. La economía y la sociedad se hace más compleja (excedentes, comercio a larga distancia, especialización del trabajo, estratificación social con una élite dirigente caracterizada por la exhibición de riqueza en forma de armas y monumentos funerarios). El tránsito a la historia se dará cuando se complete la formación de las sociedades complejas (civilizaciones) con estado y religión institucionalizada, que producirán la escritura. • Calcolítico o Edad del Cobre (III milenio a. C. aproximadamente, en Europa Occidental). • Edad del Bronce (II milenio a. C. aproximadamente, en Europa Occidental). • Edad del Hierro (I milenio a. C. aproximadamente, en Europa Occidental, hasta la romanización).

Historia

11

Historia
• Historia. Desarrollo de la escritura como consecuencia de la aparición de los primeros estados. IV milenio a. C. en Sumeria. • Protohistoria. Período de solapamiento: las civilizaciones que desarrollan escritura dejan constancia escrita no sólo de sí mismas, sino de otros pueblos que no lo han hecho. Habitualmente los pueblos colonizadores son los que dejan testimonio histórico de su relación los pueblos indígenas (por ejemplo, de los pueblos prerromanos). • Edad Antigua • Nacimiento de la civilización en el Antiguo Oriente Próximo (a veces denominado Antigüedad temprana).[33] Primeros estados (templos, ciudades-estado, imperios hidráulicos) en Mesopotamia (Sumeria, Acad, Babilonia, Asiria), Antiguo Egipto, Levante Mediterráneo (Fenicia, Antiguo Israel) y el resto del Mediterráneo Oriental (civilizaciones anatólicas -hititas-, y egeas -minoica y micénica-); con muy poca relación con esos núcleos en India (cultura del valle del Indo), China; y de forma endógena en la América precolombina y en algunas culturas del África Subsahariana.[34]
Arquero asirio a caballo. Representa una cacería real como la de la famosa leona herida. La íntima relación de determinados pueblos con el caballo caracterizó la dinámica milenaria entre pueblos nómadas-ganaderos y sedentarios-agricultores (que mucho más tarde describiría el historiador árabe Ibn Jaldún).

• Antigüedad clásica: Entre el siglo VIII a. C. y Los miles de guerreros del ejército de terracota (Xian, siglo III a. C.) el siglo II d. C.. De validez restringida a las servían para garantizar el eterno mandato de Qin Shi Huang, civilizaciones griega y romana, caracterizadas autoproclamado primer emperador de China, temeroso de los innumerables enemigos cuya venganza esperaba en la vida después por la cultura clásica (término de gran de la muerte. Las civilizaciones extremo-orientales se caracterizaron ambigüedad, que en su aspecto espacial y por su continuidad, que no se vio interrumpida por la discontinuidad temporal puede considerarse ampliado a todo entre Edad Antigua y Edad Media propia de la civilización el Próximo Oriente por el helenismo posterior occidental. Especialmente la civilización china, el ejemplo más estable de imperio hidráulico, vio la repetición aparentemente al Imperio de Alejandro Magno y al perpetua de ciclos dinásticos de auge (interpretado tradicionalmente Mediterráneo occidental por el helenizado como premio por respetar el equilibrio del mandato del cielo), Imperio romano; o restringido al periodo descomposición interna (interpretada como consecuencia del clásico del arte griego -siglo V a. C. y siglo desequilibrio al no respetarlo) e invasiones exteriores (interpretadas como castigo y oportunidad de reiniciar el ciclo), que continuó hasta IV a. C.-; o de forma aún más estricta reducido el siglo XX. al siglo de Pericles -la Atenas de mediados del siglo V-), y unos precoces conceptos de libertad, democracia y ciudadanía que se basaban paradójicamente en la sumisión de otos pueblos y la utilización intensiva de la

Historia fuerza de trabajo esclava. Ambas civilizaciones contaban sus eras desde fechas del Siglo VIII a. C. (la primera olimpiada o la fundación de Roma, respectivamente). Simultáneamente se desarrolló el Imperio persa, que ocupa el espacio intermedio y pone en contacto las civilizaciones mediterráneas con las civilizaciones asiáticas, especialmente la hindú, mientras que las civilizaciones de Extremo Oriente, como la china, se desarrollan de forma prácticamente independiente, y las americanas en total desconexión. • Antigüedad tardía: De validez restringida a Occidente, es un periodo de transición, desde la crisis del siglo III hasta Carlomagno o la

12

llegada del Islam a Europa (siglo VIII), en que el Imperio romano entra en decadencia y sufre el impacto de las invasiones germánicas, nuevas religiones monoteístas (cristianismo e Islam) se imponen como religiones dominantes y el modo de producción esclavista se sustituye por el modo de producción feudal. En Oriente sobrevive el Imperio bizantino rehelenizado.[35]

El acueducto de Segovia, una construcción utilitaria romana de finales del siglo I, sigue determinando la personalidad de una ciudad contemporánea, junto con otros hitos de su historia como las murallas o la catedral. Otras muestras de la pervivencia de la romanización en la actualidad son la lengua, el derecho, la religión, etc.

Cara de la guerra en el Estandarte de Ur, III milenio a. C.. Aparecen tropas uniformadas y en formación, carros de guerra y la figura destacada de un líder. Los enemigos vencidos son pisoteados por los caballos o sometidos.

Dos guerreros griegos en combate singular. Tras ellos hay carros de guerra. Fragmento de una crátera ática de figuras negras, Selinunte, siglo VI a. C. (contemporánea a las reformas de Clístenes). El equipamiento militar para el combate cuerpo a cuerpo (casco, lanza) es similar al que usarán los hoplitas, pero ellos luchan agrupados en falanges, y el escudo estará diseñado para proteger tanto al compañero de filas como al que lo lleva.

Sarcófago Ludovisi, hacia 250. Las legiones romanas luchan contra los godos, que en los siglos siguientes (periodo de las invasiones bárbaras) contribuirán decisivamente tanto a la continuidad como a la Caída del Imperio romano, tras la que instaurarán algunos de los más importantes reinos germánicos de la Alta Edad Media.

Chac Mool (Chichén Itzá, ciudad maya fundada en el siglo VI). Las civilizaciones mesoamericanas desarrollaron una cultura peculiar ligada a la guerra ritualizada entre ciudades-estado rivales, que incluía el sacrificio de los prisioneros para garantizar el orden cosmológico, además de una antropofagia de debatida [36] consideración.

Historia

13

• Edad Media: De validez restringida a Occidente, desde la caída del Imperio romano de Occidente (siglo V) hasta la caída del Imperio romano de Oriente (siglo XV). En un periodo tan prolongado se produjeron dinámicas muy complejas, que poco tienen que ver con los tópicos de aislamiento, inmovilismo y oscurantismo con que se la definía desde la perspectiva de la modernidad, que la infravaloraba como un paréntesis de atraso y discontinuidad entre una mitificada edad antigua y su renacimiento en la moderna. • Alta Edad Media: siglo V al siglo X. Una época oscura por la escasez de fuentes escritas, debida al retroceso de la vida urbana y de la descomposición del poder político que Un caballero, un clérigo y un campesino (los tres órdenes feudales) caracterizan al feudalismo. La Iglesia, sobre ilustran la miniatura de una letra capitular en un manuscrito medieval. todo a través del monacato, se convierte en la única continuidad de la tradición intelectual. La nobleza y el clero, vinculados familiarmente, son los señores que ejercen el poder político, social y económico sobre los campesinos sometidos a servidumbre. Castillos y monasterios se imponen en un paisaje de bosques, baldíos y pequeñas aldeas casi incomunicadas.[37] • Baja Edad Media: Del siglo XI al siglo XV. A veces se restringe al siglo XIV y al siglo XV, como Crisis de la Edad Media o Crisis del siglo XIV; denominándose el periodo del siglo XI al siglo XIII como Plenitud de la Edad Media. Se produce una revolución urbana y un aumento de la actividad comercial y artesanal de una incipiente burguesía, al tiempo que se fortalece el poder de las monarquías feudales. Los poderes universales (Pontificado e Imperio) se enfrentan y entran en crisis. Las Cruzadas demuestran la capacidad de expansión europea hacia el oriente del Mediterráneo, mientras en Al-Ándalus (España musulmana) se imponían los reinos cristianos del norte peninsular. La universidad medieval reelaboró el saber antiguo a través de la escolástica (revolución del siglo XII). En los siglos finales se conforman los rasgos que caracterizarán todo el periodo del Antiguo Régimen: una economía en transición del feudalismo al capitalismo, una sociedad estamental y una monarquía autoritaria en transición a la monarquía absoluta.[38]

Historia

14

• Edad Moderna: De mediados o finales del siglo XV a mediados o finales del siglo XVIII. (Para los anglohablantes, Early Modern Times, es decir, "Primera Edad Moderna" o "Edad Moderna Temprana"). Se toma como hitos que marcan su comienzo la Imprenta, la toma de Constantinopla por los turcos o el descubrimiento de América; como final, la Revolución francesa, la Independencia de los Estados Unidos de América o la Revolución industrial. Es por primera vez, un periodo de validez casi mundial, puesto que para la mayor parte del mundo (con la excepción sólo El David de Miguel Ángel (1504), obra cumbre del Renacimiento parcial de China o Japón -que tras unos primeros italiano, y ejemplo de la confianza en el ser humano propia del contactos optan por cerrarse a la influencia antropocentrismo humanista. exterior en mayor o menor medida- o de espacios recónditos de América, África y Oceanía -colonizados en el siglo XIX-), significó la imposición de la civilización occidental y la denominada economía-mundo. Se inició con la era de los descubrimientos y la expansión del imperio español y el portugués, mientras el mundo de las ideas experimentaba las innovaciones del Renacimiento, la Reforma Protestante y la Revolución científica; contrapesadas por la Contrarreforma y el Barroco. Mientras en la Francia de Luis XIV triunfaba el absolutismo, en otras partes de Europa noroccidental lo hacían las primeras revoluciones burguesas que desafiaban al Antiguo Régimen (revolución holandesa, revolución inglesa) y en el sur y este del continente se observaba un proceso de refeudalización. El eje de la civilización se desplazó de la cuenca del Mediterráneo al océano atlántico. La crisis del siglo XVII y los tratados de Westfalia reedificaron un nuevo equilibrio europeo que imposibilitaba las hegemonías española o francesa, y que se mantuvo durante el siglo XVIII, caracterizado intelectualmente por la Ilustración. A lo largo de todo el periodo se van gestando los modernos conceptos de nación y estado.[39]

Historia

15

• Edad Contemporánea. Desde mediados o finales del siglo XVIII hasta el presente. (Para los anglohablantes Later Modern Times, es decir, "Segunda Edad Moderna" o "Edad Moderna Tardía"). Una inicial era de las revoluciones (revolución industrial, revolución burguesa y revolución liberal) acabó con el Antiguo Régimen y dio paso en la segunda mitad del siglo XIX al triunfo del capitalismo que se extiende con el imperialismo a todo el mundo, al tiempo que se veía contestado por el movimiento obrero. Las guerras napoleónicas dieron paso a un periodo de hegemonía británica durante la era Victoriana. El comienzo de la transición demográfica (primero en Inglaterra, poco después en el continente europeo y posteriormente en el resto del mundo) produce una verdadera explosión demográfica que altera de forma radical el equilibrio social y el del hombre con la naturaleza, sobre todo a partir de la segunda Prueba nuclear en el atolón de Bikini, 26 de marzo de 1954, en plena revolución industrial (paso de la era del carbón y Guerra fría. La era nuclear se inauguró en 1945, cuando los Estados Unidos lanzaron en Hiroshima y Nagasaki las primeras bombas de la máquina de vapor a la era del petróleo y el atómicas. La Unión Soviética la siguió en lo que se denominó motor de explosión y la era de la electricidad). carrera nuclear o carrera de armamentos (simultánea a la carrera La primera mitad del siglo XX se marcó por dos espacial), así como las otras tres potencias con derecho a veto en el guerras mundiales y un período de entreguerras Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: Reino Unido, Francia y China. Otros países no firmantes del tratado de no proliferación en el que las democracias liberales enfrentadas a nuclear han desarrollado este armamento: abiertamente India y la crisis de 1929 se ven desafiadas por los Pakistán; sin reconocerlo Israel, Sudáfrica -lo desmanteló al caer el totalitarismos soviético y fascista. La segunda régimen de apartheid- y quizá otros. mitad del siglo XX se caracterizó por el equilibrio del terror entre las dos superpotencias (Estados Unidos y la Unión Soviética), y la descolonización del Tercer Mundo, en medio de conflictos regionales de gran violencia (como el árabe-israelí) y una aceleración de la innovación tecnológica (tercera revolución industrial o revolución científico-técnica). Desde 1989, la caída del muro de Berlín y la desaparición del bloque comunista condujeron al mundo actual del siglo XXI presidido por la globalización tanto de la economía como de la presencia política, militar e ideológica (poder blando) de la única superpotencia, así como de sus aliados (potencias clásicas -Unión Europea, Japón-), socios o posibles rivales (potencias emergentes -China-) y opositores (potencias menores, como algunos países islámicos, y movimientos a veces expresados en terrorismo -11-S-).[40]

Historia

16

Código de Hammurabi, Babilonia. Edad Antigua.

Mezquita de Córdoba. Edad Media.

Santa Prisca de Taxco, México. Edad Moderna.

La libertad guiando al pueblo, de Eugéne Delacroix (Francia). Edad Contemporánea.

Referencias
[1] CARR, Edward H. (1961). ¿Qué es la Historia?. Barcelona : Ariel. ISBN 84-344-1001-X.; TUÑÓN DE LARA, Manuel (1985). Por qué la Historia. Barcelona : Aula Abierta Salvat. ISBN 84-345-7814-X. [2] « historia (http:/ / buscon. rae. es/ draeI/ SrvltConsulta?TIPO_BUS=3& LEMA=historia)», Diccionario de la lengua española (vigésima segunda edición), Real Academia Española, 2001, . [3] Con respecto a la forma de escribir la palabra, con mayúscula o minúscula, suele hacerse la distinción de Historia e historia, pero no es estricta, indicando la mayúscula más bien la intención del redactor de dotar a la palabra de un rasgo mayestático, que un hablante podría remarcar incluso con un gesto ampuloso o un tono engolado, que si se exagera puede denotar incluso parodia o ridículo. Distinguiendo ese uso mayestático, en muchas ocasiones se diferencian usos de historia con minúscula (la historia como narración) de otros que se marcan con la mayúscula (la Historia como ciencia o asignatura). La palabra Historia con el significado de pasado se suele escribir con mayúscula especialmente con la intención de denotar un pasado glorioso o memorable o la proyección de un hecho hacia el futuro (como en el tópico pasar a la Historia, es decir, convertirse en histórico por ser trascendente); mientras que se suele escribir en minúscula cuando se trata de la historia particular de una persona, de su biografía. También existe una diferencia de uso entre historia en singular e historias en plural, pudiendo tener esta última una connotación negativa (cuando se usa de forma equivalente a cuentos o patrañas). Todos estos matices son muy inasibles, y sólo apreciables a través del contexto del mensaje oral o escrito. No obstante, la Fundación del Español Urgente (Fundéu) recomienda la mayúscula únicamente cuando forma parte de un nombre propio (como Real Academia de la Historia, Facultad de Historia, la asignatura de Historia), y utilizar la minúscula en el resto de los casos, tanto si son usos científicos como si no («contó una larga historia», «pasó a la historia», «la historia de Roma»...). Historia o historia, FundeuBBVA (http:/ / www. fundeu. es/ Consultas. aspx?frmOpcion=CONSULTA& frmFontSize=2& frmIdConsulta=1212) [4] El historiador francés Marc Bloch, la ha definido como la "ciencia de los hombres a través del tiempo". Bloch, M. Introducción a la historia. México: Fondo de Cultura Económica. [5] Scott Gordon and James Gordon Irving, The History and Philosophy of Social Science. Routledge 1991, pg. 1. ISBN 0-415-05682-9. Ritter, H. (1986). Dictionary of concepts in history. Reference sources for the social sciences and humanities, no. 3. Westport, Conn: Greenwood Press, pg. 416. [6] De hecho son habituales las polémicas entre los propios historiadores sobre este punto, siendo muy llamativo el reproche que Cipolla (en su ensayo paródico El papel de las especias... -1973- y Las leyes fundamentales de la estupidez humana -1976-, recogidos en Allegro ma non tropo Barcelona: Crítica-Drakontos, 1991 ISBN 84-7423-509-X) realizaba a los métodos cliométricos de Fogel y Stanley Engerman, o los debates de las distintas tendencias dentro de los historiadores marxistas británicos. Véase el artículo de Javier Ortiz Cassiani Historia y modas intelectuales (http:/ / historiacritica. uniandes. edu. co/ view. php/ 315/ 1. php) Historia Crítica nº 28, 2004. [7] Academia Nacional de la Historia de la República Argentina (http:/ / www. an-historia. org. ar/ ); Real Academia de la Historia (http:/ / www. rah. es/ ); Academia Nacional de La Historia - Venezuela (http:/ / www. anhvenezuela. org/ ). [8] Benedict Anderson Comunidades imaginadas. Para el caso español véase Nacionalismo español#La construcción de la historia nacional. [9] Véase también Historia de la geografía. Facultades de Historia o de Geografía e Historia: Universitat de Barcelona (http:/ / www. ub. edu/ facgh/ gh. htm), Universidad de Sevilla (http:/ / www. us. es/ centrosdptos/ propios/ centro_11), UNED (http:/ / portal. uned. es/ portal/ page?_pageid=93,642063& _dad=portal& _schema=PORTAL), Universidad de Salamanca (http:/ / fgh. usal. es/ ), Universidad Complutense de Madrid (http:/ / www. ucm. es/ centros/ webs/ fghis/ ). Facultades de Filosofía y Letras Universidad Nacional Autónoma de México (http:/ / proyectos. filos. unam. mx/ ~webmaster/ filos/ ), Universidad de Buenos Aires (http:/ / www. filo. uba. ar/ ), Universidad Autónoma de Madrid (http:/ / www. uam. es/ centros/ filoyletras/ ) [10] Sociedad Chilena de Historia y Geografía (1839); Instituto Panamericano de Geografía e Historia (1928); Instituto de Historia del CSIC (http:/ / www. ih. csic. es/ ) (España). [11] Una de las expresiones más contundentes es el famoso diálogo de El tercer hombre en que se comparan irónicamente los impresionantes logros culturales de los pueblos violentos con los de los secularmente pacíficos: Suiza y el reloj "cu-cú". [12] Manel Ollé Rodríguez Etnocentrismos en contacto: perfiles ideológicos de las interacciones sino-ibéricas durante la segunda mitad del siglo XVI (http:/ / www. raco. cat/ index. php/ HMiC/ article/ view/ 53283/ 61313) Orientats, 2006 ISSN 1696-4403

Historia
[13] Los Nueve Libros de la Historia de Heródoto. Libro 1 1ª parte (http:/ / www. webhistoria. com. ar/ articulos/ 172. html) [14] The Handbook of Historical Linguistics, Blackwell Publishing, 2008 (publicado el 30 December 2004), p. 163, ISBN 978-1405127479 [15] The Artful Universe: An Introduction to the Vedic Religious Imagination, Albany, New York: State University of New York Press, 28 Feb 1998, p. 235, ISBN 0791435806 [16] Online Etymology Dictionary, http:/ / www. etymonline. com/ index. php?search=history& searchmode=none [17] Ferrater-Mora, José. Diccionario de Filosofia. Barcelona: Editorial Ariel, 1994. [18] Ortega y Gasset, J. (1928). La "Filosofía de la historia" de Hegel y la historiología. En Obras completas, vol. IV. Madrid: Taurus, 2005. ISBN 84-306-0592-4. [19] Real Academia Española. Diccionario Usual (http:/ / buscon. rae. es/ draeI/ SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2& TIPO_BUS=3& LEMA=historiología) [20] Marco Tulio Cicerón, en De Oratote: Historia vero testis temporum, lux veritatis, vita memoriae, magistra vital, nuntia vetustatis. Traducible por genuina testigo del tiempo, luz de la verdad, memoria de la vida, maestra de la vida y mensajera de la antigüedad (Alvaro Alba Olvidar la historia es un castigo (http:/ / www. diariolasamericas. com/ news. php?nid=66019). [21] Si a esta [historia] se le puede poner alguna objeción cerca de su verdad, no podrá ser otra sino haber sido su autor arábigo, siendo muy propio de los de aquella nación ser mentirosos; aunque, por ser tan nuestros enemigos, antes se puede entender haber quedado falto en ella que demasiado. Y ansí me parece a mí, pues cuando pudiera y debiera estender la pluma en las alabanzas de tan buen caballero, parece que de industria las pasa en silencio: cosa mal hecha y peor pensada, habiendo y debiendo ser los historiadores puntuales, verdaderos y nonada apasionados, y que ni el interés ni el miedo, el rancor ni la afición, no les hagan torcer del camino de la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.El Quijote, Primera parte, capítulo IX (http:/ / cvc. cervantes. es/ obref/ quijote/ edicion/ parte1/ parte02/ cap09/ default. htm). [22] Ciencias sociales. Historia 7, de Marcelo Muisa y colaboradores. Ed. Santillana. [23] Salustio, Guerra de Yugurta, IV, 1. [24] George Santayana, The Life of Reason, Volumen primero, p. 82, BiblioLife, ISBN 978-0-559-47806-2 [25] Carlos Marx, El 18 Brumario de Luis Bonaparte. [26] Carlos Marx, Tesis sobre Feuerbach, tesis IX. Citado y comentado por José Pablo Feinmann "Filosofía aquí y ahora" (http:/ / nitegastesenleerme. blogspot. com/ 2008/ 05/ filosofa-aqu-y-ahora-v-marx. html) (trascripción del programa de televisión). [27] Seixas, Peter (2000). "Schweigen! die Kinder!". in Peter N. Stearns, Peters Seixas, Sam Wineburg (eds.). Knowing Teaching and Learning History, National and International Perspectives. New York & London: New York University Press. p. 24. ISBN 0-8147-8141-1. Lowenthal, David (2000). "Dilemmas and Delights of Learning History". in Peter N. Stearns, Peters Seixas, Sam Wineburg (eds.). Knowing Teaching and Learning History, National and International Perspectives. New York & London: New York University Press. p. 63. ISBN 0-8147-8141-1. [28] En el siglo XVI los historiadores de la literatura y los filólogos, estudiando el latín señalaron tres fases en su gradual evolución: la "alta edad" o "superior" que llegaba hasta Constantino, etapa del latín clásico; la "edad media" de la lengua, que alcanzaba desde Constantino a Carlomagno (siglos IV al IX), y la "edad ínfima" iniciada en el 842 con el primer texto en romance, Los Juramentos de Estrasburgo. Por eso precisamente Ch. D. Du Cange tituló su famoso diccionario Glossarium ad scriptores mediae et infimae latinitatis (Paris, 1678). La primera ocasión en que se designa el término Edad Media con sentido histórico parece haber sido en 1639, por el liejense Rasuin en su Laodium. La expresión pasaría desde ese mismo siglo XVII a designar el período de transición entre la antigüedad clásica y el renacer de su cultura experimentada en la Edad Nueva que habita tomado cuerpo a lo largo del siglo XV. Y, en consecuencia, su uso tendía a menospreciar los valores de dicha edad intermedia como un puente o una noche de “mil años”. Los pedagogos fueron los responsables de que este nuevo concepto de la Edad Media adquiriera carta de naturaleza en los manuales o síntesis de historia. Un profesor de fines del siglo XVII, Cristóbal Séller (1634-1707) o Celarius –como gustaba llamarse latinizando su nombre a la manera humanista- introdujo la modalidad en uno de los manuales escolares de Historia Antigua editado en 1685, y la claridad que implicaba para la explicación histórica le indujo a repetirla en otro, titulado Historia Medii Aevi a temporibus Constanini Magni ad Constaninopolim a Turcis captam deducta (Jena, 1688). Otro profesor, Loescher, la repitió en un manual alemán: Geschicchte der Mittleren Zeiten (1725), y no tardó en generalizarse el nuevo concepto, porque resultaba cómoda esa división de la historia.

17

Riu, M. (1978) Prólogo a la edición española, en La historia del mundo en la Edad Media (The Shorter Cambridge Medieval History, The Later Roman Empire To The Twelfth Century): tomo I, pg. XXIV. Madrid: Sopena.
[29] Ledetraad til Nordisk Oldkyndighed (Guía de la Antigüedad Escandinava) [30] En las tablas que desarrollan la periodización habitual para Prehistoria e Historia, se ha pretendido que la extensión de los periodos, aun no siendo proporcional estrictamente al paso del tiempo, sí sugieran esa extensión de forma sólo indicativa. Los colores se han utilizado de modo analógico: gris los periodos de transición, marrón los de crisis, verde los de comienzo, mientras que los rosados y anaranjados se disponen simplemente por necesidades visuales (contrastar con los periodos adyacentes). Excepcionalmente, en la edad de los metales tienen una analogía con los propios metales: cobre=rojizo, bronce=verde, hierro=negro. Para mapas históricos véaseCommons:Category:Maps showing history. [31] Juan Luis Arsuaga (1999) El collar del neardental Barcelona: Plaza y Janés ISBN 84-8450-327-5 y (2002) El enigma de la esfinge Barcelona: Plaza y Janés ISBN 84-9759-157-7. Arsuaga e Ignacio Martínez (1998) La especie elegida Madrid: Temas de Hoy. [32] Uno de los principales autores que buscan la integración metodológica de lingüística, genética, demografía y arqueología es Luigi Luca Cavalli-Sforza. Es necesario señalar que este tipo de investigaciones, y sobre todo su divulgación mediática, eventualmente son interpretadas como confirmación de teorías etnográficas e historiográficas ya obsoletas (identificación de lo indoeuropeo, lo celta o lo ibero con razas en

Historia
vez de con culturas como se hace desde la arqueología moderna) o de identificaciones nacionales anacrónicas: Investigadores estadounidenses y suizos han hallado que el mapa genético y el mapa geográfico de Europa coinciden de una forma asombrosa, y en el primero es posible distinguir claramente lugares como la península Ibérica, la bota italiana o incluso las diferencias lingüísticas de distintas regiones en un país como Suiza... Los datos sugieren que el genoma de los europeos, a pesar de los siglos de migraciones y conquistas, es enormemente uniforme y que el viejo continente ha sido más conservador de lo esperado a la hora de relacionarse y buscar pareja. "La diferenciación en el genoma europeo es muy pequeña, aunque las poblaciones son muy distintas entre sí"

18

La patria se lleva en los genes. Un grupo de investigadores descubre la asombrosa coincidencia del mapa de mutaciones y el geográfico de Europa (http:/ / www. elpais. com/ articulo/ futuro/ patria/ lleva/ genes/ elpepusocfut/ 20081126elpepifut_3/ Tes), El País, 26/11/2008 (el artículo viene ilustrado con un espectacular mapa a color en que la península ibérica aparece visiblemente diferenciada). Tales extremos, mal interpretados, pueden llevar a abusos contra los que suelen advertir los propios genetistas:
No hay razas. Desde el punto de vista de la genética, sólo vemos gradientes geográficos.

Lluis Quintana-Murci, del Instituto Pasteur de París, citado por Gary Stix Huellas de un pasado lejano, en Investigación y Ciencia, septiembre 2008, ISSN 0210136X pg. 19.
[33] Petr Beckmann Historia de (pi), Libraria, 2006, ISBN 970-35-0495-7. pg. 24 (http:/ / books. google. es/ books?id=t6W9ipT2ZGcC& pg=PA24& lpg=PA24& dq="Antigüedad+ temprana"& source=web& ots=e1D9fyzWs-& sig=t9L8TKlGFgbrh4Bun_s6464GRn8& hl=es& sa=X& oi=book_result& resnum=9& ct=result). Diakonov, I. M, y Yácobson, V. A., Nomos, Reinos territoriales e Imperios. Problemas de Tipología, Vestnik Drevnei Historii (Boletín de Historia Antigua), núm. 2, Moscú, 1982, pp. 3-10 (en ruso), citado por Valen I. Guliaev Tipología y estructura de los estados antiguos de Mesoamérica (http:/ / www. ucm. es/ BUCM/ revistas/ ghi/ 05566533/ articulos/ REAA8484110033A. PDF), pg. 35. [34] Vere Gordon Childe (1936) Los orígenes de la civilización; Henri Frankfort y otros (1946) El pensamiento prefilosófico; C. W. Ceram (1949) Dioses, tumbas y sabios; Samuel Noah Kramer (1965) La historia empieza en Sumer; Chester Starr (1965) Historia del Mundo Antiguo. Edición española de 1974, Madrid: Akal ISBN 84-7333-032-6 [35] Perry Anderson (1979), Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo, Madrid: Siglo XXI. ISBN 84-323-0355-0. [36] Marvin Harris Nuestra especie [37] Georges Duby Guerreros y campesinos [38] Rodney Hilton La transición del feudalismo al capitalismo. [39] Perry Anderson El Estado Absoluto; Romano y Tenenti Los fundamentos del mundo moderno; Immanuel Wallerstein El moderno sistema mundial. [40] Eric Hobsbawm Las revoluciones burguesas, La era del capitalismo, La era del Imperio, Historia del siglo XX.

Enlaces externos
• • • • • • Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre HistoriaCommons. Wikcionario tiene definiciones para historia.Wikcionario Wikinoticias tiene noticias relacionadas con Historia.Wikinoticias Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Historia. Wikiquote Wikisource contiene obras originales de Historia.Wikisource Wikiversidad alberga proyectos de aprendizaje sobre Historia.Wikiversidad

• Sección "historia" de Cervantesvirtual (http://www.cervantesvirtual.com/seccion/historia/) • Artehistoria (http://www.artehistoria.jcyl.es/)

Historia económica

19

Historia económica
La historia económica es la rama de la historiografía que estudia los hechos económicos del pasado, así como la rama de la economía que estudia los hechos del pasado a la luz del análisis económico. Dado que las ciencias sociales no son susceptibles de experimentarse en un laboratorio, situaciones pasadas y los datos recogidos sobre estas deben servir a la hora de elaborar hipótesis falsables. No debe confundirse la historia económica con la historia de la economía o historia del pensamiento económico, disciplina que estudia la historia de las escuelas de pensamiento económico. Según las metodologías y enfoques particulares de cada escuela de historiadores económicos, su propósito es, bien comprender la persistencia de las estructuras de larga duración (concepto de Fernand Braudel), sus paulatinas transformaciones en las grandes transiciones históricas (transición del feudalismo al capitalismo), su comportamiento en el nivel de la coyuntura (crisis seculares como la crisis del siglo XIV o la crisis del siglo XVII; ciclos más cortos como la crisis de 1929 o la crisis de 1973); o, desde otro punto de vista, explicar cómo los cambios en la estructura social y los mercados han contribuido al desarrollo económico en el largo plazo. Una tendencia reciente dentro de la historia económica es la llamada cliometría (en referencia a Clío la musa de la historia) aplica las técnicas del análisis estadístico y econométrico a los datos y hechos históricos, siendo sus representantes principales Robert Fogel y Douglass North. En la historiografía influida por la francesa Escuela de los Annales o a la historiografía anglosajona cercana al materialismo histórico de origen marxista suele ir de la mano con la historia social, en lo que puede considerarse más un enfoque que un género, denominado historia económica y social.

Divisiones sectoriales
• • • • Historia agraria o historia rural[1] (véase Agricultura#Historia) Historia industrial[2] (véase Industrialización, Revolución industrial, etc.) Historia del comercio, historia de las finanzas, historia de los transportes, historia de las comunicaciones, etc. Historia del capitalismo

Notas
[1] Sociedad española de historia agraria (http:/ / www. seha. info/ ). Edita la revista Historia Agraria. Revista de agricultura e historia rural. [2] Revista de historia industrial (http:/ / www. ub. edu/ rhi/ ).

Enlaces externos
• Julio Aramberri, «La gran evasión» (http://www.revistadelibros.com/articulo_completo.php?art=13), Revista de Libros, 142, octubre de 2008. • Historicalstatistics.org (http://www.historicalstatistics.org) - Enlaces a bases de datos económicos para varios periodos y países.

Economía en la Antigua Grecia

20

Economía en la Antigua Grecia
La economía en la Antigua Grecia se caracterizaba por la gran importancia de la agricultura, acrecentada todavía más por la pobreza relativa de los campos de cultivo de la geografía de Grecia. A comienzos del siglo IV a. C., se desarrollaron la artesanía y el comercio (principalmente marítimo), que fueron cada vez más importantes en el periodo clásico. Debe tenerse en cuenta que la idea de «economía» desde el punto de vista actual es relativamente anacrónica cuando se usa haciendo referencia a la Antigua Grecia. La palabra griega oikonomía (οἰκονομία) hace referencia a los oikos (οἶκος), que significan la casa o el horno. Por lo tanto, el diálogo de Jenofonte titulado Oeconomicus está dedicado a la gestión del hogar y de la agricultura. Los griegos no tenían un término exacto para hacer referencia a los procesos de elaboración de productos e intercambio. El economista Murray Rothbard, sin embargo, comenta que si bien el concepto en sí no existía, los antiguos filósofos griegos trataban con cuestiones que hoy en día serían identificadas como económicas.[1]

Agricultura
La agricultura fue la base de la economía de la Antigua Grecia. Desde los tiempos más antiguos, la agricultura griega estuvo basada en los tres tipos de plantaciones mediterráneas básicas: cereales, olivos y viñas. Sin embargo, debido a las restricciones naturales de la zona, la producción pronto comenzó a no ser suficiente para satisfacer a la demanda. La poca fertilidad de la tierra es, por tanto, lo que explica el comienzo de la creación de colonias griegas y la importancia de las Cleruquías de Asia Menor en el control del trigo. Además, la dieta se complementaba con el cultivo de hierbas, vegetales y plantas productoras de aceite. La ganadería, sin embargo, se desarrolló muy poco por la falta de pastos. Las especies más comunes entre los ganados eran las ovejas y las cabras. Se llevó a cabo la apicultura con la finalidad de obtener la miel, que por entonces era la única fuente conocida para obtener el azúcar. La madera fue explotada de forma intensiva. Primero se utilizó con fines domésticos, pero luego se dedicó también a la construcción de trirremes.

El olivo, una de las bases de la agricultura griega.

Dados los medios con que se contaba entonces y las características de la agricultura como actividad intensiva en mano de obra, un 80% de la población griega estaba dedicada a ella. El trabajo agrario seguía el ritmo de las estaciones: las olivas y las uvas se cosechaban a comienzo del otoño y finales del invierno. Las tierras quedaban sin cultivar en primavera, siguiendo con la práctica habitual de la rotación de cultivos, y se cosechaban los cereales en verano. Se cortaba la madera y se hacía la siembra en otoño. En las eras más antiguas la mayor parte de la tierra era propiedad de la aristocracia. Durante el siglo VII a. C. la expansión demográfica llevó a la aparición de tensiones entre los propietarios y los trabajadores de la tierra. En Atenas la crisis se resolvió con las reformas de Solón, que eliminaban las disputas provocadas por la obligación de unión del trabajador al propietario por deudas, además de establecer protecciones para la clase trabajadora. Por lo

Economía en la Antigua Grecia demás, los dominios de los aristócratas griegos fueron pequeños en comparación con los latifundia romanos.

21

Artesanía
Gran parte de la artesanía de la Antigua Grecia formaba parte de la esfera doméstica. Sin embargo, la situación fue cambiando gradualmente entre los siglos VIII y IV a. C. con el incremento de la comercialización de la economía griega. Por tanto, tareas tan importantes como son el tejido o la preparación de pan eran realizadas solamente por mujeres antes del siglo VI a. C. Con el crecimiento del comercio comenzó a utilizarse mucho la mano de obra de los esclavos en las artesanías. Sólo los paños teñidos de la mejor calidad, y en particular el púrpura de Tiro se hacía en los talleres. Por otro lado, el trabajo con el metal, el cuero, la madera o la arcilla eran actividades especializadas que sí que se llevaban a cabo en talleres especializados. El taller prototípico solía ser familiar y, en ocasiones, recurría al trabajo de los esclavos. El taller de fabricación de escudos de Lisias, por ejemplo, utilizaba a 120 esclavos, y el padre de Demóstenes, que fabricaba espadas, usaba 32. Tras la muerte de Pericles en 429 a. C. emergió una nueva clase social compuesta por los ricos dirigentes de talleres de artesanía. Entre estos podemos encontrar a Cleón de Atenas o a Cleofonte, que tenía un taller de liras. Los trabajadores libres recibían una remuneración en función de cada trabajo llevado a cabo, dado que los talleres no podían permitirse garantizar un trabajo continuado. En Atenas, aquellos que trabajaban para la ciudad estado recibían un dracma al día, sin importar el trabajo que realizaran. El día de trabajo comenzaba normalmente a la salida del sol y finalizaba por la tarde.

Cerámica

Mujer trabajando la lana, 480-470 a. C. Museo Arqueológico Nacional de Atenas

El trabajo de la cerámica consistía en elegir la arcilla, dar forma a la vasija, secarla y hornearla para luego aplicar un barniz. Parte de la producción se dedicaba al uso doméstico (platos, vasijas, lámparas de aceite, etc.) o para usos comerciales, y el resto se dedicaba a funciones religiosas o artísticas. La fabricación de vasijas decoradas en Grecia tuvo influencias extranjeras muy fuertes. Por ejemplo, el estilo de figuras negras sobre fondo rojo procede muy probablemente de los artesanos corintios, que a su vez se deriva del estilo sirio de metalurgia. La altura a la que llevaron los griegos el arte de la cerámica es, por tanto, debida enteramente a su sensibilidad artística, y no a su capacidad técnica. La alfarería en la Antigua Grecia era a menudo realizada por esclavos. Muchos de los fabricantes de cerámicas de Atenas se encontraban reunidos entre el ágora y el Dípylon, en el barrio que se conoce como el Cerámico. La mayoría eran pequeños talleres que estaban compuestos por un maestro, varios artesanos pagados y esclavos.

Economía en la Antigua Grecia

22

Metalurgia
Las menas de metales son comunes en Grecia. Dentro de éstas las más conocidas son los yacimientos de plata en Laurión. Las minas contribuyeron al desarrollo de Atenas en el siglo V a. C., cuando los atenienses aprendieron a hacer prospecciones y luego tratar y refinar las menas. Además, la composición de la tierra de la zona hacía que el drenaje no fuera necesario, lo cual tenía mucha importancia si tenemos en cuenta que las técnicas de drenaje de la antigüedad no permitían la excavación por debajo de las aguas del subsuelo. Los pasadizos y niveles de las minas griegas eran excavados con la misma preocupación por la proporción y la armonía que se ponía en la construcción de los templos. El trabajo era extremadamente difícil, dada la profundidad de los túneles, que podía ser mayor a los 100 metros. El minero, equipado con un pico y un martillo de hierro, trabajaba encorvado para extraer la galena. Las minas de Laurión, por ejemplo, eran explotadas por una gran población de esclavos, la mayoría procedentes de regiones del Mar Negro como Tracia o Paflagonia. Otras minas griegas son: • • • • Oro: Sifnos, Tasos Plata: Chipre, Sifnos Hierro: Eubea, Rodas, y Chipre Cobre: Calcis, Eubea

Comercio
Comercio marítimo
Muy pronto en la historia de Grecia, su posición geográfica y la necesidad de importar grano forzaron a su población a embarcarse en el comercio marítimo. Las áreas geográficas en las que los griegos encontraban el trigo que necesitaban eran Cirenaica, Egipto, Italia (especialmente el área de la Magna Grecia y la isla de Sicilia) y las regiones que rodean el Mar Negro. Atenas y Corinto servían como estaciones de paso del comercio para las islas del Mar Egeo. Además del grano, se importaron productos como el papiro, especias, productos manufacturados, metales y materiales de construcción de naves como la madera, el lino o resina. Por otra parte, las ciudades griegas exportaban vino, cerámicas y aceite de oliva. Atenas vendía el mármol que extraía de la montaña de Penteli, que tenía un gran renombre en el mundo griego, así Peso de plomo, encontrado en el Ágora de Atenas, que era utilizado con fines comerciales. Museo Arqueológico Nacional de Atenas. como monedas de plata, conocidas por su elegante acuñación y por la calidad de su aleación. Las monedas no sólo servían como dinero, sino que eran una fuente de metal (plata) en aquellos lugares en los que no se usaban como dinero. Las fuentes actuales no tienen suficiente información como para evaluar con una gran precisión el volumen de bienes intercambiados en el comercio griego. Sin embargo, sí que existen algunas estimaciones imprecisas de la

Economía en la Antigua Grecia importancia relativa del comercio en su economía: Daniel Jew, por ejemplo, calcula que cerca de la mitad de la riqueza generada en la Atenas del siglo IV a. C. debía proceder de los beneficios del comercio. Ian Morris, por su parte, estima que el volumen de comercio del siglo IV en el mar Mediterráneo era aproximadamente el 20 % del volumen de comercio del siglo I. Los impulsores del comercio griego eran los pertenecientes a la clase social de los comerciantes, conocidos como emporoi (ἕμποροι), a los que el estado imponía ciertos impuestos a la carga que transportaban. En el puesto del Pireo (el principal de Atenas) el impuesto fue inicialmente fijado en un 1% de la carga, y luego fue aumentado al 2%. Para finales del siglo V a. C., el impuesto se había incrementado hasta 33 talentos.[2] En el año 413 a. C. Atenas perdió los ingresos que le suponían la recolección de impuestos de la Liga de Delos e impuso una tarifa del 5% en todos los puertos de su imperio[3] esperando con ello aumentar los ingresos. Los impuestos no tenían una finalidad proteccionista, sino meramente recaudadora. El crecimiento del comercio en Grecia llevó al desarrollo de técnicas financieras. Muchos mercaderes, ante la ausencia de suficientes activos líquidos, recurrían a la financiación de todas o de parte de sus expediciones. Uno de los préstamos típicos para este tipo de actividades en el siglo IV a. C. en Atenas era normalmente una importante suma de dinero (aunque no solía ser superior a 2000 dracmas), prestada por un corto plazo de tiempo (la duración del viaje, que podía ser de varias semanas o meses), a un alto tipo de interés (a menudo del 12%, si bien podía alcanzar niveles del 100%). Las condiciones contractuales siempre se establecían por escrito, y se diferenciaban de los préstamos entre amigos (eranoi). El prestador asumía todos los riesgos del viaje, y a cambio el prestatario garantizaba el préstamo con la carga y con su flota, que como precaución era inmovilizada al retorno del viaje en el puerto del Pireo. El comercio en la Antigua Grecia era una actividad libre en la que el estado sólo controlaba el suministro de grano. En Atenas, después de la primera reunión de los Pritanos, la normativa sobre el comercio fue revisada y se creó un comité especial para la supervisión del comercio del trigo, la harina y el pan. El número de naufragios encontrados en el mar Mediterráneo nos da una evidencia muy valiosa del desarrollo del comercio en la antigüedad. Sólo dos naufragios han sido fechados antes del siglo VIII a. C., mientras que los arqueólogos han encontrado 46 del siglo IV a. C. Esto da una idea de que hubo un gran incremento del volumen de comercio entre estos siglos y, considerando el aumento medio del tonelaje de los navíos, se calcula que el volumen de comercio total probablemente se incrementó unas 30 veces.

23

Comercio al por menor
La información que se tiene sobre la actividad minorista en Grecia es poca. Los obreros y artesanos solían vender sus propios productos, si bien también existieron comerciantes minoristas conocidos como kápêloi (κάπηλοι). Estaban reunidos en gremios y se dedicaban a la venta del pescado, aceite de oliva y verduras. Las mujeres vendían perfume y lazos decorativos. Pagaban un impuesto por el espacio que ocupaban en el mercado y no solían estar bien vistos por la mayoría de la población, siendo objeto a menudo de hacer trampas con las medidas. Los pesos utilizados se solían revisar periódicamente y comparar con los pesos estándar. Además, en paralelo a los mercaderes profesionales, estaban también los individuos que vendían el excedente de la producción doméstica, ya fuesen vegetales, aceite de oliva o pan, como ocurría con muchos pequeños granjeros de Ática. Entre los habitantes de las ciudades, esta tarea también recaía en las mujeres. Tenemos constancia de que, por ejemplo, la madre de Eurípides vendía verduras de su jardín.[4]

Economía en la Antigua Grecia

24

Impuestos
La imposición directa no estaba bien desarrollada en la Antigua Grecia. Existía un impuesto llamado eisphorá (εἰσφορά) que se imponía a los muy ricos, pero que sólo se recaudaba cuando se necesitaban los fondos (normalmente en tiempos de guerra). Las grandes fortunas también estaban sometidas a las liturgies, que consistían en la obligación de financiar las obras públicas. Podrían consistir en el mantenimiento de un trirreme, un coro durante un festival de teatro o un gimnasio. En algunos casos el prestigio que acarreaba llevar a cabo estas acciones servía para atraer a los voluntarios. En otros casos se trataba de una donación obligatoria. En algunas ciudades, como Mileto o Teos, se imponían fuertes tributos a los ciudadanos. Por otra parte, los impuestos indirectos eran bastante importantes. Se imponían impuestos sobre las casas, los esclavos, el ganado y animales domésticos, el vino y el heno, así como sobre otros productos. El derecho a recolectar esos impuestos solían transferirse a los publicanos, o telônai (τελῶναι). Sin embargo, esto no era así en todas las ciudades: las minas de oro de Tasos o los impuestos sobre el comercio de Atenas les permitían eliminar esos impuestos indirectos. Otros grupos dependientes como los penestes con respecto a Tesalia o los hilotas con Esparta pagaban los impuestos a la ciudad estado a la que se encontraban sometidos.

Moneda
La acuñación de monedas comenzó en Lidia alrededor del año 600 a. C. Las primeras monedas que se fueron creando se pusieron en circulación en las ciudades de Asia Menor que estaban bajo su control.[5] La técnica de acuñación de monedas llegó a Grecia alrededor del año 550 a. C., comenzando por ciudades comerciales costeras como Egina o Atenas. Su uso se fue extendiendo y las ciudades estado pronto regularon un monopolio para la creación de las mismas. Las primeras monedas estaban compuestas de electrum (una aleación de oro y plata) y luego aparecieron las de plata pura, que era el metal valioso más común de la región. Tracia y Macedonia extraían el metal de las minas del monte Pangeo, mientras que Atenas lo extraía de las minas de Laurión. Más adelante, a partir del siglo V a. C., comenzarían también a acuñarse monedas menos valiosas, realizadas en bronce. Las monedas más famosas de la antigüedad griega fueron los "búhos atenienses", que todavía hoy se utilizan para ilustrar la moneda de euro que es acuñada en Grecia. Las monedas tenían varios usos en el mundo griego: • Servían como dinero, para realizar intercambios comerciales, y siendo utilizados por las ciudades-estado sobre todo para la contratación de mercenarios y para el pago a los ciudadanos por sus servicios.
Moneda ateniense en la que aparece representado el famoso búho.

Moneda ateniense, Museo del Ágora de Atenas.

• Eran una fuente de ingresos. Los extranjeros tenían que intercambiar su moneda por la local con un tipo de cambio favorable a la ciudad estado. • Servían como una forma de almacenar metales preciosos y así poder trasladarlos como bien de consumo. Eso explica los descubrimientos de monedas atenienses con altas concentraciones de plata a grandes distancias de la ciudad. • Por último, la producción de moneda propia suponía para la ciudad-estado que la llevaba a cabo un cierto prestigio frente a la que no era capaz de hacerlo.

Economía en la Antigua Grecia

25

Notas
[1] Rothbard, Murray (2006). « It all began, as usual, with the Greeks (http:/ / www. mises. org/ story/ 2054)». Mises Institute. [2] [3] [4] [5] Andócides, I, 133-134. Tucídides, VII, 28, 4 Aristófanes, Los arcanios, v 477-478 Oxford Classical Dictionary, "Coinage"

Bibliografía
• (en francés) J. Andreau, R. Étienne: "Vingt ans de recherche sur l'archaïsme et la modernité des sociétés antiques", en revista REA, 86, pág. 37–64, 1984. • (en francés) M. Austin & P. Vidal-Naquet: Économie et société en Grèce ancienne. Armand Colin (colección U2), 1972. ISBN 2-200-21196-1. • (en francés) Anne-Marie Buttin: La Grèce classique. Belles Lettres (colección "Guide Belles Lettres des civilisations"), 2002. ISBN 2-251-41012-0. • (en francés) Christophe Chandezon (http://recherche.univ-montp3.fr/cercam/article.php3?id_article=391): L'élevage en Grèce (fin Ve - fin Ier S. a.C.): l'apport des sources épigraphiques... (463 pág.). París: De Boccard, 2003. ISBN 2-910023-34-6. • Moses Finley : • The Ancient Economy [1970]. University of California Press, 1999. ISBN 0-520-21946-5. • (en francés) Le Problème de la terre en Grèce ancienne. Mouton, 1975. ISBN 2-7132-0001-6. • (en francés) Économie et société en Grèce ancienne. Seuil (colección Points Histoire), 1997 ISBN 2-02-014644-4. (en francés) Yvon Garlan: Guerre et économie en Grèce ancienne. La Découverte, 1999. ISBN 2-7071-3097-4. (en francés) Léopold Migeotte: L'Ëconomie des cités greques. Ellipses (colección Antiquité: une histoire), 2002. ISBN 2-7298-0849-3. (en francés) Claude Mossé: Le travail en Grèce et à Rome. PUF (colección Que sais-je?), reedición, 1985. (en francés) Claude Mossé y Annie Schnapp-Gourbeillon: Précis d'histoire grecque. Armand Colin (colección U), 2.ª edición, 2003. ISBN 2-200-26562-X.

• • • •

Enlaces externos
• Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Monedas de la antigua GreciaCommons.

Edad Media

26

Edad Media
La Edad Media, Medievo o Medioevo es el período histórico de la civilización occidental comprendido entre el siglo V y el XV. Su comienzo se sitúa convencionalmente en el año 476 con la caída del Imperio romano de Occidente y su fin en 1492 con el descubrimiento de América,[1] o en 1453 con la caída del Imperio bizantino, fecha que tiene la ventaja de coincidir con la invención de la imprenta (Biblia de Gutenberg) y con el fin de la Guerra de los Cien Años. Actualmente los historiadores del periodo prefieren matizar esta ruptura entre Antigüedad y Edad Media de manera que entre los siglos III y VIII se suele hablar de Antigüedad Tardía, que habría sido una gran etapa de transición en todos los ámbitos: en lo económico, para la sustitución del modo de producción esclavista por el modo de producción feudal; en lo social, para la desaparición del concepto de ciudadanía romana y la definición de los estamentos medievales, en lo político para la descomposición de las estructuras centralizadas del Imperio romano que dio paso a una dispersión del poder; y en lo ideológico y cultural para la absorción y sustitución de la cultura clásica por las teocéntricas culturas cristiana o islámica (cada una en su espacio).[2]

Santa Sofía de Constantinopla (532-537). Los cuatro minaretes son una adición correspondiente a su transformación en mezquita, a raíz de la conquista turca (1453). El Imperio bizantino fue la única institución política (aparte del papado) que mantuvo su existencia por la totalidad del periodo medieval.

Suele dividirse en dos grandes períodos: La ciudad medieval de Carcasona. Ciudades amuralladas, puentes bien guarnecidos Temprana o Alta Edad Media (siglo V a y castillos son parte de la imagen bélica de la Edad Media. El aspecto actual es fruto de una recreación historicista del siglo XIX, cuando las murallas ya no eran siglo X, sin una clara diferenciación con la funcionales, y la mayor parte de las ciudades europeas las derribaba. El deseo de Antigüedad Tardía); y Baja Edad Media recuperarlas es una muestra de medievalismo. (siglo XI a siglo XV), que a su vez puede dividirse en un periodo de plenitud, la Plena Edad Media (siglo XI al siglo XIII), y los dos últimos siglos que presenciaron la Crisis de la Edad Media o del siglo XIV.

Edad Media

27

Aunque hay algunos ejemplos de utilización previa,[3] el concepto de Edad Media nació como la segunda edad de la división tradicional del tiempo histórico debida a Cristóbal Cellarius (Historia Medii Aevi a temporibus Constantini Magni ad Constaninopolim a Turcis captam deducta (Jena, 1688),[4] quien la consideraba un tiempo intermedio, sin apenas valor por sí mismo, entre la Edad Antigua identificada con el arte y la cultura de la civilización grecorromana de la Antigüedad clásica y la renovación cultural de la Edad Moderna -en la que él se sitúa- que comienza con el Renacimiento y el Humanismo. La popularización de este esquema ha perpetuado un preconcepto erróneo: el de considerar a la Edad Media como una época oscura, sumida en el retroceso intelectual y cultural, y un aletargamiento social y económico secular (que a su vez se asocia con el feudalismo en sus rasgos más oscurantistas, tal como se definió por los revolucionarios que combatieron el Antiguo Régimen). Sería un periodo dominado por el aislamiento, la ignorancia, la teocracia, la superstición y el miedo milenarista alimentado por la inseguridad endémica, la violencia y la brutalidad de guerras e invasiones constantes y epidemias apocalípticas.[5]

Ermita del Cristo de la Luz en Toledo, anteriormente mezquita. La convivencia entre civilizaciones alternó entre el enfrentamiento y la tolerancia, el aislamiento y la influencia mutua.

Sin embargo, en este largo periodo de mil años hubo todo tipo de hechos y procesos muy diferentes entre sí, diferenciados temporal y geográficamente, respondiendo tanto a influencias mutuas con otras civilizaciones y espacios como a dinámicas internas. Muchos de ellos tuvieron una gran proyección hacia el futuro, entre otros los que sentaron las bases del desarrollo de la posterior expansión europea, y el desarrollo de los agentes sociales que desarrollaron una sociedad estamental de base predominantemente rural pero que presenció el nacimiento de una incipiente vida urbana y una burguesía que con el tiempo desarrollarán el capitalismo.[6] Lejos de ser una época inmovilista, la Edad Media, que había comenzado con migraciones de pueblos enteros, y continuado con grandes procesos repobladores (Repoblación en la Península Ibérica, Ostsiedlung en Europa Oriental) vio cómo en sus últimos siglos los antiguos caminos (muchos de ellos vías romanas decaídas) se reparaban y modernizaban con airosos puentes, y se llenaban de toda clase de viajeros (guerreros, peregrinos, mercaderes, estudiantes, goliardos) encarnando la metáfora espiritual de la vida como un viaje (homo viator).[7] También surgieron en la Edad Media formas políticas nuevas, que van desde el califato islámico a los poderes universales de la cristiandad latina (Pontificado e Imperio) o el Imperio bizantino y los reinos eslavos integrados en la cristiandad oriental (aculturación y evangelización de Cirilo y Metodio); y en menor escala, todo tipo de ciudades estado, desde las pequeñas ciudades episcopales alemanas hasta repúblicas que mantuvieron imperios marítimos como Venecia; dejando en la mitad de la escala a la que tuvo mayor proyección futura: las monarquías feudales, que transformadas en monarquías autoritarias prefiguran el estado moderno.

Edad Media De hecho, todos los conceptos asociados a lo que se ha venido en llamar modernidad aparecen en la Edad Media, en sus aspectos intelectuales con la misma crisis de la escolástica.[8] Ninguno de ellos sería entendible sin el propio feudalismo, se entienda éste como modo de producción (basado en las relaciones sociales de producción en torno a la tierra del feudo) o como sistema político (basado en las relaciones personales de poder en torno a la institución del vasallaje), según las distintas interpretaciones historiográficas.[9] El choque de civilizaciones entre Cristiandad e Islam, manifestado en la ruptura de la unidad del Mediterráneo (hito fundamental de la época, según Henri Pirenne, en su clásico Mahoma y Carlomagno[10]), la Reconquista española y las Cruzadas; tuvo también su parte de fértil intercambio cultural (escuela de Traductores de Toledo, Escuela Médica Salernitana) que amplió los horizontes intelectuales de Europa, hasta entonces limitada a los restos de la cultura clásica salvados por el monacato altomedieval y adaptados al cristianismo. La Edad Media realizó una curiosa combinación entre la diversidad y la unidad. La diversidad fue el nacimiento de las incipientes naciones... La unidad, o una determinada unidad, procedía de la religión cristiana, que se impuso en todas partes... esta religión reconocía la distinción entre clérigos y laicos, de manera que se puede decir que... señaló el nacimiento de una sociedad laica. ... Todo esto significa que la Edad Media fue el período en que apareció y se construyó Europa.[11] Esa misma Europa Occidental produjo una impresionante sucesión de estilos artísticos (prerrománico, románico y gótico), que en las zonas fronterizas se mestizaron también con el arte islámico (mudéjar, arte andalusí, arte árabe-normando) o con el arte bizantino. La ciencia medieval no respondía a una metodología moderna, pero tampoco lo había hecho la de los autores clásicos, que se ocuparon de la naturaleza desde su propia perspectiva; y en ambas edades sin conexión con el mundo de las técnicas, que estaba relegado al trabajo manual de artesanos y campesinos, responsables de un lento pero constante progreso en las herramientas y procesos productivos. La diferenciación entre oficios viles y mecánicos y profesiones liberales vinculadas al estudio intelectual convivió con una teórica puesta en valor espiritual del trabajo en el entorno de los monasterios benedictinos, cuestión que no pasó de ser un ejercicio piadoso, sobrepasado por la mucho más trascendente valoración de la pobreza, determinada por la estructura económica y social y que se expresó en el pensamiento económico medieval. Medievalismo es tanto la cualidad o carácter de medieval,[12] como el interés por la época y los temas medievales y su estudio; y medievalista el especialista en estas materias.[13] El descrédito de la Edad Media fue una constante durante la Edad Moderna, en la que Humanismo, Renacimiento, Racionalismo, Clasicismo e Ilustración se afirman como reacciones contra ella, o más bien contra lo que entienden que significaba, o contra los rasgos de su propio presente que intentan descalificar como pervivencias medievales. No obstante desde fines del siglo XVI se producen interesantes recopilaciones de fuentes documentales medievales que buscan un método crítico para la ciencia histórica. El Romanticismo y el Nacionalismo del siglo XIX revalorizaron la Edad Media como parte de su programa estético y como reacción anti-académica (poesía y drama románticos, novela histórica, nacionalismo musical, ópera), además de como única posibilidad de encontrar base histórica a las emergentes naciones (pintura de historia, arquitectura historicista, sobre todo el neogótico -labor restauradora y recreadora de Eugène Viollet-le-Duc- y el neomudéjar). Los abusos románticos de la ambientación medieval (exotismo), produjeron ya a mediados del siglo XIX la reacción del realismo.[14] Otro tipo de abusos son los que dan lugar a una abundante literatura pseudohistórica que llega hasta el presente, y que ha encontrado la fórmula del éxito mediático entremezclando temas esotéricos sacados de partes más o menos oscuras de la Edad Media (Archivo Secreto Vaticano, templarios, rosacruces, masones y el mismísimo Santo Grial).[15] Algunos de ellos se vincularon al nazismo, como el alemán Otto Rahn. Por otro lado, hay abundancia de otros tipos de producciones artísticas de ficción de diversa calidad y orientación inspiradas en la Edad Media (literatura, cine, cómic). También se han desarrollado en el siglo XX otros movimientos medievalistas: un medievalismo historiográfico serio, centrado en la renovación metodológica (fundamentalmente por la incorporación de la perspectiva económica y social aportada por el materialismo histórico y la Escuela de los Annales) y un medievalismo popular (espectáculos medievales, más o menos genuinos, como

28

Edad Media actualización del pasado en el que la comunidad se identifica, lo que se ha venido en llamar memoria histórica).

29

Es impropio hablar de Edad Media en otras civilizaciones
Las grandes migraciones de la época de las invasiones significaron paradójicamente un cierre al contacto de Occidente con el resto del mundo. Muy pocas noticias tenían los europeos del milenio medieval (tanto los de la cristiandad latina como los de la cristiandad oriental) de que, aparte de la civilización islámica, que ejerció de puente pero también de obstáculo entre Europa y el resto del Viejo Mundo,[10] se desarrollaban otras civilizaciones. Incluso un vasto reino cristiano como el de Etiopía, al quedar aislado, se convirtió en el imaginario cultural en el mítico reino del Preste Juan, apenas distinguible de las islas atlánticas de San Borondón y del resto de las maravillas dibujadas en los bestiarios y los escasos, rudimentarios e imaginativos mapas. El desarrollo marcadamente autónomo de China, la más desarrollada Mapa TO, con Jerusalén en el centro, y las tres partes civilización de la época (aunque volcada hacia su propio interior y simplificadas del mundo recordado, más que conocido en la Edad Media. ensimismada en sus ciclos dinásticos: Sui, Tang, Song, Yuan y Ming), y la escasez de contactos con ella (el viaje de Marco Polo, o la mucho más importante expedición de Zheng He), que destacan justamente por lo inusuales y por su ausencia de continuidad, no permiten denominar a los siglos V al XV de su historia como historia medieval, aunque a veces se haga, incluso en publicaciones especializadas, más o menos impropiamente.[16] La Historia de Japón (que durante este periodo estaba en formación como civilización, adaptando las influencias chinas a la cultura autóctona y expandiéndose desde las islas meridionales a las septentrionales), a pesar de su mayor lejanía y aislamiento, suele ser paradójicamente más asociada al término medieval; aunque tal denominación es acotada por la historiografía, significativamente, a un periodo medieval que se localiza entre los años 1000 y 1868, para adecuarse al denominado feudalismo japonés anterior a la era Meiji (véase también shogunato, han y castillo japonés).[17] La Historia de la India o la del África negra a partir del siglo VII contaron con una mayor o menor influencia musulmana, pero se atuvieron a dinámicas propias bien diferentes (Sultanato de Delhi, Sultanato de Bahmani, Imperio Vijayanagara –en la India– Imperio de Malí, Imperio Songhay –en África negra–). Incluso llegó a producirse una destacada intervención sahariana en el mundo mediterráneo occidental: el Imperio Almorávide. De un modo todavía más claro, la Historia de América (que atravesaba sus periodos clásico y postclásico) no tuvo ningún tipo de contacto con el Viejo Mundo, más allá de la llegada de la denominada Colonización vikinga en América que se limitó a una reducida y efímera presencia en Groenlandia y la enigmática Vinland, o la posibles posteriores expediciones de balleneros vascos en parecidas zonas del Atlántico Norte, aunque este hecho ha de entenderse en el contexto del gran desarrollo de la navegación de los últimos siglos de la Baja Edad media, ya encaminada a la Era de los Descubrimientos. Lo que sí ocurrió, y puede considerarse como una constante del periodo medieval, fue la periódica repetición de puntuales interferencias centroasiáticas en Europa y el Próximo Oriente en forma de invasiones de pueblos del Asia Central, destacadamente los turcos (köktürks, jázaros, otomanos) y los mongoles (unificados por Gengis Kan) y cuya Horda de Oro estuvo presente en Europa Oriental y conformó la personalidad de los estados cristianos que se crearon, a veces vasallos y a veces resistentes, en las estepas rusas y ucranianas. Incluso en una rara ocasión, la primitiva diplomacia de los reinos europeos bajomedievales vio la posibilidad de utilizar a los segundos como contrapeso a los primeros: la frustrada embajada de Ruy González de Clavijo a la corte de Tamerlán en Samarcanda,

Edad Media en el contexto del asedio mongol de Damasco, un momento muy delicado (1401-1406) en el que también intervino como diplomático Ibn Jaldún. Los mongoles ya habían saqueado Bagdad en una incursión de 1258.[18]

30

El inicio de la Edad Media
Aunque se han propuesto varias fechas para el inicio de la Edad Media, de las cuales la más extendida es la del año 476, lo cierto es que no podemos ubicar el inicio de una manera tan exacta ya que la Edad Media no nace, sino que "se hace" a consecuencia de todo un largo y lento proceso que se extiende por espacio de cinco siglos y que provoca cambios enormes a todos los niveles de una forma muy profunda que incluso repercutirán hasta nuestros días. Podemos considerar que ese proceso empieza con la crisis del siglo III, vinculada a los problemas de reproducción inherentes al modo de producción esclavista, que necesitaba una expansión imperial continua que ya no se producía tras la fijación del Sueño de Constantino antes de la batalla del Puente Milvio. In hoc signo vinces (Con este signo vencerás). Ilustración de las Homilías de san Gregorio limes romano. Posiblemente también Nacianceno, siglo IX. confluyeran factores climáticos para la sucesión de malas cosechas y epidemias; y de un modo mucho más evidente las primeras invasiones germánicas y sublevaciones campesinas (bagaudas), en un periodo en que se suceden muchos breves y trágicos mandatos imperiales. Desde Caracalla la ciudadanía romana estaba extendida a todos los hombres libres del Imperio, muestra de que tal condición, antes tan codiciada, había dejado de ser atractiva. El Bajo Imperio adquiere un aspecto cada vez más medieval desde principios del siglo IV con las reformas de Diocleciano: difuminación de las diferencias El papa Silvestre I bendice a Constantino, del que recibe con la tiara (símbolo del entre los esclavos, cada vez más escasos, y pontificado romano clásico, similar a otros tocados político-religiosos, como la doble corona de los faraones) el poder temporal sobre Roma. Fresco del siglo XIII, los colonos, campesinos libres, pero sujetos capilla de San Silvestre, monasterio de los Cuatro Santos Coronados. a condiciones cada vez mayores de servidumbre, que pierden la libertad de cambiar de domicilio, teniendo que trabajar siempre la misma tierra; herencia obligatoria de cargos públicos -antes disputados en reñidas eleccionesy oficios artesanales,

Edad Media

31

sometidos a colegiación -precedente de los gremios-, todo para evitar la evasión fiscal y la despoblación de las ciudades, cuyo papel de centro de consumo y de comercio y de articulación de las zonas rurales cada vez es menos importante. Al menos, las reformas consiguen mantener el edificio institucional romano, aunque no sin intensificar la ruralización y aristocratización (pasos claros hacia el feudalismo), sobre todo en Occidente, que queda desvinculado de Oriente con la partición del Imperio. Otro Encuentro de León Magno con Atila, fresco de Rafael Sanzio en las estancias del cambio decisivo fue la implantación del Vaticano (1514). cristianismo como nueva religión oficial por el Edicto de Tesalónica de Teodosio I el Grande (380) precedido por el Edicto de Milán (313) con el que Constantino I el Grande recompensó a los hasta entonces subversivos por su providencialista ayuda en la Batalla del Puente Milvio (312), junto con otras presuntas cesiones más temporales cuya fraudulenta reclamación (Pseudo-donación de Constantino) fue una constante de los Estados Pontificios durante toda la Edad Media, incluso tras la evidencia de su refutación por el humanista Lorenzo Valla (1440). Ningún evento concreto -a pesar de la abundancia y concatenación de hechos catastróficos- determinó por sí mismo el fin de la Edad Antigua y el inicio de la Edad Media: ni los sucesivos saqueos de Roma (por los godos de Alarico I en el 410, por los vándalos en el 455, por las propias tropas imperiales de Ricimero en 472, por los ostrogodos en 546), ni la pavorosa irrupción de los hunos de Atila (450-452, con la Batalla de los Campos Cataláunicos y la extraña entrevista con el papa León I el Magno), ni el derrocamiento de Rómulo Augústulo (último emperador romano de Occidente, por Odoacro el jefe de los hérulos -476-); fueron sucesos que sus contemporáneos consideraran iniciadores de una nueva época. La culminación a finales del siglo V de una serie de procesos de larga duración, entre ellos la grave dislocación económica, las invasiones y el asentamiento de los pueblos germanos en el Imperio romano, hizo cambiar la faz de Europa. Durante los siguientes 300 años, la Europa Occidental mantuvo un período de unidad cultural, inusual para este continente, instalada sobre la compleja y elaborada cultura del Imperio romano, que nunca llegó a perderse por completo, y el asentamiento del cristianismo. Nunca llegó a olvidarse la herencia clásica grecorromana, y la lengua latina, sometida a transformación (latín medieval), continuó siendo la lengua de cultura en toda Europa occidental, incluso más allá de la Edad Media. El derecho romano y múltiples instituciones continuaron vivas, adaptándose de uno u otro modo. Lo que se operó durante ese amplio periodo de transición (que puede darse por culminado para el año 800, con la coronación de Carlomagno) fue una suerte de fusión con las aportaciones de otras civilizaciones y formaciones sociales, en especial la germánica y la religión cristiana. En los siglos siguientes, aún en la Alta Edad Media, serán otras aportaciones las que se añadan, destacadamente el Islam.
Véanse también: Decadencia del Imperio romano, Invasiones bárbaras y Pueblos germánicos

Edad Media

32

División del Imperio romano, año 395.

Reinos germánicos e Imperio bizantino hacia 526.

Alta Edad Media (siglos V al X)
Los reinos germanorromanos (siglos V al VIII)
¿Bárbaros? Los bárbaros se desparraman furiosos... y el azote de la peste no causa menos estragos, el tiránico exactor roba y el soldado saquea las riquezas y las vituallas escondidas en las ciudades; reina un hambre tan espantosa, que obligado por ella, el género humano devora carne humana, y hasta las madres matan a sus hijos y cuecen sus cuerpos para alimentarse con ellos. Las fieras aficionadas a los cadáveres de los muertos por la espada, por el hambre y por la peste, destrozan hasta a los hombres más fuertes, y cebándose en sus miembros, se encarnizan cada vez más para destrucción del género humano. De esta suerte, exacerbadas en todo el orbe las cuatro plagas: el hierro, el hambre, la peste y las fieras, cúmplense las predicciones que hizo el Señor por boca de sus Profetas. Asoladas las provincias... por el referido encruelecimiento de las plagas, los bárbaros, resueltos por la misericordia del Señor a hacer la paz, se reparten a suertes las regiones de las provincias para establecerse en ellas. Hidacio, Chronicon (hacia 468).
[19]

El texto se refiere concretamente a Hispania y sus provincias, y los bárbaros citados son específicamente los suevos, vándalos y alanos, que en el 406 habían cruzado el limes del Rin (inhabitualmente helado) a la altura de Maguncia y en torno al 409 habían llegado a la Península Ibérica; pero la imagen es equivalente en otros momentos y lugares que el mismo autor narra, del periodo entre 379 y 468. Los pueblos germánicos procedentes de la Europa del Norte y del Este, se encontraban en un estadio de desarrollo económico, social y cultural obviamente inferior al del Imperio romano, al que ellos mismos percibían admirativamente. A su vez eran percibidos con una mezcla de desprecio, temor y esperanza (retrospectivamente plasmados en el influyente poema Esperando a los bárbaros de Constantino Cavafis),[20] e incluso se les atribuyó un papel justiciero (aunque involuntario) desde un punto de vista providencialista por parte de los autores cristianos romanos (Orosio, Salviano de Marsella y San Agustín de Hipona).[21] La denominación de bárbaros (βάρβαρος) proviene de la onomatopeya bar-bar con la que los griegos se burlaban de los extranjeros no helénicos, y que los romanos -bárbaros ellos mismos, aunque helenizados- utilizaron desde su propia perspectiva. La denominación invasiones bárbaras fue rechazada por los historiadores alemanes del siglo XIX, momento en el que el término barbarie designaba para las nacientes ciencias sociales un estadio de desarrollo cultural inferior a la civilización y superior al salvajismo. Prefirieron acuñar un nuevo término: Völkerwanderung ("Migración de Pueblos"),[22] menos violento que invasiones, al sugerir el desplazamiento completo de un pueblo con sus instituciones y cultura, y más

Edad Media general incluso que invasiones germánicas, al incluir a hunos, eslavos y otros. Los germanos, que disponían de instituciones políticas peculiares, en concreto la asamblea de guerreros libres (thing) y la figura del rey, recibieron la influencia de las tradiciones institucionales del Imperio y la civilización grecorromana, así como la del cristianismo (aunque no siempre del cristianismo católico o atanasiano, sino del arriano); y se fueron adaptando a las circunstancias de su asentamiento en los nuevos territorios, sobre todo a la alternativa entre imponerse como minoría dirigente sobre una mayoría de población local o fusionarse con ella. Los nuevos reinos germánicos conformaron la personalidad de Europa Occidental durante la Edad Media, evolucionaron en monarquías feudales y monarquías autoritarias, y con el tiempo, dieron origen a los estados-nación que se fueron construyendo en torno a ellas. Socialmente, en algunos de estos países (España o Francia), el origen germánico (godo o franco) pasó a ser un rasgo de honor u orgullo de casta ostentado por la nobleza como distinción sobre el conjunto de la población. Las transformaciones del mundo romano
Véase también: Decadencia del Imperio romano

33

El Imperio romano había pasado por invasiones externas y guerras civiles terribles en el pasado, pero a finales del siglo IV, aparentemente, la situación estaba bajo control. Hacía escaso tiempo que Teodosio había logrado nuevamente unificar bajo un solo centro ambas mitades del Imperio (392) y establecido una nueva religión de Estado, el Cristianismo niceno (Edicto de Tesalónica -380), con la consiguiente persecución de los tradicionales cultos paganos y las heterodoxias cristianas. El clero cristiano, convertido en una jerarquía de poder, justificaba ideológicamente a un Imperium Romanum Christianum y a la dinastía Teodosiana como había comenzado a hacer ya con la Constantiniana desde el Edicto de Milán (313).

Gala Placidia y sus hijos, Valentiniano III y Justa Grata Honoria.

Se habían encauzado los afanes de protagonismo político de los más ricos e influyentes senadores romanos y de las provincias occidentales. Además, la dinastía había sabido encauzar acuerdos con la poderosa aristocracia militar, en la que se enrolaban nobles germanos que acudían al servicio del Imperio al frente de soldados unidos por lazos de fidelidad hacia ellos. Al morir en 395, Teodosio confió el gobierno de Occidente y la protección de su joven heredero Honorio al general Estilicón, primogénito de un noble oficial vándalo que había contraído matrimonio con Flavia Serena, sobrina del propio Teodosio. Sin embargo, cuando en el 455 murió asesinado Valentiniano III, nieto de Teodosio, una buena parte de los descendientes de aquellos nobles occidentales (nobilissimus, clarissimus) que tanto habían confiado en los destinos del Imperio parecieron ya desconfiar del mismo, sobre todo cuando en el curso de dos decenios se habían podido dar cuenta de que el gobierno imperial recluido en Rávena era cada vez más presa de los exclusivos intereses e intrigas de un pequeño grupo de altos oficiales del ejército itálico. Muchos de éstos eran de origen germánico y cada vez confiaban más en las fuerzas de sus séquitos armados de soldados convencionales y en los pactos y alianzas familiares que pudieran tener con otros jefes germánicos instalados en suelo imperial junto con sus propios pueblos, que desarrollaban cada vez más una política autónoma. La necesidad de acomodarse a la nueva situación quedó evidenciada con el destino de Gala Placidia, princesa imperial rehén de los propios saqueadores de Roma (el visigodo Alarico I y su primo Ataúlfo, con quien finalmente se casó); o con el de Honoria, hija de la anterior (en segundas nupcias con el emperador Constancio III) que optó por ofrecerse como esposa al propio Atila enfrentándose a su propio hermano Valentiniano.

