Está en la página 1de 1

Crtica a Fierro de Jos Ernesto Alonso por Eduardo Pia G.

Para quienes utilizan el lenguaje elaborando relatos, el reflejar su realidad de alguna manera se ha vuelto casi una obligacin. Ms an cuando en dicha realidad existen motivos por los cuales escribir: ya sea a favor de causas que valen la pena o simplemente dar un punto de vista acerca de un detalle, que de tan obvio, tiende a perderse en el panorama. Cualquiera de ellos exige tomar la pluma, el teclado, la voz y soltarse a representar. Este texto, breve e intempestivo como la misma juventud, no es la excepcin. En un par de prrafos el autor nos regala imgenes contundentes. Ayudado de un lxico agresivo y a la vez refinado traspasa a voluntad los lmites entre pornografa y literatura ertica. La obviedad en la construccin de los personajes y de la misma historia sugiere una idea explcita: no ms mentiras disfrazadas de verdad ni discursos corruptos que alimenten la ignorancia del pueblo y su incertidumbre. Aqu, ahora, algo desnudo, literal y metafrico. La Literatura debe darle la vuelta a los laberintos inaccesibles del lenguaje, debe volverse digerible sin perder el estilo ni la capacidad de sorprender al lector. Debe convertir las palabras en algo igual de agresivo que las balas o el miedo padecido. Lo pequeo de la narracin podra corresponder tanto a la velocidad acelerada de nuestros tiempos donde consumir el mayor nmero de informacin en periodos cada vez ms cortos exija textos igual de concisos, o bien, como un sntoma de la poca atencin no mayor a ciento veinte caracteres que sufre la mayor parte de la poblacin a causa de las redes sociales o la falta de inters en la lectura. Sea cual fuere el caso, relatos como ste podran llegar a interesar a ms de uno en el acto lector y recuperar de las garras del quietismo al individuo. El final abierto exhibe la realidad de la problemtica con respecto al narcotrfico: un eterno retorno, un smbolo de lo infinito, una venganza detrs de la venganza, un fierro que se recicla constantemente y as un cuento de nunca acabar. Si bien, el texto posee fallas, es claro tambin que es fruto de un germen de escritor, al cual debe regarse con crticas que lo ayuden a desembocar en grandes relatos. Solo el tiempo nos dir si esto se ha logrado y ha valido la pena.