Dirección General de Política Educativa y Formación Permanente Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte

Leopoldo Alas Clarín. La Regenta “El gabinete de lectura, que también servía de biblioteca, era estrecho y no muy largo. En medio había una mesa oblonga cubierta de bayeta verde y rodeada de sillones de terciopelo de Utrecht. La biblioteca consistía en un estante de nogal no grande, empotrado en la pared. Allí estaban representando la sabiduría de la sociedad el Diccionario y la Gramática de la Academia. Estos libros se habían comprado con motivo de las repetidas disputas de algunos socios que no estaban conformes respecto del significado y aun de la ortografía de ciertas palabras. Había además una colección incompleta de la Revue des deux mondes, y otras de varias ilustraciones. La Ilustración francesa se había dejado en un arranque de patriotismo, por culpa de un grabado en que aparecían no se sabe qué reyes de España matando toros. Con ocasión de esta medida radical y patriótica se pronunciaron en la junta general muchos y muy buenos discursos en que fueron citados oportunamente los héroes de Sagunto, los de Covadonga, y por último los del año ocho. En los cajones inferiores del estante había algunos libros de más sólida enseñanza, pero la llave de aquel departamento se había perdido. Cuando un socio pedía un libro de aquellos, el conserje se acercaba de mal talante al pedigüeño y le hacía repetir la demanda. -Sí señor, la crónica de Vetusta... -Pero ¿usted, sabe que está ahí? -Sí, señor, ahí está... -El caso es... -y se rascaba una oreja el señor conserje- como no hay costumbre... -¿Costumbre de qué? -En fin, buscaré la llave. El conserje daba media vuelta y marchaba a paso de tortuga. El socio, que había de ser nuevo necesariamente para andar en tales pretensiones, podía entretenerse mientras tanto mirando el mapa de Rusia y Turquía y el Padre nuestro en grabados, que adornaban las paredes de aquel centro de instrucción y recreo. Volvía el conserje con las manos en los bolsillos y una sonrisa maliciosa en los labios. -Lo que yo decía, señorito... se ha perdido la llave. Los socios antiguos miraban la biblioteca como si estuviera pintada en la pared.”

LA BIBLIOTECA QUE QUEREMOS
La actual Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, en su artículo 113 reconoce la necesidad de que todos los centros tengan una biblioteca escolar y explicita sus finalidades: 1. Los centros de enseñanza dispondrá de una biblioteca escolar. 2. Las Administraciones educativas completarán la dotación de las bibliotecas de los centros públicos de forma progresiva. A tal fin elaborarán un plan que permita alcanzar dicho objetivo dentro del periodo de implantación de la presente Ley. 3. Las bibliotecas escolares contribuirán a fomentar la lectura y a que el alumno acceda a la información y otros recursos para el aprendizaje de las demás áreas y materias y pueda formarse en el uso crítico de los mismos. Igualmente, contribuirán a hacer efectivo lo dispuesto en los artículos 19.3 y 26.2 de la presente Ley. 4. La organización de las bibliotecas escolares deberá permitir que funcionen como un espacio abierto a la comunidad educativa de los centros respectivos. 5. Los centros podrán llegar a acuerdos con los municipios respectivos, para el uso de bibliotecas municipales con las finalidades previstas en este artículo. Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. BOE nº 106, de 4 de mayo de 2006 En el Anexo I de los decretos de enseñanzas mínimas de Educación Primaria y Secundaria, al hablar de competencias básicas se recoge que “el trabajo en las áreas y materias del currículo parar contribuir al desarrollo de las competencias básicas, debe complementarse con diversas medidas organizativas y funcionales, imprescindibles para su desarrollo. Así, la organización y el funcionamiento de los centros y las aulas, la participación del alumnado, las normas de régimen interno, el uso de determinadas metodologías y recursos didácticos, o la concepción, organización y funcionamiento de la biblioteca escolar, entre otros aspectos, pueden favorecer o dificultar el desarrollo de competencias asociadas a la comunicación, el análisis del entorno físico, la creación, la convivencia y la ciudadanía, o la alfabetización digital. Igualmente, la acción tutorial permanente puede contribuir de modo determinante a la adquisición de competencias relacionadas con la regulación de los aprendizajes, el desarrollo emocional o las habilidades sociales.” Real Decreto 1513/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educación Primaria, Ministerio de Educación y ciencia. BOE, nº 293, de 4 de enero de 2007.