Edad Media

34 Necesitados de mantener una posición de predominio social y económico en sus regiones de origen, reducidos sus patrimonios fundiarios a dimensiones provinciales, y ambicionando un protagonismo político propio de su linaje y de su cultura, los honestiores (los más honestos u honrados, los que tienen honor),

representantes de las aristocracias tardorromanas occidentales habrían acabado por aceptar las ventajas de admitir la legitimidad del gobierno de dichos reyes germánicos, ya muy romanizados, asentados en sus provincias. Al fin y al cabo, éstos, al frente de sus soldados, podían ofrecerles bastante mayor seguridad que el ejército de los emperadores de Rávena. Además, el avituallamiento de dichas tropas resultaba bastante menos gravoso que el de las imperiales, por basarse en buena medida en séquitos armados dependientes de la nobleza germánica y alimentados con cargo al patrimonio fundiario provincial de la que ésta ya hacía tiempo se había apropiado. Menos gravoso tanto para los aristócratas provinciales como también para los grupos de humiliores (los más humildes, los rebajados en tierra -humus-) que se agrupaban jerárquicamente en torno a dichos aristócratas, y que, Alaricus rex gothorum, sello de Alarico II, rey en definitiva, eran los que habían venido soportando el máximo visigodo. peso de la dura fiscalidad tardorromana. Las nuevas monarquías, más débiles y descentralizadas que el viejo poder imperial, estaban también más dispuestas a compartir el poder con las aristocracias provinciales, máxime cuando el poder de estos monarcas estaba muy limitado en el seno mismo de sus gentes por una nobleza basada en sus séquitos armados, desde su no muy lejano origen en las asambleas de guerreros libres, de los que no dejaban de ser primun inter pares. Pero esta metamorfosis del Occidente romano en romano-germano, no había sido consecuencia de una inevitabilidad claramente evidenciada desde un principio; por el contrario, el camino había sido duro, zigzagueante, con ensayos de otras soluciones, y con momentos en que parecía que todo podía volver a ser como antes. Así ocurrió durante todo el siglo V, y en algunas regiones también en el siglo VI como consecuencia, entre otras cosas, de la llamada Recuperatio Imperii o Reconquista de Justiniano.

Edad Media Los distintos reinos Las invasiones bárbaras desde el siglo III habían demostrado la permeabilidad del limes romano en Europa, fijado en el Rin y el Danubio. La división del Imperio en Oriente y Occidente, y la mayor fortaleza del imperio oriental o bizantino, determinó que fuera únicamente en la mitad occidental donde se produjo el asentamiento de estos pueblos y su institucionalización política como reinos. Fueron los visigodos, primero como Reino de Tolosa y luego como Reino de Toledo,
Batalla de Vouillé (507), entre francos y visigodos, representada en un manuscrito los primeros en efectuar esa del siglo XIV. institucionalización, valiéndose de su condición de federados, con la obtención de un foedus con el Imperio, que les encargó la pacificación de las provincias de Galia e Hispania, cuyo control estaba perdido en la práctica tras las invasiones del 410 por suevos, vándalos y alanos. De los tres, sólo los suevos lograron el asentamiento definitivo en una zona: el Reino de Braga, mientras que los vándalos se establecieron en el norte de África y las islas del Mediterráneo Occidental, pero fueron al siglo siguiente eliminados por los bizantinos durante la gran expansión territorial de Justiniano I (campañas de los generales Belisario, del 533 al 544, y Narsés, hasta el 554). Simultáneamente los ostrogodos consiguieron instalarse en Italia expulsando a los hérulos, que habían expulsado a su vez de Roma al último emperador de Occidente. El Reino Ostrogodo desapareció también frente a la presión bizantina de Justiniano I.

35

Un segundo grupo de pueblos germánicos se instala en Europa Occidental en el siglo VI, de entre los que destaca el Reino franco de Clodoveo y sus sucesores merovingios, que desplaza a los visigodos de las Galias, forzándolos a trasladar su capital de Tolosa (Toulouse) a Toledo. También derrotaron a burgundios y alamanes, absorbiendo sus reinos. Algo más tarde los lombardos se establecen en Italia (568-9), pero serán derrotados a finales del siglo VIII por los mismos francos, que reinstaurarán el Imperio con Carlomagno (año 800). En Gran Bretaña se instalarán los anglos, sajones y jutos, que crearán una serie de reinos rivales que serán unificados por los daneses (un pueblo nórdico) en lo que terminará por ser el reino de Inglaterra.

Edad Media Las instituciones La monarquía germánica era en origen una institución estrictamente temporal, vinculada estrechamente al prestigio personal del rey, que no pasaba de ser un primus inter pares (primero entre iguales), que la asamblea de guerreros libres elegía (monarquía electiva), normalmente para una expedición militar concreta o para una misión específica. Las migraciones a que se vieron sometidos los pueblos germánicos desde el siglo III hasta el siglo V (encajonados entre la presión de los hunos al este y la resistencia del limes romano al sur Breviario de Alarico, en un manuscrito del siglo X. y oeste) fue fortaleciendo la figura del rey, al tiempo que se entraba en contacto cada vez mayor con las instituciones políticas romanas, que acostumbraban a la idea de un poder político mucho más centralizado y concentrado en la persona del Emperador romano. La monarquía se vinculó a las personas de los reyes de forma vitalicia, y la tendencia era a hacerse monarquía hereditaria, dado que los reyes (al igual que habían hecho los emperadores romanos) procuraban asegurarse la elección de su sucesor, la mayor parte de las veces aún en vida y asociándolos al trono. El que el candidato fuera el primogénito varón no era una necesidad, pero se terminó imponiendo como una consecuencia obvia, lo que también era imitado por las demás familias de guerreros, enriquecidos por la posesión de tierras y convertidos en linajes nobiliarios que se emparentaban con la antigua nobleza romana, en un proceso que puede denominarse feudalización. Con el tiempo, la monarquía se patrimonializó, permitiendo incluso la división del reino entre los hijos del rey. El respeto a la figura del rey se reforzó mediante la sacralización de su toma de posesión (unción con los sagrados óleos por parte de las autoridades religiosas y uso de elementos distintivos como orbe, cetro y corona, en el transcurso de una elaborada ceremonia: la coronación) y la adición de funciones religiosas (presidencia de concilios nacionales, como los Concilios de Toledo) y taumatúrgicas (toque real de los reyes de Francia para la cura de la escrófula). El problema se suscitaba cuando llegaba el momento de justificar la deposición de un rey y su sustitución por otro que no fuera su sucesor natural. Los últimos merovingios no gobernaban por sí mismos, sino mediante los cargos de su corte, entre los que destacaba el mayordomo de palacio. Únicamente tras la victoria contra los invasores musulmanes en la batalla de Poitiers el mayordomo Carlos Martel se vio justificado para argumentar que la legitimidad de ejercicio le daba méritos suficientes para fundar él mismo su propia dinastía: la carolingia. En otras ocasiones se recurría a soluciones más imaginativas (como forzar la tonsura -corte eclesiástico del pelo- del rey visigodo Wamba (rey) para incapacitarle). Los problemas de convivencia entre las minorías germanas y las mayorías locales (hispano-romanas, galo-romanas, etc.) fueron solucionados con más eficacia por los reinos con más proyección en el tiempo (visigodos y francos) a través de la fusión, permitiendo los matrimonios mixtos, unificando la legislación y realizando la conversión al catolicismo frente a la religión originaria, que en muchos casos ya no era el paganismo tradicional germánico, sino el cristianismo arriano adquirido en su paso por el Imperio Oriental. Algunas características propias de las instituciones germanas se conservaron: una de ellas el predominio del derecho consuetudinario sobre el derecho escrito propio del Derecho romano. No obstante los reinos germánicos realizaron algunas codificaciones legislativas, con mayor o menor influencia del derecho romano o de las tradiciones germánicas, redactadas en latín a partir del siglo V (leyes teodoricianas, edicto de Teodorico, Código de Eurico, Breviario de Alarico). El primer código escrito en lengua germánica fue el del rey Ethelberto de Kent, el primero de los anglosajones en convertirse al cristianismo (comienzos del siglo VI). El visigótico Liber Iudicorum (Recesvinto,

36

Edad Media 654) y la franca Ley Sálica (Clodoveo, 507-511) mantuvieron una vigencia muy prolongada por su consideración como fuentes del derecho en las monarquías medievales y del Antiguo Régimen.[23]
Véanse también: Derecho germánico y Derecho visigodo

37

La cristiandad latina y los bárbaros La expansión del cristianismo entre los bárbaros, el asentamiento de la autoridad episcopal en las ciudades y del monacato en los ámbitos rurales (sobre todo desde la regla de San Benito de Nursia -monasterio de Montecassino, 529-), constituyeron una poderosa fuerza fusionadora de culturas y ayudó a asegurar que muchos rasgos de la civilización clásica, como el derecho romano y el latín, pervivieran en la mitad occidental del Imperio, e incluso se expandiera por Europa Central y septentrional. Los francos se convirtieron al catolicismo durante el reinado de Clodoveo I (496 ó 499) y, a partir de entonces, expandieron el cristianismo entre los germanos del otro lado del Rin. Los suevos, que se habían hecho cristianos arrianos con Remismundo (459-469), se convirtieron al catolicismo con Teodomiro (559-570) por las predicaciones de San Martín de Dumio. En ese proceso se habían adelantado a los propios visigodos, que habían sido cristianizados previamente en Oriente en la versión arriana (en el siglo IV), y mantuvieron durante siglo y medio la diferencia religiosa con los católicos hispano-romanos incluso con luchas internas Libro de Kells o Evangeliario de San Columba, arte hiberno-sajón o dentro de la clase dominante goda, como demostró la irlando-sajón. rebelión y muerte de San Hermenegildo (581-585), hijo del rey Leovigildo). La conversión al catolicismo de Recaredo (589) marcó el comienzo de la fusión de ambas sociedades, y de la protección regia al clero católico, visualizada en los Concilios de Toledo (presididos por el propio rey). Los años siguientes vieron un verdadero renacimiento visigodo[24] con figuras de la influencia de san Isidoro de Sevilla (y sus hermanos Leandro, Fulgencio y Florentina, los cuatro santos de Cartagena), Braulio de Zaragoza o Ildefonso de Toledo, de gran repercusión en el resto de Europa y en los futuros reinos cristianos de la Reconquista (véase cristianismo en España, monasterio en España, monasterio hispano y liturgia hispánica). Los ostrogodos, en cambio, no dispusieron de tiempo suficiente para realizar la misma evolución en Italia. No obstante, del grado de convivencia con el papado y los intelectuales católicos fue muestra que los reyes ostrogodos los elevaban a los cargos de mayor confianza (Boecio y Casiodoro, ambos magister officiorum con Teodorico el Grande), aunque también de lo vulnerable de su situación (ejecutado el primero -523- y apartado por los bizantinos el segundo -538-). Sus sucesores en el dominio de Italia, los también arrianos lombardos, tampoco llegaron a experimentar la integración con la población católica sometida, y su divisiones internas hicieron que la conversión al catolicismo del rey Agilulfo (603) no llegara a tener mayores consecuencias. El cristianismo fue llevado a Irlanda por San Patricio a principios del siglo V, y desde allí se extendió a Escocia, desde donde un siglo más tarde regresó por la zona norte a una Inglaterra abandonada por los cristianos britones a los paganos pictos y escotos (procedentes del norte de Gran Bretaña) y a los también paganos germanos procedentes del continente (anglos, sajones y jutos). A finales del siglo VI, con el Papa Gregorio Magno, también Roma envió

Edad Media misioneros a Inglaterra desde el sur, con lo que se consiguió que en el transcurso de un siglo Inglaterra volviera a ser cristiana. A su vez, los britones habían iniciado una emigración por vía marítima hacia la península de Bretaña, llegando incluso hasta lugares tan lejanos como la costa cantábrica entre Galicia y Asturias, donde fundaron la diócesis de Britonia. Esta tradición cristiana se distinguía por el uso de la tonsura céltica o escocesa, que rapaba la parte frontal del pelo en vez de la coronilla. La supervivencia en Irlanda de una comunidad cristiana aislada de Europa por la barrera pagana de los anglosajones, provocó una evolución diferente al cristianismo continental, lo que se ha denominado cristianismo celta. Conservaron mucho de la antigua tradición latina, que estuvieron en condiciones de compartir con Europa continental apenas la oleada invasora se hubo calmado temporalmente. Tras su extensión a Inglaterra en el siglo VI, los irlandeses fundaron en el siglo VII monasterios en Francia, en Suiza (Saint Gall), e incluso en Italia, destacándose particularmente los nombres de Columba y Columbano. Las Islas Británicas fueron durante unos tres siglos el vivero de importantes nombres para la cultura: el historiador Beda el Venerable, el misionero Bonifacio de Alemania, el educador Alcuino de York, o el teólogo Juan Escoto Erígena, entre otros. Tal influencia llega hasta la atribución de leyendas como la de Santa Úrsula y las Once Mil Vírgenes, bretona que habría efectuado un extraordinario viaje entre Britania y Roma para acabar martirizada en Colonia.[25] Otras cristianizaciones medievales Por su parte, la extensión del cristianismo entre los búlgaros y la mayor parte de los pueblos eslavos (serbios, moravos y los pueblos de Crimea y estepas ucranianas y rusas -Vladimiro I de Kiev, año 988-) fue muy posterior, y a cargo del Imperio bizantino, con lo que se hizo con el credo ortodoxo (predicaciones de Cirilo y Metodio, siglo IX); mientras que la evangelización de otros pueblos de Europa Oriental (el resto de los eslavos -polacos, eslovenos y croatas-, bálticos y húngaros -San Esteban I de Hungría, hacia el año 1000-) y de los pueblos nórdicos (vikingos escandinavos) se hizo por el cristianismo latino partiendo de Europa Central, en un periodo todavía más tardío (hasta los siglos XI y XII); permitiendo (especialmente la conversión de Hungría) las primeras peregrinaciones por vía terrestre a Tierra Santa.[26] Es una locura creer en los dioses. Saga de Hrafnkell, sacerdote de Frey (Islandia, compuesta a finales del siglo XIII, pero ambientada en época precristiana).[27] Los jázaros, un caso peculiar Los jázaros eran un pueblo turco procedente del Asia central (donde se había formado desde el siglo VI el imperio de los Köktürks) que en su parte occidental había dado origen a un importante estado que dominaba el Cáucaso y las estepas rusas y ucranianas hasta Crimea en el siglo VII. Su clase dirigente se convirtió mayoritariamente al judaísmo, peculiaridad religiosa que le convertía en un vecino excepcional entre el Califato islámico de Damasco y el Imperio cristiano de Bizancio.
Cirilo y Metodio, los apóstoles de los eslavos, con el alfabeto cirílico en un icono ruso del siglo XVIII o XIX.

38

Edad Media

39

El Imperio bizantino (siglos IV al XV)
La división entre Oriente y Occidente fue, además de una estrategia política (inicialmente de Diocleciano -286- y hecha definitiva con Teodosio -395-), un reconocimiento de la diferencia esencial entre ambas mitades del Imperio. Oriente, en sí mismo muy diverso (Tracia -Península Balcánica-, Asia -Anatolia, Cáucaso, Siria, Palestina y la frontera mesopotámica con los persas- y Egipto), era la parte más urbanizada y con economía más dinámica y comercial, frente a un Occidente en vías de feudalización, ruralizado, con una vida urbana en decadencia, mano de obra esclava cada vez más escasa y la aristocracia Corte del emperador bizantino Justiniano I, cada vez más ajena a las estructuras del poder imperial y recluida en mosaico de San Vital de Rávena. sus lujosas villae autosuficientes, cultivadas por colonos en régimen similar a la servidumbre. La lingua franca en Oriente era el griego, frente al latín de Occidente. En la implantación de la jerarquía cristiana, Oriente disponía de todos los patriarcados de la Pentarquía menos el de Roma (Alejandría, Antioquía y Constantinopla, a los que se añadió Jerusalén tras el concilio de Calcedonia de 451); incluso la primacía romana (sede pontificia o cátedra de San Pedro) era un hecho discutido. La supervivencia de Roma en Oriente no dependía de la suerte de Occidente, mientras que lo contrario sí: de hecho, los emperadores orientales optaron por sacrificar la ciudad de Rómulo y Remo -que ya ni siquiera era la capital occidental- cuando lo consideraron conveniente, abandonándola a su suerte o incluso desplazando hacia ella a los bárbaros más agresivos, lo que precipitó su caída.
Véase también: Constantinopla

La restauración imperial de Justiniano Justiniano I consolidó la frontera del Danubio y, desde 532 logró un equilibrio en la frontera con la Persia sasánida, lo que le permitió desplazar los esfuerzos bizantinos hacia el Mediterráneo, reconstruyendo la unidad del Mare Nostrum: En 533, una expedición del general Belisario aniquila a los vándalos (batalla de Ad Decimum y batalla de Tricamarum) incorporando la provincia de África y las islas del Mediterráneo Occidental (Cerdeña, Córcega y las Baleares). En 535 Mundus ocupó Dalmacia y Belisario Sicilia. Narsés elimina a los ostrogodos de Italia en 554-555. Rávena volvió a ser una ciudad imperial, donde se conservarán los fastuosos mosaicos de San Vital. Liberio sólo consiguió desplazar a los visigodos de la costa sureste de la Península Ibérica y de la provincia Bética. En Constantinopla se iniciaron dos programas ambiciosos y de prestigio con el fin de asentar la autoridad imperial: uno de recopilación legislativa: el Digesto, dirigido por Triboniano (publicado en 533), y otro constructivo: la Iglesia de Santa Sofía, de los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto (levantada entre el 532 y el 537). Un símbolo de la civilización clásica fue clausurado: la

Mosaico bizantino con el tema de la Theotokos (María como Madre de Dios). Los nimbos representan la santidad (el del Niño Jesús, cruciforme, la divinidad y el sacrificio de la Cruz). El fondo dorado representa la eternidad celeste, además de cumplir con el horror vacui propio del estilo. Todos sus rasgos: el cromatismo, la frontalidad y la linealidad (bordes nítidos, marcado de los pliegues), además de influir grandemente en el románico de Europa Occidental, se reprodujeron y continuaron, estereotipados, en los iconos religiosos de épocas posteriores en toda Europa Oriental.

Academia de Atenas (529).[28] Otro, las carreras de cuadrigas siguieron siendo una diversión popular que levantaba pasiones. De hecho, eran utilizadas políticamente, expresando el color de cada equipo divergencias religiosas (un

Edad Media precoz ejemplo de movilizaciones populares utilizando colores políticos). La revuelta de Niká (534) estuvo a punto de provocar la huida del emperador, que evitó la emperatriz Teodora con su famosa frase la púrpura es un glorioso sudario.[29] Crisis, supervivencia y helenización del Imperio Los siglos VII y VIII representaron para Bizancio una edad oscura similar a la de occidente, que incluyó también una fuerte ruralización y feudalización en lo social y económico y una pérdida de prestigio y control efectivo del poder central. A las causas internas se sumó la renovación de la guerra con los persas, nada decisiva pero especialmente extenuante, a la que siguió la invasión musulmana, que privó al Imperio de las provincias más ricas: Egipto y Siria. No obstante, en el caso bizantino, la disminución de la producción intelectual y artística respondía además a los efectos particulares de la querella iconoclasta, que no fue un simple debate teológico entre iconoclastas e iconódulos, sino un enfrentamiento interno desatado por el patriarcado de Constantinopla, apoyado por el emperador León III, que pretendía acabar con la concentración de poder e influencia política y religiosa de los poderosos monasterios y sus apoyos territoriales (puede imaginarse su importancia viendo cómo ha sobrevivido hasta la actualidad el Monte Athos, fundado más de un siglo después, en 963).

40

Psalterio Chludov, uno de los tres únicos manuscritos ilustrados iconódulos que sobrevivieron al siglo IX. Esta página ilustra un pasaje evangélico en que un soldado ofrece a Cristo vinagre en una esponja atada a una lanza. En el plano inferior se caricaturiza al último Patriarca de Constantinopla iconoclasta, Juan el Gramático, borrando un icono de Cristo con una esponja similar.

Edad Media

41 La recuperación de la autoridad imperial y la mayor estabilidad de los siglos siguientes trajo consigo también un proceso de helenización, es decir, de recuperación de la identidad griega frente a la oficial entidad romana de las instituciones, cosa más posible entonces, dada la limitación y homogeneización geográfica producida por la pérdida de las provincias, y que permitía una organización territorial militarizada y más fácilmente gestionable: los temas (themata) con la adscripción a la tierra de los militares en ellos establecidos, lo que produjo formas similares al feudalismo occidental. El periodo entre 867 y 1056, bajo la dinastía macedonia, se conoce con

el nombre de Renacimiento Macedónico, en que Bizancio vuelve a ser una potencia mediterránea y se proyecta hacia los pueblos eslavos de los Balcanes y hacia el norte del Mar Negro. Basilio II Bulgaróctono que ocupó el trono en el período 976-1025 llevó al Imperio a su Basilio II Bulgaróctono Βασίλειος Β΄ máxima extensión territorial desde la invasión musulmana, ocupando Βουλγαροκτόνος, que quiere decir: «matador de parte de Siria, Crimea y los Balcanes hasta el Danubio. La búlgaros»; el nombre Basilio, Basileus significa evangelización de Cirilo y Metodio obtendrá una esfera de influencia rey en griego, y era el título que se daba al emperador. bizantina en Europa Oriental que cultural y religiosamente tendrá una gran proyección futura mediante la difusión del alfabeto cirílico (adaptación del alfabeto griego para la representación de los fonemas eslavos, que se sigue utilizando en la actualidad); así como la del cristianismo ortodoxo (predominante desde Serbia hasta Rusia). Sin embargo, la segunda mitad del siglo XI presenciará un nuevo desafío islámico, esta vez protagonizado por los turcos selyúcidas y la intervención del Papado y de los europeos occidentales, mediante la intervención militar de las Cruzadas, la actividad comercial de los mercaderes italianos (genoveses, amalfitanos, pisanos y sobre todo venecianos)[30] y las polémicas teológicas del denominado Cisma de Oriente o Gran Cisma de Oriente y Occidente, con lo que la teórica ayuda cristiana se demostró tan negativa o más para el Imperio Oriental que la amenaza musulmana. El proceso de feudalización se acentuó al verse forzados los emperadores Comneno a realizar cesiones territoriales (denominadas pronoia) a la aristocracia y a miembros su propia familia.[31]

La expansión del Islam (desde el siglo VII)
En el siglo VII, tras las predicaciones de Mahoma y las conquistas de los primeros califas (a la vez líderes políticos y religiosos, en una religión -el Islam- que no reconoce distinciones entre laicos y clérigos), se había producido la unificación de Arabia y la conquista del Imperio persa y de buena parte del Imperio bizantino. En el siglo VIII se llegó a la Península Ibérica, la India y el Asia Central (batalla del Talas -751victoria islámica ante China tras la que no se profundizó en ese Imperio, pero que permitió un mayor contacto con su civilización, Expansión árabe en el siglo VII: califa Abu Bakr aprovechando los conocimientos de los prisioneros). En el occidente la en la zona I, Omar en la II, Uthman en la III y Ali en la IV. expansión musulmana se frenó desde la batalla de Poitiers (732) ante los francos y la mitificada batalla de Covadonga ante los asturianos (722). La presencia de los musulmanes como una civilización rival alternativa asentada en la mitad sur de la cuenca del Mediterráneo, cuyo tráfico marítimo pasan a controlar, obligó al cierre en sí misma de Europa Occidental por varios siglos, y para algunos historiadores significó el verdadero comienzo de la Edad Media.[32]

Edad Media

42

Desde el siglo VIII se produjo una difusión más lenta de la civilización islámica por sitios tan lejanos como Indonesia y el continente africano, y desde el siglo XIV por Anatolia y los Balcanes. Las relaciones con la India fueron también muy estrechas durante el resto de la Edad Media (aunque la imposición del imperio mogol no se produjo hasta el siglo XVI), mientras que el Océano Índico se convirtió casi en un Mare Nostrum árabe, donde se ambientaron las aventuras de Simbad el marino (uno de los cuentos de Las mil y una noches de la época de Harún al-Rashid).[33] El tráfico comercial de las rutas marítimas y caravaneras unían el Índico con el Mediterráneo a través del Mar Rojo o el Golfo Pérsico y las caravanas del desierto. Esa llamada ruta de las especias (prefigurada por la ruta del incienso en la Edad Antigua) fue esencial para que llegaran a occidente retazos de la ciencia y la cultura de Extremo Oriente. Por el norte, la ruta de la seda cumplió la misma Manuscrito árabe ilustrado del siglo XIII. La función atravesando los desiertos y las cordilleras del Turquestán. El representación de figuras sólo se consiente en algunas interpretaciones del Islam, pero se ajedrez, la numeración indo-arábiga y el concepto de cero, así como prohíbe mayoritariamente. Esta prohibición algunas obras literarias (Calila e Dimna) estuvieron entre los aportes incentivó otras artes, como la caligrafía. Esta hindúes y persas. El papel, el grabado o la pólvora, entre las chinas. La ilustración representa a Sócrates (Sughrat). La función de los árabes, y de los persas, sirios, egipcios y españoles recuperación y difusión de la cultura clásica grecorromana fue una de las principales arabizados (no sólo islámicos, pues hubo muchos que mantuvieron su aportaciones del Islam medieval a la civilización. religión cristiana o judía -no tanto la zoroastriana-) distó mucho de ser mera transmisión, como testimonia la influencia de la reinterpretación de la filosofía clásica que llegó a través de los textos árabes a Europa Occidental a partir de las traducciones latinas desde el siglo XII, y la difusión de cultivos y técnicas agrícolas por la región mediterránea. En un momento en que estaban prácticamente ausentes de la economía europea, destacaron las prácticas comerciales y la circulación monetaria en el mundo islámico, animadas por la explotación de minas de oro tan lejanas como las del África subsahariana, junto con otro tipo de actividades, como el tráfico de esclavos. La unidad inicial del mundo islámico, que se había cuestionado ya en el aspecto religioso con la separación de suníes y chiíes, se rompió también en lo político con la sustitución de los Omeyas por los Abbasíes al frente del califato en el 749, que además sustituyeron Damasco por Bagdad como capital. Abderramán I, el último superviviente Omeya, consiguió fundar en Córdoba un emirato independiente para Al-Ándalus (nombre árabe de la Península Ibérica), que su descendiente Abderramán III convirtió en un califato alternativo en el 929. Poco antes, en el 909 los Fatimíes habían hecho lo propio en La Kaaba en la Mezquita de la Meca o mezquita Egipto. A partir del siglo XI se producen cambios muy importantes: el sagrada (Masjid al-Haram). desafío a la hegemonía árabe como etnia dominante dentro del Islam a cargo de los islamizados turcos, que pasarán a controlar distintas zonas del Medio Oriente (mamelucos, otomanos), o de kurdos como Saladino; la irrupción de los cristianos latinos en tres puntos clave del Mediterráneo (reinos cristianos de la Reconquista en Al Ándalus, normandos en el sur de Italia y cruzados en Siria y Palestina); y la de los mongoles desde el centro de Asia. Los eruditos como al-Biruni, al-Jahiz, al-Kindi, Abu Bakr Muhammad al-Razi, Ibn Sina, al-Idrisi, Ibn Bajja, Omar Khayyam, Ibn Zuhr, Ibn Tufail, Ibn Rushd, al-Suyuti, y miles de otros académicos no fueron una excepción, sino la norma general en la civilización musulmana. La civilización musulmana del periodo clásico fue destacable por el elevado número de eruditos polifacéticos que produjo. Es una muestra de la homogeneidad de la filosofía islámica

Edad Media sobre la ciencia, y su énfasis sobre la síntesis, las investigaciones interdisciplinares y la multiplicidad de métodos.[34] Ziauddin Sardar
Véanse también: Mahoma, Islam, Corán, Umma, Califa, Califato perfecto, Dinastía de los Omeyas, Califato Abasí y

43

Califato Fatimí
Véanse también: Historia del Islam, Edad de Oro del Islam, Cultura musulmana, Filosofía islámica, Filosofía islámica

antigua, Sufismo, Averroísmo, Ciencia islámica, Matemática en el Islam medieval, Literatura árabe y Poesía árabe
Véanse también: Al Juarismi, Avicena, Averroes, Maimónides, Ibn Jaldún, Omar Jayyam, Alhacén y Algazel

Al-Andalus (siglo VIII al XV)
Véanse también: Invasión musulmana de la Península Ibérica, Emirato

de Córdoba y Califato de Córdoba
Véanse también: Abderramán I, Abderramán II, Abderramán III,

Alhakén II, Hisham II y Almanzor
Véanse también: Tudmir, Banu Qasi y Omar ibn Hafsún Véanse también: Ziryab, Moaxaja, Jarchas, Eulogio de Córdoba,

Ciencia en Al-Ándalus, Arte de Al-Andalus, Arte emiral y califal y Gastronomía del Al-Ándalus
Véanse también: Muladí, Maulas, Dhimmi, Mozárabe, Yizia, Azaque,

Aceifa y Parias
Véanse también: Medina, Arrabal, Zoco y Alcazaba

Interior de la Mezquita de Córdoba. Durante algo más de un siglo Córdoba fue la capital de un califato

Imperio carolingio (siglos VIII y IX)
Surgimiento y ascenso Hacia el siglo VIII, la situación política europea se había estabilizado. En oriente, el Imperio bizantino era fuerte otra vez, gracias a una serie de emperadores competentes. En occidente, algunos reinos aseguraban relativa estabilidad a varias regiones: Northumbria a Inglaterra, Visigotia a España, Lombardía a Italia, y el Reino Franco a la Galia. En realidad, el "reino franco" era un compuesto de tres reinos: Austrasia, Neustria y Aquitania. El Imperio carolingio surge de las bases creadas por los predecesores de Carlomagno desde principios del siglo VIII (Carlos Martel y Pipino el Breve). La proyección de sus fronteras a través de una gran parte de la Europa Occidental permitió a Carlos la aspiración de reconstruir la extensión del antiguo Imperio romano Occidental, siendo la primera Coronación de Carlomagno por el papa León III, entidad política de la Edad Media que estuvo en condiciones de el día de Navidad del año 800. convertirse en una potencia continental. Aquisgrán (Aachen en alemán, Aix-la Chapelle en francés) fue elegida como capital, en una situación central y suficientemente alejada de Italia, que a pesar de ser liberada del dominio de los longobardos y de las teóricas reivindicaciones bizantinas, conservó una gran autonomía que llegaba a la soberanía temporal con la cesión de unos incipientes estados papales (el Patrimonium Petri o Patrimonio de San Pedro, que incluía Roma y buena parte del centro de Italia). Como resultado de la estrecha vinculación entre el pontificado y la dinastía carolingia, que se legitimaban y defendían mutuamente ya por tres generaciones, el papa León III reconoció las pretensiones imperiales de Carlomagno con una coronación

Edad Media en extrañas circunstancias, el día de Navidad del año 800. Se crearon las marcas para fijar las fronteras ante los enemigos exteriores (árabes en la Marca Hispánica, sajones en la Marca Sajona, bretones en la Marca Bretona, lombardos -hasta su derrota- en la Marca Lombarda y ávaros en la Marca Ávara; posteriormente también se creó una para los magiares: la Marca del Friuli). El territorio interior fue organizado en condados y ducados (unión de varios condados o marcas). Los funcionarios que los dirigían (condes, marqueses y duques) eran vigilados por KAROLUS. Monograma inspectores temporales (los missi dominici -enviados del señor-), y se procuraba que no de Carlomagno, quien lo se heredaran para evitar que quedaran patrimonializados en una familia (cosa, que con el utilizaba como firma. tiempo, no pudo evitarse). La consignación de tierras junto con los cargos, pretendía Carlomagno, a pesar de sus esfuerzos, nunca aprendió a sobre todo el mantenimiento de la costosa caballería pesada y los nuevos caballos de escribir con soltura batalla (destreros, introducidos desde Asia en el siglo VII, que se empleaban de una manera completamente distinta a la caballería antigua, con estribos, aparatosas sillas y que podían sostener armaduras).[35] Tal proceso estuvo en el origen del nacimiento de los feudos que había que ceder a cada militar de acuerdo con su rango, hasta la unidad básica: el caballero que ejercía de señor sobre un territorio, se quedaba para su mantenimiento con una reserva señorial y dejaba los [[mansos para sus siervos, que estaban obligados a cultivar la reserva con prestaciones gratuitas de trabajo a cambio de la protección militar y el mantenimiento del orden y la justicia, que eran las funciones del señor. Lógicamente, los feudos en sus distintos niveles sufrieron la misma transformación patrimonial que marcas y condados, estableciendo una red piramidal de fidelidades que es el origen del vasallaje feudal. Carlomagno negoció de igual a igual con otras grandes potencias de la época, como el Imperio bizantino, el Emirato de Córdoba, y el Califato Abasida. Aunque él mismo, ya en edad adulta, no sabía escribir (cosa habitual en la época, en que únicamente algunos clérigos lo hacían), Carlomagno siguió una política de prestigio cultural y un notable programa artístico. Pretendió rodearse de una corte de sabios e iniciar un programa educativo basado en el trivium y el quadrivium, para lo que mandó llamar a la intelectualidad de su tiempo a sus dominios impulsando, con la colaboración de Alcuino de York, el llamado Renacimiento carolingio. Dentro de este empeño educativo ordenó a sus nobles aprender a escribir, cosa que él mismo intentó, aunque nunca consiguió hacerlo con soltura.[36] División y hundimiento Muerto Carlomagno en 814, toma el poder su hijo Ludovico Pío. Los hijos de éste: Carlos el Calvo (Francia occidental), Luis el Germánico (Francia oriental) y Lotario I (primogénito y heredero del título imperial), se enfrentaron militarmente disputándose los diferentes territorios del imperio, que, más allá de las alianzas aristocráticas, manifestaban distintas personalidades, interpretables desde una perspectiva protonacional (idiomas diferentes -hacia el sur y oeste se imponían las lenguas romances que se comenzaban a diferenciar del latín vulgar, hacia el norte y este las lenguas germánicas, como testimoniaban los previos Juramentos de Estrasburgo-, costumbres, tradiciones e instituciones propias -romanas hacia el sur, germanas hacia el norte-). Esta situación no concluyó ni siquiera en el 843 tras el Tratado de Verdún, puesto que la posterior división del reino de Lotario entre sus hijos (la Lotaringia, franja central desde los Países Bajos hasta Italia, pasando por la región del Rin, Borgoña y Provenza)
Ludovico Pío, hijo y heredero de Carlomagno.

44

Edad Media llevó a los tíos de éstos -Carlos y Luis-, a otro reparto (el Tratado de Mersen -870) que simplificaba las fronteras (dejando únicamente Italia y Provenza en manos de su sobrino el emperador Luis II el Joven -cuyo cargo no suponía más primacía que la honorífica-), pero no condujo a una mayor concentración de poder en manos de esos monarcas, débiles y en manos de la nobleza territorial. En algunas regiones, el pacto no era más que una entelequia, puesto que la costa del Mar del Norte estaba ocupada por los vikingos. Incluso en las zonas teóricamente controladas, las posteriores herencias y luchas internas entre los sucesivos reyes y emperadores carolingios subdividieron y reunificaron los territorios de manera casi aleatoria. La división, sumada al proceso institucional de descentralización inherente al sistema feudal, en ausencia de fuertes poderes centrales, y al debilitamiento preexistente de las estructuras sociales y económicas, hizo que la siguiente oleada de invasiones bárbaras, sobre todo las protagonizadas por magiares y vikingos, sumieran de nuevo a Europa Occidental en el caos de una nueva edad oscura.

45

Carlos el Calvo, rey de Francia Occidental.

Apogeo del Imperio carolingio hacia 814.

Divisiones del Imperio en los tratados de Verdún y Meersen.

Europa en torno al 998.

El sistema feudal
Uso del término «feudalismo» El fracaso del proyecto político centralizador de Carlomagno llevó, en ausencia de ese contrapeso, a la formación de de un sistema político, económico y social que los historiadores han convenido en llamar feudalismo, aunque en realidad el nombre nació como un peyorativo para designar del Antiguo Régimen por parte de sus críticos ilustrados. La Revolución francesa suprimió solemnemente "todos los derechos feudales" en la noche del 4 de agosto de 1789 y "definitivamente el régimen feudal", con el decreto del 11 de agosto. La generalización del término permite a muchos historiadores aplicarlo a las formaciones sociales de todo el territorio europeo occidental, pertenecieran o no al Imperio carolingio. Los partidarios de un uso restringido, argumentando la necesidad de no confundir conceptos como feudo, villae, tenure, o señorío lo limitan tanto en espacio (Francia, Oeste de Alemania y Norte de Italia) como en el tiempo: un "primer feudalismo" o "feudalismo carolingio" desde el siglo VIII hasta el año 1000 y un "feudalismo clásico" desde el año 1000 hasta el 1240, a su vez dividido en dos épocas, la primera, hasta el 1160 (la más descentralizada, en que cada señor de castillo podía considerarse independiente, y se produce el proceso denominado incastellamento); y la segunda, la propia de la "monarquía feudal"). Habría incluso "feudalismos de importación": la Inglaterra normanda desde 1066 y los estados latinos de oriente creados durante las Cruzadas (siglos XII y XIII).[37] Otros prefieren hablar de "régimen" o "sistema feudal", para diferenciarlo sutilmente del feudalismo estricto, o de síntesis feudal, para marcar el hecho de que sobreviven en ella rasgos de la antigüedad clásica mezclados con contribuciones germánicas, implicando tanto a instituciones como a elementos productivos, y significó la especificidad del feudalismo europeo occidental como formación económico social frente a otras también feudales, con consecuencias trascendentales en el futuro devenir histórico.[38] Más dificultades hay para el uso del término cuando nos alejamos más: Europa Oriental experimenta un proceso de "feudalización" desde finales de la Edad Media, justo cuando en muchas zonas de Europa Occidental los campesinos se liberan de las formas jurídicas de la servidumbre, de modo que suele hablarse del feudalismo polaco o ruso. El Antiguo Régimen en Europa, el Islam

Edad Media medieval o el Imperio bizantino fueron sociedades urbanas y comerciales, y con un grado de centralización política variable, aunque la explotación del campo se realizaba con relaciones sociales de producción muy similares al feudalismo medieval. Los historiadores que aplican la metodología del materialismo histórico (Marx definió el modo de producción feudal como el estadio intermedio entre el esclavista y el capitalista) no dudan en hablar de "economía feudal" para referirse a ella, aunque también reconocen la necesidad de no aplicar el término a cualquier formación social preindustrial no esclavista, puesto que a lo largo de la historia y de la geografía han existido otros modos de producción también previstos en la modelización marxista, como el modo de producción primitivo de las sociedades poco evolucionadas, homogéneas y con escasa división social -como las de los mismos pueblos germánicos previamente a las invasiones- y el modo de producción asiático o despotismo hidráulico -Egipto faraónico, reinos de la India o Imperio chino- caracterizado por la tributación de las aldeas campesinas a un estado muy centralizado.[39] En lugares aún más lejanos se ha llegado a utilizar el término feudalismo para describir una época. Es el caso de Japón y el denominado feudalismo japonés, dadas las innegables similitudes y paralelismos que la nobleza feudal europea y su mundo tiene con los samuráis y el suyo. También se ha llegado a aplicarlo a la situación histórica de los periodos intermedios de la historia de Egipto, en los que, siguiendo un ritmo cíclico milenario, decae el poder central y la vida en las ciudades, la anarquía militar rompe la unidad de las tierras del Nilo, y los templos y señores locales que alcanzan a controlar un espacio de poder gobiernan en él de manera independiente sobre los campesinos obligados al trabajo. El vasallaje y el feudo Dos instituciones eran claves para el feudalismo: por un lado el vasallaje como relación jurídico-política entre señor y vasallo, un contrato sinalagmático (es decir, entre iguales, con requisitos por ambas partes) entre señores y vasallos (ambos hombres libres, ambos guerreros, ambos nobles), consistente en el intercambio de apoyos y fidelidades mutuas (dotación de cargos, honores y tierras -el feudo- por el señor al vasallo y compromiso de auxilium et consilium -auxilio o apoyo militar y consejo o apoyo político-), que si no se cumplía o se rompía por cualquiera de las dos partes Un vasallo arrodillado realiza la inmixtio manum durante el daba lugar a la felonía, y cuya jerarquía se complicaba homenaje a su señor, sentado. Un escribiente toma nota. Todos están de forma piramidal (el vasallo era a su vez señor de sonrientes. vasallos); y por otro lado el feudo como unidad económica y de relaciones sociales de producción, entre el señor del feudo y sus siervos, no un contrato igualitario, sino una imposición violenta justificada ideológicamente como un do ut des de protección a cambio de trabajo y sumisión. Por tanto, la realidad que se enuncia como relaciones feudo-vasalláticas es realmente un término que incluye dos tipos de relación social de naturaleza completamente distinta, aunque los términos que las designan se empleaban en la época (y se siguen empleando) de manera equívoca y con gran confusión terminológica entre ellos: El vasallaje era un pacto entre dos miembros de la nobleza de distinta categoría. El caballero de menor rango se convertía en vasallo (vassus) del noble más poderoso, que se convertía en su señor (dominus) por medio del Homenaje e Investidura, en una ceremonia ritualizada que tenía lugar en la torre del homenaje del castillo del señor. El homenaje (homage) -del vasallo al señor- consistía en la postración o humillación -habitualmente de rodillas-, el osculum (beso), la inmixtio manum -las manos del vasallo, unidas en posición orante, eran acogidas entre las del señor-, y alguna frase que reconociera haberse convertido en su hombre. Tras el homenaje se producía la investidura -del señor al vasallo-, que representaba la entrega de un feudo (dependiendo de la categoría de vasallo y señor, podía

46

Edad Media ser un condado, un ducado, una marca, un castillo, una población, o un simple sueldo; o incluso un monasterio si el vasallaje era eclesiástico) a través de un símbolo del territorio o de la alimentación que el señor debe al vasallo -un poco de tierra, de hierba o de grano- y del espaldarazo, en el que el vasallo recibe una espada (y unos golpes con ella en los hombros), o bien un báculo si era religioso. La encomienda, encomendación o patrocinio (patrocinium, commendatio, aunque era habitual utilizar el término commendatio para el acto del homenaje o incluso para toda la institución del vasallaje) eran pactos teóricos entre los campesinos y el señor feudal, que podían también ritualizarse en una ceremonia o -más raramente- dar lugar a un documento. El señor acogía a los campesinos en su feudo, que se organizaba en una reserva señorial que los siervos debían trabajar obligatoriamente (sernas o corveas) y en el conjunto de las pequeñas explotaciones familiares (mansos) que se atribuían a los campesinos para que pudieran subsistir. Obligación del señor era protegerles si eran atacados, y mantener el orden y la justicia en el feudo. A cambio, el campesino se convertía en su siervo y pasaba a la doble jurisdicción del señor feudal: en los términos utilizados en la península Ibérica en la Baja Edad Media, el señorío territorial, que obligaba al campesino a pagar rentas al noble por el uso de la tierra; y el señorío jurisdiccional, que convertía al señor feudal en gobernante y juez del territorio en el que vivía el campesino, por lo que obtenía rentas feudales de muy distinto origen (impuestos, multas, monopolios, etc.). La distinción entre propiedad y jurisdicción no era en el feudalismo algo claro, pues de hecho el mismo concepto de propiedad era confuso, y la jurisdicción, otorgada por el rey como merced, ponía al señor en disposición de obtener sus rentas. No existieron señoríos jurisdiccionales en los que la totalidad de las parcelas pertenecieran como propiedad al señor, siendo muy generalizadas distintas formas de alodio en los campesinos. En momentos posteriores de despoblamiento y refeudalización, como la crisis del siglo XVII, algunos nobles intentaban que se considerase despoblado completamente de campesinos un señorío para liberarse de todo tipo de cortapisas y convertirlo en coto redondo reconvertible para otro uso, como el ganadero.[40] Junto con el feudo, el vasallo recibe los siervos que hay en él, no como propiedad esclavista, pero tampoco en régimen de libertad; puesto que su condición servil les impide abandonarlo y les obliga a trabajar. Las obligaciones del señor del feudo incluyen el mantenimiento del orden, o sea, la jurisdicción civil y criminal (mero e mixto imperio en la terminología jurídica reintroducida con el Derecho Romano en la Baja Edad Media), lo que daba aún mayores oportunidades para obtener el excedente productivo que los campesinos pudieran obtener después de las obligaciones de trabajo -corveas o sernas en la reserva señorial- o del pago de renta -en especie o en dinero, de circulación muy escasa en la Alta Edad Media, pero más generalizada en los últimos siglos medievales, según fue dinamizándose la economía-. Como monopolio señorial solían quedar la explotación de los bosques y la caza, los caminos y puentes, los molinos, las tabernas y tiendas. Todo ello eran más oportunidades de obtener más renta feudal, incluidos derechos tradicionales, como el ius prime noctis o derecho de pernada, que se convirtió en un impuesto por matrimonios, buena muestra de que es en el excedente de donde se extrae la renta feudal de manera extraeconómica (en este caso en la demostración de que una comunidad campesina crece y prospera).

47

Edad Media Los órdenes feudales Con el tiempo, siguiendo la tendencia marcada desde el Bajo Imperio romano, que se consolidó en la época clásica del feudalismo y que pervivió durante todo el Antiguo Régimen, se fue conformando una sociedad organizada de manera estamental, en los llamados estamentos u ordines (órdenes): nobleza, clero y pueblo llano (o tercer estado): bellatores, oratores y laboratores los hombres que guerrean, los que rezan y los que trabajan, según el vocabulario de la época. Los dos primeros son privilegiados, es decir, no se les aplica la ley común, sino un fuero propio (por ejemplo, tienen distintas penas para el mismo delito, y su forma de ejecución es diferente) y no pueden trabajar (les están prohibidos los oficios viles y mecánicos), puesto que esa es la condición de no privilegiados. En época medieval, los órdenes feudales no eran estamentos Orator, bellator et laborator (clérigo, guerrero y labrador); o sea, los cerrados y bloqueados, sino que mantenían una tres órdenes medievales. Letra capitular de un manuscrito. permeabilidad que permitía en casos extraordinarios el ascenso social debido al mérito (por ejemplo, a la demostración de un excepcional valor), que eran tan escasos que no se vivían como una amenaza, cosa que sí ocurrió a partir de las grandes convulsiones sociales de los siglos finales de la Baja Edad Media, en que los privilegiados se vieron obligados a institucionalizar su posición procurando cerrar el acceso a sus estamentos de los no privilegiados (en lo que tampoco tuvieron una eficacia total). Completamente impropia sería la comparación con la sociedad de castas de la India, en que guerreros, sacerdotes, comerciantes, campesinos y parias pertenecían a castas diferentes entendidas como linajes desconectados cuya mezcla se prohibía. Las funciones de los órdenes feudales estaban fijadas ideológicamente por el agustinismo político (Civitate Dei -426-), en búsqueda de una sociedad que, aunque como terrena no podía dejar de ser corrupta e imperfecta, podía aspirar a ser al menos una sombra de la imagen de una "Ciudad de Dios" perfecta de raíces platónicas[41] en que todos tuvieran un papel en su protección, su salvación y su mantenimiento. Esta idea fue reformulada y perfilada a lo largo de la Edad Media, sucesivamente por autores como Isidoro de Sevilla (630), la escuela de Auxerre (Haimón de Auxerre -865- en la abadía borgoñona en la que trabajaban Erico de Auxerre y su discípulo Remigio de Auxerre, que seguían la tradición de Escoto Eriúgena), Boecio (892), Wulfstan de York (1010), Gerardo de Cambrai (1024) o Adalberón de Laon; y utilizada en textos legislativos como la llamada Compilación de Huesca de los Fueros de Aragón (Jaime I), y el Código de las Siete Partidas (Alfonso X el Sabio, 1265).[42] Los bellatores o guerreros eran la nobleza, cuya función era la protección física, la defensa de todos ante las agresiones e injusticias. Estaba organizada piramidalmente desde el emperador, pasando por los reyes y descendiendo sin solución de continuidad hasta el último escudero, aunque atendiendo a su rango, poder y riqueza puede clasificarse en dos partes diferenciadas: alta nobleza (marqueses, condes y duques) cuyos feudos tienen el tamaño de regiones y provincias (aunque la mayor parte de las veces no en continuidad territorial, sino repartido y difuso, lleno de enclaves y exclaves); y la baja nobleza o caballeros (barones, infanzones), cuyos feudos son del tamaño de pequeñas comarcas (a escala municipal o inferior a la municipal), o directamente no poseen feudos territoriales, viviendo en los castillos de señores más importantes, o en ciudades o poblaciones en las que no ejercen jurisdicción (aunque sí pueden ejercer su regimiento, es decir, participar en su gobierno municipal en representación del estado noble). A finales de la Edad Media y en la Edad Moderna, cuando la nobleza ya no ejercía su función militar, como era el caso de los hidalgos españoles, que aducían sus privilegios estamentales para evitar el pago de

48

Edad Media impuestos y obtener alguna ventaja social, alardeando de ejecutoria o de blasón y casa solariega, pero que al no disponer de rentas feudales suficientes para mantener la manera de vida nobiliaria, corrían el peligro de perder su condición por contraer un matrimonio desigual o ganarse la vida trabajando: Pues la sangre de los godos, y el linaje e la nobleza tan crescida, ¡por cuántas vías e modos se pierde su grand alteza en esta vida! Unos, por poco valer, por cuán baxos e abatidos que los tienen; otros que, por non tener, con oficios non debidos se mantienen. Copla X de las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique Además de la legitimación religiosa, a través de la cultura y el arte laicos (la épica de los cantares de gesta y la lírica del amor cortés de los trovadores provenzales) se difundía socialmente la legitimación ideológica de la forma de vida, la función social y los valores de la nobleza.[43] Los oratores o clérigos eran el clero, cuya función era facilitar la salvación espiritual de las almas inmortales: algunos formaban una élite poderosa llamada alto clero (abades, obispos), y otros más humildes, el bajo clero (curas de pueblo o los hermanos legos de un monasterio). La extensión y organización del monacato benedictino a través de la Orden de Cluny, estrechamente vinculado a la organización de la red episcopal centralizada y jerarquizada, con cúspide en el Papa de Roma, estableció la doble pirámide feudal del clero secular, destinado a la administración los de sacramentos (que controlaban toda la trayectoria vital de la población, desde el nacimiento hasta muerte); y el clero regular, apartado del mundo y sometido a una regla monástica (habitualmente la regla benedictina). Asesinato de Santo Tomás Becket (1170), provocado por el rey de Los tres votos monásticos del clero regular: pobreza, Inglaterra, anteriormente su aliado. Vidriera de la catedral de obediencia y castidad; así como el celibato eclesiástico Canterbury (siglo XIII). que se fue imponiendo al clero secular, funcionaron como un eficaz mecanismo de vinculación de los dos estamentos privilegiados: los hijos segundones de la nobleza ingresaban en el clero, donde eran mantenidos sin estrecheces gracias a las numerosas fundaciones, donaciones, dotes y mandas testamentarias; pero no disputaban las herencias a sus hermanos, que podían mantener concentrado el patrimonio familiar. Las tierras de la Iglesia quedaban como manos muertas,

49

Edad Media

50

cuya función era la de garantizar las misas y oraciones previstas por los donadores, de modo que los hijos rezaban por las almas de los padres. Todo el sistema garantizaba el mantenimiento del prestigio social de los privilegiados, asistiendo a misa en lugares destacados mientras vivían y enterrados en lugares preeminentes de iglesias y catedrales cuando morían.[44] No faltaron los enfrentamientos: la evidencia de simonía y nicolaísmo (nombramientos de cargos eclesiásticos interferidos por las autoridades civiles o su pura compraventa) y la utilización de la principal amenaza Excomunión de Roberto II de Francia (998), en una recreación de religiosa al poder temporal, equivalente a una muerte pintura histórica por Jean-Paul Laurens (1875). civil: la excomunión. El Papa se atribuía incluso la autoridad de eximir al vasallo de la fidelidad debida a su señor y reivindicarla para sí mismo, lo que fue utilizado en varias ocasiones para la fundación de reinos que pasaban a ser vasallos del Papa (por ejemplo, la independencia que Afonso Henriques obtuvo para el condado convertido en reino de Portugal frente al reino de León). Los laboratores o trabajadores, eran el pueblo llano, cuya función era el mantenimiento de los cuerpos, la función ideológicamente más baja y humilde -humiliores eran los cercanos al humus, la tierra, mientras que sus superiores eran honestiores, los que podían mantener la honra u honor-.[45] Necesariamente los más numerosos, y la inmensa mayoría de ellos dedicados a tareas agrícolas, dado la bajísima productividad y rendimiento agrícola, propios de la época preindustrial y del muy escaso nivel técnico (de ahí la identificación en castellano de laborator con labrador). Por lo común estaban sometidos a los otros estamentos. El pueblo llano estaba compuesto en su gran mayoría por campesinos, siervos de los señores feudales o campesinos libres (villanos), y por artesanos, que eran escasos y vivían, bien en las aldeas (aquellos de menor especialización, que solían compartir las tareas agrícolas: herreros, talabarteros, alfareros, sastres) o en las pocas y pequeñas ciudades (los de mayor especialización y de productos de necesidad menos apremiante o de demandada de las clases altas: joyeros, orfebres, cereros, toneleros, tejedores, tintoreros). La autosuficiencia de los feudos y los monasterios limitaba su mercado y capacidad de crecer. Los oficios de la construcción (cantería, albañilería, carpintería) y la misma profesión de maestro de obras o arquitecto son una notable excepción: obligados por la naturaleza de su trabajo al desplazamiento al lugar donde se construye el edificio, se transformaron en un gremio nómada que se desplazaba por los caminos europeos comunicándose novedades técnicas u ornamentales transformadas en secretos de oficio, lo que está en el origen de su lejana y mitificada vinculación con la sociedad secreta de la masonería, que desde su origen los consideró como los primitivos masones.[46] Las zonas sin dependencia intermedia de señores nobles o eclesiásticos se denominaban realengo y solían prosperar más, o al menos solían considerar como una desgracia el pasar a depender de un señor, hasta el punto de que en algunas ocasiones conseguían evitarlo con pagos al rey, o se incentivaba la repoblación de zonas fronterizas o despobladas (como ocurrió en el reino astur-leonés con la despoblada Meseta del Duero) donde podían aparecer figuras mixtas, como el caballero villano (que podía mantener con su propia explotación al menos un caballo de guerra y armarse y defenderse a sí mismo) o las behetrías, que elegían a su propio señor y podían cambiar de uno u a otro si les convenía, o con la oferta de un fuero o carta puebla que otorgaba a un población su propio señorío colectivo. Los privilegios iniciales no fueron suficientes para impedir que con el tiempo la mayor parte de ellos cayeran en la feudalización. Los tres órdenes feudales no eran en la Edad Media aún unos estamentos cerrados: eran consecuencia básica de la estructura social que se había ido creando lenta pero inexorablemente con la transición del esclavismo al feudalismo desde la crisis del siglo III (ruralización y formación de latifundios y villae, reformas de Diocleciano,

Edad Media descomposición del Imperio romano, las invasiones, el establecimiento de los reinos germánicos, instituciones del Imperio carolingio, descomposición de éste y nueva oleada de invasiones). Los señores feudales eran continuación de las líneas clientelares de los condes carolingios, y algunos pueden remontarse a los latifundistas romanos o los séquitos germanos, mientras que el campesinado provenía de los antiguos esclavos o colonos, o de campesinos libres que se vieron forzados a encomendarse, recibiendo a veces una parte de sus antiguas tierras propias en forma de manso "concedido" por el señor. El campesino heredaba su condición servil y su sujeción a la tierra, y rara vez tenía oportunidad de ascender de nivel como no fuera por su fuga a una ciudad o por un hecho todavía más extraordinario: su ennoblecimiento por un destacado hecho de armas o servicio al rey, que en condiciones normales le estaban completamente vedados. Lo mismo puede decirse del artesano o el mercader (que en algunos casos podía acumular fortuna, pero no alterar su origen humilde). El noble lo era generalmente por herencia, aunque en ocasiones podía alguien ennoblecerse como soldado de fortuna, después de una victoriosa carrera de armas (como fue el caso, por ejemplo, de Roberto Guiscardo). El clero, por su parte, era reclutado por cooptación, con un acceso distinto según el origen social: asegurado para los segundones de las casas nobles y restringido a los niveles inferiores del bajo clero para los del pueblo llano; pero en casos particulares o destacados, el ascenso en la jerarquía eclesiástica estaba abierto al mérito intelectual. Todo esto le daba al sistema feudal una extraordinaria estabilidad, en donde había "un lugar para cada hombre, y cada hombre en su lugar", al tiempo que una extraordinaria flexibilidad, porque permitía al poder político y económico atomizarse a través de toda Europa, desde España hasta Polonia.

51

El año mil
El legendario año mil, final del primer milenio, que se utiliza convencionalmente para el paso de la Alta a la Baja Edad Media, en realidad tan solo es una cifra redonda para el cómputo de la era cristiana, que no era de universal utilización: los musulmanes utilizaban su propio calendario islámico lunar que comienza en la Hégira (622); en algunas partes de la Cristiandad se utilizaban eras locales (como la era hispánica, que cuenta desde el 38 a. C.). Pero ciertamente, el milenarismo y los pronósticos del final de los tiempos estaban presentes; incluso el propio papa durante el cambio de milenio Silvestre II, el francés Gerberto de Aurillac, interesado en todo tipo de conocimientos, se ganó una reputación esotérica.[47] La astrología siempre pudo encontrar fenómenos celestes extraordinarios en los que apoyar su prestigio (como los eclipses), pero ciertamente otros eventos de la época estuvieron entre los más espectaculares de la historia: el cometa Halley, que se acerca a la Tierra periódicamente cada ocho décadas, alcanzó su brillo máximo en la visita de 837,[48] despidió el primer milenio en 989 y llegó a tiempo de la batalla de Hastings en 1066; mucho más visibles aún, las supernovas SN 1006 y SN 1054, que reciben el número del año en que se registraron, fueron más detalladamente reflejadas en fuentes chinas, árabes e incluso indoamericanas que en las escasas europeas (a pesar de que la de 1054 coincidió con la batalla de Atapuerca). Todo el siglo X, más bien por las condiciones reales que por las imaginarias, puede considerarse parte de una época oscura, pesimista, insegura y presidida por el miedo a todo tipo de peligros, reales e imaginarios, naturales y sobrenaturales: miedo al mar, miedo al bosque, miedo a las brujas y los demonios y a todo lo que, sin entrar dentro de lo sobrenatural cristiano, quedaba relegado a lo inexplicable y al concepto de lo maravilloso, atribuido a seres de dudosa o quizá posible existencia (dragones, duendes, hadas, unicornios). El hecho no tenía nada de único: mil años más tarde, el siglo XX hizo nacer miedos comparables: al holocausto nuclear, al cambio climático (versiones contemporáneas del fin del mundo); al comunismo (la caza de brujas con la que se identificó al macarthismo), a la libertad (Miedo a la Libertad es la base del fascismo en la interpretación de Erich Fromm), comparación que ha sido puesta de manifiesto por los historiadores[49] e interpretada por los sociólogos (Sociedad del riesgo de Ulrich Beck). La Edad Media cree firmemente que todas las cosas en el universo tienen un significado sobrenatural, y que el mundo es como un libro escrito por la mano de Dios. Todos los animales tienen un significado moral o místico, al igual que todas las piedras y todas las hierbas (y esto es lo que explican los bestiarios, los lapidarios y los herbarios). Se llega así a atribuir significados positivos o negativos también a los colores... Para el simbolismo medieval una cosa puede tener incluso dos significados opuestos según el contexto en el que se contempla (de ahí que el león a veces simbolice a Jesucristo y a veces al demonio).

Edad Media Umberto Eco[50] La coyuntura del año mil En la coyuntura histórica del año mil, las estructuras políticas más fuertes del periodo anterior se estaban demostrando muy débiles: el Islam se descompuso en califatos (Bagdad, El Cairo y Córdoba), que para el año 1000 se estaban demostrando incapaces de contener a los reinos cristianos en la península Ibérica (fracaso final de Almanzor) y al Imperio bizantino en el Mediterráneo Oriental. También sufre la expansión bizantina el Imperio Búlgaro, que queda destruido. Los particularismos nacionales francés, polaco y húngaro dibujan fronteras protonacionales que, curiosamente, son muy similares a las del año 2000. En cambio, el Imperio carolingio se había disuelto en principados feudales ingobernables, que los Otónidas se proponían incluir en una segunda Restauratio Imperii (Otón I, en el 962), esta vez sobre bases germanas.[51]

52

La persistencia del miedo y la función de la risa
Nel mezzo del cammin di nostra vita mi ritrovai per una selva oscura chè la diritta via era smarrita. En el medio del camino de nuestra vida me encontraba en un bosque oscuro porque el recto camino había extraviado.

Dante, Divina Comedia Los miedos y la inseguridad no acabaron con el año mil, ni tampoco hubo que esperar para volver a encontrarlos a la terrible Peste Negra y a los flagelantes del siglo XIV. Incluso en el óptimo medieval del expansivo siglo XIII lo más habitual era encontrar textos como el de Dante, o como los siguientes: Este himno de autor desconocido, atribuido a muy diversos personajes (el papa Gregorio -que pudiera ser Gregorio Magno, a quien también se atribuye el canto gregoriano, u otro de los de ese nombre-, al fundador del Cister San Bernardo de Claraval, a los monjes dominicos Umbertus y Frangipani y al franciscano Tomás de Celano) e incorporado a la liturgia de la misa:

Disciplinantes o flagelantes en un grabado del siglo XV. Penitenciagite (haced penitencia) Hay que castigar el cuerpo para salvar el alma. El ascetismo ve en la mortificación un camino para superar las tentaciones de la carne y obtener méritos en vida para la redención de la culpa por los pecados.

Edad Media

53
Dies iræ, dies illa, Solvet sæclum in favilla, Teste David cum Sibylla ! Quantus tremor est futurus, quando judex est venturus, cuncta stricte discussurus ! ... Confutatis maledictis, flammis acribus addictis, voca me cum benedictis. Oro supplex et acclinis, cor contritum quasi cinis, gere curam mei finis. Lacrimosa dies illa, qua resurget ex favilla judicandus homo reus. Huic ergo parce, Deus. Día de la ira; día aquel en que los siglos se reduzcan a cenizas; como testigos el rey David y la Sibila. ¡Cuánto terror habrá en el futuro cuando el juez haya de venir a juzgar todo estrictamente! ... Tras confundir a los malditos arrojados a las llamas voraces hazme llamar entre los benditos Te lo ruego, suplicante y de rodillas, el corazón acongojado, casi hecho cenizas: hazte cargo de mi destino. Día de lágrimas será aquel día en que resucitará, del polvo para el juicio, el hombre culpable. A ese, pues, perdónalo, oh Dios.

Pero también participa de la misma concepción pesimista del mundo este otro, proveniente de un ambiente totalmente opuesto, recogido en una colección de poemas goliardos (monjes y estudiantes de vida desordenada):[52] O Fortuna: Oh Fortuna, velut luna: como la Luna statu variabilis,: variable semper crescis: creces sin cesar aut decrescis;: o desapareces. vita detestabilis: ¡Vida detestable! nunc obdurat: primero embota et tunc curat: y después estimula, ludo mentis aciem: como juego, la agudeza de la mente. egestatem,: la pobreza potestatem: y el poder dissolvit ut glaciem.: se derriten como el hielo. Sors immanis: Destino monstruoso et inanis,: y vacío, rota tu volubilis,: una rueda girando es lo que eres, status malus,: si está mal colocada vana salus: la salud es vana, semper dissolubilis,: siempre puede ser disuelta, obumbrata: eclipsada et velata: y velada Fortuna imperatrix mundi: Fortuna emperatriz del mundo (Carmina Burana)
Un monstruoso demonio arranca la lengua con una tenaza a un condenado (posiblemente un castigo por haber pecado de palabra), mientras otro demonio le arrastra tirándole del pelo. Capitel románico de la iglesia de Bois-Sainte-Marie, Brionnais, Francia.

Edad Media Lo sobrenatural estaba presente en la vida cotidiana de todos como un constante recordatorio de la brevedad de la vida y la inminencia de la muerte, cuyo radical igualitarismo se aplicaba, en contrapunto con la desigualdad de las condiciones, como un cohesionador social, al igual que la promesa de la vida eterna. La imaginación se excitaba con las imágenes más morbosas de lo que ocurriría en el juicio final, los tormentos del infierno y de los méritos que los santos habían obtenido con su vida ascética y sus martirios (que bien administrados por la Iglesia podían ahorrar las penas temporales del purgatorio). Esto no sólo operaba en los amedrentados iletrados que únicamente disponían del evangelio en piedra de las iglesias; la mayor parte de los lectores cultos daban todo crédito a las escenas truculentas que llenaban los martirologios y a las inverosímiles historias de la Leyenda Áurea de Jacopo da Vorágine. El miedo era inherente a la violencia estructural permanente del feudalismo, que aunque se encauzara por mecanismos aceptables socialmente y estableciera un orden estamental teóricamente perfecto, era un permanente recuerdo de la posibilidad de subversión del orden, periódicamente renovado con guerras, invasiones y sublevaciones internas. En particular, las sátiras contra el rústico eran manifestaciones de la mezcla de desprecio y desconfianza con que clérigos y nobles veían al siervo, reducido a un monstruo deforme, ignorante y violento, capaz de las mayores atrocidades, sobre todo cuando se agrupaba.[53]
A furia rusticorum libera nos, Domine De la furia de los campesinos, líbranos Señor.

54

Adición a la liturgia eclesiástica de la Letanía de los Santos.

[54]

Pero al mismo tiempo, se sostenía, como parte esencial del edificio ideológico (era la justificación de la elección papal) que la voz del pueblo era la voz de Dios (Vox populi, vox Dei). El espíritu medieval debía asumir la contradicción de impulsar manifestaciones públicas de piedad y devoción y al tiempo permitir generosas concesiones al pecado. Los carnavales y otras parodias grotescas (la fiesta del asno o el charivari) permitían todo tipo de licencias, incluso la blasfemia y la burla a lo sagrado, invirtiendo las jerarquías (se elegían reyes de los tontos obispillos u obispos de la fiesta) haciendo triunfar todo lo que el resto del año estaba prohibido, era considerado feo, desagradable o daba miedo, como reacción saludable al terror cotidiano al más allá y garantía de que, pasados los excesos de la fiesta, se volvería dócilmente al trabajo y la obediencia. Seriedad y tristeza eran prerrogativas de quien practicaba un sagrado optimismo (hay que sufrir pues luego nos aguarda la vida eterna), mientras que la risa era la medicina del que vivía con pesimismo una vida miserable y difícil.[55] Frente al mayor rigorismo del cristianismo primitivo, los teólogos medievales especulaban sobre si Cristo rio o no (la Epístola de Léntulo, uno de los evangelios apócrifos sostenía que no; mientras que algunos padres de la iglesia defendían el derecho a una santa alegría), lo que justificaba textos cómicos eclesiásticos, como la Coena Cypriani y la Joca monachorum.[56]

Edad Media

55

Baja Edad Media (siglos XI al XV)
La Baja Edad Media es un término que a veces produce confusión, pues procede de un equívoco etimológico entre alemán y castellano: baja no significa decadente, sino reciente; por oposición al alta de la Alta Edad Media, que significa antigua (en alemán alt: viejo, antiguo).[57] No obstante, es cierto que desde alguna perspectiva historiográfica puede verse al conjunto del periodo medieval como el ciclo de nacimiento, desarrollo, auge e inevitable caída de una civilización, modelo interpretativo que inició Gibbon para el Imperio romano (donde es más obvia la oposición entre Alto Imperio y Bajo Imperio) y que se ha aplicado con mayor o menor fortuna a otros contextos históricos y artísticos.[58] Así se entiende que se asigne el nombre de Plenitud de la Edad Media al periodo de la Historia de Europa que ocupa los siglos XI al XIII. Esa Plena Edad Media o Plenitud del Medievo terminaría en la crisis del siglo XIV o crisis de la Edad Media, en la que sí se pueden apreciar procesos decadentes, y es habitual calificarla de ocaso u otoño. No obstante, los últimos siglos medievales están llenos de hechos y procesos dinámicos, con enormes repercusiones y proyecciones en el futuro, aunque lógicamente son los hechos y procesos que pueden entenderse como "nuevos", que prefiguran los nuevos tiempos de la modernidad. Al mismo tiempo, los hechos, procesos, agentes sociales, instituciones y valores caracterizados como medievales han entrado claramente en decadencia; sobreviven, y sobrevivirán por siglos, en buena medida gracias a su institucionalización (por ejemplo, el cierre de los estamentos privilegiados o la adopción del mayorazgo), lo que no deja de ser un síntoma de que es entonces, y no antes, que se consideró necesario defenderlos tanto.

Faenas agrícolas del mes de junio, ilustración de Las muy ricas horas del Duque de Berry (1411-1416). Fenómenos tradicionales y de larga duración, como la necesidad de murallas, lo rudimentario de las técnicas y la explotación de los campesinos se contraponen a fenómenos nuevos y dinámicos, como el crecimiento de la ciudad y su atrevida arquitectura, que no obstante se siguen basando en la extracción y distribución del excedente productivo del campo. Aún queda mucho para culminar la transición del feudalismo al capitalismo.

La Plena Edad Media (siglos XI al XIII)
La justificación de esa denominación es lo excepcional del desarrollo económico, demográfico,social y cultural de Europa que tiene lugar en ese período, coincidente con un clima muy favorable (se ha hablado del "óptimo medieval") que permitía cultivar vides en Inglaterra. También se ha hablado, en concreto para el siglo XII, de la revolución del siglo XII o renacimiento del siglo XII. El simbólico año mil (cuyos terrores milenaristas son un mito historiográfico frecuentemente exagerado) no significa nada por sí mismo, pero a partir de entonces se da por terminada la Edad Oscura de las invasiones de la Alta Edad Media: húngaros y normandos están ya asentados e integrados en la cristiandad latina. La Europa de la Plena Edad Media es expansiva también en el terreno militar: las cruzadas en el Próximo Oriente, la dominación angevina de Sicilia y el avance de los reinos cristianos en la península Ibérica (desaparecido el Califato de Córdoba) amenazan con reducir el espacio islámico a la ribera sur de la cuenca del Mediterráneo y el interior de Asia.

Edad Media El modo de producción feudal se desarrolla sin encontrar de momento límites a su extensión (como ocurrirá con la crisis del siglo XIV). La renta feudal se distribuye por los señores fuera del campo, donde se origina: las ciudades y la burguesía crecen con el aumento de la demanda de productos artesanales y del comercio a larga distancia, nacen y se desarrollan las ferias, las rutas comerciales terrestres y marítimas e instituciones como la Hansa. Europa Central y Septentrional entran en el corazón de la civilización Occidental. El Imperio bizantino se mantiene entre el islam y los cruzados, extendida su influencia cultural por los Balcanes y las estepas rusas donde se resiste el empuje mongol. El arte románico y el primer gótico son protegidos por las órdenes religiosas y el clero secular. Cluny y el Císter llenan Europa de monasterios. El camino de Santiago articula la península Ibérica con Europa. Nacen las Universidades (Bolonia, Sorbona, Oxford, Cambridge, Salamanca, Coímbra). La escolástica llega a su cumbre con Tomás de Aquino, tras recibir la influencia de las traducciones del árabe (averroísmo). El derecho romano empieza a influir en los reyes que se ven a sí mismos como emperadores en su reino. Los conflictos crecen a la par que la sociedad: herejías, revueltas campesinas y urbanas, la salvaje represión de todas ellas y las no menos salvajes guerras feudales son constantes. La expansión del sistema feudal Dinamismo interno: económico, social, tecnológico e intelectual Lejos de ser un sistema social anquilosado (el cierre del acceso a los estamentos es un proceso que se produce como reacción conservadora de los privilegiados, tras la crisis final de la Edad Media, ya en el Antiguo Régimen), el feudalismo medieval demostró suficiente flexibilidad como para permitir el desarrollo de dos procesos, que se retroalimentaron mutuamente favoreciendo una rápida expansión. Por una parte, el asignar un lugar a cada persona dentro del sistema, permitió la expulsión de todos aquellos para quienes no había lugar, enviándolos como colonos y aventureros militares a tierras no ganadas para la Cristiandad Occidental, expandiendo así brutalmente sus límites. Por la otra, el asegurar un cierto orden y estabilidad social para el mundo agrario tras el fin del periodo de las invasiones; aunque ni mucho menos Un campesino ordeña una oveja, mientras en la cabaña un niño come ante una se acabaron las guerras -consustanciales al mesa (los muebles no eran muy habituales en las casas de los pobres). Ilustración sistema feudal- el nivel habitual de violencia del siglo XIV de Tacuinum sanitatis, un tratado médico árabe de Ibn Butlan que se en periodos bélicos tendía a controlarse por tradujo al latín y tuvo una gran difusión por Europa Occidental en la Baja Edad Media, como otras obras de origen similar. las propias instituciones -código de honor, tregua de Dios, acogimiento a sagrado- y en periodos normales tendía a ritualizarse - desafíos, duelos, rieptos, justas, torneos, paso honroso-, aunque no desaparecía ni en las relaciones internacionales ni dentro de los reinos, con unas ciudades que basaban su seguridad y pax urbana en sus fuertes murallas, sus toques de queda y su expeditiva justicia, y unos inseguros campos en los que

56

Edad Media señores de horca y cuchillo imponían sus prerrogativas e incluso abusaban de ellas (malhechores feudales), no sin encontrar la resistencia antiseñorial de los siervos,[59] a veces mitificada (Robin Hood). A diferencia del modo de producción esclavista (y del modo de producción capitalista), el modo de producción feudal ponía en el productor -campesino- el interés en el aumento de la producción, puesto que se beneficiaba directamente de él: si la cosecha es mala, no por ello no paga renta, si la cosecha es buena, se beneficia de esa ventaja. Es por ello que el sistema por sí sólo estimula el trabajo y la incorporación de lo que la experiencia demuestre como buenas prácticas agrícolas, incluso la incorporación de nuevas técnicas que mejoren el rendimiento de la tierra. Si el aumento de la producción es permanente y no coyuntural (una sola buena cosecha por causas climáticas), quien empezará a recibir estímulos será el señor feudal, que detectará ese aumento de los excedentes cuya extracción es la base de su renta feudal (mayor uso del molino, mayor circulación por los caminos y puentes, mayor consumo en tiendas y tabernas; de todos los cuales cobra impuestos o aspirará a hacerlo), incluso se verá impulsado a subir la renta. Cuando lo que ocurre es que los campesinos, empujados por el aumento de sus familias, presionan los límites de los mansos roturando tierras antes incultas (eriales, pastos, bosques, humedales desecables), el señor podrá imponer nuevas condiciones, e incluso impedirlo, porque forman parte de su reserva o de sus usos monopolísticos (caza, alimento de sus caballos). Esa dinámica lucha de clases entre siervos y señores dinamizaba la economía y hacía posible el inicio de una concentración de riquezas acumuladas a partir de las rentas agrícolas; pero nunca de manera comparable a la acumulación de capital propia del capitalismo, pues no se hacía con ellas inversión productiva (como hubiera ocurrido de disponer los campesinos del uso del excedente), sino atesoramiento en manos de nobleza y clero. Tal cosa, en última instancia, a través de los programas de construcción (castillos, monasterios, Caballos de tiro equipados con colleras para permitir el aprovechamiento eficaz de iglesias, catedrales, palacios) y el gasto su fuerza. La fotografía es actual, pero la tecnología empleada es similar a la suntuario en productos de lujo -caballos, mejorada en la Edad Media. armas sofisticadas, joyas, obras de arte, telas de calidad, tintes, sedas, tapices, especias- no pudo dejar de estimular el rudimentario comercio a larga distancia, la circulación monetaria y la vida urbana; en definitiva, el resurgimiento económico de Europa Occidental. Irónicamente, ambos procesos terminarían por minar las bases del feudalismo, y llevarlo hacia su destrucción.[60] No obstante, no hay que imaginar que se produjo nada parecido a la revolución agrícola previa a la revolución industrial: el hecho de que ni campesinos ni señores pudieran convertir en capital el excedente (unos porque se lo extraían y otros porque su posición social era incompatible con las actividades económicas) hacía lenta y costosa cualquier innovación, además del hecho de que cualquier innovación chocaba con prejuicios ideológicos y una mentalidad fuertemente tradicionalista, ambas cosas propias de la sociedad preindustrial. Sólo en el transcurso de siglos, y debido al ensayo y error del buen hacer artesanal de anónimos herreros y talabarteros sin ningún tipo de conexión con la investigación científica, se produjo la incorporación de escasas pero decisivas mejoras técnicas como la collera (que posibilita el aprovechamiento eficaz de la fuerza de los caballos de tiro, que empiezan a sustituir a los bueyes) o el arado de vertedera (que sustituye al arado romano en las tierras húmedas y pesadas del norte de Europa, no así en las secas y ligeras del sur). El barbecho de año y vez siguió siendo el método de cultivo más utilizado; la rotación de cultivos era desconocida, el abonado era un recurso excepcional, dada la escasez de animales, cuyo estiércol era el único abono disponible; el regadío estaba limitado a algunas de las zonas mediterráneas de cultura

57

Edad Media islámica; se escatimaba la utilización de hierro en herramientas y aperos de labranza, dado su coste inasumible por los campesinos; el nivel técnico, en general, era precario. El molino de viento fue una transferencia tecnológica que, como tantas otras en otros campos (pólvora, papel, brújula, grabado), provenía de Asia. Aún con su alcance limitado, el conjunto de innovaciones y cambios se concentró especialmente en un periodo que algunos historiadores han venido en llamar el "Renacimiento" del siglo XII o la Revolución del siglo XII, momento en el que el dinamismo económico y social, a partir del motor principal, que es el campo, produce el despertar de un mundo urbano hasta entonces marginal en Europa Occidental, y el surgimiento de fenómenos intelectuales como la universidad medieval y la escolástica. La universidad Siguiendo el precedente de la organización carolingia de las escuelas palatinas, catedralicias y monásticas (debida a Alcuino de York -787-), más que el de otras instituciones semejantes existentes en el mundo islámico,[61] las primeras universidades de la Europa cristiana fueron fundadas para el estudio del derecho, la medicina y la teología. La parte central de la enseñanza envolvía el estudio de las artes preparatorias (denominadas artes liberales por cuanto eran mentales o espirituales y liberaban del trabajo manual propio de las artesanías, consideradas oficios viles y mecánicos); estas artes liberales eran el trivium (gramática, retórica y lógica) y el Aula universitaria. Laurentius de Voltolina, segunda mitad del siglo XIV. quadrivium (aritmética, geometría, música y astronomía). Después, el alumno entraba en contacto con estudios más específicos. Además de centros de enseñanza, eran también el lugar de investigación y producción del saber, y foco de vigorosos debates y polémicas, lo que a veces requirió incluso las intervenciones del poder civil y eclesiástico, a pesar de los fueros de los que estaban dotadas y que las convertían en instituciones independientes, bien dotadas económicamente con una base patrimonial de tierras y edificios. La transformación cultural generada por las universidades ha sido resumida de este modo: En 1100, la escuela seguía al maestro; en 1200, el maestro seguía a la escuela.[62] Las más prestigiosas recibían el nombre de Studium Generale, y su fama se extendía por toda Europa, requiriendo la presencia de sus maestros, o al menos la comunicación epistolar, lo que inició un fecundo intercambio intelectual facilitado por el uso común de la lengua culta, el latín. Entre 1200 y 1400 fueron fundadas en Europa 52 universidades; 29 de ellas de fundación papal, las demás de fundación imperial o real. La primera fue posiblemente Bolonia (especializada en Derecho, 1088), a la que siguió Oxford (antes de 1096), de la que se escindió su rival Cambridge (1209), París, de mediados del siglo XII (uno de cuyos colegios fue la Sorbona, 1275), Salamanca (1218, precedida por el Estudio General de Palencia de 1208), Padua (1222), Nápoles (1224), Coímbra (1308, trasladada desde el Estudio General de Lisboa de 1290), Alcalá de Henares (1293, refundada por el Cardenal Cisneros en 1499), la Sapienza (Roma, 1303), Valladolid (1346), la Universidad Carolina (Praga, 1348), la Universidad Jagellónica (Cracovia, 1363), Viena (1365), Heidelberg (1386), Colonia (1368) y, ya al final del periodo medieval, Lovaina (1425), Barcelona (1450), Basilea (1460) y Uppsala (1477). En medicina gozaba de un gran prestigio la Escuela Médica Salernitana, con raíces árabes, que provenía del siglo IX; y en 1220 empezó a rivalizar con ella la Facultad de Medicina de Montpellier.

