Escuela de Ciencias de la Religión Universidad Nacional

Heredia, Costa Rica

GUÍA PARA LA PRESENTACIÓN
DE TRABAJOS ACADÉMICOS

Janet W. May

Escuela de Ciencias de la Religión Universidad Nacional Heredia, Costa Rica 2004

CONTENIDO
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................................................ iii CAPÍTULO I ELEMENTOS DE LA PRESENTACIÓN .............................................................................................................1 A. El poder creador de la palabra......................................................................................................................1 B. Elementos estilísticos ...................................................................................................................................4 C. Elementos técnicos .......................................................................................................................................9 CAPÍTULO II ELEMENTOS DE REDACCIÓN ........................................................................................................................ 11 A. Ortografía, abreviaturas y números ............................................................................................................ 11 B. Las oraciones.............................................................................................................................................. 23 C. Párrafos ...................................................................................................................................................... 35 CAPÍTULO III EJEMPLOS DE BIBLIOGRAFÍAS Y DE REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS SEGÚN EL MÉTODO TRADICIONAL Y EL MÉTODO PARENTÉTICO ........................................................................................... 40 A. Bibliografía ................................................................................................................................................ 40 B. Referencias bibliográficas: método tradicional .......................................................................................... 41 C. Referencias bibliográficas: método parentético ......................................................................................... 53 CAPÍTULO IV TRABAJOS ESCRITOS TÍPICOS ...................................................................................................................... 62 A. Técnicas de estudio .................................................................................................................................... 62 B. El informe .................................................................................................................................................. 64 C. El ensayo .................................................................................................................................................... 65 D. La monografía ............................................................................................................................................ 66 CAPÍTULO V ELEMENTOS DEL DISEÑO DE LA TESINA O LA TESIS............................................................................. 69 A. Título tentativo de la tesina o la tesis ......................................................................................................... 70 C. Delimitación de la investigación ................................................................................................................ 70 D. Objetivos .................................................................................................................................................... 71 E. Justificación ................................................................................................................................................ 72 F. Marco teórico.............................................................................................................................................. 72 G. Bosquejo tentativo de la tesis ..................................................................................................................... 76 H. Calendarización ......................................................................................................................................... 77 I. Bibliografía .................................................................................................................................................. 78 CAPÍTULO VI ELEMENTOS PARTICULARES DE LA TESINA Y LA TESIS ...................................................................... 79 A. Márgenes y formatos generales.................................................................................................................. 79 B. Orden de páginas ........................................................................................................................................ 79 C. Enumeración de páginas ............................................................................................................................ 79 D. Páginas específicas..................................................................................................................................... 80 BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA .................................................................................................................... 107 CONTENIDO DETALLADO ............................................................................................................................ 110

INTRODUCCIÓN
Este trabajo es resultado de la necesidad y la experiencia. Por un lado, el estudiante o la estudiante necesita tener un cuaderno de consulta para desarrollar sus tareas. Por el lado de la experiencia docente surge la necesidad de poder hacer referencia a un documento útil para explicar reglas de redacción y la presentación de trabajos escritos. Aunque se sabe que existen otras publicaciones, la mayoría no reúnen los requerimientos mínimos que pide la UBL. Algunas están escritas en un lenguaje inaccesible. Otras, desafortunadamente, están llenas de errores. Las hay completísimas, pero demasiado caras e inalcanzables para nuestro estudiantado. Además, ninguna tiene ejemplos bíblico-teológicos, por ser textos escritos para otras disciplinas. Lo anterior justifica este compendio, el cual fue hecho a partir de la idiosincrasia académica de la UBL. Su elaboración requirió la consulta de muchas obras en español e inglés. El contenido es producto de la experiencia práctica y la consulta bibliográfica. Aunque está dirigido al estudiantado de la UBL y sus recintos, se espera que sea útil para estudiantes de otras instituciones. La organización de esta guía va de lo general y simple a lo más complejo. En el primer capítulo, se encuentran los elementos básicos de la presentación: el uso de hojas de estilo, la estructura de oraciones, la estructura y clases de párrafos, entre otros temas. En el segundo capítulo hay un resumen de los elementos de redacción: la ortografía, uso de abreviaturas, y normas para la enumeración. En el tercer capítulo, se presenta una colección de ejemplos de notas y referencias bibliográficas según dos estilos académicos distintos: uno tradicional y el otro, más reciente, conocido como el estilo parentético. En el cuarto capítulo se discuten diferentes tipos de trabajos escritos que podrían asignarse en los distintos cursos: ensayos, informes y monografías. Se dedica el sexto capítulo al diseño de las tesinas y las tesis, por ser trabajos de mayor envergadura. Finalmente, en el séptimo capítulo se encuentran ejemplos de elementos particulares de las tesinas y las tesis. Se espera que esta guía sea útil en el trabajo de estudiantes y docentes. Un documento escrito necesita apoyarse en la experiencia de otros. Para esta guía se han empleado diferentes fuentes bibliográficas de apoyo. Por ejemplo, para el capítulo II (elementos de redacción) se ha usado, entre otros materiales, el módulo de comunicación escrita del Seminario Anabautista Latinoamericano (SEMILLA). También destaca el valioso aporte que hizo el Prof. Francisco Mena en la elaboración de un borrador inicial de un material de estudio sobre comunicación escrita. De ese borrador, voy a aprovechar bastante, empezando con estas observaciones: Dado que este [material] está diseñado para el trabajo … [independiente], es muy importante poner mucha atención a los ejemplos suministrados por los materiales que se aportan, ya que [frecuentemente usted] no tendrá a mano un o una docente que le

pueda brindar apoyo en caso necesario. También es importante señalar que la capacidad de comunicarse fluidamente por escrito depende de la práctica y del esfuerzo de cada persona. La práctica es la única vía para aprender a redactar y está condicionada a las aptitudes de la persona y a su perseverancia. El módulo, por tanto, es un apoyo técnico para el desarrollo de tal aptitud, pero su eficacia depende del interés de cada persona. Por eso le recomendamos que, junto con la resolución de las tareas, procure realizar prácticas adicionales escribiendo sobre cualquier cosa que le llame la atención, sin preocuparse por el resultado final. En principio, la redacción está compuesta por dos elementos centrales: la descripción y el análisis. La descripción es el ejercicio de explicar los diferentes aspectos y las diferentes personas involucradas en una situación particular. Al describir un objeto o una situación, usted está tratando de comunicar a otras personas lo que usted ve, las partes que constituyen tal objeto o situación, su dinámica y otros aspectos. A diferencia, el análisis es un proceso más complejo, en el cual quien escribe trata de mostrar las causas y relaciones profundas del objeto o situación con otros acontecimientos, o con su vida particular o con la comunidad. Por esta razón, las redacciones que usted vaya elaborando independientemente del módulo podrían empezar por describir objetos y situaciones de su entorno cotidiano. Por ejemplo, acerca del trabajo eclesial o secular que usted realiza podría escribir: en qué consiste ese trabajo, quiénes están involucrados, dónde y cuándo usted lo realiza, cómo se siente trabajando en esto, cómo le hacen sentir en su casa o en su iglesia por el trabajo que realiza. Estos serían algunos de los componentes de la descripción, los cuales deben ir seguidos del análisis: por qué usted realiza ese trabajo, cuáles son sus objetivos al hacerlo, qué desea lograr, y otras reflexiones. El trabajo de poner algo por escrito está constituido por el deseo de contar lo que a usted le está pasando, su intimidad, sus anhelos y frustraciones. En un segundo nivel, usted podrá ir analizando diferentes situaciones y encontrando las relaciones entre ellas y sus causas. Así usted pasa de la descripción y análisis de lo cotidiano a exponer conclusiones más profundas y abstractas, producto de su reflexión y de los diversos instrumentos conceptuales que el estudio de la teología le va aportando. Su capacidad de redactar, en consecuencia, depende de varios procesos que se estarán dando al mismo tiempo: a) De su deseo y voluntad de estudiar teología, deseo que le ayudará, entre más fuerte sea, a ir superando obstáculos de comprensión, o que surgen a causa de las acciones concretas que emprenda; b) Del ejercicio de comunicar por escrito diferentes aspectos de ese proceso; c) Del desarrollo de su proceso de formación por medio de los diferentes cursos que componen el currículum y que le darán instrumentos más precisos para el análisis de una situación o de un objeto de estudio; d) De su aptitud y disciplina invertidos en la puesta por escrito de este proceso; y e) Del compromiso eclesial y humano que le ha movido para desarrollar esta carrera.

iii

El ejercicio de la comunicación escrita es un proceso individual que le permitirá expresar lo que usted como persona que desarrolla una carrera universitaria vive y piensa con el propósito de cultivar la madurez de su comunidad de fe (Mena s.f., 1-2). Para terminar, quisiera agradecer a las personas que han contribuido a este material con sus lecturas, sugerencias, comentarios y apoyo: Roy May, Otto Minera, Edwin Mora, Francisco Mena, Victorio Araya, Arturo Piedra, Daniel Bonilla, Damaris Álvarez, Angel Román e Irene Foulkes: ¡muchísimas gracias!

iv

CAPÍTULO I ELEMENTOS DE LA PRESENTACIÓN
A. El poder creador de la palabra
La presentación correcta de un trabajo es más que un asunto estético. Afecta la claridad de las ideas. El propósito de escribir es que otra persona lea. Por eso, hay que escribir pensando en facilitarle la lectura a alguien que no conoce el tema del escrito. La estructuración clara, la ortografía y la puntuación correctas son herramientas básicas para lograr esto. El Prof. Francisco Mena lo expresa en la reflexión siguiente. El poder creador de la palabra 1. La palabra como producto comunitario y constructora de comunidad Del mismo modo en que el ser humano necesita comer, dormir o amar y trabajar, así también necesita expresar sus sentimientos o pensamientos por medio de gestos o palabras. Por esta razón, más que un problema académico, expresarse con claridad es un problema humano. Tratamos de comunicar las cosas que se están produciendo en nuestro interior para crear lazos comunitarios con otras personas. Estos lazos, si bien es cierto no se construyen únicamente con palabras, son medios fundamentales en la construcción de comunidad. Los primeros sentimientos que surgen al viajar a un país o región donde se habla otro idioma distinto al nuestro, son de impotencia y frustración: queremos comer pero no sabemos como pedir lo que deseamos, queremos comunicar lo que sentimos pero nos vemos limitados porque nuestras palabras no comunican lo que está sucediendo en nosotros. Si esta situación se extiende por un tiempo, nuestra sensación es de soledad o abandono. Este fue uno de los aspectos más duros de superar para quienes se vieron en la necesidad de emigrar a países de Norte América o de Europa durante los años de guerra en Centroamérica. Podemos decir que volver al hogar, luego de años de exilio, en un sentido, es recuperar el habla. Las palabras son sonidos o trazos que dibujan vivencias cotidianas y profundas de las comunidades humanas. El idioma que un pueblo ha desarrollado durante siglos o milenios expresa, por medio de estos sonidos o trazos, la densidad de las experiencias de vida que conforman su identidad. Hablar o escribir es sacar a la luz lo que llevamos en nuestra intimidad y al mismo tiempo cosernos a la historia de la comunidad que nos formó. En consecuencia, hablar o escribir no son las acciones de producir sonido o de dibujar letras en sí, sino una forma de expresar lo que somos como personas individuales y como comunidades. Arrancarle el idioma a una comunidad e imponerle otro es, sin duda alguna, destruir parte de la intimidad de las personas que la integran. Una de las características más claras de los gobiernos o

2

instituciones represivas es callar a quienes desean expresar el dolor que viven y a la vez que dibujar sus esperanzas. Así, la censura, en este contexto, es el instrumento de control más usado para limitar el desarrollo de la identidad de las y los individuos, las comunidades y los pueblos. 2. La palabra como poder creador Dentro del contexto de la fe cristiana, entendemos que la Palabra de Dios es un poder creador: y dijo Dios: 'Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra.' ... Creó, pues Dios al ser humano a imagen suya a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó. ... Vio Dios cuanto había hecho y todo estaba muy bien (Gn 1.2631). La palabra de Dios aparece en este pasaje como poder creador, una fuerza de vida que da forma a las cosas y a las personas. En este caso, se muestra cómo el hablar de Dios y el crear son sinónimos y por eso podemos entender quién es El y cuál es su deseo para con todo lo que ha creado: la vida. Del mismo modo, el ser humano, hecho a imagen de Dios, cuenta con la capacidad de hablar, y del mismo modo, con la capacidad de crear por medio de la palabra. Si bien es cierto, no está entre nuestras capacidades decir a un puñado de polvo "hágase un ser humano", nuestras palabras sí tienen el poder de crear vida en otras personas al mismo tiempo que pueden quitarla. Las tradiciones sapienciales que están contenidas en la Biblia ponen gran acento en este poder, a veces creador y a veces destructor, de la palabra y los instrumentos que la producen: la lengua y la boca. En los dos textos siguientes, tomados del libro de Proverbios, podemos observar esta fuerza de la palabra: 15.1 La suave respuesta quita la ira, pero la palabra áspera aumenta el furor. 2 La lengua de los sabios embellece el conocimiento, pero la boca de los necios expresa insensatez. 3 Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos. 4 La lengua apacible es árbol de vida, pero la perversidad en ella es quebrantamiento de espíritu. 5 El insensato menosprecia la disciplina de su padre, pero el que acepta la reprensión llega a ser sagaz. 6 En la casa del justo hay muchas provisiones, pero en la producción del impío hay desbarajuste. 7 Los labios de los sabios esparcen conocimiento; no así el corazón de los necios. 16.23 El corazón del sabio hace prudente su boca, y con sus labios aumenta el saber. 24 Panal de miel son los dichos suaves; son dulces al alma y saludables al cuerpo. 25 Hay un camino que al hombre le parece derecho, pero que al final es camino de muerte. 26 El apetito del trabajador es lo que le obliga a trabajar, porque su boca lo apremia. 27 El hombre indigno trama el mal, y en sus labios hay como fuego abrasador. Observamos en 16.23 la aparición de otro elemento fundamental relacionado con la palabra: el corazón. El corazón es el lugar de la intimidad del ser humano, donde las acciones y las palabras tienen su raíz. Así, la persona sabia, cuyo corazón es recto y

3

justo, crea vida con su palabra; construye, abre posibilidades. En conclusión, vemos cómo emerge la palabra como un instrumento que construye o destruye la vida del ser humano y por tanto de la comunidad. Santiago también habla del poder de la palabra (la lengua) por medio de una imagen muy clara: 3.8 Pero ningún hombre puede domar su lengua; porque es un mal incontrolable, llena de veneno mortal. 9 Con ella bendecimos al Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido creados a la semejanza de Dios. 10 De la misma boca sale bendición y maldición. No puede ser, hermanos míos, que estas cosas sean así. 11 ¿Será posible que de un manantial brote agua dulce y amarga por la misma abertura? 12 Hermanos míos, ¿puede la higuera producir olivas, o la vid higos? Tampoco una fuente de agua salada brota agua dulce. De la integridad de la persona, de su corazón, la palabra brota como fuerza de vida que germina, más allá del individuo, en la misma comunidad. Sin embargo, aquí Santiago dibuja esta capacidad en su aspecto destructivo cuando proviene de un corazón que no es íntegro. La palabra resulta ser un instrumento que construye o destruye según sea la fuente de donde brota y los objetivos que de ella devienen. De estos pasajes podemos deducir que la acción de hablar va más allá de la pura transmisión de datos. Todo lo contrario, hablar es un poder capaz de crear vida o destruirla, por lo que nos vemos en la obligación de crecer en Dios lo que sea necesario para que nuestra palabra sea vida y no muerte. 3. La razón de la comunicación escrita La necesidad de comunicarse, es decir, de construir constantemente los lazos comunitarios e íntimos que nos forman, llevó a los seres humanos desde muy temprano a crear los medios que les permitieran conservar las palabras que los fueron constituyendo. De esta forma aparece, junto a la memoria, la escritura que la ayuda a preservar, recordar y recrear la vida de la comunidad. Escribir se torna un medio básico para alimentar esta fuerza creadora de la palabra. La escritura apoyó a la memoria y empezó a dejar una constancia más precisa de la historia de las comunidades, sus luchas, sus fracasos y sus sueños. De ahí la necesidad de que la persona que estudia teología sea capaz de escribir bien, de tal manera que sus pensamientos, los cuales devienen de sus propias vivencias íntimas, puedan comunicar vida a quienes leen o escuchan. Se trata de un esfuerzo por mantener viva la memoria comunitaria y de compartir y estimular el crecimiento colectivo: estimular la vida y destruir aquello que la limita o reprime. La palabra escrita, entonces, es también un instrumento creador de comunidad en tanto permite preservar, recordar y recrear la intimidad del proceso de la vida de las comunidades. La escritura tiene el poder de plasmar de una manera fija la experiencia vital de una persona y la comunidad en la que habita. Más allá del papel dinámico preservador de la memoria, la escritura permite innumerables procesos de análisis y la posibilidad de que tales análisis den, con mayor claridad, información sobre el contenido de la

4

comunicación y las circunstancias en que esta se dio. La memoria procesa la información que le ha sido comunicada de una manera más libre, incluyendo al mismo tiempo, nuevas interpretaciones y actualizaciones de esa comunicación. Debe quedar claro que esto no es una desvalorización de la memoria sino una clarificación de su función. La memoria no es un depósito frío de materiales sino parte de la compleja función cerebral del conocimiento y la conciencia. De este modo, la memoria procesa inmediatamente la comunicación recibida y la incorpora a su proceso de conocimiento general. La escritura nos ayuda a valorar si esta comunicación que la memoria ha asumido de cierta forma es más o menos correcta, o si debe ser variada a la luz de los descubrimientos que hayamos logrado por medio del estudio de lo escrito. La escritura es parte de ese proceso de interpretación que ejercita constantemente el ser humano. La escritura no es estrictamente objetiva, pero fija una perspectiva y eso permite un análisis posterior más detallado y cuidadoso. En ambos casos, memoria y escritura son procesos inseparables y que se enriquecen mutuamente. En este módulo queremos trabajar con el aspecto de la escritura para que nuestra comunicación sea lo más clara posible y permita a otras personas interpretar más eficazmente lo que queremos decir. 4. Una ética de la escritura Si aceptamos que la palabra va formando al ser humano y a la comunidad y que esta es un poder creador de vida o destructor de la misma, entonces, cualquier comunicación está marcada por una gran responsabilidad. Para quienes trabajamos en iglesias y ocupamos cargos en ellas, la palabra escrita debe ser un esfuerzo orientado a la edificación del cuerpo de Cristo y en procura del crecimiento de este cuerpo hasta la estatura de Jesús. No podemos darnos el lujo de decir cualquier cosa, dado que nuestras palabras inciden en la formación de la fe de la comunidad. Es preciso que captemos este poder de la palabra e invirtamos en el proceso de comunicación lo que sea necesario para que de ella nazca vida y transforme la comunidad. Una ética de la comunicación escrita requiere el esfuerzo de quien comunica por transmitir su propio crecimiento humano en la fe en Jesús. Por ende, la comunicación escrita debe nacer de un profundo proceso de discernimiento alimentado por una actitud crítica tanto de la misma persona como de la situación en la que escribe y hacia la que escribe. La escritura se incorpora así al proceso mismo de formación teológico-pastoral como un elemento de apoyo a la construcción de la nueva persona en Cristo y de la comunidad. (Mena s.f., 36) Tomando en cuenta la importancia de la comunicación escrita en el quehacer pastoral, en este capítulo inicial se tratan dos aspectos básicos de los trabajos escritos: los elementos estilísticos y los elementos técnicos de la presentación del escrito.

B. Elementos estilísticos
1. La buena redacción La buena redacción de un tema se caracteriza por dos elementos principales: la coherencia en el desarrollo y la precisión de los conceptos que la persona desea comunicar. Cuando usted

5

escribe una carta para una persona conocida, por ejemplo, la redacción de la misma puede ir variando según el tema o asunto en cada párrafo sin que eso signifique un problema para quien la lee. Esto se debe a que una carta es principalmente una puesta al día de las situaciones cotidianas que quien escribe considere importante comunicar a una persona particular. Podemos hablar en ella del accidente de una tía, sobre cómo va el trabajo, de las últimas noticias de la iglesia, de los planes futuros de la familia e incluso contar algún chiste. Todo esto es coherente, es decir, tiene unidad, por el hecho de la relación que nos une a la persona que leerá la carta. Un trabajo académico es totalmente distinto. En él la coherencia nace del desarrollo ordenado del tema que estamos trabajando. Esto significa un proceso de organización, no sólo del tema, sino de la investigación que hemos realizado sobre él. Aunque esto lo estudiaremos con mayor cuidado en [otras partes] de esta guía, ahora nos interesa dar algunas pistas. El tema sobre el cual redactaremos nuestro trabajo teológico debe ordenarse en secciones que, en su conjunto, expresen nuestro punto de vista. Nuestro punto de vista ha pasado por un proceso de maduración luego de hacer una serie de lecturas, de analizarlas y reflexionar sobre ellas en relación con el tema. En el caso de un texto bíblico, además de las lecturas, tendríamos el material aportado por el estudio exegético del texto estudiado (Mena s.f., 10). 2. Formas estilísticas impropias Hay formas de expresión común que no necesariamente son las adecuadas para el momento actual. También hay preferencias personales, como en los dos casos siguientes. a) La primera persona singular o plural En el pasado, algunos autores y dictaminadores de estilo académico decidieron que era más apropiado escribir en tercera persona. Se ha hecho costumbre evitar el uso de la primera persona singular y las formas similares en la redacción de trabajos de peso. Tiene sentido cuando se considera que el uso de “yo”, “me parece”, y “nosotros” puede atraer atención sobre el autor o la autora cuando es el planteamiento expresado que debe ser el enfoque de la redacción. Según opina Armando Zubizarreta, un experto de técnicas bibliográficas, El tono personal, subjetivo, de primera persona, en principio y por lo general, debe ser descartado. Sólo en casos excepcionales puede ser usado, por ejemplo en algunos momentos de la introducción cuando en algunas afirmaciones esté comprometida, de manera directa e inequívoca, la personalidad científica y hasta humana del investigador. El tono de la exposición científica suele estar dado, en cambio, por las construcciones impersonales: si se observa, es posible afirmar, se ha considerado. O, para variar, aparece, a veces, el plural de primera persona: Hemos creído oportuno, creemos conveniente, muchas veces observamos (1986, 152-153). Es más claro y normal usar “yo” o “me parece” que “nosotros” cuando se habla de una opinión personal, pero se debe restringir su uso a momentos muy limitados. Y, hay un momento apropiado para el uso de “nosotros”: cuando un grupo identificable está expresándose. Por ejemplo, un equipo pastoral ha investigado la realidad de las madres solteras en su congregación, para responder mejor a las necesidades de ellas. Entonces, el equipo, al rendir su informe, podría recurrir al “nosotros”, sin que esto suene pretencioso. Sin embargo, siempre es necesario preguntarse si no se está empleando una frase sobrante, sea de primera persona singular o plural.

6

Sin embargo, Humberto Eco sugiere otra razón para recurrir al uso de "nosotros": ¿Yo o nosotros? ¿En la tesis se deben introducir las opiniones personales en primera persona? ¿Se puede decir "yo pienso que …? Algunos creen que es más honrado hacerlo así en lugar de utilizar el plural mayestático. No es así. Se dice "nosotros" porque se supone que aquello que se afirma puede ser compartido por los lectores. Escribir es un acto social: yo escribo a fin de que tú que me lees aceptes aquello que te propongo. Como máximo se puede intentar evitar los pronombres personales recurriendo a expresiones más impersonales como: "por lo tanto se puede concluir que, luego parece seguro que, al llegar a este punto se podría decir, es posible que, de lo cual se deduce que, al examinar este texto se ve que", etc. No es necesario decir "el artículo que he citado precedentemente", tampoco "el artículo que hemos citado precedentemente" cuando basta con escribir "el artículo citado precedentemente". Pero os diré que se puede escribir "el artículo citado precedentemente nos demuestra que", pues las expresiones de este género no implican ninguna personalización del discurso científico (Eco 1999, 187). Así que, el uso de referencias personales singulares o plurales es una cuestión de estilo, modestia, sentido común y de prácticas variadas. Lo más importante es evitar su uso en situaciones donde no es necesario y restringir su uso a los momentos en que su uso es apropiado. b) Forma pasiva o activa Otra práctica que debemos cuestionar es el uso casi exclusivo de la forma activa en vez de la forma pasiva. A fin de escribir de manera clara y elocuente, es necesario recordar las cualidades valiosas que posee la voz pasiva, por ejemplo, la de permitir que se destaque el agente que realiza la acción del verbo, por medio del complemento agente. Ejemplo Los manuscritos antiguos fueron descubiertos por el equipo de arqueólogos de la Universidad Hebrea. Hay que tomar en cuenta que el uso de verbos activos o verbos pasivos puede reflejar un trasfondo lingüístico distinto en el hablante. Si la lengua materna del estudiante o la estudiante privilegia la voz pasiva, esta característica puede aparecer también en su redacción en castellano, idioma que demuestra una preferencia por la voz activa. El sentido pasivo se expresa a menudo por el uso del pronombre se. Ejemplo Se cometieron muchos abusos en el transcurso de la investigación. Hay factores personales que median en la escogencia entre las formas activas o pasivas del verbo en la redacción de un documento académico, sobre todo cuando el sujeto de la acción es la misma persona que escribe. (Por ejemplo: pienso que ... / se piensa que ...) La preferencia por una u otra forma puede reflejar la confianza en sí misma, o falta de ella, de la persona, o bien puede representar un estilo impersonal que el autor o la autora considera más apropiado para un trabajo académico.

7

3. Consejos estilísticos Por regla general, se puede seguir los consejos de Zubizarreta: El estilo de la redacción, desde el punto de vista de la exactitud, deberá ser directo, adecuado al objeto de la investigación, dentro de los límites del lenguaje científico y del culto literario. Debe preferirse la sencillez y precisión en el léxico y la simplicidad en la construcción sintáctica, empleando las palabras y giros especializados de dichos niveles y, hasta donde sea posible, se preferirá emplear frases simples y cortas, de modo que la lectura del trabajo no produzca agobio. Por lo regular, el lenguaje debe estar despojado de recursos literarios o imaginativos como comparaciones, metáforas y adjetivaciones recargadas, pero esto no quiere decir, en modo alguno, que estén condenados todos los recursos literarios, porque, cuando son utilizados con un justo sentido del equilibrio y con un propósito pedagógico, pueden y deben ser empleados. El límite de estos recursos estará allí donde entren en conflicto con la necesidad de una rigurosa exactitud científica (1986, 152). Tomando en cuenta estos consejos generales, podemos agregar unos consejos específicos. a) Diga lo que tiene que decir. Pregúntese qué es lo que quiere decir. Piense antes de escribir. Algunas personas piensan cuando abren la boca y otras piensan ante un teclado. Al hablar y escribir, es mejor saber exactamente qué quiere decir sin divagar. b) Ordene sus ideas. Haga un bosquejo de la estructura global de su trabajo. Además, compruebe que los sujetos y elementos descriptivos estén ordenados de tal forma que se eviten confusiones, especialmente en oraciones largas o complejas. Las lectoras y los lectores deben ser capaces de entender “quién le hizo qué a quién” sin tener que leer una sección u oración tres veces. Una manera de revisar los escritos para asegurarse de la claridad es leerlos en voz alta. Si al leer el trabajo en voz alta este no puede comprenderse, hay que clarificar los pensamientos. También, si una oración no puede leerse en una sola aspiración, deberá ver si no es demasiado larga. A veces, es posible dividir una oración compleja en dos o más oraciones sencillas y así clarificar la comunicación. c) Escriba lo más directo posible. Aunque pueda escoger entre verbos activos o pasivos, es recomendable que no confunda las ideas con un chorro de palabras. La sencillez tiene su propia elegancia. A la vez, reconozca cuándo es importante suavizar un punto con un poco de diplomacia. d) Defina claramente sus términos o conceptos claves. Esto es especialmente importante en la elaboración de monografías, tesinas y tesis, pero no hace daño en otros trabajos. Por ejemplo, ¿qué quiere decir “acompañamiento pastoral integral”, “machismo”, “paz”? Use los diccionarios especializados y otras obras de referencia, citas de autores claves y otras fuentes para clarificar sus términos. En algunos trabajos será importante incluir su propia definición de un término clave para el desarrollo de su tema.

8

e) Agregue suficiente información para apoyar o aclarar sus ideas. Al desarrollar una idea, use ejemplos, definiciones y argumentos. Busque suficiente información para comunicarse claramente y reconozca cuándo ha dicho todo lo que quería decir. f) Evite frases subjetivas, generalizaciones, frases trilladas, aumentativos, y diminutivos. Aquí están unos ejemplos estilísticos que no contribuyen a un trabajo escrito serio:    “Ese es un argumento muy pobre.” En vez de esto, explique las deficiencias del argumento. “Esta palabra chiquitita ...” Elimine esta clase de frases, que no ayudan nada. “Los miembros de la Iglesia San Crisóstomo, participantes en este estudio, son muy pobres.” En vez de esto, explique cuántas familias son, cuántas no tienen empleo remunerado, a qué se dedican las otras familias, su ingreso mensual promedio comparado con el costo de la canasta básica mensual, y otros factores para comprobar la pobreza de la congregación. “El compromiso con la vida ... ” Puede ser que tenga un compromiso, pero ¿qué significa, exactamente?

g) Use lenguaje inclusivo. Escribir “hombre” como sustituto de “hombres y mujeres” es una práctica inaceptable en la UBL. Desafortunadamente, no hay una solución sencilla. El uso del guión (los/as) o de la arroba (@) son alternativas de poco estilo literario y que perjudican, no facilitan, la lectura. Busque expresarse con palabras inclusivas en todo trabajo. Por ejemplo, a veces se puede escribir “las estudiantes y los estudiantes”, mientras que en otro momento puede emplear “el estudiantado”. En vez del hombre genérico, se puede usar “la gente”, “los seres humanos”, “las personas”, u otros sinónimos. ¡Use su creatividad! h) Evite repeticiones, pero repita cuando sea útil. Cuídese de no usar una misma palabra muchas veces. Generalmente esto ocurre con palabras como “pero”, “también” y “más”. Sin embargo, si una palabra es necesaria para la clara comunicación, entonces repítala. i) Consulte el diccionario. Es importante el uso correcto de las palabras. Use con frecuencia el diccionario, y en especial cuando tenga dudas. Si busca un sinónimo, recurra a un diccionario de sinónimos y antónimos. j) Sepa concluir. Con frecuencia, parece que el autor o la autora no sabe cómo concluir y vuelve a un punto, o escribe cosas irrelevantes, pero nunca llega al final. Un trabajo escrito se puede “rematar” mediante una sola oración o un párrafo que resuma el pensamiento.