En sintonía con estas propuestas y con el progreso que muchas Bibliotecas Escolares han tenido en los últimos años, en Aragón se pretende trabajar hacia una Biblioteca Centro de Recursos y Documentación, con total incidencia en la vida académica del Centro educativo y en la vida personal de alumnado, profesorado, familias y todo el contexto social y cultural en que se inscribe. La integración de los medios informáticos y las tecnologías en la Biblioteca y su uso habitual para consulta y otros fines tienen que ser una realidad. La biblioteca escolar tiene que ser un espacio abierto, dinámico y aglutinador de intereses y empeños de la comunidad educativa y convertirse en uno de los motores del centro. Habrá que buscar la complicidad de la biblioteca pública de referencia, o convertirse, si es necesario, en biblioteca de doble uso.

Una biblioteca moderna y bien utilizada por toda la comunidad educativa requiere algunas adaptaciones según los tipos de centro y la distinta organización de horarios, edades del alumnado, jornadas del profesorado, etc. de ahí que se diseñen propuestas diversas, con unos criterios de partida comunes. Estos son los aspectos de la biblioteca escolar que deseamos y a la que habrá que llegar poco a poco, sin prisa pero sin pausa: - Un lugar adecuado, amueblado con criterios bibliotecarios de distribución del espacio y de los fondos. - Con un horario de funcionamiento que tenga una función compensadora y que cubra el horario escolar y algo más por la tarde y por la noche para atender a otros integrantes de la comunidad (actividades con familias, lúdicas, etc) y relaciones externas. - Con una provisión de fondos amplia, variada y de calidad en todos los soportes (libros, revistas, prensa, CD, video, programas multimedia, conexión a Internet…), que se someta cíclicamente al expurgo correspondiente de acuerdo a los criterios bibliotecarios y que se actualice regularmente por las personas del centro especialistas en cada sección. - Con una provisión económica suficiente y revisable cada año para adquisiciones y para actividades específicas (tertulias, visitas de autores, elaboración de Guías de Lectura y otros materiales, acogida de grupos de otros centros, actividades de formación, etc.) - Que siga el proceso que denominamos “de la estantería al catálogo” y que por lo tanto tenga una catalogación correcta según los criterios de la CDU, que tenga en cuenta las últimas aportaciones en bibliotecas escolares, e informatizada con el programa ABIES en su última versión (o con el programa que se comparta con las bibliotecas públicas de su entorno), también en centros muy pequeños. Todos estos requisitos de índole material y técnico son necesarios pero no suficientes, no constituyen por sí mismos la entidad de la biblioteca motor del centro, la biblioteca viva. Consideramos mucho más importantes, porque constituyen el verdadero cambio en el concepto habitual de biblioteca escolar, estos otros aspectos: - La biblioteca, su gestión, su dinamización debe ser interés de todo el claustro - Tiene que convertirse en la principal fuente de recursos de la actividad docente para todas las áreas y en todos los ciclos, lo cual supone mayores ofertas de la biblioteca y mayores demandas del profesorado para llegar a cambios metodológicos significativos (trabajos con variados libros de texto, conocer documentos variados en soporte papel o digital, realización de proyectos, aprendizaje por tareas, planteamientos interdisciplinares) - Debe ser el núcleo integrador de las actividades culturales de todo el centro: “Días de… las matemáticas, la biblioteca, la ciencia, la poesía, el teatro, el agua etc…”, Viajes de estudios, charlas, visitas de autores, celebraciones populares y culturales, campañas solidarias, cursos de sexualidad, etc. promoviendo o trabajando en apoyo de las áreas o departamentos promotores.