58

Edad Media
Véase también: Universidad

59

La escolástica La escolástica fue la corriente teológico-filosófica dominante del pensamiento medieval, tras la patrística de la Antigüedad tardía, y se basó en la coordinación de fe y razón (en principio la identificación de ambas), que en cualquier caso siempre suponía la clara sumisión de la razón a la fe (Philosophia ancilla theologiae -la filosofía es esclava de la teología-). Pero también es un método de trabajo intelectual: todo pensamiento debía someterse al principio de autoridad (Magister dixit -lo dijo el Maestro-), y la enseñanza se podía limitar en principio a la repetición o glosa de los textos antiguos, y sobre todo de la Biblia, la principal fuente de conocimiento, pues representa la Revelación divina; a pesar de todo ello, la escolástica incentivó la especulación y el razonamiento, pues suponía someterse a un rígido armazón lógico y una estructura esquemática del discurso que debía exponerse a refutaciones y preparar defensas. Desde el comienzo del siglo IX al fin del XII los debates se centraron en la cuestión de los universales, que opone a los realistas encabezados por Guillermo de Champeaux, a los nominalistas representados por Roscelino y a los conceptualistas (Pedro Abelardo). En el siglo XII tiene lugar la recepción de textos de Aristóteles antes desconocidos en Occidente, primero indirectamente a través de los filósofos judíos y árabes, especialmente Avicena y Averroes, pero en seguida directamente traducido del griego al latín por san Alberto Magno y por Guillermo de Moerbeke, secretario de santo Tomás de Aquino, verdadera cumbre del pensamiento medieval y elevado al rango de Doctor de la Iglesia. El apogeo de la escolástica coincide con el siglo XIII, en que se fundan las universidades y surgen las órdenes mendicantes: dominicos (que siguieron una tendencia aristotélica -los anteriormente citados-) y franciscanos (caracterizados por el platonismo y la tradición patrística -Alejandro de Hales o san Buenaventura-). Ambas órdenes coparán las cátedras y la vida de los colegios universitarios, y de ellas procederán la mayoría de los teólogos y filósofos de la época. El siglo XIV representará la crisis de la escolástica a través de dos franciscanos británicos: el doctor subtilis Duns Scoto y Guillermo de Occam. Precedente de ambos sería la Escuela de Oxford (Robert Grosseteste y Roger Bacon) centrada en el estudio de la naturaleza, defendiendo la posibilidad de una ciencia experimental apoyada en la matemática, contra el tomismo dominante. La polémica de los universales se terminó decantando por los nominalistas, lo que dejaba un espacio a la filosofía más allá de la teología.

Edad Media

60

Los intelectuales medievales buscaban entender los principios geométricos y armónicos con los que Dios habría creado el Universo. El compás en esta ilustración de un manuscrito del siglo XIII es un [63] símbolo del acto de creación de Dios.

Ergo Domine, qui das fidei intellectum, da mihi, ut, quantum scis expedire, intelligam, quia es sicut credimus, et hoc es quod credimus. Et quidem credimus te esse aliquid quo nihil maius cogitari possit. An ergo non est aliqua talis natura, quia "dixit insipiens in corde suo: non est Deus" ?

Luego Señor, tú que das el entendimiento a la fe, dame de entender, tanto como consideres bueno, que tú eres como creemos y lo que creemos. Y bien, creemos que tú eres algo mayor que lo cual no puede pensarse cosa alguna. Ahora, ¿acaso no existe esta naturaleza, porque "dijo el necio en su corazón: no hay Dios" ?

Anselmo de Canterbury, inicio del argumento ontológico para probar la existencia de Dios. Proslogio, capítulo II (1078). La frase entrecomillada es una cita bíblica (Salmos 13:1).[64]
Dicitur Exodi III, ex persona Dei, ego sum qui sum. Deum esse quinque viis probari potest... Quinta via sumitur ex gubernatione rerum. Videmus enim quod aliqua quae cognitione carent, scilicet corpora naturalia, operantur propter finem, quod apparet ex hoc quod semper aut frequentius eodem modo operantur, ut consequantur id quod est optimum; unde patet quod non a casu, sed ex intentione perveniunt ad finem. Ea autem quae non habent cognitionem, non tendunt in finem nisi directa ab aliquo cognoscente et intelligente, sicut sagitta a sagittante. Ergo est aliquid intelligens, a quo omnes res naturales ordinantur ad finem, et hoc dicimus Deum. Se dice en Éxodo 3,14 de la persona de Dios: "Yo soy el que es." La existencia de Dios puede ser probada de cinco maneras distintas... La quinta se deduce a partir del ordenamiento de las cosas. Pues vemos que hay cosas que no tienen conocimiento, como son los cuerpos naturales, y que obran por un fin. Esto se puede comprobar observando cómo siempre o a menudo obran igual para conseguir lo mejor. De donde se deduce que, para alcanzar su objetivo, no obran al azar, sino intencionadamente. Las cosas que no tienen conocimiento no tienden al fin sin ser dirigidas por alguien con conocimiento e inteligencia, como la flecha por el arquero. Por lo tanto, hay alguien inteligente por el que todas las cosas son dirigidas al fin. Le llamamos Dios.

Tomás de Aquino, quinta de las Cinco Vías (Quinquae viae) para probar la existencia de Dios. Summa Theologiae (Suma Teológica, 1274), Quaestio 2, Articulus 3.[65] Compárese con los argumentos actuales sobre el diseño inteligente.

Edad Media El surgimiento de la burguesía La burguesía es el nuevo agente social formado por los artesanos y mercaderes que surgen en el entorno de las ciudades, bien en las antiguas ciudades romanas que habían decaído, bien en nuevos núcleos creados en torno a castillos o cruces de caminos -los propiamente llamados burgos-. Muchas de estas ciudades incorporaron ese nombre -Friburgo, Estrasburgo; en España Burgo de Osma o Burgos-. La burguesía estaba interesada en presionar al poder político (imperio, papado, las diferentes monarquías, la nobleza feudal local o instituciones eclesiásticas -diócesis o monasterios- de las que dependieran sus ciudades) para que se facilitara la apertura económica de los espacios cerrados de las urbes, se redujeran los tributos de portazgo y se garantizaran formas de comercio seguro y una centralización de la administración de justicia e igualdad de las normas en amplios territorios que les permitieran desarrollar su trabajo, al tiempo que garantías de que los que vulnerasen dichas normas serían castigados con igual dureza en los distintos territorios.

61

Aquellas ciudades que abrían las puertas al comercio y a una mayor libertad de circulación, veían incrementar la riqueza y prosperidad de sus habitantes y las del señor, por lo que con reticencias pero de manera firme se fue difundiendo el modelo. Las alianzas entre señores eran más comunes, no ya tanto para la guerra, como para permitir el desarrollo económico de sus respectivos territorios, y el rey fue el elemento aglutinador de esas alianzas. Los burgueses pueden considerarse como hombres libres en cuanto estaban parcialmente fuera del sistema feudal, que literalmente los asediaba -se ha comparado a las ciudades con islas en un océano feudal-,[66] porque no participaban directamente de las relaciones feudo-vasalláticas: ni eran señores feudales, ni campesinos sometidos a servidumbre, ni hombres de iglesia. La sujeción como súbdito del poder político era semejante a un lazo de vasallaje, pero más bien como señorío colectivo que hacía que la ciudad respondiera como un todo a las demandas de apoyo militar y político del rey o del gobernante a la que estuviera vinculada, y que a su vez participara en la explotación feudal del campo circundante (alfoz en España). La expresión alemana Stadtluft macht frei "Los aires de la ciudad dan libertad", o "te hacen libre"[67] (paráfrasis de la frase evangélica "la verdad os hará libres"),[68] indicaba que quienes podían radicarse en las ciudades, a veces huyendo literalmente de la sujeción de la servidumbre,[69] tenían todo un nuevo mundo de oportunidades que explotar, aunque no en régimen de libertad, entendida ésta en su forma contemporánea. La sujeción a las normas gremiales y a las leyes urbanas podía ser más dura incluso que las del campo: la pax urbana significaba la rigidez en la aplicación de la justicia, que mantenía los caminos y las puertas de entrada flanqueados con cadáveres de ajusticiados y un severo toque de queda, con cierre de puertas al anochecer y rondas de vigilancia. Eso sí: concedía a los burgueses la oportunidad de ejercer parcela de poder, incluyendo el uso de las armas en la milicia urbana (como las hermandades castellanas que se unificaron en la Santa Hermandad ya en el siglo XV), que en no pocas ocasiones se utilizaron en contra de las huestes feudales, con el beneplácito de las emergentes monarquías autoritarias. En el caso más precoz y espectacular fueron las comunas italianas, que se independizaron de hecho del Sacro Imperio Romano Germánico a partir de la batalla de Legnano (1176).

Signoria de Florencia, una institución municipal que ejerce el poder soberano en esta ciudad estado italiana, dominada por una potente burguesía artesanal y comercial que se va ennobleciendo y convirtiendo en patriciado urbano.

Edad Media

62

En los burgos surgieron muchas instituciones sociales nuevas. El desarrollo del comercio llevó aparejado consigo el del sistema financiero y la contabilidad. Los artesanos se unieron en asociaciones llamadas gremios, ligas, corporaciones, cofradías, o artes, según el lugar geográfico. El funcionamiento interno de los talleres gremiales implicaba un aprendizaje de varios años del aprendiz a cargo de un maestro (el dueño del taller), que implicaba el paso de aquél a la condición de oficial cuando demostrara conocer el oficio, lo que implicaba su consideración como trabajador asalariado, una condición de por sí ajena al mundo feudal que incluso se trasladó al campo (en principio de manera marginal) con los jornaleros que no disponían de tierras propias ni concedidas por el señor. La asociación de los talleres en los gremios, funcionaba de manera completamente contraria al mercado libre capitalista: se procuraba evitar todo rasgo posible de competencia fijando los precios, las calidades, los horarios y condiciones de trabajo, e incluso las calles donde podían radicarse. La apertura de nuevos talleres y el paso del rango de oficial al de maestro estaban muy restringidos, de modo que en la práctica se incentivaban las herencias y los enlaces matrimoniales endogámicos dentro del gremio. El objetivo era conseguir la supervivencia de todos, no el éxito del mejor. Más apertura demostró el comercio. Los buhoneros que iban de aldea en aldea, y los escasos aventureros que se atrevían a hacer viajes más largos eran los mercaderes más habituales de la Alta Edad Media, antes del año 1000. En tres siglos, para comienzos del siglo XIV, las ferias de Champaña y de Medina habían creado

Eva hilando ante la cuna de uno de sus hijos. Ilustración del folio 8 del Psalterio Hunter. La introducción de la rueca para hilar fue una de las innovaciones introducidas desde Asia en la Plena Edad Media. La de la ilustración es una hilandera primitiva, sin rueda. Ambas eran utilizadas tanto en la artesanía urbana como en las labores domésticas de las mujeres en campo y ciudad. Como todos los trabajos, dio origen a tensiones sociales: When Adam delved, and Eve span / Who was then a gentleman? ("Cuando Adán cavaba y Eva hilaba, ¿quién era entonces caballero?") era una rima popular con la que el clérigo John Ball movilizó a los campesinos ingleses de la revuelta de 1381.

rutas terrestres estables y más o menos seguras que (a lomos de mulas o con carretas en el mejor de los casos) recorrían Europa de norte a sur (en el caso castellano siguiendo las cañadas trashumantes de la Mesta, en el caso francés enlazando los emporios flamenco y norte-italiano a través de las prósperas regiones borgoñonas y renanas, todas ellas salpicadas de ciudades). La Hansa o liga hanseática estableció a su vez rutas marítimas de una estabilidad y seguridad similar (con mayor capacidad de carga, en barcos de tecnología innovadora) que unían el Báltico y el Mar del Norte a través de los estrechos escandinavos, conectando territorios tan lejanos como Rusia y Flandes y rutas fluviales que conectaban todo el norte de Europa (ríos como el Rin y el Vístula), permitiendo el desarrollo de ciudades como Hamburgo, Lübeck y Danzing, y estableciendo consulados comerciales denominados kontor.[70] En el Mediterráneo se llamaron Consulado del Mar: el primero en Trani en 1063 y luego Pisa, Mesina, Chipre, Constantinopla, Venecia, Montpellier, Valencia (1283), Mallorca (1343) y Barcelona (1347).[71] Cuando el estrecho de Gibraltar fue seguro, se pudieron conectar marítimamente ambas Europas, con rutas entre las ciudades italianas (sobre todo Génova), Marsella, Barcelona, Valencia, Sevilla, Lisboa, los puertos del Cantábrico (Santander, Laredo, Bilbao), los del Atlántico francés y los del Canal de la Mancha (ingleses y flamencos, sobre todo Brujas y Amberes). El contacto cada vez más fluido de gentes de distintas naciones (como comenzaron a llamarse a las agrupaciones de comerciantes de cercano origen geográfico que se entendían en la misma lengua vulgar, al igual que ocurría en las secciones de las órdenes militares) terminó produciendo que ambas instituciones funcionaran de hecho, como primitivas organizaciones internacionales.

Edad Media Todo ello desarrolló un incipiente capitalismo comercial (véase también Historia del capitalismo) con el incremento o surgimiento ex novo de la economía monetaria, la banca (crédito, préstamos, seguros, letras de cambio), actividades que mantuvieron siempre recelos morales (pecado de usura para todas las que significara lucro indebido, y en que únicamente podían incurrir los judíos cuando prestaban a otros que no fueran de su religión, oficio prohibido tanto a los cristianos como a los musulmanes). La aparición de burgueses ricos y de una plebe urbana pobre originó un nuevo tipo de tensiones sociales, que produjeron revueltas urbanas.[72] En cuanto a los aspectos ideológicos, la expresión del inconformismo burgués con su puesto marginal en la sociedad feudal está en el origen de las herejías a lo largo de toda la Baja Edad Media (cátaros, valdenses, albigenses, dulcinianos, hussitas, wycliffianos). Los intentos de responder a esas demandas del mundo urbano por parte de la Iglesia, así como de controlarlas y en su caso reprimirlas, produjeron la aparición de las órdenes mendicantes (franciscanos y dominicos) y de la Inquisición. A veces, la imposibilidad de conseguir el control hizo optar por el exterminio, como ocurrió en Beziers en 1209, siguiendo la respuesta del legado pontificio Arnaud Amaury:[73] - ¿Cómo distinguiremos a los herejes de los católicos? - Matadlos a todos, que Dios reconocerá a los suyos Las catedrales y la búsqueda de la altura En la Edad Media, la oposición entre lo alto y lo bajo "se proyecta en el espacio": se construyen torres y murallas muy elevadas, muy visibles, para manifestar que se quiere escapar de lo "bajo"... lo alto y la altura designan lo que es grande y hermoso... se expresa en la construcción de los castillos y las catedrales... Esa oposición es el correlato de la que existe entre el cielo y la tierra. (...) Luego, se buscó la luz, e incluso se acabó por identificar a Dios con la luz. Los progresos técnicos, la búsqueda de espacios abiertos y el uso cada vez más sofisticado del hierro y los diversos metales dieron nacimiento, entre los siglos XI y XIII a las grandes catedrales.[74] La rivalidad entre castillos señoriales tuvo su correlato urbano en la rivalidad entre casas fortificadas, con torres desafiantes, que han sobrevivido en los espectaculares conjuntos de San Gimignano o de Cáceres. Mucho más extendida estuvo la rivalidad de las catedrales, cuya construcción se demoraba por siglos, desarrollándose de un modo orgánico, sin que los planes originarios se terminaran, haciendo que el resultado final fuera habitualmente la suma de estilos muy diferentes. Se llegaron a producir verdaderas carreras de prestigio,

63

Edad Media como la que se prolongó por cientos de años entre las de Siena y Florencia. Las dimensiones extraordinarias de ambas hicieron imposible que se terminaran antes de la crisis bajomedieval, lo que determinó que los sieneses (izquierda: Catedral de Siena Duomo di Santa María) optaran por conformarse con lo construido hasta entonces (para que pudiera utilizarse desde sus inicios, siempre se comenzaban las obras por el ábside, permitiendo consagrar el altar y dar culto mientras continuaban las obras). Lo que se pretendía era convertir el actual brazo mayor en el menor, y construir un brazo mayor verdaderamente descomunal (proyecto de 1339 que tuvo que abandonarse; el diseño inicial era de 1215-1263). Mientras tanto, los florentinos (derecha: Catedral de Florencia Duomo di Santa María dei Fiori), humillados por no ser capaces de cubrir el gigantesco espacio central del crucero (un desproporcionado tambor octogonal sobreelevado), tuvieron que esperar a que Filippo Brunelleschi consiguiera resolver el desafío técnico con una impresionante cúpula que abre la época del Renacimiento (concurso de 1419 y construcción entre 1420 y 1436). Véase también catedrales de España. Nuevas entidades políticas Poderes universales, monarquías feudales y ciudades-Estado En la Plena Edad Media se observó una gran disparidad en la escala a que se ejercía el poder político: los poderes universales (Pontificado e Imperio) seguían reivindicando su primacía frente a las Monarquías feudales, que en la práctica funcionaban como estados independientes. Al mismo tiempo, entidades mucho más pequeñas en extensión demostraban ser muy dinámicas en las relaciones internacionales (las ciudades-estado italianas y las ciudades libres del Imperio Germánico), y el municipalismo demostró ser una fuerza muy a tener en cuenta en todos los territorios de Europa.[75] El redescubrimiento del Digesto justinianeo (Digestum Vetus) permitió el estudio autónomo del Derecho (Pepo e Irnerio) y el surgimiento de la Escuela de los Glosadores y de la Universidad de Bolonia (1088). Ese suceso, que permitirá el redescubrimiento paulatino del Derecho romano, llevará a la formación del llamado Corpus Iuris Civilis y a la posibilidad de plantear un Ius commune (Derecho común), y justificar la concentración de poder y capacidad reglamentaria en la institución imperial, o en los monarcas, cada uno de los cuales empezará a considerarse como imperator in regno suo (emperador en su reino). Rex superiorem non recognoscens in regno suo est Imperator: El rey no reconoce superiores, en su reino es emperador. Decretal Per Venerabilem de Inocencio III, 1202.[76] La difícil convivencia de Pontificado e Imperio (regnum et sacerdocium) a lo largo de los siglos dio origen entre 1073 y 1122 a la querella de las investiduras. Distintas formulaciones ideológicas (teoría de las dos espadas, Plenitudo potestatis, Dictatus papae, condenas de la simonía y el nicolaísmo) constituían un edificio levantado durante siglos por el que el Papa pretendía marcar la supremacía de la autoridad religiosa sobre el poder civil (lo que se ha venido denominando agustinismo político), mientras que el Emperador pretendía hacer valer la legitimidad de su cargo, que pretendía derivar del antiguo Imperio romano (Translatio imperii), así como el hecho material de su capacidad militar para imponer su poder territorial e incluso tutelar la vida religiosa (tanto en los aspectos institucionales como los dogmáticos), a semejanza de su equivalente en Oriente. El acceso de distintas dinastías a la dignidad imperial debilitó el poder de los emperadores, sujetos a un sistema de elección que les hacía dependientes de un delicado juego de alianzas entre los dignatarios que alcanzaron el título de príncipe elector, unos laicos (príncipes territoriales, independientes en la práctica) y otros eclesiásticos (obispos de ciudades libres). No obstante, periódicamente se asistía a intentos de recuperar el poder imperial (Otón III y Enrique II entre los últimos otónidas), que en ocasiones llegaban a enfrentamientos espectaculares (Enrique IV, de la dinastía Salia, o Federico I Barbarroja y Federico II de la dinastía Hohenstaufen). La oposición entre güelfos y gibelinos, cada uno asociado a uno de los poderes en liza (papa y emperador), presidió la vida política de Alemania e Italia desde el siglo XII hasta bien entrada la Baja Edad Media.

64

Edad Media Ambas pretensiones distaron mucho de hacerse efectivas, agotadas en su propio debate y superadas por la mayor eficacia política de las entidades urbanas y los reinos del resto de Europa.[77]
Véase también: Derecho penal#Edad Media

65

Parlamentarismo Apareció el parlamentarismo, una forma de representación política que con el tiempo se convirtió en el precedente de la división de poderes consustancial a la democracia de la Edad Contemporánea. La primacía en el tiempo la tiene el Alþingi islandés (930), que seguía el modelo de los thing o asambleas de guerreros germanos; pero desde finales del siglo XI se fue gestando un nuevo modelo institucional, derivado de la obligación feudal de consilium, que implicaba a los tres órdenes feudales, y se generalizó por Europa occidental: las Cortes de León (1188), el Parlamento inglés (1258) -previamente las relaciones de poder entre rey y nobleza habían sido reguladas en la Carta EMagna, 1215, o las Provisiones de Oxford, 1258- y los Estados Generales franceses (1302). La Reforma Gregoriana y las reformas monásticas Hildebrando de Toscana, ya desde su posición bajo los pontificados de León IX y Nicolás II, y más tarde como papa Gregorio VII (con lo que cubre toda la segunda mitad del siglo XI), emprendió un programa de centralización de la Iglesia, con la ayuda de los benedictinos de Cluny, que se extendieron por toda Europa Occidental implicando a las monarquías feudales (destacadamente en los reinos cristianos peninsulares, a través del Camino de Santiago). Las siguientes reformas monásticas, como la cartuja (San Bruno) y sobre todo la cisterciense (San Bernardo de Claraval) significarán nuevos fortalecimientos de la jerarquía eclesiástica y su implantación dispersa en todo el territorio europeo como una Torre de la Abadía de Cluny. impresionante fuerza social y económica ligada a las estructuras feudales, vinculada a las familias nobles y a las dinastías regias y con una base de riqueza territorial e inmobiliaria, a la que se añadía el cobro de los derechos propios de la Iglesia (diezmos, primicias, derechos de estola, y otras cargas locales, como el voto de Santiago en el noroeste de España). El fortalecimiento del poder papal intensificó las tensiones políticas e ideológicas con el Imperio Germánico y con la Iglesia oriental, que en este caso terminarán llevando al Cisma de Oriente. Las Cruzadas trajeron como consecuencia la creación de un tipo especial de órdenes religiosas, que, además de someterse a una regla monástica (habitualmente la cisterciense, incluyendo el cumplimiento teórico de los votos monásticos) exigían a sus componentes una vida castrense más que ascética: fueron las órdenes militares, fundadas tras la toma de Jerusalén en 1099 (caballeros del Santo Sepulcro, templarios -1104- y hospitalarios -1118-). También se constituyeron en otros contextos geográficos (órdenes militares españolas y caballeros teutónicos). La adaptación a la pujante vida urbana de los siglos XII y XIII será misión de un nuevo ciclo de fundaciones en el clero regular: las órdenes mendicantes, cuyos miembros no eran monjes, sino frailes (franciscanos de San Francisco de Asís y dominicos de Santo Domingo de Guzmán, a las que siguieron otras, como los agustinos); y de nuevas instituciones: las Universidades y la Inquisición.

Edad Media

66

Innovaciones dogmáticas y devocionales A partir del siglo XI y el siglo XII, se introdujeron en el cristianismo latino innovaciones dogmáticas y devocionales de gran trascendencia: La imposición del rito romano frente a la anterior multiplicidad de liturgias (rito hispánico, rito bracarense, rito ambrosiano, etc.) La imposición del celibato sacerdotal en el Concilio de Letrán (1123). El hallazgo del papel del purgatorio como estadio intermedio de las almas entre cielo e infierno, que intensificará la función intermediadora de la Iglesia a través de las oraciones y misas y los méritos de la Comunión de los Santos por ella administrados. Mariolatría La intensificación del papel de la Virgen María, que pasa a ser una corredentora con atributos investigados por la mariología y aún no dogmatizados (Inmaculada Anunciación por Conrad von Soest, 1403. La Virgen, modelo de Concepción, Asunción de la Virgen), con nuevas virtudes femeninas, cuya inocencia es simbolizada por el lirio, devociones y oraciones (Avemaría -yuxtaposición de escucha el mensaje divino traído por el arcángel San Gabriel y acepta textos evangélicos que se introduce en occidente en el su destino (concebir a Cristo por obra y gracia del Espíritu Santo -la siglo XI-, Salve -adoptada por Cluny en 1135-, Rosario paloma-) con humildad y obediencia: Ecce ancilla Domini; fiat mihi secundum verbum tuum: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí -introducido por Santo Domingo contra los [78] según tu palabra (Lucas 1:38). albigenses-), una fiebre de fundaciones de iglesias en su nombre, y con un amplísimo tratamiento artístico. En la época del amor cortés la devoción a la Virgen apenas podía distinguirse, al menos en las formas, de la que el caballero sentía por su dama.[79] La mariología había nacido en la Antigüedad tardía con la patrística, y el culto popular de la virgen fue uno de los factores clave de la suave transición del paganismo al cristianismo, que suele interpretarse como una adaptación del patriarcal monoteísmo del judaísmo al matriarcal panteón de las diosas-vírgenes-madre del Mediterráneo clásico: la cananea Astarté, la babilonia Istar, las griegas Rea y Gaia, la frigia Cibeles, la Artemisa de Éfeso, la Deméter de Eleusis, la egipcia Isis, etc.[80] La controversia Cristotokos-Theotokos (María como "Madre de Cristo" o "Madre de Dios"), y el amplio tratamiento de ésta en el arte bizantino habían caracterizado a la iglesia oriental. El protagonismo de la Virgen quedaba ampliamente compensado con la misoginia del tratamiento de otras figuras femeninas, destacadamente Eva, la Magdalena y Santa María Egipcíaca. La renuncia al cuerpo (la carne enemiga del alma) y a las riquezas, que da oportunidad al arrepentimiento y la redención (y confía su gestión a la Madre Iglesia) solía ser el aspecto más destacable también en las vidas de otras santas y mártires.[81]

Edad Media Sacramentos y cohesión social. Minorías religiosas Por último, la institucionalización de los sacramentos, especialmente la penitencia y la comunión pascual que se plantean como trámites anuales que el fiel ha de cumplir ante su párroco y confesor. La vivencia comunitaria de los sacramentos, sobre todo los que significan cambios vitales (bautismo, matrimonio, extrema unción), y los rituales funerarios, cohesionaban fuertemente a las sociedades locales tanto aldeanas como urbanas, sobre todo cuando se enfrentaban a la convivencia con otras comunidades religiosas -judíos en toda Europa y musulmanes en España-. La celebración de las festividades en días distintos (viernes los musulmanes, sábados los judíos, domingos los cristianos), los distintos tabúes alimentarios (cerdo, alcohol, rituales de matanza que obligan a separar las carnicerías) y la separación física de las comunidades -guetos, aljamas o juderías y morerías- planteaban una situación que, incluso con tolerancia religiosa, distaba mucho de ser un trato igualitario. Los judíos cumplieron una función social de chivo expiatorio que dio salida a las tensiones sociales en determinados momentos, con el estallido de pogromos (revueltas antijudías, que tras la conversiones masivas dieron paso a revueltas anticonversas) o El pecado original, por Bertram von Minden, 1375. El tema con las políticas de expulsión (Inglaterra -1290-, Francia de Adán y Eva daba la ocasión más habitual de representación de desnudos durante la Edad Media. -1394- y España -1492- y Portugal en 1496). La existencia de minorías religiosas dentro del cristianismo, en cambio, no podía ser aceptada, puesto que la comunidad política se identificaba con la unidad en la fe. Los definidos como herejes, por tanto, eran perseguidos por todos los medios. Delito y pecado. El sexo En cuanto a las desviaciones del comportamiento que no supusieran desafíos de opinión sino delitos o pecados (conceptos identificables y de imposible deslindamiento), su tratamiento era objeto de las jurisdicciones civil (que aplicaba el fuero correspondiente, la legislación del reino o el derecho común) y religiosa (que aplicaba el Derecho Canónico en cuestiones ordinarias, o el procedimiento inquisitorial en caso necesario), cuya coordinación era a veces compleja, como ocurría con las desviaciones de la conducta sexual considerada correcta (masturbación, homosexualidad, incesto, estupro, amancebamiento, adulterio y otros asuntos matrimoniales).[82] En cualquier caso, la vivencia de la sexualidad y la desnudez del cuerpo tuvo tratamientos muy distintos en cada época y lugar; y diferentes expectativas para cada nivel social (se consideraba que era propio de los campesinos un comportamiento animal, es decir, natural, y se pretendía que los nobles y clérigos tuvieran más voluntad para controlar sus instintos). También costumbres como los baños (conocidos desde las termas romanas y reintroducidos por los árabes) y prácticas como la prostitución fueron objeto de críticas morales y reglamentaciones más o menos permisivas, llegando en el caso de los baños progresivamente hasta la prohibición (se les acusaba de inmorales y de producir el afeminamiento de los guerreros), y en el de la prostitución al confinamiento en determinados barrios, la obligación de llevar determinadas prendas y la detención de sus actividades en determinadas fechas (Semana Santa). La erradicación de la prostitución no se concebía posible, dado lo inevitable del pecado, y su papel de mal menor que evitaba que el deseo irrefrenable de los varones fuera en contra del honor de las doncellas y las mujeres respetables.

67

Edad Media Por lo general, los historiadores suelen coincidir que el periodo de la Plena Edad Media fue una etapa de mayor libertad de costumbres que no tuvo que esperar a El Decamerón (1348), y que en algunas cuestiones, como la condición femenina, significó una verdadera promoción, tanto frente a la Alta Edad Media como frente a la Edad Moderna;[83] aunque el extendido mito de que se llegara a dudar si la mujer tenía alma es un error filológico.[84] Expansión geográfica de la Europa feudal La expansión geográfica se llevó a cabo, o se intentó llevar a cabo, al menos, en varias direcciones, siguiendo no tanto un propósito determinado por concepciones nacionalistas inexistentes en la época, sino la dinámica propia de las casas feudales. Los normandos, vikingos asentados en Normandía, dieron origen a una de las casas feudales más expansivas de Europa, que se extendió por Francia, Inglaterra e Italia, enlazada con las de Anjou-Plantagenet y Aquitania. Las casas de Navarra y Castilla (dinastía Jimena), Francia, Borgoña y Flandes (Capetos, Casa de Borgoña -extendida por la Península Ibérica-, Valois) Willelm Dux, el Duque Guillermo de Normandía dirige sus tropas a la batalla de y Austria (casa de Habsburgo) son otros Hastings que le convertirá en rey de Inglaterra (1066). Tapiz de Bayeux, bordado buenos ejemplos, y todas ellas se vieron pocos años después. vinculadas por alianzas, enlaces matrimoniales y enfrentamientos sucesorios o territoriales, consustanciales a las relaciones feudo-vasalláticas y expresión de la violencia inherente al feudalismo.[85] En el contexto espacial de la Europa Nórdica y Centro-Oriental tuvieron un desarrollo similar la Casa de Sweyn Estridsson danesa, la Bjälbo noruega y los Sverker y Erik suecos; y más tarde la Dinastía Jogalia o Jagellón (Hungría, Bohemia, Polonia y Lituania). En España, simultáneamente a la disolución del Califato de Córdoba (en guerra civil desde el 1010 y extinguido el 1031), se creó un vacío de poder que los reinos feudales cristianohispánicos de Castilla, León, Navarra, Portugal y Aragón (fusionado dinásticamente con el condado de Barcelona) intentaron aprovechar, expandiéndose frente a los reinos de taifas musulmanes en la llamada Reconquista. En las Islas Británicas, el reino de Inglaterra intentó repetidas veces invadir a Gales, Escocia e Irlanda, con mayor o menor éxito. En Europa del Norte, acabadas las invasiones de los vikingos, las riquezas saqueadas por éstos sirvieron para adquirir productos y servicios occidentales, creando en el Mar Báltico una próspera red comercial que atrajo a los escandinavos a la civilización occidental, mientras su expansión hacia el oeste por el Atlántico (Islandia y Groenlandia) no pasó de la mítica Vinlandia (asentamiento fracasado en América del Norte, en torno al año 1000). Los vikingos orientales (varegos), llegaron hasta Constantinopla, y fundaron los reinos de Ucrania y Rusia. Los vikingos meridionales (normandos) se instalaron en Normandía, Inglaterra, Sicilia y el sur de Italia, creando reinos centralizados y eficientes (Rolón, Guillermo el Conquistador y Rogerio

68

Reconstrucción de un drakkar, embarcación usada habitualmente por los vikingos.

I de Sicilia). En el este, en el año 955, Otón el Grande batió a los magiares en la Batalla del Río Lech y reincorporó Hungría a Occidente, al tiempo que comenzaba la "germanización" de Polonia, hasta entonces pagana.

Edad Media Posteriormente, desde tiempos de Enrique el León (siglo XII), los alemanes se fueron abriendo paso a través de las tierras de los vendos, hasta el Mar Báltico, en un proceso de colonización conocido como Ostsiedlung (que será mitificado posteriormente con el romántico nombre de Drang nach Osten, o Afán de ir hacia el Este, lo que sirvió para justificar la teoría nazi del espacio vital alemán Lebensraum). Pero sin lugar a dudas, el movimiento de expansión más espectacular, aunque finalmente fallido, fueron las Cruzadas, en donde selectos miembros de la nobleza guerrera occidental cruzaron el Mar Mediterráneo e invadieron el Medio Oriente, creando reinos de efímera duración. Las Cruzadas Las Cruzadas fueron expediciones emprendidas, en cumplimiento de un solemne voto, para liberar Tierra Santa de la dominación musulmana. El origen de la palabra remonta a la cruz hecha de tela y usada como insignia en la ropa exterior de los que tomaron parte en esas iniciativas, a partir de la petición del Papa Urbano II y las predicaciones de Pedro el Ermitaño. Las sucesivas cruzadas tuvieron lugar entre los siglos XI y XIII. Fueron motivadas por los intereses expansionistas de la nobleza feudal, el control del comercio con Asia y el afán hegemónico del papado sobre las iglesias de Oriente.

69

Luis IX de Francia (San Luis) dirigió a sus caballeros a un desembarco naval contra el fuerte egipcio de Damietta en la Quinta Cruzada (1217-1221).

Balance de la expansión geográfica El balance de esta expansión fue espectacular, por comparación a la vulnerabilidad de la oscura época anterior: Tras medio siglo de instituciones carolingias, hacia 843 (Tratado de Verdún), los territorios que podían identificarse más o menos próximamente con ellas (lo que podría denominarse una formación social cristiano occidental) se extendían por Francia, el oeste y sur de Alemania, el sur de Gran Bretaña, las montañas septentrionales de España y el norte de Italia. Un siglo después, en la época de la Batalla del Río Lech (955), no había región de Europa Occidental a salvo de las nuevas oleadas de invasores bárbaros, que parecían conducir a una nueva crisis de civilización.[86]

Sin embargo, en los dos siglos siguientes al fatídico año mil el panorama había cambiado completamente: para la época de la Batalla de Navas de Tolosa (1212), habían sido incorporadas a la civilización europea toda Italia hasta Sicilia, la Gran Bretaña no inglesa (Escocia y Gales), Escandinavia (que se expandía por el Atlántico Norte hasta Groenlandia), buena parte de Europa Oriental (Polonia, Bohemia, Moravia y Hungría, quedando los pueblos eslavos de los Balcanes y Rusia en la órbita del cristianismo oriental e institucionalizando sus propios reinos) y media Península Ibérica (en el

Espada, cetro, orbe y corona (con su característica cruz inclinada) de San Esteban de Hungría, rey magiar convertido al cristianismo y coronado en diciembre del año 1000 por el papa Silvestre II, en un acto similar al que protagonizó Carlomagno exactamente doscientos años antes, significando en este caso la expansión del cristianismo occidental y las instituciones feudales por la Europa centro-oriental.

Edad Media transcurso del siglo XIII lo sería toda excepto el tributario reino nazarí de Granada, quedando marcado definitivamente el predominio cristiano sobre el estrecho de Gibraltar con la batalla del Salado -1340-). Otros territorios periféricos (como Lituania o Irlanda) estaban sometidos a una presión militar cada vez mayor por parte de los reinos centrales de la cristiandad latina. Más allá de los límites de Europa Occidental, las incursiones militares de huestes latinas de muy variada composición habían puesto en sus manos lugares tan lejanos como Constantinopla y los ducados Atenas y de Neopatria o Jerusalén y los Estados Cruzados. Cristianos, musulmanes y judíos en la Península Ibérica
Véanse también: Reconquista, Reinos de Taifas, Almorávides, Almohades, Reino de Portugal, Reino de Navarra,

70

Corona de Castilla, Corona de Aragón y Reino Nazarí
Véanse también: Sancho III el Mayor, Alfonso VI de Castilla, Alfonso I el Batallador, Jaime I el Conquistador,

Fernando III el Santo y Alfonso X el Sabio
Véanse también: Ibn Hazm, Avempace, Averroes, Maimónides, Yehudah Ben Samuel Halevi, Maslama de Madrid,

Gonzalo de Berceo, Arcipreste de Hita, Ramon Llull, Bernal de Bonaval y Martín Codax
Véanse también: Escuela de traductores de Toledo, Literatura medieval española, Mester de juglaría, Mester de

clerecía, Lírica galaicoportuguesa, Literatura hispanohebrea, Teatro medieval español, Literatura sapiencial medieval en España y Literatura medieval oral y tradicional en euskera
Véanse también: El Cid, Roger de Lauria y Al-Azraq Véanse también: Órdenes militares españolas, El monasterio en España, Historia del cristianismo en España,

Instituciones españolas del Antiguo Régimen y Concejo de la Mesta
Véanse también: Conquista de Navarra, Taifa de Toledo#Fin del dominio musulmán, Batalla de Zalaca, Batalla de

Uclés (1108), Taifa de Zaragoza#El gobierno almorávide y la conquista cristiana, Historia de Zaragoza#Çaragoça, Historia de Valencia#La Reconquista, Conquista de Mallorca, Batalla de las Navas de Tolosa, Historia de Córdoba (España)#Época cristiana, Historia de Sevilla#Reconquista, Historia de la Región de Murcia#Reconquista cristiana y Revuelta mudéjar

Europa en 1328.

Europa en la década de 1430.

Europa en la década de 1470.

Edad Media

71

El ocaso de la Edad Media (siglos XIV y XV)
El símil astronómico de ocaso, que Johan Huizinga convierte en otoño, es utilizado con mucha frecuencia en la historiografía, con un valor analógico que más que una decadencia en lo económico o lo intelectual refleja un claro agotamiento de los rasgos específicamente medievales frente a sus sustitutos modernos.[87] La crisis del siglo XIV El final de la Edad Media llega con el comienzo de la transición del feudalismo al capitalismo, otro periodo secular de transición entre modos de producción que no finalizará hasta el final del Antiguo Muerte de Wat Tyler, líder de la revuelta campesina de 1381 en Inglaterra. Régimen y el comienzo de la Edad Contemporánea, con lo que tanto este último periodo medieval como la Edad Moderna entera cumplen un papel similar y cubren una similar extensión temporal (500 años) a lo que significó la Antigüedad Tardía para el comienzo de la Edad Media. La ley de rendimientos decrecientes empezó a mostrar sus efectos a medida que el dinamismo de los campesinos forzó la roturación de tierras marginales y las lentas mejoras técnicas no podían sucederse a un ritmo semejante. La coyuntura climática cambió, acabando con el denominado óptimo medieval que permitió la colonización de Groenlandia y el cultivo de vides en Inglaterra. Las malas cosechas condujeron a hambrunas que debilitaron físicamente a las poblaciones, preparando el terreno para que la Peste negra de 1348 fuera una catástrofe demográfica en Europa. La repetición sucesiva de epidemias caracterizó un ciclo secular.

Edad Media Consecuencias de la crisis Las consecuencias no fueron negativas para todos. Los supervivientes acumularon inesperadamente capital en forma de herencias, que pudo en algunos casos invertirse en empresas comerciales, o acumularon inesperadamente patrimonios nobiliarios. Las alteraciones de los precios de mercado de los productos, sometidos a tensiones nunca vistas de oferta y demanda cambió la forma de percibir las relaciones económicas: los salarios (un concepto, como el de circulación monetaria ya de por sí disolvente de la economía tradicional) crecían al tiempo que las rentas feudales pasaron a ser inseguras, obligando a los señores a decisiones difíciles. Alternativamente primero tendieron a ser más comprensivos con sus siervos, que a veces estuvieron en situación de imponer una nueva relación, liberados de la servidumbre; mientras que en un segundo momento, sobre todo tras algunas rebeliones campesinas fracasadas y duramente reprimidas, impusieron en algunas zonas una nueva refeudalización, o cambios de estrategia productiva como el paso de la agricultura a la ganadería (expansión de la Mesta).[6] El negocio lanero produjo curiosas alianzas internacionales e interestamentales (señores ganaderos, mercaderes de la lana, artesanos de paños) que suscitaron verdaderas guerras comerciales (en ese

72

sentido se ha podido interpretar las cambiantes alianzas y divisiones internas Inglaterra-Francia-Flandes durante la Guerra de los Cien Años, en la que Castilla se implicó en su propia guerra civil).[88] Únicamente los nobles con más capacidad (demostrada la mayor parte de las veces por el despojo de nobles con menos capacidad) pudieron convertirse en una gran nobleza o aristocracia de grandes casas nobiliarias, mientras que la pequeña nobleza se empobrecía, reducida a la mera supervivencia o a la búsqueda de nuevos tipos de ingresos en la creciente administración de las monarquías, o a los tradicionales de la Iglesia. En las instituciones del clero también se va abriendo un abismo entre el alto clero de obispos, canónigos y abades y los curas de parroquias pobres; y el bajo clero de frailes o clérigos vagabundos, de opiniones teológicas difusas, o bien supervivientes materialistas en la práctica, goliardos o estudiantes sin oficio ni beneficio. En las ciudades, la alta burguesía y la baja burguesía viven un similar proceso de separación de fortunas, que hace imposible mantener que un aprendiz o incluso un oficial o un maestro de taller pobre tenga algo que ver con un mercader enriquecido por el comercio a larga distancia de la Hansa o las ferias de Champaña y de Medina, o un médico o un letrado salidos de la universidad para entrar en la alta sociedad. Se va abriendo paso la posibilidad (antes inaudita) de que la condición social dependa más de la capacidad económica (no necesariamente ligada siempre a la tierra) que del origen familiar.

El matrimonio Arnolfini, por Jan van Eyck (1430), representa el interior de una acomodada casa burguesa, que ambientan bien algunos de los nuevos valores de esa emergente clase social: la propiedad privada ganada con el trabajo, la familia nuclear, la moderación, la discreción y la privacidad. La escena transcurre en Flandes, un emporio comercial y artesanal, que suscitó el florecimiento de una nueva forma de pintura, la de los primitivos flamencos que entre otras innovaciones, iniciaron la pintura al óleo, lo que permitía detalles sutilísimos para hacer cada vez más fieles los retratos, un género que siglos antes no tenía ninguna demanda social.

Edad Media Frente al mundo medieval de los tres órdenes, basado en una economía agraria y firmemente ligada a la posesión de la tierra, emerge un mundo de ciudades basado en una economía comercial. Los centros de poder se desplazan hacia los nuevos burgos. Estos reequilibrios se vieron reflejados en los campos de batalla, ya que los caballeros feudales empezaron a ser superados por el desarrollo de técnicas militares como el arco de tiro largo,[89] arma que los ingleses usaron para barrer a los franceses en la Batalla de Agincourt, en 1415, o la pica, usada por la infantería de mercenarios suizos. Es en esta época cuando aparecen los primeros ejércitos profesionales, compuestos por soldados a los que no les une un pacto de vasallaje con su señor sino la paga. A partir del siglo XIII se registran en Occidente los primeros usos de la de pólvora, invención china extendida desde la India por los árabes, pero de forma muy discontinua. Roger Bacon la describe en 1216) y hay relatos del uso de armas de fuego en la defensa musulmana de Sevilla (1248) y Niebla (1262, véase El cañón en la Edad Media). Con el tiempo, el oficio militar se envilece, devaluando las funciones de la nobleza con las de la caballería y los castillos, que quedan obsoletos. El aumento de los costes y las tácticas de batallas y asedios traerá como consecuencia el aumento del poder del rey frente a la aristocracia. La guerra pasa a depender no de las huestes feudales, sino de los crecientes impuestos, pagados por los no privilegiados. Nuevas ideas Las nuevas ideas religiosas -que se adaptan mejor a la forma de vida de la burguesía que a la de los privilegiados- ya estuvieron en el fermento de las herejías que se habían producido previamente, a partir del siglo XII (cátaros, valdenses), y que habían encontrado eficaz respuesta en las nuevas órdenes religiosas mendicantes, insertas en el entorno urbano; pero en los últimos siglos medievales el husismo o el wycliffismo tienen una mayor proyección hacia lo que será la Reforma protestante del siglo XVI. El milenarismo de los flagelantes convivía con el misticismo de un Tomás de Kempis y con los desórdenes y corrupción de costumbres en la Iglesia que culminaron en el Cisma de Occidente. Fue devastador el impacto que tuvo en la cristiandad occidental el espectáculo de dos (y hasta tres) papas excomulgándose Díptico de Melun, de Jean Fouquet (1450). Panel mutuamente (y a emperadores, reyes y obispos, y con ellos a todos izquierdo: Étienne Chevalier, el donante, con San sus sacerdotes y fieles), uno en la llamada cautividad de Aviñón a Esteban, su santo patronímico. En otra época, la la que le sometía el rey de Francia (fille ainée de l'Eglise -hija perspectiva jerárquica hubiera distanciado a un simple mortal, por muy poderoso que fuera, de personajes mayor de la Iglesia-), otro en Roma y un tercero elegido por el celestiales. Concilio de Pisa (1409). La situación no se recondujo totalmente ni siquiera con el Concilio de Constanza (1413), que si hubieran prosperado las tesis conciliaristas se habría convertido en una especie de parlamento europeo supranacional, cuasi-soberano y competente en toda clase de temas. Hasta la humilde Peñíscola se llegó a convertir por algún tiempo en el centro del mundo cristiano -para los escasos seguidores del Papa Luna-. Los intentos de imprimir mayor racionalidad al catolicismo ya venían estando presentes desde la cumbre de la escolástica de los siglos XII y XIII con Pedro Abelardo, Tomás de Aquino o Roger Bacon; pero ahora esa escolástica se enfrenta a su propia crisis y

73

Edad Media

74

cuestionamiento interno, con Guillermo de Ockham o Duns Scoto. La mentalidad teocéntrica iba lentamente dando paso a una nueva antropocéntrica, en un proceso que culminará con el humanismo del siglo XV, en lo que ya puede denominarse Edad Moderna. Ese cambio no se limitó únicamente a las élites intelectuales: personalidades extravagantes, como Juana de Arco, se convierten en héroes populares (con el contrapunto de otras terribles, como Gilles de Rais -Barba Azul-);[90] la mentalidad social va alejándose del conformismo temeroso para acoger otras concepciones que implican una nueva forma de afrontar el futuro y las novedades: Hoy comamos y bebamos y cantemos y holguemos, que mañana ayunaremos. Villancico de Juan del Encina El anonimato conscientemente buscado en el que vivieron silenciosamente generaciones durante siglos
Mismo díptico, Panel derecho: La Virgen con el Niño. La modelo fue Agnès Sorel, amante del rey Carlos VII de Francia, lo que aumenta el atrevimiento de la representación, que aun así resultaba asumible por la sensibilidad de la época.

Non nobis, Domine, non nobis, sed nomini tuo da gloriam

¡No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria!

Salmos 115:1, musicalizado y utilizado muy frecuentemente para uso litúrgico. Se adoptó como lema de los templarios y aparece en la obra Enrique V de Shakespeare.[91] y que seguirá siendo la situación de los humildes durante los siglos siguientes, da paso a la búsqueda de la fama y de la gloria personal, no sólo entre los nobles, sino en todos los ámbitos sociales: los artesanos comienzan a firmar sus productos (desde las obras de arte a las marcas artesanas), y cada vez es menos excepcional que cualquier acto de la vida deje su huella documental (libros parroquiales, registros mercantiles, escribanos, protocolos notariales, actos jurídicos). El desafío al monopolio económico, social, político e intelectual de los privilegiados, creaba lentamente nuevos espacios de poder en beneficio de los reyes, así como un lugar cada vez más amplio para la burguesía. Aunque la mayor parte de la población siguió siendo campesina, lo cierto es que el impulso y las novedades ya no provenían del castillo o el monasterio, sino de la Corte y la ciudad. Entre tanto, el amor cortés (procedente de la Provenza del siglo XI) y el ideal caballeresco se revitalizaron y pasaron a convertirse en una ideología justificativa del modo de vida nobiliario justo cuando este empezaba a estar en cuestión,[92] viviendo una época dorada, obviamente decadente, localizada en el período de esplendor del ducado de Borgoña, que reflejó Johan Huizinga en su magistral El otoño de la Edad Media.
Véanse también: Gótico tardío, Gótico flamígero, Gótico internacional, Primitivos flamencos, Trecento, Quattrocento,

Dante, Petrarca, Bocaccio, Chaucer y Jean Froissart

Edad Media El fin de la Edad Media en la Península Ibérica Mientras que para el Mediterráneo Oriental el fin de la Edad Media supuso el avance imparable del islámico Imperio otomano, en el extremo occidental, los expansivos reinos cristianos de la Península Ibérica, tras un periodo de crisis y ralentización del avance secular hacia el sur, simplificaron el mapa político con la unión matrimonial de los Reyes Católicos (Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla), los acuerdos de estos con el de Portugal (Tratado de Alcáçovas, que suponían el reparto de influencias sobre el Atlántico) y la conquista de Granada. Navarra, dividida en una guerra civil entre bandos orientados e intervenidos por franceses y aragoneses, sería anexionada en su mayor parte a la creciente Monarquía Católica en 1512.
Véanse también: Reino nazarí de Granada, Primera Guerra Civil Castellana, Casa de Trastámara, Almogávar,

75

Compromiso de Caspe, Guerra de Sucesión Castellana, Conquista de las Islas Canarias, Guerra Civil de Navarra y Guerra civil catalana
Véanse también: La Biga y la Busca, Guerra de los Remensas, Sentencia arbitral de Guadalupe, Revuelta Irmandiña,

Revuelta antijudía de 1391, Revuelta de Pedro Sarmiento, Cristiano nuevo, Inquisición española y Expulsión de los judíos de España
Véanse también: Gótico isabelino, plateresco y manuelino

Capilla del Condestable en la Catedral de Burgos, gótico final (1482).

La Virgen de los Reyes Católicos, Maestro de la Virgen de los Reyes Católicos (anónimo hispano flamenco), 1491 - 1493, Museo del Prado.

Portada manuelina de la iglesia de Golega. El retorcimiento de las columnas imita el de las gruesas maromas de los barcos, en una nación marinera volcada en la Era de los descubrimientos.

Decreto de la Alhambra por el que se expulsa a los judíos de España, el mismo año que se conquista Granada, se descubre América y Nebrija publica su Gramática Castellana: 1492. Es el final de la Edad Media y el comienzo de la Edad Moderna, con una unidad religiosa que acompañó a la unión de los reinos de la Monarquía Católica.

Edad Media

76

Referencias
[1] Edad media 476-1492 (http:/ / www. librarything. com/ subject. php?subject=Europe History 476-1492) [2] Perry Anderson, op. cit. [3] Aunque el primero que señaló la existencia de unidad en el periodo comprendido entre el siglo V y el XV fue el humanista Flavio Biondo, la gloria de haber utilizado antes que nadie el término Edad Media le corresponde al obispo de Alesia, Giovanni Andrea dei Bussi. En una carta suya del año 1469 se dice expresamente lo siguiente: «sed mediae tempestatis tum veteris, tum recentiores usque ad nostra tempora». Esa media tempestas era el esbozo de unos «tiempos medios», que servían de puente entre la gloriosa antigüedad clásica, a la que se mitificaba, y los nuevos tiempos, que habían vuelto sus ojos hacia aquel período de esplendor. Expresiones como medium aevum, media tempestas, media aetas, etc., aparecen en historiadores o filólogos desde comienzos del siglo XVI. Así, por ejemplo, las utilizaron Joaquin de Wat, en 1501, o Juan de Heerwagen, en 1532. Más avanzado el siglo, en 1575, las encontramos en Marco Welser y Adriano Junius. El uso de dichas expresiones puede, asimismo, rastrearse en el transcurso del siglo XVII: Conisius, en 1601; Goldats, en 1604; Vossius, en 1662; etc. Du Cange, en su célebre Glosario, aparecido en 1678, habló de la «mediae et infimae latinitatis». Puede decirse que el término Edad Media había sido plenamente admitido, por más que su origen no fuera propiamente obra de los historiadores, sino de los filólogos. No obstante, en el mismo siglo XVII se produjeron algunas precisiones de gran transcendencia acerca de los «tiempos medios». En 1665, Jorge Horn, en una obra titulada Arca Noé, llamaba «medium aevum» al período comprendido entre los años 300 y 1500. Poco tiempo después, en 1688, apareció un libro que iba a desempeñar un papel destacado en la fijación del concepto de Edad Media. Se trata de la Historia medii aevi a temporibus Constantini Magni ad Constantinopolim a Turcis captam, del que era autor Cristóbal Keller, profesor de la universidad alemana de Halle. Fue Keller, cuyas precisiones cronológicas sobre el Medievo son bien significativas, el punto de partida de la difusión y generalización de la expresión Edad Media.Valdeón, op. cit., vol 11 pg. 11. [4] Riu, Manuel (1978): Prólogo a la edición española en La historia del mundo en la Edad Media (The Shorter Cambridge Medieval History, The Later Roman Empire To The Twelfth Century). Madrid, Sopena, tomo I pg. XXIV. [5] Incluso en la actualidad se juzga a la Edad Media como una época mala o "fea", a la vez violenta, oscura e ignorante. Ahora sabemos que esta imagen es falsa, aunque hubo una Edad Media de la violencia, y no únicamente la de los conflictos y las guerras entre grupos y entre países, sino también las violencias contra los judíos, con el comienzo del antisemitismo, y la represión de los rebeldes a la doctrina de la Iglesia... Evidentemente, las Cruzadas también forman parte del balance negativo.

Pero la Edad Media fue igualmente, y pienso que incluso ante todo, un gran peródo creador. Se puede apreciar en el terreno el arte, de las instituciones, por supuesto primordialmente en las ciudades (por ejemplo con las universidades), o incluso del pensamiento, en el que la filosofía que se ha llamado "escolástica" alcanzó altas cumbres del saber... la Edad Media creó "lugares de encuentro" comerciales y festivos (las ferias, los mercados y las fiestas), en los que seguimos inspirándonos.
Le Goff, op. cit., pgs. 115-116

En esta época, la noche se vive en ambientes poco luminosos: en cabañas alumbradas a lo sumo por el fuego del hogar, en las estancias amplísimas de castillos iluminados por antorchas o en la celda de un monje a la débil luz de un candil, y oscuras (además de inseguras) eran las calles de los pueblos y de las ciudades. No obstante, ésta es una característica propia también del Renacimiento, del Barroco y -más tarde aún- del período que se prolonga al menos hasta el descubrimiento de la electricidad. En cambio, al hombre medieval se le ve -o, al menos, se le representa en poesía y en pintura- en un ambiente muy luminoso. Lo que llama la atención en las miniaturas medievales es que, habiendo sido realizadas tal vez en ambientes ocscuros apenas iluminados por una única ventana, están llenas de luz, incluso de una luminosidad especial, producida por la proximidad de colores puros: rojo, azul, oro, plata, blanco y verde, sin matices ni claroscuros.
Umberto Eco, Historia de la Belleza, pg. 99-100

Le Goff, Héroes, maravillas y leyendas de la Edad Media, Paidós, 2010; Georges Duby La época de las catedrales citados por Guillermo Altares Robin Hood y la actualidad de la Edad Media (http:/ / blogs. elpais. com/ papeles-perdidos/2010/12/robin-hood-en-otra-edad-media.html), El País, 26/12/2010
[6] [7] [8] [9] Rodney Hilton, op. cit. Le Goff, op. cit., pg. 63-64 Romano y Tenenti, op. cit. El debate entre las distintas concepciones del feudalismo es uno de las clásicas discrepancias entre las escuelas institucionalista o restrictiva (François-Louis Ganshof Qu'est-ce que la féodalité? -Qué es el feudalismo-, 1947); y la materialista (Georges Duby Señores y Campesinos). Para el caso español es muy ilustrativo este texto de Salustiano Moreta (1978) Señores contra labradores: el malhechor feudal en la literatura (http:/ / www. geocities. com/ urunuela23/ moreta/ moreta. htm):Respecto al feudalismo castellano, dado que la historiografía oficial y academicista partió de los presupuestos teórico-metodológicos positivistas y de una idea jurídico-política del feudalismo, no se dudó en asegurar «sin riesgo de error, que el sistema feudal no alcanzó en los Estados de la Reconquista su completo desarrollo y que la estructura

Edad Media
social y política de la mayor parte de la España cristiana nunca llegó a constituirse según las formas políticas de los Estados feudales» (Luis García de Valdeavellano, Las instituciones feudales en España, pág. 231). En esta misma línea, a partir de la consideración del feudalismo como un fenómeno esencialmente político y superestructural, se formularía una distinción mixtificante entre régimen feudal y régimen señorial como categorías excluyentes y contrapuestas (Luis García de Valdeavellano, op. cit; Grassotti, Las instituciones feudo-vasalláticas en León y Castilla. Partiendo desde presupuestos positivistas, Salvador de Moxó ha puesto de manifiesto algunas de las limitaciones de las causas y razones aducidas por los dos autores anteriores para mantener la no feudalización castellana. Sociedad, estado y feudalismo, págs. 193-202.). Por fortuna la visión académico-oficial del feudalismo en general y del feudalismo castellano en particular resulta cada vez menos inapelable y su cuestionamiento crítico se halla en marcha, precisamente desde las perspectivas teórico-metodológicas derivadas -en unos casos simplemente invocadas y en otros asumidas directa y conscientemente, aunque con desigual acierto y rigor de la otra concepción del feudalismo: el feudalismo entendido como modo de producción (Pese a no contar todavía con una sola monografía rigurosa sobre el feudalismo en Castilla analizado desde las categorías y métodos derivados de su consideración como «modo de producción» se han publicado ya algunos trabajos y se van ensayando, poco a poco, ciertas observaciones y problemas que apuntan hacia esa dirección: Bartolomé Clavero, Mayorazgo: propiedad feudal en Castilla (1369-1836), págs. 60 y ss.; Señorio y hacienda a finales del antiguo régimen en Castilla; Julio Valdeón Baruque, Prólogo en El modo de producción feudal, Akal, págs. 7-14; Sebastiá Domingo, Crisis de los factores mediatizantes del regimen feudal; Reyna Pastor de Togneri, Del Islam al Cristianismo, págs. 12 y ss.) [10] Pirenne, op. cit. [11] Le Goff, op. cit., pgs. 116-117 [12] DRAE (http:/ / buscon. rae. es/ draeI/ SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2& TIPO_BUS=2& LEMA=medievalismo) [13] Persona versada en el conocimiento de lo medieval. DRAE (http:/ / buscon. rae. es/ draeI/ SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2& TIPO_BUS=2& LEMA=medievalista) [14] Honoré de Balzac El público está harto de España, del Oriente y de la historia de Francia al modo de Walter Scott. [15] Véase todo lo referente a El código da Vinci. [16] Wolfram Eberhard (1952) Conquerors and Rulers. Social Forces in Medieval China ISBN 978-90-04-00515-0; Early Medieval China (http:/ / www. aall. ufl. edu/ EMC/ ), revista historiográfica dedicada a la dinastía Han y el comienzo de la Tang; Bao Gan, Gabriel García-Noblejas Sánchez-Cendal, Ning Yao (2000) Cuentos Extraordinarios De La China Medieval, Madrid : Lengua de Trapo, ISBN 84-89618-47-X [17] Sociedad en el Japón medieval (http:/ / www. artehistoria. jcyl. es/ civilizaciones/ contextos/ 8657. htm), en Artehistoria. [18] Literatura granadina (http:/ / www. spanisharts. com/ books/ literature/ granada. htm) (referencia a la embajada de Ibn Jaldún en la corte de Castilla en 1363 y en la de Tamerlán en 1401). Ibn Jaldún: Auge y decadencia de los Imperios (http:/ / blogs. periodistadigital. com/ jeronimopaez. php/ 2006/ 05/ 30/ ibn_jaldun_auge_y_decadencia_de_los_impe) (sobre Ibn Jaldún y su paralelismo con Ruy González de Clavijo). Vida y hazañas del Gran Tamorlán, con la descripción de las tierras de su imperio y señorío, de Ruy González de Clavijo (español moderno) (http:/ / www. cervantesvirtual. com/ servlet/ SirveObras/ 12593175330140403087846/ ) en Cervantesvirtual. [19] Texto seleccionado por Claudio Sánchez Albornoz y Aurelio Viñas (1929) Lecturas de Historia de España, Madrid, p. 24 (http:/ / www. cervantesvirtual. com/ historia/ textos/ medieval/ alta_edad_media1. shtml), citado en Cervantesvirtual. [20] Texto del poema (http:/ / www. elinconformistadigital. com/ modules. php?op=modload& name=News& file=article& sid=987& mode=& order=0). El tema fue convertido en novela por John Maxwell Coetzee. Esperando a los bárbaros (Traducción de Concha Manella y Luis Martínez Victorio), Debolsillo: Barcelona, 2004 Comentario de la novela (http:/ / www. cafedeartistas. com/ estanteria/ e_barbaros. htm). [21] José Marín Riveros El problema bárbaro (http:/ / www. geocities. com/ milan313/ barbaro. html). [22] Marco Bussagli Comprender la arquitectura Madrid: Susaeta, ISBN 84-305-4483-6 pg. 116 [23] Anderson, Perry (1986) Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo, Madrid: Alianza ISBN 84-323-0355-0; Fernández, Llorens, Ortega y Roig (1986) Occidente, Barcelona: Vicéns Vives ISBN 84-316-2407-8 [24] Jean Daniélou y otros (1982) Nueva historia de la Iglesia Ediciones Cristiandad, ISBN 84-7057-038-2 pg. 542 (http:/ / books. google. es/ books?id=j1pn_4kuliYC& pg=PA542& lpg=PA542& dq="renacimiento+ visigodo"& source=web& ots=dQrBY5Dw5M& sig=-yQ7Q_LGdplB_JsCJRyRwCQtwYU& hl=es& sa=X& oi=book_result& resnum=9& ct=result). En el ámbito hispánico resultan ya clásicos los estudios de Manuel Díaz y Díaz referidos a las transformaciones en la educación de las élites y al renacimiento visigodo (en Gerardo Rodríguez, reseña de (http:/ / www. scielo. org. ar/ scielo. php?script=sci_arttext& pid=S0327-50942005000100015) Rosamond McKitterick (ed.) (2002) La alta Edad Media. Europa 400-1000, Barcelona, Crítica; en Temas Mediev. v.13 n.1 Buenos Aires ene./dic. 2005. [25] Santa Úrsula y las Once Mil Vírgenes (http:/ / ec. aciprensa. com/ s/ sanursu. htm) [26] Hóman, B. y Szekfű, Gy. (1935). Magyar Történet. Budapest, Hungría: Király Magyar Egyetemi Nyomda. [27] Pálsson, Hermann (1971). Pinguin Classics. ed. Hrafnkel's Saga and Other Icelandic Stories. ISBN 0-14-044238-3. [28] No así la de Alejandría, que sobrevivió incluso al asesinato de Hipatia (415). El museo de Alejandría y la biblioteca de Alejandría habían sufrido muchas vicisitudes, como incendios y terremotos, y el Serapeum fue mandado derribar por el patriarca Teófilo en 391, aunque sus fondos, saqueados y desperdigados, sobrevivieron hasta la invasión musulmana (634), en que el califa Omar protagonizó otra célebre ofensa: Los libros de la Biblioteca o bien contradicen al Corán, y entonces son peligrosos, o bien coinciden con el Corán, y entonces son redundantes, citado en Curiosidades de la Ciencia de Leonardo Moledo (http:/ / www. portalplanetasedna. com. ar/ ciencia/ ciencia3. htm). [29] O bello sudario, o buen sudario. Procopio, en su Historia secreta reproduce así las palabras de Teodora:Quien ha recibido el poder soberano no debe vivir si se lo deja quitar. Tú César, si quieres huir, nada es más fácil... en cuanto a mí, Dios no permita que abandone la púrpura y aparezca en público sin ser saludada como emperatriz. Aprecio mucho esta antigua sentencia: "La púrpura es un glorioso sudario".

77

Edad Media (Citado por Pilar Benejam, Horizonte, pg. 106 (http:/ / books. google. es/ books?id=xPB_jvo8nA0C& pg=PA106& lpg=PA106& dq=púrpura+ sudario+ Justiniano+ Teodora& source=web& ots=3vdUksl2qB& sig=dJ5EMTvi6ie-Klnv0AYRan51-Qo&hl=es&sa=X&oi=book_result&resnum=2&ct=result))
[30] Arnold J. Toynbee (1971) Ciudades en marcha, Madid: Alianza pg. 64 ISBN 84-206-9253-0 [31] La Pronoia (http:/ / imperiobizantino. wordpress. com/ 2007/ 06/ 30/ la-pronoia/ ), en Imperio bizantino. Historia de Bizancio enfocada principalmente en el período de los Comnenos. [32] Pirene, op. cit. [33] Cf. Las mil y una noches en Wikisource [34] Ziauddin Sardar, Science in Islamic philosophy (http:/ / www. cgcu. net/ imase/ islam_science_philosophy. htm) [35] Le Goff op. cit., pgs. 25-27 [36] Berta Raposo Fernández (1999) Textos alemanes primitivos: La edad media temprana alemana en sus testimonios literarios, pg. 12 (http:/ / books. google. com/ books?id=Q3NRNow5UsoC& pg=PA12& lpg=PA12& dq="carlomagno+ aprendió+ a+ escribir"& source=web& ots=dLo3_YYvh0& sig=oLwrkxEYYjBXfnyiCzxXHGXZobQ& hl=es& sa=X& oi=book_result& resnum=1& ct=result#PPA13,M1) Universitat de València. ISBN 978-84-370-4049-3 [37] Guy Fourquin (1977), Señorío y feudalismo en la edad media, Madrid: EDAF. ISBN 84-7166-347-3 [38] Es la tesis principal de Perry Anderson op. cit.. Es comentada y criticada por Gregory Elliott (2004) Perry Anderson: El laboratorio implacable de la historia Universitat de València, ISBN 84-370-5935-6 pg. 144 (http:/ / books. google. com/ books?id=7WAIJPBUoG8C& pg=PA144& lpg=PA144& dq="sÃntesis+ feudal"& source=web& ots=dtrSfByxH5& sig=7aYxyEzoZxmvaS7Rk3su905chrA& hl=es& sa=X& oi=book_result& resnum=7& ct=result#PPA144,M1). La expresión síntesis feudal es utilizada habitualmente en ese sentido: Bisso y otros Occidente y su legado. Una historia. Volumen I. Desde las primeras civilizaciones a la crisis del mundo medieval ISBN 987-9164-80-6 reseña (http:/ / www. editorialtemas. com. ar/ libro. php?id_libro=44) [39] Witold Kula Teoría económica del sistema feudal; Perry Anderson, op. cit. [40] Voces coto redondo, señorío y serna, en Diccionario Temático de la Enciclopedia de historia de España, Miguel Artola (dir.), pgs. 370-371 y 1086-1089 [41] Platón, siguiendo un esquema triádico de tradición indoeuropea, plantea en sus diálogos (por ejemplo en Fedro y en República) una sociedad en la que los trabajadores (representantes de la virtud cardinal de la templanza) sostienen a los guerreros que les defienden(fortaleza) y a los filósofos que les gobiernan (prudencia), y su conjunto en armonía produce la obtención final de la justicia. [42] Véanse los textos citados en Estamento. Fuentes: De consolatione Philosophiae, citado por CONSTABLE, G.,The orders of society. Three Studies in Medieval Religious and Social Thought. Cambridge, 1995, pp 267 y sigs. Institutes of Polity (1008-1010), citado por NICCOLI, O.. I sacerdoti, i guerrieri, i contadini. Storia di un'immagine della società. Milán, 1979, pg 13. GELABERT GONZÁLEZ, Juan Eloy. El control de la economía, pg. 591, cap. 7 de Historia de Europa, dir ARTOLA, Miguel, Espasa-Calpe, Madrid, 2007. ISBN 978-84-670-2630-6. Sobre el origen de la división entre oratores, bellatores y laboratores (en francés) leforumcatholique (http:/ / www. leforumcatholique. org/ print. php?num=231028). Gesta episcoporum cameracensium (1024). Carmine ad Robertum regem (1027-1031). SERVERAT, Vincent: La Pourpre et la glèbe. Rhétorique des états de la société dans l'Espagne médiévale (ELLUG : Grenoble, 1997), sobre todo p. 75-124.; mismo autor: Sobre algunas tríadas sociales en la Hispania medieval : de Isidoro de Sevilla a Rodrigo Sánchez de Arévalo, Revista de Literatura Medieval 19 (2007), sobre todo p. 208-218. ALVARADO PLANAS, Javier: De la ideología trifuncional a la separación de poderes (UNED : Madrid, 1993). Partida 2, título XXI, introducción. [43] Arnold Hauser Historia social de la literatura y el arte [44] La identificación entre clero y nobleza como privilegiados, y el papel clave de los votos, era evidente en el momento de su supresión durante la Revolución francesa, y se explicitó en los debates de la Asamblea (decreto del 13 de febrero de 1790), comentados en De la convocación a la revolución. La Constitución francesa de 1791 (http:/ / www. antorcha. net/ biblioteca_virtual/ derecho/ convocacion/ convocacion_19. html) de Chantal López y Omar Cortés. Lo mismo ocurrió en el caso español: Secularización: Estado e iglesia en tiempos de Gómez Farias (http:/ / www. iih. unam. mx/ moderna/ ehmc/ ehmc10/ 125. html), de Anne Staples, Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, Álvaro Matute (editor), México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, v. 10, 1986, p. 109-123 [45] Etimológicamente humilior significa los más humildes, los más pobres. Humilis, -e Adjetivo. Humilde; pobre. Breve vocabulario latín-castellano: H (http:/ / lenguayliteraturalatina. blogspot. com/ 2007/ 11/ breve-vocabulario-latn-castellano-h. html). El humilior es el que se encuentra rebajado en tierra (ad humun). Humillarse es rebajarse porque se supone que la tierra es lo más bajo (infima) que hay en el mundo. El mismo origen tiene humor (humildad), según Marcus Terentius Varro, De Lingua Latina, traducción de Manuel Antonio Marcos Casquero, Anthropos 1990 ISBN 84-7658-238-2 Pg.19 (http:/ / books. google. es/ books?id=R0ZtTmVphxkC& pg=PA19& lpg=PA19& dq=humilior+ humilde& source=web& ots=arsb3o_Frb& sig=JOIzqAS0LChPZN-hC2Nc8-Ebnv4& hl=es& sa=X& oi=book_result& resnum=1& ct=result#PPA19,M1). Honestior significa los más honestos, los más honrados: Honestior, -ius Adjetivo en grado comparativo de “honestus”. Honestus, -a, -um Adjetivo. Honesto, honrado. [46] La novela de Ken Follett Los pilares de la tierra refleja ese ambiente. [47] Pierre Riché, Gerbert d'Aurillac, le pape de l'an mil, Paris, 1987. Riché, Pierre (1990). Gerberto, el Papa del año mil. Editorial Nerea. ISBN 978-84-86763-45-9. [48] Donald K. Yeomans (1998). « Great Comets in History (http:/ / ssd. jpl. nasa. gov/ ?great_comets)». Jet Propulsion Laboratory. Consultado el 15-03-2007.