9

k) Revise y vuelva a revisar. Cuando haya terminado de escribir un trabajo académico, léalo. Ensaye maneras de mejorarlo y de comunicarse más claramente. Sobre todo, busque los errores y corríjalos. Si no, no se sorprenda que esas faltas se tomen en cuenta a la hora de calificar el trabajo.

C. Elementos técnicos
1. Plantillas Cuando se escribe un documento usando la computadora, es aconsejable trabajar desde el inicio con una plantilla (hoja de estilo) adaptada al trabajo académico. Por lo general, las diferencias de formato entre los trabajos de clase y las tesinas o tesis son muy pequeñas. Por eso, en este documento nos referiremos a tareas en general. 2. Márgenes y formatos generales Para la mayoría de los trabajos académicos, se debe configurar el margen de los cuatro lados en 2.54 cm (una pulgada). Para una tesis o tesina, el margen izquierdo debe ser de 3 cm, para dejar espacio para la encuadernación. El espacio interlineal en los trabajos corrientes puede ser de renglón sencillo, pero en lo demás queda igual que en la tesis o tesina, renglón doble o renglón y medio, según las prácticas institucionales. Aunque no es obligatorio, se sugiere un encabezamiento sencillo en la primera página de cada tarea: Nombre: Curso: Tarea: Fecha: Con esta información, el o la docente puede ver la información necesaria para anotar correctamente la calificación y devolver fácilmente el documento. Por lo general, la primera página de un trabajo escrito no se enumera. Para la enumeración de páginas interiores, el número se puede colocar en la esquina superior derecha de la página, con números arábigos (2, 3, 4). La hoja de estilo puede estar configurado para hacerlo automáticamente. 3. Divisiones y subdivisiones a) Estructuración Hay dos formas de estructurar las divisiones y subdivisiones. Una forma usa números romanos, letras y números arábigos; la otra usa solamente números arábigos. Es importante usar ordenadamente la misma estructuración a lo largo de todo el trabajo. Las formas no se mezclan entre sí. En la forma que incorpora letras, números romanos y números arábigos, el título del capítulo, que es la primera división, se encabeza con el número romano en mayúscula. Las subdivisiones del primer nivel serían A, B, C, y subsiguientes, seguidos por un punto. El segundo nivel sería 1, 2, y 3, seguidos por un punto. El tercer nivel se expresa en a), b), c), con un paréntesis a la derecha, pero no a la izquierda. El cuarto nivel sería (1), (2), (3),

10

encerrado en paréntesis. El quinto nivel sería (a), (b), (c), encerrado entre paréntesis. El sexto nivel sería i), ii), iii), o sea, el número romano en minúscula, seguido por el paréntesis de la derecha, pero ninguno por la izquierda. La presente guía ejemplifica esta forma. En la notación que solamente emplea números arábigos, el título del capítulo o primera división se encabeza con el número arábigo: 1, 2 o 3. Las subdivisiones del primer nivel serían 1.1, 1.2, 1.3 y subsiguientes, variando a 2.1, 2.2 y 2.3 para el segundo capítulo, y 3.1, 3.2, 3.3 para el tercero. El segundo nivel sería 1.11, 1.12, 1.13 o 2.11, 2.12, 2.13, según el capítulo y subdivisión. El tercer nivel se escribiría 1.111, 2.211, 3.221. El cuarto nivel sería 1.1111, 2.1311 3.3122, y similares, según el capítulo y las subdivisiones previas. En esta forma de presentación no aparecen números romanos en ninguna parte, ni en mayúscula ni minúscula. b) Formato Por lo general, los títulos principales en un trabajo extenso están un poco separados del texto anterior. Deben imprimirse en una letra más pequeña que la del título del capítulo y de mayor tamaño que la del texto corriente. Se usa el estilo de letra, el tamaño, negrita o cursiva para señalar el nivel de subdivisión. Hay estilos que se pueden emplear. Las subdivisiones de primer orden pueden imprimirse en el estilo Subdivisión 1, en Arial, tamaño 14, negrita, con una separación entre el texto anterior y posterior. En las subdivisiones de segundo orden se puede usar el estilo Subdivisión 2, en Arial, tamaño 12, negrita, con una separación entre el texto anterior y posterior. Para las subdivisiones de tercer nivel se puede utilizar el estilo Subdivisión 3, en Arial, tamaño 12, cursiva, con una separación entre el texto anterior y posterior. Las subdivisiones de cuarto nivel pueden imprimirse con el estilo Subdivisión 4 en Arial, tamaño 12, sin negrita ni cursiva, con una separación entre el texto anterior y posterior. Para el párrafo normal el estilo se llama Texto tarea para trabajos normales y Texto tesis para monografías, tesinas y tesis. Aprovechar estos estilos ahorra mucho esfuerzo al uniformar detalles de formato.

CAPÍTULO II ELEMENTOS DE REDACCIÓN
A. Ortografía, abreviaturas y números
La información en esta sección sobre ortografía, abreviaturas y números se incluye para propósitos de consulta. Se supone que la gran mayoría de las y los estudiantes han aprendido a manejar bien las destrezas relacionadas. Para las personas que desean fortalecer sus conocimientos, se recomienda trabajar los ejercicios que se proponen y buscar otras fuentes bibliográficas. 1. Aspectos generales La ortografía es fundamental para una clara comunicación escrita. Una letra equivocada por allí, una tilde faltante por allá da la impresión de ignorancia o descuido. Por ejemplo, piense en la diferencia entre Dios se revela y Dios se rebela. ¡Una cosa es afirmar que Dios se manifiesta y otra que Dios está en rebeldía! Como en cualquier otro escrito, el descuido no es aceptable en trabajos académicos y la ignorancia se ve como un reto a superar. Hay que comunicar correcta y claramente, y para eso la ortografía es imprescindible. Por eso, es importante revisar todo trabajo escrito, no importa cuán pequeño sea, para eliminar todos los errores. Esta opinión es compartida por el Profesor Francisco Mena en la siguiente reflexión. La ortografía Los idiomas están compuestos por tres fuentes principales: el significado de las palabras, la gramática (funciones y relaciones de y entre las palabras), y la ortografía (la forma de escribir las palabras). En el capítulo anterior estudiamos la gramática y ahora tomaremos el tiempo para comprender la ortografía, es decir la forma correcta de escribir las palabras. La escritura de una palabra tiene que ver en primer lugar con el sonido con que el idioma construye la palabra. Este sonido varía según la región en la que el idioma es hablado y esto hace que palabras que originalmente sonaban diferentes terminen sonando igual, como, por ejemplo, la forma en que pronunciamos en Latinoamérica las palabras "casa" (edificio) y "caza" (relativo a la cacería). Cada grupo humano adapta el idioma y le da rasgos particulares. En el ejemplo anterior, en España, por ejemplo, ambas palabras tienen pronunciaciones diferentes dado que la letra "z" tiene un sonido distinto de la letra "s", pero en Costa Rica no hacemos ninguna distinción fonética (relativas al sonido) entre ambas. Esta diferencia o semejanza de sonidos en las dos palabras antes mencionadas podría ocasionar graves problemas de comunicación, dado que no es lo mismo decir "voy a la casa" que "voy a la caza". Este fenómeno nos lleva a un segundo aspecto que deviene del anterior: ¿cómo, desde el punto de vista de la escritura, organizar los sonidos con que construimos las

12

palabras? Para que hoy podamos escribir, fue necesario organizar los sonidos por medio de las letras, que son dibujos que representan sonidos particulares. Una vez establecido este primer ordenamiento fue necesario estudiar cómo se unían los diferentes sonidos en las palabras. Esto es realmente algo muy particular de las diferentes culturas. En el idioma español nos agrada escuchar una consonante unida a una vocal y en algunos casos podemos aceptar construcciones con dos consonantes seguidas (como se puede ver en las palabras subrayadas). En el caso de la palabra "construcciones" observamos el uso de cuatro consonantes seguidas. Sin embargo, para poder pronunciarlas, las separamos de la siguiente manera: cons-truc-ciones. Esta separación divide las cuatro consonantes alrededor de las vocales o y u, haciendo dos sílabas diferentes. Veamos un caso de cuatro consonantes seguidas en el idioma alemán, el apellido "Schweitzer". ¿Cómo lo pronunciaría? También sucede con el apellido alemán "Schrage". La ortografía, entonces, ha logrado organizar no sólo unos sonidos particulares con los signos que llamamos letras, sino también cómo estos sonidos deben unirse para producir sílabas y luego palabras. Qué sonidos son agradables y cuáles no para un idioma específico es en el fondo una experiencia humana y colectiva. Otro ejemplo de ordenamiento diferente de sonidos se puede apreciar en la forma en que algunos grupos humanos dentro de una cultura más amplia los organizan en su diario hablar. Por ejemplo, en el español de Costa Rica y en particular de las zonas urbanas del centro del país que denominamos la Gran Área Metropolitana, la letra "e" suena como una "e" mientras que en áreas rurales esta letra puede sonar como una "i". Además, en ciertas zonas rurales, se acostumbra eliminar el sonido "r" en ciertas palabras. Entonces, "decirles" (área metropolitana) suena "dicilos" en áreas rurales. Estos casos nos muestran cómo el desarrollo de la pronunciación y luego de la ortografía es afectado por variantes culturales que muchas veces menospreciamos, pero que son igualmente válidas en un sentido amplio. Ahora, desde el punto de vista de una "buena" ortografía, tratamos de apegarnos a las reglas básicas que aportaremos a continuación. Sin embargo, poco a poco el Diccionario de la Real Académica (elaborado en España) ha incorporado algunos de estos modismos culturales, dándoles una merecida validez. .. . Así la ortografíay la pronunciación de diferentes regiones de habla hispana han modificado nuestra manera de entender la ortografía. El idioma, insistimos, expresa la forma en que las comunidades humanas viven sus experiencias y las incorporan a su manera de hablar. Por eso pensemos siempre que un texto es una puerta a la intimidad de un ser humano inmerso en una cultura (Mena s.f., 6-7). 2. El programa de revisión ortográfica El primer paso para revisar un trabajo escrito es sencillamente volver a leerlo. Para muchas personas, no resulta tan eficaz leer el trabajo en la pantalla de la computadora como en el papel. Por eso, es aconsejable escribir y revisar un borrador a mano, antes de escribirlo en la computadora. La tarea escrita en computadora debe imprimirse y revisarse. Es aconsejable leer la tarea en voz alta, y seguir con cuidado la puntuación escrita. Después de hacer las correcciones que haya encontrado, debe hacer una revisión final de ortografía y gramática en la computadora. Solamente después de realizar estos pasos debe entregarse el trabajo escrito. Si no corrige su trabajo antes de entregarla, no se enfade si su profesor o profesora lo

13

devuelve para la revisión debida o si le rebaja la nota, porque usted mismo no hizo lo que debió haber hecho. Si aprovecha el programa de computadora para la revisión ortográfica, su trabajo será mucho mas fácil. 3. El uso de mayúsculas La mayúscula se usa para iniciar una oración (después del punto final y 2 espacios) y en los nombres propios. Se usa mayúscula al referirse a la Biblia, libros de la Biblia, atributos divinos, títulos de personas cuando preceden un nombre, sobrenombres de políticos o de dignatarios, nombres de instituciones, números romanos que indican los siglos, o capítulos, congresos, títulos de libros y artículos. Todos estos se consideran nombres propios. Obsérvese que, en castellano, se usa mayúscula solamente en la primera palabra del título de un libro o artículo. (No se debe imitar la norma que se aplica en la redacción en inglés, de usar mayúscula en todas las palabras importantes de un título). Ejemplos:      Abran la Biblia. El texto para hoy se encuentra en el libro de Juan. San Francisco de Asís fue un santo medieval de Italia. Enrique VIII fue el Rey de Inglaterra que quería divorciarse de Catalina de Aragón. Un libro reciente de la Dra. Elsa Tamez se llama Cuando los horizontes se cierran: relectura del libro de Eclesiastés o Qohélet. Esta institución se llama Universidad Bíblica Latinoamericana.

4. Uso de letras particulares fácilmente confusas a) Uso de la B Se usa la B en:         Todos los verbos que tengan el sonido final “bir”, excepto servir, vivir y hervir. Ejemplos: percibir, escribir, concebir. Conjugaciones de los verbos que terminan en –ber, –ba, –bais, –ban. Ejemplos: saber, beber, contaba, alejaba, llegabais, jugabais, platicaban, gritaban. Algunas formas del verbo ir. Ejemplos: iban, íbamos. Vocablos que inician con bibl–. Ejemplos: biblioteca, Biblia. Las sílabas bu–, bur– y bus–. Ejemplos: bueno, burro, buscar. Palabras que terminan en –bundo, –bunda, –bilidad. Ejemplos: vagabundo, vagabunda, habilidad. El sonido que precede a otra consonante (bla, blu, bra, bre, bro). Ejemplos: hablador, blusa, brazo, brea, bronce. Los prefijos bi–, bis–, biz–, bien–, y en las derivaciones de estas palabras. Ejemplos: binomio, bisiesto, bizcocho, bienestar.

b) Uso de la V Se usa la letra V en:   Palabras que se inician con ad–. Ejemplos: adviento, adverbio, advertencia. Algunas formas del verbo ir. Ejemplos: ve, voy, vaya, vamos, vinimos.

14

      

Adjetivos que terminan con –ava, –ave, –avo, –eva, –evo, –eve, –iva, –ivo. Ejemplos: octava, grave, esclavo, nueva, renuevo, llueve, activa, activo. Los prefijos vice–, villa–, villar–. Ejemplos: vicerrector, Villarreal. Palabras que terminan con –viro, –villa, –ivoro, –ívara (excepto por la víbora). Ejemplos: omnivoro, herbivoro. Verbos que terminan con –servar o –versar. Ejemplos: observar, conversar. Después de la letras B, D, y N en palabras donde las dos aparecen juntas. Ejemplos: obvio, advertir, anverso. Palabras compuestas o derivadas de una raíz que contenga V. Ejemplos: revuelve, inconveniente.

c) Uso de la B y de la V (homófonas) Hay que tener cuidado con palabras que suenan igual pero tienen significados distintos. Ejemplos: revelar – rebelar: Dios se revela, no se rebela bote – vote: Jesús estuvo en un bote en el mar de Galilea. Bote la basura. Vote por la dirigente de la sociedad femenil. basta – vasta: Basta una página para la tarea. Las posibilidades son vastas. bello – vello: La mujer es bella. Quita el vello del durazno. cabe – cave: Caben tres personas más en el carro. Hay que cavar en la tierra para encontrar las raíces. grabe – grave: Grabe esta inscripción en la placa. El señor está grave. tuvo – tubo : El profesor tuvo que salir. El tubo del agua se rompió. hierva – hierba: En las alturas, el agua hierve a una temperatura más baja. Cuídese de no arrancar las hierbas medicinales del jardín cuando haga la limpieza. d) Uso de la C y de la CC Se usa la C:       En palabras con el sonido k. Ejemplos: casa, coco, concha, culantro. Donde las vocales e, i, son precedidas por el sonido de z. Ejemplos: cerrar, traducir. En algunas palabras en que la c o la z son aceptables. Ejemplos: ázimo/ácimo. En la forma plural de palabras que terminan con z. Ejemplos: paz/paces, pez/peces. Se escribe con CC una palabra si se deriva de otra que termina con –tor, precedida del sonido k. Ejemplos: lector/lección, actor/acción. Se usa c cuando una palabra se deriva de otra que termina en –dor o –tor, y no es precedida por el sonido k. Ejemplos: fundador/función, redentor/redención, cantor/canción.

e) Uso de la S y de la X Se usa la X cuando:  La palabra empieza con la preposición ex– que significa un cargo u oficio que se ejerció antes. Con el uso de ex– para significar “antes”, el prefijo suele estar separado de la

15

palabra por un guión. Si la combinación ex/es– no significa “anterior”, se escribe es–. Ejemplos: ex-docente, ex-alumno, excanciller, estrógeno, especial. Con el prefijo extra– cuando significa “fuera de”. Cuando extra– no significa “fuera de”, se escribe estra–. Ejemplos: extraordinario, extraterrestre, estrategia.

Aquí hay una lista de palabras que utilizan la letra X: anexo convexo aproximar coxígea ataxia coxis auxiliar crucifixión auxilio dislexia axila dux axioma elixir axis exceder bauxita excelencia boxeo exclusivo claxon excremento clímax extinguir complexión extranjero conexión extremaunción contexto extremeño extremidad léxico exvoto luxación fénix marxismo flexible maxilar flexión máxima galaxia máxime genuflexión máximo heterodoxo mixto inexpugnable mixtura inextinguible nexo inextricable ónix inflexión ortodoxo intoxicar oxígeno irreflexión paroxismo laxante plexo proxeneta sexagésimo próximo sexteto reflexionar sextuplicado reflexivo sexual saxofón taxativo sexagenario taxi taxímetro xenofobia textil xerigrafía texto xilófono textura yuxtaponer tórax tóxico f) Uso de la Z La forma del singular de una palabra se escribe con Z al final cuando su forma plural termina con –ces. Ejemplos: vez/veces, cruz/cruces, paz/paces. g) Uso de la D Se usa la D en los siguientes casos:   Al final de una palabra cuando su plural termina en –des. Ejemplos: Paredes/pared, habilidades/habilidad. En el verbo en segunda persona del plural del imperativo. Ejemplos: elegid, oíd, advertid, cumplid.

h) Uso de la G Aunque hay otras palabras que se escriben con G, éstas reglas ayudarán en muchos casos:    Cuando la G con e o i tiene un sonido gutural fuerte, se escribe –gue– o –gui–. Ejemplos: guerra, guitarra. Cuando la combinación ocurre en medio de la palabra se agregan dos puntos sobre la u. Ejemplos: cigüeña, lingüista. Se escriben con G las palabras que empiezan con geo–. Ejemplos: geografía, geología. Se escriben con G las palabras que terminan con –gen, –gélico, –genario, – genio, – geneo, –génico, –génito, –gesimal, –gésimo, –gético, –gia, –gio, – gión, –gional, – gionario, –gioso, –girico (singular y plural, masculino y femenino). Ejemplos: imagen, angélico, octogenario, ingenio, primogénito, quintagesimal, vigésimo, apologético, apología, regio, religión, regional, legionario, religiosas. Se escriben con G las terminaciones –ger, –gir e –igerar de los infinitivos. Ejemplos: recoger, fingir, refrigerar.

16

i) Uso de la J Se escribe la J:       En combinación con las vocales a, o, u. Ejemplos: jabón, jocote, júbilo. En la terminación –jería. Ejemplos: relojería, consejería. Cuando los infinitivos contienen la letra J. Ejemplos: trabajar/trabajo, aconsejar/consejo. Con los verbos en que ocurre el sonido –je– o –ji–. Ejemplos: zanjear, tejer. Si los infinitivos no contienen G ni J. Ejemplos: decir/dijimos, traducir/tradujimos. Los derivados de palabras que contienen J se escriben con J. Ejemplos: trabajar/trabaje, caja/cajita.

j) Uso de la H Se escribe la H en:  Palabras que empiezan por hidr–, hiper–, hipo–, hue–, hecto–, hepta–, hexa–, y hemi–. Con excepción de los derivados de hueso, huevo, hueco y huérfano. Ejemplos: hidrógeno, hipérbole, hipótesis, huevo, hectárea, hexagrama, hemisferio.  Derivados de palabras que empiezan con H. Ejemplos: huelga/huelguista, honra/honrado.  Todos los verbos cuya forma infinitiva inicia con H. Ejemplos: hacer/hizo, hojear/hojeado.  Algunas exclamaciones. Ejemplos: ¡hola!, ¡oh! Tenga cuidado con palabras que suenan igual pero tienen significados distintos. Ejemplos       a/ha: Vamos a leer; él ha leído. aprender/aprehender: El estudiante tuvo que aprender cómo aprehender la soga. ética/hética: La ética es un proceso de reflexión moral. El enfermo se consume por la hética. reusar/rehusar: Los docentes se rehusaron a reusar los platos desechables. deshecho/desecho: Los desechos de la comida fueron tirados al basurero. El trabajo de tejido fue deshecho por Penélope. ora/hora: Ora por mi a la hora de mi defensa de tesis.

k) Uso de la I y de la Y  Al inicio de una palabra, si la segunda letra es consonante, se usa I latina. Si la segunda letra es un vocal, se escribe con Y griega. Ejemplos: ilustración, Ignacio, yegua, yute.  Al final de la palabra, si la última letra es acentuada, se escribe con I y si no es acentuada, se escribe con Y. Ejemplos: reí, comí, rey, buey.  Se usa Y para las palabras plurales que en su forma singular terminan con Y. Ejemplos: ley/leyes, rey/reyes, buey/bueyes.  Cuando la palabra siguiente no empieza con la letra I, la palabra “y” se escribe Y. Ejemplo: ¿Y qué?, ¿Y cuál?  En el caso de que la palabra siguiente empiece con la letra I, la palabra “y” se cambia a “e”. Ejemplos: escrito e ilustrado, copiando e imitando.  Se escribe Y en los tiempos de los verbos en que ocurra este sonido. Ejemplos: creyendo, oye.  Se usa Y si los infinitivos no contienen Y ni LL. Ejemplos: caer/cayó, oír/oyen.

17

  

Se emplea Y cuando la palabra empieza con yer–. Ejemplo: yerno. Se escribe Y para la sílaba –yec–. Ejemplos: introyección, proyección, inyección. Se usa Y después de los prefijos ad–, dis–, sub–. Ejemplos: adyacente, disyuntivo, subyugar.

l) Uso de la K y la Q La letra K no es originaria del español.   En algunos casos, al incorporar una palabra de otro idioma al español, se ha respetado su ortografía original. Ejemplos: kilómetro, kurdo. En otros casos, se ha adaptado la ortografía al equivalente en el sistema ortográfico español o aceptado dos maneras de escribir la misma palabra. Se usa la combinación QU para representar el sonido K, con las vocales e, i. Ejemplos: quiosco/kiosko, aquí, quiero.

m) Uso de la LL Excepto por plebeyo y leguleyo, el sonido –elle, –alle, –ello, –illo, –illa y sus formas plurales se escriben con LL. Ejemplos: doncella, calle, camello, chiquilla, parrilla Cuidado con: boyero/bollero: cayado/callado: maya/malla: rayado/rallado: En San Antonio de Escazú, se hace una gran celebración el Día del Boyero. Compra diez bollos del bollero, por favor. El cayado desapareció de su sitio y todos se quedaron callados. Muchas personas de Guatemala pertenecen a la cultura Maya. El portón fue cerrado con malla. Este cuaderno tiene hojas rayadas. El repollo fue rallado para añadirlo a la ensalada.

n) Uso de la M y de la N Antes de B y P, se usa la M, no la N. Ejemplos: ambigüedad, ambición, cambatir, ejemplar, acampar, emplear. o) Uso de la R y de la RR La R tiene dos sonidos, uno fuerte y otro suave. Por lo general, el sonido fuerte se representa con RR y el sonido suave con R. Ejemplos: ocurre, carro, pero, para. Sin embargo, en muchos casos éstas reglas ayudarán:     Al principio o al final de una palabra, aunque el sonido es fuerte, se escribe con R. Ejemplos: robo, radar, risa, cargar, mecer. Cuando el sonido está precedido por L, N, o S, se escribe con R. Ejemplos: alrededor, honrada, Israel. Cuando el sonido ocurre entre dos vocales, en palabras compuestas, aunque en su forma original tenga sólo R, se usa RR. Ejemplos: vicerrector, costarricense, grecorromano. Algunas palabras compuestas no se escriben como una sola palabra, sino con guión. Ejemplo: greco-romano, vice-rector.

18

p) Uso de la W La letra W no es original al español.   Como en otros casos, en algunas palabras se ha respetado su ortografía original. Esto ha ocurrido mayormente en casos de nombres de personas o lugares, y de palabras procedentes del alemán o inglés. Ejemplos: Walter, Washington. En otros casos, se ha adaptado la ortografía al sonido similar en el español. Ejemplos: vagón, vals.

5. Abreviaturas de los libros de la Biblia La lista siguiente está tomada de Dios Habla Hoy, La Biblia con deuterocanónicos, Versión popular. 1979. Traducción bajo la dirección de las Sociedades Bíblicas Unidas. s.l.: Sociedades Bíblicas Unidas, p. viii. Abdías Amós Apocalipsis Baruc Cantares Colosensens 1 Corintios 2 Corintios 1 Crónicas 2 Crónicas Daniel Daniel (dc) Deuteronomio Eclesiastés Eclesiástico Efesios Esdras Ester Ester (gr) Exodo Ezequiel Filemón Filipenses Génesis Gálatas Habacuc Hageo Hebreos Hechos Isaías Jeremías Abd Am Ap Bar Cnt Col 1 Co 2 Co 1 Cr 2 Cr Dn Dn dc Dt Ec Eclo Ef Esd Est Est gr Ex Ez Flm Fil Gn Gá Hab Hag He Hch Is Jr Job Joel Jonás Josué Juan 1 Juan 2 Juan 3 Juan Judas Judit Jueces Lamentaciones Levítico Lucas 1 Macabeos 2 Macabeos Malaquías Marcos Mateo Miqueas Nahum Números Oseas 1 Pedro 2 Pedro Proverbios 1 Reyes 2 Reyes Romanos Rut Sabiduría Job Jl Jon Jos Jn 1 Jn 2 Jn 3 Jn Jud Jdt Jue Lm Lv Lc 1 Mac 2 Mac Mal Mr Mt Mi Neh Nm Os 1 Pe 2 Pe Pr 1R 2R Ro Rt Sab

19

Salmos 1 Samuel 2 Samuel Santiago Sofonías 1 Tesalonicenses 2 Tesalonicenses

Sal 1S 2S Stg Sof 1 Ts 2 Ts

1 Timoteo 2 Timoteo Tito Tobit Zacarías

1 Ti 2 Ti Tit Tb Zac

6. Abreviaturas y símbolos bibliográficos Muchas de estas abreviaturas y símbolos ya no se usan, porque se han introducido formas mas sencillas de expresar lo mismo. Además, en trabajos académicos, el uso de abreviaturas debe restringirse al mínimo. Sin embargo, algunos textos las usan y conviene saber su significado. Note que las abreviaciones y palabras extranjeras llevan el formato cursivo. Abreviaturas y símbolos A a.C. o A.C. Ad. Litt. ap. ap. cit. apud. arch. art. o arts. art. cit. aut. autogr. bibl. biblgr. bol. o bols. c. ca. cap. o caps. catál. cfr. coed. col. colec. comp. cont. corr. d.C. o D. C. doc. e.g. Palabras extranjeras Ante Cristum Ad. Literam ante Significado año antes de Cristo a la letra véase más atrás apartado apunte citado en presencia de, apoyado en, citado por archivo artículo o artículos artículo citado autor autógrafo biblioteca bibliografía boletín o boletines derechos de autor cerca, alrededor de capítulo o capítulos catálogo confróntese, comparar, con referencia a, cotejar coeditor columna colección recopilado continuación corregido después de Cristo documento por ejemplo

copyright circa

conferre

compiled

exempli-gratia

20

ed. o edic. ed. o edit. ed. fotos ed. mim. ej. enc. entr. cit. et al. etc. exp. f. ff. fig. o figs. fol. o fols. foll. cit. fotg. fots. fr. grab. graf. h. ibid. idem il. o ils. imp. impt. índ. ined.

et alius etcétera

ibidem idem

infra l. o ll. lam. o lams. lib. lin. o lins. loc. cit. m. man. map. o maps. ms. o mss. mim. n. n. del a. n. del e. n. del t. núm., nums., No. o Nos.

locus citatum manuale

edición editor edición fotostática edición mimeográfica ejemplo encuadernado entrevista citada y otros y otros expediente fecha. fechas figura o figuras folio o folios folleto citado fotográfica fotostática fracción grabado gráfico hoja el mismo autor pero diferente página el mismo autor y página igual ilustración o ilustraciones impreso imprenta índice inédito abajo, vea más abajo, más adelante, posteriormente lugar o lugares lámina o láminas libro línea o líneas en el pasaje referido, lugar citado muerto manual mapa o mapas manuscrito o manuscritos mimeografiado nota nota del autor nota del editor nota del traductor número o números

21

ob. cit. op. cit. p. o pp. par. pass. p. ej.

opere citato

passim

post per. cit. pr. pref. pte. r. rev. cit. s., ss., sig. o sigs. sic. s.a. s.d. s.e. s.f. s.l. s.p.i. s.n.

sicut sine data sine edito sine loco sine nomine supra

t. o to. tes. cit. tip. tit. tr. o trad. v. ver. o vers. v.g. vid. Vol., Vols., Vo., o Vos. y sig. y sigs. ... []

vide

obra citada obra citada página o páginas párrafo en distintas partes, aquí y allá, dispersos, indistintamente por ejemplo véase más adelante periódico citado párrafo prefacio parte recto revista citada siguiente o siguientes textual, así, así como sin año sin data (sin lugar o fecha) sin editor sin fecha sin lugar sin pie de imprenta sin nombre arriba, vea más arriba, en la parte anterior, anteriormente tomo tesis citada tipografía título traducción verso versículo o versículos verbigracia véase volumen o volúmenes y siguiente o y siguientes elipsis (omisión de una parte) indica que los datos dados no están en la fuente que se está citando, sino agregados por quién escribe el documento actual

(Bavarezco de Prieto 1979, 60-63 en Segreda y Araya 1984, 97-99)

22

7. Numerales cardinales y ordinales Los dos artículos siguientes fueron publicados originalmente en La Nación (San José, Costa Rica), el 13 y 20 de mayo de 2001, respectivamente. Agradecemos al autor, Fernando Díez Lozada, y el periódico La Nación por permitir su uso. 1. Numerales cardinales Las palabras (formadas en la lengua escrita por letras o grafemas) son los elementos propios del idioma. Las cifras o guarismos son signos de otro sistema semiológico, no lingüístico: la matemática. Sin embargo, existe un indiscutible punto de convergencia. En otras palabras, la gramática tiene mucho que decir sobre las cifras puesto que conforman sus categorías morfológicas de adjetivos y sustantivos numerales. A lo largo de los tiempos, el idioma ha mostrado una constante de tolerancia en cuanto al uso de guarismos –junto con sus genuinos elementos: las palabras– para expresar los conceptos numerales. Cinco junto a 5; seiscientos frente a 600; cuatro mil ochocientos veinticinco al lado de 4 825. ... Incluso, nuestro idioma acepta –en casos muy específicos– la utilización de números romanos: siglo XX, Juan Pablo I, XXXV aniversario. ... No obstante, esta flexibilidad idiomática en el uso de cifras está regida por ciertas normas que ha establecido la gramática o se fundamentan en la praxis de los escritores de prestigio. He aquí algunas observaciones importantes. a) Se recomienda utilizar letras para los números de un solo dígito (uno, cuatro, nueve) y cifras para las cantidades más altas (125, 348, 5.321). No obstante, se deben emplear guarismos aun con números bajos para conservar la uniformidad en una sucesión. Ejemplo: En la reunión había 3 abogados, 15 médicos, 8 ingenieros y 12 profesores. (No sería apropiado: En la reunión había tres abogados, 15 médicos, ocho ingenieros y 12 profesores). b) No deberán mezclarse en la expresión de estos numerales cifras con letras. Por ejemplo, no es adecuado escribir: tres mil 400 ocho, sino 3 408; tampoco es lícito, p. ej., escribir 3 mil (sino 3 000). Sí, en cambio, es correcto escribir 3 millones, 15 trillones, 300 billones ya que millón, billón, trillón son, en realidad, sustantivos, como lo prueba la preposición de que requieren: 100 millones de dólares, 10 billones de colones. c) No debe olvidarse que, en nuestro idioma, un billón es un millón de millones (1 000 000 000 000), mientras que en el inglés americano billion significa mil millones (1 000 000 000). d) A partir del dieciséis y hasta el veintinueve, los cardinales se escribirán en una sola palabra (dieciséis y no diez y seis; veintitrés y no veinte y tres) e) Se apocopan los numerales uno y ciento (un y cien), siempre y cuando se antepongan a un sustantivo: un día, cien noches. Y ¿qué decir de los numerales ordinales? Este puede ser un tema para otra columna. Fernando Díez Lozada, La Nación, 13 – V – 2001, 16A. 2. Más sobre los números Hablando de numerales cardinales, la pasada semana, algo importante se nos quedó en el tintero: El diccionario de la Academia (y otros) registra los numerales docientos

23

[desusado] y trecientos (sin s antes de la c) y remiten, desde luego, a los mucho más usuales doscientos y trescientos. Por razones etimológicas parece, incluso, más propio escribir docientos y trecientos, de acuerdo con su origen latino (ducenti, trecenti). Y, muy posiblemente, en los albores del castellano esa era la forma de escribir esos dos números. Sin embargo, las eses finales de las cifras dos y tres ejercieron su influjo en las centenas docientos y trecientos hasta el punto de generalizarlas como doscientos y trescientos y casi desterrar las formas originales sin s. El numeral ordinal indica orden o posición: primero, octava, vigésimos, trigésimas cuartas... Puede abreviarse con el correspondiente cardinal o cifra seguida de punto y pequeñas vocales (o, a) o conjuntos literales (os, as) –indicadores de género y número– en la parte superior derecha (estas letras se denominan voladas): 1.°, 7.ª, 165.°... (primero, sétima, centésimo sexagésimo quinto) Para el uso de los numerales ordinales deben tenerse en cuenta las siguientes observaciones: a) Los ordinales correspondientes al 11 y al 12 (11.°, 12.°) son, respectivamente, undécimo y duodécimo, y no decimoprimero y decimosegundo (mucho menos doceavo y treceavo). b) Por disposición académica –y así es costumbre en algunos países– podrá eliminarse la p de séptimo (sétimo, decimosétimo). c) Los numerales ordinales podrán sustituirse por cardinales a partir de centésimo: Trescientos cincuenta aniversario, frente a tricentésimo quincuagésimo aniversario; año mil novecientos noventa y ocho frente a año milésimo noningentésimo nonagésimo octavo d) Debe rechazarse el uso de los numerales partitivos (veinteavo, doceavo, trescientos cincuentavo) para expresar números ordinales: "Estamos celebrando el veinteavo (debe decirse vigésimo) aniversario" e) De decimotercero a decimonoveno se escribe en una sola palabra. Se escribirá separado a partir de vigésimo primero. f) Se apocopan los numerales ordinales primero y tercero solamente delante de sustantivos masculinos. Primer hombre, pero primera mujer; tercer período, pero tercera vez. Letras y números se han hermanado, dentro del idioma, para lograr conjuntamente una mejor y más rápida comunicación. Pero tengamos en cuenta que esta simbiosis no está exenta del cumplimiento de la normativa gramatical. Fernando Díez Lozada, La Nación, 20 – V – 2001, 16A.

