P. 1
evaluacion

evaluacion

|Views: 2.186|Likes:
Publicado porprofesorperu

More info:

Published by: profesorperu on Feb 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/30/2013

pdf

text

original

OBJETIVOS

• Reconocer los niveles evaluativos.

• Discriminar las etapas o fases del proceso de evaluación educativa.

NIVELES EVALUATIVOS

La evaluación valora críticamente los logros de la acción educativa y los factores que
influyen en ella. Para esto recoge información sobre el proceso educativo antes, durante y
después de su desarrollo, con la finalidad de mejorarlo y ayudar en el aprendizaje de los
estudiantes. Es decir, evaluar el aprendizaje significa valorar a la persona y el esfuerzo
que haga por aprender.

Cuando hablamos de evaluación del estudiante, podemos diferenciar hasta cuatro niveles
evaluativos.

1. Nivel de reacciones

Corresponde a la valoración de las reacciones de los alumnos en el curso, en términos de
actitudes u opiniones acerca del profesor, utilidad e importancia que se atribuye a la
asignatura, partes que podrían cambiarse, etc.

Es una lástima que este nivel evaluativo casi sea desconocido entre docentes y
estudiantes, en los diversos niveles y modalidades del sistema educativo. También hay
prejuicios, particularmente en la universidades, porque se considera que al tomarlo en
cuenta se promueve la “tacha” contra ciertos docentes por razones políticas, cuando
justamente sería la garantía de evitar ese tipo de tachas o censuras, que son manipuladas
con facilidad antidemocrática, no precisamente contra la mediocridad académica.

La información sobre las reacciones del estudiante pueden recogerse durante el proceso
educativo o después de la evaluación sumativa. Los educadores experimentados y

30

sensitivos obtendrán bastante información si inspiran suficiente confianza, observan y
escuchan a los alumnos.

Sin embargo, en determinadas circunstancias será necesario utilizar cuestionarios
sociométricos, con escalas graduadas para recoger las opiniones al terminar una clase o al
finalizar un curso. Son escalas de diferencial semántico.

En estos cuestionarios se pide a cada uno de los estudiantes que pongan un aspa o
marca en una escala de cinco puntos. Por ejemplo, un modelo de escala graduada
podría ser así:

Ha encontrado esta clase:

Muy mal hecha

1

2

3

4

5 Muy bien hecha

Durante el curso:

He aprendido muy
pocas cosas nuevas

1

2

3

4

5 He aprendido muchas
cosas

Como puede apreciarse, marcar el 5 indica mayor satisfacción. Sin embargo, hay otras
cuestiones o reactivos en que el punto intermedio es el óptimo. Veamos:

Intervención de los estudiantes:

Muy poca

1

2

3

4

5 Demasiada

Tiempo utilizado:

Muy corto

1

2

3

4

5 Demasiado largo

La información obtenida puede analizarse fácilmente y divulgarse entre los estudiantes
para ser objeto de discusión con el profesor.

Los cuestionarios sobre reacciones inmediatas son de mucha utilidad para decidir
acerca del desarrollo de una asignatura con ocasión de una nueva programación, o
cuando se está haciendo la ejecución curricular. Por lo general el momento en que se

31

obtiene realimentación sobre las reacciones de los estudiantes es al finalizar el programa
educativo anual o semestral según corresponda, pero tal vez no sea el momento más
oportuno si se producen situaciones de desafección entre docentes y alumnos al
comienzo o a mediados del desarrollo de la asignatura.

De todas maneras queda a criterio del personal responsable de las acciones de
supervisión, determinar la oportunidad y frecuencia del proceso de evaluación de
reacciones. En todo caso es responsabilidad directa de cada profesor para su propia
seguridad y como saludable ejercicio democrático al conceder a los estudiantes otra
alternativa de evaluación, que complemente a la heteroevaluación y que, podríamos decir,
forma parte de una estrategia de autointerevaluación.

2. Nivel de aprendizaje

Es el más conocido y muchas veces el único nivel evaluativo que suele considerarse. Sirve
para obtener información acerca del logro de los objetivos de aprendizaje durante el
proceso educativo y al finalizar el mismo.

En este nivel interesa el incremento y modificación de conocimientos, habilidades,
actitudes y destrezas en todos y cada uno de los estudiantes. Para ello se utilizan diversas
pruebas o exámenes y otro tipo de instrumentos, cuyo planeamiento y aplicación
trataremos después.

3. Nivel de aplicación laboral

Este nivel evaluativo en realidad sólo correspondería a los programas de capacitación o
educación ocupacional,3 aunque también serían aplicables a los de actualización y
perfeccionamiento, si hablamos de educación superior o universitaria. En este nivel se
recoge información acerca de si los estudiantes han aplicado o no su aprendizaje en la
forma de cambios de conducta en el trabajo. También se le denomina evaluación de
resultados inmediatos.

Para esto se requiere que los evaluadores se involucren activamente ellos mismos, hasta
donde sea posible, en la situación laboral de los participantes. Sólo así podrían obtener
datos primarios acerca del comportamiento laboral.

3 KIRPATRICK, D. L. “Techniques for evaluating training programs”. En: HAMBLIN, A. C.
Evaluación de la capacitación. England, School of Anagement - Bath University of Technology, 1972,
mimeo.

32

En el caso de trabajos manuales, cuyos componentes de conocimiento y destrezas han
sido identificados claramente, se puede evaluar con relativa facilidad empleando una guía
de observación. Pero si se trata de un trabajo administrativo o intelectual, la evaluación
se hace más difícil de realizar.

La dificultad puede superarse a condición de fijar claramente los criterios de evaluación,
de acuerdo a los objetivos que se consideraron en el proceso educativo correspondiente.
Además de la guía de observación pueden utilizarse diarios personales donde cada
participante registra diariamente sus propias actividades, muchas veces usando un
formulario donde basta marcar en determinada columna a intervalos de media hora o
de una hora. También considera detalles o especificaciones de la actividad realizada.

Otra técnica a considerar es la apreciación de parte de los superiores, pero procurando
descripciones concretas o específicas de comportamiento en el trabajo como, por
ejemplo: ¿Puede usted especificar algunos casos en que él demostró mejoramiento en sus
conocimientos, habilidades o actitudes?

4. Nivel de funcionamiento o de impacto

Se recoge información para evaluar las consecuencias del comportamiento laboral en la
productividad de la empresa o en la eficiencia de la organización o institución en que
trabaja el participante. Esto también se conoce como evaluación de impacto o de
resultados finales, diferenciándolo de los niveles anteriores.

La evaluación del nivel de funcionamiento se hace basándose en indicadores e índices de
rentabilidad. Se trata de medir determinados aspectos de la incidencia que tiene el
aprendizaje del participante sobre la productividad o eficiencia de empresa, o en una
parte de la misma. Esto podría reflejarse en las tasas de ausentismo o de apatía laboral.

Se puede usar cualquier índice de funcionamiento que se relacione con los objetivos del
proceso de capacitación y una vez que se aísla el efecto de la capacitación sobre el
funcionamiento de la empresa, es un paso relativamente sencillo valorar el costo-
beneficio resultante de la capacitación.

La dificultad fundamental estará en determinar hasta que punto los cambios
producidos son resultados de la capacitación y no de otros factores. Si se han definido
con precisión los objetivos del proceso de capacitación es posible la evaluación adecuada
en este nivel.

Sería muy interesante, también, que los estudios de maestría y doctorado consideraran
la aplicabilidad de los niveles de conducta laboral y funcionamiento o impacto; de esa
manera se aseguraría una mejor evaluación de los mismos. Lamentablemente no

33

tenemos investigaciones sobre estos niveles evaluativos en los estudios universitarios
de pregrado o en lo concerniente a los estudios de postgrado: maestría y doctorado.

En el caso específico de cursos de educación ocupacional (técnico productiva), podría
contarse con un grupo de control que no reciba capacitación pero que sea, con respecto a
los demás factores, similar al grupo de participantes. Se puede, entonces, comparar los
cambios en el grupo de control y de esta manera aislar los efectos de la capacitación. Sin
embargo hay que reconocer la existencia de dificultades prácticas para construir
adecuados grupos de control en el ambiente real de una empresa industrial, agropecuaria
o de servicios.

Tenemos que admitir, no obstante, que donde no exista un grupo de control habrá
siempre un elemento de subjetividad al suponer que los cambios observables son
resultado de la capacitación recibida y no de otros factores que se han producido
simultáneamente. Mientras mejor se diseñe la evaluación, interrelacionado los objetivos
con los cambios finales que son esperados en situaciones reales de desenvolvimiento
laboral, habrá mayores posibilidades de reducir los elementos conjeturales y la
subjetividad.

Reiteramos que la evaluación consiste en obtener y seleccionar información sobre el
proceso y los efectos del trabajo educativo. El valor de esa información está determinado
por la utilidad que presta a las personas que la reciben. Aplicar los cuatro niveles
evaluativos a plenitud en cualquier centro o institución educativa puede ser costoso y
demandar mucho tiempo; asimismo, pueden producir efectos colaterales imprevistos e
indeseables incluso.

Por eso consideramos indispensable la concertación entre las instituciones educativas y el
mundo de la empresa, para que mediante convenios4 se prevea la aplicación y uso de los
datos de la evaluación. Indudablemente que esto corresponderá a una vinculación entre
educación y empresa, particularmente en el caso de la educación superior para la
investigación, la transferencia de tecnología y las prácticas pre-profesionales.

ETAPAS DE LA EVALUACIÓN

Podemos considerar tres fases o etapas de evaluación: la evaluación inicial, que
comprende a la evaluación de contexto y evaluación diagnóstica; la evaluación de proceso
o evaluación formativa y la evaluación de resultados o evaluación confirmatoria.

4 El Foro Educativo y el IPAE han venido propiciando el acercamiento y la colaboración entre el
sistema educativo y la empresa. Hubieron dos encuentros nacionales por la educación, que fueron
convocados por el Foro Educativo en abril de 1993 y mayo de 1994, en las instalaciones del IPAE,
San Miguel, Lima.

34

1. Evaluación inicial o diagnóstica

Cuando nos hacemos cargo de algún curso, debemos pensar en su posible desarrollo o
ejecución. Esto implica preparar una programación curricular que se plasma y divulga
mediante el sílabo. Prepararlo constituye una tarea fundamental en la educación superior
pero no suele serlo en la escuela de educación básica (primaria- secundaria), cuando
debiera hacerse también.

Para planear el desarrollo del curso debemos de averiguar las necesidades educativas y
características del alumnado con el cual se va a trabajar, además de tomar previsiones
acerca de los medios necesarios para la ejecución curricular. A esto se llama evaluación de
contexto.

La evaluación inicial comprende también a la evaluación diagnóstica, que puede ser de
entrada o de prerrequisitos. Es de entrada cuando exploramos los aprendizajes que
presenta el estudiante en relación a lo que se espera logre en el curso que vamos a
enseñar, permitiéndonos comparar posteriormente sus condiciones de ingreso, con las
que presente a la salida de la asignatura o curso.

Se llama evaluación de prerrequisitos cuando averiguamos los aprendizajes previos que
presenta el estudiante y que juzgamos son indispensables para llevar el curso, de tal
manera que al constatarse la carencia de conocimientos o habilidades esenciales, debiera
replantearse la programación curricular o -quizás en algunos casos- organizar un
programa preliminar de duración variable, para cubrir esos prerrequisitos.

Esto sería particularmente imprescindible en el aprendizaje de la matemática, por ejemplo,
sea cual fuere el nivel o modalidad del sistema educativo.

Notemos que no da lo mismo decir evaluación de entrada que decir evaluación de
prerrequisitos, aunque varias veces se les confunde en la medida que son evaluaciones
tipo diagnóstico y es que en las pruebas de entrada suelen utilizarse tanto las preguntas o
reactivos para averiguar prerrequisitos, como las que corresponden estrictamente a una
evaluación de entrada.

Para la evaluación diagnóstica también pueden emplearse pruebas psicopedagógicas (test
de inteligencia o de personalidad, por ejemplo), análisis del rendimiento en cursos
anteriores, informes de profesores, encuestas y observación. Lo mejor es siempre el
contacto directo con el grupo de estudiantes mediante entrevistas y/o alguna
oportunidad de generar discusiones en grupos pequeños para una posterior puesta en
común.

35

2. Evaluación de proceso

Es la aplicación sistemática de procedimientos e instrumentos para seguir, acompañar y
controlar el aprendizaje del estudiante, con el propósito de revisar el desarrollo del
proceso educativo para orientar a los alumnos en el momento oportuno y ayudarlos a
superar errores.

La evaluación de proceso, por ello, también se denomina evaluación formativa o
progresiva. Al revisar su propio trabajo y reajustar el desarrollo del proceso educativo, los
docentes tiene la oportunidad de retroalimentar el aprendizaje de los estudiantes.

Una de las mayores dificultades en la aplicación de las evaluaciones formativas, es la falta
de habilidad en muchos docentes para utilizarlas dada la tendencia a calificar y clasificar a
los estudiantes. La evaluación formativa no consiste en poner notas, pero tampoco
prescinde de ellas; lo ideal es interrelacionar la evaluación de proceso con la evaluación
de resultados o evaluación sumativa.

Dicho de otro modo, la evaluación de proceso puede ser cuantitativa o cualitativa pero se
caracteriza por ser siempre de tipo provisional, modificable, de acuerdo al avance de los
aprendizajes.

3. Evaluación de resultados

Como su nombre lo dice, es la evaluación final o evaluación sumativa que se expresa en
calificativos al término del proceso educativo, con fines de certificación.

La evaluación de resultados se relaciona con tres niveles evaluativos, tal como se
manifestó anteriormente; con el de aprendizaje (resultados inmediatos), con el
comportamiento o aplicación laboral (resultados intermedios) y con el impacto o
funcionamiento (resultados finales o de largo plazo), aunque -reiteramos- suele limitarse
exclusivamente a los resultados inmediatos.

La evaluación sumativa o de resultados debe hacerse al término del desarrollo curricular
de una asignatura, anual o semestral. En nuestro medio escolar, la evaluación sumativa se
efectúa mensual, bimestral y anualmente.

ACTIVIDADES

• ¿Cuál de los niveles evaluativos se podría considerar como el más importante? ¿Por

qué?

36

• De las tres etapas de evaluación, ¿Cuál o cuáles consideras que pueden tener una
importancia estratégica con relación al proceso educativo?

• ¿Sería lo mismo decir evaluación formativa que decir evaluación progresiva? ¿Por qué?

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->