78

Edad Media
[49] Le Goff, op. cit., especialmente pg. 20 y capítulo 7 El imaginario religioso de la Edad Media. Ángeles y demonios, santas y santos, lo maravilloso, dragones y hadas, pgs. 95-105 [50] Umberto Eco (2004) Historia de la Belleza, Barcelona:Lumen, ISBN 84-264-1468-0, pg. 121 [51] Georges Duby (1987) Atlas histórico mundial, Madrid: Debate, ISBN 84-7444-349-0 [52] Dos traducciones al castellano: (http:/ / www. geocities. com/ Vienna/ Choir/ 7652/ carmina/ texto. htm) (http:/ / webs. ono. com/ jgarciailla/ doc/ carmina. pdf) [53] Sátiras contra el rústico y fiestas carnavalescas, en Umberto Eco (2007) Historia de la Fealdad, Barcelona: Lumen ISBN 978-84-264-1634-6, pgs. 137. [54] Citado por E. Pablo Molina El latido impetuoso de la letra. Violencia y Literatura en algunos textos hispanoamericanos (http:/ / www. elhilodeariadna. org/ articulos/ volumen9/ art03_letras_completo. asp) [55] Umberto Eco, op. cit. pg. 137 y 140. [56] Umberto Eco op. cit., pg. 135. El tema de la risa en la Edad Media ha sido tratado también por Eco en su novela El nombre de la rosa. [57] Fernando Garcés, Historia del mundo sin los trozos aburridos (http:/ / books. google. es/ books?id=aGRGmAhERlkC& pg=PA114& dq=alt+ viejo+ baja+ edad+ media& hl=es& ei=XdC4TJSfMcKEOpes4IsN& sa=X& oi=book_result& ct=result& resnum=2& ved=0CDAQ6AEwAQ#v=onepage& q=alt viejo baja edad media& f=false), Ariel, 2009 ISBN 84-344-8807-8, pg. 114. Cita también a Jacques le Goff (véase, por ejemplo En busca de la edad media (http:/ / books. google. es/ books?id=5OK0Pe9UylsC& pg=PA43& dq=Le+ goff+ en+ busca+ de+ la+ edad+ media+ alt& hl=es& ei=x5u5TOf7OM3KswaQkqyrDQ& sa=X& oi=book_result& ct=result& resnum=1& ved=0CCgQ6AEwAA#v=onepage& q& f=false), Paidós, 2003, ISBN 84-493-1477-1, pg. 43 [58] Basándose en una teoría de Eugenio D'Ors se ha aplicado esta idea a los periodos del Arte griego: constructivo=arcaico, pleno=clásico y decadentes=helenístico; y veía paralelismos en el Renacimiento: Quattrocento-Cinquecento-Manierismo; o en otros periodos: Barroco tenebrista-Barroco triunfante-Rococó; Neoclasicismo-Romanticismo. [59] Salustiano Moreta (1978) Malhechores feudales. Violencia, antagonismos y alianzas de clases en Castilla, siglos XIII-XIV Madrid : Catedra, ISBN 84-376-0129-0. Una selección del texto en Señores contra labradores: el malhechor-feudal en la literatura (http:/ / www. geocities. com/ urunuela23/ moreta/ moreta. htm). El ascenso de la nobleza. Resistencia antiseñorial. (http:/ / www. artehistoria. jcyl. es/ histesp/ contextos/ 6206. htm) en Artehistoria. También desarrolla la idea Duby, op. cit. [60] Si las ciudades y la burguesía son una contradicción inherente al sistema feudal en su dinamismo, o algo extraño y externo al modo de producción feudal, es un debate clásico de la historiografía materialista, expuesto en Rodney Hilton, op. cit.. Una visión irónica de esta dinámica se encuentra en la parodia de estudio de economía histórica El papel de las especias (y de la pimienta en particular) en el desarrollo económico de la Edad Media, en Allegro ma non troppo, de Carlo Cipolla (1988, ed. española de 1991), Barcelona:Crítica Drakontos ISBN 84-7423-509-X [61] A partir del siglo IX las Bimaristan entregaban diplomaturas de medicina a estudiantes que realizaban prácticas hospitalarias para ejercer profesionalmente como médicos. John Bagot Glubb Quotations on Islamic Civilization (http:/ / www. cyberistan. org/ islamic/ quote2. html):En tiempos de Mamun, las escuelas de medicina fueron extremadamente activas en Bagdad. El primer hospital público gratuito fue abierto en Bagdad durante el califato de Harun Al-Rashid. Al desarrollarse este sistema, médicos y cirujanos fueron requeridos para impartir lecciones en la escuela de médicos, y entregaban diplomas a aquellos a los que consideraban cualificados para practicar la medicina. El primer hospital en Egipto fue abierto en 872, y a partir de entonces saltaron a todo lo largo y ancho del Imperio, desde Al-Andalus hasta Persia.

79

La Universidad de Al Karaouine (Fez, Marruecos, 859) es considerada la más antigua del mundo (The Guinness Book Of Records, Published 1998, ISBN 0-553-57895-2, P.242). La primera universidad completa sería la Universidad Al-Azhar (El Cairo, Egipto, siglo X), que ofrecía una amplia variedad de graduaciones académicas, incluyendo estudios de post-grado.
[62] HASKINS, Charles H., Rennaisance of the twelfth Century, 1927, p. 358 [63] *Thomas Woods, How the Catholic Church Built Western Civilization (Washington, DC: Regenery, 2005), ISBN 0-89526-038-7 [64] Texto latino (http:/ / www3. ub. uni-freiburg. de/ index. php?id=3035#capii) [65] Texto latino (http:/ / www. corpusthomisticum. org/ sth1002. html). Texto castellano (http:/ / hjg. com. ar/ sumat/ a/ c2. html). [66] island in the sea of feudalism cita -sin indicar la fuente- R. J. A. White (1967) A Short History of England Cambridge University Press, ISBN 0-521-09439-9, pg. 53 (http:/ / books. google. es/ books?id=7b9bqirm4WcC& pg=PA53& lpg=PA53& dq="in+ the+ sea+ of+ feudalism"& source=web& ots=8kUZzDpqcT& sig=ZZ59byq3-xHHGrPldYCnggsJB8U& hl=es& sa=X& oi=book_result& resnum=2& ct=result#PPA53,M1) [67] Un ejemplo de esta utilización nos lo ofrecen quienes citan (descontextualizando sus circunstancias históricas) el conocido refrán alemán, «El aire de la ciudad os hará libres», como corroboración de la tesis ideológica que atribuye a la ciudad, en general, la capacidad de conseguir que un sujeto de la especie humana pueda alcanzar la libertad, es decir, sin tener en cuenta que el refrán citado se formula en el proceso de transformación del sistema feudal en el sistema constituido por las ciudades burguesas de la baja edad media.

Gustavo Bueno, Sobre la educación para la ciudadanía democrática (http:/ / www. nodulo. org/ ec/ 2007/ n062p02. htm), en catobeplás.
[68] Jn 8,32 [69] El siervo huido se consideraba libre de retornar con su señor si conseguía domiciliarse en una corporación urbana por un año y un día. R. J. A. White, op. cit., pg 54

Edad Media
[70] La liga hanseática (http:/ / www. hispamar. com/ PAG_HISPAMAR/ PROA/ 135/ PAGINA7. htm) en Proa a la mar, nº 135. [71] Otros consulados, como Perpiñán y Malta, se abren ya en el siglo XVII. Enciclopedia General del Mar. Ediciones Garriga Barcelona (1957) [72] Michel Mollat y Philippe Wolff (1970) Edición española de 1979 Uñas azules, Jacques y Ciompi. Las revoluciones populares en Europa en los siglos XIV y XV, Madrid: Siglo XXI ISBN 84-323-0232-5 [73] Eugenia Rico La tierra de los cátaros (http:/ / www. elmundo. es/ viajes/ 2002/ 14/ 1038926039. html), El Mundo, especial viajes, diciembre de 2002. La escena novelada por Sophy Burnham (2003) El Tesoro de Montsegur México: Ediciones B ISBN 84-666-1096-0 pg. 43 (http:/ / books. google. com/ books?id=LHsbpXWa9xkC& pg=PA43& lpg=PA43& dq="Cómo+ distinguiremos+ a+ los+ herejes+ de+ los+ católicos"& source=web& ots=h-AD5iQ7dK& sig=d5z0iwp7AG_wNwc2jXJXHAtzoY8& hl=es& sa=X& oi=book_result& resnum=1& ct=result#PPA44,M1) [74] Le Goff, op. cit., pgs. 40-41 y pg. 50 [75] Toynbee op. cit. [76] Francisco Tomás y Valiente y otros (1996) Autonomía y soberanía. Una consideración histórica (http:/ / 209. 85. 129. 104/ search?q=cache:FmOL-1KaGtsJ:www. scielo. cl/ scielo. php?pid=S0716-54551999002100056& script=sci_arttext+ rex+ est+ imperator+ in+ regno+ suo& hl=es& ct=clnk& cd=1& gl=es), Madrid: Marcial Pons; citado en Revista de estudios histórico-jurídicos nº 21, Valparaíso 1999 ISSN 0716-5455 [77] Valdeón, op. cit, especialmente La época de las ideas universales. El pontificado y el imperio. Las Cruzadas. Capetos y Angevinos, pg. 131-157. [78] Texto en latín (http:/ / www. vatican. va/ archive/ bible/ nova_vulgata/ documents/ nova-vulgata_nt_evang-lucam_lt. html) en la Nova Vulgata. [79] Para toda la sección Le Goff, op. cit., pgs. 80-87; la cita en cursiva, de Agustín Rico Mansilla En torno a Gonzalo de Berceo: Los "milagros de Nuestra Señora" y el culto a la Virgen, de donde también es esta cita:Casi todos los historiadores que han estudiado el tema están de acuerdo en un punto: En Europa, los siglos XII y XIII marcaron el auge de uno de los fenómenos más interesantes del cristianismo, el culto a la Virgen María (Gerli,1988). Hasta ese momento, la devoción a la Virgen, aun existiendo, había sido algo de importancia menor en la Iglesia. Hilda Graef (1967), desde la más estricta ortodoxia católica, considera al siglo XII como la edad de oro de la mariología. Y Atienza (1991) estima que el culto a María en el occidente cristiano estalló masivamente a finales del siglo XI, se expandió a lo largo de los siglos XII y XIII y se estabilizó, pero con una implantación popular cada vez más amplia, a partir del siglo XIV.

80

Véase también una perspectiva más tradicionalista en el artículo Devoción a la Santísima Virgen María (http:/ / ec. aciprensa.com/d/devocionmaria.htm) de la Enciclopedia Católica.
[80] Juan Martín Velasco Diccionario de Mariología Págs. 580-582: Paganismo y devoción a María (http:/ / www. mercaba. org/ FICHAS/ MARÍA/ paganismo_devocion_maria. htm); también Agustín Rico Mansilla op. cit.

parece casi seguro que la consideración y aceptación por la Iglesia del protagonismo mariano en el misterio de la Encarnación fue evolucionando progresivamente desde el siglo II hasta el V (Concilio de Efeso), pero no puede afirmarse con seguridad que se difundiera entre la gran masa de fieles y, menos aún, que fuese objeto de un culto generalizado. Por otra parte, conviene recordar que la liturgia católica fue sustituyendo muy lentamente a los primitivos cultos precristianos, los cuales tardaron varios siglos en olvidarse; aún se pueden rastrear en muchas fiestas actuales de base pagana. Hemos visto que el estudio de las festividades dedicadas a María aporta algunos datos: En la Iglesia oriental solo se tiene noticia de una fiesta anterior al siglo V: la "Conmemoración de Santa María": y, a principios del siglo VI, la del "Tránsito de la Virgen". Sorprendentemente, en la Iglesia romana no se conocen fiestas marianas hasta el siglo VII, lo qué induce a pensar que la evolución fue bastante más lenta.
[81] Georges Duby (1996) Damas del siglo XII, Madrid, Alianza; especialmente María Magdalena (editado como separata: ISBN 84-206-4699-7) [82] Martine Charageat y Miguel Ángel Motis Dolader Sexo. Edad Media y Renacimiento. Diferentes maneras de vivir el matrimonio y la sexualidad en las comunidades cristianas y en las hebreas (http:/ / www. vallenajerilla. com/ berceo/ florilegio/ florilegio/ cristianosyjudios. htm), en Florilegio medieval, Biblioteca Gonzalo de Berceo. [83] Adeline Rucqoi La mujer en la Edad Media. El renacimiento terminó con las conquistas femeninas de los siglos XI al XIII (http:/ / www. vallenajerilla. com/ berceo/ florilegio/ rucquoi/ mujermedieval. htm) en Florilegio Medieval, Biblioteca Gonzalo de Berceo. [84] Uta Ranke-Heinemann La mujer según Tomás de Aquino (http:/ / www. vallenajerilla. com/ berceo/ utaranke/ mujer. htm), en Florilegio Medieval, Biblioteca Gonzalo de Berceo. [85] Duby, op. cit. [86] Es la tesis que defiende el historiador Kenneth Clark en Civilization, un prestigioso documental televisivo de la BBC, de la que se publicó también un libro. [87] Huizinga op. cit.. Aragonés y castellano en el ocaso de la Edad Media ISSN 0213-2486, Nº 10-11, 1993, pags. 51-84 Promotores, arquitectos y talleres en el ocaso de la Edad Media María Victoria Herráez Ortega, Gerardo Boto Varela, 2004, ISBN 84-9773-161-1). En la Historia De Las Ideas Políticas de Jean Touchard se le da a esta periodización un valor comparativo con las demás: Capítulo III: La Alta

Edad Media
Edad Media: un empirismo hierocrático (siglos V a X). Capítulo IV: La Edad Media: el poder pontificio entre los antiguos (siglos XI a XIII). Capítulo V: El ocaso de la Edad Media (siglos XIV y XV). Reseña de la 6ª edición (http:/ / www. agapea. com/ libros/ Historia-de-las-ideas-politicas-isbn-8430943552-i. htm) (2006) ISBN 84-309-4355-2. [88] Santos Madrazo Madrazo (1969) Las dos Españas. Burguesía y nobleza, los orígenes del precapitalismo español Editorial Z Y X. [89] Arqueros en la Edad Media (http:/ / www. arc3d. net/ doc. php?op=noticia3& id=24) [90] Ernesto Ferrero Barbablú. Gilles de Rais y el ocaso de la Edad Media. La historia verdadera que anticipó en cuatrocientos años las fantasias más perversas del marqués de Sade (http:/ / www. ernestoferrero. it/ esp/ testo_completo. asp?IDARTICOLO=52). [91] Liber Psalmorum 115:1 (http:/ / www. vatican. va/ archive/ bible/ nova_vulgata/ documents/ nova-vulgata_vt_psalmorum_lt. html#PSALMUS 115) en Vatican.va. Fragmento de la película (http:/ / www. youtube. com/ watch?v=ewbuPY3uGQ4) Enrique V de Kenneth Branagh (subtítulos en francés). [92] Arnold Hauser Historia social de la literatura y el arte.

81

Bibliografía
• Anderson, Perry (1979). Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo. Madrid: Siglo XXI. ISBN 84-323-0355-0. • Duby, Georges (1976). Guerreros y Campesinos. Desarrollo inicial de la economía europea (500-1200). Trotta. ISBN 84-323-0229-5. • Fourquin, Guy (1977). Señorío y feudalismo en la edad media. Madrid: EDAF. ISBN 84-7166-347-3. • Gilson, Étienne (2007). La filosofía en la Edad Media: desde los orígenes patrísticos hasta el fin del siglo XIV. Versión española de Arsenio Pacios y Salvador Caballero. Madrid: Gredos. ISBN 978-84-249-2861-2. • Le Goff, Jacques (2007). La Edad Media explicada a los jóvenes. Barcelona: Paidos. ISBN 978-943-1988-4. • Heers, Jacques (2000). La invención de la Edad Media. Trotta. ISBN 978-84-8432-032-6. • Hilton, Rodney (ed., artículos de Maurice Dobb, Karl Polanyi, R. H. Tawney, Paul Sweezy, Kohachiro Takahashi, Christopher Hill, Georges Lefebvre, Giuliano Procacci, Eric Hobsbawm y John Merrington) (1976, 1977 en español). La transición del feudalismo al capitalismo. Barcelona: Crítica. ISBN 84-7423-017-9. • Huizinga, Johan (2006). El otoño de la Edad Media. Torre de Goyanes. ISBN 978-84-95101-36-5. • Pernoud, Régine (1986). ¿Qué es la Edad Media?. Magisterio Español. ISBN 978-84-265-2512-3. • Pirenne, Henri. Mahoma Y Carlomagno. Madrid: Alianza. ISBN 978-84-206-2214-9. • Romano, Ruggiero y Tenenti, Alberto (1971). Los fundamentos del mundo moderno. Edad Media tardía, Renacimiento, Reforma. Madrid, Siglo XXI. Depósito Legal M. 23.301-1970. • Valdeón Baruque, Julio y García de Cortázar, José Ángel, en Fernández Álvarez, Manuel; Avilés Fernández, Miguel y Espadas Burgos, Manuel (dirs.) (1986). Gran Historia Universal (volúmenes 11, 12 y 13). Barcelona: Club Internacional del Libro. ISBN 84-7461-654-9.

Enlaces externos
• Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Edad MediaCommons. Centros de investigación • Departament d'Història Medieval, Paleografia i Diplomàtica. Universitat de Barcelona. (http://www.ub.es/ medieval/) (en catalán) • Cuadernos de Historia Medieval. Universidad Autónoma de Madrid. (http://www.uam.es/departamentos/ filoyletras/hmedieval/especifica/cuadernos/) Área de Historia Medieval. (http://www.uam.es/departamentos/ filoyletras/hmedieval/) • Enlaces a webs de interés. Departamento de Historia Medieval. Universidad Complutense de Madrid. (http:// www.ucm.es/info/media/) • Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas. Universidad de Salamanca. (http://www.la-semyr.es/ presentacion.html) • Departamento de Historia Medieval. Universidad de Sevilla (http://departamento.us.es/dhmcthus/) • Revista d'Història Medieval (http://centros.uv.es/web/departamentos/D210/index.htm?content=general/ index.htm&frame=adicional/indice.xml?id=E125), Departamento de Historia Medieval. Universidad de

Edad Media Valencia. (http://centros.uv.es/web/departamentos/D210/castellano/) • Departamento de Estudios Medievales. CSIC. (http://www.imf.csic.es/web/esp/dptos/ depto-estudios-presentacion.asp) • Instituto de Historia Antigua y Medieval "Prof. José Luis Romero" (http://www.filo.uba.ar/contenidos/ investigacion/institutos/historiaantiguaymedieval/publicaciones.htm), Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. (http://www.filo.uba.ar/) Artehistoria • • • • Alta Edad Media. (http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/cont4.htm) Plena y Baja Edad Media. (http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/cont5.htm) Vida cotidiana en la Alta Edad Media. (http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/916.htm) Vida cotidiana en la Plena y Baja Edad Media. (http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/1334.htm)

82

Biblioteca Gonzalo de Berceo • Página principal (http://www.vallenajerilla.com/berceo/) • Florilegio medieval (http://www.vallenajerilla.com/berceo/florilegio/portada.htm) • VIDA COTIDIANA EN LA EDAD MEDIA (Actas VIII Semana de Estudios Medievales, Nájera 1997) (http:// www.vallenajerilla.com/berceo/actasVIII/indice.htm) Liceus • • • • • • • • • • • • • Repertorio de fuentes de la Edad Media (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0241.asp) Bibliografía general sobre la edad media (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0236.asp) Bibliografía sobre economía medieval (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0235.asp) Bibliografía sobre el mundo rural en la edad media (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0239. asp) Bibliografía sobre concejos y ciudades (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0232.asp) Bibliografía sobre señoríos y feudalismo (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0242.asp) Bibliografía sobre sociedad medieval (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0243.asp) Bibliografía sobre cultura medieval (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0233.asp) Bibliografía sobre derecho medieval (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0234.asp) Bibliografía sobre la Iglesia en el medievo (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0237.asp) Bibliografía sobre instituciones medievales (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0238.asp) Bibliografía sobre pueblos germánicos (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0240.asp) Bibliografía sobre Al-Andalus (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/his/03/01/0231.asp)

Foros y blogs • • • • MedWeb (http://www.geocities.com/milan313/MEDWEB.HTML) Medievalismo.org (http://www.medievalismo.org) Medievalum.com (http://www.medievalum.com) The Middle Ages Trust (http://members.aol.com/tmatrust/home.html) (en inglés)
Predecesor: Edad Antigua Edad Media 476-1492 Sucesor: Edad Moderna

Historia del capitalismo

83

Historia del capitalismo
La historia del capitalismo ha sido objeto de grandes debates sociológicos, económicos e históricos desde el siglo XIX. El comercio existe desde que surgió la civilización, pero el capitalismo como sistema económico no apareció hasta el siglo XVI en Inglaterra, en sustitución del feudalismo. Según Adam Smith, los seres humanos siempre han tenido una fuerte tendencia a "realizar trueques, cambios e intercambios de unas cosas por otras". De esta forma al capitalismo, al igual que al sistema de precios y la economía de mercado, se le atribuye un origen espontáneo o natural dentro de la edad moderna.[1] Este impulso natural hacia el comercio y el intercambio fue acentuado y fomentado por las Cruzadas que se organizaron en Europa occidental desde el siglo XI hasta el siglo XIII. Las grandes travesías y expediciones de los siglos XV y XVI reforzaron estas tendencias y fomentaron el comercio, sobre todo tras el descubrimiento del Nuevo Mundo y la entrada en Europa de ingentes cantidades de metales preciosos Fernand Braudel sitúa los orígenes del capitalismo en la Edad Media, provenientes de aquellas tierras. El orden económico en algunas pequeñas ciudades comerciantes. resultante de estos acontecimientos fue un sistema en el que predominaba lo comercial o mercantil, es decir, cuyo objetivo principal consistía en intercambiar bienes y no en producirlos. La importancia de la producción no se hizo patente hasta la Revolución industrial que tuvo lugar en el siglo XIX. Sin embargo, ya antes del inicio de la industrialización había aparecido una de las figuras más características del capitalismo, el empresario, que es, según Schumpeter, el individuo que asume riesgos económicos no personales. Un elemento clave del capitalismo es la iniciación de una actividad con el fin de obtener beneficios en el futuro; puesto que éste es desconocido, tanto la posibilidad de obtener ganancias como el riesgo de incurrir en pérdidas son dos resultados posibles, por lo que el papel del empresario consiste en asumir el riesgo de tener pérdidas o ganancias. El camino hacia el capitalismo a partir del siglo XIII fue allanado gracias a la filosofía del Renacimiento y de la Reforma Protestante. Estos movimientos cambiaron de forma drástica la sociedad, facilitando la aparición de los modernos Estados nacionales (y posteriormente el Estado de Derecho como sistema político y el liberalismo clásico como ideología) que proporcionaron las condiciones necesarias para el crecimiento y desarrollo del capitalismo en las naciones europeas. Este crecimiento fue posible gracias a la acumulación del excedente económico que generaba el empresario privado y a la reinversión de este excedente para generar mayor crecimiento económico, lo cual generó industrialización en las regiones del norte.

Historia del capitalismo

84

Orígenes de una civilización
El capitalismo medieval
Para Fernand Braudel (la Dinámica del capitalismo, 1985), el capitalismo es una "civilización" con raíces antiguas, ya habiendo conocido horas prestigiosas, tales como las grandes ciudades-estados comerciantes: Venecia, Amberes, Génova, Ámsterdam, etc. pero las actividades son minoritarias hasta el siglo XVIII. Werner Sombart (El capitalismo moderno, 1902) fecha la emergencia de la civilización burguesa y del espíritu de empresa en el siglo XIV, en Florencia. Comercio medieval
El gran canal de Venecia, por Turner (v. 1835).

Así como lo muestra Braudel, encontramos en la Edad media las primeras manifestaciones del capitalismo comercial en Italia y en los Países Bajos. El comercio marítimo con Oriente, en respuesta a las cruzadas, enriqueció a las ciudades italianas, mientras que en los Países Bajos, a la desembocadura del Rin, que hacía el lazo entre Italia y Europa del Norte, dominada por la Liga Hanseática. En las grandes ciudades, los vendedores de paños y de las sederías adoptan métodos capitalistas de gestión. Efectúan ventas al por mayor, establecen mostradores y venden sus productos en conjunto en las grandes ferias europeas. Se abastecen de materias primas tanto en Europa como en Levante. En esta época turbada de la Edad media, ajustan sus pagos por letras de cambio, menos peligrosas que el transporte de metales preciosos. De esta forma, lógicamente se desarrollan, en paralelo del capitalismo comercial, las primeras actividades bancarias del capitalismo financiero: depósitos, préstamos sobre prendas, letra de cambio, seguros para las embarcaciones. Estos capitalistas se enriquecen extendiendo su influencia económica sobre el conjunto de Occidente cristiano, creando así lo que Braudel llama una "economía-mundo". En su análisis, Braudel distingue la "economía de mercado" del capitalismo, este último constituyendo un tipo de "contra mercado". Según él, la economía de mercado (es decir la economía local en aquella época) está dominada por las reglas y los cambios leales, porque sometida a la competencia y a la transparencia relativa, el capitalismo intenta evitarlo en el comercio lejano con el fin de librarse de reglas y de desarrollar cambios desiguales como nuevas fuentes de enriquecimiento. Podemos observar que desde la Antigüedad, sistemas idénticos habían sido puestos en práctica por los fenicios, griegos, los Cartagineses y los romanos. Estos sistemas fueron marcados no obstante más por el imperialismo y el esclavismo que por el capitalismo. A través del mundo, otras formas de capitalismo comercial se desarrollaron de manera precoz en la época feudal (bajo la dinastía Ming en China por ejemplo).

Historia del capitalismo Vida urbana En las grandes ciudades especializadas de Europa, el artesanado, volcado esencialmente hacia la exportación, está dominado por los grandes comerciantes y pañeros, aunque las relaciones económicas entre artesanos y vendedores se emparientan en el salariado. Los comerciantes controlan a la vez la adquisición de materias primas río arriba y la venta de los productos terminados río abajo. La población urbana ya se diferencia en varias clases económicas distintas y ricas para algunos, pobres para otros. La ciudad de Florencia es el ejemplo perfecto: encontramos allí muy temprano a banqueros que desarrollan sucursales a través de Europa y esclavizan la industria en búsqueda de su provecho. Entre ellos grandes familias, tal es el caso de los Médicis, quienes crean las primeras relaciones "privilegiadas" entre el mundo de los negocios y el mundo político. También en este periodo el matematico Luca Pacioli fija las bases del comercio al crear los Estados Financieros en los que se fija la terminologia y la manera de calcular las relaciones comerciales básicas, por lo cual Florencia brillara durante mucho tiempo como el principal centro bancario de Europa. Aparición de las bolsas a finales de la Edad Media Según Fernand Braudel, la aparición de las primeras Bolsas ocurre en el siglo XIV en estas ciudades italianas donde el comercio es permanente (contrariamente a las ferias medievales que se celebran sobre períodos limitados) y donde se concentran lo esencial de las actividades financieras. Es no obstante la creación en 1409 de la Bolsa de Brujas, un hotel dedicado al intercambio de mercancías, letras de cambio y efectos de comercio, que marca un punto de inflexión en el desarrollo de las actividades financieras. El plaza se impone rápidamente gracias a la abertura de su puerto, gracias a la fama de sus ferias comerciales y gracias al clima de tolerancia y de libertad que aprovechan vendedores e inversionistas de todo origen. Son los mismos triunfos que permitirán luego a la plaza de Amberes (creada en 1460) desarrollarse al principio del Renacimiento. Se podía leer en su frontis: Ad usum mercatorum cujusque gentis ac linguae ("Para uso de los vendedores de todos los países y de todas lenguas").

85

Renacimiento y Reforma
La ética protestante Max Weber (en su obra La Ética protestante y el espíritu del capitalismo escrita en 1904/05) considera que la emergencia del capitalismo moderno data de la Reforma. Teniendo como base una acta sociológica, vincula el espíritu del capitalismo moderno a la mentalidad protestante y lo ve pues como el resultado de una evolución lenta nacida de la Reforma, y más generalmente de una evolución religiosa que se hace en el sentido de un "desencanto de la gente". Observamos por otra parte que formas esporádicas de capitalismo financiero habían sido desarrolladas desde hace mucho tiempo por los lombardos y los judíos, no sometidos a las coacciones religiosas del catolicismo. Es por otra parte a éstos últimos que Werner Sombart (El Capitalismo moderno) atribuirá el génesis del capitalismo moderno. Según Weber, el capitalismo occidental corresponde a la aparición de un espíritu nuevo, de una revolución cultural. Weber empleo entonces el término capitalismo moderno "para caracterizar la búsqueda racional y sistemática del provecho por el ejercicio de una profesión". Más que la riqueza, cuyo deseo no es nuevo, es el espíritu de acumulación que se impone como vector de ascensión social. Esta nueva ética se difunde gracias a la emergencia de nuevos valores: el ahorro, la disciplina, la conciencia profesional. Esta última permite por ejemplo la aparición de una élite obrera que, más allá del salario, se preocupa de la calidad de su obra. El trabajo se hace un fin en sí. En paralelo emerge un personaje emblemático, el empresario, que busca un éxito profesional provechoso a la sociedad en conjunto.

Historia del capitalismo El contexto favorable para esta evolución de los valores es el de la Reforma. Para Max Weber, la ética del oficio viene del luteranismo que anima a cada creyente a seguir su vocación, y que hace del éxito profesional un signo de elección divina. En efecto, los creyentes ordinarios, sabiendo que no tienen la maestría de su salvación (lógica de la predestinación), intentan ardientemente encontrar en su vida privada los signos de esta predestinación, como el éxito profesional, con el fin de atenuar su angustia enfrente de la muerte y frente del juicio que la sigue. Por otro lado el informe directo a Dios preconizado por la religión protestante acelera el proceso de "desencanto del mundo" (Suprimiendo el número de prácticas religiosas por ejemplo), lo que concurre a la emergencia de la racionalidad. Ya, Karl Marx había observado un proceso de desengaño escribiendo: "La burguesía (...) Ahogó los escalofríos sagrados del éxtasis religioso, del entusiasmo caballeresco, del sentimentalismo a cuatro céntimos en las aguas helados del cálculo egoísta." Manifiesto del Partido Comunista, 1848. Esta racionalización permite la aparición de nuevos dogmas que fundan el espíritu del capitalismo: "La repugnancia en el trabajo es el síntoma de la ausencia de gracia.", "El tiempo es precioso, infinitamente porque cada hora perdida es sustraída del trabajo que concurre a la gloria de Dios." Max Weber, La Ética protestante y el espíritu del capitalismo. Max Weber ilustra sus propósitos en un texto de Benjamin Franklin, revelador según él de las nuevas mentalidades: "El que pierde cinco chelines pierde no sólo esta suma, sino que también todo lo que habría podido ganar utilizándole en los asuntos, lo que constituirá una cantidad de dinero considerable, a medida que el hombre joven envejezca." Advice to a young tradesman, 1748. Las tesis de Weber han sido muy criticadas. El lazo entre el dogma de la predestinación y el espíritu del capitalismo es muy paradójico, debido a que un fiel tiene que buscar signos de elección mientras que el dogma afirma la predestinación como de de todas maneras impenetrable. Historiadores invalidan esta concomitancia de ambos fenómenos (Braudel por ejemplo, que fecha el capitalismo en un período anterior a la Reforma). El espíritu de innovación Según Lewis Mumford (Técnicas y civilizaciones, 1950), el sistema técnico del Renacimiento anuncia el futuro económico del mundo occidental. El siglo XV vive por ejemplo la puesta a punto de la imprenta en caracteres móviles (la "tipografía") de Gutenberg. Cuidadoso de preservar mientras puede los secretos de sus búsquedas, forzado a préstamos monetarios importantes, es en cierto modo el arquetipo de los futuros capitalistas. Su objetivo es responder a una petición insatisfecha: la petición de cultura de los espíritus cada vez menos analfabetos del Renacimiento. La Biblia de Gutenberg (1450–1454), una de las primeras Si era preciso hacer publicaciones en gran escala de producciones estandarizadas en gran número. libros mayores, rápidamente va a surgir la petición de realizar una producción más diversificada. La difusión de la Biblia a uso personal contribuye al vuelo de la Reforma, mientras que ésta aumenta a cambio la demanda. En parte permitida por los progresos de la metalurgia, la tipografía le abastece a cambio de desembocaduras. Interés por la mecánica, las primicias de la "standardización",

86

Historia del capitalismo producciones de grandes series, preocupaciones de la "productividad" y el espíritu de innovación... Si bien habrá que esperar para ver avances similares en la industria textil y así estimular el despegue industrial, la imprenta muestra bien que el mantillo del capitalismo es más antiguo. Respecto a la imprenta, Max Weber hace ver que ya existía desde hace mucho tiempo en China y seguramente en la India, pero como numerosas técnicas, heredadas a veces de la Antigüedad (la fuerza del vapor fue conocida por ejemplo en el Antiguo Egipto), debió esperar para poder insertarse en un conjunto de técnicas coherentes y complementarias para poder imponerse. No lo hizo por otra parte sin encontrar oposición, particularmente por parte de los copistas medievales. Hacia un nuevo sistema técnico El nuevo sistema técnico que surge en el Renacimiento permite la irrupción de ciertos principios del capitalismo moderno como el mejoramiento de la productividad, la economía de mano de obra, el aumento de la producción en volumen y su diversificación, e incluso la inversión. Se apoya en algunas innovaciones como el alto horno, la imprenta o el sistema biela-manivela, el aumento en potencia de los grandes sectores industriales (metalurgia, explotación minera) y la utilización corriente de una fuente de energía (hidráulica). Este sistema, que persistirá hasta mediados del siglo XVIII, arrastrará la adopción de un sistema social que servirá para sembrar el inicio de un capitalismo naciente y enterrar un régimen feudal que no habrá sabido inscribirse en esta mudanza en profundidad. El mercantilismo A partir del siglo XVI, el pensamiento económico ya no está dominado más por los teólogos, sino por los pensadores laicos que se preocupan en primer lugar de la fuerza del Estado: los mercantilistas. Con el fin de asegurar la expansión de la riqueza del Príncipe, los valores religiosos son olvidados. Poca importancia tiene que la usura sea un pecado o no, los gobernantes no se preocupan más que tal o cual política comercial no sea cristiana: solo cuenta la Razón de Estado. Este pensamiento no es el del capitalismo, visto que se preocupa sólo de la importancia de la fuerza del Estado y no del desarrollo de la riqueza particular. No obstante, primero porque contribuye eliminando los valores religiosos, luego porque puede encontrar interés en el desarrollo de los asuntos particulares, prepara las evoluciones futuras. A menudo la creación de monopolios por el Estado constituía un compromiso entre el enriquecimiento de los vendedores y el involucramiento de la fuerza pública en las actividades más lucrativas. Fue por ejemplo el caso de las diferentes Compañías de Indias. Evoluciones jurídicas y monetarias En el siglo XVII, Holanda adquiere importantes factorías en la India y desarrolla el comercio de las especias, de la pimienta en particular; se estableció en Japón y comercia con la China. Se hace el nuevo centro de la "economía-mundo" según Braudel. En 1602, funda la primera Compañía de las Indias Orientales: es la primera gran "sociedad por acciones". Sus dividendos a menudo ascendían 15, hasta 25%. De 3100 florines, las acciones subieron hasta los 17000 florines a finales del siglo. Estas acciones estuvieron sometidas a especulaciones incesantes, alimentadas por los rumores más infundados, incluso por campañas organizadas de desinformación. La Compañía emitió también obligaciones. La Compañía Británica de las Indias Orientales tomaría después el relevo y el modelo inspira la creación de compañías en la industria

87

Una «obligación» de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, emitida en 1623.

metalúrgica y textil, el papel, etc.

Historia del capitalismo

88

En paralelo, el flujo de oro desde las colonias de América permite a partir del siglo XVI una estimulación de los cambios, un perfeccionamiento de los métodos de pago y de las técnicas monetarias. Las primeras monedas divisionarias son golpeadas, las monedas fiduciarias vivirán una expansión importante, los primeros billetes aparecen. En el resto del mundo, los cambios quedan limitados por el uso de "monedas metálicas en la infancia".

Salida de los veleros de la Compañía holandesa de las Indias Orientales, por Hendrick Cornelisz (v. 1630–1640).

Holanda conoce también la primera burbuja especulativa de la Historia, la Tulipomanía. En los años 1630, el precio de los tulipanes vive una elevación fuerte, al alcanzar a veces la cebolla el precio de una casa burguesa. Cuando esto se volvió manifiestamente irracional, el primer crack de la Historia se produjo.

La emergencia del capitalismo
No obstante, la emergencia del capitalismo es asociada más a menudo con las primicias de la revolución industrial, y en particular al siglo XVIII. Las formas modernas de propiedad privada de los medios de producción y de salariado se desarrollan durante este período. Evolución de las relaciones sociales Durante el período artesanal, el capitalismo conoce formas anteriores a la fábrica o a la manufactura. La agricultura induce períodos de actividad débil (la temporada muerta sobre todo) El Síndico de los pañeros, por Rembrandt (1662). Obra de encargo, simboliza y los fabricantes de las ciudades se interesan tanto el éxito de la burguesía así como la pujanza de Ámsterdam rápidamente por esta mano de obra regularmente ociosa. El trabajo a domicilio, o "domestic system", va a desarrollarse. Les permite a los artesanos y fabricantes cederles en subcontacto una parte de su producción a las familias campesinas. En el marco más específico de "putting-out system", los empresarios abastecen a los trabajadores rurales (y siempre a domicilio) de materias primas, incluso instrumentos, luego vienen para recuperar a cambio de un salario el producto transformado, que será a veces terminado en los talleres urbanos. Este sistema tiene, por ejemplo, un interés superior en el marco de la producción textil. Si no se puede cualificar tales métodos de capitalistas, son muy anunciadoras de las futuras relaciones sociales entre empresarios y asalariados.

Historia del capitalismo Signos de declive del artesanado Las innovaciones de principios de la revolución industrial quedan accesibles a los pequeños artesanos (cf. imagen del "spinning-jenny" al lado) y todavía no requieren la concentración del capitalismo industrial. Asistimos sin embargo a las primeras grandes concentraciones esporádicas, sin lazo con el maquinismo vinculadas a producciones particulares, por ejemplo como la impresión sobre tela. Esta última necesita terrenos extendidos con el fin de blanquear las telas, piezas inmensas donde secarlos. Requiere herramientas diversificadas y complejas, y arrastra cantidades importantes de telas y colorantes. Tras esto, necesita la reagrupación de obreros especialistas en tareas distintas. Finalmente, las numerosas formas de producciones, todavía no mecanizadas, se llevan las primeras grandes concentraciones de capitales y de mano de obra.

89

El spinning-jenny de James Hargreaves, inventado en 1765, decuplicaba la productividad del hilandero; 20000 fueron vendidas antes de 1790.

La cuestión de la accesibilidad del capital a los más humildes es esencial en el análisis marxista. En efecto, Marx distingue dos formas diferentes de propiedad privada: la del trabajador que posee la fuerza de trabajo y la vende al capitalista y la burguesía que posee los medios de producción y emplea la fuerza de trabajo de los proletarios. La primera forma histórica corresponde al desarrollo del artesanado y de la pequeña agricultura. La segunda forma, vinculada a la apropiación de los medios de producción por la burguesía (o la nobleza), permite la aparición de la gran industria, las grandes propiedades agrícolas, del trabajador asalariado y pues del conjunto de los mecanismos que fundan el modo de producción capitalista. Apropiación de las tierras
Véase también: Tragedia de los comunes

En el campo, el sistema feudal perdura mucho tiempo (la servidumbre es abolida sólo en 1861 en Rusia, lo que lo hace un caso excepcional). En 1727, la Enclosure Act (Acta de campos cerrados) permite a los "lords" británicos apropiarse y cercar los campos. Antes, la propiedad volvía a los municipios, y los campos fueron explotados por el conjunto de los campesinos locales quienes juntos sacaban provecho de las cosechas. No obstante los primeros campos cerrados son más antiguos y datan del siglo XV. Los trastornos que provocan ya marcan los espíritus de la época: Tomás Moro ya denuncia en Utopía (1516) las consecuencias sociales de los balbuceos del capitalismo naciente y describe un mundo alternativo, un imaginario marcado por un estilo de vida que se emparienta con el comunismo. El proceso largo de cercado de campos y el impuesto de los derechos de propiedad sobre los campos va a crear una distinción nítida entre el propietario y el asalariado (los antiguos pequeños explotadores se hacen los asalariados de los "landlords"). Francia conoce en este campo un fenómeno diferente al principio del siglo XIX: el Código Civil de Francia, que dispersa las tierras entre los herederos en el momento de la defunción, frenando el desarrollo de las grandes propiedades del capitalismo agrícola.

Historia del capitalismo

90

En plena transición demográfica, esta apropiación es el hecho de un interés nuevo para el mundo agrario por parte de las élites británicas, que desean desarrollar una agricultura a alto rendimiento, y lucrativa, basándose en el modelo de Holanda y de Flandes. Esta apropiación conllevará inmediatamente una actividad e inversiones importantes, por el mismo hecho de la instalación de las cercas. Sobre el modelo de las Islas Británicas, la propiedad privada de las tierras se extiende a través de Europa y de las Américas, no sin encontrar oposiciones, particularmente morales: "El primero que, habiendo vallado un terreno, se le ocurrió decir: esto me pertenece, y encontró gentes lo suficientemente simples para creerle, fue el verdadero fundador de la sociedad civil. Cuántos crímenes, muertos, miserias y horrores no hubiera evitado al género humano el que, arrancando las estacas o rellenando el foso, hubiera gritado a sus semejantes: guardáos de escuchar a este impostor; estáis perdidos si olvidáis que los frutos son de todos y que la tierra no es de nadie"

Primera página de la edición original del Código Civil Francés de 1804.

Jean-Jacques Rousseau, Discursos sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad en los hombres. Segunda parte. 1755 La legitimidad histórica del capitalismo agrario esencialmente se encuentra en su efecto directo: la Revolución agrícola. Así como lo mostró Max Weber, la introducción de la idea de provecho individual permitió la emergencia del racionalismo en la producción, la fuente principal de la productividad: "Cuando los frutos de todos son y que la tierra no pertenece a nadie, la tierra produce sólo brezos y bosques." Jean-Baptiste Say Los progresos de la agricultura capitalista fueron necesarios para alimentar a una población y el crecimiento exponencial (lo que pasa en Gran Bretaña, la población aumenta de 6 a 18 millones entre 1750 y 1850) hacía temer a los más pesimistas (Thomas Malthus en particular) sobre un fin desastroso.

El advenimiento político del capitalismo
Según Braudel, el capitalismo puede establecerse profundamente sólo allí dónde las leyes se lo permiten y aseguran su desarrollo: "Hay condiciones sociales que empujan y le dan éxito al capitalismo. Éste exige cierta tranquilidad del orden social, así como una cierta neutralidad, o debilidad, o complacencia del Estado." La Dinámica del Capitalismo. La constitución de economías capitalistas tales como las conocemos supuso entonces importantes cambios legislativos que instauraban la propiedad privada del capital y un mercado del trabajo. Estos cambios son sólo la manifestación de la toma del poder en el seno del Estado por la burguesía, una de las etapas esenciales de la lucha de clases.

Historia del capitalismo Propiedad privada y medios de producción En Gran Bretaña, el voto del Enclosure Act marca el advenimiento de la propiedad privada del capital, es seguido en el siglo XIX de la liberalización del accionariado. En 1825, la Bubble Act, que limitaba el tamaño de las empresas, es revocado. En 1856, la creación de sociedades anónimas es liberada de toda coacción. Es el principio de la dominación de las teorías del laissez-faire (dejar hacer), deseando limitar la intervención del Estado en la economía: ideología difundida en Gran Bretaña por los autores de la escuela clásica inglesa.[2] En Francia, en respuesta a los movimientos revolucionarios de la capital, los castillos de los campos son asaltados a fines de julio de 1789 por los campesinos que discuten la propiedad señorial. En la noche del 4 de agosto de 1789, los privilegios de la nobleza son abolidos y la hacienda es abierta desde entonces a la burguesía, mientras que la desaparición de numerosos impuestos del Antiguo Régimen permite de (re)lanzar la inversión. El 26 de agosto, la propiedad privada, "bajo los auspicios del Ser supremo", es reconocida en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano como un derecho inalienable. En los Estados Unidos, desde la colonización, la propiedad privada de las tierras fue la regla. No obstante, la legislación americana pudo mostrarse muy favorable hacia los menos ricos y supo, gracias a la inmensidad del territorio, hacer de la propiedad privada de la tierra una noción fundamental defendida por los más humildes (no esclavos). Una ley de 1862 les concede en efecto la propiedad privada de 160 agrimensuras a los pioneros. La Homestead Act, ofrece un jardín para que cultiven los europeos desprovistos, estimulando los flujos migratorios hacia los Estados Unidos. Mercado del trabajo En Gran Bretaña, los economistas clásicos de finales del siglo XVIII y de principios de siglo XIX van a concentrar sus críticas en las leyes establecidas con el fin de permitir la emergencia de leyes que favorezcan el mercado. Heredados del siglo XVII, las poor laws británicas ofrecían vía las parroquias una asistencia a los indigentes otorgándoles un trabajo de workhouses, incluso les daban de limosna algunos productos necesarios para su supervivencia. Los grandes clásicos de la economía (Adam Smith, Thomas Malthus y David Ricardo) se ensañaron contra este sistema que impediría la movilidad de los trabajadores. En 1834, la casi derogación de estas leyes fuerza a los pobres a mudarse a la ciudad con el fin de evitar el hambre, encontrando por la venta de su fuerza de trabajo los recursos necesarios para su supervivencia. En Francia, la constitución del mercado del trabajo y la libertad de los capitales es permitida en junio de 1791 por la Loi Le Chapelier, que prohíbe toda libertad de asociación: corporaciones, asociaciones y coaliciones (es decir sindicatos y paros). En los Estados Unidos, es la 13º enmienda de la Constitución que abole la esclavitud el 18 de diciembre de 1865, que concluye la liberalización del trabajo en conjunto de los sectores de actividad.

91

Historia del capitalismo

92

Historia del capitalismo moderno
Introducción
Mientras que la legislación favorezca la burguesía, la revolución industrial se embala a inicios del siglo XIX. Las producciones cada vez más importantes en volumen, y los productos cada vez más complejos, necesitan inversiones cada vez más grandes. Es el caso en la industria naciente, pero también en la agricultura donde las grandes máquinas (las segadoras trilladoras desde 1834) hacen su aparición. La desviación creciente entre el coste de estas máquinas y los salarios, así como la limitación de los bienes comunes y la dureza del trabajo, contribuyen segmentando la sociedad en dos La máquina a vapor, ejemplo típico de la necesaria concentración de los capitales. grupos muy distintos: los propietarios del capital, y aquellos a los que Marx llamará más tarde los "proletarios". Las fábricas se desarrollan, los campesinos son llevados desde sus campos para reunirlos en las ciudades y vender su fuerza de trabajo en la industria. En un siglo, el triunfo del capitalismo industrial transformó una sociedad tradicional, rural y agrícola, en una sociedad urbana e industrial. El éxodo rural, combinado en la explosión demográfica, despobló los campos y los obreros llegaron para amontonarse en los suburbios de las grandes ciudades industriales. Esta concentración humana, asociada con la miseria obrera y con la desocupación (la "armada de reserva" descrita por Marx), contribuye a la emergencia de la conciencia de clase en el seno del proletariado. Antes una miseria agrícola por lo menos igual, posiblemente a menudo peor no arrastraba tales problemas sociales a causa de la ausencia de concentración. Los paisajes se transformaron profundamente, las "ciudades hongo" se multiplican, los grandes centros económicos se reconstruyeron (París por Haussmann), las regiones carboneras son desfiguradas, entre otros cambios tormentosos. Siempre al plano social, el "capitalismo gerencial" (Alfred Chandler, La mano visible de los gerentes) que emerge a la vuelta de los dos siglos provoca nuevas distinciones entre "propietarios", "empresarios", "obreros" y "gerentes". Desde entonces, los provechos de los propietarios son cada vez menos legítimos y se emparientan a una renta, ya que no es más que la remuneración de su talento como emprendedor. No obstante, las familias ricas de rentistas son reemplazadas por empresarios de genio dados a fines del siglo XIX (Siemens, Edison, Ford y más recientemente Bill Gates), como la fue en su tiempo la nobleza. Después de la Segunda Guerra mundial, un período de fuerte crecimiento económico, "Treinta Gloriosos" (Jean Fourastié) en Francia, lleva a numerosas economías del Norte a la sociedad de consumo, mientras que se impone una clase media, mientras que los niveles de vida tienden a uniformarse. El último cuarto del siglo XX es marcado por la abertura creciente de los mercados financieros y por la nivelación de los niveles de vida. Los accionistas minoritarios se multiplican, el accionariado asalariado se desarrolla, así como los fondos de pensiones en los países anglosajones. Pero sobre todo, a finales del siglo XX es marcado por la caída del sistema económico alternativo ejercido en los países del "bloque comunista" (entre los que algunos consideran que constituían de verdad una forma estatal del capitalismo)[3] teniendo en lo sucesivo economías de transición. El capitalismo entonces es dominante bajo su forma liberal, pero sectores con modos diferentes de funcionamiento coexisten (economía social, economía pública, profesiones liberales), éstas representan entre el 50 y el 60% del PIB

Historia del capitalismo en los países desarrollados, lo que hace relativo el peso de la economía capitalista en estas sociedades.

93

Asentamiento de la economía de mercado
Según Karl Polanyi (La Gran Transformación, los orígenes de nuestro tiempo, 1944), Occidente conoció desde finales del siglo XV, una generalización de las relaciones del mercado. Nota sin embargo que la preponderancia de éstos sobre las relaciones tradicionales, basadas por ejemplo en el don, la servidumbre, el trabajo en equipo se vuelve efectiva sólo en el siglo XIX. Es en efecto durante este período cuando se coloca en Occidente una civilización cuya economía reposa en el mercado autorregulador, el Estado liberal, el patrón oro como el sistema monetario internacional, y el equilibrio fuerzas desde el fin de las guerras napoleónicas. Para describir esta transformación, K. Polanyi repite el ejemplo del advenimiento del mercado del trabajo en Gran Bretaña. El sistema tradicional encuadraba el trabajo debido a importantes restricciones jurídicas. Las corporaciones imponían reglas, más basadas en la costumbre que en las leyes del mercado, concerniendo tanto las relaciones entre dueños, compañeros y aprendices, como las condiciones de trabajo o los salarios. Estos últimos fueron por ejemplo anualmente evaluados por funcionarios. Pero hacia 1795, jueces de Speenhamland, un pueblo de Gran Bretaña, habían decidido conceder complementos de salarios, incluso una renta mínima a los indigentes. Esta decisión inspiró Gran Bretaña entera y la instauración de un mercado del trabajo, basado en la idea liberal que sólo el trabajo debe ser fuente de renta, se topaba con la idea caritativa que quienquiera tiene un "derecho a vivir". Este obstáculo, criticado por los clásicos de la economía y algunos filósofos utilitaristas fue finalmente levantado en 1834 con la desaparición de las poor laws. El dogma del mercado autoregulado se impone entonces en Gran Bretaña (y más tarde en el Reino Unido), y es completado por nuevas medidas que van a formar un sistema coherente propicio para la expansión del gran capitalismo. Con el fin de garantizar la regulación del mercado, se indexa la emisión monetaria sobre el respaldo-oro en 1844. Esta disciplina monetaria, adoptada por la inmensa mayoría de las naciones en la segunda mitad del siglo XIX permite la estabilización, o la autorregulación, al seguir balanzas de pagos, el principio de los puntos de entrada y de salida de oro. Este rigor monetario induce una deflación continua en el siglo XIX que conllevará a una reducción proporcional de los salarios nominales (con el fin de garantizar los provechos), que sólo las duras leyes del mercado pueden imponerles a los trabajadores. También, con el fin de garantizar una estabilidad del poder adquisitivo de los trabajadores, a pesar de la reducción de los salarios nominales, el libre comercio se impone como medio de alimentar la baja de los precios por la importación de productos extranjeros a menores costos, desde la abolición de las Corn Laws (leyes proteccionistas sobre el trigo) en 1846.

Siglos XIX y XX: historia de la empresa
El capitalismo se hace en el siglo XIX esencialmente familiar (a excepción de algunas grandes sociedades ya evocadas). Los nombres de las grandes familias más conocidas industriales y financieras en nuestros días evocan siempre este período: Rothschild, Schneider, Siemens, Agnelli, etc. Es en una óptica familiar que se desarrolla el gran capitalismo: se ponen de acuerdo para evitar la dispersión de la empresa entre los herederos, mientras que las "fusiones" de la época se hacen por la intervención de alianzas matrimoniales. En la segunda mitad del siglo, una nueva burguesía se impone, no la de las propietarias pero sí la de los diplomados. En Francia por ejemplo, las Grandes Escuelas abastecen lo esencial de los nuevos empresarios (Armand Peugeot, André Citroën, etc.). Pero la llegada de estos diplomados a la cabeza de las grandes empresas no quebrantó la tradición familiar. El desarrollo de la legislación sobre las sociedades anónimas (liberalización total en 1856 en el Reino unido, 1867 en Francia y 1870 en Prusia), progresivamente permite a los capitales anónimos juntarse a las grandes dinastías industriales. En Capitalismo, socialismo y democracia (1942), Joseph Schumpeter advierte que estas evoluciones jurídicas harán finalmente desaparecer la función de empresario-innovador y que "al romanticismo de las aventuras comerciales antiguas sucede[rá] el prosaísmo". La desaparición del empresario, entendido en el sentido del siglo XIX, lleva según

Historia del capitalismo Schumpeter a la desaparición de la iniciativa capitalista. La "evaporación de la sustancia de la propiedad" perjudica a la vitalidad de la economía, y aparte sus mismos éxitos, "la evolución capitalista, sustituyendo a un paquete de simples acciones en las paredes y a las máquinas de una fábrica, desvitaliza la noción de progreso". Finalmente, Schumpeter teme que el capitalismo desaparezca en provecho del socialismo. En el siglo XX, las evoluciones de las producciones, la talla de las empresas y la complejidad de su gestión empujan a numerosos economistas a anunciar el fin del poder de los propietarios del capital en provecho de los "gerentes". John Kenneth Galbraith preve que el poder en el seno de la empresa pasa "de modo inevitable e irrevocable, del individuo al grupo, porque el grupo es el único en poseer las informaciones necesarias para la decisión. Aunque los estatutos de la sociedad anónima colocan el poder en las manos de sus propietarios, los imperativos de la tecnología y de la planificación los despojan para transmitirlos a la tecnoestructura". Prestamos asistencia a una "revolución gerencial" (corporate revolution), donde el gerente toma el relevo del empresario. Los equilibrios entre los diferentes caracteres del capitalismo sutilmente lo transformaron: el objetivo esencial es en lo sucesivo menos el provecho (que preocupaba al empresario propietario) y los dividendos (preocupaciones del accionista) que la ampliación de la empresa y de su prosperidad, entre las que dependen la remuneración y el prestigio de los gerentes. La acumulación del capital se hace la nueva prioridad. Las evoluciones más recientes de la empresa se traducen no obstante en un regreso a la fuerza de los propietarios. El accionista vuelve a ser la finalidad de la empresa. No se trata generalmente más de un individuo, sino a menudo de un fondo de inversión o de fondos de pensiones, o de bancos encargados de hacer fructificar el ahorro de los depositantes, exigentes que sean pequeños o grandes. La lógica de la "rentabilidad financiera" repite la ventaja sobre la de la rentabilidad económica. Más en condiciones de cumplir estos nuevos objetivos se quedan los gerentes que, aunque habiendo perdido su poder de orientación en provecho de lo que se llamará en lo sucesivo el "gobierno de empresa" corporate governance, obtienen salarios siempre mayores. Ciertos economistas discuten esta nueva fuerza de los accionistas en el seno de la empresa. Para Joseph Stiglitz (Cuando el capitalismo pierde la cabeza, 2004) las empresas están siempre en las manos de los gerentes y de los contables que no abastecen a los accionistas de los datos efectivos sobre la salud de las empresas y no vacilan en robar a estos últimos vía maniobras financieras incomprendidas, en particular la distribución de stock-option.

94

Siglos XIX y XX: capitalismo y salario
¿La máquina contra el obrero? Esta problemática se hace ilustre desde los principios de la primera revolución industrial. Las modificaciones del trabajo y de su organización engendradas por la llegada de máquinas significa para los trabajadores una fuente de cesantía, pero sobre todo de degradación. Adam Smith (Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, 1776) reconoce que el desarrollo del maquinismo y la división del trabajo embrutecen a los hombres y hacen considerarlas como máquinas simples a la hora de realizar el mismo gesto simple cada día. En 1811, los obreros del Nottinghamshire se rebelan, inspirados por la leyenda del célebre Robin Hood, bajo la dirección de un mítico Ned Ludd, para destruir las máquinas, hechas sus enemigas. De allí se inspiraría en 1831 la "rebelión de los Tejedores de seda" (obreros lioneses de la seda). gggg De hecho, para los capitalistas, la máquina primó mucho tiempo sobre el hombre. Es al último a quien se adapta. Cuando un accidente lo priva de un brazo, se cambia al hombre sin inquietarse por la adecuación de la máquina. Cuando la máquina y algunos de sus componentes son de accesos difíciles, se emplea a los niños, cuya talla permite ir a lugares poco accesibles. Desde un punto de vista general, los estudios sobre períodos largos mostraron que el resultado de la introducción de las máquinas era más complejo que la competencia única hacia el trabajador, ya que hace también crear nuevos puestos más calificados (aparición de los ingenieros) en paralelo antiguos puestos de obreros. Más tarde, las máquinas pudieron reducir también las penurias y la duración del trabajo cuando su concepción tomaba en consideración esta aproximación. Les permitieron a los hombres acceder también a una sociedad donde los bienes son más abundantes gracias al aumento de la productividad. Ciertos autores, entusiastas de cara a la alta

Historia del capitalismo productividad de los sectores primarios y secundarios, confiando en la robotización, no dudaron en profetizar "el fin del trabajo" (Jeremy Rifkin, 1996), y adelantaron el advenimiento de una economía esencialmente concentrada hacia los servicios para las personas ("la producción del hombre para el hombre", según Robert Boyer). Los derechos sociales "Desconsolados, reducidos a la alternativa de morir de hambre o de arrancarle a su dueño por el terror la más pronta condescendencia a su petición. " Adam Smith, Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, 1776 Bajo la presión del desarrollo del movimiento obrero y de la cuestión social, el legislador tendrá que reaccionar para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores. Las leyes progresivamente van a mejorar el tiempo de trabajo, las condiciones de trabajo, la edad mínima para trabajar, el acceso a los ciudados, a la "jubilación", etc. Desde 1833 en el Reino Unido con la Factory Act, que limita a las 9 al día el trabajo de los niños de menos de 13 años, se dará un precedente para depurar estas situaciones. Estos progresos humanos lentamente se hacen, en el marco de un informe permanente de fuerzas. Este período ve también desarrollarse de nuevas formas de solidaridad entre trabajadores que se auto-organizan para hacer frente a un diario vivir duro. Las formas modernas de la economía social se les desarrollan en oposición al capitalismo y les proponen servicios a los asalariados. Primeramente, las primeras mutuales sirven para financiar los entierros, luego extienden su campo de acción al financiamiento de los días de huelgas, luego a las bajas por enfermedad y retiros. Ciertos grandes dueños no serán insensibles a la miseria del mundo obrero, y se harán ilustres por su paternalismo, por su filantropía y sus métodos de trabajo tanto vanguardistas como competitivos. Robert Owen comenzó así a poner las bases del movimiento cooperativo en su fábrica de New Lanark, proponiéndoles a sus obreros tanto clases nocturnas, como jardines para sus niños. Los salarios Más tarde, Henry Ford comprenderá que la insatisfacción del obrero, engendrada por los métodos de trabajo tayloristas, se hace en detrimento de la productividad, y propondrá salarios muy por encima del mercado con el fin de limitar la rotación del personal y de ganarse la confianza de una mano de obra vuelta difícil de reclutar sobre puestos poco valorizantes de producción en línea en un período sin paro. Este pensamiento se generalizará y acabará en el "compromiso fordista" de los años 1945-1970, el período sobre el cual la parte de los salarios en el valor añadido va a progresar en detrimento de la parte relativa del provecho. No obstante, la productividad siempre acrecienta asalariados satisfechos de sus salarios, permitiendo aumentar los provechos en lo absoluto: es aquí dónde aparece la idea de compromiso. El fin del compromiso fordista, desde los años 1970 o 1980 según los países, va sin embargo a arrastrar un movimiento inverso siempre corriente, en el cual la parte del provecho progresa rápidamente en detrimento de los salarios.

95

Henry Ford.

Modelos más recientes de organización del trabajo, tal como el "toyotismo", invitan al asalariado a hacer parte de sus reflexiones sobre el proceso de producción, permitiéndole hacer una influencia sobre la máquina, o por lo menos de tener la ilusión. asi es

Historia del capitalismo

96

Siglos XIX y XX: evolución de las posturas políticas del capitalismo
Capitalismo agrícola contra capitalismo industrial La oposición entre los grandes capitalistas agrícolas y otras partes de la población no va a tardar en manifestarse a pesar de la revolución agrícola. En 1776, Adam Smith escribió: "A los propietarios, como a todos los demás hombres, les gusta recoger allí dónde no sembraron." El capitalismo agrícola, que procura alimentar la subida de los precios por el proteccionismo (vía Corn Laws), va entonces a oponerse al capitalismo industrial. En 1810, el economista y La Guerra de Secesión es a menudo interpretada como el conflicto de una sociedad parlamentario David Ricardo (Ensayo sobre tradicional y agrícola oponiéndose a la marcha hacia el capitalismo industrial la influencia del precio bajo del trigo) (Batalla de Fredericksburg, 13 de diciembre de 1862) piensa que la apertura del país a las importaciones agrícolas permitirá, gracias a la debilidad del precio de las subsistencias, reducir los salarios y pues favorecer la industria. De hecho, es un lobby de industriales de los textiles (la Anti Corn Laws League) que, al término de una batalla política incierta contra los grandes propietarios de bienes inmuebles, harán revocar las Corn Laws en 1846. El capitalismo liberal consiguió entonces uno de sus primeros triunfos. A la inversa, en los Estados Unidos, el Sur, que reposa en una agricultura esclavista, es librecambista, mientras que el Norte, que desarrolla un capitalismo industrial, es proteccionista. Durante décadas precediendo la Guerra de Secesión, propietarios del Sur pretextaban por otra parte que la condición del obrero del Norte sólo era raramente envidiable a la del esclavo del Sur. A menudo denunciaban pues el apetito que los capitalistas disimulaban detrás de los discursos abolicionistas. La imposición del capitalismo se tradujo pues por un anclaje profundo de la economía en el proteccionismo que permitió un vuelo rápido de nuevos ramas de la industria. Capitalismo y democracia Según Raymond Aron (Dieciocho lecciones sobre la sociedad industrial, 1962), el capitalismo necesita en su evolución aumentar la calificación de la mano de obra con el fin de garantizar la perennidad del crecimiento económico. Esta calificación aumentada provoca la emergencia de las aspiraciones igualitarias. La sociedad capitalista conduce según él naturalmente a la democracia "porque es fundada no sobre desigualdades de estatuto, sobre la herencia o sobre el nacimiento, pero sí sobre la función cumplida por cada uno". La democratización hace sensible a la población al pleno empleo, a la disminución del tiempo de trabajo, a la reducción de las desigualdades de rentas, lo que finalmente acaba en una intervención creciente del Estado y en una aparición de numerosas formas de contrapoderes. Para Joseph Schumpeter (Capitalismo, socialismo y democracia, 1942), es la aparición del capitalismo y la emergencia de una élite burguesa que permitió el éxito de la democracia abasteciéndole de hombres capaces de colocar una estructura burocrática eficaz. Si el socialismo también puede ser democrático, es menos apto que el capitalismo: "Una clase cuyos intereses son los mejor servidos por una política de no intervención pone en práctica más fácilmente la discreción democrática que no sabrían hacerlo clases que tienden a vivir a expensas del Estado". (Ibid.)

Historia del capitalismo No obstante, por razones similares a las expuestas más tarde por Raymond Aron, la democratización a menudo lleva a una socialización de la democracia y a un retroceso del capitalismo. Rosa Luxemburg considera que en la sociedad capitalista "las instituciones categóricamente democráticas son, en cuanto a su contenido, sólo unos instrumentos de los intereses de la clase dominante".[4] Según ella, la democracia sería impedida por el funcionamiento del capitalismo, que coloca una sola clase social en la dirección de la sociedad. Capitalismo y patriotismo Según Michel Aglietta (Regulación y crisis del capitalismo, 1976), el éxito del capitalismo en los Estados Unidos está vinculado al "mito de la Frontera". La idea original de la organización de un espacio geográfico gigantesco se habría transformado en una ideología favorable para el capitalismo: "el que expresa la capacidad de la nación americana que polariza las actividades industriales en un sentido de progreso." La asimilación de la ventaja de la gran industria a la construcción de la nación en la conciencia popular habría permitido justificar el conjunto de las degradaciones del proceso de producción (taylorismo, luego fordismo) necesarias para la realización de los provechos de los capitalistas. "Es por eso que la burguesía industrial pudo hacer avalar posteriormente por el conjunto de la nación las transformaciones tecnológicas inducidas por la plusvalía relativa presentándolos como la edificación de una "nueva frontera"". (Ibid.) En la Historia, el patriotismo sería pues un instrumento que permitiría justificar los sacrificios de los trabajadores en provecho del gran capitalismo: es por ejemplo la conclusión que sacarán ciertos "peludos" volviendo de las trincheras de la Primera Guerra Mundial y que comprobará el enriquecimiento nuevo de numerosos industriales. Es cosa de ver la frase de Anatole France: "creemos morir por la patria; morimos para industriales". Confrontación de los poderes políticos y los poderes privados Una de las preocupaciones mayores de la acumulación del capital material fue la acumulación de poder que esto significaba. Las grandes manufacturas durante mucho tiempo han sido controladas estrechamente por el Estado (como por ejemplo las manufacturas de Colbert) con el fin de limitar la constitución de formas de poder privado. La creación de sociedades sin el aval del Parlamento es concedida sólo en 1825 en Gran Bretaña (derogación de la Bubble Act). La liberalización completa de la creación de sociedades anónimas es concluida sólo en 1856 en el Reino Unido. Hasta antes de la Revolución rusa, es en los Estados Unidos dónde se manifiestan las primeras oposiciones entre el poder político y las grandes empresas capitalistas. El capitalismo bajo la forma del liberalismo económico aparece y preconiza la competencia por una nueva organización del mercado como la prenda de eficacia, mientras que las formas precedentes de capitalismo tenían una tendencia a la concentración y a la armonía. En esta óptica liberal, la creación de monopolios es contrariada por leyes anti-trust. Ellas serán puestos en práctica por Theodore Roosevelt que particularmente se opondrá a John D. Rockefeller y a J.P. Morgan. Antes, los Estados del Sur habían provocado la guerra de Secesión proclamando su independencia, temiendo verse imponer el modelo del norte (opuesto a su sistema esclavista) por el gobierno federal republicano de Abraham Lincoln. Colaboración de los poderes políticos y los poderes privados En la historia reciente, las tentativas de nacionalizaciones de los bienes materiales de las grandes empresas transnacionales provocaron la caída de ciertos gobiernos: el del Salvador Allende en 1973 en Chile (derrocado por un golpe de Estado militar alentado desde Washington). En 1956, la nacionalización del Canal de Suez por el gobierno egipcio de Nasser, provocó la entrada en guerra de Francia, del Reino Unido y de Israel. Al contrario, en nuestros días, las privatizaciones de las empresas se acompañan casi sistemáticamente de movimientos sociales y de protestas. La cuestión del capitalismo, por su naturaleza jurídica, es fuente de presiones y de desequilibrios políticos.

97

Historia del capitalismo Para John Kenneth Galbraith: "El sistema industrial inextricablemente está vinculado al Estado. No escapa de nadie que, de muchos modos, la gran empresa moderna es un brazo del Estado, y éste mismo, en las circunstancias importantes, es un instrumento del sistema industrial". El Nuevo Estado industrial, 1967 Según Galbraith, las grandes empresas americanas de la segunda mitad del siglo XX se acaparan un poder excesivo con el fin de colocar a su provecho una economía planificada. El peligro de guerras que tiene como único objeto abastecer de mercados a la industria del armamento particularmente es evocado. Algunos años antes, el presidente norteamericano había declarado por otra parte: "Jamás debemos permitir que el complejo militar-industrial amenace nuestras libertades o el proceso democrático". Dwight David Eisenhower, Último discurso a la nación del presidente de los Estados Unidos, el 29 de enero de 1961 El liberalismo y sus teorías más fundamentales son por lo demás extraídas desde capitalismo industrial. Según la teoría de la "hilera invertida", es el consumo que se adapta a la producción gracias al hostigamiento y gracias a las necesidades creadas por la publicidad. Insiste pues en la necesidad de la existencia de "poderes compensadores", y en el papel esencial de la educación en la emancipación del individuo. Los lazos entre el mundo político y las grandes empresas regularmente son objeto de polémicas. Pensamos por ejemplo en las vinculadas a la guerra de Iraq, o a las críticas hechas al modo de financiamiento de las campañas electorales en los Estados Unidos. El capitalismo contra las veleidades de la regulación del Estado en el siglo XX A lo largo del siglo XX, la abertura del capitalismo ha sido limitada en parte por las crisis económicas y la emergencia de modelos económicos alternativos: las guerras mundiales, el bloque comunista, el nazismo en Alemania y sobre todo la crisis económica de los años 1930. Es en efecto en el curso de esta década el capitalismo debió hacer frente a los desafíos más importantes desde su advenimiento en el siglo XVIII. La crisis trajo una entrega(descuento) en cuestión del "capitalismo salvaje" y del liberalismo. Por ejemplo, la teoría económica entonces dominante (Keynesianismo) preconizaba la intervención pública (John Maynard Keynes, Teoría general del empleo, el interés y el dinero, 1936) para regular las disfunciones de un sistema económico que cualificaba imperfecto y fundamentalmente inestable. Después de la Segunda Guerra Mundial, el desarrollo de los Estados de bienestar se acompañó de una toma de control por el Estado de las sociedades más grandes industriales, comerciales y bancarias en numerosos países. Los sistemas de seguridad particular en cuanto a ellos habían reemplazado por una toma en carga colectiva de los riesgos a escala estatal. Apreciamos entonces economías mixtas, donde el capitalismo no debía dominar en lo sucesivo, pero sí coexistir con sistemas económicos alternativos. No obstante, en respuesta al shock petrolero y en respuesta a la crisis económica de los años 1970, los fundamentos teóricos de la intervención pública y de la regulación del capitalismo fueron retomados. El regreso de las políticas liberales y la privatización de faldones enteros de la economía marcó la vuelta del capitalismo privado como sistema dominante de las economías de mercado. Por otro lado, los años 1990 fueron marcados por la desaparición progresiva de los sistemas alternativos en los países del antiguo bloque comunista y en los numerosos países en vías de desarrollo.

98

Historia del capitalismo

99

La expansión del capitalismo: de los capitales nacionales a los capitales multinacionales
El ascenso del capitalismo ha sido animado por el nacionalismo económico y el mercantilismo (ver más arriba). Al principio de los años 1950, Charles Wilson, director general de General Motors, declaraba "lo que es bueno para General Motors es bueno para los Estados Unidos y recíprocamente". Un siglo antes, Karl Marx explicaba que el capitalismo requería un mercado protegido donde despachar sus productos, el nacionalismo era primeramente la mejor manera de garantizárselo: "El mercado es la primera escuela donde la burguesía se entera del nacionalismo". Después, la convergencia de los intereses nacionales y de los del capitalismo es cada vez más discutida, y parece que el capitalismo procura librarse de coacciones nacionales haciéndose el motor de la universalización económica.

Los capitalismos nacionales
La historia económica de las diferentes naciones desde el siglo XIX llevó a que el capitalismo tomará formas difirentes de un país a otro. El capitalismo británico El crecimiento del capitalismo británico en el siglo XIX ha sido fuertemente marcado por un libre comercio mezclado a la tradición del mercantilismo comercial. Esta evolución contra-natura llevó a la constitución de un Imperio colonial importante y a la inserción muy precoz del país en la división internacional del trabajo (la parte de la población agrícola se volvió ampliamente minoritaria en el Reino Unido desde el siglo XIX). Importando desde sus colonias las materias primas, el Reino Unido se convirtió en el siglo XIX en el "taller del mundo". Heraldo del liberalismo a través de un mundo proteccionista, el Reino Unido conoció no obstante un paréntesis marcado por la emergencia de un Estado "providencia" que advenía como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, antes de volver a ser a partir de los años 1980 uno de los ejemplos del capitalismo liberal anglosajón. El capitalismo estadounidense Si capitalismo estadounidense y capitalismo británico son agrupados en lo sucesivo bajo la etiqueta de "capitalismo anglosajón ", sus historias respectivas son sin embargo muy diferentes. El capitalismo norteamericano estuvo hasta fines de la Segunda Guerra Mundial marcado por un proteccionismo importante. A finales del siglo XIX, el capitalismo estadounidense conoció una concentración importante en la inmensa mayoría de las ramas Empire State Building, de la economía, la constitución de los trustes. Así se fusionaban (o se aliaban) los bancos, símbolo del capitalismo estadounidense. las compañías petroleras, etcétera. Aunque se considera el modelo americano contemporáneo próximo al del Reino Unido, es decir como liberal, el Estado juega sin embargo un papel importante en el sostén de sus empresas como lo muestran las intervenciones proteccionistas recientes, los encargos importantes a ciertas industrias lo que empuja a ciertos economistas a cualificar a los Estados Unidos de país mercantilista.