B. Las oraciones
La comunicación escrita nace del idioma en el cual se escribe y este tiene sus reglas propias. Por esta razón, es [importante] comprender los componentes que conforman la comunicación. La gramática es el conjunto de funciones y relaciones que las palabras ocupan en el proceso de comunicación escrita. Veamos, por ejemplo, las primeras cincuenta definiciones de palabras bajo la letra "A" de un diccionario. Si comprendiéramos los

24

significados de estas palabras y quisiéramos comunicar estos significados a otras personas, necesitaríamos un sistema de relaciones entre las palabras que permita tal comunicación. Si al hablar con otra persona recitamos una a una las definiciones que aprendimos en el diccionario, no lograríamos ningún efecto. Entonces, el saber el significado de las palabras y la construcción de oraciones que comuniquen eficazmente nuestros descubrimientos son dos procesos diferentes (Mena s.f., 6). Repasemos entonces, los elementos básicos de la gramática, estas reglas que gobiernan "las funciones y relaciones entre las palabras que hacen posible la comunicación" (Mena s.f., 6). Empezamos con las partes de una oración. 1. Las partes de una oración Como la sección anterior, esta información se incluye para propósitos de consulta. a) El artículo Es la parte gramatical de la oración que se antepone al sustantivo, determina su género y número y concuerda con él. Hay tres clases de artículos: determinados, indeterminados y neutro.    Artículos determinados: son las palabras el, los, la y las, que se expresan algo concreto o específico. Ejemplos: el periódico, los años, la manzana, las cosas. Artículos indeterminados: son las palabras un, una, unos, unas, que expresan algo impreciso, vago, desconocido o general. Ejemplos: un libro, una casa, unos periódicos, unas manzanas. Artículo neutro: es la palabra lo, que no expresa ni género ni número, se usa solamente con adjetivos que tienen un sentido abstracto, general o neutro. Ejemplos: lo amado, lo codiciado.

b) El pronombre En la oración, la función del pronombre es suplir al nombre o determinarlo. Hay seis tipos de pronombres:    Personales: son las palabras yo, tú, él, ella, nosotros, nosotras, ustedes, ellos, ellas. Ejemplos: yo soy así, tú eres agradable, él es viejo, el dinero es para nosotros, nosotras somos jóvenes, ustedes están jugando, Jesús les habló a ellos, ellas están orando. Posesivos: son las palabras mío, tuyo, suyo, suya, nosotros, nosotras, suyos, suyas, ustedes. Ejemplos: hijos míos, el dinero es tuyo, la Biblia es suya, la comida es para nosotros, de ustedes es el reino. Demostrativos: son las palabras este, ese, aquel, esta esa, aquello, estos, esos, estas, esas, aquellas, aquellos. Se coloca tilde en los pronombres demostrativos éste, ésta, ése, aquél y aquélla cuando sustituyen el sustantivo de la oración anterior. Ejemplos: ese libro es muy bueno, para olvidar aquello, esa vida es complicada, aquellas casas; se escondió de Juan, porque éste era malo. Relativos: son las palabras quien, cual, cuyo, cuya, cuales, cuyos, quienes, que. Ejemplos: quien sea, el cual esta con ustedes, cuya hambre es grande, el que os ama, quienes no tienen sueños.

25

 

Indefinidos: son las palabras cuanto, cuanta, mismo, misma, algunos, algunas, ninguno, mucho, algo, alguien, nadie, nada. Ejemplos: algunos me seguirán, ninguno tenga miedo, algunos lo desearon, donde nadie los engañe. Interrogativos: son las palabras ¿Quién? ¿Cuál? ¿Quiénes? ¿Cuáles? ¿Qué? Ejemplos: ¿Quién es tu esposa?, ¿Qué tendrán esas mujeres?, ¿Quiénes son mis hermanos?

c) El sustantivo Los sustantivos son palabras "con que se designan los seres que son objeto de nuestros juicios" (Seco 1996, 13). Como categoría gramatical presenta cambios de género y número. Hay diferentes clases de sustantivos, que pueden ser clasificados de la siguiente manera:       Concretos comúnes: nombra a las personas, animales o cosas. Ejemplos: hay mujeres que confían en Dios; para las vacas del campo; los libros educan. Concretos propios: indican el nombre de una persona o casa. Ejemplos: me encontré con Juan el hijo de María. Abstractos: hacen referencia a cualidades, sentimientos y acciones. Ejemplos: por amor no te olvidaré, su odio es muy fuerte, tenga fe en Dios. Vocativos: realizan un llamado o invocación a una persona u objeto. Ejemplos: Dios, ten piedad de mí; estrellas, salgan a espiar en la noche. Primitivos: no son derivados de otra palabra. Ejempos: es la luz del mundo, escuhen su voz ahora. Derivados: son los que provienen de otras palabras. Los sustantivos derivados pueden ser: Diminutivos: le quiero dar estas florecitas. Aumentativos: los conejotes salieron corriendo. Colectivo: la multitud caminó hacia el río. Despectivo: ese perrucho no es agradable. Verbales: el conductor se durmió. Partitivos: cuando llegó el medio día. Múltiplos: yo le duplico el préstamo.

d) El adjetivo Son palabras que expresan una cualidad del sustantivo. El adjetivo presenta la siguiente clasificación:   Calificativo: expresa una cualidad del sustantivo. Ejemplos: las vacas gordas, el carro rojo. Determinativo: presenta tres clasificaciones: Posesivos: Representados por las palabras mío, mía, míos, mías, tuyo, tuya, tuyos, tuyas, suyo, suya, suyos, suyas, nuestro, nuestra, nuestros, nuestras, vuestro, vuestra, vuestros, vuestras, etc. Ejemplos: la mano mía, el perro tuyo, los libros nuestros. Demostrativos: Representados por las palabras este, esta, estos, estas, ese, esa, esos, esas, aquel, aquella, aquellos, aquellas. Ejemplos: este camino de tierra, aquella casa en las afueras, aquel amigo nuestro. Numerales: Indican el número de cosas o qué lugar ocupan dentro de un contexto, están representados por las palabras uno, dos, tres, cuatro, etc. (cardinales); primero, segundo, tercero, cuarto, etc.

26

 

(ordinales); quinta, triple (partitivos); doble (múltiples). Ejemplos: después de seis meses terminé la tesis, es el cuarto año de estudios, la quinta parte de la manzana. Indefinidos: señalan al sustantivo de forma vaga, están representados por las palabras alguno, cierto, cuanto, otro, mismo, mucho, demasiado, cuanto, tanto, uno que otro, poco, alguno que otro. Ejemplos: si alguna persona esta triste, es demasiado tiempo, es tanto dinero. Interrogativos: representados por las palabras ¿cuál, cuáles, cuándo, cuánta, cuántos, cuántas, qué? Ejemplos: ¿y qué comida te gusta?, ¿por cuál Biblia te decides?, ¿qué curso llevas? Admirativos: representados por las palabras ¡cuál, cuáles, cuándo, cuánta, cuántos, cuántas, qué! Ejemplos: ¡cuánto tiempo ha pasado!, ¡cuántas comidas te perdiste!, ¡qué días más bellos!

e) El adverbio Es la palabra invariable, es decir, no muestra ni cambio de género y número en la oración. Modifica el significado del verbo, del adjetivo o de otro adverbio. Los adverbios expresan cómo se realiza la acción del verbo o de la palabra que modifican: afirmación, negación, tiempo, lugar, modo, cantidad, duda u orden. Se pueden clasificar de la siguiente forma:   De lugar: se usan las palabras arriba, abajo, adelante, atrás, alrededor, aparte, aquí, ahí, allí, acá, allá, cerca, lejos, donde, enfrente, dentro, fuera, detrás, junto, encima, debajo. Ejemplos: por aquí vienen, lejos está el día, estaba enfrente. De modo: se usan las palabras bien, mal, mejor, peor, como, aun, casi, así, apenas, quedo, recio, duro, alto, bajo, excepto, salvo. A esta clasificación se agregan los formados con adjetivos y la terminación mente: sabia + mente = sabiamente, maliciosa + mente = maliciosamente, ordenada + mente = ordenadamente. Ejemplos: aunque usted haga mal las cosas, los del otro equipo fueron peores, usted trabaja ordenadamente.

f) La preposición Categoría gramatical que sirve de enlace y determina el significado de las palabras anteriores y posteriores a ellas. La preposición puede cambiar el significado de una oración ya que con las mismas palabras, pero usando diferentes preposiciones se puede modificar el significado del enunciado. Estas palabras [de, a, por, hacia, hasta, entre otros], que enlazan otras dos, expresando la relación ideológica que existe entre los conceptos que ambas representan, se llaman preposiciones. La preposición no solamente enlaza un verbo con un sustantivo (vengo de San José); también puede enlazar un sustantivo con otro (casa de cartón); y asimismo puede unir un adjetivo con un sustantivo. Es decir, que la preposición establece relaciones más o menos complicadas entre dos objetos, un fenómeno y un objeto o una cualidad y un objeto (Seco 1996, 123124) El español presenta dos contracciones (unión de dos palabras), donde intervienen preposiciones: a + el = al, de + el = del. Ejemplos: Jesús visitó al enfermo, vengo del sur. Se prescinde de estas contracciones cuando se hace referencia a un nombre propio. Ejemplos: salí de El Salvador, voy a El Salvador.

27

Existen dos tipos de preposiciones: simples y compuestas.  Preposiciones simples: son las palabras a, ante, bajo, de, para, por. Ejemplo: Juan dijo a sus amigos (complemento directo de las personas), aprendió a escapar (complento con matiz de finalidad), antes que sea tarde, ante su presencia, bajo mi dirección, el carro de mi hermano (indica pertenencia), mujer de Guatemala (indica origen), casa de piedra (indica materia de que està hecha una cosa), vino para trabajar (indica fin propuesto), el dinero es para usted (indica destino), fue educado por Gamaliel (indica agente de acción), llegó por el frente (indica lugar), trabajó por nada (indica sustitución). Preposiciones compuestas: surgen de la fusión de adverbios o frases adverbiales y una preposición. Son las palabras al lado de, alrededor de mí, antes de, cerca de, debajo de, delante de, dentro de, después de, detrás de, encima de, enfrente de, fuera de, lejos de. Ejemplos: Estás al lado de la mesa, el mal está alrededor de mí, él estaba antes de la función, Andrea está cerca de mí, la casa está debajo de la loma, Dios va delante de mí, ella vive dentro de mí, después de trabajar tengo hambre, la esperó detrás de la puerta.

g) La conjunción "Si las preposiciones enlazan palabras, las conjunciones enlazan oraciones enteras y establecen relaciones entre ellas" (Seco 1996, 127). Es un nexo independiente, esto quiere decir, que no depende de ninguna estructura y su función es unir o relacionar. Las conjunciones pueden clasificarse de la siguiente forma:    Copulativas: manifiestan la unión de simples ideas, usan las palabras y, e, ni, que. Ejemplos: todos comieron y viajaron seguros, pitó e inició el juego de pelota, no comió ni bebió. Disyuntivas: indican diferencia, alternativa, distribución, usan las palabras o, u, bien, ya. Ejemplos: no importa si es mucho tiempo o poco, hablando u orando. Adversativas: indican oposición o rectificación, usan las palabras mas, antes bien, pero, siquiera, aunque, que, bien que, aun cuando, sino, a pesar de que, si bien. Ejemplos: mas ¿quién vendrá a nosotros?, ella es buena pero él es malo, sino que se perderán, y aun cuando sea tarde llegará. Continuativas: indican la continuación de la idea, usan las palabras pues, ahora bien, pues bien, ahora pues. Ejemplos: ellas, pues, tienen hambre; ahora, pues, hagamos el trato; ahora bien, lo importante es trabajar. Causales: indican causa, motivo o razón, usan las palabras porque, puesto que, que, supuesto que, cuando, como que, pues que, una vez que. Ejemplos: porque no quiere que sufras, una vez que terminemos, puesto que ya es tarde. Condicionales: presentan una condición, usan las palabras si, con tal que, como, siempre que, ya que, dado que. Ejemplos: si pienso en ella es mi asunto, siempre que sea formal, voy yo ya que él no quiere. Comparativas: establecen comparación, usan las palabras como, que, más que, así como, igual que, tanto como, menos que, dado que, al modo que. Ejemplos: así como su perro, mucho más que la vida, tanto como yo a tí. Finales: indican propósito y fin, usan las palabras para que, a que, con objeto de que, a fin de que. Ejemplos: para que vuelvas a mí, a fin de que no sufras. Consecutivas: indican deducción o consecuencia, usan las palabras luego, por consiguiente, conque, por tanto, pues, así que, por lo tanto, que, entonces. Ejemplos: por tanto, sí puedes entrar; así que, después se fueron; entonces él le dijo.

     

28

 

Temporales: expresan tiempo, usan las palabras mientras, como, así que, apenas, no bien, cuando, luego que, siempre que, en cuanto, tan luego. Ejemplos: así que por eso los callaron, no bien llegaron ellas nosotros nos fuimos, mientras ella comía yo trabajaba. Modales: expresan modo o manera, usan las palabras como, según, conforme, de modo que, sin que, de manera que, como si, así como. Ejemplos: de manera que ya no lo vuelvo a hacer, como si fuera el primero, conforme a sus enseñanzas.

h La interjección Las palabras con las cuales expresamos, repentina e impensadamente, por lo general, la impresión que causa en nuestro ánimo lo que vemos, oímos, sentimos, recordamos, queremos o deseamos, se llaman interjecciones. La interjección no es propiamente ninguna parte de la oración, sino que está al margen de ella. Las interjecciones corrientes son: ¡ah!, ¡ay!, ¡bah!, ¡ea!, ¡eh!, ¡hola! (Seco 1996, 128). Las interjecciones pueden dividirse en propias e impropias:   Interjecciones propias: se les llama así porque se usan exclusivamente como tales las palabras ¡Ah!, ¡Ay!, ¡Bah!, ¡Eh!, ¡Hola!, ¡Huy!, ¡Upa!, ¡Uf!, ¡Zas!, ¡Oh!, ¡Eh! Ejemplos: ¡Ay corazón mío!, ¡Oh Dios, ayúdame!, ¡Bah, tu no me comprendes! Interjecciones impropias: reciben este nombre porque aquí se utilizan sustantivos, verbos, adjetivos y adverbios a los cuales se les da especial entonación para que expresen emoción. Sustantivos: se usan las palabras ¡Alto!, ¡Cáscara!, ¡Caracoles!, ¡Ojo! Ejemplos: ¡Alto!, no camine por aquí; ¡Ojo!, pendiente peligrosa; ¡Caracoles!, perdí el examen. Adjetivos: se usan las palabras ¡Bravo!, ¡Guapo!, ¡Infeliz!, ¡Lindo! Ejemplos: ¡Bravo!, así se contesta; ¡Infeliz!, me asustaste; ¡Lindo!, aquí estoy. Verbos: se usan las palabras ¡Anda!, ¡Calla!, ¡Vea!, ¡Oiga!, ¡Viva!, ¡Vamos!, ¡Basta! Ejemplos: ¡Anda!, acompañame; ¡Oiga!, aquí estoy; ¡Basta!, no quiero seguir discutiendo. Adverbios: se usan las palabras ¡Atrás!, ¡Adelante!, ¡Adentro!, ¡Ya!, ¡Bien! Ejemplos: ¡Adelante!, no te desesperes; ¡Ya!, la discusión terminó; ¡Bien!, hasta la próxima semana.

i) El verbo El verbo es la palabra por excelencia, que expresa el juicio mental incluyendo sus dos términos esenciales: el predicado y el sujeto. Así, en la forma verbal leo está contenida la idea de "leer" más la del sujeto que lee, "yo". Así como los sustantivos designan los objetos, y los adjetivos las cualidades de estos objetos, está en el verbo la expresión de los cambios, movimientos, alteraciones de estos mismos objetos en relación con el mundo exterior (Seco 1996, 60). El verbo es una categoría gramatical que presenta variación de número, persona, tiempo y modo.  Número: expresa si las palabras se refieren al singular o plural de la persona o cosa de la que se habla.

29

  

Persona: denota si el sujeto de la oración es el que habla, o aquel a quien se habla, o aquel de quien se habla (primera, segunda, tercera persona, y las tres constan de singular y plural). Tiempo: indica en qué momento se realizó la acción (presente, pasado, futuro). Modo: son las distintas formas de manifestar la significación del verbo. El modo de un verbo puede ser: Indicativo: la acción realmente se realiza, independientemente de cualquier situación. Ejemplos: entró a su hogar, cambió de estudios. Subjuntivo: expresa duda, irrealidad y posibilidad. Ejemplos: si alguien tuviese hambre, si alguien temiere al mal. Imperativo: indica la intención de ordenar algo a alguien. Ejemplos: vivan de acuerdo a mis enseñanzas; y tu oye mis palabras.

2. Elementos de puntuación a) El punto En términos generales, el punto se utiliza para indicar que ha concluido una oración declarativa o imperativa. También se usa después de las abreviaturas. Ejemplo Según su interpretación de la espiritualidad masculina, James Nelson infiere que al hombre le es difícil ese aspecto del desarrollo de la fe cristiana por medio del cual entregamos todo nuestro ser, aceptando una vulnerabilidad total a la acción divina. La tradición cristiana mística proclama que ésta es la forma de experimentar la gracia de Dios, cuando estamos dispuestos a renunciar al constante hacer y permitirnos sencillamente ser delante de Dios (Labastide 1995, 2). b) La coma La coma se emplea para detener, momentáneamente, el fluir de la comunicación escrita con intenciones de aclarar, precisar, destacar, incorporar ideas o hacer pausas. Algunas de sus funciones son:         Separar elementos en una serie. Ejemplo: Trajo lápices, hojas, cuadernos y libros para el trabajo. Separar el nombre de una persona a quien se dirigen unas palabras. Ejemplo: Simone, gracias por ayudarme en la tarea. Separar conjunciones que se inician con palabras adversativas cuando conectan dos oraciones cortas (pero, mas, sino, sin embargo, al contrario). Ejemplo: Cuando me vio, sin embargo, no pudo contener el llanto. Separar conjunciones causales (porque, ya que, puesto que). Ejemplo: Tomé el bus, aunque tuve mucha prisa, porque no tuve suficiente dinero para el taxi. Separar conjunciones consecutivas (así que, por lo tanto, por consiguiente). Ejemplo: Estoy sin trabajo, por consiguiente, no tengo dinero. Delimitar una frase. Ejemplo: Y entrando en una casa, no quiso que nadie lo supiese. Separar frases de participio del resto de la oración. Ejemplo: En la vida he sufrido, he amado, sin sentirme herido. Separar una cláusula que inicia una oración. Ejemplo: Con una sonrisa muy amplia, se fue cantando.

30

 

Separar partes de una oración larga. Ejemplo: Si hoy llueve mucho, no vamos a poder cruzar el río. Conviene advertir contra la tendencia de muchas personas de poner una coma después del sujeto de una oración. Ejemplo incorrecto: El caso de los filósofos griegos, ilustra lo que queremos decir. Para corregirlo, quítese la coma. Ejemplo correcto: El caso de los filósofos griegos ilustra lo que queremos decir.

c) El punto y coma El punto y coma es uno de los signos de puntuación del que más abusan las personas escritoras. A veces se encuentra todo un párrafo de oraciones conectadas con punto y coma. En vez de esto, es mejor dividir las oraciones, excepto cuando sean cortas y muy ligadas. Sin embargo, a causa de los abusos de este signo, se recomienda restringir su uso lo más posible. Se puede emplear el punto y coma en los siguientes casos:   Para unir las dos partes de una oración compuesta. Ejemplo: eran siete personas que tenían siete boletos; llegaron y vieron el juego. Antes de conjunciones adversativas. Cuando las oraciones son de alguna extensión, se coloca punto y coma delante de las conjunciones adversativas (mas, pero, aunque, sino, sin embargo, etc.). Ejemplo: “De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; mas cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras.” (Juan: 21:18) Para separar dos partes de una oración compuesta cuando una parte contiene una cláusula o frase delimitada con una coma. Ejemplo: Estaban con él Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; Felipe y otros más. Para separar elementos internos de una serie cuando hay otra puntuación interna.

En realidad, su único uso que hace sentido es:  d) Dos puntos En términos generales, los dos puntos se emplean:     Para introducir una lista. Ejemplo: Hay muchas frutas diferentes: papaya, jocotes, aguacates, higos, nances. Después de un saludo en una carta, aunque también se puede usar una coma. Ejemplo: Estimado Señor: Antes de citar las palabras de un personaje (antes de una cita textual). Ejemplo: Juan respondió: “Me interesa tu opinión.” (También se podría redactar de la siguiente manera: Juan respondió, “Me interesa tu opinión.”) También se utilizan para separar dos proposiciones cuando una de ellas se presenta como resumen, causa o prueba de otra. Ejemplo: “Por eso les habló por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.” (Mateo 13:13)

e) El guión corto En términos generales, se usa para dividir palabras, o bien para separar dos palabras que forman un solo concepto:  Cuando se escribe a máquina (no en computadora), la división de una palabra que no cabe completamente al final del renglón, se indica con el guión corto. Por lo general,

31

  

cuando se escribe en computadora, es mejor no dividir las palabras, sino permitir que la computadora calcule dónde terminan las líneas. Ejemplo: “Y aconteció, vuelo a Jerusalén, que orando en el templo me sobrevino un éxtasis.” (Hechos 22:17) Para insertar una lista corta u observación. Ejemplo: Había pocas frutas en la verdulería – sólo papayas y mangos. Cuando una cita se toma de dos o más páginas, para indicar la página inicial y final. Ejemplo: pp. 36–48 Para indicar un concepto nuevo que hay que expresar en dos palabras. Ejemplos: Afro– caribeño, bíblico–teológico, científico–social, lecto–escritura.

f) Las comillas Se usan en los siguientes casos:    Para delimitar citas directas cortas. Ejemplo: Según Elsa Tamez, “La fe en la resurrección del cuerpo ... da poder para luchar y defender la vida de todos”. (Tamez 1991, 185) Para indicar apodos. Ejemplo: A Diego Maradona le llaman “Pelusa”. Para indicar el título de artículos, películas, obras de teatro, poemas, historias y ensayos. Ejemplo: Anoche leí “Ser Mujer” por Nelly Ritchie.

g) Paréntesis Se emplean paréntesis en los siguientes casos:   Para insertar información explicativa cuando la inserción entre comas o como nota explicativa al pie de la página o al final del trabajo no es apropiado. Ejemplo: “De esas niñas, diez (45.4%) manifestaron ...” Para abrir y cerrar una referencia bibliográfica del estilo parentético. Ejemplo: (Claramunt 1998, 96)

h) Corchetes Los corchetes (o paréntesis cuadrados) se usan para insertar palabras o frases dentro de citas textuales. Los corchetes indican que las palabras encerradas no son parte de la acotación. Ejemplo: “En el caso de las niñas [prostitutas], cerca de la mitad...” (Claramunt 1998, 96) i) Puntos suspensivos La forma correcta de incluir los puntos suspensivos es colocar un espacio antes, un espacio entre cada punto y un espacio después, como ... este ejemplo. Sin embargo, en la práctica común, se omiten los espacios entre los puntos, y éste es el modelo que hemos utilizado en este documento. Los puntos suspensivos pueden ser usados en los siguientes casos:   Para indicar que se ha omitido alguna parte de una cita textual. Ejemplo: “De los datos anteriores se desprende que ... las niñas y niños reportan más de un tipo de abuso y más de una persona abusiva.” (Claramunt 1998, 76) Cuando se emplean los puntos suspensivos para omitir la parte final de una oración, se adiciona un punto final. Si se omite otro material más del texto original en ese punto, se coloca de nuevo unos puntos suspensivos seguidos por un espacio antes de continuar la transcripción del texto. Ejemplo con el texto original completo: “El idioma, insistimos, expresa la forma en que las comunidades humanas viven sus experiencias y las incorporan a su manera de hablar.

32

 

Por eso pensemos siempre que un texto es una puerta a la intimidad de un ser humano inmerso en una cultura.” (Mena s.f., 7) Ejemplo con omisión en el texto original completo: “El idioma, insistimos, expresa la forma en que las comunidades humanas viven sus experiencias y las incorporan a su manera de hablar ... es una puerta a la intimidad de un ser humano inmerso en una cultura.” (Mena s.f., 7) En trabajos no académicos, a veces se usan cuando uno quiere crear cierto “suspenso”. Ejemplo: Pues, si no tomó el bus, entonces, ... ¿cómo salió? Nunca se usan al inicio de citas textuales. Ejemplo incorrecto: “... es una puerta a la intimidad de un ser humano.” (Mena s.f., 7).

j) Mayúsculas Se usa mayúsculas en los siguientes casos:    En todas las letras de una palabra se emplean para resaltar la palabra. Ejemplo: “Las siete restantes historia de MÚLTIPLES fugas como consecuencia de problemas familiares.” (Claramunt 1998, 77) Título de un capítulo. (Los titulares de los capítulos de este texto son un ejemplo.) Alguna palabra o frase dentro de una oración. Ejemplo: Para que encuentres Amor y Paz.

k) Cursiva La letra cursiva se usa en los dos casos siguientes:   Para señalar una palabra o frase extranjera (es preferible colocar la traducción después, entre paréntesis. Ejemplo: “Pablo usa el verbo dikaioō (justificar) para expresar el don de Dios de hacer que el ser humano haga justicia.” (Tamez 1991, 143) Para títulos de libros y periódicos en una bibliografía. Ejemplo: Stamateas, Bernardo. 1995. Aconsejamiento pastoral. Barcelona: CLIE.

l) Negrita Se utiliza para resaltar una palabra o frase. Ejemplo “Las siete restantes tienen historia de múltiples fugas como consecuencia de problemas familiares.” (Claramunt 1998, 77) 3. Tipos de oraciones Escribir una oración gramatical, no es una tarea sencilla, ¿no es cierto? Generalmente se piensa así; para algunos estudiantes, es cierto. Pero no es así en todos los casos. Por esto, hay que repasar algunos aspectos básicos de la construcción de las oraciones. Las oraciones se agrupan en párrafos. Cuando agrupamos palabras en oraciones, un aspecto fundamental a tomar en cuenta es la concordancia. La concordancia es la adecuada vinculación de los pronombres, sustantivos, adjetivos, verbos y adverbios con respecto a número y género. En diferentes trabajos bíblicos o teológicos escritos por personas cuya lengua materna no es el español, encontramos que la concordancia se torna uno de los problemas más difíciles para una lectura fluida y para una comunicación efectiva del pensamiento de quienes escriben. Por esta razón este concepto es fundamental. La claridad de las ideas que

33

una persona desea presentar a consideración de quien lee depende en gran parte del dominio de la concordancia (Mena s.f., 12-13). Otro aspecto fundamental es la coherencia del texto, como explica Francisco Mena. El texto, producto de un trabajo de investigación teológica, debe ser coherente. ... El concepto "coherente" expresa la unidad de pensamiento que manifiesta el escrito. Muchas veces la persona que escribe toma una idea y, al no poder expresarla adecuadamente, gira sin rumbo fijo alrededor de ella o incluso de una palabra. Esto impide saber a dónde quiere llegar quien escribe y cuál es su planteamiento. El texto bien escrito debe redactarse de una manera procesal, desarrollando las ideas de la persona hasta lograr un punto culminante en donde esta expone sus conclusiones. Un buen escrito lleva el auditorio desde el planteamiento de un problema hasta la solución que la persona que escribe entiende como la más acertada. El buen escribir nace de la capacidad de una persona de ir hilvanando con claridad sus ideas y sus argumentos. Para lograr esto, se requiere una buena organización del tema en secciones subtituladas, en párrafo claros y progresivos con el uso de oraciones cuyos componentes sintácticos estén apropiadamente vinculadas. Un aspecto de tal vinculación es la división del escrito en subsecciones, con subtítulos claros que ayuden a la persona que lee a entender el pensamiento del autor o la autora (Mena s.f., 14-15). a) Completas e incompletas En español, una oración puede ser de una sola palabra, o una construcción larga, con muchas cláusulas. Los errores más comunes son omitir el verbo y emplear una frase o cláusula como si fuera una oración. También son muy comunes los errores de concordancia. A veces, en la literatura, por asuntos de estilo, se encuentran grupos de palabras tratadas como si fueran oraciones, pero que en realidad no lo son. Para ciertos propósitos, es posible hacer esto. Sin embargo, dicho artificio no es aceptable en el trabajo académico. Ejemplos de oraciones incompletas y su corrección: Oraciones incompletas: Buscar una mayor preparación para leer la Biblia con óptica de género, que posibilite una ruptura con la manera generalizada de interpretar los textos bíblicos. Descodificar estos textos. Detectar las limitaciones que la sociedad patriarcal ha impuesto a las mujeres y a los varones de ayer y de hoy. Corrección: Hay que buscar una mayor preparación para leer la Biblia con óptica de género, que posibilite una ruptura con la manera generalizada de interpretar los textos bíblicos. Es necesario descodificar estos textos. Estamos llamados a detectar las limitaciones que la sociedad patriarcal ha impuesto a las mujeres y a los varones de ayer y de hoy. Frase usada como oración: Para la formación de sus hijos es necesario que la pareja esté unida en matrimonio, dando así testimonio y fe de un hogar cristiano. Para ejemplo de otros. Corrección: Para la formación de sus hijos, es necesario que la pareja esté unida en matrimonio, dando así testimonio y fe de un hogar cristiano. También serviría como ejemplo para otros.

