P. 1
Metodologia de La Educacion Para Adultos

Metodologia de La Educacion Para Adultos

|Views: 106|Likes:
Publicado porXavier Canales Cruz
Prof. Xavier Canales
Prof. Xavier Canales

More info:

Published by: Xavier Canales Cruz on Feb 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/13/2013

pdf

text

original

METODOS DE EDUCACION DE ADULTOS

CLASIFICACIÓN DE LOS METODOS EDUCATIVOS

Los métodos educativos pueden clasificarse de diferentes formas según que aspecto de los mismos se tome como referencia. G. Sarrouy, clasifica los métodos educativos basándose en la relación de profesor-alumno de la siguiente manera: I. Métodos didácticos Estos métodos supone que es suficiente hablar a la inteligencia por lo cual la formación es esencialmente intelectualista y pretende transmitir un saber. Los métodos didácticos se pueden simbolizar por el modelo: A (formador)

B (formado) El formador A, explica, expone, habla, actúa, alimenta; es activo. El formado, el alumno escucha, recibe, es alimentado, es relativamente pasivo, ya que su actividad se limita a elaborar mentalmente a partir de los materiales que le suministra el formador. El alumno es dependiente, carece de iniciativa. La afectividad no se toca para nada en este tipo de formación, casi exclusivamente intelectual, en la cual la transmisión del saber se realiza por conducto de la inteligencia, el juicio y la memoria. II. Métodos demostrativos Los métodos demostrativos pretenden que el individuo adquiera ciertos hábitos, desarrolle determinados reflejos que le permitan actuar con rapidez y competencia en las situaciones ordinarias de su vida, es decir, que posea un “saber-hacer”. Los métodos demostrativos pueden representarse con el modelo del reflejo condicionado. A, produce una señal externa S.E., que desata un reflejo o cadena de reflejos en B, de modo que cada vez que B, se encuentre ante la señal del tipo S. E., responderá con las reacciones adquiridas durante el curso de formación. Aquí no entra en juego la inteligencia, sino los automatismos y la infraestructura nerviosa.

A (formador)

S.E.

B (formado)

El profesor o instructor A, muestra y explica. El alumno mira, escucha y después ejecuta él mismo lo que se le ha enseñado. Estos métodos se emplean generalmente para la enseñanza de un saber práctico, de un procedimiento, y para la resolución de problemas. Es característicos de este grupo el método de formación profesional acelerada (T.W. I.).

III. Métodos interrogativos El instructor habla, plantea las preguntas. El alumno escucha, responde, descubre. Este método se aplica generalmente en forma de lección interrogativa y la sistematización moderna del mismo es la enseñanza programada. IV. Métodos activos Pueden compararse con la catálisis química. A, cataliza a B, es decir, pone en acto las potencialidades que B posee. El esquema por el que pueden representarse es:

A

B

Guy Palmade, divide a su vez los métodos activos en métodos de entrenamiento y métodos de evolución. En los métodos de entrenamiento los participantes discuten, afrontan el tema en su conjunto, interaccionan, descubren las soluciones. El animador coopera con el grupo, le ayuda en el nivel de los métodos,a porta información útil, complementaria de la que proporcionan los participantes. Entre estos métodos está el método del entrenamiento mental y los métodos de lectura rápida. Los métodos de entrenamiento se han llamado también métodos semiactivos. Los métodos de evolución, también llamados métodos psicosociológicos o de formación en profundidad tratan de lograr esencialmente una evolución o

modificación de las creencias y actitudes llegando a poner en cuestión los hábitos mentales, los prejuicios. En esos métodos los participantes coexisten, discuten, evolucionan. El psicólogo reenvía al grupo su propia imagen para facilitar la evolución de los participantes (regulación). Entre estos métodos se clasifican el método de orientación no directiva o rogeriano, el método del caso, el grupo de formación (T-Group), el método de la creatividad y el psicodrama. Los métodos pueden clasificarse también tomando como referencia el campo de la formación en el que tienen eficacia preferente. En la formación de lapersona se puede considerar tres aspectos principales: Lo que sabe (saber) Lo que sabe hacer (saber hacer) La foram de comportarse (saber ser)

Para la adquisición de conocimientos (saber) son especialmente útiles los métodos didácticos y los interrogativos (clase, conferencias, enseñanza programada). Para el aprendizaje de un saber-hacer o el desarrollo de aptitudes los métodos más adecuados son los demostrativos. Y para conseguir modificaciones del comportamiento, saber-ser, sólo sirven los métodos activos, especialmente los de evolución, psicosociológicos o de formación en profundidad.

1. METODO DIDÁCTICO O MAGISTERIAL
ORIGEN Y DENOMINACIÓN Es difícil señalar una fecha determinada de origen a este método. Lo que es indudable en su antigüedad ya que es el método usado por los filósofos orientales de Grecia y Roma no socráticos, por los escolásticos en la Edad Media y por la mayoría de las escuelas, colegios y universidades del mundo. Se utiliza también ampliamente en la educación de adultos, bien sea para la formación de padres, de obreros y mandos de las empresas, de ejecutivos, de militantes, etc. El método consisten fundamentalmente en la transmisión oral de unos conocimientos por el profesor, que es el que sabe, a los alumnos, que no saben. Es indudablemente el método que permite transmitir en el menor tiempo posible, mayor tiempo posible, mayor cantidad de información a un elevado número de personas, ya que un conferenciante no s puede transmitir en una sesión de una hora, un cúmulo de conocimientos adquiridos por él durante años y que para poderlos conocer con sólo nuestro esfuerzo personal nos exigirían quizá meses de lectura orientada, seguida de estudio y trabajo de síntesis. Se reprocha a este método el que mantiene al alumno en estado pasivo y receptivo, y que el profesor no puede controlar (a no ser por el uso de otro método) si logra despertar la atención y el interés de los oyentes ni el grado de aprovechamiento de los mismos. El trabajo del alumno es débil, pues la exposición “ex catedra” no facilita la reflexión y la actividad del alumno, sino que por el contrario, estimula y favorece su pasividad. La toma de apuntes, cuando se realiza, no es con frecuencia más que una actividad exterior que enmascara la pasividad. Al mantener al alumno en actitud receptiva y pasiva, éste método no permite el desarrollo completo y armónico de la personalidad que exige, cada día más, el cultivo del a iniciativa, la responsabilidad y de la capacidad de creación y de elección. Ya hemos dicho en la primera parte, que el hombre debe cultivar, en la actualidad, sobre todo, su capacidad para transformar el mundo y la sociedad y de creación de un nuevo saber, por encima de su poder de asimilación y conservación del patrimonio cultural que ha recibido de sus antecesores. Pero que deba cultivarse la creatividad más que el conservadurismo, no quiere decir que el hombre actual pueda partir de cero y olvidar o prescindir de las anteriores conquistas culturales de la humanidad. Por el contrario, deberá conocer lo sustancial de las mismas para, apoyándose en ellas y superándolas, progresar y construir el futuro. Y es indudable que para la transmisión del saber el método didáctico es válido y eficaz.

