Está en la página 1de 3

El gallo de la catedral

La rutina de un hombre rico era de comer un desayuno opparo, dormir una siesta, vestirse y luego pasear por la Plaza de la Independencia. Cuando un da pas la catedral, mir hacia arriba y mir al gallo de metal sobre el domo, dijo: "Los gallos no valen para nada, ni ste de la catedral!" Despus camin a la tienda de la Seora Mariana para beber algunas mistelas (bebidas alcohlicas con sabores diferentes). Al volver, otra vez mir hacia al gallo, esta vez ms efusivo por el alcohol que tom. Una noche, cuando regres desde la tienda de la Seora Mariana, sinti una garra en su pierna. Se sinti atrapado y oy al gallo decir: "Promete que nunca ms vas a beber alcohol!" "Promete que nunca ms vas a insultarme!" "Levntate y haz tu promesa!!!" El hombre respondi: "Prometo, no voy a beber ni agua!" "Prometo, nunca ms voy a mencionarte!" "Perdname! Perdname!" As se cumpli la misin y el gallo volvi al ms alto del domo.