34

b) Sencillas y compuestas Según su estructura las oraciones pueden ser sencillas simples, sencillas complicadas y compuestas.    Oraciones sencillas simples: contienen una sola idea. Se caracterizan por tener un solo verbo en forma personal. Ejemplo: Las mujeres mayas viven del maíz. Oraciones sencillas complicadas: contienen una sola idea expresada en una forma complicada, con muchas frases y cláusulas subordinadas. Ejemplo: María Magdalena reconoce a Jesús al oír su palabra. Reconoce su voz. Oraciones compuestas: combinan más de una oración sencilla. Se caracterizan por tener dos o más verbos. Ejemplo: La profesora escribió un libro y ellas lo leyeron.

c) Frases y cláusulas Frecuentemente, para expresar una idea completa, es necesario agregar frases descriptivas o cláusulas que califiquen o amplíen el significado de la idea básica. Ejemplos: Oración sencilla: Este ropaje cultural fue cuestionado. Oración ampliada: Este ropaje cultural con que se revistió el proyecto misionero norteamericano en Cuba fue cuestionado desde el principio, al interior del mismo (Pérez 1995, 4). d) Listas y elementos paralelos Cuando incluye una lista breve en el texto, ponga dos puntos (:) y luego escriba la lista, sin más complicaciones. Pero a veces la lista es complicada. Es conveniente separarla del resto del párrafo para resaltarla. Entonces, hay tres opciones: presentar la lista sin elementos especiales, presentarla en forma enumerada o colocar un símbolo especial delante de cada elemento. En la parte superior de la pantalla de su computadora, aparece un par de cuadritos que le ayudarán. Uno contiene los números 1, 2 y 3, seguidos por una raya horizontal. El cuadrito siguiente contiene tres puntos seguidos por rayas horizontales. Si experimenta con estos cuadritos, verá que se usan para ordenar listas. Como ejercicio, escriba unas frases cortas, cada una en una línea nueva. Seleccione el grupo de frases y haga clic sobre el cuadrado con números. La lista estará enumerada. Haga otro clic y desaparecerán los números. Haga clic en la siguiente figura y aparecerá un signo especial frente a cada frase. Otra vez, repita el clic, y el formato desaparece. Ejemplo Hay ciertos elementos indispensables en la presentación de un proyecto:  una descripción del contexto en que se realiza  un planteamiento claro de lo que se piensa hacer  un objetivo general y varios objetivos específicos  la identificación de los recursos humanos, materiales y financieros necesarios, inclusive un presupuesto detallado  un cronograma que indique el tiempo de inicio y la duración de cada etapa

35

una propuesta de evaluación que indique criterios, procedimientos, frecuencia y participantes de su aplicación

C. Párrafos
El párrafo es una unidad de sentido en la que concentramos una serie interrelacionada de ideas alrededor de una idea central o subordinada a ella. Desde el punto de vista de la puntuación, el párrafo es delimitado por el punto y aparte. Este signo señala que hay una idea central alrededor de la cual giran diversos aspectos vinculados con ella, sin romper tal centralidad (Mena s.f., 9). 1. Estructura básica de los párrafos Normalmente, un párrafo cuenta con por lo menos tres oraciones. Una de las oraciones plantea el concepto central del párrafo, mientras que las otras explican y amplían ese concepto. El párrafo no es una cadena de oraciones sueltas sino que unas guardan relación con las otras. A la vez, se liga con el párrafo anterior y el posterior. 2. Diferentes tipos de párrafos Cada párrafo de un escrito cumple una función distinta. Hay párrafos introductorios, de contenido, de transición y de conclusión. Los párrafos de contenido tienen diferentes funciones: definición, descripción, ejemplificación, explicación, comparación, contraste, narración o razonamiento. a) Párrafos introductorios En el párrafo de introducción, hay que atraer la atención del lector y comunicar una síntesis de lo que se va a desarrollar. En las tesinas y tesis, la introducción puede ser más extensa, para poder plantear la importancia de la investigación, los elementos claves de la tesis, la metodología y la estructura global. Esta clase de introducción ayuda a quien lee a entender mejor la presentación. El ejemplo que sigue introduce un artículo sobre la relevancia de la teoría de género en la reflexión teológica. Ejemplo Nos ha parecido de gran importancia incluir estas páginas como parte de la presente publicación porque, de alguna manera, en ellas se logra desmitificar una teoría tan importante como lo es el género. La ponemos a tu servicio, para que tengas un instrumento para analizar esta realidad, apreciarla y transformarla con valentía y decisión (Ferro 1998, 2). b) Párrafos de contenido Los párrafos de contenido amplifican lo que está señalado en la introducción. Pueden ser contenidos de diferentes tipos, que desarrollan la presentación de manera coherente. (1) De definición Algunos párrafos definen términos o conceptos. Pueden explicar el significado del término, describir sus características distintivas y aún comparar o contrastar un término con otros.

36

Ejemplo Un paradigma es un conjunto básico de creencias que guían la acción. Los paradigmas son construcciones humanas. Estas creencias nunca pueden ser establecidas en términos de verdades últimas. Las perspectivas, en contraste, no son tan sólidas o no están tan bien unificadas como los paradigmas, aunque una perspectiva puede compartir muchos elementos del paradigma, tal como un conjunto de compromisos metodológicos. Un paradigma comprende tres elementos: la epistemología, la ontología y la metodología. La epistemología pregunta ¿cómo conocemos el mundo? ¿cuál es la relación entre el investigador y lo investigado? La ontología provoca preguntas básicas acerca de la naturaleza de la realidad. La metodología se enfoca sobre cómo podemos obtener conocimiento acerca del mundo (Peláez Díaz 1997, 1). (2) Descriptivos Por lo general, un párrafo descriptivo define una cosa o idea, apelando a algunos de los cinco sentidos. Por ejemplo, se puede describir un cuadro en términos de su tamaño, el arreglo de los elementos, el color, o su período histórico. Se puede describir un cuarto desde la izquierda a la derecha, desde un objetivo focal, o desde la entrada hasta la salida. Se puede describir una manzana por su tamaño, color, olor o sabor. O, como en el ejemplo siguiente, se puede describir un concepto. Observe cómo se describe la relación del poder hegemónico de la Iglesia Católica Romana y el Estado en el período colonial del Brasil. Ejemplo Desde donde estaba sentado podía ver perfectamente la tablilla con la amenaza de excomunión mayor, clavada en la puerta de la iglesia parroquial. A sus espaldas alguien dio un sonoro golpe sobre un madero y la puerta del cabildo se abrió. Salió el hombre de bigotitos recortados que había visto apoyado sobre la baranda contemplando con mirada irónica la subasta de negros. Taconeando con furia saltó los peldaños de dos en dos, sin mirar a Pedro, y cruzó con andar enojado la plaza real hasta entrar en una gran casa señorial situada en dirección oeste. Ese debía ser el teniente de la caja real, con quién había estado reunido el gobernador. Parecía un cuervo cruzando la plaza, todo negro, botas a media pierna y calzones a la última moda. Pasaba los treinta años, llevaba el pelo bien cortado, y los hombros algo inclinados hacia adelante (Lobo 1998, 34). (3) De ejemplo Los ejemplos ilustran ideas o conceptos claves; amplían la definición o la descripción. Pueden ser objetos, situaciones de la vida, muestras, etc. Ejemplo [Las mujeres] construyen la vida de otros, postergan sus sueños, y se olvidan de ellas mismas por completo. Es frecuente escuchar de hombres y mujeres que tienen mentalidad machista “La mujer es perra de gente”. Quiere decir que no es considerada como humana, sino como un animal. Es con la repetición de dichos como este que se contribuye a la baja autoestima de la mujer. Por eso, a la mujer no la dejan estudiar y no le dan privilegios como al varón. (Mamani 2000, 54).

37

(4) Explicativos Una explicación puede desarrollar paso a paso las etapas de un momento de la vida, los pasos de un procedimiento, o la relación entre una causa y su efecto. Se puede explicar un concepto enumerando sus partes. Ejemplo A pesar de no ser muy apegados a las prácticas religiosas cristianas, la comunidad es profundamente religiosa en el sentido de mantenimiento de las prácticas tradicionales. A pesar de los 500 años de invasión colonial y presencia cristiana, aún se practican con fuerza diferentes ritos originarios como los ritos de siembra y cosecha, en el matrimonio, en el techado de la nueva casa, en el primer corte de pelo del niño y otros. La comunidad tiene muchos lugares sagrados como los cerros, la Pachamama, y las Achachilas en donde celebran ritos para el bienestar integral de la familia y la comunidad. La celebración de ritos originarios consiste en dar y recibir bendiciones del Dios Padre-Madre de la vida. Al mismo tiempo, sirve para restablecer el equilibrio y armonía de la comunidad (Mamani 2000, 23-24). (5) De comparación - contraste Desarrollar una discusión en la que se resaltan las similitudes y diferencias entre varias cosas o conceptos es trabajar a partir de la comparación y el contraste. Note cómo, en el ejemplo siguiente, se comparan y contrastan la comunidad de los seguidores de Pedro y la de los seguidores de Timoteo en los tiempos de la iglesia primitiva. Ejemplo La audacia eclesial de este grupo de cristianos los llevó a vivir articulados sólo por la autoridad y dignidad que daba el amor a Jesús, que los hacía buscar ser “perfectamente uno” (Jn. 17,23b), sin rangos, ni distinciones, ni espacios para cargos oficiales o puestos de primera. De este modo, todos los miembros de la comunidad, sin excepción alguna, tendrían la capacidad para animar y enseñar, para profetizar o evangelizar, puesto que iban acompañados por la cercanía de un solo pastor. El primado se traducía como conocimiento del amor (10,3.14), entrega de la vida (10,11) y servicio gratuito (10,12). Eran cualidades hondamente vividas por Jesús, el primero entre iguales, y por todos los miembros de la comunidad que se había decidido a seguirlo. La novedad de esta experiencia comunitaria puede dar la impresión de haber sido una construcción ideal o inexistente de un grupo o un redactor, por los enormes contrastes que presenta con la tradición de otras iglesias como la de las cartas pastorales I. II. Timoteo y Tito. En estas iglesias, que fueron contemporáneas a la comunidad del discípulo amado, se dio la tendencia por parte de algunos de sus miembros a imponer un poder jerárquico masculino. Esta pretensión, que disonaba entre los carismas de servicio igualitario vividos por los obispos y presbíteros de aquel entonces, se mostró con actitudes de control sobre el resto de los miembros de estas iglesias. Fue explícito el intento de apropiación que algunos presbíteros hicieron, del derecho de la enseñanza oficial y del poder silenciar otras doctrinas distintas a la que estos dirigentes consideraban legítimas. Estos dirigentes eclesiásticos trataron de centralizar en ellos la autoridad para mantener sumisos a los de la casa (Gómez Estrada 1997, 63-64).

38

(6) Narrativos El párrafo narrativo presenta una escena, relata una conversación, describe una serie de sucesos en orden cronológico, explora ideas o conceptos de forma amplia. Es una forma muy flexible de reflexionar sobre ideas. Ejemplo Constatamos que en la comunidad se practicaba y aún se practica un poco la búsqueda de intermediarios para formar un nuevo hogar. Los intermediarios suelen ser la tía, prima hermana, hermana carnal, o en su caso la mamá del joven. Ellas hacen gestiones para que se case la pareja. Ellas actúan de mensajeras entre el joven y la joven. Cuando la joven acepta, la intermediaria le comunica al joven la respuesta. Entonces este envía un tari (bolsa especial para la hoja de coca). Si ella lo recibe, es símbolo de confirmación para unirse en pareja. Normalmente las parejas se unen en las fiestas, muy poco en días ordinarios, menos en el mes de agosto y los días martes y viernes. Esto es por la creencia de que si se juntan en estos días les va a ir mal en su vida matrimonial (Mamani 2000, 70). (7) De razonamiento El razonamiento es la presentación de una posición de forma estructurada. En el ejemplo que sigue, la autora plantea que existen parámetros específicos de la espiritualidad de las mujeres en la comunidad juánica y procede a delimitar estos parámetros. Ejemplo La espiritualidad de la mujer tras estas experiencias queda planteada bajo unos parámetros específicos. ... Ciertamente en el cuarto evangelio encontramos una espiritualidad vivida especialmente por las mujeres, que se relaciona con la vida diaria. ... Esta espiritualidad se expresó con el lenguaje del cuerpo y del compartir fraterno, pasó además por las preocupaciones para conseguir el agua y la comida, como también por las angustias de la persecución y la muerte. Desde sus casas o caminos transitados, las mujeres formularon una fe distinta, pegada a la piel y a la energía de la tierra. En todo esto ellas crearon espacios para que el Espíritu habitara y llenara de novedad sus prácticas subversivas de seguimiento de Jesús. La fe y la vida se articularon en imágenes tan llenas de sentido como el agua viva o el perfume de nardo. De este modo, el talante espiritual de las mujeres estuvo unido a las cosas comunes de la historia y no se dejó reducir a espacios separados o al sinnúmero de prácticas religiosas ritualistas de la época (Gómez 1997, 142-143). c) Párrafos de transición Los párrafos de transición ayudan al lector a ver las conexiones entre las diferentes partes de un documento escrito. En documentos breves, a veces la transición se encuentra en la última oración de un párrafo, conectando la idea de éste con el párrafo que sigue. Las transiciones son muy importantes para dar sentido de unidad al documento. Ejemplo El diálogo es un instrumento para recorrer el camino que conduce a poner en común las razones y los sentimientos verdaderamente divinos y humanos. 2. Problemas que se revelan a la luz del diálogo

39

El diálogo es revelado de las contradicciones y realidades intrínsecas en el ser humano, sobre todo sus temores y su ambición de control y poder. (Otzoy 2002,3334). d) Párrafos de conclusión Los párrafos de conclusión deben resumir lo que se expone en una sección del trabajo, sea una subdivisión de una monografía o el último párrafo de un ensayo. En el caso de monografías, tesis y tesinas puede ser necesario presentar el resumen en varios párrafos, o en una sección de varias páginas. El ejemplo siguiente es la conclusión de un artículo sobre los diferentes paradigmas y perspectivas de la investigación cualitativa. Ejemplo La metáfora de la “guerra de los paradigmas” es indudablemente exagerada. Describir las discusiones y altercados de las dos últimas décadas como guerra hace parecer el asunto como más confrontacional que necesario. Una resolución de las diferencias de los paradigmas puede ocurrir sólo cuando un nuevo paradigma surge como más informado y sofisticado que cualquier otro existente. Eso es más probable que ocurra cuando los proponentes de los diferentes puntos de vista se reúnen a discutir sus diferencias, no para defender la “santidad” de sus opiniones. Conocer los diferentes paradigmas es importantísimo; es un deber conocer cuáles son los paradigmas que informan y guían los acercamientos al conocimiento de la realidad social. El investigador no puede permitirse el lujo de permanecer ajeno a cualquiera de los paradigmas existentes. Debe entender las suposiciones básicas ontológicas, epistemológicas y metodológicas de cada uno, y ser capaz de interconectarlos en diálogo. Las diferencias entre los paradigmas tienen implicaciones significativas e importantes en la práctica, cada día, en el nivel empírico (Peláez Díaz 1997, 6). 3. Citas textuales La cita corta (menos de tres renglones), se incluye en el texto del párrafo, encerrada entre comillas. Si la cita termina con un punto o coma, se puede incluir el punto entre las comillas. Para indicar la interrupción del texto citado, se usan puntos suspensivos antes de las comillas de cierre, y uno concluye la oración en sus propias palabras. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que, en el caso de que sea una cita de considerada extensión [más de tres líneas], se saca del contexto, dejando sangría. (Sangrar en el lenguaje tipográfico significa dejar un margen mayor.) Se escribe sin comillas a espacio seguido. (López y Van Patten 1994, 79). Las citas largas no son necesariamente el punto final de un párrafo. Si el pensamiento del párrafo continúa después de la cita, no hay sangría en la primera línea del texto que sigue a la cita. Sin embargo, si la cita larga concluye el párrafo, el párrafo siguiente se inicia normalmente.

40

CAPÍTULO III EJEMPLOS DE BIBLIOGRAFÍAS Y DE REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS SEGÚN EL MÉTODO TRADICIONAL Y EL MÉTODO PARENTÉTICO
Para la transcripción correcta de la información sobre el material impreso que se consulta en el trabajo de investigación, presentamos a continuación las normas para las citas bibliográficas. Estas valen para: 1) la ficha bibliográfica 2) la ficha de lectura 3) las referencias a libros en las notas a pie de página 4) la redacción de la bibliografía final. Se trata de normas muy importantes y habréis de tener paciencia para familiarizaros con ellas. Veréis que son sobre todo normas funcionales, pues permiten tanto a vosotros como a vuestros lectores identificar el libro de que se habla. Pero, por así decirlo, son también normas de cortesía erudita: su observación revela a la persona familiarizada con la disciplina; su violación traiciona la parvenu científico e incluso arroja una sombra de descrédito sobre un trabajo que por lo demás puede estar bien hecho. Y no es que estas normas de cortesía sean vacuas y no contengan sin debilidades de retórico. Lo mismo sucede en el deporte, en la filatelia, en el juego del billar y en la vida política; si alguien utiliza incorrectamente expresiones «clave» se le mira con reticencia, como a quien viene de fuera y no es «de nosotros» (Eco 1999, 88, énfasis del autor). Hay dos estilos diferentes para presentar las referencias bibliográficas: el método tradicional (con notas al pie) o el método parentético (en que se incluye la referencia dentro del texto mismo, encerrada entre paréntesis). Según se prefiera, puede usarse un estilo u otro, pero nunca se mezclan en un mismo documento. Para evitar confusiones, presentamos cada estilo en secciones diferentes.

A. Bibliografía
Las anotaciones bibliográficas, deben estar formateadas en un estilo de párrafo colgante, renglón sencillo con un espacio anterior de 6 puntos. (Es aconsejable crear un estilo en la plantilla para esto.) Ordene la bibliografía alfabéticamente, según el apellido del autor, editor o coordinador. Cuando no se indique el autor, editor o coordinador, ordene según la primera palabra del título que no sea el artículo indefinido (la, el, las, o los). Estas palabras no se toman en cuenta en la ordenación alfabética, cuando el título aparece sin autor. Nunca enumere la lista bibliográfica. Cuando hay más que una referencia bibliográfica del mismo autor, se escriben sus apellidos y nombres de la forma normal en la primera referencia. En la segunda y las subsiguientes, se sustituye una raya de diez espacios y la punta por los apellidos y nombres (__________.). Sin embargo, recomiendo hacer esa sustitución después de realizar la alfabetización. (Para alfabetizar, si no lo hizo cuando se ingresó la información, seleccione todas las referencias de

41

una sección, y aplique los siguientes órdenes: Tabla, Ordena, Párrafos (Table, Sort, Paragraphs). Ahorraría mucho tiempo y evitaría cometer errores en la alfabetización.) Si tiene materiales escritos por un autor y otros materiales de autoría múltiple que incluyen el mismo autor, estos no se consideran como la misma autoría. Por ejemplo, si tiene varios libros escritos por Ross Kinsler y otro libro escrito por Ross Kinsler y Gloria Kinsler, se trata de dos autorías distintas. Se organiza el primer grupo de libros, escrito por Ross Kinsler y se aplica la sustitución de la raya. Luego, se escribe Kinsler, Ross y Gloria Kinsler con los datos del libro de coautoría. Cuando aparecen dos o más escritos del mismo autor en el mismo año y se está usando el método parentético, el primer escrito (en orden alfabético) se denomina con el año y la letra minúscula "a" (2002a), el segundo con el año y letra "b" (2002b) y así hasta incluir todos los artículos del año. Sobre la inclusión del editorial además que la ciudad de publicación, vale la observación de Umberto Eco: Resulta odioso decir dónde ha sido publicado un libro y no decir por quién. Supongamos que encontréis un libro que os parece importante, que queréis comprar y que viene señalado como «Milán, 1975». ¿De qué editor es? ¿Mondadori, Rizzoli, Rusconi, Bompani, Feltrinelli, Vallardi? ¿Cómo puede ayudarme el librero? Y si figura «París, 1976», ¿adónde escribiré? ... Si en un libro figura «Cambridge», ¿de qué Cambridge se trata? ¿Del que hay en Inglaterra o del que hay en Estados Unidos? Muchos autores importantes citan del libro mencionando solamente la ciudad. [Podríamos agregar, muchos citan el libro sin mencionar tampoco la ciudad.] A no ser que se trate de artículos de enciclopedia (para las cuales existen criterios de brevedad a fin de ahorrar espacio), sabed que se trata de autores esnob que desprecian a su público (89-90).

B. Referencias bibliográficas: método tradicional
En el método tradicional de hacer una referencia bibliográfica sobre un documento que usted ha citado, se redacta una nota que se coloca al pie de la página. La primera vez que se cita un documento se escribe la información completa sobre su publicación. En las siguientes citas, la referencia bibliográfica es más breve, pero su forma exacta varía de acurdo con su posición en relación con otras referencias previas en el escrito suyo. Por eso, la explicación del método tradicional es más complicada que la del método parentético. Como los datos de publicación se anotan en la primera referencia, y no en las subsiguientes, explicaremos primero como se hace la primera referencia. Al mismo tiempo veremos la forma de presentar el documento en la bibliografía, que es muy similar. Después discutiremos la presentación de las referencias subsiguientes. El párrafo de la nota de pie debe tener la misma sangría que el párrafo de texto común. Si no se usa una sangría en el texto común, no empiece la nota de pie con una sangría. Si se usa una sangría al inicio de cada párrafo de texto común, utilice la misma sangría para iniciar cada nota de pie. El tamaño de la letra de la nota de pie debe ser lo mismo que el texto corriente del documento. Cuando las notas son extensas, se puede reducir el tamaño de la letra. Sin embargo, no es aconsejable que el tamaño sea menor que 10.

42

La nota al pie siempre tiene el formato de renglón sencilla. Comienza con un número en posición elevada (superscript), seguido (sin dejar espacio) por el nombre completo del autor o autora del texto citado. Después del nombre se pone un coma y luego el título del documento fuente de la cita, con punto al final del título. Si el documento es un libro, se pone el título en cursiva. Si es una artículo de revista, diccionario, etc., se usa letra común para el título del artículo y se pone entre comillas. El titulo de la revista se formatea en cursiva. Luego sigue la información de publicación. Para libros, sería el lugar de su publicación (ciudad, editorial) y la fecha correspondiente, seguida de una coma y el número de la página o páginas donde se halla el texto citado, Para revistas, se incluye el volumen y número de la publicación. El lugar de publicación de revistas es optativo, pero si se incluye el lugar para una revista, debe seguir incluyendo el lugar para todas. (ver ejemplos a continuación). La regla es citar siempre la ciudad de publicación de toda clase de libros, incluso la Biblia. Cuando no queda claro el país, se puede agregar este dato. Cuando no se cita el lugar de publicación, se usa la abreviatura s.l., que significa sine loco, o sin lugar. Pero, si solamente se indicó el país de publicación, se podría utilizar s.l. Sería más preciso anotar el país. Sin embargo, no se debe utilizar el país cuando se explicita la ciudad, a menos que hay que aclarar entre ciudades del mismo nombre en distintos paises. Cabe observar aquí que la única diferencia entre este formato para la citación de un documento en las notas al pie, y la citación del mismo documento en la bibliografía final de su tesis o tarea, se encuentra en la forma de colocar el nombre del autor o autora. Como hemos dicho, en la nota al pie se escribe el nombre y los apellidos del autor o autora en este orden. En cambio, el formato alfabético de la bibliografía exige que conste primero el apellido (o los apellidos) y luego el nombre propio. La bibliografía exige también el empleo de la sangría colgante, es decir, una sangría en todo renglón depués del primero (ver ejemplos a continuación). Hay prácticas que varían de una institución a otra, o de un país a otro. Por ejemplo, en algunos lugares se exige que en la bibliografía se indique la cantidad de páginas que tiene el libro. Consideramos que esta práctica no tiene razón lógica o funcional, y por eso no se sigue en esta institución. Según el estilo normativo en los Estados Unidos, en la nota al pie la información sobre el lugar de publicación, la editorial y el año se encierra entre paréntesis. En cambio, en México y España no se usan paréntesis. Esta simplificación tiene sentido y se recomienda su uso. Otra práctica que varía ligeramente de una institución a otra es la forma de citar las editoriales: incluir la palabra “Editorial” o dejarla fuera, aun cuando sea parte del nombre de la empresa. Como su uso es muy repetitivo, por lo general no se incluye esta palabra. Se puede elegir una u otra práctica; lo importante es que se mantenga una misma práctica en todo el escrito. Puede surgir una confusión sobre la editorial si se confunde una casa editorial con una imprenta. Una casa editorial es un negocio que publica y distribuye libros. Una imprenta, en cambio, imprime toda clase de documentos por contrato, sea de casa editoriales, del gobierno, de instituciones o particulares. Por lo general el nombre de la imprenta aparece al final del libro, y no se debe tomar en cuenta para una referencia bibliográfica. A veces una persona particular, y no una casa editorial, publica un libro. Este hecho se constata en la bibliografía y las notas como “Edición particular”. Si el libro no incluye datos

43

sobre su publicación, se escribe sine loco (o su abreviatura s. l.), que significa “sin lugar”. Si no aparece el año de publicación, se pone s. f., que significa “sin fecha”. 1. Primera referencia, según el método tradicional La primera vez que se cita a un autor o autora la nota debe incluir toda la información bibliográfica pertinente. Si se vuelve a citar el mismo documento más adelante, se omite mucho de esta información. (Vea el ejemplo más adelante). a) Libros (1) La Biblia En las notas al pie se usa simplemente la abreviatura del nombre de la versión citada, junto con una mención de la edición o la revisión, si es el caso. En una biliografía se pone el nombre completo de la versión, más una indicación de la edición. Luego se cita el editor o equipo de traducción bíblica, la ciudad donde se publicó, la editorial y el año de publicación. Para identificar cada libro de la Biblia, se usan las siglas establecidas por las Sociedades Bíblicas Unidas. También hay siglas establecidas para identificar la versión de la Biblia. Nota
1

Lc. 3.12-14 BJ
a

Bibliografía Biblia de Jerusalén. 1 edición. Traducción bajo la dirección de la Escuela Bíblica de Jerusalén. Bilbao: Desclée de Brouwer. 1978. Al examinar la Biblia siguiente, parece que solamente se indica que se publicó en España. Sin embargo, una revisión cuidadosa revela que se imprimió en Madrid. Note que esta edición está a cargo de varias editoriales. En el caso de la tercera editorial, para que no parezca que es una persona, se utilizó la abreviatura “Ed.” en el nombre, aunque, por lo general, no se necesita. Nota
3

Lc. 3.12-14 BL

Bibliografía Biblia latinoamericana, 3era edición. Traducción bajo la dirección de Bernardo Hurault y Ramón Ricciardi. Madrid: Paulinas, Verbo Divino y Ed. Alfredo Ortells, 1972. De la Biblia llamada Reina-Valera, actualmente hay dos revisiones en uso: 1960 y 1995. En la bibliografía es importante señalar cuál de éstas se ha utilizado. Nota
4

Lc. 3.12-14 RV

Bibliografía Santa Biblia, Reina-Valera, Revisión de 1995, Edición de Estudio. Traducción bajo la dirección de las Sociedades Bíblicas Unidas. Santafé de Bogotá: Sociedades Bíblicas Unidas, 1995.