Las limitaciones que tiene el método, nos indican solamente que no es útil su uso exclusivo si se quiere lograr la formación completa de la persona (como tampoco lo es ningún otro método aislado). Es el método mejor para transmitir información, para proporcionar un “saber” teórico, aunque no tiene apenas valor para desarrollar otros aspectos del a personalidad como el “saber-hacer” y el “saber-ser”. Hasta los autores más progresivos, como Rogers, admiten y recomiendan su uso en determinadas circunstancias (ver El método de orientación no directiva, pág. 161).

FUNDAMENTOS TEÓRICOS

El método magisterial se basa en la idea de que es posible enseñar a otros lo que nosotros sabemos, explicándoselo oralmente . Según esto el profesor centraba todo su esfuerzo en condensar su saber y en buscar la forma mejor de exponerlo con orden, claridad y rigor lógico. Toda la iniciativa le correspondía al profesor que decidía el orden, el rimo y la profundidad que debía dar la enseñanza. Al alumno le corresponde ser dócil, prestar atención, y aceptar la autoridad del profesor. La comunicación entre el profesor y el alumno sólo se establece en una dirección: profesoralumno y la autoridad del que enseña es autocrática y paternalista. Actualmente la psicología ha aportado sus conocimientos para perfeccionar el método y aumentar su eficacia. Hoy en día se sabe que toda enseñanza es una comunicación o transmisión y que para que ésta se realice es preciso: 1. 2. 3. 4. 5. La existencia de un emisor y de un receptor. que quien emite el mensaje sepa a quien lo dirige. Que quien recibe el mensaje sepa que se lo van a enviar. Que el mensaje utilice expresiones comunes a ambas partes. Que el mensaje tenga un objetivo claro ya que así es más fácilmente aceptado. El mensaje confuso es muy fácil que llegue deformado a su destinatario.

Es cierto que la enseñanza es una comunicación y que lleva un mensaje, y que la posibilidad de su recepción y aceptación depende en gran manera de su exposición. Un mensaje conceptualmente bueno e inteligente, transmitido por medio de una exposición oral torpe e inadecuada, está condenado al más rotundo fracaso. Según los conocimientos sobre la comunicación humana, ya no basta con que el profesor (emisor), dé al mensaje una formulación clara y ordenada, sino que tiene que prestar atención al receptor de su mensaje (alumno), con el fin de acomodar a éste la exposición de las ideas y el lenguaje, pues en otro caso, aunque en si sea perfecta la formulación de la enseñanza, según su mentalidad, puede resultar incomprensible para el alumno que la recibe. Las palabras utilizadas tiene que tener el mismo significado para ambos; en caso contrario, la incomprensión es total. Cuando por necesidad de precisión de deban emplear términos técnicos o especializados, cuyo significado se supone es ignorado del auditorio, es preciso explicarlo.

Asimismo la psicología nos enseña que una exposición oral no debe durar más de 50 minutos ya que el esfuerzo de concentración necesario para poder asimilar lo que se escucha, no puede mantenerse durante una espacio de tiempo más largo. Al comenzar a escuchar, el poder de asimilación es débil hasta que se consigue la concentración sobre el tema. La máxima atención se logra entre los minutos 20 a 35. Por ello, conviene reservar para este momento la exposición de los aspectos más esenciales del tema que se trata. Después de este tiempo la atención disminuye por fatiga. Para lograr el máximo aprovechamiento de una charla conviene comenzar por una introducción al tema que cubra los primeros momentos, y ayude a los oyentes a situarse y a concentrar su atención, utilizar los momentos centrales para exponer lo más esencial y dedicar los últimos minutos a ofrecer un resumen de lo tratado. Como cada auditorio tiene diferente capacidad de atención, el profesor o conferenciante debe vigilar el rostro de los oyentes para hacer una pausa o terminar su exposición cuando advierta síntomas de cansancio o de distracción..

APLICACIONES PRÁCTICAS

El método didáctico o magistral, se suele aplicar con éxito para la formación de adultos en los casos siguientes:

1.

Cuando se strata de dar a conocer una nueva ideología (religiosa, política, científica, económica, etc.). En este caso resulta insustituible recibirla directamente del creador de la misma o de sus más inmediatos colaboradores. Para transmitir información recibida en un congreso, asamblea o reunión, a los que no pudieron asistir a ellos. Para que una persona comunique a un grupo sus experiencias mediante una exposición oral. Cuando un grupo de personas solicita información sobre un tema de su interés y se dispone de poco tiempo para que puedan adquirirla por otro método más activo. Cuando se tiene que trabajar con un grupo muy numeroso que no permite el uso de otros métodos.

2.

3.

4.

5.

La conferencia, charla o exposición oral presente tres dificultades principales: 1. Suscitar el interés de los oyentes y concentrar su atención sobre el tema. Es muy importante la introducción ya que de ella depende el que se despierte el interés de los alumnos y que se logre la concentración de la atención en lo que se expone.

2.

Lograr una cierta actividad del espíritu necesaria para la comprensión y memorización. Favorece esta actividad el orden y la claridad de la exposición. Conviene también dividir el tema en partes breves y sencillas para ir tratando una a una, y pasando de una parte a otra por un claro encadenamiento lógico. Durante la exposición se deben destacar , e incluso repetir, las ideas fundamentales y resumirlas al final. Es también aconsejable el uso de ejemplos, el enlazar los conocimientos que se exponen con los que ya poseían los oyentes y el relacionar el tema con la vida, ambiente e intereses de los oyentes. Debe evitarse la exposición brillante seguida con interés por los alumnos, que disfrutan de la belleza de la misma, pero que una vez pasado el encantamiento producido por la magia dela palabra, deja poca huella en los espíritus. Adaptarse.

3.

Como ya hemos indicado, es preciso tener muy en cuenta el grado de cultura, la mentalidad y los intereses de los oyentes para acomodar a ellos la exposición del tema y el lenguaje, de modo que puedan recibir y asimilar el mensaje que se les quiere transmitir. Dado que vivimos en la civilización de la imagen y del sonido (cine, radio, televisión, revistas ilustradas, anuncios luminosos, etc.), el uso de los medios audiovisuales, ayuda a los oyentes a asimilar y memorizar y hace menos monótona la enseñanza. Ya decía el antiguo proverbio oriental que “una imagen vale más que mil palabras”, y según un experto americano se retiene el 10 por 100 de los que únicamente se oye, el 30 por 100 de lo que solamente se ve y el 50 por 100 de lo que se oye y se ve simultáneamente. Además, muchos adultos están habituados al trabajo concreto con máquinas y materiales y otros al empleo de gráficas, tablas, planos y les resulta incómoda y difícilmente asimilable la enseñanza sólo transmitida por medio de la palabra. Por esto es útil el uso de medios complementarios tales como dibujos, gráficas, filminas, películas, franelógramas, y también maquetas, modelos, etc. Estas ayudas deben ser prudentemente empleadas, para que sean realmente un complemento de la enseñanza oral del profesor, y no lleguen a constituir, por su exceso, un factor de dispersión y de distracción, que perturbe, más que ayude, al aprendizaje. La entrega de un esquema de la charla o conferencia, antes de comenzar ésta, ayuda a seguir el orden lógico de la misma y a tomar notas a los que ya conocen el tema y tienen mucha costumbre de realizar trabajo intelectual; sin embargo, para aquellas personas que no están habituadas a escuchar y sintetizar ideas o que no tienen conocimientos previos del tema que se expone, les distrae el tener ante sí el esquema, porque tienen que hacer una gran esfuerzo para localizar por qué apartado va el que explica. Por esto en la mayoría de los casos es mejor entregar el esquema al final.

No conviene remitir a los participantes por adelantado un extracto amplio previo de la disertación que se va a exponer o a leer, pues en este caso acuden a escuchar lo que ya conocen, y carecen de interés para esforzarse en atender. En el caso que se trate de una ponencia dirigida a personas expertas en el tema, puede enviarse por escrito previamente para que la estudien detenidamente y en la reunión solamente pedir a los participantes sugerencias, aclaraciones o crítica de los dicho y dialogar sobre ello y exponer, si es preciso, solamente algunos pasajes que no hayan sido bien interpretados o que necesitan ampliación. Veamos ahora los aspectos materiales que el método entraña, y sus diversas aplicaciones.

1.

ASPECTOS MATERIALES

Es preciso cuidar lde que el local donde va a impartirse la enseñanza posea un tamaño adecuado al número de oyentes o alumnos que van a ocuparlo, pues un local de dimensiones grandes, donde quedan muchos asientos vacíos, produce incomodidad y dispersa la atención de los que escuchan y del profesor. Por el contrario, un local demasiado pequeño, ene l cual algunos oyentes se ven obligados a permanecer de pie, también es incómodo y favorece la distracción. También debe cuidarse de que la temperatura esté cuidadosamente acondicionada, ya que cuando se tiene demasiado frío o mucho calor no se puede concentrar la atención. También es importante la iluminación y ventilación apropiada del local. Se deben proporcionar asientos cómodos y mesas o sillones con dispositivo para tomar notas. Tratándose de adultos se debe evitar en lo posible el uso de clases equipadas con los clásicos pupitres escolares, pues además de resultar estrechos y físicamente incómodos para personas mayores, producen incomodidad psicológica y sentimiento de inferioridad en los que los ocupan. El uso de cines o salones de actos, da automáticamente solemnidad a la reunión, por lo cual deben reservase solamente para conferencias a auditorios numerosos, a los que sólo ellos pueden proporcionar a todos los asistentes asiento cómodo, buena visibilidad y conveniente audición. Cuando se trate de clases o charlas en las que se desea la máxima aproximación psicológica entre los alumnos y el profesor, deben utilizarse locales más sencillos y más pequeños. El uso de micrófonos y altavoces, debe reservarse sólo para los casos en que sean imprescindibles, por ser más agradable oír directamente la voz del profesor o conferenciante. Debe evitarse el tono monótono y el exceso de gestos y procurar una buena articulación de las palabras. También es aconsejable hablar a un ritmo variado y adecuado (ni demasiado lento, ni demasiado rápido), y en tono medio (ni alto ni bajo).

2.

DIVERSAS FORMAS DE APLICACIÓN DEL MÉTODO

La forma ordinaria es la conferencia que un experto da ocasionalmente a un auditorio reunido circunstancialmente o la clase dada por un profesor con cierta regularidad a un grupo de alumnos. En estas dos formas se trata de una persona que transmite conocimientos a un grupo de oyentes o alumnos. Pero existen otras formas de aplicación del método en las cuales son varias las personas encargadas de proporcionar información a un grupo receptivo. Son estas el cursillo o ciclo de conferencias, el simposio, la mesa redonda y el panel. A) Cursillo o ciclo de conferencias

Se trata de varios profesores que durante varias sesiones exponen sus temas o diversas variantes de un mismo tema, a un mismo auditorio. Es importante que los conferenciantes se reúnan previamente para ponerse de acuerdo sobre lo que cada uno debe tratar con el fin de evitar tanto las repeticiones como las lagunas y sobre todo las contradicciones, pues no es raro que un conferenciante exponga ideas contrarias a las de otro con el consiguiente desconcierto de los oyentes. Asimismo, si el método se ha de alternar con otros, es preciso estudiar bien la forma de coordinarlos para lograr un sistema pedagógico coherente y eficaz.

B)

Simposio

Es útil para proporcionar información variada y completa sobre un tema. La información es presentada por tres o cuatro profesores o expertos, que, en una sola sesión, exponen sus puntos de vista sobre un tema o problema con una duración de unos 15 minutos cada uno para cubrir un total de una hora aproximadamente. Los profesores no defienden posiciones, sino que cada uno enfoca el problema desde el punto de vista de su especialidad, de forma que sus informaciones se sumen para proporcionar un conocimiento completo sobre un tema o problema complejo. El simposio se ha utilizado mucho para la formación familiar o prematrimonial ofreciendo las aportaciones de médicos, sociólogos, psicólogos, abogados, sacerdotes, etc. Aunque cada especialista expone el tema por separado y desde el punto de vista de su disciplina, conviene una reunión previa de todos ellos para decidir el orden de sus intervenciones y los aspectos principales que debe tratar cada uno para proporcionar al auditorio toda la información que desea. Además de los profesores o expertos interviene un coordinador que hace la presentación de los mismos al auditorio, les concede la palabra en el momento oportuno y hace un resumen de todo lo expuesto. Generalmente, se suele permitir a los oyentes que hagan preguntas a los expertos para aclarar algún punto de lo tratado, pero no se permite diálogo.

C)

Mesa redonda (Panel discusión)

Permite al auditorio obtener una información ecuánime sobre un tema o problema complejo y controvertido evitándose el parcialismo que es fácil con la sola intervención de un orador. Intervienen, como en el simposio, de tres a seis expertos, generalmente cuatro, pero en este caso no ofrecen informaciones sobre un tema que puedan sumarse, sino que se les elige de tal forma que proporcionen ideas opuestas y divergentes sobre un mismo tema. Los expertos deben ser cuidadosamente elegidos para que sean buenos conocedores del tema, que representen escuelas o posiciones doctrinales distintas y que tengan habilidad par exponer y defender sus opiniones. La sesión no debe pasar de los 50 minutos y suele terminarse un coloquio en el que se permite una sola pregunta por participante, a la que contestan los expertos, pero sin que se establezca diálogo. Debe también intervenir un coordinador que presente a los expertos, y al final resuma las ideas principales destacando las diferencias de opinión más destacadas.

D)

Panel o diálogo (Interrogator panel)

Dialogan libremente cuatro o cinco personas expertas en un tema. La duración también suele ser de una hora. Aunque la conversión debe ser espontánea, los expertos deben reunirse antes para decidir los puntos principales del tema que van a tratar, pues de otra forma es fácil que dejen sin exponer aspectos importantes o que gasten mucho tiempo en dialogar sobre aspectos marginales del tema. También interviene un moderador o coordinador, que presenta a los expertos, resume al final lo tratado, controla el tiempo, centra la conversación para evitar divagaciones, pregunta sobre aspectos olvidados, o pide aclaraciones sobre lo que van diciendo, etc., pero sin dar en ningún momento opiniones propias. Al final invita a los expertos a que resuman lo que han tratado y a los asistentes a que pregunten lo que deseen para aclarar sus dudas.

BIBLIOGRAFÍA ____________ NOTA: Los libros citados en las bibliografías al final de cada capítulo no van por orden alfabético, como es lo normal, sino que se reseñan en primer lugar las obras más generales y sencillas, y a continuación las más especializadas. SARROUY, G.: Methodes de formation des cadres. Editorial Dunod, París, 1969. RICCARDI, R.: Runir, hablar y persuadir. Ediciones Deusto, Bilbao, 1964. BEAL, G. M.; BOHLEN, J. M. y RAUDABAUGH, J. N.: Conducción y acción dinámica del grupo. Editorial Kapalusz, Buenos Aires, 1962

2. METODO DE ENTRENAMIENTO MENTAL

ORIGEN Y DENOMINACIONES

El método de entrenamiento mental, también llamado de ejercicio mental, nació en Francia a la terminación de la II guerra mundial (1945) Promovido por el equipo de la región de Grenoble fundador del movimiento “Pueblo y Cultura “ y actualmente se emplea en las escuelas dirigentes de varias organizaciones de juventud y de educación popular de Francia, Bélgica, Italia, Argentina, Marruecos y Yugoslavia. Sus principales promotores fueron el sociólogo J. Dumazedier y P. Legrand.

FUNDAMENTOS TEÓRICOS

El equipo creador del método se inspiró para estructurarlo en la técnica del entrenamiento deportivo, tratando de aplicarla a las facultades menta les; de ahí el nombre de entrenamiento mental con que fue bautizado el método. La formación deportiva se propone preparar a la persona para que llegue a lograr un pleno desarrollo de sus capacidades físicas. Para alcanzar la perfección en la práctica de un deporte u ejercicio físico determinado, la persona ha de someterse a un ejercicio continuado, progresivo, controlado y en parte realizado en equipo, bajo la orientación de un entrenador. El entrenamiento o preparación física, consiste, esencialmente, en la práctica repetida de una serie de ejercicios encaminados a lograr que el organismo sea capaz de realizar con soltura, agilidad, y perfección pequeños movimientos, que unidos y bien coordinados más tarde, permiten realizar con facilidad y elegancia la actividad deportiva completa: nadar, jugar al fútbol, saltar con pértiga, etc. El equipo creador del método pensó que para lograr que los individuos puedan realizar con perfección las operaciones del espíritu, era necesario también un entrenamiento mental, análogo al entrenamiento físico; es decir, consistente en la repetición de una serie de ejercicio elementales de las operaciones mentales más sencillas, cuy conjunto constituye la actividad humana completa. La base del método es, por tanto, la idea de que el espíritu posee, en cierto modo, sus articulaciones, sus músculos y sus nervios, y que se le puede entrenar como al cuerpo. Aunque el nombre de “entrenamiento mental”, parece sugerir que el método se propone solamente enseñar a pensar, en realidad trata de preparar a la persona para que pueda realizar con eficacia todas las etapas que normalmente se recorren en una actividad humana completa que comprende desde el conocimiento a la acción. Por ello sería más adecuado llamarle método de entrenamiento personal o de entrenamiento humano, aunque esos nombres tampoco expresan adecuadamente que trata de desarrollar lo que es específico del hombre: su obrar reflexivo.

El método de entrenamiento mental, es uno de los pocos métodos creados directamente para la formación de adultos ya que, como hemos dicho anteriormente, la mayoría de los métodos que se emplean para la formación de adultos fueron ideados par la formación de niños y adolescentes y después acomodados a las formación de adultos. El objetivo del método es desarrollar en el adulto actitudes activas que le permitan integrarse en su medio social y actuar sobre él para mejorarlo. Pretende desarrollar una personalidad integrada poseedora de libertad, autodeterminación, conciencia e imaginación creadora y capaz de cooperar con otros en la comprensión y en la acción para el progreso individual y colectivo. Como la persona vive en la sociedad actual, que es una sociedad en continua transformación, se considera que sus miembros necesitan: a) b) c) Capacidad de elección racional. Capacidad de trabajo en colaboración con otros. Actitud científica, liberada de prejuicios y dogmatismos.

Para lograr estos objetivos el método parte de las principales deficiencias de formación del adulto que concreta en las tres siguientes, que trata de subsanar: 1ª Deficiencias en el análisis del medio que le rodea

El método trata de entrenar al adulto en el conocimiento de su medio propio para que tome conciencia de sus problemas y llegue a conocerlos profundamente, pues sólo el hombre que tiene clara conciencia de una situación problemática, puede llegar a ser un hombre motivado, es decir, interesado por alcanzar la solución de ese problema y dispuesto a trabajar por conseguirlo.

Deficiencias en la expresión oral y escrita

Esto impide o al menos dificulta a la persona la relación con otros y el actuar con cierta posibilidad de eficacia. El método procura un perfeccionamiento de la expresión. No trata, sin embargo, de enseñar una forma perfecta ni literaria de hablar o escribir, sino el uso del lenguaje oral y escrito como medio de expresión del pensamiento y de comunicación con los demás. El método considera los mismos pasos que sigue el hombre en su proceso vital. Después de veinte años de experiencia esos pasos se han concretado en los siguientes: La vida presenta situaciones problemáticas. El hombre toma conciencia de esos problemas e intenta resolverlos.

Pero para poder resolver eficazmente la situación necesita conocerla a fondo. Esta es, por tanto, la primera etapa del proceso del pensamiento y, por tanto, también del método. Esta primera etapa, que pudiera llamarse de análisis de la realidad, puede desdoblarse a su vez en las fases siguientes;

Enumerar y describir

El primer trabajo de nuestro espíritu en una situación dada, consisten en enumerar las cosas y las personas que nos rodena, buscando al mismo tiempo, precisar sus características propias, así como sus relaciones con nosotros y entre ellas.

Comparar y distinguir

Una vez conocidos los diferentes objetos, tratamos de apreciar sus analogías y sus diferencias.

Definir y clasificar

Una vez que somos capaces de describir las cosas y de señalar sus diferencias y sus cualidades comunes, podemos llegar a definirlas y a clasificarlas por sus aspectos comunes o en escalas de valor de sus cualidades.

Enumerar los aspectos de una realidad

Una vez definida y clasificada una situación o un objeto, podemos establecer cuales son los aspectos que comprende. Por ejemplo, una fábrica tiene aspectos que la relacionan con hacienda, con la economía nacional, con el ayuntamiento, con los sindicatos, con la dirección general de industria, con sanidad, etc.

Puntos de vista personales.

Toda realidad tiene además de los aspectos objetivos, puntos de vista que son subjetivos, es decir, que dependen de la personalidad y situación de la persona que los vive. Noven de igual manera los aspectos objetivos de una fábrica, el obrero, el director, el técnico o el accionista. La visión de todos ellos nos proporciona un conocimiento más completo de esa realidad.

Contradicciones y oposiciones

Casi todas las situaciones presentan aspectos a veces contradictorios. Por ejemplo, la vida urbana, pone a disposición del hombre una amplia gama de posibilidades de

realización profesional, social, cultural, etc., que no puede encontrar en la vida rural, pero a la vez le impone severas restricciones en otros terrenos como en circulación, impuestos, vivienda, etc. Estas mismas contradicciones engendran oposiciones en las personas que apoyan una u otra posibilidad. Es por ello importante conocer estas contradicciones y oposiciones a la hora de planear una acción.

El tiempo y el espacio

Toda situación se presenta en un espacio material y social y en un tiempo determinado, que a su vez está condicionado por un pasado y debe relacionarse con un futuro. Ningún problema puede resolverse en abstracto, aisladamente, separándolo del condicionamiento de tiempo y lugar que le afectan. Esta operación ha sido llamada “operación puente” por poderse realizar en diversos momentos del proceso. Recorridas estas fases se llega a una idea clara del objeto, hecho, o situación, así como de sus características y propiedades. La segunda etapa del entrenamiento mental, corresponde al segundo momento del proceso del pensamiento: Ante el conocimiento de la realidad que nos ha proporcionado el análisis de la misma realizado en la primera etapa, surge espontáneamente la pregunta, ¿porqué esto es así? Y la búsqueda de la respuesta constituye la segunda etapa que a su vez puede desdoblarse en las siguientes fases:

Causas y consecuencias

Para llegar a comprender plenamente una situación es imprescindible averiguar cuales son las causas que la han originado, lo mismo que para poder decidir sobre la trascendencia e importancia de la misma, es preciso conocer cuales son las consecuencias que tiene para las personas y para la sociedad en general.

Leyes y teorías

En el mundo social, económico, cultural, etc. , lo mismo que el mundo físico, ciertas causas producen siempre los mismos efectos, tienen siempre las mismas consecuencias. Estos encadenamientos entre causas y efectos se enuncian en forma de leyes que nos permiten después, no sólo prever los hechos, sino también dirigirlos. Coordinando después varias de estas leyes se construyen las teorías que nos permiten una comprensión más amplia de la realidad. Recorridas estas dos etapas se ha modificado y ampliado enormemente la visión de la situación que examinábamos y esta más amplia visión nos conduce a la tercera etapa del proceso y del entrenamiento mental que es la respuesta a la pregunta.

¿Cómo debo actuar para modificar la situación? Esta etapa puede dividirse a su vez en la fase siguiente:

10ª

Valores y principios

Antes de proyectar una acción para modificar una situación, necesitábamos apoyarnos en unos valores. Esto no siempre lo hacemos de una forma consciente y formulando claramente que valores son los que orientan nuestra acción. Sin embargo, si queremos actuar con profundidad y eficacia, es necesario que tratemos de concretar el sistema de valores que deseamos que sirvan de orientación a nuestra vida. Los principios son reglas de conducta que nos permiten aplicar nuestro sistema de valores a la vida ordinaria. Los valores serán los que determinen la calidad y la orientación de nuestra acción. No actúa igual quien busca la promoción de las personas como valor preferente, que quien da preferencia a los valores del progreso social o económico.

11ª

Objetivos, medios, métodos.

Para actuar concretamente es preciso fijarse unos objetivos: unos lejanos, otros próximos. Y, para alcanzar cada uno de estos objetivos, será necesario elegir los medios que se crean más eficaces y ponerlos en práctica según unos determinados métodos de acción.

12ª

Planificación

Todo plan de acción debe comprender una expresa y bien coordinada relación de los objetivos, los medios y los métodos que se creen necesarios para alcanzar una situación que se considera deseable y mejor, a partir de una situación actual deficiente. La necesidad de este plan de acción, nos hace ver, cómo son imprescindible todas y cada una de las fases anteriormente expuestas.

13ª

La ejecución

Una vez planificada la acción es preciso realizarla. Esto requiere una adecuada elección de las personas que ejecutarán, dirigirán y coordinarán la acción, así como un control permanente para ir comprobando la eficacia del plan y para irlo modificando con prudencia y flexibilidad, con el fin de superar las dificultades imprevistas o aprovechar los factores favorables que vayan surgiendo.

14ª

Control de los resultados

Es preciso conocer una serie de métodos de análisis y de síntesis para poder controlar los resultados parciales que se van alcanzando en cada momento al final para comprobar, en cada fase de la acción, si ésta nos va conduciendo a la eficaz consecución de los objetivos propuestos. Estas son, en síntesis, las principales operaciones que se realizan al actuar humanamente, es decir, partiendo del conocimiento y llegando hasta la acción. Como puede advertirse con facilidad, en la práctica no siempre se realizan en el orden expuesto ni van tan claramente separadas unas de otras; muchas veces van superpuestas unas a otras, o se invierte su orden. Lo mismo que el deportista, al practicar el ejercicio deportivo, no ejecuta los ejercicios de su entrenamiento en el mismo orden ni con la misma intensidad, sino que, una vez preparado, ejecuta con perfección los movimientos que la práctica deportiva le exige en cada momento. Como ya hemos dicho, el método del entrenamiento mental, pretende conseguir un entrenamiento del espíritu análogo al entrenamiento físico, por ello hace a la persona ejercitarse en cada uno de las operaciones básicas, hasta lograr que las ejecute con soltura y perfección, para que pueda más tarde, en la práctica ordinaria de su vida, actuar con eficacia, buscando espontáneamente el encadenamiento de los actos que sea más conveniente en cada caso. Jacques Barbichon, define el entrenamiento mental de la forma siguiente: “Es un método de autodesarrollo controlado del pensamiento, centrado sobre el medio vivido, adquirido en grupo con la ayuda de modelos y de ejercicio progresivos de trabajo mental, orientado hacia el crecimiento organizado de los medios de análisis, de expresión, de documentación y de creación personales”. Dumazedier, afirma que “el entrenamiento mental es sencillamente, un método pedagógico nacido de la experiencia de algunos autodidactas, de prácticas controladas de educación de adultos y de la aplicación creciente de las ciencias sociales a la elevación de los niveles culturales de los medios populares.

APLICACION PRÁCTICA

El método de entrenamiento mental se practica siempre en equipo reducido, de 10 ó 15 personas, en Un clima de colaboración amistosa con la orientación de un animador, especialmente preparado para esta tarea, que cumple una misión análoga a la del entrenador deportivo. La misión del animador es crear un clima de confianza y de colaboración y orientar al grupo para que partiendo de un hecho llegue hasta la acción.

En entrenamiento mental parte de la experiencia de cada uno de los participantes. La vida ordinaria de los mismos proporciona la mayoría de los temas de trabajo. Cuando el entrenamiento no se puede realizar sobre situaciones reales aportadas por los participantes, se buscan situaciones reales lo más próximas posibles, en el tiempo y en el espacio, a las que viven ésos o situaciones ficticias representadas en imagen (filminas, películas, televisión), situaciones representadas (discusión dramatizada, mimograma, psicodrama, “role-playing”), o conocidas por la lectura (obras literarias , cuentos, revistas), que se comparan y relacionan siempre con hechos de la vida ordinaria, vividos por los miembros del grupo. El entrenamiento mental exige que el grupo en su conjunto y cada uno de los miembros del grupo, puedan identificarse con los personajes protagonistas de los hechos y situaciones que se examinan, que han de ser por ello análogas a las situaciones concretas en las que ellos se sienten, directa o indirectamente, comprometidos. Esto es esencial para motivar en profundidad la formación general. El tiempo de trabajo está siempre puntualmente medido, los ejercicios y el ritmo de los mismos, tiene una duración limitada ya que la lucha contra el reloj es una de las características dela época, por ello es preciso aprender a planificar nuestras actividades en el tiempo, para poder aprovecharlo racionalmente. Los resultados y los progresos realizados, tanto por el individuo como por el grupo, se evalúan periódicamente. El entrenamiento mental, se enseña en las universidades de primavera y verano de “Pueblo y Cultura”, en los cursillos de larga duración del Ministerio de la Juventud y Deportes de Francia y, como hemos indicado, en varias organizaciones de juventud y de educación popular de diversos países. A continuación exponemos una modalidad de aplicación denominada Ciclo Cultural por considerar que puede ser de interés para los educadores españoles. El Ciclo Cultural puede tener distinta duración según sea el público al que se dirija; grupo improvisado o miembros de una asociación, jóvenes o adultos, mujeres o mixto, etc., nivel cultural de los asistentes, profesión de los mismos, etc. Según el tipo de participantes y la duración del mismo, abarcará el entrenamiento para desarrollar la capacidad de análisis, de expresión y de información o de documentación personal o bien de viarias o de todas estas facetas. Según los objetivos que se persigan, se elegirán las actividades que pueden ser: una visita a un museo, una excursión cultural, un club de lectura, unas sesiones de cine-club, una exposición de pintura o fotografía, y complementarse con distintos tipos de reuniones en grupo de discusión, círculo de estudios, etc. Lo importante es que el animador o entrenador del ciclo programe las actividades y reuniones de forma tal que parta de un conocimiento reflexivo de la vida cotidiana de los asistentes, que responda a sus intereses y problemas y que pasando por la reflexión sobre esa situación de partida, lleguen a conclusiones prácticas, es decir, debe ir de los hechos a

las ideas y de las ideas a los actos. Además de planear el ciclo en general deberá programar cada sesión, especificando la actividad que en ella se realizará; entrevista, círculo de estudio, grupo de discusión, exposición, visita, etc., y si el objetivo dominante de la misma es desarrollar la capacidad de: a) b) c) análisis del medio, expresión, formación cultural,

especificando qué clase de operaciones se van a realizar preferentemente en la sesión; por ejemplo, comparar – definir, etc. También debe preparar el material necesario: filminas, fotografías, libros, esquemas u otros. El ciclo cultural utiliza generalmente una serie de círculos de estudio progresivos, en cada uno de los cuales se practica con preferencia una de las operaciones mentales anteriormente descritas En cada uno de estos círculos se practican operaciones simultáneamente, pero el objetivo es ejercitarse preferentemente en una de ellas para llegar a dominarla. Este objetivo debe ser conocido por el animador y por los participantes ya que este conocimiento expreso facilita y acelera la comunicación intelectual. En la página siguiente recogemos una tabla el tipo de círculos de estudio, los objetivos de los mismos, así como las indicaciones para el animador tal como las expone Jacques Barbichón, instructor nacional de entrenamiento mental de “Pueblo y Cultura” en su obra que citamos en la bibliografía. En realidad las operaciones mentales de representación (enumerar-describir; comparar-distinguir; clasificar-definir), se ejercitan en todas las formas de círculos ya que se pueden enumerar o describir causas, consecuencias, medios, etc., aunque no sean las operaciones de representación la operación mental dominante en la que se ejercita la clase de círculo que se practica. Esta progresión de las operaciones mentales, puede ejercitarse en el curso de un círculo de estudios centrado sobre un único tema y cuyas sesiones estén separadas por varios días o semanas, aunque en este caso es más difícil conseguir la integración del grupo y existe el peligro de que se mantenga en un acuerdo superficial en lo que se refiere a la forma de plantear un problema , explicar las situaciones o mejorarlas. Por ello, es más conveniente que las sesiones se celebren mayor frecuencia, como por ejemplo en un fin de semana completo, varias horas diarias o varios días a media jornada. Es también conveniente en algunos casos, recorrer en una jornada intensiva todas las etapas del método (observar una situación, plantear el problema, profundizar en él y estudiar las actuaciones convenientes para resolverlo o mejorarle) ya que esto permite a los participantes vivir en su conjunto toda la panorámica del método que partiendo de los hechos, pasa por las ideas para volver a los actos, aunque en este caso no se pueda practicar sistemáticamente el ejercicio propio de cada una de las etapas del entrenamiento mental.

LAS SEIS FORMAS DE CIRCULOS DE ESTUDIOS Y LAS OPERACIONES MENTALES
Clase de Círculo Operaciones Mentales Dominantes Indicaciones sobre el tema. Participación de los asistentes y actitud del animador

1.Circulo de Información Informarse sobre las situaciones. Observar hechos 2.Circulo Problema Plantear los problemas

Enumerar, Describir, Comparar, Distinguir, Clasificar, Definir. Aspectos, Puntos de vista, Contradicciones.

Etapa de la impresión, el inventario y los datos estadísticos. Gran participación de los asistentes. Fotografiar la realidad y delimitar exactamente el objeto de estudio. ¿ Qué problemas plantea esto? La participación de los asistente es esencial.

3.Círculo histórico y geográfico Comprender por comparación 4.Círculo Teórico Comprender por profundización lógica.

Situar en el tiempo Se sitúa el problema en varias épocas y en el espacio. y lugares. Medios audiovisuales. Testimonio de personas ajenas al grupo. Causas, Consecuencias, Leyes, Teorías. ¿ Por qué esto es así? Círculo más didáctico. Los grandes sistemas de explicación. Indicaciones bibliográficas. ¿ Qué plan adoptar? ¿ Qué hacer en la práctica ? El grupo discute los medios disponibles y se entrena en los modos operatorios. Se puede terminar elaborando consignas en común. y El grupo confronta los objetivos que persigue con sus principios de acción y con los resultados. Es una reflexión colectiva del grupo sobre sus actos.

5. Círculo práctico de primer Objetivos. grado Principios. Medios. Preparar los planes, los Métodos. proyectos, las decisiones, la realización 6. Círculo práctico de segundo grado Practicar el autocontrol Resultados principios

A continuación exponemos un resumen sobre la forma de realizar un Círculo de Información que es el primero de la línea progresiva de trabajo que comprende el entrenamiento mental, y la dirección de un Club de Lectura en el cual se practican el conjunto de las operaciones básicas del método.

CIRCULO DE INFORMACIÓN A) Utilización Es conveniente su utilización cuando se desea que el grupo se informe sobre un hecho o cuando el animador o alguno de los miembros desea informar al grupo sobre algún acontecimiento. El Círculo de Información es el que se celebra normalmente en primer lugar en un Ciclo Cultural porque permite comenzar con una base sólida, ligada con la vida ordinaria, accesible a la comprensión de todos . Las operaciones mentales que comprende son sencillas y permiten a los participantes comenzar el trabajo con facilidad. B) Objetivos El Círculo de Información persigue los objetivos siguientes: Referir hechos y describir situaciones propias de la vida ordinaria. Que los participantes se hagan más sensibles a los hechos y situaciones que se estudian. Que aprecien la importancia y magnitud de los hechos o situaciones que se consideran por referencia a cifras o a datos objetivos que permiten una mejor medida y evaluación. Habituarse a la distinción entre lo esencial y lo accesorio de lo que observan. Que aprendan a pasar de las impresiones sentidas a la consideración de los hechos objetivos. Aumentar los medios de expresión de los participantes. Operaciones mentales dominantes Son las siguientes: Enumerar – Describir. Comparar – Distinguir Clasificar-Definir

-

-

C)

Suelen realizarse todas ellas en una misma sesión pero pueden también realizarse en varias sesiones separadas.

D)

Desarrollo del Círculo de Información 1. Antes del Círculo Conviene enviar a los futuros participantes un cuestionario previo para orientarles en la búsqueda de información. El cuestionario es una guía útil que permite además a los participantes conocer previamente el conjunto del tema que se va a tratar y evita las divagaciones durante las reuniones. El animador debe tener preparado para su uso inmediato el material que considere va ha ser necesario, tal como gráficas, estadísticas, filminas, películas, etc. Esto evita pérdidas de tiempo durante las sesiones. El animador debe ser prudente en la elección de los medios audiovisuales para conseguir que proporcionen a los participantes la ayuda necesaria para que puedan actuar con eficacia, sin que sean en ningún momento tan excesivos que impidan, reduzcan o dificulten la expresión y la actividad de los miembros del grupo. 2. Durante el Círculo El animador o instructor debe tener preparado un cuestionario que contenga una colección de preguntas que sean apropiadas par que los participantes al contestarlas, se ejerciten en las operaciones de enumerar-describir, comparar-distinguir, y clasificar-definir, como son por ejemplo, las siguientes: Enumerar: ¿ De qué se trata ? ¿ De qué se compone esto ? ¿ Cuáles son las características principales de esta situación ? ¿ No han olvidado ustedes nada ? ¿ Cuáles son las lagunas ?

Dercribir: ¿ Cómo se presenta esto ? ¿ Pueden ustedes dar una descripción precisa de lo que se trata ? ¿ Pueden ilustrar lo que dicen con algún ejemplo ?

Comparar: ¿ A qué se parece esto ? ¿ Os recuerda e3sto a algo ? ¿ En qué os hace pensar esto ? ¿ Conocéis algo análogo a esto ?

Distinguir: ¿ Cuáles son las diferencias entre esto y aquello ? ¿ Con qué no podría confundirse esto ? ¿ Pueden ustedes precisar los rasgos que diferencian ambas cosas ?

Clasificar: ¿ Puede usted ordenar de alguna forma lo que ha dicho ? ¿ Puede usted clasificar los diferentes hechos que ha presentado ? ¿ Qué hechos le parece que son los mas importantes ? ¿ Porqué ? ¿ Cual sería vuestro orden de clasificación de estos hechos según su importancia ?

Definir: ¿ Qué es esto ? ¿ Para qué sirve esto ? (Definición utilitaria.) ¿Puede usted caracterizar esto?¿Qué rasgos pintorescos tiene? (Definición literaria)

3. Después del Círculo Se debe recopilar la información suministrada por el grupo y reflexionar sobre el desarrollo de la sesión, con la participación del mismo grupo y recoger el material utilizado.

E)

El Animador

El animador debe procurarse previamente un conocimiento del tema de que se va a tratar de forma que pueda distinguir perfectamente lo esencial de lo accesorio, conducir al grupo a la consideración de hechos concretos, hacerles apreciar cuales son los índices más significativos o más representativos de una situación dada o los más fácilies de medir y valorar. El Círculo de Información debe recoger en abundancia los hechos de la vida ordinaria ya que en ellos debe apoyarse todo el estudio posterior. El animador debe presentar en el transcurso del Círculo los datos, estadísticos, informaciones y testimonios capaces de interesar a los participantes, aumentando su conocimiento del tema y de hacerles capaces de comprender la importancia social, moral, geográfica, etc., de los hechos estudiados. El Círculo de Información tiene la importante función de poner a los participantes en contacto real y profundo con la vida ordinaria del medio en el que se desenvuelve su vida y de ligarles intensamente a ella.

