P. 1
AUTONOMÍA UNIVERSITARIA - LEGISLACIÓN COMPARADA DE NUEVE PAÍSES DE AMÉRICA LATINA Y ESPAÑA

AUTONOMÍA UNIVERSITARIA - LEGISLACIÓN COMPARADA DE NUEVE PAÍSES DE AMÉRICA LATINA Y ESPAÑA

|Views: 263|Likes:
Se presenta un estudio de legislación comparada de nueve países hispanoamericanos
sobre educación superior, que permitirá tener una visión amplia sobre este tema; se analiza las
violaciones a la autonomía universitaria del Proyecto de Ley de la Senplades y las principales
inconstitucionalidades de este Proyecto de Ley.
Se presenta un estudio de legislación comparada de nueve países hispanoamericanos
sobre educación superior, que permitirá tener una visión amplia sobre este tema; se analiza las
violaciones a la autonomía universitaria del Proyecto de Ley de la Senplades y las principales
inconstitucionalidades de este Proyecto de Ley.

More info:

Published by: Jhon Alexander Mosquera on Feb 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/08/2013

pdf

text

original

Sections

1

2

AUTONOMÍA UNIVERSITARIA
LEGISLACIÓN COMPARADA DE NUEVE PAÍSES DE AMÉRICA LATINA Y ESPAÑA

Serie Umiña No. 3

AUTONOMÍA UNIVERSITARIA Legislación comparada con nueve países de América Latina y España UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DEL ECUADOR

Editor: Consejo Nacional de Educación Superior Editoras de texto: Katya Artieda / María José Utreras Diseño portada: Mauro Ascázubi Diagramación e impresión: Editorial Ecuador

Sistema de Educación Superior: Consejo Nacional de Educación Superior (Conesup), Asociación de Universidades y Escuelas Politécnicas del Ecuador (Asueppe), Corporación Ecuatoriana de Universidades Particulares (Ceupa), Asamblea de la Universidad Ecuatoriana (AUE), Institutos Superiores Técnicos y Tecnológicos (ISTT), Gremios Universitarios (GU).

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este libro, a través de medios ópticos, químicos, electrónicos, sin la autorización del autor.

Consejo Nacional de Educación Superior (Conesup) Whymper E7-37 y Alpallana Teléfonos 593-02-2505658 www.conesup.net Septiembre, 2009

ÍNDICE
Petición del Presidente del Conesup a la Comisión de Asuntos Internacionales para realizar un estudio comparativo de la Legislación de nueve países de Latinoamérica y España Carta de los editores Presentación Introducción Síntesis Resumen ejecutivo Capítulo I Estudio comparado de las legislaciones de nueve países de Latinoamérica y España 1.1 Número de artículos y año de promulgación de las Leyes de Educación Superior 1.2 Universidades públicas y particulares 1.3 Autonomía universitaria 1.4 El gobierno interno de las universidades de acuerdo con sus estatutos 1.5 Organismos de planificación, regulación y coordinación: nuevo Conesup, según la legislación ecuatoriana 1.6 Organismos de evaluación y acreditación: nuevo Conea, según la legislación ecuatoriana 1.7 Extracto de las legislaciones estudiadas Argentina Brasil Chile Colombia España México 7 9 13 15 17 21

23 23 25 26 33 35 38 39 39 49 55 60 69 77

5

Perú Venezuela Capítulo II Violaciones a la autonomía universitaria. Proyecto de Ley de la Senplades 2.1 Artículos en los que se viola la autonomía académica 2.2 Artículos en los que se viola la autonomía orgánica 2.3 Artículos en los que se viola la autonomía financiera 2.4 Artículos que violan la autonomía administrativa 2.5 Artículos que violan los principios, derechos y disposiciones de la Constitución Capítulo III Proyecto de nueva Ley Orgánica de Educación Superior La Asamblea Nacional de la República del Ecuador Capítulo IV Editoriales sobre el proyecto de la nueva Ley de Educación Superior del Ecuador Pronunciamiento público de miembros de la Asamblea de la Universidad ecuatoriana Bibliografía

83 86

97 97 99 100 101 101

103

145

161 163

6

Of. No. 885-CONESUP.PR. Quito, 17 de julio de 2009

Economista Marcelo Fernández CANCILLER DE LA UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DEL ECUADOR PRESIDENTE DE LA COMISION DE ASUNTOS INTERNACIONALES DEL CONESUP En su despacho

De mis consideraciones:

Por medio de la presente me permito solicitar a Ud. como Presidente y a los miembros de la Comisión de Asuntos Internacionales del Conesup, se sirvan realizar un estudio de la legislación comparada de varios países sobre Educación Superior. Me anticipo en agradecerle por su atención favorable. Atentamente,

Gustavo Vega, PRESIDENTE DEL CONESUP

7

8

CARTA DE LOS EDITORES

Quito, 7 de Septiembre de 2009 Señor Doctor Raúl Abad Presidente de la Comisión de Educación y Cultura de la Asamblea Nacional

Señor Presidente: El Presidente de la República y los principales voceros de la Senplades, en innumerables y repetidas intervenciones públicas han señalado que se garantiza la autonomía responsable de las universidades y escuelas politécnicas, como lo dispone la Constitución de la República. Hacen bien al afirmar esta verdad, pero lamentablemente en el proyecto de Ley de Educación Superior elaborado por la Senplades, se expone lo contrario, pues se le otorga al organismo público denominado Consejo de Educación Superior, a su Secretaría Técnica, atribuciones sancionadoras, de control, mando y vigilancia, con lo cual se pretende intervenir en la vida diaria de las instituciones de Educación Superior, haciendo tabla rasa de la Autonomía responsable. A modo de ejemplo, en el literal a) del artículo 177 del Proyecto de la Senplades, se indica que son atribuciones y deberes del Consejo de Educación Superior definir la formación académica y profesional, definir la investigación científica y tecnológica, definir la vinculación con la sociedad y definir la colaboración académica nacional e internacional. De esta manera se anula la autonomía individual de las universidades y escuelas politécnicas, y se viola la Constitución de la República. Según el Diccionario de la Academia de la Lengua, definir significa: “fijar con claridad, exactitud y precisión…”. “Decidir, determinar...”. “Concluir una obra, trabajando con perfección todas sus partes aunque sean de las menos principales”. “Adoptar con decisión una actitud”. Es claro, entonces, que con estas indebidas atribuciones se violenta la autonomía responsable de la que deben gozar las universidades y escuelas politécnicas, según la Constitución.

9

Los rectores (como voceros, de las instituciones) de las universidades y escuelas politécnicas han expresado públicamente estar de acuerdo con el Presidente de la República, la Senplades, los asambleístas y todo el país, en el sentido de que la educación que se brinde debe ser de calidad. Este debería ser el meollo del problema. Para que el sistema de Educación Superior ofrezca educación de calidad, la Constitución de la República, en su artículo 353, crea el Organismo Público Técnico de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de instituciones, carreras y programas de las universidades, escuelas politécnicas e institutos técnicos y tecnológicos, en el cual no intervienen dichas instituciones para evitar que sean juez y parte. Las universidades han reiterado que propugnan cambios urgentes, pero positivos, a partir del conocimiento de la realidad universitaria, que promuevan la innovación, la renovación, la colaboración y la participación de los principales actores, a fin de asegurar una cada vez mayor contribución de las universidades y de los profesionales al desarrollo del país. Los dos proyectos de Ley de Educación Superior, el presentado por la Senplades y el presentado por el Sistema de Educación Superior –la Academia–, están siendo estudiados en la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional; prevén que la educación que se ofrezca a estudiantes y en último término a la sociedad sean de calidad, para lo cual la Transitoria Vigésima de la Constitución, en su segundo párrafo, determina que en un plazo de cuatro años –por haber transcurrido uno– “todas las instituciones de educación superior, así como sus carreras, programas y posgrados deberán ser evaluados y acreditados conforme a la Ley. En caso de no superar la evaluación y acreditación quedarán fuera del sistema de educación superior”. Cuatro años en la vida de una nación no son nada. Más aún, todo en la vida es un proceso que requiere tiempo, no se diga en un mundo tan delicado y complejo como es la educación. Esta es una disposición constitucional amplia y suficiente para garantizar que en el país, a corto plazo, mejore sustancialmente la educación mediante calidad, lo cual debe ser un esfuerzo conjunto de las Instituciones de Educación Superior y del Organismo Público Técnico de Evaluación y Acreditación, dispuesto por el numeral 2 del artículo 353 de la Constitución. Lo importante es que sea un organismo técnico, apolítico, imparcial y profesional cuya finalidad sea la de garantizar que la educación superior en el país alcance estándares de calidad. Las instituciones de educación superior, tanto públicas como particulares, deben contar con los recursos indispensables para brindar una educación de calidad en beneficio de un creciente número de estudiantes de toda condición socioeconómica.

10

Desafortunadamente, el Ecuador tiene uno de los porcentajes más bajos para investigación tecnológica y científica en América Latina. El presupuesto del Estado debería destinar alrededor del 1% del PIB para investigación tecnológica y científica realizada mediante un esfuerzo conjunto de las universidades, el gobierno y las empresas. Mucho se declara a los medios de comunicación y se escandaliza por la presencia de rectores en las universidades ecuatorianas respecto de que permanecen diez o veinte años en sus cargos. La actividad de la Academia es muy diferente a la actividad política: requiere continuidad en la gestión para obtener resultados relevantes. En las mejores universidades del mundo los rectores permanecen muchos años al frente de la gestión educativa. En la Universidad de Harvard, por ejemplo, en los últimos 135 años hubo siete rectores; esto es, un promedio de 19 años por rector. En América Latina, en la Universidad de Belgrano de Buenos Aires, Avelino Porto lleva 41 años al frente del rectorado; en la Universidad de América de Colombia, Jaime Posada se desempeña como rector y presidente de la Academia de la Lengua y de la Academia de Historia de Colombia por ya 53 años. La sociedad, en estos países, ha reconocido que la continuidad en las funciones de dirección universitaria les ha permitido hacerse acreedores a la excelencia académica en esos centros de educación.

Los editores

11

12

PRESENTACIÓN
El Consejo Nacional de Educación Superior (Conesup) y el Consejo Consultivo de Educación Superior presenta en esta publicación varios documentos para orientar el debate sobre un tema trascendental para el país: la aprobación de una nueva Ley de Educación Superior. Se presenta un estudio de legislación comparada de nueve países hispanoamericanos sobre educación superior, que permitirá tener una visión amplia sobre este tema; se analiza las violaciones a la autonomía universitaria del Proyecto de Ley de la Senplades y las principales inconstitucionalidades de este Proyecto de Ley. Se incluye el proyecto de Ley de Educación Superior preparado por el Sistema de Educación Superior y que está siendo tratado por la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Asamblea Nacional, una vez que fue calificado por la Comisión de Administración Legislativa, CAL, de la Función Legislativa, el 28 de agosto del año en curso. La publicación recoge también algunos editoriales y artículos seleccionados sobre educación superior y que completan la serie de otro material de opinión que se publicó en el impreso de la colección “Umiña” No. 2 del Conesup. Esta es una nueva contribución del Conesup para ampliar el horizonte del debate sobre educación superior y su próxima Ley, que está siendo analizada en la Asamblea Nacional.

Gustavo Vega PRESIDENTE DEL CONESUP

13

14

INTRODUCCIÓN
La Asamblea Nacional ha iniciado el proceso legislativo para la expedición de una nueva Ley Orgánica de Educación Superior, que reemplazará a la que fue expedida por el Congreso Nacional el 15 de mayo de 2000. El Sistema de Educación Superior –la Academia–, encabezado por el Consejo Nacional de Educación Superior (Conesup), la Asamblea de la Universidad Ecuatoriana, la Asociación de Universidades y Escuelas Politécnicas Públicas del Ecuador (Asueppe), la Corporación Ecuatoriana de Universidades Particulares (Ceupa), Institutos Superiores Técnicos y Tecnológicos (ISTT), y Gremios Universitarios (GU), ha elaborado un Proyecto de Ley de Educación Superior que fue presentado oficialmente en una reunión con la Comisión de Educación de la Asamblea, el 24 de agosto de 2009, con el propósito de ofrecer una alternativa que contribuya de manera constructiva al trabajo de la Legislatura, a partir de un amplio conocimiento de la realidad universitaria y de los elementos sustanciales que se requieren para su fortalecimiento y mejor servicio al país, de conformidad con las disposiciones de la nueva Constitución. Este proyecto es el resultado de un vasto consenso, que hizo uso de los aspectos positivos de tres anteproyectos: el preparado por el Conesup durante más de un año con un amplio debate de todo el sistema de educación superior, el elaborado por la Universidad Central del Ecuador, y el de la Senplades. Por su parte, la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo, Senplades, ha presentado a la Asamblea un proyecto de Ley Orgánica con muy escasas modificaciones respecto de las tres versiones anteriores, las cuales dieron lugar a múltiples análisis, comentarios y observaciones que, lamentablemente, casi en su totalidad no han sido acogidos. En estas circunstancias se ha preparado el presente estudio, con visión académica, que resume algunos aspectos relevantes de las Leyes de Educación Superior vigentes en ocho países iberoamericanos, así como del Proyecto de Ley de la Senplades para el Ecuador, con el propósito de contribuir a un proceso de elaboración de una nueva Ley de Educación Superior, el mismo que debe ser democrático, acertado y con visión de futuro. La nueva Ley de Educación Superior constituye una invalorable oportunidad para el país, para lograr los consensos necesarios que permitan definir e impulsar los cambios que requiere la educación superior, a fin de que en ejercicio de su autonomía, en forma responsa-

15

ble, con el apoyo, colaboración, recursos y una regulación adecuada del Estado, pueda emprender una etapa de superación, mejoramiento de la calidad educativa y contribución al desarrollo del país. La educación en su conjunto, y en particular la educación superior, a más de ser un derecho reconocido es un elemento de singular importancia para todas las familias y para los jóvenes del país. La educación superior debe estar abierta a cada vez mayor número de estudiantes, con la participación de las instituciones educativas tanto públicas como particulares. Ciertamente la situación y características de la educación superior y de cada sociedad son distintas y particulares. Sin embargo, al examinar otras legislaciones surgen elementos comunes, en especial en cuanto a buscar un equilibrio entre la autonomía y el autogobierno universitario, con la normativa gubernamental. Se busca evitar leyes muy detalladas y reglamentarias que limiten la flexibilidad, la innovación continua y se procura que promuevan una deseable interacción entre todos los sectores, que en forma directa participan del proceso educativo en diversas formas. Una de las fortalezas del Proyecto de Ley del Sistema de Educación Superior es no ser excesivamente reglamentario, ni conducir al establecimiento de una gran burocracia. Hay que recordar que la actual Ley de Educación Superior no pudo ser aplicada de manera satisfactoria, precisamente por estas razones. De la misma manera, se repite este error en el proyecto de la Senplades.

16

SÍNTESIS
Presentamos a continuación una síntesis en lo relacionado a inconstitucionalidades, burocratización, excesiva reglamentación, autonomía universitaria responsable, estatutos, gobierno y cogobierno, Consejo de Educación Superior y los enunciados de la Unesco al respecto de este tema. 1. Inconstitucionalidades Un grupo de prestigiosos juristas pertenecientes a universidades públicas y particulares realizaron un estudio técnico y profesional del proyecto de Ley de Educación Superior de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo, Senplades, y encontraron que dicho proyecto contiene 24 inconstitucionalidades; es decir, que irrespeta 24 veces la Constitución de la República (ver capítulo II). El proyecto de la Senplades no debe ni puede violar la Constitución, la misma que consagra la autonomía de las universidades y escuelas politécnicas en tres artículos: 351, 355 y 357. Sin embargo, se va en contra de los postulados de la Carta Magna a través de las atribuciones que se le asigna a la Secretaría Técnica del Consejo de Educación Superior, en 65 artículos y 99 menciones. 2. Burocratización De acuerdo con el proyecto de la Senplades, los organismos públicos que integran el Consejo de Educación Superior y la Secretaría Técnica de dicho Consejo (con atribuciones inconstitucionales) requerirán de una gigantesca burocracia para tratar de cumplir con todas las atribuciones de dirección, control, mando, supervisión, haciendo tabla rasa de la autonomía universitaria. 3. El Proyecto de Ley de Educación Superior de la Senplades es excesivamente reglamentario En el estudio comparado de legislaciones de educación superior de nueve países de Latinoamérica y España se determina que el proyecto de la Senplades, con 234 artículos, es excesivamente reglamentario. En la mayoría de los países desarrollados de Europa, Asia y América las leyes de educación superior tienen pocos artículos. En América Latina, las leyes de Brasil y México tienen menos de 27 artículos. Las legislaciones de Argentina, Chile, Ecuador

17

(con el proyecto de la Academia), España y Perú tienen menos de 110 artículos. La razón para ello es que el mundo de hoy es dramáticamente cambiante y dinámico, lo que hace impracticable e inconveniente el que las leyes sean demasiado reglamentarias. Es muy difícil predecir el futuro y las leyes se hacen para que perduren en el tiempo. 4. Autonomía universitaria responsable Las leyes de Educación Superior de los nueve países estudiados: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador (Proyecto del Sistema de Educación Superior de la Academia), España, México, Perú y Venezuela, con excepción del Proyecto de la Senplades en Ecuador, garantizan la plena autonomía universitaria en lo académico e institucional; esta autonomía plena es normativa, administrativa, académica, investigativa y de manejo financiero y patrimonial. 5. Estatutos En todas las legislaciones estudiadas las universidades y escuelas politécnicas se rigen a sí mismas, de conformidad con lo establecido en sus estatutos, en todo lo concerniente al cumplimiento de sus finalidades y comprenden la autonomía académica, administrativa, financiera y orgánica. Más aún, las legislaciones estudiadas hacen precisiones al referirse a las universidades privadas o particulares, garantizando que ellas pueden elaborar sus estatutos con absoluta libertad para establecer su organización y funcionamiento interno, sin normas impuestas por autoridades gubernamentales. Son sus estatutos, y únicamente ellos, los que determinan sus órganos de gobierno interno en goce de su autonomía. La Constitución no dispone que exista un sistema único y uniforme de cogobierno. 6. Cogobierno y Gobierno Hay que resaltar que en el caso ecuatoriano, para la aplicación del precepto constitucional del cogobierno, se debe respetar la libertad para que cada universidad y escuela politécnica pueda adoptar la forma de cogobierno que más se ajuste y sirva a sus propósitos y su estructura y evitar así la perversidad de la politización y el fraccionamiento partidista. “Uno es el cogobierno y otro el gobierno y gestión de sí mismas. El cogobierno aplica únicamente al máximo organismo colegiado de las universidades y escuelas politécnicas. El gobierno y la gestión de sí mismas es un asunto que concierne a cada universidad y escue-

18

la politécnica, que deberán ser establecidos en sus propios estatutos. Para ello, la Ley debe distinguir claramente a las universidades públicas, a las universidades particulares cofinanciadas y a las universidades particulares autofinanciadas, de acuerdo a su naturaleza de derecho público o de derecho privado, respectivamente. El texto de la Ley anterior era sumamente claro cuando disponía que las máximas autoridades académicas serán elegidas o designadas de conformidad con lo que establezcan sus normas constitutivas o estatutos”. El proyecto del Sistema de Educación Superior –la Academia–, en su artículo 32, en el quinto párrafo dice: “La elección de los representantes en las universidades y escuelas politécnicas particulares se regirá por lo que señalen sus estatutos”. Aquí, para respetar el precepto constitucional del cogobierno, podría agregarse que en el organismo máximo colegiado de estas instituciones deberá haber cogobierno de acuerdo con lo que dispongan sus estatutos. 7. Consejo de Educación Superior Las legislaciones estudiadas de los ocho países de Latinoamérica y España consideran que los organismos que cumplen estas funciones en estos países deben estar conformados en su mayoría por rectores universitarios y académicos; en algunos casos, como la legislación española, la totalidad la integran sólo rectores de las universidades. El propósito de esta conformación es mantener un desarrollo armónico del sistema, ya que quienes más conocen de la realidad funcional de las instituciones universitarias son, precisamente, los rectores o sus representantes legales. En algunos de estos países quienes presiden este organismo son sus ministros de Educación, sin embargo, en todos ellos la mayoría está integrada por rectores y académicos, tal es el caso de la legislación colombiana, chilena o venezolana. 8. Unesco Lamentablemente los voceros de la Senplades distorsionan dos enunciados de la declaración final de la Conferencia Mundial de Educación Superior de la Unesco (París 2009). El primero de ellos es que en el numeral 1 de esa declaración se indica que “la educación superior como bien público es responsabilidad de todos los que apuestan a ella, especialmente los gobiernos”. La Unesco no dice que la responsabilidad es exclusiva de los gobiernos, sino de todos, de la sociedad en su conjunto. Menos puede interpretarse que por ello los gobiernos deben interferir en la autonomía de las universidades.

19

La segunda distorsión que hacen los voceros de la Senplades es afirmar que la Unesco sostiene que se debe respetar la autonomía institucional y la libertad académica únicamente de las universidades y escuelas politécnicas, pero no la de los organismos públicos que coordinan o “regentan” la educación superior. Esta es una interpretación equivocada, pues la autonomía tiene que ser total, tanto de las universidades como de las instituciones que la regentan; y lo confirman los numerales 3 y 6 de la Declaración de la Unesco al exhortar a que se respete la autonomía institucional de las universidades y que los organismos públicos no interfieran con esa autonomía individual de estas instituciones. El numeral 3 dice: “Las instituciones de educación superior, a través de sus funciones esenciales de investigación, enseñanza y de servicio a la comunidad, ejecutarán sus actividades en el contexto de la autonomía institucional y la libertad académica (…)”. El numeral 6 refiere: “La autonomía es un requisito necesario para cumplir con la misión institucional a través de la calidad, relevancia, eficacia, transparencia y responsabilidad social”. La Unesco no concibe interferencia de la función pública en el gobierno de la autonomía institucional y en la libertad académica.

20

RESUMEN EJECUTIVO
El Capítulo I de este libro presenta un estudio comparado de las legislaciones de educación superior de nueve países de Latinoamérica y España. En el caso ecuatoriano existen dos proyectos de Ley de Educación Superior presentados y aceptados por la Asamblea Nacional para su consideración. El primer proyecto fue presentado por el Sistema de Educación Superior –la Academia–, y el segundo por la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo, Senplades. El Capítulo II analiza el Proyecto de Ley de Educación Superior de la Senplades y observa las normas que afectan la autonomía y el funcionamiento de las instituciones de educación superior. En esta sección se detectan las inconstitucionalidades e incoherencias del proyecto y se realizan las observaciones pertinentes. En el Capítulo III se presenta una compilación de varios artículos de opinión respecto de la autonomía universitaria y el nuevo proyecto de Ley de Educación Superior, difundidos en la prensa nacional.

21

22

CAPÍTULO I
ESTUDIO COMPARADO DE LAS LEGISLACIONES DE NUEVE PAÍSES DE LATINOAMÉRICA Y ESPAÑA
A continuación se presenta un análisis comparado de las disposiciones constitucionales y leyes de Educación Superior de nueve países de Latinoamérica y España, en relación con los siguientes temas: 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 1.6 Número de artículos y año de promulgación de las Leyes de Educación Superior. Universidades públicas y particulares. Autonomía universitaria. El gobierno interno de las universidades de acuerdo con sus estatutos. Organismos de planificación, regulación y coordinación: nuevo Conesup, según la legislación ecuatoriana. Organismos de evaluación y acreditación: nuevo Conea, según la legislación ecuatoriana.

1.1

Cuadro comparativo del número de artículos y año de promulgación de las Leyes de Educación Superior

En el cuadro que sigue se puede apreciar la extensión de las legislaciones sobre educación superior en los países estudiados: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, México, Perú y Venezuela.

23

País

Año de promulgación

Nº total de artículos

De acuerdo con la información del cuadro anterior, las leyes de Brasil y México tienen menos de 27 artículos; la mayoría de los países tiene menos de 111, a excepción de Colombia que tiene 143, Venezuela 191 y Ecuador –en el Proyecto de la Senplades–, 234 artículos. La razón por la cual la mayoría de las leyes estudiadas no tienen muchos artículos es porque el mundo de hoy en la Era del Conocimiento tiene una gran dinámica de cambio, lo que vuelve altamente inconsistente el que sean demasiado reglamentarias. Es muy difícil predecir el futuro y las leyes se hacen para que perduren en el tiempo. Por ello, los países más grandes de América Latina tienen leyes

24

de Educación Superior con pocos artículos, al igual que la mayoría de los países desarrollados de Europa y Asia.

1.2

Universidades públicas y particulares

Todas las legislaciones estudiadas reconocen, con distintos nombres, la existencia de universidades particulares y públicas. El reconocimiento de las universidades particulares en Hispanoamérica y Brasil obedece a una realidad actual irrefutable: más del 50% de estudiantes se forman en universidades particulares. Por ejemplo, en Brasil el 75% de los estudiantes asisten a universidades privadas, en Colombia el 68%, en Ecuador el 35%, etc.1 La legislación argentina distingue a las instituciones de educación superior “(…) tanto estatales como privadas, todas las cuales forman parte del Sistema Educativo Nacional regulado por la ley 24.195”2. De igual manera, la ley brasileña sostiene que: “La educación superior será impartida en instituciones de educación superior, públicas o privadas, con varios grados de alcance o especialización”3. Por su parte, Colombia, en su legislación, de manera diáfana, agrega una clase más y declara que: “Por razón de su origen, las instituciones de Educación Superior se clasifican en estatales u oficiales, privadas y de economía solidaria”4. En el caso de Chile, la ley establece de manera precisa esta diferencia cuando dispone que las universidades estatales sean instituciones de derecho público, mientras que las privadas –particulares– son siempre corporaciones de derecho privado sin fines de lucro.

1 Universidad Internacional, Contibución de la Universidad Internacional del Ecuador a la educación y al país, Serie La contribución de la educación particular ecuatoriana. Quito, 2007. 2 Honorable Congreso de la Nación, Ley de Educación Superior, Boletín Oficial N° 28.204. Buenos Aires, 1995, Artículo 1. 3 Congreso Nacional, Ley Nacional de Educación, Brasilia, 1996, Artículo 45. 4 Congreso de la República, Ley de Educación Superior de Colombia, Diario Oficial N° 40.700. Bogotá, 1992, Artículo 23.

25

La legislación española, en el marco del Proceso de Bolonia, reconoce también a las universidades públicas y a las privadas que elaboran sus estatutos y dictan sus propias normas de organización interna y funcionamiento. La Constitución peruana establece que: “Las universidades son promovidas por entidades privadas o públicas”5. Lo que significa que las primeras se rigen por el derecho privado y las segundas por el público. La legislación de la República Bolivariana de Venezuela diferencia de manera taxativa a las universidades en nacionales y privadas: “Las universidades son nacionales o privadas. (…) Las universidades privadas requieren para su funcionamiento la autorización del Estado (…)”y, más adelante, dispone que: “toda persona natural o jurídica, previa demostración de su capacidad, cuando cumpla de manera permanente con los requisitos éticos, académicos, científicos, económicos, de infraestructura y los demás que la ley establezca, puede fundar y mantener instituciones educativas privadas bajo la estricta inspección y vigilancia del Estado, previa la aceptación de éste” 6. La legislación mexicana garantiza la existencia de universidades públicas y privadas. En el caso ecuatoriano, tanto el proyecto del Sistema de Educación Superior –la Academia– como el de la Senplades reconocen la existencia de las universidades públicas y particulares. De lo descrito en líneas anteriores se puede ratificar que las legislaciones de educación superior de los nueve países diferencian, por su propia esencia, a las universidades públicas de las particulares. En todas estas legislaciones se prescribe el funcionamiento de las universidades bajo sus propios estatutos. Esto es lo que sucede en el mundo actual y se proyecta hacia el futuro.

1.3

Autonomía universitaria

Las características de la autonomía en las legislaciones de los países estudiados –a excepción del proyecto de Ley de la Senplades– garantizan la plena libertad para

5 Comisión de Coordinación de Reforma Universitaria, Ley Universitaria N° 23733. Lima, 1983. 6 Congreso de la República de Venezuela, Ley de Universidades. Caracas, 2001, Artículos 8 y 106.

26

que las universidades puedan definir sus órganos de gobierno; establecer sus funciones, decidir su integración, elegir sus autoridades; administrar sus bienes y patrimonio; crear y planificar carreras universitarias de pregrado y posgrado; formular sus planes de estudio, de investigación, de extensión y servicios a la comunidad; otorgar grados académicos y títulos; experimentar e innovar en la pedagogía; establecer el régimen de acceso, permanencia y promoción del personal docente y no docente; designar y remover al personal; reconocer las asociaciones estudiantiles y mantener relaciones de carácter educativo, científico y cultural con instituciones del país y del extranjero, entre otras. Se insiste en que esto significa tener una autonomía plena, sin que ningún organismo público del sistema interfiera con esa autonomía. Esta es la única manera como existen, operan y funcionan las universidades y escuelas politécnicas en el mundo libre. Los voceros principales de la Senplades manejan tres sofismas: uno inentendible, el otro que falta a la verdad y el referente a que la Unesco declara a la educación como un bien público. El primero de ellos en el sentido de que se respeta la plena autonomía de las universidades y escuelas politécnicas individualmente, pero luego, en el proyecto de ley que ellos elaboraron, anulan la autonomía universitaria al otorgar a los organismo que rigen el Sistema de Educación Superior, en particular a la Secretaría Técnica del Consejo de Educación Superior, funciones inconstitucionales como las de dirigir, mandar, disponer, controlar, etc., a las instituciones de educación superior del Sistema. Al haber una injerencia gubernamental, como se demostrará más adelante, queda anulada la autonomía responsable de las universidades y escuelas politécnicas en forma individual, lo cual es una violación de la Constitución, que garantiza en su artículo 351 la autonomía del Sistema. En el segundo sofisma, los mismos voceros de la Senplades afirman que los gobiernos u organismos públicos son quienes planifican, regulan y controlan la educación superior. Nada más falso que esto. En las legislaciones estudiadas, como se demuestra en este libro, existe una plena autonomía para que las instituciones de educación superior se autogobiernen sin imposiciones externas al Sistema. Inclusive, en algunos de estos países, los ministros de Educación presiden los organismos que coordinan el Sistema de Educación Superior, pero la mayoría de sus miembros son recto-

27

res o académicos de universidades públicas y privadas, quienes constitucionalmente están obligados a respetar la autonomía de las universidades. El artículo 175 del proyecto de la Senplades omite la presencia de rectores en el Consejo de Educación Superior, lo que viola el artículo 353 de la Constitución. El tercer sofisma hace referencia a la declaración final de la Conferencia Mundial de Educación Superior de la Unesco (París, 2009), que al hablar de la responsabilidad social de la educación, en el numeral 1, indica que “la educación superior como bien público es responsabilidad de todos los que apuestan por ella, especialmente los gobiernos”. Los voceros de la Senplades asumen esta afirmación como que la responsabilidad es exclusiva de los gobiernos, y a cuenta de ello creen tener derecho a violentar la autonomía universitaria mediante los organismos de control, supervisión, mando, dirección, etc., de la educación superior, especialmente con la Secretaría Técnica. La Unesco, en los numerales 3 y 6 de la misma Declaración, recomienda a los organismos públicos que se respete la autonomía individual de las universidades, de la siguiente manera:
“3. (...) las Instituciones de Educación Superior, a través de sus funciones principales que son la investigación, la enseñanza y el servicio a la comunidad, llevados adelante en el contexto de la autonomía institucional, la libertad académica (...). 6. La autonomía es un requisito necesario para cumplir la misión institucional a través de la calidad, relevancia, eficiencia, transparencia y responsabilidad social”.

A continuación se analizan las legislaciones de los países estudiados. La legislación argentina garantiza la autonomía universitaria de la siguiente manera: “Las instituciones universitarias tendrán una autonomía académica e institucional…”7 y, en líneas posteriores, especifica con amplitud que su contenido se refiere a dictar y reformar sus estatutos; definir sus órganos de gobierno y elegir sus autoridades; administrar sus bienes y recursos; crear y planificar carreras universitarias de grado y de posgrado, promover la investigación y la vinculación con la comunidad; otorgar grados y títulos; experimentar e innovar en la pedagogía; y, reconocer las asociaciones estudiantiles, entre otras; es decir, una plena autonomía.
7 Op. Cit. Ley de Educación Superior. Argentina, 1995; Artículo 29.

28

En términos muy parecidos, Brasil consagra la autonomía universitaria en la Constitución y la ley: “Las universidades gozan de autonomía didáctico-científica, administrativa y de gestión financiera y patrimonial y obedecerán al principio de la indisociabilidad entre enseñanza, investigación y divulgación”8, y “En el ejercicio de su autonomía”9 se describe cómo se aplicará este principio, lo que coincide, casi en su totalidad, con las características de la ley argentina. Del mismo modo, el sistema colombiano garantiza el principio de autonomía universitaria con toda claridad: “El Estado, de conformidad con la Constitución Política de Colombia y con la presente Ley, garantiza la autonomía universitaria y vela por la calidad del servicio educativo a través del ejercicio de la suprema inspección y vigilancia de la Educación Superior”10 y, al igual que en los demás países, amplía el concepto cuando dispone que:
“La autonomía universitaria consagrada en la Constitución Política de Colombia y de conformidad con la presente Ley, reconoce a las universidades el derecho a darse y modificar sus estatutos, designar sus autoridades académicas y administrativas, crear, organizar y desarrollar sus programas académicos, definir y organizar sus labores formativas, académicas, docentes, científicas y culturales, otorgar los títulos correspondientes, seleccionar a sus profesores, admitir a sus alumnos y adoptar sus correspondientes regímenes y establecer, arbitrar y aplicar sus recursos para el cumplimiento de su misión social y de su función institucional”11.