44

(2) Libro de un autor o autora Nota
5

Hans de Wit, En la dispersión el texto es patria. Introducción a la hermenéutica clàsica, moderna y posmoderna. San José: Universidad Bíblica Latinoamericana, 2002, 367. Bibliografía de Wit, Hans. En la dispersión, el texto es patria. Introducción a la hermenéutica clásica, moderna y posmoderna. San José: Universidad Bíblica Latinoamericana, 2002. (3) Libro con un editor o editora, compilador o compiladora Nota
6

Marta Lamas, compiladora, El género: la construcción cultural de la diferencia. México: Programa Universitario de Estudios de Género, 1996. (Este estilo se usa solamente cuando se cita el libro entero. De otras formas se cita un artículo dentro del libro.) Bibliografía Lamas, Marta. El género: la construcción cultural de la diferencia. México: Programa Universitario de Estudios de Género, 1996. (4) Libro con dos autores o autoras Note que cuando hay más de un autor, solamente se invierten el nombre y apellido del primero, para el orden alfabético. Nota
7

Ada María Isasi-Díaz y Yolanda Tarango, Hispanic women, prophetic voice in the church. New York: Harper & Row, 1988, 7. Bibliografía Isasi-Díaz, Ada María y Yolanda Tarango. Hispanic women, prophetic voice in the church. New York: Harper & Row, 1988. (5) Libro con dos editores o editoras Nota
8

Violane de Santa Ana y Nyambura Njoroge, editoras, Colaboración solidaria en la misión de Dios en América Latina. Ginebra: SRO-Kundig, 1998, 40. Bibliografía de Santa Ana, Violaine y Nyambura Njoroge, editoras. Colaboración solidaria en la misión de Dios en América Latina. Ginebra: SRO-Kundig, 1998. (6) Libro con tres o más autores, autoras, editores o editoras Observe que en la nota al pie se permite el uso de “y otros” aunque también es mejor citar todas las autoras o todos los autores. Sin embargo, en la bibliografía, nunca se permite el uso de “y otros” o “varios.” Nota

45

9

Roberto Hernández Sampieri, Carlos Fernández Collado y Pilar Batista Lucio, Metodología de la investigación. Bogotá: McGraw-Hill, 1991, 33. Bibliografía Hernández Sampieri, Roberto, Carlos Fernández Collado y Pilar batista Lucio. Metodología de la investigación. Bogotá: McGraw-Hill, 1991. (7) Libro con autoría desconocida Nota
10

Poema del Mío Cid. Barcelona: Sopena, 1978, 86.

Bibliografía Poema del Mío Cid. Barcelona: Sopena. 1978. (8) Libro con una asociación como autor Nota
11

Grupos de Teología Negra, Amadurece uma esperança. cadernos de teología negra 1. Río de Janeiro: Equipe de Jornal PILAR, 1993, 17. Bibliografía Grupos de Teología Negra. Amadurece uma esperança. cadernos de teología negra 1. Río de Janeiro: Equipe de Jornal PILAR, 1993. (9) Libro perteneciente a una serie Nota
12

Xavier Léon-Dufour, Lectura del evangelio de Juan. Vol. IV: Jn 18-21. Salamanca: Sígueme, 1998, 126. Bibliografía Léon-Dufour, Xavier. Lectura del evangelio de Juan. Vol. IV: Jn 18-21. Sígueme, 1998. (10) Libro traducido Nota
13

Salamanca:

George H. Williams, La reforma radical. Traducido del inglés por Antonio Alatorre. México, DF: Fondo de cultura económica, 1983, 707. Bibliografía Williams, George H. La reforma radical. Traducido del inglés por Antonio Alatorre. México, DF: Fondo de cultura económica, 1983. (11) Libro con diferentes ediciones Nota

46

14

Elsa Tamez, editora, El rostro femenino de la teología, 2 edición. San José: DEI. 1988. (Esta cita se usa solamente cuando se cita el libro entero. De otras formas se cita un artículo dentro del libro.) Bibliografía Tamez, Elsa, editora. El rostro femenino de la teología. 2da edición. San José: DEI. 1988. (12) Libro reimpreso o traducido después de mucho tiempo A veces un libro tiene muchos años de editado y se vuelve a imprimir, o un libro escrito hace años en otro idioma se traduce al español. Por mantener claridad, es mejor anotar tanto el año de publicación citada en el texto como el de publicación original. Nota
15

da

Karl Barth, Esbozo de dogmática. Traducido del alemán por José Pedro Tosaua Abadía. Zürich: Theologischer Verlag Zürich, 1947; impresión en español, Santander: Sal Terrae, 2000, 80-82 (páginas citadas de la versión en español). Bibliografía Barth, Karl . Esbozo de dogmática. Traducido del alemán por José Pedro Tosaua Abadía. Zürich: Theologischer Verlag Zürich, 1947; impreso en español, Santander: Sal Terrae, 2000. (13) Libro publicado en disco compacto A veces el CD tiene un sistema para la anotación bibliográfica. En cual caso, se sugiere aceptar esta nota y después modificarla al estilo de esta guía, para que todos los datos estén incluidos. Por ejemplo, en el caso consultado, se omitieron los datos de autoría y el nombre del artículo en la nota de pie. Si verifica en el momento de usar el CD, no tendrá que volver a consultarla luego para realizar correcciones. Note también que cualquier dato de traducción, edición, etc. que normalmente se aplica a cualquier libro también es válido en el caso de libros y artículos en CD. Si cita el libro entero, este sería el estilo para la nota de pie. Si cita un artículo, sigue las reglas para artículos. Nota
21

Sociedades Bíblicas Unidas. Descubre la Biblia. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.

Bibliografía Sociedades Bíblicas Unidas. Descubre la Biblia. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998 b) Artículos (1)Artículos dentro de un libro Note que los artículos requieren dos ingresos en la bibliografía, uno para el artículo propio y otro para el libro, diccionario o enciclopedia en que se encuentra. Cada uno de estos se ubica en su lugar alfabético normal: el artículo en la sección de artículos y el libro en la sección de libros. Nota

47

15

Pablo Richard, “Teología en la teología de la liberación” en Ignacio Ellacuría y Jon Sobrino, Mysterium liberationis: conceptos fundamentales de la teología de la liberación 1. San Salvador: UCA, 1990, 203. Bibliografía Richard, Pablo. “Teología en la teología de la liberación” en Ignacio Ellacuría y Jon Sobrino, Mysterium liberationis: conceptos fundamentales de la teología de la liberación 1. San Salvador: UCA, 1990: 201-222. Ellacuría, Ignacio y Jon Sobrino. Mysterium liberationis: conceptos fundamentales de la teología de la liberación 1. Madrid: UCA, 1990. (2) Artículos dentro de un diccionario Una enciclopedia o un diccionario no es más que un libro grande, o una colección de volúmenes múltiples. La referencia bibliográfica al artículo se ubica en su lugar alfabético normal en la sección de artículos, y el libro en la sección de libros. Nota
15

Ninian Smart, “Avatar” en S.G.F. Brandon, editor general, Diccionario de religiones comparadas I. Traducido del inglés por J. Valiente Malla. Madrid: Cristiandad, 1975, 255256. Bibliografía Smart, Ninian. “Avatar” en S.G.F. Brandon, editor general, Diccionario de religiones comparadas I. Traducido del inglés por J. Valiente Malla. Madrid: Cristiandad, 1975, 255-256. Brandon, S.G.F., editor general, Diccionario de religiones comparadas I. Traducido del inglés por J. Valiente Malla. Madrid: Cristiandad, 1975. (3) Artículos dentro de una enciclopedia La referencia bibliográfica al artículo se ubica en su lugar alfabético normal en la sección de artículos, y el libro en la sección de libros. Nota
16

Frederic Raurell, “Gloria”, en Alejandro Diez Macho y Sebastián Bartina, directores generales, Enciclopedia de la Biblia, III. Barcelona: Garriga, 1963, 907. Bibliografía Raurell, Frederic. “Gloria” en Alejandro Diez Macho y Sebastián Bartina, directores generales, Enciclopedia de la Biblia, III. Barcelona: Garriga, 1963, 906-908. Diez Macho, Alejandro y Sebastián Bartina, directores generales. Enciclopedia de la Biblia, III. Barcelona: Garriga, 1963.

48

(4) Artículos sin autoría, de un libro, enciclopedia, diccionario Nota
17

“Oración” en Karl Horman, Diccionario de moral cristiana. Traducido del alemán por Danel Ruíz Bueno. Barcelona: Herder, 1985, 904. Bibliografía Horman, Karl. Diccionario de moral cristiana. Traducido del alemán por Danel Ruíz Bueno. Barcelona: Herder,1985: 902-915. (5) Artículo de una revista con datos de autoría Para documentos de revista, hay que incluir el número de la edición después del título, seguido del año de su publicación, entre paréntesis. En el caso que la revista sea poco conocida, es recomendable incluir la ciudad entre los datos bibliográficos. Nota
18

Sócrates Nolasco, “A condição masculina”, Tempo e presença 280 (1995), 32.

Bibliografía Nolasco, Sócrates. “A condição masculina”, Tempo e presença 280 (1995) 31-32. (6) Artículo de una revista sin datos de autoría Nota
19

“Retomando la palabra”, Con-spirando (Santiago) 8 (1994): 43.

Bibliografía “Retomando la Palabra”, Con-spirando (Santiago) 8 (1994): 43. (7) Artículo de un periódico con datos de autoría Para documentos de periódicos, es recomendable incluir la ciudad entre los datos bibliográficos. Nota
20

Fernando Díez Lozada, “Números cardinales”, La Nación (San José, Costa Rica), 13 de mayo de 2001, 15A. Bibliografía Díez Lozada, Fernando. “Números cardinales”, La Nación (San José, Costa Rica). 13 de mayo de 2001, 15A. (8) Artículo de un periódico sin datos de autoría Nota
21

“Clamor nacional por avivamiento”, Alianza (San José, Costa Rica), febrero 2002, 6.

Bibliografía “Clamor nacional por avivamiento”, Alianza (San José, Costa Rica). Febrero 2002, 6.

49

(9) Artículo publicado en disco compacto A veces el CD tiene un sistema para la anotación bibliográfica. En este caso, se sugiere aceptar esta nota y después modificarla al estilo de esta guía, para que todos los datos estén incluidos. Por ejemplo, en el caso consultado, se omitieron los datos de autoría y el nombre del artículo en la nota de pie. Si verifica en el momento de usar el CD, no tendrá que volver a consultarla luego para realizar correcciones. Note también que cualquier dato de traducción, edición, etc., que normalmente se aplica a cualquier libro también es válido en el caso de libros y artículos en CD. Si cita un artículo, este sería el estilo para la nota de pie. Si cita el libro entero, siga las reglas para libros. Nota
22

Sociedades Bíblicas Unidas. "El significado de la palabra Biblia" en Descubre la Biblia, versión en disco compacto. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998. Bibliografía Sociedades Bíblicas Unidas. Descubre la Biblia, versión en disco Sociedades Bíblicas Unidas, 1998. c) Otros documentos (1) Memorias de congresos, conferencias, reuniones y seminarios Nota
23

compacto. Miami:

Ross Kinsler e Ismael Martín del Campo, editores. Educación teológica en situaciones de sobrevivencia: una consulta latinoamericana, 14-18 de julio de 1991, Managua, Nicaragua. Memoria. San José: CMI-SBL. 1991, 99. Bibliografía Kinsler, Ross e Ismael Martín del Campo, editores. Educación teológica en situaciones de sobrevivencia: una consulta latinoamericana, 14-18 de julio de 1991, Managua, Nicaragua. Memoria. San José: CMI-SBL. 1991. (2) Apuntes de mesas redondas, sermones y otras ponencias orales Nota
24

Hans de Wit, Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. 5 de agosto de 1997. Apuntes. Bibliografía de Wit, Hans. Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. 5 de agosto de 1997. Apuntes. (3) Grabaciones de ponencias orales Nota
25

Hans de Wit, Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. 5 de agosto de 1997. Grabación.

50

Bibliografía de Wit, Hans. Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. 5 de agosto de 1997. Grabación. (4) Videos Nota
26

Hans de Wit, Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. 5 de agosto de 1997. Video. Bibliografía de Wit, Hans. Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. 5 de agosto de 1997. Video. (5) Entrevistas Cuando se hace una entrevista, puede grabarla o se toman apuntes. Entonces, una entrevista se puede considerar "otra ponencia oral" o una grabación, con el formato respectivo. Sin embargo, hay otra opción. Tenga cuidado de identificar si la entrevista fue grabada o si se trabaja de apuntes. Nota
27

Hans de Wit, entrevistado por María Figueroa: San José, Costa Rica. 5 de agosto de 1997. Grabación. Bibliografía de Wit, Hans. Entrevistado por María Figueroa. San José: 5 de agosto de 1997. Grabación. (6) Películas comerciales Nota
28

Yazmin Ross y Luciano Capelli. The promised ship. 51 minutos. Producido por Río Nevada Productions, 2000. Video. Bibliografía Ross, Yazmin y Luciano Capelli. The promised ship. 51 minutos. Producido por Río Nevada Productions, 2000. Video. (7) Canciones Si la letra de la canción está publicada, se trata igual que un artículo de libro o de revista. Si no está publicada, se trata como tesina o tesis. Si solamente fue cantada y está citando de sus apuntes, entonces se trata como una ponencia oral. (8) Poesía Si la poesía está publicada, se trata igual que un artículo de libro o de revista. Si no está publicada, se trata como tesina o tesis. Si solamente fue leída oralmente y está citando sus apuntes, entonces se trata como apuntes de una ponencia oral.

51

(9) Documento de Internet Nota
29

Janet W. May, “Género, raza y clase: un replanteo conceptual”, 2do borrador, disponible en http://www.clearlight.com/Biblico/CTX204/rcgen.htm. Fecha de acceso: 3 de abril de 1999, 1. Bibliografía May, Janet W. “Género, raza y clase: un replanteo conceptual”, 2do borrador, disponible en http://www.clearlight.com/Biblico/CTX204/rcgen.htm. Fecha de acceso: 3 de abril de 1999. (10) Tesinas y tesis Observe que el título de una tesis se ubica entre comillas en la presentación tradicional. En la presentación parentética no se usan comillas. Nota
30

Concepción León García, “Hacia una definición del ministerio de la mujer”, Tesis, Seminario Bíblico Latinoamericano, 1995, 27. Bibliografía León García, Concepción. “Hacia una definición del ministerio de la Seminario Bíblico Latinoamericano, 1995. 2. Referencias subsiguientes, según el método tradicional a) Uso del Ibid. Cuando hay dos referencias seguidas de la misma obra, aunque sea en páginas diferentes, se permite el uso de la abreviatura Ibid. (Ibid. es la abreviatura de ibidem, “en el mismo lugar”). Cuando la referencia es a la misma obra y página, se usa Ibid. Pero cuando la cita viene de una página diferente, se usa Ibid. más el número de la página. Note que, por ser abreviatura, Ibid. siempre lleva un punto al final, aunque le siga la coma para indicar la página. Ejemplo
31

mujer”. Tesis,

Pablo Richard, “Teología en la teología de la liberación” en Ignacio Ellacuría y Jon Sobrino, Mysterium liberationis: conceptos fundamentales de la teología de la liberación 1. San Salvador: UCA, 1990, 203.
16

Ibid. Ibid., 205.

17

b) Uso de Idem Idem significa “lo mismo.” A diferencia de Ibid., idem es una palabra completa y por eso, no lleva punto. Una coma y los datos necesarios. Sin embargo, idem no se usa tanto como antes, porque hay otras posibilidades de presentación. La regla actual pide usar Idem cuando se citan dos obras de un mismo autor en una misma referencia bibliográfica. Note que idem

52

nunca se usa en una referencia en la que se cita solamente una obra de un autor. Tampoco se usa cuando se cita obras de diferentes autores. Ejemplo
132

Rosemary Radford Ruether, Gaia y Dios: Una teología ecofeminista para la recuperación de la tierra. Traducido del inglés por Marta Novo de Ferragut y Norma Lazcano. México, DF: DEMAC, 1993, 155.
32

Ibid. Ibid., 37.

33

34

Rosemary Radford Ruether, Mujer nueva, tierra nueva: La liberación del hombre y la mujer en un mundo renovado. Traducido del inglés por Fanny Wexselblatt. Buenos Aires: Aurora, 1977, 110.
35

Ibid., 65; idem, Gaia y Dios, 174.

c) Otras referencias Cuando se cita una obra de un autor, seguida por otra de otros autores, no se puede usar ibid. ni idem. En esta situación se empleaba op cit (“obra citada”). Sin embargo, esta práctica ha ido desapareciendo y se ha reemplazado por una más sencilla, que puede sustituir no solamente al op cit., sino también al ibid. e idem. Consiste solamente en dar suficiente información para que una referencia pueda identificarse claramente, a pesar de la mención de varias obras de diferentes autores. Note que ibid. puede usarse en combinación con la forma alterna. Ejemplo
36

Rosemary Radford Ruether, Gaia y Dios: una teología ecofeminista para la recuperación de la tierra. Traducido del inglés por Marta Novo de Ferragut y Norma Lazcano. México, DF: DEMAC, 1993, 155.
37

Pablo Richard, “Teología en la teología de la liberación” en Ignacio Ellacuría y Jon Sobrino, Mysterium liberationis: conceptos fundamentales de la teología de la liberación 1. San Salvador: UCA, 1990, 203.
38

Ibid., 204.

39

Rosemary Radford Ruether, Mujer nueva, tierra nueva: la liberación del hombre y la mujer en un mundo renovado. Traducido del inglés por Fanny Wexselblatt. Buenos Aires: Aurora, 1977, 110.
40

Ruether, Gaia y Dios, 174. Richard, 204.

41

d) Citas cruzadas Por lo general, no es recomendable citar un documento que usted ha leído solamente como documento citado dentro de otro libro o artículo. Es mejor buscar el documento original a que el otro autor hizo referencia, leer la sección pertinente y hacer una cita directa. Sin embargo, esto no es siempre posible. Por ende, surge la cita cruzada, una referencia a una cita

53

en otra obra. Lo que se necesita es dar la información pertinente a la cita cruzada y del documento en que apareció, aplicando los estilos de presentación pertinentes. Aquí está un ejemplo de una referencia a un libro dentro de otro libro, que sería la forma de cita cruzada más común. Otras formas podrían ser una referencia a un libro dentro de un artículo de revista, o una referencia a un libro traducido de autoría múltiple dentro de un artículo de enciclopedia. Las variantes son innumerables. Las referencias bibliográficas se ubican según su categoría. Nota
42

Alejo Carpentier, El reino de este mundo, México: Iberoamericana, 1949, 10, en Olga Goldenberg y Victor Hugo Acuña, editores, Género en la informalidad: historias laborales centroamericanas. San José: FLACSO, 1994, 18. Bibliografía Carpentier, Alejo. El reino de este mundo. México: Iberoamericana, 1949. Goldenberg, Olga y Víctor Hugo Acuña, editores. Género en la informalidad: historias laborales centroamericanas. San José: FLACSO, 1994.

C. Referencias bibliográficas: método parentético
En lugar de relegar la referencia a una nota al pie de la página, se puede presentar la fuente de una cita por medio de una breve referencia, encerrada entre paréntesis, al final de las palabras citadas. La referencia consta del apellido del autor o la autora, el año de publicación del cocumento y la página donde aparece el texto citado. Ejemplo: la cita de U. Eco al comienzo de este capítulo. Se recomienda la lectura de las discusiones en la presentación del método tradicional, porque mucho de lo dicho también vale para este método. 1. Referencias completas y bibliografía a) Libros (1) La Biblia Nota (Lc. 3.12-14 BJ) Bibliografía Biblia de Jerusalén. 1978. Traducción bajo la dirección de la Escuela Bíblica de Jerusalén. Bilbao: Desclée de Brouwer. Nota (Lc. 3.12-14 BEDHH) Bibliografía Biblia de estudio Dios habla hoy. 1994. Traducción bajo la dirección de las Sociedades Bíblicas Unidas. EE UU: Sociedades Bíblicas Unidas. Nota (Lc. 3.12-14 BL)

54

Bibliografía Biblia latinoamericana, 3era edición. 1972. Traducción bajo la dirección de Bernardo Hurault y Ramón Ricciardi. Madrid: Paulinas, Verbo Divino y Editorial Alfredo Ortells. Nota (Lc. 3.12-14 RV) Bibliografía Santa Biblia, Reina-Valera, Revisión de 1995, Edición de Estudio. 1995.Traducción bajo la dirección de las Sociedades Bíblicas Unidas. Santafé de Bogotá: Sociedades Bíblicas Unidas. (2) Libro con un autor o una autora Nota (Carpentier 1949, 10) Bibliografía Carpentier, Alejo. 1949. El reino de este mundo. México: Iberoamericana. (3) Libro con un editor, editora, compilador o compiladora Nota (Lamas 1996) (Esta forma se usa solamente cuando se cita el libro entero. De otras formas se cita el artículo dentro del libro.) Bibliografía Lamas, Marta, compiladora. 1996. El Género: La construcción cultural de la diferencia. México: Programa Universitario de Estudios de Género. (4) Libro con dos autores o autoras Cuando un escrito tiene más de un autor, solamente se invierten el nombre y apellido del primero, para ubicar la obra en el orden alfabético de la bibliografía completa. Los demás autores de la obra están citados en el orden en que aparecen en la ficha bibliográfica dentro del libro, sin invertir sus nombres y apellidos. Nota (Isasi-Díaz y Tarango 1988, 7) Bibliografía Isasi-Díaz, Ada María y Yolanda Tarango. 1988. Hispanic women, prophetic voice in the church. New York: Harper & Row. (5) Libro con dos editores o editoras Nota (Goldenberg y Acuña 1994, 18)

55

Bibliografía Goldenberg, Olga y Víctor Hugo Acuña, editores. 1994. Género en la informalidad: historias laborales centroamericanas. San José: FLACSO. (6) Libro con tres o mas autores, autoras, editores o editoras Nota (Ress y otras 1994) (Esta forma es útil solamente cuando se cita el libro entero. De otras formas se cita el artículo dentro del libro.) Bibliografía Ress, Mary Judith, Ute Seibert-Cuadra y Lene Sjørup, editoras. 1994. Del cielo a la tierra: una antología de teología feminista. Santiago: Sello Azul. (7) Libro con autoría desconocida Nota (Poema 1978, 86) Bibliografía Poema del Mio Cid. 1978. Barcelona: Sopena. (8) Libro con una asociación como autor Nota (Grupos 1993, 17) Bibliografía Grupos de Teología Negra. 1993. Amadurece uma esperança. cadernos de teología negra 1. Río de Janeiro: Equipe de Jornal PILAR. (9) Libro perteneciente a una serie Nota (Ruether y Keller 1983, 79) Bibliografía Ruether, Rosemary Radford y Rosemary Skinner Keller, editoras. 1983. Women and religion in America. Volumen 2: The colonial and revolutionary periods: a documentary history. New York: Harper & Row. (10) Libro traducido Nota (Chafetz 1989, 215) Bibliografía Chafetz, Janet Saltzman. 1989. Equidad y género: una teoría integrada de estabilidad y cambio. Traducido del inglés por María Coy.Valencia: Cátedra.

56

(11) Libro con diferentes ediciones Nota (Tamez 1988) (Esta forma es útil solamente cuando se cita el libro entero. De otras formas se cita el artículo dentro del libro.) Bibliografía Tamez, Elsa, editora. 1988 El rostro femenino de la teología. 2da edición. San José: DEI. (12) Libro reimpreso o traducido después de mucho tiempo Nota (Barth 2000, 80-82) Bibliografía Barth, Karl. 2000. Esbozo de dogmática. Traducido del alemán por José Pedro Tosaua Abadía. Santander: Sal Terrae, 2000. Originalmente publicado en Zürich: Theologischer Verlag Zürich, 1947. (13) Libro publicado en disco compacto A veces el CD tiene un sistema para la anotación bibliográfica. En este caso, se sugiere aceptar esta nota y después modificarla al estilo de esta guía, para que todos los datos estén incluidos. Por ejemplo, en el caso consultado, se omitieron los datos de autoría y el nombre del artículo en la nota de pie. Si verifica en el momento de usar el CD, no tendrá que volver a consultar luego para realizar correcciones. Note también que cualquier dato de traducción, edición, etc. que normalmente se aplica a cualquier libro, también es válido en el caso de libros y artículos en CD. Si cita el libro entero, este sería el estilo para la nota de pie. Si cita un artículo, siga las reglas para artículos. Nota (SBU 1998) Bibliografía Sociedades Bíblicas Unidas. 1998. Descubre la Biblia. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas. b) Artículos (1) Artículos dentro de un libro, enciclopedia, diccionario La referencia bibliográfica al artículo se ubica en su lugar alfabético normal en la sección de artículos, y el libro en la sección de libros. Nota (Richard 1990, 203) Bibliografía Richard, Pablo. 1990. “Teología en la teología de la liberación” en Ellacuría y Sobrino 1990, 201-222.

57

Ellacuría, Ignacio y Jon Sobrino. 1990. Mysterium liberationis: conceptos fundamentales de la teología de la liberación 1. San Salvador: UCA. (2) Artículos dentro de un diccionario Note que una enciclopedia o un diccionario no es más que un libro grande, o una colección de libros de volúmenes múltiples. También, la referencia bibliográfica al artículo se ubica en su lugar alfabético normal en la sección de artículos, y el diccionario en la sección donde ha ubicado los diccionarios. Nota (Smart 1975, 256) Bibliografía Smart, Ninian. 1975. “Avatar” en S.G.F. Brandon, 1975, 255-256. Brandon, S.G.F., editor general. 1975. Diccionario de religiones comparadas I. Traducido del inglés por J. Valiente Malla. Madrid: Cristiandad. (3) Artículos dentro de una enciclopedia Note que una enciclopedia o un diccionario no es más que un libro grande, o una colección de libros de volúmenes múltiples. También, la referencia bibliográfica al artículo se ubica en su lugar alfabético normal en la sección de artículos, y la enciclopedia en la sección donde ha ubicado las enciclopedias. Nota (Raurell 1963, 907) Bibliografía Raurell, Frederic. 1963. “Gloria” en Diez Macho y Bartina, 1963, 906- 908. Diez Macho, Alejandro y Sebastián Bartina, directores generales. 1963. Enciclopedia de la Biblia, III. Barcelona: Garriga. (4) Artículos sin autoría de un libro, diccionario, o enciclopedia La referencia bibliográfica al artículo se ubica en su lugar alfabético normal en la sección de artículos, y el libro, diccionario o enciclopedia en la sección correspondiente. Nota (“Oración” 1985, 904) Bibliografía “Oración” 1985 en Horman 1985, 905. Horman, Karl. 1985. Diccionario de moral cristiana. Traducido del alemán por Danel Ruíz Bueno. Barcelona: Herder. (5) Artículo de una revista con datos de autoría Nota (Nolasco 1995, 32)

58

Bibliografía Nolasco, Sócrates. 1995. “A condição masculina”, Tempo e presença 280: 31-32. (6) Artículo de una revista sin datos de autoría Note que cuando una revista es relativamente desconocida, se puede indicar la ciudad de publicación. Nota (“Retomando” 1994, 43) Bibliografía Si cita el artículo en la bibliografía: “Retomando la palabra” 1994, Con-spirando (Santiago) 8: 43. (7) Artículo de un periódico con datos de autoría Para documentos de periódicos, es recomendable incluir la ciudad entre los datos bibliográficos. Nota (Díez Lozada 2001, 15A) Bibliografía Díez Lozada, Fernando. 13 de mayo de 2001. “Números cardinales”, La Nación (San José, Costa Rica). 15A. (8) Artículo de un periódico sin datos de autoría Note que en este caso hemos abreviado el título del artículo y la fecha en la referencia, dando los datos completos en la bibliografía final. Esto es para estorbar menos la lectura del texto en que se inserta la referencia. Nota (Clamor 2002, 6) Bibliografía Si cita el artículo en la bibliografía: “Clamor nacional por avivamiento”, Alianza (San José, Costa Rica). Febrero 2002, 6. (9) Artículo publicado en disco compacto A veces el CD tiene un sistema para la anotación bibliográfica. En este caso, se sugiere aceptar esta nota y después modificarla al estilo de esta guía, para que todos los datos estén incluidos. Por ejemplo, en el caso consultado, se omitieron los datos de autoría y el nombre del artículo en la nota de pie. Si verifica en el momento de usar el CD, no tendrá que volver a consultar luego para realizar correcciones. Note también que cualquier dato de traducción, edición, etc., que normalmente se aplica a cualquier libro también es válido en el caso de libros y artículos en CD. Si cita un artículo, este sería el estilo para la referencia parentética y la bibliografía. Si cita el libro entero, se sigue el ejemplo para libros.

59

Note como en este caso, el artículo y el libro tienen la misma autoría y año, se ha recurrido a los métodos respectivos en la bibliografía. En este caso, es mejor enumerar el documento grande (el libro) antes del fragmento (el artículo). Nota (SBU 1998b) Bibliografía Sociedades Bíblicas Unidas. 1998a. Descubre la Biblia, versión en disco compacto. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas. __________. 1998b. "El significado de la palabra Biblia" en Sociedades Bíblicas Unidas 1998a. c) Otros documentos (1) Memorias de congresos, conferencias, reuniones y seminarios Nota (Kinsler y Martín del Campo 1991) Bibliografía Kinsler, Ross e Ismael Martín del Campo, editores. 1991. Educación teológica en situaciones de sobrevivencia: una consulta latinoamericana, 14-18 de julio de 1991, Managua, Nicaragua. Memoria. San José: CMI-SBL. (2) Apuntes de mesas redondas, sermones y otras ponencias orales Nota (de Wit 1997) Bibliografía de Wit, Hans. 1997, 5 de agosto. Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. Apuntes. (3) Grabaciones de ponencias orales Nota (de Wit 1997) Bibliografía de Wit, Hans. 1997, 5 de agosto. Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. Grabación. (4) Videos Nota (de Wit 1997)

60

Bibliografía de Wit, Hans. 1997, 5 de agosto. Sermón. San José: Capilla de la Universidad Bíblica Latinoamericana. Video. (5) Entrevistas Cuando se hace una entrevista, se puede grabar o se toman apuntes. Entonces, una entrevista se puede considerar "otra ponencia oral" o una grabación, con el formato respectivo. Sin embargo, hay otra opción. Tenga cuidado de identificar si la entrevista fue grabada o si se trabaja de apuntes. Nota (de Wit 1997) Bibliografía de Wit, Hans. Entrevistado por María Figueroa. 5 de agosto de 1997. San José. Grabación. (6) Películas comerciales Nota (Ross y Capelli 2000.) Bibliografía Ross, Yazmin y Luciano Capelli. 2000. The promised ship. 51 minutos. Producido por Río Nevada Productions. Video. (7) Canciones Si la letra de la canción está publicada, se sigue el patrón de un artículo de libro o de revista. Si no está publicada, se cita como si fuera tesina o tesis. Si no existe una versión escrita, entonces se cita como una ponencia oral. (8) Poesía Si la poesía está publicada, se cita según el patrón de un artículo de libro o de revista. En caso de no estar publicada, se cita como tesina o tesis. Si se mencionan apuntes de una presentación oral de un poema no escrito, se cita como una ponencia oral. (9) Documento del Internet Nota (May 1999, 1) Bibliografía May, Janet W. “Género, raza y clase: un replanteo conceptual”, 2do borrador, disponible en http://www.clearlight.com/Biblico/CTX204/rcgen.htm. Fecha de acceso: 3 de abril, 1999. (10) Tesinas y tesis Nota

61

(León 1995, 27) Bibliografía León García, Concepción. 1995. Hacia una definición del ministerio de la mujer. Tesis, Seminario Bíblico Latinoamericano. 2. Otras referencias (1) Citas con el nombre en el texto Cuando se hace referencia en el contexto a un autor, no es necesario repetir el apellido en la cita parentética. Esto se refiere exclusivamente a situaciones donde no hay duda sobre la autoría. Nota Según Elsa Tamez, “Para Pablo Dios ha de intervenir en la historia anunciando la nueva de la transformación de los seres humanos” (1991, 142). (2) Citas cruzadas Como ya se observó en este renglón de ejemplos del método tradicional, la cita cruzada no es deseable, pero si es inevitable, aquí se presenta un formato adecuado. Las dos referencias bibliográficas se incluyen en su lugar correspondiente. Nota (Carpentier 1949, 10 en Goldenberg y Acuña 1994, 18) Bibliografía Carpentier, Alejo. 1949. El reino de este mundo. México: Iberoamericana. Goldenberg, Olga y Víctor Hugo Acuña, editores. 1994. Género en la informalidad: historias laborales centroamericanas. San José: FLACSO.