Historia del capitalismo El capitalismo renano El modelo de Alemania es más reciente, por el mismo hecho de la constitución más tardía de este Estado (1870). Desde su origen se ha marcado por una alta carga social (desde Otto von Bismarck), una intervención fuerte del Estado en las actividades económicas, y una concentración importante de las empresas, formando así los konzern. Esta concentración se hizo en una lógica totalmente diferente de la de la concentración americana, ya que consistió en la aproximación de sectores diferentes y complementarios de actividad, por ejemplo una implicación fuerte del sector bancario en conjunto con las grandes ramas de la economía. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, con la llegada de la socialdemocracia, Alemania también consiguió desarrollar un sistema sindical eficaz donde la colaboración entre empresarios y representantes del personal asegura una estabilidad relativa, y un índice bajo de huelgas que contrasta con el índice elevado de sindicalización. El capitalismo nipón Los orígenes del capitalismo se encuentran en la intervención vigorosa del Estado. Es en efecto el Estado que, centralizando las antiguas rentas de las grandes familias feudales, va a desarrollar la industria bajo la era Meiji (a partir de 1868) antes de confiársela a estas últimas. Los principios del capitalismo nipón son semejantes a los del capitalismo alemán en el modo en el que son concentradas las empresas. El Estado desempeña siempre un papel importante que importa en la economía, particularmente vía la intervención del MITI (Ministerio de industria y comercio). Al plano social, las grandes empresas mantienen con sus asalariados relaciones privilegiadas basadas en la seguridad del empleo y a cambio la devoción a la empresa por parte del asalariado. Evolución reciente de los grandes modelos En su obra de 1991, Capitalismo contra capitalismo, Michel Albert analizó las evoluciones de los dos grandes modelos, el modelo "neoamericano" (o anglosajón) y el modelo "renano" (Alemán, pero también de países escandinavos, Austria, Suiza, y parcialmente Japón). Para Michell Albert, las realizaciones económicas norteamericanas desde la llegada al poder de Ronald Reagan en 1981 se tienen que relativizar. El crecimiento fuerte del capitalismo neoamericano es según él el hecho de experiencia de los años anteriores a la liberalización de la economía operada por este presidente. Este crecimiento también ha sido marcado por una acentuación del dualismo social y de las desigualdades, mientras que la economía conoce desequilibrios peligrosos (déficits presupuestarios y exteriores): "Se echan a cuerpo perdido en la deuda para el consumo, el goce inmediato". Por otro lado la economía es amenazada por la preponderancia de los mercados financieros y de sus exigencias. Al contrario el modelo renano concede una parte menos importante a la economía de mercado vía la intervención de organismos diversos. Los salarios son fijados por ejemplo por los convenios colectivos, la antigüedad, etc. Las grandes empresas no están consideradas como bienes mercantes sino como una comunidad "industrial-financiera" donde los bancos toman una responsabilidad de largo plazo. La economía social de mercado alemana encarna por otro lado una síntesis entre el capitalismo liberal y algunos preceptos de la socialdemocracia. Menos generador de desigualdades sociales, fundado sobre equilibrios económicos sólidos (pensando en el rigor monetario alemán), el capitalismo renano parece pues superior. Sin embargo el capitalismo renano conoce numerosas dificultades. La cohesión social sería amenazada por la subida del individualismo mientras que la globalización financiera regresa a los bancos a su papel tradicional. La confrontación de ambos tipos de capitalismo gira pues a favor del menos perfecto (en la opinión de Michel Albert), es decir del modelo neoamericano. Finalmente, esta evolución tiende a orientar el capitalismo francés hacia el modelo anglosajón. Pensemos lo que pensemos de las opiniones de Miguel Albert sobre la calidad de tal o cual modelo, observamos que el hundimiento de las sociedades socialistas no significó la desaparición de las alternativas entre sistemas económicos diferentes.

100

Historia del capitalismo

101

Capitalismo, colonialismo, imperialismo y guerra
El imperialismo La emergencia del capitalismo en el siglo XV coincide con las primeras grandes olas de colonizaciones al Nuevo Mundo, aunque no nacen uno del otro. La influencia de la economía sobre las relaciones de fuerza de los Estados, un acercamiento teórico y económico que identifica en realidad al mercantilismo, causó que se asocie erróneamente al capitalismo con el imperialismo en vez de al mismo mercantilismo más antiguo. Ya en el siglo XVIII, Voltaire, más bien entusiasmado, subrayaba que los vendedores eran más útiles para la potencia de su país que para las personas nobles: "El comercio, que enriqueció a los ciudadanos en Inglaterra, contribuyó haciéndolos libres, y esta libertad extendió el comercio a su vuelta; de ahí se formó la grandeza del Estado. Es el comercio que estableció poco a poco las fuerzas navales por las que los Ingleses son los dueños de los mares. Tienen hoy en día cerca de doscientos buques de guerra. La posteridad sabrá posiblemente con sorpresa que una pequeña isla que sí tiene sólo un poco de plomo, estaño, tierra de batán y lana grosera, se volvió por su comercio bastante poderosa para enviar, en 1723,[5] tres flotas a la vez a tres extremidades del mundo..." Cartas inglesas De hecho, el Reino Unido impone violentamente su comercio al mundo en el siglo XIX. Por ejemplo, el opio en China (guerra del opio, 1838-1842). Al principio del siglo XX, pensadores, marxistas para la inmensa mayoría, asociaron el fenómeno de la multinacionalización de las empresas y del colonialismo, con desarrollo del capitalismo, haciendo el imperialismo su estadio supremo. En 1913, Rosa Luxemburg se explica en La Acumulación del capital, que la reproducción del sistema capitalista necesita la abertura continua de nuevos mercados y su implantación en las regiones geográficas de las que está todavía ausente. Así según Rosa Luxemburg, el imperialismo lleva inevitablemente a la guerra. Ilustrando la importancia económica de las colonias, donde más bien refleja la importancia que se les atribuía en la época posiblemente sin razón, Jules Ferry le declaró a la Cámara francesa que "la política colonial era hija de la política Caricatura política que muestra la división de China entre las industrial". En efecto, a medida que su desarrollo y a medida potencias europeas, fines de la década de 1890. que ocurre la emergencia económica de nuevos países, el acceso al mercado y el reparto de ellos se vuelven cada vez más problemáticos. Pero la constitución de mercados coloniales exclusivos es limitada por el tamaño del planeta. El tiempo del mundo finito comienza (según la expresión del poeta Paul Valéry[6]) y los antagonismos entre las grandes potencias económicas pueden encontrarse de allí sólo exacerbadas. Es así como, crisis y conflictos les oponen repetidas veces Reino Unido a Francia (Incidente de Fachoda en 1898), los británicos a colonos neerlandeses (Guerras de los Bóer del 1899 a 1902), Francia a Alemania (en Marruecos en 1905-1906 luego en 1911), entre muchas otras. Jean Jaurès, opositor la Primera guerra mundial, declaró que "el capitalismo llevaba la guerra como el nubarrón lleva la tormenta".

Historia del capitalismo En 1916, Lenin explica en El imperialismo, fase superior del capitalismo, que la concentración del capital lleva a un estadio de la historia del capitalismo marcado por las posiciones de monopolios de las grandes empresas industriales y financieras. Confrontadas con la baja tendenciosa del índice de provecho (teoría marxista que considera que los índices de provechos del capitalismo tienden a bajar naturalmente en el largo plazo), las grandes empresas intentan invertir sobre los mercados extranjeros con el fin de recuperar los niveles fuertes de provecho. Las grandes empresas nacionales entonces se entienden para repartirse el mundo. Lenin toma por ejemplo el caso de AEG (Alemania) y de General Electric (Estados Unidos) en el dominio de la electricidad. "Lo que caracterizaba el antiguo capitalismo donde reinaba la libre competencia, era la exportación de las mercancías. Lo que caracteriza el capitalismo donde reinan los monopolios, es la exportación de los capitales." (Ibid.) La naturaleza belicosa del capitalismo ha sido discutida mucho. Numerosos liberales hicieron ver que el imperialismo también se había revelado como una tendencia recurrente de la Unión Soviética. En las Etapas del crecimiento económico (1960), Walter Whitman Rostow, piensa que la guerra propiamente no está vinculada al capitalismo, sino más simplemente al desarrollo económico. La emergencia de una nueva fuerza económica, que sea capitalista u otra, significa la aparición de una adecuación entre los equilibrios geopolíticos pasados y las relaciones nuevas de fuerzas. La discusión en cuestión para la nación emergente de los tratados pasados naturalmente lleva a la guerra. Balance de la colonización por el capitalismo occidental Desde el punto de vista de Fernand Braudel, si el capitalismo se funda en el comercio lejano, las colonias desempeñaron un papel positivo. No obstante la concomitancia del colonialismo y del capitalismo no es tan evidente en los hechos. Los grandes imperios coloniales que fueron España y Portugal no conocieron por ejemplo el desarrollo del capitalismo industrial antes del siglo XX. Al contrario, naciones como Alemania y Japón, y sobre todo los Estados Unidos, han sabido desarrollar un capitalismo eficaz aunque prácticamente no poseen colonias. Ciertos historiadores subrayaron el papel depravado de las colonias en el desarrollo económico de las metrópolis. Estas últimas, constituyendo desembocaduras "fáciles", desempeñaron el papel de mercados cautivos, es decir que desanimaron la inversión material sobre el territorio nacional desviando volúmenes importantes de capitales hacia el exterior. Algunos consideran que los esfuerzos de conquista, pero sobre todo de organización de los territorios ocupados, costaron más que el beneficio que dieron a las economías capitalistas de Europa. La teoría de Karl Marx del "pillaje colonial"[7] es pues, dudosa. En 1867, Karl Marx explicaba: "El descubrimiento de las comarcas auríferas y argentíferas de América, la reducción de los indígenas a la esclavitud, su enterramiento en las minas o su exterminio, los comienzos de conquista y de pillaje en las Indias orientales, la transformación de África en una suerte de conejera comercial para la caza de pieles negras; he aquí los procedimientos idílicos de acumulación primitiva que señalan la era capitalista en su aurora."[8] Marx ve en la colonización el origen de los capitales necesarios para el vuelo del capitalismo. Éstos provendrían: • • • • de la expropiación de las tierras en las colonias, de la creación de monopolios de derechos (ver las Compañías de Indias más arriba), de la explotación y de la postura en esclavitud de la población indígena, mercados entonces abastecidas por las industrias fabricantes de Europa.

102

Desde la sociología económica originada por Joseph Schumpeter surgió la réplica a la anterior premisa marxista: "El problema de la acumulación originaria se presentó primero a muchos autores, principalmente a Marx y los marxistas, que adherían a una teoría de la explotación del interés y que, por lo tanto, tuvieron que hacer frente a la cuestión de cómo los explotadores se aseguraron el control de una reserva inicial de 'capital' (como sea que

Historia del capitalismo se defina) con el cual explotar - una cuestión que la teoría es per se incapaz de responder, y la cual sólo puede responderse, obviamente, de una manera irreconciliable con la idea de explotación"[9] Schumpeter argumentó que el imperialismo no pudo ser un sistema de arranque necesario para el capitalismo, ya que el capitalista debió entonces disponer de un capital previo para lograr el poder social que lo transformara en imperialista. Tampoco el capitalismo podría haber sido necesario para fortalecer el imperialismo, ya que el imperialismo fue preexistente al capitalismo. Schumpeter consideraba que Marx se había visto forzado a argumentar que el capitalismo requería de la violencia y el imperialismo: en primer lugar para ponerse en marcha con un botín inicial y para desposeer a una población que así podría ser inducida a entrar en las relaciones capitalistas en condición de obreros, y, a continuación, como una forma para superar los mortales contradicciones generadas dentro de las relaciones capitalistas a lo largo del tiempo. Sin embargo, para el autor, esto es autocontradictorio, y el imperialismo no es otra cosa que un impulso atávico que persigue un Estado en forma independiente de los intereses económicos de las clases burguesas. "El imperialismo es una de las herencias de la monarquía absoluta o de Estado. Nunca podría haber evolucionado de la 'lógica interna' del capitalismo. Sus fuentes provienen de la política de los príncipes y las costumbres de un ambiente pre-capitalista. Pero incluso no es imperialismo la exportación de un monopolio, y éste nunca se habría transformado en imperialista por las solas manos de una burguesía pacífica. Si esto ocurrió es sólo porque la máquina de guerra, junto a su ambiente social, fue producto de una clase marcialmente orientada (es decir, la nobleza) que se mantuvo a sí misma en una posición dominante y con la cual pudieron aliarse todos los diversos intereses de los productores de armamento que formaban la burguesía de la guerra. Esta alianza mantuvo viva los instintos de lucha y las ideas de dominación, y estas a su vez llevaron a relaciones sociales que tal vez en última instancia se pueden explicar en términos de las relaciones de producción, pero no como un producto de las relaciones productivas del capitalismo por sí mismo."[10] En una tesis fechada en 1984, Imperio colonial y capitalismo francés, historia de un divorcio, Jacques Marseille se pregunta si el Imperio colonial fue un freno o un motor para el desarrollo del capitalismo francés. Según él, la importancia del Imperio para el capitalismo francés fue sólo una apariencia estadística. En efecto, las grandes compañías supieron sacar provecho de la credulidad de los ahorradores para atraer capitales que a menudo no tomaban formas materiales en las colonias. Por otro lado, los productos importados las colonias no eran unos productos raros ni productos cuyos precios sustancialmente eran inferiores a los precios internacionales. A partir de la crisis de los años 1930, son los sectores económicos en decadencia los que se acapararon los mercados coloniales, mientras que los sectores fuentes de innovación se interesaron en realidad muy raramente. Algunos consideran pues que el Imperio no fue la fuente del progreso económico. Una conciencia de este fenómeno progresivamente trastocó la opinión de las élites en cuanto a los beneficios del colonialismo, mientras que la opinión pública, a pesar de estar rápidamente opuesta al colonialismo, por razones morales, conservaba la idea que éste estaba favorable para Francia. El problema de los mercados cautivos primero ha sido identificado como una fuente de falta de motivación a la innovación para las empresas nacionales, no al ser necesaria ésta última en un contexto de ausencia de competencia por parte de los países extranjeros. El resultado sería entonces de este punto de vista una pérdida de competitividad frente a otras economías avanzadas. Sólo el régimen de Vichy en un tiempo preconizó el desarrollo industrial de las colonias, apuntando que el comercio con economías desarrolladas era más provechoso que el con países subdesarrollados. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los capitalistas cedieron al "complejo holandés". En efecto, la constatación del crecimiento excepcional de la economía de los Países Bajos en respuesta al abandono en 1949 de Indonesia enturbiaba la tesis corrientemente admitida sobre la influencia económica positiva del Imperio. Finalmente, la tesis de Jacques Marseille se opone a la de Karl Marx sobre el papel del pillaje colonial. Según Marseille, es notable que el desarrollo reciente del capitalismo, pidió al contrario, un abandono de las colonias, un "divorcio por mutuo consentimiento"[11] entre ambas partes: no serían pues razones económicas las que explicarían según Marseille el afecto de las metrópolis a algunas de sus colonias, si no más bien razones políticas y militares. El

103

Historia del capitalismo Imperio habría constituido de hecho una "bola de hierro" que trabaría la modernización del capitalismo francés. Si uno de los divorciados ampliamente sacó provecho de eso, la metrópoli, el caso del segundo es más matizado. Si ciertas antiguas colonias supieron desarrollar un capitalismo eficaz en respuesta a su emancipación, los numerosos países, África particularmente, tienen en nuestros días rentas per cápita inferiores a aquellos que tenían antes de su independencia. En su obra de 1994, Mitos y paradojas de la historia económica, Paul Bairoch comparte la tesis de Jacques Marseille: "En vísperas de la primera guerra mundial, el 98% de los minerales metálicos utilizados en los países desarrollados venían del mundo desarrollado; la cifra era del 80% para las fibras textiles y, como lo vimos, de más de 100% para la energía." (Ibid.) Sólo algunos productos raros conllevaban una dependencia enfrente de las colonias: el caucho, los fosfatos naturales, entre otros. Al contrario, los países del Tercer Mundo eran muy dependientes de los mercados de las metrópolis, porque aunque las metrópolis fueron casi autosuficientes, las colonias exportaban a ellas más de 90% de sus materias primas. Paul Bairoch apunta no obstante que las consecuencias de la colonización fueron desastrosas: "si occidente apenas ganó al colonialismo, esto no significa que el Tercer Mundo no hubiera perdido allí mucho". Los territorios colonizados no compartieron la prosperidad de sus metrópolis y, según Angus Maddison, el PIB de la inmensa mayoría de ellos se estancó entre 1820 y 1953. ¿Hay que imputar este balance al capitalismo? Para Karl Marx, "la riqueza colonial tiene sólo un fundamento natural: la esclavitud",[12] pero Paul Bairoch subraya que occidente no fue el único colonizador.

104

El capitalismo mundial
De la «economía-mundo» a la economía mundial En el sentido de Braudel, hay que entender "mundo" como un conjunto económico coherente. Desde entonces, pueden coexistir varias "economías-mundos", que forman diferentes conjuntos económicos. Así las grandes ciudades mercantes son los centros de conjuntos económicos coherentes a la escala de un continente, o de un mar (el Mediterráneo en el siglo XVI para las ciudades italianas por ejemplo): "Un pedazo del planeta económicamente autónomo, capaz por lo esencial de bastarse y al cual sus enlaces y sus cambios interiores confieren una unidad cierta y orgánica". Sólo con la revolución industrial a finales del siglo XVIII empieza un proceso que hará de Londres el centro de una "economía-mundo" a escala mundial. Será sobrepasada más tarde por Nueva York, hacia 1929. El estudio paralelo de ambos términos no es gratuito, porque se tiende a reencontrar las características de las "economías-mundos" del Renacimiento en la economía mundial actual. • La "economía-mundo" siempre está dominada por un polo urbano, una ciudad capitalista que asegura el papel de centro decisorio y logístico. Este análisis puede ser llevado a la preponderancia de la Tríada (Europa, Japón, América del Norte) que concentra el 75% del comercio mundial y de sus grandes megalópolis (Londres, Nueva York, Tokio), que concentran una parte similar de las operaciones financieras del planeta. El 94% de las casas matrices de empresas multinacionales se localizan en la Tríada. • Una división en zonas sucesivas fuertemente jerarquizadas que son objeto de una división internacional del trabajo. Encontramos cerca de las ciudades dominantes las actividades decisorias y de alto valor añadido (la Tríada), luego alejándose de polos encontramos economías cada vez menos avanzadas y subordinadas a las economías dominantes (los países en vías de desarrollo que se dedican a las actividades de mano de obra), luego en la periferia, países olvidados y aislados, fuera de la actividad económica mundial (los países menos avanzados).

Historia del capitalismo Podemos pues considerar que es una larga evolución de esquemas existentes desde el Renacimiento que progresivamente llevó al capitalismo a constituir una economía universalizada. Multinacionalización de las empresas Las primeras multinacionales modernas datan de mediados del siglo XIX. En calidad de ejemplo, Samuel Colt realiza la primera inversión norteamericana en el Reino Unido en 1852 con el fin de hacer producir allí su revólver. Singer, fabricante norteamericano de máquinas de coser se instala en Europa a partir de 1867. Estas empresas, la mayoría de las veces británicas, abren la voz de la internacionalización de la producción. Son seguidas en los años de la Gran depresión (1873-1896) por el primer grupo de grandes empresas nacionales: General Electric, AEG, Nestlé, Kodak, United Fruit, etc. En 1908, Henry Ford abre su primera fábrica en Europa, en Mánchester. La estrategia de instalación sobre los mercados extranjeros en verano más tarde modificada por la desreglamentación y la modernización de los mercados financieros permitieron el intercambio de financieros activos a escala planetaria. Los grandes grupos se fusionan con empresas extrañas (uno de los ejemplos clásicos es Royal Dutch Shell, compañía anglo-holandesa fundada en 1908). Podemos por ejemplo apreciar que las empresas "francesas" cotizadas en la CAC 40 son en término medio poseídas por más del 40% por inversionistas extranjeros. Para Robert Reich (La Economía mundializada, 1991), la economía-nación tiende a desaparecer en provecho de una red mundial en la cual las empresas dejan la producción standardizada a los países en vías de desarrollo, lo que no refleja una pérdida de competitividad de los países ricos (podemos anotar por ejemplo que el solo 10% del precio de un computador está vinculado a su producción propiamente dicha), ya que conservan la mayoría de las veces las actividades de concepción. Finalmente la producción es dispersada sobre el planeta con el fin de sacar provecho de las ventajas de cada región. Desde el punto de vista social, el efecto de esta mudanza del capitalismo es un crecimiento de las desigualdades en el plano nacional. Los trabajadores menos cualificados son puestos en competencia con los de países del Tercer Mundo, mientras que los "manipuladores de ideas" sacan provecho de mercados gigantescos. En efecto la idea (software, gestión, patente, etc.), producida una vez, se multiplica a coste casi nulo una infinidad de veces, lo que significa para su diseñador una renta proporcional al tamaño del mercado.

105

Historia del capitalismo

106

¿Hacia un «capitalismo cognitivo»?
La pérdida de valor del trabajo no cualificado, e incluso del capital material (cada vez más delocalizado en los países pobres) arrastra una toma de importancia siempre creciente del capital inmaterial (la propiedad intelectual) y del conocimiento técnico y de la destreza de los trabajadores (el capital humano).

La propiedad intelectual
Hacia los siglos XIII y XIV, progresivamente se libra en Europa un nuevo concepto: el privilegio. Los privilegios presentan tres características: • Existencia de una demanda argumentada; • Apreciación del interés público por las autoridades; • Concesión de un monopolio de explotación limitado en el tiempo y en el espacio. Pero es en Venecia dónde aparece la patente bajo su forma moderna. Venecia es en aquella época un medio cosmopolita y emprendedor y siempre en movimiento. Por otro lado todo lo que se remite a la gestión del agua y otros dispositivos acuáticos es su ámbito predilecto. Es por eso que Venecia habría librado en 1421 un privilegio que realmente se emparentaría con una patente de invención. El número de privilegios se multiplicó en el curso de los cincuenta años que siguieron y el sistema se extendió a otros ámbitos para hacerse uno de los principales medios de transmisión del progreso comercial e industrial de la República. En 1474 el procedimiento es bastante rodado para que las autoridades decidan, por un voto del Senado (116 sí contra 10
La patente del "Hebern single-rotor machine" (máquina de Hebern), patente número 1510441 fechado en 1918

no y 3 abstenciones), integrar la experiencia adquirida redactando una ley. Este texto histórico, conocido bajo el nombre de Parte Veneziana, enuncia por primera vez los cuatro principios de base que justifican la creación de toda ley sobre las patentes: • • • • Estímulo a la actividad inventiva; Compensación de los gastos incurridos por el inventor; Derecho del inventor sobre su creación; y sobre todo utilidad social de la invención.

Para ser objeto de un privilegio, la invención debe ser: • "Nueva", es decir jamás haber sido realizada antes sobre el territorio de la República (novedad local); • "Ingeniosa" (concepto de la no evidencia); y • "al punto, para ser utilizada y ser aplicada" (concepto de la utilidad). En el Reino Unido, la primera ley sobre las patentes de invención (statute of monopolies) fue votada por el Parlamento inglés en 1623. Desde el Renacimiento, las numerosas ciudades les reconocían privilegios a los inventores. En Francia, el Antiguo Régimen les asegura también derechos. Es Beaumarchais quien hará, durante la Revolución francesa, votar derechos de autor. Es el mejor ejemplo del lazo sustancial del capitalismo al Derecho, porque nada más que la violencia del Estado puede prevenir la copia. El Reino Unido de la revolución industrial se garantizará la exclusividad de sus innovaciones impidiendo la salida de toda máquina hasta 1843.

Historia del capitalismo En nuestros días, las patentes plantean problemas éticos en los dominios médicos mientras que se plantea la cuestión del patentación viva (el genoma humano en particular). Las patentes sobre el software, los algoritmos y los métodos de asuntos son también cada vez más criticados, sus detractores que temen un efecto opuesto sobre la innovación y algunos un factor desestabilizante del capitalismo (Causa Research In Motion versus Blackberry, Causa Microsoft versus Eolas, etc.). La evolución de los soportes informáticos y los métodos de intercambio, tal como el peer-to-peer, muestran bien que la perennidad del capitalismo reposa en la voluntad y la capacidad del Estado que asegura la protección de la propiedad privada. Más específicamente, se trata en realidad de poder monetizar lo que hasta allí tenía sólo un valor vago. Hasta una época reciente, la propiedad intelectual fue asegurada por el hecho que su violación necesitaba capitales importantes (Fábricas de reproducción de CD, Fábrica destinada a producir un producto que viola una patente, etc.) y sobre todo el producto terminado (nacida de la violación) era un producto físico. De esta forma, aunque la noción de propiedad intelectual no estuvo bien establecida, un producto físico (entonces la propiedad no era ambigua) venía a materializar aquello y los falsificadores potenciales vacilaban en invertir el capital en una empresa que sabían condenable (y condenada) al mediano plazo. El coste de reproducción y sobre todo la ausencia de naturaleza "física" de los bienes imitados hoy volaron estas dos barreras. Esta nueva situación creó una necesidad para el sistema capitalista: el de definir claramente los límites, las reglas y los medios de protección de la propiedad intelectual con el fin de poder monetizarla de modo fiable. El fracaso de este proceso arrastraría modificaciones profundas en la estructura del capitalismo actual. Sin embargo teóricos favorables al capitalismo y la propiedad privada, enmarcados en la tradición del liberalismo clásico sostienen que los derechos de propiedad incluyen derechos sobre recursos tangibles (recursos escasos, inmanentes o creados, inmuebles o muebles) pero que a medida que nos alejamos de lo tangible (corpóreo) hacia lo intangible, las cosas se vuelven más difusas. Esta tendencia contra la propiedad intelectual dentro del capitalismo liberal contemporáneo sostiene que un sistema de derechos de propiedad sobre “objetos ideales” requiere necesariamente la violación de otros derechos de propiedad, es decir, del uso de la propiedad tangible como se desee.[13]

107

La emergencia del «capital humano»
Debemos el análisis más conocido del "capital humano" al economista norteamericano Gary Becker (Human Capital, 1964). Define el conjunto de las aptitudes y las habilidades acumuladas por el individuo y susceptibles de desempeñar un papel en el proceso de producción. Es la forma de capital cuya consideración es la más reciente. Desempeña un papel que crece en una sociedad cada vez más terciarizada y donde la investigación y las ciencias tienen un sitio crucial. Este capital es sustancial al individuo y parece pues improbable que se le pueda desposeer. Existen no obstante unas excepciones notables. Los asalariados que dejan su empresa pueden estar sometidos por ejemplo a una cláusula de no-competencia, impidiéndoles entonces que una empresa competidora aproveche sus conocimientos por un cierto tiempo. Pero el capital humano pone verdaderos problemas: la "fuga de cerebros" por ejemplo (altos diplomados formados a expensas de un Estado y que otros aprovechan). De la misma forma, el riesgo de perder a sus asalariados desanima a las empresas de ofrecerles una formación onerosa. El capital humano representa una forma de capital de la que el capitalista todavía no puede apropiarse. Las evoluciones descritas por estos dos últimos párrafos, aceleradas por el proceso de universalización, hacen a algunos considerar el paso a un nuevo tipo de economía ("economía del saber" que algunos se esmeran en llamar "capitalismo cognitivo") en la cual los derechos de propiedad sobre el capital serían más limitados. En calidad de ejemplo el filósofo altermundialista de inspiración marxista Antonio Negri estima que: "El trabajador, hoy, no necesita más instrumentos de trabajo (es decir de capital fijo) que sean puestos a su disposición por el capital. El capital fijo más importante, el que determina los diferenciales de productividad, en lo sucesivo se encuentra en el cerebro de la gente que trabaja: es la máquina-herramienta que cada uno de

Historia del capitalismo nosotros lleva en él. Es esto la novedad absolutamente esencial de la vida productiva hoy.".[14] Esta tesis queda por contestar.

108

Referencias y notas
[1] Refundar el capitalismo: Una misión imposible (http:/ / www. julianobiglio. com. ar/ newsletter/ articulos/ arti09_INV. php) (origen y actualidad del capitalismo), por Guillermo Hirschfeld [2] De hecho constatado por autores británicos [3] No son pocos los teóricos, historiadores, economistas, militantes, que han analizado a la URSS como una economía capitalista : Anton Pannekoek, Herman Gorter, Ante Ciliga, Guy Debord, Otto Rühle, Maximilien Rubel, Cornelius Castoriadis, Rudolf Rocker, Claude Lefort, René Lefeuvre, Karl Korsch, Alain Guillerm, Daniel Guérin, Mansoor Hekmat, etc. [4] ¿Reforma social o revolución? (http:/ / www. marxists. org/ espanol/ luxem/ 01Reformaorevolucion_0. pdf) (1899) [5] 1726 de hecho [6] Miradas sobre el mundo actual, Paul Valéry, 1945 [7] Karl Marx, El Capital [8] Karl Marx, El Capital, Libro I, capítulo XXXI [9] Joseph Schumpeter, Los ciclos económicos [10] Joseph Schumpeter, "Sociología del imperialismo" [11] Jacques Marseille es profesor de historia económica y social en París I. [12] Karl Marx, El Capital, Libro I, capítulo XXXIII [13] Contra la propiedad intelectual (http:/ / www. liberalismo. org/ articulo/ 329/ 69/ propiedad/ intelectual/ ). Libro de Stephan Kinsella. Traducido por Mariano Bas Uribe y publicado en Liberalismo.org [14] Antonio Negri, Exil, Mil y una noches, 1997 (http:/ / multitudes. samizdat. net/ article. php3?id_article=1419)

Fuentes
Bibliografía consultada: • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Tomás Moro, Utopía, 1516 Voltaire, Cartas inglesas, 1734 Jean-Jacques Rousseau, Discursos sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad en los hombres, 1755 Adam Smith, Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, 1776 Thomas Robert Malthus, Ensayo sobre el principio de la población, 1798 Jean-Baptiste Say, Tratado de economía política, 1803 David Ricardo, Principios de economía política e impuestos, 1817 Karl Marx, Manifiesto del Partido Comunista, 1848 Karl Marx, El Capital, 1867 Werner Sombart, El capitalismo moderno, 1902 Max Weber, La ética protestante y el espíritu del capitalismo, (1904-1905, 1920) Rosa Luxemburg, La acumulación del capital, 1913 Vladminir Ilytch Ulianov (Lenin), El imperialismo, fase superior del capitalismo, 1916 John Maynard Keynes, Teoría general del empleo, interés y el dinero, 1936 Joseph Aloys Schumpeter, Capitalismo, socialismo y democracia, 1942 Karl Polanyi, La gran transformación, 1944 Walt Whitman, Las etapas del crecimiento económico, 1960 Raymond Aron, Dieciocho lecciones sobre la sociedad industrializada, 1962 Gary Becker, Capital humano, 1964 John Kenneth Galbraith, El nuevo Estado industrial, 1967 Michel Aglietta, Regulación y crisis del capitalismo, 1976 Alfred Chandler, La mano visible de los gerentes, 1977 Fernand Braudel, La dinámica del capitalismo, 1985 Michel Albert, Capitalismo contra capitalismo, 1991

Historia del capitalismo • • • • Robert Reich, La economía mundializada,1991 Joseph Stiglitz, Cuando el capitalismo pierde la cabeza, 2004 Alain Bihr, La Prehistoria del capital, 2006 René Fernández Montt, Concentración de la Propiedad en Latinoamérica, 2011

109

Otra bibliografía: • Michel Beaud, Historia del capitalismo, de 1500 al 2000 ; • Fernand Braudel: • Civilización, economía y capitalismo, LGF, 3 tomos, • La Dinámica del capitalismo, Flammarion (versión sintética de la obra anterior) ; • Hélène Rey-Valette, Agnès d'Artigues, Historia económica del capitalismo industrial, Vuibert ; • Claude Jessua, El Capitalismo, PUF, colección Que sais-je ;

Renacimiento
Renacimiento es el nombre dado a un amplio movimiento cultural, que se produjo en Europa Occidental en los siglos XV y XVI. Sus principales exponentes se hallan en el campo de las artes, aunque también se produjo una renovación en las ciencias, tanto naturales como humanas. Italia fue el lugar de nacimiento y desarrollo de este movimiento. El Renacimiento es fruto de la difusión de las ideas del humanismo, que determinaron una nueva concepción del hombre y del mundo. El nombre «renacimiento» se utilizó porque este movimiento retomaba los elementos de la cultura clásica. El término simboliza la reactivación del conocimiento y el progreso tras siglos de predominio de un tipo de mentalidad dogmática establecida en la Europa de la Edad Media. Esta nueva etapa planteó una nueva forma de ver el mundo y al ser humano, el interés por las artes, la política y las ciencias, sustituyendo el teocentrismo medieval por cierto antropocentrismo.
Hombre de Vitruvio, dibujo de Leonardo da Vinci, expresión del El historiador y artista Giorgio Vasari había formulado canon estético renacentista. una idea determinante, el nuevo nacimiento del arte antiguo, que presuponía una marcada conciencia histórica individual, fenómeno completamente nuevo en la actitud espiritual del artista.

De hecho, el Renacimiento rompió, conscientemente, con la tradición artística de la Edad Media, a la que calificó como un estilo de bárbaros, que más tarde recibirá el calificativo de gótico. Con la misma conciencia, el movimiento renacentista se opuso al arte contemporáneo del norte de Europa. Desde una perspectiva de la evolución artística general de Europa, el Renacimiento significó una «ruptura» con la unidad estilística que hasta ese momento había sido «supranacional».

Renacimiento Sobre el significado del concepto de Renacimiento y sobre su cronología se ha discutido muchísimo; generalmente, con el término «humanismo» se indica el proceso innovador, inspirado en la Antigüedad clásica y en la consolidación de la importancia del hombre en la organización de las realidades histórica y natural que se aplicó en los siglos XV y XVI. El Renacimiento no fue un fenómeno unitario desde los puntos de vista cronológico y geográfico. Su ámbito se limitó a la cultura europea y a los territorios americanos recién descubiertos, a los que las novedades renacentistas llegaron tardíamente. Su desarrollo coincidió con el inicio de la Edad Moderna, marcada por la consolidación de los Estados europeos, los viajes transoceánicos que pusieron en contacto a Europa y América, la descomposición del feudalismo, el ascenso de la burguesía y la afirmación del capitalismo. Sin embargo, muchos de estos fenómenos rebasan por su magnitud y mayor extensión en el tiempo el ámbito renacentista.

110

Desarrollo
Históricamente, el Renacimiento es contemporáneo de la era de los Descubrimientos y las conquistas ultramarinas. Esta «era» marca el comienzo de la expansión mundial de la cultura europea, con los viajes portugueses y el descubrimiento de América por parte de los españoles, lo cual rompe la concepción medieval del mundo, fundamentalmente teocéntrica. El fenómeno renacentista comienza en el siglo XIV y no antes, aunque al tratarse de un proceso histórico, se elige un momento arbitrariamente para determinar cronológicamente su comienzo, pero lo cierto es que se trata de un proceso que hunde sus raíces en la Baja Edad Media y va tomando forma gradualmente. El desmembramiento de la cristiandad con el surgimiento de la Reforma protestante, la introducción de la imprenta, entre 1460 y 1480, y la consiguiente difusión de la cultura fueron uno de los motores del cambio. El determinante, sin embargo, de este cambio social y cultural fue el desarrollo económico europeo, con los primeros atisbos del capitalismo mercantil. En este clima cultural de renovación, que paradójicamente buscaba sus modelos en la Antigüedad Clásica, surgió a principios del siglo XV un renacimiento artístico en Italia, de empuje extraordinario, que se extendería de inmediato a otros países de Europa.

El artista tomó conciencia de individuo con valor y personalidad propios, se vio atraído por el saber y comenzó a estudiar los modelos de la antigüedad clásica a la vez que investigaba nuevas técnicas (claroscuro en pintura, por ejemplo). Se desarrollan enormemente las formas de representar la perspectiva y el mundo natural con fidelidad; interesan especialmente en la anatomía humana y las técnicas de construcción arquitectónica. El paradigma de esta nueva actitud es Leonardo da Vinci, personalidad eminentemente renacentista, quien dominó distintas ramas del saber, pero del mismo modo Miguel Ángel Buonarroti, Rafael Sanzio, Sandro Botticelli y Bramante fueron artistas conmovidos por la imagen de la Antigüedad y preocupados por desarrollar nuevas técnicas escultóricas, pictóricas y arquitectónicas, así como por la música, la poesía y la nueva sensibilidad humanística. Todo esto formó parte del renacimiento en las artes en Italia. Mientras surgía en Florencia el arte del Quattrocento o primer Renacimiento italiano, así llamado por desarrollarse durante los años de 1400 (siglo XV), gracias a la búsqueda de los cánones de belleza de la antigüedad y de las bases

La Fornarina, pintura de Rafael, expuesta en el Palacio Barberini de Roma. En el Renacimiento se afianza el retrato como género autónomo. Aquí se aprecia además el interés por el desnudo, procedente del arte clásico, dando como resultado una imagen heroica de la dama representada.

Renacimiento científicas del arte, se produjo un fenómeno parecido y simultáneo en Flandes (especialmente en pintura), basado principalmente en la observación de la vida y la naturaleza y muy ligado a la figura de Tomás de Kempis y la «devotio moderna», la búsqueda de la humanidad de Cristo. Este Renacimiento nórdico, conjugado con el italiano, tuvo gran repercusión en la Europa Oriental (la fortaleza moscovita del Kremlin, por ejemplo, fue obra de artistas italianos). La segunda fase del Renacimiento, o Cinquecento (siglo XVI), se caracterizó por la hegemonía artística de Roma, cuyos papas (Julio II, León X, Clemente VII y Pablo III, algunos de ellos pertenecientes a la familia florentina de los Médici) apoyaron fervorosamente el desarrollo de las artes, así como la investigación de la Antigüedad Clásica. Sin embargo, con las guerras de Italia muchos de estos artistas, o sus seguidores, emigraron y profundizaron la propagación de los principios renacentistas por toda Europa Occidental. Durante la segunda mitad del siglo XVI empezó la decadencia del Renacimiento, que cayó en un rígido formalismo, y tras el Manierismo dejó paso al Barroco.

111

Características
De forma genérica se pueden establecer las características del Renacimiento en: • La vuelta a la Antigüedad. Resurgirán tanto las antiguas formas arquitectónicas, como el orden clásico, la utilización de motivos formales y plásticos antiguos, la incorporación de antiguas creencias, los temas de mitología, de historia, así como la adopción de antiguos elementos simbólicos. Con ello el objetivo no va a ser una copia servil, sino la penetración y el conocimiento de las leyes que sustentan el arte clásico. • Surgimiento de una nueva relación con la Naturaleza, que va unida a una concepción ideal y realista de la ciencia. La matemática se va a convertir en la principal ayuda de un arte que se preocupa incesantemente en fundamentar racionalmente su ideal de belleza. La aspiración de acceder a la verdad de la Naturaleza, como en la Antigüedad, no se orienta hacía el conocimiento de fenómeno casual, sino hacía la penetración de la idea. • El Renacimiento hace al hombre medida de todas las cosas. Presupone en el artista una formación científica, que le hace liberarse de actitudes medievales y elevarse al más alto rango social. Los supuestos históricos que permitieron desarrollar el nuevo movimiento se remontan al siglo XIV cuando, con el Humanismo, progresa un ideal individualista de la cultura y un profundo interés por la literatura clásica, que acabaría dirigiendo la atención sobre los restos monumentales y las obras literarias y tratados clásicos. Italia en ese momento está integrada por una serie de estados entre los que destacan Venecia, Florencia, Milán, los Estados Pontificios y Nápoles. La presión que se ejercía desde el exterior impidió que, como en otras naciones, se desarrollara la unión de los reinos o estados; sin embargo, sí se produjo el fortalecimiento de la conciencia cultural de los italianos. Desde estos supuestos fueron las ciudades las que se convierten en centros de renovación artística, científica, y, en último término, de las costumbres e ideas de toda la sociedad. En Florencia, el desarrollo de una rica burguesía ayudó al despliegue de las fuerzas del Renacimiento; la ciudad se convirtió en punto de partida del movimiento, y surgen, bajo la protección de los Médicis, las primeras obras de arte del nuevo estilo que desde aquí se va a extender al resto de Italia, primero, y después a toda Europa.

Renacimiento

112

Etapas del arte renacentista
Diferentes etapas históricas marcan el desarrollo del Renacimiento: La primera tiene como espacio cronológico todo el siglo XV, es el denominado Quattrocento, y comprende el Renacimiento temprano que se desarrolla en Italia. La segunda, surge en el siglo XVI, se denomina Cinquecento, y su dominio artístico queda referido al Clasicismo o Renacimiento pleno, que se centra en el primer cuarto del siglo. En esta etapa surgen las grandes figuras del Renacimiento en las artes: Leonardo, Miguel Ángel, Rafael. Es el apogeo del arte renacentista. Este periodo desemboca hacia 1520-1530 en una reacción anticlásica que conforma el Manierismo, que dura hasta el final del siglo XVI. Mientras que en Italia se estaba desarrollando el Renacimiento, en el resto de Europa se mantiene el Gótico en sus formas tardías, situación que se va a mantener, exceptuando casos concretos, hasta comienzos del siglo XVI. En Italia el enfrentamiento y convivencia con la Antigüedad grecorromana, considerada como un legado nacional, proporcionó una amplia base para una evolución estilística homogénea y de validez general. Por ello, allí, es posible su surgimiento y precede a todas las demás naciones.
David de Miguel Ángel. Diseñada y ejecutada para presidir la plaza principal de Florencia, se trata de una estudiada alegoría política bajo la apariencia del tema cristiano. La visión resulta amplificada por las dimensiones colosales de la estatua, pensada para no perderse en el espacio de la plaza. Hoy en día la sustituye una copia, estando el original en la Academia florentina.

Fuera de Italia, el desarrollo del Renacimiento dependerá constantemente de los impulsos marcados por Italia. Artistas importados desde Italia o formados allí, hacen el papel de verdaderos transmisores. Monarcas como Francisco I en Francia o Carlos V y Felipe II en España imponen el nuevo estilo en las construcciones que patrocinan, influyendo en los gustos artísticos predominantes y convirtiendo el Renacimiento en una moda. Por otra parte, los supuestos históricos que permitieron desarrollar el nuevo estilo Renacentista se remontan al siglo XIV cuando, con el Humanismo, progresa un ideal individualista de la cultura y un profundo interés por la literatura clásica, que acabaría dirigiendo, forzosamente, la atención sobre los restos monumentales clásicos. Italia en ese momento está integrada por una serie de estados entre los que destacan Venecia, Florencia, Milán y los Estados Pontificios. La presión que se ejerce desde el exterior, sobre todo por parte de Francia y España, impidió que, como en otras naciones, se desarrollara la unión de los reinos o estados; sin embargo, sí se produjo el fortalecimiento de la conciencia cultural de los italianos. Desde estos supuestos fueron las ciudades, concebidas como ciudades-estado, las que se convierten en centros de renovación artística. En Florencia el desarrollo de una rica burguesía ayuda al despliegue de las fuerzas del Renacimiento, la ciudad se convierte en punto de partida del nuevo estilo, y surgen, bajo la protección de los Médicis, las primeras obras que desde aquí se van a extender al resto de Italia.

Renacimiento

113

Artes plásticas en Italia
Arquitectura
La arquitectura renacentista tuvo un carácter marcadamente profano en comparación con la época anterior y, lógicamente, surgirá en una ciudad en donde el Gótico apenas había penetrado, Florencia. A pesar de ello, muchas de las obras más destacadas serán edificios religiosos. Con el nuevo gusto, se busca ordenar y renovar los viejos burgos medievales e incluso se proyectan ciudades de nueva planta. La búsqueda de la ciudad ideal, opuesta al modelo caótico y desordenado del medievo, será una constante preocupación de artistas y mecenas. Así, el papa Pío II reordena su ciudad natal, Pienza, convirtiéndola en un auténtico muestrario del nuevo urbanismo renacentista. En sí, las ciudades se convertirán en el escenario ideal de la renovación artística, oponiéndose al concepto medieval en el que lo rural tenía un papel preferente gracias al monacato. Al tomar elementos de la arquitectura clásica, los arquitectos renacentistas lo hacen de forma selectiva, así por ejemplo en lugar de utilizar la columna dórica clásica se preferirá el orden toscano. Igualmente se crean formas nuevas, como la columna abalaustrada, nuevos órdenes de capiteles o decoraciones que si bien se inspiran en la Antigüedad han de adaptarse al uso religioso de las iglesias. Así, los amorcillos clásicos que acompañaban a Venus en las representaciones griegas o romanas pasan a ser angelotes (putti). Los arquitectos emplean las proporciones modulares y la superposición de órdenes que aparecía en los edificios romanos; las cúpulas se utilizarán mucho como elemento monumental en iglesias y edificios públicos. A partir de este momento, el arquitecto abandona el cárácter gremial y anónimo que había tenido durante la Edad Media, y se convierte en un intelectual, un investigador. Muchos de ellos escribieron tratados y obras especulativas de gran trascendencia, como el caso de Leon Battista Alberti o Sebastiano Serlio.
La Iglesia de Santa Maria Novella, en Florencia, con fachada diseñada por Leon Battista Alberti. La rígida ordenación geométrica que propone Aberti en el diseño de la fachada queda mitigada por el empleo de mármoles polícromos, conforme a la tradición local.

Los elementos constructivos más característicos del estilo renacentista serán: Estructurales: Arco de medio punto, columnas, cúpula semiesférica, bóveda de cañón y cubierta plana con casetones. Todos ellos habían sido usados en la Antigüedad, especialmente por el arte romano, y se recuperan ahora, modificándolos. Decae paulatinamente el tradicional método de construcción del Gótico, abandonándose en gran medida las bóvedas de crucería, el arco apuntado, las naves escalonadas, y sobre todo la impresión de colosalismo y multiplicidad de los edificios medievales. Predominarán ahora valores como la simetría, la claridad estructural, la sencillez, y sobre todo, la adaptación del espacio a la medida del hombre. Decorativos: Pilastras, frontones, pórticos, motivos heráldicos, almohadillados, volutas, grutescos, guirnaldas, motivos de candelieri (candelabros o pebeteros) y tondos o medallones. Algunos de éstos ya se habían utilizado en el Gótico, otros son creaciones originales y la mayoría se inspiran en modelos romanos y griegos. En cuanto a la decoración el Renacimiento preconiza el despojamiento, la austeridad, el orden. Sólo a finales del siglo XVI esta tendencia se romperá en favor de la fantasía y la riqueza decorativa con el Manierismo. Por etapas, se pueden distinguir dos grandes momentos:

Renacimiento

114

• En el Quattrocento fue frecuente recurrir a columnas y pilastras adosadas, a los capiteles clásicos (con preferencia el corintio, aunque sustituyendo los caulículos por figuras fantásticas o de animales), fustes lisos y casi omnipresencia del arco de medio punto. Se usa también la bóveda de cañón y de arista, y cubiertas de madera con casetones. Lo que fundamentalmente distingue a la arquitectura del Quattrocento de la del Alto Renacimiento es la decoración menuda (putti, guirnaldas de flores o frutos, grutescos, etc.), las cúpulas con nervios, con ciertos resabios góticos (catedral de Florencia, de Basílica de San Pedro, obra de Bramante y Miguel Ángel en su Filippo Brunelleschi) y las fachadas simétricas de mayor parte; la cúpula fue terminada por Giacomo della Porta, y la pisos superpuestos (Palacio Medici−Riccardi, de fachada es obra de Carlo Maderno, de época barroca. Concebida Michelozzo di Bartolommeo) o con sillares inicialmente según un diseño centralizado, las variaciones en la dirección de la obra dieron como resultado un nuevo prototipo de almohadillados (Palacio Rucellai, de Bernardo iglesia, llamado a extenderse con la Contrarreforma. Rossellino, proyecto de Alberti, Palacio Pitti). En general, la arquitectura cuatrocentista da la impresión de orden, sencillez, ligereza y simetría, predominando en el interior de los edificios la luminosidad y la desnudez. Los arquitectos más destacados de este período son Brunelleschi, Michelozzo, Leon Battista Alberti, y la principal obra será la Catedral de Santa María de la Flor, de Florencia, y su famosa cúpula. • El Cinquecento, Renacimiento pleno o Alto Renacimiento tuvo como centro Roma: En 1506 Donato d'Angelo Bramante terminaba su célebre proyecto para la basílica de San Pedro en el Vaticano, que será el edificio que marque la pauta en lo restante del siglo XVI. En esta etapa, los edificios tienden más a la monumentalidad y la grandiosidad. Miguel Ángel introduce el orden gigante en su proyecto para la basílica, lo que rompe con el concepto de arquitectura hecha a la medida del hombre. Los palacios se adornan con elaborados bajorrelieves (Palacio Grimani de Venecia, 1549, obra de Michele Sanmicheli) o de esculturas exentas (Biblioteca de San Marcos,1537–50, Venecia, obra de Jacopo Sansovino). Predominará de este modo la idea de riqueza, monumentalidad y lujo en las construcciones. A medida que avanza el siglo el Manierismo se introduce en la arquitectura, con edificios cada vez más suntuosos, rebuscadas decoraciones y elementos que pretenden captar la atención del espectador por su originalidad o extravagancia (Palazzo del Tè, en Mantua, por Giulio Romano). Podemos distinguir, de este modo, como en las demás disciplinas artísticas, dos periodos: el Clasicismo de principios de siglo, con autores como Bramante, Miguel Ángel, Antonio da Sangallo el Viejo, Jacopo Sansovino, y el manierismo que se da a partir de 1530, siendo sus principales autores Andrea Palladio, Giorgio Vasari, Giulio Romano, Jacopo Vignola, Vincenzo Scamozzi. Hay que apuntar que la ruptura del Manierismo no fue radical puesto que ya en la obra de Miguel Ángel aparecen elementos que la preludian.

Renacimiento

115

Pintura
En pintura, las novedades del Renacimiento se introducirán de forma paulatina pero irreversible a partir del siglo XV. Un antecedente de las mismas fue Giotto (1267-1337), pintor aún dentro de la órbita del Gótico, pero que desarrolló en sus pinturas conceptos como volumen tridimensional, perspectiva, naturalismo, que alejan su obra de los rígidos modos de la tradición bizantina y gótica y preludian el Renacimiento pictórico. En el Quattrocento (siglo XV), se recogen todas El Nacimiento de Venus, obra de Botticelli, conservada en la Galleria degli estas novedades y se adaptan a la nueva Uffizi, Florencia. El paganismo se introduce en el arte renacentista como mentalidad humanista y burguesa que se contrapunto al mundo hermético y cerrado del medievo en el que Dios era el expandía por las ciudades-estado italianas. Los fin de todo. El ser humano en su individualidad y diversidad será a partir de ahora el objeto máximo del interés de los artistas. pintores, aun tratando temas religiosos la mayoría de ellos, introducen también en sus obras la mitología, la alegoría y el retrato, que se desarrollará a partir de ahora enormemente. Una búsqueda constante de los pintores de esta época será la perspectiva, objeto de estudio y reflexión para muchos artistas: se trató de llegar a la ilusión de espacio tridimensional de una forma científica y reglada. La pintura cuatrocentista es una época de experimentación; las pinturas abandonan lenta y progresivamente la rigidez gótica y se aproximan cada vez más a la realidad. Aparece la naturaleza retratada en los fondos de las composiciones, y se introducen los desnudos en las figuras. Los pintores más destacados de esta época serán: en Florencia, Fra Angélico, Masaccio, Benozzo Gozzoli, Piero della Francesca, Filippo Lippi, Paolo Uccello. En Umbría, Perugino. En Padua, Mantegna, y en Venecia Giovanni Bellini. Por encima de todos ellos destaca Sandro Botticelli, autor de alegorías, delicadas Maddonas y asuntos mitológicos. Su estilo dulce, muy atento a la belleza y sensibilidad femeninas, y predominantemente dibujístico, caracterizan la escuela florentina de pintura y toda esta época. Otros autores del Quattrocento italiano son Andrea del Castagno, Antonio Pollaiuolo, il Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio, Cima da Conegliano, Luca Signorelli, Cosme Tura, Vincenzo Foppa, Alessio Baldovinetti, Vittore Carpaccio, y en el sur de la península, Antonello da Messina. El Cinquecento (siglo XVI) fue la etapa culminante de la pintura renacentista, y denominada por ello a veces como Clasicismo. Los pintores asimilan las novedades y la experimentación cuatrocentistas y las llevan a nuevas cimas creativas. En este momento aparecen grandes maestros, cuyo trabajo servirá de modelo a los artistas durante siglos. El primero de ellos fue Leonardo da Vinci (1452-1519), uno de los grandes genios de todos los tiempos. Fue el ejemplo más acabado de artista multidisciplinar, intelectual y obsesionado con la perfección, que le llevó a dejar muchas obras inconclusas o en proyecto. Poco prolífico en su faceta pictórica, aportó sin embargo muchas innovaciones que condujeron a la historia de la pintura hacia nuevos rumbos. Quizá su principal aportación fue el sfumato o claroscuro, delicada gradación de la luz que otorga a sus pinturas una gran naturalidad, a la vez que ayuda a crear espacio. Estudiaba cuidadosamente la composición de sus obras, como en la muy difundida Última Cena, donde las figuras se ajustan a un esquema geométrico. Supo unir en sus trabajos la perfección formal a ciertas dosis de misterio, presente, por ejemplo, en la celebérrima Gioconda, La Virgen de las Rocas o el San Juan Bautista.[1]

Renacimiento

116

Miguel Ángel (1475-1564) es la segunda, cronológicamente, gran figura. Fundamentalmente escultor, se dedicó a la pintura de forma esporádica, a petición de algunos admiradores de su obra, sobre todo el papa Julio II. Los frescos de la Capilla Sixtina muestran el atormentado mundo interior de este artista, poblado de figuras monumentales, sólidas y tridimensionales como si fueran esculturas, y de llamativa presencia física. En su obra cobra mucha importancia el desnudo, aun cuando la casi totalidad de la misma fue hecha para decorar iglesias. Rafael Sanzio (1483-1520) completa la tríada de genios del Clasicismo. Su estilo tuvo un enorme éxito y se puso de moda entre los poderosos. La pintura de Rafael busca ante todo la grazia, o belleza equilibrada y serena. Sus Madonnas recogen las novedades de Leonardo en lo que se refiere a composición y claroscuro, añadiendo una característica dulzura. Anticipa claramente la pintura manierista en sus últimas obras, cuyo estilo agitado y dramático copiarán y difundirán sus discípulos.

La Virgen, el Niño Jesús y santa Ana, por Leonardo da Vinci, Museo del Louvre, París. "Verdaderamente celestial y admirable fue Leonardo [...]. Hizo un cartón de Nuestra Señora y una Santa Ana, con un Cristo, que también les pareció maravilloso a todos los autores; una vez terminado, estuvo expuesto dos días para que lo vieran los hombres y las mujeres, los jóvenes y los viejos, como se va a las fiestas solemnes, para ver las maravillas de Leonardo, que hicieron asombrar a todo este pueblo".Giorgio Vasari, Las Vidas.

Retrato de Eleonora Gonzaga, por Tiziano. La dama se muestra en la lejanía aristocrática de su opulento atuendo, pero con ciertas alusiones a la vida cotidiana (reloj, ventana abierta al paisaje, perrito dormido) que la acercan al espectador. Galleria degli Uffizi, Florencia.

Con la aparición de estos tres grandes maestros, los artistas contemporáneos asumen que el arte ha llegado a su culmen (concepto recogido en la obra de Giorgio Vasari, Las Vidas)[2] y se afanarán por tanto en incorporar estos logros, por un lado, y en la búsqueda de un estilo propio y original como forma de superarlos. Ambas cosas, junto con el ambiente pesimista que se respiraba en la Cristiandad en la década de 1520 (Saco de Roma, Reforma protestante, guerras), hizo surgir con fuerza a partir de los años 30 del siglo XVI una nueva corriente, el Manierismo. Se buscará a partir de entonces lo extravagante, lo extraño, lo exagerado y lo irreal. Pertenecen a la corriente pictórica Pontormo, Bronzino, Parmigianino, Rosso Fiorentino o Francesco Salviati. Otros autores tomarán algunas novedades manieristas pero siguiendo una línea más personal y clasicista. Entre ellos podemos citar a Sebastiano del Piombo, Correggio, Andrea del Sarto o Federico Barocci. Dentro de las diferentes escuelas que surgen en Italia en el Cinquecento, la de Venecia presenta especiales características. Si

Renacimiento los florentinos ponían el acento en el disegno, es decir, en la composición y la línea, los pintores venecianos se centrarán en el color. Las especiales características del estado veneciano pueden explicar algo de esta particularidad, puesto que se trataba de una sociedad elitista, amante del lujo y muy relacionada con Oriente. La escuela veneciana reflejará esto mediante una pintura refinada, hedonista, menos intelectual y más vital, muy decorativa y colorista. Precursores de la escuela veneciana del Cinquecento fueron Giovanni Bellini y, sobre todo, Giorgione, pintor alegorías, paisajes y asuntos religiosos melancólicos y misteriosos. Deudor de su estilo fue Tiziano (1476?-1576), el mayor pintor de esta escuela, excelente retratista, quizá el más demandado de su tiempo; autor de complejas y realistas composiciones religiosas, llenas de vida y colorido. En la última etapa de su vida deshace los contornos de las figuras, convirtiendo sus cuadros en puras sensaciones de luz y color, anticipo del Impresionismo.[3] Tintoretto, Paolo Veronese y Palma el Viejo continuarán esta escuela llevándola hacia el Manierismo y anticipando en cierta manera la pintura Barroca.

117

Escultura
Como en las demás manifestaciones artísticas, los ideales de vuelta a la Antigüedad, inspiración en la naturaleza, humanismo antropocéntrico e idealismo fueron los que caracterizaron la escultura de este período. Ya el Gótico había preludiado en cierta manera algunos de estos aspectos, pero algunos hallazgos arqueológicos (el Laocoonte, hallado en 1506, o el Torso Belvedere) que se dieron en la época supusieron una auténtica conmoción para los escultores y sirvieron de modelo e inspiración para las nuevas realizaciones. Aunque se seguirán haciendo obras religiosas, en las mismas se advierte un claro aire profano; se reintroduce el desnudo y el interés por la anatomía con fuerza, y aparecen nuevas tipologías técnicas y formales, como el relieve en stiacciato (altorrelieve con muy poco resalte, casi plano) y el tondo, o composición en forma de disco; también la iconografía se renueva con temas mitológicos, alegóricos y heroicos. Aparece un inusitado interés por la perspectiva, derivado de las investigaciones arquitectónicas coetáneas, y el mismo se plasma en relieves, retablos, sepulcros y grupos escultóricos. Durante el Renacimiento decae en cierta manera la tradicional talla en madera policromada en favor de la escultura en piedra (mármol preferentemente) y se recupera la escultura monumental en bronce, caída en desuso durante la Edad Media. Los talleres de Florencia serán los más reputados de Europa en esta técnica, y surtirán a toda Europa de estatuas de este material.
El condotiero Gattamelata, en Padua, por Donatello. El monumento ecuestre conmemorativo apenas sobrevivió a la Antigüedad. La plástica renacentista recupera esta tipología típicamente romana y la aplica, en este caso, al héroe característico de la época: el condotiero o capitán mercenario.

Los dos siglos que dura el Renacimiento en Italia darán lugar, igual que en las demás artes, a dos etapas:

• Quattrocento (siglo XV): El centro escultórico principal será Florencia, donde la familia Médicis y con posterioridad la República ejercerán de mecenas de numerosas obras. Lorenzo el Magnífico era aficionado a las esculturas griegas y romanas y había formado una interesante colección de las mismas, poniendo de moda el gusto clásico. Los autores más destacados de la época serán Lorenzo Ghiberti (Puerta del Paraíso del Baptisterio de Florencia), Andrea Verrocchio (Monumento al

Renacimiento

118

condotiero Colleoni), Donatello, el taller de los hermanos Della Robbia, que introducen la cerámica vidriada y policromada como novedad, utilizándola en decoraciones de edificios; Jacopo della Quercia, Desiderio da Settignano y Bernardo Rossellino. El más importante de ellos es Donatello (1386-1466), gran creador que partiendo de los supuestos del Gótico establece un nuevo ideal inspirado en la grandeza clásica. Suyo es el mérito de rescatar el monumento conmemorativo público (su Condotiero Gattamelata, es una de las primeras estatuas ecuestres de bronce desde la Antigüedad), la utilización heroica del desnudo (David) y la intensa humanización de las figuras, llegando al retrato en ocasiones, pero sin abandonar nunca una orientación claramente idealista.

Detalle de la Puerta del Paraíso, en el Baptisterio de Florencia, obra de Lorenzo Ghiberti. Fue Miguel Ángel quien, admirado por la perfección de los relieves de esta puerta, dijo que merecería ser la del propio Paraíso. La yuxtaposición de diversos episodios en una misma escena es un rasgo arcaico, superado no obstante por el mesurado naturalismo y la novedosa sugerencia del paisaje.

• Cinquecento (siglo XVI). Esta época está marcada por la aparición estelar de uno de los escultores más geniales de todos los tiempos, Miguel Ángel Buonarrotti (1475-1564).[4] Hasta tal punto marcó la escultura de todo el siglo, que muchos de sus continuadores no fueron capaces de recoger todas sus novedades y éstas no se desarrollarán hasta varios siglos después. Miguel Ángel fue, como tantos otros en esta época, un artista multidisciplinar. Sin embargo, él se consideraba preferentemente escultor. En sus primeras obras recoge el interés arqueológico surgido en Florencia: así, su Baco ebrio fue realizado con intención de que aparentara ser una escultura clásica. Igual espíritu se aprecia en la Piedad, realizada entre 1498-1499 para la Basílica Vaticana. Protegido primero por los Médicis, La Piedad del Vaticano, de Miguel Ángel, encargada por el cardenal para los que crea las Tumbas Mediceas, soberbio francés Jean Bilhéres de Lagraulas para su sepultura, hoy en la ejemplo de expresividad, marchará luego a Roma Basílica de San Pedro. El idealismo e impasibilidad de los dioses donde colaborará en los trabajos de construcción de la clásicos se traslada aquí a un tema cristiano; la serena belleza de María y de Cristo apenas se ve alterada por el dolor o la misma nueva Basílica. El pontífice Julio II lo toma bajo su muerte. protección y le encomienda la creación de su Mausoleo, denominado por el artista como «la tragedia de la sepultura» por los cambios y demoras que sufrió el proyecto. En las esculturas hechas para este sepulcro, como el célebre Moisés, aparece lo que se ha venido denominando terribilitá miguelangelesca: una intensa a la vez que contenida emoción que se manifiesta en anatomías sufrientes, exageradas y nerviosas (músculos en tensión), posturas contorsionadas y escorzos muy rebuscados. Los rostros, sin embargo, suelen mostrarse contenidos. En sus

Renacimiento obras finales el artista desdeña de la belleza formal de las esculturas y las deja inacabadas, adelantando un concepto que no volvería al arte hasta el siglo XX. Miguel Ángel continúa con la tradición de monumentos públicos heroicos y profanos que inició Donatello y la lleva a una nueva dimensión con su conocido David, esculpido para la Piazza della Signoria de Florencia. En los años finales de la centuria, la huella de Miguel Ángel tiene sus réplicas en Benvenuto Cellini (Perseo de la Loggia dei Lanzi de Florencia, espacio concebido como museo de escultura al aire libre), Bartolomeo Ammannati, Giambologna y Baccio Bandinelli, que exagerarán los elementos más superficiales de la obra del maestro, situándose plenamente todos ellos en la corriente manierista. Destaca en esta época también la saga familiar de los Leoni, broncistas milaneses al servicio de los Habsburgo españoles, auténticos creadores de la imagen áulica, un tanto estereotipada, de estos monarcas. Su presencia en España llevará allí de primera mano las novedades renacentistas, extendiendo su influjo hasta la escultura barroca.

119

Renacimiento en España
En España el cambio ideológico no es tan extremo como en otros países; no se rompe abruptamente con la tradición medieval, por ello se habla de un Renacimiento español más original y variado que en el resto de Europa. Así, la literatura acepta las innovaciones italianas (Dante y Petrarca), pero no olvida la poesía del Cancionero y la tradición anterior. Como síntesis del Renacimiento y preludio del Barroco, la literatura contará con la figura capital de Miguel de Cervantes (siglos XVI–XVII). En cuanto a las artes plásticas, el Renacimiento hispano mezcló elementos importados de Italia (de donde llegaron algunos artistas, como Paolo de San Leocadio, Pietro Torrigiano o Domenico Fancelli) con la tradición local, y con algunos otros influjos (lo flamenco, por ejemplo, estaba muy de moda en la época por las intensas relaciones comerciales y dinásticas que unían estos territorios a España). Las innovaciones renacentistas llegaron a España de forma muy tardía; hasta la década de 1620 no se encuentran ejemplos acabados de las mismas en las manifestaciones artísticas, y tales ejemplos son dispersos y minoritarios. No llegan a España plenamente, pues, los ecos del Quattrocento italiano (sólo por obra de la familia Borgia aparecen artistas y obras de esa época en el área levantina), lo que determina que el arte renacentista español pase casi abruptamente del Gótico al Manierismo.

El Greco, La Resurrección de Cristo, pintado para Santo Domingo el Antiguo de Toledo. El Greco rebasa el concepto de artista renacentista por su constante búsqueda de un universo propio y original. Influido por Tintoretto y Miguel Ángel, su arte va a conocer su mayor desarrollo en Toledo.

En el campo de la arquitectura, tradicionalmente se distinguen tres periodos: Plateresco (siglo XV-primer cuarto del siglo XVI), Purismo o estilo italianizante (primera mitad del XVI) y estilo Herreriano (a partir de 1559-mediados del siglo siguiente). En el primero de ellos, lo renaciente aparece de forma superficial, en la decoración de las fachadas, mientras que la estructura de los edificios sigue siendo gotizante en la mayoría de los casos. Lo más característico del Plateresco es un tipo de decoración menuda, detallista y abundante,

Renacimiento

120

semejante a la labor de los plateros (de donde deriva el nombre). El núcleo fundamental de esta corriente fue la ciudad de Salamanca, cuya Universidad y su fachada son el paradigma del estilo; arquitectos destacados del mismo fueron Rodrigo Gil de Hontañón y Juan de Álava. El Purismo representa una fase más avanzada de la italianización de la arquitectura. El palacio de Carlos V en la Alhambra de Granada, obra de Pedro de Machuca, es ejemplo de ello. El foco principal de este estilo se situó en Andalucía, donde además del citado palacio destacaron los núcleos de Úbeda y Baeza y arquitectos como Palacio de Grajal de Campos, León. Andrés de Vandelvira y Diego de Siloé. Finalmente, aparece el estilo Escurialense o Herreriano, original adaptación del Manierismo romano caracterizada por la desnudez y el gigantismo arquitectónico. La obra fundamental será el palacio-monasterio de El Escorial, trazado por Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera, sin duda la obra más ambiciosa del Renacimiento hispano. Lo escurialense traspasó el umbral cronológico del siglo XVI llegando con gran vigencia a la época barroca. En escultura, la tradición gótica mantuvo su hegemonía durante buena parte del siglo XVI. Los primeros ecos del nuevo estilo corresponden por lo general a artistas venidos de fuera, como Felipe Vigarny o Domenico Fancelli, que trabajará al servicio de los Reyes Católicos, esculpiendo su sepulcro (1517). No obstante, pronto surgirán artistas locales que asimilan las novedades italianas, adaptándolas al gusto hispano, como Bartolomé Ordóñez y Damián Forment. En una fase más madura del estilo surgen grandes figuras, creadoras de un peculiar Manierismo que sentará las bases de la posterior escultura barroca: Juan de Juni y Alonso Berruguete son los más destacados. La pintura renacentista española está determinada igualmente por el pulso que mantiene la herencia del Gótico con los nuevos modos venidos de Italia. Esta dicotomía se aprecia en la obra de Pedro Berruguete, que trabajó en Urbino al servicio de Federico de Montefeltro, y Alejo Fernández. Posteriormente aparecen artistas conocedores de las novedades italianas coetáneas, como Vicente Macip o su hijo Juan de Juanes, influidos por Rafael; Luis de Morales, Juan Fernández de Navarrete o los leonardescos Fernando Yáñez y Hernando de los Llanos. Pero la gran figura del Renacimento español, y uno de los pintores más originales de la Historia, se inscribe ya en el Manierismo, aunque rebasando sus límites al crear un universo estilístico propio: El Greco (1541-1614).

Renacimiento

121

Renacimiento alemán
El Renacimiento artístico no fue en Alemania una tentativa de resurrección del arte clásico, sino una renovación intensa del espíritu germánico, motivado por la Reforma protestante. Alberto Durero (1471-1528), fue la figura dominante del Renacimiento alemán. Su obra universal, que ya en vida fue reconocida y admirada en toda Europa, impuso la impronta del artista moderno, uniendo la reflexión teórica con la transición decisiva entre la práctica medieval y el idealismo renacentista. Sus pinturas, dibujos, grabados y escritos teóricos sobre arte ejercieron una profunda influencia en los artistas del siglo XVI de su propio país y de los Países Bajos. Durero comprendió la imperiosidad de adquirir un conocimiento racional de la producción artística, e introdujo el idealismo de raigambre italiana en el arte alemán.

La pintura germánica conoció en este época uno de sus mayores momentos de esplendor. Junto a la figura fundamental de Durero surgieron otros grandes autores, como Lucas Cranach el Viejo, pintor por antonomasia de la Reforma protestante; Hans Baldung Grien, introductor de temáticas siniestras y novedosas, deudoras en cierto modo del arte medieval; Matthias Grünewald, uno de los precursores del expresionismo; Albrecht Altdorfer, excelente paisajista, o Hans Holbein el Joven, que desarrolló casi toda su producción, centrada en el retrato, en Inglaterra. Tras la Reforma, el mecenazgo de la nobleza alemana se centró en primer lugar en la arquitectura, por la capacidad de ésta para mostrar el poder y prestigio de los gobernantes. Así, a mediados del siglo XVI se amplia el castillo de Heidelberg, siguiendo las directrices clásicas. Sin embargo, la mayoría de los príncipes alemanes prefirieron conservar las obras góticas, limitándose a decorarlas con ornamentación renacentista. Los emperadores Habsburgo y la familia Fugger fueron los más importantes mecenas, destacándose por su protección a grandes figuras como Johannes Kepler y Tycho Brahe.

La liebre, obra de Durero. El interés por los fenómenos y los elementos de la Naturaleza fue uno de los pilares del Humanismo. Durero analiza el mundo vegetal y animal en multitud de dibujos, bocetos y acuarelas caracterizados por su precisión de científico. Albertina, Viena.

Renacimiento

122

Renacimiento en Flandes y los Países Bajos
Véase también: Primitivos flamencos A la par que se desarrollaba en Italia el Cinquecento Italiano, la Escuela Flamenca de pintura alcanzó un desarrollo notable, como heredera y continuadora de la tradición tardogótica anterior representada por Jan van Eyck, Roger van der Weyden y otros grandes maestros. Se caracterizó por su naturalismo, rasgo que comparte con los maestros italianos. Los modos del Gótico pervivieron con mayor fuerza, aunque matizados con características singulares, como cierta vena caricaturesca y fantástica y una mayor sensibilidad a la realidad del pueblo llano y sus costumbres. Se recoge ese interés en obras de carácter menos idealizado que las italianas, con una marcada tendencia por el detallismo casi microscópico que aplican a las representaciones (influjo de los maestros tardogóticos ya mencionados y la miniatura), y tendencia hacia lo decorativo, sin demasiado interés por disquisiciones teóricas.

Pieter Brueghel el Viejo: El regreso de los rebaños. El paisaje se ha convertido en el tema principal del cuadro. Brueghel introduce casi siempre la figura (en este caso, los pastores) como anécdota o contrapunto a un universo del que el ser humano sólo es una parte, mínima y frágil. Obsérvese el interés por la plasmación de los efectos atmosféricos en los nubarrones que oscurecen el cielo. Museo de Historia del Arte, Viena.

A mediados del siglo XVI el clasicismo italiano entra con fuerza en la pintura flamenca, manifestándose en la llamada «Escuela de Amberes» y en pintores como Jan van Scorel o Mabuse, algunos de los cuales permanecieron en Italia estudiando a los grandes maestros. A la difusión de los nuevos modelos contribuyó sobremanera el grabado, que puso al alcance de prácticamene cualquier artista las obras producidas en otras escuelas y lugares, poniendo muy de moda en toda Europa el estilo italianizante. Algunos grandes nombres de la época fueron Joachim Patinir, uno de los creadores del paisaje como género autónomo de la pintura, aunque apegado todavía al Gótico; Quintín Metsys, que se inspiró en los dibujos caricaturescos de Leonardo y en las clases populares para retratar vicios y costumbres; el retratista Antonio Moro; el Bosco, uno de los pintores más originales de la historia, apegado formalmente a la tradición de la vieja escuela flamenca; pero a la vez innovador, creador de un universo fantástico, casi onírico que lo sitúan como uno de los precedentes del Surrealismo; y Pieter Brueghel el Viejo, uno de los grandes maestros del paisaje y las costumbres populares, quizá el más moderno de todos ellos, aun cuando en su pintura glose sentencias morales y de crítica social que tienen algo de medieval. En el campo de la escultura, destacó Adriaen de Vries, autor de expresivas obras (generalmente de bronce) en las que el movimiento, la línea ondulada o serpentinata y el desnudo heroico las caracterizan como excelentes ejemplos de manierismo escultórico fuera de Italia.

Renacimiento

123

Renacimiento en Hungría
En el caso de Hungría, fue este el primer reino hacia donde se extendió el Renacimiento por fuera de Italia. El trono húngaro se hallaba ocupado desde 1458 por el rey Matías Corvino (1443–1490), quien conoció y admiró los patrones italianos renacentistas y los extendió por dicho reino. Matías en su infancia había sido educado junto a su hermano en una profunda atmósfera humanista bajo la conducción del obispo Juan Vitéz, quien posteriormente continuó fomentando la cultura durante el reinado del monarca. Ante la petición del rey Matías, el Papa Paulo II fundó la Universitas Istropolitana en 1465, con sede en la ciudad húngara de Pressburg (hoy Bratislava). Esta universidad sirvió como sitió de encuentro para estudiosos de toda Europa Central, y contó con gran apoyo del monarca. El matrimonio del rey húngaro con Beatriz de Nápoles en 1476, solo reforzó la llegada de este movimiento cultural, pues se estrecharon más aún las relaciones políticas y dinasticas entre los dos reinos renacentistas. Matías fundó la Bibliotheca Corvinniana, que se convirtió en uno de los mayores centros de saber de Europa, con una extraordinaria colección de libros; en 1472 creó la primera imprenta húngara, y llenó la corte de astrólogos, artistas y escritores italianos. Igualmente el rey Matías hizo reconstruir al estilo renacentista el Palacio de Buda, ubicado en la actual Budapest, siendo de este modo uno de los primeros ejemplos de la nueva arquitectura fuera de Italia. Estas muestras del triunfo del nuevo estilo convivían con elementos aún góticos, como se aprecia en la pintura de la época. Las nuevas tendencias procedentes de Italia incidieron en un mayor realismo y veracidad en las representaciones pictóricas, que muestran el gusto centroeuropeo por la suntuosidad y vistosidad. Esto se observa, por ejemplo, en La Mujer vestida de Sol (Galería Nacional Húngara, Budapest), de autor desconocido. En esta pintura, es evidente la maestría del anónimo pintor que, bajo convenciones todavía medievales, y un atrevido uso del color, avanza hacia el naturalismo renacentista. En esta época igualmente floreció la literatura en el reino húngaro y pronto surgieron conocidas figuras de la literatura y poesía como los italianos Antonio Bonfini (quien escribió la obra: Rerum Hungaricarum La Mujer vestida de Sol, finales del siglo XV. decades (Décadas del Reino Húngaro), crónica histórica que abarca desde la historia de los Ávaros en el siglo IV y después los inicios de los húngaros, hasta 1497), Galeotto Marzio y Pietro Ronsano, los húngaros Juan Megyericsei y Janus Pannonius, e igualmente juristas como Esteban Werbőczy (autor del Tripartitum, obra que engloba las leyes y reglamentos del reino húgaro para su época), quienes generaron un enorme impulso humanista en el reino. El Renacimiento patrocinado por el rey mecenas Matías floreció en Hungría hasta la muerte del soberano en 1490. Luego de su fallecimiento, la Casa de Jagellón de origen polaco obtuvo el trono húngaro y el rey Vladislao II de Hungría no pudo continuar con el ritmo al que Matías llevaba el reino. Los enormes gastos invertidos en las guerras contra el Sacro Imperio y Bohemia que resultaron exitosas habían vaciado el tesoro real y pronto condujeron al reino en un declive. La Universitas Istropolitana cerró sus puertas por falta de fondos, y muchos artistas renacentistas

Rey Matías Corvino de Hungría (1458-1490), mecenas renacentista húngaro.