La actitud del animador durante el Círculo de Información debe ser siempre estimulante, orientando la atención del grupo sobre el tema que se trata evitando las divagaciones. El animador debe: Impedir que los habladores o los “sabios” se evadan inmediatamente hacia las ideas y abandonen el estudio delos hechos y las situaciones. Pedir o aportar precisiones en las apreciaciones, si es posible concretándolas en cifras, así como objetividad. Evocar con viveza trozos de la vida ordinaria para motivar a los participantes. Controlar la comprensión de cada uno de los miembros del grupo y procurar su participación activa. Animar a los tímidos silenciosos y frenar a los habladores e impulsivos. Cuidar que el secretario del grupo anote las respuestas y las aportaciones de los participantes, para hacer de vez en cuando un resumen de lo tratado. Realizar ejercicios de análisis del tema tratado, sobre las operaciones enumerardescribir, o comparar-distinguir. Cuando se trata de una serie de Círculos anunciar el lugar, la hora y la fecha de la próxima reunión.

-

DIRECCIÓN DE UN CLUB DE LECTURA Se selecciona una obra y bien los asistente la leen individualmente o se lee en grupo en la primera sesión del club. En este último caso se debe dejar un rato de descanso al terminar la lectura de la obra o la parte de la misma sobre la que se va a trabajar y dialogar en el club. 1ª Fase: Evocación de las imágenes

Objetivos: Dar confianza al grupo, hacerle pasar de las impresiones recibidas a fijar la atención sobre las escenas descritas en la obra. El animador debe ayudarles a fijar la atención mediante preguntas tales como:: - ¿ Qué escena le ha gustado más ? ¿ Cuál le ha gustado menos ? - ¿ Qué escena se describía antes ? ¿ Cuál después ? - Las escenas que ha descrito. ¿ Son diferentes ? ¿ Son parecidas ? ¿ En qué ? Las operaciones mentales dominantes en esta fase son: enumerar-describir y comparar-distinguir. 2ª Fase: Reconocer los problemas.

Objetivos: Aprender a reconocer los problemas planteados a través de la observación rápida de las situaciones descritas en la obra. Aprender a dialogar en grupo.

Actitud del animador. Entresacar rápidamente de las aportaciones del grupo las alternativas y las oposiciones para conducirle a reconocer por sí mismo las cuestiones esenciales planteadas por la obra. Distinguir lo que es accesorio.

-

Para ello: Recogerá y expresará las principales reacciones del público para destacar los aspectos fundamentales de la obra. Reconocer los aspectos destacados por el público y expresarlos, si es preciso, con palabras más justas y más técnicas. Sugerir, sin imponerlo, algún aspecto esencial que no hayan advertido los asistentes. Definir los puntos de vista del público o de los personajes de la obra. Resumir rápidamente cómo se plantean los dos o tres problemas elegidos.

-

-

-

Operaciones mentales dominantes: Clasificar, definir, distinguir aspectos, puntos de vista, contradicciones.

3ª Fase:

Comprender el sentido de la obra.

Objetivos: Hacer comprender la significación de la obra, lo que ha querido decir el autor. Evitar que el público al acabar la lectura, se desentienda de la obra y no comente sobre su tema.

Actitud del animador Debe analizar la obra cuidadosamente, objetivamente, para documentarse sobre las ideas del autor, aunque no debe hablar de ellas hasta la quinta fase. No temerá excederse en la explicación o referencia de los momentos dela obra en los que mejor se revela el sentido dela misma.

Para ello: Recordará el tema de la obra. Mostrar, bajo este tema, la significación de las actitudes de los personajes, y de su medio propio y cómo se encadenan las situaciones unas a las otras a lo largo de la obra. Deducir, del encadenamiento de las situaciones, las tesis esenciales de la obra.

-

Operaciones mentales dominantes: Búsqueda de los orígenes, de las constantes de la obra.

4ª Fase:

Hacer apreciar la obra.

Objetivos: Hacer comparar la obra con otras obras y con situaciones de la vida ordinaria. Desarrollar el espíritu crítico. Acostumbrarse a situar los problemas en el tiempo, espacio y el medio social. Apreciar los medios empleados por el autor: lenguaje, estilo, etc.

Actitud del animador: Conducir al grupo par que realice la confrontación de la obra con la vida ordinaria. Aportar o hacer que aporten las informaciones históricas, geográficas, económicas y sociales que constituirán las pruebas de la verdad de la obra.

Para conseguir esto: Comparar los problemas recogidos en las fases anteriores con los que se plantean en la vida cotidiana. Situar los problemas en su contexto histórico, geográfico, social, etc. Esta parte debe ser cuidadosamente preparada pudiéndose presentar testimonios vividos. Destacar los valores dela obra: métodos de exposición, lenguaje, estilo etc.

Operaciones mentales dominantes: Comparar, distinguir, situar en el tiempo y en el espacio. 5ª Fase: Explicar la obra por el autor.

Objetivos: Aproximar al público al autor. Destacar el lazo que une el autor a su obra.

Actitud del animador: Adoptará el tono de crítico que explica una obra desde el exterior, con imparcialidad, analizando los motivos, las intenciones, las razones del autor. El animador debe procurar por todos los medios liberarse de sus antipatías o simpatías personales por los autores, ya que su misión es esclarecer el juicio del grupo.

Para conseguir estos objetivos: Comparará la obra que se estudia con otras obras que traten del mismo tema. Resaltará que cada obra expone frecuentemente un solo aspecto de la realidad que considera desde un solo punto de vista. Señalará la diferencia de tendencias, de conclusiones, de los diferentes autores cuando tratan temas semejantes, o del mismo autor en obras diferentes. Proporcionará datos sobre la vida del autor: fechas de nacimientos y muerte, nacionalidad, educación , profesión, carácter, ideas filosóficas, etc. Precisará las fechas de las obras anteriores y posteriores a la que se discute.

Operaciones mentales dominantes: 6ª Fase: Describir, comparar, situar en el tiempo. Orientar hacia otras obras.

Objetivos: Prolongar la acción del club de lectura proponiendo un esfuerzo cultural personal para el futuro.

Actitud del animador: Debe ser esencialmente práctica: Préstamo de libros, datos de obras interesantes, direcciones de editoriales o librerías, etc.

Para conseguir esto: Indicará los títulos de libros, películas, emisiones, etc., que traten de los mismos problemas, o sobre temas análogos tratados desde puntos de vista diferentes. Exposición de libros, revistas o artículos de periódicos al final del club. Distribución de documentación conteniendo los títulos de los libros y películas complementarias con algunas frases significativas extraídas de la obra que se estudió en el club.

Operaciones mentales dominantes: - Distinguir los medios, preparar los métodos (4).

BIBLIOGRAFÍA ____________

DUMAZEDIER, J.: Reflexions sur léntrainement mental. Editeur Peuple et Cultura, París, 1963 BARBICHÓN, J.: Q´est-ce que c´est l´entrainement mental? Editeur Peuple et Culture, París, 1968. Entrainement mental et conduite de reunion. Editeur Peuple et Culture, París, 1969.

⇐ Dossier

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->