CAPÍTULO IV TRABAJOS ESCRITOS TÍPICOS
En esta sección hay una discusión breve sobre los trabajos escritos típicos que podría escribir mientras cursa estudios teológicos. Para una discusión más detallada se recomienda que consulte la edición más reciente de La aventura del trabajo intelectual de Armando F. Zubizarreta. Los datos bibliográficos de éste se encuentran en la bibliografía al final de esta guía.

A. Técnicas de estudio
1. Organización de materiales Una observación a partir de mi experiencia personal es que uno debe guardar todos sus papeles de un curso en un archivo individual - el sílabo del curso, apuntes de las discusiones y presentaciones, trabajos escritos, hojas sueltas repartidas por el o la docente, y apuntes de lectura. Luego, cuando está escribiendo una monografía, tesina o tesis, podrá localizar muy rápidamente algún dato particular o algún comentario del docente que desea citar. Años después, cuando uno desee repasar el contenido de algún curso, profundizar sobre detalles específicos o refrescarse acerca de qué dijo tal o cual autor, sabrá dónde encontrar un resumen de los puntos principales de su artículo o libro. O, cuando ya sea docente en un recinto u otra institución y le toca enseñar una materia específica, tiene rápidamente a la mano los apuntes y reseñas que le servirán de gran ayuda a diseñar su propio curso o a orientar una discusión. 2. Apuntes de lecturas Antes, para tomar apuntes de lecturas, se enseñaba a preparar fichas individuales de lo que señalaba cada autor. Si prefiere ese método de tomar apuntes, es una opción funcional. Pero, tiene sus desventajas. Para empezar, es un trabajo engorroso. Además, si se desordenan las fichas, cuesta tiempo volverlas a ordenar. O, si el viento se lleva alguna, es difícil recuperar lo perdido. Además, desde el inicio de la lectura hasta la elaboración de la monografía, tesina o tesis, cada vez que desea citar unas palabras, hay que volver a copiarlas, perdiendo mucho tiempo. En lo personal, tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo que estar copiando fichas múltiples veces. Por eso, prefiero aprovechar la tecnología moderna. Al tomar apuntes con la ayuda de una computadora, puedo copiar y pegar las citas en momentos posteriores tantas veces como deseo, sin volver a escribirlas. Mientras tanto (no luego), copio y pego la información bibliográfica al final del escrito o en una bibliografía aparte, para ordenar cuando todas las lecturas están apuntadas. Como toda la información está en el formato y orden interior correcto, una vez que tengo todas las referencias en la lista, selecciono toda la

63

lista y la pongo en orden alfabético con Tabla, Ordenar, por párrafos. A la vez, aplico el estilo Bibliografía. A continuación se presenta un ejemplo de apuntes de lectura de un artículo de Gabriele Dietrich, en que se presenta una perspectiva asiática sobre "El mundo como cuerpo de Dios." Note que la primera información de los apuntes contiene todos los datos de publicación en el orden de presentación para una bibliografía de estilo parentético. Luego, los apuntes están organizados en una tabla de dos columnas. En la columna a la izquierda se ubica el número de página del apunte. En la columna derecha se encuentra selecciones del texto que revelan tanto la estructura como los puntos principales del artículo. Además, las divisiones principales del artículo están señaladas en negrita y las subdivisiones en negrita con cursiva. Al insertar una palabra propia en el texto, ésta se encierre entre corchetes. Al resumir en palabras propias, éstas aparecen en cursiva, para distinguirlas de las palabras de Dietrich. Note, cuando tomo apuntes de diferentes párrafos de una sección, los apuntes de cada párrafo están divididos los unos de los otros. Cuando una cita se divide entre dos páginas, se indica. Y, para cada página diferente de la que se ha tomado apuntes, se abre una línea nueva en la tabla. Al leer estos apuntes, uno tiene una idea bastante clara de qué ha dicho la autora y cómo ha ordenado sus pensamientos. De allí se puede también hacer un análisis metodológico.
Dietrich, Gabriele. 1999. "El mundo como cuerpo de Dios, perspectivas feministas sobre ecología y justicia social" en Ruether 1999, 106-121. Ruether, Rosemary Radford. 1999. Mujeres sanando la tierra: Ecología, feminismo y religión según mujeres del Tercer mundo. Traducido del inglés. Santiago: Sello Azul. 106 [introducción] Desde la perspectiva de una mujer "asiática", ¿hay algo específico que decir sobre ecología, justicia social y enfoque bíblico? ... profundas divisiones de casta, clase, comunidad religiosa y cultura En este contexto, un importante aspecto es el control sobre el cuerpo de la mujer. 107 controles que niegan su sexualidad y el derecho a tomar decisiones sobre su propia vida Si planteamos la pregunta de dónde está Dios en el proceso de reconstrucción social, las respuestas de ninguna manera son fáciles. 108 Las mujeres pescadoras Entre 1970 y 1999, la sustitución de la pesca artesanal por la pesca tecnológica ha eliminado el empleo y las oportunidades de socialización de las mujeres tejedoras de redes de algodón, la disminución de los recursos pesqueros y otras destrucciones ecológicas. 108 Trabajo de mujeres Las mujeres mayores reciben la pesca en la playa y la llevan al mercado ... [viajando] a grandes distancias. ... Con la modernización del sector pesquero, los hombres acuden a otros lugares en busca de empleos temporales. 108 Control sobre el cuerpo de la mujer 110 111 112 Intentos por reorganizar las estructuras sociales Mujeres trabajadoras en barriadas urbanas Control sobre el cuerpo de las mujeres

64

Además de este ejemplo, también se pueden emplear otras técnicas: bosquejos, tablas, diagramas, organigramas, cronogramas, y genogramas. Si se requiere tomar apuntes de lectura o realizar observaciones de situaciones de la vida, estas técnicas pueden ayudar a organizar la información que uno está recolectando. Además, pueden ser utilizadas en las presentaciones escritas como ensayos, informes, monografías, tesinas y tesis.

B. El informe
Después de realizar lecturas u observaciones, el siguiente paso es desarrollar un informe. Para hacer esto, siempre se usan fuentes de información que pueden ser bibliográficas (libros, artículos, apuntes de clase, y otras), de investigación social directa, o una combinación de ambas. 1. Resumen de un artículo o libro El resumen de un documento plantea en forma sintetizada la idea central de una lectura y sus puntos principales. Además de artículos y libros, también se puede resumir una ponencia oral, una obra de teatro u otra presentación no escrita. En un resumen es apropiado analizar el planteamiento del autor. Cuando el profesor o la profesora lo requiere, puede incluir un bosquejo estructural. Por lo general, el docente o la docente espera encontrar al final del resumen una reflexión original de parte de la o el estudiante. Esta puede ser sobre alguna parte de la lectura o en relación con su propio contexto eclesial o social. 2. Resumen de múltiples documentos Para resumir varios documentos se debe buscar el eje central que los une y después comparar y contrastar los documentos y sus argumentos. Puede evaluarse la fuerza y debilidad de cada texto o hacer una propuesta alterna bien estructurada. Este documento es una forma de ensayo con citas textuales, pero más corto que una monografía. En vez de un documento unificado, el profesor o la profesora puede preferir un resumen individual para cada lectura, especialmente cuando no hay relación conceptual entre ellas. 3. La reseña Una reseña debe incorporar un resumen como parte de su contenido, pero una reseña no es igual a un resumen. En adición a lo incluido en un resumen, una reseña debe incluir opiniones e ideas relevantes de quien resume. Puede evaluar los logros y debilidades del documento resumido, comentar sobre algún uso apropiado del documento, su relevancia, u otra observación relevante. Incluso, puede levantar puntos de la lectura que uno comenta, de apoyo o desacuerdo, señalando sus razones. A la vez, es importante dejar claro qué es lo que dice el documento original y qué es lo que dice quien resume. Una reseña no es un espacio de pensamiento libre sobre alguna temática, inspirada por el documento. Esto sería un ensayo, no una reseña. Los comentarios de quién reseñe deben limitarse a comentar el documento. Por ende, una reseña se asemeja, por un lado, a un resumen y por otro, a un ensayo. Pero, a la vez, tiene diferencias claras. Es importante mantener claridad sobre estas similitudes y diferencias.

65

C. El ensayo
El ensayo es un trabajo escrito de extensión variable cuyo propósito es presentar una idea central. Generalmente desarrolla una idea personal, en lugar de resumir pensamientos de otras personas. Puede describir un acontecimiento, reflexionar sobre un hecho o una lectura, argumentar a favor o en contra de una posición, analizar la interacción de relaciones o hechos, o evaluar cualquier otra idea organizada. Puede incluir citas textuales de otras lecturas, según la relevancia para el desarrollo total. Aunque un ensayo es más corto que una monografía y no tiene capítulos, debe tener subdivisiones internas y una estructura clara. Una manera de estructurar un ensayo es dividirlo en tres partes: la introducción, el texto principal y la conclusión. En la introducción, se debe plantear con claridad el enfoque del ensayo. Puede empezar con un relato breve que ilustre e introduzca el enfoque o sencillamente identificarlo y delinear su desarrollo, sin plantear conclusiones concretas. Al final de la introducción, una oración debe servir de transición al cuerpo del ensayo. En el texto principal del ensayo se desarrolla ordenadamente la idea, sea narrativa, explicativa, interpretativa o de cualquier otro propósito, con tal que tenga sentido lo que quiere plantear. Puede incluir citas textuales, gráficos, fotos, diagramas o cualquier otro material de apoyo que contribuya a la claridad de la idea. El contenido y la estructura del contenido principal de un ensayo varía mucho, según el propósito. La conclusión de un ensayo permite resumir la idea central y su desarrollo. Pero, en vez de replantear las ideas con las mismas palabras, debe tejer una síntesis que permita al lector o a la lectora continuar reflexionando. La conclusión también puede sugerir posibilidades que permitan continuar la exploración del tema desde diferentes perspectivas. 1. Narrativo Un ensayo narrativo que relata un hecho, procedimiento o acontecimiento de tal manera que el lector o la lectora perciba lo que pasó. Las preguntas que debe contestar un ensayo narrativo son: ¿qué pasó?, ¿quién o quiénes estuvieron involucrados y qué papeles jugaron?, ¿cuándo?, ¿dónde? y ¿por qué? En un ensayo narrativo, muchas veces es apropiado usar una estructura cronológica. Cualquier artículo de periódico que explique un acontecimiento es un artículo narrativo. 2. Descriptivo La diferencia entre un ensayo narrativo y uno descriptivo radica generalmente en que el ensayo descriptivo busca retratar un objeto físico. Muchas veces, una organización según espacios es apropiada para describir un lugar, un cuadro, una obra de arte o cualquier objeto. Por ejemplo, un objeto podría describirse de adentro hacia afuera o de afuera hacia adentro, de izquierda a derecha, o de arriba hacia abajo. Una explicación de la arquitectura y la decoración del Templo de Salomón podría redactarse como un ensayo descriptivo. 3. Analítico Mas allá de la narración cronológica o de la descripción, el ensayo analítico explora a fondo algún aspecto de una idea. Por ejemplo, puede servir para explicar o clarificar un proceso, explorar las motivaciones detrás de ciertos hechos, o interpretar una idea.

66

Una manera de visualizar un ensayo analítico es concebirlo como un rompecabezas que uno desarma para ver sus partes y luego volverla a armar. Un análisis puede empezar con la mención libre de detalles o conceptos en un papel, para después conectarlas con ideas que permiten descubrir una estructura que ordene el ensayo. Esta estructura representa el pensamiento horizontal, mientras que la estructura que empieza con los puntos principales y continúa con los subpuntos representa el pensamiento lineal. Como un ensayo se desarrolla desde un inicio hacia un final, de una manera u otra es necesario descubrir la organización del pensamiento lineal. Una redacción que no tiene una estructura clara, que presenta las ideas tal y como surgen en la mente es una catarata desordenada. Es útil como una primera exploración conceptual. De esa lluvia de ideas se pueden descubrir ideas claves que requieren ser ordenadas en una estructura coherente. Es otra técnica de organización que funciona para descubrir la estructura final del ensayo. Hay mucha flexibilidad en cuanto a lo que puede constituir un ensayo analítico. Un ensayo que describa el mural de La última cena de Leonardo da Vinci, donde se reflexione sobre el contexto social de su origen y sugiera su significado religioso y su aporte al mundo artístico, es un ensayo analítico. Un trabajo que presente una síntesis de las posiciones teológicas relativas al divorcio también es un ensayo analítico. El estilo permite sopesar los puntos fuertes y los débiles, pero sin definirse a favor de alguna posición es un ensayo analítico evaluativo. En cambio, si el propósito del ensayo es defender una de las posiciones y demostrar las debilidades de las otras es un ensayo analítico argumentativo.

D. La monografía
La monografía combina elementos del ensayo y del informe para producir un escrito original, como un informe de investigación, en el que se presentan los resultados y las conclusiones de un trabajo investigativo. Tanto la monografía como el ensayo deben tener como fundamento una idea central que se ha investigado. Por ejemplo, para la investigación puede plantearse una hipótesis, una idea original o una pregunta. Puede incluir una reflexión personal, la investigación de fuentes bibliográficas y la investigación de campo. (La tesis y la tesina son una clase de monografía.) Toda monografía tiene ciertas características comunes. Es un documento de extensión variable, desde unas pocas hasta cientos de páginas. La monografía puede resumir o reseñar el pensamiento de otros autores, presentar los resultados de una investigación de campo, con su marco teórico y metodología o una investigación y reflexión propia. Generalmente, una monografía debe explorar ideas propias originales, recurriendo a otros autores para demostrar similitudes y diferencias o dar respaldo a sus argumentos. Toda monografía debe aplicar las técnicas académicas de presentación. Debe tener una estructura clara, una metodología coherente y una bibliografía de documentos consultados. Además del texto, para ayudar en la presentación, también puede emplear diagramas, organigramas, cronogramas, dibujos, arte, tablas, listas y otros elementos. En cuanto al contenido, debe tener una página de presentación, un contenido, una introducción, el texto principal y una bibliografía, como mínima. Para las tesinas y tesis, es obligatorio incluir una página para el dictamen del tribunal. Se puede agregar una página dedicatoria y una página de agradecimientos. Se puede usar notas de pie de forma tradicional o el referencias bibligráficas parentéticas, según la preferencia de el o la docente. Las citas textuales deben

67

estar encerradas entre colmillas si son citas cortas, o con sangría a la izquierda si son citas largas. Para más información sobre citas y la presentación de la bibliografía, consulte al capítulo correspondiente. En el cuaderno de ejercicios hay más información sobre monografías, artículos de apoyo sobre metodología de investigación bíblica, teológica y social. Además, hay artículos sobre la elaboración de estudios de caso y ejemplos de estos. 1. Monografía de investigación bibliográfica Hay monografías en las que se propone trabajar a partir de pensamientos propios y la investigación bibliográfica, sin incorporar investigación social original. Estas monografías son muy apropiadas para sistematizar la investigación sobre temas teológicos, históricos o bíblicos. Por ejemplo, una monografía puede contrastar la teología de dos autores, presentar una interpretación de un texto bíblico en consulta con lo que han escrito expertos en libros, comentarios y diccionarios; destacar los resultados de una investigación en documentos antiguos sobre algún evento importante; o explorar qué dicen los expertos con relación a algún aspecto de la práctica pastoral (consejería, liturgia, educación cristiana, misionología). Todos estos trabajos se pueden elaborar a partir de una buena colección de materiales bibliográficos. Una monografía al final de un curso, una tesina o una tesis puede ser una monografía de investigación bibliográfica. 2. El estado de la cuestión Cuando uno se propone la tarea de resumir todo lo más relevante sobre una temática, dicho tipo de monografía es un estado de la cuestión. Uno puede tomar un enfoque histórico, como hizo Guidoberto Mahecha en su artículo "El Jesús histórico y la América Latina pobre" (2001, 161-171). Puede identificar las corrientes actuales de pensamiento sobre una temática. Después de presentar un panorama histórico y de las corrientes actuales del pensamiento, puede expresar las opiniones de la persona que escribe, en cual caso, la monografía contiene un estado de la cuestión, pero va más allá. Una tesina o una tesis debe contener inevitablemente un estado de la cuestión. Aún más, puede ser necesario incluir varios "estados" en una tesis, por ejempo el aspecto teológico, bíblico y pastoral. Todos estos estados deben ser aportes al marco teórico de la tesina o el tesis; deben señalar los alcances y los límites de la investigación y la reflexión, hasta el momento presente, señalando las oportunidades que existen para profundizar. Obligatoriamente, debe incluir una propuesta original de quien escribe. Es decir, el estado de la cuestión va más allá de un resumen o reseña de múltiples documentos, de un informe o de un ensayo. 3. Monografía de investigación social En una monografía de investigación social se presentan los resultados de una investigación original de campo. En realidad, este tipo de trabajo es más apto para una escuela de sociología o una escuela de ciencia de la religión, donde la religión es objeto de estudio científico. Sin embargo, un estudio de caso puede incorporar una investigación social como uno de sus elementos. Cuando el enfoque es algún aspecto de la teología pastoral, esto puede ser útil.

68

4. Monografía de metodologías combinadas: estudio de casos Un estudio de caso es una clase específica de informe que puede variar en su estructura de según la materia académica. Puede ser de pocas páginas o un libro entero, de acuerdo con la situación concreta presentada y los propósitos del estudio. Cualquier estudio de caso involucra tanto la investigación bibliográfica, la presentación de un marco teórico que incluye un estado de la cuestión de los campos relevantes, la investigación social, más el planteamiento, desarrollo y defensa de ideas propias. Un estudio de caso para el acompañamiento pastoral también debe incluir un análisis de la situación desde una perspectiva psicológica, de acompañamiento pastoral, de la teología u otra área, según la materia del curso. Algunos estudios se refieren a los factores sociales –pues, describen la realidad diaria, la organización social que mantiene esta realidad, los papeles de las personas en este contexto, y las organizaciones sociales como iglesias, gobierno, instancias no gubernamentales, o escuelas. En el estudio de caso se puede analizar una situación concreta desde una perspectiva histórica, o se puede recurrir a la antropología, la etnografía, la psicología, la pedagogía u otras corrientes intelectuales. Además del análisis, puede incluir sugerencias para el seguimiento pastoral. Siempre es bueno clarificar qué es lo que se espera encontrar en el estudio. Se pueden mencionar aquí unas sugerencias generales. Un estudio de caso suele presentar el resumen de una situación concreta y debe incluir los mismos datos básicos que un ensayo narrativo. A pesar de adoptar pseudónimos, debe prestar especial atención a la presentación de cada persona y contexto, con las palabras, gestos y acciones características, resaltando los elementos más pertinentes. Generalmente es importante ser sensible a las interacciones personales y las relaciones de poder. Toda la información básica debe presentarse en forma descriptiva, evitando la evaluación. (Esto es relativo, porque hasta la selección de lo que se incluye es producto de una evaluación implícita.)

CAPÍTULO V ELEMENTOS DEL DISEÑO DE LA TESINA O LA TESIS
El diseño de la tesina o tesis es bastante diferente a los trabajos antes mencionados. En otros trabajos escritos, se presenta el trabajo final que, por supuesto, se ha elaborado según un plan por lo menos intuitivo, si no en papel. Pero el diseño de una tesina o una tesis es una propuesta muy clara de un trabajo académico que culmina un período de estudios. Un diseño bien elaborado es muy importante, no sólo porque debe ser aprobado, sino porque ayuda a definir con claridad el enfoque de la investigación y la realización del trabajo. A largo plazo, el proceso de diseñar y realizar una tesis es mucho más que un requisito académico. Mediante este proceso, el estudiante o la estudiante desarrolla habilidades para enfocar sus pensamientos y destrezas en la investigación bibliográfica y social, además de capacidades analíticas y conocimientos de redacción y presentación. Todas estas habilidades apoyarán cualquier trabajo investigativo futuro, ya sea para realizar una obra pastoral, preparar un artículo o un libro. Para empezar un diseño de tesina o tesis, lo más importante es decidir el tema que se desea investigar. Primero, debe ser una área de su interés, preferiblemente en la que ya realizó alguna investigación preliminar, aunque sea sólo a través de unas pocas lecturas básicas. Podrían haber temas interesantes en algún curso o lectura que desee explorar con más profundidad. La práctica pastoral puede también generar situaciones que uno desearía comprender mejor. Para estimular su imaginación, algunos docentes contribuyeron a una lista de temas merecedores de investigación, temas que ellos consideran de importancia y que todavía no han sido profundamente explorados. Como puede ver, la gran dificultad para elegir lo que desea escribir es que hay tantas posibilidades que no es fácil decidir cuáles temas eliminar. Para escoger y definir el enfoque de investigación, es importante distinguir entre un tema amplio y uno que ha sido adecuadamente delimitado y posibilite una investigación. Por ejemplo, “teología de la liberación”, “liturgia” o “violencia doméstica” son temas muy amplios. “La teología de gracia en los escritos de Mortimer Arias”, “La función psicológica y teológica de los gestos litúrgicos en la misa episcopal” o “El papel de la teología de sacrificio en la sumisión de las mujeres en situaciones de violencia doméstica” son temas manejables, siempre que se cuente con recursos bibliográficos adecuados. La correcta delimitación es imprescindible para la investigación. Como ayuda adicional se recomienda la consulta de: Eco 1999; Zubizarreta 1986; y Valles Martínez 1997. El enfoque de Eco y Zubizarreta es mayormente sobre la investigación documental, mientras que el aporte de Valles Martínez es un texto excelente sobre la investigación cualitativa. Aunque el texto de Hernández Sampieri, Fernández Collado y Baptista Lucio (1998) está escrito para la investigación cuantitativa, los primeros cinco capítulos son muy buenos para ayudar en el diseño de cualquier investigación. (Los datos

70

bibliográficos de estos textos se encuentran en la bibliografía final). Estos documentos ayudarán no solamente en la organización y redacción de tesinas y tesis, sino en la preparación de monografías y otros trabajos escritos que requieren la planificación y la buena estructuración.

A. Título tentativo de la tesina o la tesis
El título debe resumir claramente el enfoque del estudio. Puede utilizarse un subtítulo para delimitarlo mejor. Aún así, probablemente no tendrá un título tentativo hasta definir y delimitar el tema de la investigación y proponer unos objetivos investigativos.

B. Definición del tema
Defina brevemente el tema específico de la investigación y demuestre en pocas palabras su originalidad, su relevancia bíblico-teológico-pastoral y su creatividad. Con esto, estará aclarando el enfoque del tema y los conceptos implicados en ello. Cuando hablamos de [relevancia] indicamos el grado de importancia que tiene un tema para uno mismo o uno misma, o para la comunidad en la que trabajamos. ... La reflexión sobre un tema debe decir algo a alguien. Su objetivo central es motivar la reflexión de otras personas sobre un problema que usted encuentra importante para su vida y ministerio. Por eso, [un] elemento de esta definición tiene que ver con la pertinencia del tema para la comunidad. Valorar la pertinencia de un tema es ubicarlo en un contexto particular, y por lo tanto, darle un sentido eclesial al trabajo intelectual (Mena s.f., 21).

C. Delimitación de la investigación
Hay diferentes formas de delimitar una temática: cronológica, geográfica, dialéctica, por contenidos y por comparación. Además, estas formas se pueden combinar para dar un nuevo enfoque desde una óptica diferente a una temática bastante estudiada. Una reflexión sobre estas preguntas puede ayudarle:    ¿A quiénes va dirigido este trabajo? Recuerde que la tesina y la tesis son documentos académicos y deben estar escritos como tales. Luego puede retomar la investigación y producir materiales de nivel más popular. ¿Qué hipótesis quiero comprobar, desaprobar o profundizar? ¿Cuál es el hilo conductor de la tesis? Estas preguntas ayudan a clarificar el enfoque. ¿En cuáles campos intelectuales se inserta esta tesis? ¿Teoría de la socialización, teología litúrgica, pedagogía? ¿Teoría de género? ¿Hermenéutica bíblica? ¿Etica? ¿Historia de la iglesia? Las respuestas a estas preguntas señalan las áreas académicas en las que hay que hacer la investigación preliminar, preparar el diseño y luego investigar la temática. ¿Cuáles son los alcances de esta investigación? Toda investigación debe ser suficientemente restringida para que se abarque adecuadamente en la tesina o tesis, pero a la vez, tan amplia que existan recursos adecuados para realizarla. ¿Cuáles son las implicaciones de esta investigación para la práctica pastoral? ¿Cómo puede esta investigación hacer un aporte a la práctica pastoral? No hay nada más práctico que una buena teoría. Una teoría o una investigación que no tengan implicaciones prácticas no valen la pena.

 

71

Las respuestas a estas preguntas no sólo pueden ayudarle a delimitar la investigación, sino también la justificación de la tesis. Otro aspecto del desarrollo de una tesina o tesis es cuando uno desea que la temática se estructure alrededor de un estudio de caso o sustente un proyecto didáctico o de acción/reflexión. Estas consideraciones afectan la delimitación, los objetivos y el marco teórico de una investigación, y deben ser tomadas en cuenta desde el principio. Para más información sobre el estudio de caso, se recomienda repasar la discusión en el capítulo V de esta guía y consultar con los profesores y las profesoras del tema en que piensa ubicar el caso, además de investigar textos especializados. Tanto el proyecto de acción/reflexión como el proyecto didáctico tendrán que ser sustentados por un marco teórico. El marco teórico debe incluir un planteamiento de teoría didáctica relevante al proyecto contemplado, más la investigación sobre el tema que propone como contenido del material didáctico. Para sustentar un proyecto didáctico, debe asegurarse que su profesor o profesora guía tenga preparación pedagógica, además de conocimiento teológico, bíblico o pastoral sobre la materia que propone enseñar en el proyecto. Para que la tesina o tesis sustente un proyecto de acción/reflexión, es recomendable que consulte el módulo respectivo.

D. Objetivos
1. Objetivo general El objetivo general debe expresar en términos amplios, pero a la vez claramente delimitados, lo que se quiere alcanzar con la tesis. Debe ser breve. 2. Objetivos Específicos Los objetivos específicos deben considerarse como subpuntos del objetivo general. Deben especificar los pasos para alcanzar el objetivo general. En términos pedagógicos tradicionales, existen tres tipos de objetivos: intelectuales, afectivos y de destreza. 1. Los objetivos intelectuales tienen que ver con el aprendizaje de conocimientos. Tienen diferentes niveles, desde el aprendizaje básico hasta la producción de ideas nuevas: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación. Por lo general, una tesina o tesis se define mediante objetivos intelectuales. Los objetivos afectivos tienen que ver con el aprendizaje de actitudes y sentimientos. También tienen diferentes niveles: recepción, respuesta, valoración, organización y caracterización. La tesina o tesis puede involucrar investigación en la enseñanza de actitudes y valores como parte del ministerio pastoral. Las destrezas tienen que ver con habilidades físicas. Igualmente, incluyen diferentes niveles: percepción, presteza, respuesta guiada, hábito y respuesta compuesta manifiesta. Por lo general, entre los objetivos de investigación de una tesina o tesis, no se encuentran los objetivos didácticos sobre la enseñanza de destrezas, aunque hay temáticas en que podrían ser relevantes.

2.

3.

Si desea indagar más sobre las diferentes clases de objetivos y los niveles de aprendizaje, se recomienda la consulta de textos básicos de pedagogía. Si desea ver ejemplos de objetivos,

72

consulte los diseños de tesis en los anexos, además de los sílabos de cursos ofrecidos por la UBL.

E. Justificación
La justificación de la tesis debe contestar breve, pero adecuadamente, las tres preguntas siguientes: 1. 2. ¿Por qué le interesa este estudio? Aquí se presenta la motivación personal para realizar el trabajo. ¿Qué importancia tiene este estudio? Defina los aportes de la investigación al conocimiento, a la creatividad y práctica teológica/bíblica/pastoral. El trabajo debe ir más allá de una mera recopilación y sistematización de lo que han realizado otros investigadores. Debe tener una perspectiva nueva, nuevas preguntas, o tratar de explorar alguna área que no se ha profundizado. ¿Es factible esta propuesta? Debe tomar en cuenta los límites de tiempo, dinero, recursos bibliográficos, y la preparación académica estudiantil demostrando que la propuesta es realista.

3.

No se espera que estas respuestas sean muy largas. Deben ser sintéticas, claras y directas, sin rodeos ni adornos estilísticos innecesarios.

F. Marco teórico
El marco teórico reúne los elementos que ubican la investigación en su campo científico y la explican metodológicamente. 1. Estado de la cuestión Debe conocer, como mínimo, las fuentes principales y los principales enfoques investigativos, hasta ese momento. Puede ser una página completa. Note cómo la siguiente propuesta identifica los campos intelectuales de la investigación y los autores principales en cada campo, citando obras incluidas en la bibliografía final del diseño. Ejemplo Esta investigación combina la investigación social cualitativa con la investigación bibliográfica, para explorar los siguientes campos: empoderamiento de la mujer, cambio social y pedagogía transformativa. Esta investigación tiene el objetivo general de definir características de una educación teológica que logre contribuir al empoderamiento de la mujer y el cambio dentro de las iglesias. “Empoderamiento” es un término que ha entrado en el español por la falta de un equivalente adecuado del inglés: empowerment. Significa capacitación, fortalecimiento, y más, porque también involucra actitudes, como la buena autoestima y la decisión de actuar de forma asertiva. La investigación sobre el empoderamiento de la mujer, se iniciará con entrevistas con cinco mujeres líderes eclesiales, explorando su proceso formativo y, en particular, el papel que jugó la educación teológica en su formación. Se complementará el análisis de estas entrevistas con el análisis de expertos en el área género (Lagarde 1996, Chafetz 1989, Coria 1996). La

73

investigación social y bibliográfica ayudará a definir las maneras en que la sociedad está estructurada para restringir la participación de mujeres y perpetuar el poder masculino. A la vez, ayudará a descubrir factores que contribuyen a cambiar la realidad y a motivar a las mujeres a trabajar por cambios de su situación. Para entender el proceso de cambio social, y en particular, cómo lograr el cambio dentro de las iglesias, se entrevistarán tres líderes de iglesias donde han ocurrido cambios a favor de la participación de la mujer. Se complementará el análisis de estos testimonios con el análisis de expertos en el cambio social (Bobo, Kendall y Max 1991, Chafetz 1989, Giddens 1987, Van Nostrand 1993). A partir del análisis sobre el proceso de cambio social, se identificarán factores que promueven cambios en las iglesias, tanto a nivel de congregación local como a nivel denominacional. La educación transformativa es un campo que busca definir cómo las experiencias académicas pueden provocar cambios en el comportamiento individual y, en particular, motivar a personas a involucrarse en el cambio social. Se explorarán aportes de tres educadores de ésta área: Paulo Freire, tomando su libro La Pedagogía del oprimido (1972) como introducción básica a su pensamiento; Jack Mezirow, en particular su libro Transformative dimensions of adult learning (1991) y el libro Understanding and promoting transformative learning por Patricia Cranton (1994). Para entender factores especialmente relacionadas a la educación teológica de la mujer, se tomarán en cuenta libros especializados de este campo (Cornwall Collective 1980, Giltner 1985, Hooks 1994, Keay 1994, Chopp 1995). Además, se recurrirá a los testimonios de las mujeres y de los líderes denominacionales. A partir de la investigación en estos tres campos, se propone identificar los elementos básicos de un modelo de educación teológica transformativa que promoverá el empoderamiento de mujeres y cambios dentro de las iglesias. (Este ejemplo es una adaptación de May 1998.) 2. Hipótesis Una hipótesis es una teoría que se desea comprobar, desaprobar o profundizar. Los sociólogos Roberto Hernández Sampieri, Carlos Fernández Collado y Pilar Baptista Lucio dicen al respecto: Estas guías son las hipótesis. En una investigación podemos tener una, dos o varias hipótesis; y … a veces no se tienen hipótesis. Las hipótesis indican lo que estamos buscando o tratando de probar y pueden definirse como explicaciones tentativas del fenómeno investigado formuladas a manera de proposiciones. De hecho, en nuestra vida cotidiana constantemente elaboramos hipótesis acerca de muchas cosas y luego indagamos su veracidad. Por ejemplo, establecemos una pregunta de investigación: ¿Le gustaré a Ana? y una hipótesis: "Yo le resulto atractivo a Ana." Esta hipótesis es una explicación tentativa y está formulada como proposición. Después investigamos si la hipótesis es aceptada o rechazada, cortejando a Ana. Las hipótesis no necesariamente son verdaderas; pueden o no serlo, pueden o no comprobarse con hechos. Son explicaciones tentativas, no los hechos en sí. … Es decir, al establecer sus hipótesis, el investigador desconoce si serán o no verdaderas.

74

Dentro de la investigación científica, las hipótesis son proposiciones tentativas acerca de las relaciones entre dos o más variables y se apoyan en conocimientos organizados y sistematizados. Las hipótesis pueden ser más o menos generales o precisas, e involucrar dos o más variables, pero en cualquier caso son solo presuposiciones sujetas a comprobación empírica, a verificación en la realidad (1998, 74-75). Por ejemplo, propongamos como una teoría: “La teología feminista latinoamericana enfatiza más la humanidad de Jesús que la divinidad de Jesucristo.” Esta teoría sería la hipótesis de una investigación. ¿Cómo comprobar que esta teoría es verdadera o falsa? Para empezar, uno tendría que formular una bibliografía de todos los escritos de teología feminista latinoamericana que explora la cristología. Entonces el diseño del proyecto delinearía el plan para estudiar estos escritos, incluyendo una propuesta metodológica para la realización del estudio. Por supuesto, habría que demostrar la importancia del estudio y respaldar el plan de investigación con referencias a materias académicas que avalan la investigación y la metodología. Las hipótesis pueden reflejar un enfoque de un tema que ya ha sido investigado, pero que se desea profundizar o reinterpretar. Un buen estudio abre posibilidades para investigaciones adicionales. Entonces, el enfoque debe delinear la relación de este estudio con el previo, sus semejanzas y, sobre todo, sus diferencias. Toda investigación debe respaldar la investigación y la metodología con referencias académicas. Cuando el investigador o la investigadora no pretende comprobar una teoría sino que desea investigar una situación inexplorada, puede ser que la tesis no tenga una hipótesis, como tal. Sin embargo, tendría una delimitación clara del estudio, sus alcances y límites. Por ejemplo, en vez de tener la hipótesis concreta sobre la cristología de la teología feminista latinoamericana, se podría empezar con la pregunta, ¿cómo caracterizar la cristología o las cristologías de las teólogas feministas latinoamericanas? Una posibilidad para la investigación sería empezar por un panorama histórico de las corrientes cristológicas, para poder ubicar las teólogas en las corrientes tradicionales o proponer corrientes nuevas. 3. Elementos teórico-conceptuales El diseño de tesis debe identificar los elementos básicos que entrelazan el estudio. Una manera de explicar esto es adoptar una estructura estratégica que sostendrá la tesis, como el método hermenéutico de Clodovis Boff, la circulación hermenéutica de Juan Luis Segundo o el cuadrilátero wesleyano (Biblia, tradición, experiencia y razón). Este enfoque define un amplio marco metodológico de la investigación. Si se trabaja con la hermenéutica teológica popularizada en América Latina por Clodovis Boff (“ver, juzgar, actuar”), se plantean tres fases, con implicaciones metodológicas claras. Estas tres fases pueden luego constituir el contenido de tres capítulos de la tesis. Para “ver” (describir la realidad, contextualizar la reflexión a partir de una necesidad concreta), es necesario recurrir a la investigación social, o por lo menos, a la investigación bibliográfica, para complementar las experiencias personales. La investigación de campo puede ser útil, o aún necesaria. Para realizar esta investigación, se tienen que conocer las corrientes sociológicas y las metodologías de la investigación social pertinentes. Para “juzgar” hay que recurrir a la investigación bibliográfica, la investigación teológica, la hermenéutica bíblica y otras fuentes que ayudan al análisis. Para plantear una propuesta que guíe al “actuar”, hay que fundamentarse en el

75

conocimiento de lo que es posible en el contexto específico, y puede ser muy enriquecedor conocer otras experiencias similares. Esto significa otra nueva investigación. La propuesta de Juan Luis Segundo plantea un círculo hermenéutico como metodología para la reflexión bíblica. Este círculo presupone dos precondiciones: 1. que las preguntas sobre la situación actual sean suficientemente ricas y profundas para cuestionar nuestros conceptos básicos, y 2. que los teólogos estén dispuestos a mantener la mente abierta al descubrimiento de maneras nuevas de interpretar las escrituras. De allí, el círculo tiene cuatro pasos: 1. nombrando y evaluando una realidad específica; 2. relacionando la realidad específica con la estructura socio-política; 3. reinterpretando la teología como resultado del análisis; 4. descubriendo nuevas posibilidades para la interpretación bíblica a la luz del proceso analítico (Segundo 1974, 13-14). Aunque esta es una propuesta para el estudio bíblico, es igualmente valiosa para otras clases de investigación. El cuadrilátero wesleyano es otra propuesta que puede ser útil para ordenar la investigación. Básicamente, propone que hay cuatro factores que deben ser considerados al contemplar cualquier situación pastoral: la Biblia, la tradición, la experiencia y la razón. Para entender la Biblia, es necesario comprender el pasaje relevante en su contexto histórico, en el contexto del escrito en que se ubica, y en el contexto de la historia de la salvación. Además, se debe tomar en cuenta, pero no dejarse limitar, por las interpretaciones históricas de la Biblia y de la situación pastoral. Es decir, es obligatorio consultar la tradición, la sabiduría del pasado, pero no es necesario aferrarse ciegamente a estas interpretaciones si hay argumentos que las relativiza. Para ayudar a comprender la Biblia y la tradición, es importante tener una experiencia humana amplia, no solamente de una cultura con sus prácticas, sino desde una perspectiva multicultural y con un cuestionamiento crítico de prácticas que marginan grupos por etnia, género, clase social, u orientación sexual. También es necesario consultar fuentes que representan el pensamiento crítico teológico, ético y filosófico, es decir la razón. Además, todo resultado debe ser intelectualmente razonable. Cuando se toman en cuenta estas cuatro fuentes de reflexión, se puede llegar a propuestas coherentes que reflejan lo mejor de la experiencia de la fe. Aunque el orden general de estas estructuras es fija ("ver, juzgar, actuar"; "nombrando, relacionando, reinterpretando, evaluando"; "Biblia, tradición, experiencia, razón") a veces tiene sentido modificarlo. El orden no es lo que tiene importancia, sino el hecho de tener una manera de proceder que sea ordenada y coherente. 4. Metodología Las metodologías se deben explicar en términos claros y concretos aplicables a la investigación. Estas pueden ser, por ejemplo, la investigación bibliográfica (señale los campos intelectuales pertinentes y en la bibliografía incluya los libros principales de cada campo), los estudios de caso, la investigación etnográfica, la historia oral, entrevistas (individuales o grupales, estructuradas o libres, inclusive las preguntas que se piensa hacer), recopilación de documentos históricos, uso del diario del investigador, análisis lingüístico-

76

estructural, etc. Cuando se habla de hermenéutica bíblica, se deben explicar sus puntos principales dada la diversidad de procedimientos que existen al respecto. Para cada metodología de investigación, es necesario explicar claramente lo que se piensa hacer y el aporte a la investigación. Por ejemplo, no es suficiente decir que se realizarán entrevistas. Hay que definir la clase de entrevista, las preguntas, el grupo (líderes eclesiales, todas las mujeres de una congregación, etc.) y la función de la entrevista.

G. Bosquejo tentativo de la tesis
Se debe tener presente que las propuestas de diseños pueden ser modificadas y actualizadas con la aprobación del profesor guía o de la profesora guía. Cada capítulo debe señalar dos o tres puntos principales y subpuntos, planteando siempre lo que se piensa incluir. Si no se puede plantear un bosquejo, probablemente no se ha investigado suficiente para delimitar el tema. Aunque no existe reglamento normativo al respecto, es probable que la tesina o tesis tendrá tres a cuatro capítulos, pero esto varía según la investigación. Se espera que la redacción final refleje la distribución balanceada de páginas por capítulo. Ejemplo: Estilo de enumeración arábiga INTRODUCCIÓN En la introducción se orienta a quien lee con la presentación de los puntos principales de la tesis. Por medio de la narración o contextualización, se deben identificar los objetivos del trabajo, la justificación, la metodología, y la estructura de la tesis. Esta explicación puede consistir en una o dos oraciones sobre cada capítulo. La persona que lee debe obtener una información clara de lo investigado y de la organización del trabajo y su relación con el hilo conductor de la tesis. 1 TÍTULO DEL PRIMER CAPÍTULO 1.1 Primer punto principal 1.11 Subpunto 1.111 Detalles de lo que se quiere incluir 1.112 Otro detalle, etc. 1.12 Subpunto (etc.) 1.2 Segundo punto 1.21 Subpunto 1.22 Subpunto 1.3 Tercer punto 1.31 Subpunto 1.32 Subpunto 1.4 Conclusión del capítulo (resumen de los puntos principales) 2 TÍTULO DEL SEGUNDO CAPÍTULO (Incluye los subpuntos como en el primer capítulo.) 3 TÍTULO DEL TERCER CAPÍTULO (Incluye los subpuntos como en el primer capítulo.) 4 CONCLUSIÓN En la conclusión se deben resumir los puntos principales de la investigación y, cuando proceda, señalar asuntos para otras investigaciones o inquietudes que hayan surgido del trabajo.

77

Ejemplo: Estilo enumeración romana INTRODUCCIÓN I TÍTULO DEL PRIMER CAPÍTULO A. Primer punto principal 1. Subpunto a) Detalles que se saben quieren incluir (Note que hay sólo paréntesis a la derecha, no a la izquierda.) (1) Siguiente nivel de subdivisión (paréntesis en ambos lados) (a) Para subdividir más (paréntesis en ambos lados) (b) Otro detalle i) Y aún más detallado (paréntesis a la derecha) ii) Otro detalle iii) Otro detalle (c) Otro detalle, etc. 2. Subpunto B. Segundo punto principal 1 Subpunto 2. Subpunto C. Tercer punto principal 1. Subpunto 2. Subpunto Conclusión del capítulo II TÍTULO DEL SEGUNDO CAPÍTULO (Incluye los subpuntos como en el primer capítulo.) III TÍTULO DEL TERCER CAPÍTULO (Incluye los subpuntos como en el primer capítulo.) IV CONCLUSIÓN En la conclusión se deben resumir los puntos principales de la investigación y, cuando proceda, señalar asuntos para otras investigaciones o inquietudes que hayan surgido del trabajo.

H. Calendarización
Se definen las fechas de todos los pasos, de forma que se indique que la tesis puede escribirse en el tiempo establecido. Aunque las fechas deben corresponder al plan de trabajo, todos los elementos señalados deben incluirse en el calendario, y modificarse según el número de capítulos previstos. NUNCA debe presuponerse un solo borrador completo. La experiencia indica que antes de la versión formal anillada de la tesis, presentada para la aprobación del profesor o la profesora guía, se requieren por lo menos dos borradores. Fecha 22-IX 29-IX 7-X 13-X Entrega Entrega del borrador de la introducción y el primer capítulo Entrega del borrador del segundo capítulo Entrega del borrador del tercer capítulo, conclusión y bibliografía Entrega del primer borrador completo

78

20-X 27-X 3-XI 10-XI 17-XI

Entrega del segundo borrador completo Entrega de la tesis completa para aprobación del profesor guía o de la profesora guía Entrega de la tesis al dictamen, si el borrador final fue aprobado Entrega de la tesis para el Lector o Lectora, previo dictamen favorable Defensa y entrega de copias empastadas para la biblioteca

I. Bibliografía
Se incluye una selección de los principales trabajos que piensa consultar. Se señalan tres o cuatro libros pertinentes para cada capítulo y cada metodología de investigación. La bibliografía debe demostrar que se tiene un conocimiento básico de la temática y de las metodologías necesarias para desarrollar la tesis.

CAPÍTULO VI ELEMENTOS PARTICULARES DE LA TESINA Y LA TESIS
A. Márgenes y formatos generales
Para la mayoría de los trabajos académicos, los márgenes deben estar configurados en 2.54 cm. (una pulgada). Sin embargo, para la encuadernación de la tesis y tesina se requiere un margen izquierda de 3.8 cm. Cada párrafo normal de tesina o tesis debe ser formateado a renglón saltado (espacio y medio), tamaño de letra 12. Se inicia con una sangría de 1 cm. en la primera línea. No debe haber espacios o líneas adicionales entre cada párrafo, pese a que algunos trabajos de la biblioteca lo tengan. En este capítulo, escribiremos y daremos ejemplos de los elementos particulares del estilo para tesis o tesina.

B. Orden de páginas
Las páginas de la tesina o tesis se organizan en el orden siguiente: Página en blanco Portada Dictamen o jurado, según el caso específico: Página de dictamen de tesina Página del jurado para la tesis de licenciatura Página del jurado para la tesis de maestría Dedicatoria (optativa) Agradecimiento (optativo) Contenido o índice breve Lista de figuras (optativa) Lista de tablas gráficas (optativa) Lista de abreviaturas (optativa) Introducción Capítulos Conclusión Apéndices (optativos) Indices (temáticos, de autores u otros - optativos) Bibliografía Contenido detallado (optativo)

C. Enumeración de páginas
La introducción y las páginas preliminares de los escritos formales tienen una enumeración especial. Se centra el número al pie de la página y se emplea el estilo romano minúsculo (i, ii, iii, iv, v, etc.). En la enumeración se incluyen todas las páginas preliminares, pero no se

80

imprime el número en éstas páginas, excepto cuando una sección preliminar sea superior a una página. Por ejemplo, el contenido y la introducción pueden ser de más de una página cada uno. Para la enumeración de páginas del texto, apéndices y bibliografía, hay dos estilos aceptados. Se coloca el número en la esquina superior derecha de la página o centrado al pie de la página. En ambos casos, se emplea el número arábigo (1, 2, 3, etc.). Cuando el número se coloca en la esquina superior derecha, no se pone en la página que contiene el título del capítulo.

D. Páginas específicas
1. Portada En la portada, como mínimo deben aparecer: el título y subtítulo de la tesina o tesis, el autor o la autora, las palabras Tesis (o Tesina) en cumplimiento parcial de los requisitos para optar al grado de __________________ (indique el grado.). Después, se identifica el profesor guía o la profesora guía, el nombre de la institución, lugar y fecha. El título de la tesis o tesina empieza 8 centímetros abajo del borde superior y se escribe centrado, en renglón sencillo. Si se prefiere, el título puede diagramarse en mayúscula con negrita y el subtítulo en minúscula, también en negrita. Se sugiere que el título no se escriba en un tamaño de letra mayor al 14. El resto de la página debe escribirse en tamaño 12. Se escribe el nombre del autor o de la autora centrada, cinco centímetros por debajo del subtítulo. Cinco centímetros debajo del nombre, se escribe el propósito de la tesis (monografía, tesina, tesis en cumplimiento parcial . . .), en renglón sencillo. En la línea siguiente, se escribe el nombre del profesor o la profesora guía. Cinco centímetros más abajo se escribe la institución y en la línea siguiente, el lugar. La fecha puede estar en la siguiente línea o unos centímetros más abajo. Entre la fecha y el borde inferior del papel debe haber una distancia de 2.5 a 5 centímetros. Las distancias entre los grupos de las palabras se pueden ajustar para lograr una presentación agradable, con tal de que mantenga todo centrado y en renglón sencillo. Después de la portada de una tesina o tesis, se coloca una página en blanco que no cuenta en la enumeración.

MUJER, NUEVA CREACIÓN
Relectura teológica de la espiritualidad de la mujer desde la perspectiva del cuarto evangelio

Aleyda Gómez Estrada

Tesis en cumplimiento parcial de los requisitos para optar al grado de Maestría en Ciencias Bíblicas Profesor guía: Dr. Pablo Richard

UNIVERSIDAD BÍBLICA LATINOAMERICANA San José, Costa Rica 20 de agosto de 1997

2. Página de dictamen de tesina La página de dictamen de una tesina debe incluir el título, la identificación Tesina de Bachillerato, y el texto de información básica, seguido por los nombres del jurado, con espacio para sus firmas. Se debe incluir una línea para cada firma. Las distancias entre cada parte se pueden arreglar para lograr un efecto agradable, con tal que cada parte se mantenga a renglón sencillo.

ATENCIÓN PRIMARIA EN SALUD COMO ENFOQUE EDUCATIVO EN EL MINISTERIO PASTORAL
Tesina Sometida el 13 de agosto de 1997 al cuerpo docente de la Universidad Bíblica
Latinoamericana en cumplimiento parcial de los requisitos para optar al grado de Bachillerato en Ciencias Teológicas por:

Elena Kelly Bent

Tribunal integrado por:

Dra. Janet May, Profesora Guía

Dr. Ross Kinsler, Dictaminador

3. Página del jurado para la tesis de licenciatura La página del jurado para la tesis de licenciatura es como la página de dictamen de la tesina, excepto que el jurado es más grande y el grado es diferente.

ESPIRITUALIDAD ECOLÓGICA INFANTIL
Tesis Sometida el 7 de noviembre de 2000 al cuerpo docente de la Universidad Bíblica Latinoamericana en cumplimiento parcial de los requisitos para optar al grado de Licenciatura en Ciencias Teológicas por: Eugenia A. Zambrano I.

Tribunal integrado por:

Lic. Edwin Mora Guevara, Decano

Dra. Janet W May, Profesora Guía

Lic. Edwin Mora Guevara, Dictaminador

Magíster Gloria Kinsler, Lectora

4. Página del jurado para la tesis de maestría La página del jurado para la tesis de maestría es como la página de dictamen de la tesis de licenciatura, excepto que el jurado es más grande y el grado es diferente.

MUJER, NUEVA CREACIÓN Relectura teológica de la espiritualidad de lamujer desde la perspectiva del cuartoevangelio
Tesis Sometida el 27 de agosto de 1997 al cuerpo docente de la Universidad Bíblica Latinoamericana en cumplimiento parcial de los requisitos para optar al grado de Maestría en Ciencias Bíblicas por: Aleyda Gómez Estrada

Tribunal integrado por:

Lic. Edwin Mora, Decano

Dr. Pablo Richard, Profesor Guía

Dra. Irene Foulkes, Dictaminadora

Dra. Janet May, Lectora

Magister Silvia Regina de Lima, Lectora

5. Dedicatoria La página de dedicatoria es opcional. Generalmente, su formato es similar al de la página del jurado.

Con la ternura recibida de Dios, Padre y Madre, dedico este trabajo a estos niños: Joaquín, Víctor, Alejandra, Jorge, Miguel, Daniela, Sophia, Ailyn, Megan, Arianna, María Belén, Elenita, Mario y Emilio. A Eduardo Sosa Meza, que ahora está con Jesús, por iluminarme con su espíritu y animarme a continuar siguiendo a Cristo en el rostro esperanzado de los más pequeños.

6. Agradecimiento La página de agradecimientos es opcional. Generalmente, su formato es similar a la de la dedicatoria.

Con Verdadera gratitud: A la Dra. Janet W. May, profesora de la Universidad Bíblica Latinoamericana, por su valiosa y alegre ayuda para la realización de esta tesis. A Silvia de Palacios, Susy y Nicolás Parducci, Deirdre Platt, Clarice Strang, Kareen Mendoza y Ruth Coello, hermano y hermanas que aman la naturaleza e hicieron posible este trabajo. A los compañeros y compañeras, docentes y administrativos de la Universidad Bíblica Latinoamericana, quienes me brindaron su apoyo y amistad. A la comunidad de familia, amigos y amigas, exalumnos y exalumnas que oran por mí y me animan con su fuerza.

7. Contenido o índice La portada, la página de dictamen o jurado, la dedicatoria y el agradecimiento no se mencionan en la lista de contenidos por estar ubicadas antes de la página de contenidos. Se deben anotar, como mínimo, la introducción, las listas, la página inicial de cada capítulo, la conclusión, la bibliografía y la primera página de la sección de apéndices. Se debe indicar para éstas el número de la página. Se recomienda incluir el primer nivel de subdivisión de cada capítulo, pero el número de página no es obligatorio. Se recomienda ajustar el formato para que todo el contenido quede en una sola página. Cuando algún título requiera más de una línea, la primera debe terminar por lo menos un centímetro antes de la columna de números de página. Entre la última palabra hasta el número, se emplea una tabulación especial que coloca puntos en el espacio vacío.

CONTENIDO

Lista de figuras.................................................................................................................. iv Lista de tablas gráficas....................................................................................................... v Lista de abreviaturas ......................................................................................................... vi INTRODUCCIÓN ...........................................................................................................vii CAPÍTULO 1. LA ECOLOGÍA Y LA ESPIRITUALIDAD EN LA NIÑEZ ..................................... 1 1.1 El ambiente natural como espacio para despertar y desarrollar la capacidad para vivir según el Espíritu 1.2 La niñez y su existencia espiritual 1.3 Ecología y educación integral 1.4 El Campamento Olón como espacio educativo ecológico 2. ESPACIOS QUE FORMAN LA ESPIRITUALIDAD EN LA NIÑEZ ................... 20 2.1 La familia 2.2 La escuela 2.3 El grupo 2.4 La iglesia 2.5 La naturaleza 2.6 La integración de los espacios que forman la espiritualidad infantil 3. ALGUNOS ELEMENTOS QUE FUNDAMENTAN LA ESPIRITUALIDAD ECOLÓGICA EN LA NIÑEZ................................................................................... 35 3.1 Fundamentación psicológica: La espiritualidad infantil en la niñez de seis a doce años 3.2 Fundamentación bíblico-teológica 3.3 El desarrollo y el Espíritu Santo 4. CONCLUSIONES Y PAUTAS PASTORALES ...................................................... 57 4.1 Conclusiones 4.2 Propuestas para desarrar y y poner en práctica una espiritualidad ecológica en la niñez ANEXOS ......................................................................................................................... 68 BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................................. 91

8. Lista de figuras Cuando dentro del texto se incluyan dibujos, mapas, fotos, diagramas u otro material ilustrativo, en una página se indicarán el título de la figura y la página dónde se encuentra. 9. Lista de tablas gráficas Una tabla gráfica es un cuadro que sintetiza alguna información incluida en el texto. Es una forma muy útil de presentar resultados de encuestas y esquemas conceptuales. Cuando las figuras y las tablas gráficas sean pocas, pueden presentarse en una misma página. El formato es similar al de la página de contenidos.

FIGURAS Y TABLAS GRÁFICAS
Figura o Tabla ........................................................................................................... Página Figura 1 Mapa de Nicaragua ............................................................................................... 5 Figura 2 Mapa de la costa atlántica de Nicaragua ............................................................. 7 Tabla 1 División por familias .......................................................................................... 26 Tabla 2 División por agrupación religiosa ....................................................................... 27 Tabla 3 Situación laboral .................................................................................................. 28 Tabla 4 Distribución de la población escolar primaria ..................................................... 31 Tabla 5 Principales causas de morbilidad o enfermedad en la región .............................. 34 Tabla 6 Principales programas para la mujer ................................................................... 42 Tabla 7 Encuesta a trabajadores de la salud ..................................................................... 45 Tabla 8 Encuesta a pastores .............................................................................................. 50 Tabla 9 Encuesta a la población que acudió a los servicios de salud durante el período de estudio............................................................................................ 52

10. Lista de abreviaturas Cuando uno se refiere a muchas organizaciones, es aconsejable presentar una lista alfabética de las abreviaturas y su significado. Aún así, la primera vez que se menciona una organización, se debe escribir el nombre completo, seguido por su sigla entre paréntesis. En las siguientes menciones solamente se cita la sigla.

ABREVIATURAS
APEMAL CONARE CONESUP IBP ISEAT MEP PACTO SBL UBL Asociación de Parejas en Enriquecimiento Matrimonial de América Latina Consejo Nacional de Rectores Consejo Nacional de Educación Superior Instituto Bíblico Pastoral Instituto Superior Ecuménico Andino de Teología Ministerio de Educación Pública de Costa Rica Programa Abierto de Capacitación Teológica Seminario Bíblico Latinoamericano Universidad Bíblica Latinoamericana

11. Primera página y páginas interiores de un capítulo La primera página de contenido y listas, la introducción, cada capítulo, la conclusión, cada anexo y la bibliografía empiezan un par de centímetros más abajo del margen superior. Por eso, en la hoja de estilo se ha incorporado dos estilos diferentes que se usan para esto. En la primera línea del capítulo debe crear un estilo CAPÍTULO NÚMERO. En la segunda línea y las subsiguientes del título se debe usar el estilo CAPÍTULO TITULO. Estos dos estilos incorporan los ajustes de formato para que el texto quede centrado en la página inicial, con el estilo Arial, tamaño 14, en negrita, y empiece una corta distancia abajo que las demás páginas (60 puntos antes que Capítulo número, 18 puntos después de Capítulo título). El título del capítulo se escribe con un tamaño de letra más grande que el texto, generalmente en letras mayúsculas y en negrita. Toda la tesis debe estar en una letra fácilmente legible. Aunque esto puede variar, lo normal es que se emplea el estilo Times New Roman en el tamaño 12. Cuando se emplea otro estilo de letra, debe modificar el tamaño hasta lograr una equivalencia a ésta. Las subdivisiones también pueden imprimirse en una letra diferente a la del texto, para que se note la diferencia entre ambos. El ejemplo siguiente de primera página y de página interior están tomadas de una tesis escrita con notas de pie parentéticas, pero con muchos comentarios adicionales al pie de la página. Generalmente, estos comentarios deben estar en el mismo tamaño de letra que el texto principal. Por la extensión de éstas en este ejemplo específico, se ha hecho una excepción.

CAPITULO I ENFERMEDAD, DOLOR Y MUERTE COMO REALIDAD HUMANA
Desde el principio de los tiempos, el sufrimiento ha acompañado al ser humano. Comienza con la concepción y le sigue en todas las fases de la evolución de la vida, hasta la muerte. Se manifiesta de muchas formas en todas las dimensiones de la vivencia humana. Nuestro propósito en este capítulo, es presentar a los lectores y a las lectoras esta realidad sobre la que brindaremos pautas pastorales. Para ello, en un primer momento reflexionaremos sobre los conceptos de enfermedad y de salud, dolor crónico, enfermedad no curable aún, enfermedad terminal y muerte. También incluiremos las crisis que las anteriores situaciones provocan en las personas y sus familiares. En segundo término, presentaremos algunos aspectos psico-sociales relacionados con el sufrimiento, tales como el impacto emocional de la enfermedad (en su forma crónica y terminal), y el duelo frente a la misma. Por último, reflexionaremos sobre la calidad de vida y los derechos de la persona sufriente y sus familiares.