Renacimiento abandonaron Hungría mudandose a Praga, Viena y Cracovia, hallando allá el patrocinio de los monarcas locales. Muchos se quedaron en Buda y Visegrado en la corte del rey Vladislao II y de su hijo Luis II de Hungría que reinó desde 1516 hasta 1526. Durante el período de los Jagellón en Hungría (1490-1526), el más grande mecenas del humanismo fue el clérigo Jorge Szatmári, quien después de pasar por tres sillas obispales diferentes terminó como arzobispo de Estrigonia, enviando a muchos húngaros a estudiar a las universidades en Italia a lo largo de su carrera eclesiástica. Juan Vitéz el Joven, sobrino del reconocido arzobispo, se convirtió en el primer presidente de la Solidalitas Litteraria Danubiana en 1497, y fue conocido como uno de los Humanistas más importantes de su época en Hungría. En la década de 1510, Ludovicus Cerva Tubero humanista de Ragusa vivió en la corte del arzobispo de Kalocsa Gregorio Frangepán, lugar donde continuó floreciendo el Renacimiento durante el reinado de Vladislao II, y donde se escribieron varias crónicas sobre el reino entre las cuales destaca una que incluía la historia húngara desde la muerte del rey Matías (†1490) hasta la muerte del papa León X (†1521). Sin embargo el suceso que pusó fin a todo el esplendor de Hungría fue la derrota en la batalla de Mohács en 1526, donde los ejércitos turcos barrieron con las fuerzas húngaras y murió el rey Luis II. La destrucción casi total del reino que le siguió, incluyendo la ocupación de la ciudad de Buda en 1541 obligó a casi toda la población intelectual a abandonar Hungría, mientras las fuerzas otomanas destruían palacios, quemaban bibliotecas y archivos, acabando con casi todo el legado cultural renacentista húngaro. Lo poco que logró sobrevivir al reino invadido por los turcos halló amparo en la corte del rey Juan I de Hungría (1526-1540), y posteriormente en la de su hijo el conde Juan Segismundo Szapolyai, voivoda de Transilvania, joven sobresaliente que hablaba 8 idiomas, y era un apasionado de los libros, amante de la música. Tras su muerte en 1571, el Principado de Transilvania contará con cada vez más fuerza e independencia y se convertirá en una monarquía electiva, donde gobernaran las familaisa ristrocráticas húngaras sometiendose en parte a la figura del sultán turco, y enfrentando la figura de los Habsburgos que portarán el título de rey de Hungría. Su sucesor, el conde Esteban Báthory obtuvo en 1575 el trono de Polonia, y bajo su reinado tanto el Príncipado de Transilvania como el Reino Polaco alcanzaron una época dorada de cultura y potencia militar.

124

Renacimiento en Francia
En Francia, la influencia italiana se dejó sentir desde muy temprano, favorecida por la cercanía geográfica, los vínculos comerciales y la monarquía, que ambicionaba anexionar los territorios limítrofes de la península italiana, y lo consiguió en algunos momentos. Sin embargo, el impulso definitivo a la adopción de las formas renacentistas se dio bajo el reinado (1515-1547) de Francisco I. Este monarca, gran mecenas de las artes y aficionado a todo lo que procediera de Italia, protegió a importantes maestros, Vista del Patio del Caballo Blanco del Palacio de Fontainebleau, con solicitando sus servicios para la Corte francesa (entre la famosa escalera, preludio de las formas barrocas. Fontainebleau ellos el mismo Leonardo da Vinci, que murió en el fue la auténtica capital artística de Francia durante el Renacimiento. Castillo de Cloux), a la vez que emprendió un En el conjunto palaciego intervinieron algunos de los mejores artistas ambicioso programa de revitalización cultural que del momento. revolucionó el desarrollo de las artes en el país. Conviene tener presente que Francia fue la cuna del Gótico y que por tanto este estilo estaba fuertemente arraigado y podía ser visto como un estilo nacional. De ahí que las formas góticas continuaran presentes durante un tiempo, a pesar del nuevo estilo impuesto por la Corte.

Renacimiento En cuanto a la arquitectura, la monarquía, fortalecida y en período de expansión territorial, había patrocinado ya desde el siglo XV la remodelación de los viejos chateaux medievales y la creación de nuevas residencias más acordes con los tiempos. Pero fue precisamente Francisco I el que dio un impulso definitivo a esta operación renovadora, que tuvo varios focos. El primer edificio renacentista en Francia fue el Castillo de Saint-Germain-en-Laye, imponente fortaleza de ladrillo y piedra en la que aparecen pequeños detalles renacientes, dentro de una general sobriedad de aire militar. De estilo más avanzado serán los Castillos del Valle del Loira, conjunto de mansiones para la realeza y la nobleza que muestran los rasgos más característicos del Renacimiento francés: decorativismo de raigambre manierista, recuerdos goticistas en las estructuras, y quizá lo más novedoso: una perfecta integración de los edificios en la naturaleza circundante, como se ve en el grácil puente del Castillo de Chenonceau. El más célebre dentro de este conjunto es el Castillo de Chambord, que presenta grandes audacias estilísticas, como una escalera interna helicoidal. Otros ejemplos de estas residencias suburbanas son los castillos de Amboise, Blois y Azay-le-Rideau. Además de todas estas realizaciones, Francisco I se embarcó en la que quizá fue la obra fundamental de este período: el Palacio de Fontainebleau, vieja mansión de los reyes franceses que se renovará totalmente. En el edificio en sí, se aprecia ya el triunfo de las formas italianas, aunque adaptadas al gusto francés con sus típicas chimeneas y mansardas. Incluye fragmentos de desbordante creatividad, como la célebre escalera imperial, anticipo de soluciones barrocas. No obstante, quizá lo más destacado del proyecto fue que involucró a creadores de prácticamente todas las disciplinas artísticas, algunos venidos expresamente de Italia como los pintores Francesco Primaticcio o Rosso Fiorentino, el famoso escultor Benvenuto Cellini, o el arquitecto Sebastiano Serlio, importante autor de tratados de arquitectura del que apenas se conocen obras salvo este palacio. Las novedades que se fraguaron aquí trapasarían el ámbito local y darían origen a todo un estilo, el estilo de Fontainebleau, un manierismo refinado al servicio de los gustos aristocráticos. Tras Francisco I, las formas a la italiana acabaron imponiéndose definitivamente en la arquitectura bajo Enrique II, cuya esposa pertenecía a la familia florentina más poderosa (Catalina de Médicis). Bajo su mandato (1547-1559) se reformó la antigua sede de la Corte en París, el Palacio del Louvre, convirtiéndolo en un moderno edificio de estética plenamente manierista. La reforma fue dirigida por uno de los arquitectos franceses más destacados del momento, Pierre Lescot, que diseñó el gran patio central (Cour Carrée), con características fachadas en las que utiliza el módulo de arco de triunfo clásico. Asimismo, estos monarcas iniciaron la construcción de un nuevo palacio, enfrente del Louvre, el Palacio de las Tullerías, en el que intervino el otro gran arquitecto francés del Renacimiento, Philibert Delorme. La escultura del Renacimiento en Francia fue también al compás de lo dictado por Italia. Francia dejó de ser ya a finales del siglo XIV el gran centro escultórico de Europa que fue gracias a los talleres catedralicios, situación que continuaría durante el siglo XV, y aún más en el XVI. Es paradójico y a la vez revelador que esta situación coincida con la consolidación progresiva de la institución monárquica, evidentemente deseosa de renovar su imagen y dispuesta a usar el arte como La Resurrección, obra de Germain Pilon. Todo procede aquí de instrumento propagandístico de primer orden. No Miguel Ángel: la anatomía hercúlea de Cristo, los escorzos, el efecto no acabado. Hasta el diseño general del grupo remite a las obstante de la pérdida de hegemonía en este campo, Sepulturas Mediceas del florentino. Museo del Louvre, París. que de todas formas nunca había sido definitiva, surgieron grandes figuras al calor de los proyectos reales; es de destacar el carácter ornamental y decorativo que tuvieron las esculturas, subordinándose al proyeto general de los edificios e integrándose en éstos. Dos fueron los autores más sobresalientes: Germain Pilon y Jean Goujon.

125

Renacimiento La pintura también experimentó el progresivo declive de las formas góticas tradicionales y la llegada del nuevo estilo. Como se ha señalado, se conocieron en Francia de primera mano las formas pictóricas italianas en el siglo XVI gracias a la llegada de autores muy innovadores, como Leonardo o Rosso Fiorentino. Francisco I impulsó la formación de artistas franceses bajo la dirección de maestros italianos, como Niccolò dell'Abbate o Primaticcio, siendo este último el responsable de la decoración del palacio de Fontainebleau y la organización de las fiestas de la Corte, y teniendo por tanto a sus órdenes a muchos artesanos y artistas. Esta convivencia de talentos, escuelas, disciplinas y géneros dio origen a la llamada escuela pictórica de Fontainebleau, una derivación del manierismo pictórico italiano que incide en el erotismo, el lujo, los temas profanos y las alegorías, todo ello muy del gusto de su clientela principal, la aristocracia. La mayor parte de los artistas de Fontainebleau fueron anónimos, precisamente por esa integración de las artes que se propugnaba y por el magisterio de los artistas consagrados. No obstante, conocemos los nombres de algunos pintores, figurando Jean Cousin el Viejo o Antoine Caron entre los más destacados. Sin embargo, el pintor francés más importante de la época, a a vez que uno de los grandes retratistas de todos los tiempos, aunque gran parte de su obra se haya perdido, fue François Clouet, que superó a su padre, el también apreciable Jean Clouet, en la fiel plasmación de la vida de los poderosos de la época, con una profundidad psicológica y brillantez formal cuyo precedente hay que buscarlo en Jean Fouquet, gran pintor del siglo XV aún en la órbita del Gótico.

126

Literatura renacentista
La renovación general en el conocimiento que comenzó en Europa tras el descubrimiento del «mundo nuevo» en 1492 trajo consigo una nueva concepción de la ciencia y la investigación y formas distintas de hacer arte. Surgió por entonces una forma literaria que luego desembocaría en la novela, que cobró renombre en los siglos posteriores. Una de las más conocidas de esta primera época es la Utopía de Tomás Moro. Las obras dramáticas de entretenimiento (opuestas al propósito moralizante) volvieron al escenario. William Shakespeare es el dramaturgo más notable, pero hubo muchos más, como Christopher Marlowe, Molière, y Ben Jonson. Del siglo XVI al XVIII los ejecutantes de la Commedia dell'arte improvisaban en las calles de Italia y de Francia, pero algunas de las obras fueron escritas. Tanto las obras improvisadas como las escritas con base en un esquema tuvieron influencia sobre la literatura de la época, particularmente sobre el trabajo de Molière. Shakespeare y Robert Armin, que retomaron los bufones y jugadores para crear nuevas comedias. Todos los papeles, incluso los femeninos, eran representados por hombres, eso cambiaría primero en Francia y luego en Inglaterra también, hacia fines del siglo XVII.

Música renacentista
Al no conocerse la música griega o romana con tanta precisión como la arquitectura y la escultura, la música renacentista no se produce como una restauración de lo antiguo. La música de esta época fue una culminación de los estilos anteriores (Ars nova), buscando naturalidad, proporción y armonía entre texto y melodía. Características principales: • • • • Unión entre música profana y religiosa. Equilibrio entre las voces. Mayor sentido imitativo en el contrapunto. Progresiva sustitución de voces por instrumentos (se favorece así a la música instrumental, que también acompaña a la danza). • Se amplía el campo de acción de la interpretación musical (templos, universidades pero también salones, cortes, etc). • El músico adquiere mayor importancia social.

Renacimiento Música vocal religiosa: 1. Motete: Es una composición de 2, 3 o más voces sobre textos latinos y de extensión breve. El motete se cantaba en Adviento, Cuaresma y en Semana Santa. Su época de mayor importancia fue durante los siglos XII y XIII. En el motete destacan las figuras de Giovanni Pierluigi da Palestrina y de Orlando di Lasso, que serán los músicos más destacados de la época. 2. Misa: Se desarrolla sobre los textos litúrgicos de esta celebración: kyrie; gloria; credo; sanctus y Agnus Dei. La misa estaba inspirada en temas del canto llano y profano, excepto en el caso de la Missae sine nomine (misa sin nombre) que no estaba inspirada en ningún tema preexistente.

127

Referencias
[1] De Diego, E.: Leonardo da Vinci. Madrid, Historia 16, colección "El arte y sus creadores", (nº 7) 1996. [2] Ver: VASARI, G.: Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos desde Cimabue a nuestros tiempos Madrid, Editorial Cátedra, 2011. [3] Consular el libro: VVAA: Tiziano. Electa Artbook, 1998. [4] HEUSINGER, Lutz. Miguel Ángel. Florencia, Editoriale Scala/Riverside, 1989.

Bibliografía
• BUCKHARDT, J.: La cultura del Renacimiento. Madrid, Editorial Akal, 2004. • V.V.A.A.: El Arte del Renacimiento en Italia. Köln, Konemann, 1999. • Bertényi, I., Diószegi, I., Horváth, J., Kalmár, J. y Szabó P. (2004). Királyok Könyve. Magyarország és Erdély királyai, királynői, fejedelmei és kormányzói. Budapest, Hungría: Helikon Kiadó.

Enlaces externos
• • Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Renacimiento. Commons Wikcionario tiene definiciones para renacimiento.Wikcionario

Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Renacimiento. Wikiquote • • Introducción al Renacimiento (http://www.homines.com/arte/introduccion_renacimiento/index.htm) • Arte del Renacimiento (http://www.arteguias.com/renacimiento.htm) (ARTEGUIAS) • Renascimento (http://www.colegiosaofrancisco.com.br/alfa/renascimento/index-renascimento.php) (en portugués) • Society for Renaissance Studies (http://www.rensoc.org.uk/) (en inglés)

Revolución de los precios

128

Revolución de los precios
La revolución de los precios se refiere al proceso inflacionario acontecido en Europa occidental durante la segunda mitad del siglo XV y primera mitad del siglo XVI, a lo largo de 150 años los precios se sextuplicaron (que corresponde a una tasa de inflación media, π = 1,2%). La expresión fue acuñada por Earl J. Hamilton en 1934, El tesoro americano y la revolución de los precios en España, 1501-1650.

Causas de la revolución de precios
Ya en el siglo XVI, Martín de Azpilcueta (1493-1586) (considerado modernamente un miembro de la Escuela de Salamanca) observó la relación entre la alta inflación y la abundancia de metales preciosos, oro y plata procedentes del Nuevo Mundo. Esta explicación de Azpilcueta coincide con la moderna explicación monetarista basada en la ecuación de Cambridge de acuerdo que en la versión de Irving Fisher (1867-1947), la cantidad de dinero circulante M, el nivel de precios P, la velocidad de circulación de dinero V, el número de transacción T mediante la ecuación:

Si se admite que el número de transacciones T es proporcional a la renta nacional o valor económico de las mercancías producidas Y, y que la velocidad de circulación está inversamente relacionada con la inversa de la proporción l de individuos que prefieren mantener su dinero en metálico, la anterior ecuación se convierte en la ecuación de Cambridge tal como fue formulada por Alfred Marshall por primera vez en 1899:

Si aceptamos que l y Y sufrieron sólo variaciones poco importantes durante la revolución de precios, entonces tenemos a medida que aumentaba la cantidad de oro y plata circulante M los precios P tienden a aumentar. Se supone que eso fue lo que pasó durante la revolución de precios, y que el aumento de masa monetaria en forma de metales preciosos llevo al aumento de precios.

Metales preciosos en circulación
Las cantidades de oro llevadas de América a Europa contribuyeron menos al aumento de la masa monetaria, que la plata. La plata tenía dos orígenes diferentes: 1. De un lado parte de la plata de América fue extraída de Perú de explotaciones como las de la mina Potosí que empezó a ser explotada en grandes cantidades a partir de 1545. 2. El centro de Europa, donde la producción de plata se había quintuplicado en el período 1460-1530. Aunque hacia 1610 la producción ya había caído a dos tercios del máximo del periodo anterior. La plata extraída de América entre 1530 y 1650 ascendió a 11.600 toneladas, es decir, un promedio anual de 96.600 kg/año. En la década 1591-1600 llegó a la cifra de 2.707.626 kg, lo cual da un promedio de 270.750 kg/año.[1] Aunque esas cantidades son elevadas, disminuyen en comparación con las cifras actuales de producción de plata: México produjo 2.747 millones de kg en 2002, y eso era sólo el 16% de la producción mundial, es decir, solamente en un año se produce en México una cantidad superior a lo extraído durante toda una década en América. Lo extraído sólo en México actualmente supera a toda la plata extraída de América y arribada a España. En cuanto al oro, la cantidad extraída a lo largo de todo el siglo XVI fue de 153.561 kg,[1] lo que da una producción media anual de 1.583 kg. La producción anual máxima pasó por un máximo en torno a 1.553 con una productividad anual estimada de 4.262 kg. Nuevamente, esas cantidades que (muy importantes en el siglo XVI) son pequeñas comparadas con las cantidades actuales de oro que están en torno a 2312,6 toneladas (lo extraído por los españoles es apenas un 10% de la producción mundial actual).

Revolución de los precios Eso revela la mejora de la productividad industrial del sector minero y de la tecnología de extracción en los últimos 4 siglos. En la actualidad la extracción de mineral de Plata de poco más de dos años (26 meses) y aurífera de solo medio año es equivalente al tesoro colonial comprendido entre los años 1530 y 1650, y bajo un mismo ritmo, cuatro años de extracción de Plata y un año de Oro es equivalente a la totalidad del tesoro colonial arribado a España desde la Conquista hasta la emancipación de las colonias americanas en 1808. El contrabando estimado por Hamilton, pudo estar más cerca del 10% que de un imposible 50%. Los cálculos equivalentes se basan en datos actuales de extracción tomados de Gold Fields Mineral Services Ltd (GFMS) y el International Copper Study Group. De igual forma que México, solamente la República del Perú, durante el año 2007 exclusivamente, tuvo una extracción industrial de 170 Toneladas de Oro, lo que resulta casi equivalente a la totalidad del periodo colonial español acotado por Hamilton.[2]

129

Proceso de aumento de precios
Además del aumento de masa monetaria pueden haberse sumado efectos demográficos en el aumento de la demanda y su repercusión en los precios. Durante el tercer cuarto del siglo XV hubo un crecimiento importante de la población europea, después de un siglo de despoblación siguiendo a la peste negra. El precio de los alimentos crece abruptamente durante una epidemia, relajándose posteriormente a medida que la población disminuye y cae la demanda. Simultáneamente los bienes manufacturados tienden a incrementar su precio debido a la reducción de la oferta, al faltar mano de obra. Desde 1460 la minería creció mucho además los portugueses lograron acceder a las zonas productoras del Golfo de Guinea.

Consecuencias
El aumento de precios, fue algo más pronunciado en la Península Ibérica. Eso tuvo el efecto de un aumento de las materias primas, y posiblemente los costes laborales. El diferencial de inflación entre Castilla y otras áreas de Europa, habría provocado una pérdida de competitividad por la diferencia del aumento de precios. Se estima que esa pérdida de competitividad habría arruinado la producción lanera de Castilla, frente a otros productores de fuera de la península ibérica que podía producir a menor precio.

Referencias
[1] Minería, PUC, Chile (http:/ / www. puc. cl/ sw_educ/ historia/ america/ html/ 2_1_1. html) [2] « La producción mundial de oro en el mundo por los países tonelada y el precio de onza (http:/ / www. dani2989. com/ gold/ worldgold08es. htm)».

Crisis del siglo XIV

130

Crisis del siglo XIV
La Crisis del siglo XIV es uno de los períodos que puede considerarse como de crisis secular o crisis general, al menos para Europa y la cuenca del Mediterráneo. Temporalmente abarcaría el tramo final de la Edad Media, hasta la recuperación de la población, el dinamismo económico y el nuevo vigor cultural que trajeron el Renacimiento y la Era de los Descubrimientos.

Elementos
Los elementos fundamentales de la crisis del siglo XIV serían: • Un posible origen en una crisis climática (se habla de disminución de las temperaturas tras el denominado óptimo medieval que permitió las vides en Inglaterra) o crisis ambiental, vinculados ambas a ciclos naturales o ésta última a los rendimientos decrecientes de actividades agrícolas y ganaderas que habían alcanzado un techo tecnológico simultáneamente a la presión de un crecimiento demográfico lento, pero mantenido al menos desde el año 1000. La Gran Hambruna de 1315-1317 marcó el inicio del siglo. La posibilidad de encontrar circunstancias climáticas y ambientales semejantes en la misma época pero otros contextos geográficos (lo que convertiría a la crisis del siglo XIV en una verdadera crisis general a nivel global) ha sido objeto de investigación: concretamente la civilización Jemer de Angkor (Camboya) tuvo un auge y declive compatible con un modelo semejante, que se ha atribuido a variaciones de El Niño y a su propia sobreexplotación del medio.[1] • La terrible crisis demográfica vinculada a la Peste Negra de 1348 y las epidemias que se sucedieron cíclicamente durante los decenios siguientes, que redujeron la población de Europa en no menos de un tercio. • Las convulsiones sociales, políticas e ideológicas que la siguieron, entre las que pueden enumerarse: • Las concentraciones de herencias, la confusión en los gremios, el aumento relativo de la importancia de las ciudades, • La desestabilización definitiva de las cadenas de vasallaje, conflictos militares como la Guerra de los Cien Años, el aumento del poder de los reyes en Europa Occidental que superan el concepto de monarquía feudal y avanzan en la conformación de las monarquías autoritarias, • El aumento de la piedad extrema, el Cisma de Occidente, la crisis de la escolástica, la evolución del arte gótico puro al gótico flamígero en la mayor parte de Europa Occidental y, simultáneamente, en Italia, el surgimiento de las condiciones intelectuales del denominado Prerrenacimiento (Petrarca, Bocaccio, Giotto), etc.

Crisis del siglo XIV

131

Interpretación
El conjunto de los fenómenos ligados a esta crisis secular se ha interpretado, desde el punto de vista del materialismo histórico, como el comienzo de la transición del feudalismo al capitalismo que se produce desde finales de la Edad Media. En perspectiva histórica supone un periodo secular de transición entre modos de producción (feudal y capitalista) que no finalizará hasta el final del Antiguo Régimen y el comienzo de la Edad Contemporánea, con lo que tanto este último periodo medieval como la Edad Moderna entera cumplen un papel similar y cubren una similar extensión temporal (500 años) a lo que significó la Antigüedad Tardía para el comienzo de la Edad Media (la transición entre el modo de producción esclavista y el modo de producción feudal).

Propagación de la peste negra en Europa.

La ley de rendimientos decrecientes empezó a mostrar sus efectos a medida que el dinamismo de los campesinos forzó la roturación de tierras marginales y las lentas mejoras técnicas no podían sucederse a un ritmo semejante. La coyuntura climática cambió, acabando con el denominado óptimo medieval que permitió la colonización de Groenlandia y el cultivo de vides en Inglaterra. Las malas cosechas condujeron a hambrunas que debilitaron físicamente a las poblaciones, preparando el terreno para que la Peste negra de 1348 fuera una catástrofe demográfica en Europa. La repetición sucesiva de epidemias caracterizó un ciclo secular.

Consecuencias
Las consecuencias no fueron negativas para todos. Los supervivientes acumularon inesperadamente capital en forma de herencias, que pudo en algunos casos invertirse en empresas comerciales, o acumularon inesperadamente patrimonios nobiliarios. Las alteraciones de los precios de mercado de los productos, sometidos a tensiones nunca vistas de oferta y demanda cambió la forma de percibir las relaciones económicas: los salarios (un concepto, como el de circulación monetaria ya de por sí disolvente de la economía tradicional) crecían al tiempo que las rentas feudales pasaron a ser inseguras, obligando a los señores a decisiones difíciles. Alternativamente primero tendieron a ser más comprensivos con sus siervos, que a veces estuvieron en situación de imponer una nueva relación, liberados de la servidumbre; mientras que en un segundo momento, sobre todo tras algunas rebeliones campesinas fracasadas y duramente reprimidas, impusieron en algunas zonas una nueva refeudalización, o cambios de estrategia productiva como el paso de la agricultura a la ganadería (expansión de la Mesta). El negocio lanero produjo curiosas alianzas internacionales e interestamentales (señores ganaderos, mercaderes de la lana, artesanos de paños) que suscitaron verdaderas guerras comerciales (en ese sentido se ha podido interpretar las cambiantes alianzas y divisiones internas Inglaterra-Francia-Flandes durante la Guerra de los Cien Años, en la que Castilla se implicó en su propia guerra civil). Únicamente los nobles con más capacidad (demostrada la mayor parte de las veces por el despojo de nobles con menos capacidad) pudieron convertirse en una gran nobleza o aristocracia de grandes casas nobiliarias, mientras que la pequeña nobleza se empobrecía, reducida a la mera supervivencia o a la búsqueda de nuevos tipos de ingresos en la creciente administración de las monarquías, o a los tradicionales de la

Crisis del siglo XIV Iglesia. En las instituciones del clero también se va abriendo un abismo entre el alto clero de obispos, canónigos y abades y los curas de parroquias pobres; y el bajo clero de frailes o clérigos vagabundos, de opiniones teológicas difusas, o bien supervivientes materialistas en la práctica, goliardos o estudiantes sin oficio ni beneficio. En las ciudades, la alta burguesía y la baja burguesía viven un similar proceso de separación de fortunas, que hace imposible mantener que un aprendiz o incluso un oficial o un maestro de taller pobre tenga algo que ver con un mercader enriquecido por el comercio a larga distancia de la Hansa o las ferias de Champaña y de Medina, o un médico o un letrado salidos de la universidad para entrar en la alta sociedad. Se va abriendo paso la posibilidad (antes inaudita) de que la condición social dependa más de la capacidad económica (no necesariamente ligada siempre a la tierra) que del origen familiar. Frente al mundo medieval de los tres órdenes, basado en una economía agraria y firmemente ligada a la posesión de la tierra, emerge un mundo de ciudades basado en una economía comercial. Los centros de poder se desplazan hacia los nuevos burgos. Estos reequilibrios se vieron reflejados en los campos de batalla, ya que los caballeros feudales empezaron a ser superados por el desarrollo de técnicas militares como el arco de tiro largo, arma que los ingleses usaron para barrer a los franceses en la Batalla de Agincourt, en 1415, o la pica, usada por la infantería de mercenarios suizos. Es en esta época cuando aparecen los primeros ejércitos profesionales, compuestos por soldados a los que no les une un pacto de vasallaje con su señor sino la paga. Las nuevas ideas religiosas -que se adaptan mejor a la forma de vida de la burguesía que a la de los privilegiados- ya estuvieron en el fermento de las herejías que se habían producido previamente, a partir del siglo XII (cátaros, valdenses), y que habían encontrado eficaz respuesta en las nuevas órdenes religiosas mendicantes, insertas en el entorno urbano; pero en los últimos siglos medievales el husismo o el wycliffismo tienen una mayor proyección hacia lo que será la Reforma protestante del siglo XVI. El milenarismo (flagelantes) convivía con el misticismo (Tomás de Kempis) y los desórdenes y corrupción de costumbres en la Iglesia que culminaron en el cisma de Occidente. Los intentos de imprimir mayor racionalidad al catolicismo ya venían estando presentes desde la cumbre de la escolástica de los siglos XII y XIII con Pedro Abelardo, Tomás de Aquino o Roger Bacon; pero ahora esa escolástica se enfrenta a su propia crisis y cuestionamiento interno, con Guillermo de Ockham o Duns Scoto). La mentalidad teocéntrica iba lentamente dando paso a una nueva antropocéntrica, en un proceso que culminará con el humanismo del siglo XV, en lo que ya puede denominarse Edad Moderna. El desafío al monopolio económico, social, político e intelectual de los privilegiados, creaba lentamente nuevos espacios de poder en beneficio de los reyes, así como un lugar cada vez más amplio para la burguesía. Aunque la mayor parte de la población siguió siendo campesina, lo cierto es que el impulso y las novedades ya no provenían del castillo o el monasterio, sino de la Corte y la ciudad. Entre tanto, el amor cortés (procedente de la Provenza del siglo XI) y el ideal caballeresco se revitalizaron y pasaron a convertirse en una ideología justificativa del modo de vida nobiliario justo cuando este empezaba a estar en cuestión,[2] viviendo una época dorada, obviamente decadente, localizada en el período de esplendor del ducado de Borgoña, que reflejó Johan Huizinga en su magistral El otoño de la Edad Media.

132

El comienzo de la recuperación
A partir del siglo XV, a medida que los efectos de la crisis disminuían, Europa comenzó a experimentar cierta recuperación, que se manifestó en diversos aspectos. En primer lugar, la población comenzó a crecer nuevamente. Uno de los factores que contribuyeron a ello fue la disminución de las guerras y las epidemias que habían asolado el continente durante el siglo XIV. Al mismo tiempo, al aumentar la población, la demanda de productos agrícolas y la cantidad de mano de obra disponible para los trabajos rurales fueron mayores. Además la producción agrícola se vio favorecida por algunos adelantos técnicos (mejoras de los arados y de los sistemas de irrigación) y por la in-corporación a la agricultura de tierras que habían sido abandonadas durante la crisis. El aumento de la producción agrícola fue acompañado por un crecimiento de las manufacturas y las actividades comerciales. En el primer caso, en

Crisis del siglo XIV esa época surgió una nueva forma de producción manufacturera, que recibió el nombre de trabajo rural domiciliado: con materias primas y créditos facilitados por los comerciantes, los campesinos producían manufacturas en sus aldeas. Luego, vendían sus productos a los comerciantes, quienes lo comercializaban en las ciudades. El aumento de producción de manufacturas, junto con otros factores, como la mejora de los caminos y el perfeccionamiento de los medios de pago, impulsó un significativo crecimiento en los intercambios comerciales.

133

Excepciones a la crisis
Fue justamente el siglo XIV durante el cual los reinos de Hungría, Polonia y Bohemia se fortalecieron política y económicamente, surgiendo por encima de los Estados vecinos. En Hungría Carlos I y Luis I reformaron la economía y el sistema de impuestos, y valiéndose de la explotación de oro y plata catapultearon el reino a una nueva situación privilegiada, caracterizada por estabilidad interna y gran prosperidad militar. Luis I conquistó el reino de Nápoles, y muchos pequeños principados satélites pasaron definitivamente bajo la tuoría feudal de Hungría. Interviniendo en la politica francesa, polaca, checa e italiana, los dos reyes de la Casa de Anjou gobernaron un reino que no sufrió las calamidades de la peste negra, que cobró muy escasas víctimas. El reino de Bohemia siendo gobernado por Juan I se volvió en el centro de la cultura, abriendo paso posteriormente a la creación de la universidad de Praga y el fortalecimiento del reino bajo Carlos de Luxemburgo, quien también fue posteriormente emperador germánico. Wenceslao IV continuó con la obra de sus ancestros, pero eventualmente su mala gestión agravó la situación del reino que comenzó en declive tras la muerte de Carlos de Luxemburgo. Polonia adquirió gran fuerza bajo el reinado de Vladislao I el Estado comenzó a cobrar estabilidad interna, y su hijo Casimiro III restauró las fronteras originales, que ya se habían fracturado. De esta manera curiosa, cuando Estados como Inglaterra, Francia, Nápoles, el Sacron Imperio, Castilla y Aragón se hallaban sumidos en una oscura crisis durante este siglo, Europa Central estaba más bien envuelta en prosperidad y fortaleciendose paulatinamente.

Referencias
[1] Sequías severas entre 1362-1392 y 1415-1440. Richard Stone: Angkor, en National Geographic, julio de 2009, que cita las investigaciones de Roland Fletcher, Brendan Buckey y Daniel Penny. [2] Arnold Hauser Historia social de la literatura y el arte.

Bibliografía
• FERNÁNDEZ ÁLVAREZ, Manuel; AVILÉS FERNÁNDEZ, Miguel y ESPADAS BURGOS, Manuel (dirs.) (1986), Gran Historia Universal (volumen XIII), Barcelona, Club Internacional del Libro. ISBN 84-7461-654-9. • HILTON, Rodney (ed.) (1976, 1977 en español) La transición del feudalismo al capitalismo, Barcelona, Crítica, ISBN 84-7423-017-9 • ROMANO, Ruggiero y TENENTI, Alberto (1971), Los fundamentos del mundo moderno. Edad Media tardía, Renacimiento, Reforma, Madrid, Siglo XXI. Depósito Legal M. 23.301-1970

Enlaces externos
• Antoni Furió, La primera gran depresión europea. Guerras, epidemias, hambre... La Baja Edad Media vivió enormes convulsiones que causaron una profunda crisis en Europa y España. La sacudida al sistema feudal abrió las puertas de la modernidad al Viejo Continente. (http://www.elpais.com/articulo/primer/plano/ primera/gran/depresion/europea/elpepueconeg/20120108elpneglse_5/Tes), El País, 8 de enero de 2012.

Siglo XVI

134

Siglo XVI
Siglos Siglo XV Siglo XVI Siglo XVII Décadas 1500 • 1510 • 1520 • 1530 • 1540 • 1550 • 1560 • 1570 • 1580 • 1590 Anexo:Tabla anual del siglo XVI

Formalmente el siglo XVI comprende los años 1501-1600, ambos incluidos. Es llamado en España el «siglo de oro de las bellas letras». El siglo XVI vio a España y Portugal explorar el denominado «Nuevo Mundo». Con la conquista de los imperios Azteca e Inca, el Imperio Español extendió sus dominios desde la actual California hasta la punta de Chile, siendo el primer imperio en poseer dominios más allá de su continente. En Europa se produjeron numerosas reformas protestantes que discutían la autoridad del papado y de la Iglesia Católica. En Inglaterra, el autoritario Enrique VIII separó la autoridad papal de su reino, estableciéndose a sí mismo como cabeza de la Iglesia Anglicana. Estas guerras religiosas provocaron la Guerra de los Treinta Años, que acabó con la supremacía de la Casa de Habsburgo en Europa. Mientras, en Oriente Próximo, el Imperio Otomano bajo Solimán el Magnífico alcanzó su máximo apogeo.

Acontecimientos relevantes
Guerras y política
• 1501-1504: Estalla la Guerra de Nápoles entre España y Francia por el control del Reino de Nápoles. • 1503: España derrota a Francia en la Batalla de Ceriñola, considerada la primera batalla donde se usaron armas de fuego. • 1506: Polonia es invadida por los tártaros de Crimea. • 1509: Portugal vence en la Batalla de Diu a una flota de otomanos, venecianos y mamelucos. • 1512: El sur de Navarra es invadida por los reinos de Castilla y Aragón. • 1516-1517: Los otomanos derrotan a los mamelucos y se hacen con el control de Egipto y Arabia. • 1519: Piratas otomanos bajo el mando del almirante Barbarroja arrasan el sur de Francia. • 1519-1521: Hernán Cortés conquista el Imperio Azteca. • 1520-1566: El Imperio Otomano llega a su cénit. • 1521: Belgrado es capturada por los otomanos. • 1522: Rodas es capturada por los otomanos. • 1523: Suecia se establece como reino independiente tras la Unión de Kalmar. • 1525: España y el Sacro Imperio Romano-Germánico vencen a Francia en la Batalla de Pavía donde el propio rey Francisco I cae prisionero. • 1526: El Imperio Otomano vence a Hungría en la Batalla de Mohács donde fallece el propio rey Luis II de Hungría. • 1527: Se produce el Saqueo de Roma por tropas de el emperador Carlos V. • 1529: Tropas austriacistas derrotan a las otomanas en el decisivo Sitio de Viena. • 1529: Mediante el Tratado de Zaragoza, las Filipinas quedan bajo control del Imperio Español y las Molucas bajo control de Portugal. • 1531: Estalla una guerra civil en el Imperio Inca entre Atahualpa y su hermano Huáscar. • 1532-1533: Francisco Pizarro conquista el Imperio Inca. • 1534: Los otomanos capturan Bagdad. • 1538: Una flota hispano-veneciana derrota a una flota otomana en la Batalla de Preveza.

Siglo XVI • • • • • 1541: Una campaña militar de Carlos V en Argelia fracasa. 1544: Francia derrota a un ejército germano-español en la Batalla de Cerisoles. 1547: El emperador Carlos V vence a la Liga de Esmalcalda en la Batalla de Mühlberg. 1547: Es coronado Iván IV de Rusia, siendo el primer zar de la historia de Rusia. 1550: Los mongoles invaden China sitiando Beijing.

135

• 1552: Rusia conquista el Kanato de Kazán. • 1553: María I de Inglaterra se convierte en la reina de Inglaterra, sucediendo a su padre, Enrique VIII. • 1556: Rusia conquista el Kanato de Astrakhan. • 1558: Inglaterra pierde la ciudad de Calais a manos de Francia, que llevaba 200 años bajo su control.
Algunas potencias europeas en 1550.

• 1560: En la Batalla de Los Gelves, una flota otomana vence a una flota hispano-veneciana. • 1560: Oda Nobunaga se hace con el control de Japón. • 1565: Los caballeros Hospitalarios, apoyados por el Imperio Español vencen a los otomanos en el Sitio de Malta. • 1568-1648: Se produce la Guerra de los Ochenta Años, donde las Provincias Unidas se independizarán del dominio español. • 1569: Se crea la República de las Dos Naciones con la Unión de Lublin. • 1571: La flota de la Liga Santa vence a la flota otomana en la Batalla de Lepanto. • 1571: Los tártaros de Crimea toman y saquean Moscú, quemando todo excepto el Kremlin. • 1572: Es ejecutado Túpac Amaru en Cuzco, Perú. • 1573: Finaliza el asedio de Haarlem con victoria española. • 1574: Los rebeldes neerlandeses resisten en el asedio de Leiden. • 1578: El rey de Portugal, Sebastián I de Portugal, muere en la Batalla de Alcazarquivir. • 1579: Por el Tratado de Utrecht, se ofiacializan a las Provincias Unidas. • 1580: La corona española y portuguesa se unifican en Felipe II. • 1584-1585: Los Tercios españoles asedian Amberes y la saquean, por la falta de pagos. • 1585-1604: Se produce la Guerra anglo-española que finaliza con el Tratado de Londres. • 1592-1598: Corea rechaza dos invasiones japonesas con la ayuda de China. • 1600: Se produce la Batalla de Sekigahara, que inicia el Período Edo en Japón con dominio de los Tokugawa.

Ciencia y tecnología
• 1512: Nicolás Copérnico establece que el Sol es el eje de el Sistema Solar.

Religión
• • • • 1506: El cristianismo se convierte en la religión oficial de el Reino del Congo. 1517: Inicio de la reforma protestante por Martín Lutero (95 tesis) 1527: Comienza la Reforma Protestante en Suecia. 1531: La iglesia de Inglaterra rompe con el papado romano y proclama al rey Enrique VIII cabeza de la Iglesia Anglicana. • 1543 : Comienzo de la contrareforma "Concilio de Trento"

Siglo XVI • 1562-1598: Se producen las Guerras de religión de Francia entre católicos y protestantes, conocidos como hugonotes. • 1571: El Papa Pío V crea la Liga Santa encabezada por España y conformada por Venecia, Malta y los Estados Pontificios. • 1598: El Edicto de Nantes pone fin a las Guerras de religión de Francia.

136

Desastres
• • • • 1507: Una epidemia de viruela causa estragos en la isla de La Española. 1556: Se produce el Terremoto de Shaanxi, el más mortífero de la historia reciente, muriendo 830.000 personas. 1563: Una plaga arrasa Inglaterra, mueren 80.000 personas. 1570: Iván el Terrible ordena la masacre de los habitantes de Nóvgorod.

Cultura
• • • • • • • • • • • • 1502: Se constata las primeras presencias de esclavos africanos en América. 1503: Leonardo da Vinci comienza a trabajar en su famoso cuadro La Mona Lisa, que acabará tres años después. 1506: Muere Cristóbal Colón en Valladolid. 1513: Maquiavelo escribe su novela El Príncipe dedicada a Lorenzo de Médici. 1513: Los portugueses llegan a Honduras. 1521: Fernando de Magallanes llega a las Filipinas pero muere ese mismo año. 1538: Gonzalo Jiménez de Quesada funda la ciudad de Bogotá. 1541: Pedro de Valdivia funda la ciudad de Santiago de Chile. 1521: El río Amazonas es descubierto por Francisco de Orellana. 1554: Misioneros portugueses fundan la ciudad de São Paulo en Brasil. 1577-1580: Francis Drake da la vuelta al mundo. 1582: El Papa Gregorio XIII crea el Calendario Gregoriano en sustitución del Calendario Juliano que creó Julio César.

Personas relevantes
• Alberto Durero (1471 - 1528): Pintor y escritor alemán del Renacimiento. • Ana Bolena (1501 - 1536): Reina consorte de Inglaterra, esposa de Enrique VIII, primera reina en ser ejecutada. • Andrés Vesalio (1514 - 1564): Anatomista flamenco. • Caravaggio (1571 - 1610): Pintor italiano, máximo exponente de la pintura barroca. • Carlos I de España y V de Alemania (1500 - 1558): Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico y rey de España. • Christopher Marlowe (1564 - 1593): Poeta, dramaturgo y traductor inglés. • Cuauhtémoc (1502 - 1523): Último tlatoani del Imperio Azteca. • El Greco (1541 - 1614): Pintor español del Renacimiento de origen griego. • Enrique IV de Francia (1553 - 1610): Rey de Francia y Navarra. • Enrique VIII de Inglaterra (1491 - 1547): Rey de Inglaterra, se estableció como cabeza de la Iglesia Anglicana.
Miguel de Cervantes.

Siglo XVI • Erasmo de Rotterdam (1466 - 1536): Teólogo, filósofo y humanista neerlandés. • Felipe II de España (1527 - 1598): Rey del Imperio Español y rey consorte de Inglaterra. • Fernando de Magallanes (1480 - 1521): Navegante y explorador portugués. • Francis Bacon (1561 - 1626): Escritor, filósofo y político inglés. • Francis Drake (1540 - 1596): Explorador y pirata inglés. • Francisco de Orellana (1511 - 1546): Explorador español, descubridor del río Amazonas. • Francisco Pizarro (1475 - 1541): Explorador español, conquistador del Imperio Inca. • Francisco Vázquez de Coronado (1510 - 1554): Explorador español, famoso por buscar El Dorado. • Galileo Galilei (1564 - 1642): Astrónomo, filósofo, matemático y físico italiano. • Gerardo Mercator (1512 - 1594): Cartógrafo de origen flamenco. • Giovanni da Verrazzano (1485 - 1528): Navegante y explorador florentino. • Hans Holbein el Joven (1497 - 1543): Pintor alemán, maestro del retrato. • Hernán Cortés (1485 - 1547): Militar y explorador español, conquistador del Imperio Azteca. • Ignacio de Loyola (1491 - 1556): Religioso y teólogo español, fundador de la Compañía de Jesús. • Isabel I de Inglaterra (1533 - 1603): Reina de Inglaterra, su reinado se denominó la Época isabelina. • Ismail I (1487 - 1524): Sah de Irán. • Iván IV de Rusia (1530 - 1584): Zar de Rusia, conocido con el apodo de «Iván el Terrible». • Jacques Cartier (1491 - 1557): Navegante y explorador francés, descubridor de Canadá. • John Knox (1514 - 1572): Sacerdote, líder de la Reforma Protestante en Escocia y fundador del presbiterianismo. • Johannes Kepler (1571 - 1630): Astrónomo, científico y matemático alemán. • Juan Calvino (1509 - 1564): Teólogo francés, fundador del calvinismo. • Juan Ponce de León (1460 - 1521): Militar y explorador español, descubridor de la Florida. • Juan Sebastián Elcano (1476 - 1526): Navegante español, primer hombre en dar la vuelta al mundo. • Lope de Vega (1562 - 1635): Poeta y dramaturgo español. • Luís de Camões (1524 - 1580): Escritor y poeta portugués. • Manuel I de Portugal (1469 - 1521): Rey de Portugal. • María I de Inglaterra (1516 - 1558): Reina de Inglaterra y reina consorte de España.
Solimán I, apodado «Solimán el Magnífico». Isabel I de Inglaterra. Felipe II.

137

Siglo XVI • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Martín Lutero (1483 - 1546): Reformista religioso de origen germano. Michel de Montaigne (1533 - 1592): Escritor, filósofo, humanista y político francés. Miguel Ángel (1475 - 1564): Pintor, arquitecto y escultor italiano renacentista. Miguel de Cervantes (1547 - 1616): Militar, escritor y poeta español. Miguel el Valiente (1558 - 1601): Príncipe de Valaquia, Transilvania y Moldavia. Musashi Miyamoto (1584? - 1645): Uno de los más famosos guerreros del Japón feudal. Nicolás Copérnico (1473 - 1543): Astrónomo polaco. Nicolás Maquiavelo (1469 - 1521): Escritor, filósofo y diplomático italiano. Nostradamus (1503 - 1566): Médico y astrólogo, autor de profecías. Oda Nobunaga (1534 - 1582): Daimyō del período Sengoku en Japón. Pieter Brueghel el Viejo (1525 - 1569): Pintor originario del Ducado de Brabante. Rafael (1483 - 1520): Pintor y arquitecto italiano. Solimán el Magnífico (1494 - 1566): Sultán del Imperio Otomano, durante su gobierno el imperio llegó a su apogeo. Tintoretto (1518 - 1594): Pintor veneciano. Tiziano (1477 - 1576): Pintor italiano del Renacimiento. Tomás Moro (1478 - 1535): Escritor, teólogo y político inglés. Toyotomi Hideyoshi (1537 - 1598): Daimyō de Japón durante el período Sengoku. Vasco Núñez de Balboa (1475 - 1519): Militar y explorador español. William Shakespeare (1564 - 1616): Escritor y poeta inglés.

138

Enlaces externos
• Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Siglo XVI. Commons

Reforma Protestante

139

Reforma Protestante
Durante el siglo XVI, varios religiosos, pensadores y políticos intentaron provocar un cambio profundo y generalizado en los usos y costumbres de la Iglesia católica en la Europa Occidental, especialmente con respecto a las pretensiones papales de dominio sobre toda la cristiandad. A este movimiento religioso se le llamará posteriormente Reforma Protestante, por ser un intento de reformar la Iglesia cristiana buscando la revitalización del cristianismo primitivo y que fue apoyado políticamente por un importante grupo de príncipes y monarcas que "protestaron" contra una decisión de su emperador. Este movimiento hundía sus raíces en elementos de la tradición católica medieval, como el movimiento de la Devoción moderna en Alemania y los Países Bajos, que era una piedad laica antieclesiástica y centrada en Cristo. Además, la segunda generación del humanismo la siguió en gran medida. Comenzó con la predicación del sacerdote católico agustino Martín Lutero, que revisó las doctrinas medievales según el criterio de su conformidad a las Sagradas Escrituras. En particular, rechazó el complejo sistema sacramental de la Iglesia católica medieval, que permitía y justificaba exageraciones como la "venta de indulgencias", según Lutero, un verdadero secuestro del Evangelio, el cual debía ser predicado libremente, y no vendido. La Reforma Protestante dependió del apoyo de algunas autoridades civiles para poder reformar iglesias cristianas de ámbito estatal (posteriormente iglesias nacionales). Los grandes exponentes de la Reforma Protestante fueron Martín Lutero y Juan Calvino. El protestantismo ha llegado a constituir la tercera gran rama del cristianismo, con un grupo de fieles que actualmente supera los quinientos millones y que se expande rápidamente en América Latina, Asia y África.
Difusión de la Reforma Protestante hacia 1560. En color rosa pálido los territorios con predominio luterano (norte, centro y este de Alemania, y países escandinavos y bálticos); en rosa más intenso, anglicano (Islas Británicas); en amarillo, calvinista (Suiza y abundantes núcleos dispersos en Francia, Países Bajos -sobre todo al norte, Holanda-, Escocia y Europa Centro-Oriental). Los católicos en azul (Europa Meridional, sur y oeste de Alemania, Países Bajos del sur -Flandes, la actual Bélgica-, Irlanda, núcleos en Gran Bretaña, Polonia y amplias zonas de Europa Centro-Oriental); y en verde los ortodoxos (su zona tradicional en los Balcanes, Rumanía y Rusia).

Reforma Protestante

140

Inicios de la Reforma Protestante
En el siglo XV se produjo una gran crisis en la Iglesia Católica en Europa Occidental debido a los numerosos problemas de corrupción eclesiástica y falta de piedad religiosa. La gota que derramó el vaso fue la venta de indulgencias para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma, que provocó finalmente que la cristiandad occidental se dividiese en dos, una liderada por la Iglesia Católica Romana, que tras el Concilio de Trento se reivindicó a sí misma como la única heredera válida de la cristiandad occidental expulsando cualquier disidencia y sujetándose por completo a la autoridad del Papa, y otra mitad que fundó varias comunidades eclesiales propias, generalmente de carácter nacional para, en su mayoría, rechazar la herencia cristiana medieval y buscar la restauración de un cristianismo primitivo idealizado. Mapa del Imperio con la división en circunscripciones de 1512. Esto dio lugar a que Europa quedara dividida entre una serie de países que reconocían al Papa, como supremo y único jefe de la Iglesia Católica, y los países que rechazaban las pretensiones de Roma y que recibieron el nombre de protestantes. Dicha división provocó una serie de guerras religiosas en Europa. La Reforma Protestante se inició en Alemania y se explica en gran parte por las condiciones económicas y sociales que tenía el Sacro Imperio Romano Germánico. Numerosas ciudades eran muy ricas gracias al comercio, además los burgueses eran partidarios del humanismo y de reformar la corrupción de la Iglesia Católica. Pero el grupo más importante en Alemania era la alta nobleza; los grandes nobles eran casi independientes y señores de numerosas tierras y vasallos campesinos, siempre estaban conspirando contra la autoridad del emperador germánico, que apenas tenía poder sobre ellos. Pero junto a la alta nobleza existía una pequeña nobleza formada por los nobles más pobres y los segundones de las grandes casas nobiliarias. A principios del siglo XV, esta pequeña nobleza estaba completamente arruinada y para recuperar sus ingresos, los pequeños nobles buscaban una oportunidad para apoderarse de los bienes y las improductivas tierras de la Iglesia Católica. La pequeña nobleza aprovechó las ideas de los humanistas, que criticaban las excesivas riquezas, pompas y boatos de la Iglesia Católica, para proclamar que ella no tenía necesidad de propiedades e intentar quedarse con sus cuantiosas riquezas. Por esta razón, la pequeña nobleza será la primera en apoyar y aprovechar las convulsiones reformadoras. Además, existía la figura del Emperador del Sacro Imperio, uno de los poderes universales forjados en mutua competencia durante la Edad Media (el otro era el Papa), cuyo poder efectivo dependía de su capacidad de hacerse obedecer en cada uno de los territorios, prácticamente independientes, y antes de eso de ser elegido por los príncipes electores, unos laicos y otros eclesiásticos. También disponía de unas funciones de dimensión religiosa indudable, que le permitía incluso convocar Dietas con contenido organizativo e incluso doctrinal, como Carlos I de España hizo de hecho durante todo el proceso de la Reforma Protestante. Para algunos autores, la postura recelosa de los pueblos germánicos desde la alta Edad Media (Concilio de Frankfurt, 794, frente al Concilio de Nicea II, 787) se había expresado también en esas luchas entre pontificado e imperio,[1] de una forma incluso protonacionalista, en la que Roma era vista como « … el último de los imperios paganos de la profecía y la representación del reino terrenal, en tanto que la monarquía franca –por ejemplo- poseía la superior dignidad de rector y guía del pueblo de Dios».[2]

Reforma Protestante

141

El fundador de la Reforma Protestante fue el monje católico agustino alemán Martín Lutero, quien ingresa en 1507 en la orden religiosa de los agustinos. En el convento católico, Lutero prosiguió sus estudios y se convirtió en un experto en la Biblia y en los autores cristianos medievales; llegó a ser un doctor universitario y se le contrató para dar clases en la nueva universidad de Wittenberg, que entonces era la capital del ducado de Sajonia. A partir de la revitalización que vivió el Sacro Imperio Romano Germánico desde que Otón I el Grande se convirtiera en emperador germánico en el 962, los papas y emperadores se vieron involucrados en una continua contienda por la supremacía en los asuntos temporales y terrenales. Este conflicto concluyó, a grandes rasgos, con la victoria del Papado, pero creó profundos antagonismos entre Roma y el Imperio Germánico, que aumentaron durante los siglos XIV y XV. La animosidad provocada por los impuestos papales y por la sumisión a los delegados pontificios se extendió a otras zonas de Europa. En Martín Lutero, pintado por Lucas Cranach el Inglaterra, el principio del movimiento para lograr una independencia Viejo. absoluta de la jurisdicción papal empezó con la promulgación de los estatutos de Mortmain (1279), Provisors (1351) y Praemunire (1393), que redujeron, en gran medida, el poder de la Iglesia Católica en el control del gobierno civil sobre las tierras, en el nombramiento de cargos eclesiásticos y en el ejercicio de la autoridad judicial.

Las indulgencias
En este tiempo estalló un gran escándalo en Alemania a causa de la cuestión de las indulgencias (documento que exime al alma del paso por el purgatorio). Muchos consideraron esta práctica como un abuso escandaloso y la culminación de una serie de prácticas anticristianas fomentadas por el clero católico, pero será Lutero el primero que expondrá públicamente su opinión contraria a la venta de indulgencias y a toda la doctrina que la sustentaba. Para Lutero, la venta de indulgencias era una estafa y un engaño a los creyentes con respecto a la salvación de sus almas. En 1517, Lutero clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg sus 95 tesis, en las que atacaba la venta de indulgencias y esbozaba lo que sería su doctrina sobre la salvación solo por la fe. Este documento es conocido como Las 95 tesis de Wittenberg y se consideró el comienzo de la Reforma Protestante. Las 95 tesis se difundieron rápidamente por toda Alemania gracias a la imprenta, y Lutero se convirtió en un héroe para todos los que deseaban una reforma de la Iglesia Católica. En algunos lugares hasta se iniciaron asaltos a edificios y propiedades de la misma Iglesia Católica. Por sus 95 tesis, Lutero se había convertido en el símbolo de la rebelión de Alemania contra lo que ellos consideraban prepotencia de la Iglesia Católica. Lutero arriesgaba además su vida, ya que podía ser declarado hereje por la jerarquía eclesiástica y ser condenado a la hoguera.

Reforma Protestante

142

La Reforma Luterana
Al principio, la Iglesia Católica no dio demasiada importancia a las ideas de Lutero, ni a sus ataques contra la doctrina de salvación por las obras, pero muy pronto tuvo que reaccionar ante las noticias que llegaban de Alemania, de que gran parte de la gente estaba desafiando el dominio de la Roma papal. Lutero continuó atacando la venta de indulgencias y la doctrina que sustentaba tal práctica mediante escritos que la imprenta difundía por toda Alemania. Lutero hacía un llamamiento a la nobleza alemana para que negase obediencia al Papa y apoyase una reforma de la Iglesia Católica alemana; afirmaba también, de acuerdo a su interpretación de la Biblia, que todos los cristianos eran sacerdotes sin necesidad de ninguna ordenación especial y negaba la autoridad suprema del Papa sobre la cristiandad universal. Lutero criticaba así mismo los numerosos sacramentos de la Iglesia Católica, reduciéndolos a solo dos, que el pensaba eran bíblicamente fundamentados y afirmaba también que los poderes civiles debían tener plena autoridad política sobre la Iglesia Católica. Esto iba más allá de la doctrina de la salvación por la fe y suponía una auténtica amenaza para la Roma papal. Finalmente, el Papa declaró a Lutero un hereje y lo excomulgó, es decir, lo dejó separado de la comunidad de la Iglesia Católica. En 1521, el recién elegido emperador Carlos I de España y V de Alemania convocó una Dieta de Worms (asamblea de todas las autoridades del imperio) en la ciudad de Worms e invitó a Lutero a que asistiera a la Dieta para explicar su postura. Muchos advirtieron a Lutero que se trataría de una trampa, pero Lutero estaba decidido a acudir pese a todos los peligros. La Dieta se celebró y Lutero expuso su doctrina ante el mismo Carlos V, pero este no quedó convencido por Lutero y, en cambio, hizo una declaración de lealtad y fidelidad a los principios de la Iglesia Católica. A partir de entonces, la dinastía de los Habsburgo se convertirá en la primera defensora de la Iglesia Católica contra los protestantes. Como los Habsburgo eran también reyes de España, la defensa del catolicismo se convertiría en una de las bases de la identidad española, durante siglos. La Dieta terminó y Lutero se dispuso a regresar a Wittenberg, pero en el camino de vuelta, fue secuestrado por agentes de Federico III de Bula Exsurge Domine de León X, que amenaza a Sajonia, que quería protegerle y que lo escondió con nombre falso en el Lutero con la excomunión. castillo de Wartburg. El duque quería salvar a Lutero de posibles maniobras de la Iglesia Católica, por lo que Lutero tuvo que quedarse en el castillo y aprovechó ese tiempo para realizar su primera traducción al alemán de la Biblia. Mientras Lutero estaba escondido, sus partidarios empezaron a interpretar sus doctrinas, en un sentido que Lutero no había previsto, como producto de la doctrina de Lutero de la interpretación libre de las Escrituras. Varios seguidores de Lutero (pronto serían rechazados por el propio Lutero y denominados "reformadores radicales") comenzaron a decir que se debían destruir todas las pinturas, estatuas e imágenes religiosas, que los sacerdotes tenían el deber de casarse, y no sólo afirmaban que la iglesia cristiana no debía tener propiedades, sino, según sus interpretaciones de la Biblia, que todos los cristianos debían tener las mismas propiedades y que, por lo tanto, se debía abolir la propiedad privada y repartir todos los bienes entre los integrantes de la comunidad cristiana. De esta manera, corrientes radicales que apoyaban todo esto, como el Anabaptismo, fueron criticadas por Lutero y posteriormente combatidas por católicos y protestantes por igual. La alta nobleza reunió un gran ejército que derrotó brutalmente a estos protestantes sublevados en una sola batalla. La represión fue durísima y miles de protestantes fueron ejecutados con extrema crueldad; entre los ejecutados se encontraba el dirigente más importante de esta reforma radical, Thomas Müntzer.

Reforma Protestante Lutero apoyó desde un primer momento a la nobleza, ya que pensaba que su autoridad era legítima y que su apoyo era indispensable para el triunfo de la reforma de la iglesia cristiana. Durante estos años, Carlos V no pudo intervenir en Alemania, pues prosiguió sus guerras contra Francia y sus campañas contra los turcos, pero en 1529 consiguió un periodo de paz con Francia que le permitió ocuparse de la situación religiosa en Alemania. En 1529, Carlos V convoca una Dieta en la ciudad de Spira y en ella intenta convencer a los nobles que se han convertido al luteranismo, para que se sometan a la autoridad del Papa, pero los príncipes y señores luteranos se niegan y protestan en la convocatoria de la Dieta, y a causa de esta protesta los católicos comenzarán a llamarlos con el nombre de Protestantes. En 1530, Carlos V convocó otra Dieta en la ciudad de Augsburgo y en ella intentó conseguir que los luteranos y los católicos se pusieran de acuerdo para aceptar una doctrina cristiana común que superase la división religiosa. Lutero fue invitado de nuevo a asistir, pero se negó y envió en su lugar a su discípulo Philipp Melanchthon. Los esfuerzos de Carlos V en la Dieta fueron inútiles, Melanchthon se negó a cualquier acuerdo y en su lugar los protestantes redactaron la llamada Confesión de Augsburgo, en la que exponían sistemáticamente todos los principios de su doctrina. Los partidarios del Papa seguirían pronto su ejemplo, redactando también su compendio doctrinal, de modo que la cristiandad occidental se había dividido irremediablemente. Lutero muere en 1546 mientras Carlos V preparaba en Alemania una campaña contra la liga de Esmalcalda, defensora del protestantismo. Carlos V presentó su campaña no como una guerra contra los protestantes, sino como un castigo contra los nobles que se habían rebelado contra su emperador; en su ejército había sobre todo tropas españolas, pero también nobles protestantes que no se habían unido a la liga y que permanecían fieles a Carlos V. El ejército de Carlos V derrotó a la liga de Esmalcalda en 1547 en la gran batalla de Mühlberg. Parecía que el triunfo de Carlos V era total y toda Sajonia fue ocupada por las tropas del emperador germánico. Carlos V se proponía ahora encontrar una solución a la división religiosa de Alemania, pero su triunfo había asustado a todos los nobles de Alemania, tanto a los católicos como a los protestantes, que temían que el emperador se volviera demasiado poderoso. Todos estos nobles van a formar posteriormente en secreto una alianza contra Carlos V anulando las ventajas conseguidas por la victoria de Mühlberg.

143

El emperador Carlos V en Mühlberg, pintado por Tiziano.

En un momento en que Carlos V se encontraba en Alemania sin tropas españolas, los nobles alemanes se rebelan contra él y el emperador tuvo que escapar hacia Italia, mientras su poder y autoridad se derrumbaban en Alemania. Carlos V se vio obligado a aceptar las condiciones de los nobles rebeldes y en 1555 firmó la paz de Augsburgo. Según esa paz, cada príncipe alemán podía profesar la religión que quisiera sin que el emperador lo pudiese impedir (eius regio cuius religio), sin embargo, todos los vasallos de un noble tenían que tener la misma religión. Finalizaba así el sueño de Carlos V de mantener la unidad religiosa en sus dominios.

La Contrarreforma Católica
Durante casi 20 años, la Iglesia Católica había visto cómo gran parte de los católicos se peleaban entre ellos en Europa y sus obispos, dejaban de reconocer al Papa como Primus inter pares o como máxima autoridad de la Iglesia Católica, y se separaban de Roma incluso algunos cardenales, en consecuencia, hubo muchos partidarios de Roma que requerían una reacción de su Iglesia Católica, que mejorase sus costumbres y corrigiera los errores que habían alimentado la Reforma Protestante. A esta reacción de la Iglesia Católica contra el protestantismo se le conoce

Reforma Protestante generalmente con el nombre de Contrarreforma Católica (aunque escritores católicos prefieren el término "Reforma Católica"). Aunque muchos creían que era necesario reformarse, no sabían el modo de hacerlo. Pronto, se llegó a la idea de que la mejor solución era convocar a un Concilio donde se pudiesen discutir las posibles reformas. Carlos V presionaba también a los Papas para que se convocase ese concilio con la esperanza de que la Iglesia Católica volviese a existir unificada, pero los Papas desconfiaban de las pretensiones políticas de Carlos V en Italia y no convocaron este concilio sino hasta 1545, reunión que sería conocida como Concilio de Trento. Las sesiones del Concilio de Trento duraron casi 17 años, ya que fueron interrumpidas muchas veces. Varios Papas se sucedieron en Roma en ese lapso y cuando dicho concilio finalizó, en 1562, ya había muerto Carlos V. El Concilio de Trento se desarrolló sin la participación de los católicos adherentes al emergente protestantismo (aunque fue Lutero quien primero propuso la necesidad de un concilio, en 1518), en muchos casos ellos mismos se negaron a participar, creando así una nueva Iglesia Católica, e intentándose librar de los errores anteriores: se cuidó la formación de los obispos, se establecieron medidas de disciplina para los sacerdotes y se crearon seminarios para que los nuevos sacerdotes tuvieran una preparación religiosa adecuada para poder enseñar una fe católica. Se reafirmaron todos los puntos de la doctrina milenaria católica frente a las protestantes: • Rechazo a la idea de la Biblia como fuente única de doctrina (son de igual importancia la Sagrada Tradición Apostólica y el Magisterio de la Iglesia Católica que junto con la Biblia hacen parte del único depósito de la fe). • La salvación es por gracia de Dios mediante la fe y las obras juntas (Decreto de la Justificación). • La Eucaristía se definió dogmáticamente como la consagración del pan en el cuerpo de Cristo y del vino en su sangre, que renueva mística y sacramentalmente el sacrificio de Jesucristo en la cruz. • La veneración a las imágenes iconográficas y a las Reliquias, muchas de ellas vinculadas al culto cristiano de María (madre de Jesús) como virgen y a los Santos fueron confirmadas como práctica cristiana, junto a la existencia del Purgatorio. Esto tendría una enorme importancia en el desarrollo del arte en las iglesias católicas europeas, el llamado arte barroco será las expresión artística de la Contrarreforma Católica, con gran abundancia de imágenes para atraer al hombre común a la fe católica. • Se unificaron los ritos de la Iglesia Católica Occidental en uno solo, la Misa tridentina. La Contrarreforma Católica alimentó un renacer en la Roma papal, impulso que se manifestó en el reavivamieto de antiguas órdenes religiosas, como la Orden de los carmelitas descalzos, reformada en España por Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, los dos grandes escritores místicos de la Península Ibérica. Pero la orden religiosa que más ayuda prestó a la Contrarreforma Católica fue la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola, de la que se distinguieron varios teólogos participantes en el Concilio de Trento.

144

La Reforma Protestante en Inglaterra
Comenzó con la difusión en la isla de los primeros escritos de Martín Lutero, Ulrico Zwinglio y otros reformadores continentales. Además, la tradición de John Wyclif, reformador medieval, probablemente aún ejercía influjo en ciertos sectores de la Iglesia de Inglaterra. Enrique VIII ascendió al trono de Inglaterra siendo muy joven y al principio no se interesó por los problemas de gobierno, que dejó en manos de su favorito, el cardenal Thomas Wolsey, a quién nombró canciller de Inglaterra. Enrique VIII siempre fue un católico convencido, y un ardiente partidario de la primacía de Roma sobre la cristiandad, por ello fue declarado "Defensor de la Fe" (Fidei Defensor) por el Papa León X tras publicar "La Defensa de los Siete Sacramentos" (1521), donde argumentaba con vehemencia a favor de las prerrogativas del papado. Por ello resulta curioso el hecho de que la Iglesia de Inglaterra se haya separado de la Iglesia Católica a mediados del siglo XVI, no por aceptar o compartir las ideas reformadoras de Lutero u otros protestantes, sino que por iniciativa del rey Enrique VIII.

Reforma Protestante Enrique VIII se opuso sin embargo a la reforma de la Iglesia de Inglaterra tras decretar el Acta de supremacía en 1534, por la que el mismo rey se convertía en jefe de la Iglesia de Inglaterra, no se realizó ninguna modificación doctrinal o litúrgica sustantiva bajo su gobierno, solo se prohibió a obispos y sacerdotes ingleses tener relación con la Curia Romana y se expropiaron los bienes excedentes de la Iglesia Católica en beneficio de la Corona Real. Al sucederle su hijo Eduardo con el nombre de Eduardo VI, con apenas 9 años de edad, se produjeron los primeros avances efectivos de la reforma de la Iglesia de Inglaterra, pues se redactó el primer Libro de Oración Común, que introdujo, gracias al trabajo del Arzobispo de Canterbury Thomas Cranmer, ciertos cambios menores en la doctrina y sobre todo en la forma de celebrar la misa. Este libro fue la primera expresión concreta de la reforma de la Iglesia de Inglaterra. En 1553, Eduardo VI muere a la edad de 15 años, dejando como sucesora a Jane Grey (coronada el 10 de julio de 1553), quien gobernó solo unos días. Se produjo una breve guerra de sucesión hasta que se impuso como reina (con el apoyo de la mayoría) María I de Inglaterra, quien rápidamente abrogó las reformas religiosas introducidas durante el reinado de Eduardo VI y sometió nuevamente a obediencia papal a la Iglesia de Inglaterra, en noviembre de 1554. Restablecido el catolicismo, el Acta de Supremacía y el Libro de Oración Común fueron suprimidos y se nombraron nuevos obispos, se persiguió a los partidarios de la independencia de la Iglesia de Inglaterra (ya conocidos como anglicanos) y algunos de ellos acabaron en la hoguera (no todos eran favorables a la reforma religiosa). María murió en 1558 a los 42 años de edad y sin hijos, por lo que su media hermana, Isabel I de Inglaterra fue proclamada reina. Isabel asumió el trono de Inglaterra tratando de mantener la unidad nacional por sobre las diferencias religiosas, por lo que no mostró inicial apoyo a ninguno de los bandos en disputa (protestantes y católicos), sin embargo, la política internacional y especialmente las conspiraciones y rebeliones, la hicieron dar cada vez más apoyo al bando protestante. Isabel restauró el Acta de Supremacía, por lo que los obispos partidarios de la supremacía católica fueron depuestos y sustituidos, proclamó luego el Acta de Uniformidad que obligaba a todas las parroquias de la Iglesia de Inglaterra a utilizar el Libro de Oración Común (con aquellos pequeños cambios introducidos por Cranmer) con su texto en inglés y no en latín. Todo ello dio espacio para la difusión de las ideas de la Reforma Protestante en Inglaterra, no obstante la moderación que en general siguió teniendo la Iglesia de Inglaterra al conservar casi intacta su tradición medieval. Isabel I persiguió cruelmente a los católicos durante su reinado.

145

Reforma Protestante

146

La Reforma Protestante en Suiza
En Suiza también se van a separar algunos territorios de la Iglesia Católica; las ideas de Lutero llegaron muy pronto a Suiza y aparecieron una serie de predicadores que criticaban la corrupción de la Iglesia Católica y defendían la creación de una "iglesia" distinta. Uno de los primeros fue Zwinglio. Aunque compartía muchas de las ideas de Lutero, Zwinglio quería dar una mayor libertad a su nueva "iglesia" cristiana y rechazaba el sometimiento de los cristianos a la nobleza como defendía Lutero. Al final el mismo Lutero criticó a Zwinglio y se alegró públicamente de su muerte cuando Zwinglio muere en un combate contra los suizos católicos.

La parte central del Monumento Internacional de la Reforma, en Ginebra, Suiza, recuerda el legado de Guillaume Farel, Juan Calvino, Teodoro de Beza y John Knox.

Pero el principal foco de la Reforma Protestante en Suiza va a ser la ciudad de Ginebra, gracias a la actuación de Juan Calvino que con Lutero es la mayor figura de la Reforma Protestante. En Ginebra una serie de reformadores habían asaltado las iglesias y conventos expulsando a los sacerdotes católicos, pero estos reformadores no sabían cómo organizar la nueva "iglesia" que pretendían crear ni tampoco tenían claro qué nueva doctrina querían establecer, por lo que llamaron a una figura de prestigio dentro del campo protestante, que supiera cómo organizar la nueva iglesia y diera un contenido religioso claro, y llamaron a la ciudad a Juan Calvino. Este era un francés que había estudiado teología en varias universidades, entre ellas la de París; aunque al principio acepta algunas de las ideas luteranas, muy pronto piensa que Lutero ha conservado demasiadas cosas de la Iglesia Católica que debían ser suprimidas. Calvino también opina que el hombre debe acceder a la fe por medio de la lectura de la Biblia, pero considera que se debían de eliminar todos los sacramentos de la Iglesia Católica, incluyendo los tres que había conservado Lutero. Para él todas las imágenes debían ser eliminadas de los templos religiosos. Calvino también pensaba que no debían existir ni sacerdotes ni obispos y que los jefes religiosos debían ser pastores elegidos por la congregación; pero la teoría religiosa más importante que Calvino predicó como producto de su libre interpretación de la Biblia es la Predestinación: según esta teoría el hombre por sí mismo no puede hacer nada para alcanzar la salvación, ni por la fe ni por las obras, sino que antes de nacer Dios ya ha elegido a un hombre para la condenación o la salvación y el hombre no puede hacer nada para cambiar el designio divino. En la sociedad humana se puede distinguir a los hombres elegidos para su salvación en los que llevan una vida virtuosa y sin pecado y en los que tienen riquezas y éxito material en la vida, pues eso es signo de la protección de Dios. Calvino empezó a exponer sus ideas en París, pero como Francia era católica tuvo que huir del Reino y refugiarse en el extranjero. Ya empezaba a ser conocido entre los protestantes europeos como un hombre firme y enérgico, un gran teólogo y un buen organizador que sabía dirigir a los hombres, y por esta razón fue llamado por los protestantes de Ginebra. Cuando Calvino llega a Ginebra, toma la decisión de que si quiere imponer una nueva "iglesia" que adopte sus puntos de vista religiosos tiene que controlar el gobierno de la ciudad; intenta dar órdenes al consejo municipal, que

Reforma Protestante termina por expulsarle de Ginebra. Sin embargo, la situación en Ginebra continuaba sin aclararse, las autoridades de la ciudad eran incapaces de organizar una "iglesia" nueva y Calvino seguía teniendo partidarios en la ciudad; estos partidarios convencen a las autoridades de Ginebra para que permitan el regreso de Calvino a Ginebra con la promesa de que no se entrometerá en el gobierno político de la ciudad. Y las autoridades autorizan el regreso de Calvino a Ginebra en 1541. Calvino ha aprendido la lección y ha comprendido que no puede manifestar abiertamente su deseo de controlar políticamente la ciudad; sin embargo, no renuncia a hacerse con el poder de Ginebra, que para él era indispensable para fundar su nueva iglesia. Durante doce años Calvino va a llevar a cabo una paciente labor para ganarse partidarios en el gobierno de la ciudad, aumentar su influencia en Ginebra hasta que llegase el día en que el gobierno y todas sus instituciones estuvieran bajo su control. Cuando ya Calvino está a punto de controlar el gobierno se produce la ejecución en la hoguera del español Miguel Servet. Miguel Servet era un humanista español típico de la época del Renacimiento, tenía curiosidad por todas las materias desde la ciencia a la medicina pasando por la filosofía y la religión. Como muchos hombres de su tiempo estaba descontento con la Iglesia Católica y rechazaba la doctrina católica milenaria. Servet desarrolló sus propias ideas religiosas y llegó a creer que Jesucristo no había sido hijo de Dios, que sólo tenía naturaleza humana y no divina; esto era adoptar una corriente de los primeros siglos del cristianismo, que la Iglesia Católica había condenado por herética en el siglo IV y que todos los protestantes rechazaban con escándalo. Servet fue a estudiar a las universidades francesas y también en la de París, donde conoció a Calvino. Allí Calvino comenzó a tener un profundo odio hacia aquel español al que consideraba un peligroso hereje. A causa de sus opiniones, Servet tuvo que escapar de París, cambió de nombre y se instaló como médico en una localidad cerca de la frontera con Suiza; tuvo éxito como médico y llegó a adquirir una respetable situación económica y fue en esos años cuando descubrió la circulación de la sangre. Pero Servet seguía con sus inquietudes religiosas y escribió un libro sobre sus doctrinas acerca de Jesucristo, que hizo imprimir clandestinamente en una imprenta secreta. Pero Servet cometió el error de escribir a Calvino en Ginebra enviándole ejemplares de su libro, y Calvino en una carta lo denuncia a la Inquisición francesa católica. Sin embargo, Servet tenía amigos que le protegieron y ayudaron a ocultar su imprenta, y la Inquisición católica renunció a investigar. Pero Calvino envió las cartas que el propio Servet había escrito; las cartas eran una prueba irrefutable de que aquel médico era el español Miguel Servet. La Inquisición católica condena a Servet a la hoguera pero la noche antes de la ejecución sus amigos ayudan a Servet a escapar. Servet no sabe la influencia política que Calvino tiene en Ginebra y comete el tremendo error de intentar refugiarse en esa ciudad, creyendo que allí estaría seguro. En Ginebra, Calvino lo reconoce y consigue que las autoridades de la ciudad lo detengan como hereje. Calvino quiere que se juzgue a Servet y se le queme en la hoguera, pero todavía no controla del todo el gobierno de la ciudad y el juicio de Servet se va a convertir en un pulso entre Calvino y los gobernantes de la ciudad que se oponen a él, pero finalmente Calvino se impone y Servet es condenado a la muerte en la hoguera, un ejemplo claro de la "inquisición protestante", que perseguía y ejecutaba a los que consideraba "herejes". La muerte de Servet, alejó de Calvino a una serie de protestantes europeos que se habían refugiado en Ginebra. Estos protestantes también tenían sus propias ideas religiosas, sintieron sus vidas amenazadas y escaparon de la ciudad; el más famoso de estos refugiados fue Sebastián Castellion que desde el extranjero denunció a Calvino por la muerte de Servet defendiendo la tolerancia religiosa y el derecho del hombre a tener sus propias opiniones; Castellion es considerado el padre de la libertad de pensamiento en Europa. Pero la muerte y el juicio de Servet le sirvieron a Calvino para hacerse definitivamente con el gobierno de la ciudad, los adversarios de Calvino fueron expulsados del gobierno municipal y algunos de ellos ejecutados. Ahora toda Ginebra obedecía las órdenes de Calvino.