Por su parte, en el primer artículo de la ley chilena, se aborda la autonomía de la siguiente manera: “Las universidades están integradas por profesores, estudiantes y graduados, se dedican al estudio, la investigación, la educación y la difusión del saber y la cultura y su extensión y protección social. Tienen autonomía académica, normativa y administrativa dentro de la ley”12. Y en artículos posteriores se define el princi-

8 Congreso Nacional, Constitución Política de la República Federativa del Brasil. Brasilia, 1988; Artículo 207. 9 Op. Cit. Ley Nacional de Educación. Brasilia, 1996, Artículo 53. 10 Op. Cit. Ley de Educación Superior de Colombia, Artículo 3. 11 Idem., Artículo 28. (Las negrillas corresponden al analista). 12 Op. Cit. Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza. Chile, Artículo 1.

29

pio así: “Se entiende por autonomía el derecho de cada establecimiento de educación superior a regirse por sí mismo, de conformidad con lo establecido en sus estatutos en todo lo concerniente al cumplimiento de sus finalidades y comprende la autonomía académica, económica y administrativa”13. Las disposiciones de la ley española14 abundan en el principio de la autonomía, de la siguiente manera: “Las universidades están dotadas de personalidad jurídica y desarrollan sus funciones en régimen de autonomía y de coordinación entre todas ellas.” Y continúa describiendo las dimensiones de la autonomía de la siguiente manera: “En los términos de la presente Ley, la autonomía de las universidades comprende la elaboración de sus estatutos y, en el caso de las universidades particulares, de sus propias normas de organización, la organización de su gobierno, la planificación académica e investigación, la titulación y todos los aspectos concernientes a la gestión administrativa”. En México, la autonomía está garantizada por la Constitución15, mientras que la Ley de Educación, en plena concordancia con la norma fundamental, se limita a establecer la coordinación de las funciones universitarias con la sociedad y el Estado. Al igual que en las legislaciones tratadas anteriormente, la estructura legal peruana garantiza la autonomía: “Los Institutos y Escuelas Superiores poseen autonomía académica, administrativa, económica, y normativa, en la forma que la Ley y su reglamento establece”16. La legislación venezolana destaca el respeto al principio de la autonomía universitaria, tanto en el nivel constitucional como en el legal:
“El Estado reconocerá la autonomía universitaria como principio y jerarquía que permite a los profesores, profesoras, estudiantes, egresados y egresadas de su comu-

13 Op. Cit. Idem., Artículos 75-79. 14 Ley Orgánica de Universidades, Título Preliminar, De las funciones y autonomía de las universidades; Artículo 2.- Autonomía universitaria, numerales 1 a 4. 15 Residencia del Poder Ejecutivo Federal, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Última reforma DOF 01-06-09; Artículo 3°, N° VII. 16 Op. Cit. Ley Universitaria N° 23733. Lima, 1983; Artículo 5.

30

nidad dedicarse a la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica para beneficio espiritual de la Nación. Las universidades autónomas se darán sus normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigilancia que a tales efectos establezca la ley. Se consagra la autonomía universitaria para planificar, organizar, elaborar y actualizar los programas de investigación, docencia y extensión. Se establece la inviolabilidad del recinto universitario…”17.

La Ley de Universidades de Venezuela reconoce la autonomía de la siguiente manera:
“Dentro de las previsiones de la presente Ley y de su Reglamento disponen de Autonomía organizativa, en virtud de la cual podrán dictar sus normas internas. 1. Autonomía académica para planificar, organizar y realizar los programas de investigación, docentes y de extensión que fueren necesarios para el cumplimiento de sus fines; 2. Autonomía administrativa para elegir y nombrar sus autoridades y designar su personal docente, de investigación y administrativo; 3. Autonomía económica financiera para organizar y administrar su patrimonio”18.

En el caso ecuatoriano, como se indica, el Proyecto del Sistema de Educación Superior –la Academia– respeta la autonomía universitaria, al igual que todas las legislaciones estudiadas, no así el proyecto de la Senplades. La evolución del principio de autonomía universitaria en el Ecuador19 se inicia en 1925 cuando se expide la primera Ley de Enseñanza Superior, que reconoce la autonomía universitaria, ratificada en las constituciones y leyes desde 1945 en adelante, pero conculcada, por lo general, en los regímenes de facto, que llegaron hasta la clausura de universidades.

17 Asamblea Nacional Constituyente, Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Caracas, 1999; Artículo 109. 18 Op. Cit. Ley de Universidades. Caracas, 2001, Artículo 9. 19 Aráuz Latorre, Julio, Compendio Histórico de la Universidad Ecuatoriana. Quito, 2009.

31

La Constitución ecuatoriana vigente mantiene que:
“El Estado reconocerá a las universidades y escuelas politécnicas autonomía académica, administrativa, financiera y orgánica acorde con los objetivos del régimen de desarrollo y los principios establecidos en la Constitución. Se reconoce a las universidades y escuelas politécnicas el derecho a la autonomía, ejercida y comprendida de manera solidaria y responsable. Dicha autonomía garantiza el ejercicio de la libertad académica y el derecho a la búsqueda de la verdad, sin restricciones; el gobierno y gestión de sí mismas en consonancia con los principios de alternancia, transparencia y los derechos políticos; y la producción de ciencia, tecnología, cultura y arte (…)”20.

El Proyecto de la Senplades no debe ni puede violar la Constitución, la cual consagra la autonomía de las universidades y escuelas politécnicas, en tres artículos: 351, 355 y 357. Sin embargo, lo hace a través de atribuciones que le asigna a la Secretaría Técnica en los siguiente 65 artículos: 14, 24, 27, 30, 31, 35, 37, 38, 40, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 79, 80, 84, 86, 88, 102, 106, 110, 112, 113, 122, 126, 127, 128, 129, 131, 134, 135, 136, 137, 138, 139, 142, 155, 162, 166, 167, 168, 169, 176, 177, 178, 179, 180, 198, 201, 203, 204, 205, 207, 209, 210, 212, 215, 216, 217, 227, 228, 230, 232, y en las transitorias 2da., 6ta., 9na.,11ra., 12da., 13ra., 14ta., 24ta. y 26ta. Por lo tanto, contiene regulaciones violatorias del principio de autonomía universitaria, normas que imponen, regulan, dan directrices, ordenan, disponen y, en definitiva, limitan la autorregulación que es la esencia de este principio. Y lo hacen en 99 ocasiones mencionando específicamente a la Secretaría Técnica. La Constitución del Ecuador dice que: “(…) la Ley de Educación Superior establecerá los mecanismos de coordinación del sistema de educación superior con la Función Ejecutiva (…)”21; es decir, la Constitución manifiesta que los mecanismos son de coordinación y no de imposición, control, mando o subordinación, como pretenden los artículos 175 (que suprime el cogobierno en el Consejo de Educación
20 Asamblea Constituyente, Constitución 2008; Título VII, Régimen del Buen Vivir, Capítulo Primero, Artículo 355. Edit. Corporación de Estudios y Publicaciones, Quito, 2008. 21 Op. Cit. Constitución 2008, Ecuador. Artículo. 351. (Las negrillas corresponden al analista).

32

Superior), 177, 178 y 179 del proyecto de la Senplades, que aluden a la Secretaría Técnica del Consejo de Educación Superior, la cual en innumerables artículos viola la autonomía universitaria.

1.4

El gobierno interno de las universidades de acuerdo con sus estatutos

Antes de analizar las legislaciones de los países mencionados, es necesario tratar el caso ecuatoriano por ser diferente, pues es la única Constitución que en su artículo 351 obliga al Sistema de Educación Superior a establecer el cogobierno. Distorsionando esta norma, el proyecto de Ley de Educación Superior de la Senplades, en su artículo 53, para la elección de rector, vicerrector/es y autoridades académicas, obliga a todas las universidades y escuelas politécnicas, públicas y particulares, a adoptar un modelo único de cogobierno para la elección de dichas autoridades. En contraposición y ejerciendo autonomía universitaria, el artículo 32 del proyecto del Sistema de Educación Superior, en el último párrafo señala que: “La elección de representantes en las universidades y escuelas politécnicas particulares se regirá por lo que señalen sus Estatutos”. Esta es la mínima aspiración del Sistema de Educación Superior Particular en el Ecuador en lo referente al cogobierno y elección de sus autoridades. En todas las legislaciones estudiadas: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador (Proyecto del Sistema de Educación Superior –la Academia–), España, México, Perú y Venezuela, las universidades y escuelas politécnicas se rigen a sí mismas, de conformidad con lo establecido en sus estatutos en todo lo concerniente al cumplimiento de sus finalidades y comprenden la autonomía académica, administrativa, financiera y orgánica. Más aún, las legislaciones hacen precisiones al referirse a las universidades privadas o particulares y garantizan que ellas pueden elaborar sus estatutos, con absoluta libertad para establecer su organización y funcionamiento interno, sin normas impuestas por autoridades gubernamentales. Son sus estatutos y únicamente ellos, los que determinan sus órganos de gobierno interno en goce de su autonomía.

33

Hay que resaltar que en el caso ecuatoriano, para la aplicación del precepto constitucional del cogobierno, se debe respetar la libertad para que cada universidad y escuela politécnica pueda adoptar la forma de cogobierno que más se ajuste y sirva a sus propósitos y su estructura, y así evitar la perversidad de la politización y el fraccionamiento partidista. La Constitución no dispone que exista un sistema único y uniforme de cogobierno. Algunas legislaciones como la argentina establecen para las universidades públicas o nacionales el cogobierno, cuyo modelo y ponderación lo determinan los estatutos de cada universidad. En Argentina nació la Declaración de Córdova en 1918, que estableció el cogobierno, pero a partir de 1964 se suprimió en las universidades privadas argentinas, las cuales se rigen por lo que determinan sus estatutos. Lo anterior se ratifica al revisar la ley argentina que dispone que “los estatutos de las instituciones universitarias nacionales deben prever sus órganos de gobierno, tanto colegiados como unipersonales, así como su composición y atribuciones. Los órganos colegiados tendrán básicamente funciones normativas generales, de definición de políticas y de control en sus respectivos ámbitos, en tanto los unipersonales tendrán funciones ejecutivas”22. Las disposiciones de la ley chilena en relación con la autonomía señalan que: “La autonomía administrativa faculta a cada establecimiento de educación superior para organizar su funcionamiento de la manera que estime más adecuada de conformidad con sus estatutos y las leyes”23. En el caso colombiano, su Ley de Educación Superior dispone que la propia universidad designe sus autoridades académicas y administrativas de acuerdo con sus estatutos. La ley española, y esto debe destacarse, otorga a las universidades públicas amplias libertades para organizar su gobierno ya que el rector tiene la facultad de designar –como sus colaboradores de confianza– a los vicerrectores, gerente, secretario, decanos y directores académicos24. Además, dispone que

22 Op. Cit. Ley de Educación Superior. Argentina, 1995; Artículo 52 23 Ley Orgánica constitucional de enseñanza de Chile; Artículos 75-76 24 Ley Orgánica de Universidades, Título III, Del Gobierno y representación de las universidades; Artículo 13, Órganos de gobierno y representación de las Universidades (sic) públicas; 20, Rector; 21, 22, 23, 24.

34

las universidades particulares definan los órganos de gobierno de acuerdo a sus estatutos. En los regímenes legales de México25, Perú26 y Venezuela27, la forma de estructurar los gobiernos de las universidades está incluida en la descripción de la autonomía, lo que garantiza que su ejercicio implica autogobernarse. Los gobiernos de las universidades se organizan partiendo del principio de la autonomía universitaria pero adquieren sus matices de acuerdo a lo legislado por cada país. En todos los países, excepto en el proyecto de ley de la Senplades28 de Ecuador, se prescribe que serán regulados por los estatutos universitarios.

1.5

Organismos de planificación, regulación y coordinación: nuevo Conesup, según la legislación ecuatoriana

En las legislaciones estudiadas de los países de América Latina y España, estos organismos tienen funciones de coordinación, integración o consolidación del sistema, y deben estar conformados, en su mayoría, por rectores de universidades públicas y particulares y, en algunos casos, como la legislación española, por la totalidad de rectores de las universidades. El propósito de esta conformación es mantener un de-sarrollo armónico del sistema, ya que quienes más conocen de la realidad funcional de las instituciones universitarias son, precisamente, los rectores o sus representantes legales. En cambio, el Proyecto de Ley Orgánica de Educación Superior presentado por la Senplades, en su artículo 174, habla del Consejo de Educación Superior, Conesup, como organismo de derecho público, que tiene por objetivo la planificación, regulación y coordinación interna del Sistema de Educación Superior y la relación entre sus distintos actores con la Función Ejecutiva.

25 Op. Cit. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, DOF 01-06-09; Artículo 3°, N° VII. 26 Op. Cit. Ley Universitaria N° 23733. Lima, 1983; Artículo 18. 27 Op. Cit. Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Caracas, 1999; Artículo 109 28 Op. Cit. Anteproyecto de Ley Orgánica de Educación Superior, Quito, 2009; Título III.

35

En el artículo 175, el proyecto establece que el Consejo de Educación Superior estará integrado por cinco miembros, ninguno de los cuales representa a las universidades. En acatamiento del principio de cogobierno que declara la Constitución de la República, es indispensable la participación de rectores o representantes legales de las entidades que son actores principales del Sistema de Educación Superior. Autonomía, como se ha visto, significa autogobernarse sin ninguna injerencia externa; responsabilidad es la habilidad de responder. La pregunta es ¿ante quién se debe responder? Y la respuesta debería ser ante los alumnos y ante la sociedad. Como se indicó, el proyecto de la Senplades elimina la presencia de los rectores y los sustituye por representantes del gobierno de turno, a más de otros miembros seleccionados mediante “concurso de merecimientos y oposición”; de esta manera se viola el artículo 353 de la Constitución que dispone la existencia de “un organismo público de planificación, regulación y coordinación interna del Sistema y de la relación entre sus distintos actores con la Función Ejecutiva”. En esta disposición constitucional debe destacarse el término ‘interna’, esto es, ‘dentro’ del Sistema –que goza de autonomía– mas no dentro del Ejecutivo. Igualmente, en el caso de la preposición ‘con’, esta indica ‘en compañía de la Función Ejecutiva’, y no superposición o sumisión; lo que significa: el sistema –autónomo– ‘acompañado’ del Ejecutivo pero fuera de éste, en ningún caso subordinado a la Función Ejecutiva –entiéndase: gobierno de turno–.Una vez más se rompe dramáticamente con el principio de la autonomía universitaria. Por otra parte, la creación de la Secretaría Técnica a la que hace referencia el proyecto de la Senplades –que tiene funciones ejecutivas y dictatoriales–, a más de violar la autonomía universitaria, es inconstitucional ya que la norma fundamental no prescribe su existencia. Si bien el Ejecutivo puede crear muchos organismos o secretarías, estos no pueden existir dentro del sistema de educación superior, sino fuera de éste, como entes coordinadores, asesores o de apoyo, si así lo considera el Sistema. En Argentina existen los siguientes órganos de coordinación: Consejo de Universidades, Consejo Interuniversitario Nacional, Consejo de Rectores de las Universidades Privadas, Consejo Regionales de Planificación de la Educación Superior; en todos ellos prima la participación mayoritaria del rectores y académicos de las universidades públicas y privadas.

36

Con diferentes denominaciones y ciertas variaciones en su conformación, las legislaciones de todos los países, a excepción del caso chileno, coinciden en que deben existir dos organismos de carácter público: el uno dedicado a coordinar la actividad universitaria con la sociedad y el Estado, y el otro totalmente independiente, que se ocupe de la evaluación y acreditación. En Chile, el Consejo Superior de Educación es un organismo autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, que coordina e integra la educación superior y se relaciona con el Presidente de la República, a través del Ministerio de Educación Pública. En su composición existen una gran mayoría de miembros que pertenecen a las universidades públicas y particulares. En el caso de Colombia, el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), como es en la mayoría de países, los miembros mayoritariamente son rectores y académicos, sus funciones son, entre otras: proteger las libertades de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra; vigilar que se cumpla e impere plena e integralmente la garantía constitucional de la autonomía universitaria; garantizar el derecho de los particulares a fundar establecimientos de Educación Superior conforme a la ley. En España, el Consejo de Coordinación Universitaria tiene como miembros a todos los rectores de las universidades españolas y a 21 miembros del gobierno, diputados y el Senado, que corresponden aproximadamente al 30% de componentes del Organismo. En Perú, directamente la Asamblea Nacional de Rectores es el organismo coordinador y orientador de las universidades. Es un organismo constituido por los rectores de la universidades públicas y privadas, y de carácter nacional descentralizado. De manera similar al Perú, en México la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) se encarga de la coordinación, integración y consolidación de la educación superior. Finalmente en Venezuela, la legislación actualmente vigente estipula que el Consejo Nacional de Universidades está constituido por la mayoría de los rectores de las universidades públicas y privadas.

37

1.6

Organismos de evaluación y acreditación: nuevo Conea, según la legislación ecuatoriana

Todas las legislaciones de los países estudiados tienen instituciones públicas autónomas de evaluación y acreditación de las universidades, con diversos tipos de organizaciones. En el caso de la legislación chilena, por ejemplo, existe el Consejo Superior de Educación que realiza las funciones de coordinación e integración del sistema y las de evaluación y acreditación; es un órgano autónomo integrado, fundamentalmente, por académicos que son designados por rectores de universidades chilenas. Consta únicamente un miembro del gobierno, que es el ministro de Educación, quien lo preside. En el caso colombiano, es el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU) el que está a cargo del sistema de acreditación en ese país. El CESU está integrado por una mayoría de rectores estatales y privados de Colombia, de académicos, de representantes del sector productivo e incluye un profesor universitario y un estudiante. Este organismo está presidido por el ministro de Educación y lo integra el jefe del Departamento Nacional de Planificación de Colombia; es decir, este organismo tiene solamente dos representantes gubernamentales de un total de 15 miembros. En España hay la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, la que por ley tiene que elevar los informes al Ministerio competente, en materia de universidades, y al Consejo de Universidades, sobre el desarrollo de los procesos de evaluación, certificación y acreditación en España. Esta Agencia desarrolla sus actividades de acuerdo con los principios de competencia técnica y científica, legalidad y seguridad jurídica, independencia y transparencia, atendiendo a los criterios de actuación usuales de estas instituciones en el ámbito internacional. En México hay la Secretaría de Evaluación del Sistema Educativo Nacional, que tiene como propósito vigilar el cumplimiento de la evaluación y acreditación del sistema de educación, y está a cargo de las autoridades educativas de la Federación, de las entidades federativas y de los municipios. En Perú, el Estado garantiza el funcionamiento de un Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa en todo el terri-

38

torio. Este sistema responde con flexibilidad a las características y especificidades de cada región del país y opera a través de un organismo autónomo, dotado de un régimen legal y administrativo que garantiza su independencia. Y en Ecuador, de acuerdo con el proyecto de Ley de Educación Superior de la Senplades (artículo 180), se establece la Agencia Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, que obliga a las universidades y escuelas politécnicas y demás instituciones de educación superior a someterse a evaluaciones internas y externas, a la acreditación, a la categorización y al aseguramiento de la calidad. De acuerdo con la Constitución, en este organismo no podrán estar representantes de las instituciones de educación superior, para evitar que sean juez y parte. En el artículo 182 se determinan las amplias funciones que tiene este organismo, con 20 literales. Ante este organismo técnico de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad, todo el Sistema de Educación Superior deberá rendir cuentas de una autonomía responsable, como manda la Constitución. El organismo técnico de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad tiene la responsabilidad de medir, evaluar y garantizar que el Sistema de Educación Superior del Ecuador responda con calidad. Calidad es la palabra clave. Pero para responder con calidad es necesario respetar el precepto constitucional de la autonomía, para autogobernarse. En caso de que las universidades fallen deberán ser sancionadas de acuerdo con lo que establece la ley, incluyendo la posibilidad de que este organismo técnico pida su extinción a la Asamblea.

1.7

Extracto de las legislaciones estudiadas

ARGENTINA
Ley Nacional de Educación Superior N°. 24.521 Publicada el 10 de agosto de 1995 Número de artículos: 89

39

Resumen La legislación argentina establece una clara diferencia entre las universidades nacionales o públicas y las privadas. La Ley Nacional de Educación Superior, en su artículo 29, garantiza autonomía académica e institucional. Para las universidades nacionales existen, además, lineamientos obligatorios, indicados en el Capítulo 4, artículos del 52 al 61; en cambio, las universidades privadas pueden funcionar conforme a lo que disponen sus estatutos, que se dictan y reforman autónomamente, ya que la ley no presenta limitación alguna para la autonomía de las universidades privadas. La evaluación externa de las universidades estará a cargo de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria o de entidades privadas constituidas para tal fin, según los artículos del 43 al 47. La Ley Nacional de Educación Superior Argentina señala que, el Ministerio de Cultura y Educación formulará las políticas generales en materia universitaria, asegurando la participación de los Órganos de Coordinación y Consulta, como son, en sus respectivos ámbitos: el Consejo de Universidades, el Consejo Interuniversitario Nacional, el Consejo de Rectores de Universidades Privadas y los Consejos Regionales de Planificación de la Educación Superior, siempre respetando el régimen académico establecido para las instituciones universitarias, como se dispone en los artículos del 70 al 73. • Diferenciación entre instituciones de educación superior públicas y particulares

El siguiente artículo determina las diferentes Instituciones de Educación, que integran la Formación Superior en la Argentina: “Artículo 1. Están comprendidas dentro de la presente ley las instituciones de formación superior, sean universitarias o no universitarias, nacionales, provinciales o municipales, tanto estatales como privadas, todas las cuales forman parte del Sistema Educativo Nacional regulado por la ley 24.195” 29.

29 Ley Federal de Educación N° 24.195; Promulgada en abril 29 de 1993.

40

Autonomía

La autonomía que otorga la legislación argentina a las instituciones universitarias es absoluta, sin limitar lo fundamental, como lo señala el siguiente artículo: “Artículo 29. Las instituciones universitarias tendrán autonomía académica e institucional, que comprende básicamente las siguientes atribuciones: Dictar y reformar sus estatutos, los que serán comunicados al Ministerio de Cultura y Educación a los fines establecidos en el Artículo 34 de la presente ley30; Definir sus órganos de gobierno, establecer sus funciones, decidir su integración y elegir sus autoridades de acuerdo con lo que establezcan los estatutos y lo que prescribe la presente ley; Administrar sus bienes y recursos, conforme a sus estatutos y las leyes que regulan la materia; Crear carreras universitarias de grado y de posgrado; Formular y desarrollar planes de estudio, de investigación científica y de extensión y servicios a la comunidad incluyendo la enseñanza de la ética profesional; Otorgar grados académicos y títulos habilitantes conforme a las condiciones que se establecen en la presente ley; Impartir enseñanza, con fines de experimentación, de innovación pedagógica o de práctica profesional docente, en los niveles preuniversitarios, debiendo continuar en funcionamiento los establecimientos existentes actualmente que reúnan dichas características;

a)

b)

c) d) e) f) g)

30 “Artículo 34. Los estatutos, así como sus modificaciones, entrarán en vigencia a partir de su publicación en el Boletín Oficial, debiendo ser comunicados al Ministerio de Educación a efectos de verificar su adecuación a la presente ley y ordenar, en su caso, dicha publicación. Si el Ministerio considerara que los mismos no se ajustan a la presente ley, deberá plantear sus observaciones dentro de los diez días a contar de la comunicación oficial ante la Cámara Federal de Apelaciones, la que decidirá en un plazo de veinte días, sin más trámite que una vista a la institución universitaria. Si el Ministerio no planteara observaciones en la forma indicada dentro del plazo establecido, los estatutos se considerarán aprobados y deberán ser publicados. Los estatutos deben prever explícitamente; su sede principal, los objetivos de la institución, su estructura organizativa, la integración y funciones de los distintos órganos de gobierno, así como el régimen de la docencia y de la investigación y pautas de Administración económico-financiera”. Ley Nacional de Educación Superior Nº 24.521

41

h) i) j) k) l) m) n) o)

Establecer el régimen de acceso, permanencia y promoción del personal docente y no docente; Designar y remover al personal; Establecer el régimen de admisión, permanencia y promoción de los estudiantes, así como el régimen de equivalencias; Revalidar, solo como atribución de las universidades nacionales, títulos extranjeros; Fijar el régimen de convivencia; Desarrollar y participar en emprendimientos que favorezcan el avance y aplicación de los conocimientos; Mantener relaciones de carácter educativo, científico y cultural con instituciones del país y del extranjero; Reconocer oficialmente asociaciones de estudiantes, cumplidos que sean los requisitos que establezca la reglamentación, lo que conferirá a tales entidades personaría jurídica. Gobierno

“Artículo 52. Los estatutos de las instituciones universitarias nacionales deben prever sus órganos de gobierno, tanto colegiados como unipersonales, así como su composición y atribuciones. Los órganos colegiados tendrán básicamente funciones normativas generales, de definición de políticas y de control en sus respectivos ámbitos, en tanto los unipersonales tendrán funciones ejecutivas”. “Artículo 53. Los órganos colegiados de gobierno estarán integrados de acuerdo a lo que determinen los estatutos de cada universidad, los que deberán asegurar: a) b) Que el claustro docente tenga la mayor representación relativa, que no podrá ser inferior al cincuenta por ciento (50%) de la totalidad de sus miembros; Que los representantes de los estudiantes sean alumnos regulares y tengan aprobado por lo menos el treinta por ciento (30%) del total de asignaturas de la carrera que cursan;

42

c) d)

Que el personal no docente tenga representación en dichos cuerpos con el alcance que determine cada institución; Que los graduados, en caso de ser incorporados a los cuerpos colegiados, puedan elegir y ser elegidos si no tienen relación de dependencia con la institución universitaria. Los decanos o autoridades docentes equivalentes serán miembros natos del Consejo Superior u órgano que cumpla similares funciones. Podrá extenderse la misma consideración a los directores de carrera de carácter electivo que integren los cuerpos académicos, en las instituciones que por su estructura organizativa prevean dichos cargos”.

“Artículo 54. El rector o presidente, el vicerrector o vicepresidente y los titulares de los demás órganos unipersonales de gobierno durarán en sus funciones tres (3) años como mínimo. El cargo de rector o presidente será de dedicación exclusiva y para acceder a él se requerirá ser o haber sido profesor por concurso de una universidad nacional”. “Artículo 55. Los representantes de los docentes, que deberán haber accedido a sus cargos por concurso, serán elegidos por docentes que reúnan igual calidad. Los representantes estudiantiles serán elegidos por sus pares, siempre que estos tengan el rendimiento académico mínimo que establece el artículo 50”. “Artículo 56. Los estatutos podrán prever la constitución de un Consejo Social, en el que estén representados los distintos sectores e intereses de la comunidad local, con la misión de cooperar con la institución universitaria en su articulación con el medio en que está inserta. Podrá igualmente preverse que el Consejo Social esté representado en los órganos colegiados de la institución”. “Artículo 57. Los estatutos preverán la constitución de un tribunal universitario, que tendrá por función sustanciar juicios académicos y entender en toda cuestión ético-disciplinaria en que estuviera involucrado personal docente. Estará integrado por profesores eméritos o consultas, o por profesores por concurso que tengan una antigüedad en la docencia universitaria de por lo menos diez (10) años”.

43

“Artículo 58. Corresponde al Estado nacional asegurar el aporte financiero para el sostenimiento de las instituciones universitarias nacionales, que garantice su normal funcionamiento, desarrollo y cumplimiento de sus fines. Para la distribución de ese aporte entre las mismas se tendrán especialmente en cuenta indicadores de eficiencia y equidad. En ningún caso podrá disminuirse el aporte del Tesoro nacional como contrapartida de la generación de recursos complementarios por parte de las instituciones universitarias nacionales.” “Artículo 59. Las instituciones universitarias nacionales tienen autarquía económico-financiera, la que ejercerán dentro del régimen de la ley 24.156 de Administración Financiera y Sistemas de Control del Sector Público Nacional. En ese marco corresponde a dichas instituciones: a) b) c) Administrar su patrimonio y aprobar su presupuesto. Los recursos no utilizados al cierre de cada ejercicio se transferirán automáticamente al siguiente; Fijar su régimen salarial y de administración de personal; Podrán dictar normas relativas a la generación de recursos adicionales a los aportes del Tesoro nacional, mediante la venta de bienes, productos, derechos o servicios, subsidios, contribuciones, herencias, derechos o tasas por los servicios que presten, así como todo otro recurso que pudiera corresponderles por cualquier título o actividad. Los recursos adicionales que provinieren de contribuciones o tasas por los estudios de grado deberán destinarse prioritariamente a becas, préstamos, subsidios o créditos u otro tipo de ayuda estudiantil y apoyo didáctico; estos recursos adicionales no podrán utilizarse para financiar gastos corrientes. Los sistemas de becas, préstamos u otro tipo de ayuda estarán fundamentalmente destinados a aquellos estudiantes que demuestren aptitud suficiente y respondan adecuadamente a las exigencias académicas de la institución y que por razones económicas no pudieran acceder o continuar los estudios universitarios, de forma tal que nadie se vea imposibilitado por ese motivo de cursar tales estudios; Garantizar el normal desenvolvimiento de sus unidades asistenciales, asegurándoles el manejo descentralizado de los fondos que ellas generen, con acuerdo a las normas que dicten sus Consejos Superiores y a la legislación vigente;

d)

44

e)

f)

Constituir personas jurídicas de derecho público o privado, o participar en ellas, no requiriéndose adoptar una forma jurídica diferente para acceder a los beneficios de la ley 23.877; Aplicar el régimen general de contrataciones, de responsabilidad patrimonial y de gestión de bienes reales, con las excepciones que establezca la reglamentación. El rector y los miembros del Consejo Superior de las instituciones universitarias nacionales serán responsables de su administración según su participación, debiendo responder en los términos y con los alcances previstos en los artículos 130 y 131 de la ley 24.156. En ningún caso el Estado nacional responderá por las obligaciones asumidas por las instituciones universitarias que importen un perjuicio para el Tesoro nacional”.

“Artículo 60. Las instituciones universitarias nacionales podrán promover la constitución de fundaciones, sociedades u otras formas de asociación civil, destinadas a apoyar su labor, a facilitar las relaciones con el medio, a dar respuesta a sus necesidades y a promover las condiciones necesarias para el cumplimiento de sus fines y objetivos”. “Artículo 61. El Congreso Nacional debe disponer de la partida presupuestaria anual correspondiente al nivel de educación superior, de un porcentaje que será destinado a becas y subsidios en ese nivel, otorgabas por el Congreso de la Nación y ejecutables a partir de lo dispuesto en el artículo 75, inciso 19 de la Constitución Nacional, por parte del Tesoro de la Nación”. • Organismos de evaluación y acreditación

“Artículo 43. Cuando se trate de títulos correspondientes a profesionales regulados por el Estado, cuyo ejercicio pudiera comprometer el interés público poniendo en riesgo de modo directo la salud, la seguridad, los derechos, los bienes o la formación de los habitantes, se requerirá que se respeten, además de la carga horaria a la que hace referencia el artículo anterior, los siguientes requisitos:

45

a)

b)

Los planes de estudio deberán tener en cuenta los contenidos curriculares básicos y los criterios sobre intensidad de la formación práctica que establezca el Ministerio de Educación, en acuerdo con el Consejo de Universidades; Las carreras respectivas deberán ser acreditadas periódicamente por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria o por entidades privadas constituidas con ese fin debidamente reconocidas. El Ministerio de Educación determinará con criterio restrictivo, en acuerdo con el Consejo de universidades, la nómina de tales títulos, así como las actividades profesionales reservadas exclusivamente para ellos”.

“Artículo 44. Las instituciones universitarias deberán asegurar el funcionamiento de instancias internas de evaluación institucional, que tendrán por objeto analizar los logros y dificultades en el cumplimiento de sus funciones, así como sugerir medidas para su mejoramiento. Las autoevaluaciones se complementarán con evaluaciones externas, que se harán como mínimo cada seis (6) años, en el marco de los objetivos definidos por cada institución. Abarcará las funciones de docencia, investigación y extensión, y en el caso de las instituciones universitarias nacionales, también la gestión institucional. Las evaluaciones externas estarán a cargo de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria o de entidades privadas constituidas con ese fin, conforme se prevé en el artículo 45, en ambos casos con la participación de pares académicos de reconocida competencia. Las recomendaciones para el mejoramiento institucional que surjan de las evaluaciones tendrán carácter público”. “Artículo 45. Las entidades privadas que se constituyan con fines de evaluación y acreditación de instituciones universitarias deberán contar con el reconocimiento del Ministerio de Cultura y Educación, previamente el dictamen de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria. Los patrones y estándares para los procesos de acreditación serán los que establezca el Ministerio previa consulta con el Consejo de Universidades”.

46

“Artículo 46. La Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria es un organismo descentralizado que funciona bajo jurisdicción del Ministerio de Cultura y Educación, y que tiene por funciones: a) b) Coordinar y llevar adelante la evaluación externa prevista en el artículo 44; Acreditar las carreras de grado a que se refiere el artículo 43, así como las carreras de posgrado, cualquiera sea el ámbito en que se desarrollen, conforme a los estándares que establezca el Ministerio de Cultura y Educación en consulta con el Consejo de Universidades; Pronunciarse sobre la consistencia y viabilidad del proyecto institucional que se requiere para que el Ministerio de Cultura y Educación autorice la puesta en marcha de una nueva institución universitaria nacional con posterioridad a su creación o el reconocimiento de una institución universitaria provincial; Preparar los informes requeridos para otorgar la autorización provisoria y el reconocimiento definitivo de las instituciones universitarias privadas, así como los informes en base a los cuales se evaluará el período de funcionamiento provisorio de dichas instituciones.”

c)

d)

“Artículo 47. La Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria estará integrada por doce (12) miembros designados por el Poder Ejecutivo nacional a propuesta de los siguientes organismos: tres (3) por el Consejo Interuniversitario Nacional, uno (1) por el Consejo de Rectores de Universidades Privadas, uno (1) por la Academia Nacional de Educación, tres (3) por cada una de las Cámaras del Honorable Congreso de la Nación, y uno (1) por el Ministerio de Cultura y Educación. Durarán en sus funciones cuatro años, con sistema de renovación parcial. En todos los casos deberá tratarse de personalidades de reconocida jerarquía académica y científica. La Comisión contará con presupuesto propio”. • Organismos de consulta y coordinación

“Artículo 70. Corresponde al Ministerio de Cultura y Educación la formulación de las políticas generales en materia universitaria, asegurando la participación de

47

los órganos de coordinación y consulta previstos en la presente ley y respetando el régimen de autonomía establecido para las instituciones universitarias”. “Artículo 71. Serán órganos de coordinación y consulta del sistema universitario, en sus respectivos ámbitos, el Consejo de Universidades, el Consejo Interuniversitario Nacional, el Consejo de Rectores de Universidades Privadas y los Consejos Regionales de Planificación de la Educación Superior”. “Artículo 72. El Consejo de Universidades será presidido por el ministro de Cultura y Educación, o por quien éste designe con categoría no inferior a secretario, y estará integrado por el Comité Ejecutivo del Consejo Interuniversitario Nacional, por la Comisión Directiva del Consejo de Rectores de Universidades Privadas, por un representante de cada Consejo Regional de Planificación de la Educación Superior que deberá ser rector de una institución universitaria, y por un representante del Consejo Federal de Cultura y Educación. Serán sus funciones: a) Proponer la definición de políticas y estrategias de desarrollo universitario, promover la cooperación entre las instituciones universitarias, así como la adopción de pautas para la coordinación del sistema universitario; Pronunciarse en aquellos asuntos sobre los cuales se requiera su intervención conforme a la presente ley; Acordar con el Consejo Federal de Cultura y Educación criterios y pautas para la articulación entre las instituciones educativas de nivel superior; Expedirse sobre otros asuntos que se les remita en consulta por la vía correspondiente”.

b) c) d)

“Artículo 73. El Consejo Interuniversitario Nacional estará integrado por los rectores o presidentes de las instituciones universitarias nacionales y provinciales reconocidas por la Nación, que estén definitivamente organizadas, y el Consejo de Rectores de Universidades Privadas estará integrado por los rectores o presidentes de las instituciones universitarias privadas. Dichos consejos tendrán por funciones:

48

a)

Coordinar los planes y actividades en materia académica, de investigación científica y de extensión entre las instituciones universitarias de sus respectivos ámbitos; b) Ser órganos de consulta en las materias y cuestiones que prevé la presente ley; c) Participar en el Consejo de Universidades. Cada Consejo se dará su propio reglamento conforme al cual regulará su funcionamiento interno”.

BRASIL
Ley de Directrices y Bases de la Educación Nacional Publicada el 20 de diciembre de 1996 Número de artículos: 15 relacionados con la Educación Superior de un total de 86 artículos. Resumen La Ley establece una clara distinción entre universidades públicas y privadas en su artículo 45. En su artículo 53 garantiza la autonomía universitaria, consagrada en el artículo 207 de la Constitución brasileña. En síntesis, la Constitución y la Ley de Educación brasileña garantizan la autonomía: normativa, administrativa, académica, investigativa, de manejo financiero y patrimonial. El artículo 56 indica que sólo las universidades públicas deben implantar el sistema del cogobierno. Sin embargo, la Ley de Educación Superior norma que las universidades públicas son autarquías especiales, con todas las autonomías consagradas anteriormente y se gobiernan por sus propios estatutos. El Consejo Nacional de Educación (CNE), dependiente del Ministerio de Educación, es el órgano con las atribuciones normativas, deliberativas y de asesoramiento al Ministro de Estado de Educación, en el desempeño de las funciones y atri-

49

buciones del poder público federal en materia de educación; le corresponde formular la política nacional en educación. El Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes) se encarga de la evaluación de las instituciones, evaluación de los cursos, evaluación del desempeño de los estudiantes. El instrumento usado en la evaluación se llama Paideia (Proceso de Evaluación Integrado del Desarrollo Educacional y de la Innovación en el Área del Conocimiento). • Diferenciacion entre instituciones de educación superior públicas y particulares

“Artículo 45. La educación superior será impartida en instituciones de educación superior, públicas o privadas, con varios grados de alcance o especialización”. • Autonomía

La Constitución del Brasil consagra para las universidades la autonomía a través del artículo 207, que dice: “Artículo. 207. Las universidades gozan de autonomía didáctico-científica, administrativa y de gestión financiera y patrimonial y obedecerán al principio de la indisociabilidad entre enseñanza, investigación y divulgación”. Al tenor de la Constitución la ley de Educación, en su artículo 53, aplica el concepto de autonomía y lo concreta en el siguiente artículo: “Artículo 53. En el ejercicio de su autonomía se aseguran para las universidades, sin perjuicio de otras, las siguientes atribuciones: 1. Crear, organizar y extinguir, en su sede, cursos y programas de educación superior previstos en esta ley, obedeciendo las normas generales de la Unión y, cuando sea el caso, del respectivo sistema de enseñanza; Fijar los currículos de sus cursos y programas, observando las directrices generales pertinentes;

2.

50

3. 4. 5. 6. 7. 8.

Establecer planes, programas y proyectos de investigación científica, producción artística y actividades de extensión; Fijar el número de plazas de acuerdo con la capacidad institucional y las exigencias de su medio; Elaborar y reformar sus estatutos y reglamentos en consonancia con las normas generales atinentes; Conferir grados, diplomas y otros títulos; Firmar contratos, acuerdos y convenios; Aprobar y ejecutar planes, programas y proyectos de inversión referentes a obras, servicios adquisiciones en general, así como administrar las utilidades conforme a disposiciones institucionales”. Gobierno

“Artículo 56. Las instituciones públicas de educación superior obedecerán el principio de gestión democrática, asegurando la existencia de órganos colegiados deliberativos, de participación”. i. Estatuto de la Universidad Federal de Río de Janeiro (traducción) “Artículo 1. La Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), institución de enseñanza, investigación y extensión, con sede en la ciudad de Río de Janeiro, en el estado de Río de Janeiro, creada por el decreto Nº 14.343 del 7 septiembre de 1920, con el nombre de Universidad de Río de Janeiro, reorganizada por la Ley Nº 452, sobre el nombre de Universidad del Brasil, a la cual fue otorgada autonomía por el Decreto-ley Nº 8.393, del 17 de diciembre de 1945, pasando a denominarse Universidad Federal de Río de Janeiro por la Ley 4.831, del 5 de noviembre de 1965, actualmente constituida de acuerdo al Plan de reestructuración aprobado por el decreto Nº 60455-A, del 13 de marzo de 1967, es persona jurídica de derecho público, estructurada en la forma de autarquía de naturaleza especial, dotada de autonomía didáctico-científica, administrativa, disciplinaria y de gestión financiera y patrimonial”.

51

“1ª A. Autonomía didáctico-científica consiste en la facultad de: 1. Establecer su política de enseñanza e investigación, sus planes, programas y proyectos de investigación científica, producción artística y actividades de extensión; Crear, organizar, modificar y extinguir cursos, observando la legislación vigente y las exigencias del medio social, económico y cultural; Fijar los currículos de sus cursos, observando las directrices generales pertinentes; Establecer su régimen académico y didáctico, en los términos de la legislación vigente; Fijar criterios para la selección, admisión, promoción y habilitación de alumnos respetando las disposiciones legales; Conferir grados, diplomas, títulos y otras dignidades universitarias; Fijar el número de plazas de acuerdo con la capacidad y las exigencias de su medio”. “2º A. Autonomía administrativa consiste en la facultad de: 1. 2. 3. Elaborar y reformar su propio estatuto y/o su Reglamento General, en consonancia con las norma generales; Aprobar los reglamentos de los centros y sus unidades; Indicar, en una lista triple los nombres para rector, vicerrector, director y vicedirector de unidad universitaria, destinadas a la nominación de una de ellas por la autoridad competente, en los términos de la legislación vigente; Disponer, respetando la legislación específica, sobre el personal docente y técnico-administrativo; Admitir personal, dentro de la dotación presupuestaria u otros recursos, mediante nombramiento o contrato, en los términos de la legislación vigente; Aceptar la renuncia del personal, respetando la legislación vigente”.

2. 3. 4. 5. 6. 7.

4. 5. 6.

52

“3º A. Autonomía de gestión financiera y patrimonial consiste en la facultad de: 1. 2. 3. 4. 5. Administrar su patrimonio y disponer de él, observando la legislación vigente; Aceptar subvenciones, donaciones y legados, y cooperación financiera proveniente de convenios con entidades públicas o privadas; Organizar y ejecutar el presupuesto, cabiendo al responsable por su aplicación la rendición de cuentas; Administrar sus rendimientos; Contraer préstamos para la construcción y adquisición de inmuebles y la compra e instalación de equipos de enseñanza e investigación”.

“4º A. La Autonomía disciplinaria consiste, principalmente, en la facultad de fijar el régimen de sanciones aplicables a los cuerpos docentes, técnico-administrativo y discente, y hacerlas imponer, obedeciendo los estatutos legales y las reglas generales de derecho”. “Artículo 2. La Universidad se rige, en conformidad con las leyes vigentes, a través de este Estatuto y, además: 1. 2. 3. 4. 5. • Por el Reglamento General de la Universidad; Por los Reglamentos de los Centros Universitarios; Por los Reglamentos de las Unidades Universitarias; Por las resoluciones de los organismos colegiados; Por las normas y disposiciones de servicio”. Organismos de evaluación y acreditación El Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes) Fue creado el 14 de abril del 2004; está formado por tres componentes: - Evaluación de las instituciones - Evaluación de los cursos

53

- Evaluación del desempeño de los estudiantes El Sinaes evalúa todos los aspectos que giran alrededor de estos ejes: - Enseñanza - Investigación - Extensión - Responsabilidad social - Desempeño de los alumnos - Gestión institucional - El cuerpo docente - Instalaciones - Otros aspectos El instrumento usado en la evaluación se llama Paideia (Proceso de evaluación integrado del desarrollo Educacional y de la Innovación en el Área del Conocimiento). • Organismos de Consulta y Coordinación

Consejo Nacional de Educación (CNE) El Consejo Nacional de Educación es un órgano colegiado integrante de la estructura de la administración directa del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), y fue creado en los términos de ley el 24 de noviembre de 1995; las normas de su funcionamiento constan en el Reglamento Interno aprobado por el MEC el 2 de septiembre de 1999. Las atribuciones del CNE son normativas, deliberativas y de asesoramiento al ministro de Estado de Educación, en el desempeño de las funciones y atribuciones del poder público federal en materia de educación; le cabe formular la política nacional en materia de educación.

54

CHILE
Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza N°. 18.962. Publicada el 10 de marzo de 1990 Número de artículos: 86 artículos y 8 transitorias Resumen De acuerdo con la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza y con su artículo 34 se hace distinción entre las universidades estatales y las privadas. La ley Orgánica Constitucional de Enseñanza en sus artículos del 75 al 77 y la de Universidades en su artículo 1, de manera precisa y clara, destaca la autonomía universitaria. Sobre el órgano rector coordinador, la Ley de Chile crea el Consejo Superior, que está conformado por representantes del Ejecutivo y de los diferentes componentes del Sistema de Educación Superior. Se puede destacar que el número de representantes de las universidades públicas es el mismo que el de las universidades privadas. Las funciones del Consejo Superior están definidas en el artículo 32 de la Ley Orgánica Constitucional de Educación y son las de aprobar la creación de nuevas universidades, acreditar a las mismas y sancionarlas si no cumplen con sus objetivos. Es decir, que tiene las dos funciones de los dos organismos que plantea el anteproyecto del Ecuador. • Diferenciación entre instituciones de educación superior públicas y particulares i. Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza “Artículo 34. Las universidades, los institutos profesionales y los centros de formación técnica estatales sólo podrán crearse por ley. Las universidades que no tengan tal carácter deberán crearse conforme a los procedimientos establecidos en esta ley, y serán siempre corporaciones de derecho privado, sin fines de lucro para el efecto de tener reconocimiento oficial.

55

Los institutos profesionales y centros de formación técnica de carácter privado podrán ser creados por cualquier persona natural o jurídica de conformidad con esta ley, debiendo organizarse siempre como personas jurídicas de derecho privado para el efecto de tener reconocimiento oficial. Estas entidades no podrán tener otro objeto que la creación, organización y mantención de un instituto profesional o un centro de formación técnica según el caso: todo ello sin perjuicio de la realización de otras actividades que contribuyan a la consecución de su objeto. Los establecimientos de educación superior a los que se refiere el literal d) del artículo precedente se regirán en cuanto a su creación, funcionamiento y planes de estudios, por sus respectivos reglamentos orgánicos y de funcionamiento y se relacionarán con el Estado a través del Ministerio de Defensa Nacional”. • Autonomía i. Ley de Universidades “Artículo 1. Las universidades están integradas por profesores, estudiantes y graduados. Se dedican al estudio, la investigación, la educación y la difusión del saber y la cultura y su extensión y protección social. Tienen autonomía académica, normativa y administrativa dentro de la ley”. ii. Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza “Artículo 75 (76) Se entiende por autonomía el derecho de cada establecimiento de educación superior a regirse por sí mismo, de conformidad con lo establecido en sus estatutos en todo lo concerniente al cumplimiento de sus finalidades y comprende la autonomía académica, económica y administrativa. La autonomía académica incluye la potestad de las entidades de educación superior para decidir por sí mismas la forma cómo se cumplan sus funciones de docencia, investigación y extensión y la fijación de sus planes y programas de estudio. La autonomía económica permite a dichos establecimientos disponer de sus recursos para satisfacer los fines que le son propios de acuerdo con sus estatutos y las leyes.

56

La autonomía administrativa faculta a cada establecimiento de educación superior para organizar su funcionamiento de la manera que estime más adecuada de conformidad con sus estatutos y las leyes”. “Artículo 76 (77). La libertad académica incluye la facultad de abrir, organizar y mantener establecimientos educacionales, cumpliendo los requisitos establecidos por la ley, y la de buscar y enseñar la verdad conforme con los cánones de la razón y los métodos de la ciencia”. “Artículo 77 (78). La autonomía y la libertad académica no autoriza a las entidades de educación superior para amparar ni fomentar acciones o conductas incompatibles con el orden jurídico ni permite actividades orientadas a propagar, directa o indirectamente, tendencia político partidista alguno”. “Artículo 78 (79). Los recintos y lugares que ocupen las entidades de educación superior en la realización de sus funciones no podrán ser destinados ni utilizados para actos tendientes a propagar o ejecutar actividades perturbadoras para sus labores. Corresponderá a las autoridades respectivas velar por el estricto cumplimiento de lo dispuesto en el inciso anterior y arbitrar las medidas necesarias para evitar la utilización de dichos recintos y lugares para actividades prohibidas en el inciso precedente”. “Artículo 79 (80). Los establecimientos de educación superior establecerán en sus respectivos estatutos los mecanismos que resguarden debidamente los principios a que se hace referencia en los artículos anteriores”. • Organismos de consulta y coordinación

“Artículo 32. Crease el Consejo Superior de Educación, organismo autónomo con personalidad jurídica y patrimonio propio que se relacionará con el Presidente de la República a través del Ministerio de Educación Pública.

57

Se excluye a este organismo de la aplicación de las normas del Título II de la ley Nº 18.575.31 Dicho Consejo tendrá los siguientes integrantes: a) El Ministro de Educación Pública o el representante que éste designe. Presidirá el Consejo el Ministro de Educación Pública, en el caso que asista a las sesiones. Un académico universitario designado por los rectores de las universidades estatales chilenas, en reunión convocada por el rector de la universidad más antigua; Un académico, designado por las universidades privadas que gocen de autonomía académica, en reunión convocada por el rector de la universidad privada más antigua; Un académico designado por los rectores de los institutos profesionales chilenos que gocen de autonomía académica, en reunión convocada por el rector del instituto más antiguo; Dos representantes de las Academias del Instituto de Chile, elegidos por dicho organismo de entre sus miembros; Un académico designado por la Excma. Corte Suprema de Justicia; Un académico designado conjuntamente por el Consejo Superior de Ciencias y el Consejo Superior de Desarrollo Tecnológico. La designación de este representante se hará en forma alternada, en el orden indicado; Un académico designado por los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y el general director de Carabineros de Chile; El Secretario Ejecutivo, que tendrá sólo derecho a voz.

b)

c)

d)

e) f) g)

h) i)

Los académicos deberán tener la jerarquía de profesores titulares o su equivalente. El Consejo designará de entre los consejeros señalados en las letras b), c), d), e), f ), g) y h) que sean académicos universitarios, un vicepresidente que presidirá el Consejo en caso de ausencia del Ministro de Educación Pública.

31 Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado N° 18.575, Título II Normas especiales.

58

Permanecerá en esa calidad por un período de dos años o por el tiempo que le reste como consejero y no podrá ser reelegido. Los miembros del Consejo durarán cuatro años en sus cargos, y podrán ser designados nuevamente por una sola vez”. “Artículo 37. Corresponderán al Consejo Superior de Educación las siguientes atribuciones: a) Pronunciarse sobre los proyectos institucionales que presenten las distintas universidades e institutos profesionales para los efectos de su reconocimiento oficial; Verificar progresivamente el desarrollo de los proyectos institucionales de conformidad con las normas de acreditación establecidas en esta ley; Establecer sistema de examinación selectiva para las instituciones de educación sometidas a procesos de acreditación, salvo que el Consejo declare exentas determinadas carreras. Dicha exención no procederá respecto de aquellas carreras cuyos títulos profesionales requieren haber obtenido previamente a su otorgamiento el grado de licenciado. Esta examinación tendrá por objeto evaluar el cumplimiento de los planes y programas de estudio y el rendimiento de los alumnos; Recomendar al Ministro de Educación Pública la aplicación de sanciones a las entidades en proceso de acreditación; Informar el Ministro de Educación Pública respecto de las materias establecidas en los artículos 18 y 19 de esta ley, en el plazo máximo de sesenta días contados desde la recepción de la solicitud por parte del Ministerio. Si el Consejo no se pronunciare dentro de dicho plazo, se entenderá cumplido el trámite respectivo; Servir como órgano consultivo del Ministerio de Educación Pública en las materias relacionadas con la presente ley; Designar al Secretario Ejecutivo, el que permanecerá en el cargo mientras cuente con la confianza del Consejo; Designar comisiones adhoc en todos aquellos casos en que sea necesaria la asesoría de expertos en materias especiales o sobre aquellas en que por su trascendencia se encuentre involucrada la fe pública;

b) c)

d) e)

f) g) h)

59

i) j) k) l)

Encomendar la ejecución de acciones o servicios a personas o instituciones públicas o privadas, para el debido cumplimiento de sus funciones; Dar cumplimiento a lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 39; Desarrollar toda otra actividad que diga relación con sus objetivos; Establecer su reglamento interno de funcionamiento”.

COLOMBIA
Ley 30 de Educación Superior Publicada el 29 de diciembre de 1992 Número de artículos: 143 Resumen La ley que regula la educación superior en Colombia, en su artículo 23, hace una distinción entre las universidades, “por razón de su origen”: estatales u oficiales, privadas y de economía solidaria. De igual manera, en el artículo 57 de la misma ley se define con absoluta claridad que se entiende por universidades estatales a los entes universitarios autónomos con las siguientes características: personería jurídica, autonomía académica, administrativa y financiera, patrimonio independiente y podrán elaborar y manejar su presupuesto de acuerdo con las funciones que le corresponden. Los artículos 98 y 99 definen las instituciones de educación superior de carácter privado como “personas jurídicas de utilidad común, sin ánimo de lucro, organizadas como corporaciones, fundaciones o instituciones de economía solidaria”. La Ley 30 de Educación Superior garantiza plenamente la autonomía universitaria y personal, según sus artículos 3 y 4. Así mismo, en sus artículos 28 y 29, correspondientes al alcance de la autonomía universitaria, “reconoce a las universidades el derecho a darse y modificar sus estatutos, designar sus autoridades académicas y administrativas, crear, organizar y desarrollar sus programas académicos, definir y

60

organizar sus labores formativas, académicas, docentes, científicas y culturales, otorgar los títulos correspondientes, seleccionar a sus profesores, admitir a sus alumnos y adoptar sus correspondientes regímenes y establecer, arbitrar y aplicar sus recursos para el cumplimiento de su misión social y de su función institucional”. El artículo 31 dispone que de conformidad con los artículos 6732 y 18933, numerales 21, 22 y 26 de la Constitución Política de Colombia y de acuerdo con la presente Ley, el fomento, la inspección y vigilancia de la enseñanza corresponde al Presidente de la República. Es decir, el presidente será quien, en primera instancia, asegure la calidad de la educación colombiana, respetando su autonomía. Los artículos 34 al 40 de la Ley describen los organismos de asesoría y ejecución, respectivamente: El Consejo Nacional de Educación Superior (CESU)34, “con funciones de coordinación, planificación, recomendación y asesoría” y el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES)35, cuya función principal será “ejecutar las políticas que en materia de Educación Superior trace el Gobierno Nacional, lo mismo que ejercer la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU)”. Estos dos organismos cuentan con tres comités asesores que permiten el logro de los objetivos de la Educación

32 “Artículo 67. La educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la cultura. La educación formará al colombiano en el respeto a los derechos humanos, a la paz y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente. El Estado, la sociedad y la familia son responsables de la educación, que será obligatoria entre los cinco y los quince años de edad y que comprenderá como mínimo, un año de preescolar y nueve de educación básica. La educación será gratuita en las instituciones del Estado, sin perjuicio del cobro de derechos académicos a quienes puedan sufragarlos. Corresponde al Estado regular y ejercer la suprema inspección y vigilancia de la educación con el fin de velar por su calidad, por el cumplimiento de sus fines y por la mejor formación moral, intelectual y física de los educandos; garantizar el adecuado cubrimiento del servicio y asegurar a los menores las condiciones necesarias para su acceso y permanencia en el sistema educativo. La Nación y las entidades territoriales participarán en la dirección, financiación y administración de los servicios educativos estatales, en los términos que señalen la Constitución y la ley”. 33 “Artículo 189. Corresponde al Presidente de la República como Jefe de Estado, Jefe del Gobierno y Suprema Autoridad Administrativa: 21. Ejercer la inspección y vigilancia de la enseñanza conforme a la ley. 22. Ejercer la inspección y vigilancia de la prestación de los servicios públicos. 26. Ejercer la inspección y vigilancia sobre instituciones de utilidad común para que sus rentas se conserven y sean debidamente aplicadas y para que en todo lo esencial se cumpla con la voluntad de los fundadores”. 34 Integrado por 16 miembros: 7 Rectores de Universidades, 3 Representantes del Gobierno, 2 Representantes del Sector Productivo, principalmente. 35 Integrado por 7 miembros: 3 ex rectores, 3 Representantes del Gobierno y 1 Científico.

61

Superior. La Ley prevé la existencia de Sistemas Nacionales de Acreditación e Información en los artículos 53 al 56. El primero contará con un Consejo Nacional de Acreditación; integrado, entre otros, por las comunidades académicas y científicas y dependerá del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU). • Diferenciación entre instituciones de educación superior públicas y particulares

“Artículo 23. Por razón de su origen, las instituciones de Educación Superior se clasifican en: estatales u oficiales, privadas y de economía solidaria”. “Artículo 57. Las universidades estatales u oficiales deben organizarse como entes universitarios autónomos, con régimen especial y vinculados al Ministerio de Educación Nacional en lo que se refiere a las políticas y la planeación del sector educativo. Los entes universitarios autónomos tendrán las siguientes características: personería jurídica, autonomía académica, administrativa y financiera, patrimonio independiente y podrán elaborar y manejar su presupuesto de acuerdo con las funciones que le correspondan. Inciso 30. Modificado por el artículo 1 de la Ley 647 de 2001. El nuevo texto es el siguiente: El carácter especial del régimen de las universidades estatales u oficiales, comprenderá la organización y elección de directivas, del personal docente y administrativo, el sistema de las universidades estatales u oficiales, el régimen financiero, el régimen de contratación y control fiscal y su propia seguridad social en salud, de acuerdo con la presente ley”. “Artículo 98. Las instituciones privadas de Educación Superior deben ser personas jurídicas de utilidad común, sin ánimo de lucro, organizadas como corporaciones, fundaciones o instituciones de economía solidaria”. “Artículo 99. El reconocimiento y la cancelación de la personería jurídica de las instituciones privadas de Educación Superior corresponden exclusivamente al Ministro de Educación Nacional, previo concepto del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU).

62

Parágrafo. Las personas que ocasionen la cancelación de la Personería Jurídica de una institución de Educación Superior serán responsables legalmente, previo el cumplimiento del debido proceso”. • Autonomía

“Artículo 3. El Estado, de conformidad con la Constitución Política de Colombia y con la presente Ley, garantiza la autonomía universitaria y vela por la calidad del servicio educativo a través del ejercicio de la suprema inspección y vigilancia de la Educación Superior”. “Artículo 4. La Educación Superior, sin perjuicio de los fines específicos de cada campo del saber, despertará en los educandos un espíritu reflexivo, orientado al logro de la autonomía personal, en un marco de libertad de pensamiento y de pluralismo ideológico que tenga en cuenta la universalidad de los saberes y la particularidad de las formas culturales existentes en el país. Por ello, la Educación Superior se desarrollará en un marco de libertades de enseñanza, de aprendizaje, de investigación y de cátedra”. “Artículo 28. La autonomía universitaria consagrada en la Constitución Política de Colombia y de conformidad con la presente Ley, reconoce a las universidades el derecho a darse y modificar sus estatutos, designar sus autoridades académicas y administrativas, crear, organizar y desarrollar sus programas académicos, definir y organizar sus labores formativas, académicas, docentes, científicas y culturales, otorgar los títulos correspondientes, seleccionar a sus profesores, admitir a sus alumnos y adoptar sus correspondientes regímenes y establecer, arbitrar y aplicar sus recursos para el cumplimiento de su misión social y de su función institucional”. “Artículo 29. La autonomía de las instituciones universitarias o escuelas tecnológicas y de las instituciones técnicas profesionales estará determinada por su campo de acción y de acuerdo con la presente Ley en los siguientes aspectos: a) Darse y modificar sus estatutos.

63

b) c) d) e) f) g)

Designar sus autoridades académicas y administrativas. Crear, desarrollar sus programas académicos, lo mismo que expedir los correspondientes títulos. Definir y organizar sus labores formativas, académicas, docentes, científicas, culturales y de extensión. Seleccionar y vincular a sus docentes, lo mismo que a sus alumnos. Adoptar el régimen de alumnos y docentes. Arbitrar y aplicar sus recursos para el cumplimiento de su misión social y de su función institucional.

Parágrafo. Para el desarrollo de lo contemplado en los literales a) y e) se requiere notificación al Ministro de Educación Nacional, a través del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES)”. • Organismos de evaluación y acreditación

“Artículo 53. Créase el Sistema Nacional de Acreditación para las instituciones de Educación Superior cuyo objetivo fundamental es garantizar a la sociedad que las instituciones que hacen parte del Sistema cumplen los más altos requisitos de calidad y que realizan sus propósitos y objetivos. Es voluntario de las instituciones de Educación Superior acogerse al Sistema de Acreditación. La acreditación tendrá carácter temporal. Las instituciones que se acrediten disfrutarán de las prerrogativas que para ellas establezca la ley y las que señale el Consejo Superior de Educación Superior (CESU)”. “Artículo 54. El Sistema previsto en el artículo anterior contará con un Consejo Nacional de Acreditación integrado, entre otros, por las comunidades académicas y científicas y dependerá del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), el cual definirá su reglamento, funciones e integración”.

64

“Artículo 55. La autoevaluación institucional es una tarea permanente de las instituciones de Educación Superior y hará parte del proceso de acreditación. El Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), a través del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES), cooperará con tales entidades para estimular y perfeccionar los procedimientos de autoevaluación institucional”. “Artículo 56. Créase el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior, el cual tendrá como objetivo fundamental divulgar información para orientar a la comunidad sobre la calidad, cantidad y características de las instituciones y programas del Sistema. La reglamentación del Sistema Nacional de Información corresponde al Consejo Nacional de Educación Superior (CESU)”. • Organismos de consulta y coordinación

“Artículo 31. De conformidad con los artículos 67 y 189, numerales 21, 22 y 26 de la Constitución Política de Colombia y de acuerdo con la presente Ley, el fomento, la inspección y vigilancia de la enseñanza que corresponde al Presidente de la República, estarán orientados a: a) b) c) d) e) Proteger las libertades de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra. Vigilar que se cumpla e impere plena e integralmente la garantía constitucional de la autonomía universitaria. Garantizar el derecho de los particulares a fundar establecimientos de Educación Superior conforme a la ley. Adoptar medidas para fortalecer la investigación en las instituciones de Educación Superior y ofrecer las condiciones especiales para su desarrollo. Facilitar a las personas aptas el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, al arte y a los demás bienes de la cultura, así como los mecanismos financieros que lo hagan viable. Crear incentivos para las personas e instituciones que desarrollen y fomenten la técnica, la ciencia, la tecnología, las humanidades, la filosofía y las artes.

f)

65

g) h) i)

Fomentar la producción del conocimiento y el acceso del país al dominio de la ciencia, la tecnología y la cultura. Propender a la creación de mecanismos de evaluación de la calidad de los programas académicos de las instituciones de Educación Superior. Fomentar el desarrollo del pensamiento científico y pedagógico en directivos y docentes de las instituciones de educación superior”.

“Artículo 34. Créase el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), de carácter permanente, como organismo del Gobierno Nacional vinculado al Ministerio de Educación Nacional, con funciones de coordinación, planificación, recomendación y asesoría”. “Artículo 35. El Consejo Nacional de Educación Superior (CESU) estará integrado así: a) b) c) d) e) f) g) h) i) j) k) l) m) n) El ministro de Educación Nacional, quien lo preside. El jefe del Departamento Nacional de Planeación. El rector de la Universidad Nacional de Colombia. El director del Fondo Colombiano de Investigaciones Científicas y Proyectos Especiales “Francisco José de Caldas”, Colciencias. Un rector de la universidad estatal u oficial. Dos rectores de universidades privadas. Un rector de universidad de economía solidaria. Un rector de una institución universitaria o escuela tecnológica, estatal u oficial. Un rector de institución técnica profesional estatal u oficial. Dos representantes del sector productivo. Un representante de la comunidad académica de universidad estatal u oficial. Un profesor universitario. Un estudiante de los últimos años de universidad. El director del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES), con voz pero sin voto.

66

Parágrafo. Para el escogimiento de los representantes establecidos en los literales e), f ), g), h), i), j), k), l) y m), el Gobierno Nacional establecerá una completa reglamentación que asegure la participación de cada uno de los estamentos representados, los cuales tendrán un período de dos años. Esta reglamentación será expedida dentro de los seis (6) meses siguientes a la vigencia de la presente Ley”. “Artículo 36. Son funciones del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU) proponer al Gobierno Nacional: a) b) Políticas y planes para la marcha de la Educación Superior. La reglamentación y procedimientos para: 1. Organizar el Sistema de Acreditación. 2. Organizar el Sistema Nacional de Información. 3. Organizar los exámenes de estado. 4. Establecer las pautas sobre la nomenclatura de títulos. 5. La creación de las instituciones de Educación Superior. 6. Establecer los requisitos de creación y funcionamiento de los programas académicos. La suspensión de las personerías jurídicas otorgadas a las instituciones de Educación Superior. Los mecanismos para evaluar la calidad académica de las instituciones de Educación Superior y de sus programas. Su propio reglamento de funcionamiento. Las funciones que considere pertinentes en desarrollo de la presente Ley.

c) d) e) f)

Parágrafo. El Consejo Nacional de Educación Superior (CESU) reglamentará la representación de las instituciones de Educación Superior de Economía Solidaria en los comités asesores contemplados en el artículo 45 de la presente Ley, de conformidad con su crecimiento y desarrollo académico”.

67

“Artículo 37. El Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES) es un establecimiento público del orden nacional, adscrito al Ministerio de Educación Nacional”. “Artículo 38. Las funciones del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES) son: a) Ejecutar las políticas que en materia de Educación Superior trace el Gobierno Nacional, lo mismo que ejercer la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU). Constituirse en centro de información y documentación de la Educación Superior, para lo cual las instituciones suministrarán los informes académicos, financieros y administrativos que se les soliciten. Realizar los estudios de base de la educación superior. Estimular la cooperación entre las instituciones de educación superior y de éstas con la comunidad internacional. Colaborar con las instituciones de educación superior para estimular y perfeccionar sus procedimientos de autoevaluación. Fomentar la preparación de docentes, investigadores, directivos y administradores de la educación superior. Promover el desarrollo de la investigación en las instituciones de educación superior. Estimular el desarrollo de las instituciones de educación superior en las regiones, así como su integración y cooperación. Homologar y convalidar títulos de estudios cursados en el exterior. Definir las pautas sobre la nomenclatura de los programas académicos de educación superior. Realizar los exámenes de estado de conformidad con la presente Ley”.

b)

c) d) e) f) g) h) i) j) k)

“Artículo 39. La dirección y administración del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES) estarán a cargo de una Junta Directiva y de un director general, quien es el representante legal del Instituto”.

68

“Artículo 40. La Junta Directiva del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES) estará integrada de la siguiente manera: a) b) c) d) e) f) g) El ministro de Educación Nacional o su delegado, quien la preside. El ministro de Hacienda o su delegado. Un delegado del Presidente de la República. Un ex rector de universidad estatal u oficial. Un ex rector de universidad privada. Un ex rector de universidad de economía solidaria. El director general del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES), con voz pero sin voto.

Parágrafo. El Consejo Nacional de Educación Superior (CESU) reglamentará la elección de los ex rectores de las universidades estatal u oficial, privada y de economía solidaria, para períodos de dos (2) años”.

ESPAÑA
Ley Orgánica de Universidades Nº 6 Publicada el 21 de diciembre de 2001 Número de artículos: 105 artículos y 5 disposiciones finales Resumen Esta Ley hace una clara diferencia entre las universidades públicas y privadas y sus órganos de gobierno. El artículo 2 amplía y fundamenta el concepto de la autonomía afirmando que: “La actividad de la Universidad, así como su autonomía, se fundamentan en el principio de libertad académica, que se manifiesta en las libertades de cátedra, de investigación y de estudio (…) y, finalmente, en el cuarto numeral concluye que: “La autonomía universitaria exige y hace posible que docentes, investigado-

69

res y estudiantes cumplan con sus respectivas responsabilidades (…), así como que las Universidades rindan cuentas del uso de sus medios y recursos a la sociedad”. La Ley Orgánica de Universidades define las “dimensiones de la autonomía” en sus ámbitos académico, administrativo, investigativo y de relación con la sociedad. Al referirse a la autonomía universitaria36, en el primer numeral plantea que: “Las Universidades están dotadas de personalidad jurídica y desarrollan sus funciones en régimen de autonomía y de coordinación entre todas ellas (…). Las Universidades privadas tendrán personalidad jurídica propia, adoptando alguna de las formas admitidas en Derecho –agrega el primer numeral–. Su objeto social exclusivo será la educación superior mediante la realización de las funciones (…)”. Es necesario destacar que al referirse a los órganos de gobierno de las universidades públicas, el rector tiene la facultad de designar como sus colaboradores de confianza a los vicerrectores, gerente, secretario, decanos y directores académicos. Como se podrá observar, la aplicación de la autonomía en las universidades públicas otorga amplia libertad para que el rector pueda nombrar a sus colaboradores directos. Al referirse a los órganos de gobiernos en las universidades privadas, la Ley Orgánica de Universidades marca claras diferencias con respecto a las públicas (ver artículo 27); y afirma que las normas de organización –estatutos y reglamentos– serán establecidas por sus órganos de gobierno, ratificando así una total autonomía. Únicamente regula la denominación de las autoridades y el requisito de poseer título de doctor para ciertas funciones. Según la mencionada ley, existe un órgano consultivo y de coordinación del sistema universitario –con una extensa estructura burocrática– cuyas decisiones no son vinculantes con las universidades37, son de tipo consultivo y coordinador.

36 Ley Orgánica de Universidades, Título Preliminar, De las funciones y autonomía de las universidades; Artículo 2.- Autonomía universitaria, numerales 1 a 4. 37 Ley Orgánica de Universidades, Capítulo II, De las universidades privadas, Artículo 28.

70

Diferenciación entre instituciones de educación superior públicas y particulares “Artículo 3. Naturaleza Son Universidades públicas las instituciones creadas por los órganos legislativos a que se refiere el apartado 1 del artículo 4 y que realicen todas las funciones establecidas en el apartado 2 del artículo 1. Son Universidades privadas las instituciones no comprendidas en el apartado anterior, reconocidas como tales en los términos de esta Ley y que realicen todas las funciones establecidas en el apartado 2 del artículo 1”. Autonomía “Artículo 2. Autonomía universitaria Las universidades están dotadas de personalidad jurídica y desarrollan sus funciones en régimen de autonomía y de coordinación entre todas ellas. Las Universidades privadas tendrán personalidad jurídica propia; adoptarán alguna de las formas admitidas en Derecho. Su objeto social exclusivo será la educación superior mediante la realización de las funciones a las que se refiere el apartado 2 del artículo 1. En los términos de la presente Ley, la autonomía de las Universidades comprende: a) La elaboración de sus estatutos y, en el caso de las Universidades privadas, de sus propias normas de organización y funcionamiento, así como de las demás normas de régimen interno. b) La elección, designación y remoción de los correspondientes órganos de gobierno y representación. c) La creación de estructuras específicas que actúen como soporte de la investigación y de la docencia. d) La elaboración y aprobación de planes de estudio e investigación y de enseñanzas específicas de formación a lo largo de toda la vida. e) La selección, formación y promoción del personal docente e investigador y de administración y servicios, así como la determinación de las condiciones en que han de desarrollar sus actividades.

1.

2.

1.

2.

71

3.

4.

5.

f ) La admisión, régimen de permanencia y verificación de conocimientos de los estudiantes. g) La expedición de los títulos de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional y de sus diplomas y títulos propios. h) La elaboración, aprobación y gestión de sus presupuestos y la administración de sus bienes. i) El establecimiento y modificación de sus relaciones de puestos de trabajo. j) El establecimiento de relaciones con otras entidades para la promoción y desarrollo de sus fines institucionales. k) Cualquier otra competencia necesaria para el adecuado cumplimiento de las funciones señaladas en el apartado 2 del artículo 1. La actividad de la Universidad, así como su autonomía, se fundamentan en el principio de libertad académica, que se manifiesta en las libertades de cátedra, de investigación y de estudio. La autonomía universitaria exige y hace posible que docentes, investigadores y estudiantes cumplan con sus respectivas responsabilidades, en orden a la satisfacción de las necesidades educativas, científicas y profesionales de la sociedad, así como que las universidades rindan cuentas del uso de sus medios y recursos a la sociedad. Sin perjuicio de las funciones atribuidas al Consejo de Coordinación Universitaria, corresponde a cada Comunidad Autónoma las tareas de coordinación de las Universidades de su competencia”. Gobierno

“Artículo 13. Órganos de gobierno y representación de las Universidades públicas. Los estatutos de las universidades públicas establecerán, como mínimo, los siguientes órganos: a) b) Colegiados (…) Unipersonales: rector, vicerrectores, secretario general, gerente, decanos de Facultades, directores de Escuelas Técnicas o Politécnicas Superiores, de

72

Escuelas Universitarias o Escuelas Universitarias Politécnicas, Departamentos y de Institutos Universitarios de Investigación”.

de

“Artículo 21. Vicerrectores El rector podrá nombrar vicerrectores entre los profesores doctores que presten servicios en la Universidad”. “Artículo 22. Secretario general El secretario general, que será nombrado por el rector entre funcionarios públicos del grupo A que presten servicios en la Universidad, lo será también del Consejo de Gobierno y de la Junta Consultiva”. “Artículo 23. Gerente Al gerente le corresponde la gestión de los servicios administrativos y económicos de la universidad. Será propuesto por el rector y nombrado por éste de acuerdo con el Consejo Social. El gerente no podrá ejercer funciones docentes”. “Artículo 24. Decanos de Facultad y directores de Escuela Los decanos de Facultad y directores de Escuela ostentan la representación de sus centros y ejercen las funciones de dirección y gestión ordinaria de los mismos. Serán elegidos, en los términos establecidos por los estatutos, entre profesores doctores pertenecientes a los cuerpos docentes universitarios adscritos al respectivo centro. Como se podrá observar, la aplicación de la autonomía en las universidades públicas, otorga amplia libertad para que el rector pueda nombrar a sus colaboradores directos”. “Artículo 27. Órganos de gobierno y representación de las Universidades privadas. 1. Las normas de organización y funcionamiento de las universidades privadas establecerán sus órganos de gobierno y representación, así como los procedimientos para su designación y remoción, asegurando en dichos órganos,

73

2.

mediante una participación adecuada, la representación de los diferentes sectores de la comunidad universitaria de forma que propicie la presencia equilibrada entre mujeres y hombres. En todo caso, las normas de organización y funcionamiento de las universidades privadas deberán garantizar que las decisiones de naturaleza estrictamente académica se adopten por órganos en los que el personal docente o investigador tenga una representación mayoritaria. Igualmente, deberán garantizar que el personal docente o investigador sea oído en el nombramiento del rector. (Apartado modificado por Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril). Los órganos unipersonales de gobierno de las universidades privadas tendrán idéntica denominación a la establecida para los de las universidades públicas y sus titulares deberán estar en posesión del título de doctor cuando así se exija para los mismos órganos de aquellas”. Organismos de evaluación y acreditación “Artículo 31. Garantía de la calidad La promoción y la garantía de la calidad de las Universidades españolas, en el ámbito nacional e internacional, es un fin esencial de la política universitaria y tiene como objetivos: a) La medición del rendimiento del servicio público de la educación superior universitaria y la rendición de cuentas a la sociedad. b) La transparencia, la comparación, la cooperación y la competitividad de las Universidades en el ámbito nacional e internacional. c) La mejora de la actividad docente e investigadora y de la gestión de las universidades. d) La información a las administraciones públicas para la toma de decisiones en el ámbito de sus competencias. e) La información a la sociedad para fomentar la excelencia y movilidad de estudiantes y profesores. Los objetivos señalados en el apartado anterior se cumplirán mediante el establecimiento de criterios comunes de garantía de calidad que faciliten la evalua-

1.

2.

74

3.

4.

ción, la certificación y la acreditación de: (Párrafo modificado por Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril). a) Las enseñanzas conducentes a la obtención de títulos de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional. (Apartado modificado por Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril. b) Las enseñanzas conducentes a la obtención de diplomas y títulos propios de las universidades y centros de educación superior. c) Las actividades docentes, investigadoras y de gestión del profesorado universitario. d) Las actividades, programas, servicios y gestión de los centros e instituciones de educación superior. e) Otras actividades y programas que puedan realizarse como consecuencia del fomento de la calidad de la docencia y de la investigación por parte de las administraciones públicas. Las funciones de evaluación y las conducentes a la certificación y acreditación a que se refiere el apartado anterior corresponden a la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación y a los órganos de evaluación que la Ley de las Comunidades Autónomas determine, en el ámbito de sus respectivas competencias, sin perjuicio de las que desarrollen otras agencias de evaluación del Estado o de las Comunidades Autónomas. A tal fin, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación y los órganos de evaluación creados por ley de las Comunidades Autónomas, de acuerdo con estándares internacionales de calidad, establecerán mecanismos de cooperación y reconocimiento mutuo. La Conferencia General de Política Universitaria informará y propondrá al Gobierno su regulación, a los efectos de garantizar el cumplimiento de los objetivos señalados en los apartados anteriores. (Párrafo añadido por Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril). El Gobierno, previo informe de la Conferencia General de Política Universitaria, regulará las condiciones para que las universidades sometan a evaluación y seguimiento el desarrollo efectivo de las enseñanzas oficiales, así como el procedimiento para su acreditación. (Apartado añadido por Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril).

75

“Artículo 32. Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Artículo modificado por Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril) 1. Se autoriza la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, de acuerdo con las previsiones de la Ley de Agencias Estatales para la mejora de los servicios públicos, a la que corresponden las funciones que le atribuye la presente Ley y la de elevar informes al ministerio competente en materia de universidades y al Consejo de Universidades sobre el desarrollo de los procesos de evaluación, certificación y acreditación en España, a cuyos efectos podrá solicitar y prestar colaboración a los órganos de evaluación que, en su caso, existan en las Comunidades Autónomas. La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación desarrollará su actividad de acuerdo con los principios de competencia técnica y científica, legalidad y seguridad jurídica, independencia y transparencia, atendiendo a los criterios de actuación usuales de estas instituciones en el ámbito internacional”. Organismos de consulta y coordinación

2.

“Artículo 28. Naturaleza y funciones El Consejo de Coordinación Universitaria es el máximo órgano consultivo y de coordinación del sistema universitario. Le corresponden las funciones de consulta sobre política universitaria, y las de coordinación, programación, informe, asesoramiento y propuesta en las materias relativas al sistema universitario, así como las que determinen la Ley y sus disposiciones de desarrollo”. “Artículo 29. Composición El Consejo de Coordinación Universitaria, cuya presidencia ostentará el Ministro de Educación, Cultura y Deporte, estará compuesto por los siguientes vocales: a) b) Los responsables de la enseñanza universitaria en los Consejos de Gobierno de las comunidades autónomas. Los rectores de las universidades.

76

c)

Veintiún miembros nombrados por un período de cuatro años, entre personalidades de la vida académica, científica, cultural, profesional, económica y social, y designados siete por el Congreso de los Diputados, siete por el Senado y siete por el Gobierno. Entre los vocales de designación del Gobierno podrán figurar también miembros de la Administración General del Estado”.

MÉXICO
Ley General de Educación Publicada el 13 de julio de 1993 Número de artículos: 85 artículos, pero la ley abarca todos los niveles de educación. Resumen La Ley General de Educación Mexicana diferencia entre Instituciones de educación públicas y privadas, tal como lo indica el artículo 10. En el artículo 3, numeral VII, de la Constitución de México se refiere a la autonomía en los siguientes términos: “Tendrán la facultad y la responsabilidad de gobernarse a sí mismas; realizarán sus fines de educar, investigar y difundir la cultura de acuerdo con los principios de este artículo, respetando la libertad de cátedra e investigación y de libre examen y discusión de las ideas; determinarán sus planes y programas; fijarán los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico, y administrarán su patrimonio”. Cabe recalcar que para esta ley no existen contemplaciones específicas para ningún tipo de institución educativa. La Secretaría de Educación será la entidad encargada de la evaluación del sistema nacional educativo de manera sistemática y permanente, independientemente de las evaluaciones realizadas por las autoridades locales, según los artículos 11, 29, 30 y 31 de la citada ley.

77

La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior de la República Mexicana (Anuies) es una Asociación Civil enfocada al mejoramiento y coordinación del sistema de educación superior, impulsando la calidad, integración e investigación en las instituciones que la conforman. Cabe resaltar que Anuies no controla, ni dispone, ni manda, ni regula, ni sanciona. • Diferenciación entre instituciones de educación superior públicas y particulares

“Artículo 10.- La educación que impartan el Estado, sus organismos descentralizados y los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios, es un servicio público. Constituyen el sistema educativo nacional: 1. 2. 3. 4. 5. Los educandos y educadores. Las autoridades educativas. Los planes, programas, métodos y materiales educativos. Las instituciones educativas del Estado y de sus organismos descentralizados. Las instituciones de los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios. 6. Las instituciones de educación superior a las que la ley otorga autonomía. Las instituciones del sistema educativo nacional impartirán educación de manera que permita al educando incorporarse a la sociedad y, en su oportunidad, desarrollar una actividad productiva que permita, asimismo, al trabajador estudiar”. • Autonomía i. Constitución “VII. Las universidades y las demás instituciones de educación superior a las que la ley otorgue autonomía, tendrán la facultad y la responsabilidad de gobernarse a sí mismas; realizarán sus fines de educar, investigar y difundir la cultura de acuerdo con los principios de este artículo, respetando la libertad de cátedra e investigación y

78

de libre examen y discusión de las ideas; determinarán sus planes y programas; fijarán los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico; y administrarán su patrimonio. Las relaciones laborales, tanto del personal académico como del administrativo, se normarán por el apartado A del artículo 123 de esta Constitución38, en los términos y con las modalidades que establezca la Ley Federal del Trabajo conforme a las características propias de un trabajo especial, de manera que concuerden con la autonomía, la libertad de cátedra e investigación y los fines de las instituciones a que esta fracción se refiere”. • Organismos de evaluación y acreditación

“Artículo 11.- La aplicación y la vigilancia del cumplimiento de esta Ley corresponden a las autoridades educativas de la Federación, de las entidades federativas y de los municipios, en los términos que la propia Ley establece. Para efectos de la presente Ley, se entenderá por: 1. 2. Autoridad educativa federal, o Secretaría, a la Secretaría de Educación Pública de la Administración Pública Federal; Autoridad educativa local al ejecutivo de cada uno de los estados de la Federación, así como a las entidades que, en su caso, establezcan para el ejercicio de la función social educativa; Autoridad educativa municipal al ayuntamiento de cada municipio”.

3.

“Artículo 29.- Corresponde a la Secretaría la evaluación del sistema educativo nacional, sin perjuicio de la que las autoridades educativas locales realicen en sus respectivas competencias. Dicha evaluación, y la de las autoridades educativas locales, serán sistemáticas y permanentes.
38 Artículo 123. Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social de trabajo, conforme a la ley. El Congreso de la Unión, sin contravenir a las bases siguientes deberá expedir leyes sobre el trabajo, las cuales regirán: a) Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo…

79

Sus resultados serán tomados como base para que las autoridades educativas, en el ámbito de su competencia, adopten las medidas procedentes”. “Artículo 30.- Las instituciones educativas establecidas por el Estado, por sus organismos descentralizados y por los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios, otorgarán a las autoridades educativas todas las facilidades y colaboración para la evaluación a que esta sección se refiere”. Para ello, proporcionarán oportunamente toda la información que se les requiera; tomarán las medidas que permitan la colaboración efectiva de alumnos, maestros, directivos y demás participantes en los procesos educativos; facilitarán que las autoridades educativas, incluida la Secretaría, realicen exámenes para fines estadísticos y de diagnóstico y recaben directamente en las escuelas la información necesaria”. “Artículo 31.- Las autoridades educativas darán a conocer a los maestros, alumnos, padres de familia y a la sociedad en general, los resultados de las evaluaciones que realicen, así como la demás información global que permita medir el desarrollo y los avances de la educación en cada entidad federativa”. • Organismos de consulta y coordinación

“Estatuto de Anuies Artículo 1º. Denominación y Objeto. La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior de la República Mexicana, A. C. es una asociación civil que tiene por objeto contribuir al logro de los fines de sus asociadas, así como elevar la calidad de las funciones que realizan. Podrá usar indistintamente las siglas “Anuies” o “Anuies de la R.M., A.C.”. “Artículo 2º. Fines. La Asociación tiene como fines: 1. Promover el mejoramiento integral y permanente de los programas y servicios que ofrecen las asociadas y el sistema de educación superior en su conjunto;

80

2.

3. 4. 5.

6. 7. 8. 9. 10. 11.

Articular los intereses académicos de las asociadas y representarlos ante los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, de la Federación y de los estados, así como ante organismos no gubernamentales e internacionales; Impulsar el desarrollo y la consolidación, en materia de educación superior, de las diversas regiones del país y de las diferentes modalidades institucionales; Propiciar la complementariedad, la cooperación, la internacionalización y el intercambio académico entre las asociadas; Contribuir a la integración del sistema de educación superior del país y a que las asociadas realicen su misión sustentada en los valores de la libertad académica, la democracia y la pluralidad; Proponer, articular, concertar y diseñar programas, proyectos y políticas de Estado para la educación superior; Promover la formación de profesionales, profesores e investigadores; Realizar investigaciones para proponer soluciones a problemas de la educación superior de interés local, regional o nacional; Extender y difundir los beneficios de la cultura a la sociedad en general; Establecer mecanismos de divulgación de las actividades y logros del conjunto de sus asociadas y de cada una de ellas en particular, y Los demás propios de su objeto.” “Artículo 3º. Objetivos La Asociación tiene los objetivos siguientes:

1.

2. 3.

Realizar estudios estratégicos sobre temas de la educación superior, para diseñar políticas, anticipar, planear, promover los cambios y sustentar la toma de decisiones; Participar en las instancias nacionales, estatales y regionales de coordinación y planeación de la educación superior; Aportar soluciones a los problemas de la educación superior y dar opciones para su desarrollo con calidad en los ámbitos nacional, regional y estatal, especialmente en lo que concierne a modelos, métodos y procedimientos para su planeación y evaluación;

81

4. 5. 6.

7. 8.

9. 10.

11. 12.

13. 14. 15. 16. 17.

Representar los intereses académicos de las asociadas, en los términos de este Estatuto; Representar a las instituciones asociadas, a solicitud de las mismas, en gestiones o actividades relacionadas con sus funciones; Promover proyectos y actividades interinstitucionales que propicien la convergencia de intereses de las instituciones asociadas, en los ámbitos nacional, regional y estatal, en cumplimiento de los fines que señala el presente Estatuto; Organizar y operar servicios y apoyos técnicos para las asociadas; Impulsar la superación académica, capacitación y actualización del personal de las asociadas en áreas de desarrollo de la educación superior y de la gestión académica y administrativa; Fomentar el intercambio internacional, nacional, regional y estatal de personal académico o especializado de servicios entre las asociadas; Promover el intercambio de información, materiales y publicaciones entre las asociadas y las que realicen labores afines a la Asociación para mejorar la comunicación y desarrollar tareas comunes; Promover relaciones con las asociaciones de escuelas y facultades, colegios de profesionales y otras asociaciones académicas, científicas y técnicas; Establecer mecanismos de comunicación y, en su caso, celebrar convenios con organizaciones locales, regionales, nacionales o internacionales de los sectores público, privado y social que persigan objetivos similares, conexos o complementarios a los de la Asociación; Coadyuvar en la consolidación y articulación del sistema de educación superior en México y en los sistemas de planeación que lo sustentan; Recopilar, procesar y proporcionar información estadística sobre el sistema de educación superior para sustentar la toma de decisiones; Fomentar el intercambio de experiencias para mejorar el desarrollo interinstitucional; Analizar problemas relacionados con la organización, administración y financiamiento de las asociadas; Apoyar a las asociadas en el diseño de programas de fortalecimiento institucional y en la localización de fuentes de financiamiento para realizarlos;

82

18.

19.

Impulsar la creación y fortalecimiento de organismos dedicados a la evaluación y acreditación de programas académicos, de instituciones y a la certificación profesional; y, Cooperar con organismos nacionales e internacionales en el establecimiento de proyectos y programas conjuntos que fortalezcan las actividades de las asociadas”.

PERÚ
Ley de Educación Superior Publicada en abril de 2006 Número de artículos: 54 artículos, 4 complementarios y 5 transitorias Resumen La Constitución del Perú diferencia claramente, en el artículo 18, segundo párrafo, que existen universidades públicas y privadas. También lo hace en la Ley General de Educación en su artículo 14 que se refiere al Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa. La Constitución, en su artículo 18, párrafo IV y el artículo 5 de la Ley de Educación Superior, garantiza la plena autonomía de las universidades públicas y privadas. De acuerdo con la ley Universitaria Nº 23733, el organismo máximo de coordinación a nivel nacional es la Asamblea de Rectores, en la que participan todos los rectores de las universidades públicas y privadas. De esta asamblea depende el Consejo Nacional de Funcionamiento de Universidades (Conafu), organismo que autoriza el funcionamiento de las universidades. El Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa opera a través de organismos autónomos, dotados de un régimen legal y administrativo que garantiza su independencia.

83

Diferenciación entre instituciones de educación superior públicas y particulares i. Constitución

“Artículo 18. La educación universitaria tiene como fines la formación profesional, la difusión cultural, la creación intelectual y artística y la investigación científica y tecnológica. El Estado garantiza la libertad de cátedra y rechaza la intolerancia. Las universidades son promovidas por entidades privadas o públicas. La ley fija las condiciones para autorizar su funcionamiento. La universidad es la comunidad de profesores, alumnos y graduados. Participan en ella los representantes de los promotores, de acuerdo a ley. Cada universidad es autónoma en su régimen normativo, de gobierno, académico, administrativo y económico. Las universidades se rigen por sus propios estatutos en el marco de la Constitución y de las leyes”. ii. Ley General de Educación “Artículo 51. Instituciones de Educación Superior. Las instituciones universitarias, así como los institutos, escuelas y otros centros que imparten Educación Superior pueden ser públicos o privados y se rigen por ley específica”. iii. Ley de Educación Superior ”Artículo 1. Del objeto y ámbito de la ley La presente ley norma la educación superior que se imparte en los institutos, escuelas y otros que imparten educación superior públicos y privados”. • Autonomía i. Constitución “Artículo 18. La educación universitaria tiene como fines la formación profesional, la difusión cultural, la creación intelectual y artística y la investigación

84

científica y tecnológica. El Estado garantiza la libertad de cátedra y rechaza la intolerancia. Las universidades son promovidas por entidades privadas o públicas. La ley fija las condiciones para autorizar su funcionamiento. La universidad es la comunidad de profesores, alumnos y graduados. Participan en ella los representantes de los promotores, de acuerdo a ley. Cada universidad es autónoma en su régimen normativo, de gobierno, académico, administrativo y económico. Las universidades se rigen por sus propios estatutos en el marco de la Constitución y de las leyes”. ii. Ley de Educación Superior “Artículo 5. Los Institutos y Escuelas Superiores poseen autonomía académica, administrativa, económica, y normativa, en la forma que la Ley y su reglamento establece”. • Organismos de evaluación y acreditación

“Artículo 14°.- Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa El Estado garantiza el funcionamiento de un Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa que abarca todo el territorio nacional y responde con flexibilidad a las características y especificidades de cada región del país. El Sistema opera a través de organismos autónomos, dotados de un régimen legal y administrativo que garantiza su independencia. Las universidades cuentan con un sistema de evaluación interna para garantizar la calidad de sus graduados y profesionales. Ofrecen servicios de orientación y psicopedagogía y de asesoría a sus estudiantes”.

85

Organismo de consulta y coordinación

“La Ley Universitaria Nº 23733 prevé el funcionamiento de la Asamblea Nacional de Rectores como organismo coordinador, con fines de estudio, coordinación y la orientación general de las actividades universitarias en el país. Está constituida por los rectores de las universidades públicas y privadas. Es un organismo nacional descentralizado del sector educación, que tiene su sede en la ciudad de Lima. La Asamblea Nacional de Rectores es un organismo estatal, autónomo, descentralizado, que se caracteriza por su función eminentemente de coordinación con las universidades públicas y privadas. La Asamblea Nacional de Rectores es un Organismo Público descentralizado del sector educación, constituido por los rectores de todas las universidades públicas y privadas del Perú. Su misión es coordinar, orientar y brindar servicios con valores humanísticos, para elevar el nivel de calidad académica y de gestión de universidades”.

VENEZUELA
Ley de Universidades Publicada el 22 de mayo del 2001 Número de artículos: 191 Resumen La Ley de Universidades consagra el hecho de que las universidades son nacionales o privadas. La Constitución venezolana, en los artículos 59, 102, 104 y 106, garantiza la educación particular como derecho ciudadano. Tal derecho se extiende desde la educación básica hasta la universitaria; el artículo 109 reconoce la autonomía como principio y jerarquía: “Las universidades autónomas se darán sus normas de gobierno, funcionamiento y administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigi-

86

lancia que a tales efectos establezca la ley. Se consagra la autonomía universitaria para planificar, organizar, elaborar y actualizar los programas de investigación, docencia y extensión. Se establece la inviolabilidad del recinto universitario(…)”. La Ley de Universidades en el artículo 9, menciona: “las Universidades son autónomas (…) 1. 2. 3. 4. Autonomía organizativa, en virtud de la cual podrán dictar sus normas internas; Autonomía académica (…); Autonomía administrativa (…); Autonomía económica-financiera (…)”.

Sin embargo esta Ley, en su Título II, artículo 18 dice: “El Consejo Nacional de Universidades es el organismo encargado de asegurar el cumplimiento de la presente Ley por las Universidades, de coordinar las relaciones de ellas entre sí y con el resto del sistema educativo, de armonizar sus planes docentes, culturales y científicos y de planificar su desarrollo de acuerdo con las necesidades del país”. El artículo 19 determina quiénes integran el Consejo Nacional de Universidades. La gran mayoría de sus integrantes son los rectores (43), cinco académicos y solamente dos funcionarios de Gobierno, el ministro de Educación y el representante del Consejo Nacional de Investigaciones científicas y Tecnológicas. También forman parte del Consejo, con derecho a voz y sin voto, un decano por cada universidad, un director de la oficina de planificación universitaria y un representante del Ministerio de Hacienda. Algunas de las atribuciones del Consejo Nacional de Universidades, como las que se detallan en los párrafos siguientes, limitan la autonomía universitaria, no obstante debe considerarse que dicho Consejo está integrado en su gran mayoría por rectores y académicos universitarios, lo cual significa que la adopción de resoluciones relacionadas con esas normas depende del pronunciamiento mayoritario de esos rectores y no del Estado. Esto quiere decir que hay una autorregulación de la autonomía por parte de la Academia. Según el artículo 20, numeral 4 de la Ley, el referido organismo fija “los requisitos generales indispensables para la creación, eliminación, modificación y funciona-

87

miento de Facultades, Escuelas, Institutos y demás divisiones equivalentes en la universidad, y resuelve, en cada caso, las solicitudes concretas que en ese sentido, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos, sean sometidas a su consideración”. El numeral 8 del artículo citado, por su parte dispone “exigir de cada Universidad Nacional la presentación de un presupuesto programa sujeto al límite de los ingresos globales estimados, el cual será preparado conforme a los formularios e instructivos que el Consejo suministre a través de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU)”. Adicionalmente, el artículo 180 establece que “en las universidades privadas solo podrán funcionar las Facultades que apruebe el Consejo Nacional de Universidades”. En lo referente a evaluaciones del sistema universitario, la Ley de Universidades en el artículo 20, numeral 18, dispone estas evaluaciones como una de las atribuciones del Consejo Nacional de Universidades. Según el artículo 5 “como parte integral del sistema educativo, especialmente del área de estudios superiores, las Universidades se organizarán y funcionarán dentro de una estrecha coordinación con dicho sistema”. Esto significa que, para la evaluación del Consejo Nacional de Universidades (CNU), este organismo debe solicitar autoevaluaciones a las universidades. Actualmente la CNU y la OPSU trabajan en la creación del Sistema de Evaluación y Acreditación de las Universidades Nacionales (SEA). • Diferenciación entre instituciones de educación superior públicas y particulares i. Constitución La Constitución diferencia entre las instituciones públicas y privadas: “Artículo 104. La educación estará a cargo de personas de reconocida moralidad y de comprobada idoneidad académica. El Estado estimulará su actualización permanente y garantizará la estabilidad en el ejercicio de la carrera docente, bien sea pública o privada”.

88

“Artículo 106. Toda persona natural o jurídica, previa demostración de su capacidad, cuando cumpla de manera permanente con los requisitos éticos, académicos, científicos, económicos, de infraestructura y los demás que la ley establezca, puede fundar y mantener instituciones educativas privadas bajo la estricta inspección y vigilancia del Estado, previa la aceptación de éste”. ii. Ley universidades “Artículo 8. Las universidades son nacionales o privadas (...). Las universidades privadas requieren para su funcionamiento la autorización del Estado, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 173, 174,175 y 176 de la presente Ley “. • Autonomía

“Artículo 109. El Estado reconocerá la autonomía universitaria como principio y jerarquía que permite a los profesores, profesoras, estudiantes, egresados y egresadas de su comunidad dedicarse a la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica para beneficio espiritual de la Nación. Las universidades autónomas se darán sus normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigilancia que a tales efectos establezca la ley. Se consagra la autonomía universitaria para planificar, organizar, elaborar y actualizar los programas de investigación, docencia y extensión. Se establece la inviolabilidad del recinto universitario (…)”. i. Ley universidades “Artículo 9. Las universidades son autónomas. Dentro de las previsiones de la presente Ley y de su Reglamento, disponen de: 1. Autonomía organizativa, en virtud de la cual podrán dictar sus normas internas.

89

2.

3. 4. •

Autonomía académica, para planificar, organizar y realizar los programas de investigación, docentes y de extensión que fueren necesario para el cumplimiento de sus fines. Autonomía administrativa, para elegir y nombrar sus autoridades y designar su personal docente, de investigación y administrativo. Autonomía económica-financiera, para organizar y administrar su patrimonio”. Gobierno

“Artículo 25. El Consejo Universitario estará integrado por el rector, quien lo presidirá, los vicerrectores, el secretario, los decanos de las facultades, cinco representantes de los profesores, tres representantes de los estudiantes, un representante de los egresados y un delegado del Ministerio de Educación”. “Artículo 28 El rector, los vicerrectores y el secretario (…) [deberán] poseer título de doctor (…). Parágrafo Único: El respectivo Consejo Universitario determinará en el Reglamento que dicte, las condiciones que han de exigirse para ocupar los cargos de rector, vicerrector o secretario a los profesores que no hayan obtenido el título de doctor en razón de que el mismo no sea conferido en la especialidad correspondiente por esa universidad”. “Artículo 30. La elección del rector, del vicerrector académico, del vicerrector administrativo y del secretario se realizará dentro de los tres meses anteriores al vencimiento del período de cuatro años correspondientes a dichas autoridades”. “Artículo 31. El voto para la elección del rector, vicerrectores y secretarios será obligatorio, y se requerirá, para su validez, que hayan votado no menos de las dos terceras partes de los integrantes del Claustro. La elección se hará por votación directa y secreta, y se proclamará electos a quienes hayan obtenido no menos de las dos terceras partes de los votos válidos depositados. Si no se lograse esa mayoría, se procederá a una segunda votación, también por el Claustro Universitario, entre los candidatos

90

que hayan obtenido los dos primeros lugares en los resultados electorales. La segunda votación se hará también por voto directo y secreto, y la elección se decidirá por mayoría absoluta”. “Artículo 35. Las autoridades universitarias que hubiesen ejercido funciones durante más de la mitad de sus respectivos períodos no podrán ser reelectos para los mismo cargos en el período inmediato en la misma universidad”. • Organismos de evaluación y acreditación

“El Consejo Nacional de Universidades (CNU), que fue constituido por el Decreto 408 de 1946 del Gobierno de Venezuela, definió como una de sus metas instrumentar un sistema nacional de evaluación y acreditación dirigido a programas de pregrado y de posgrado. Actualmente la CNU y la OPSU (Oficina de Planificación del Sistema Universitario) trabajan en la creación del Sistema de Evaluación y Acreditación de las Universidades Nacionales (SEA)”. “Artículo 20, atribuciones del Consejo Nacional de Universidades Numeral 18. Elaborar, en lapsos no menores de diez años, un informe de evaluación del sistema universitario vigente que, con base en las experiencias recogidas, deberá contener proposiciones y recomendaciones concretas sobre las reformas legales, administrativas y académicas que el Consejo considere necesarias para la continua renovación de los sistemas universitarios”. • Organismos de consulta y coordinación

“Artículo 18. El Consejo Nacional de Universidades es el organismo encargado de asegurar el cumplimiento de la presente Ley por las Universidades, de coordinar las relaciones de ellas entre sí y con el resto del sistema educativo, de armonizar sus planes docentes, culturales y científicos y de planificar su desarrollo de acuerdo con las necesidades del país”.

91

“Artículo 19. El Consejo Nacional de Universidades estará integrado por el Ministro de Educación quien lo presidirá, los rectores de las universidades nacionales y privadas, tres representantes de los profesores escogidos en la siguiente forma: uno por los profesores de universidades nacionales no experimentales, uno por los profesores de las universidades privadas, entre los profesores de ellas con rango no inferior al asociado, tres representantes de los estudiantes, escogidos igualmente a razón de uno por cada grupo de universidades; dos profesores universitarios de alto rango académico, elegidos fuera de su seno, por el Congreso de la República o por la Comisión Delegada; y un representante del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas. También formarán parte del Consejo, con derecho a voz, el secretario del Consejo, el director de la Oficina de Planificación del Sector Universitario, un representante del Ministerio de Hacienda y un decano por cada universidad nacional o privada. Aun cuando con posterioridad a la promulgación de esta Ley el Ejecutivo creare o autorizare el funcionamiento de universidades nacionales experimentales o de universidades privadas, la proporción en la representación de dichas universidades ante el Consejo Nacional de Universidades no será alterada. Parágrafo Primero: los representantes de los profesores ante el Consejo Nacional de Universidades, que serán elegidos junto con sus suplentes por los representantes de los profesores ante los Consejos Universitarios del respectivo grupo de universidades, durarán tres años en el ejercicio de sus funciones. Parágrafo Segundo: los representantes de los estudiantes ante el Consejo Nacional de Universidades, que serán elegidos junto con sus suplentes por los representantes estudiantiles ante los Consejos Universitarios del respectivo grupo de universidades, deberán ser estudiantes regulares con buena calificación académica, pertenecientes al último bienio de la carrera y durarán un año en el ejercicio de sus funciones. Parágrafo Tercero: los profesores universitarios elegidos por el Congreso durarán tres años en el ejercicio de sus funciones, podrán ser reelegidos y deberán reunir las condiciones requeridas para ser rector.

92

Parágrafo Cuarto: el representante del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas deberá reunir las condiciones requeridas para ser rector y será de libre designación y remoción de dicho Consejo”. “Artículo. 20. Son atribuciones del Consejo Nacional de Universidades: 1. Definir la orientación y las líneas de desarrollo del sistema universitario de acuerdo con las necesidades del país, con el progreso de la educación y con el avance de conocimientos. Estudiar modelos básicos de organización universitaria en cuanto a ciclos, estructuras y calendarios académicos, y recomendar la adopción progresiva de los más adecuados a las condiciones del país y a la realidad universitaria nacional. Coordinar las labores universitarias en el país y armonizar las diferencias individuales y regionales de cada Institución con los objetivos comunes del sistema. Fijar los requisitos generales indispensables para la creación, eliminación, modificación y funcionamiento de facultades, escuelas, institutos y demás divisiones equivalentes en las universidades, y resolver, en cada caso, las solicitudes concretas que en ese sentido, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos, sean sometidas a su consideración. Proponer al Ejecutivo Nacional los reglamentos concernientes a los exámenes de revalidación de títulos y equivalencia de estudios. Determinar periódicamente las metas a alcanzar en la formación de recursos humanos de nivel superior y, en función de este objetivo y con los medios disponibles, aprobar los planes de diversificación y cuantificación de los cursos profesionales propuestos por los respectivos Consejos Universitarios, y recomendar los correspondientes procedimientos de selección de aspirantes. Proponer al Ejecutivo Nacional el monto del aporte anual para las universidades que debe ser sometido a la consideración del Congreso Nacional en el Proyecto de Ley de Presupuesto y promulgada ésta, actuar su distribución entre las universidades nacionales. Exigir de cada universidad nacional la presentación de un presupuesto sujeto al límite de los ingresos globales estimados, el cual será preparado conforme a los

2.

3. 4.

5. 6.

7.

8.

93

9. 10. 11.

12. 13.

14.

15. 16.

17. 18. 19. 20. 21.

formularios e instructivos que el Consejo suministre a través de la Oficina de Planificación del Sector Universitario. Velar por la correcta ejecución de los presupuestos de las universidades nacionales y, para tal efecto, designar contralores internos de cada una de ellas (…). Velar por el cumplimiento, en cada una de las universidades, de las disposiciones de la presente Ley (…). Conocer y decidir en única instancia administrativa, de las infracciones de la presente Ley o de sus reglamentos en que pudiere haber incurrido un Consejo Universitario, o el rector, los vicerrectores, o el secretario (…). Previa audiencia del afectado, suspender del ejercicio de sus funciones al rector, a los vicerrectores, o al secretario de las universidades nacionales (…). Conocer los procedimientos que pudieren acarrear remoción de alguno o algunos de los miembros de los Consejos Universitarios y decidir dichas causas con arreglo al procedimiento establecido en el numeral anterior. Declarar en el caso previsto en los numerales 12 y 13 de este artículo, a la universidad afectada en proceso de reorganización cuando la medida de remoción hubiese sido impuesta conjuntamente al rector, a los vicerrectores y al secretario, o a dos de dichas autoridades o a la mayoría de los miembros de un Consejo Universitario; designar en cualquiera de estos casos, a las autoridades interinas que hayan de asumir (…). Designar a las autoridades interinas que hayan de asumir la dirección de las universidades nacionales (…). Convocar a elecciones en los casos en que el Consejo Universitario o la Comisión Electoral no lo hubieren hecho en la oportunidad legal correspondiente (…). Designar a los miembros del Comité de Apelaciones conforme al procedimiento previsto en el Artículo 44 de la presente Ley. Elaborar en lapsos no menores de diez años, un informe de evaluación. Dictar su Reglamento Interno. Las demás que le señalen las leyes y los reglamentos. Para facilitar el desempeño de sus funciones, el Consejo Nacional de Universidades tendrá un secretariado permanente.

94

22.

La Oficina de Planificación del sector universitario estará bajo la dirección de un funcionario, designado por el Ejecutivo Nacional”39.

Es necesario señalar que hace pocos días la Asamblea Legislativa de Venezuela aprobó una Ley Orgánica de Educación propuesta por el Gobierno venezolano la misma que ha merecido manifestaciones de rechazo y preocupación en los ambientes universitarios y en otros sectores de la sociedad. Dicha ley modifica sustancialmente el ejercicio de la autonomía universitaria y el funcionamiento de todo el sistema educativo, que pasa a un estricto control y supervisión estatal. El artículo 35 de esa ley dispone además que “la educación universitaria estará regida por leyes especiales y otros instrumentos normativos en los cuales se determinará la forma en la cual este subsistema se integre y articule…”. La segunda disposición transitoria de esa nueva ley establece que “en el lapso no mayor de un año, a partir de la promulgación de la presente ley, se sancionarán y promulgarán las legislaciones especiales referidas en esta ley”40.

39 Ley de Universidades de Venezuela, Artículo 20 40 Ley de Universidades de Venezuela, Artículo 35

95

96

CAPÍTULO II
VIOLACIONES A LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA.
PROYECTO DE LEY DE LA SENPLADES

A continuación se presenta un estudio que muestra las razones por las que el proyecto de LOES de la Senplades es inconstitucional, entre ellas el irrespeto a la autonomía académica, administrativa, financiera y orgánica de la universidad; y a la libertad académica y los principios y derechos establecidos en la Constitución. 2.1 Artículos en los que se viola la autonomía académica

“Artículo 10. El Estado deberá vigilar…”. La Constitución no le da al Estado la atribución de vigilar a las universidades. Esta concepción conlleva prácticas de seguimiento y castigo por parte del Estado, incompatibles con el concepto de autonomía académica. Este postulado se confirma en el artículo 169, en el cual se le otorga a la Secretaría Técnica similares competencias de supervisión. Artículo 11. Al reproducir mecánicamente los principios constitucionales que rigen al sistema, el artículo omite el principio de libertad académica, eje transversal de la educación superior, garantizado en los artículos 29 y 355 de la Constitución. Artículo 13 literal f ). Al enumerar las funciones del sistema de educación superior manda: “Garantizar el respeto a la autonomía universitaria responsable en el marco de los objetivos del desarrollo nacional”. El artículo 355 de la Constitución utiliza el término “acorde” y no “en el marco”. El término constitucional “acorde” significa vincular, armonizar. El término del proyecto “en el marco” significa someter, subordinar.

97

Artículo 177 literal h). Atribuye al Consejo de Educación Superior: “Aprobar aquellas carreras y programas considerados de interés público en base al Plan Nacional de Desarrollo”, y en el artículo 170 del mismo proyecto dispone: “Constituye obligación de las instituciones de educación superior el cumplimiento de los parámetros que señale el Plan Nacional de Desarrollo en las áreas establecidas en la Constitución de la República, en la presente ley y sus reglamentos”, con lo que esta inconstitucionalidad se concreta. Artículo 80, inciso segundo. Le concede a la Secretaría Técnica la facultad de coordinar, con el Ministerio de Educación, lo relativo a la articulación entre el nivel bachiller o su equivalente y la educación superior. Viola expresamente el artículo 353 de la Constitución que le da dicha atribución al Consejo. Artículo 81, inciso segundo. Permitiría el ingreso de jóvenes a la universidad sin haber obtenido el título de bachiller. Esta disposición rompe la estructura que la misma Constitución establece en el artículo 344. Artículos 101 y 182 literal p). Su inconstitucionalidad radica en que otorgan a la Agencia Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior la atribución de elaborar, receptar y evaluar exámenes, función que no está comprendida dentro de las atribuciones que confiere la Constitución a este órgano, por lo que la Agencia se deviene en juez y parte del proceso educativo. Artículo 126. Si es privativo de las universidades y escuelas politécnicas otorgar títulos profesionales y grados académicos, es improcedente, como lo hace el artículo 126, al otorgar a una Secretaría Técnica operativa, inexistente en la Constitución, la facultad de reconocer, homologar o revalidar títulos superiores técnicos y tecnológicos. Además el artículo 126, último inciso, es discriminatorio porque solamente faculta a las instituciones de educación superior pública el reconocimiento, homologación, revalidación e inscripción de títulos.

98

2.2

Artículos en los que se viola la autonomía orgánica

Artículo 14. Al plantear los integrantes del sistema de educación superior introduce un organismo como la Secretaría Técnica, que los artículos 352 y 353 de la Constitución no lo contemplan. Artículos 63, 84 y 86. Estos artículos contradicen el artículo 353 de la Constitución que no prevé Secretaria Técnica alguna y menos aún con atribuciones para aprobar reglamentos ni para designar autoridades del sistema de educación superior, o para establecer políticas generales y dictar normas expresas para garantizar la transparencia, justicia y equidad en el sistema de evaluación estudiantil, o para definir los lineamientos generales de los servicios a la comunidad y prácticas o pasantías preprofesionales que los estudiantes deben acreditar antes de que se les otorgue sus títulos. Es de advertir que de acuerdo con la Constitución es el organismo público, es decir el Consejo, el encargado de la planificación, regulación y coordinación interna del sistema y no una Secretaría Técnica inexistente en la Constitución. En otras palabras, las competencias que la Constitución asigna corresponden al organismo y no a una Secretaría Técnica que, de aceptarse su existencia, es de carácter operativo. Artículo 175. La integración de este organismo público de planificación, regulación y coordinación interna del sistema, en la forma prevista en el artículo 175, impediría cumplir con la función determinada en art. 351 de la Constitución que establece que el sistema de educación superior estará articulado al sistema nacional de educación y al plan nacional de desarrollo, y que la ley establecerá los mecanismos de coordinación del sistema de educación superior con la función ejecutiva. La integración de este organismo, en violación del artículo 353 de la Constitución, determinaría que éste sería dependiente de la Función Ejecutiva, puesto que cinco de sus diez integrantes serían ministros o viceministros de Estado que representan a la función ejecutiva. Además, el presidente ejecutivo es un funcionario público nombrado por el Presidente de la República con voto dirimente y con facultad para dirigir la Secretaría Técnica. Artículos 52 y 53 . Estos artículos están en contra de la disposición contenida en el artículo 355 de la Constitución al disponer que: “Se reconoce a las universidades y escuelas

99

politécnicas el derecho a la autonomía, ejercida y comprendida de manera solidaria y responsable… el gobierno y gestión de sí mismas, en consonancia con los principios de alternancia, transparencia y los derechos políticos; y la producción de ciencia, tecnología, cultura y arte”. 2.3 Artículos en los que se viola la autonomía financiera

Artículo 16, literal g). El artículo excluye inconstitucionalmente a las universidades y escuelas politécnicas la facultad de aprobar sus presupuestos. Artículo 18. El artículo elimina las rentas establecidas en el Fondo Permanente de Desarrollo Universitario de Educación Superior (Fopedeupo), viola los artículos 298, 355, último inciso, disposición transitoria décima quinta y las derogatorias segunda y cuarta de la Constitución. El artículo 18 es, además, inconstitucional porque elimina dos fuentes de patrimonio que son: a) los saldos presupuestarios comprometidos y no devengados a la finalización del ejercicio económico, y b) los ingresos provenientes del 50% del producto de la venta forzada de los bienes confiscados como fruto de la acción del Estado en su lucha contra el narcotráfico. Artículo 22. El artículo viola el artículo 355, último inciso, de la Constitución porque le otorga al Estado la facultad de distribuir los recursos destinados anualmente a las universidades lo que significa la posibilidad de redistribuir las rentas pudiendo disminuir las que venían percibiendo. Título cuarto. Muchas de las normas contenidas en el título cuarto atentan contra la autonomía financiera. Así por ejemplo, se dispone que la Secretaría Técnica definirá lo que debe entenderse por becas, créditos educativos, ayudas económicas y otros mecanismos de integración y equidad social (art. 78), que la Secretaría Técnica desarrollará un estudio de costos por carrera/programa académico por estudiante (art. 79), que el Consejo de Educación Superior deberá aprobar el cálculo de las contribuciones que deben pagar los estudiantes de las instituciones de educación superior particular (art. 88). Se desconoce, por tanto, la autonomía financiera de las instituciones de educación superior proclamada en el artículo 355.

100

2.4

Artículos que violan la autonomía administrativa

Artículo 72. El artículo es violatorio del artículo 349 de la Constitución que manda que exista una ley específica para regular la carrera docente y el escalafón y atenta contra la autonomía administrativa contenida en el artículo 355. Esta disposición junto con la del artículo 328 del Código Orgánico de la Función Judicial supondría, por ejemplo, que abogados docentes de las instituciones de educación superior públicas no puedan ejercer su profesión. 2.5 Artículos que violan los principios, derechos y disposiciones de la Constitución

Artículos 4 y 5. Los artículos son restrictivos, regresivos y provocan desigualdad, contraviniendo los artículos 10 y 11 de la Constitución que establecen los principios de aplicación de los derechos. Artículos 107, 108, 109 y 110. Los artículos violan los artículos 134 y 354 de la Constitución. Según estas disposiciones la Secretaría Técnica tendría iniciativa legislativa, lo que en la práctica significa atribuirle una potestad inexistente en la Constitución. Artículos 171, 172 y 173. Los artículos violan el artículo 154 de la Constitución que establece el procedimiento constitucional para la creación de universidades y escuelas politécnicas. Artículos 178 y 179. Estos artículos son inconstitucionales. Se otorga un poder omnímodo a la Secretaría Técnica. La competencia de todo órgano público nace de la Constitución. No hay atribución o competencia que la Constitución asigne a esta Secretaría. Artículo 53. El artículo establece un régimen especial para la designación de autoridades como rector y vicerrector en las universidades y escuelas politécnicas pertenecientes a las Fuerzas Armadas y otras instituciones del sistema, lo que no respeta el artículo 66 numeral 4 que garantiza el derecho a la igualdad formal, material y no discriminación.

101

102

CAPÍTULO III
PROYECTO DE NUEVA LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR LA ASAMBLEA NACIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR
(Reproducción textual del documento)

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS La exposición de motivos y este proyecto de ley contienen criterios provenientes de varias fuentes: De la Declaración mundial sobre la educación superior en el siglo XXI: Visión y acción. De la Declaración de la conferencia regional de la educación superior en América Latina y el Caribe, CRES 2008; y las resoluciones de la Conferencia Mundial sobre Educación Superior de Paris 2009. De la Constitución Política del Ecuador 2008. En los artículos 350 al 357 se norma el sistema de educación superior y en la transitoria primera, numeral 5 se dispone que el órgano legislativo expedirá una nueva Ley de Educación Superior en el plazo de trescientos sesenta días. De la experiencia del funcionamiento de la educación superior en el Ecuador, en la última década; del requerimiento de insertar a la universidad y escuelas politécnicas en un proceso de mayor profundización del desarrollo de la ciencia, el conocimiento y la tecnología; y de la necesidad de aportar más eficientemente al cambio de modelo de desarrollo, con calidad y pertinencia. De algunas disposiciones contenidas en la actual Ley Orgánica de Educación Superior; el proyecto presentado por las autoridades del sistema bajo la dirección del CONESUP y algunos planteamientos de los talleres realizados por la SENPLADES y de las versiones que se han publicado del Anteproyecto elaborado.

103

CONSIDERANDOS Que la Constitución Política del Ecuador, en la disposición transitoria primera, numeral 5, dispone la aprobación de la ley de educación superior en el plazo máximo de trescientos sesenta días desde su vigencia Que la situación actual de la educación superior caracterizada por nuevos procesos de ingreso, diversificación en su oferta académica, internacionalización, virtualización y mayor exigencia de su vínculo con el desarrollo, requiere de una nueva normativa; Que las instituciones que forman parte del sistema han demostrado capacidad para su propia transformación y adaptación a las nuevas exigencias del desarrollo de la ciencia y la tecnología, aportando al cambio de las sociedades en la búsqueda de mayores niveles de equidad y justicia social; Que las exigencias de evaluación, acreditación, aseguramiento de la calidad y rendición de cuentas, requieren de una ley que garantice al pueblo ecuatoriano una educación superior de calidad y pertinencia; Que la autonomía ejercido y comprendido de manera solidaria y responsable debe ser concretado en textos legales, que faciliten la vinculación de la universidad y escuelas politécnicas con el Estado y la sociedad; Que, la Conferencia Regional de Educación Superior, de Cartagena, 2008, la Declaración de Galápagos de marzo de 2009 y la Conferencia Mundial de Educación Superior de julio de 2009, declararon que la educación superior es un derecho del hombre y un bien público, recomendando mejorar la calidad y pertinencia de la oferta académica, creando nuevas estructuras y redes de articulación con el desarrollo nacional, regional e internacional. Que la educación superior como área estratégica del país requiere de una normatividad jurídica adecuada para formar talentos humanos altamente calificados. En ejercicio de las facultades constitucionales y legales expide la siguiente:

104

LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR CAPITULO I ARTICULACIÓN, PRINCIPIOS, FINES Y OBJETIVOS DEL SISTEMA DE EDUCACIÓN SUPERIOR Art. 1.- El sistema de educación superior forma parte del sistema nacional de inclusión y equidad social y tiene como propósito garantizar el pleno ejercicio del derecho a la educación superior de los ciudadanos. La educación superior de carácter humanista, científico y cultural es un bien y un servicio públicos que se prestará a través de las instituciones del sistema de educación superior. La educación superior procura la expansión de las capacidades, libertades y desarrollo de potencialidades de las personas, en el marco de una convivencia armónica con la naturaleza, en la búsqueda del buen vivir. Art. 2.- El sistema de educación superior estará articulado con el Plan Nacional de Desarrollo a fin de responder a las necesidades y objetivos del régimen de desarrollo y a los principios consagrados en la Constitución. La coordinación con la Función Ejecutiva se realizará a través de los mecanismos establecidos en esta ley. Art. 3.- El sistema de educación superior estará articulado con el sistema nacional de educación: inicial, básica y bachillerato; por tanto, las autoridades correspondientes tienen la obligación de coordinar sus planes y acciones. La educación superior integra el proceso permanente de educación a lo largo de la vida. Art. 4.- El sistema de educación superior se regirá por los principios de libertad académica, autonomía responsable, cogobierno, igualdad de oportunidades, calidad, pertinencia, integralidad y autodeterminación para la producción del pensamiento y del conocimiento, en el marco del diálogo de saberes, pensamiento universal y producción científica tecnológica global, y hará efectivos los derechos y garantías consagrados en la Constitución. Los centros de educación superior son comunidades constituidos por: autoridades, personal académico, estudiantes y servidores universitarios. Art. 5.- El sistema de educación superior tiene como objetivos:

105

La formación académica y profesional con visión y contenidos científicos y humanistas; la investigación científica y tecnológica; la innovación, promoción, desarrollo y la difusión de resultados: de la investigación científica, de los saberes, de las artes y de las culturas; la construcción de soluciones para los problemas nacionales, regionales y mundiales, mediante la docencia, la investigación y la vinculación con la comunidad Instruir, educar, formar, capacitar, especializar y actualizar a los estudiantes en las distintas modalidades y niveles de pregrado y posgrado; Asegurar crecientes niveles de calidad, excelencia académica y pertinencia en todas las instituciones del sistema de educación superior; Preparar profesionales e investigadores, líderes, con espíritu reflexivo, crítico, innovador y emprendedor; con actitud creadora, sentido ético y conciencia social, para que contribuyan eficazmente a la producción intelectual, y a la de bienes y servicios, de acuerdo con las necesidades de la sociedad y el régimen de desarrollo; Ofrecer una formación integral: científica, humanística y humanista, respetuosa de un desarrollo sustentable, que permita a los estudiantes su plena realización personal, social y profesional; Fomentar y ejecutar programas de investigación en los campos de la ciencia, la tecnología, las artes, las humanidades y los conocimientos ancestrales; Realizar actividades de extensión orientadas a vincular el trabajo académico con la comunidad mediante programas de apoyo; Respetar, promover y fortalecer el desarrollo de las lenguas y de las relaciones interculturales del Ecuador y del mundo; Impulsar la internacionalización de la educación superior; Garantizar a las instituciones del sistema las condiciones necesarias de autonomía para la adquisición, transmisión, reproducción y creación de pensamiento y conocimiento articulados con el pensamiento y conocimiento mundiales, y Apoyar la construcción de una sociedad libre, justa, solidaria y de paz.

106

CAPÍTULO II INTEGRACIÓN Y ESTRUCTURA ORGÁNICA DEL SISTEMA DE EDUCACIÓN SUPERIOR Art. 6.- El sistema de educación superior estará integrado por las instituciones siguientes: Las universidades y escuelas politécnicas, tanto públicas como particulares, legalmente existentes antes de la promulgación de la presente ley, y las que se aprobaren de acuerdo con la presente ley, y Los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos, y los conservatorios de música y artes, tanto públicos como particulares, legalmente aprobados entes de la promulgación de la presente ley, y los que se aprobaren de acuerdo con esta ley. Estas instituciones, sean públicas o particulares, son personas jurídicas sin fines de lucro. Las universidades y escuelas politécnicas particulares son: cofinanciadas por el Estado y autofinanciadas. Art. 7.- Las universidades y escuelas politécnicas públicas y particulares tienen autonomía académica, administrativa, financiera y orgánica, de conformidad con los principios establecidos en la Constitución. Son esencialmente pluralistas y abiertas a todas las corrientes y formas del pensamiento universal. Art. 8.- El sistema de educación superior se regirá por: Un organismo público de planificación, regulación y coordinación interna del sistema y de la relación entre sus distintos actores con la Función Ejecutiva que será el Consejo Nacional de Educación Superior (CONAES); y, Un organismo público técnico de acreditación y aseguramiento de la calidad de instituciones, carreras y programas, que no podrá conformarse por representantes de las instituciones objeto de regulación que será el Consejo Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad (CONAAC). Art. 9.- Son cuerpos colegiados de consulta del sistema de educación superior los siguientes: La Asamblea de la universidad ecuatoriana, y La Asamblea de los institutos técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y conservatorios de música y artes.

107

CAPÍTULO III DEL ORGANISMO PUBLICO DE PLANIFICACION, REGULACION Y COORDINACION NACIONALDEL SISTEMA DE EDUCACIÓN SUPERIOR (CONAES) Art. 10.- Se establece el Consejo Nacional de Planificación, Regulación y Coordinación del Sistema de Educación Superior (CONAES) como un organismo público autónomo, con personalidad jurídica propia, que estará integrado por: Tres representantes académicos universitarios elegidos por las universidades públicas; Un representante académico universitario elegido por las escuelas politécnicas públicas; Un representante académico universitario elegido por las universidades y escuelas politécnicas particulares autofinanciadas; Un representante académico universitario elegido por las universidades y escuelas politécnicas particulares cofinanciadas; Un representante académico universitario elegido los institutos técnicos, tecnológicos pedagógicos, conservatorios de música y artes. Cuatro representantes de la Función Ejecutiva; Un representante de cada estamento de docentes, estudiantes y trabajadores; y, Un Presidente, elegido de fuera de su seno por las dos terceras partes de los integrantes de este organismo, que deberá ser un ex-rector universitario o politécnico o un académico universitario que reúna los mismos requisitos para ser rector universitario o politécnico El CONAES tendrá su sede en Quito. El Consejo Nacional Electoral convocará a los respectivos colegios electorales para la designación de los representantes señalados en los literales a), b), c), d) y e) quienes pueden ser rectores en ejercicio. Los representantes de los trabajadores deberán acreditar por lo menos el nivel de bachillerato. Los miembros principales electos contarán con representantes alternos que deberán reunir los mismos requisitos que los principales excepto los de los literales f) y g). Los miembros del Consejo durarán cuatro años en sus funciones y podrán ser reelegidos por una sola vez, con excepción de los delegados del Ejecutivo que son de libre designación y remoción de la Función Ejecutiva.

108

Existirá un Presidente Alterno elegido de entre los miembros del Consejo, por mayoría absoluta de los integrantes. Los Rectores de las Universidades y Escuelas Politécnicas y de los institutos superiores elegidos como miembros del Consejo son representantes institucionales en el seno del mismo, y al terminar su periodo de rectores automáticamente concluirá su representación en el Consejo y serán reemplazados por sus respectivos alternos, salvo que estos últimos estuvieren en las mismas circunstancias. Los representantes de los estamentos serán designados por los respectivos gremios. Al terminar el periodo para el que fueron electos, se considerará automáticamente concluida su representación en el CONAES y serán reemplazados por sus respectivos alternos, siempre y cuando mantengan la representación gremial. Art. 11.- Son atribuciones y deberes del Consejo Nacional de Educación Superior (CONAES): Cumplir y hacer cumplir la Constitución de la República, dentro del ámbito de su competencia, la presente ley y su reglamento; así como sus reglamentos y resoluciones; Aprobar la planificación del sistema de educación superior; Coordinar los planes y acciones académicas al interior del sistema de educación superior con la Secretaría Nacional de Planificación y con los organismos correspondientes de la Función Ejecutiva; Emitir el informe, en forma motivada, sobre la creación de nuevas universidades y escuelas politécnicas y comunicarlo a la Asamblea Nacional, previos los informes favorables y vinculantes del Consejo Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad y de la Secretaría Nacional de Planificación; Conocer y resolver, en forma motivada, sobre la creación, funcionamiento, suspensión y supresión de los institutos superiores técnicos, tecnológicos, pedagógicos; y conservatorios de música y artes. Para la creación se requerirá los informes favorables y vinculantes del Consejo Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad y de la Secretaría Nacional de Planificación; Establecer la coordinación y relación entre los distintos actores del Sistema de Educación Superior con las funciones del Estado, Conocer y resolver los problemas que amenacen el normal funcionamiento de las instituciones de educación superior, de conformidad con el reglamento específico de intervención y fortalecimiento institucional;

109

Suspender universidades y escuelas politécnicas, de acuerdo con esta ley; Solicitar al órgano respectivo, la derogatoria de la ley, decreto, convenio o acuerdo de creación de determinada universidad o escuela politécnica; Aprobar los estatutos de las instituciones de educación superior, los de las federaciones y asociaciones nacionales, de profesores, estudiantes, empleados y trabajadores y sus reformas; Aprobar los parámetros de distribución de las rentas asignadas, en el Presupuesto General del Estado o por leyes especiales y de los incrementos que correspondan a las universidades y escuelas politécnicas, de conformidad con el reglamento respectivo; Aprobar su presupuesto; Consultar, en los aspectos que considere pertinentes, a la Asamblea de la Universidad Ecuatoriana; Conformar las comisiones que considere necesarias; ñ) Formular y reglamentar el sistema de admisión, nivelación y evaluación estudiantil en la educación superior. Informar a la sociedad ecuatoriana y a la Asamblea Nacional, anualmente, sobre la marcha del sistema de educación superior; Promover y apoyar la investigación científica y tecnológica en las instituciones de educación superior, su difusión y la transferencia de sus resultados a la comunidad; Promover y apoyar la cooperación internacional en materia de intercambios académicos y científicos, y particularmente la movilidad académica; Reglamentar los convenios que celebren las universidades y escuelas politécnicas con otras instituciones. Designar a sus delegados ante los organismos en los que tenga representación, de conformidad con la Constitución y leyes de la República; Fijar las normas fundamentales para la homologación de estudios, revalidación y equiparación e inscripción de títulos. Expedir y reformar todos los reglamentos que sean necesarios para el cumplimiento de los objetivos del sistema de educación superior y los de su propia organización interna incluyendo su Reglamento Orgánico-Funcional; Aprobar los lineamientos del reglamento de carrera académica o escalafón del docente universitario y politécnico sobre la base de los cuales cada centro de educación superior elaborará su propio reglamento de acuerdo a sus disponibilidades presupuestarias,

110

Fijar las normas fundamentales para la homologación de estudios, revalidación y equiparación de grados y títulos del país y el exterior; y, Las demás establecidas en la ley y sus reglamentos. Las resoluciones del CONAES serán de cumplimiento obligatorio y constituyen precedentes vinculantes para la aplicación de la ley. Contra las resoluciones del CONAES no caben otros recursos que los jurisdiccionales y los de acción de protección y acción extraordinaria de protección, de acuerdo con la Constitución y la ley; Art. 12.- Son atribuciones y deberes del Presidente del CONAES: Ejercer la representación legal, judicial y extrajudicial del Consejo; Presidir las sesiones del Consejo; Convocar a las sesiones ordinarias y extraordinarias; Delegar y encargar funciones y representaciones; Ejercer el voto dirimente en caso de empate en la votación de resoluciones del pleno; Conformar comisiones especiales y ocasionales, Cumplir y hacer cumplir las resoluciones del Consejo; y, Las demás que le sean asignadas por los reglamentos y resoluciones del Consejo. Art. 13.- El Presidente del Consejo será elegido para un periodo de cuatro años, y podrá ser reelegido por una sola vez. En caso de ausencia temporal o definitiva del Presidente del Consejo, éste será reemplazado por el Presidente Alterno. El Presidente y los Miembros del CONAES tendrán fuero de Corte Nacional de Justicia. El Presidente Alterno a más de subrogar al Presidente cumplirá las delegaciones y funciones que éste le asigne.