A. La enfermedad crónica dolorosa, no curable aún y/o terminal
1. Definiciones Enfermedad y salud Los conceptos de enfermedad y salud están estrechamente ligados. En nuestra vida la salud y la enfermedad se pueden presentar como un continuo. Algunas veces nos movemos hacia la enfermedad, otras veces hacia la salud. Constantemente tratamos de mantener un equilibrio entre ambos puntos. La cultura tiene gran peso en la definición de lo que consideramos sentirnos enfermos, sentirnos saludables y afrontar la enfermedad. Cada sociedad define enfermedad y salud desde sus propios condicionamientos socioculturales. Esta diversidad en la comprensión y abordaje de la enfermedad y la salud “ha estimulado la creación de una rama

100

de la ciencia que dedica su quehacer a estudiar y comprender las formas distintas en que los pueblos abordan la enfermedad . . . la etnomedicina” (1998, 568). Esta ciencia ha explicado que en la mayoría de los pueblos antiguos, la enfermedad y el dolor eran considerados como producto de la acción de las fuerzas del mal. La

enfermedad y el dolor se vislumbraban como el actuar de fuerzas autónomas y exteriores a la persona víctima. Estas fuerzas les atormentaban con sufrimientos como castigo por sus errores o comportamientos. Estas concepciones, que eran parte de las cosmovisiones de estos pueblos, sin duda estaban muy mediatizadas por el pensamiento religioso. Prevalecieron durante siglos e incluso actualmente algunas personas explican la enfermedad y el sufrimiento desde esta visión. Siglos más tarde, la experimentación científica sobre la enfermedad y el dolor posibilitó nuevos descubrimientos. Muchas de las anteriores concepciones cambiaron con el advenimiento de la era científica. Kennedy lo señala así, [El advenimiento de la era científica] supuso la percepción de la enfermedad como defecto en la estructura o fallo de la función que puede ser diagnosticado, modificado o curado. Más recientemente, se ha considerado que la base de la enfermedad la constituye la interacción mutua entre la víctima y el entorno y la función del estrés (Kennedy 1983, 381). Desde los descubrimientos científicos iniciales, la enfermedad fue definida de varias maneras, tales como “falta de salud, como una alteración del ritmo de la vida, una disminución de defensas, una mala adaptación a la vida y como una pérdida del sentido de bienestar y vitalidad” (Kennedy 1983, 381). Como es notorio en las anteriores concepciones, desde el paradigma científico positivista la enfermedad fue definida sólo como la pérdida de la salud física. Se partió de un concepto fisiológico de salud. Así la continúa definiendo todavía mucha de la literatura médica actual. Veamos, (Enfermedad: Del latín infiimitas) Pérdida de salud. Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, de etiología general conocida que se manifiesta por síntomas y signos característicos y cuya evolución es más o menos previsible (Diccionario terminológico de Ciencias Médicas 1995, 393). Con el aporte de otras ciencias y métodos científicos, la anterior visión biologicista sobre la salud y la enfermedad hoy día ha sido superada. En la actualidad la enfermedad es considerada como una “compleja concatenación de fenómenos” (Vidal 1998, 560), que implica aspectos biológicos, sociales, psicológicos y espirituales.

101

Esta amplitud en las definiciones sobre enfermedad y salud se enmarca en la visión del paradigma bio-psico-social. Fue en 1978, en la Carta Magna de Alma-Alta producida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en donde la salud dejó de ser considerada como la ausencia de enfermedad y se definió como “un bienestar físico, psicológico y social que posibilita a los individuos la satisfacción de sus necesidades, la realización de sus aspiraciones y el afrontamiento adecuado de las situaciones estresantes de la vida” (OMS 1978). Esta re-conceptualización nos permite inferir que la enfermedad sería entendida como malestar físico, psicológico y social que conlleva a la insatisfacción de necesidades y limita al ser humano para la realización de sus aspiraciones, impidiéndole afrontar adecuadamente la existencia y el estrés propio de la misma. De esta forma los conceptos de salud y de enfermedad quedaron enmarcados en el paradigma bio-psico-social promulgado por la OMS en 1978. La inclusión de la espiritualidad dentro del paradigma bio-psico-social, nos parece de vital importancia en la configuración de un soporte espiritual asertivo,1 entrelazado con los soportes médico, social y psicológico, tema del tercer capítulo.
1

El diagnóstico de una enfermedad dolorosa crónica, no curable aún y/o terminal, provoca crisis en la persona que la padece. La resolución de forma constructiva de esa crisis, requerirá el desarrollo de estrategias, habilidades y acciones por parte de la persona sufriente y su grupo familiar, en las áreas médica, psicológica, social y espiritual. En estos procesos, las personas que acompañan (cuidadores, personal de salud, agentes de pastoral), contribuirán en la resolución positiva de la crisis, especialmente si desarrollan su gestión de forma asertiva, afirmativa y constructiva. El soporte se define como apoyo o sostén. Se define también como apoyo moral, protección. sustento, y como el acto de mantener firme algo (Real Academia 1995). Prestar apoyo o auxilio. Se trata de un acompañamiento pastoral con características muy específicas, tales como el compromiso, la lealtad, la colaboración, la escucha activa, el diálogo entre otros. La asertividad tiene que ver con el desarrollo de la capacidad de comunicación en donde se respeta profundamente los pensamientos y sentimientos propios y de los demás. Esta capacidad conlleva a la pérdida del miedo a comunicarse. La comunicación asertiva supera a la comunicación pasiva que encierra inseguridad y a la comunicación agresiva, que encierra miedo (Glosario de Psicopedagogía 2001, 1). El término “asertividad” se deriva de “aserto” (lat. Assertus), y aserción (lat. Assertio). La palabra no proviene del término “acierto” con el cual comúnmente se la asocia. Asertividad es el acto y efecto de afirmar” (UCR 1987, 1). De esta forma, soporte espiritual asertivo se entenderá como aquel conjunto de acciones pastorales específicas para dar apoyo, sostén, firmeza, auxilio a las personas que sufren, (en este caso enfermedad dolorosa, no curable aún y/o terminal). Este soporte se realiza de una manera constructiva y afirmativa del sujeto, en el respeto de sus pensamientos y sentimientos especialmente en relación con la espiritualidad.

1

1

102

12. Apéndices El uso de apéndices es opcional. En ellos, se puede incluir material de apoyo, como programas de actividades realizadas para la investigación, diseños de entrevistas, mapas y gráficos que no fueron incorporados al texto u otro material pertinente. El título de cada apéndice debe estar encabezado por “Apéndice” y el número, y en la línea siguiente, el título. En la sección de contenidos se puede indicar la lista completa de apéndices o solamente el número de la primera página de esa sección. No se requiere una página para listarlos.

APÉNDICE 1 PREGUNTAS REALIZADAS EN LA ENCUESTA A PASTORES
La encuesta se aplicó a todos los pastores y pastoras de la ciudad de Bluefields. Aunque la estructura fue semiabierta, de estilo conversacional, se tuvo el cuidado de cubrir todas las preguntas indicadas. El resultado de cada entrevista se resumió aparte y luego se combinó para crear la Tabla 8 de la tesis. 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. ¿Considera usted que existe suficiente confianza y comunicación entre los miembros de la comunidad eclesial y el pastor? ¿Tiene usted conocimiento sobre los principales problemas de salud en su comunidad? ¿Qué ha hecho para mejorarlo? ¿Ha participado en algún taller o seminario sobre la salud en la comunidad? (Especifique, si la respuesta es que sí.) ¿Cree que es parte del ministerio de la iglesia promover la buena salud entre la comunidad? ¿Si el gobierno pidiera que anunciara diferentes campañas de salud en la iglesia, lo haría? ¿Si el gobierno le ofreciera capacitación en primeros auxilios, para poder realizar tratamientos básicos e identificar situaciones que requieren asistencia médica, lo vería como un apoyo a su ministerio de visitación?

104

13. Bibliografía Si la bibliografía es muy corta, puede presentarse en una sola sección, sin subdivisiones, especialmente cuando se cita según el estilo parentético y se incluyen artículos publicados en libros. En este estilo, los artículos dan la referencia de los libros, y se citan por aparte. Por eso es mejor que se ubiquen en la misma sección. Cuando la bibliografía se subdivide, generalmente se organiza en secciones, Biblias, libros de referencia (diccionarios, comentarios, etc.), libros, artículos de revistas y otros documentos o fuentes de información. La lista de libros puede ser subdividida en grupos temáticos, pero no es obligatorio y tiene sus desventajas. Cada subdivisión de la bibliografía debe ordenarse alfabéticamente por el apellido paterno del autor cuando se trata de autores latinoamericanos o españoles, o por el último apellido cuando se trata de autores norteamericanos y europeos. Cuando hay dos libros de un mismo autor, se colocan los apellidos y nombres la primera vez que se hace la cita, pero en la segunda cita se sustituye un subrayado de diez espacios de largo por los apellidos y nombres. Si cita más de una obra de un mismo autor de un mismo año, hay que diferenciar con a, b, c = 1999a, 1999b, 1999c, lo mismo que en la nota. Cuando se usa el sistema tradicional, se coloca el año al final de la referencia y se ordenan las diferentes obras alfabéticamente por sus nombres. Cuando se cita un libro con múltiples autores, en la lista bibliográfica tienen que aparecer todos los nombres y apellidos de todos los autores. Se colocan los apellidos de la primera persona al inicio, para propósitos alfabetizar, pero no existe razón para invertir nombres y apellidos de las otras personas. Por ende, no se hace, aunque es un error muy común. Cuide mucho el orden, contenido y puntuación de la bibliografía. Busque la ciudad de la editorial y cuando la ciudad no es muy bien conocida, o haya varias ciudades con un mismo nombre, se anota después de la ciudad el estado o país. Si se anota “Editorial” u otra palabra similar en el nombre de una editorial, hay que hacerlo en todas las editoriales. Sin embargo, se acepta la omisión de palabras, con tal que se incluya la información básica. Se usan las siglas de editoriales comúnmente reconocidas por éstas, como el caso de EUNED o DEI.

BIBLIOGRAFÍA
Biblias
Biblia de Jerusalén. 1978. Traducción bajo la dirección de la Escuela Bíblica de Jerusalén. Bilbao: Desclée de Brouwer.

Obras de consulta
Alfaro, Juan y José M. Fondevilla, Directores. 1972. Enciclopedia Teológica Sacramentum Mundi. Barcelona: Herder.

Libros
Tamez, Elsa. 1985. Santiago: lectura latinoamericana de la epístola. San José: DEI. __________. 1998. Cuando los horizontes se cierran: relectura del libro de Eclesiastés o Qohélet. San José: DEI.

Artículos de revistas y periódicos
Barros Souza, Marcelo. 1995. “La tierra y los cielos se casan en la alabanza”. Ribla: 21: 2223 Boff, Leonardo. 1995. “Ecología: Política, Teología y Mística”. Christus LX: 688-689, 8 – 22.

Otras fuentes
Pérez Muñiz, Gisela. 1995. Espiritualidad en cambio social. Tesis de Licenciatura. San José: SBL.

106

E. La defensa oral
Un momento que provoca mucha ansiedad es la defensa oral. Realmente no es tan difícil, así que la clave es estar bien preparado. Una buena preparación produce confianza, y la confianza, más tranquilidad. Primero, planifique la presentación. Tiene 30 minutos para realizarla y debe utilizarlos bien. Recuerde que el juzgado ya ha leído la tesis, así que debe tocar los puntos principales y algunos aspectos interesantes para el debate. Piense en una introducción breve, una distribución equitativa del tiempo para cada capítulo y una conclusión breve. Haga un bosquejo y practique la presentación, a solas y si fuera posible, con un grupo de apoyo. Piense en ayudas visuales que puedan ser muy útiles, aún en defensas para licenciatura, que son privadas. Estos recursos son muy importantes en las defensas para maestría porque el público no habrá leído la tesis. Puede preparar un programa en PowerPoint, o de páginas interrelacionadas de hypertexto (páginas de Internet), ya que en la UBL hay un proyector que le convierte una pantalla en un monitor. O, si prefiere algo más sencillo, puede prepararlas en hojas de papel periódico. En las defensas de maestrías, la presentación se da tanto al jurado y al público, aunque este último participa solamente como oyente. La exposición tiene que convencer al jurado y contestar sus preguntas. Por lo general, no se invita al público para que pregunte y sus preguntas no tienen valor en la calificación. Cuando los miembros del jurado hagan preguntas, será de gran ayuda tomar apuntes muy breves. Si se siente nervioso, aunque la respuesta sea inmediata, reflexione por un momento, y respire profundamente para tranquilizarse. Ordene la respuesta. Conteste la pregunta claramente. Sobre todo, recuerde que éste es su gran día. Todos los miembros del jurado desean que apruebe la defensa. Todas las personas del público en la defensa para maestría están allí como signo de apoyo y también desean que apruebe.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Bibliografía de textos
Bevarezco de Prieto, Ana. 1979. Las técnicas de investigación. Cincinnati: South-Western. De González, Esther y Mario Higueros. 2000. Comunicación escrita. Guatemala: Seminario Anabautista Latinoamericano (SEMILLA). Denzin, Norman K. e Yvonna Lincoln, eds. 1994. Handbook of Qualitative Research. Thousand Oaks, CA: Sage. Eco, Umberto. 1999. Cómo se hace una tesis: Técnicas y procedimientos de investigación, estudio y escritura. Barcelona: Gedisa. Hernández Sampieri, Roberto, Carlos Fernández Collado y Pilar Baptista Lucio. 1998. Metodología de la investigación,2ª edición. México, DF: McGraw-Hill. López Fernández, Ligia María y Elia María Van Patten de Ocampo. 1994. Investigación Bibliográfica y Confección de Trabajos Escritos. San José: EUNED. Marshall, Catherine y Gretchen B. Rossman. 1999. Designing Qualitative Research. 3ª edición. Thousand Oaks: Sage. Mena, Francisco. s.f. Comunicación escrita. San José: Universidad Bíblica Latinoamericana, inédita. Mesanza López, Jesús. 1995. Cómo escribir bién: Ortografía y temas afines. 2ª edición. Madrid: Escuela Española. Quijano López, Luis Fernando. 1996. Español: el cotidiano quehacer del idioma. San José: UNED. O'Conner, Patricia T. 1996. Woe is I: The grammarphobe's guide to better english in plain english. New York: Riverhead. Seco, Rafael. 1996. Manual de gramática española. Madrid: Aguilar. Segreda M., Luis y Victorio Araya G. 1984. Técnicas de Investigación Bibliográfica. 2ª edición. San José: Sebila. Seminario Anabautista Latinoamericano. s.f. Comunicación escrita 101. Ciudad Guatemala: Semilla. Turabian, Kate L. 1996. A manual for writers of term papers, theses, and dissertations. 6ª edición. Revisado por John Grossman y Alice Bennett. Chicago: University of Chicago Press.

108

Valles Martínez, Miguel S. 1997. Técnicas cualitativas de investigación social: reflexión metodológica y práctica profesional. Madrid: Síntesis. Zubizarreta, Armando F. 1986. La aventura del trabajo intelectual, 2ª edición. Wilmington, Delaware, Addison-Wesley Iberoamericana.

Bibliografía de ejemplos
Bautista Gutiérrez, Gloria, editora. 1996. Voces femeninas de Hispanoamérica, antología. Pittsburgh: University of Pittsburgh Press. Cervantes-Ortiz, Leopoldo. 1997. El Futuro de la Investigación Social en el Quehacer Teológico. Tarea: Universidad Bíblica Latinoamericana, San José, Costa Rica. Ferro Calabrese, Cora, Ana María Quirós, Nidia Fonseca e Irene Foulkes. 1998. Mujer, sexualidad y religión (¿Hasta cuándo Señor?). Ver la sexualidad y la realidad con ojos de mujer. Quito: Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI). Ferro Calabrese, Cora. 1998. “Primeros pasos en la teoría sexo-género” en Ferro, Quirós, Fonseca y Foulkes, 1998, 1-23. Gómez Estrada, Aleyda. 1997. Mujer, nueva creación: Relectura teológica de la espiritualidad de la mujer desde la perspectiva del cuarto Evangelio. Tesis: Universidad Bíblica Latinoamericana, San José, Costa Rica. Lobo, Tatiana. 1998. Asalto al paraíso, 5 ed. San José: Editorial Universidad de Costa Rica. Lobo, Tatiana, editora. 1993. Entre Dios y el diablo, mujeres de la colonia, crónicas. San José: Editorial Universidad de Costa Rica. Mahecha, Guidoberto. 2001. “El Jesús histórico y la América Latina pobre” en Vida y Pensamiento, 161-171. Mamani Bernabé, Vicenta. 2000. Identidad y espiritualidad de la mujer Aymara. La Paz, Misión de Basilea-Suiza, Fundación SHI-Holanda. Meléndez Obando, Mauricio. 1993. "Dominga Fallas o un siglo de engaños, 1684-1786" en Lobo 1993, 113-130. Moreira Lima, María do Carmo. 2000. Mulher e Negra: Um porpo-posto-no-mundo. Tesina: Universidad Bíblica Latinoamericana, San José, Costa Rica. Otzoy, José Antonio. “El diálogo interreligioso desde los ancianos y las ancianas” en Vida y Pensamiento, 29-37. Peláez Díaz, Francisco Javier. 1997. Paradigmas y Perspectivas. Tarea: Universidad Bíblica Latinoamericana, San José, Costa Rica. Peri Rosa, Cristina. s.f. La nave de los locos (fragmento) en Bautista Gutiérrez 1996, 288301. Ruether, Rosemary Radford. 1977. Mujer nueva, tierra nueva: La liberación del hombre y la mujer en un mundo renovado. Traducido del inglés por Fanny Wexselblatt. Buenos Aires: Aurora.
a

109

Ruether, Rosemary Radford. 1993. Gaia y Dios: Una teología ecofeminista para la recuperación de la tierra. Traducido del inglés por Marta Novo de Ferragut y Norma Lazcano. México DF: DEMAC. Támez, Elsa. 1998. Cuando los horizontes se cierran: relectura del libro de Eclesiastés o Qohélet. San José: DEI. Universidad Bíblica Latinoamericana. “Diálogo interreligioso y destino de la humanidad” 2002, Vida y Pensamiento, 22, 2. __________. “Exégesis y compromiso” 2001, Vida y Pensamiento, 21, 1.

CONTENIDO DETALLADO
CONTENIDO ......................................................................................................................................................... i INTRODUCCIÓN ................................................................................................................................................ iii CAPÍTULO I ELEMENTOS DE LA PRESENTACIÓN ............................................................................................................ 1 A. El poder creador de la palabra ..................................................................................................................... 1 B. Elementos estilísticos .................................................................................................................................. 4 1. La buena redacción ................................................................................................................................ 4 2. Formas estilísticas impropias ................................................................................................................. 5 a) La primera persona singular o plural ................................................................................................ 5 b) Forma pasiva o activa ....................................................................................................................... 6 3. Consejos estilísticos ............................................................................................................................... 7 a) Diga lo que tiene que decir. .............................................................................................................. 7 b) Ordene sus ideas. .............................................................................................................................. 7 c) Escriba lo más directo posible. ......................................................................................................... 7 d) Defina claramente sus términos o conceptos claves. ........................................................................ 7 e) Agregue suficiente información para apoyar o aclarar sus ideas. ..................................................... 8 f) Evite frases subjetivas, generalizaciones, frases trilladas, aumentativos, y diminutivos. ................. 8 g) Use lenguaje inclusivo. .................................................................................................................... 8 h) Evite repeticiones, pero repita cuando sea útil. ................................................................................ 8 i) Consulte el diccionario. ..................................................................................................................... 8 j) Sepa concluir. .................................................................................................................................... 8 k) Revise y vuelva a revisar. ................................................................................................................. 9 C. Elementos técnicos ...................................................................................................................................... 9 1. Plantillas ................................................................................................................................................. 9 2. Márgenes y formatos generales .............................................................................................................. 9 3. Divisiones y subdivisiones ..................................................................................................................... 9 a) Estructuración................................................................................................................................... 9 b) Formato .......................................................................................................................................... 10 CAPÍTULO II ELEMENTOS DE REDACCIÓN ........................................................................................................................11 A. Ortografía, abreviaturas y números ............................................................................................................11 1. Aspectos generales ............................................................................................................................... 11 2. El programa de revisión ortográfica ..................................................................................................... 12 3. El uso de mayúsculas ........................................................................................................................... 13 4. Uso de letras particulares fácilmente confusas ..................................................................................... 13 a) Uso de la B ..................................................................................................................................... 13 b) Uso de la V ..................................................................................................................................... 13 c) Uso de la B y de la V (homófonas) ................................................................................................ 14 d) Uso de la C y de la CC ................................................................................................................... 14 e) Uso de la S y de la X ...................................................................................................................... 14 f) Uso de la Z ...................................................................................................................................... 15 g) Uso de la D ..................................................................................................................................... 15 h) Uso de la G ..................................................................................................................................... 15 i) Uso de la J ....................................................................................................................................... 16

111

j) Uso de la H ......................................................................................................................................16 k) Uso de la I y de la Y ........................................................................................................................16 l) Uso de la K y la Q ............................................................................................................................17 m) Uso de la LL ..................................................................................................................................17 n) Uso de la M y de la N .....................................................................................................................17 o) Uso de la R y de la RR ....................................................................................................................17 p) Uso de la W.....................................................................................................................................18 5. Abreviaturas de los libros de la Biblia ..................................................................................................18 6. Abreviaturas y símbolos bibliográficos .................................................................................................19 7. Numerales cardinales y ordinales ..........................................................................................................22 B. Las oraciones.............................................................................................................................................. 23 1. Las partes de una oración ......................................................................................................................24 a) El artículo ........................................................................................................................................24 b) El pronombre ..................................................................................................................................24 c) El sustantivo ....................................................................................................................................25 d) El adjetivo .......................................................................................................................................25 e) El adverbio ......................................................................................................................................26 f) La preposición .................................................................................................................................26 g) La conjunción..................................................................................................................................27 h La interjección ..................................................................................................................................28 i) El verbo ............................................................................................................................................28 2. Elementos de puntuación ......................................................................................................................29 a) El punto ...........................................................................................................................................29 b) La coma ...........................................................................................................................................29 c) El punto y coma ..............................................................................................................................30 d) Dos puntos ......................................................................................................................................30 e) El guión corto ..................................................................................................................................30 f) Las comillas .....................................................................................................................................31 g) Paréntesis ........................................................................................................................................31 h) Corchetes.........................................................................................................................................31 i) Puntos suspensivos ..........................................................................................................................31 j) Mayúsculas ......................................................................................................................................32 k) Cursiva ............................................................................................................................................32 l) Negrita .............................................................................................................................................32 3. Tipos de oraciones ................................................................................................................................32 a) Completas e incompletas .................................................................................................................33 b) Sencillas y compuestas....................................................................................................................34 c) Frases y cláusulas ............................................................................................................................34 d) Listas y elementos paralelos............................................................................................................34 C. Párrafos ...................................................................................................................................................... 35 1. Estructura básica de los párrafos ...........................................................................................................35 2. Diferentes tipos de párrafos ..................................................................................................................35 a) Párrafos introductorios ....................................................................................................................35 b) Párrafos de contenido ......................................................................................................................35 (1) De definición ............................................................................................................................35 (2) Descriptivos .............................................................................................................................36 (3) De ejemplo ...............................................................................................................................36 (4) Explicativos .............................................................................................................................37 (5) De comparación - contraste......................................................................................................37 (6) Narrativos.................................................................................................................................38 (7) De razonamiento ......................................................................................................................38 c) Párrafos de transición ......................................................................................................................38 CAPÍTULO III EJEMPLOS DE BIBLIOGRAFÍAS Y DE REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS SEGÚN EL MÉTODO TRADICIONAL Y EL MÉTODO PARENTÉTICO ........................................................................................... 40 A. Bibliografía ................................................................................................................................................ 40

112

B. Referencias bibliográficas: método tradicional ..........................................................................................41 1. Primera referencia, según el método tradicional .................................................................................. 43 a) Libros ............................................................................................................................................. 43 (1) La Biblia.................................................................................................................................. 43 (2) Libro de un autor o autora ....................................................................................................... 44 (3) Libro con un editor o editora, compilador o compiladora ....................................................... 44 (4) Libro con dos autores o autoras ............................................................................................... 44 (5) Libro con dos editores o editoras ............................................................................................ 44 (6) Libro con tres o más autores, autoras, editores o editoras ....................................................... 44 (7) Libro con autoría desconocida ................................................................................................ 45 (8) Libro con una asociación como autor...................................................................................... 45 (9) Libro perteneciente a una serie ................................................................................................ 45 (10) Libro traducido ...................................................................................................................... 45 (11) Libro con diferentes ediciones .............................................................................................. 45 (12) Libro reimpreso o traducido después de mucho tiempo ........................................................ 46 (13) Libro publicado en disco compacto....................................................................................... 46 b) Artículos ......................................................................................................................................... 46 (1)Artículos dentro de un libro ..................................................................................................... 46 (2) Artículos dentro de un diccionario .......................................................................................... 47 (3) Artículos dentro de una enciclopedia ...................................................................................... 47 (4) Artículos sin autoría, de un libro, enciclopedia, diccionario ................................................... 48 (5) Artículo de una revista con datos de autoría ........................................................................... 48 (6) Artículo de una revista sin datos de autoría ............................................................................ 48 (7) Artículo de un periódico con datos de autoría ......................................................................... 48 (8) Artículo de un periódico sin datos de autoría .......................................................................... 48 (9) Artículo publicado en disco compacto .................................................................................... 49 c) Otros documentos ........................................................................................................................... 49 (1) Memorias de congresos, conferencias, reuniones y seminarios .............................................. 49 (2) Apuntes de mesas redondas, sermones y otras ponencias orales............................................. 49 (3) Grabaciones de ponencias orales ............................................................................................. 49 (4) Videos ..................................................................................................................................... 50 (5) Entrevistas ............................................................................................................................... 50 (6) Películas comerciales .............................................................................................................. 50 (7) Canciones ................................................................................................................................ 50 (8) Poesía ...................................................................................................................................... 50 (9) Documento de Internet ............................................................................................................ 51 (10) Tesinas y tesis ....................................................................................................................... 51 2. Referencias subsiguientes, según el método tradicional ...................................................................... 51 a) Uso del Ibid. ................................................................................................................................... 51 b) Uso de Idem ................................................................................................................................... 51 c) Otras referencias ............................................................................................................................. 52 d) Citas cruzadas ................................................................................................................................ 52 C. Referencias bibliográficas: método parentético .........................................................................................53 1. Referencias completas y bibliografía ................................................................................................... 53 a) Libros ............................................................................................................................................. 53 (1) La Biblia.................................................................................................................................. 53 (2) Libro con un autor o una autora .............................................................................................. 54 (3) Libro con un editor, editora, compilador o compiladora ......................................................... 54 (4) Libro con dos autores o autoras ............................................................................................... 54 (5) Libro con dos editores o editoras ............................................................................................ 54 (6) Libro con tres o mas autores, autoras, editores o editoras ....................................................... 55 (7) Libro con autoría desconocida ................................................................................................ 55 (8) Libro con una asociación como autor...................................................................................... 55 (9) Libro perteneciente a una serie ................................................................................................ 55 (10) Libro traducido ...................................................................................................................... 55 (11) Libro con diferentes ediciones .............................................................................................. 56

113

(12) Libro reimpreso o traducido después de mucho tiempo .........................................................56 (13) Libro publicado en disco compacto .......................................................................................56 b) Artículos ..........................................................................................................................................56 (1) Artículos dentro de un libro, enciclopedia, diccionario ...........................................................56 (2) Artículos dentro de un diccionario ...........................................................................................57 (3) Artículos dentro de una enciclopedia .......................................................................................57 (4) Artículos sin autoría de un libro, diccionario, o enciclopedia ..................................................57 (5) Artículo de una revista con datos de autoría ............................................................................57 (6) Artículo de una revista sin datos de autoría .............................................................................58 (7) Artículo de un periódico con datos de autoría ..........................................................................58 (8) Artículo de un periódico sin datos de autoría ...........................................................................58 (9) Artículo publicado en disco compacto .....................................................................................58 c) Otros documentos ............................................................................................................................59 (1) Memorias de congresos, conferencias, reuniones y seminarios ...............................................59 (2) Apuntes de mesas redondas, sermones y otras ponencias orales .............................................59 (3) Grabaciones de ponencias orales .............................................................................................59 (4) Videos ......................................................................................................................................59 (5) Entrevistas ................................................................................................................................60 (6) Películas comerciales ...............................................................................................................60 (7) Canciones .................................................................................................................................60 (8) Poesía .......................................................................................................................................60 (9) Documento del Internet ............................................................................................................60 (10) Tesinas y tesis ........................................................................................................................60 2. Otras referencias ...................................................................................................................................61 (1) Citas con el nombre en el texto ................................................................................................61 (2) Citas cruzadas ..........................................................................................................................61 CAPÍTULO IV TRABAJOS ESCRITOS TÍPICOS ...................................................................................................................... 62 A. Técnicas de estudio .................................................................................................................................... 62 1. Organización de materiales ...................................................................................................................62 2. Apuntes de lecturas ...............................................................................................................................62 B. El informe .................................................................................................................................................. 64 1. Resumen de un artículo o libro .............................................................................................................64 2. Resumen de múltiples documentos .......................................................................................................64 3. La reseña ...............................................................................................................................................64 C. El ensayo .................................................................................................................................................... 65 1. Narrativo ...............................................................................................................................................65 2. Descriptivo ............................................................................................................................................65 3. Analítico ................................................................................................................................................65 D. La monografía ............................................................................................................................................ 66 1. Monografía de investigación bibliográfica............................................................................................67 2. El estado de la cuestión .........................................................................................................................67 3. Monografía de investigación social.......................................................................................................67 4. Monografía de metodologías combinadas: estudio de casos .................................................................68 CAPÍTULO V ELEMENTOS DEL DISEÑO DE LA TESINA O LA TESIS............................................................................. 69 A. Título tentativo de la tesina o la tesis ......................................................................................................... 70 C. Delimitación de la investigación ................................................................................................................ 70 D. Objetivos .................................................................................................................................................... 71 1. Objetivo general ....................................................................................................................................71 2. Objetivos Específicos ............................................................................................................................71 E. Justificación ................................................................................................................................................ 72 F. Marco teórico.............................................................................................................................................. 72 1. Estado de la cuestión .............................................................................................................................72 2. Hipótesis ...............................................................................................................................................73 3. Elementos teórico-conceptuales ............................................................................................................74

114

4. Metodología ......................................................................................................................................... 75 G. Bosquejo tentativo de la tesis .....................................................................................................................76 H. Calendarización ..........................................................................................................................................77 I. Bibliografía ..................................................................................................................................................78 CAPÍTULO VI ELEMENTOS PARTICULARES DE LA TESINA Y LA TESIS ......................................................................79 A. Márgenes y formatos generales ..................................................................................................................79 B. Orden de páginas ........................................................................................................................................79 C. Enumeración de páginas .............................................................................................................................79 D. Páginas específicas .....................................................................................................................................80 1. Portada ................................................................................................................................................. 80 2. Página de dictamen de tesina ............................................................................................................... 82 3. Página del jurado para la tesis de licenciatura ...................................................................................... 84 4. Página del jurado para la tesis de maestría ........................................................................................... 86 5. Dedicatoria ........................................................................................................................................... 88 6. Agradecimiento .................................................................................................................................... 90 7. Contenido o índice ............................................................................................................................... 92 8. Lista de figuras ..................................................................................................................................... 94 9. Lista de tablas gráficas ......................................................................................................................... 94 10. Lista de abreviaturas........................................................................................................................... 96 11. Primera página y páginas interiores de un capítulo ............................................................................ 98 12. Apéndices ......................................................................................................................................... 102 13. Bibliografía ...................................................................................................................................... 104 E. La defensa oral .........................................................................................................................................106 BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA ....................................................................................................................107 Bibliografía de textos ....................................................................................................................................107 Bibliografía de ejemplos ...............................................................................................................................108

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful