Está en la página 1de 2

MEDARDO ARIAS SATIZBAL ME HIZO UNA DECLARACIN DE AMOR

A lo mero macho, Medardo Arias Satizbal, un viejito folclrico del Cali viejo que ya parece una reencarnacion de la adorable Jovita, me hace una nada despreciable declaracin de amor, su estrategia me parece altamente seductora, me escribe una carta de amor en un pasqun donde me da como a violn prestado, me vuelve ropa de trabajo, me califica como una vulgar plaga, en mis tiempos de prostitucin tuve amantes que se me defecaron en la cara, su actitud tosca, varonil y "satira" como dira La bruja de la posada del Chavo del 8 me caus una constelacin de orgasmos, pero para su desgracia no puedo corresponderle a este macho como se lo merece, mis decepciones de los hombres, las palizas que me dieron en los chochales de la perdicin me hicieron cambiar de bando, me volv lsbica o tortillera como dicen mis amigas las espaolas. Su condicin de hombre de puerto, criado alrededor del mar de Buenaventura alimenta mi imaginacin de puta, seguramente en el furor de su adolescencia consumi mariscos y otros productos afrodisiacos que lo convertiran en todo un toro ceb en el catre, nuestras faenas seran para alquilar balcn. Pero no, todo eso pasa solo en mi imaginacin, medardito no me resistira un solo brinco, nuestro duelo seria tan desigual como el encuentro de un len y un burro amarrado, en este caso es fcil saber quin sera el burro, pues a mis noventa aos mi vagina es ms ardiente que un volcn en erupcin. Para tu

desgracia, permitame responderle a tu sensible carta desde este blog ledo en todos los continentes, tu no eres mi tipo, mejores propuestas me han hecho, no me gustan tus dientes salidos, tu nariz chata ni tu psimo sentido del humor, la prxima vez sea ms creativo, a una mujer de mi talante se seduce con rosas.