111

CAPÍTULO IV DEL ORGANISMO PUBLICO DE ACREDITACIÓN Y ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD (CONAAC) Art. 14.- Se establece el Consejo Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad (CONAAC) como el organismo público, técnico y autónomo, con personalidad jurídica propia. Estará integrado por siete miembros, con sus respectivos suplentes que serán designados de la siguiente manera: Un académico universitario designado por el Presidente de la República; Dos académicos universitarios designados por la Asamblea de la Universidad Ecuatoriana; Un vocal designado por el Consejo Nacional de Participación Ciudadana y Control Social, Un vocal designado por la Asamblea de los Institutos superiores técnicos y tecnológicos, Un vocal designado por el organismo estatal de la ciencia y tecnología; y, Un presidente elegido por los vocales de fuera de su seno y para su nominación se deberá cumplir los mismos procedimientos y requisitos que se señalan para el Presidente del CONAES No podrán ser vocales del CONAAC los representantes legales de las instituciones de educación superior El Consejo Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad tendrá su sede en Quito. Los miembros del Consejo durarán cuatro años en sus funciones y podrán ser reelegidos una sola vez. Deberán ser profesionales con grado académico de cuarto nivel de Magister o doctor (Phd), acreditar el desempeño de la cátedra universitaria por diez años o más, preferentemente haber desempeñado una función directiva relevante en la universidad ecuatoriana y gozar de reconocido prestigio profesional e intelectual. La convocatoria a os vocales designados la realizará el Presidente de la Asamblea de la Universidad Ecuatoriana, quién les tomará posesión y dirigirá la sesión hasta la designación del Presidente.

112

Art. 15.- El Consejo Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad tendrá las siguientes atribuciones y deberes: Cumplir y hacer cumplir la Constitución Política, las leyes y los reglamentos, dentro del ámbito de sus competencias; Definir las políticas y lineamientos generales de autoevaluación, evaluación, acreditación y aseguramiento de la calidad de las instituciones de educación superior, de sus programas y carreras, y planificar su ejecución, de acuerdo a sus características; Aprobar las características, criterios, indicadores e instrumentos de calidad para la autoevaluación y evaluación externa de las instituciones del sistema de educación superior y de los programas y carreras; Aprobar todos los reglamentos necesarios para los procesos de autoevaluación, evaluación, acreditación y aseguramiento de la calidad; Vigilar que los procesos de evaluación, acreditación y aseguramiento de la calidad se realicen de conformidad con los reglamentos respectivos, garantizando absoluta independencia, imparcialidad y objetividad; Conocer y resolver los informes derivados de la realización de los procesos de evaluación y acreditación; Otorgar certificados de acreditación por institución o por carreras a las instituciones del sistema de educación superior que hayan cumplido con todos los requisitos reglamentarios. Este certificado tendrá una duración de cinco años; Coordinar los procesos de evaluación y acreditación con la institución pública de evaluación integral y con el organismo responsable de la ciencia, tecnología e innovación; Emitir los informes para la creación de universidades y escuelas politécnicas, institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos y conservatorios de música y artes, y enviarlos al CONAES; Aprobar su presupuesto; Expedir y reformar todos los reglamentos que sean necesarios para el cumplimiento de sus funciones y de su gestión interna, de conformidad con la presente ley; Suspender, de acuerdo con esta ley, a las universidades, escuelas politécnicas, institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos, y conservatorios de música y arte, así como solicitar la derogatoria de las leyes o resoluciones de creación, según el caso;

113

Informar a la sociedad ecuatoriana y a la Asamblea Nacional, anualmente, sobre la marcha del sistema de evaluación, acreditación y aseguramiento de la calidad; Los demás que determine esta ley y los reglamentos. Art. 16.- El presidente tendrá las siguientes atribuciones y deberes: Ejercer la representación legal, judicial y extrajudicial del Consejo; Convocar y presidir las sesiones del Consejo; Cumplir y hacer cumplir las resoluciones del Consejo; Designar delegados y representantes del Consejo a las diferentes instituciones, y Las demás que le sean asignadas por los reglamentos y resoluciones del Consejo. CAPITULO V DE LOS ORGANOS CONSULTIVOS: Art. 17.- La Asamblea de la Universidad Ecuatoriana es un organismo representativo y consultivo que sugiere al CONAES políticas y lineamientos para las universidades y escuelas politécnicas. Tendrá potestad resolutiva en asuntos contemplados en la ley y otros aspectos que el CONAES le someta a su decisión. Estará integrada por los siguientes miembros: Todos los rectores de las universidades y escuelas politécnicas públicas y particulares. Doce representantes de los docentes: seis por las universidades y escuelas politécnicas públicas y seis por las universidades y escuelas politécnicas particulares. En la representación de los docentes se deberá evitar que una institución tenga más de uno y se procurará que provengan de las diferentes regiones del país; y el Presidente de la Federación Nacional de Profesores universitarios y politécnicos del Ecuador, FENAPUPE Ocho representantes de los estudiantes: cuatro de las Universidades Públicas y Dos de las Escuelas politécnicas públicas y Dos por las universidades y escuelas politécnicas particulares. En la representación de los estudiantes se deberá evitar que una institución tenga más de uno y se procurará que provengan de las diferentes regiones del país, y los presidentes nacionales de la FEUE, FEPE Y FEUPE.;

114

Dos representantes de los trabajadores y obreros, que serán el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores, universitarios y Politécnicos de Ecuador, FENATUPE y el Secretario General de los Sindicatos de Obreros Universitarios y Politécnicos, FENASOUPE. Los representantes de los profesores, estudiantes, empleados y trabajadores serán elegidos por sus respectivos estamentos mediante colegios electorales convocados por el CONAES, al que concurran los organismos representativos de cada uno de éstos que hayan sido elegidos democráticamente para sus respectivos períodos, lo que deberá certificarlo la respectiva Universidad o Escuela Politécnica. El Presidente de la Asamblea será un Rector de una Universidad o Escuela Politécnica pública y el Vicepresidente el Rector de una Universidad o Escuela Politécnica particular, elegidos por más de la mitad de sus miembros; durarán dos años en sus funciones, pudiendo ser reelegidos por una sola vez. En el siguiente periodo se alternará la Presidencia para una universidad particular y la Vicepresidencia para una pública. La Asamblea se reunirá de manera ordinaria trimestralmente y en forma extraordinaria cuando lo convoque su Presidente, o a pedido mitad mas uno sus miembros. Su sede será la Universidad o Escuela Politécnica de la cual es Rector su Presidente. Art. 18.- La Asamblea de los Institutos Superiores Técnicos, Tecnológicos, Pedagógicos, Conservatorios de Música y Artes, es un organismo representativo y consultivo de la educación superior técnica y tecnológica, que estará integrado por: Todos los rectores de los institutos superiores técnicos y tecnológicos, institutos pedagógicos, conservatorios de música y artes Veinte representantes de los docentes: diez por los institutos públicos y diez por los particulares Diez representantes de los estudiantes: cinco de los institutos públicos y cinco de los institutos particulares, y Dos representantes de empleados y trabajadores, uno de los institutos públicos y uno de los particulares. El Presidente de la Asamblea será un Rector de un instituto público y el Vicepresidente un Rector de un instituto particular, elegidos por más de la mitad de sus miembros; durarán dos años en sus funciones, pudiendo ser reelegidos por una sola vez. En el segundo periodo se alternará la Presidencia para un instituto particular y la Vicepresidencia para un público. Las atribuciones y deberes de la Asamblea de Institutos son:

115

Recomendar políticas generales de formación técnica y tecnológica, Elegir Presidente y Vicepresidente de la Asamblea, Pronunciarse sobre las consultas que le fueren planteadas por el CONAES, Designar delegados a las diferentes organismos en los que corresponda la representación, y los demás que le señale el CONAES o la propia Asamblea. CAPITULO VI DE LA AUTONOMÍA RESPONSABLE DE LAS UNIVERSIDADES Y ESCUELAS POLITÉCNICAS Art. 19.- El Estado reconoce a las universidades y escuelas politécnicas autonomía académica, administrativa, financiera y orgánica. La autonomía, es el derecho de cada institución de educación superior a regirse por sí misma, de conformidad con los principios y derechos constitucionales y sus estatutos; es una práctica permanente que la relaciona con la sociedad y el Estado y significa: Independencia para que su personal docente e investigador ejerza la libertad académica y la búsqueda de la verdad sin restricciones; Independencia para que las universidades y escuelas politécnicas planifiquen y aprueben sus carreras, programas académicos de pre y posgrado y líneas de investigación; Libertad para elaborar y aprobar sus estatutos y reglamentos; Libertad para nombrar sus autoridades y personal docente e investigador, de acuerdo con su estatuto; Libertad para nombrar a su personal administrativo y de trabajadores, de conformidad con la ley; Libertad para gestionar sus procesos internos; Libertad para elaborar, aprobar y ejecutar sus presupuestos para el cumplimiento de su función institucional y su misión social; Libertad para adquirir y gestionar su patrimonio; Libertad para administrar sus recursos en concordancia con sus objetivos; Libertad para determinar sus formas y órganos de gobierno, de acuerdo con sus estatutos y en concordancia con los principios de alternancia, transparencia y de participación en

116

órganos colegiados de los miembros de la comunidad universitaria en las proporciones determinadas en ellos; Libertad para mantener una relación con todos los sectores de la sociedad; Libertad para mantener una relación con todas las instituciones del Estado Libertad para establecer una relación con el sistema de educación nacional, con el organismo de ciencia y tecnología y con la secretaría nacional de planificación. Libertad para establecer alianzas estratégicas con instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales. Art. 20.- Los recintos de las universidades y escuelas politécnica son inviolables, no podrán ser allanados, sino en los casos y términos en que pueda serlo el domicilio de una persona. La garantía del orden interno será competencia y responsabilidad de sus respectivas autoridades. Cuando se necesite el resguardo de la fuerza pública, la máxima autoridad de la institución superior, solicitará la asistencia pertinente; Art. 21.- La autonomía de las universidades y escuelas politécnicas no las exime de ser fiscalizadas por los organismos previstos en esta ley, de la responsabilidad social, de la rendición de cuentas, y de la participación en la planificación nacional. El manejo de los fondos públicos será sometido a los controles internos de la institución y externos de la Contraloría General del Estado; y los fondos que no provienen del Estado en las instituciones públicas y particulares serán sometidos a controles internos de la propia institución. La Contraloría General del Estado organizará un sistema de control y auditoría de acuerdo a las características peculiares de las instituciones públicas de educación superior. La Función Ejecutiva no podrá privar de sus rentas o asignaciones presupuestarias, o retardar sus transferencias a ninguna institución del sistema de educación superior, ni clausurarlas o reorganizarlas de forma total o parcial. La falta de transparencia de recursos en las condiciones señaladas en la Constitución, será sancionada con la destitución de la autoridad y de los servidores públicos remisos de su obligación.

117

CAPITULO VII DE LA CREACIÓN DE UNIVERSIDADES Y ESCUELAS POLITÉCNICAS Art. 22.- La creación de nuevas universidades y escuelas politécnicas es un proceso que debe responder al principio de pertinencia. Las universidades y escuelas politécnicas se crearán por ley, solamente cuando exista informe favorable vinculante del CONAES que tendrá como base los informes previos favorables y obligatorios del CONAAC y el organismo nacional de planificación. Los requisitos y procedimientos de creación de universidades y escuelas politécnicas estarán determinados en el Reglamento General de esta ley, atendiendo a la naturaleza pública o particular de las instituciones. Art. 23.- Una vez creada la nueva institución particular de educación superior, en el plazo improrrogable de 180 días, los patrocinadores transferirán en dominio, mediante escritura pública, como patrimonio del nuevo centro de educación superior, todos los bienes y recursos que sustentaron el proyecto. Si no lo hicieren se pedirá la derogatoria de la Ley de Creación. CAPÍTULO VIII DE LOS INSTITUTOS SUPERIORES TÉCNICOS, TECNOLÓGICOS PEDAGÓGICOS; Y CONSERVATORIOS DE MÚSICA Y ARTES Y

Art. 24.- Los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y los conservatorios de música y artes son parte del sistema de educación superior y tienen como finalidad la formación de los profesionales técnicos y del fortalecimiento sistemático de habilidades y destrezas de los estudiantes. Art. 25.- Los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y los conservatorios de música, y artes podrán ser públicos y particulares. Se regularán por esta ley, por el Reglamento General que para este efecto expida el CONAES y por sus respectivos estatutos que serán aprobados por el CONAES. Los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y los conservatorios de música, y artes particulares son centros educativos con personería jurídica propia. Se garantiza

118

su capacidad de autogestión administrativa y financiera, dentro del marco de esta ley y el Reglamento General de Institutos Superiores, sin perjuicio de que los cofinanciados por el Estado sigan recibiendo fondos públicos. Art. 26.- Los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y los conservatorios de música, y artes serán creados, a partir de un proyecto, mediante resolución expedida por el CONAES, previo informe favorable del CONAAC y del organismo nacional de planificación. El proyecto contemplará los requisitos que determine el Reglamento General. Art. 27.- Los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y conservatorios de música, y artes otorgarán los títulos correspondientes a estos niveles, de acuerdo a la normativa que establezca el CONAES en el reglamento respectivo. Art. 28.- Los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y conservatorios de música, y artes podrán celebrar convenios con otros centros de educación superior nacionales o del exterior, de lo cual informarán previamente al CONAES a efectos del control de su legalidad. CAPÍTULO IX DEL GOBIERNO DE LAS INSTITUCIONES DEL SISTEMA DE EDUCACIÓN SUPERIOR Art. 29.- El gobierno de las universidades y escuelas politécnicas emana de sus docentes, estudiantes, empleados y trabajadores, en las proporciones establecidas en esta ley en sus propios estatutos, con las características definidas en las universidades y escuelas politécnicas públicas y en las particulares según lo que establecen sus estatutos. Art. 30.- Para su gobierno las universidades y escuelas politécnicas definirán los órganos colegiados de carácter académico y administrativo, así como las unidades de apoyo. Su organización, integración, deberes y atribuciones constarán en sus respectivos estatutos y reglamentos, en concordancia con su misión y las disposiciones establecidas en la Constitución de la República y en esta ley. Art. 31.- Las universidades y escuelas politécnicas obligatoriamente tendrán como autoridad máxima a un órgano colegiado superior que estará integrado conforme lo determine esta ley y sus estatutos.

119

Los estatutos de las universidades y escuelas politécnicas establecerán, al menos, las siguientes instancias: Órganos Colegiados: El consejo universitario o politécnico Los consejos directivos de las facultades o de las unidades académicas. Comisión de evaluación interna; Comisión de pertinencia con el buen vivir; Comisión de investigación; y Comisión de vinculación con la sociedad. Unipersonales: Rector Vicerrector; Decanos o directores Art. 32.- La elección de los representantes en todos los niveles de la comunidad universitaria o politécnica se realizará mediante sufragio universal, directo, secreto y obligatorio en las universidades y escuelas politécnicas públicas. Los estatutos y reglamentos establecerán las normas electorales. La participación de los estudiantes en los organismos colegiados de gobierno será equivalente a un porcentaje entre el treinta por ciento (30%) y el cincuenta por ciento (50%) del total del personal académico con derecho a voto, exceptuándose al rector y vicerrectores de esta contabilización; La participación de los empleados y trabajadores será de hasta el diez por ciento (10%) del mismo total. Cualquier fracción será aproximada al número entero inmediato superior. Dentro del margen de participación que les corresponda, los estatutos de cada universidad o escuela politécnica determinarán el porcentaje correspondiente. En todas las dignidades de representación estudiantil al cogobierno, se establecerán y reglamentos los requisitos correspondientes tomando en consideración la responsabilidad académica. Toda elección de representantes estudiantiles ante los órganos colegiados se realizará conforme a lo dispuesto en los estatutos.

120

La elección de representantes en las universidades y escuelas politécnicas particulares, se regirá por lo que señalen sus estatutos. Art. 33.- Para la instalación y funcionamiento de los órganos de gobierno será necesario que exista quórum, entendiéndose por éste la concurrencia de más de la mitad de sus integrantes. Art. 34.- El consejo universitario o politécnico es el máximo órgano colegiado de gobierno de la universidad o escuela politécnica. Estará presidido por el Rector y su integración y funciones estarán normadas en su estatuto, en el que se señalará la representación del cogobierno de docentes, estudiantes y servidores. Art. 35.- Para ser rector de una universidad o escuela politécnica se requiere estar en goce de los derechos de participación política, tener grado académico de cuarto nivel, magíster o doctor, tener al menos cinco años de experiencia en gestión educativa, haber realizado y publicado obras de relevancia en su campo de especialización y haber ejercido la docencia por lo menos diez años (10) años, de los cuales cinco o más en calidad de profesor principal. Art. 36.- El rector es la primera autoridad ejecutiva de la universidad o escuela politécnica y ejercerá la representación legal, judicial y extrajudicial; presidirá el órgano colegiado superior de manera obligatoria y aquellos órganos que señale el estatuto respectivo; desempeñará sus funciones a tiempo completo y durará en el ejercicio de su cargo 4 años y podrá ser reelegido, consecutivamente o no, de acuerdo al estatuto, con observancia del principio de alternancia. Tendrá las atribuciones y deberes que le asigne el estatuto. Art. 37.- La elección de rector y de vicerrectores en las universidades y escuelas politécnicas públicas, se hará por votación universal, directa, secreta y obligatoria de los profesores titulares por más de un año en esa calidad, de los estudiantes con asistencia regular a clases y que hayan aprobado, al menos, el primer año o su equivalente; y de los empleados y trabajadores titulares, con más de un año en dicha calidad. En las universidades y escuelas politécnicas particulares, la elección estará normada en el estatuto de cada institución. Art. 38.- Todo vicerrector deberá cumplir los mismos requisitos que para ser rector, durará en el ejercicio de su cargo 4 años y podrá ser reelegido, consecutivamente o no, de acuerdo al estatuto, con observancia del principio de alternancia. En caso de ausencia temporal o definitiva del rector lo subrogará el vicerrector que establezca el estatuto, según la normativa respectiva. Tendrá las atribuciones y deberes que le asigne el estatuto.

121

El estatuto regulará la sucesión cuando la ausencia del rector y vicerrector o vicerrectores fuere definitiva y simultánea. Art. 39.- El gobierno de los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y conservatorios de música, y artes se regirá, al menos, por los siguientes órganos y autoridades: La junta general; El consejo directivo; El rector; El vicerrector o vicerrectores; y, Las demás autoridades que señale el estatuto. La integración, elección y atribuciones de las autoridades y órganos colectivos de gobierno constarán en los estatutos de la institución, que deberán ser aprobados por el CONAES. Art. 40.- Para ser rector o vicerrector de un instituto superior técnico, tecnológico y pedagógico; de un conservatorio de música y de artes se requiere estar en goce de los derechos de participación política, tener título profesional universitario o politécnico de tercer nivel, y haber ejercido la docencia en calidad de profesor en una institución del sistema de educación superior por cinco o más años. Art. 41.- Los miembros de todos los órganos de gobierno de las instituciones de educación superior serán personal y pecuniariamente responsables por sus decisiones. Art. 42.- Las instituciones de educación superior garantizarán la existencia de organizaciones gremiales en su seno, las cuales tendrán sus propios estatutos aprobados por el máximo órgano de gobierno colegiado de la institución y, en la medida de las posibilidades presupuestarias, podrán ser cofinanciados con recursos institucionales sujetos a controles establecidos legalmente, para programas académicos de capacitación. Sus directivas deberán renovarse, de conformidad con las normas estatutarias; caso contrario, el máximo órgano de gobierno colegiado de la institución convocará a elecciones que garantizarán el principio de alternancia.

122

CAPITULO X CALIDAD Y PERTINENCIA Art. 43. La calidad de la educación superior consiste en la búsqueda constante y sistemática de la excelencia, la perfección y la elevación en la producción y transmisión de pensamiento y conocimiento mediante la autocrítica, la crítica externa y el mejoramiento permanente. Art. 44. La Evaluación de la Calidad consiste en el proceso o estudio para determinar el valor de la institución, carrera o programa, mediante la recopilación sistemática de datos cuantitativos y cualitativos relativos a la calidad, que permitan emitir un juicio o diagnóstico, analizando sus componentes, funciones, procesos, a fin de que sus resultados sirvan para reformar y mejorar el programa de estudios, carrera o institución. La Evaluación de la Calidad es un proceso permanente y supone un seguimiento continuo. Art. 45. La Acreditación es una validación de vigencia quinquenal realizada por el CONAAC para reconocer o certificar la calidad de las instituciones de educación superior, de una carrera o programa educativo, sobre la base de una evaluación previa de los mismos. Este proceso supone la evaluación respecto a la normativa, estándares y criterios de calidad establecidos por las instancias respectivas. El procedimiento incluye una autoevaluación de la propia institución, así como una evaluación externa realizada por un equipo de pares expertos, quienes a su vez deben ser acreditados regularmente por el CONAAC. Art. 46. El Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, está constituido por el conjunto de acciones que llevan a cabo las instituciones vinculadas con este sector con el fin de garantizar la eficaz gestión de calidad, aplicable también a las agencias u organismos evaluadores y acreditadores. El Aseguramiento de la Calidad está vinculado a la Garantía de Calidad, que es la forma de comprometer que una carrera, programa o institución educativa es adecuada para sus fines. Es explícita, por escrito, y pública. Art. 47. La planificación y ejecución de la autoevaluación estará a cargo de cada una de las instituciones de educación superior, en coordinación con el organismo técnico de acreditación y aseguramiento de la calidad. En el presupuesto que las instituciones del Sistema de Educación Superior realicen se hará constar una partida adecuada para la realización del proceso de autoevaluación.

123

Art. 48. El CONAAC establecerá el Reglamento y Código de Ética de los Evaluadores Externos de la Educación Superior, en el que se señalarán los requisitos adicionales, las incompatibilidades y las formas de selección. Art. 49. Se creará un Banco de Datos de Evaluadores Externos de la Educación Superior, el mismo que estará bajo la administración y responsabilidad del CONAAC. Las personas que se encuentren en el Banco de Datos de Evaluadores Externos de la Educación Superior, deberán acreditar formación académica de cuarto nivel de maestría o doctorado, experiencia en procesos de evaluación y acreditación de la educación superior y recibirán una calificación individual acorde con su formación, experiencia y evaluaciones realizadas. En ningún caso un evaluador externo podrá tener un título o grado académico inferior a la carrera o programa que se está evaluando o acreditando. Art. 50. La pertinencia consiste en que la educación superior responda a las expectativas y necesidades de la sociedad, a la planificación nacional, a la prospectiva de desarrollo científico, humanístico y tecnológico mundial, y a la diversidad cultural. Para ello, las instituciones de educación superior articularán su oferta docente, de investigación y actividades de vinculación con la sociedad a la demanda académica, a las necesidades de desarrollo local, regional y nacional; a la innovación y diversificación de profesiones y grados académicos; a las tendencias del mercado ocupacional local, regional y nacional; a las tendencias demográficas locales, provinciales y regionales; a la vinculación con la estructura productiva actual y potencial de la provincia y la región; y, a las políticas nacionales de ciencia y tecnología. Art. 51. La integralidad significa la articulación entre el Sistema Nacional de Educación, sus diferentes niveles de enseñanza, aprendizaje y modalidades, con el Sistema de Educación Superior, sus niveles y modalidades; así como la articulación al interior del propio Sistema de Educación Superior. CAPÍTULO XI DEL RÉGIMEN ACADÉMICO DEL SISTEMA DE EDUCACIÓN SUPERIOR Art. 52- El ingreso de los bachilleres a las universidades y escuelas politécnicas públicas se realizará a través de un sistema de nivelación y de un sistema de admisión, en base a los lineamientos que el C0NAES establezca para la nivelación y admisión interna.

124

El ingreso de los bachilleres a las universidades y escuelas politécnicas particulares se efectuará de acuerdo a sus normas internas. Art. 53.- Con independencia de su carácter público o particular, se garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso, en la permanencia, en la movilidad y en el egreso, con excepción del cobro de aranceles en la educación particular. El cobro de aranceles en la educación superior particular contará con mecanismo tales como becas, créditos, cuotas de ingreso u otros que permitan la integración y equidad social en sus múltiples dimensiones. Art. 54.- Los niveles de formación que imparten las instituciones del sistema de educación superior y los grados y títulos que pueden conferir son: Técnico: título profesional operativo, otorgado al estudiante que alcanza competencias técnicas, humanísticas y artístico culturales básicas para desarrollar actividades para producir. Tecnólogo: título profesional operativo, otorgado al estudiante que alcanza competencias científicas, técnicas, humanísticas y artístico culturales en general para desarrollar actividades de producción, innovación y transferencia. Licenciado y los títulos profesionales universitarios y politécnicos que son equivalentes y que corresponden al tercer nivel de formación: se otorgará al estudiante que alcanza una formación en una disciplina, para el ejercicio de una profesión. Diploma superior: título profesional de cuarto nivel que se otorga al graduado de tercer nivel y que luego de un curso de estudios sistemáticos, alcanza conocimientos en un área específica del saber. Especialista: título profesional de cuarto nivel que se otorga al graduado de tercer nivel y que luego de un curso de estudios sistemáticos, profundiza en un área específica del conocimiento y de la práctica profesional. Magister: grado académico de cuarto nivel que se otorga luego de un curso de estudios sistemáticos, profundizan en un área del conocimiento a través de la investigación, para el desempeño laboral especializado. Doctor: grado académico de posgrado, otorgado al graduado en magíster, y que luego de un curso, centrado en un área profesional o científica, contribuye al avance del conocimiento. Todos estos niveles de formación se realizarán de conformidad con los reglamentos correspondientes, aprobados por el CONAES, que contemplará entre otras características, intensidad horaria y modalidad de estudios: presencial, semipresencial y a distancia.

125

Las universidades y escuelas politécnicas no podrán otorgar títulos de diplomados o especialistas, ni grados de magíster y doctor en el nivel de pregrado. Es privativo de las instituciones del sistema de educación superior otorgar títulos que correspondan a cada nivel. Solamente las universidades y escuelas politécnicas están facultadas para conferir grados académicos. Art. 55.- El Estado, para la capacitación de los servidores públicos, podrá utilizar los servicios académicos de las instituciones del sistema de educación superior. De igual manera, las instituciones del sector público deberán invitar y aceptar a las universidades y escuelas politécnicas en la participación de los concursos que convocaren, para la contratación de servicios y de consultorías, sin necesidad de que sean calificadas como consultoras. Art. 56.- La oferta y ejecución de programas de educación superior es atribución exclusiva de las instituciones del sistema de educación superior en sus correspondientes niveles, que hubiesen sido autorizados por el CONAES. Todos los cursos académicos de carácter universitario o politécnico destinados a conferir certificados académicos, aunque fueren organizados por otras instituciones nacionales o extranjeras, deberán ser auspiciados y estar bajo la responsabilidad de una universidad o escuela politécnica nacional. El CONAES publicará anualmente, en los diarios de mayor circulación nacional, la lista de universidades, escuelas politécnicas, institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos y conservatorios de música y artes, legalmente reconocidos, y mantendrá, permanentemente, actualizada una base de datos con esta información en su sitio página web, de libre acceso por internet u otro sistema similar. Art. 57.- El reconocimiento, la homologación, la revalidación y el registro de títulos de nivel técnico y tecnológico será realizado por el CONAES. El reconocimiento, la homologación y la revalidación de los títulos profesionales y grados académicos, de grado y posgrado, nacionales y extranjeros, solamente lo harán las universidades y escuelas politécnicas; en tanto que, el registro será realizado por el CONAES. Art. 58.- Las universidades y escuelas politécnicas que cuenten con al menos cinco años de funcionamiento, a partir de la fecha de aprobación del estatuto, podrán crear extensiones, de conformidad con el reglamento correspondiente. Art. 59.- Las universidades y escuelas politécnicas podrán suscribir convenios específicos con instituciones de educación superior, nacionales o extranjeras, para realizar programas de

126

pregrado y posgrado en el país, destinados a una titulación nacional, y ofrecer programas tendientes a otorgar doble titulación. Los convenios deberán ser aprobados por el CONAES Art. 60.- Los estudiantes, egresados o titulados de los institutos superiores técnicos, tecnológicos y pedagógicos y de los conservatorios de música y artes, podrán solicitar la continuación de estudios de tercer nivel en una universidad o escuela politécnica la que necesariamente deberá hacer la homologación de las asignaturas o módulos aprobados. CAPITULO XII DEL PERSONAL ACADEMICO Art. 61.- El personal académico de las instituciones del sistema de educación superior está conformado por profesores. El ejercicio de la cátedra y de la investigación podrá combinarse entre sí, con la dirección, gestión institucional y actividades de vinculación con la sociedad. Para ser profesor regular de una universidad o escuela politécnica se requiere tener título universitario o politécnico de cuarto nivel, ganar el correspondiente concurso de merecimientos y oposición público y reunir los requisitos señalados en los respectivos estatutos. Para ser docente de los institutos técnicos, tecnológicos y pedagógicos; y de los conservatorios de música y artes se someterán al reglamento respectivo, aprobado por el CONAES. Art. 62. Para la designación del personal académico, no se establecerán limitaciones que impliquen discriminación derivadas del origen étnico, de género, posición económica, política o cualesquiera otras, ni éstas podrán ser causa de remoción. Art. 63. El Estado garantizará al personal docente la estabilidad, actualización, formación continua y mejoramiento pedagógico y académico; una remuneración justa, de acuerdo a la profesionalización, desempeño y méritos académicos. El CONAES regulará la carrera docente y el escalafón, establecerá un sistema nacional de evaluación de desempeño y la política salarial de todos los integrantes del sistema en base a políticas de promoción y ascenso. Art. 64. Los docentes serán titulares, invitados, accidentales y honorarios. Los titulares podrán tener la categoría de principales, agregados y auxiliares. El tiempo de ejercicio docente podrá ser a dedicación exclusiva, a tiempo completo, a medio tiempo y a tiempo parcial. Ningún docente universitario a dedicación exclusiva podrá desempeñar simultáneamente dos o más cargos públicos con esa dedicación.

127

El reglamento de carrera académica, que deberán tener todas las instituciones de educación superior, públicas y particulares, normará esta clasificación, estableciendo las obligaciones de los profesores en sus distintas categorías y tiempo de dedicación. Al menos el 50% de los docentes de cada universidad y escuela politécnica tendrán dedicación a tiempo completo. Art. 65. Los profesores de los centros de educación superior serán evaluados periódicamente sobre su trabajo y desempeño académico. En el reglamento de evaluación docente, que será expedido por el CONAES, a partir de una propuesta del CONAAC, se establecerán los criterios de evaluación, las formas de participación estudiantil, los estímulos académicos y económicos y las limitaciones a la garantía de la estabilidad. Art. 66. El órgano colegiado superior de las universidades y escuelas politécnicas fijará normas que rijan la estabilidad, capacitación, ascensos, remuneraciones y protección social del personal académico, de conformidad con la presente ley, los lineamientos básicos dados por el CONAES para el escalafón del docente universitario y el reglamento de carrera académica institucional. Art. 67. Se garantiza la estabilidad del personal académico, que no podrá ser removido sin causa debidamente justificada. Para la remoción se requiere la resolución fundamentada de las dos terceras partes del órgano colegiado superior, previo el trámite administrativo en el cual se garantizará el derecho a la defensa. Art. 68. El Sistema de Educación Superior establecerá mecanismos para la capacitación y perfeccionamiento permanente del personal académico, para lo cual en los presupuesto de los centros de educación superior constarán de manera obligatoria partidas especiales. Art. 69. El personal docente de los centros de educación superior se rige por esta ley, por el escalafón del docente universitario, por las disposiciones del respectivo estatuto y el Reglamento de Carrera Académica Institucional. El desempeño de una dignidad académica en los órganos de gobierno del Sistema de Educación Superior es consecuencia del ejercicio de la docencia y por tanto, no puede ser considerado como otro cargo público. Los docentes universitarios tendrán derecho a una jubilación complementaria o patronal conforme a lo establecido en la Ley de creación de la jubilación complementaria del año 1953.

128

CAPITULO XIII DE LO ESTUDIANTES Art. 70. Para ingresar como estudiante de las instituciones de educación superior, de los niveles técnico superior y pregrado se requiere poseer título de bachiller y haber cumplido con los requisitos definidos por el Sistema Nacional de Nivelación y Admisión Para ser admitido en los estudios de posgrado se requiere que el candidato posea título profesional o grado de tercer nivel y cumplir con los requisitos señalados en cada programa. Las instituciones de educación superior no privarán el acceso a los aspirantes, por tener bajos niveles de ingresos económicos o por tener alguna discapacidad. Las propias instituciones establecerán programas de crédito, becas, estímulos y ayudas económicas, que beneficien por lo menos al diez por ciento (10%) del número de estudiantes matriculados, y según lo establecen sus reglamentos. Para continuar recibiendo dicho apoyo, el estudiante deberá acreditar altos niveles de desempeño estudiantil; los mismos que serán regulados por cada institución. Art. 71. Son estudiantes de las instituciones de educación superior quienes, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos por esta ley, se encuentren legalmente matriculados y participen, de acuerdo con la normativa vigente, en los programas regulares de estudios de nivel técnico o tecnológico, de pregrado y posgrado. Art. 72. Los requisitos de carácter académico y disciplinario necesarios para la aprobación de los cursos y carreras, constarán en los respectivos estatutos, reglamentos y demás normas de la institución. Solamente en casos establecidos, expresamente, en el estatuto de la institución, un estudiante podrá matricularse hasta por tercera ocasión en una misma materia o en el mismo semestre, módulo, año académico o nivel académico. En ningún caso habrá una cuarta matrícula en la asignatura o en la carrera que la incluyan, ni en la propia institución, ni en ninguna otra institución del Sistema de Educación Superior. Para el efecto, el CONAES mantendrá un registro actualizado con la información, que obligatoriamente, enviarán las instituciones mencionadas. Art. 73. El CONAES expedirá las normas que garanticen la transparencia, justicia y equidad en los sistemas de evaluación estudiantil y para conceder incentivos al mérito académico. Art. 74. Las instituciones de educación superior mantendrán una unidad administrativa de bienestar estudiantil destinada a promover la orientación profesional, créditos, estímulos,

129

ayudas económicas y becas; y a ofrecer los servicios asistenciales que se determinen en las normativas de la institución. Esta unidad, además, se encargará de promover un ambiente de respeto a los valores éticos y a la integridad física, psicológica y sexual de los estudiantes, en un ambiente libre de violencia y brindará asistencia a quienes demanden por violaciones de estos derechos. Art. 75. Los estudiantes tienen la obligación de realizar pasantías, de conformidad con cada carrera, entendidas como prácticas pre-profesionales remuneradas. Estas actividades se realizarán en coordinación con organizaciones comunitarias, empresas públicas o privadas, e instituciones del Estado, relacionadas con la respectiva especialización, las que otorgarán las debidas facilidades. Art. 76. Las instituciones de educación superior dictarán, obligatoriamente, un reglamento especial en el que se contemplen los deberes y derechos de los estudiantes: representación y participación en los órganos de gobierno, crédito estudiantil, becas, servicios de bienestar, prácticas, pasantías, bolsas de trabajo, inserción laboral y seguimiento a egresados. Art. 77. Las universidades y escuelas politécnicas crearán las ayudantías de cátedra, como mecanismo para facilitar la integración de los mejores estudiantes a la docencia universitaria, de conformidad con el reglamento, que para el efecto deberá aprobarse. CAPITULO XIV DE LOS SERVIDORES UNIVERSITARIOS Art. 78. Los servidores universitarios de las instituciones de educación superior, sean públicas o particulares, serán nombrados o contratados según los procedimientos que se establezcan en la correspondiente ley, estatuto y reglamentos institucionales, en los que se garantizarán la estabilidad, ascenso, remuneración y protección social. Art. 79. Los servidores universitarios de las instituciones de educación superior públicas o particulares están protegidos por la Ley Orgánica de educación superior. Art. 80. En el presupuesto de las instituciones del Sistema de Educación Superior se hará constar una partida adecuada para capacitación y especialización de los servidores universitarios, de cada una de ellas. El estatuto universitario o politécnico establecerá los lineamientos generales para el escalafón administrativo a favor de los servidores universitarios.

130

Art. 81. Los servidores universitarios en el desempeño de sus labores serán evaluados de manera periódicamente y sus resultados se reflejarán en las promociones, de acuerdo a la normativa interna, necesidades y disponibilidades de la institución. Art. 82. Los servidores universitarios tendrán derecho a una jubilación complementaria o patronal de conformidad con sus propios reglamentos. CAPITULO XV DE LA INVESTIGACIÓN Art. 83.- La investigación fundamento de la docencia, medio para el progreso de la ciencia y de la comunidad, y soporte de la transferencia social del conocimiento, constituye una función esencial de la universidad y de las escuelas politécnicas. La universidad asume como uno de sus objetivos esenciales el desarrollo de la investigación científica, técnica y artística; así como la formación de investigadores y atenderá tanto a la investigación básica, como a la aplicada. La investigación es un derecho y un deber de los profesores universitarios y politécnicos. Art. 84. En concordancia a lo establecido en el Art. 298 de la Constitución vigente, el Estado establecerá pre asignaciones presupuestarias dirigidas a la investigación, ciencia, tecnología e innovación que realiza las universidades y escuelas politécnicas con fondos equivalentes al 1% del ingreso neto del Presupuesto General del Estado. El Ministerio de Finanzas hará constar en forma obligatoria los recursos correspondientes en el Presupuesto General del Estado. La distribución de estos recursos, que serán concursables, la hará la Comisión para la Investigación Científica y Tecnológica del Consejo Nacional de Educación Superior, que estará integrada por cinco miembros. La asignación se realizará basándose en programas o proyectos de investigación, previa evaluación y calificación, según el reglamento correspondiente que para el efecto expedirá el CONAES. Art. 85. Las instituciones de educación superior brindarán las facilidades para que los docentes, después de cuatro (4) años de titularidad y no más de una vez cada cuatrienio, puedan preparar textos, asistir a pasantías, cursos académicos de perfeccionamiento o participar como asesores académicos en instituciones educativas. Para el efecto, durante un semestre podrán ser exonerados de sus obligaciones docentes y mantener su remuneración, luego del permiso correspondiente.

131

Si cursaren posgrados, tendrán derecho a la respectiva licencia con sueldo y a los demás beneficios legales, por el tiempo de su duración. Luego de seis (6) años de labores ininterrumpidas, los docentes podrán solicitar el año sabático para realizar estudios o trabajos de investigación. En caso de ser favorecidos, según las prioridades establecidas, la institución pagará las remuneraciones y los demás emolumentos que les corresponde percibir mientras hagan uso de ese derecho, el mismo que se ejercerá previa presentación de un plan académico. Los recursos para las universidades y escuelas politécnicas se obtendrán del Fondo de Desarrollo Académico Institucional, del rubro capacitación de docentes e investigadores y de los fondos que de manera obligatoria deberá asignar la institución. El máximo organismo colegiado establecerá un programa de capacitación con prioridades, cupos y mecanismos de evaluación. Art. 86. El personal docente tiene el derecho y la obligación de realizar investigación científica. Las universidades y escuelas politécnicas fomentarán la movilidad de su personal docente de la cátedra a la investigación y viceversa. Igualmente, crearán centros de investigación, garantizando su funcionamiento, tanto con investigadores, como con la infraestructura necesaria. Los docentes que hayan intervenido en una investigación tendrán derecho a participar, individual o colectivamente, de los beneficios que obtenga el centro de educación superior, de la explotación o cesión de derechos sobre las invenciones realizadas. Igual derecho tendrá si participa en consultorías u otros servicios externos remunerados. Las modalidades y cuantías de la participación serán establecidas por cada institución. CAPITULO XVI DEL FINANCIAMIENTO Y DEL PATRIMONIO DE LAS INSTITUCIONES Y ORGANISMOS DEL SISTEMA NACIONAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR Art. 87.- El patrimonio de las instituciones del Sistema Nacional de Educación Superior está constituido por: Todos los bienes muebles e inmuebles que el promulgarse esta ley sean de su propiedad; Los bienes de distinta naturaleza que adquieran en el futuro a cualquier título; Las rentas establecidas en el Fondo Permanente de Desarrollo Universitario y Politécnico (FOPEDEUPO), las asignaciones que han constado y las que consten en el

132

Presupuesto General del Estado, con los incrementos que manda la Constitución Política del Ecuador; Las rentas que son asignadas a las universidades y escuelas politécnicas como partícipes en tributos y que se encuentren determinadas o se determinaren por leyes y decretos; Los ingresos por matrículas, derechos, tasas y aranceles que no estén vinculados con el derecho constitucional de gratuidad, para el tercer nivel o pregrado y, los ingresos que genere el posgrado y los proyectos de investigación. Para la fijación del valor de esta matrícula, se tomará en cuenta, entre otros aspectos, la situación socioeconómica del estudiante y de su familia; Los réditos obtenidos en sus operaciones financieras; Los beneficios obtenidos por su participación en empresas productoras de bienes y servicios; Los fondos provenientes de alianzas estratégicas con instituciones públicas o privadas; Los fondos provenientes de la cooperación internacional; Los recursos provenientes de herencias, legados y donaciones a su favor; Los fondos autogenerados por cursos extracurriculares, seminarios, consultorías, prestación de servicios y similares; Los ingresos provenientes del cincuenta por ciento (50%) del producto de la venta forzada de los bienes confiscados como fruto de la acción del Estado en su lucha contra el narcotráfico, que se destinarán exclusivamente a proyectos de investigación. Las universidades y escuelas politécnicas podrán ser depositarias de los bienes confiscados mediante convenio con el CONAES en el que se deberán establecer los límites de esta responsabilidad. Los bienes a que se refiere este literal, no causarán impuesto predial; Los ingresos provenientes de patentes y marcas registradas como fruto de sus investigaciones y otra formas de propiedad intelectual, constante en la ley; Los saldos presupuestarios existentes a la finalización del ejercicio económico, obligatoriamente deberán incorporarse en el presupuesto del nuevo período; Cualesquiera otros bienes y fondos que les correspondan según sus estatutos o que adquieran, de acuerdo con la ley. Art. 88.- Las universidades, escuelas politécnicas e institutos superiores de régimen particular tienen facultad para determinar, a través de su máximo órgano colegiado superior, las contribuciones de los estudiantes por concepto de matrícula, registro, colegiatura, pensiones, derechos, aranceles y tasa por servicios, de acuerdo con su organización interna, recursos que

133

serán destinados a financiar su actividad sin perseguir fines de lucro. En todo caso, estas contribuciones fijadas en moneda de curso legal y las correspondientes pensiones y colegiatura tendrán valores diferenciados considerando, entre otros, la situación socioeconómica del estudiante y de su familia. En caso de haber saldos positivos en sus estados financieros, serán destinados a un fondo patrimonial con el propósito de financiar inversiones en fondos bibliográficos, telemáticos, equipamiento, infraestructura y programas de bienestar de los integrantes de la comunidad institucional, priorizando el sistema de ayudas económicas, crédito educativo y becas para los estudiantes. Art. 89.- El CONAES, en cumplimiento de la disposición constitucional de que las universidades y escuelas politécnicas son instituciones sin fines de lucro, regulará y controlará su cumplimiento. Se garantiza la gratuidad de la educación superior pública hasta el tercer nivel de educación. La gratuidad observará el criterio de responsabilidad académica de los y las estudiantes. Art. 90.- El Estado mantendrá las asignaciones fiscales para las instituciones del Sistema de Educación Superior de régimen público y de régimen particular que reciben cofinanciamiento estatal, existentes a la fecha de promulgación de esta ley y las aumentará anualmente de manera obligatoria por lo menos en el mismo porcentaje que se incrementan los ingresos corrientes totales del Presupuesto General del Estado, incluyendo el FOPEDEUPO, sin perjuicio del crecimiento de ingresos por su participación en rentas provenientes de leyes y otras normas legales. Las universidades y escuelas politécnicas particulares que reciben cofinanciamiento del Estado deberán destinar los recursos a la concesión de becas a estudiantes de escasos recursos económicos y con los méritos académicos, previstos en el reglamento de concesión de becas. En caso de reforma o derogatoria de leyes que modifiquen las fuentes de financiamiento de las instituciones del Sistema de Educación Superior, se preservarán las proporciones de dichos recursos y se incrementarán en el Presupuesto General del Estado. Art. 91.- Sin perjuicio del mandato constitucional, contenido en el artículo 357, en el sentido de que el Estado garantizará el financiamiento de las instituciones públicas de educación superior, la distribución de los incrementos de los recursos del FOPEDEUPO que el Estado asigne en el futuro será determinada por el CONAES, de conformidad con el nuevo sistema de asignaciones que tendrá como base, criterios de calidad e indicadores de desempeño académico de

134

las instituciones, costos normativos por carreras, número de alumnos, necesidades de cada institución, número de profesores a tiempo completo y con título académico de posgrado. Para el funcionamiento del CONAES y el CONAAC se destinará el uno por ciento (1%) del monto de las rentas que por leyes tributarias y asignaciones presupuestarias correspondan a las universidades y escuelas politécnicas, públicas y particulares cofinanciadas por el Estado. Los incrementos de asignaciones o recursos que se hagan a las universidades y escuelas politécnicas públicas y particulares cofinanciadas por el Estado, se distribuirán en un noventa y cinco por ciento (95%) a favor de las públicas u oficiales y un cinco por ciento (5%) en beneficio de las particulares cofinanciadas, de acuerdo a los parámetros señalados en el primer inciso de este artículo. Art. 92.- Crease el Fondo de Fomento de la educación Técnica, tecnológica y pedagógica; y de conservatorios de música y artes, que será regulado por una ley que se expedirá al efecto, en un plazo de 180 días a partir de la presente por Ley. Art. 93.- Las empresas que distribuyan programas informáticos deberán conceder el uso de las licencias obligatorias de los respectivos programas, a favor de las instituciones de educación superior, para fines académicos. Art. 94.- En ejercicio de la autonomía académica, financiera, administrativa y orgánica, las universidades y escuelas politécnicas elaborarán, aprobarán y ejecutarán sus presupuestos y aprobarán sus reformas; utilizarán sus recursos de acuerdo a sus necesidades institucionales; y manejarán sus recursos financieros en cuentas bancarias a nombre de la entidad, dentro de la banca pública. Art. 95.- El Banco del Estado u otras entidades financieras concederán préstamos a las instituciones del Sistema Nacional de Educación Superior, basándose en las estimaciones de sus rentas anuales. Estos créditos se destinarán a financiar proyectos de desarrollo, infraestructura y equipamiento. Art. 96.- En concordancia con lo dispuesto en el artículo 298 de la Constitución Política de la República, el Estado establecerá pre -asignaciones presupuestarias dirigidas a la investigación científica, tecnológica e innovación que realizan las universidades y escuelas politécnicas con fondos equivalentes, mínimo, al cero punto cinco por ciento (0.5%) del ingreso neto del Presupuesto General del Estado. El Ministro de Finanzas, en forma obligatoria, hará constar estos recursos en el Presupuesto General del Estado.

135

Con estos recursos se creará el Fondo de Investigación Científica para las universidades y escuelas politécnicas (FODICUEP) y el CONAES realizará la distribución de estos recursos por medio de concursos de proyectos de investigación, previa evaluación y aprobación en cada institución de educación superior y con la aprobación definitiva del CONAES, de conformidad con el reglamento respectivo. Art. 97.- Los centros de educación superior asignarán obligatoriamente en sus presupuestos, por lo menos, el seis por ciento (6%) a programas y proyectos de investigación, actividades culturales, publicaciones y posgrados. Art. 98.- Los centros de educación superior públicos y particulares cofinanciados por el Estado están exentos del pago de toda clase de impuestos y contribuciones fiscales, municipales, especiales o adicionales, incluyendo la contribución a la Contraloría General del Estado. En los actos y contratos en que intervengan estas instituciones deberán pagar el tributo la contraparte, en la proporción que les corresponda. Todo espectáculo cultural y deportivo organizado por las instituciones del Sistema Nacional de Educación Superior en sus locales estará exento de todo impuesto. Los recursos que se obtuvieren irán en beneficio de la institución. La correspondencia oficial de todas las instituciones del Sistema Nacional de Educación Superior gozará de franquicia postal en los servicios públicos. En el cobro de tasas, las instituciones y empresas públicas y privadas darán un tratamiento diferenciado a los centros de educación superior, reduciendo un porcentaje mínimo del cincuenta por ciento (50%) de las tasas regulares vigentes. Art. 99.- Para la exoneración de derechos aduaneros y adicionales en la importación de artículos y materiales que hacen referencia el artículo precedente, se requerirán los informes de ley. Si las autoridades respectivas no los emitieren en el término de quince (15) días, se entenderá que los informes son favorables. Art. 100.- El CONAES, el CONAAC, las universidades y las escuelas politécnicas podrán enajenar sus bienes, observando, en lo pertinente, las disposiciones de la Ley Orgánica de Administración Financiera y Control y del reglamento de Bienes del Sector Público. Para la enajenación de los bienes inmuebles de los centros de educación superior se requerirá una autorización expresa del CONAES. A las universidades y escuelas politécnicas se les prohíbe hacer donaciones, excepto aquellas que se realicen para actividades educativas y culturales.

136

Art. 101.- Si por cualquier circunstancia se extinguiere una universidad o escuela politécnica, todos sus bienes pasarán a ser destinados a la misma finalidad en la educación pública o particular según el caso, luego de liquidar y cancelar las obligaciones con terceros. Art. 102.- En el caso de las universidades públicas y particulares que reciban financiamiento o fondos del Estado, su control se sujetará a los mecanismos especiales de auditoría interna y a los establecidos por la Contraloría General del estado, la que organizará un sistema de control y auditoría de acuerdo a las características peculiares de los centros de educación superior. Para el uso de los fondos que no sean provenientes del Estado, las universidades y escuelas politécnicas estarán sujetas a la normatividad interna de su órgano colegiado superior. Su control se sujetará a los mecanismos especiales de su auditoría interna y a los establecidos por la Contraloría General del Estado. Art. 103.- El Banco Central y demás instituciones que posean información financiera pertinente al estudio y control del financiamiento de las instituciones de educación superior, están obligadas a facilitar su acceso al CONAES y a las auditorías externas autorizadas por este organismo. Sin perjuicio de lo anterior, para fines informativos y estadísticos, los centros de educación superior enviarán anualmente al CONAES su presupuesto anual, debidamente aprobado y las liquidaciones presupuestarias de cada ejercicio económico. Las universidades y escuelas politécnicas podrán contratar auditorías externas. Art. 104.- Los centros de educación superior públicos y el CONAES tienen derecho a utilizar la jurisdicción coactiva para el cobro de los títulos de que se emitan por cualquier concepto de obligación. CAPITULO XVII DE LAS SANCIONES Art. 105.- El incumplimiento de las disposiciones contenidas en esta ley, por parte de las instituci0nes del Sistema de Educación Superior dará lugar, previo el proceso administrativo correspondiente, a la imposición de las siguientes sanciones: Amonestación a las autoridades responsables de las decisiones; Suspensión o cancelación temporal de programas académicos, carreras, unidades académicas o extensiones;

137

Imposición de multas a las autoridades; Suspensión temporal con reorganización total; y Suspensión total con solicitud de derogatoria de la ley que creó la institución. Estas sanciones serán reglamentadas por el CONAES. Art. 106.- El CONAES, previo informe y recomendación del Consejo Nacional de Acreditación y Aseguramiento de la Calidad CONAAC, dispondrá la suspensión de la entrega de fondos a una institución de educación superior, en la parte proporcional, cuando una o más carreras no cumplan los estándares académicos o cuando, a pesar de la recomendación de supresión de la carrera, la universidad o escuela politécnica decide mantenerla. Los fondos retenidos serán invertidos en certificados de tesorería hasta que cese el motivo de la suspensión; de persistir por un año, estos recursos irán al Fondo de Desarrollo Institucional. En caso de ser una institución particular autofinanciada, se aplicará la sanción económica establecida en el reglamento. Art. 107.- El máximo órgano colegiado de cada centro de educación superior investigará y sancionará, con la destitución de su cargo, a los responsables de falsificación o expedición fraudulenta de títulos u otros documentos que pretendan certificar dolosamente estudios superiores. El rector tendrá la obligación de presentar la denuncia para que se sanciones penalmente a los responsables, de conformidad con el Código Penal. El CONAES está obligado a vigilar estos procesos y a impulsarlos en caso de que hubiera denuncias sobre estas irregularidades. Art. 108.- Cada institución del Sistema de Educación Superior establecerá sanciones para los estudiantes, el personal académico y administrativo que culposa o deliberadamente atentaren al ejercicio de los deberes y derechos de los miembros de los diversos estamentos de los centros de educación superior, o impidieren de cualquier modo el desarrollo normal de las actividades educativas, o lesionaren el buen nombre del prestigio de las instituciones. Igualmente, se sancionará a los estudiantes que plagiaren tesis, investigaciones, exámenes o trabajos académicos con el propósito de obtener calificaciones y títulos; y a los profesores que comercialicen trabajos académicos o tesis, independientemente de las sanciones previstas en otras leyes sobre la materia. Art. 109.- El CONAES podrá disponer la apertura de investigaciones con el objeto de determinar el incumplimiento de esta ley, de los reglamentos generales y de los estatutos institucionales; en caso de encontrar causales, dispondrá el inicio del proceso correspondiente.

138

Art. 110.- Los promotores o representantes de entidades o empresas que promocionen o pretendan ejecutar programas académicos de educación superior bajo la denominación de universidades, escuelas politécnicas o institutos superiores técnicos, tecnológicos, pedagógicos o conservatorios de música y artes, sin sujetarse a los procedimientos de creación o aprobación establecidos en esta ley, serán sancionados civil y penalmente por infracción contra la fe pública y estafa, debiendo el CONAES disponer la inmediata clausura del establecimiento e iniciar de oficio las acciones legales ante los jueces correspondientes. Los actos y contratos que celebren no tendrán valor alguno. Art. 111.- La suspensión inmotivada de cursos en carrearas o programas académicos que privaren a los estudiantes del derecho a continuar la carrera, de la manera ofertada por los centros de educación superior, dará lugar a la correspondiente indemnización económica que deberán pagar estos centros a los estudiantes, por concepto de daños y perjuicios. DISPOSICIONES GENERALES PRIMERA.- El Consejo Nacional de Educación Superior (CONAES), periódicamente, deberá determinar la situación académica y jurídica de todas las entidades educativas bajo su control, en base a esta ley y los reglamentos correspondientes. SEGUNDA.- Las instituciones del sistema de educación superior son el espacio del debate de tesis filosóficas, religiosas, políticas, sociales, y económicas, por lo cual, la educación superior es incompatible con propaganda proselitista partidista, dentro de los recintos educativos. Las autoridades de las instituciones de educación superior serán los responsables del cumplimiento de esta disposición. TERCERA.- Todas las instituciones de educación superior elaborarán planes operativos anuales y un plan estratégico de desarrollo institucional concebido a mediano y largo plazo, según su propia orientación y que contenga, entre otros, los siguientes aspectos: visión, misión, estrategia, objetivos, resultados esperados y líneas de acción. Cada institución deberá realizar la evaluación de estos planes y elaborar el correspondiente informe, que deberá ser presentado al CONAES y al CONAAC. CUARTA.- Las instituciones del sistema de educación superior suministrarán al CONAES, en forma anual y obligatoria, la información que le sea solicitada, en especial, la referida a los aspectos de registros académicos, las estadísticas con relación a docentes, investigado-

139

res, estudiantes de pre y posgrado, así como la información financiera; también proporcionarán información sobre los proyectos de investigación que sean financiados con recursos propios o de otras entidades nacionales o internacionales. QUINTA.- Todas las instituciones de educación superior del país enviarán semestralmente al CONAES la nómina de los títulos que expidan. SEXTA.- Las instituciones de educación superior se responsabilizarán del otorgamiento y refrendación de los títulos y del envío de los datos para el registro de ellos en el CONAES. SÉPTIMA.- Los profesionales graduados en el exterior, nacionales o extranjeros, deberán reconocer y refrendar sus títulos en las universidades y escuelas politécnicas y registrarlos en el CONAES, para que surtan efecto en el país. OCTAVA.- El CONAES auspiciará y fomentará las relaciones interinstitucionales, nacionales e internacionales entre universidades, escuelas politécnicas e institutos superiores técnicos y tecnológicos a fin de facilitar el desarrollo de sus actividades académicas, culturales, de investigación y de vinculación con la colectividad y la promoción de la movilidad docente, estudiantil y administrativa. NOVENA.- El CONEAS coordinará con el organismo nacional de planificación, a fin de establecer los requerimientos de personal técnico, tecnológico y de profesionales de nivel universitario, politécnico y de posgrado, de acuerdo con las necesidades del desarrollo nacional. Esta información será difundida ampliamente entre las instituciones del sistema de educación superior, para la planificación de sus actividades académicas. Igualmente, coordinará con el Ministerio de Educación para definir las áreas y especialidades que deberán robustecerse en el bachillerato, como requisito para ingresar a una institución de educación superior. Las instituciones de educación superior aceptarán los títulos equivalentes al bachillerato, expedidos en otros países y reconocidos por el Ministerio de Educación. DÉCIMA.- Todos los centros e instituciones del sector público o privado que realicen investigaciones en cualquier área, procurarán integrarse a una universidad o escuela politécnica pública o particular; una vez integrados, el Ministerio de Economía y Finanzas transferirá a la institución receptora los recursos correspondientes que consten en el Presupuesto General del Estado, los mismos que se incrementarán anualmente, en las proporciones determinadas en esta ley. DÉCIMA PRIMERA.- El CONEAS coordinará con la Contraloría General del Estado la elaboración de las normas técnicas que permitan aplicar un sistema de auditoría acorde a la

140

naturaleza de las universidades y escuelas politécnicas, en un plazo de ciento ochenta días a partir de la vigencia de esta ley.. DÉCIMA SEGUNDA.- La Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, es una universidad pública que realiza actividad académica de posgrado y funciona en el país de acurdo con el ordenamiento jurídico de la Comunidad Andina, su estatuto y os convenios celebrados con la República del Ecuador. La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Ecuador, es una institución de educación superior pública de posgrado, que funciona a base de su acuerdo constitutivo y del convenio suscrito por la República del Ecuador con la Secretaría General de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. El estatuto de la Escuela Politécnica del Ejército será aprobado y reformado por los organismos que establecen sus normas propias. El Instituto de Altos Estudios Nacionales, es un centro de educción superior que funciona de acuerdo con los Decretos de su creación y reformas y realiza actividades académicas de posgrado. Las universidades establecidas según el Modos Vivendi celebrado entre el Gobierno del Ecuador y la Santa Sede, en lo que concierne a la designación o elección de las autoridades y órganos de gobierno se regirán por lo que determinen sus estatutos, de acuerdo con sus principios y características. Salvando las normas constitutivas, las instituciones mencionadas están obligadas a cumplir con lo dispuesto en esta ley, los reglamentos y resoluciones del CONAES. DISPOSICIONES TRANSITORIAS PRIMERA.- Hasta la elección de los miembros y conformación del CONAES y del CONAAC, los actuales miembros del CONESUP y del CONEA continuarán en funciones prorrogadas. SEGUNDA.- En un plazo máximo de ciento veinte (120) días desde la vigencia de la presente ley, el Presidente de la República dictará el Reglamento General. TERCERA.- Las instituciones de educación superior reformarán sus estatutos, para adecuarlos a las disposiciones de esta ley, en el plazo de ciento veinte (120) días, contados a partir de la promulgación del reglamento a los que se refiere el artículo anterior y los someterán al

141

CONAES para su aprobación. Hasta la aprobación del nuevo estatuto, estará vigente el actual estatuto. CUARTA.- Los actuales representantes de docentes, estudiantes y trabajadores ante los órganos colegiados, continuarán en sus funciones, hasta la finalización del período para el que fueron elegidos. QUINTA.- Las universidades y escuelas politécnicas, a partir de la vigencia de la presente ley, para el ingreso de nuevos docentes, exigirán como requisito el título de posgrado. SEXTA.- Las instituciones de educación superior que cuenten con promotores que patrocinaron y comprometieron la transferencia de bienes a dichas entidades, en el lapso de ciento veinte (120) días, contando desde la fecha de expedición de esta ley, transferirán los mismos mediante escritura pública y determinarán el patrimonio propio y aquel que corresponda a sus patrocinadores, de conformidad con la ley. SÉPTIMA.- La creación de nuevas instituciones del sistema de educación superior entra en una moratoria, por cinco años a partir de la expedición de la presente ley. OCTAVA.- El CONAES, en un plazo de ciento ochenta (180) días, desde la vigencia de la presente ley, establecerá un nuevo mecanismo de distribución de las rentas a las universidades y escuelas politécnicas, de conformidad con la presente ley. NOVENA.- El CONAES es el organismo que subroga en todos sus derechos y obligaciones al CONESUP y en todas las referencias legales anteriores a la expedición de esta ley. Las asignaciones que constan para este organismo serán acreditadas al CONAES. El patrimonio y los funcionarios y empleados del CONESUP que no sean de libre remoción pasarán al CONAES. DÉCIMA.- El CONAAC es el organismo que subroga en todos sus derechos y obligaciones al CONEA y en todas las referencias legales anteriores a la expedición de esta ley. Las asignaciones que constan para este organismo serán acreditadas al CONAAC. El patrimonio y los funcionarios y empleados del CONEA que no sean de libre remoción pasarán al CONAAC. UNDÉCIMA.- El Ministro de Economía y Finanzas transferirá al CONAAC los recursos destinados a los Institutos Superiores Técnicos, tecnológicos y pedagógicos y conservatorios de música y arte de carácter público y cofinanciado que hasta la vigencia de esta ley pertenecían al Ministerio de Educación; y este Ministerio trasferirá la parte de la infraestructura que corresponda a los institutos superiores técnicos, tecnológicos, pedagógicos y conservatorios de música y artes que estaban bajo su dependencia administrativa.

142

DUODÉCIMA.- Las Instituciones del Sistema de Educación Superior así como sus carreras, programas y posgrados deberán ser evaluados y acreditados. En caso de no superar la evaluación y acreditación, en el plazo de cinco años, quedarán fuera del sistema de educación superior. DÉCIMOTERCERA.-La deuda que a la expedición de la presente Ley tenga el Estado con las universidades y escuelas politécnicas públicas y cofinanciadas, será cancelada por el Ministerio de Finanzas en el plazo de 180 días, contados a partir de la promulgación de esta ley, El CONAES elaborará y cuantificará la equiparación salarial del docente universitario y politécnico del Ecuador y las tablas salariales del servidor universitario, DÉCIMOCUARTA.- En Concordancia con lo que determine el Mandato Constituyente Dos, los docentes y servidores universitarios y politécnicos que cumplan con los requisitos para jubilarse con el IESS tendrán derecho al pago de la indemnización establecida. DÉCIMOQUINTA.- Después del plazo de cinco años contados a partir de la vigencia de la presente ley, para la evaluación y acreditación de las universidades y escuelas politécnicas existentes, será obligatorio contar con un 80 por ciento de docentes con titulo de maestría o doctorado. DISPOSICIÓN FINAL Derogase la Ley de Universidades y Escuelas Politécnicas publicada en el Registro Oficial N° 77, de 15 de mayo de 2000 y los artículos de la Ley de Educación referidos a los Institutos Superiores Técnicos y tecnológicos y todas las disposiciones legales que se le opongan. La presente ley entrará en vigencia a partir de la fecha de su expedición, sin perjuicio de su publicación en el Registro Oficial. Dada en la ciudad de San Francisco de Quito, Distrito Metropolitano, en la sala de sesiones del Pleno de la Asamblea Nacional del Ecuador, a los…

143

144

CAPÍTULO IV
EDITORIALES SOBRE EL PROYECTO DE LA NUEVA LEY DE EDUCACIÓN
SUPERIOR DEL ECUADOR

LA CUESTIONADA CALIDAD DE LA UNIVERSIDAD ECUATORIANA
Manuel Ávila Loor
Vi por televisión el reprís de la sabatina del señor Presidente del 18 de julio donde dedica más de 30 minutos defendiendo el proyecto de Ley de Educación Superior elaborado por consultores argentinos sin la participación de los actores del sistema universitario ecuatoriano ni de los sectores sociales, donde por los rostros de los asistentes, que de vez en cuando eran enfocados por las cámaras, se veía el poco interés que este tema despertaba. En la intervención, reiteradas veces el señor Presidente manifestó que es académico, que la universidad ecuatoriana es la peor de América y en el ranking mundial sobre calidad comienza a aparecer en el puesto 2000. Para justificar el intervencionismo y toma de las universidades por parte del gobierno, proyecta la frase inicial de la Declaración de la Conferencia Mundial sobre Educación Superior realizada por la Unesco del 5 hasta el 8 de julio del presente año, para fundamentar que el proyecto de Ley se ajusta en todo el contenido al texto de esa Declaración y con esa Ley va a transformar la calidad educativa de las universidades. Los académicos en el mundo se dedican a sus cátedras, son especialistas en determinadas ramas del saber, y por estar dentro del sistema, tienen conocimientos generales del funcionamiento de las universidades. No son universitólogos, verdaderos especialistas y conocedores a profundidad de cada uno de los segmentos y de la estructura que tienen las instituciones de educación superior. Los especialistas de Senplades, que también manifiestan ser académicos, algunos de ellos apenas han terminado sus estudios universitarios. La Senplades organizó los talleres regionales, engañando a los participantes, porque supuestamente recogían los criterios para elaborar la nueva Ley de Educación Superior, cuando ésta ya estaba confeccionada. Estos son los especialistas que trabajaron con los consultores argentinos, que por falta de conocimiento de nuestra realidad universitaria y de la Constitución, presentan un proyecto de Ley inconstitucional, contradictoria, inter-

145

vencionista, facilitadora de la trasnacionalidad de títulos, que no transforma la calidad, por el contrario, la retrocede. Varias son las instituciones que elaboran el ranking de más de 12.500 universidades que existen en el mundo. La que toma el señor Presidente es la de ranking web, que no tiene ningún carácter científico, ni académico. En América Latina tenemos aproximadamente 3.200 universidades (Iesalc-Unesco 2008 tiene 2.940 universidades registradas; le falta estadística de tres países). Que comiencen aparecer las universidades ecuatorianas desde el puesto 2000, no es tan preocupante cuando se conocen la estadísticas y algunos indicadores que se utilizan para esos ranking como: profesores con Premios Nobel, número de patentes registradas por las universidades, revistas indexadas, publicaciones científicas realizadas por los profesores, entre tantos otros indicadores. Las estadísticas de América Latina y del mundo nos demuestran, como la de sus profesionales entre las cuales está el señor Presidente, que las universidades ecuatorianas no son las últimas en calidad en América ni en el mundo. Para mejorarla necesitan recursos económicos propios para investigación y autonomía responsable. Tan mal asesorado está el señor Presidente cuando toma la frase incompleta de la declaración de la Conferencia Mundial “La Educación Superior como un bien público es la responsabilidad de todos los miembros de la sociedad”. Frase que por sí sola se explica y no es como la interpreta el señor Presidente. Ese bien público es de todos, en especial del Estado para su correcto financiamiento.

Diario El Correo de Machala 27 de julio de 2009

SENSATEZ DEL GOBIERNO
Jorge Orbe Velalcázar La conducción política del Estado y la búsqueda a ultranza del bien común exigen muchísima sensatez, austeridad y mística, lo cual, muy a nuestro pesar, de ninguna manera ocurre con el actual Gobierno. El país difícilmente podrá salir adelante sin que se sincere el Presidente consigo mismo y con sus mandantes.

146

Por ello, en el Gobierno debería primar una sana y constructiva predisposición de búsqueda de acuerdos y consensos con todos los actores del quehacer político y social, incluso de aquellos que no comulgan ni piensan como él. Hoy, que por ventura el país ya por fin dejó de estar en campaña electoral, creo que es oportuno exhortar muy comedidamente a toda la dirigencia de Alianza País, pero principalmente al señor Presidente, para decirle que ya es hora de que deje de tratar con la punta del zapato, como hasta ahora lo ha venido haciendo, con quienes han ‘osado’ disentir de sus ideas y de las tesis del Gobierno; pues su práctica usual y cotidiana ha sido más bien de irrespeto, por decir lo menos, a los que son y a los que no son, entre los que, por cierto, se hallan incluidos los periodistas, particularmente durante las cansinas cadenas radiales sabatinas que emite. En este sentido, consideraría que es también propicio el momento para exhortar a los amplios y respetables sectores sociales del país, a fin de que ya no sigan dejándose “emborregar”, como solíamos decir de muchachos, con tantas prebendas y promesas fallidas del señor Presidente. Diario El Comercio 14 de agosto de 2009

LAS LEYES PENDIENTES
Editorial Con base en la primera disposición constitucional, los parlamentarios de la Asamblea Nacional tienen la obligación de aprobar, en un lapso de dos meses y medio, 11 cuerpos legales directamente relacionados con temas trascendentales para el futuro del país. Entre los más importantes están la regulación del uso y el aprovechamiento de los recursos hídricos, las reglamentaciones para la participación ciudadana, las normativas sobre comunicación social, información pública y medios, la descentralización territorial y la educación superior, la cultura y el deporte, entre otros asuntos de interés general. Precisamente, por la enorme importancia de esas leyes y la incidencia que estas tendrán en la vida de los ecuatorianos, los legisladores están obligados a asumir su responsabilidad como un reto histórico.

147

En momentos claves como este no sería prudente que las decisiones se impongan con un voto mayoritario, que si bien representa a un amplio espectro ciudadano tiene el deber de considerar todos los puntos de vista. La relevancia social, política y económica de las normativas pendientes debería ser un motivo fundamental para que la Asamblea Nacional tenga la sensibilidad de convocar y, sobre todo, escuchar sin discriminaciones de ningún tipo a representantes de todos los sectores. Una discusión abierta, sincera y tolerante, donde sea real y concreta la participación activa de los distintos sectores sociales con sus opiniones y puntos de vista, podría generar importantes consensos, fortalecería la legitimidad de lo que se finalmente se apruebe y convocaría a la gran mayoría del país a trabajar bajo esas leyes con la seguridad de que responden a los grandes intereses nacionales. Diario El Comercio 19 de agosto de 2009

LA FUNCIÓN DE LA CONSTITUCIÓN
Fabián Corral B. Cuando ha concluido la consolidación electoral del Régimen, después de 3 años saturados de eventos electorales, referéndum incluido, la Asamblea Nacional y el Ejecutivo se aprestan a “aterrizar” los contenidos de la Constitución tanto por la vía de las leyes, como por la más rápida de la planificación y los actos de poder. Cuando parece llegada la plenitud del poder político, y cuando empieza a cuajar aquello que durante la preparación de la Constitución en Montecristi les parecía a muchos lejano e incluso improbable, vale la pena hacer algunas reflexiones sobre la función de la Constitución y del ejercicio de la “real política” en democracia. 1.- ¿Es imperativa la “ideología” de la Constitución?.- Aunque nunca se definió el “buen vivir”, y creo que no se definirá jamás, ese es “argumento” de la Constitución, la ideología que le anima, que se resume en aquello de “hay que vivir igual y no vivir mejor”, párrafo que sintetiza la visión colectivista que domina el texto constitucional, y que avala su tendencia anticapi-

148

talista y antiliberal, y que explica, además, la antipatía y, en algunos casos, la explicita condena a la competencia. Como la Constitución se aprobó en referéndum, en paquete cerrado, por una población que no es experta en Derecho Político, que vota por rostros y no por textos complejos, una sustancial mayoría aún no sabe, ni comprende, lo que el “buen vivir” en concreto significa. Otra parte de la población, alguna de la relativamente informada que existe, no cree en esa tendencia. Cabe entonces preguntar si tal “ideología” es vinculante, obligatoria para todos los que no la entienden y para todos los que no la comparten. Este tema plantea un problema de fondo de la democracia, porque se supone que ella se legitima por la participación informada, consciente y constante de la comunidad, y especialmente por la adhesión a los conceptos que ella entraña. ¿Qué ocurre con la democracia si una parte importante de la gente no sabe, no cree y/o no comprende la ideología que se impone? ¿Cómo opera entonces la legitimidad, que se basa en la creencia de la utilidad de un régimen político para la vida personal? Y la otra pegunta, ¿basta la abstracta representación que ostentan los legisladores para que ellos legislen a “la libre”, interpretando a su buen saber y entender lo que es bueno para la gente? 2.- ¿Democracia de razones o democracia de propaganda y emociones?.- La idea de que los sistemas políticos, las políticas públicas, y las revoluciones pueden imponerse desde arriba, incluso contra lo que acertada o erróneamente piense y quiera una parte importante de la población, está en la base de institucionalidades fallidas como la ecuatoriana. El tema no está en los niveles de aceptación de los líderes políticos, eso no se discute. El tema está en el nivel de “información racional” que efectivamente maneja la población para criticar o adherir con fundamento a lo que los líderes proponen. El problema está en que la emotividad, que es el motor de la política personalista propia del país, excluye casi siempre la racionalidad en la comprensión de las ventajas o desventajas de las propuestas políticas. Velasco Ibarra sugería a algún político nuevo que “hay que manejar la emotividad política, la emoción del pueblo”, y claro que él la manejó. Las reformas legales, y los textos constitucionales, se promueven y triunfan en función de la emotividad que suscita el discurso que les rodea, y ahora en función de los efectos que provoca la propaganda, y de los golpes de efecto, por eso son tan necesarios los actos de masas. En ellos la adhesión fluye. En ellos, toda crítica se marchita y agoniza. No hay lugar para ella. 3.- ¿Socializar los proyectos?.- La práctica de “socializar” los proyectos de ley parece una medida razonable en el contexto que se analiza. Se dirá que así se difunden las ideas, se explican las medidas y se anotan las discrepancias y sugerencias. Sin embargo, habrá que establecer

149

si la socialización ha servido, alguna vez, para introducir modificaciones sustanciales a la idea original. Hasta aquí, según creo, el resultado ha sido nulo. Habrá que ver si la Ley Orgánica de Educación Superior incluye las numerosas observaciones y críticas, de fondo, de conveniencia, oportunidad y concepto, que ha hecho en forma unánime la universidad ecuatoriana. Habrá que ver también si el proyecto de Ley Orgánica de la Competencia se enriquece con las ideas que se han aportado, o si la socialización fue un simple recurso táctico. La Ley Orgánica de la Función Judicial es un ejemplo de los efectos negativos que provocan los proyectos inconsultos y teóricos que, o no se discuten entre quienes conocen los temas y los viven, o no se hace caso de observaciones razonables. Ejemplo concreto: la supresión de la vacancia judicial ha enredado aún más los procesos, los ha retardado y ha generado incertidumbre entre los operadores del sistema, sino, consúltese a los abogados en ejercicio y a los funcionarios judiciales sobre el desorden que han generado los “encargos” de juicios por parte de jueces y secretarios en vacaciones mientras el sistema no para. 4.- El necesario pragmatismo.- La política, como la vida, necesitan de un mínimo de realismo, de una dosis de pragmatismo que permita apreciar la realidad no solamente desde la tribuna de la ideología, desde los consejos de los consultores o desde los programas de movimientos y partidos, que, con frecuencia, someten a hipótesis no demostradas la administración de la República. Se necesita un mínimo pragmatismo, y un alto grado de objetividad y de generosidad, que empiece por reconocer que “una cosa es con guitarra y otra cosa es con violín”. Un pragmatismo responsable que elimine las premuras de la Asamblea por estructurar, bajo cánones e intereses puramente políticos, la nueva legalidad que se pretende imponer, sin difundir con tiempo los proyectos, sin socializarlos y sin flexibilizar posiciones excluyentes que hacen de la oposición y de las visiones discrepantes de la sociedad, mudo discurso de invitados de piedra. La democracia debe vivir del realismo y la tolerancia. La objetividad siempre es buena consejera, por eso, a veces, es necesario explorar el fondo de los conceptos, porque allí suele estar la verdad que supera los discursos. Diario El Comercio 27 de agosto de 2009

150

EDUCACIÓN SUPERIOR
Rodrigo Fierro Benítez El cambio en cuanto a educación superior e investigación científica tiene que partir de realidades. Cuando los ciegos vieron o cuando los paralíticos comenzaron a caminar me parece que son dos buenos símiles de lo que actualmente está ocurriendo en cuanto a la preocupación nacional por la educación superior. Ya era hora. Es con el presidente Correa, nadie puede negarlo, que se produce el despertar de las conciencias sobre la tragedia que para el futuro de nuestro país significaba el bajísimo nivel al que había llegado la academia ecuatoriana. Con asignar recursos, siempre insuficientes, bastaba y sobraba para los gobiernos anteriores. Cómo funcionaban las universidades y politécnicas y cuál era la calificación de sus egresados eran asuntos que no le quitaban el sueño a nadie desde las alturas del poder; y así fuimos hundiéndonos en el subdesarrollo. Es de ponderar que sin un fuerte apoyo político el Consejo Nacional de Educación Superior (Conesup) ya había dado algunos pasos que la transformación requería. Presidido por un ilustre hombre de ciencia y de cultura, Gustavo Vega Delgado, al Conesup se le debe el portento que en los últimos años no se hubiera creado una nueva universidad, a más de que logró un triunfo de trascendencia: la clausura de la Universidad Cooperativa de Colombia, engendro intocable. La legislación vigente, sujeta a reparos superables, y el compromiso del presidente Correa me llevan al optimismo en cuanto al futuro de la educación superior estatal y a una de sus actividades intrínsecas: la investigación científica y tecnológica. Como es comprensible, todos se han puesto a opinar. Las aportaciones, unas valiosas y de tenerse en cuenta, otras por intereses creados, unas tantas animadas por experiencias personales, no faltando aquellas que suponen la intención de mantener las cosas tal cual están. De ahí que lo que corresponden al Conesup, al Consejo de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior y a la Secretaria Nacional de Planificación y Desarrollo es una tarea tan compleja como la de ponerse de acuerdo en lo básico y fundamental para que se inicie el cambio, partiendo de realidades y no de ensoñaciones.

151

Somos un país pequeño. Nos hallamos en el alba en investigación científica y tecnológica. Se impone crear centros de excelencia para salir del pantano del subdesarrollo y la dependencia extrema. Nuestra pobrísima generación de conocimientos se debe a que se requiere muchísimo más que papel y lápiz. Se imparten conocimientos de ciencias básicas en laboratorios obsoletos, cuando existen. Los contados y heroicos investigadores que tenemos son flores en el desierto. El tratamiento de estas realidades no admite el concurso de aventureros por buena voluntad que les asista. Carecen de sentido enfrentamientos sobre asuntos que no apuntan a lo esencial. Diario El Comercio 3 de septiembre de 2009

LA UNIVERSIDAD TIENE RAZÓN
Byron López Castillo La razón no pide fuerza. La actitud de la universidad ecuatoriana es justa al rechazar nuevamente el Proyecto de Ley Orgánica de Educación Superior elaborado por la Senplades porque indudablemente es un proyecto que violenta la Constitución Política de la República del Ecuador. Si de algo hemos sido adversarios en forma permanente, es de la imposición de conceptos y de principios que en lugar de significar progreso, constituyen retrocesos. La universidad expone con claridad sus fundamentos para sostener que ese proyecto de ley viola la Constitución. La Constitución dice que debe haber coordinación entre el Gobierno y el sistema de educación superior. El proyecto de ley en referencia, por el contrario, consagra la subordinación del sistema educativo universitario ante el Ejecutivo. La coordinación es necesaria porque la universidad es parte del plan de desarrollo del país. Este planteamiento se lo ha hecho en innumerables ocasiones. Esta debe ser la razón para que la última Asamblea Constituyente haya recogido en el texto de la Constitución la necesidad imperiosa de esa coordinación. Pero el proyecto de ley, en lugar de coordinar, lo que pretende es sub-

152

ordinar a la universidad. Esto se evidencia cuando trata de la integración del Consejo de Educación Superior, que deberá estar formado por el presidente ejecutivo del Consejo de Educación Superior designado por el Presidente de la República, que lo presidirá con voto dirimente; por el secretario técnico del Sistema Nacional de Planificación o su delegado con el rango de viceministro; por el ministro que dirija el sistema educativo nacional o su delegado con el rango de viceministro; por el ministro que dirija la política cultural o su delegado con rango de viceministro; por el ministro que dirija la política de producción o su delegado con rango de viceministro y por cinco miembros elegidos por concurso público de merecimientos y oposición. Como se ve, este organismo estará integrado por una mayoría de representantes del la Función Ejecutiva, lo que le quita a la universidad la posibilidad de ser coordinadora en el campo de educación superior. Por este motivo, entre otros, es que este proyecto de ley viola la Constitución, así como atenta contra la autonomía universitaria que es una conquista que la universidad no la puede renunciar fácilmente. Si se quiere actuar con sindéresis, lo que procede es que este proyecto sea debatido en foros públicos para recoger los criterios de quienes creemos que la universidad debe avanzar, antes que retroceder. Diario Expreso 5 de septiembre de 2009

AH, LA SENPLADES
Eliécer Cárdenas -¿Qué es la Secretaría Nacional de Desarrollo, mejor conocida como Senplades? -Se trata de un exclusivo club de politólogos al fin con trabajo fijo, sociólogos que han dejado de vagar y han “aterrizado” como se dice en su jerga, economistas frustrados en la administración de bancos y otros negocios, y abogados metidos a sociólogos, o sociólogos metidos a economistas. En fin, una fanesca cuyo objetivo es modernizar al Ecuador al estilo de sus manuales, así el país se muera en el intento. -¿Por qué la Senplades mira con ojeriza a las universidades, acaso no son sus miembros un producto de ellas?

153

-Bien lo dice el refrán, “no hay peor cuña que la del mismo palo”, y así, los analistas de la Senplades han llegado a investigar que las universidades del Ecuador no valen un pito, no sirven ni pa un carajo, como dicen los “paisas” colombianos, y que hay que comenzar de cero, echando al tacho de basura a los rectores, vicerrectores, decanos, profes y hasta a los estudiantes. -¿Por qué exige la Senplades que los rectores y catedráticos sean PhD si ellos mismos no lo son? -Ahí está el detalle, como decía Cantinflas, que era un sabio sin necesidad de seguir masterados de humor ni posgrados en risa. Abraham Lincoln señalaba una verdad del tamaño de la Catedral de Cuenca: “Yo no exijo lo que yo mismo no puedo cumplir”. Entonces, que los caballeros y damas de la Senplades primero obtengan el PhD para obligar a “pehachedelizarse” a los catedráticos de nuestras universidades. -Pero la Senplades ha concluido que nuestras universidades no investigan, sólo se pasan dando clases, en jornadas deportivas, en manifestaciones y chupes, y la calidad de la educación superior ecuatoriana está muy lejos de la de Suiza y Bélgica, donde se posgraduaron sus jefes. -Bueno, las universidades últimamente sí investigan. Han investigado, por ejemplo que la Senplades tiene un ánimo excesivo de jo… robar la paciencia, quizá a fin de justificar el paso de sus sociólogos por el organismo, y de yapa imponer sus horribles lenguajes profesionales que tienen la virtud de volver inentendible a los mortales comunes cualquier documento, incluidas las leyes que preparan. Diario El Tiempo 5 de septiembre de 2009

LA GRAN FALACIA
Carlos Larreátegui La presentación de los proyectos de Ley de Educación Superior del Conesup y de Senplades marca el inicio de la batalla final por la reforma universitaria. La rápida acción del Conesup al presentar su proyecto a la Asamblea agarró desprevenido al Gobierno y lo forzó a

154

remitir la propuesta de Senplades por la poco ortodoxa vía del Internet. Siete legisladores debieron “adherirse” y firmar el texto electrónico a toda prisa para cumplir con las formalidades previstas en la Constitución. A pesar de las generosas ofertas de diálogo y apertura, el Senplades impuso finalmente un proyecto unilateral cargado de inconstitucionalidades e inconveniencias. La ex asambleísta constituyente y candidata presidencial Martha Roldós, coautora de los textos constitucionales relativos a la educación, sostuvo que el proyecto oficial traiciona abiertamente los principios constitucionales y busca secuestrar la universidad ecuatoriana. Gustavo Vega, presidente del Conesup y uno de los académicos más prestigiosos del país, denunció los graves errores e inconstitucionalidades que invalidan la propuesta de ley elaborada por Senplades. Pensadores y catedráticos de la talla de Jorge Vivanco, Eliécer Cárdenas, Manuel Corrales, Federico Sanfeliú, Fabián Corral, Mario Jaramillo y otros expresaron severos reparos a la conveniencia y conformidad constitucional del proyecto gubernamental. Se pensó que la evaluación integral del sistema universitario ecuatoriano, ordenada por la Asamblea y ejecutada por el Conesup y el Conea, sería el punto de partida en la formulación de una propuesta de ley. Era indispensable y lógico contar primero con estadísticas precisas que revelaran la situación real de la universidad ecuatoriana. Senplades decidió ignorar esta valoración y elaboró el proyecto con el concurso de consultores extranjeros que poco o nada conocen sobre la realidad ecuatoriana. Esto constituye una prueba irrefutable de que el proyecto de Senplades es ideológico y político y su objetivo principal es el control de la universidad. Los legisladores tienen una enorme responsabilidad ante la historia por el camino que tracen para la universidad de nuestros jóvenes. No pueden doblegarse ante el dogmatismo y la arrogancia de Senplades y acoger su propuesta autoritaria sin un análisis profundo de los enormes riesgos que implica destruir la autonomía universitaria y entregar la educación superior a los gobiernos de turno y sus iluminados. Necesitamos una reforma que asegure la calidad académica y la responsabilidad social de las universidades bajo la protección de la libertades y el respeto irrestricto a su autonomía. El proyecto de Senplades pisotea estos principios. Diario El Comercio 7 de septiembre de 2009

155

MÁS SOBRE LA UNIVERSIDAD
Byron López Castillo El país sabe que la Constitución Política del Ecuador en vigencia determinó que en un período de 360 días debe aprobarse una nueva Ley de Educación Superior para reemplazar a la que actualmente existe. Con el propósito de dar cumplimiento a esta disposición constitucional, se han elaborado proyectos de los que deberá salir la Ley Orgánica de Educación Superior. Uno de esos proyectos es el que ha sido elaborado por Senplades, fuertemente criticado por la universidad; y otro, por la universidad ecuatoriana. Es decir que a conocimiento de la Asamblea van a llegar dos proyectos. Compartimos plenamente con el criterio de muchos analistas que en relación con este tan importante asunto expresan que para la elaboración de los dos proyectos, no ha habido previamente un diagnóstico que hable claramente cuál es la situación de la educación universitaria en el Ecuador. Lo único que hay son planteamientos que pretenden que la nueva ley cumpla con las disposiciones dogmáticas de la Carta Política en vigencia. Y esto no es así. El problema de la universidad en el Ecuador es un problema muy complicado porque recibe en su seno a los bachilleres de la República cuya formación académica, por razones conocidas, no es de la mejor, razón por la cual surge un desbalance entre el conocimiento de los bachilleres frente a la enseñanza que deben recibir en la universidad. Por otro lado, es indispensable que antes de aprobar este nuevo cuerpo legal, se indique al Ecuador cuál va a ser la metodología a emplearse por la Asamblea, si es que puede hacerlo, o el organismo que tenga esa capacidad, para diagnosticar primeramente el problema universitario. No es posible que una ley de la envergadura de la Ley Orgánica de Educación Superior pueda ser aprobada por un simple “alzamanos”; o sin la debida profundización técnico-científico de la misma. Si se quiere que la nueva ley cumpla con el objetivo fundamental de ser la herramienta que permita que la universidad sea parte integrante del proyecto de desarrollo nacional, el imperativo categórico ineludible es el que se produzca en el país un debate amplio, liberado de prejuicios, de tesis ortodoxas y obsoletas, en el que deben estar presentes todos los sectores relacionados con la universidad.

156

No se trata de imponer una ley que tenga una duración efímera porque el país no está para más experimentos que lo que han servido es para su estancamiento antes que para su desarrollo armónico y coherente. Ojalá se pueda actuar así. Diario Expreso 8 de septiembre de 2009

UNA LEY NECESARIA
Rodrigo Santillán ¿Quién se opondría a una nueva Ley de Educación Superior que permita alcanzar los máximos niveles de calidad y excelencia académica? Nadie puede desconocer la crisis por la que atraviesa debido a factores inherentes a ésta y a circunstancias externas provenientes de acciones y omisiones del Estado. Nadie querría que, por efecto de la Ley, se convierta en un apéndice del gobierno de turno, pero sí es deseable que se vincule profundamente al pueblo y se convierta en eje promotor del desarrollo. En la Universidad Central del Ecuador se producen importantes cambios administrativos y académicos y, a pesar de todo, es una de las mejores universidades del Ecuador y de América Latina. Se trabaja, estudia, proponen nuevos programas y reforman currículos. Decenas de proyectos de investigación se presentan y muchos no avanzan por falta de presupuesto, por responsabilidad del Estado. Los críticos sostienen que no se investiga en la universidad, afirmación que se debe a la ignorancia de la realidad o a simple mala fe.La nueva Ley debe salvaguardar y garantizar la plena autonomía universitaria administrativa, financiera y académica, la libertad de cátedra y pluralidad de la investigación y del conocimiento. La universidad debe estar atada a los grandes objetivos nacionales, pero jamás a los intereses políticos del bloque en el poder. El Estado es permanente, los gobiernos son transitorios. Sería trascendente que personalidades insertas en las actividades académicas, conocedoras de la problemática real de la educación superior, de sus virtudes y defectos intervengan en los debates. Si la Ley nace de mentes con intereses particulares o que se deban a coyunturas políticas, habrá funestas con-

157

secuencias para la universidad y para los patrocinadores y actores de una Ley truculenta y sesgada. Diario La Hora 8 de septiembre de 2009

PROBLEMAS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR
Joaquín Hernández Alvarado Ahora que el Proyecto de Ley de Educación Superior está en plena discusión e incluso en el corazón de la tormenta, el tema de la educación superior no debe ser planteado en términos maniqueos –por ejemplo, los que están a favor del cambio y los que están contra él–, motivo de adhesión ideológica ni, peor aún, tema de cuñas publicitarias. Que este problema de tanta importancia estratégica se haya politizado en los actuales momentos es uno de los síntomas de la grave confusión en que vivimos. Las consecuencias de las decisiones ahora tomadas se verán en años y en décadas. Nadie duda de las debilidades de la educación superior en el país, en términos generales. Lo que no está claro son las causas, porque no se trata de sentar a nadie en el banquillo de los acusados pues, con ello, no se consigue casi nada cuando se trata de procesos que van más allá de las individualidades responsables. ¿Por qué han surgido universidades, por ejemplo, que han sido denunciadas por vender títulos con el mínimo esfuerzo académico de las personas pero con un aporte económico significativo? La respuesta más simplona es que la culpa la tiene esa misma universidad y el sistema que la ha regulado que no tomó a tiempo medidas. ¿Y las personas que cometieron ese fraude, muchas de ellas en significativos puestos del Estado y de la sociedad? ¿Acaso no sabían lo que hacían? Otro tema parecido es la reiterada crítica por la repetición de carreras en todas las ciudades del país. Es cierto y es lamentable. Pero ¿por qué los padres de familia, que tienen un papel no despreciable en la elección y los supuestos futuros graduados, insisten en ellas? Decir que porque no se les da otras opciones es no conocer el mundo de la educación superior. Se ofrecen carreras diferentes que, tarde o temprano, tienen que cerrar o mantenerse en estado de

158

hibernación. Es un problema de una cultura y no de actores determinados que privilegia las mismas opciones académicas y que no permite una amplitud en las mismas. Decir que la universidad ecuatoriana hace poca investigación es descubrir el agua tibia. Decir que la universidad solo debería ser de investigación es no entender el complejo mundo universitario contemporáneo. El problema de América Latina como región es la insuficiencia de interés en la investigación, problema en el que tienen tanto que ver el Estado, la empresa privada como la investigación. La fuga de cerebros no es un problema exclusivamente ecuatoriano. ¿Se trata entonces de defender a las universidades frente al cambio que se pide? No. El Estado tiene un arma formidable que no solamente es válida para el cambio de las instituciones de educación superior, sino para educar a la opinión pública, es decir, a los mismos funcionarios del Estado, a la empresa privada y a los estudiantes: los procesos de calidad que implican la autoevaluación, evaluación y acreditación. La exigencia debe estar ahí exclusivamente. Diario Hoy 8 de septiembre de 2009

LA UNIVERSIDAD
Fabián Corral B. La sensibilidad de los universitarios, su pasión por las libertades y su determinación para defenderlas, caracteriza felizmente a las sociedades modernas. Allí se refugia la capacidad de rebeldía y la dignidad contestataria. De la universidad nació la “primavera de Praga” contra el invierno socialista. De la universidad partió la revolución del Barrio Latino de 1968. Universitario fue el joven que, en solitario, detuvo a la columna de tanques en la plaza de Tiananmen, antes de la sangrienta represión de los comunistas chinos en junio de 1990. El único revés que ha sufrido el caudillismo autoritario de Hugo Chávez fue articulado por la firmeza y convicción de los universitarios. La universidad, más allá de sus defectos y virtudes, y pese a todas las adversidades que inventa el poder, sigue como el refugio de la capacidad crítica. Por eso, es esencial la defensa de la autonomía académica y de la libertad de cátedra. Ellas son las expresiones concretas del lai-

159

cismo, que comenzó con la independencia del pensamiento frente a los dogmas religiosos, y que debe continuar ahora hasta alcanzar la independencia de las ideas frente a la planificación del Estado y a los dogmas políticos que desde ella se propician. Una prueba de fuego para la sociedad democrática, una prueba para la legislatura, será el tratamiento de los proyectos de Ley Orgánica de Educación Superior. Allí se verá si sus actores realmente creen en la libertad de conciencia, en la autonomía, en el “laicismo” frente a la nueva dogmática política, o si se confirma que la Asamblea se ha limitado a ser opulenta máquina de procesar de propuestas oficiales. Este tema no será uno más. Será el episodio que marque históricamente a la legislatura, que perfile a los “nuevos” actores políticos, que mida su capacidad de rebeldía y de independencia, o su vocación por el simple malabarismo verbal. ¿Por qué es esencial la independencia legislativa en esta y en las demás materias? Porque si no es así, la “autonomía responsable” de la universidad se diluirá en los mandatos de una planificación estatal que ni se debate ni se vota. Porque la libertad de pensamiento y la capacidad de construir discrepancias racionales que fortalezcan a la democracia, se anularán. Porque, si pasa la versión oficial de la ley, las universidades podrán ser intervenidas si no se ajustan a los cánones oficiales. Porque la cátedra corre el riesgo de someterse y callar. O de ser altavoz de las voces gubernamentales. El proyecto oficial adolece de innumerables inconvenientes y tiene una innegable carga de disposiciones que contradicen a la Constitución. El proyecto oficial condiciona la vida universitaria, burocratiza y centraliza la educación superior, es decir, pasteuriza la diversidad de pensamiento y trata a la universidad como oficina pública. Diario El Comercio 9 de septiembre de 2009

160

PRONUNCIAMIENTO PÚBLICO DE MIEMBROS DE LA ASAMBLEA DE LA UNIVERSIDAD ECUATORIANA
(Reproducción textual del documento)

ASAMBLEA

DE LA

UNIVERSIDAD ECUA

TORIANA

PRONUNCIAMIENT ASAMBLEA DE LA

O PUBLICO DE MIEMBROS DE LA UNIVERSIDAD ECUA TORIANA

- Que la Constitución Política de la República del Ecuador, en su disposición transitoria primera, dispone que, en el plazo máximo de trescientos sesenta días, el órgano legislativo deberá aprobar las leyes que regulen la educación, la educación superior, la cultura y el deporte; - Que la misma disposición transitoria adecuadamente dispone que “el ordenamiento jurídico necesario para el desarrollo de la Constitución será aprobado durante el primer mandato de la Asamblea Nacional”, otorgando de esta manera un mayor plazo para analizar con la suficiente profundidad, las leyes de Educación, Educación Superior. Cultura y Deportes, que son vitales para el desarrollo del país; - Que el Sistema Nacional de Educación Superior, por intermedio de sus legítimos representantes, presentó a la Asamblea Nacional, el 24 de agosto del 2009, el proyecto de Ley Orgánica de Educación Superior, cuyo contenido se apega estrictamente a lo dispuesto en la Constitución; y, - Que la SENPLADES, en su portal web, ha publicado el 26 de agosto del 2009, su proyecto de Ley Orgánica de Educación Superior, cuyo contenido es manifiestamente inconstitucional en algunas disposiciones.
ACUERDAN

CONSIDERANDO

1.- Exigir que el Consejo de Administración de la Legislatura (CAL), de la Asamblea Nacional, califique en forma inmediata el proyecto de Ley Orgánica de Educación

:

161

Superior, que fue presentado en la Asamblea Nacional, el 24 de agosto del 2009, por los legítimos representantes del Sistema Nacional de Educación Superior, para que se inicie el debate correspondiente en la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional. 2.- Precisar que el proyecto de Ley Orgánica de Educación Superior elaborado por la SENPLADES, en su cuarta versión, del 26 de agosto del 2009, no ha considerado ni incorporado las observaciones y las recomendaciones fundamentales efectuadas por varios actores del Sistema Nacional de Educación Superior; 3.- Rechazar la propuesta de la SENPLADES de asignar funciones dictatoriales a la “Secretaria Técnica” para mandar, controlar, regir y sancionar a las instituciones de educación superior y al Sistema Nacional de Educación Superior, en expresa violación de la Norma Constitucional. 4.- Señalar que el proyecto de Ley Orgánica de Educación Superior elaborado por el Sistema Nacional de Educación Superior, pretende construir un sistema de educación superior, comprometido con la calidad y cambios auténticos, para alcanzar una sociedad justa, libre y solidaria; 5.- Expresar nuestra firme decisión para mantenernos unidos en la defensa de los principios y objetivos del Sistema Nacional de Educación Superior. 6.- Respaldar la movilización universitaria que se ha convocado para el 2 de septiembre del 2009 y que se efectuará en la ciudad de Quito. DR. CARLOS CEDEÑO NAVARRETE Presidente de la Asamblea de la Universidad Ecuatoriana DIRECTOR DE LA SESION DE TRABAJO DE MIEMBROS DE LA AUE Guayaquil, 28 de agosto del 2009

162

BIBLIOGRAFÍA
ARÁUZ LATORRE, Julio, 2009 Compendio Histórico de la Universidad Ecuatoriana, Quito. ASAMBLEA CONSTITUYENTE Constitución, Edit. Corporación de Estudios y Publicaciones, 2008 Quito. ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE, Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Caracas. 1999 COMISIÓN DE COORDINACIÓN DE REFORMA UNIVERSITARIA Ley Universitaria N° 23733, Lima. 1983 CONGRESO DE LA REPÚBLICA 1992 Ley de Educación Superior de Colombia, Diario Oficial N° 40.700, Bogotá. CONGRESO DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA Ley de Universidades, Caracas. 2001 CONGRESO NACIONAL 1988 Constitución Política de la República Federativa del Brasil, Brasilia. CONGRESO NACIONAL Ley Nacional de Educación, Brasilia. 1996 HONORABLE CONGRESO DE LA NACIÓN 1995 Ley de Educación Superior, Boletín Oficial N° 28.204, Buenos Aires.

163

1993

Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado N° 18.575, Título II Normas especiales. Ley Orgánica constitucional de enseñanza de Chile. Ley Orgánica de Universidades, Capítulo II, De las universidades privadas. Ley Orgánica de Universidades, Título Preliminar: De las funciones y autonomía de las universidades. Ley Orgánica de Universidades, Título III, Del Gobierno y representación de las universidades. Ley Federal de Educación N° 24.195. Ley de universidades de Venezuela.

RESIDENCIA DEL PODER EJECUTIVO FEDERAL Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Última reforma DOF 01-06-09. SABBAD, María Amelia, 2003 Evaluación Superior en el Brasil. En: <www.ilaedes.org> UNIVERSIDAD INTERNACIONAL Contribución de la Universidad Internacional del Ecuador a la 2007 educación y al país, serie: La contribución de la educación particular ecuatoriana, Quito, Ecuador.

164

165

166

167

168

169

170

171

172

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->