147

Reforma Protestante Calvino quiso hacer de Ginebra la capital religiosa de un nuevo cristianismo y quiso obligar a sus habitantes a la fuerza a llevar una vida virtuosa y cristiana: se suprimieron todos los bailes, se prohibieron todas las canciones, se prohibieron todos los espectáculos y representaciones teatrales, se cerraron las tabernas y se prohibieron las bebidas y las borracheras, todos debían ser buenos cristianos a la fuerza. Toda Ginebra se convirtió en una ciudad calvinista dedicada sólo al trabajo y a la oración. Pero Calvino quería extender toda su comunidad cristiana por toda Europa y en Ginebra se fundaron escuelas calvinistas para todos los protestantes extranjeros que visitaban la ciudad; estos extranjeros debían regresar a sus países de origen y enseñar allí la doctrina calvinista. El más importante de estos extranjeros fue el escocés John Knox, que consiguió que toda Escocia se convirtiera al calvinismo; en Escocia los calvinistas recibieron el nombre de presbiterianos. Escocia fue el único país donde el calvinismo se convirtió en religión oficial, pero también llegó a ser mayoritario en Holanda y hubo importantes minorías calvinistas en Alemania, Inglaterra y en Francia; en Inglaterra los calvinistas recibieron el nombre de puritanos y en Francia se les dio el nombre de hugonotes.

148

La Reforma Protestante en Hungría
La reforma se extendió rápidamente por toda Europa, y en particular en el reino de Hungría, donde adquirió connotaciones políticas muy serias. Los húngaros enfrentaron a los turcos otomanos durante varios siglos, hasta que finalmente en la Batalla de Mohács en 1526, los musulmanes derrotaron a los húngaros y murió el rey Luis II de Hungría (ya para la época del rey Luis II, el poder real se había enfrentado a protestantes húngaros que pretendían contraponer al catolicismo). Pronto el Reino de Hungría tras la derrota se dividió en tres partes: una al Oeste controlada por los germánicos, donde Fernando I de Habsburgo, hermano del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico fue coronado como rey húngaro; una región central controlada por los otomanos, y una región oriental independiente en la forma del Principado de Transilvania, donde el conde húngaro Juan Segismundo Szapolyai fungió de Príncipe. Szapolyai y toda Transilvania, si bien eran independientes, el Estado era vasallo del Imperio otomano y el sultán decidía qué noble húngaro ocuparía el trono del Principado y cuáles serían sus movimientos políticos principales.[3]

Religioso húngaro Ferenc Dávid fundador del Unitarismo en Transilvania.

De esta forma el nuevo mapa húngaro tomó forma, y Transilvania y sus Príncipes se convirtieron en las figuras representantes de Hungría, contraponiendo a la dinastía de los Habsburgo que por otra parte portaba la corona del reino. Juan Segismundo Szapolyai se convirtió al protestantismo y comenzó a albergar a todos los filósofos y religiosos checos y germánicos que huían del imperio germánico y de los Habsburgo. La estrategia de Szapolyai y de los posteriores Príncipes de Transilvania fue utilizar al protestantismo como instrumento contra los Habsburgo fielmente católicos, de los cuales querían deshacerse para así poder reunificar el reino húngaro dividido bajo la figura húngara de mayor relevancia, el líder transilvano.

Reforma Protestante

149 En el año de 1541 se publicó la primera traducción al húngaro del Nuevo Testamento, obra del monje Juan Sylvester y luego en 1590 el pastor protestante Gáspár Károli publicó la primera Biblia completa en húngaro, conocida como la Biblia de Károli. Los Príncipes Transilvanos promovieron las escuelas protestantes, las cuales eran cada vez más populares en ciudades como Bratislava, Sopron, Szárlőrinc, Sárvár, de igual forma como los asentamientos sajones en el Principado húngaro independiente. Al mismo tiempo, el nuevo movimiento religioso protestante de Juan Calvino, conocido como Calvinismo continuó con la misión del luteranismo y pronto la región Nor-Este del Reino húngaro se sumergió a tal punto en la nueva confesión religiosa, que la ciudad de Debrecen la denominaban en aquella época "La Roma Calvinista". Uno de los pensadores protestantes más significativos fue el pastor húngaro Ferenc Dávid (1510 - 1579), quien primero profesó el luteranismo y luego el calvinismo, posteriormente se volvió un gran defensor del anti-trinitarismo, es decir, no aceptaba la existencia de la Santísima Trinidad, y de esta manera, pronto se convirtió en el fundador del Unitarismo en Transilvania, agregando aún una confesión religiosa más al gran mosaico existente en aquel tiempo. La diversidad religiosa en el Principado alcanzó tales niveles, que el Príncipe Juan Segismundo Szapolyai, de confesión protestante, aconsejado por sus religiosos, convocó a la Gran Asamblea transilvana en la cual se sancionó el Edicto de Turda en 1568. Este documento rezaba que todas las confesiones religiosas cristianas eran aceptadas por igual en el Principado húngaro. Así, éste sería el primer Estado en en mundo reconocer la diversidad de culto cristiano: catolicismo, luteranismo, calvinismo y unitarismo.[4]

Conde húngaro Juan Segismundo Szapolyai, Príncipe de Transilvania.

Posteriores Príncipes como el barón húngaro Esteban Bocskai (1605 1606) y el conde húngaro Gabriel Bethlen (1613 - 1629) fueron fuertes defensores del protestantismo en Transilvania y Hungría, catapultando a los húngaros a un nivel cultural, socio-político y económico de Conde húngaro Gabriel Bethlen, Príncipe de desarrollo a la par con Francia, el Imperio Germánico e Inglaterra. Transilvania. Ellos condujeron guerras de independencia contra los Habsburgo, e inglusive Gabriel Bethlen participó en la Guerra de los Treinta Años (1618 - 1648) apoyando la confederación protestante.[5] La situación religiosa en la región central del reino húngaro se inclinaba igualmente hacia el protestantismo, pues ahí eran raramente vistos los sacerdotes católicos. Los sacerdotes protestantes contaban con la protección de los otomanos, quienes en realidad no se entrometían en los conflicitos religiosos de los cristianos, sino que lo único que les importaba era que estos pagasen los impuestos a los turcos. Como era de suponerse, en la región del reino húngaro bajo control germánico, el catolicismos se mantuvo con gran fortaleza, y si bien los sacerdotes protestantes eran comunes, la influencia del rey Habsburgo no permitía su predominancia. Posteriormente los Habsburgo introdujeron en Hungría la contrarreforma católica, y la ardua labor de los jesuitas como el cardenal Pedro Pázmány lograron la paulatina conversión de gran parte de la población al catolicismo (sin embargo, Transilvania permanecerá a grandes rasgos protestante hasta la época actual).

Reforma Protestante

150

Referencias
Notas
[1] * Christopher Dawson Los orígenes de Europa, ISBN 978-84-321-3617-7 [2] [3] [4] [5] • Newman, John-Henry (1993). La fe y la razón: discursos universitarios. Encuentro Ediciones. ISBN 978-84-7490-300-3. Antonio Almagro : El pueblo español y su destino Nógrády, Á. , Pálffy, G. y Velkey, F. (2007). Magyar Uralkodók. Debrecen, Hungría: Tóth Könyvkereskedés és Kiadó. Ferenc David, Enciclopedia Britannica (en inglés) (http:/ / www. britannica. com/ EBchecked/ topic/ 152556/ Ferenc-David) Bertényi, I. , Diószegi, I. , Horváth, J. , Kalmár, J. y Szabó P. (2004). Királyok Könyve. Magyarország és Erdély királyai, királynői, fejedelmei és kormányzói. Budapest, Hungría: Helikon Kiadó.

Enlaces externos
• Comentarios de Calvino sobre la Biblia (http://www.ccel.org/c/calvin/comment3/comm_index.htm) (en inglés) • Juan Calvino, la Reforma en Ginebra y los inicios de la Reforma en Francia (http://www.reformiert-online. net:8080/t/span/bildung/grundkurs/gesch/lek3/lek3.jsp) • Iglesias Reformadas de España I.R.E (http://www.ire.es/) • Asociación Ministerial Reformada de España A.M.R.E. (http://www.reformados.es)

Revolución Industrial
La Revolución industrial fue un periodo histórico comprendido entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, en el que Gran Bretaña en primer lugar,[1] y el resto de Europa continental después, sufren el mayor conjunto de transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales de la historia de la humanidad, desde el neolítico. La economía basada en el trabajo manual fue reemplazada por otra dominada por la industria y la manufactura. La Revolución comenzó con la mecanización de las industrias textiles y el desarrollo de los procesos del hierro. La expansión del comercio fue favorecida por la mejora de las rutas de transportes y posteriormente por el nacimiento del ferrocarril. Las innovaciones tecnológicas más importantes fueron la máquina de vapor y la denominada Spinning Jenny, una potente máquina relacionada con la industria textil. Estas nuevas máquinas favorecieron enormes incrementos en la capacidad de producción. La producción y desarrollo de nuevos modelos de maquinaria en las dos primeras décadas del siglo XIX facilitó la manufactura en otras industrias e incrementó también su producción. Así es que en la Revolución industrial se aumenta la cantidad de productos y se disminuye el tiempo en el que estos se realizan, dando paso a la producción en serie, ya que se simplifican tareas complejas en varias operaciones simples que pueda realizar cualquier obrero sin necesidad de que sea mano de obra cualificada, y de este modo bajar costos en producción y elevar la cantidad de unidades producidas bajo el mismo costo fijo.

Revolución Industrial

151

Causas
La existencia de controles fronterizos más intensos evitaron la propagación de enfermedades y disminuyó la propagación de epidemias como las ocurridas en tiempos anteriores. La revolución agrícola británica hizo además más eficiente la producción de alimentos con una menor aportación del factor trabajo, alentando a la población que no podía encontrar trabajos agrícolas a buscar empleos relacionados con la industria y, por ende, originando un movimiento migratorio desde el campo a las ciudades así como un nuevo desarrollo en las fábricas. La expansión colonial del siglo XVII Máquina de vapor situada en el vestíbulo de la Escuela Técnica Superior de acompañada del desarrollo del comercio Ingenieros Industriales de la UPM (Madrid). internacional, la creación de mercados financieros y la acumulación de capital son considerados factores influyentes, como también lo fue la revolución científica del siglo XVII. Se puede decir que se produjo en Inglaterra por su desarrollo económico. La presencia de un mayor mercado doméstico debería también ser considerada como un catalizador de la Revolución industrial, explicando particularmente por qué ocurrió en el Reino Unido. La invención de la máquina de vapor fue una de las más importantes innovaciones de la Revolución industrial. Hizo posible mejoramientos en el trabajo del metal basado en el uso de coque en vez de carbón vegetal. En el siglo XVIII la industria textil aprovechó el poder del agua para el funcionamiento de algunas máquinas. Estas industrias se convirtieron en el modelo de organización del trabajo humano en las fábricas. Además de la innovación de la maquinaria, la cadena de montaje (fordismo) contribuyó mucho en la eficiencia de las fábricas. • Revolución agrícola: aumento progresivo de la producción gracias a la inversión de los propietarios en nuevas técnicas y sistemas de cultivo, además de la mejora del uso de fertilizantes. • El desarrollo del capital comercial: Las máquinas se aplicaron a los transportes y a la comunicación iniciando una enorme transformación. Ahora las relaciones entre patronos y trabajadores son únicamente laborales y con el fin de obtener beneficios. • Cambios demográfico-sociales: la modernización de la agricultura permitió un crecimiento demográfico debido a la mejora de la alimentación. También hubo adelantos en la medicina y en la higiene, de ahí que creciera la población. También hubo una migración del campo a la ciudad porque la ocupación en labores agrícolas disminuyó mientras crecía la demanda de trabajo en las ciudades. Esta primera revolución se caracterizó por un cambio en los instrumentos de trabajo de tipo artesanal por la máquina de vapor, movida por la energía del carbón. La máquina exige individuos más cualificados, produce una reducción en el número de personas empleadas, arrojando de manera incesante masas de obreros de un ramo de la producción a otra. Especialmente del campo a la ciudad.

Revolución Industrial

152

El comercio internacional
Economía industrial
Sin embargo, y a pesar de todos los factores anteriores, la Revolución industrial no hubiese podido prosperar sin el concurso y el desarrollo de los transportes, que llevarán las mercancías producidas en la fábrica hasta los mercados donde se consumían. Estos nuevos transportes se hacen necesarios no sólo en el comercio interior, sino también en el comercio internacional, ya que en esta época se crean los grandes mercados nacionales e internacionales. El comercio internacional se liberaliza, sobre todo tras el Tratado de Utrecht (1713) que liberaliza las relaciones comerciales de Inglaterra, y otros países europeos, con la América española. Se termina con las compañías privilegiadas y con el proteccionismo económico; y se aboga por una política imperialista y la eliminación de los privilegios gremiales. Además, se desamortizan las tierras eclesiásticas, señoriales y comunales, para poner en el mercado nuevas tierras y crear un nuevo concepto de propiedad. La Revolución industrial generó también un ensanchamiento de los mercados extranjeros y una nueva división internacional del trabajo (DIT). Los nuevos mercados se conquistaron mediante el abaratamiento de los productos hechos con la máquina, por los nuevos sistemas de transporte y la apertura de vías de comunicación, así como también, mediante una política expansionista. El Reino Unido fue el primero que llevó a cabo toda una serie de transformaciones que la colocaron a la cabeza de todos los países del mundo. Los cambios en la agricultura, en la población, en los transportes, en la tecnología y en las industrias, favorecieron un desarrollo industrial. La industria textil algodonera fue el sector líder de la industrialización y la base de la acumulación de capital que abrirá paso, en una segunda fase, a la siderurgia y al ferrocarril. A mediados del siglo XVIII, la industria británica tenía sólidas bases y con una doble expansión: las industrias de bienes de producción y de bienes de consumo. Incluso se estimuló el crecimiento de la minería del carbón y de la siderurgia con la construcción del ferrocarril. Así, en Gran Bretaña se desarrolló de pleno el capitalismo industrial, lo que explica su supremacía industrial hasta 1870 aproximadamente, como también financiera y comercial desde mediados de siglo XVIII hasta la Primera Guerra Mundial (1914). En el resto de Europa y en otras regiones como América del Norte o Japón, la industrialización fue muy posterior y siguió pautas diferentes a la británica. Unos países tuvieron la industrialización entre 1850 y 1914: Francia, Alemania y Bélgica. En 1850 apenas existe la fábrica moderna en Europa continental, sólo en Bélgica hay un proceso de revolución seguido al del Reino Unido. En la segunda mitad del siglo XIX se fortalece en Turingia y Sajonia la industrialización de Alemania. Otros países siguieron un modelo de industrialización diferente y muy tardía: Italia, Imperio austrohúngaro, España o Rusia. La industrialización de éstos se inició tímidamente en las últimas décadas del siglo XIX, para terminar mucho después de 1914.
Véanse también: Segunda revolución industrial y Tercera revolución industrial

Etapas de la Revolución industrial
La Revolución industrial estuvo dividida en dos etapas: la primera del año 1750 hasta 1840, y la segunda de 1880 hasta 1914. Todos estos cambios trajeron consigo consecuencias tales como: 1. Demográficas: Traspaso de la población del campo a la ciudad (éxodo rural) — Migraciones internacionales — Crecimiento sostenido de la población — Grandes diferencias entre los pueblos — Independencia económica 2. Económicas: Producción en serie — Desarrollo del capitalismo — Aparición de las grandes empresas (Sistema fabril) — Intercambios desiguales 3. Sociales: Nace el proletariado — Nace la Cuestión social 4. Ambientales: Deterioro del ambiente y degradación del paisaje — Explotación irracional de la tierra.

Revolución Industrial A mediados del siglo XIX, en Inglaterra se realizaron una serie de transformaciones que hoy conocemos como Revolución industrial dentro de las cuales las más relevantes fueron: • • • • • La aplicación de la ciencia y tecnología permitió el invento de máquinas que mejoraban los procesos productivos. La despersonalización de las relaciones de trabajo: se pasa desde el taller familiar a la fábrica. El uso de nuevas fuentes energéticas, como el carbón y el vapor. La revolución en el transporte: ferrocarriles y barco de vapor. El surgimiento del proletariado urbano.

153

La industrialización que se originó en Inglaterra y luego se extendió por toda Europa no sólo tuvo un gran impacto económico, sino que además generó enormes transformaciones sociales. Proletariado urbano. Como consecuencia de la revolución agrícola y demográfica, se produjo un éxodo masivo de campesinos hacia las ciudades; el antiguo agricultor se convirtió en obrero industrial. La ciudad industrial aumentó su población como consecuencia del crecimiento natural de sus habitantes y por el arribo de este nuevo contingente humano. La carencia de habitaciones fue el primer problema que sufrió esta población marginada socialmente; debía vivir en espacios reducidos sin comodidades mínimas y carentes de higiene. A ello se sumaban jornadas de trabajo, que llegaban a más de catorce horas diarias, en las que participaban hombres, mujeres y niños con salarios miserables, y carentes de protección legal frente a la arbitrariedad de los dueños de las fábricas o centros de producción. Este conjunto de males que afectaba al proletariado urbano se llamó la Cuestión social, haciendo alusión a las insuficiencias materiales y espirituales que les afectaban. Burguesía industrial. Como contraste al proletariado industrial, se fortaleció el poder económico y social de los grandes empresarios, afianzando de este modo el sistema económico capitalista, caracterizado por la propiedad privada de los medios de producción y la regulación de los precios por el mercado, de acuerdo con la oferta y la demanda. En este escenario, la burguesía desplaza definitivamente a la aristocracia terrateniente y su situación de privilegio social se basó fundamentalmente en la fortuna y no en el origen o la sangre. Avalados por una doctrina que defendía la libertad económica,los empresarios obtenían grandes riquezas, no sólo vendiendo y compitiendo, sino que además pagando bajos salarios por la fuerza de trabajo aportada por los obreros. Las propuestas para solucionar el problema social. Frente a la situación de pobreza y precariedad de los obreros, surgieron críticas y fórmulas para tratar de darles solución; por ejemplo, los socialistas utópicos, que aspiraban a crear una sociedad ideal, justa y libre de todo tipo de problemas sociales (para algunos, el comunismo). Otra propuesta fue el socialismo científico de Karl Marx, que proponía la revolución proletaria y la abolición de la propiedad privada (marxismo); también la Iglesia católica, a través del Papa León XIII, dio a conocer la Encíclica Rerum Novarum (1891), primera Encíclica social de la historia, la cual condenaba los abusos y exigía a los estados la obligación de proteger a lo más débiles. A continuación, un fragmento de dicha encíclica: « (...) Si el obrero presta a otros sus fuerzas a su industria, las presta con el fin de alcanzar lo necesario para vivir y sustentarse y por todo esto con el trabajo que de su parte pone, adquiere el derecho verdadero y perfecto, no solo para exigir un salario, sino para hacer de este el uso que quisiere (...) » Estos elementos fueron decisivos para el surgimiento de los movimientos reivindicativos de los derechos de los trabajadores. Durante el siglo XX en medio de los procesos de democratización, el movimiento obrero lograba que se reconocieran los derechos de los trabajadores y su integración a la participación social. Otros ejemplos de tendencias que buscaron soluciones fueron los nacionalismos, así como también los fascismos en los cuales se consideraban a los obreros y trabajadores como una parte fundamental en el desarrollo productivo de la nación, por lo que debían ser protegidos por el Estado.

Revolución Industrial

154

Gran Bretaña como centro Industrial
La Primera Revolución Industrial comenzó en Gran Bretaña. Las causas de que fuese el país pionero en la industrialización fueron tener una nueva mentalidad liberal económica en la cual se difundió el liberalismo económico y permitió desarrollar un mercado más amplio. Otro factor fue poseer numerosos yacimientos de hierro, usado para construir la maquinaria y las herramientas y la red de ferrocarriles y contar con abundantes cuencas carboníferas que producían carbón mineral, alimento para la maquinaria. A mediados del Siglo XIX empezaron a cobrar importancia países como Alemania y Estados Unidos, centros industriales de la Segunda Revolución Industrial y otros próximos a Gran Bretaña: Francia, Bélgica y Rusia.

Principios fundamentales de la industria
Uno de los principios fundamentales de la industria moderna es que nunca considera a los procesos de producción como definitivos o acabados. Su base técnico-científica es revolucionaria, generando así, el problema de la obsolescencia tecnológica en períodos cada vez más breves. Desde esta perspectiva puede afirmarse que todas las formas de producción anteriores a la industria moderna (artesanía y manufactura) fueron esencialmente conservadoras, al trasmitirse los conocimientos de generación en generación sin apenas cambios. Sin embargo, esta característica de obsolescencia e innovación no se circunscribe a la ciencia y la tecnología, sino debe ampliarse a toda la estructura económica de las sociedades modernas. En este contexto la innovación es, por definición, negación, destrucción, cambio, la transformación es la esencia permanente de la modernidad. Principios fundamentales de la industria moderna es que nunca considera a los procesos de producción como definitivos o acabados. - El desarrollo de nuevas tecnologías, como ciencias aplicadas, en un receptivo clima social, es el momento y el sitio para una revolución industrial de innovaciones en cadena, como un proceso acumulativo de tecnología, que crea bienes y servicios, mejorando el nivel y la calidad de vida. Son básicos un capitalismo incipiente, un sistema educativo y espíritu emprendedor. La no adecuación o correspondencia entre unos y otros crea desequilibrios o injusticias. Parece ser que este desequilibrio en los procesos de industrialización, siempre socialmente muy inestables, es en la práctica inevitable, pero mensurable para poder construir modelos mejorados.

Referencias
[1] (en inglés) European Network of Industrial Heritage. Industrial History: Europe (http:/ / www. erih. net/ industrial-history/ europe. html) Consultado el 25 de mayo de 2011

Enlaces externos
• Internet Modern History Sourcebook: La Revolución industrial (http://www.fordham.edu/halsall/mod/ modsbook14.html) (en inglés) • Trabajadores industriales en la Revolución (http://www.galbithink.org/fw.htm)(en inglés) • University of Cambridge (http://www.dspace.cam.ac.uk/handle/1810/270) "The Day the World Took Off" Documento video en seis partes. (en inglés) • BBC History Home Page (http://www.bbc.co.uk/history/scottishhistory/enlightenment/ features_enlightenment_industry.shtml) La Revolución Industrial. (en inglés)

Siglo XIX

155

Siglo XIX
Siglos Siglo XVIII Siglo XIX Siglo XX Décadas 1800 • 1810 • 1820 • 1830 • 1840 • 1850 • 1860 • 1870 • 1880 • 1890 Anexo:Tabla anual del siglo XIX

La característica fundamental del siglo XIX (1801–1900) son sus fuertes cambios. Cambios anunciados y gestados en el pasado pero que se efectuarían. Cambios en todos los ámbitos de la vida y el conocimiento. Revoluciones de todas las índoles tendrían su lugar. La ciencia y la economía se retroalimentarían, el término "científico", acuñado en 1833 por William Whewell,[1][2] sería parte fundamental del lenguaje de la época; la economía sufriría dos fuertes revoluciones industriales, la primera acaecida entre 1750 y 1840, y la segunda entre 1880 y 1914. En política, las nuevas ideas del anterior siglo sentarían las bases para las revoluciones burguesas, revoluciones que se explayarían por el mundo mediante el imperialismo y buscaría alianza con el movimiento obrero al que, para evitar su triunfo, le cederían el sufragio universal; en filosofía, surgirían los principios de la mayor parte de las corrientes de pensamiento contemporáneas, corrientes como el idealismo absoluto, el materialismo dialéctico, el nihilismo y el nacionalismo; el arte demoraría en iniciar el proceso de vanguardización pero quedaría cimentado en movimientos como el impresionismo

Historia
Ciencia
El desarrollo de la medicina se relaciona directamente con los fenómenos migratorios, los hacinamientos en las ciudades y las precarias condiciones de vida de la clase trabajadora propios de la Revolución Industrial. Su consecuencia fue la proliferación de enfermedades infecciosas (sífilis, tuberculosis) o relacionadas con la mala alimentación (pelagra, raquitismo, escorbuto). Dichas problemáticas son cruciales para entender el origen de la medicina social de Rudolf Virchow y el sistema de salud pública de Edwin Chadwick que darían lugar a la actual medicina preventiva. La misma Revolución Industrial, con el agregado de las numerosas guerras y revoluciones, generarían un desarrollo científico generalizado que contribuiría en la instauración de condiciones técnicas para el triunfo de la asepsia, de la anestesia y la cirugía. Las revoluciones burguesas, promotoras de ciudadanos librepensadores, construyen una nueva medicina científica y empírica, desligada de lo místico y artesanal. Se culmina con la opresión de los viejos cánones éticos del absolutismo y el catolicismo instaurando nuevos cánones, nuevos calendarios. El siglo XIX verá nacer la medicina experimental de Claude Bernard, la teoría de "Omnia cellula a cellula" de Rudolf Virchow, la teoría microbiana, la teoría de la evolución de las especies de Charles Darwin, y la genética de Gregor Mendel.
Véase también: Medicina en el Siglo XIX

El siglo se caracteriza por romper definitivamente con la fusión que la Historia había tenido con la literatura. Leopold von Ranke se compromete con una historia crítica y escéptica. Se deja influir por las corrientes filosóficas predominantes del momento, tales como el liberalismo y el nacionalismo llegando a caer incluso en el etnocentrismo, racismo y particularmente en el eurocentrismo. Las reflexiones sobre la sociedad de Saint-Simon producen dos tendencias que modificarían las tendencias historiográficas: El Positivismo y el Materialismo histórico, también influido por la dialéctica hegeliana. Ambas entienden que el comportamiento de la historia se encuentra sometido a leyes. La primera concibe el desarrollo de la historia como procesos ordenados, la segunda lo concibe como resultado de los conflictos entre los estratos sociales.
Véase también: Historia de la Historia del Siglo XIX

Siglo XIX

156

Entre revolución e imperialismo: política
En Europa el siglo XIX se caracterizó por el nacimiento de las democracias censitarias y el ocaso de las monarquías absolutas. La Revolución francesa y la posterior era napoleónica ayudarían a expandir las ideas republicanas y liberales. Los monarcas, en el caso de sobrevivir, se convertirían en déspotas ilustrados que actuaban permisivamente con la clase dominante. Surgiría la idea de izquierda y derecha a partir de la Revolución francesa. Los políticos se identificarían en Jean Paul Marat y Maximilien Robespierre, o en el Conde de Mirabeau y el Marqués de La Fayette. El transitorio ocaso de las revoluciones en pro de la restauración de las monarquías solo lograría potenciarlas en oleadas revolucionarias más radicales como las de 1848, hasta el desarrollo de las ideologías sociales y el movimiento obrero, que culminaría en el triunfo de la revolución rusa de 1917.
Véase también: Historia de Europa, siglo XIX

La emancipación de América Latina dio comienzo en este siglo. Los levantamientos indígenas en nombre de Túpac Amaru y de los comuneros de

asunción serían antecedentes de una identidad naciente. Identidad que nacería y sería defendida por los grandes próceres latinoamericanos, promotores de la idea de una nación latinoamericana: Francisco de Miranda, José Miguel Carrera, Bernardo O'Higgins, Antonio José de Sucre, Simón Bolívar, José de San Martín, Mariano Moreno, Manuel Belgrano, José Artigas y Juan Pablo Duarte en la República Dominicana. Su revolución, constituida en el marco de las revoluciones burguesas, sería estrictamente latinoamericana. Sus revoluciones fracasarían en buena medida a causa de caudillismos, intereses de las burguesías locales y coimas de las potencias europeas, pero cada uno de ellos sería convertido, a menudo por quienes los traicionaron, en una leyenda. Las fronteras americanas variaron notablemente en todo el siglo y los gobiernos tomarían una estructura bipartidista en donde pululaban los golpes de estado y los fraudes electorales.
Véase también: Guerras de independencia hispanoamericana

Otto von Bismarck.

África sería objeto de abierto uso y abuso por parte de los imperios Europeos. Cecil Rhodes sería una figura fundamental en el desarrollo del imperialismo británico. También surgiría lentamente el Imperialismo estadounidense a partir de una aparentemente inocente doctrina Monroe. Dicho siglo anunciaría la decadencia Imperio otomano que acaecería con la primera guerra mundial. La guerra del Opio humillaría al histórico Imperio chino en sus tratados desiguales y culminaría con la caída de la Dinastía Qing en 1911. Bismarck era un socialista radical, que apostaba por la socialdemocracia y la igualdad de los obreros alemanes pues amaba a los alemanes y tenía una grandísima amistad con Napoleón III y Francisco José I.
Véanse también: Reparto de África y África en la era colonial

Hacia la vanguardia: el arte
El historicismo marca a la nueva arquitectura, que se deja influir por la añoranza al pasado, que encuentra su originalidad en el estudio del pasado origen. Concentraba todos sus esfuerzos en recuperar la arquitectura de tiempos pasados. Al neoclasicismo del pasado siglo le continuó el neogótico, asociada a los ideales románticos nacionalistas. La arquitectura ecléctica, en hace evolucionar a la historicista, combinando variedad de estilos arquitectónicos en una nueva estructura. El movimiento Arts & Crafts contempló la idea de aprovechar el desarrollo industrial y tecnológico, viendo en el artesano una figura destacable. Con la disolución de sus ideales y la dispersión de sus defensores, las ideas del movimiento evolucionaron, en el contexto francés, hacia la estética del Art nouveau, considerado el último estilo del siglo XIX y el primero del siglo XX.

Siglo XIX El romanticismo del siglo XIX fue la antítesis del neoclasicismo. La moderación, el racionalismo, la pública inmoralidad serán tajantemente reemplazados por el exceso, el sentimentalismo, la búsqueda de crear una moralidad cada vez más inalcanzable. Los ideales cimentados por Rousseau, el precursor ideológico del romanticismo, culminarán en la Revolución francesa, que sería el punto de partida para la creación de una nueva época. La revolución será constantemente evocada a lo largo del siglo, junto con ideales como la libertad, la independencia y el nacionalismo, en ese entonces perteneciente a la izquierda política. Los pilares son el individualismo burgués, que quedaría plasmado en el subjetivismo literario; la evasión de la realidad, en pro de la creación de una nueva sociedad mejorada; la exaltación de la naturaleza, en la cual suponían que el Hombre estuvo exento de dramas y dificultades. Hacia el postromanticismo se gestaría la idea de que la belleza del arte se encuentra en el arte mismo: El arte por el arte. Varias corrientes se consideran postrománticas: El parnasianismo, se caracterizaría por su ruptura con el subjetivismo y con el exceso de sentimentalismo; el simbolismo según definió el propio Jean Moréas es "Enemigo de la enseñanza, la declamación, la falsa sensibilidad, la descripción objetiva", se encuentra impregnada de intenciones metafísicas, misterio y misticismo; el decadentismo surge por el acto de potenciar a Baudelaire, que buscaba la belleza en lo repugnante, busca revelarse contra la falsa moralidad burguesa. Otra alternativa al romanticismo fue el realismo, inspirado en los efectos sociales del nuevo capitalismo. Es habitual el uso de la sátira, la denuncia, las temáticas de enfermedad, suciedad, locura, pobreza, vicios y prostitución. El realismo se potenciaría en el naturalismo, más influenciado por el materialismo, el positivismo o el determinismo. La pintura del siglo XIX no estuvo exonerada del quiebre histórico con su historia. Tampoco lo estuvo de la multitud de corrientes de filosofía del arte. También se dejó influenciar por el fenómeno político francés, la ruptura con el tradicional artista que muestra lo que la monarquía y su aristocracia pretende. El mundo no está en orden, y eso pretende mostrar el nuevo arte, al mismo tiempo que propone un nuevo orden: El Romanticismo. Allí donde el neoclasicismo propone una belleza ideal, el racionalismo, la virtud, la línea, el culto a la Antigüedad clásica y al Mediterráneo, el romanticismo se opone y promueve el corazón, la pasión, lo irracional, lo imaginario, el desorden, la exaltación, el color, la pincelada y el culto a la Edad Media y a las mitologías de Europa del norte. Hacia mediados de siglo hay una vuelta, en cierta forma, al racionalismo como fuente de inspiración. El notorio desarrollo industrial provocado por la Revolución industrial, sus «efectos secundarios» y la frustración con los estímulos revolucionarios de 1848 llevan al artista a olvidarse del tema político y a centrarse en el tema social. El manifiesto realista comprende que la única fuente de inspiración en el arte es la realidad, no existe ningún tipo de belleza preconcebida más allá de la que suministra la realidad, y el artista lo que debe hacer es reproducir esta realidad sin embellecerla. Los pintores paisajistas ingleses del romanticismo afianzarían las bases sobre las que más adelante trabajarían los impresionistas. De Turner los impresionistas tomarían su gusto por la fugacidad, sus superficies borrosas y vaporosas, el difuminado y la mezcla de colores intensos; pero desecharían el componente sublime, propio de la pintura romántica. Hacia finales de siglo y comienzo del siglo XX se podía ver una gran variedad de vanguardias. El punto máximo del individualismo implicaba que cada artista debía promover su propia vanguardia, que afirmaba, de carácter universal y verdadero. El postimpresionismo, el puntillismo, el simbolismo pictórico, el expresionismo, el cubismo, el fauvismo, el surrealismo, el futurismo darían cuenta de una sociedad que vive en la revolución por la revolución, la vanguardia por la vanguardia, la universalidad por la universalidad. Una sociedad donde los plazos son cada vez más pequeños, el ritmo cada vez más rápido. Aunque rompió con la moderación armónica, el Romanticismo no necesariamente funcionó como antítesis del clasicismo. Beethoven (1770-1827), que significó un nexo entre ambos estilos, desarrolló principios heredados de Haydn en término de contraste, al mismo tiempo que extendió temporalmente la forma sonata. Se retomó la tonalidad cromática ampliándola y llegando al extremo, en el Postromanticismo, de suspenderla o creando tonalidad errante generalizada. También fue ampliado el tamaño de la orquesta llegando a extremos utópicos como el de Berlioz. En este siglo se gestaría el culto al pasado, particularmente a Bach y el barroco, por lo que se daría inicio a

157

Siglo XIX la interpretación como nueva rama. Hacia mediados de siglo también sería importante el papel del nacionalismo como búsqueda estética. Hacia fin de siglo se gestaría el impresionismo, que buscaría su expresión en la ruptura con la tonalidad, buscando en la modalidad como forma búsqueda arcaizante. También se inspiraría en músicas "exóticas", particularmente en la música de gamelán. Rompería con el contraste en favor de la homogeneidad incluso hasta llegar al concepto de música funcional, como es el caso de la pieza experimental de Erik Costome "Musique d'ameublement". Mientras que el modalismo y escalismo del Impresionismo influenciarían más tarde a los compositores modernistas, el interés por la música con mínimos contrastes influenciaría al Minimalismo. El cromatismo postromántico, por el contrario, ejercería más influencia en el Expresionismo, que desarrollaría el atonalismo Libre y posteriormente el Dodecafonismo.

158

Acontecimientos
Ciencia y tecnología
• La Primera Revolución industrial provoca profundos cambios en la economía y la tecnología. Avances en medicina • Descubrimiento de la sepsis puerperal por Ignacio Felipe Semmelweis. • Identificación de los microorganismos como causantes de las enfermedades infecciosas, por Louis Pasteur y Robert Koch. Inventos • Locomotora: Richard Trevithick, 1804. • Fonógrafo: Thomas Alva Edison, 1878. • Lámpara incandescente: Heinrich Göbel, 1854. • Fotófono: Alexander Graham Bell y Charles Sumner Tainter, 1880, permitía la transmisión de sonido por medio de una emisión de luz. • Cinematógrafo: Hermanos Lumière, 1894, proyector cinematográfico. • Vitascopio: Thomas Alva Edison ,1896. • Gramófono: Emile Berliner, 1888. • Fotografía: Nicéphore Niepce, 1816. • Teléfono: Antonio Meucci, 1854. • Anestesia: William Morton, 1846. • Dirigible: Solomon Andrews, 1863. • Avión: Clément Ader, 1890. • Termómetro Clínico: Thomas Clifford Allbutt, 1866, los termómetros anteriores tardaban una o más horas en establecer la temperatura. • Se inventa el sensor de temperatura de resistencia de platino. • Lente de Fresnel: Augustin Fresnel • Pastilla de jabón: William Hesketh Lever, 1884.
Manchester, Inglaterra ("Cottonopolis"), 1840, mostrando las chimeneas de las fábricas.

Siglo XIX Teorías • • • • • Teoría de números: Carl Friedrich Gauss, 1801 Teoría de la Evolución: Charles Darwin, 1859. Teoría microbiana: John Snow, Luis Pasteur, Robert Koch y Joseph Lister. Teoría atómica : John Dalton Teoría Psicoanalítica : Sigmund Freud, 1896

159

Descubrimientos • Efecto Edison: Thomas Alva Edison, 1883, paso de electricidad desde un filamento a una placa metálica dentro de un globo de lámpara incandescente. • Efecto Seebeck (Thomas Seebeck, 1821), Efecto Peltier (Jean Peltier, 1834), Efecto Thomson (William Thomson, 1851), Efecto Joule (James Prescott Joule, década de 1860), propiedades termoeléctricas. • • • • • Carburo de calcio: Friedrich Wöhler Acetileno: Friedrich Wöhler Vanadio: Andrés Manuel del Río, México, 1801, lo llamó Eritonio. Primera Enzima (lipasa pancreática): Claude Bernard, 1848 Síndrome de Rokitansky

Guerras y revoluciones
• Guerras Napoleónicas (1792-1815) • Guerras de Independencia Hispanoamericana (1808-1825) • Revolución liberal de Oporto • Guerra de independencia de Grecia (1821-1831) • Revolución de 1830 • Guerra Grande (1838-1851) • Guerras del opio (1839-1842), (1856-1860) • Intervención Norteamericana en México (1846-1848) • Primera guerra de la independencia italiana (1848) • Revolución Húngara de 1848 • Revoluciones de 1848 • Guerra de Crimea (1854-1856) • Segunda guerra de la independencia italiana (1859-61) • Guerra de Secesión (1861-1865) • Guerra Franco-Mexicana (1862-1867) • Guerra de los Ducados (1864) • • • • • • • • Guerra de la Triple Alianza (1865-1870) Tercera guerra de la independencia italiana (1866) Guerra de las Siete Semanas (1866) Revolución de 1868 Guerra Franco-prusiana (1870) Comuna de París (1871) Guerra del Pacífico (1879–1884) Guerra Hispano-Estadounidense (1898)
El tres de mayo de 1808 en Madrid: los fusilamientos en la montaña del Príncipe Pío.

Siglo XIX • Disolución del Shogunato Tokugawa
Véanse también: Anexo:Batallas del siglo XIX, Categoría:Batallas del siglo XIX y Revoluciones Burguesas

160

Política
• Nacimiento, ocaso y renacimiento de revoluciones liberales y burguesas • Desarrollo de los nacionalismos

Desastres
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Terremoto de Santiago del Estero de 1817 Terremoto de Trancas de 1826 Terremoto de Salta de 1844 Terremoto de Mendoza de 1861 Terremoto de Jujuy de 1863 Terremoto de Orán de 1871 Terremoto de Orán de 1874 La libertad Guiando al pueblo, Eugène Delacroix, 1830. Terremoto del Río de la Plata de 1888 Terremoto de Recreo de 1892 Terremoto de San Juan de 1894 Terremoto de Catamarca de 1898 Terremoto de Yacuiba de 1899 Terremoto de La Rioja de 1899 Terremoto de Arica de 1868 Terremoto en Venezuela de 1812 Terremotos en Venezuela de 1823, 1834, 1837, y 1849 Terremotos en Venezuela de 1853, 1874, 1875, 1878, 1879 y 1888 Gran hambruna irlandesa Erupción del volcán indonesio "Tambora" en 1815 que produjo un año 1816 sin verano. Erupción del volcán indonesio "Krakatoa" en 1883 Erupción del volcán indonesio "Galunggung" en 1822 Erupción del volcán ecuatoriano "Cotopaxi" en 1887 Erupción del volcán "Monte Tarawera" en Nueva Zelanda en 1886

Cultura
• Beethoven compone su Sinfonía n° 3 en Mi bemol mayor Opus 55 entre 1804 y 1806. • Rodin compone El Pensador en 1889.

Economía
• Fiebre del caucho en la región amazónica

Demografía y estadísticas
Urbanización en la Europa del siglo XIX

Siglo XIX

161

[3]

Número de ciudades (100 habitantes y más)

Población urbana total (porcentaje)

1800 1850 1890

1800 1850 1890

Europa Septentrional y occidental Central Mediterránea Oriental Inglaterra/Gales Bélgica Francia Alemania Austria/Bohemia Italia Polonia

364 878 1709 105 246 135 306 113 292 11 34 543 629 404 113 356 61 232 382 101 215 32

10 16,7

29

14,9 26,1 43,4 7,1 12,5 26,8 12,9 18,6 22,2 4,2 7,5 18

44 148 20 26

20,3 40,8 61,9 18,9 20,5 34,5 8,8 14,5 25,9 5,5 10,8 28,2 5,2 6,7 18,1

78 165 53 133 8 17

74 183 3 17

14,6 20,3 21,2 2,4 9,3 14,6

Personas relevantes
Científicos y humanistas del siglo XIX
Matemáticas Historia Filosofía

• • • • • •

Carl Friedrich Gauss (1777–1855) Julius Wilhelm Richard Dedekind (1831-1916) Bernhard Riemann (1826-1866) Carl Gustav Jakob Jacobi (1804-1851) Peter Gustav Lejeune Dirichlet (1805-1859) Sophie Germain (1776–1831)

• • • • • • • • • •

Fustel de Coulanges (1830-1889) Alexis de Tocqueville (1805-1859) Theodor Mommsen (1817–1903) François Pierre Guillaume Guizot (1787-1874) Jacques Nicolas Augustin Thierry (1795-1856) Jules Michelet (1798-1874) Leopold von Ranke (1795-1886) Jacob Burckhardt (1818–1897) Heinrich Schliemann (1822-1890) James George Frazer (1854–1941)

• • • • • • • • • • • • •

Arthur Schopenhauer (1788-1860) Friedrich Nietzsche (1844–1900) Karl Marx (1818-1883) G. W. F. Hegel (1770–1831) Sigmund Freud (1856-1939) Herbert Spencer (1820-1903) Auguste Comte (1798-1857) Mijaíl Bakunin (1814-1876) Piotr Alexéievich Kropotkin (1842-1921) Søren Kierkegaard (1813-1855) John Stuart Mill (1806-1873) Émile Durkheim (1858-1917) Henri de Saint-Simon (1760-1828)

Física

Química

Médicina

Wilhelm Eduard Weber (1804-1891)

Friedrich Wöhler (1800-1882)

Luis Pasteur

Siglo XIX
• • • • • Heinrich Daniel Ruhmkorff (1803-1877) William John Macquorn Rankine (1820-1872) Johann Wilhelm Hittorf (1824-1914) William Thomson (1824-1907) Wilhelm Röntgen (1845-1923) • • • Dimitri Mendeleyev (1834-1907) Andrés Manuel del Río (1764-1849) Nils Gabriel Sefström (1787-1845) • • • • • • • • • Joseph Lister Joseph Skoda Ignacio Felipe Semmelweis Rudolf Virchow Carl von Rokitansky Ferdinand Ritter von Hebra Theodor Schwann Santiago Ramón y Cajal Gregor Mendel

162

Artistas del siglo XIX
Literatura Música Pintura

• • • • • • • • • • • • • •

Charles Dickens (1812–1870) Mark Twain (1835-1910) Edgar Allan Poe (1809-1849) Friedrich Nietzsche (1844–1900) Stendhal (1783–1842) Robert Louis Stevenson (1850–1894) Emily Dickinson (1830-1886) Rubén Darío (1867-1916) George Sand (1804-1876) Charles Baudelaire (1821-1867) Oscar Wilde (1854 – 1900) Henrik Ibsen (1828 - 1906) Gustave Flaubert (1821-1880) Julio Verne (1828-1905) Arquitectura

• • • • • • • • • • •

Richard Wagner (1813-1883) Johannes Brahms (1833-1897) Franz Schubert (1797-1828) Robert Schumann (1810-1856) Claude Debussy (1862-1918) Franz Liszt (1811-1886) Gustav Mahler (1860-1911) Fryderyk Chopin (1810-1849) Alexander Scriabin (1872-1915) Piotr Ilich Chaikovski (1840-1893) Erik Satie (1866-1925)

• • • • • • • • • • •

Véase también: Anexo:compositores del
romanticismo Escultura

Eugène Delacroix (1789 - 1863) Théodore Géricault (1791 - 1824) Francisco Goya(1746 - 1828) Joseph Mallord William Turner (1775 1851) Caspar David Friedrich (1774 - 1840) Vincent Van Gogh (1853 - 1890) Paul Cézanne (1839 - 1906) Henri de Toulouse-Lautrec (1864 - 1901) Edgar Degas (1834 - 1917) Claude Monet (1840 - 1926) Pierre-Auguste Renoir (1841 - 1919)

• • • • • • • • • •

Louis Sullivan (1856–1924) Frederick Law Olmsted (1822-1903) Richard Hunt (1827-1895) Alexandre Gustave Eiffel (1832-1923) Joseph Paxton (1803–1865) Augustus Welby Northmore Pugin (1812–1852) Gottfried Semper (1803-1879) Charles Barry (1795–1860) William Burges (1827-1881) Henri Labrouste (1801–1875)

• • • • • • • • • •

Edgar Degas (1834-1917) Umberto Boccioni (1882-1916) Auguste Rodin (1840-1917) David d'Angers (1788-1856) Edwin Landseer (1802-1873) Joseph Bernard (1866-1931) Antoine Bourdelle (1861-1929) Medardo Rosso (1858-1928) Jean-Baptiste Carpeaux (1827–1875) Antoine-Louis Barye (1796-1875)

Siglo XIX

163

Otras personalidades del siglo XIX
Religiosos Políticos Empresarios

• • • • • • • • • •

León XIII Pío VII León XII Pío VIII Beato Pío IX León XIII San Pío X Pío XI

• • • • • • • •

Otto von Bismarck (1815-1898) Francisco José I (1830-1916) Abraham Lincoln(1809-1865) Ulysses S. Grant (1822-1885) Theodore Roosevelt (1858-1919) Napoleón III (1808-1873) Benjamin Disraeli (1804-1881) Victoria I de Hannover (1819-1901) Benito Juárez (1806- 1872)

• • • • • • •

John William Lubbock (1803–1865) Sir John Lubbock (1834-1913) John Jacob Astor (1763-1848) Cornelius Vanderbilt (1794-1877) Andrew Carnegie (1835-1919) John D. Rockefeller (1839-1937) John Pierpont Morgan (1837–1913) Thomas Alva Edison (1847–1931)

Gregorio XVI •

Luis Felipe I de Francia (1773-1850) •

Benedicto XV •

Referencias
[1] William Whewell (http:/ / plato. stanford. edu/ entries/ whewell/ ), Stanford Encyclopedia of Philosophy. [2] William Whewell (http:/ / omega. ilce. edu. mx:3000/ sites/ ciencia/ volumen3/ ciencia3/ 161/ html/ sec_30. html) La ciencia para todos, Biblioteca Digital [3] Eric Hobsbawm, "La Era del imperio, 1875-1914", Buenos Aires, 2001, Editorial Planeta, Cuadro 2, pag. 353; a su vez, Jan de Vries, "European Urbanisation 1500-1800", Londres, 1984, cuadro 3.8

Bibliografía
Historia socioeconómica
• Eric Hobsbawm, "La era de la revolución, 1789-1848" • Eric Hobsbawm, "La era del capital, 1848-1875" • Eric Hobsbawm, "La era del imperio, 1875-1914"

Historia sociocultural
• Arnold Hauser, "Historia social de la literatura y el arte" • William Fleming, "Arte, música e ideas"

Enlaces externos
Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre el Siglo XIX. Commons • • La Enciclopedia Libre Universal en Español alberga contenido sobre el Siglo XIX (http://enciclopedia.us.es/ index.php/Siglo_XIX)

Siglo XX

164

Siglo XX
Siglos Siglo XIX Siglo XX Siglo XXI Décadas 1900 • 1910 • 1920 • 1930 • 1940 • 1950 • 1960 • 1970 • 1980 • 1990 Anexo:Tabla anual del siglo XX

El siglo XX se inició en el año 1901 y terminó en el año 2000. No obstante, es frecuente la concepción errónea de que el siglo XX empezó en 1900 y finalizó en el año 1999. Fue el último siglo del II milenio. Se caracterizó por los avances de la tecnología; medicina y ciencia en general; fin de la esclavitud en los llamados países desarrollados; liberación de la mujer en la mayor parte de los países; pero también por crisis y despotismos humanos, que causaron efectos tales como las Guerras Mundiales; el genocidio y el etnocidio, las políticas de exclusión social y la generalización del desempleo y de la pobreza. Como consecuencia, se profundizaron las desigualdades en cuanto al desarrollo social, económico y tecnológico y en cuanto a la distribución de la riqueza entre los países, y las grandes diferencias en la calidad de vida de los habitantes de las distintas regiones del mundo. En los últimos años del siglo, especialmente a partir de 1989-1991 con el derrumbe de los regímenes colectivistas de Europa, comenzó el fenómeno llamado globalización o mundialización. Al hacer balance de esta centuria, Walter Isaacson, director gerente de la revista Time declaró: “Ha sido uno de los siglos más sorprendentes: inspirador, espantoso a veces, fascinante siempre”. Según Gro Harlem Brundtland, ex primera ministra de Noruega, también ha recibido la denominación de “siglo de los extremismos, [...] en el que los vicios humanos han alcanzado niveles abismales”. En su opinión, se trata de “un siglo de grandes progresos [y, en algunos lugares,] crecimiento económico sin precedentes”, si bien las zonas urbanas míseras afrontaron un lúgubre panorama de “hacinamiento y enfermedades generalizadas vinculadas a la pobreza y al ambiente insalubre”.

Desembarco en la playa Omaha en la mañana del 6 de junio de 1944. La Segunda Guerra Mundial fue el mayor conflicto bélico de la historia de la humanidad.

En los albores del siglo XX, la dinastía manchú de China, el Imperio otomano y varios imperios europeos controlaban gran parte del mundo. Tan solo el Imperio británico dominaba una cuarta parte del planeta y de sus habitantes. Mucho antes de finalizar el siglo, tales imperios habían quedado relegados a los libros de historia. “Para 1945 —indica The Times Atlas of the 20th Century— había terminado la era del imperialismo.”

Huella del astronauta Buzz Aldrin en la Luna. Durante el siglo XX dio comienzo la exploración espacial. En 1969 un ser humano pisó el primer cuerpo celeste aparte de la Tierra, la Luna.

Acontecimientos
Ciencia y tecnología
• Invención de los aerodinos • Llegada de la electricidad a las ciudades.

Siglo XX • Creación y desarrollo de la electrónica: la Radio, la televisión, el teléfono, el fax, el transistor, los circuitos integrados, el láser, las computadoras e Internet • Creación de las armas nucleares • La conquista del espacio: Vuelo espacial y alunizaje • Desarrollo de electrodomésticos: lavadora, frigorífico, horno eléctrico, cocinas eléctricas, hornos, horno microondas, aire acondicionado... • Agua corriente en un alto porcentaje de casas (del primer mundo) • Extensión alcantarillado de las ciudades. • Enunciación de la Teoría de la relatividad y del modelo cosmológico del Big Bang • Desarrollo de la mecánica cuántica y de la física de partículas • Descubrimiento de los antibióticos, los anticonceptivos, el trasplante de órganos y la clonación, entre otros muchos grandes avances de la medicina • Descripción de la estructura química del ADN y desarrollo de la biología molecular • Desarrollo de la televisión. • Creación y desarrollo de las videoconsolas ^1972

165

Guerras y política
Guerras y revoluciones
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Guerras de los Bóers (1899-1902) Guerra de los mil días (1899-1903) Guerra ruso-japonesa (1904-1905) Revolución mexicana (1910-1917) Guerra del Rif (1911-1927) Guerras de los Balcanes (1912-1913) Primera Guerra Mundial (1914-1918) Revolución rusa (1917-1921) Genocidio armenio en Armenia (1915-1923) Revolución de Noviembre en Alemania (1918-1919) Guerra civil china (1927-1950) Matanza de San Valentín (1929) Guerra colombo-peruana (1932-1933) Guerra del Chaco (1932-1935) Guerra Civil Española (1936-1939) Guerra peruano-ecuatoriana (1941-1942) Segunda Guerra Sino-Japonesa (1937-1945) Segunda Guerra Mundial (1939-1945) Guerra Fría (1945-1991) Guerra de Indochina (1946-1954) Primera guerra árabe-israelí (1948) Guerra de Corea (1950-1953) Guerra de Argelia (1954-1962) Primera guerra civil sudanesa (1955-1972) Guerra de Suez (1956) Guerra de Sidi Ifni (1957-1958) Revolución cubana (1956-1959) Crisis del Congo (1960-1965) Guerra civil de Guatemala (1960-1996) Conflicto armado colombiano (1964-presente) • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Guerra civil nigeriana (1967-1970) Guerra de Yom Kipur (1973) Genocidio camboyano (1975 - 1979) Revolución Sandinista (1979 - 1990) Guerra civil libanesa (1975-1989) Guerra de Afganistán (1978-1992) Guerra Irán Irak (1980-1988) Guerra Civil de El Salvador (1980-1992) Conflicto armado interno en el Perú (1980-2000) Guerra de las Malvinas (1982) Segunda guerra civil sudanesa (1983-2005) Guerra del Golfo (1990-1991) Guerra Civil Argelina (1991-2002) Guerras yugoslavas (1991-2001) Guerra de los Diez Días (1991) Guerra Croata de Independencia (1991-1995) Guerra de Bosnia (1992-1995) Guerra de Kosovo (1999) Genocidio ruandés (1994) Genocidio congoleño (1994-2002) Guerra del Cenepa (1995) Primera guerra chechena (1994-1996) Primera guerra del Congo (1996-1997) Guerra civil nepalesa (1996-2006) Segunda guerra del Congo (1998-2002) Conflicto de Ituri (1999-2006) Guerra entre Etiopía y Eritrea (1998-2000) Segunda guerra chechena (1999-2006)

Siglo XX
• • Guerra de Vietnam (1965-1975) Guerra de los Seis Días (1967)

166

Política • • • • • • • • • • • • • • Caída del Imperio Ruso (1917) Caída del Imperio Austrohúngaro (1918) Caída del Imperio Alemán (1918) Caída del Imperio Otomano (1923) Organización de la Sociedad de Naciones (1919-1946). Nacimiento y ocaso de países socialistas. El fascismo en Italia (1922) y España (1939), y el nazismo en Alemania (1933) llegan al poder. Régimenes militares en Latinoamérica. Establecimiento de la Organización de las Naciones Unidas (1945) y elaboración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) Conflicto árabe-israelí (1948-presente) Reconocimiento de los derechos de las mujeres y los derechos del niño Levantamientos anticoloniales y luchas de liberación nacional aceleran la descolonización. Caída del bloque comunista y el Muro de Berlín Gran crisis de refugiados de los Grandes Lagos en África (1994)

Desastres
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Erupción del Monte Pelado, Martinica (1902) Gran terremoto e incendio de San Francisco (1906) Naufragio del RMS Titanic (1912) Naufragio del RMS Lusitania (1915) Gran Terremoto y Tsunami en Puerto Rico (1918) Caída del LZ 129 Hindenburg (1937) Bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki (1945) Naufragio del buque MS Wilhelm Gustloff, (1945) (mayor naufragio con víctimas en la historia de la humanidad, con la pérdida de 10.000 vidas alemanas) Gran Terremoto y Tsunami de Chile (1960) Torrey Canyon (1967) Terremoto de Caracas, Venezuela (1967) Terremoto en Perú (1970) Terremotos en Nicaragua (1931 y 1972) Terremoto de Guatemala (1976) Colisión de Los Rodeos (1977) Amoco Cádiz (1978) Accidente de los Alfaques (1978) Desastre de Bhopal (1984) Tragedia de Heysel (1985) Terremoto de México (1985) Terremoto en Chile (1985) Tragedia de Armero (1985) Accidente de Chernóbil (1986) Accidente del transbordador espacial Challenger (1986) Desastre del Exxon Valdez (1989)

Siglo XX • • • • • • Tragedia de Hillsborough (1989) Explosión del volcán Hudson (1991) Riada del camping de Biescas (1996) Erika (1999) Tragedia de Vargas, Venezuela (1999) Accidente del Concorde (2000)

167

Cultura
• • • • • • Se desarrollan nuevas escuelas de el cubismo, el surrealismo y el expresionismo. El cine se convierte en un medio masivo y en una gran industria. Sus influjos alcanzan la moda y la música. El jazz alcanza su apogeo entre 1920 y 1960. El rock and roll surge como estilo musical y alcanza un gran desarrollo desde mediados de siglo. El racionalismo arquitectónico surge como escuela propia. El boom latinoamericano de la literatura, con estilos propios tales como el realismo mágico.

Problemas medioambientales
• • • • • • Deforestación Desertización Extinción Polución y contaminación Agujeros en la capa de ozono Calentamiento global

Personajes relevantes

Arte
• • • • • • • • Fernando Botero Salvador Dalí Frida Kahlo Wassily Kandinski Gustav Klimt René Magritte Pablo Picasso Andy Warhol

Siglo XX

168

Danza
• • • • • • Alicia Alonso George Balanchine Pina Bausch Isadora Duncan Martha Graham Gret Palucca

Filosofía
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Theodor Adorno Simone de Beauvoir Mario Bunge Victoria Camps Albert Camus Rudolph Carnap Noam Chomsky Gilles Deleuze Jacques Derrida José Ferrater Mora Michel Foucault Martin Heidegger Carl Hempel Edmund Husserl Philip Kitcher Krishnamurti Jacques Lacan Emmanuel Lévinas Ayn Rand José Ortega y Gasset Karl Popper Hans Reichenbach Bertrand Russell Jean Paul Sartre Moritz Schlick Ludwig Wittgenstein María Zambrano

Siglo XX

169

Ciencia

Biología • • • • • • • • • • • • • • • • • • Ernst Mayr James D. Watson Lynn Margulis Stephen J. Gould Niles Eldredge Alfonso L. Herrera Aleksandr Oparin Francisco J. Ayala Stanley Miller Richard C. Lewontin Leon Croizat Humberto Maturana Theodosius Dobzhansky Aldo Leopold Rosalind Franklin Van Rensselaer Potter René Favaloro Rachel Carson

Economía • • • • • • • • • • Maurice Allais Gerard Debreu Milton Friedman Friedrich Hayek John Maynard Keynes Oskar Lange Agustín Reyes Ponce Paul Samuelson James Tobin Ludwig von Mises

Siglo XX

170

Física • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Niels Bohr Marie Curie Pierre Curie Lev Davidovich Landau Paul Dirac Arthur Eddington Albert Einstein Enrico Fermi Richard Feynman Stephen Hawking Werner Heisenberg Fred Hoyle Emmy Noether Robert Oppenheimer Wolfgang Pauli Max Planck Roger Penrose Ernest Rutherford Erwin Schrödinger Nikola Tesla

Astronomía • Edwin Hubble • Anton Pannekoek • Carl Sagan

Aeronáutica y astronáutica • • • • • Neil Armstrong Michael Collins Yuri Gagarin Charles Lindbergh Valentina Tereshkova

Siglo XX

171

Matemáticas • • • • • • • • Kurt Gödel David Hilbert Andréi Kolmogórov Emmy Noether Grigori Perelmán Henri Poincaré Ramanujan Claude Shannon

Ciencias de la computación
• • • • • • • • • • • • • • • • • Alan Cox Alan Turing Alonzo Church Andrew Morton Bjarne Stroustrup Bill Gates Brian Kernighan Bruce Perens David Filo Dennis Ritchie Donald Knuth Douglas McIlroy Edsger Dijkstra Eric Raymond Guido van Rossum James Gosling John Backus • • • • • • • • • • • • • • • • • John Vincent Atanasoff Jon Hall Ken Thompson Konrad Zuse Larry Page Larry Wall Lawrence Roberts Linus Torvalds Niklaus Wirth Richard Stallman Robert Kahn Sergey Brin Seymour Cray Steve Jobs Tim Berners-Lee Tony Hoare Vinton Cerf

Cine
• • • • • • • • • • • • • • Woody Allen Pedro Almodóvar Carl Barks Ingmar Bergman Humphrey Bogart Marlon Brando Luis Buñuel Nicolas Cage James Cameron Jackie Chan Charles Chaplin Sean Connery Francis Ford Coppola Robert De Niro • • • • • • • • • • • • • • Sophia Loren George Lucas David Lynch Louis Malle Steve Martin Marilyn Monroe F. W. Murnau Paul Newman Jack Nicholson Leslie Nielsen Yasujirō Ozu Al Pacino Pier Paolo Pasolini Natalie Portman

Siglo XX
• • • • • • • • • • • • • • • • Walt Disney Carl Theodor Dreyer Sergéi Eisenstein Rainer Werner Fassbinder Federico Fellini Clark Gable Greta Garbo David Wark Griffith Katharine Hepburn Charlton Heston Alfred Hitchcock Krzysztof Kieślowski Stanley Kubrick Akira Kurosawa Fritz Lang Ken Loach • • • • • • • • • • • • • • • • • Satyajit Ray Jean Renoir Jacques Rivette Martin Scorsese Ridley Scott Arnold Schwarzenegger Steven Spielberg Oliver Stone Meryl Streep Quentin Tarantino Andréi Tarkovski Elizabeth Taylor John Travolta François Truffaut Andrzej Wajda Orson Welles Billy Wilder

172

Literatura
A • • • • • • • • • • • • • • • B C Chinua Achebe Douglas Adams Shmuel Yosef Agnón Anna Akhmatova Rafael Alberti Isabel Allende Jorge Amado Maya Angelou Gabriele D'Annunzio Apollinaire Louis Aragon Antonin Artaud Isaac Asimov Miguel Ángel Asturias W. H. Auden E K • • • • • • F • • • • • • • G Nuruddin Farah William Faulkner F. Scott Fitzgerald Dario Fo Anne Frank Robert Frost Carlos Fuentes Umberto Eco Ilya Ehrenburg Mircea Eliade T. S. Eliot Paul Éluard Odysseas Elytis L • • • • • • • • • • • • • • • • M Selma Lagerlöf D. H. Lawrence Halldór Laxness Harper Lee Stan Lee Michel Leiris Stanisław Lem C. S. Lewis José Lezama Lima Astrid Lindgren Clarice Lispector Howard Phillips Lovecraft Audre Lorde Dulce María Loynaz Malcolm Lowry Lu Xun R • • • • • • • • • • • • • S Ayn Rand Erich Maria Remarque Anne Rice Adrienne Rich Dorothy Richardson Rainer Maria Rilke Yannis Ritsos Augusto Roa Bastos Alain Robbe-Grillet Mercè Rodoreda J. K. Rowling Juan Rulfo Salman Rushdie

Siglo XX

173
• • • • • • • • • • • • • H • • • • • • • • • • I • J • • • • • Max Jacob Alfred Jarry Elfriede Jelinek James Joyce Ernst Jünger Muhammad Iqbal Gerhart Hauptmann Seamus Heaney Ernest Hemingway Frank Herbert Hermann Hesse Nazim Hikmet Bohumil Hrabal L. Ron Hubbard Aldous Huxley Robert Ervin Howard Carlo Emilio Gadda Rómulo Gallegos Federico García Lorca Gabriel García Márquez Jean Genet André Gide Allen Ginsberg Natalia Ginzburg Jean Giraudoux Maxim Gorki Günter Grass João Guimarães Rosa Eduardo Galeano • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • N • • O • • • • P Sean O'Casey Juan Carlos Onetti George Orwell Amos Oz Vladimir Nabokov Pablo Neruda Antonio Machado Manuel Machado Medardo Ángel Silva Naguib Mahfouz André Malraux Osip Mandelstam Heinrich Mann Thomas Mann Vladimir Mayakovsky Henri Michaux Arthur Miller Grazyna Miller Henry Miller Czesław Miłosz Gabriela Mistral Alan Moore Marianne Moore Toni Morrison Heiner Müller Robert Musil • • • • • • • • • • • • • • • • • • T V • • • • • U • • • W • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Orhan Pamuk Nicanor Parra Boris Pasternak Octavio Paz Fernando Pessoa Arturo Uslar Pietri Harold Pinter Luigi Pirandello Sylvia Plath Andréi Platónov Francis Ponge Ezra Pound Pram Marcel Proust Thomas Pynchon X Y Z • W. B. Yeats Robert Walser Frank Wedekind T. H. White William Carlos Williams Monique Wittig Virginia Woolf Richard Nathaniel Wright Miguel de Unamuno Giuseppe Ungaretti John Updike Rabindranath Tagore Amy Tan J. R. R. Tolkien Georg Trakl Bruno Traven Ernesto Sabato Nelly Sachs Antoine de Saint-Exupéry J. D. Salinger Jean-Paul Sartre George Seferis Anna Seghers Salomón de la Selva Ramón J. Sender Claude Simon Wole Soyinka Gertrude Stein John Steinbeck Wallace Stevens Dejan Stojanović Italo Svevo John Millington Synge Wislawa Szymborska

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • D • • • • • • • • •

Isaak Bábel Ingeborg Bachmann James Baldwin Pío Baroja Georges Bataille Simone de Beauvoir Samuel Beckett Saul Bellow Mario Benedetti Thomas Bernhard Maurice Blanchot Jorge Luis Borges Ray Bradbury Bertolt Brecht André Breton Charles Bukowski Mijaíl Bulgákov Iván Bunin William S. Burroughs

Roald Dahl Rubén Darío Robert Desnos Alfred Döblin H.D. (Hilda Doolittle) Marguerite Duras Gerald Durrell Lawrence Durrell Friedrich Dürrenmatt

Siglo XX

174

Música
Artistas 0-9 • 2Pac A • • • • • B • • • • • • • • • • • • • C • • • • • • • • • • • • • • • • • • John Cage Andrés Calamaro Roberto Carlos Johnny Cash Johnny Christ (Avenged Sevenfold) Gustavo Cerati Ray Charles Chubby Checker Cher Eric Clapton (Derek and the Dominos) Adam Clayton (U2) Kurt Cobain (Nirvana) Nat King Cole Phil Collins John Coltrane David Coverdale (Whitesnake) David Crosby (Crosby, Stills & Nash) Celia Cruz Syd Barrett (Pink Floyd) Béla Bartók Matt Bellamy (Muse) Tony Bennett Chester Bennington (Linkin Park) Chuck Berry Frank Black (Pixies) Bono (U2) Miguel Bosé David Bowie James Brown Enrique Bunbury (Héroes del silencio) Cliff Burton (Metallica) Bryan Adams Christina Aguilera Billie Joe Armstrong Louis Armstrong Ricardo Arjona

Siglo XX • Chris Cornell • Billy Corgan (The Smashing Pumpkins) D • • • • • • • • • • E • • • • • F • Roberta Flack • John Fogerty (Creedence Clearwater Revival) • Aretha Franklin G • • • • • • • • • • H • • • • • • • • • • Bill Haley Rob Halford (Judas Priest) Kirk Hammett (Metallica) Steve Harris (Iron Maiden) George Harrison (The Beatles) Isaac Hayes Jimi Hendrix Álvaro Henríquez (Los Tres) James Hetfield (Metallica) Billie Holiday Charly García Carlos Gardel Synyster Gates (Avenged Sevenfold) Art Garfunkel (Simon & Garfunkel) Dizzy Gillespie Carlos Mejía Godoy Luis Enrique Mejía Godoy Al Green Noel Gallagher Liam Gallagher The Edge (U2) Duke Ellington Joe Elliott (Def Leppard) Eminem Gloria Estefan Bruce Dickinson (Iron Maiden) Dave Gahan (Depeche Mode) Miles Davis John Deacon (Queen) Claude Debussy Celine Dion Fats Domino Donovan Rocío Dúrcal Bob Dylan

175

Siglo XX • Whitney Houston • Dominic Howard (Muse) • Engelbert Humperdinck I • Julio Iglesias • Camarón de la Isla J • • • • • • • • • • • K L • Carole King • Mark Knopfler (Dire Straits) M • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • N Madonna Yngwie J. Malmsteen Marilyn Manson Bob Marley Dean Martin Ricky Martin Brian May (Queen) Paul McCartney (The Beatles) Melissa Freddie Mercury (Queen) Olivier Messiaen George Michael (Wham!) Luis Miguel Charles Mingus Carmen Miranda Joni Mitchell Vinícius de Moraes Jim Morrison (The Doors) Morrissey (The Smiths) Larry Mullen (U2) Dave Mustaine (Megadeth) Michael Jackson Mick Jagger (The Rolling Stones) Víctor Jara Jean-Michel Jarre Antonio Carlos Jobim Elton John Tom Jones Janis Joplin José José Bon Jovi Rocío Jurado

176

Siglo XX • Graham Nash (Crosby, Stills & Nash) • Carlos Núñez O • • • • P • • • • • • • • • • • • • • • • R • • • • • • • • • • • • • • • • • S • Sandro de América • Joaquín Sabina • Carlos Santana The Rev (Avenged Sevenfold) Eros Ramazzotti Joey Ramone (Ramones) Johnny Ramone (Ramones) Otis Redding Lou Reed (The Velvet Underground) Trent Reznor (Nine Inch Nails) Cliff Richard Keith Richards (The Rolling Stones) Lionel Richie Otto de la Rocha Silvio Rodríguez Axl Rose (Guns N' Roses) Diana Ross (The Supremes) Johnny Rotten Paulina Rubio Ruslana Fito Páez Jimmy Page (Led Zeppelin) Charlie Parker Violeta Parra Mike Patton (Faith No More) Laura Pausini John Petrucci (Dream Theater) John Phillips (The Mamas & the Papas) Édith Piaf Astor Piazzolla Wilson Pickett Robert Plant (Led Zeppelin) Iggy Pop Mike Portnoy (Dream Theater) Elvis Presley Ali Primera Amparo Ochoa Mike Oldfield Ozzy Osbourne (Black Sabbath) Roy Orbison

177

Siglo XX • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • T • • • • • • V • • • • • • W • • • • • • Tom Waits Roger Waters (Pink Floyd) Anton Webern John Williams Robbie Williams Brian Wilson (The Beach Boys) Claudio Valenzuela (Lucybell) Eddie Van Halen (Van Halen) Zacky Vengeance (Avenged Sevenfold) Vangelis Sid Vicious (Sex Pistols) Daniel Viglietti Serj Tankian (System of a Down) Roger Meddows-Taylor (Queen) Justin Timberlake (NSYNC) Ana Torroja (Mecano) Pete Townshend (The Who) Tina Turner Joan Manuel Serrat M. Shadows (Avenged Sevenfold) Alejandro Sanz Joe Satriani Arnold Schoenberg Joan Manuel Serrat Paul Simon (Simon & Garfunkel) Gene Simmons (Kiss) Frank Sinatra Slash (Guns N' Roses) Biggie Smalls Bessie Smith Robert Smith (The Cure) Mercedes Sosa Britney Spears Luis Alberto Spinetta Bruce Springsteen Paul Stanley (Kiss) Ringo Starr (The Beatles) Stephen Stills (Crosby, Stills & Nash) Sting (The Police) Ígor Stravinski Barbra Streisand Joe Strummer David Summers (Hombres G)

178

Siglo XX • Stevie Wonder Y Z • Frank Zappa Grupos
0-9 • A D • • • • • • • • B • • • • • • Backstreet Boys Barón Rojo The Beach Boys The Beatles Bee Gees Black Sabbath A-ha ABBA AC/DC Aerosmith Accept Alice in Chains Arch Enemy Avenged Sevenfold 091 H J • • • I • • • K • • • • L The Kinks Kiss Korn Kreator Incubus Iron Butterfly Iron Maiden Héroes del Silencio HIM Hombres G Q V • • R • • • • • • • • • S Radiohead Rage Against the Machine Rammstein Ramones Rata Blanca Red Hot Chili Peppers The Righteous Brothers The Rolling Stones Rush Queen Quilapayun

179

Siglo XX

180
• • • • • M • • • • • • • N • • • • O • P Oasis 'N Sync New Order Nine Inch Nails Nirvana Mägo de Oz The Mamas & the Papas Maná Mecano Megadeth Metallica Muse Led Zeppelin Linkin Park Los Prisioneros Lucybell Los Rodríguez • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • T • • • • U Y • W • • • The Wailers Whitesnake The Who U2 Take That Tool Toto Los Tres Seru Giran Sepultura Sex Pistols Siam Shade Simon & Garfunkel Ska-p Slayer Slipknot The Smashing Pumpkins The Smiths Soda Stereo Sonic Youth Soundgarden Spice Girls Status Quo Stone Temple Pilots Supertramp Sui Generis The Supremes System of a Down

C • • • • • • • • • • E • • • • F • • G Faith No More Fear Factory El TRI Eskorbuto Extremoduro Exodus Cannibal Corpse The Carpenters Celtic Frost The Chieftains The Clash The Corrs Cream Creedence Clearwater Revival Crosby, Stills & Nash The Cure

• • •

Genesis Green Day Guns N' Roses

• • • • • • • • • •

Pandora Pantera Papa Roach Pearl Jam Petra Pink Floyd Piperrak The Pixies The Police La Polla Records

Política y estado
 Turquía: Mustafa Kemal Atatürk  Siria: Hafez al-Assad  Estados Unidos: Douglas MacArthur, Henry Kissinger, Teodoro Roosevelt, Thomas Woodrow Wilson, Franklin Delano Roosevelt, Dwight Eisenhower, John F. Kennedy, Richard Nixon, Jimmy Carter, Gerald Ford, Ronald Reagan, George H. W. Bush, Bill Clinton. •  Reino Unido: Neville Chamberlain, Winston Churchill, Clement Attlee, Margaret Thatcher, Diana Spencer •  Francia: Georges Clemenceau, Charles de Gaulle, Georges Pompidou, Valéry Giscard d'Estaing, François Mitterrand •  Alemania: Adolf Hitler, Konrad Adenauer, Willy Brandt, Helmut Kohl • • •

Siglo XX • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •  Italia: Benito Mussolini, Giulio Andreotti, Silvio Berlusconi  Japón: Hirohito, Koichi Kido, Zenkō Suzuki, Kakuei Tanaka, Akihito  España: Alfonso XIII, Miguel Primo de Rivera, Manuel Azaña,Francisco Franco, Juan Carlos I, Leopoldo Calvo-Sotelo, Adolfo Suárez, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero  Rusia (hasta 1917 - desde 1991) Unión Soviética (1922-1991): Zar Nicolás II, Grigori Rasputín, Vladimir Lenin, León Trotsky, Iósif Stalin, Nikita Jrushchov, Leonid Brézhnev, Mikael Gorbachov, Boris Yeltsin  China: Mao Zedong, Deng Xiaoping, Jiang Zemin  India: Mahatma Gandhi, Sri Pandit Jawaharlal Nehru, Indira Gandhi  Egipto: Gamal Abdel Nasser, Anwar Sadat, Hosni Mubarak  Ecuador: Jaime Roldós Aguilera, Velasco Ibarra, Eloy Alfaro  Israel: David Ben Gurión, Golda Meir, Menájem Beguin, Isaac Rabin  Palestina: Yaser Arafat  Cuba: Che Guevara, Fidel Castro, Camilo Cienfuegos  Nicaragua: Anastasio Somoza García, Augusto Cesar Sandino, Anastasio Somoza Debayle, Carlos Fonseca Amador, Daniel Ortega.  Chile: Arturo Alessandri, Carlos Ibáñez del Campo, Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende, Augusto Pinochet.  Vietnam: Ho Chi Minh  Irak: Saddam Hussein  Camboya: Norodom Sihanouk, Pol Pot  Corea del Norte: Kim Il Sung  Imperio austrohúngaro: Archiduque Franz Ferdinand  Imperio alemán: Kaiser Guillermo II  Argentina: Hipólito Yrigoyen, Juan Domingo Perón, Jorge Rafael Videla, Carlos Saúl Menem, Raul Alfonsin  Panamá: Omar Torrijos  República Dominicana: Rafael Leónidas Trujillo, Joaquín Balaguer, Juan Bosch, Leonel Fernández Reyna  Brasil: Getúlio Vargas, Juscelino Kubitschek.  Polonia: Rosa Luxemburg, Jozef Pilsudski, Wladyslaw Gomulka, Lech Walesa.  República Democrática del Congo: Patrice Lumumba, Mobutu Sese Seko, Laurent Kabila  México: Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, Pancho Villa, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, José Vasconcelos Calderón, Juan Rulfo, Octavio Paz, Diego Rivera, Lázaro Cárdenas, Manuel Ávila Camacho, Miguel Alemán Valdés, Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos, Antonio Ortiz Mena, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo  Sudáfrica: Daniel Malan, Hendrik Verwoerd, Pieter Willem Botha, Nelson Mandela  Perú: Víctor Raúl Haya de la Torre, Fernando Belaunde Terry, Juan Velasco Alvarado, Francisco Morales Bermudez, Alan García, Alberto Fujimori  Guatemala: Juan José Arévalo, Jacobo Arbenz Guzmán, Rigoberta Menchú  Venezuela: Juan Vicente Gómez, Rómulo Gallegos, Marcos Pérez Jiménez, Rómulo Betancourt, Carlos Andrés Pérez, Hugo Chávez  Colombia: Gustavo Rojas Pinilla, Jorge Eliécer Gaitán, Carlos Pizarro, César Gaviria  Costa Rica: José Figueres Ferrer, Rafael Ángel Calderón Guardia, Oscar Arias Sánchez, Miguel Ángel Rodríguez Echeverría

181

• • • • • •

Siglo XX

182

Religión
• • • • • • • • • • • Juan Pablo I Juan Pablo II Juan XXIII Pablo VI Pío XII Pío XI Benedicto XV Pío X León XIII Madre Teresa Dalai Lama

Deportes
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Kareem Abdul-Jabbar (1947 -): ex-jugador estadounidense de baloncesto. Andre Agassi (1970 -): ex-tenista estadounidense. Giacomo Agostini (1942 -): ex-piloto italiano de motociclismo. Vasiliy Alekseyev (1942 -): ex-levantador de pesas soviético. Muhammad Ali (1942 -): ex-boxeador estadounidense. Lance Armstrong (1971 -): ex-ciclista estadounidense. Bob Beamon (1946 -): ex-atleta estadounidense. Franz Beckenbauer (1945 -): ex-futbolista alemán. Boris Becker (1967 -): ex-tenista alemán. Larry Bird (1956 -): ex-jugador estadounidense de baloncesto. Björn Borg (1956 -): ex-tenista sueco. José Raúl Capablanca (1888 - 1942): ajedrecista cubano. Wilt Chamberlain (1936 - 1999): jugador estadounidense de baloncesto. Nadia Comaneci (1961 -): ex-atleta rumana. Jimmy Connors (1952 -): ex-tenista estadounidense. Johan Cruyff (1947 -): ex-futbolista neerlandés. Alfredo Di Stéfano (1926 -): ex-futbolista argentino. Michael Doohan (1965 -): ex-piloto australiano de motociclismo. Juan Manuel Fangio (1911 - 1995): piloto argentino de Fórmula 1. Bobby Fischer (1943 - 2008): ajedrecista estadounidense. Emerson Fittipaldi (1946 -): ex-piloto brasileño de Fórmula 1. George Foreman (1949 -): ex-boxeador estadounidense. Steffi Graf (1969 -): ex-tenista alemana. Mika Häkkinen (1968 -): ex-piloto finés de Fórmula 1. Tony Hawk (1968 -): patinador estadounidense. Evander Holyfield (1962 -): ex-boxeador estadounidense. Miguel Indurain (1964 -): ex-ciclista español. Ben Johnson (1961 -): ex-atleta canadiense. Magic Johnson (1959 -): ex-jugador estadounidense de baloncesto. Michael Jordan (1963 -): ex-jugador estadounidense de baloncesto. Gari Kaspárov (1963 -): ajedrecista ruso. Niki Lauda (1949 -): ex-piloto austriaco de Fórmula 1. Carl Lewis (1961 -): ex-atleta estadounidense.

Siglo XX • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Jonah Lomu (1975 -): ex-jugador de rugby neozelandés. Diego Armando Maradona (1960 -): ex-futbolista argentino. Rocky Marciano (1923 -1969): boxeador estadounidense. Eddy Merckx (1945 -): ex-ciclista belga. John McEnroe (1959 -): ex-tenista estadounidense. Martina Navratilova (1956 -): ex-tenista estadounidense de origen checoslovaco. Jack Nicklaus (1940 -): ex-golfista estadounidense. Jesse Owens (1913 - 1980): atleta estadounidense. Pelé (1940 -): ex-futbolista brasileño. Nelson Piquet (1952 -): ex-piloto brasileño de Fórmula 1. Alain Prost (1955 -): ex-piloto francés de Fórmula 1. Ferenc Puskas (1927 - 2006): futbolista húngaro. Ronaldo (1976 -): ex-futbolista brasileño. Babe Ruth (1895 - 1948): jugador estadounidense de béisbol. Pete Sampras (1971 -): ex-tenista estadounidense. Arantxa Sánchez Vicario (1971 -): ex-tenista española. Hugo Sánchez (1958 -): ex-futbolista mexicano. Michael Schumacher (1969 -): piloto alemán de Fórmula 1. Monica Seles (1973 -): ex-tenista serbo-estadounidense. Ayrton Senna (1960 - 1994): piloto brasileño de Fórmula 1. Mark Spitz (1950 -): ex-nadador estadounidense. Mike Tyson (1966 -): ex-boxeador estadounidense. Guillermo Vilas (1952 -): ex-tenista argentino. Lev Yashin (1929 - 1960): futbolista soviético. Zinedine Zidane (1972 -): ex-futbolista francés.

183

Empresas
• Henry Ford • Sōichirō Honda • General Motors

Inventos, descubrimientos, hallazgos, adelantos
• • • • • • • • • • • • • • Armas nucleares Televisión Vuelos espaciales Comunicaciones por satélite Informática Videojuegos Internet Telefonía móvil Computador Tarjetas de crédito Fotografía digital Aviación comercial Gen ADN

Siglo XX

184

Referencias Enlaces externos
• Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Siglo XX. Commons.

Fuentes y contribuyentes del artículo

185

Fuentes y contribuyentes del artículo
Historia  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=53198634  Contribuyentes: -jem-, .Sergio, 213-96-80-8.uc.nombres.ttd.es, 333, A.V.Vázquez, Abece, Airunp, Albano Barcelona Caballero, Ale flashero, Alfonso2000, AlfonsoERomero, Alhen, Alu00, Alvaro qc, AlvaroAS, Amadís, Andreasmperu, Angel GN, Anlistar, Antonio Vilches, Antón Francho, Arcibel, Axxgreazz, Açipni-Lovrij, Balderai, Barteik, Bcoto, Belb, Betenix, Biasoli, Bloowhitch, Blupeados, Brigadier, Britanica, BuenaGente, CENA PAGANA, Camilo, Camr, Caritdf, Carmin, Cheveri, Chido5, Chlewey, Cinabrium, Cobalttempest, Comakut, Concolor, Copydays, Cordwainer, Correogsk, Dabit100, DailosTamanca, Dani geme, Dark512, David0811, Davinci78, Davius, Deleatur, Delphidius, Desaroll, Dhidalgo, Diegusjaimes, Dieogomez, Dionisio, Dodo, Dorieo, Dzulco, Eamezaga, Ecemaml, Eduardosalg, Edub, Eist345, El paleografo, Eligna, Elliniká, Elpitufo, Elquetelamachulinea, Emijrp, Enciclopedia Universal, Ente X, Er Komandante, Espilas, Eufrosine, Eññe, F.A.A, Farisori, Filipo, Fitmoos, Flores,Alberto, Folkvanger, FrancoGG, Gabriel17, Gaeddal, Gandaldorf, Gmarcosm, Graciaspornofumar, Greek, Gregorwiki, Gusgus, HUB, Haitike, Horacio ortiz, Hprmedina, Huhsunqu, Huitsliopochtli, Humberto, Ialad, Ignacio Icke, Ignacio46, Isha, J.M.Domingo, JConnolly74, JLV, JMB(es), JMCC1, JMPerez, Jarisleif, Jarke, Javier Carro, Javierme, Jcaraballo, Jkbw, Jorge Acevedo Guerra, Jorge c2010, JorgeGG, Jorgeauli, Jorgechp, Josell2, Juandragon, Juanpavlo, Julian Colina, Justavo, Kadellar, Karen2008, Kira150497, Komputisto, Krysthyan, Kved, La Mantis, LadyInGrey, Laura Fiorucci, Leonpolanco, Lluvia, Loco085, Locutus Borg, Luchin reluchito, Lucien leGrey, Lukaselmejor26, M S, MadriCR, Mafores, Maga 00, Magister Mathematicae, Maisit0, Maldoror, Manu Lop, Manuel Trujillo Berges, Manuel de Corselas, ManuelGR, Manwë, MarcoAurelio, Margaritox, Mariofx, Matdrodes, Maveric149, Mcagliani, Mel 23, Mel D'artagnan, Mercenario97, Miguel753, Miss Manzana, Moraleh, Moriel, Mortadelo2005, Morza, Muro de Aguas, Murphy era un optimista, Nachoproductions, Napoletano, Napoleón333, Nerudiana, Netito777, Nicop, Nixón, No leas mi nombre, Numbo3, Obelix83, Oscarorgr, Osvaldiaz, Pablito escritor, Pabloalfonsocm, Paintman, Pan con queso, Pepewiki, Peregring-lk, Petronas, Petruss, Pigot, Platonides, Plofff, PoLuX124, Poco a poco, Poromiami, Quink, Quoque, Qwertymith, R.R.S, R0MAN0, Rastrojo, Raystorm, Renly, Resped, Richy, Rmarcel, Rodelar, Rodrigouf, Rolling, RoyFocker, RubiksMaster110, Rαge, SPQRes, Sabatilla45, Santos3x, Satesclop, Savh, Scuaret, Seanver, Sebado, Sebassubio, Sebrev, Shooke, Siabef, Sib, Smeira, Soulreaper, Spirit-Black-Wikipedista, Super braulio, Super ike, Superzerocool, Taichi, Tano4595, Technopat, Thingg, Tintero, Tirithel, Toasidye, Tomatejc, Tortillovsky, Valentinorosso, VanKleinen, Vandal Crusher, Veon, Vic Fede, Virso, Vitamine, Xabier, Xavier Bell, Yakoo, Yeza, ZrzlKing, Zuirdj, conversion script, Ángel Luis Alfaro, 746 ediciones anónimas Historia económica  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=52956515  Contribuyentes: Anual, Banfield, Barleduc, CASF, Camilo, Camima, Davius, Diegusjaimes, Echani, Fillbit, HUB, Humberto, JorgeGG, Laura Fiorucci, Leonardo papa, ManuP, Marrubio, Matdrodes, Mercenario97, Netito777, Oscar ., Sincro, SpeedyGonzalez, TTerre, Tano4595, VanKleinen, Ángel Luis Alfaro, 28 ediciones anónimas Economía en la Antigua Grecia  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=50783905  Contribuyentes: .Sergio, Allforrous, Andreasmperu, Anual, Chuskitos, CommonsDelinker, Diegusjaimes, Dorieo, Elliniká, Escarlati, Filipo, Foundling, Guille, Halfdrag, Humberto, Jjvaca, Jkbw, Lang, Laura Fiorucci, Magister Mathematicae, Manwë, Matdrodes, Nihilo, PoLuX124, Rider5019, Rosarino, Savh, Xexito, 78 ediciones anónimas Edad Media  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=52395879  Contribuyentes: *ChRiS*, .Sergio, 333, 3coma14, AFLastra, Abece, AdriánnnIII, Afterglow, Airunp, Albireo3000, Alexav8, Alhen, Alvaro qc, Amadís, Amorde2, Andrea Correa, Angel.F, Antonio LImón López, Antur, Antón Francho, Aparejador, Arcibel, Aromera, Arrt-932, Asiderisas, Asroma10, AstroMen, BL, Balderai, Barneysaurus, Beechclub, Bernard, Beto29, BetoCG, Bigsus, Blas de Lezo y Olavarrieta, Boricuaeddie, Bucephala, BuenaGente, C'est moi, CALEIDOSCOPIC, Camilo, Camima, Carlos Miguel Alvarado, Carlos Rommel, Carmin, Catrachito, Chabacano, Chewie, Chocid, Cipión, Cobalttempest, Comae, Contradiccion69, Cookie, Corso, Culoteta, Cybergus, Damifb, Dark, Darkmaster12, David0811, Deigus15, DerHexer, Dermot, Dhidalgo, Diabolus, Dianai, Diegusjaimes, Dodo, Dorieo, DrArbusto, Drini2, Eamezaga, Ecemaml, Edmenb, Edub, Efegé, Egaida, El Ayudante, El bart089, Elgie, Eli22, Elultimolicantropo, Emijrp, Enigma47, Er Komandante, Escarlati, Espilas, Ev, FAR, Farkasven, Ferbr1, Fernando Estel, Fernán De Soto, Fertejol, Fev, Filipo, FrancoGG, Frutoseco, Gafotas, Galio, Gerwoman, Glendininng, Gorivero, Gormoth, Greek, Gregorwiki, Guanxito, Gurgut, Gusgus, Gustronico, Góngora, H2O, HUB, Heavy, Hispa, Hombresinombre, Hossmann, Humberto, Husar de la Princesa, Ibonemb, Icsxmike, Icvav, Invadinado, Iqmann, Irbian, Isha, Issileca, Itsuki animex, JMB(es), Jane Doe, Jarke, JavierCarrillo, Jesusosm, Jjafjjaf, John plaut, Jorab, Jorge c2010, Jorge.roman.ferrando, JorgeGG, Josue pancracio, JuanPaBJ16, Juanmacayser, Juli99w, Julia W, Jynus, Kojie, Komputisto, Kordas, Kved, LadyInGrey, Lasneyx, Laura Fiorucci, LeCire, Lecuona, Leonpolanco, Limbo@MX, Locutus Borg, Lopezpablo 87, LordT, Lordharry, Luis1970, Luiszueco, MARC912374, MILO, Mac, Mafores, Magister Mathematicae, Mahadeva, Maldoror, Manolocagazo, Manuel Trujillo Berges, ManuelGR, Manuelt15, Manwë, Mao Zaluchi, Mar del Sur, Marctaltor, Mariuus, Martingala, Matdrodes, Maylord, Millars, Moriel, Mortadelo2005, Mpeinadopa, Muro de Aguas, Murphy era un optimista, Mushii, Mutari, Máximo de Montemar, Napoletano, Nelsito777, Nepenthes, Netito777, Netza, Numbo3, Oblongo, OrejasxD, Oscar ., Outisnn, P4K1T0, Pabloeroque, Paintman, Pan con queso, Parlamento, Paulprof, Paurock, Pedro Nonualco, PeiT, Pepepitos, Petronas, Pinar, Platonides, Plutonesunplaneta, PoLuX124, Pochoshan, Popescu, Queninosta, Qwertyytrewqqwerty, Ramson, Rashido, Rastrojo, Rbidegain, Relleu, Retama, Ric delg, Roberpl, Rosarino, Rosymonterrey, RoyFocker, Rupert de hentzau, Rαge, Sa, Sabbut, Sailorsun, Samygómez, Santiperez, Sauron, Selenor, Serail, Sergiguillen, Siabef, Sigmanexus6, Smoken Flames, Stardust, Steven91, Super braulio, Superzerocool, Taichi, Tamorlan, Tano4595, Taty2007, Template namespace initialisation script, Tico, Tierrax, Tintero, Tirithel, Tomatejc, Tortillovsky, Trasamundo, Túrelio, Uhanu, Urdangaray, Valentin estevanez navarro, Veon, Vgomgon, Vitamine, Vivero, Wadim, Wikielwikingo, Wikiléptico, Wikisilki, Will vm, Xabier, Yakoo, Yandark, Yeza, YonDemon, Youssefsan, Yrithinnd, ZOiDberg, Zanaqo, Zerep11, Zerosxt, Zorosandro, conversion script, Ángel Luis Alfaro, Óscar el segoviano, 1013 ediciones anónimas Historia del capitalismo  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=52151270  Contribuyentes: Airunp, AldanaN, Aleposta, Alfonso Márquez, Andreasmperu, Angheltamo, Anual, Bedwyr, BlackBeast, Cachimbomba, CommonsDelinker, Dark Bane, Diegusjaimes, Edmenb, Ezarate, Foundling, Gallowolf, HUB, Habitas, Humberto, JMSAMOS, Jfayads, Jkbw, Jorge c2010, Lahi, Leonpolanco, Magister Mathematicae, Manuel Trujillo Berges, Martínhache, Matdrodes, Morza, Mrexcel, Nicop, Nihilo, Ricardogpn, Rémih, SYNAD, Sageo, Taty2007, Technopat, Tláloc, Varano, Waldoz, Ángel Luis Alfaro, 103 ediciones anónimas Renacimiento  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=53077024  Contribuyentes: *TikiTac*, -Erick-, -antonio-, -jem-, -seb-, 00gym00, 16angel95, 3coma14, Acratta, Airunp, Al59, AlCarlesAlDjinn, Alejandro gado, Alhen, Almorca, Amadís, Ana liza meltroso, Andreasmperu, Andrelagos, AndresdelRenacimiento, Andysenn, Angel Comando Azul, Angel GN, Angilejo0, Angus, Antonorsi, Antur, Antón Francho, Apary, Aportador, Arkcool, Armagedon599, Arrt-932, Ashley cute tisdale, Asierba, Atlantia, Axxgreazz, Ayllen, Açipni-Lovrij, BL, Baiji, Banfield, Bernard, BetoCG, Bifus, BlackBeast, Bucephala, BuenaGente, C'est moi, Ca in, Cabreranews, Cacamovil94, Cal Jac02, Caldo, Camilo, Carmin, Casio de Granada, Cesar666666, Chichimeca94, Cinabrium, Cobalttempest, Cookie, Ctrl Z, Daimond, Dangelin5, Danie1996, Dariosnm, Dark Bane, Darkmaiki, David0811, DeSanJose, Delphidius, Der Kreole, Diego Godoy, DiegordnajelA, Diegusjaimes, Diogeneselcinico42, Diosa, Documentoweb, Dodo, Dorieo, Dánier, Edmenb, Eduardosalg, Egaida, El Caballero de la Triste Figura, Eldelgas, Eligna, Eloy, Elsaviduria, Elsenyor, Eluliita, Emiduronte, Enrique Cordero, Er Komandante, Espilas, FAR, Farkasven, Fero23, Flizzz, Flores,Alberto, Foundling, FrancoGG, Fscodelaro, Furti, Gafotas, Gaius iulius caesar, Gatitajoss, Gen-an, Gerwoman, Gigabig, Gothmog, Greek, Gsrdzl, Guenhwy, Gustavo R. Bessolo, Góngora, H. CORTÉS, HECTOR ARTURO AZUZ SANCHEZ, HUB, Habije, Haha2, Halfdrag, Halfsleep, Hispa, Humberto, Ialad, Icalvo, Icvav, Irismattos, Isha, JAQG, JG92, JMCC1, JMPerez, Jarisleif, Javialacarga, Javierito92, Jcaraballo, Jesterhead, Jettagal1, Jjafjjaf, Jkbw, Joane, Jomra, Jorge c2010, JorgeGG, Jose130, Joseaperez, Joselarrucea, Josemaio1212, Juandelenzina, Julii8948, Jynus, Katsu, Kenya Rubio, Ker50, Ketamino, Komputisto, Kved, Lampsako, Laura Fiorucci, Laura stephania, Lautigarcia, LeCire, Lento amargo animal, Leoinvencible, Leonpolanco, Libertad y Saber, Lobo, Locutus Borg, Loka 08, Lourdes Cardenal, Lucia la piedra, Lucien leGrey, Lukadada, Macarrones, MadriCR, Mafores, Magister Mathematicae, Maldoror, Maleiva, Mansoncc, ManuelGR, Manuelt15, Manwë, MarcoAurelio, MarisaLR, Martínhache, Matdrodes, MaykelMoya, Mdiagom, Mel 23, Migas mayas, MiguelAngelCaballero, Miss Manzana, Monochi12, Moriel, Morza, Mpeinadopa, Muro de Aguas, Mutari, Máximo de Montemar, Natonata, Nelson Adolfo Granados Uribe, Netito777, Nevenka, Nicop, Nihilo, Nioger, Niqueco, Nirupa, Nixón, Njchcarm, OLM, Opinador, Oriolhernan, Oscar ., Outisnn, Pabloallo, Pablox, Paintman, Parras, Petruss, Pilaf, Piolinfax, Platonides, PoLuX124, Poc-oban, Poco a poco, Popnico02, Prietoquilmes, Prometheus, Rastrojo, Raystorm, Resped, Retama, Robespierre, Rodrigouf, Rosarinagazo, Rosarino, RoyFocker, Rrm, Rubpe19, Rupert de hentzau, Rusmore, Sabbut, SaeedVilla, SaidDa, Saloca, Sanbec, Santiperez, Satanás va de retro, Satesclop, Savh, Seanver, Sebrev, Sergio sancris, Sheila Carla Ariana, Shekatsu8er, Shinigamiii, Shinystars, Sms, Soulreaper, St.Corp., Steelman2008, Stifax, Super braulio, Taichi, Taringanovato, Technopat, Thingg, Tirithel, Titoxd, Tláloc, Tomatejc, Truor, Tubet, Urhiel, Valentinorosso, VanKleinen, Varano, Vatelys, Veon, Vic Fede, Viktor 91, Vitamine, Vivero, Wesa, Wesisnay, White marth, Wilberisaac, Wilfredor, Willtron, Wormy, Xabier, Xatufan, Xexito, Xsm34, Yeza, Yrithinnd, Zahualli, Zeno Gantner, Zeoroth, Zufs, Zupez zeta, ZuraGuerra, Ángel Luis Alfaro, 1705 ediciones anónimas Revolución de los precios  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=53214194  Contribuyentes: Davius, Diegusjaimes, Domenico, FAR, Filipo, Maañón, Maloles, Matdrodes, Vivero, Ángel Luis Alfaro, 14 ediciones anónimas Crisis del siglo XIV  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=52828055  Contribuyentes: Amadís, Amainando, Antón Francho, Anual, Baiji, BlackBeast, C'est moi, Camilo, Dark, Diegusjaimes, Dorieo, Edslov, Emiduronte, Flores,Alberto, Galandil, Gmagno, Jkbw, LMLM, Matdrodes, Nayara es, Petronas, Poc-oban, Super braulio, Superzerocool, Ángel Luis Alfaro, 97 ediciones anónimas Siglo XVI  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=53015536  Contribuyentes: 4ndr35170, Airunp, AlCarlesAlDjinn, Antur, Antón Francho, Benceno, Biasoli, Carmin, Copydays, Cosimo, César-Ecu, Diegusjaimes, Dodo, Dossier2, Dreitmen, Eli22, Emijrp, Felixgomez18, Ferbr1, Fernando Moreno Anguita, Fernando Suárez, Ggenellina, Gizmo II, Gons, Gustavo Szwedowski de Korwin, Heliocrono, Hprmedina, Humbefa, Interwiki, Jarisleif, Javi pk, Javierquintanilla, Jkbw, Johny89, Jsanchezes, Leiro & Law, Lucasjk23, Macarrones, Magister Mathematicae, Matdrodes, Maveric149, Mel 23, Montgomery, Moriel, Mriosriquelme, Osvaldiaz, Pepsi 98, PoLuX124, Pravdaverita, Purodha, Qwertyytrewqqwerty, Rsg, Rumpelstiltskin, SPQRes, Snakeyes, Soulreaper, Suisui, Tano4595, Valdoria, Wikiléptico, Yrithinnd, Zanaqo, Zorosandro, Ángel Luis Alfaro, 148 ediciones anónimas Reforma Protestante  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=53170377  Contribuyentes: .Sergio, A ver, Afrox, Airunp, Amadís, Angus, Annuski, Argot, Aristarco de Samotracia, Ascánder, Azedarac, Beto29, BlackBeast, C h a n-Wiki, C'est moi, Caritdf, Carmin, Chirapa, Cinabrium, CommonsDelinker, CriSaPo, Damifb, David0811, Death Master, Deleatur, Dermot, Destornillador2, Dianai, Diegusjaimes, Digigalos, Dodo, Dorieo, DrArbusto, Durero, Dúnadan, Ecelan, Ecemaml, Elwikipedista, Enrique Cordero, Er Komandante, Escudriñadora, Farkasven, Ferbr1, Fex1993, Filipo, Filius Rosadis, Franco68, Gabrielperez, Gerwoman, Hades7, HermanHn, Huhsunqu, Humbefa, Humberto, Iqmann, Isha, JMCC1, Jarke, Jesusosm, John plaut, Jorge

Fuentes y contribuyentes del artículo
c2010, JorgeGG, Jsanchez707coc, Jtspotau, Juan.7437, JuanPaBJ16, Leandro Palacios, Lecuona, Leonpolanco, Lima-es, Lizz, Lobo, Lourdes Cardenal, Lulytax, M.heda, Magister Mathematicae, Maldoror, Manwë, Matdrodes, Mateus RM, Maxatl, Mgallege, Mriosriquelme, Museo8bits, Napoleón333, Nceballos, Netito777, Nicop, Nihilo, Ninrouter, Oscar ., Outisnn, PACO, Pancho cbz, Papix, Peejayem, Petronas, Pilaf, PoLuX124, Porgracia.es, Prometheus, Queninosta, Raulgalofre, RoyFocker, Rαge, Sanbec, Santiperez, Sarasa, Sarmo, Scalif, SoadGirl 666, Symposiarch, Taragui, Template namespace initialisation script, Tiberido, Tláloc, Tomatejc, Tostadora, Valentin estevanez navarro, Varano, VityUvieu, Zhisuke, Ángel Luis Alfaro, 474 ediciones anónimas Revolución Industrial  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=52465965  Contribuyentes: .Sergio, 3coma14, Airunp, AlGarcia, Alakasam, Albasmalko, Alhen, Aloneibar, Alvaro qc, Amadís, Amaxiluis, Andreasmperu, Andreateletrabajo, Angel GN, Antur, Anual, Aparecio12, Arbeyu, Arrt-932, ArwinJ, BL, Banfield, Benaduf, Beto29, BlackBeast, Blasapisgun, Blisco, Bucephala, C'est moi, CASF, Cally Berry, Carmin, Cinabrium, Cipión, Cloud530, Cobalttempest, Commella, Cratón, Csar13, Csoliverez, Danielba894, Dark, David0811, Democrites, Denarius, Dermot, Dhidalgo, Dianai, Diegofavi, Diegusjaimes, Dodo, Dreitmen, Eamezaga, Edmenb, El Moska, El Pitufo, El Sanguinario, El mago de la Wiki, Eligna, Elkingkapo, Elliniká, Elsenyor, Emiglex, Er Komandante, Escarlati, Estefyblabla, Estoymuybueno, Fache, Fev, Filipo, FrancoGG, Gaeddal, Gafotas, Galandil, Germo, Gleen, Googolplanck, Greek, Guanxito, Gurgut, Gusgus, Gusttrance, H0m3r, HUB, Hinzel, Hispa, Hprmedina, Humberto, IFS, Ignacio Icke, Ingolll, Isha, Iulius1973, J.M.Domingo, JMCC1, JMPerez, Jarisleif, Jarke, Javier Carro, Johnson 117, JorgeGG, Joseaperez, Juan Antonio Cordero, Juanes-53, Julian Colina, Julie, KES47, Kasique, Kazem, Ketamino, Kmmilo, Kved, Lapera, Laura Fiorucci, Leopoldoquezada, Libertad y Saber, Loco085, Locos epraix, Locutus Borg, Lourdes Cardenal, Lucianohpcv, Lucien leGrey, Luis1970, Mafores, Magister Mathematicae, Maldoror, Mancha-La, ManuelGR, Marce Brum, MarcoAurelio, Matdrodes, MatiasBellone, Meganbere, Mel 23, Meltryth, Miguel1994, Moraleja39, Mortadelo2005, Muro de Aguas, Máximo de Montemar, Narnia15, Ncespedes, NeVic, Netito777, Nihilo, Nixón, Oblongo, POTOMOLO2, Pan con queso, Pasmiñero, Pedro Felipe, PeiT, Petronas, Phranciscusmagnus, Platonides, PoLuX124, Poc-oban, Poco a poco, Ppja, Prietoquilmes, Punicher94, Queninosta, R2D2!, Racso, Rastrojo, Raystorm, RedTony, RoyFocker, Rsg, Rumpelstiltskin, Rαge, Sabbut, Santiago Martín, Secal, Serg!o, Setincho, Sms, Snakeyes, Super braulio, Taichi, Tano4595, Technopat, Tirithel, Tlaoakaiser, Tláloc, Tomas5244555, Tomatejc, Tortillovsky, Tostadora, Txo, Ugly, Valentin estevanez navarro, Varano, Veon, Vic Fede, Viiqii lalala, Vitamine, Warko, Wilfredor, Xrupertitax007, Yamaneko, Yorusti, Yrithinnd, Zerosxt, Zuirdj, Óscar el segoviano, 1086 ediciones anónimas Siglo XIX  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=53215783  Contribuyentes: .Sergio, Adridelolmo, Airunp, Albeiror24, AlbertoViña, Albgnco, Alhen, Andreasmperu, Antonio LImón López, Antur, Antón Francho, Arrt-932, Ashalber23, Açipni-Lovrij, B1mbo, Banfield, Biasoli, Black64, BlackBeast, CASF, Centeno, Chefad, Christianus, Clavo beta, Cobalttempest, Cookie, Copydays, Crescent Moon, DJ Nietzsche, Daimond, Dani7, David0811, Delphidius, Delphos, Democrites, Desatonao, Diegusjaimes, Diosnoexiste0202, Dodo, Eduardosalg, Egaida, Eligna, Emijrp, Er Komandante, Espilas, FAR, Felipe4512, Fernando Suárez, Furado, Gaijin, Galandil, Galio, Ginés90, Gons, Greek, Gsrdzl, Gusgus, Götz, Habsburgo, Hinzel, Hprmedina, Interwiki, IvanStepaniuk, JDE, Jaques Sabon, Javierito92, Jkbw, John plaut, JorgeGG, Joseaperez, Joselarrucea, JoséLuisCarreras, JotaD 82, Jrsantana, Jsanchezes, Karshan, Ketamino, Kokotla, Laura Fiorucci, Leonpolanco, Locos epraix, Lopezpablo 87, Lourdes Cardenal, Mahadeva, Makete, Maldoror, Manuel Trujillo Berges, Manuelt15, Manwë, Mariscully, Matdrodes, Maveric149, McCoy, Me-Río-de-Janeiro, Mel 23, Mescalier, Moriel, Mpeinadopa, Mriosriquelme, Máximo de Montemar, Nepenthes, Netito777, Oblongo, Orestcol, Oxartum, PACO, Pablo323, Pan con queso, Petruss, Pit, Platonides, PoLuX124, Purodha, Qwertyytrewqqwerty, Reca40, Relleu, Roger58828, Rrmsjp, Rubpe19, Rumpelstiltskin, Samaga, Sapiensjpa, Sargonita, Sergio Andres Segovia, Siabef, Smrolando, Suisui, Super braulio, Superzerocool, Tirithel, Tomatejc, Tovkal, Urdangaray, Usome, Valdurak, Varano, Verin, Vitamine, Wey wey, XalD, Xiuhtecuhtli, Yrithinnd, Zanaqo, ‫ 775 ,ﻭﯾﮑﯽ ﺧﻮﺭ‬ediciones anónimas Siglo XX  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=53181009  Contribuyentes: -Erick-, 1969, Abece, Abraham s. chulines junco, Adolfo Vásquez Rocca, Agente 0, Aikurn, Airunp, Airwolf, Albano Barcelona Caballero, Alcalá, AldanaN, Alejandro Mercado Rodríguez, Aleposta, Alexeinikoleievichromanov, Alhen, Allweneedislove, Alquimista de Viento, And martin2107, Andre Engels, Andreasmperu, Andressanchezpajaro, Angel GN, Antonio LImón López, Antur, Antón Francho, Aprch, Arahamar, Aritz003, Arjuno3, Arrt-932, Ascánder, Autosuid, Açipni-Lovrij, Badineri, Banfield, Beaire1, Beat 768, Bestiapop, Betalol, BetoCG, Biasoli, BuenaGente, Byj2000, C.J. Blanco, Camarchetti, Camilo, Caritdf, Centeno, Chien, ChristianH, Cinabrium, Clavo beta, Copydays, Correogsk, Cronos x, Cuauh aguila 3, Cukleta, DJ Nietzsche, Damifb, Dangelin5, Dani7, Danie1996, Danielcalva, David Perez, Davidltda, Desmond, Deudeu, Dianai, Diegrix, Diegusjaimes, Dionisiaco, Diosnoexiste0202, Dlma97, Dodo, Dossier2, EL BARON ROJAS, Echani, Ecuatorianowikipedista, Eddanlo, Edgardo C, Efegé, Ejmeza, El Ayudante, Eli22, Elwikipedista, Emanova, Emijrp, Emiliokun5, Ensada, FITO BEATLES CENTRAL, Facusutherland, Fernando Suárez, Flexar, Foundling, France1931, Furti, Futbolero, Ginés90, Gizmo II, Gmagno, Gogiva, Gons, Gorditacary, Gusgus, HUB, Hectorcot, Herufra, Hlnodovic, Hugo López, Humberto, Ialad, Ibm12, Icvav, Imaginart, Imperator 91, InfiernoEncantador, Interwiki, Isha, JAQG, JMCC1, Jaques Sabon, Jarisleif, Jarizae, Javier De La Cueva, Javierito92, Jjafjjaf, Jkbw, Jonnybarco, Jorge 2701, JorgeGG, Jorgechp, Jsanchezes, Juan25, Jynus, Kevin18gigante, Khiari, Kved, Laura Delmagro, Laura Fiorucci, Lemmans, Leugim1972, Lin linao, LogisticaAmericana, Lucien leGrey, Lungo, Magister Mathematicae, Mahadeva, Maldoror, Manuelt15, MarcoAurelio, Matdrodes, Maveric149, McCoy, Mecha666loca, Miguelzapata, Mlundin-udp, Montgomery, Moriel, Morza, Muro de Aguas, Máximo de Montemar, Napoleón333, Nelson Burgos, Neodop, Nepenthes, Ninja michael, No sé qué nick poner, Nodulation, Obelix83, Orestcol, Oscar ., Oscar Amor, Osiris fancy, Otiñar, Ozonoice, PACO, Pabloperi, Palissy, Paradigmaxxi, Pcelis, Pepedavila, Pgml1, Phirosiberia, Pieter, Pilot1102, Pintorpereza, PoLuX124, Porao, Ppfk, Purodha, Push, Qubit, Quetzalcoatlus sp, Rafadose, Rafajuntoalmar, Rakela, Reydelbaile, Robertoe, Rodrigouf, Rosarino, Rotger, RoyFocker, Rrmsjp, Rubpe19, Rumpelstiltskin, Sabbut, Saloca, Sankabana, Scarzia, Sebastian2014, Sergio Andres Segovia, Sidrunas, Silex68, Simeón el Loco, Skepseironeia, Smrolando, Sparkie, Suisui, SunriseProjector, Super braulio, TXiKi, Taichi, Technopat, Tesi1700, Tirithel, Titanico81, Tolomeo, Tonatiuth0212, Tonchizerodos, Tonis, Tryasta, Veon, Vitamine, VitoCadiz, Vubo, Wifly, Wikiléptico, Will vm, Xavigivax, Xsm34, Yazle, Zanaqo, conversion script, 1105 ediciones anónimas

186

Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes

187

Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes
Archivo:La Verdad, el Tiempo y la Historia.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:La_Verdad,_el_Tiempo_y_la_Historia.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Escarlati, 1 ediciones anónimas Archivo:Car_of_history.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Car_of_history.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Clindberg, Karel K., Mangoman88, Southgeist, 4 ediciones anónimas Archivo:AGMA Hérodote.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:AGMA_Hérodote.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Bibi Saint-Pol, Cekli829, Denniss, G.dallorto, Marsyas, Pmlineditor, TwoMightyGods, 12 ediciones anónimas Archivo:The seated scribe.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:The_seated_scribe.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.0  Contribuyentes: AndreasPraefcke, FlickreviewR, JMCC1, Jastrow, LBE, Paris 16, Str4nd, 1 ediciones anónimas Archivo:Historia titlepage.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Historia_titlepage.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Laurentius Torrentinus Archivo:Historia de Herrera.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Historia_de_Herrera.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Angrense, PACO, Sir Gawain, 2 ediciones anónimas Archivo:RioPinturas-003.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:RioPinturas-003.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.0  Contribuyentes: User:nanosmile Archivo:Stonehenge back wide.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Stonehenge_back_wide.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.0  Contribuyentes: Frédéric Vincent Archivo:Sword bronze age (2nd version).jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Sword_bronze_age_(2nd_version).jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: User:Calame Archivo:Assyrian Horse Archer.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Assyrian_Horse_Archer.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Anton Gutsunaev, Fukutaro, G.dallorto, Kersti Nebelsiek, Magnificus, TommyBee, Wst Archivo:Xian guerreros terracota detalle.JPG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Xian_guerreros_terracota_detalle.JPG  Licencia: desconocido  Contribuyentes: Airunp, Ascánder, Bontenbal, Miaow Miaow, Saperaud, Ultratomio, Yaohua2000, 1 ediciones anónimas Archivo:Vista-aerea-del-acueducto-de-Segovia.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Vista-aerea-del-acueducto-de-Segovia.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 2.0  Contribuyentes: McPolu Archivo:Standard of Ur - War.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Standard_of_Ur_-_War.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Dbachmann, JMCC1, Phirosiberia, Sumerophile, 1 ediciones anónimas File:Hoplite fight MAR Palermo NI1850.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Hoplite_fight_MAR_Palermo_NI1850.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 2.5  Contribuyentes: User:Jastrow File:Grande Ludovisi Altemps Inv8574.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Grande_Ludovisi_Altemps_Inv8574.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:Jastrow File:Maya_Chac_Mool_by_Luis_Alberto_Melograna.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Maya_Chac_Mool_by_Luis_Alberto_Melograna.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.0  Contribuyentes: Luis Alberto Lecuna/Melograna Archivo:Cleric-Knight-Workman.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Cleric-Knight-Workman.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Alexandrin, AndreasPraefcke, Bestiasonica, Bibi Saint-Pol, Dsmdgold, G.dallorto, Johnbod, Leinad-Z, Santosga, Shakko, Warburg, Wolfmann, Wst, 3 ediciones anónimas Archivo:David Close Up DSCN2703.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:David_Close_Up_DSCN2703.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.0  Contribuyentes: FlickreviewR, Freepenguin, Giorgiomonteforti, Robert Scarth Archivo:Castle Romeo.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Castle_Romeo.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: United States Department of Energy Archivo:Code of Hammurabi replica stele REM.JPG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Code_of_Hammurabi_replica_stele_REM.JPG  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 3.0,2.5,2.0,1.0  Contribuyentes: User:BrokenSphere File:Mosque of Cordoba Spain.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Mosque_of_Cordoba_Spain.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Steven J. Dunlop, Nerstrand, MN Archivo:Taxco Santa Prisca.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Taxco_Santa_Prisca.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: Akinom, Dominik, EDUCA33E, Gengiskanhg, Geofrog, Kevyn, Luidger, Mitrush, Twthmoses File:Eugène Delacroix - La liberté guidant le peuple.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Eugène_Delacroix_-_La_liberté_guidant_le_peuple.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: 1970gemini, Aavindraa, Alvaro qc, Anetode, Arnomane, Berrucomons, Better than Hustler, Bibi Saint-Pol, Cantons-de-l'Est, Dbenbenn, Didactohedron, Encephalon, FoeNyx, Husky, J JMesserly, Jarekt, Jean-Frédéric, Julia W, Kelson, Makthorpe, Marianika, Martin H., Mattes, Mglanznig, Miniwark, Mmxx, Nguyên Lê, Olivier2, Paris 16, PawełMM, Plindenbaum, Pline, Pyb, Ranveig, The art master, Thierry Caro, Thuresson, Trycatch, Tsui, Warburg, た ね, と あ る 白 い 猫, 12 ediciones anónimas Archivo:Commons-logo.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Commons-logo.svg  Licencia: logo  Contribuyentes: SVG version was created by User:Grunt and cleaned up by 3247, based on the earlier PNG version, created by Reidab. Archivo:Wiktionary-logo-es.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Wiktionary-logo-es.png  Licencia: logo  Contribuyentes: wiktionary:es:Usuario:Pybaloes:Usuario:Pybalo Archivo:Wikinews-logo.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Wikinews-logo.svg  Licencia: logo  Contribuyentes: Vectorized by Simon 01:05, 2 August 2006 (UTC) Updated by Time3000 17 April 2007 to use official Wikinews colours and appear correctly on dark backgrounds. Originally uploaded by Simon. Archivo:Spanish Wikiquote.SVG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Spanish_Wikiquote.SVG  Licencia: logo  Contribuyentes: James.mcd.nz Archivo:Wikisource-logo.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Wikisource-logo.svg  Licencia: logo  Contribuyentes: Nicholas Moreau Archivo:Wikiversity-logo-Snorky.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Wikiversity-logo-Snorky.svg  Licencia: desconocido  Contribuyentes: Archivo:Olive tree Karystos2.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Olive_tree_Karystos2.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: MPF, Quadell, Tbc Archivo:NAMA Travail de la laine.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:NAMA_Travail_de_la_laine.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.5  Contribuyentes: Μαρσύας Archivo:AGMA Poids plomb 1.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:AGMA_Poids_plomb_1.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.5  Contribuyentes: Μαρσύας Archivo:AGMA Tetradrachm Athens 5c BC.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:AGMA_Tetradrachm_Athens_5c_BC.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: user:Marsyas Archivo:Sg2537.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Sg2537.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Bibi Saint-Pol, Carlomorino, Goldfritha, Jastrow, Odysses, Paradoctor, Shakko, Xhienne, 1 ediciones anónimas Archivo:Ayasofya 2006-1.JPG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Ayasofya_2006-1.JPG  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.5  Contribuyentes: User:Simm Archivo:Carcassonne JPG01.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Carcassonne_JPG01.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 3.0  Contribuyentes: Jean-Pol GRANDMONT Archivo:Cristo de la Luz.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Cristo_de_la_Luz.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 2.0  Contribuyentes: Pedronchi Archivo:TO map.gif  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:TO_map.gif  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Alvesgaspar, Badzil, Lliura Archivo:Dream of Constantine Milvius BnF MS Gr510 fol440.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Dream_of_Constantine_Milvius_BnF_MS_Gr510_fol440.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: G.dallorto, Neuceu, Wst Archivo:Sylvester I and Constantine.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Sylvester_I_and_Constantine.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Alex1011, Angusmclellan, Felix Folio Secundus, G.dallorto, Jastrow, Sibeaster

Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes
Archivo:Leoattila-Raphael.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Leoattila-Raphael.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Ascánder, G.dallorto, Harp, Mattes, Sailko, Schekinov Alexey Victorovich, Shakko, Vissarion, Warburg, 2 ediciones anónimas Image:Roman empire 395.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Roman_empire_395.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Bibi Saint-Pol, Briangotts, Courcelles, Electionworld, Flamarande, Gryffindor, Labant, Roke, Saperaud, ZH2010, 1 ediciones anónimas Image:Europe 526.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Europe_526.jpg  Licencia: desconocido  Contribuyentes: Electionworld, Gmelfi, 1 ediciones anónimas Archivo:Galla Placidia (rechts) und ihre Kinder.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Galla_Placidia_(rechts)_und_ihre_Kinder.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: greek from Alexandria Archivo:Anneau sigillaire Alaric II.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Anneau_sigillaire_Alaric_II.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: AndreasPraefcke, Bestiasonica, Romain0 Archivo:Battle between Clovis and the Visigoths.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Battle_between_Clovis_and_the_Visigoths.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Julmin Archivo:Bréviaire d'Alaric (Clermont).jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Bréviaire_d'Alaric_(Clermont).jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Yakoo Archivo:KellsFol124rTuncCrucixerant.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:KellsFol124rTuncCrucixerant.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Dsmdgold, Phil Boswell Archivo:Kyrill&Method.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Kyrill&Method.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: N.N./Pitichinaccio Archivo:Meister von San Vitale in Ravenna 003.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Meister_von_San_Vitale_in_Ravenna_003.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: G.dallorto, Mac9, Magadan, Man vyi, Petrusbarbygere Archivo:MCB-mosaicob.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:MCB-mosaicob.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 3.0  Contribuyentes: Ricardo André Frantz (User:Tetraktys) Archivo:Clasm Chludov.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Clasm_Chludov.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: anonimous Archivo:BasilII.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:BasilII.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: from the Middle Ages, unknown Archivo:Arabische Rijk.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Arabische_Rijk.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Made by Bontenbal, with thanks to Danielm for the base map. Archivo:Sughrat.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Sughrat.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Ilse@, Johnbod, Pieter Kuiper, Shizhao, Tomisti, Urban, ZxxZxxZ, 1 ediciones anónimas Archivo:Kaaba mirror edit jj.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Kaaba_mirror_edit_jj.jpg  Licencia: desconocido  Contribuyentes: edited by jjron Archivo:Mosque of Cordoba Spain.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Mosque_of_Cordoba_Spain.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Steven J. Dunlop, Nerstrand, MN Archivo:Karl den store krons av leo III.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Karl_den_store_krons_av_leo_III.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Darwinius, Furfur, G.dallorto, Kjetil r, Luigi Chiesa, Man vyi, Nicke L, Romain0, Schekinov Alexey Victorovich, Wst, Xenophon, 2 ediciones anónimas Archivo:Charlemagne autograph.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Charlemagne_autograph.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Charlemagne Archivo:Ludovico pio.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Ludovico_pio.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: sconosciuto Image:Karl II der Kahle.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Karl_II_der_Kahle.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Acoma, Gryffindor, Johnbod, Jusjih, Kjetil r, Michail, Shakko, Väsk Image:Europe 814.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Europe_814.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Charles Colbeck Corrected by Alex:D Image:843-870 Europe.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:843-870_Europe.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Electionworld, Fabartus, Flamarande, Frombenny, Jed, Mikhail Ryazanov, Neuceu, OwenBlacker, TUBS, Trasamundo, W!B:, Ævar Arnfjörð Bjarmason Image:Europe map 998.PNG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Europe_map_998.PNG  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: DJ Sturm, Fabartus, Fz22, Herbythyme, Labant, Pieter Kuiper, Roke, Ulamm, W!B:, 4 ediciones anónimas Archivo:Hommage au Moyen Age - miniature.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Hommage_au_Moyen_Age_-_miniature.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: PRA, Shakko Archivo:Canterbury Cathedral 092 Murder of St Thomas.JPG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Canterbury_Cathedral_092_Murder_of_St_Thomas.JPG  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Medieval artist, 19th century restorer Archivo:Laurens excomunication 1875 orsay.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Laurens_excomunication_1875_orsay.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Bibi Saint-Pol, Denniss, Eb.hoop, Hkoala, Jean-no, Man vyi, Mu, Olivier2, Sir Gawain, 2 ediciones anónimas Archivo:Flagellants.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flagellants.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Aavindraa, Aotake, Johnbod, Leinad-Z, Liftarn, Mattes, Salvadorjo, Santosga, Sturm, Thuresson, Wst, Yareite Archivo:Bois-Sainte-Marie 03.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Bois-Sainte-Marie_03.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 3.0  Contribuyentes: Jean-Pierre Gobillot Archivo:Les Très Riches Heures du duc de Berry juin.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Les_Très_Riches_Heures_du_duc_de_Berry_juin.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Alexandrin, AnRo0002, AndreasPraefcke, Bdk, Bohème, BrokenSphere, Bukk, Ec.Domnowall, Mdd, Mel22, Petrusbarbygere, Ranveig, Wst, Xenophon, Zolo, ³ Archivo:8-alimenti, latte, Taccuino Sanitatis, Casanatense 4182..jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:8-alimenti,_latte,_Taccuino_Sanitatis,_Casanatense_4182..jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: unknown master Archivo:Sg fexx 20.JPG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Sg_fexx_20.JPG  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: FEXX, Kersti Nebelsiek, Leit Archivo:Laurentius de Voltolina 001.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Laurentius_de_Voltolina_001.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: AndreasPraefcke, Anne97432, Ddxc, G.dallorto, IntrigueBlue, Jacklee, Leinad-Z, Mladifilozof, Xenophon, 3 ediciones anónimas Archivo:God the Geometer.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:God_the_Geometer.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: AnonMoos, Dsmdgold, Eugene a, Gryffindor, Leinad-Z, Mdd, Petropoxy (Lithoderm Proxy), Ragesoss, Shakko, THEN WHO WAS PHONE?, 3 ediciones anónimas Archivo:Palazzo Vecchio Palazzo della Signoria.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Palazzo_Vecchio_Palazzo_della_Signoria.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: Terrasque Archivo:Hunterian Psalter c. 1170 Eve spinning.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Hunterian_Psalter_c._1170_Eve_spinning.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: David Angel, Fordmadoxfraud, Littletwig, PKM Archivo:ItaliaSienaDuomoDaTorreMangia.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:ItaliaSienaDuomoDaTorreMangia.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:MM Archivo:Santa Maria del Fiore.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Santa_Maria_del_Fiore.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Andreagrossmann, Bouncey2k, G.dallorto, Gryffindor, Sailko Archivo:Clocher abbaye cluny 3.JPG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Clocher_abbaye_cluny_3.JPG  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Bibi Saint-Pol, TL Archivo:Conrad von Soest 005.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Conrad_von_Soest_005.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: AndreasPraefcke, Emijrp, Shakko Archivo:Meister Bertram von Minden 009.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Meister_Bertram_von_Minden_009.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Andreagrossmann, AndreasPraefcke, Concord, David Angel, Hellevoetfotoshoot, Jameslwoodward, TUBS Archivo:Bayeux Tapestry WillelmDux.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Bayeux_Tapestry_WillelmDux.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: alipaiman Archivo:Viking ship in Stockholms strom.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Viking_ship_in_Stockholms_strom.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.0  Contribuyentes: Tage Olsin Archivo:Damietta1249.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Damietta1249.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Acoma, JMCC1 Archivo:Crown, Sword and Globus Cruciger of Hungary.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Crown,_Sword_and_Globus_Cruciger_of_Hungary.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Dencey, Karelj, NeverDoING, Pe-Jo, Qorilla, Schopenhauer, Themightyquill, 3 ediciones anónimas

188

Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes
Imagen:Europein1328.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Europein1328.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:Fabartus Imagen:Europe in 1430.PNG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Europe_in_1430.PNG  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Jed, Labant, Peregrine981, Quadell, Roke, Shadowxfox, 2 ediciones anónimas Imagen:Europe in 1470.PNG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Europe_in_1470.PNG  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: AnonMoos, Fz22, Jed, Juiced lemon, Labant, Peregrine981, Quadell, Roke, Ulamm, 1 ediciones anónimas Archivo:DeathWatTylerFull.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:DeathWatTylerFull.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Bkwillwm, Dbachmann, G.dallorto, Giorgiomonteforti, JrOceanographer, Jza84, Mmxx, Verica Atrebatum, Wst, 4 ediciones anónimas Archivo:Van Eyck - Arnolfini Portrait.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Van_Eyck_-_Arnolfini_Portrait.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Jan van Eyck Archivo:Jean Fouquet 006.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Jean_Fouquet_006.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Beek100, CommonsDelinker, Eugene a, HBook, Husky, Mel22, Sailko, Shakko, Wst, Zolo, 2 ediciones anónimas Archivo:Fouquet Madonna.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Fouquet_Madonna.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: EricM, G.dallorto, Kelson, Shakko, Simonxag, Zolo, 1 ediciones anónimas Imagen:Burgos-condestable.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Burgos-condestable.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 3.0  Contribuyentes: Werner 20:42, 6 February 2008 (UTC) Archivo:La Virgen de los Reyes Católicos.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:La_Virgen_de_los_Reyes_Católicos.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Outisnn Imagen:Igreja Matriz da Golega 96a.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Igreja_Matriz_da_Golega_96a.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 3.0,2.5,2.0,1.0  Contribuyentes: Waugsberg Imagen:Alhambra Decree.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Alhambra_Decree.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Original uploader was Goodoldpolonius2 at en.wikipedia Later version(s) were uploaded by Capmo at en.wikipedia. Archivo:Laternenmacher-1568.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Laternenmacher-1568.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Kolossos, Ranveig, Skipjack, Wst Archivo:Turner, J. M. W. - The Grand Canal - Venice.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Turner,_J._M._W._-_The_Grand_Canal_-_Venice.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: AndreasPraefcke, G.dallorto, Giorgiomonteforti, Ham, Jastrow, Jdforrester, Jmabel, Mac9, Paolo Steffan, Quibik, The art master, Tsui, Warburg, Wimpi, Zolo, 1 ediciones anónimas Archivo:Gutenberg Bible.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Gutenberg_Bible.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: AgnosticPreachersKid, AndreasPraefcke, AxelBoldt, Concord, Fransvannes, Jmabel, Llull, Yonatanh, 2 ediciones anónimas Archivo:Vereinigte Ostindische Compagnie bond.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Vereinigte_Ostindische_Compagnie_bond.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Alex1011, Bouchecl, Conscious, DocPlenitude, Kalashnov, Kozuch, Man vyi, Taks, Wlad75, 5 ediciones anónimas Archivo:Hendrick Cornelisz. Vroom 001.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Hendrick_Cornelisz._Vroom_001.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Bukk, Ilse@, Mattes, Rlbberlin, Stunteltje, Takeaway, Vincent Steenberg Archivo:Rembrandt Harmensz. van Rijn 092.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Rembrandt_Harmensz._van_Rijn_092.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Alexandrin, AndreasPraefcke, Anne97432, Diligent, Docu, EDUCA33E, Emijrp, Ilse@, Jane023, PKM, Rlbberlin, Skipjack, Vincent Steenberg Archivo:Spinning jenny.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Spinning_jenny.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Atamari, ClemRutter, Fenice, Ies, Luigi Chiesa, Man vyi, 1 ediciones anónimas Archivo:Code Civil 1804.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Code_Civil_1804.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: David.Monniaux, Pseudomoi, Smiley.toerist Archivo:Steam engine Zeche Muttental.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Steam_engine_Zeche_Muttental.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Original uploader was Stahlkocher at de.wikipedia Archivo:Henry ford 1919.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Henry_ford_1919.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Hartsook, photographer. Archivo:Battle of Fredericksburg, Dec 13, 1862.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Battle_of_Fredericksburg,_Dec_13,_1862.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Kurz & Allison, Art Publishers, Chicago, U.S.A. Archivo:Empirestatebldg.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Empirestatebldg.jpg  Licencia: Trademarked  Contribuyentes: Montrealais Archivo:China imperialism cartoon.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:China_imperialism_cartoon.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Conscious, Dahn, Ephraim33, Gryffindor, Infrogmation, J 1982, JJ Georges, Janis-Fred, Jean-Frédéric, KTo288, Lobo, Man vyi, Mgmax, OhanaUnited, Origamiemensch, Pmx, Popolon, Sammyday, Shakko, Shizhao, Thib Phil, Tony Wills, WhisperToMe, Xhienne, 16 ediciones anónimas Archivo:Hebern-patent.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Hebern-patent.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Dake, Sissssou, WikipediaMaster Archivo:Vitruvian.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Vitruvian.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Czarnoglowa, Davepape, Dbenbenn, Editor at Large, Eleassar, Flominator, G.dallorto, Gepardenforellenfischer, Holek, Jeff Dahl, Jeff G., Jon Harald Søby, Jökullinn, LadyInGrey, Lennert B, LoStrangolatore, Locutus Borg, Mdd, Mglanznig, OldakQuill, Patrick, Ranveig, Rocket000, Sbwoodside, Simonizer, Sven, Szczepan1990, Turzh, と あ る 白 い 猫, 12 ediciones anónimas Archivo:Fornarina.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Fornarina.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Attilios, Diligent, Frank C. Müller, Infrogmation, Mattes, Pierpao, Sailko, Scientus, Shakko, Thuresson, 2 ediciones anónimas Archivo:Michelangelos David.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Michelangelos_David.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: David Gaya Archivo:Firenzenovella0002.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Firenzenovella0002.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: Idéfix, Sailko Archivo:Petersdom von Engelsburg gesehen.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Petersdom_von_Engelsburg_gesehen.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Amandajm, DenghiùComm, Duesentrieb, Fb78, G.dallorto, Kurpfalzbilder.de, Sailko, Tkgd2007, TomAlt, Wikibob, WolfgangStuck, Zzyzx11, 1 ediciones anónimas Archivo:Botticelli Venus.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Botticelli_Venus.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Boricuaeddie, DaB., Dcoetzee, Infrogmation, Italiamoderna, Juiced lemon, Mechamind90, Talmoryair, Zolo Archivo:La_Vierge,_l'Enfant_Jésus_et_sainte_Anne,_by_Leonardo_da_Vinci,_from_C2RMF_retouched.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:La_Vierge,_l'Enfant_Jésus_et_sainte_Anne,_by_Leonardo_da_Vinci,_from_C2RMF_retouched.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: user:Dcoetzee Archivo:Tizian 055.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Tizian_055.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Bukk, Emijrp, Eugene a, Frank C. Müller, G.dallorto, Henrysalome, Jastrow, Kürschner, Mac9, Mattes, Pitke, Sailko, Shakko, Sir Gawain, TFCforever, Thuresson, Warburg Archivo:Gattamelata.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Gattamelata.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Ahellwig, EDUCA33E, G.dallorto, Kjetil r, Talmoryair, Vassil, Warburg, 3 ediciones anónimas Archivo:Ghiberti-porta.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Ghiberti-porta.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 3.0  Contribuyentes: Ricardo André Frantz (User:Tetraktys) Archivo:Michelangelo's Pieta 5450 cropncleaned.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Michelangelo's_Pieta_5450_cropncleaned.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: User:Glimz Archivo:Resurreccion El Greco Domingo el Antiguo.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Resurreccion_El_Greco_Domingo_el_Antiguo.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Niplos, Shakko, Zarateman Archivo:Palacio de don Hernando de Vega. Patio.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Palacio_de_don_Hernando_de_Vega._Patio.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Share Alike  Contribuyentes: José Luis Filpo Cabana Archivo:Durer Young Hare.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Durer_Young_Hare.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Gaetan Poix, Goldfritha, Groucho, Jarekt, Jastrow, Lx 121, Piolinfax, Polarlys, Sparkit, Xenophon, Zolo, 1 ediciones anónimas

189

Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes
Archivo:Pieter Bruegel d. Ä. 103d.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Pieter_Bruegel_d._Ä._103d.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:Gryffindor, User:JoJan Archivo:Matthias Corvinus.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Matthias_Corvinus.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Original uploader was Chris Furkert at commons.wikipedia Archivo:0054 t6989 maxi.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:0054_t6989_maxi.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Farkasven Archivo:La cour du cheval blanc (Château de Fontainebleau).jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:La_cour_du_cheval_blanc_(Château_de_Fontainebleau).jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 2.0  Contribuyentes: Jean-Pierre Dalbéra Archivo:Resurrection Pilon Louvre RF2292 MR1592 MR1593.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Resurrection_Pilon_Louvre_RF2292_MR1592_MR1593.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.5  Contribuyentes: User:Tetraktys, User:Tetraktys File:Blackdeath2.gif  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Blackdeath2.gif  Licencia: desconocido  Contribuyentes: Original uploader was Andrei nacu at en.wikipedia Archivo:Colonisation 1550.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Colonisation_1550.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Andrei nacu Archivo:Cervates jauregui.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Cervates_jauregui.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Balbo, Bukk, Enrique Cordero, Joseluis bn, 8 ediciones anónimas Archivo:Portrait_of_Philip_II_of_Spain_by_Sofonisba_Anguissola_-_002.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Portrait_of_Philip_II_of_Spain_by_Sofonisba_Anguissola_-_002.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Balbo, CommonsDelinker, Darwinius, Dionisio, Ecummenic, Gryffindor, Kilom691, Logan, Marv1N, Mattes, PKM, Place Clichy, Shakko, Thomas Gun, Trockennasenaffe, 2 ediciones anónimas Archivo:El bieta w pó nym wieku.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:El_bieta_w_pó_nym_wieku.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Shakko, Shizhao Archivo:Suleiman2.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Suleiman2.jpg  Licencia: desconocido  Contribuyentes: Alexandre Vallaury, Frank C. Müller, Kürschner, Makthorpe, Moloch981, Mr.Dantes, Paddy Archivo:Europe religions 1560.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Europe_religions_1560.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: William R. Shepherd (died 1934) Archivo:Imperial Circles-2005-10-15-en.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Imperial_Circles-2005-10-15-en.png  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.5  Contribuyentes: Erik Warmelink, RobNS, Str4nd, ~Pyb, 3 ediciones anónimas Archivo:Martin Luther by Lucas Cranach der Ältere.jpeg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Martin_Luther_by_Lucas_Cranach_der_Ältere.jpeg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: 1970gemini, Aavindraa, Avatar, Con2tto, DaTroll, Dr. Shaggeman, Interpretix, Krinkle, Miya, Origamiemensch, Pomfuttge, Quadell, Rosenzweig, Sailko, Semnoz, Shakko, Warburg, Wst, Ævar Arnfjörð Bjarmason, 3 ediciones anónimas Archivo:BullExurgeDomine.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:BullExurgeDomine.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Akinom, AnRo0002, AnonMoos, Aristeas, AtonX, Darwinius, Filminfo, G.dallorto, Man vyi, Sir48, Xenophon, 3 ediciones anónimas Archivo:Carlos_V_en_Mühlberg,_by_Titian,_from_Prado_in_Google_Earth.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Carlos_V_en_Mühlberg,_by_Titian,_from_Prado_in_Google_Earth.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Bukk, CommonsDelinker, Dcoetzee, Jean-Frédéric Archivo:ReformationsdenkmalGenf1.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:ReformationsdenkmalGenf1.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: ++gardenfriend++, Baronnet, Crux, Doc glasgow, Docu, François Haffner, Jamin, Lupo, Mathieu.clabaut, Moumou82, Siren-Com Archivo:FerencDavid.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:FerencDavid.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Adam sk, Beroesz, Hkoala, Wst, 1 ediciones anónimas Archivo:John II Sigismund.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:John_II_Sigismund.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: 17th century anonymous Archivo:GabrielBethlen.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:GabrielBethlen.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: not credited Archivo:Maquina vapor Watt ETSIIM.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Maquina_vapor_Watt_ETSIIM.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Nicolás Pérez Archivo:Bismarck pickelhaube.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Bismarck_pickelhaube.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: ANGELUS, Booyabazooka, Longbow4u, MB-one, Mogelzahn, R-41, 3 ediciones anónimas Archivo:Cottonopolis1.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Cottonopolis1.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Original uploader was Mapmark at en.wikipedia Archivo:El_Tres_de_Mayo,_by_Francisco_de_Goya,_from_Prado_in_Google_Earth.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:El_Tres_de_Mayo,_by_Francisco_de_Goya,_from_Prado_in_Google_Earth.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Dcoetzee, Jean-Frédéric, 1 ediciones anónimas Archivo:Eugène Delacroix - La liberté guidant le peuple.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Eugène_Delacroix_-_La_liberté_guidant_le_peuple.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: 1970gemini, Aavindraa, Alvaro qc, Anetode, Arnomane, Berrucomons, Better than Hustler, Bibi Saint-Pol, Cantons-de-l'Est, Dbenbenn, Didactohedron, Encephalon, FoeNyx, Husky, J JMesserly, Jarekt, Jean-Frédéric, Julia W, Kelson, Makthorpe, Marianika, Martin H., Mattes, Mglanznig, Miniwark, Mmxx, Nguyên Lê, Olivier2, Paris 16, PawełMM, Plindenbaum, Pline, Pyb, Ranveig, The art master, Thierry Caro, Thuresson, Trycatch, Tsui, Warburg, た ね, と あ る 白 い 猫, 12 ediciones anónimas Archivo:1944 NormandyLST.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:1944_NormandyLST.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Chief Photographer's Mate (CPHOM) Robert F. Sargent, U.S. Coast Guard Archivo:Apollo 11 bootprint.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Apollo_11_bootprint.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: NASA / Archivo:P art.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:P_art.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: WeFt; improved version Angelus (talk) Archivo:P culture.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:P_culture.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Abnormaal, Bayo, Booyabazooka, Hégésippe Cormier, It Is Me Here, Juiced lemon, Kontos, Rocket000, Teetaweepo, Zorlot, 1 ediciones anónimas Archivo:P human body.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:P_human_body.svg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: Yosi I Archivo:P medicine.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:P_medicine.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Bayo, Little Savage, Rocket000, Svgalbertian, WeFt, 1 ediciones anónimas Archivo:P math.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:P_math.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Abnormaal, Bayo, Booyabazooka, Hobo Lifting Aroma, Kontos, Rocket000, WeFt Archivo:P space.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:P_space.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Bayo, Booyabazooka, Hautala, Hobo Lifting Aroma, Rocket000, Rursus, WeFt, 1 ediciones anónimas Archivo:P literature.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:P_literature.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Abnormaal, Bayo, Booyabazooka, Kontos, Sfan00 IMG, WeFt, 1 ediciones anónimas Archivo:P music.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:P_music.png  Licencia: Attribution  Contribuyentes: ‫.נעמה מ‬ Archivo:Flag of Turkey.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Turkey.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: David Benbennick (original author) Archivo:Flag of Syria.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Syria.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: see below Archivo:Flag of the United States.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_the_United_States.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Dbenbenn, Zscout370, Jacobolus, Indolences, Technion. Archivo:Flag of the United Kingdom.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_the_United_Kingdom.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Original flag by James I of England/James VI of ScotlandSVG recreation by User:Zscout370 Archivo:Flag of France.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_France.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: (en inglés) Archivo:Flag of Germany.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Germany.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:Madden, User:Pumbaa80, User:SKopp Archivo:Flag of Italy.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Italy.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: see below Archivo:Flag of Japan.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Japan.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Various

190

Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes
Archivo:Flag of Spain.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Spain.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Pedro A. Gracia Fajardo, escudo de Manual de Imagen Institucional de la Administración General del Estado Archivo:Flag of Russia.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Russia.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Zscout370 Archivo:Flag of the Soviet Union.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_the_Soviet_Union.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: A1, Ahmadi, Alex Smotrov, Alvis Jean, Art-top, BagnoHax, Brandmeister, Counny, Denniss, ELeschev, Endless-tripper, EugeneZelenko, F l a n k e r, Fred J, Fry1989, G.dallorto, Garynysmon, Herbythyme, Homo lupus, Jake Wartenberg, MaggotMaster, Ms2ger, Nightstallion, Pianist, R-41, Rainforest tropicana, Sebyugez, Solbris, Storkk, Str4nd, Tabasco, ThomasPusch, Toben, Twilight Chill, Xgeorg, Zscout370, Серп, Тоны4, 59 ediciones anónimas Archivo:Flag of the People's Republic of China.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_the_People's_Republic_of_China.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Drawn by User:SKopp, redrawn by User:Denelson83 and User:Zscout370 Recode by cs:User:-xfi- (code), User:Shizhao (colors) Archivo:Flag of India.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_India.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:SKopp Archivo:Flag of Egypt.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Egypt.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Open Clip Art Archivo:Flag of Ecuador.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Ecuador.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: President of the Republic of Ecuador, Zscout370 Archivo:Flag of Israel.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Israel.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: AnonMoos, Bastique, Bobika, Brown spite, Captain Zizi, Cerveaugenie, Drork, Etams, Fred J, Fry1989, Geagea, Himasaram, Homo lupus, Humus sapiens, Klemen Kocjancic, Kookaburra, Luispihormiguero, Madden, Neq00, NielsF, Nightstallion, Oren neu dag, Patstuart, PeeJay2K3, Pumbaa80, Ramiy, Reisio, Rodejong, SKopp, Sceptic, SomeDudeWithAUserName, Technion, Typhix, Valentinian, Yellow up, Zscout370, 31 ediciones anónimas Archivo:Flag of Palestine.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Palestine.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Orionist, previous versions by Makaristos, Mysid, etc. Archivo:Flag of Cuba.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Cuba.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: see below Archivo:Flag of Nicaragua.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Nicaragua.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:Nightstallion Archivo:Flag of Chile.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Chile.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: SKopp Archivo:Flag of Vietnam.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Vietnam.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Lưu Ly vẽ lại theo nguồn trên Archivo:Flag of Iraq.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Iraq.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Unknown, published by Iraqi governemt, vectorized by User:Militaryace based on the work of User:Hoshie Archivo:Flag of Cambodia.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Cambodia.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Open Clip Art Library, first uploaded by Nightstallion; redraw the towers of Angkor Wat by User:Xiengyod. Archivo:Flag of North Korea.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_North_Korea.svg  Licencia: desconocido  Contribuyentes: Zscout370 Archivo:Flag of Austria-Hungary 1869-1918.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Austria-Hungary_1869-1918.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: B1mbo Archivo:Flag of the German Empire.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_the_German_Empire.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:B1mbo and User:Madden Archivo:Flag of Argentina.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Argentina.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Work of Dbenbenn about a national sign Archivo:Flag of Panama.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Panama.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: -xfi-, Addicted04, Alkari, Duduziq, Fadi the philologer, Fry1989, Klemen Kocjancic, Liftarn, Mattes, Nightstallion, Ninane, Pumbaa80, Reisio, Rfc1394, TFCforever, Thomas81, ThomasPusch, Zscout370, Ö, Фёдор Гусляров, 17 ediciones anónimas Archivo:Flag of the Dominican Republic.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_the_Dominican_Republic.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:Nightstallion Archivo:Flag of Brazil.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Brazil.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Brazilian Government Archivo:Flag of Poland.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Poland.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Mareklug, Wanted Archivo:Flag of the Democratic Republic of the Congo.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_the_Democratic_Republic_of_the_Congo.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Anime Addict AA, AnonMoos, Antemister, ChongDae, Courcelles, Denelson83, Ed veg, FischersFritz, Fry1989, Future Perfect at Sunrise, Homo lupus, Klemen Kocjancic, LA2, Mattes, Moyogo, Nagy, Neq00, Nightstallion, ThomasPusch, Urhixidur, Vzb83, Wester, Zscout370, 11 ediciones anónimas Archivo:Flag of Mexico.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Mexico.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Alex Covarrubias, 9 April 2006 Based on the arms by Juan Gabino. Archivo:Flag of South Africa.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_South_Africa.svg  Licencia: desconocido  Contribuyentes: Adriaan, Anime Addict AA, AnonMoos, BRUTE, Daemonic Kangaroo, Dnik, Duduziq, Dzordzm, Fry1989, Homo lupus, Jappalang, Juliancolton, Kam Solusar, Klemen Kocjancic, Klymene, Lexxyy, Mahahahaneapneap, Manuelt15, Moviedefender, NeverDoING, Ninane, Poznaniak, Przemub, SKopp, ThePCKid, ThomasPusch, Tvdm, Ultratomio, Vzb83, Zscout370, 34 ediciones anónimas Archivo:Flag of Peru.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Peru.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:Dbenbenn Archivo:Flag of Guatemala.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Guatemala.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: User:K21edgo Archivo:Flag of Venezuela.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Venezuela.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Alkari, Bastique, Denelson83, DerFussi, Fry1989, George McFinnigan, Herbythyme, Homo lupus, Huhsunqu, Infrogmation, K21edgo, Klemen Kocjancic, Ludger1961, Neq00, Nightstallion, Reisio, Rupert Pupkin, ThomasPusch, Vzb83, Wikisole, Zscout370, 12 ediciones anónimas Archivo:Flag of Colombia.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Colombia.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: SKopp Archivo:Flag of Costa Rica.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Flag_of_Costa_Rica.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Drawn by User:SKopp, rewritten by User:Gabbe

191

Licencia

192

Licencia
Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported //creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->