- El bibliotecario/a será un docente fijo para favorecer una continuidad deseable en el centro. Deberá estar en un proceso de formación específica permanente. Y tendrá un número de horas de atención a la biblioteca suficiente según las características del centro. - Debe constituirse un Grupo de Biblioteca, voluntario y operante. Esto es primordial e imprescindible en el funcionamiento de la biblioteca y constituye el apoyo indispensable al bibliotecario/a. Este grupo tiene que recibir formación específica permanente. Será el responsable de programar las adquisiciones, actividades de la biblioteca, formación de usuarios, elaboración de boletines, etc. - La biblioteca, su grupo de trabajo y los diseños de actividades deben formar parte de los proyectos educativos y las programaciones anuales de los centros, no como un “nuevo” departamento, sino como un ser que recorre transversalmente la vida del centro y que acoge las propuestas de todos los ciclos y departamentos. Todos los programas, proyectos de formación e innovación, planes de trabajo… que el Departamento de Educación, Cultura y Deporte proponga a los centros y/o estos demanden, tienen que encontrar su lugar propio en la biblioteca. - Para que la biblioteca se integre en el proceso de enseñanza-aprendizaje habrá que diseñar un programa de formación de usuarios, que contemple al alumnado, al profesorado y a las familias. Debe tener en cuenta la alfabetización en todos los soportes. - El grupo de biblioteca debe estar relacionado estrechamente con el Equipo Directivo. También es importante que la persona responsable participe en la comisión pedagógica de cada centro y que tenga una estrecha colaboración con la persona responsable de las TIC. - La biblioteca debe llegar a ser un exponente claro y operativo de normalización intercultural: fondos de diferentes culturas, en diferentes lenguas, actividades que favorezcan el conocimiento entre las culturas. - Es imprescindible la relación fluida y la colaboración con la Biblioteca Pública y Biblioteca Infantil si hay en la localidad. Tienen que surgir complicidades: uso de carnés profesionales para préstamos interbibliotecarios, exposiciones conjuntas, visitas guiadas, desiderata específica, actividades de animación, colaboración en la formación de usuarios… - Cuando no exista biblioteca pública en una localidad, la biblioteca escolar deberá abrir sus puertas y buscar las complicidades oportunas para su uso por toda la comunidad. - Se ha de favorecer la creación de un Grupo de Lectura con objeto de tener criterios para seleccionar un fondo de calidad para ofrecer al alumnado y al profesorado. - Se ha de intentar por todos los medios desarrollar programas en los que se establezcan complicidades con las familias, actividades en las que pueden participar. Los programas de lectura con familias, en horario adecuado y con un talante distendido son positivos. (Leer juntos) - Se ha de conseguir que la biblioteca escolar compense las desigualdades del entorno, sobre todo en el mundo rural y en zonas deprimidas. - La biblioteca tiene que salir al exterior en forma de paneles informativos, guías, revistas, blogs, páginas web, para que sea conocida su actividad íntimamente ligada a toda la vida del centro. - Cada biblioteca particular debe sentirse parte de la red de bibliotecas: escolares y públicas de nuestra comunidad; participando en las propuestas de

coordinación de cada CPR, provincia o autonomía. Y debe entrar también en otras redes: relacionadas con las b. públicas, con las bibliotecas escolares de otras comunidades, de las ofertas de los Ministerios de Educación y Cultura, de otras entidades. - Finalmente que sea una biblioteca viva, cambiante, accesible, transportable (fondos al aula, maletas de recursos y lecturas) que constituya un espacio de libertad para el alumnado y el resto de la comunidad. El programa de formación de Bibliotecas Escolares de Aragón actualmente se desarrolla en centros públicos: CEIPs, CRAs, IES, Centro de Educación de Personas Adultas, Centros de Educación, Especial, Centros de Formación Profesional, Escuelas de Arte, Conservatorios y Escuelas Oficiales de Idiomas. Las Direcciones Generales de Política Educativa y de Formación colaboran para desarrollar el Programa de Bibliotecas Escolares. En el proceso de formación intervienen los CPR (Centros del Profesorado y de Recursos), otros servicios de dichas direcciones generales, así como la Inspección educativa.

Para saber más, para investigar… Bibliotecas escolares de Aragón
Documentos:

De la estantería al catálogo. Organización y gestión de la biblioteca escolar. Margarita Bartolomé. Julio Moreno. Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte. Ministerio de Educación. Pan de lectura del Gobierno de Aragón. Sugerencias para un plan de lectura, escritura y expresión oral. Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte. Ministerio de Educación
Desde esta página encontraréis enlaces a las páginas de bibliotecas escolares de otras comunidades autónomas. Destaco: - Andalucía - Extremadura - Galicia - Navarra (Materiales) - Asturias. Revista digital Abareque Y en la página http://www.educaragon.org/ encontraréis el enlace otros programas del Departamento relacionados con be.

Leer juntos Ciencia Viva Un día de cine Programas europeos Red de Formación Permanente en Aragón. CPRs cpr2 Zaragoza

IFLA/UNESCO Manifesto de la biblioteca escolar. IFLA/UNESCO. Directrices para la biblioteca escolar

Bibliotecas Escolares, ¿para qué? Mañá, Inmaculada Vellosillo. Ed. Anaya

Mónica Baró, Teresa

Bibliotecas escolares “entre comillas”. Estudio de casos: buenas prácticas en la integración de la biblioteca en los centros educativos. Ministerio de Educación. Leer.es Fundación Germán Sánchez Ruipérez. 2010. Bibliotecas escolares, ¿entre interrogantes? Herramienta de autoevaluación. Preguntas e
indicadores para mejorar la biblioteca. Es una guía práctica elaborada por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez financiada por el Ministerio de Educación, pone por primera vez al alcance de los profesionales un documento de trabajo para desencadenar una reflexión ordenada sobre el funcionamiento de las bibliotecas en los centros escolares. Las autoras del trabajo son Inés Miret, Mónica Baró y Teresa Mañá que, junto con Inmaculada Vellosillo, han sido las responsables de la investigación que pretende, entre otros objetivos, constituirse en un instrumento útil para una mejora planificada tanto como para fortalecer la autonomía de los centros e impulsar decisiones orientadas a la integración curricular de la biblioteca. El portal del Ministerio

de Educación Leer.es Congreso Bibliotecas escolares en tránsito de Cultura sol-e plec

En el Ministerio

Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

Algunas direcciones de Bibliotecas públicas en Aragón:

Red de bibliotecas de Aragón Bibliotecas municipales de Zaragoza Bibliotecas Municipales de Huesca CAMACHO ESPINOSA, José Antonio (2004). La biblioteca escolar en España: pasado, presente ... y un modelo para el futuro. Madrid: Ediciones de la Torre.
CASTÁN, Guillermo (2002). Las bibliotecas Escolares: soñar, pensar, hacer. Sevilla. Diada http://www.juntadeandalucia.es/averroes/cepsevilla/descargas/ambito_linguistico/G_Castan_co mpensadora.pdf Educación y Biblioteca. Revista bimestral de documentación y recursos didácticos. C/ Príncipe de Vergara 136, Oficina 2ª. 28002 Madrid (Ha desaparecido, pero los números publicados tienen mucho interés y se encuentran en muchos CPRs o bibliotecas públicas) Peonza. Revista de Literatura Infantil y Juvenil. Gestoría Noriega (Peonza). C/ Jesús de Monasterio, 12-1º. 39010 Santander Clij. Cuadernos de Literatura infantil y juvenil. Editorial Torre de Papel. S.L. Madrazo 14-6º 2ª. O8006. Barcelona Textos. Didáctica de la lengua y de la literatura. Editorial Graó. C/ Hurtado 29. 08022 Barcelona Escribe Gloria Durban en su página web que la biblioteca escolar desarrolla una función estrictamente educativa que la caracteriza y la diferencia de otros tipos de bibliotecas. Su misión está en función del desarrollo del curriculum y por lo tanto la Biblioteca escolar es una cuestión pedagógica. Sigue escribiendo que este es el núcleo pero que a partir de aquí hay que incorporar círculos concéntricos que la enriquezcan en función de las posibilidades y recursos del centro educativo. Huesca, Teruel, Zaragoza Noviembre 2011/ Febrero 2012 Carmen Carramiñana La Vega Asesora de Bibliotecas Escolares

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful