P. 1
Puntos Sobresalientes - Jeremias 5 a 7

Puntos Sobresalientes - Jeremias 5 a 7

|Views: 1.516|Likes:
Publicado porTj Amado

More info:

Published by: Tj Amado on Feb 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/19/2013

pdf

text

original

1

=========================================================

Jeremias 5
===============================
¿Y por qué hay que completar esta obra? Porque Jehová, el Señor Soberano viviente del universo, tiene que ajustar cuentas con las naciones y sus religiones. La misma pregunta que Jehová hizo a las engañosas Judá y Jerusalén aplica hoy en lo referente a la cristiandad: “¿No debo yo pedir cuentas a causa de estas mismísimas cosas? —es la expresión de Jehová—. O en una nación que es así, ¿no debe vengarse mi alma?”. Por lo tanto, los testigos de Jehová continuarán visitando a la gente de las naciones con un mensaje que causa escozor a la mayoría como juicio impopular, pero que es buenas nuevas que alegran a una minoría... las buenas nuevas del Reino de Dios. (Jeremías 5:9, 29; 9:9; Hechos 8:4, 12.)

-----------------------------------------------------------------------------------------------Acerca de los ejércitos caldeos que atacarían a Jerusalén y la tierra de Judá, la profecía de Jeremías declaró: “Su aljaba es como una sepultura abierta.” (Jer. 5:16) Parece que el punto que la comparación quiere comunicar es que tal como una sepultura abierta está llena de muertos, así la aljaba de los babilonios está llena de flechas mortíferas.

-----------------------------------------------------------------------------------------------Por toda la Tierra hay largos trechos de playa que cubren miles de kilómetros de costa. Esta demarcación, siempre cambiante, entre la arena y el agua señala el límite del dominio del mar. Así fue como el Creador lo estableció. Refiriéndose a sí mismo, Dios declara que ha “puesto la arena como límite para el mar”. Y agrega: “Aunque se agiten sus olas, no obstante no pueden prevalecer; y aunque, en efecto, se pongan bulliciosas, no obstante no pueden traspasarlo” (Jeremías 5:22; Job 38:8; Salmo 33:7).

2
El clero de la cristiandad alega ser cristiano. Pero ¿apoyan esta alegación sus enseñanzas y acciones, o están ellos, más bien, colocados en la misma clase de los líderes religiosos del día de Jeremías? De éstos, Jeremías dijo: “Es a hombres que atrapan. Como una jaula está llena de criaturas volátiles, así sus casas están llenas de engaño. Es por eso que se han hecho grandes y ganan riquezas.” (Jer. 5:26, 27) Han codiciado a los hombres, ya sea atrayéndolos con un despliegue exterior de obrar pío o convirtiéndolos a punta de espada, como en los días de la colonización imperial. Pero su religión se funda en los antiguos misterios babilónicos, no en la Palabra de Dios. (Rev. 17:5) Su dios es una “trinidad” mistificadora. Al enseñar con falsedad que el alma es inmortal, han inculcado en muchos el temor a las “llamas del infierno,” y se han enriquecido financieramente al orar a favor de los que supuestamente sufren en un purgatorio mítico. Adoran la cruz, como lo hacían los egipcios mucho antes de Cristo. Engalanan las imágenes e iconos de sus santos con halos y rosarios, según el modelo de las religiones orientales.

-----------------------------------------------------------------------------------------------“Se han puesto gordos; se han hecho brillantes. También han rebosado de cosas malas.”Jer. 5:28. En el tiempo de Jeremías, la mayoría de la gente optó por permanecer con el sistema condenado a ruina. Amaban la falta de honradez de éste, su corrupción, su inmoralidad. ¿No sucede lo mismo con muchas personas en la cristiandad hoy día?

=========================================================

Jeremias 6
===============================
¿Quiénes son estos pastores? No son los guías religiosos, que ya han bebido de la cólera de Jehová. Son los pastores militaristas, de los que también habla Jeremías 6:3, que reúnen a sus ejércitos en tropel como desafío a Jehová. Son los dirigentes políticos, que se han enriquecido a costa de sus súbditos. Muchos son negociantes sin escrúpulos, maestros de la corrupción. Se demoran en aliviar el hambre que diezma a pueblos enteros de zonas subdesarrolladas. Enriquecen a los “majestuosos del rebaño”, tales como los traficantes de armas y los codiciosos destructores del medio ambiente, mientras se niegan a suministrar ayuda médica o alimentaria, que, a un costo módico, podría salvar la vida de decenas de millones de niños que mueren en la actualidad.

-----------------------------------------------------------------------------------------------Hay otras similitudes entre la Jerusalén de la antigüedad y la cristiandad moderna. Jeremías dijo: “¡Mira! La mismísima palabra de Jehová ha venido a ser para ellos un oprobio, en la cual palabra no pueden deleitarse”. (Jeremías 6:10.) El clero prefiere citar de filósofos y científicos, más bien que de la Palabra de Jehová. Muchos se avergüenzan de la Biblia; hasta la ridiculizan mediante su “alta crítica”. Alegan que consta de mitos y leyendas que se presentan como buena literatura. (Jeremías 7:28.)

3
Es verdad que estos dirigían a la nación en ofrecer sacrificios. Observaban mecánicamente la adoración verdadera, pero no lo hacían de corazón. Para ellos, los ritos significaban más que la conducta recta. Al mismo tiempo, los líderes religiosos judíos hacían que la nación cultivara un falso sentido de seguridad mediante arrullarla con el dicho: “¡Hay paz! ¡Hay paz!”, cuando no había paz. (Jeremías 6:14; 8:11.) Sí, estaban engañando al pueblo al hacerle creer que estaba en paz con Dios. Creían que no había razón alguna para preocuparse, porque eran el pueblo salvado de Jehová, que poseía la ciudad santa y su templo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------Jeremías 6:16. Jehová exhorta a su pueblo rebelde a detenerse, hacer un examen de conciencia y volverse a “las veredas” de sus antepasados fieles. ¿No deberíamos detenernos a pensar si en realidad estamos andando en el camino que Jehová desea que andemos?

-----------------------------------------------------------------------------------------------Como reacción al rechazo de Sus mensajeros por la nación, Jehová envió un llamado, por decirlo así, a las naciones de la Tierra, diciendo: “¡Escucha, oh tierra! Aquí voy a traer calamidad sobre este pueblo como el fruto de sus pensamientos, porque no prestaron atención a mis propias palabras; y mi ley... también siguieron rechazándola”. ¿Por qué experimentaría calamidad la nación? Por sus malas acciones fundadas en sus malos pensamientos. Rechazaron las palabras y la Ley de Jehová y siguieron sus propias inclinaciones egoístas, carnales. (Jeremías 6:18, 19; Isaías 55:8, 9; 59:7.)

-----------------------------------------------------------------------------------------------Si a usted le perturba la conducta de algunas iglesias, tenga la seguridad de que al Dios todopoderoso también lo llena de indignación. La cristiandad, al igual que la antigua nación de Israel, afirma haber hecho un pacto con Dios; pero tanto la una como la otra le han sido infieles. Por eso, las siguientes palabras de desaprobación que Jehová dirigió a Israel son igualmente aplicables a la cristiandad: “Rechazaron mi ley. ¿Qué me importa el incienso de Sabá [...]? Sus sacrificios no me son gratos” (Jeremías 6:19, 20, La Biblia de Nuestro Pueblo). Dios no aceptaba el culto de aquellos israelitas hipócritas; no le interesaban lo más mínimo sus ritos y plegarias. Por ello les dijo: “Sus períodos de fiesta mi alma ha odiado. Para mí han llegado a ser una carga; me he cansado de llevarlos. Y cuando ustedes extienden las palmas de las manos, escondo de ustedes los ojos. Aunque hagan muchas oraciones, no escucho” (Isaías 1:14, 15).

4
=========================================================

Jeremias 7
===============================
La expresión “huérfano de padre” hasta se incluyó cuando Dios estuvo describiendo el grado de fidelidad de la entera nación de Israel. Cuando la nación llegara a estar espiritualmente empobrecida y comenzara a pervertir la justicia, el huérfano de padre sería el primero en sentir los malos efectos de aquello. Por lo tanto Jehová hizo que el profeta Jeremías escribiera: “Si positivamente hacen buenos sus caminos y sus tratos, si positivamente llevan a cabo la justicia entre un hombre y su compañero, si a ningún residente forastero, a ningún huérfano de padre y a ninguna viuda oprimen, y sangre inocente no derraman en este lugar, y tras otros dioses no andan para su propia calamidad, yo, en cambio, ciertamente haré que sigan residiendo en este lugar, en la tierra que di a sus antepasados, desde tiempo indefinido aun hasta tiempo indefinido.” (Jer. 7:5-7)

-----------------------------------------------------------------------------------------------Particularmente desde 1919 E.C. la moderna clase de Jeremías ha estado llamando la atención del mundo a la condición contaminada de la cristiandad. Al mismo tiempo que los miembros de las iglesias llevan a cabo su adoración en este sistema de cosas supuestamente cristiano, toman parte en “hurtar, asesinar y cometer adulterio y jurar en falso.” Hacen sacrificios religiosos a otros dioses (Baales, Señores) además de al Señor Jesucristo. Por móviles materialistas, convierten su estructura religiosa en una “mera cueva de salteadores.” (Jer. 7:9-11)

-----------------------------------------------------------------------------------------------La adoración de Judá estaba en condición tan baja a los ojos de Jehová que podía plantearse la devastadora pregunta: “¿Acaso esta casa sobre la cual se ha llamado mi nombre ha llegado a ser sencillamente una cueva de salteadores a los ojos de ustedes?”. Casi 700 años después la situación no era mejor, pues Jesús, un profeta mayor que Jeremías, empleó esas mismas palabras para condenar la explotación y el mercantilismo que se efectuaban en el templo reconstruido de su tiempo. Y la situación que existe hoy en la cristiandad no es mejor que aquella. (Jeremías 7:11; Mateo 16:14; Marcos 11:15-17.)

-----------------------------------------------------------------------------------------------Después de pronunciar su sentencia contra la infiel Judá, Jehová le advirtió a Jeremías: “En cuanto a ti, no ores a favor de este pueblo, ni levantes a favor de ellos un clamor rogativo ni una oración, ni me implores, porque no te estaré escuchando” (Jeremías 7:16). ¿Por qué prohibió Jehová a Jeremías que orara por los israelitas? Obviamente, por sus flagrantes violaciones de la Ley. ‘Hurtaban, asesinaban, cometían adulterio, juraban en falso, hacían humo de sacrificio a Baal y andaban tras otros dioses’ con todo descaro.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Aunque en el culto a la “reina de los cielos” estaban implicadas principalmente las mujeres, al parecer toda la familia participaba de alguna manera. Las mujeres cocían tortas de sacrificio, los hijos recogían la leña y los padres prendían el fuego. (Jer 7:18.)

5
¿Qué se espera de los que ‘andan en el camino de Jehová’? (Jeremías 7:23.) Andar en el camino de Jehová requiere lealtad: la determinación de servirle únicamente a él. Exige confianza: una fe completa en que las promesas de Jehová son fidedignas y se realizarán. Andar en el camino de Jehová demanda obediencia: seguir sus leyes sin desviarse de ellas y guardar sus elevadas normas (Salmo 11:7)

-----------------------------------------------------------------------------------------------Tal como el almendro se ‘despierta’ temprano, Jehová había estado “madrugando” figurativamente para enviar a sus profetas a advertir a su pueblo de las consecuencias de la desobediencia. (Jeremías 7:25.) Y no descansaría —‘se mantendría despierto’— hasta ver realizado su dicho profético. De modo que en el momento señalado, en el año 607 a.E.C., el castigo de Jehová le sobrevino a la nación apóstata de Judá.

-----------------------------------------------------------------------------------------------Y han edificado los lugares altos de Tófet, que está en el valle del hijo de Hinón, a fin de quemar a sus hijos y sus hijas en el fuego, cosa que yo no había mandado y que no había subido a mi corazón.” (Jeremías 7:31.) EN LOS días de los reyes de Judea Acaz y Manasés, la nación de Israel cayó en el lazo de la adoración depravada de las naciones vecinas. Esto incluía el sacrificar a sus hijos a Mólek. (2 Crónicas 28:3; 33:6, 9.) Aunque el rey Josías abolió después muchas de las prácticas “detestables”, “Jehová no se volvió del gran ardor de su cólera, con que ardía su cólera contra Judá por todas las cosas ofensivas con las cuales Manasés los había hecho ofender”.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->